P. 1
Análisis de La Casa de Cartón

Análisis de La Casa de Cartón

|Views: 7|Likes:
Publicado porNelson

More info:

Published by: Nelson on Nov 20, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/04/2015

pdf

text

original

La casa de cartón de Martín Adán como documento social

por Richard Parra Ortiz

―Todo lo que él describe existe‖ Mariátegui, Colofón a La casa de cartón ―Nací en la ciudad y no sé ver el campo‖ Martín Adán, Poemas Underwood

Escuelita de literatura La casa de cartón (Lima, 1928) (1), para autorizarse como literatura, requirió del auspicio cultural de Luis Alberto Sánchez y José Carlos Mariátegui. Además de ser autores del primer espaldarazo intelectual, ambos son, en términos prácticos, los primeros biógrafos estéticos de Martín Adán. Para tal empresa, Sánchez se muestra como el profesor testigo que necesita reconstruir, ponderar y corregir el proceso de aprendizaje de su discípulo. En el prólogo, retrata a Adán como un potencial escritor profesional: es producto de una educación letrada, entendida esta como un proceso de autodisciplina y que, sintomáticamente, es definida mediante comparaciones con la educación física y militar. Para Sánchez, Adán es un estudiante ―demasiado ejemplar‖, ―disciplinado‖, con ―pasta de soldado‖, así como un acróbata del estilo que había ―entrenado‖ su lenguaje y que le había ―enseñado el volantín‖, ―a fuerza de cuidados‖. Sánchez lo llama, por todo ello, un ―gitano de su verbo‖ (2). José Carlos Mariátegui, por su parte, da un testimonio a favor de la solidez y conciencia estética del autor. La publicación de La casa de cartón no fue forzada o improvisada: autorizó lo dicho, como Sánchez, presentándose como testigo del proceso de escritura de la obra. Por ello, Mariátegui afirma: ―Me consta que Martín Adán ha tomado todas sus precauciones‖. Asimismo, presenta al nuevo autor como un producto de sus tiempos: califica a La casa de cartón como ―una novela que no habría sido posible antes del experimento billinghurista, de la insurrección ―colónida‖, de la decadencia del civilismo, de la revolución del 4 de julio y de las obras de la Foundation‖. Mariátegui también destaca el aporte de educación del poeta. Ve con buenos ojos el hecho de que Adán provenga de un colegio alemán; afirma, además, de haberlo sido de un jesuita, los resultados serían otros. Pero, además de hacerse partícipes del logro literario de Adán, para Sánchez y Mariátegui es fundamental establecer relaciones de influencia entre su patrocinado y un nuevo canon literario. Sánchez muestra a Adán como un precoz aprendiz de la alta literatura de la época: ―de Proust aprendió quizá cierta delectación parsimoniosa en el describir, y de Joyce, un acento delator de sacristán‖. De José María Eguren, por su lado, ―el numen titular de la infancia de Adán‖, aprendió ―el amor a la palabra arisca y pudorosa; el desafecto por el vocablo duro y plebeyo; el fervor del imaginero renacentista para su prosa; una patente de artista paciente, tenaz, delicadísimo‖. Mariátegui, asimismo, establece una influencia cultural negativa en Adán. De Anatole France, señala que ―malogró su inocencia con e sos libros de prosa melódica‖. Azorín también lo influyó por su morosidad. Incluso, lo vincula al surrealismo, señalando que Adán es de la estirpe de Cocteau y Radiguet. Por ello, la novela pone especial atención a la construcción de la biblioteca del narrador. Sistemáticamente, el narrador crea su identidad como artista sobre la base de la cita de autores (Joyce, Proust, Pirandello, Shaw, Eguren, Wilde y D‘Annunzio, por citar algunos nombres), así como en la presentación de escenas de aprendizaje literario. Además, el dominio de lenguas extranjeras será uno de los pilares de la constitución de la estética de Adán. Por ello, no es raro que a Adán le parezca relevante subrayar el hecho de que es lector de traducciones. Tanto le importa esto que nombra a los traductores y los hace responsables de haberle otorgado ―una imagen pintoresca de la literatura universal‖ (57). Así, para Adán, leer en traducciones es un acto de bajeza cultural.

Pirandello y Shaw. en nombre de sus compañeros de clase. se tiene a un sujeto sumergido en la práctica del ocio. acuñará críticas a la literatura española de su tiempo. En su opinión. el vagabundeo. ―con licencia eclesiástica‖. Desde esa mirada. sin apego al trabajo. Por ello. Se queja. críticas que son más bien culturales antes que formales. recuerda que es algo que siempre acabara ―no existiendo‖ (58). A partir de aquí se puede ir viendo que el narrador privilegia una lectura moral y. le interesan los nuevos escritores solo en la medida que le ofrecen situaciones de aprendizaje literario en la que las concepciones de la relación maestro discípulo se someten a critica. por su interés en ―la buena sociedad‖. Por ejemplo. Lo nuevo para este artista adolescente lo representan Joyce. entendiendo a esta última como una actividad de placer. En Shaw. política de la literatura española del momento. por consiguiente. su vegetarianismo y su nacionalidad. su recepción de la literatura tiende a ser vista desde la perspectiva de un estudiante antes que la de un escritor. Sin embargo. por ejemplo. es manjar de canónigos y ricachones‖ (59).Se debe tener en cuenta que el narrador se ve a sí mismo como un alumno lector. El narrador quiere enunciar. del ―amor a Dios‖ de los personajes de Pereda. de otro lado. cuando reniega de su formación española. el narrador se opone al sustrato historicista y nacional de las literaturas así como al ―concepto behaviorista de la humanidad‖ (58). Con la intención de despolitizarlo. el narrador subraya el carácter ficcional de la creación literaria. no fueron opciones políticas. Critica a Benavente su asexualismo. En ese sentido. califica a Shaw de idiota por su ―concepto histórico de la literatura‖ (59) así como por castidad. como si éste quisiera desprestigiarse en la enseñanza‖ (58). En ese sentido. Y este es su criterio de fondo: ponderar el arte en relación al ámbito de su circulación social. se detiene en la relación maestro-discípulo a fin de criticar el propio acto de la enseñanza: ―supimos de un mozo que quería ser discípulo del Diablo. esta novela era totalmente ―apolítica‖. si se quiere. de la literatura credulona. ―artística‖ y ―literaria‖. ―llena de pecados que no llegan a cometerse‖. en la perfección humana de la existencia y en la cursilería. su credulidad y su excesiva confianza en el realismo. este es un sujeto sin agencia social dado más bien a prácticas cortesanas y al hedonismo. la mediocridad y el mal gusto de la experiencia urbana. Sánchez quiso purificar la estética de Adán. La educación literaria. Dicha amenaza para el narrador cobra materialidad cuando su humilde amigo Ramón compuso un poema (los ―Poemas Underwood‖) y un diario. le importa la imagen intelectual del personaje joyceano así como su infantilismo. según Sánchez. Se acerca a ellos desde la perspectiva de un estudiante en busca de las escenas de aprendizaje estético. Por consiguiente. Porque como en la ínsula Barataria. Por un lado. En Pirandello. que el narrador la juzga por su falta de sensualismo. la habladuría y la literatura. será un tema central en la constitución del narrador: este sentirá que sus capitales estéticos están siendo amenazados por la vulgaridad. se burla. el chisme. su acercamiento a otras literaturas europeas se detiene en el tema del aprendizaje literario. asimismo. Invernizzio y Pitigrilli). En suma. la lectura de diarios. características que las elites modernizadoras de finales del siglo XIX en el Perú vieron como los males responsables del atraso del país (Muñoz 2001: 235). de la inocencia del realismo de Pérez Galdós así como de la dignidad de ―solterona inglesa‖ de los ensayos de Maeztu (59-60). Al narrador le parece inconcebible dicho acto literario por no ser el resultado de un proceso de aprendizaje semejante al suyo. La casa de cartón también pone de manifiesto otra dimensión de esta crisis: el sutil pero sistemático rechazo del narrador a la experiencia de la modernidad. sino ―modos de ser‖. El civilismo y el clericalismo en Adán. el veraneo en las playas y la lectura de literatura menor (Belda. destaca de Stephen Dedalus el hecho de que era ―un cuatro ojos muy interesante… que mojaba la cama‖. en esa línea. Por otro lado. No obstante. Comba. Se advierte. En ese sentido. su apego a la moral católica. señala que ―nos ateníamos a la olla podrida literaria española y a mericana. Así. también dirige críticas a estos autores. . no feroz pero sí irónica. en el fragmento ―Nosotros leíamos a los españoles‖ (57) usa la primera persona en plural para destacar una voz colectiva. así como rechaza el hispanismo con argumentos morales. incluidas en las obras de dichos autores. contra las nuevas prácticas urbanas que venían difundiéndose en la Lima de la década de 1920 como: el cine. Por ello. Es subrayable que Mariátegui haya comenzado su texto pidiendo disculpas por haber publicado la novela. por decirlo así. de la literatura que huele a ―ropero de vieja‖. el narrador de La casa de cartónexpresa una crítica.

el tono ―irrespetuoso‖ en el que Adán retrató el mundo criollo. un factor que haría de esta un texto mucho más radical aún. La intención del seudónimo era reconciliar el conocimiento producido por la ciencia y el producido por la fe. Mariátegui comparó su texto crítico con la propia escritura de Adán. para autorizarse y ostentarse como comentarista. los logros literarios individuales en el contexto de una literatura menor son vistos como acciones conjuntas y son tomadas por los otros como acciones políticas (Deleuze y Guattari 1986). (3) Se asume que el seudónimo Martín Adán es el resultado de la superposición de ―Martín‖. disoluto y sin clase como Ramón. Se forma. uno profundamente poético y lúdico. descree que alguien como Ramón. quiso autorizar la novedad de La casa de cartón con un argumento aparentemente revolucionario. si su ―largo‖ colofón hubiera sido atribuido al ―pobre Ramón‖. a quien aquel ve con lástima y distancia. Ante ello. y el otro historicista y político. su publicación previa en la revista Amauta y su carácter ―adolescente y clandestino‖. en ese sentido. por ello. su revista socialista. tan aristocrático en la forma y el carácter. no indicaré los números de página. Está dinámica es la que se ve en las reacciones de Sánchez y Mariátegui. en lo juvenil y subversivo del texto: destacó su orige n ―escolar‖. su elogio fue motivo de discordia entre dos intelectuales pertenecientes a grupos políticos que pronto entrarían conflicto (PC y el APRA). todo logro formal de la misma empezó a tomarse como expresión de una enunciación colectiva. Mariátegui se ve a sí mismo como un factor ausente en la obra. Mariátegui también sintió cierto terror letrado por la emergencia. lo que le sirvió. al mismo tiempo. en la ficción. tampoco. en consecuencia. además. y ―Adán‖. por ejemplo. el lector se encuentra con una cadena de nombres que vienen a formar una comunidad de escritores y críticos en el Perú: Sánchez. (2) Por la brevedad del prólogo y el colofón. un nombre popularmente atribuido a los monos de feria que. Con ello. una comunidad letrada en torno al éxito de la novela: desde el momento en que se abre el libro. alude a la teoría evolucionista de Darwin. por lo tanto. Esta comparación también tuvo lugar entre Mariátegui y el personaje de Ramón. . quien no había leído a Nietzsche pero sí había oído hablar del Superhombre (18). Ambos celebran La casa de cartón y quieren participar de su éxito. En suma. Mariátegui asumió este sentido crítico como valor político. primer hombre creado por Dios. lo cual remite a una oposición entre ambos métodos de trabajo. Asumiendo que la literatura peruana del momento se veía a sí misma como una ―literatura menor‖ (por su periferia respecto a Europa o Estados Unidos). sea capaz de articular un texto como el suyo. Saludó. Mariátegui. Así. ni fue censurada por no difundir ideas comunistas. Martín Adán hubiera logrado ―una reconciliación más difícil que la del Génesis y Darwin‖ (3). Y esta es una tensión presente a lo largo de todo el colofón: el conflicto de autorizar desde el socialismo un texto como La casa de cartón. como si esto hubiera sido un acto culposo. de un escritor indisciplinado. Es claro que Mariátegui estuvo pensando en las coordenadas políticas del libro y en los lectores de Amauta. Mariátegui afirmó que. Eguren (destinatario de la dedicatoria de la novela) y Mariátegui. la aparición del libro produjo consenso y no escepticismo: en efecto. Lo llama ―pobre‖. Según Deleuze. __________________________ (1) Todas las citas corresponden a la primera edición.destacando así que asumió toda ―la responsabilidad‖. tan dado a la ociosidad. Hizo un elogio de sí mismo al destacar que Martín Adán lo haya escogido como colofonista. Se concentró.

¡Pobre de ti cuando sientas las dentelladas de la humanidad! No sabes que en lugar de hacerte un bien te lego una responsabilidad de la cual tal vez no salgas bien librada. Sus fantasías son más grandes que las mías y lastiman a seres que sufren y piensan. que triste batalla te espera combatir. ¿Algún periodista en concreto le causó daño? ¡Muchos!… jamás quisieron respetar mi voluntad e insensibles ante mi dolor no escucharon mis ruegos ni de los médicos y enfermeras cuando me hallaba enfermo. A Rafael de la Fuente. ¿Lo conoció? Claro. a nadie le interesa conocer a Rafael de la Fuente Benavides. ¿Por qué no facilita las cosas para que la gente conozca a ambos? No. él defendió indesmayablemente la privacidad de ambos. usted se niega a recibir visitas.La última entrevista a Martín Adán octubre 28. ¿Quién considera que fue el mejor poeta peruano? Sin duda alguna. ¿A qué agonía se refiere. ¿Considera que Martín Adán es un gran poeta? La crítica es la que lo cree. don Rafael? Nadie comprende lo que es llevar a cuestas a un excéntrico poeta bohemio. Aún me persiguen en mis pesadillas. Tanto que para pertenecer al grupo de Eguren que se encontraba formado por intelectuales de la clase media baja y en la cual no me daban cabida por mi origen supuestamente aristocrático tuve que cambiar mi nombre Rafael de la Fuente por el de Martín Adán. Aquello fue un atropello incalificable. ¿Quiénes le hacen daño? Mis experiencias con los periodistas no han sido muy agradables. las cámaras de los fotógrafos y las potentes luces de televisión. sus versos logran calar muy hondo. Yo lo admiraba mucho. ¿por qué? Todos vienen en busca de Martín Adán. entonces tomé el nombre de un mono y lo asocié al primer hombre. José María Eguren. Todos vendrían solo con el propósito de comprobar si es cierto lo que dice tal o cual periódico. ¿por qué me recibe? Pequeña periodista. 2011 § Dejar un comentario Entrevista de Delia Sánchez para el diario La República (10 febrero de 1985) En las muchas entrevistas que mantuve con Rafael de la Fuente Benavides y pese que nuestra amistad parecía tener raíces ya profundas. . a Martín Adán pueden escudriñarlo cuanto quieran a través de sus obras. Sabiendo que soy periodista. los gritos de los reporteros. me decía. todos querían vanagloriarse a costa de mi sufrimiento. “No trates de robarme mi agonía”. ¡no!… Le hacen daño. que pretende exclusivamente paz y soledad y que a la vez tiene dentro de sí a un hombre deseoso de que los demás se percaten de que Rafael de la Fuente es un ser humano tan igual que otro y gusta de la compañía. Hacían ruidos espantosos. Además. ¿Y por qué Martín Adán y no otro nombre? Bueno… yo aspira a la aceptación de todos. Sin embargo. yo opino que solo es un versero.

pero creo que el Perú no está preparado para asimilarlas y mucho menos para asumirlas. sus escritos muestran datos que él recogió de las crónicas pasadas y otros que inventó al no hallarlos. optando por la lectura y la escritura. pero nunca hablábamos de política. leo a Edgar Allan Poe y a Oscar Wilde. pero también observa la política y la religión. así que nos enfrascábamos en largas conversaciones sobre asuntos netamente intelectuales. un día de aguacero. su rostro va dulcificándose y su mente empieza a traer recuerdos del pasado al presente. no obstante no niego su gran calidad de poeta. Este Búho escribe sobre un hombre con una alucinante vida dramática. pobre. Él sabía que a mí no me gustaba. Pero entonces solo me dolía el alma y no el cuerpo como ahora. como una de las más grandes voces poéticas que ha visto nacer este país. ¿Qué opina de la poesía de César Vallejo? Las obras de Vallejo no van conmigo. Su padre. siendo Rafael muy niño. hoteles de mala muerte o alcoholizándose en cantinas? Rafael de la Fuente Benavides. una mujer dura y castradora. ¿Será casual que uno haya muerto en París joven. hijo de una familia de hacendados de Pacasmayo. ¿qué opina al respecto? Yo respeto mucho las ideas de Mariátegui. pero sí amor: “Mi primer . Pero usted ha leído las obras de Mariátegui y por lo tanto sabe la doctrina que pregona. Martín estaba sentado sobre la cama leyendo un periódico. quien hizo el colofón. entre otros. ¿Otros intelectuales que haya tratado? A Luis Alberto Sánchez y José Carlos Mariátegui. ¿Cómo se encuentra. nació en una familia de abolengo y estirpe en 1908. Y por último a todo el que caiga en mi mano. ¿gusta de sus obras? La prosa de Valdelomar es suave y sencilla. don Rafael? ¿Cómo crees que puede sentirse este viejo cuerpo? Cada día se m e hace más difícil pagar mi penitencia… ¡estoy cansado de luchar! Busqué refugio en la soledad para vencer el vicio y apartarme de la gente que empezó a asfixiarme. ¿Qué opina de las obras de Luis Alberto Sánchez? Sánchez siempre ha sido un investigador de la historia literaria. y su crianza recayó en su tía Tarcila. ¿Qué puede decir de José Carlos Mariátegui como político? A Mariátegui le visitaba todo los martes. “En las cenas de pascuales de mi niñez todo era alegría. y e l otro se haya aislado del mundo viviendo la mayor parte de su vida en manicomios. el incipiente Martín Adán describe en forma tierna. la tragedia lo abrazaría desde muy niño. junto a César Vallejo.¿Quiere decir con esto que comparte la teoría de Darwin? Hasta la fecha no he encontrado otra explicación más lógica. Proust y los clásicos. Sin embargo. En su mesa hay algunos escritos de Valdelomar. debo resaltar que es un gran crítico. abandonó a su esposa. Buscó alejarse de esa familia opresora desde pequeño. y a José Carlos Mariátegui. Influenciado por el modernismo. ¿Sus escritores favoritos? Aparte de Joyce. en cuanto a versos creo que Valdelomar era capaz de hacer bellos versos hasta a una bacinica. que deslumbró a los más brillantes intelectuales de la época como Luis Alberto Sánchez. humorística y a la vez crítica. su entorno barranquino. Tres días antes de Navidad volvía a visitarlo. Estudió en el Colegio Alemán y al salir del mismo comenzó a escribir a los 16 años su primera y más conocida obra: “La casa de cartón” (1928). pero… el que yo esperaba jamás llegó… ¡tal vez deseaba demasiado!” Martín Adán Nuestro columnista escribe sobre la vida del autor de ‗La casa de cartón‘. Martín Adán. que escribió el prólogo. nunca me faltó regalo. Conforme escucha. Martín Adán es considerado. Me pide que le describa el ambiente navideño del albergue y de todo Lima. No hay diálogos en esa mirada infantil. Sin embargo.

Habitaba en hoteles baratos. Es célebre su respuesta a una petición para una entrevista. mano vacía). Nunca concedió una entrevista ni asistió a una conferencia. “La piedra absoluta” (1966). del interés que le pagaban por la venta de su casona barranquina. donde pasaba las horas leyendo la Biblia con una enorme lupa. A su librería llegaba el vate a pedirle dinero para seguir tomando.¿Por qué preguntas quién soy/Adónde voy? Porque sabes harto/Lo del Poeta. y sus textos rara vez tienen algo simpático que decir sobre los desconocidos. El eterno cuestionamiento del individuo. y cuidaron mucho. se ha dedicado a la bebida de manera compulsiva. huidizo y sardónico” como lo definiera Salazar Bondy. Cuando no estaba en el manicomio se le veía deambular por el Centro de Lima. el llamado “Escrito a ciegas”. una playa. 24 de julio de 2011 | 5:00 am 1 Por Mirko Lauer Las opiniones de Martín Adán recogidas en entrevistas y versiones de encuentros al paso son parcas y demuestran que conversar no era su fuerte. Cabe advertir también que de los interlocutores centrales de una poesía que pivota tanto sobre lo confesional y la apelación.“sumido en sí. la desolación. su privacidad. Ingresa a la Universidad de San Marcos. la rosa. Como si hasta dedicar su primer libro le resultara cuesta arriba al joven literato. entre 1937 y 1947. dime tu oración callada. pero en esa época de convulsión política el gobierno cierra el claustro varios años. Mario Vargas Llosa calificó a Martín Adán como el “el único poeta maldito” del Perú. comenzando por la propia. manteles. comenzando por los extranjeros.. El poeta fue hombre de pocos amigos. el duro/Y sensible volumen de mi ser humano. y la otra fue . logró publicar los notables “Travesía de extramares” (1950). El vate ingresó cuatro veces al “Larco Herrera”. Sus diálogos son con Dios. Su mundo se desmorona.. acaso demasiado. Martín Adán dejó de escribir quince años antes de morir. rodeado de seres humanos perdidos en los extramuros de la razón. logra comenzar su tesis “De lo barroco en el Perú”. No dura en ninguno de los trabajos que le consiguen sus influentes tíos. La precariedad económica de su antes próspera familia lo llena de conflictos. Desde los 18 años. escribe sus poemas existenciales. una piedra. En esas idas y venidas del manicomio al Centro de Lima. Vivió sus últimos años en el asilo de ancianos de Canevaro. Se muda a Barranco y muere su hermano César. Pero el alcoholismo lo atrapa y vive un período de oscurantismo. 1961 y en 1975) y. pero su dipsomanía era más fuerte que la ciencia). donde murió el 29 de enero de 1985. Llevaba una vida económica ajustada. Uno tiene que preguntarse cuánto de la reclusión de Adán en sanatorios se debió sobre todo a una fobia al intercambio personal. de manera voluntaria al “Larco Herrera”. Todos los ejemplares firmados de la primera edición de La casa de cartón que he visto llevan la misma impersonal dedicatoria: Para …. este ejemplar clandestino de una edición malograda. contra lo que se cree. pese a que se matricula en la Universidad Católica entre 1935 y 1936. Allí. la policía lo entregaba en mal estado físico y mental. “Mi Darío” (1966-67) y “Diario de poeta” (1966-1973). los más desconocidos de todos.)/Cuando lo sepas todo/Cuando sepas no preguntar/Cuando no sepas no saber nada/Sino roerte la uña de mortal/Entonces te diré mi vida/Que no es más que una palabra de más”. Por una complicación cardíaca fue trasladado al hospital “Arzobispo Loayza”./que no hace vana seña de escritura. La humanidad lo abruma.(Poesía. la realidad. “Poeta. Hay excepciones en personajes como Aloysius Acker o Celia Pascero. ninguno es humano. Sin embargo. en el seno de su noche oscura/ver no deja otra luz que su mirada. Lo cual a su vez estimuló el interés por la intimidad del poeta. Aislado de su familia. Apago el televisor. Una misantropía flota al centro de la leyenda del poeta. Estos se concibieron a sí mismos como una guardia de hierro.amor tenía doce años y las uñas negras” (La casa de cartón). aunque nunca fue a ninguna sesión. El gran psiquiatra Honorio Delgado lo trataba con los métodos científicos más avanzados (terapia de coma insulítico. el librero Juan Mejía Baca. Le fue entregado el Premio Nacional de Poesía (1946. en el Rímac. en 1956 fue elegido miembro de la Academia Peruana de la Lengua. A veces. que recopilaba su gran y fiel amigo. Muchas veces no iba al “Larco Herrera” por motu proprio./Que es un cuerpo y vocación (. Sus poemas los escribía en servilletas. si bien el primero ya estaba muerto. Tampoco le interesaba confraternizar con escritores extranjeros que llegaban a Lima y pugnaban por conocerlo./la que. optó por aislarse e ingresó. Más sobre: columna-picotv Trizas (el malhumor de Martín Adán)* Domingo. “Escrito a ciegas” (1961). y puso a rodar un círculo vicioso entre una curiosidad impertinente y una agresividad defensiva. paralelamente a las lecturas y poemas.

reducida a la mudez. No hay registro de que Adán haya dado un solo recital poético ni una sola conferencia. La tensión está dada por el deseo de sustituir sus declaraciones al periodismo con poesía. “Martín”. y respinga. La versión del encuentro con Allen Ginsberg en el bar Cordano salvada por Jorge Capriata para la revista Hueso húmero. Adán acaso siente que está siendo convocado por el lado de la anécdota. Sus propios amigos no dejaron mucho testimonio de intercambios. Digamos que desconfiaba de las palabras que no fueran poéticas. “Adán”. al cultor del ingenio sarcástico. pensó. y el desdén por alguna de las preguntas es frecuente. no le darían cabida por su “origen supuestamente aristocrático” adjudicado a su verdadero nombre. en algunos casos hasta malcriado. acopiada y ordenada por Luis Vargas. intolerante. Lima. también lo muestra erizado por la necesidad de comunicarse. Las breves entrevistas reunidas en este volumen todas parecen accidentes. Pero su trato de muchos de los personajes reales a los que se va refiriendo es impaciente. no dejaban mucho lugar para el diálogo con los extraños. Escrito a ciegas es a su manera una entrevista fallida con la Pascero. en el sentido de encuentros fortuitos que lo pescaron con algo de disposición para opinar. Para entender a Martín Adán Rafael de la Fuente Benavides se cambió el nombre a Martín Adán cogiendo el de un mono. Los lectores de la poesía legítimamente buscamos conocer algo de la persona. * Prólogo a Alberto Piñeiro (ed. al genio ermitaño. Capriata los puso en contacto en una mesa del café Cordano. y los dos poetas incómodos por el encuentro se dedicaron a lanzarse frases agresivas. atisbos herméticos para nuestras propias vidas. Adán le niega a la literata la condición de interlocutora. y el poema es un largo y hermoso no responderle. al contrario. donde lo que precipita el poema es el resentimiento. en un volumen . le fascinaba. y acaso también silencio. y acaso al final un culto a su propia leyenda de ser inabordable. Lo cual se tradujo acaso en una devaluación de la palabra hablada frente a la palabra escrita. Parco en entrevistas. / Vete a mirar al Mar. y por último en una producción poética transmitida a libretas llenadas a la velocidad desprolija de una conversación consigo mismo. Más aún en un poeta tan exigente como Adán. Entrevistas” (Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. y convertir al interrogador en una libretita más. sus problemas clínicos acusados por el alcoholismo. para pertenecer a un grupo del poeta José María Eguren formado por intelectuales de la clase media baja y en el cual. y asociándolo al del primer hombre.” O “Tú no sabes nada. e incluso al gran señor displicente. quien ha recogido nueve entrevistas. claves para la comprensión del texto. presenciales o realizadas por medio de cartas. Martín Adán entrevistas. No había lugar para más voces que la suya en el diálogo que es la poesía. nunca explicado. La dialéctica entre poeta y público construyó la cadena de estereotipos que incluye al poeta autodestructivo. Como si hubiera allí una Rage de l´expression. La distancia con el entrevistador es evidente. PUCP. entre inéditas y publicadas. por la pregunta de la crítica literaria sobre su vida. Adán da además la impresión de haber sido en general un mal interlocutor: su ensimismamiento poético. siempre con un resabio. / Tú no sabes sino preguntar”.). Incluso por momentos en La mano desasida Adán vive el sustrato hablado de su expresión como padecimiento de su texto poético escrito. las suyas o las ajenas. es sintomática. Cada faceta a su manera una negación del diálogo. al alcohólico inabordable. Esta es solo una anécdota que se recoge en el libro “Martín Adán. como en el título de Francis Ponge. según sus propias palabras. No es que el género no le gustara. editor y compilador. más bien se concentran en recoger anécdotas invariablemente filudas y hasta lapidarias. Lo hizo. Tampoco ayuda al diálogo que lo interroguen desconocedores de su obra poética. 2011. mientras la pregunta espera en el éter: “Si quieres saber de mi vida. 2011) de Andrés Piñeiro. dijo. Pero no nos quedemos en la curiosidad banal o malsana. Luego se terminaron de ajustar las clavijas en sus respectivas obras poéticas. La correspondencia de Adán.

libretas. quien ejerciera de profesor en el Colegio Alemán. tiene que adoptar el seudónimo de Martín Adán para escribir en la revista “Amauta” (eso se lee en la presentación de Andrés Piñeiro). Marco Fernández. Huésped ilustre en hoteles de baja categoría. Hombre de pocos amigos Fue hombre de pocos amigos Martín Adán. un libro esencial para entender a Martín Adán (y su obra). sostuvo que “los cuerdos están en el manicomio y los locos en la calle”. por su temple moral. en esa soledad que describió con estas palabras al referirse a su hermano muerto: “Solo me acompañó 9 años y lo necesité toda una vida”. etc. entre otras obras. dice que “El estilo es una forma de la edad. Pero su mundo era literario. según sus propias palabras. Es “La casa.indispensable para entender al poeta Martín Adán. Lo era por su inteligencia. Todo esto y más es lo que uno puede encontrar en “Martín Adán. y le debió al editor Juan Mejía Baca más que la amistad. autor de “La mano desasida. “La casa de cartón”. fue designada por su autor como pieza de ejercicio para una clase de gramática del ex seminarista español Emilio Huidobro. Una de las obras más únicas de la literatura peruana. Debo decir ahora (…) que Mariátegui es un héroe”. A mí me sorprende el buen éxito que constantemente ha tenido aquel libro („La casa de cartón‟). quien se cultivó solitario durante una vida. yo solo. sin duda. de ser única entre las demás. “Quiero seguir sufriendo y amando al Perú. un hombre extraordinario. Redacción . por su laboriosidad y. sobre todo. como su autor. como recuerda Mirko Lauer en la introducción del libro. No se encuentran registros de que el insigne paciente del hospital psiquiátrico Víctor Larco Herrera haya dado alguna conferencia o recital poético. “La casa de cartón”. escritor que forjó su soledad con huraña vehemencia. escribía en papeles. Amigo de Eguren y Mariátegui Abogado por imposición familiar.” una serie de impresiones de Barranco que el autor tomó de su niñez y que se convirtió en una joya literaria inclasificable. itinerante de los altos del hotel “Comercio” a los bajos del mítico bar “Palermo”. Con el correr de los años. Emilio Huidobro”. a nadie le interesa conocer a Rafael de la Fuente Benavides”. servilletas. concluyó sus estudios de Derecho en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos... cercano a José Carlos Mariátegui (siendo Adán de “derechas”). poco dado a las entrevistas y a los desconocidos. que pretende exclusivamente paz y soledad y que a la vez tiene dentro de sí a un hombre deseoso de que los demás se percaten de que Rafael de la Fuente es un ser humano tan igual que otro y gusta de la compañía (…) Todos vienen a ver a Martín Adán. donde Martín Adán cursaba estudios. para ejercitarme en las reglas que el profesor de gramática castellana. En fin. Esa obra incomparable tenía la característica de la soledad. Canto a Machu Picchu”. el gramático Una de las más grandes incógnitas sobre su obra (el género literario al que pertenece “La casa de cartón”). Recluido voluntariamente en el Larco Herrera en busca de la cordura que le hacía falta. Adán la resuelve sorpresivamente: en 1978. Entrevistas”. Fue amigo de Mariátegui y lo describe así: “Mariátegui fue. “Travesía de extramares”. Era una de esas pocas personas que aceptaba en su entorno. en 1985. Adán. la soledad es para mí lo que es la soledad para quien la elige libremente”. diría que “Nadie comprende lo que es llevar a cuestas a un excéntrico poeta bohemio. pero nunca llegó a resignarse “a la prosa forense. que me parece horrenda”. Lo escribí siendo colegial. sin compañía de nadie” dijo en 1956: la soledad “Es un estar consigo mismo y el disponer de tiempo no interrumpido para la meditación y el trabajo..

Estuardo Nuñez ha dicho posteriormente: -El seudónimo estaba destinado a encubrir la publicación de la obra y el éxito literario ante la familia. Rafael de la Fuente no armoniza con su obra realmente notable. Sin duda. A continuación anotaré algunas explicaciones en torno al tema. pero puso de manifiesto una clara objeción: -Es –dijo con énfasis Mariátegui. y esto de dedicarse a las letras y a la poesía era un tanto contrario a los propósitos de la familia… Luego. La verdad es que Martín Adán es un seudónimo precioso y con una fuerza expresiva impresionante que fusiona en un abrazo musical y casi imposible al Genesis y a la teoría de la evolución de Darwin. el seudónimo lo creamos entre Mariátegui y yo. Hoy son Gabriela Mistral. A lo que Mariátegui agregó: -Perfectamente. La familia había decidido que Martín Adán fuera un señor abogado de gran figuración social. Cuenta que en una reunión con José Carlos Mariátegui en la que se encontraban los jóvenes Estuardo Nuñez y Rafael de la Fuente Benavides (aún no Martín Adán). por otros simples. En un par de entrevistas.‖ Entonces Estuardo Nuñez adujo: -En tal caso. me suena a algo así como Lucía Godoy. DARWIN Y EL GENESIS: UN ESTUPENDO SEUDONIMO (primera parte) ― ¿Cuántos saben cómo me llamo de verdad?‖ En una entrevista Martín Adán responde en torno a su seudónimo: ―No sea huachafo ¿Eso a quién le importa o que importancia tiene?‖ Lo cierto es que a los largo de los años el seudónimo adoptado por Rafael de la Fuente Benavides ha sido motivo de varias aproximaciones e interpretaciones.MARTIN ADAN. uno de los mejores seudónimos en la historia de la literatura peruana. y como hay tantísimos apelativos humanos. Gabriel D‘anunnzio. representando al simio podríamos emplear la palabra Martín… Casi todos los monos que conozco se denominan Martín. como Cayetano Rapagnetta… Estos dos personajes entre centenares de otros. el propio poeta dice al respecto: -La verdad es que no recuerdo por qué lo del seudónimo en sí. del muchacho que publica por primera vez. reemplazaron sus inexpresivos apelativos. Sin embargo. y Mariátegui estaba elogiando el trabajo del joven escritor Rafael. IMAGEN: Fotomontaje por JAG. el termino del esforzado salto que va del simio al hombre… Hay que buscar pues dos términos que simbolicen o representen dicho acontecimiento. Hay que cambiar pues el suyo de cualquier modo… Tengo la impresión de que usted representa visiblemente la persistente tentativa de llegar a la completa transformación. NOTA: de la serie mis escritores favoritos. Si mal no recuerdo. en su biografía. presintiendo el gran destino que les esperaba. musicales.el nombre. de gran figuración política. muy explicable. Armando Bazán presenta en una historia muy detallada el origen del seudónimo. para representar a nuestro género tomaremos el del primero que habito la tierra: Adán. Entregas anteriores: Washington Delgado y César Moro. . Nuñez agrega dos razones más para el uso del seudónimo: La timidez y el temor a la crítica. fue por el temor.

Directora General: CARMEN LIRA SAADE Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER Domingo 22 de julio de 2012 Num: 907 Portada Presentación Bazar de asombros HUGO GUTIÉRREZ VEGA Bitácora bifronte JAIR CORTÉS Dos poemas STELIOS YERANIS Manuel Rojas. se giró a contestarle: –Yo me baño todos los días y no me apestan los pies. le escribió con urgencia solicitándole exteriorizar toda su personalidad Leer Columnas: La Casa Sosegada JAVIER SICILIA Las Rayas de la Cebra VERÓNICA MURGUÍA Bemol Sostenido ALONSO ARREOLA Cinexcusas LUIS TOVAR Galería ANA LUISA VALDÉS Mentiras Transparentes FELIPE GARRIDO Al Vuelo ROGELIO GUEDEA La Otra Escena MIGUEL ÁNGEL QUEMAIN Cabezalcubo JORGE MOCH . seudónimo de Martín Adán (Lima. Unos ingresaban a la recepción con maletas. Antes de emprender el viaje a su destino quería aprovechar para internarse unos días en la selva de Perú e ir en busca de su nueva obsesión: la ayahuasca. 1908). joven colaboradora de Borges. Quería probar esa bebida. quería saber qué imágenes alcanzaría a ver. Ginsberg corrió para Tánger. además de haber escrito La rosa de la espínela (1939). –¿Por qué escribes tantas porquerías? —preguntó provocador Martín Adán tras darle un sorbo a su cerveza negra. Martín Adán. frente al Cordano todavía se levantaban los cimientos del desaparecido Hotel Comercio. Avanzaba la noche cuando su oceánica afición a la bebida lo condujo a paso ligero hasta el bar Cordano. siguió a Grecia e Israel. y que publicó a los veinte años de edad. Ginsberg se topó con Martín Adán en el Cordano. descrita después como una mítica velada. Disfrutaba a mares cuando citaba a Schopenhauer o a Nietzsche y nunca le faltaba gente dispuesta a prestarle atención a sus diatribas. Lo habían invitado a un congreso de escritores estadunidenses y lo había pasado mejor que nunca. otros salían en busca de la Plaza de Armas: Irwin Allen Ginsberg eligió el Cordano. un chileno del mundo XIMENA ORTÚZAR Martín Adán y la otra vida CRISTIAN JARA Pedro Lemebel y la poética de la agrietada memoria GERARDO BUSTAMANTE Mendigos y clochards VILMA FUENTES Los hermanos Grimm: dos siglos de actualidad RICARDO GUZMÁN WOLFFER Gerassi desnuda a Sartre ADRIANA CORTÉS KOLOFFON ENTREVISTA CON JOHN GERASSI. Ginsberg.blogspot. en cambio. se mantuvo encerrado en su circo de bohemios solitarios. Sonetos de la rosa(1931Foto: esosdelacolina. No queda registro claro de por qué eligió ese nombre: La casa de cartón (1928). En aquel entonces. acodado en la barra. Celia Paschiero. pero aquella noche el hotel tenía todas sus habitaciones ocupadas. Se acomodó en una arista a un lado del acceso. pero en aquel poema en prosa –vanguardia latinoamericana en su máxima expresión para algunos– Martín Adán manifestaba el goce de su manera melancólica de aproximarse a su poético lenguaje. Después de pasar por la selva de Perú. Siguió llenándose la boca de alcohol.mx 1942) y Travesía de extramares(1950). Aquel sábado por la noche abandonó el psiquiátrico para dar su acostumbrado recorrido por bares del centro de Lima. Llegó a India en 1962. se le conocía como el escritor de libretitas en los bolsillos. Era tal la mirada que ponían en torno a su peculiar personalidad que. Era abril de 1960. seguía gozando del reconocimiento por aquella obra de escaso contenido pero de una genialidad tal que supera el paso del tiempo. PERIODISTA FRANCÉS un poeta peruano Martín Adán y la otra vida Cristian Jara Siempre tuvo altibajos creativos. Ya para entonces. ahí donde tenía por costumbre escribir trozos de poemas en servilletas de papel. mítico punto de encuentro que hasta hoy abre sus puertas. Esa noche. Venía de pasar dos intensos meses en Chile. a Ramón Rafael de la Fuente Benavides. en 1961.

. Yo. aquejado de alcoholismo agudo y todo ese tiempo lo ha pasado como un paciente con privilegios en el Larco Herrera. El motivo de la incursión de Deber nardi por el Larco (durante cinco días) fue para documentarse del informe especial sobre la demencia que entregaremos el próximo domingo. García Calderón me lo dijo en un día. Dos años después. inclusive quienes han llegado de Europa con ese fin.‖ Martín Adán murió solo y de miedo. el Larco Herrera. y a la derecha también. el mito de su vida empezaba a superponerse a su obra. –Poeta. celebra la gloria de un poeta que se parece a él. a pesar de su edad y problemas físicos. la sobrevivencia del gran poeta mayor Martín Adán. como en algunos casos ocurre. donde lo operaron de glaucoma y cataratas. de visión intimista.mx para un periódico. El laureado anciano se conserva lúcido. Al respecto. que hay marcas imborrables que la otra vida exige. se sabe que durante los últimos diecisiete años ningún periodista logró entrevistarlo. Martín Adán decidió escapársele a Lima y a la bohemia limeña hace más de tres décadas. Vivía con deseos de recluirse en otro lugar que no fuera este mundo. En realidad. Martín Adán siente aversión por los periodistas y Deber nardi tuvo que valerse de ardides para poder conversar con él. En la banca del manicomio donde se detenía a reflexionar hay un poema escrito por él. limeño [el poeta en marzo tiene 75 años]. se doctoró y se puso corbatas frente al espejo.. o a lo mejor no son más que unos extraviados versos que escribió alguien que se hizo pasar por él: otro loco dispuesto a dejar claro. anteriores jsemanal@jornada.Directorio Núm. Logrando arrancarle algunas palabras en contados momentos. se ponía a plantearle a esos cadáveres imaginarios que poblaron algunos de sus poemas las dudas que habitaban en su mente: ―Muerto. Hablábamos de sexo. lo filmen o lo entrevisten. Por otro lado. 8vo. bien podría haber enlistado a todos esos bartlebys que un día prefirieron no escribir. Qué estado perfecto. en Mi Darío. boicoteo a la izquierda. Martín Adán evoca a la muerte y a una sola voz conversa con el fallecido poeta chileno. Se cuenta que fue a causa de un ataque al corazón. Él aceptaba pagar el tributo de su condición. conversándole de tú a tú. mientras lo estaban operando. Escrito a ciegas (1961) es tan poemario como respuesta a esa misiva que Martín Adán le brindó. a las 22:45. De no contar con la ayuda moral y económica de amigos. en nombre de Martín Adán. Es tan inteligente –habla varios idiomas– como irascible. pero lo cierto es que después de una recaída emocional no cesaba en su afán por volcarse a la mecánica permanente de su trabajo. Inmediatamente después de ser dado de alta del Santo Toribio fue conducido al Arzobispo Loayza. la noche del 29 de enero de 1985. La mano desasida es un conjunto de poemas fechados en 1964. más bien. ha girado alrededor de hospitales en los últimos 35años de su existencia. se habría visto obligado a pasar penurias más severas.. El alcohol le ayudó a mitigar su melancolía y. como es más conocido don Rafael de la Fuente Benavides. Máximo poeta vivo con que contamos en el país y uno de los más grandes del habla hispana en todos los tiempos. La vida le daba solamente para eso. es introdujo al Larco Herrera días antes de que Martín Adán fuera conducido al Santo Toribio de Mogrovejo y tuvo con él una breve e intensa charla que casi termina a capazos. El inquilino de mayor renombre que aloja el Larco Herrera es nada menos que el genial Martín Adán ). pero la auténtica vida estaba en la poesía. la desesperación.. en cuanto miro no veo sino tu nariz de hielo. triste quizás y con algunos poemas en esas libretitas que guardaba en el bolsillo de su chaqueta. eso es absolutamente falso. Su imagen decayó debido al desvarío que pobló por algunos años su comportamiento. hablábamos de ideas. Se graduó de abogado. DÍA . y las últimas seis semanas las pasó en el hospital Santo Toribio de Mogrovejo. está recluido desde el lunes último en una cama de una de las salas del hospital Arzobispo Loayza. A continuación la nota de Debe rnardi. En efecto. la tragedia y el olvido. audaz reportero de 8vo. DÍA Tuvo la oportunidad de descubrirlo mientras leía en el bosquecillo de su habitat preferido.com. Este es el primer reportaje conocido sobre el autor de La casa de cartón después de diecisiete años. Vivió su locura y luchó contra ella hasta el final. el amor. de donde entraba y salía como si fuera su propia casa. desde fines de la década del 40 está recluido por su propia voluntad en un nosocomio para enfermos mentales.‖ A Rubén Darío imaginariamente le decía: ―Soy como tú Rubén aunque tú no lo creas. por la izquierda que lo considera reaccionario… ¿Qué hay de cierto? –No me haga reír.. incluso. También es sumamente reacio a que le tomen fotos. donde libre de interlocutor se centra en temas universales como el ser. –A propósito… ¿qué opina de Mariátegui? –¡Dos huevos sobre una silla de ruedas! –¿Y de Haya? –¡Lo mismo!. diferente a esa reivindicación latinoamericana que Pablo Neruda escribiera sobre la ciudad inca. Quizás cuando le dolía saber que el ocaso de la vida es la tragedia de la muerte. dicen que usted está condenado al silencio por las ideologías dominantes y es boicoteado. Ir al inicio Reportaje exclusivo al gran Martín Adán Carlos Deber nardi Rafael de la Fuente Benavides. Carlos Debe rnardi. y decide otra vez recuperar la idea que más le obsesiona: la muerte. inspirado en las ruinas de Macchu Picchu. pero sobre . De ese mismo año data Diario de poeta.

la bohemia. es para dilucidar con Vallejo ―cuando me vaya‖. se recluyó en un manicomio. su opción sexual. Y por favor retírese de mi presencia que no puedo alternar con reses mentales.por el momento. opacó al hombre. compilada por Leila Guerriero. Tal vez ese libro precoz fue el culpable de su decisión de abandonar todo lo que no fuera escritura: se le exigió demasiado. la noche.un par de zapatos. Titinger habla de Martín Adán. autor de Dios es peruano. –Tan inteligente… ¿Cómo salir a la calle cuando le plazca para visitar a sus contados amigos. –En buen romance…. hablan sobre sus trabajos. Publicó La casa de cartón a los 16. Adán escribió poesía y se alejó de todo. herméticos. Y yo quería escribir sobre él. Eso sí. gran parte inédita. entonces ¿qué hace domiciliado acá por muchos años? –Es mi problema y no el suyo. pero sí creo que no he fracasado. todo eso es secundario. Desde entonces. el alcohol. . —¿Por qué creés que Leila Guerriero te propuso perfilar a Martín Adán? —Porque el personaje –no la persona– tiene las características de un poeta maldito. Por PZ. una suerte de novela. ¿es egoísta para con sus admiradores? –No. etcétera. cuántos poetas en el mundo tienden a lo mismo y escriben tonteras. la homosexualidad. Leila Guerriero. y sin estar rodeado de tarados como usted. la incomprensión social ante su sexualidad? —Todo eso y etcétera. la antología Los malditos (Ed. En esta entrevista Daniel Titinger habla del escritor peruano Martín Adán. no sé si de la fama pero sí de la exigencia que supone escribir una obra maestra sin tener la mayoría de edad. por sobre todas las cosas está el talento. un distrito limeño con vista al mar. Ese libro lo marcaría toda su vida. –Se comenta que usted no está loco. Lo único que le puedo decir es que en este lugar se puede vivir de la manera más inteligente. Desde Eterna Cadencia pensamos en hacer un recorrido especial sobre Los malditos: una breve entrevista a cada uno de los escritores que la integran. El periodista y escritor peruano Daniel Titinger. no deja lugar a dudas. Martín Adán Los integrantes la antología Los malditos. se dedicó a eso –escribir– mientras huía del mundo. El alcohol. autodestructivos. Aquí responde Daniel Titinger. Que eso quede claro. cayó sobre este chico el peso de la literatura. –¿Por qué no se casó? –Sí lo estoy y es con mi constante producción literaria. —¿Qué dificultades y desafíos te supuso escribir el perfil? —La mayor dificultad tiene que ver con la respuesta anterior: el personaje logró fama. Martín Adán. —¿Cuál es la característica que hace “maldito” a Martín Adán: publicar una obra maestra a los dieciséis años. el alcoholismo. Juan (Mejía Baca) la publicará en su debida oportunidad. o más bien estampas de Barranco. No podría decir que he triunfado. y tomarse unas copitas? –Tomo con mi plata y no con la suya. de Rafael de la Fuente Benavides (alias Martín Adán) se sabe muy poco. –De acuerdo don Rafael de la Fuente Benavides… y muy agradecido por su deferencia al dejarme alternar con un tal ―Martín Adán‖. Y continúa: —Nació en 1908 y empezó a escribir a los 14 años. El ‗malditismo‘ no se gana con un solo rasgo. —Martín Adán era un genio. Universidad Diego Portales) reúne 17 perfiles de escritores latinoamericanos que conforman un amplísimo panorama para entender la vida de quienes fundaron la literatura moderna de nuestra región. el escritor sobre el que trabajó en el perfil ―La vida de cartón‖ que integra la antología Los malditos. intrascendencias. la vida de cartón 02-03-2012 | Daniel Titinger. Es decir. como los llamó Verlaine: tipos con vidas que tienden a la tragedia. La locura. Les Poetes Maudits. Compilada por Leila Guerriero.

en el reverso de las cajetillas de cigarros. Como alimentarse. en servilletas. No había ningún orden en lo que hacía. Qué hubiera pasado si… pero c reo que es imposible que Martín Adán hubiera escrito lo que escribió sin haber llevado la vida que llevó. No pensaba en un libro cuando lo hacía. pero no dejaba de ser un acto necesario. . por ejemplo. La poesía podía ser un acto inútil. Escribía en pedazos de papel.—¿Cómo funciona la leyenda de Martín Adán para componerlo como un escritor maldito? ¿Su obra podría ser lo que es sin la vida que llevó? —Mira. —En el perfil. pensé en eso muchas veces mientras escribía el perfil. simplemente lo hacía. Lucho Vargas dice que todos los libros de Adán son “inventos de los editores” y luego explicás que en un momento comenzó a pensar que la poesía era un acto inútil: ¿cómo llegó hasta ahí? ¿por qué seguía escribiendo? —Martín Adán escribía por una necesidad casi enfermiza de escribir.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->