Está en la página 1de 1

Los cientficos ya lo auguraban: el cometa ISON sera visible a simple vista a finales de noviembre, a pesar de que el punto de mximo

acercamiento a la Tierra no se producira hasta diciembre. Sin embargo un estallido de actividad ha adelantado ese momento y ya se puede observar gracias al aumento de su brillo. Los cometas son cuerpos slidos helados de pequeo tamao que cambian segn aumenta su temperatura al acercarse al Sol. Bsicamente, al calentarse se evaporan (subliman) arrastrando consigo pequeos granos de polvo que, al quedar libres reflejan la luz y dan lugar a la coma (la mancha difusa central que envuelve al ncleo) y las tpicas colas. Normalmente son muy estables en lo que a visibilidad se refiere, pero en ocasiones, como ha ocurrido en este caso, aumenta sbitamente su brillo hasta el punto de verse a simple vista antes de lo esperado. "Una posible explicacin para el estallido reside en que el eje de rotacin ha estado bastante alineado con la direccin Sol-cometa, de modo que solo un hemisferio del ncleo cometario ha recibido radiacin y puede haber "hielos frescos" (en el otro hemisferio) que apenas hayan recibido luz solar hasta ahora. Conforme ISON se vaya acercando al sol ir cambiando tambin la posicin del punto subsolar en el cometa y, por tanto, habr partes antes en sombra que de repente reciban radiacin y puedan sublimarse", explica Jos Luis Ortiz, investigador del Instituto de Astrofsica de Andaluca. Y es que en el Instituto de Astrofsica de Andaluca, perteneciente al CSIC, estn participando en diversas campaas de observacin preparadas para estudiar antes y despus de su paso por el perihelio, el punto de mximo acercamiento al Sol. Este anlisis les permitir conocer sus caractersticas y su actividad antes de que alcance el punto de mximo acercamiento a nuestro planeta. Para observarlo los investigadores utilizan el radiotelescopio IRAM de 30 metros.