P. 1
Normalidad y Patología en la Niñez

Normalidad y Patología en la Niñez

|Views: 15|Likes:
Publicado porMagii Cardozo

More info:

Published by: Magii Cardozo on Nov 21, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/18/2015

pdf

text

original

Normalidad y Patología en la Niñez – Anna Freud

Evaluación de la patología Parte I. Algunas consideraciones generales.

El equilibrio mental de los seres humanos está basado por ciertas relaciones fijas entre: • Las operaciones internas dentro de su estructura. • Entre la personalidad y las condiciones ambientales.

Estas relaciones son alteradas por: • un aumento o disminución de los derivados del ello • por debilitamiento de las fuerzas del yo y del superyó • por los cambios en las oportunidades para la obtención de satisfacción que son ocasionados por la pérdida de objetos y otras privaciones y frustraciones impuestas externamente.

La línea limítrofe entre la salud y la enfermedad mental es aun más difícil de establecer en la niñez que en las etapas posteriores. Existe un número de factores que se combinan para minar, detener, deformar y desviar las fuerzas sobre las que se basa el crecimiento mental.

y no aclaran suficientemente las diferencias entre los síntomas originados por diferir o fracasar en lo logros por perfeccionar ciertos rasgos específicos de la personalidad. . Las formulaciones descriptivas tan útiles dentro de su propio terreno se tornan desastrosas cuando se toman como punto de partida para inferencias analíticas. ❖ Terminología estática y terminología evolucionista Los términos diagnósticos se crearon teniendo presente los trastornos mentarles o sociales de los adultos. De este modo se logra una clasificación de los trastornos que en un examen superficial aparenta ser metódica y comprensible. inevitablemente descuidan los problemas referidos a la edad y las fases del desarrollo. y los síntomas provocados por crisis o transgresiones funcionales.❖ La evaluación descriptiva y la evaluación metapsicológica La naturaleza descriptiva de muchas de las categorías diagnosticas corrientes se encuentran en conflicto con la esencia del pensamiento psicoanalítico porque enfatiza la identidad o diferencia entre la sintomatología manifiesta mientras descuida las que conciernen a los factores patógenos subyacentes. pero este esquema no contribuye en realidad a una comprensión más profunda a o a promover el diagnostico diferencial en términos metapsicológicos.

Existen similitudes entre esta actitud y la distorcion de los hechos objetivos en los adultos o niños mayores. el tempor a la autoridad.✓ La mentira Para el niño es normal alejarse de las impresiones dolorosas a favor de las placenteras. son las fuerzas que en el niño pequeño se oponen a la veracidad en el sentido adulto que tiene la palabra. Hay niños con un desarrollo del yo avanzado pero cuyas razones para evitar o deformar la verdad son para la ganancia de ventajas materiales. tratar de disminuir la importancia de las primeras o ignorarlas hasta negarlas si son persistentes. que encaran realidades intolerables por medio de la regresión a formas infantiles de la expresión de los deseos. que a esta temprana edad no está limitada por . y el deseo de parecer importante entre otros: esta es la llamada mentira delincuente. pero retornan a niveles anteriores cuando enfrentan frustraciones y desiluciones excesivas en las circunstancias de sus vidas. esta actitud es un mecanismo de defensa primitivo dirigido contra el displacer. ✓ El hurto El termino hurtar es legitimo en la evaluación diagnostica solo después que el concepto de propiedad privada ha adquirido significado para el niño. Los procesos primerios de la función mental. Otros completan este desarrollo normalmente. La actitud que hace que el niño se apodere de todo lo que encuentra se atribuye a su insaciable voracidad oral. Algunos niños necesitan mas tiempo que otros para perfeccionar las funciones del yo y por consiguiente continúan diciendo mentiras “con toda inocencia” (mentiras inocentes). la huida de criticas y casticos. y se convierten en “mentirosos fantásticos”.

Las ideas “mio” y “no mio” que son conceptos indispensables para el establecimiento de la honestidad adulta se desarrollan de manera muy gradual. • Ligado a una fase determinada. entre su ser y el objeto. de la empatía. todos los cuales están catectizados narcisisticamente y con amor objetal. La acción se debe a un desarrollo incompleto o detenido en la adquisición de la individualidad. Tiene dos raíces: una en el ello y otra en el yo. Todo convierte al niño pequeño en un ladron potencial a menos que la coerción educacional. Por un lado es el familiar funcionamiento de acuerdo con el ppio de placer que incita al yo inmaduro a atribuirse a si mismo como todo lo placentero. comienza a cuidar sus poseciones. mientras que rechaza como ajeno lo desagradable. Antes de que esto ocurra. Los conceptos de “mio” y “tuyo” tienen poca influencia sobre la conducta del niño pequeño. las exigencias del superyó y con estos. como un síntoma transitorio. Por otra parte es la falta de distinción propia de la edad. El diagnosticador debe preguntarse si: • Niños retardados o deficientes mentales. luego a los objetos de transición.ninguna barrera del yo. lo que determina la respuesta. los cambios graduales en el equilibrio yo-ello trabajen en direcciones opuestas. Cuando el . el niño debe extender e intensificar sus relaciones con otras personas y aprender a establecer la empatía con la vinculación de aquellas a su propiedad. después a los padres. de las relaciones objetales. hacia el desarrollo de la honestidad. de la formación del superyó. pues se encuentran en conflicto con los poderosos deseos de apropiación. Conciernen en primer lugar al propio cuerpo del niño. Tan pronto como el concepto de lo “mio” emerge en la mente del niño. Comprende la nocion de haber sido privado o de haber sido robado mucho antes que la opuesta de que la propiedad de otras personas tiene que ser respetada.

❖ Criterios para evaluar la severidad de la enfermedad El analista de niños también halla dificultades cuando procede a medir la gravedad de los trastornos por medio de los criterios empleados comúnmente con los adultos. si han tenido lugar regresiones temporarias en alguno de estos campos vitales. Muchas de las inhibiciones. • Síntoma neurótico. Ninguno de estos criterios es válido para los niños. La sintomatología de los individuos inmadoros es demasiado inestable para poder fundamentar la evaliuacion. Cuando la razón subyace exclusivamente en un control insuficiente del yo sobre los deseos normales y no regresivos de posesión. una evaluación del sufrimiento provocado y la interferencia resultante en importantes funciones. Estas inhibiciones y síntomas comúnmente aparecen cuando una fase particular del crecimiento tiene exigencias excesivas de la personalidad y pueden desaparecer cuando se haya alcanzado la adaptación al nivel del desarrollo o cuando haya pasado el momento culminante de la fase. • Síntoma de delincuencia.desarrollo inicial esta intacto. La formación de síntomas en la niñez no tiene necesariamente la misma significación que en la vida adulta. un examen de los síntomas existentes. con el hurto como resultado de una formación de compromiso. en una adaptación social defectuosa. El momento en que se juzgue que los adultos necesitan tratamiento está determinado por la intensidad del sufrimiento que provocan los trastornos. es decir. Cuando la regresión es permanente en uno y otro de estos aspectos importantes. síntomas. a menos que sean modificados en gran escala. En los . y ansiedades de los niños son originadas no por procesos de naturaleza patológica. sino por las tensiones y presiones inherentes a los procesos del desarrollo.

Es una situación paradójica en la cual la correspondencia entre patología y el sufrimiento. Su atención debe tomar otros rumbos desde la sintomatología del paciente hasta su posición en la escala de crecimiento. ✓ El desnivel en la progresión de los impulsos y del yo Mientras que el desarrollo acelerado del yo conduce a aumentar los conflictos. Debe preguntarse si el niño ha alcanzado los niveles del desarrollo que son apropiados para su edad. Solo asi será capaz de examinar los cuadros clínicos con una nueva orientación y de evaluarlos de acuerdo con su significación dentro de los procesos del desarrollo. a formar síntomas neuróticos y al carácter obsesivo. la normalidad y la ecuanimidad como la observamos en lo adultos. si ha padecido regresiones y detenciones. y formas de funcionamiento. en que espectos los ha superado o esta retrasado. Los niños sufren menos que los adultos por su psicopatología. el factor sufrimiento mental en sí mismo no es una indicación cierta de la presencia o ausencia de procesos patológicos o de su severidad. ❖ La evaluación basada en el desarrollo y su significación El analista de niños debe librarse de aquellas categorías diagnosticas rigidas. el desarrollo acelerado de los impulsos produce la pérdida de control de situaciones referentes al sexo y a la agresión. estaticas. . si la maduración y el desarrollo son procesos activos o hasta que punto están afectados como resultado de los trastornos del niño. en relación con el desarrollo de impulsos. descriptivas o ajenas a su campo de acción. integración insuficiente de la personalidad. El sufrimiento mental es un inevitable producto colateral de la dependencia del niño y de los propios procesos normales del desarrollo. pero mas ante otras tensiones a las que se hallan expuestos.niños. la estructuración de la personalidad. del yo y del superyó. se encuentra invertida en los niños. y personalidades impulsivas.

En este caso. Las desarmonías entre las líneas del desarrollo se convierte en un agente patógeno solo cuando el desequilibrio de la personalidad es excesivo. Los resultados son: conducta impulsiva. afloramiento de las tendencias agresivas y los afectos. ✓ Las regresiones permanentes y sus consecuencias La regresión cesa como factor beneficioso en el desarrollo si sus resultados se vuelven permanentes. Son los niñios “problemas” su propio trastorno perfurba a los demás. Son estos efectos posteriores de la regresión los que originan las repercusiones más lesivas sobre la personalidad y que deben considerarse en su rol de agentes patógenos. hiatos en el control del ello. En este caso. basados en el daño determinado por la regresión. . El yo y el superyó. no aceptan las normas de la comunidad y en consecuencia no se adaptan a ningún tipo de vida comunitaria. Las regresiones permanentes. tienen menos poder de control que se manifiesta en la línea divisoria entre el ello y el yo y la eficiencia general de las defensas yoicas.✓ La desarmonía entre las líneas del desarrollo No se espera que el ninño demuestre una pauta muy regular en su crecimiento y hay que estar dispuesto a hacer concesiones si su nivel de desarrollo es mas avanzado en un campo de su vida que en otro. cuando regresan. los niños ingresan al servicio diagnostico con una larga lista de quejas provenientes del hogar o escuela. en vez de ser espontáneamente reversibles. los distintos componentes de la estructura deben relacionarse entre sí con nuevos términos. • Que el movimiento regresivo comience en el yo y superyó: y los reduzca a un nivel inferior de funcionamiento y que secundariamente el daño se extienda hasta los derivados del ello. pueden tener su punto de partida en cualquier campo de la personalidad. al igual que las transitorias.

recurren a la formación de compromisos y síntomas. las rechazan con ansiedad y bajo la presión de esta ansiedad utilizan primero los variados mecanismos de defensa y si fracasan. Está afectada la personalidad total del niño y reducido el nivel global de maduración. . • Que la regresión comience en los derivados del ello: y que su influencia patofena se extienda en dirección contraria. dependiendo si aceptan la actividad inferior de los impulsos o si la objetan Son aquellos niños cuyos yo y superyó están mejor organizados desde una temprana edad en adelante y que son capaces de mantenerse firmes en presencia de la regresión de los impulsos. es decir. El yo y superyó sucumben a la presión regresiva ejercidos por los hechos en el campo de los impulsos y reaccionan con su propia regresión. El yo y el superyó están afectados en una de las dos formas posibles. y los instintos permanecen sintónicos con el yo. se horrorizan de ellas.irrupciones de elementos irracionales en la mente consciente del niño y en la conducta racional anterior. que conduce a muchas formas problemáticas de conducta infantil atípica. con una disminución de sus normas y exigencias. delincuente y limítrofe. Así se evita el conflicto interno entre el ello y el yo. Desarrollan conflictos internos que conducen a los cuadros familiares de las distintas neurosis infantiles. En lugar de aceptar las fantasías e impulsos sexuales y agresivos que aparecen en la mente consciente después que la energía de los impulsos ha regresado a los puntos de fijación.

❖ La evaluación por medio del tipo de ansiedad y de conflicto En el curso del crecimiento normal cada niño atraviesa una serie de pasos que conducen desde el estado inicial de comparativa indiferenciación hasta la estructuración completa final de la personalidad en ello. Por la naturaleza de los conflictos del niño. Temor a ser aniquilado como consecuencia de la pérdida del objeto que lo cuida ii. Temor de ser criticado y castigado por el objeto iv. Internalizados: Se establece después de identificarse con las fuerzas externas y . mientras que el control de los derivados del ello está reservado al mundo exterior. sucede cuando. Hay 3 posibilidades primordiales de conflictos: a. b. Externos: El niño y el ambiente tienen propósitos contrarios. Temores de castración. Las ansiedades son provocadas por el mundo exterior y adoptan diferentes formas de acuerdo con una secuencia cronológica: i. bajo los dictados del ppio de placer. Temor de la pérdida del amor del objeto iii. y la posición exacta del niño en la línea vital del desarrollo se revelan al examinador por medio de 2 tipos de manifestaciones evidentes: 1. de los impulsos y de la realización del deseo. 2. el yo se pone del lado del ello en la prosecución de la necesidad. La integridad o daño del crecimiento. Por el tipo prevalente de sus ansiedades . yo y superyó.

sino solo durante el análisis. conviven pacíficamente en el ello mientras el yo es inmaduro. Los representantes de los impulsos y los afectos de cualidades opuestas.de la introyección de su autoridad en el superyó. debe también dar su opinión con respecto a las perspectivas futuras de su salud o enfermedad mental. ❖ La evaluación por medio de características generales El analista de niños tiene la tarea de evaluar el significado de los trastornos infantiles. Este pronóstico se basa en los detalles del trastorno infantil existente y en ciertas características generales de la personalidad que juegan un papel esencial en el mantenimiento del equilibrio interno. c. Esta clase de choques se deriva exclusivamente de las relaciones entre el ello y el yo y de las diferencias intrínsecas entre sus organizaciones. pero se tornan incompatibles y se convierten en una fuente de conflictos cuando la función sintética del yo empieza a operar sobre ellos. Verdaderamente internos: Las condiciones externas no tienen influencia sobre ellos. de sentimientos de culpa. Provocan ansiedad en el niño. ✓ La tolerancia de frustraciones y el potencial de sublimación La perspectiva del niño de mantener su salud mental está estrechamente ligada con su reacción al displacer liberada cuando los derivados de los impulsos permanecen insatisfechos. Las ansiedades se manifiestan a través del miedo del superyó. pero el desacuerdo se produce internamente entre el yo y el superyó. pero permanece en las profundidades y no puede identificarse con certeza en la base diagnostica. es decir. . La razón del choque puede ser perseguir la realización de impulsos y deseos.

de la formación del superyó. insisten en la satisfacción inmodificada del deseo original y rechazan todas las satisfacciones sustitutivas o comprometidas con la necesidad. Este tipo de respuesta se lleva a cabo desde las fases mas tempranas a las posteriores. Estos niños permanecen normales bajo las mismas condiciones. del complejo de Edipo. o encuentran alivio a través del desplazamiento y neutralización de la energía de los impulsos que dirigen hacia fines aceptables.Algunos niños no pueden tolerar ninguna demora o disminución en la satisfacción de sus necesidades y su protesta consiste en la impaciencia. Lo realmente significativo es solo la capacidad del yo para enfrentar la ansiedad. . hostilidad e infelicidad. ✓ El control de la ansiedad Hay poca diferencia entre los niños con respecto al tipo de ansiedad que experimentan. aceptando gratificaciones sustitutas. Estos niños están en peligro ya que las cantidades no disminuidas de tensión y ansiedad se mantienen bajo un control muy precario por medio de las defensas primitivas o se descargan periódicamente en forma de estallidos caóticos de malhumor. hay otros niños que toleran las mismas cantidades de frustración con comparativa ecuanimidad o reducen de manera sistemática cualquier tensión que experimentan. Se observa primero en la alimentación pero se extiende también a las fases posteriores como una respuesta habitual a toda contrariedad de sus deseos. pues son productos secundarios invariables de las fases consecutivas de la unión biológica de la madre. de las relaciones objetales. En contraste.

sus vidas están dominadas por los deseos de ser grande. Temen las . Los niños con posibilidades saludables de salud mental son aquellos que se enfrentan con las mismas situaciones peligrosas de manera activa por medio de los recursos del yo tales como la comprensión intelectual. el cambio de las circunstancias externas. Estos niños establecen una pauta para la vida posterior en la que la liberación de esta ansiedad manifiesta debe mantenerse a cualquier precio.Los niños que están más predispuestos a ser víctimas de trastornos neuróticos en etapas posteriores son aquellos incapaces de tolerar cantidades moderadas de ansiedad. Son los que tratan de dominar la situación en vez de retirarse. el razonamiento lógico. o proyectar los peligros internos hacia el mundo exterior. ✓ Las tendencias regresivas y progresivas En todos los niños existen fuerzas tanto regresivas como progresivas como elementos legítimos del desarrollo. las frustraciones y las desiluciones. Se ven forzados a negar y reprimir todos los peligros externos e internos que son fuentes potenciales de ansiedad. de hacer lo mismo que los adultos y la realización parcial normal de estos deseos los compensa de las dificultades. Fuerzas regresivas: Otros niños experimentan el proceso de crecimiento en todos los niveles como una privación de las formas previas de gratificación. Fuerzas Progresivas: Hay niños que desde temprano toda experiencia nueva mantien la promesa de placer. y esto se logra por medio de actitudes defensivas constantes que favorecen resultados patológicos. pero en cada niño la proporción de la intensidad entre ambas varia.

Cuando la regresión es más fuerte que la progresión. El predominio de las tendencias influye en el mantenimiento de la salud mental y en consecuencia. el niño responde a periodos prolongados de enfermedad con una umento den la madurez del yo. de aventurarse y de asumir responsabilidades. .consecuencias de ser mayores. las enfermedades somáticas hacen al niño mas infantil. tiene valor diagnostico. Cuando las tendencias progresivas sobrepasan las regresivas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->