P. 1
La Sociedad de Consumo y La Posmodernidad

La Sociedad de Consumo y La Posmodernidad

|Views: 3.341|Likes:
Publicado porZermegnostov
Este documento es parte de una tesis llamada "Psicoanálisis del Consumo. Explicación Metapsicológica del Acto de Consumir", en donde se plantea que el consumo es una actividad cargada de múltiples significados que pueden ser explicados a la luz de los conceptos psicoanalíticos, en contraposición con los actuales abordajes de la psicología académica que ve al acto de consumir como una simple conducta económica. Así mismo se muestra de que manera la sociedad capitalista se perfila como el nuevo Gran Otro y que a partir de la ideología de consumo se va generando una cultura de la demanda que, a manera de círculo vicioso, perpetúa el consumo como sinónimo de felicidad.
Este documento es parte de una tesis llamada "Psicoanálisis del Consumo. Explicación Metapsicológica del Acto de Consumir", en donde se plantea que el consumo es una actividad cargada de múltiples significados que pueden ser explicados a la luz de los conceptos psicoanalíticos, en contraposición con los actuales abordajes de la psicología académica que ve al acto de consumir como una simple conducta económica. Así mismo se muestra de que manera la sociedad capitalista se perfila como el nuevo Gran Otro y que a partir de la ideología de consumo se va generando una cultura de la demanda que, a manera de círculo vicioso, perpetúa el consumo como sinónimo de felicidad.

More info:

Published by: Zermegnostov on Aug 11, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2013

pdf

text

original

La Sociedad de Consumo y la Posmodernidad.

La sociedad de consumo es una ideología establecida a finales del siglo XX la cual progresivamente ha generado una subjetividad alienada y hedonista en donde el narcisismo se encuentra en una posición que nunca antes en la historia había tenido; este es promovido bajo la fantasía de un superhombre capaz de soportar y vencer todo, en pocas palabras, se le hace sentir que él es dueño de su deseo. La sociedad de consumo ha exacerbado a tal grado el narcisismo de los consumidores que los ha colocado en una posición divina en donde se cree que se consume porque se lo puede tener todo y que se puede gozar de ello porque se le vuelve propio al personalizarlo. Cada vez es mas evidente la grotesca pero efectiva creencia artificial de que hay consumo porque hay beneficio de eso, cuando la realidad es que el mercado se aprovecha de los consumidores y no ellos quienes sacan ventaja de aquel. En este tipo de sociedad todo es puesto al alcance de la mano de los sujetos, pero bajo un precio: consumirlo. El sujeto queda reducido y seducido en la idea de consumir para conseguir la felicidad y afianzar su identidad; de ahí las últimas tendencias individualistas que han desplazado al consumo de masas, ahora todo es personalizable, es decir, referido automáticamente a uno mismo. Celulares, autos y en general todos los bienes pueden llevar el sello de quien los adquiere. Pero a pesar de todo eso la ansiada felicidad no llega, el sujeto se encuentra igual de solo e infeliz que antes, frustrado por no haber accedido a la felicidad prometida por el mercado pero esperanzado en que en su próximo consumo si lo logrará. Se coloca así a las mercancías en un lugar de acceso embustero y perfecto porque se les supone reales. El consumidor queda entonces sumido en la fantasía posmoderna de: “Me afirmó por lo que soy y soy lo que plasmó en lo que tengo” de ahí que cada vez le hace falta tener mas para poder afirmarse y luego compartirlo o mostrarlo a los demás para entonces ser confirmado por ellos. Vemos entonces aquí al sujeto seducido por la imagen, el gran Otro ya no es el lenguaje – que entra por el oído – sino el mercado – que entra por la vista –; aunque en ambos sigue estando la falta como elemento estructurante es mas efectiva su presencia en la mercancía, porque el sujeto puede percibir la carencia que lo constituye. Y justamente aquí ingresa el último componente de la sociedad consumista contemporánea: el deseo. En su individualidad el sujeto deseante cree que obedece a sus propios deseos, cuando en realidad no es así, se encuentra preso en el deseo del Otro que busca homogeneizar y estandarizar. Esto es provocado porque la sociedad consumista posmoderna ha creado toda una ideología de “consumir para ser”, dentro de esta las subjetividades se van diluyendo; el sujeto no se encuentra a si mismo ni encuentra a los otros. Poco a poco todos aquellos que pudieron haberse colocado como alteridades y como diferentes han sido borrados. Si antes la represión bloqueaba el acceso del deseo ahora dicha evitación viene dada por la anulación de los otros. Esto genera la supresión del hombre como sujeto individual y lo convierte en un sujeto social atrapado en el discurso del consumo, su comparación frente a un otro no es posible y se ve en la necesidad de consumir para identificarse, le coloca entonces su “identidad” a la mercancía que adquiere y sin percatarse esa misma mercancía lo marca también a él.

Vemos entonces una nueva forma de control social. Si anteriormente se excluía y segregaba a aquellos que iban en contra de los valores sociales – criminales, locos, enfermos… – ahora se les margina y se les prohíbe el reingreso a la sociedad de consumo. Esos nuevos individuos socialmente dañinos y potencialmente desestabilizadores son los pobres – aquellos incapaces de consumir – y los adictos – quienes solo consumen un tipo de mercancía –. Junto con todo esto se encuentra también el desarrollo de falsas necesidades que son luego traducidas como deseo. La sobreestimulación de la que es presa el sujeto lo hace propenso a no poder satisfacerse, sus necesidades son artificialmente creadas y nada lo llena. Todo lo que adquiere es para personalizarlo, para extender ahí su subjetividad, para intentar completarse al momento de vaciarse en los objetos; de ahí la infatigable e indomeñable dialéctica del consumismo. Dentro de su malestar el sujeto deseante ha sido seducido por la idea de que puede acceder a la felicidad consumiendo. Se encuentra constitucionalmente insatisfecho y ante eso es bombardeado por ofertas simbólicas que pretenden ser reales; el consumo funciona entonces como una queja o una enfermedad autocurable que sanará al consumir algo. Dicho sujeto pasará toda su vida deseando y consumiendo atravesado por un deseo que le es ajeno pero cómodo ya que le provee la certeza de algún día poder llegar a la felicidad. Como conclusión se puede decir que la sociedad de consumo es constitucional de ideologías, no de subjetividades, el sujeto adopta esas formas sin cuestionarlas pero entonces pierde su deseo dentro del deseo del Otro – un deseo estandarizado y homogeneizado – que se le aparece como la opción única para lograr su identificación. El sujeto es poco a poco orillado a consumir para ser, cobijando dicha doctrina bajo el engaño de la personalización de las mercancías adquiridas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->