Está en la página 1de 10

UNIDAD IV.

GESTIÓN PARA LA VIDA 

Unidad IV resumen temático: 
La  humanidad  debe  promover  e  investigar    soluciones  del  orden  sistémico,  para  desarrollar 
acciones que van desde la minimización en la producción de residuos, el uso eficiente de los 
recursos  naturales  con  la  reutilización  y  el  reciclaje  y  el  uso  de  tecnologías  limpias  que  sean 
amigables con el medio ambiente. Acciones que deben ser propiciadas y reglamentadas desde 
las políticas de Estado, reflejadas en  el diario vivir de los ciudadanos y las empresas para que 
se incentive la construcción de sistemas de producción industrial y agropecuaria sostenible. El 
objetivo:  el  desarrollo  de  ciudades  saludables  que  contribuyan  a  un  desarrollo  humano 
integral. 

1. ¿Qué podemos hacer? 

Objetivos 

·  Reconocer  la  educación  ambiental  como  un  proceso  que  implica  la  formación  del 
individuo para el cuidado integral de la vida. 

·  Conocer las diferentes maneras de contribuir al mejoramiento del medio ambiente a 
partir de nuestra cotidianidad, como seres individuales y como seres sociales. 

·  Identificar las diferentes formas de gestión ambiental para prevenir la contaminación y 
mejorar el medio ambiente como sistema integral. 

·  Reconocer  los  avances  técnicos,  tecnológicos  y  administrativos  desarrollados  para 


implementar una gestión ambiental que propende por la prevención y mitigación de la 
problemática ambiental. 

2. Ética y ambiente. 

2.1  Ética y ambiente. 

“El  desarrollo  que  cubre  las  necesidades  actuales  sin  comprometer  las  posibilidades  de  las 
generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. 
Definición de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. 

Durante la segunda mitad del siglo XX, el desarrollo tecnológico y muchas de las consecuencias 


que éste desencadenó en diferentes ámbitos condujeron a que se hiciera una reflexión ética 
sobre nuestro mundo natural. Surge así la ética ambiental, cuyo crecimiento y expansión es en 
nuestros días incuestionable.  La  aparición de  nuevos problemas y  amenazas  en la naturaleza 
provocados por la acción del hombre ha terminado convirtiendo a esta rama de la ética en una 
de las que más atención acapara, tanto por la actualidad de los problemas que aborda, como 
por la urgencia de encontrar soluciones teóricas y prácticas a los retos planteados. Veamos a 
continuación algunos de los rasgos característicos de la ética ambiental.
Podríamos definir la ética ambiental como la reflexión racional y práctica sobre los problemas 
derivados de la relación del hombre con la naturaleza. 

Se  debe  subrayar  que  la  ética  ambiental  implica  claramente  una  redefinición  de  la  ética. 
Pensar  que  más  allá  de  la  exclusiva  relación  entre  los  seres  humanos,  centro  de  cualquier 
discusión  en  este  tema,  existe  una  relación  ética  entre  el  ser  humano  y  la  naturaleza, 
establece la posibilidad de definir valores morales o de establecer normas en la relación entre 
el hombre y el resto de seres vivos. Esto en sí mismo redefine el concepto de la ética, su objeto 
y muchos de los planteamientos primigenios que la rodean. 

¿Cuáles son los problemas específicos de la ética ambiental? 

2.2 Derechos ambientales y educación 

Los denominados nuevos derechos, entre los que se encuentra el derecho al medio ambiente, 
surgieron a raíz de las reivindicaciones vinculadas con los movimientos sociales y la sociedad 
civil. La preocupación por el medio ambiente es relativamente reciente, apenas 25 años, y su 
proceso  para  ser  reconocido  como  derecho  humano  todavía  no  ha  concluido.  La  doctrina 
especializada más relevante hace ya algún tiempo viene señalando que es un derecho humano 
y propone su reconocimiento formal o positivización tanto en el ámbito internacional como en 
el nacional. 

Son derechos que exigen de los estados una acción positiva en su actuación, es decir, implica la 
voluntad económica y política del país y su compromiso por actuar en la misma línea con otros 
estados.  Los  derechos  ambientales,  hacen  parte  de  la  tercera  generación  de  los  derechos 
humanos,  reconocidos  en  la  Declaración  Universal.  Se  sustentan  en  los  principios  de  la 
solidaridad, fraternidad y en la generación ce conciencia de todos los pueblos y naciones para 
que mediante la adhesión o asociación se busquen los mecanismos necesarios para elevar el 
nivel  de  vida,  se  promueva  el  desarrollo  social  y  se  fomente  el  desarrollo  sostenible  más 
acorde  con  el  medio  ambiente  de  las  naciones  en  vía  de  desarrollo.  Se  les  suele  llamar 
“Derechos  de  los  pueblos”  o  “derecho  al  desarrollo  sostenible”.  Por  su  complejidad  y 
desarrollo actual, requieren de una mayor cooperación internacional, ya que no dependen de 
la voluntad de un pueblo, sino de las acciones que se consensuen para dar cumplimiento a los 
acuerdos internacionales. Al ser parte integral de la persona estos  derechos tienen las misma 
características  de  interdependencia  e  indivisibilidad,  y  requiere  que  se  desarrollen  en  la 
medida  que  los  políticos  e  individuales  y  los  económicos  y  sociales.  Ello  implica  que  sean 
integrados  a  los  modelos  educativos  de  todo  índole,  para  así  articular  las  acciones  de 
desarrollo  integral  y  cumplir  a  cabalidad  uno  de  los  postulados  que  alude  al  derecho  a  un 
ambiente saludable para nuestra generación y las venideras.
La educación ambiental, según la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), es un proceso que 
consiste  en  reconocer  valores  y  aclarar  conceptos  con  el  objeto  de  fomentar las  aptitudes  y 
actitudes  necesarias  para  comprender  las  interrelaciones  entre  el  hombre,  su  cultura  y  su 
medio físico. Esta definición tiene más de 30 años, pero aún mantiene su vigencia porque los 
problemas  ambientales  y  la  necesidad  de  buscar  soluciones  viables  en  conjunto  es  cada  vez 
más urgente. 

Analizados  y  practicados  en  su  integralidad  los  objetivos  de  la  Educación  Ambiental  pueden 
generar  cambios  reales  en  el  entorno  inmediato  de  cada  uno;  cambios  que  sumados 
trascienden y se hacen realidad en el ambiente local, regional y global. 

2.3  Una ética de mínimos 

Este  tipo  de  ética  es  el  que  une  a  las  personas  en  tanto  que  ciudadanas,  aceptando  la 
distinción que viene haciéndose desde la Modernidad entre "la persona" y "el ciudadano". Las 
personas  tienden  a  una  vida  feliz y  plena,  pero,  como  ciudadanas,  aspiran  a  desarrollar  una 
convivencia  justa.  La  ética  de  los  ciudadanos,  la  ética  cívica,  contiene  aquellos  valores  y 
principios de justicia que comparten las distintas éticas de máximos de una sociedad pluralista, 
mínimos por debajo de los cuales no se puede caer sin caer en inhumanidad. 

Cual  sería  entonces  un  punto  de  partida  que  pueda  dar  orientaciones  para  una  ética  cívica 
donde el ambiente sea incluido. Tal vez el punto de vista teleológico ‐ del griego 'teleos, forma 
final es el más acertado. Afirma que "hay un propósito y una lógica que se debe encontrar en 
la naturaleza", y el estudio de esta teoría puede aportar importantes puntos de vista aplicables 
a la conducta humana. “La diferencia con los puntos de vista es que, mientras todavía usamos 
la  naturaleza  y  la  cambiamos,  la  finalidad  no  debe  ser  subyugarla  ni  vivir  de  ella.  El  sistema 
ético derivado de esta teoría establece que los seres humanos deben crear sus propias normas 
éticas, pero la naturaleza debe proporcionarles las guías para desarrollar una buena vida moral 
con  y  sin ella.  De  ello se  trata el  denominado  "desarrollo  sostenible",  que  no  se  trata de un 
desarrollo que no  toque o  no  transforme  la naturaleza,  sino  un  tipo  de desarrollo que  no  la 
degrade o no la erosione en sus propias bases ambientales de producción y habitabilidad. Es 
éste  un  concepto a la vez  filosófico y  natural, un  camino  ético hacia  la calidad  de  vida,  en el 
que  la  manipulación  de  la  estructura  y  función  de  los  ecosistemas  no  entra  en  colisión  con 
ellos,  minimizando  el  conflicto de intereses y  maximizando  los beneficios a obtener.  Es  decir 
un  adecuado  balance  de  la  ecuación  costo‐beneficio,  tan  cara  a  la  reflexión  ética  en  los 
problemas  del  ambiente  y  el  hombre….  La  crisis  ecológica  muestra  cómo  la  naturaleza  ha 
pasado  de  ser  "medio"  de  producción  a  ser  "objeto"  universal  del  conocimiento  y  fin 
fundamental del ser humano”. 

La  degradación  ambiental  no  es  sólo  un  problema  que  exige  soluciones  científico  técnicas, 
también requiere del hombre una toma de conciencia y un cambio de actitud. 

La  pregunta  de  la  ética  es  entonces  ¿cómo  debemos  vivir?,  al  menos  para  sobrevivir,  pero 
conciliando  el  imperativo  de  supervivencia  con  el  de  dignidad  humana  y  con  el  de  libertad. 
Adaptando un principio ético de Kant podríamos decir: 

"Actúa  de  tal  manera  que  las  consecuencias  de  tu  acción  sean  compatibles  con  la 
permanencia de una vida genuina en la tierra".
Debemos  llegar,  en  definitiva  a  una  ética  de  la  naturaleza,  que  promocione  una  relación 
armónica de equilibrio entre las necesidades, los deseos y las actividades humanas. 

3. ¿A qué se refiere la Gestión de conductas ecológicas responsables? 

3.1  ¿A qué se refiere la Gestión de conductas ecológicas responsables? 

¿Cómo puedo iniciar mi proceso para mejorar el medio ambiente? 

Pasos para una gestión de conductas ecológicas responsables: 

El  primer  paso  para  trabajar  alrededor  de  la  gestión  ambiental  es  entender  que  la 
contaminación ambiental afecta a todos, ya sea al entorno natural, construido o psicológico y 
que  todo  proceso  de  cambio  conductual  respecto  al  medio  ambiente  comienza  por  uno 
mismo. 

Ser conscientes de nuestra influencia en la construcción de nuestro entorno, implica revisar y 
modificar comportamientos negativos que  contaminan  el  ambiente,  así  como,  reflexionar en 
¿cómo  éstos  comportamientos  afectan  a  todos  los  seres  que  comparten  mi  espacio  físico  y 
psicológico? 

La  gestión  de  conductas  ecológicas  responsables  debe  ser  una  estrategia  planificada, 
coordinada  e  implementada  para  construir  ambientes  saludables.  Las  pautas  de 
comportamiento para construir entornos saludables son las siguientes: 

3.2 Sentirse parte del sistema: 

Las  interdependencias  en  los  grupos  sociales  humanos  son  el  punto  central  de  cualquier 
organización.  Los actos individuales por más insignificantes que nos parezcan afectan todo lo 
que nos rodea. 

Reconocer  que  los  demás  dependen  de  nuestro  desempeño  para  realizar  eficientemente  su 
trabajo  incide  en  que  hagamos  las  cosas  bien  y  cada  vez  mejor.  Generemos  redes  de 
interdependencia evitando la contaminación y cuidando nuestro entorno; mejoramos nuestra 
calidad  de  vida  y  la  de  los  demás  seres  de  la  tierra,  empezando  por  los  más  cercanos  a 
nosotros (familiares, compañeros, amigos, vecinos, etc.) 

3.3 Ser el primer eslabón: 

En la definición de una política de vida clara y viable es importante incluir valores éticos como 
respeto,  solidaridad,  probidad,  responsabilidad  y  equidad  que  conduzcan al  desarrollo de las 
actividades diarias con espíritu de trabajo en equipo y vocación de servicio. 

Cuando  definimos  dentro  de  nuestros  principios  de  vida  la  responsabilidad  del  bienestar  de 
nuestro entorno, hemos iniciado la construcción de una sociedad más justa y, sobre todo, más
feliz.  Debemos  ser  proactivos  y  trabajar  primero  en  las  áreas  deficientes  de  nuestra 
personalidad.  El  cambio  comienza  por  uno  mismo.  Convirtamos  en  política  de  vida  que:  “El 
mundo sonríe cuando sonrío yo”. ¡Empecemos hoy! 

3.4 Reconocer las opciones de mejora: 

Identificar  y  conocer  los  comportamientos  psicosociales  negativos  que  contaminan  el 


ambiente del grupo al que se pertenece (hogar, oficina, club) es vital para la construcción de 
un clima organizacional proactivo y productivo. Ponerse en los zapatos del otro es un principio 
de entendimiento del entorno, “No hagamos a los demás lo que no queremos para nosotros”. 
Antes de cuestionar algún defecto de su compañero,  mídase, es posible que el suyo sea más 
crítico. 

Acciones simples como usar por las dos páginas el papel de oficina, prescindir del uso de vasos 
desechables, cuidar las plantas y mantener limpio nuestro entorno, entre otros, contribuyen a 
generar ambientes saludables. 

3.5 Determinar objetivos y metas: 

Definir  los  resultados  y  el  tiempo  requerido  para  lograr  un  clima  organizacional  óptimo  es 
importante para planificar los procedimientos adecuados. 

Identificadas  las  deficiencias,  haga  una  lista  de  los  cambios  que  requiere,  empiece  por  las 
acciones más sencillas, trace unos parámetros básicos, especule sobre el tiempo que necesita y 
empiece  a  realizar  las  tareas.  Inicie  con  la  buena  administración  de  su  tiempo  y  el 
mejoramiento de las relaciones interpersonales. Trabajar para ser mejores es fácil... Sólo hay 
que quererlo y empezar, “el mejor día es hoy”. 

3.6 Dar ejemplo: 

Asumir responsablemente un cambio de ambiente es ser “testimonio vivo”, no hay nada peor 
que  un  buen  discurso  precedido  de  un  mal  ejemplo.  Después  de  identificar  los  aspectos 
ambientales  relacionados  con  las  conductas  individuales  que  contaminan,  lo  siguiente  es 
planificar los cambios conductuales necesarios para mejorar la calidad del ambiente, ya sea en 
el  hogar,  en  la  escuela  o  en  el  trabajo.  Si  puede  realizarse  como  proceso  de  grupo,  mucho 
mejor.

3.7 Revisar y mejorar procesos: 

Hacer seguimiento a los resultados obtenidos y establecer las medidas correctivas es la mejor 
forma de evaluar y mejorar un proceso. Fomente el cuidado integral en la construcción de un 
ambiente  saludable. Proponerse metas y  no  revisarlas  ni  ajustar los procesos conduce  a que 
nunca logremos cambios reales y nos quedemos en las simples ganas de hacer las cosas, si es 
necesario  vuelva  a  empezar.  Recuerde  “La  consistencia  es  la  medida  de  los  resultados. 
Cualquiera puede tener un gran día. La consistencia requiere concentración, determinación y 
repetición” George Allen 

3.8 Participar en las decisiones que puedan afectarlo:
En Colombia, desde la Constitución Política  en adelante existe reglamentación para garantizar 
a  los  ciudadanos  su  participación  en  la  administración  del  ambiente.  Es  muy  frecuente  la 
indiferencia  ante  las  decisiones  que  toman  los  particulares  o  el  Estado  frente  a  recursos 
naturales,  como  las  fuentes  hídricas  o  los  escasos  resquicios  naturales  que  existen  en  las 
ciudades, como los humedales o los bosques. 

El  medio  ambiente  como  “propiedad  de  todos”  termina  siendo  de  nadie,  ya  que    la 
responsabilidad  de  su  cuidado  se  diluye  en  el  colectivo  y  se  generan  escasas  acciones 
individuales  y  colectivas  para  su  conservación,  al  grado  de  que  ni  siquiera  tenemos 
conocimiento de los instrumentos que ofrece el estado para intervenir en su administración. 
Conocer los mecanismos de participación comunitaria permite a los ciudadanos ser partícipes 
en  la  construcción  de  zonas  rurales  sostenibles  y  ciudades  más  armónicas,  saludables  y 
productivas para propios y visitantes 

El  cuidado  de  nuestro  ambiente  nos  permitirá  seguir  avanzando  en  la  construcción  de  un 
mundo posible, donde haya oportunidades de desarrollo para todos, sin distinción de credos, 
razas  o  filiaciones  políticas.  La  tarea  es  de  todos  y  la  debemos  hacer  todos.  El  cuidado  del 
ambiente integral debe empezar por cuidar nuestra salud mental y social. 

¿Cómo implementar un manejo adecuado de residuos  en mi entorno? 

4 Mejores prácticas desde diferentes roles 

4.1 Gestión ambiental desde el hogar 

Es  el  proceso  mediante  el  cual  el  ser  humano  como  individuo  familiar  y  social  asume  un 
conjunto  de  comportamientos  que  contribuyen  al  buen  uso  de  los  recursos  naturales  y  al 
cuidado  del  entorno.  Se  evidencia  en  conductas  como  la  separación  de  residuos  desde  la 
fuente,  ahorro  y  eficiencia del  agua y la energía,  así como,  la reducción  de la contaminación 
atmosférica,  auditiva  y  visual.  Estas  acciones  se  pueden  desarrollar  en  todos  los  contextos 
donde realizamos nuestras actividades cotidianas (oficina, empresa, iglesia, escuela). Entre las 
acciones más significativas están: 

4.2 Gestión industrial y empresarial 

Esta gestión consiste en generar bienes y servicios dentro del parámetro de calidad, tanto de 
producto  como  ambiental.  Inicialmente  el  término  “gestión  ambiental”  se  usaba  para  las 
actividades desarrolladas por la industria o la empresa, hoy se ha replanteado el concepto y se 
aborda desde la cotidianidad de los seres humanos. En términos generales este tipo de gestión 
contiene acciones como: 

Integración de áreas relacionadas: 

Aún  cuando  no  están  obligatoriamente  enlazados  con  los  parámetros  ambientales  al 
integrarlas  con  éstos  generan  mayores  beneficios  para  la  empresa  u  organización.  Las  áreas 
relacionadas son:
Lamentablemente  en  algunos  países  como  Colombia,  manejamos  el  concepto  de  gestión 
ambiental  con  liberalidad,  las  empresas  lo  asumen  con  la  implementación  de  medidas 
ilusorias, como la compra de nueva tecnología para el control de los procesos productivos, aún 
cuando se siga contaminando,  y el Estado por su parte exige el pago de multas por contaminar 
o incrementa el costo en los servicios de agua y alcantarillado (pequeños porcentajes que son 
asignados al control ambiental), los dos, sin asumir actitudes serias que contribuyan a que los 
usuarios entendamos el problema y seamos parte de la solución. 

4.3 Productividad y sostenibilidad 

La  productividad  sostenible  es  la  relación  entre  producción  final  y  los  factores  productivos 
(tierra, capital y trabajo)  utilizados en la producción  de bienes y servicios. Esta relación debe 
sostenerse en el tiempo y permitir un desarrollo económico sin afectaciones graves al entorno. 
El conjunto de estas prácticas es denominado permacultura, inicialmente se desarrolló desde 
el sector agropecuario y ha migrado a los demás sectores productivos de la economía. 

La productividad sostenible se puede aplicar en: 

·  Producción  agropecuaria  limpia:  Entre  las actividades  agrícolas  se  destacan la rotación 


de  cultivos,  que  disminuye  el  agotamiento  del  suelo,  el  uso  de  fertilizantes  orgánicos 
(humus) que reduce la contaminación por eutrofización y  el control biológico de plagas, 
utilizando sustancias de origen vegetal o animal. 

Entre  las  prácticas  pecuarias  está  la  ganadería  estabulada  y  diversificada  que  permite 
utilizar  todos  los  subproductos  y  residuos  de  su  producción  a  través  de  la  cadena 
alimentaria. El estiércol sirve de abono para el pasto y el pasto de alimento para el  mismo 
ganado. 

En Bogotá existe  un modelo de  permacultura incipiente  que  es  “Bogotá sin hambre”.  Aún 


cuando está orientada a mitigar una situación alimentaría deficitaria, contribuye a generar 
una cultura de sostenibilidad que fomenta la autogestión de alimentos en los patios de las 
casas, materas y terrazas, así como también el desarrollo de trabajo en equipo y la cohesión 
de las comunidades. 

·  Elaboración  de  productos  sostenibles:  Por  ejemplo las  pilas  o  baterías  recargables,  los 
bombillos fluorescentes, los electrodomésticos y vehículos que utilizan como energético 
el  gas  natural,  la  plantas  de  energía  solar,  los  muebles  hechos  a  partir  de  residuos  de 
cartón  y  madera,  las  bolsas  de  papel,  los  biocombustibles  como  el  bioetanol  y  el 
biodiesel, entre otros. 

Esta  área  no  está  muy  desarrollada  debido  a  que  no  se  ha  generado  conciencia  de  la 
importancia  de  invertir  en  tecnología  apropiada.  Por  ejemplo,  sin  contar  los  beneficios 
ambientales,  el  costo  de  un  bombillo  fluorescente  es  mayor  que  el  de  uno  corriente,  al 
momento  de  la  compra  parece  que  se  gasta  más  en  su  adquisición,  pero  si  se  establece 
relación costo / beneficio, el usuario está ahorrando hasta un 30% debido a la durabilidad 
del producto. 

·  Bienes y servicios ecológicos: Estos servicios están orientados  a ofrecer la posibilidad de 
satisfacer alguna necesidad de educación, recreación o atención en salud. dentro de un
concepto de no contaminación o de prevención de la misma, utilizando como mediación 
las  bondades  y  sabiduría  de  la  naturaleza.  Dentro  de  este  rango  se  habla  de  medicina 
ecológica  (alternativa),  turismo  ecológico,  transporte  ecológico  (vehículos  a  gas  y 
biocombustibles),  construcción  ecológica  y  bioconstrucción,  entorno  ecológico,  entre 
otros. En Colombia está regulado por la 

Lamentablemente  lo  ecológico,  en  el  imaginario  colectivo,  se  confunde  con  relacionar 
cualquier  producto  o servicio con  la naturaleza,  por  ejemplo se  le  llama  “turismo ecológico” 
porque incluye paseo por algún entorno natural, sin importar que en el proceso se contamine 
con residuos inorgánicos (latas de gaseosas, botellas, bolsas) o cuando se enuncia la venta de 
un  producto  como  “carro  ecológico”,  sólo  porque  no  trae  en  su  paquete  el  encendedor  de 
cigarrillos;  en  fin,  las  posibilidades  de  ser  utilizado  como  concepto  especulativo  para  lograr 
beneficios egoístas es infinito. 

4.5 Certificaciones ambientales 

Desde  1.996  cuando  la  Organización  Internacional  de  Normalización  (ISO)  aprobó  la 
implementación  de  la  ISO  14.001  como  un  Sistema  de  Gestión  Medioambiental  en  las 
empresas,  se  ha  venido  incrementando  su  cumplimiento  debido  a  las  presiones  de  los 
mercados  internacionales  que  día  a  día  son  más  exigentes  en  sus  requerimientos  con  el 
cuidado  del  medio  ambiente  e  impiden  el  ingreso  al  mercado  de  productos  que  no  tengan 
“sellos ecológicos”. 

Sin  embargo,  no  se  puede  desconocer  el  esfuerzo  del  Estado  y  la  empresa  privada,  en  el 
desarrollo de modelos que están construyendo camino hacia la sostenibilidad en el país como: 
las granjas autosostenibles del eje cafetero, famosas a nivel mundial; los parques ecológicos, 
Laguna  Cruz  Verde,  en  la  zona  rural  (Sumapaz)  al  sur  de  Bogotá,  Chicaque  en  Soacha;  y  el 
Programa  de  ECOETIQUETADO  del  Ministerio  de  Ambiente,  que  establece  parámetros  de 
calidad ambiental de bienes y servicios. 

Las ecoetiquetas y las declaraciones ambientales son herramientas que manifiestan  el tipo de 


interacción con el medio ambiente de un producto o servicio. Las ecoetiquetas son otorgadas 
por una entidad u organización competente, que garantiza el cumplimiento de unos criterios 
ambientales  por  parte  del  producto,  así  el  consumidor  puede  reconocer  en  un  producto 
ecoetiquetado,  que  éste  cumple  unas  rigurosas  especificaciones  ambientales  exigidas  por  el 
organismo  otorgador.  También  informan  al  usuario  sobre  las  ventajas  de  un  determinado 
artículo,  en  materia  ambiental,  sobre  otros  de  una  misma  categoría;  es  decir,  que  son 
ambientalmente preferibles a otros con una función equivalente.  Se distinguen por símbolos 
gráficos que poco a poco han sido reconocidos por diferentes países y culturas. 

Existen de dos tipos las llamadas reglamentadas y las no reglamentadas. 

Las bases fundamentales para evaluar los productos  y asignar las ecoetiquetas, son tomadas 
de las normas de referencia otorgadas por la ISO, la cual ha diseñado tres normas para definir 
diferentes tipos de etiquetas ecológicas o ecoetiquetas, a saber:
·  Las  ecoetiquetas  ISO  tipo  I,  creadas  por  un  organismo  independiente  que  no 
interviene en el mercado, se rigen por la norma ISO 14024. 
·  Las ISO tipo II, según la norma ISO 14021, son autodeclaraciones que hacen los propios 
fabricantes. 
·  La norma ISO 14025 define las ecoetiquetas 
·  Las ISO tipo III como declaraciones ambientales que dan información cuantitativa muy 
detallada basada en indicadores. 

Los  objetivos  principales  de  este  sistema,  son  promover  el  diseño,  la  producción,  la 
comercialización,  el  uso  y  el  consumo  de  aquellos  productos  y  servicios  que  favorezcan  la 
minimización de residuos o la recuperación y reutilización de los subproductos, las materias y 
las sustancias que contienen. También los que conllevan un ahorro de recursos, especialmente 
de  energía  y  de  agua,  así  como,  proporcionar  a  los  usuarios  y  a  los  consumidores  una 
información más fiable sobre la calidad ambiental de determinados productos y servicios que 
les oriente en sus decisiones de uso o de compra. 

Etiquetas reglamentadas 

Dentro de las etiquetas reglamentadas podemos distinguir entre las de tipo I y las de tipo III. 
Ambas ofrecen serias garantías ya que para este tipo de distintivo es necesaria la existencia de 
un  organismo  competente  que  valide  el  cumplimiento  de  una  serie  de  requisitos 
preestablecidos. 

En  este  sentido,  tanto  a  nivel  internacional  como  europeo,  se  está  elaborando  normativa  al 
respecto. 

Etiquetas ecológicas y declaraciones ambientales. Tipo I 

Son aquellas etiquetas que cumplen con los criterios definidos por la norma ISO 14024:1999. 
Responden  a  un  programa  específico  en  el  que  una  tercera  parte  define  los  requisitos  a 
cumplir  para  diferentes  categorías  de  productos  (pinturas,  aislantes,  grifería,  adhesivos, 
mobiliario,  etc.).  Estos  requisitos  los  verifica  el  organismo  que  otorga  la  licencia  y  la 
autorización a un fabricante o distribuidor para usar una determinada etiqueta ecológica que 
garantiza al usuario que, desde el punto de vista ambiental, un producto es preferible a otro 
de su misma categoría. 

Ejemplos de ecoetiquetas en turismo. 

Ejemplos de ecoetiquetas en el área de construcción 

Etiquetas no reglamentadas
Forman  parte  de este  grupo las etiquetas de  tipo  II  (ISO  14021:1999)  y  suelen caracterizarse 
por  tener  poca  fiabilidad  debido  a  que  no  están  sometidas  a  la  verificación  por  una  tercera 
parte u organismo reconocido. En definitiva, dependen exclusivamente de los beneficiarios de 
dichas  declaraciones  (fabricante,  distribuidor,  importador,  etc.)  y  generalmente  se  colocan 
como  un  argumento  de  venta,  aprovechando  que  en  nuestro  entorno  se  tienen  en 
consideración, cada vez más, la ecología y el medio ambiente. 

A  pesar  de  que  la  ISO  14021:1999  especifica  los  requisitos  relativos  a  las  autodeclaraciones 
ambientales,  en  ella  no  se  definen  símbolos  concretos  para  cada  uno  de  los  aspectos 
ambientales  que se  pretenden destacar,  con  lo que  la proliferación  de diferentes  distintivos, 
en muchas ocasiones muy similares entre sí, rara vez son interpretados con precisión por parte 
del  usuario  debido  a  una  ambigüedad  que  suele  confundirnos  y,  en  ocasiones,  hacer  que 
usemos productos que no ofrecen ningún tipo de garantía desde el punto de vista ambiental.

También podría gustarte