Está en la página 1de 1

El desarrollo psicomotor infantil es uno de los principales ejes alrededor del cual giran la salud del nio y su familia.

De ah que una funcin de suma importancia del pediatra sea la deteccin oportuna de los trastornos del desarrollo a travs de un adecuado enfoque que considere en forma adecuada la preocupacin de un padre y no de una minimizacin de un signo ya detectado por el padre diciendo ya va a hablar, ya va a caminar, es zurdo ya va a mover ms el otro brazo . Estos son solo algunos ejemplos que padres recuerdan fueron las primeras respuestas a sus preocupaciones en cuanto al desarrollo de su hijo. La mayora de nosotros hemos recibido una adecuada formacin universitaria enfocada fundamentalmente en el paradi gma de la OMS salud para todos. Nos sentimos a gusto frente a un paciente con fiebre o dolor o ante aquel que nos trae un examen complementario donde se detecta una patologa. Nuestra forma de pensar activa rpidamente un plan de tratamiento avalado por la comunidad cientfica vigente. Aun los gobiernos han implementado programas de salud eficientes en controlar las infecciones, diabetes y enfermedades cardiovasculares. En estos tiempos estamos ante el surgimiento de lo que se ha llamado La NUEVA MORBILIDAD. Ya que el patrn de enfermedades ha cambiado sustancialmente. Esta nueva morbilidad nos trae de la mano a los trastornos del desarrollo que han despertado un genuino inters en la poblacin. Inters que ha crecido y puede verse en TV, diarios y revistas. Esto tambin se ve reflejado en las consultad cada vez ms frecuentes referidas a un comportamiento particular de un nio o motivadas por la preocupacin de que todava no ha logrado alcanzar determinado hito del desarrollo. Se sugiere que el Pediatra -abogado de los derechos del Nio- debe detectar y dar a conocer las desigualdades, pesquisar patologas y liderar un equipo de salud multidisciplinario amplio que trabaje en red y sea capaz de promover la salud infantil y adolescente; prevenir enfermedades y diagnosticar, tratar y rehabilitar los enfermos. Estas ltimas misiones deben reforzarse en algunos riesgos especficos. La meta final es contribuir a producir ancianos sanos y con buena calidad de vida. Todo ello obliga a mantener una capacitacin permanente y, por la alta exigencia de trabajo, a protegerse del agotamiento personal.