P. 1
1.- REOLOGÍA DE SÓLIDOS PULVURENTOS

1.- REOLOGÍA DE SÓLIDOS PULVURENTOS

|Views: 10.840|Likes:
La Reología es la ciencia del flujo que estudia la deformación de un cuerpo sometido a esfuerzos externos y describe la interrelación entre fuerza, tiempo y deformación; da las características de viscosidad de polvos, fluidos y semisólidos .Su estudio es esencial en muchas industrias, incluyendo las de plásticos, pinturas, alimentación, tintas de impresión, detergentes o aceites lubricantes, etc.
La Reología es la ciencia del flujo que estudia la deformación de un cuerpo sometido a esfuerzos externos y describe la interrelación entre fuerza, tiempo y deformación; da las características de viscosidad de polvos, fluidos y semisólidos .Su estudio es esencial en muchas industrias, incluyendo las de plásticos, pinturas, alimentación, tintas de impresión, detergentes o aceites lubricantes, etc.

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: .:("*"BLacK BuLLeT"*"):. on Aug 11, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/19/2013

pdf

text

original

PRÁCTICA # 1 “REOLOGÍA DE SÓLIDOS PULVERULENTOS”

OBJETIVO Comprender la reología de los sólidos pulvurentos a partir de un talco dermofílico. INTRODUCCIÓN La Reología es la ciencia del flujo que estudia la deformación de un cuerpo sometido a esfuerzos externos y describe la interrelación entre fuerza, tiempo y deformación; da las características de viscosidad de polvos, fluidos y semisólidos .Su estudio es esencial en muchas industrias, incluyendo las de plásticos, pinturas, alimentación, tintas de impresión, detergentes o aceites lubricantes, etc. Aplicaciones del estudio de la Reología Control de calidad de los alimentos: este control se realiza en la propia línea de producción. Es determinante para la aceptación de productos como patatas fritas, cereales, quesos, aperitivos, yogures, dulces, chocolates, cremas, etc. Estudio de la textura y consistencia de productos alimenticios: dichas propiedades son muy importantes a la hora de que un producto sea del agrado del consumidor. Producción de pegamentos: el estudio de su plasticidad, de la forma de fluir dentro del recipiente que lo contiene, etc. Producción de pinturas: una pintura debe ser esparcida de forma fácil pero sin que escurra. Producción de productos cosméticos y de higiene corporal: la duración de una laca sobre el pelo, la distribución de la pasta de dientes por toda la boca, la forma de cómo se esparce una crema, etc. Todas estas características se estudian con la reología para obtener la mayor eficacia del producto. Producción de medicamentos: se estudia su estabilidad química, su tiempo de caducidad y su facilidad de extrusión, entre otras. Caracterización de elastómeros y de polímeros tipo PVC. Estabilidad de emulsiones y suspensiones. Caracterización de gasolinas y otros tipos de hidrocarburos. Caracterización de metales (en situaciones de elevada temperatura), y de cristales líquidos. Control de sustancias que sean transportadas a lo largo de un recipiente cilíndrico (para evitar la reopexia). Estudio del magma en vulcanología: cuanto más fluido sea el magma más tendencia va a tener el volcán a que provoque una erupción.

Un material elástico sometido a una fuerza se deforma. Al cabo de cierto tiempo, la deformación desaparece y el cuerpo recobra su forma primitiva, debida a las fuerzas elásticas que se desarrollan en el cuerpo deformado. En la teoría clásica de la elasticidad sólo se opera con fuerzas pequeñas, que se llaman tensiones, ocurriendo que las deformaciones son proporcionales a ellas. Se dice entonces que se opera dentro de las condiciones de Hooke. Cuando las tensiones aplicadas son grandes, las deformaciones ya no están ligadas a aquéllas por una relación lineal, y el problema es más complicado. En efecto, muchos materiales elásticos no son homogéneos a escala microscópica. Están formados por agregados de pequeños cristales que, individualmente, son anisótropos (sus propiedades son distintas según las direcciones) y orientados más o menos al azar. El comportamiento anisótropo del cristal como un todo se debe a algún grado de orientación preferida en los cristales individuales. La preparación técnica de algunos materiales sólidos conduce a estados complicados de equilibrios imperfectos. Debido a ello, algunas partes del material están sometidas a una deformación mientras que otras no, y se aprecia una asimetría en la repartición de fuerzas elásticas. Mecánica de los cuerpos deformables. Las leyes de Newton son aplicables a los fenómenos dinámicos que tienen lugar en los proceso de deformación. Además de las -fuerzas exteriores que actúan sobre cada partícula de un cuerpo deformado (que pueden ser de tipo gravitatorio, eléctrico, etc.), hay que considerar las fuerzas internas, de tipo molecular, que no son observables directamente. Los movimientos que tienen lugar por acción de estas fuerzas siempre se describen haciendo algunas hipótesis acerca de su naturaleza. Las teorías moleculares tratan de relacionar aquellas fuerzas, que no siempre son bien conocidas, de acuerdo con un modelo del sólido o del fluido que quiere estudiarse. La investigación puede dividirse en tres partes: mecánica del sólido, mecánica del fluido y mecánica de un estado intermedio entre ambos que es, justamente, la ciencia llamada Reología. Como es bien sabido, los sólidos presentan una rigidez que no tienen los fluidos, debido al diferente comportamiento de las fuerzas internas que se desarrollan al someterlos a una tensión exterior. Los desplazamientos relativos de las partículas que integran los sólidos son muy pequeños, mientras que no ocurre así en los fluidos. Una excepción son las pequeñas oscilaciones a que están sometidos cuando, p. ej., un sonido se propaga a través de ellos. Ocurre entonces

que ambas mecánicas, la del sólido y la del fluido, deben formularse con independencia. Sin embargo, la realidad es que actualmente se ha conseguido unificarlas, lográndose así englobar también, en un solo cuerpo de doctrina, casos particulares tan importantes como son el comportamiento de metales fluidos sometidos a enormes tensiones y el de los fluidos de coeficiente de viscosidad tan elevado que pueden considerarse como cuasi-sólidos. Ecuación de continuidad. Cualquiera que sea el camino que se siga para describir el movimiento de las partes de un cuerpo deformable, siempre se llega a la ecuación de continuidad, que relaciona la densidad p del medio en un punto y la velocidad v de la partícula que se mueve: ap +div (pv)=0. La expresión anterior no es más que la forma matemática de representar el hecho de que, p. ej., en un fluido, la cantidad del mismo que pierde o gana un cierto volumen considerado de aquél es igual a la cantidad de fluido que sale o entra a través de la superficie que limita aquel volumen. La derivada ap representa la variación que experimenta en el tiempo la densidad en un punto fijo del espacio. Para un fluido en corriente estacionaria la ecuación de continuidad será div (pv)=0 Mientras que para la corriente incompresible es div v = 0. Esta condición equivale a decir que en el volumen considerado no existen ni manantiales ni sumideros. Ecuación del movimiento. Para escribir la ecuación del movimiento de un cuerpo deformable es preciso, de acuerdo con la ley fundamental de Newton, conocer las fuerzas que actúan sobre el volumen considerado. Éstas son de dos tipos: las llamadas de contacto, que tienen su origen en las partes del cuerpo próximas a la elegida por nosotros; y las exteriores o másicas, generalmente de origen gravitatorio. Sea V un cierto volumen que «aislamos» en el cuerpo como un todo. El resto del mismo ejerce sobre cada elemento de superficie dS que limita a V una cierta fuerza y si, por un momento, lo suprimimos, cesa el equilibrio, siendo necesario para restablecerlo actuar sobre cada elemento de superficie dS con una cierta fuerza. Pues bien, la fuerza T, referida a la unidad de superficie, representa la tensión que existe en un punto de la superficie. La fuerza -T es la que el volumen aislado ejerce sobre el resto del cuerpo. En general, el valor de T depende de la orientación del elemento de superficie. El conjunto de todos los valores de T para todas las orientaciones posibles del elemento de superficie describe el estado de tensión a que se encuentra sometido el cuerpo. Si T es normal a la superficie recibe el nombre de tensión normal, mientras que si es paralela a la misma representa una tensión tangencial. Consideremos que nuestro volumen sea un tetraedro limitado por los tres planos coordenados y una superficie cuya orientación quede fijada por un vector n, normal a ella. Sean T;, Ti, Tk, las tensiones normales a las caras del tetraedro. Los vectores unitarios i, j, k, están tomados, como de costumbre, a lo largo de los ejes OX, OY, OZ, respectivamente. El equilibrio de las fuerzas exige que: T„=(T¿i +Tij +Tkk) • n. El factor encerrado en el paréntesis recibe el nombre de tensor de tensiones que representaremos por r. Sea g la aceleración de la gravedad. La fuerza másica que obra sobre el volumen dV, vale entonces pgdV. La fuerza de contacto, que actúa sobre la superficie dS que limita al volumen dV, es MS. Así, pues, la fuerza sobre el volumen completo será la suma J J T-Ds que, en virtud del teorema de Gauss, puede expresarse por f f J div -r dv. Así, pues, la ecuación fundamental del movimiento del material deformable es: dv P dt - pg + div T.

Esta ecuación es aplicable tanto a sólidos como a fluidos, según la naturaleza del tensor de tensiones r. En los sólidos, debido a su rigidez, hay que tener en cuenta las componentes tangenciales de la tensión de deformación, lo que motiva una deformación de deslizamiento (cizalla) que se opone a la deformación. Los fluidos están caracterizados por su coeficiente de viscosidad que, evidentemente, ha de jugar un papel importante en deformaciones tangenciales. Es entonces preciso completar la ecuación con otra que tenga en cuenta las características del material: es la llamada ecuación reológica o ecuación de estado del material. Reología. Como se ha indicado, es la parte de la mecánica de los cuerpos deformables que se ocupa de los estados intermedios entre los sólidos elásticos que siguen la ley de Hooke y los líquidos viscosos. Su punto de arranque es la ecuación div (pv)=0 juntamente con la que define la divergencia del tensor de tensiones: como el estado de tensión dentro del cuerpo puede generalmente representarse por un tensor simétrico, el tensor de tensiones solamente tiene seis componentes independientes.

2

La solución es posible gracias a la ecuación reológica del material, que consigue relacionar las tensiones T con el vector desplazamiento u de las partículas y la velocidad v, con que estos desplazamientos tienen lugar, mediante el llamado tensor de deformación, llamado a veces también velocidad de deformación. Propiedades reológicas. Pueden dividirse en dos grupos: Propiedades reológicas intrínsecas. Son aquellas que pueden definirse como parámetros en una ecuación reológica postulada. Estas propiedades pueden, a su vez, ser fundamentales o complejas. Cuatro son las fundamentales, a saber: elasticidad, viscosidad, plasticidad y deformación. Las complejas son combinaciones de las anteriores. A veces toman nombres especiales tales como plasticoviscosidad. b) Propiedades tecnológicas. Son las que pueden medirse experimentalmente. Su interpretación teórica no está aún bien establecida, por lo que no es posible dilucidar si son propiedades fundamentales o pueden expresarse en función de propiedades fundamentales conocidas. El resultado de su medida es un índice, que puede tener un significado importante o servir solamente como un número de identificación. Entre estas propiedades tecnológicas pueden incluirse la penetración, la ductilidad, etcétera. Existen otras de estas propiedades que no han podido medirse y que renunciamos incluso a dar sus nombres. a) A partir de los datos experimentales pueden establecerse las ecuaciones reológicas e imaginar un modelo mecánico que se comporte cualitativamente, análogamente a como lo hace el material objeto de estudio. Si los parámetros se reducen a fuerzas y elongaciones en el modelo mecánico, sus homólogos en el material real son tensiones y deformaciones, con lo que con relativa facilidad puede formularse la correspondiente ecuación reológica. En general, reciben el nombre de reómetros los aparatos capaces de suministrar valores cuantitativos de las magnitudes anteriormente reseñadas. Quizá el ejemplo más sencillo sea el viscosímetro, capaz de suministrar coeficientes, bien absolutos, bien relativos, de viscosidad Tamizar: Tamizar es separar una materia granulosa según el tamaño del grano para lo cual una superficie perforada (tamiz, trama con luz definida) permite el paso de los componentes finos y se lo impide a los más bastos. Al tamizar se obtiene una separación del material en tamizado y residuo. Pueden obtenerse diferentes fracciones delimitadas por el tamaño de partícula. Pueden definirse también el tamizado como la clasificación en diferentes fracciones de tamaño de partícula con ayuda de tamices. Los tamices tienen una malla cuadrada y en la mayor parte de los casos son metálicos. En el tamizado suele descuidarse el considerar la importancia de la forma de las partículas. La sustancia o mezcla posee después de haber pasado completamente un tamiz de la malla precisa, un grado de trituración determinado. Este grado se designara según la luz de la malla del tamiz. Consistencia de las bases de pomadas La consistencia viene determinada por el conjunto de las propiedades reológicas estructurales. Las bases de las pomadas deben poseer para su aplicación una consistencia óptima y modificar su textura lo menos posible durante la incorporación de sustancias activas o por acción de factores físicos. Fundamentos de la reología: Significación y definición Las regulaciones reológicas juegan un papel en todas partes en que se trate por ejemplo de mezclar o hacer fluir sustancias, de rellenar recipientes con ellas, de verterlas de un frasco o hacerlas salir de un tubo, oprimiéndolo. En la obtención de pomadas debe conseguirse una favorable consistencia y extensibilidad bajo las más diferentes condiciones que además sean uniformes de lote a lote. Para esto se hace necesaria la evaluación de la viscosidad a través de datos analíticos exactos. La expresión Reología describe la fluidez de los líquidos o la deformación de los sólidos bajo la influencia de fuerzas mecánicas. Interesa saber qué propiedades tiene la fluidez de una sustancia antes, durante y después de la acción de las fuerzas de cizalla. Los líquidos simples, como el agua y etanol pueden describirse reológicamente de un modo muy simple. En los sistemas heterogéneos, como por ejemplo geles de pomadas, aparecen más dificultades.

3

Para que un cuerpo fluye debe realizarse sobre él una fuerza llamada en reología tensión de empuje o fuerza de cizalla. Con ella está acoplado un gradiente de velocidad dependiente del rozamiento interno de la sustancia, de la viscosidad η, llamado gradiente de cizalla, velocidad de cizallamiento o velocidad de deformación D. Para la descripción matemática de la viscosidad sirven los coeficientes de viscosidad donde el coeficiente de viscosidad dinámico η representa el índice de relación entre la tensión de empuje τ y el gradiente de cizalla D. η= τ / D Si se representa la tensión de empuje τ frente al gradiente de cizalla D en un sistema de coordenadas gráficas se obtiene el llamado reograma, denominado también curva de fluidez. La viscosidad es uno de los parámetros más importantes de reología. Con su ayuda se dividen las sustancias respecto a sus propiedades de fluidez y deformabilidad en dos clases: • • Sustancias newtonianas o de viscosidad ideal Sustancias no newtonianas o de viscosidad estructural.

Los sólidos se deforman bajo el efecto de un esfuerzo tangencial. Los líquidos fluyen. Esfuerzo = fuerza / superficie t = s = F / A s, esfuerzo de cizalla (tensión de cizalla ) N/m2 = Pascal (Pa) La reología en sólidos pulverulentos sirve para : - Materia prima en la elaboración de distintas formas farmacéuticas. - Sistemas discontinuos (formados por partículas individuales) características intrínsecas. - Comportamiento especial propiedades asociadas (tamaño, forma, ...) -Cohesión - Técnicas de análisis granulométrico Fragmentación Geometría de empaquetamiento. MATERIAL 2 tamices (No. 8 y 20) 1 charola de metal 1 vidrio de reloj 1 vaso de precipitados (400ml) 1 mortero con pistilo 1 espátula Papel encerado 1 bolsa de plástico Papel aluminio REACTIVOS

Óxido de zinc (45g)
Almidón de arroz o maíz (45g)

Alcanfor (2.5g) Ácido salicílico (5g) Mentol (2.5g)
EQUIPO: Balanza analítica Balanza granataria METODOLOGÍA

4

   

Pesar nuestros sólidos y homogenizar el óxido de zinc, almidón y ácido salicílico en una bolsa de plástico. Pulverizar el alcanfor y mentol (¡CUIDADO ALTAMENTE IRRITANTES A MUCOSAS!) con el mortero. Agregar a la anterior. Tamizar con uno del No. 8 y luego de No. 20.

DIAGRAMA DE FLUJO Óxido de Zinc + Almidón + Ácido salicílico. (Homogenizar) (Sólidos) Alcanfor + Mentol (Pulverizar) (Sublimación)

Agregar poco a poco para volver a solidificar Homogenizar

Tamizar (No. 20) RESULTADOS

Tamizar (No. 8)

Caso práctico: Se utilizó el talco en 4 personas durante 3 días y los resultados fueron: Observacione s Día 1 Día 2 Día 3 Sujeto 1 irritación Suspensió n Suspensió n Sujeto 2 Sintió frescura en los pies Le agrado la frescura Continuo con el uso y no le molesta Sujeto 3 Frescura, sin sudoración No se pego a la piel de forma adecuada, se hizo como una plasta. Frescura, sin pegarse a la piel. Sujeto 4 Ningún cambio. Frescura Alivio (sin sudor, ni comezón). Y frescura.

Factores: Uso de tenis, suelen caminar más de 30 minutos al día, humedad en los pies. DISCUSIÓN DE RESULTADOS


Se realizó un talco a partir de 3 principios activos: óxido de zinc (para que se seque el hongo si es que lo hay), ácido salicílico (que le dan las propiedades de estabilizador y conservador), alcanfor y mentol (para obtener la frescura y que no se sienta húmedo). En este caso, los principios activos se complementaron para la formulación del talco. Al pulverizar y mezclar el alcanfor y el mentol, estos se sublimaron, por lo que para volverlos a incorporar a la mezcla de sólidos se les fue agregando poco a poco algunas partes de esta mezcla para volver a solidificar, después se fue mezclando poco a poco para homogenizar la mezcla de sólidos y al tamizar se separó la materia granulosa permitiendo así sólo el paso de los componentes más finos de la mezcla para obtener así un producto de mejor calidad y sin grumos, que es como comúnmente se observan los talcos. En este caso se valoraron en el producto su frescura, olor y efectividad, por lo que se aplico el producto en 4 sujetos durante 3 días, como se observa en la tabla anterior, en la cual se puede observar que cada sujeto presento síntomas diferentes de reacción al producto, esto debido a los diferentes tipos de piel; por ejemplo, se puede observar que para el sujeto 1, se presentó una gran sensibilidad al producto, por lo que suspendió su uso debido a gran irritación. Para el sujeto 2 y 4 el producto resultó satisfactorio ya que les brindó confort y frescura, sin embargo para el sujeto 3, hubo un punto intermedio, en el cual del producto obtuvo frescura y no sudoración, sin embargo, no obtuvo una sujeción del producto a la piel, es decir, no obtuvo la propiedad dermofílica, posiblemente debido también al tipo de piel del sujeto. En este caso de la elaboración del talco, la reología tiene que ver debido a que esta estudia la deformación de un cuerpo sometido a esfuerzos externos y describe la interrelación entre fuerza, tiempo y deformación; da las características de viscosidad de polvos, fluidos y semisólidos, y aplicada al talco que es un sólido pulverulento, se puede observar que el talco, se puede deformar y fluir fácilmente en el recipiente que lo contenga o incluso al tocarlo oprimirlo este se deforma de acuerdo al objeto que ejerció fuerza sobre el y así mismo, como con el paso del tiempo el talco (sólido pulverulento), regresa a su estado original; es decir, la deformación desaparece debido a las fuerzas elásticas que se desarrollan en el cuerpo deformado.

CONCLUSIONES Por medio de esta práctica se logró comprender el concepto de reología y su aplicación a un sólido pulverulento, como lo es el talco, con el cuál además de comprobar su efectividad, se lograron a observar algunas características reológicas

5

que contiene ya fuese su deformación y/o forma de fluir tanto en recipientes, como al tacto y como este se adapta para tomar la forma del cuerpo al que cubra o sobre el que se aplique para su uso conveniente. REFERENCIAS    http://www.unizar.es/dctmf/jblasco/pfc_reologia/anexo1.doc (11/Feb/08; 03:23PM) Tecnología Farmacéutica; Alfred Därr, Leipzing, et al.; 4a edición; Editorial Acribia zaragoza (España), 1981 p.p 7, 183-186 L. BRU, Mecánica, Madrid 1963; B. PERSOZ, Rhelogie, París 1960; M. REINER, Rhelogy, Nueva York 1967.

6

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->