Está en la página 1de 1

La tierra

La Tierra es el tercer planeta del Sistema Solar


(contando en orden de distancia de los ocho
planetas al Sol), y el cuarto de ellos de menor a
mayor. Está situada a unos 150 millones de
kilómetros del Sol. Es el único planeta en el que
hasta ahora se conoce la existencia de vida. La
Tierra se formó al mismo tiempo que el Sol y el
resto del Sistema Solar, hace unos 4570 millones
de años. El volumen de la Tierra es más de
un millón de veces menor que el Sol y la masa de
la Tierra es nueve veces mayor que la de su
satélite, la Luna. La temperatura media de la superficie terrestre es de unos 15 °C. En su
origen, la Tierra pudo haber sido sólo un agregado de rocas incandescentes y gases.

A la forma de la Tierra (entendida como la altura media del mar o que adoptaría el mar
en los continentes) se le denomina geoide. El geoide es una superficie similar a una
esfera achatada por los polos (esferoide). Su diámetro es de unos 12.700 km. Al
conjunto de disciplinas que estudian los procesos de diversas escalas temporal y
espacial que gobiernan este planeta se le llama geociencias o ciencias de la Tierra.

Véase también: Formación y evolución del Sistema Solar

El 71% de la superficie de la Tierra está cubierta de agua. Es el único planeta del


sistema solar donde el agua puede existir permanentemente en estado líquido en la
superficie. El agua ha sido esencial para la vida y ha formado un sistema de circulación
y erosión único en el Sistema Solar.

La Tierra es el único de los cuerpos del Sistema Solar que presenta una tectónica de
placas activa: Marte y Venus quizás tuvieron una tectónica de placas en otros tiempos
pero, en todo caso, se ha detenido. Esto, unido a la erosión y la actividad biológica, ha
hecho que la superficie de la Tierra sea muy joven, eliminando por ejemplo, casi todos
los restos de cráteres, que marcan muchas de las superficies del Sistema Solar.

La Tierra posee un único satélite natural, la Luna. El sistema Tierra-Luna es bastante


singular, debido al gran tamaño relativo del satélite.

Uno de los aspectos particulares que presenta la Tierra es su capacidad de homeostasis


que le permite recuperarse de cataclismos a mediano plazo.