P. 1
Climatizacion Hospital Aria Barcelona A5-1

Climatizacion Hospital Aria Barcelona A5-1

|Views: 1.985|Likes:
Publicado porpainecura

More info:

Published by: painecura on Aug 10, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

CRITERIOS DE DISEÑO DE SISTEMAS ELÉCTRICOS Y AMBIENTALES EN LAS ÁREAS DE RIESGO DE UN HOSPITAL: TENDENCIAS ACTUALES Y DE FUTURO.

Juan Gallostra Isern, Luis de la Torre Caballero y Javier Goiricelaya Massobrio, Grupo JG Ingenieros Consultores

© 2004 Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso del autor.

ÍNDICE
1. RESUMEN.................................................................................................................................................................... 4 2. INTRODUCCIÓN......................................................................................................................................................... 4 2.1 Riesgos desde el punto de vista ambiental: infecciones por vía aérea .................................................................... 4 2.2 Sistemas de control ambiental (climatización) e infecciones.................................................................................. 5 2.3 Filtración del aire.................................................................................................................................................... 6 2.4 Riesgos desde el punto de vista eléctrico................................................................................................................ 6 3. ÁREAS DE RIESGO DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL CONTROL AMBIENTAL........................................... 7 4. UNIDAD CLIMATIZADORA: SECCIONES Y CRITERIOS DE CONSTRUCCIÓN Y DISEÑO. ......................... 9 4.1 Tomas de aire exterior .......................................................................................................................................... 10 4.2 Mezcla de aire....................................................................................................................................................... 11 4.3 Recuperación de calor........................................................................................................................................... 11 4.3.1 La gestión energética en el hospital .............................................................................................................. 11 4.3.2 Reducción de caudal de aire (VAV por horario)........................................................................................... 11 4.3.3. Estrategias de recuperación de calor “aire-aire” .......................................................................................... 12 4.3.4 Enfriamiento gratuito por aire exterior ......................................................................................................... 12 4.4 Baterías de frío y calor.......................................................................................................................................... 13 4.5 Batería de precalentamiento.................................................................................................................................. 13 4.6 Batería de refrigeración ........................................................................................................................................ 13 4.7 Ventilador de impulsión........................................................................................................................................ 14 4.8 Humectadores ....................................................................................................................................................... 15 4.9 Atenuación acústica .............................................................................................................................................. 16 5. FILTRACIÓN ............................................................................................................................................................. 16 5.1 Primer nivel de filtración (prefiltración)............................................................................................................... 16 5.2 Segundo nivel de filtración ................................................................................................................................... 17 5.3 Tercer nivel de filtración....................................................................................................................................... 17 5.4 Filtros de gases: .................................................................................................................................................... 18 5.5 Filtros en la descarga del aire al exterior .............................................................................................................. 18 6. CONDUCTOS............................................................................................................................................................. 18 7. DIFUSION DE AIRE EN SALAS.............................................................................................................................. 19 7.1 Flujo turbulento .................................................................................................................................................... 20 7.2 Flujo laminar......................................................................................................................................................... 21 8. SISTEMAS DE REGULACION................................................................................................................................. 21 8.1 Alternativas en sistemas de climatización: ........................................................................................................... 21 8.2 Control de caudal de aire ...................................................................................................................................... 22 8.3 Control de presión diferencial............................................................................................................................... 22 8.4 Controles de Temperatura..................................................................................................................................... 23 9. ESQUEMAS TIPO DE UNIDADES CLIMATIZADORAS...................................................................................... 24
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

2

9.1 Tipo 1: climatizadores higiénicos para locales clase 1, con recirculación de aire ................................................ 24 9.2 Tipo 2: climatizadores higiénicos para locales clase 1, sin recirculación de aire ................................................. 25 9.3 Tipo 3: climatizadores convencionales para locales clase 2, sin recirculación de aire ......................................... 26 9.4 Tipo 4: climatizadores convencionales para locales clase 2, con recirculación de aire ........................................ 26 10. INSTALACIONES ELECTRICAS: INFRAESTRUCTURA .................................................................................. 27 10.1 Centro de Transformación. ................................................................................................................................. 27 10.2 Grupo electrógeno .............................................................................................................................................. 28 10.3 Sistema de alimentación ininterrumpida............................................................................................................. 28 10.4 SAI dinámico ...................................................................................................................................................... 28 ESQUEMA ELÉCTRICO GENERAL INFRAESTRUCTURA DE SUMINISTRO..................................................... 29 11. POSIBLE CONFIGURACIÓN DE LOS SISTEMAS ELECTRICOS.................................................................... 30 11.1 Doble acometida en alta tensión. ........................................................................................................................ 30 11.2 Suministro normal y suministro complementario duplicado mediante grupos ................................................... 30 11.3 Suministro normal y suministro complementario de reserva mediante grupos .................................................. 30 11.4 Suministro permanente mediante sistemas de alimentación ininterrumpida ...................................................... 30 12. CONFIGURACIONES ESPECIALES EN ÁREAS DE RIESGO ........................................................................... 31 12.1 Sistema de alimentación ininterrumpida............................................................................................................. 31 12.2 Conceptos de seguridad en el control de líneas eléctricas .................................................................................. 32 ESQUEMA ELÉCTRICO QUIRÓFANO CON SAI CENTRALIZADOESQUEMA ELÉCTRICO QUIRÓFANO CON SAI LOCAL .................................................................................................................................. 37 ESQUEMA ELÉCTRICO QUIRÓFANO CON SAI LOCAL ....................................................................................... 38 13. CRITERIOS DE DISEÑO DE SALAS ESPECÍFICAS ........................................................................................... 39 13.1 Quirófanos .......................................................................................................................................................... 39 13.2 Unidad de Cuidados Intensivos .......................................................................................................................... 41 13.3 Urgencias ............................................................................................................................................................ 41 13.4 Áreas de tratamiento ........................................................................................................................................... 42 13.5 Áreas de diagnóstico........................................................................................................................................... 42 13.6 Laboratorios........................................................................................................................................................ 42 13.7 Hospitalización ................................................................................................................................................... 43 13.8 Fichas resumen de criterios de diseño ................................................................................................................ 44 14. CONCLUSIONES..................................................................................................................................................... 45 BIBLIOGRAFIA............................................................................................................................................................. 47 ANEXO 1 : FICHA DEFINICIÓN INSTALACIONES CLIMATIZACIÓN EN LOCALES HOSPITALARIOS CRÍTICOS....................................................................................................................................... 48 ANEXO 2 : FICHA DEFINICIÓN INSTALACIONES ELECTRICIDAD EN LOCALES HOSPITALARIOS CRÍTICOS....................................................................................................................................... 56

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

3

1. RESUMEN Se presentan en la ponencia la posible influencia de las instalaciones eléctricas y de climatización como factores de riesgo sobrevenido en las áreas críticas hospitalarias. Son áreas críticas aquellas en las que el paciente está más expuesto a peligros añadidos. En estas áreas es esencial controlar los riesgos asociados a la instalación eléctrica (fallos de suministro ó defectos a tierra), y a la instalación de climatización (medio de propagación y crecimiento de contaminantes que se transmiten por vía aérea). Se presentan los criterios de diseño de los diferentes componentes del sistema de climatización: unidad climatizadora, sistema de filtración, red conductos y difusores, elementos de regulación. Se presentan también cuatro esquemas tipo posibles de unidades climatizadoras a emplear en estas áreas de riesgo. Respecto a la instalación eléctrica, se presentan los criterios concretos de planteamiento de las infraestructuras de suministro, desarrollando especialmente el apartado referente a los sistemas de alimentación ininterrumpida. También se comentan los criterios actuales y de futuro respecto a los sistemas de transformadores separadores y de vigilancia de defectos de aislamiento. La ponencia se completa con un conjunto de criterios de diseño concretos para diferentes áreas hospitalarias de riesgo, y unas fichas resumen de datos para las instalaciones de electricidad y climatización aplicables a estas áreas de riesgo en hospitales. 2. INTRODUCCIÓN Dado que en un hospital se diagnostican y tratan enfermedades, se podría considerar que todas las áreas del hospital son áreas de riesgo, pues en todas las áreas se tratará con enfermos en mayor o menor grado. De un modo más estricto, podemos definir las áreas de riesgo en un hospital como aquellas en las que el paciente está en una situación más expuesta a peligros añadidos a su condición de enfermo, peligros que pueden ser debidos a condiciones ambientales no adecuadas a su situación de bajo nivel de defensas (riesgo desde el punto de vista ambiental), o por defectos de funcionamiento en la instalación eléctrica que alimenta a los equipos de electromedicina con los que se diagnostica y trata al paciente (riesgos desde el punto de vista eléctrico). Se trata pues de identificar estos riesgos y ver la manera en que actualmente se está trabajando para controlarlos o eliminarlos, y apuntar tendencias de futuro en el diseño de las instalaciones técnicas que intervienen en estas áreas. 2.1 Riesgos desde el punto de vista ambiental: infecciones por vía aérea Un reciente estudio realizado en Inglaterra estima que cada año mueren alrededor de 5.000 personas en el Reino Unido debido a infecciones adquiridas en los hospitales.
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

4

Generalmente se asocian las infecciones adquiridas en el hospital al contacto entre los pacientes y el personal, pero existe una evidencia cada vez mayor de que algunas de las infecciones pueden transmitirse por vía aérea. Para conocer el papel que tiene el diseño de un sistema ambiental en el control de las infecciones hay que conocer cómo es el proceso de adquirir una infección en heridas abiertas o por vía respiratoria. No todas las partículas que se encuentran en el ambiente son partículas viables o infecciosas, y las partículas infecciosas tampoco tienen porqué causar necesariamente infecciones. Para que las partículas patógenas causen una infección, deben encontrase en una elevada concentración y además deben vencer al sistema inmunológico defensivo del paciente. Este proceso se puede representar por la relación de la fuerza biológica de infección (Heirholzer, 1993):

Infección = Dosis · Emplazamiento · Virulencia · Tiempo Nivel de defensa del paciente

Esta relación establece que las partículas infecciosas presentes en el aire deben serlo en una concentración igual o superior a la dosis de infección, durante un periodo de tiempo suficiente en un paciente adecuado para que se produzca una colonización hasta el punto de que se inicie la infección. Esta infección puede entonces derivar en una enfermedad, o no. 2.2 Sistemas de control ambiental (climatización) e infecciones El sistema de climatización puede influir en los parámetros biológicos de infección de la anterior relación. Afecta a la dosis de infección, ya que permite controlar la concentración de partículas infecciosas, y al tiempo de exposición porque reduce la “edad” media del aire presente en un espacio. Asimismo, los sistemas de climatización pueden ser en sí mismos una fuente de partículas infecciosas, pues si bien no son el origen de patógenos, sí pueden convertirse fácilmente en espacios para el crecimiento y desarrollo de los mismos. Por ello deben estar diseñados para evitar que se conviertan en espacios de crecimiento de microorganismos que luego pueden ser dispersados por vía aérea. En el diseño del sistema de climatización se deben evitar espacios en los que se pudiera dar la acumulación de humedad y nutrientes para las partículas infecciosas. Por ejemplo: especialmente peligrosas son las baterías de refrigeración situadas en habitaciones de pacientes, en las que se enfríe el aire por debajo del punto de rocío, pues en ellas se dará una mezcla de la humedad que se condense con el polvo que se recoja.
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

5

2.3 Filtración del aire Dentro de un área de riesgo puede producirse una transmisión de sustancias patógenas que viajarían de una persona a otra persona, o del ambiente a una persona, que pueden llegar a depositarse en heridas abiertas o en las vías respiratorias. Las partículas que penetran las vías respiratorias se podrán depositar en la parte alta (más externa) o la parte baja (más interna) de las vías. Las membranas de la parte baja de las vías respiratorias son más sensibles (menos protegidas) que las de la parte alta. Una determinada partícula tenderá a depositarse en las vías altas o bajas en función, en gran parte, de su tamaño. Las partículas con diámetros entre 0,2 y 5,0 micras tenderán a depositarse preferentemente en las vías bajas (Morrow, 1980). En este rango de tamaños están partículas infecciosas, como los streptococos, antrax, aspergillus, difteria, tuberculosis. La adecuada filtración del aire circulado por las áreas de riesgo del hospital es clave para retener las partículas potencialmente causantes de infecciones en los pacientes. Los equipos de filtración deberán estar diseñados para capturar, entre otras, partículas suspendidas en el aire de los siguientes tamaños:

PARTÍCULAS EN EL AIRE Virus Bacterias Moho Esporas Polen Polvo fino Polvo atmosférico Humo de tabaco Filtros Comunes Filtros Alta eficiencia

TAMAÑO µm 0,003 - 0,07 0,3 - 30 4-9 10 - 30 10 - 100 0,5 - 5 0,001 - 20 0,01 - 1 1 - 100 0,001 - 5

2.4 Riesgos desde el punto de vista eléctrico Las instalaciones eléctricas tienen cada vez más importancia en los centros sanitarios, debido al constante aumento de equipos médicos alimentados eléctricamente (equipos de electromedicina), que han permitido mejorar enormemente las técnicas de diagnóstico (sistemas de diagnóstico por imagen), tratamiento (hemodiálisis, radioterapias) e intervención (operaciones de cirugía no invasiva). La importancia de controlar los riesgos eléctricos es pues cada vez mayor. Se pueden distinguir dos posibles tipos de riesgo eléctrico: el asociado al mal funcionamiento de 6

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

algún equipo, que pudiera influir en otros equipos, y el derivado de la falta momentánea o prolongada del propio suministro. Para controlar el primer grupo de riesgo se preverán sistemas de red equipotencial, transformadores de aislamiento, separaciones de circuitos, etc. Para reducir o incluso eliminar el segundo grupo de riesgo se diseñarán los suministros eléctricos con la adecuada redundancia de equipos en media tensión (acometidas, transformadores), y baja tensión (grupos electrógenos, sistemas de alimentación ininterrumpida).

3. ÁREAS DE RIESGO DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL CONTROL AMBIENTAL La norma UNE 100713:2003 clasifica en dos grupos los locales del hospital según las exigencias higiénicas con respecto a la existencia de gérmenes en el aire impulsado y en el ambiente: Clase de local 1 : locales con exigencias muy elevadas Clase de local 2 : locales con exigencias habituales

Entendemos que las áreas de riesgo del hospital serán tanto las de clase 1 como las de clase 2. Quedarían en el hospital otras áreas que no serían consideradas de riesgo, como pueden ser las zonas administración, vestuarios, cafetería. Así según la norma, dentro de las áreas exploración y tratamiento, los quirófanos y sus dependencias adyacentes están clasificados como locales de clase 1. En la zona de partos, los paritorios son de clase 1 mientras que los pasillos adyacentes son de clase 2. En la zona destinada a endoscopias la norma distingue entre salas de artroscopia, toroscopia, etc. que clasifica como clase 1, y salas de exploración aséptico y séptico, que junto con los pasillos, tienen un nivel de exigencia higiénica de clase 2. Las zonas destinadas a fisioterapia y el resto de áreas de exploración y tratamiento de un hospital, son clasificadas según la norma como locales de clase 2.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

7

Dentro del área de cuidados intensivos, en la zona destinada a medicina intensiva, las habitaciones con camas (incluso eventual antesala) para pacientes infecciosos son locales de clase 1, mientras que las habitaciones para el resto de pacientes, la sala de urgencias y los pasillos son de clase 2. Las habitaciones con camas y salas de emergencia de la zona de cuidados especiales serán de clase 1, los pasillos de esta zona son de clase 2. Las habitaciones, locales y pasillos adyacentes de las zonas de cuidados de enfermos infecciosos, cuidados prematuros y cuidados de recién nacidos, son todas de clase 2, así como el reto de áreas del área de cuidados intensivos. Dentro de las zonas de suministro y eliminación, en el área de farmacia, los locales estériles son de clase 1, y los pasillos adyacentes de clase 2. En el área de esterilización la norma clasifica las zona parte sucia, parte limpia como locales de clase 2, mientras que la zona limpia después de esterilización y al almacén de material estéril están clasificados como locales de clase 1. Como se verá a continuación, las características ambientales y los criterios de diseño de la instalación de climatización de los diferentes locales de riesgo de un hospital dependerán de la clase de local a la que pertenezcan. El objetivo de las instalaciones de climatización en estas zonas será reducir el riesgo de contagio debido a la presencia de patógenos en el aire, para lo que se buscará reducir la concentración de posibles patógenos en el ambiente (por renovación de aire, por control de presiones relativas y por filtración adecuada) y evitar la proliferación de los mismos patógenos en distintos puntos de la propia instalación de climatización (intercambiadores de frío, recorridos de conductos, compuertas de regulación). Se presentan a continuación criterios de diseño a tener en cuenta para conseguir los anteriores objetivos, aplicados a las siguientes partes de la instalación: unidad climatizadora y sus secciones sistemas de filtración del aire redes de conductos difusores sistema de regulación y control 8

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

4. UNIDAD CLIMATIZADORA: CONSTRUCCIÓN Y DISEÑO.

SECCIONES

Y

CRITERIOS

DE

La unidad climatizadora tiene como función “preparar” el aire que va a ser distribuido en el interior del área de riesgo. Por esta razón la unidad climatizadora es un componente crítico del sistema de climatización de un área de riesgo dentro de un hospital, ya que debe garantizar unas condiciones térmicas adecuadas, así como un alto nivel de higiene (la unidad climatizadora es también un foco potencial de contaminación del área alimentada). Anteriormente, en áreas de riesgo como por ejemplo los quirófanos, se alimentaban varios quirófanos mediante una misma unidad climatizadora seguida de cajas de mezcla de aire. Hoy en día, se instala una unidad climatizadora independiente para cada área de riesgo a tratar. Así, se consigue que las operaciones de mantenimiento sean mucho más sencillas ya que se pueden realizar sobre cada unidad individualmente, sin tener que dejar sin servicio las demás áreas, en caso de una avería o de la aparición de un foco infeccioso. El lugar de ubicación de las unidades climatizadoras debe estar próximo a las salas que van a tratar, para que el recorrido de los conductos de aire desde el climatizador hasta la sala sea lo más corto posible. De esta forma se minimizan las pérdidas de carga y los costes de la instalación. Las unidades climatizadoras deben instalarse en el interior de una sala técnica o bien a la intemperie, en una zona de fácil acceso para las operaciones de mantenimiento necesarias. En cuanto a su construcción general es importante tener en cuenta que no debe existir ningún aislamiento interior no protegido. Esto es especialmente necesario en zonas donde puede existir humedad, como la zona “aguas abajo” de las baterías de frío o de los humectadores. El sistema más correcto es el de utilizar una envolvente del tipo “sandwich” con doble pared metálica. Los equipos climatizadores deberán estar construidos de acuerdo con la norma UNE-EN 1886 (en lo que hace referencia a estanqueidad de equipos, puentes térmicos, etc.), y mantener unas elevadas características higiénicas: acabado interior y elementos internos en acero inoxidable, fácil acceso a cada una de sus secciones para limpieza, acabado interior de la cámara del ventilador con plancha lisa (no perforada), etc. La unidad climatizadora se compondrá de forma general de las siguientes secciones: a) Impulsión: Toma de aire Prefiltro Recuperador de calor Baterías de frío y calor Humectador Ventilador de impulsión Filtros de alta eficacia Silenciador 9

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

b) Extracción: Silenciador Filtros Ventilador de extracción Recuperador de calor

4.1 Tomas de aire exterior La correcta situación de las tomas de aire exterior es fundamental para mantener la pureza del aire en el interior de las áreas de riesgo de un hospital. No deben situarse cerca de potenciales fuentes de contaminación, como chimeneas de calderas o cocinas o tubos de escape de grupos electrógenos, extracciones de campanas de laboratorios, tuberías de ventilación de bajantes de saneamiento, torres de recuperación, aparcamientos y zonas de espera de ambulancias, muelles de carga. Asimismo, las tomas de aire exterior deben separarse de respecto al nivel del suelo y de las cubiertas o tejados, para no aspirar posible suciedad depositada en esto lugares. La norma UNE 100713:2003 establece las siguientes distancias mínimas entre las tomas de aire exterior y las posibles fuentes de contaminación:

Fuente de contaminación

Distancia mínima (m)

Lugar de circulación de vehículos 10,0 Cubiertas o tejados Terreno 2,5 2,5

Todas las tomas de aire exterior incorporarán lamas con perfil antilluvia y mallas antipájaros. La tendencia actual lleva a colocar compuertas de cierre estanco en las tomas de aire, para evitar cortocircuitos de aire que puedan reducir la calidad higiénica del aire necesaria en un área de riesgo. Estas compuertas aíslan el sistema en horas de no funcionamiento (si éste es intermitente).
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

10

4.2 Mezcla de aire En climas especialmente fríos, deberá cuidarse el diseño de la sección de mezcla de aire, para garantizar que ésta se produzca efectivamente, y no existan dos capas de aire diferentes que entren en el climatizador, una de ellas con aire a muy baja temperatura, que podrían dañar las baterías del equipo. 4.3 Recuperación de calor 4.3.1 La gestión energética en el hospital Según el Departamento de Energía de EE.UU. (1998), las instalaciones de tipo hospitalario consumen en promedio 2,7 veces más energía que los edificios de tipo comercial (oficinas). Es pues muy interesante estudiar soluciones de eficiencia energética, sin afectar o comprometer, por supuesto, los objetivos y funciones de tipo sanitario de estos edificios. Entre un 36% y un 46% de los costes anuales de energía de un hospital se deben a las instalaciones de climatización. Esto incluye la energía necesaria para ventilación, refrigeración y deshumidificación, así como el recalentamiento necesario para mantener las condiciones de confort. 4.3.2 Reducción de caudal de aire (VAV por horario) Se acepta en muchas situaciones la reducción del caudal total de aire en determinados espacios cuando se esté en periodos de no ocupación, siempre que se mantengan las condiciones de presión relativas a espacios adyacentes (VAV por horario). Esto es útil, por ejemplo, en los quirófanos. ASHRAE admite valores de hasta un 25% del caudal total requerido cuando el espacio está ocupado y en operación. En los espacios que estén ocupados permanentemente (urgencias, laboratorios y farmacias con funcionamiento continuado, unidades de cuidados intensivos, nurserías, etc.) o en aquellos espacios en los que la cantidad de aire requerida por refrigeración no es significantemente superior a los mínimos de caudal requeridos para la ventilación del local, no es lógico plantear estrategias de reducción de caudal de aire. Sin embargo, en espacios en los que: no se requiere una mínima renovación de aire, o están desocupados durante bastantes horas al día, o la cantidad de aire requerida por refrigeración es significantemente superior a los mínimos de caudal requeridos para la ventilación del local,

entonces tiene sentido aplicar sistemas de VAV para obtener reducciones importantes de consumo. Muchos espacios hospitalarios están en estas condiciones, como:
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

11

-

quirófanos y salas de post – operatorio salas de radiología, rayos – X, mamografías, medicina nuclear, scanners, ultrasonidos, PET salas de fisioterapia oficinas lavandería consultas externas salas de espera departamentos de mantenimiento

4.3.3. Estrategias de recuperación de calor “aire-aire” Debido a la gran cantidad de aire exterior que se precisa para cumplir normativas en las instalaciones sanitarias, las estrategias de recuperación de calor del tipo “aire-aire” suelen ser un sistema efectivo de reducción del consumo energético. Los sistemas de recuperación de calor son especialmente adecuados cuando se trate de instalaciones que funcionen en modo “todo aire exterior”, aunque sea en funcionamiento no continuado, o cuando sean instalaciones en funcionamiento continuado, aunque no sean con todo aire exterior. Existen cuatro sistemas que se pueden emplear: baterías de recirculación, intercambiadores de placas, sistemas “heat pipe” e intercambiadores de rueda entálpica. Para los locales con exigencias de higiene muy elevadas, clase 1, sólo serían adecuadas los sistemas de recuperación por baterías de recirculación (con bomba circuladora) o los sistemas “heat pipe” (por termosifón), por que son los que garantizan la total independencia entre los flujos de entrada y salida de aire. Para los locales clase 2, con exigencias de higiene normales, es preferible usar recuperadores entálpicos (temperatura y humedad) que los de placas, que sólo recuperan temperatura y tienen un rendimiento inferior. Respecto a los recuperadores entálpicos, es muy importante que se minimice la posibilidad de contaminación cruzada entre las corrientes de aire, y que el aire está correctamente filtrado. El aire exterior que entra en el recuperador debe ser impulsado por un ventilador en la entrada del recuperador, mientras que el aire viciado que se extrae debe hacerse con un extractor en el lado de salida del recuperador. De este modo, cualquier eventual fuga se daría desde el lado de aire exterior (presión positiva) hacia el lado de aire de descarga (presión negativa). Algunas normativas no permiten colocar estos equipos en sistemas de acondicionamiento de habitaciones de infecciosos.

4.3.4 Enfriamiento gratuito por aire exterior

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

12

En aquellos espacios en los que la cantidad de aire requerida por refrigeración es significantemente superior a los mínimos de caudal requeridos para la ventilación del local, es conveniente plantear sistemas de regulación de aire con enfriamiento gratuito por aire exterior, que permitan utilizar el aire fresco exterior directamente cuando las condiciones exteriores sean favorables. Esta situación sería por ejemplo la de las zonas de radiodiagnóstico convencional y por imagen, hospital de día médico, consultas externas, consultas externas. 4.4 Baterías de frío y calor En principio son necesarias las dos baterías, colocadas en serie, en primer lugar la de frío y en segundo lugar la de calor, para poder realizar funciones de deshumectación del aire exterior cuando las condiciones así lo requieran (la batería de frío deshumectaría mediante condensación de agua y a continuación la de calor recalentaría hasta la temperatura de impulsión de aire deseada). Otra configuración consiste en colocar tres baterías en lugar de dos, de forma que se tenga en serie una batería de precalentamiento, una de frío y otra de calor. Las caras anterior y posterior de las baterías deberán ser accesibles para su “peinado” y limpieza. Para ello será necesaria la previsión de paneles de acceso al climatizador. Las baterías no deberán estar muy próximas al ventilador del climatizador, pues esto podría provocar velocidades no homogéneas en el paso por baterías, produciéndose problemas de pérdida de rendimiento, arrastres de gotas ó peligro de congelación. Una velocidad muy elevada de paso de aire obligaría a colocar un separador de gotas de agua dentro del climatizador, fuente potencial de contaminación e infecciones. El bastidor debe estar fabricado en chapa de acero galvanizada. Los tubos normalmente son de cobre y aletas de aluminio. Cuando la unidad climatizadora esté instalada en ambientes en los que el aire pueda contener elementos químicos corrosivos (por ejemplo en ambientes marinos) las aletas serán de cobre. 4.5 Batería de precalentamiento Puede ser necesario colocar una batería de calentamiento previa a la batería de refrigeración en climas duros, donde el aire mezclado podría causar problemas de congelación en períodos invernales. 4.6 Batería de refrigeración La batería de refrigeración debe estar montada sobre una bandeja de recogida de condensados. La bandeja de recogida de condensados debería prolongarse unos 30 cm después del final de la batería, y tener una profundidad de unos 5 cm, con el tubo de recogida de condensados al mismo nivel que la base de la bandeja. Para evitar la entrada a través del desagüe de contaminantes sólidos, líquidos, o gaseosos que puedan contaminar
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

13

el aire, se debe instalar un sifón con un sello hidráulico de altura adecuada a la presión existente en la cámara de aire. El sifón no debe estar conectado directamente a la red de saneamiento general del edificio. Para poder desempeñar, además de la de refrigeración, la función de deshumectación, la batería debería disponer al menos de 4 filas de tubos. Como la batería estará casi permanentemente húmeda, es un foco de fijación de polvo y de crecimiento de microorganismos, por lo que es muy importante que se pueda acceder fácilmente a su limpieza. Por esta razón, si son necesarias más de 4 filas, se recomienda dividir la batería en dos secciones, con acceso intermedio para limpieza de ambas secciones, además de los accesos al inicio de la primera sección y detrás de la segunda sección. El espacio necesario entre baterías es de 60 cm. Para evitar el arrastre de gotas, la velocidad de paso del aire por la batería no debería exceder los 2,5 m/s.

4.7 Ventilador de impulsión Las características reales de presión-caudal de los ventiladores son normalmente diferentes de las expresadas en los catálogos. Debería comprobarse que el motor del ventilador será suficiente para garantizar la operación del ventilador dentro de una amplia zona de su curva de operación. Se recomienda el uso de ventiladores de impulsión del tipo de palas a reacción, ya que tienen un comportamiento más estable y permiten un funcionamiento a velocidad reducida (en condiciones de quirófano desocupado, por ejemplo). El ventilador debe colocarse entre el primer y segundo nivel de filtración. Debe tenerse en cuenta que el motor del ventilador de impulsión y las poleas de conexión son también potenciales fuentes de soporte y desarrollo de contaminantes. Aunque no es muy frecuente realizarlo, sería conveniente colocar el motor y correas en el exterior de la unidad de climatización, para evitar el riesgo de contaminación o infección dentro de la unidad. Los ventiladores deben ser seleccionados para una presión considerable, pues deben vencer la resistencia de las diferentes etapas de filtración. Esto hace que los ventiladores sean fuente de vibraciones y ruido. El ruido y las vibraciones se transmiten de dos maneras:
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

14

-

A través de las paredes del equipo. En este caso hay que prever los aislamientos necesarios en las paredes. Por la boca de impulsión o retorno a los conductos. Es necesario en este caso la colocación de “bafles” silenciadores. La norma UNE 100713, indica que se debe colocar el silenciador en el propio climatizador, antes de la segunda etapa de filtración.

4.8 Humectadores El humectador mantendrá las condiciones mínimas de humedad dentro de la sala. Es necesaria la colocación de un humectador por criterios de confort pero también por motivos de seguridad (evitar la aparición de electricidad estática). Es en las épocas de invierno cuando es necesaria la adición de humedad al aire exterior que introduciremos en las salas. Es necesario instalar humectadores de vapor, que introducen el vapor mediante una “lanza” inyectora, en lugar de humectadores de “placa húmeda”, formados por placas de celulosa recubiertas de sales antiincrustaciones (tipo nido de abeja), en los que la placa está empapada de agua que es recogida por evaporación por el aire que pasa. El uso de humectadores de vapor evita el problema de las zonas húmedas dentro del climatizador, mientras que los humectadores de “placa húmeda” favorecen la formación de hongos, algas y bacterias, por lo que se tienen que desinfectar regularmente y sustituirlos cuando se agota el recubrimiento. Como inconveniente, el sistema de humectadores de vapor conlleva un consumo energético muy superior al del humectador por panel celular. Se recomienda el uso de agua osmotizada para los humectadores de vapor, que puede obtenerse de otros servicios como la instalación general de vapor para la unidad de esterilización. En el caso de no disponer de una instalación de agua osmotizada es recomendable el uso de agua descalcificada. El humectador debe colocarse antes del segundo nivel de filtración y sobre la bandeja de condensados de las baterías. La mayoría de criterios establece un valor mínimo del 30% de humedad relativa en los espacios ocupados, con valores superiores en los espacios críticos. Debe evitarse que se produzca condensación del aire en la instalación de humectación, así como alcanzar valores de humedad relativa del aire superiores al 65%. En algunos locales críticos se debe asegurar un control más preciso de la humedad relativa ambiente, manteniéndolo en valores entre 45% y 55%. Cuando la cantidad de espacios a humectar es importante, es conveniente plantear soluciones de producción de vapor centralizadas (mediante calderas de vapor), frente a equipos autónomos de producción de vapor, accionados eléctricamente. Además de una inversión menor en la opción centralizada, existen ventajas adicionales: menores costes de explotación (por menor consumo eléctrico) y mantenimiento (por estar
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

15

los equipos centralizados), y una mayor fiabilidad global del sistema si se plantea la producción de forma redundante. 4.9 Atenuación acústica La construcción de unidades climatizadores en doble pared metálica no ayuda a la absorción del ruido generado. La cara metálica interior no permite el paso del ruido hacia el absorbente, y ayuda a dirigir este ruido hacia los conductos. Por este motivo, deberán preverse silenciadores en los conductos. Estos silenciadores deberán estar diseñados de forma que la superficie del material de absorción que esté en contacto con el flujo de aire sea lo más resistente posible a la abrasión. Así se evitará el posible desprendimiento de partículas del material de absorción. Estos silenciadores deberán tener la cara interior con chapa perforada (absorbente) pero protegida por láminas impermeables, de material plástico, que ofrecen un buen compromiso entre la atenuación que se consigue y la facilidad de limpieza y para evitar la germinación de organismos directamente en la fibra del silenciador. Estas láminas plásticas no reducen drásticamente el rendimiento de los silenciadores. Los silenciadores nunca deben colocarse después del tercer nivel de filtración.

5. FILTRACIÓN Parte esencial del proceso de “preparación” del aire que se realiza en la unidad climatizadora es la filtración del aire tratado. El aire exterior a introducir en la sala debe pasar por diferentes etapas de filtración para evitar el transporte de contaminantes al interior del local de riesgo. Asimismo, el aire de la sala que se lanza al exterior también debe pasar por un filtro para eliminar posibles contaminantes arrastrados desde la sala. Existen dos tipos de filtración del aire para eliminar contaminantes: los filtros de gases y los filtros de partículas. La filtración de partículas aire se divide en tres niveles: 5.1 Primer nivel de filtración (prefiltración) Se debe colocar un prefiltro dentro de la unidad climatizadora, en la entrada de aire o justo después de la sección de mezcla y antes de la sección de baterías. Se colocará en la toma de aire exterior cuando el conducto de aspiración tenga una longitud mayor a 10m. Los filtros que se utilizan son los filtros de partículas, también llamados filtros planos, que tienen una eficacia G4 (equivalente a un 30% dust-spot (polvo atmosférico)) y protegen así a la unidad climatizadora de pequeñas partículas sólidas. Normalmente son filtros desechables, en los que se debe incorporar sondas de presión diferencial que detectan cuando los filtros están sucios y se debe proceder a su sustitución.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

16

5.2 Segundo nivel de filtración Los filtros del segundo nivel de filtración deberían colocarse como el último elemento de la unidad climatizadora, incluso después del humectador y el posible silenciador, al comienzo del conducto de impulsión. Los filtros que se emplean en este nivel son los filtros de bolsas, también llamados filtros de alta eficacia, se utilizan para la retención de sólidos de menor dimensión. Están formados por un panel de tipo polipropileno o fibra de vidrio plegado en zig-zag para aumentar la superficie de filtración. Su eficacia es F9 (del orden del 90% - 95% dust-spot). Hay que tener en cuenta que introducen una pérdida de carga importante en el climatizador, mayor aún cuando están sucios, que debe ser vencida por el ventilador. Los filtros deben incorporar sondas de presión diferencial para indicar cuando es necesaria su sustitución. La velocidad de paso por estos filtros no será superior a 2,5 m/s. Es recomendable el uso de filtros de tipo rígido: si se utilizan filtro de tipo bolsa, éstos se pliegan cuando no circula el aire a su través, para proceder a su mantenimiento, y al plegarse liberan partículas de polvo a la corriente de aire. Los filtros rígidos no tendrán este problema.

5.3 Tercer nivel de filtración En las salas con exigencias ambientales especialmente elevada se precisa un tercer nivel de filtración. Los filtros de este último nivel de filtración se colocan en el propio difusor de impulsión en la sala, para recoger cualquier posible partícula en la red de conductos. Los filtros que se emplean en este nivel son los llamados filtros absolutos (filtros HEPA). Tienen la capacidad de retención de partículas de hasta 0,12 mm de diámetro. Su construcción es similar a la de los filtros de bolsas, pero cuentan con un mayor número de pliegues. Tienen una eficacia H13 o H14 (del orden del 99,9%). La velocidad de paso por estos filtros no será superior a 1,5 m/s. Esta secuencia de filtración (primer, segundo y tercer nivel de filtración) tiene como fin garantizar que no se sobrepasará un máximo contenido de partículas en el interior de la sala. Este contenido se puede medir como “Clasificación de pureza del aire”, según la normativa norteamericana Fed. Std. 209 E. La “clase” de un local se mide con el número máximo de partículas de un diámetro determinado (partículas de referencia) en un volumen de aire. Es importante destacar que la normativa de clasificación de pureza del aire sólo es aplicable a quirófanos como un índice a conseguir cuando el quirófano está en reposo, y que no podrá mantenerse constante durante toda la duración de una intervención quirúrgica debido al funcionamiento normal del mismo, donde se abren las puertas del quirófano para el paso del paciente, o simplemente por la presencia del personal de intervención. Es por ello que no puede extenderse el concepto de “sala blanca” al resto de condicionantes que ello implica.
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

17

Teniendo lo anterior en cuenta, para las áreas hospitalarias se buscará en general una clasificación 10.000 (10.000 partículas de 0,5 micras de diámetro por pie cúbico, o 353.000 partículas por metro cúbico), excepto para los quirófanos de alta tecnología, donde se debería obtener un ambiente con clase no superior a 1.000 (1.000 partículas de 0,5 micras de diámetro por pie cúbico, o 3.530 partículas por metro cúbico). Esto último se conseguirá con sistemas de difusión de aire por flujo laminar. Para salas de partos o pequeña cirugía ambulatoria sería aceptable una clase 100.000.
CLASE SI M1 M 1.5 M2 M 2.5 M3 M 3.5 M4 M 4.5 M5 M 5.5 M6 M 6.5 M7 INGLÉS 1 10 100 1.000 10.000 100.000 0,1µm 350 1.240 3.500 12.400 35.000 0,2µm 75.7 265 757 2.650 7.570 26.500 75.700 LÍMITES 0,3µm 30.9 106 309 1.060 3.090 10.600 30.900 0,5µm 10.0 35.3 100 353 1.000 3.530 10.000 35.300 100.000 353.000 1.000.000 3.530.000 10.000.000 5,0µm

247 618 2.470 6.180 24.700 61.800

5.4 Filtros de gases: Estos filtros son necesarios cuando la instalación está ubicada en ambientes muy contaminados, en los que sea necesario eliminar cantidades excesivas de óxidos disueltos en el aire: SOx, NOx (óxidos de azufre o nitrógeno). No es habitual utilizar este tipo de filtros, salvo que un análisis de aire del entorno nos demuestre que sea necesaria su colocación. Los filtros de absorción del tipo carbón activado cumplen esta función. 5.5 Filtros en la descarga del aire al exterior El aire que se extrae áreas de riesgo de un hospital debe ser filtrado previamente a su descarga. Los filtros deben colocarse antes del ventilador de extracción. Normalmente se utilizan filtros de clase G4 o incluso algunas veces de clase F9 (laboratorios). 6. CONDUCTOS Se han realizado estudios que demuestran que el polvo acumulado en conductos contiene gran cantidad de materia orgánica (restos de pelo, escamas de la piel, esporas de hongos, restos de insectos y vegetales). Esta materia puede ser un nutriente para crecimiento de microbios y puede ser por ella misma la causa de reacciones alérgicas en pacientes sensibles. Esta acumulación polvo se produce sobre todo en conductos que no tienen sistemas de filtración, como los de extracción y retorno de aire, y en particular en
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

18

elementos en los que el aire puede impactar o que causan turbulencias, como cámaras de ventiladores, codos, deflectores o compuertas de regulación, sobrepresión o cortafuegos. Los recorridos de aire deben ser totalmente conducidos en conductos de paredes lisas. Como conductos de paredes lisas se consideran los de chapa galvanizada o los de un material equivalente. Se deben evitar conductos aislados interiormente con fibras o espumas que pudieran quedar expuestas, y evitando también la utilización de cámaras o plenums para circulación de aire, ya que pueden acumular polvo, microbios, olores de zonas húmedas, restos de fibras o materiales de construcción, etc. Para evitar la aparición de focos de infección se evitarán los ángulos rectos en los tramos y, si es posible, se favorecerá el uso de conductos circulares frente a los rectangulares. Cuando sea posible, es preferible realizar curvas de conducto de radio suficientemente generoso para evitar la colocación de deflectores intermedios, especialmente en conductos de extracción y retorno, pues son puntos de fijación de polvo y suciedad. Se preverán trampillas de registro para acceso para inspección y limpieza de conductos. Las trampillas incorporarán adecuados marcos y juntas, y deberá coordinarse con arquitectura para garantizar el acceso a esas trampillas desde falsos techos o panelados de paredes. No deben olvidarse trampillas de registro junto a las compuertas cortafuegos, baterías en conducto, humidificadores, reguladores de caudal de aire, etc. En las conexiones entre conductos y difusores no deberían utilizarse conductos flexibles, porque incorporan pliegues que pueden ser focos de infección. Es muy importante asegurar la ejecución de las juntas de unión de los diferentes tramos de conductos, para evitar fugas de aire que pueden ser puntos de contacto incontrolados con el exterior. No deberían utilizarse conductos flexibles de más de 1,5 m de longitud. Podría considerarse también la conveniencia de incorporar compuertas de cierre de los conductos para accionarlas cuando el climatizador esté parado y evitar así la entrada de aire no tratado en la sala quirúrgica, especialmente aire que pueda entrar a “contracorriente” por la red de retorno. No se deben colocar conductos flexibles, silenciadores acústicos, compuertas, u otros accesorios detrás del tercer nivel de filtración.

7. DIFUSION DE AIRE EN SALAS Un buen equipo de climatización debe estar compensado con una adecuada distribución (difusión) de aire dentro de la sala tratada, que evite al máximo las “zonas muertas” o incluso cortocircuitos que mantengan zonas de la sala sin renovación de aire. Se está realizando a actualmente diferentes estudios en este sentido, como los que simulan en modelos CFD (Dinámica Computacional de Fluidos) la difusión de aire y contaminantes dentro de un quirófano, o los que se plantean cuál es la mejor posición relativa de los diferentes espacios en una habitación (vestíbulo de entrada, habitación y baño). Se plantean dos posibles sistemas de difusión del aire tratado en las salas:
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

19

7.1 Flujo turbulento En este sistema, convencional en otro tipo de espacios acondicionados, la impulsión de aire se realiza en uno o varios puntos de la sala. Esto provoca un movimiento general del aire propio de la sala, lo que provoca que el aire impulsado se mezcle rápidamente con el de la sala. De esta manera el aire impulsado aporta su capacidad calorífica o frigorífica (fenómeno de la inducción de aire). La contaminación de aire en la propia sala se controla mediante la dilución del contaminante en el aire nuevo que va entrando, hasta que se garantiza una proporción aceptable desde el punto de vista de la higiene.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

20

7.2 Flujo laminar Este sistema se utiliza cuando las condiciones de higiene y esterilización son especialmente estrictas. Mediante una impulsión de aire en flujo turbulento éstas no pueden ser conseguidas, por lo que debe buscarse un flujo laminar. En este sistema, un cerramiento completo de la sala (el techo o una de las paredes) actúa como elemento difusor. A través de él se introduce el aire tratado en la sala. Este aire “desplaza” al aire interior de la sala y a los posibles contaminantes asociados hacia las rejillas de retorno, por un efecto “pistón”. Es un sistema de ejecución y explotación más compleja, y que requiere mover cantidades muy elevadas de aire.

8. SISTEMAS DE REGULACION 8.1 Alternativas en sistemas de climatización: Se permite normalmente la utilización de sistemas VAV (volumen de aire variable) en estancias que no tengan requisitos específicos de control de presión relativa: consultas externas y hospitalización “normal”, así como espacios de tipo administrativo. Para espacios que requieren un control de presión relativa a espacios adyacentes se utilizan sistemas de caudal de aire constante. Estos espacios pueden ser laboratorios, quirófanos, unidades de vigilancia intensiva o unidades de hospitalización con requisitos especiales de aislamiento del paciente.
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

21

La regulación del aire impulsado se realiza habitualmente por control diferencial del grado de ensuciamiento de los filtros, aunque puede realizarse también por el control de la velocidad del aire.

El sistema de regulación del equipo de climatización de las salas críticas controlará los siguientes parámetros: temperatura y humedad relativa rendimiento (ensuciamiento) de filtros caudales de impulsión y retorno de aire presurización relativa de la sala acondicionada

El parámetro más crítico es el del mantenimiento de la presurización de las áreas de riesgo con respecto a las salas adyacentes. De esta forma se garantiza que, para las salas que estén en sobrepresión, en caso de romperse la estanqueidad de la sala (porque se abre alguna puerta de acceso, por ejemplo), será el aire tratado de la sala el que tendrá tendencia a salir hacia la sala adyacente y no al revés. En las salas en depresión, será el aire de fuera el que tienda a entrar dentro de la sala. Existen dos formas habituales de mantener la presurización de las áreas de riesgo: controlando el caudal de aire o mediante el control de presión diferencial: 8.2 Control de caudal de aire La presurización de una sala se controla proporcionando diferentes valores de caudal de impulsión, retorno y extracción. Los criterios de control de caudal de aire para una zona son los siguientes: Si una sala o sistema tiene caudal constante, los caudales necesarios para la presurización de la sala se establecen y fijan en la puesta en marcha y equilibrado inicial de la instalación. Se precisa un diferencial de caudal mínimo que sea medible. Si la sala tiene caudal variable, deberá mantenerse la diferencia de caudal entre impulsión y retorno/extracción en cualquier condición de operación. Normalmente el caudal de retorno/extracción se regula “siguiendo” las variaciones del caudal de impulsión, restándole el caudal necesario para conseguir el diferencial de presión para la sala y la instalación (red de conductos).

-

8.3 Control de presión diferencial Recientes códigos de diseño fijan valores mínimos de presión diferencial (positiva o negativa) de 2,5Pa, para salas determinadas: salas de aislamiento (inmunodeprimidos), infecciosos, autopsias, broncoscopia. Cuando existe este requerimiento, deberá mantenerse
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

22

la presión positiva o negativa en todo momento. Bajo este criterio, deberá considerarse los efectos de algunos factores secundarios, como el efecto “chimenea” por corrientes térmicas, presión del viento, presión diferencial parcial del agua (humedad), y (especialmente), la permeabilidad de paredes, techos y suelos. Los criterios de control por presión diferencial para una zona son los siguientes: Eliminación de fugas en paredes, techo y suelo. Mantener todas las puertas cerradas excepto cuando se usan para acceder a la sala controlada.

Un sistema de regulación de la instalación exclusivamente por caudal de aire no tiene en cuenta las variaciones de presión de la sala debida al viento o efecto chimenea. En un hospital de EEUU se observaron variaciones de presión diferencial de hasta 7,5 Pa en un sistema de control de caudal de aire, debidas principalmente al efecto “chimenea”, pero apuntándose otros factores como las variaciones en presión del viento y variaciones en la presión de vapor de la humedad. Un sistema de control que solo regula la presión diferencial tendrá en cuenta y corregirá las variaciones de presión debidas a infiltraciones y efecto chimenea, pero a costa de no mantener una estabilidad en el caudal impulsado y retornado, pues el sistema va ajustándose dinámicamente según las momentáneas variaciones de presión en la sala debidas a aperturas de puertas y efectos similares. Una solución es utilizar un sistema combinado: control de caudal con “reset” (ajuste) de presión diferencial. Permite ajustar los caudales de impulsión y retorno/extracción dentro de un rango, para mantener la diferencia de presión requerida. Esta sobrepresión se consigue regulando los caudales de impulsión y retorno del climatizador (mediante variadores de frecuencia en los motores), impulsando siempre más aire del que se extrae. La sobrepresión que se debe mantener es de 5 a 10 Pa. Cuando la sala no está en funcionamiento no es conveniente parar completamente su equipo de climatización asociado, pues se rompería en este caso la sobrepresión. Mediante ventiladores de caudal variable se puede variar la velocidad de ambos ventiladores para reducir el caudal nominal a un tercio, manteniendo la sobrepresión en el quirófano. Algún otro detalle puede incorporarse en el diseño, como por ejemplo un enclavamiento que evite que nunca pueda funcionar el ventilador de extracción si el de impulsión no lo está haciendo (debido a una avería o a operaciones de mantenimiento). 8.4 Controles de Temperatura Los quirófanos convencionales requieren ajuste de temperatura entre 20 y 24 ºC. Sin embargo, en quirófanos especiales, como los de cirugía cardiaca o de transplante, se puede requerir el llegar a temperaturas de hasta 16 o 17 ºC en algunos momentos de la operación. Esto se puede conseguir instalado en serie dos baterías de refrigeración en el climatizador.
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

23

La primera batería, de agua fría, permitiría que el aire del quirófano llegara hasta los 20 ºC, mientras que la segunda batería, del tipo de expansión directa, sería la encargada de bajar la temperatura de la sala hasta los 17 ºC cuando fuera necesario.

9. ESQUEMAS TIPO DE UNIDADES CLIMATIZADORAS A partir de las diferentes necesidades de los diferentes espacios, se pueden establecer cuatro tipologías de ejemplo de unidades climatizadoras para los locales y áreas de riesgo en establecimientos sanitarios: 9.1 Tipo 1: climatizadores higiénicos para locales clase 1, con recirculación de aire Aplicables a quirófanos de alta tecnología en régimen de flujo laminar, para elevados caudales de aire. El esquema del mismo se presenta a continuación:

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

24

9.2 Tipo 2: climatizadores higiénicos para locales clase 1, sin recirculación de aire Aplicables a quirófanos convencionales y salas anexas, salas de partos, unidades de cuidados intensivos, hospital de día quirúrgico, algunas salas de diagnóstico (hemodinámica, endoscopias, broncoscopios, catéter cardíaco), almacenes estériles y hospitalización de inmunodeprimidos. Incorporarán sistemas de recuperación de energía dado que trabajan en un régimen de 1005 de aire exterior.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

25

9.3 Tipo 3: climatizadores convencionales para locales clase 2, sin recirculación de aire Son adecuados para el resto de zonas de hospitalización (aportación de aire exterior a habitaciones), laboratorios de anatomía patológica y autopsias, y también incorporan sistemas de recuperación de energía.

9.4 Tipo 4: climatizadores convencionales para locales clase 2, con recirculación de aire Adecuados para la mayoría de zonas de diagnóstico (convencional, diagnóstico por imagen), medicina nuclear, así como el resto de zonas del hospital: salas de espera, consultas, hospital de día médico.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

26

10. INSTALACIONES ELECTRICAS: INFRAESTRUCTURA La configuración y distribución del suministro eléctrico en hospitales ha sufrido importantes cambios en los últimos años, debido en gran parte a las nuevas tecnologías de aplicación de equipos de electromedicina unido a la mayor implantación de sistemas de soporte como la climatización, las comunicaciones y la aplicación de nuevas normativas. El resultado es que el suministro eléctrico en estos centros se ha convertido en una pieza fundamental para el desarrollo de la mayoría de sus actividades. Por consiguiente la implantación de una correcta infraestructura de la instalación de electricidad condiciona las actividades que se puedan realizar en estos centros. Todo centro hospitalario está sujeto, por ser un edificio de pública concurrencia, a la implantación de un suministro eléctrico normal y un suministro complementario (según el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión ITC-BT-28). En la mayoría de centros hospitalarios el suministro normal lo aporta una compañía suministradora en ata tensión, y el suministro complementario se obtiene gracias a grupos electrógenos. Es posible, según el Reglamento, la opción de que el suministro complementario lo aporte otra compañía, o la misma, desde una línea independiente, pero la poca fiabilidad de este sistema lo ha relegado a una opción suplementaria de soporte (conmutación de líneas en alta tensión). Además de los suministros normal y complementario, existen necesidades de uso y reglamentación que hacen necesario un tercer sistema que garantice el suministro en un tiempo inferior a 0,5 segundos. Es el caso de los sistemas de alimentación ininterrumpida (S.A.I.). Así pues, la infraestructura eléctrica del Hospital estará directamente ligada a cómo se resuelve este apartado y cuál es su configuración. A continuación se hace referencia a los principales apartados de esta infraestructura. 10.1 Centro de Transformación. El centro de transformación está compuesto por las celdas de protección y medida en alta tensión y los transformadores de tensión. Esta instalación es el corazón de la instalación eléctrica por lo que la fiabilidad, las posibilidades de ampliación y la capacidad nunca deben ir a mínimos. Al contrario, la reserva de espacios y el diseño holgado permiten prever a medio o largo plazo costosas ampliaciones futuras y justificar el esfuerzo inicial. A priori, la concentración de la potencia en pocos transformadores parece ser una opción acertada desde el punto de vista del coste y del mantenimiento, pero desde el punto de vista de la fiabilidad un diseño acertado sería la división de potencia en varios transformadores. Además, es interesante que la división contemple la posibilidad de independizar los servicios principales de otros usos como la climatización. Con esto se
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

27

consigue la total independencia de sistemas sin que estos se interfieran entre sí (a nivel de cargas, armónicos, etc.) y una mejor y más flexible infraestructura de baja tensión. Una posible configuración ya utilizada en centros hospitalarios es la de 2 x (2+1), en la que existen dos centros de transformación trabajando de forma independiente. Uno para dar suministro a la climatización y otro para el resto de cargas. Cada uno de ellos debería prever espacio para un transformador de reserva. 10.2 Grupo electrógeno En la mayoría de casos el suministro complementario se aporta mediante grupos electrógenos (alternador asociado a un motor diesel). Anteriormente la tendencia era utilizar este suministro en su mínima expresión de forma que únicamente se consideraban las cargas que, por normativa, fueran necesarias. Actualmente la tendencia es otra, en la que un suministro complementario pasa a ser considerado como un suministro duplicado. Este nuevo concepto prevé que se diseñe prácticamente para la totalidad de la potencia. Una configuración utilizada es la implantación de dos grupos electrógenos trabajando en paralelo al 50% de la carga, de forma que si uno de ellos fallase el otro podría absorber la totalidad de la potencia. El sistema de deslastre mediante interruptores motorizados permite la entrada selectiva de cargas, con lo que el funcionamiento de los grupos se aprovecha al máximo. 10.3 Sistema de alimentación ininterrumpida Existen consumos específicos en el hospital (tales como quirófanos, UCIs y servicios especiales de comunicación o seguridad) que hacen necesaria la utilización de sistemas de alimentación ininterrumpida. Al igual que en el caso anterior, la tendencia inicial de cubrir mínimos se está supliendo con la adopción de medidas que eviten el corte de suministro. Es el caso, por ejemplo, de los quirófanos, en los cuales el suministro mediante SAI pretende cubrir la totalidad de la potencia. Esta circunstancia lleva a que la configuración de SAIs locales, esté dando a la configuración de SAI único redundante de mayor potencia. 10.4 SAI dinámico Una posible solución al problema planteado en el punto anterior sería la utilización de SAIs dinámicos. Estos equipos utilizan inercia acumulada para realizar la función de SAI a la que se les añade la potencia de larga duración de un grupo electrógeno acoplado. Un sistema como éste, añadido al suministro complementario, cumpliría con los requisitos del reglamento.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

28

Esquema eléctrico general infraestructura de suministro 29

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

11. POSIBLE CONFIGURACIÓN DE LOS SISTEMAS ELECTRICOS Una vez que se han analizado las diferentes posibilidades de suministro se expondrán casos concretos de configuración. 11.1 Doble acometida en alta tensión. Esta configuración se realiza en grandes centros hospitalarios donde la capacidad y su peso específico en el conjunto de hospitales son importantes. Este sistema no se utiliza como suministro complementario sino para asegurar una mayor fiabilidad en el suministro. 11.2 Suministro normal y suministro complementario duplicado mediante grupos Se pretende mediante este sistema que el suministro complementario pueda suplir en su totalidad o en gran parte al suministro normal. Esto supone grandes grupos electrógenos conectados en paralelo. Es importante destacar que el funcionamiento en paralelo de grupos electrógenos requiere un cuidado especial pero que, salvando algunas consideraciones técnicas, está bien resuelto actualmente. Este sistema incorpora en el cuadro general varias conmutaciones e interruptores motorizados cuyo objetivo es cubrir el mayor número de cargas que el suministro complementario sea capaz de absorber. Otra consideración a tener en cuenta es la posibilidad de cambio rápido de interruptores de líneas comprometidas y la sectorización de los cuadros generales para evitar pasar por cero en labores de mantenimiento o avería. 11.3 Suministro normal y suministro complementario de reserva mediante grupos El objeto de este sistema es cubrir las necesidades básicas del edificio desde un punto de vista normativo. La configuración en baja tensión es diferente, ya que quedan separadas las líneas de suministro normal y de suministro preferente por lo que cambios de criterio en la categoría de la línea implican cambios en el cuadro general. Una variante económica de este sistema es mantener una única línea normal-preferente, pero con la salvedad de que, previa a la entrada del grupo, parte de la carga soportada por cada cuadro secundario se deslastra. 11.4 Suministro permanente mediante sistemas de alimentación ininterrumpida La configuración del suministro permanente está conceptualmente aguas abajo de los sistemas para el suministro normal y complementario. Sin embargo, en un segundo escalón, es el que desarrolla un papel imprescindible en la calidad del suministro. Existen dos tipos de configuración: distribuida o centralizada. La primera consta de múltiples equipos de poca potencia, normalmente ubicados junto a los consumos (quirófanos, UCI, área administrativa, etc.). La segunda, está formada por un único equipo de gran potencia ubicado en un área de instalaciones, preferentemente junto al cuadro
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

30

general. Una configuración complementaria a la anterior es la instalación de sistemas redundantes. La elección depende de muchos factores: la propia instalación, flexibilidad perseguida, presupuesto económico, espacio, etc. En cuanto al coste de los equipos, aumenta considerablemente con la descentralización. Un equipo de 400 kVA puede costar la mitad que 10 equipos de 40 kVA. A estos costes habrá que añadir los de instalación eléctrica y mantenimiento. En un planteamiento con SAIs redundantes centralizados se tendrán dos líneas de distribución (una por SAI), hacia el conjunto de los consumos a alimentar. En cada uno de los consumos (en cada quirófano, por ejemplo) se tendrán las dos acometidas de los SAIs que acaban en un conmutador estático (“static switch”), que permite la conmutación de uno a otro SAI sin interrupción del suministro. Un planteamiento centralizado de SAIs ayuda además a reducir la generación de armónicos, que siempre se producen en este tipo de equipos.

12. CONFIGURACIONES ESPECIALES EN ÁREAS DE RIESGO En este capítulo se pretende abordar algunos aspectos relevantes de temas que atañen especialmente a áreas críticas. Según el nuevo Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, el campo de áreas críticas o de riesgo ha sido ampliado con la inclusión de salas de intervención. No se especifican cuáles son, pero se hace mención de las características de la instalación. Los conceptos específicos que distinguen estas salas son la continuidad del suministro y la seguridad del paciente ante el choque eléctrico, por lo que los sistemas de alimentación ininterrumpida y la configuración IT, con lo que ello supone, cobran relevancia. 12.1 Sistema de alimentación ininterrumpida. Un problema que aparece en las salas de intervención es la ubicación del cuadro eléctrico y del sistema de alimentación ininterrumpida. Principalmente se instalan en el pasillo de sucio del bloque quirúrgico junto a cada quirófano o en segundo lugar en una sala específica. Sea como fuere, la nueva reglamentación exige que para estas salas la autonomía del sistema de alimentación ininterrumpida sea de 2 horas, por lo que se pone de manifiesto la limitación para este sistema. Y es que la capacidad del SAI está limitada a la de las baterías y en el caso de quirófanos y salas de intervención se exige que se cubra la lámpara y los equipos de asistencia vital con esa autonomía. Dicho así parece que no hay demasiado problema pero técnicamente la solución plantea varias incógnitas. La primera de ellas es ¿qué equipos se consideran como de asistencia vital? Según se ha manifestado desde las Entidades de Control de la Administración, se deberían considerar aquellos equipos que el médico cree imprescindibles para desarrollar la operación con XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria 31
Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

total seguridad. No existe actualmente un listado de equipos que dé respuesta a la pregunta por lo que el texto está sujeto a interpretaciones. La segunda sería ¿cómo se garantiza una autonomía para dos horas sin conocer las potencias de consumo? Suponiendo que el planteamiento fuese para la totalidad de la potencia capaz de darse a través del transformador de aislamiento (7,5 kVA en España), el tamaño de las baterías para una autonomía de dos horas aumentaría entre un 150 y un 200% por transformador. Está claro que este planteamiento tiene grandes pretensiones con el objetivo de mejorar el servicio final, pero no acaba de estar bien resuelto. De todas formas los SAI son necesarios en cualquiera de sus configuraciones pero su capacidad y autonomía son susceptibles de conseguir mejoras. Una de ellas es la introducción de los sistemas de transferencia de cargas que permite la utilización de un SAI de menor tamaño para usos que aparentemente necesitan de gran potencia. Es el caso de las salas de hemodinámica. En condiciones normales de red, el sistema de transferencia de cargas alimenta la máquina de hemodinámica y el resto de la sala se alimenta a través del SAI. Ante fallo de red, el sistema desconecta la parte de alto consumo de la máquina de hemodinámica pero mantiene los sistemas críticos tanto de la sala como de la máquina. Esto supone que la potencia necesaria del SAI es un 20% de la que se cubriría para toda la potencia de la máquina. 12.2 Conceptos de seguridad en el control de líneas eléctricas La norma UNE 204607-710 establece los criterios para determinar los sistemas de protección en salas hospitalarias: Salas clase 0 son aquellas en las que no se utilizan equipos de electromedicina aplicados al paciente, o se utilizan equipos de tipo portátil (que pudieran ser usados, por lo tanto fuera del recinto sanitario). Salas clase 1 son aquellas en las que se utilizan equipos de electromedicina aplicados al partes exteriores o fluidos corporales del paciente. Salas clase 2 son aquellas en las que se utilizan equipos electromédicos aplicados al corazón (se entiende que directa o indirectamente). Existe una tendencia en considerar salas de tipo 2 a aquellas que podrían ser estrictamente consideradas como clase 1: hemodiálisis, hospital de día quirúrgico, endoscopias, broncoscopios, salas de partos. Un planteamiento de este tipo hace la instalación eléctrica más compleja pero permite también una mayor flexibilidad en la utilización de los locales de riesgo. En los quirófanos y salas de intervención de la clase 2 se requieren condiciones especiales de seguridad del suministro por lo que se utilizan circuitos separadores mediante transformadores de aislamiento. Éstos proporcionan protección contra los contactos indirectos, sin ininterrumpir el circuito al primer defecto a tierra y, por tanto, son
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

32

adecuados en aquellas instalaciones en las que una interrupción imprevista de servicio podría ocasionar graves problemas durante una intervención.

Ahora bien, este sistema requiere unas medidas adicionales que ya en el antiguo reglamento se recogían (conexión equipotencial, vigiladores y monitores de aislamiento, etc.). Sin embargo, y debido a avances en la tecnología, dichas medidas se pueden complementar. Es el caso de los sistemas de transmisión de datos en bus entre vigiladores y monitores de aislamiento que permite, entre otras cosas, la centralización de señales de aviso o el testeo remoto del sistema. Otra aplicación, muy utilizada en el ámbito industrial y aplicable a estas salas es la implantación de sistemas de localización de corriente diferencial y de localización de fallos de aislamiento por línea individual. Esto permite, gracias a un bus interno, que rápidamente se pueda identificar el equipo que ha producido el fallo con lo que la pérdida de tiempo es mucho menor.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

33

(cortesía de Bender Iberia, S.L)

Una tendencia extendida es la de proteger el transformador en el primario con interruptores con capacidad superior a la del propio transformador. Esto se traduce en una desprotección del transformador ante sobrecargas. Principalmente ha sido debido a la consideración de “robustez” de los transformadores para uso médico o para asegurar que el interruptor no abriese. Ante este problema, una medida que se puede aportar es la
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

34

lectura de la temperatura del transformador que puede dar señal de aviso de sobrecarga antes de que se produzca el fallo o la apertura del interruptor. Un aspecto que va ligado al sistema IT, en el que interviene el transformador separador, es la línea de puesta a tierra. A veces, la implantación de los quirófanos u otras salas en las que se instalan vigiladores de aislamiento quedan relativamente lejos de la ubicación del cuadro eléctrico. Esta situación puede implicar que aparezcan problemas en el cumplimiento de las medidas exigidas en el reglamento. Una posible solución es trazar el recorrido hasta el cuadro des de la barra de puesta a tierra con un cable de mayor sección (por ejemplo de 35mm2).

Una limitación que tienen estas salas es la de la potencia del transformador de aislamiento (7,5 kVA). Nuevas tendencias y la consecuencia de la aparición de nuevos equipos de electromedicina de mayor potencia, han provocado que ya se esté hablando, por ejemplo, de 2 transformadores de 7,5 kVA por quirófano o que se solicite una línea externa al sistema IT para líneas de hasta 63 Amperios. Circunstancias que ponen de manifiesto que las necesidades de estas salas no van acompañadas de una reglamentación armonizada. Por último, una de las posibles mejoras en el control del aislamiento (no existencia de derivaciones a tierra) de las líneas eléctricas es la implantación de sistemas de vigilancia para circuitos que están “off-line”, esto es, normalmente desconectados. Tal es el caso de
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

35

las líneas de grupos electrógenos ó de equipos redundantes. Se genera en este caso una pequeña corriente de prueba de forma periódica, que es la que permite comprobar el estado de la línea.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

36

Esquema eléctrico quirófano con SAI centralizado 37

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

Esquema eléctrico quirófano con SAI local 38

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

13. CRITERIOS DE DISEÑO DE SALAS ESPECÍFICAS

13.1 Quirófanos El diseño de los quirófanos ha evolucionado significativamente en los últimos tiempos. Anteriormente, los quirófanos eran salas en contacto con el exterior, en las que las ventanas se utilizaban para la entrada de luz natural y para la ventilación natural, de altura libre elevada, y en las que se realizaban un número de intervenciones reducido. En la actualidad, el diseño del quirófano se encuentra bajo unas necesidades diferentes: Acondicionamiento térmico más exigente Control más estricto sobre las condiciones higiénicas de las salas Necesidad de optimizar y amortizar el funcionamiento de las salas de operaciones (mediante un número elevado de intervenciones quirúrgicas por día)

Todo esto hace que las salas tengan menos altura libre útil que antes para su función y que sean herméticas y estancas en lo posible. Además, el riesgo de infección en un quirófano es muy elevado. Las infecciones tienen un cuádruple origen: El personal médico El material e instrumental quirúrgico El propio paciente El propio aire de renovación de la sala.

Por lo tanto, el sistema de climatización de un quirófano debe eliminar estos posibles contaminantes, garantizando a la vez que los propios sistemas de climatización no sean una fuente de contaminación e infecciones. No todos los quirófanos tienen las mismas exigencias ambientales. Estas dependerán del tipo de intervención que se realice dentro de los mismos. Así se puede distinguir entre: Tipo A : Quirófano de alta tecnología: transplantes de órganos, cirugía cardiaca, y cirugía ortopédica con prótesis. Tipo B : Quirófano Convencional: quirófanos convencionales y de urgencias destinados al resto de intervenciones. Tipo C : Quirófano Ambulatorio: cirugía ambulatoria y salas de partos.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

39

En general el sistema de climatización de los quirófanos debe tener las siguientes características: Flujo de aire: El diseño del sistema de climatización de los quirófanos será diferente si el sistema de difusión es por flujo laminar o turbulento. Los quirófanos tipo A son de flujo laminar, mientras que los de tipo B y C son de flujo turbulento. Control de la presión de aire: los quirófanos deben mantenerse en sobrepresión respecto a pasillos y áreas adyacentes. Esta sobrepresión se traduce en un exceso de caudal de impulsión del 10% - 20% respecto al de extracción/retorno. Los quirófanos del tipo A, B y C deben estar a +15 Pa de presión respecto a los locales adyacentes. Aire exterior: en el caso de que el sistema de difusión del aire sea del tipo flujo turbulento (quirófanos tipo B y C), el aire tratado por el climatizador e introducido en el quirófano debe ser 100 % exterior, mientras que en el caso de régimen laminar (tipo A) se admite la cierta recirculación de aire en el quirófano. Renovaciones de aire: dentro de la sala, se producen unas 15-20 renovaciones/hora para el caso del régimen turbulento, y se llega hasta las 100-150 renovaciones/hora para el régimen laminar (de los cuales un mínimo de 10-15 renovaciones son de aire exterior). Velocidad del aire: en el quirófano, en la zona ocupada por personal médico y pacientes, no se deben superar velocidades de 0,2-0,3 m/s para una sala en régimen turbulento, mientras que estas velocidades serán de 0,3-0,6 m/s si el diseño de difusión de aire de la sala es por flujo laminar. Filtros: En los quirófanos tipo A, B, y C, el sistema de climatización contará con tres etapas de filtración, con filtros de clase G4, F9 y H14 en la primera, segunda y tercera etapa de filtración respectivamente.

-

-

-

-

-

Algunos casos particulares: Cirugía cardiaca: En operaciones cardiovasculares existirá más equipamiento médico y más personal durante la operación. En algunas operaciones de este tipo, los cirujanos pueden pedir que la temperatura de la sala baje rápidamente desde los 20 ºC habituales hasta 16-17 ºC, y, en la misma operación, que la temperatura suba rápidamente de los 20 ºC a los 25 ºC. Neuro-cirugía: Los quirófanos de neurocirugía son normalmente de las mismas dimensiones que los de traumatología ó cardiovasculares (cirugía cardiaca). De hecho, en muchos hospitales, se utiliza un tipo de quirófano de gran dimensión para los tres tipos de cirugía. Las
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

40

especificaciones de los sistemas de climatización son las mismas para los tres tipos de quirófanos. Transplante de órganos: Las operaciones de transplante de órganos deben realizarse en condiciones óptimas desde el punto de vista de la ventilación, pues en ellas se mantienen heridas abiertas durante largos periodos de tiempo, y en pacientes con muy pocas defensas. Pueden ser quirófanos dobles: uno para el donante y otro para el receptor. Las ganancias internas de calor son muy elevadas, debido a la gran cantidad de equipos electromédicos que se usan y al elevado número de personas que pueden estar presentes en el quirófano (hasta 10 ó 12). La temperatura del quirófano puede tener que bajar en algún momento de la operación hasta los 16-17 ºC. Post y pre – operatorio: Tendrán requerimientos de filtración similares a los del quirófano. Deberán estar en sobrepresión respecto a los pasillos adyacentes. Estas salas de pre y post- operación tienen gran cantidad de equipos y por lo tanto cargas térmicas a considerar. 13.2 Unidad de Cuidados Intensivos Los boxes de la UCI tienen prácticamente las mismas características que las salas de reanimación post operatoria. La única diferencia radica en el sistema de regulación del caudal de aire, que es del tipo variable multizona, es decir, en cada box de la UCI habrá un regulador de caudal. Dependiendo del tipo de paciente que se encuentre en cada box, se puede variar la presión del local respecto a los locales anexos: estarán en sobrepresión si el paciente es un inmunodeprimido (lo que será lo normal), o en depresión si se trata de un infeccioso. 13.3 Urgencias Los boxes y salas de espera del área de urgencias tienen únicamente dos niveles de filtración. Deben mantenerse en depresión con respecto a los locales anexos, y las salas de espera en depresión con respecto a los boxes.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

41

13.4 Áreas de tratamiento Hemodiálisis: la cantidad de aire necesaria es superior a la de habitaciones convencionales, debido a la mayor concentración de personas y equipos. Es importante la correcta colocación y selección de difusores de impulsión respecto a la posición de los pacientes, que están un periodo de tiempo considerable sentados en sus butacas. La velocidad de aire en la zona donde están los pacientes debe ser claramente inferior a los 0,25 m/s. No se requiere una diferencia de presión con respecto a los locales anexos. Los pacientes de hemodiálisis tienen tendencia a sentir frío en la sala, porque están en posición sedentaria durante el tratamiento y por que normalmente también son anémicos. Medicina nuclear (radioterapia y quimioterapia): estos locales tendrán dos niveles de filtración, y un sistema de regulación de caudal de aire del tipo variable multizona. Los locales del área de medicina nuclear deben estar en depresión con respecto a los locales anexos para evitar contaminación por radiación. 13.5 Áreas de diagnóstico Tanto los locales destinados a hemodinámica como a catéter cardíaco deben tener tres niveles de filtración, y estar en sobrepresión con respecto a los locales anexos. Los locales destinados a radiodiagnóstico únicamente necesitan dos niveles de filtración, y no requieren diferencia de presión con respecto a los locales anexos. Para las salas de endoscopia y broncoscopia es necesario tres niveles de filtración y una depresión con respecto a los locales anexos. 13.6 Laboratorios Para los laboratorios de análisis y de anatomía patológica, son necesarios dos niveles de filtración. En la extracción de aire, además del filtro de partículas de clase G4 se coloca también uno de alta eficacia de clase F9. Los laboratorios de anatomía patológica deben estar en depresión, mientras que los de análisis no requieren una diferencia de presión con respecto a los locales anexos.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

42

13.7 Hospitalización Infecciosos: En las habitaciones para infecciosos se aíslan al resto de pacientes de aquellos que son portadores de enfermedades respiratorias, como por ejemplo la tuberculosis. Estas habitaciones deben constituir volúmenes en los que las partículas del aire sean contenidas, diluidas y eliminadas al exterior. El diseño del sistema de climatización para salas de pacientes infecciosos debe cumplir con dos requisitos básicos: control de la presión del aire de la sala con respecto a los espacios adyacentes, y sistema de distribución de aire dentro de la sala que sea favorable para el control de la infección. Control de la presión de aire: las salas de pacientes infecciosos deben mantenerse en depresión con respecto a las salas adyacentes. Para lograr mantener la sala en depresión, el diseño de los cerramientos debe ser estanco de tal forma que se garantice un confinamiento de la infección generada dentro de la sala. Algunos criterios de diseño pueden ser: o Depresión mantenida en valores entorno a los 2,5 Pa (valor mínimo). o Diferencial de caudal de 50 l/s para mantener esta depresión en una habitación Distribución adecuada de aire en una habitación de infecciosos: en estas salas el diseño de la distribución de aire debe estar enfocado a reducir la exposición de las personas frente a las partículas infecciosas del aire. El objetivo es diseñar sistemas que maximicen la mezcla y dilución del aire de la sala, optimizando así la eliminación de los microorganismos. Los sistemas de difusión de aire del tipo “flujo turbulento” garantizan esta mezcla entre el aire aportado a la sala y el aire interior. Los sistemas de difusión de aire del tipo “flujo laminar”, que son adecuados en salas blancas u otras situaciones con muy elevados niveles de caudal de aire, no son practicables en salas de este tipo (habitaciones), debido a que normalmente no es posible garantizar los valores elevados de renovación de aire requeridos. Algunos criterios de diseño pueden ser: o o o o o Utilización de difusores de techo de alta inducción Colocación de rejillas de extracción en techo, en la vertical del paciente. Alarmas para informar de pérdidas de depresión en la sala Extracción de aire directa al exterior Volumen de aire en el rango de 10 a 15 renovaciones/hora

Inmunodeprimidos: En estas salas el objetivo es proteger al paciente de todos los potenciales microorganismos que pudieran transportarse por vía aérea. El diseño del sistema de climatización de estas salas es similar al de las salas para pacientes infecciosos. El diseño debe garantizar un control de la presión del aire de la sala con respecto a los espacios adyacentes, y una distribución de aire dentro de la sala favorable para el control de la infección, en este caso buscando la protección del paciente.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

43

-

Control de la presión de aire: las salas de pacientes inmunodeprimidos deben mantenerse en sobrepresión con respecto a las salas adyacentes. Para lograr mantener la sala en sobrepresión, el diseño de los cerramientos debe ser estanco de tal forma que evite la entrada de aire no tratado en la sala. Algunos criterios de diseño pueden ser: o Sobrepresión mantenida en valores entorno a los 2,5 Pa (valor mínimo). o Diferencial de caudal de 50 l/s para mantener esta sobrepresión en la sala

-

Distribución adecuada de aire en una habitación de inmunodeprimidos: El objetivo es establecer una corriente descendiente de aire limpio sobre el paciente. Algunos criterios de diseño pueden ser: o Difusión del tipo unidireccional, donde el aire es introducido a baja velocidad (0,5 m/s o menos) por difusores de flujo laminar de techo, que incorporen filtros absolutos. o Extracción del aire por la parte baja de la habitación, cerca de la puerta de acceso. o Volumen de aire entre 15 y 20 renovaciones/hora

13.8 Fichas resumen de criterios de diseño Se presentan en los anexos dos fichas resumen de criterios de diseño en áreas hospitalarias de riesgo. La primera de ellas hace referencia a los criterios de diseño ambientales, mientras que la segunda recoge los criterios de diseño de las instalaciones eléctricas. En la ficha de diseño sobre instalaciones de climatización (criterios ambientales) se clasifica el riesgo de las salas de acuerdo a la norma UNE 100713, y se desarrollan las diferentes variables a considerar: - renovaciones/hora de aire exterior y totales - etapas de filtración de aire - puntos de consigna de temperatura, humedad y diferencias de presión - sistema de regulación de la instalación - criterios de gestión energética - tipo y componentes de la unidad climatizadora - otros aspectos: nivel sonoro, valores de carga a considerar En la ficha de criterios para instalación eléctrica se propone su clasificación de acuerdo con la norma UNE 204607-710, y se proporcionan los siguientes datos: niveles de iluminación generales y específicos potencias eléctricas y tomas de corriente necesarias tipos de suministro eléctrico sistema de protección eléctrica

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

44

14. CONCLUSIONES Son áreas críticas aquellas en las que el paciente del hospital está más expuesto a peligros añadidos. En estas áreas es esencial controlar los riesgos asociados a la instalación eléctrica (fallos de suministro ó defectos a tierra), y a la instalación de climatización (medio de propagación y crecimiento de contaminantes que se transmiten por vía aérea). Como resumen de tendencias actuales y de futuro para las instalaciones eléctricas y de climatización en las áreas de riesgo podemos presentar las siguientes: Unidades climatizadoras: Configuración de la unidad: acabado higiénico (interior en acero inoxidable, con chapa lisa y no perforada), disposición con humectadores y silenciadores incorporados (el filtro de alta eficacia es el último elemento del climatizador), ubicación de equipos próximos a las salas a acondicionar. Baterías de frío y calor: separación en varias secciones si se precisan más de 4 filas, registros para limpieza, bandejas de condensados correctamente dimensionadas. Humectador: por lanza de vapor, producción centralizada. Ventiladores: palas tipo reacción, posibilidad de motor y correas fuera del climatizador Silenciadores: necesarios por ser los conductos metálicos, material absorbente protegido por láminas plásticas. Filtros: primera y segunda etapa en el climatizador, mejor del tipo rígido, tercera etapa (filtros absolutos) en difusores de sala, filtros también en descarga, antes del ventilador. Control de ensuciamiento por aumento de pérdida de carga. Recuperación de calor: si es 100% aire exterior (aún funcionamiento no continuado) o si es funcionamiento continuado (aún no 100% aire exterior). En salas clase 1 con baterías de recirculación, en salas clase 2 con recuperadores entálpicos evitando posibilidad de contaminación cruzada.

-

-

Instalación de climatización: Red de conductos: Siempre metálicos, no utilización de cámaras de retorno en falsos techo o paredes, previsión de registros de limpieza, trazado suave y no brusco, mínimo conducto flexible. Difusores: modelización de eficacia mediante tecnologías CFD.

-

Sistema de regulación: control de temperatura, humedad y especialmente de sobrepresión o depresión, mediante regulación de caudales, diferencias de presión ó sistemas combinados. XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria 45
Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

Instalación eléctrica: Acometida en media tensión: doble acometida y doble estación transformadora con dos transformadores en paralelo y espacio para uno de reserva en cada estación. Grupos electrógenos: redundantes, dos equipos del 100% de capacidad trabajando cada uno al 50%, con interruptores motorizados para deslastre de cargas. SAIs: centralizados y redundantes, interruptores estáticos en cada cuadro. Transformadores separadores: se instalan en más salas, que podrían ser clase 1 pero se diseñan como clase 2: salas de partos, hemodiálisis, hospital de día quirúrgico, endoscopias. Aumento de número y potencia. Vigilancia de aislamiento: vigilancia individual de circuitos, comunicación en bus, vigilancia de circuitos “off-line”.

-

Criterios específicos para locales: Tendencia a individualizar cada vez los equipos de climatización (¡incluso la UCI!). Quirófanos: control especial de temperatura para quirófanos de alta tecnología, 17 ºC, doble batería. Unidades de cuidados intensivos: posibilidad de trabajar en sobrepresión y depresión a nivel de cada box. Urgencias: atención a las salas de espera (posibles infecciosos) Hemodinámica, Endoscopias, Cateterismos: tres niveles de filtración. Hemodiálisis: atención a la posición de difusores y temperatura algo más alta. Medicina nuclear: dimensionar bien para la elevada potencia de los equipos. Laboratorios: filtros de alta eficacia en extracción. Hospitalización convencional: correcto barrido en las salas por posición relativa de impulsión y extracción. Hospitalización inmunodeprimidos: flujo laminar sobre el paciente, sobrepresión. Hospitalización infecciosos: flujo turbulento hacia el paciente, depresión.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

46

BIBLIOGRAFIA “Norma UNE 20460-7-710: Instalaciones eléctricas en edificios, parte 7: reglas para las instalaciones y emplazamientos especiales, sección 710: locales de uso médico”, junio 1998, AENOR. “HVAC Design Manual for Hospitals and Clinics”, ASHRAE Special Project 91, 2003, American Society of Heating, Refrigerating and Air Conditioning Engineers. “Descripción del proyecto de instalaciones del Hospital Sant Pau”, revista Manteniment, de la AJEM (Asociación de Jefes de Mantenimiento), noviembre 2003 “Norma DIN 1946 parte 4: Sistemas de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado en Hospitales”, 1999 “Norma UNE 100713: Instalaciones de acondicionamiento de aire en Hospitales”, octubre 2003, AENOR. “Principios guía técnicos, organizativos y de gestión para la realización y gestión de hospitales de alta tecnología y asistencia”, proyecto reinvestigación de la Agencia Italiana de Servicios Sanitarios Regionales, octubre 2003 “Guidelines for the Design and Construction of Hospital and Health Care Facilities”, 2001, The American Institute of Architects Press, Washington D.C. “Indoor Air Quality Standards in Hospitals”, Frank Mills, Business briefing: Hospital Engineering and Facilities Management, 2004 “Calidad Ambiental en Quirófanos: la importancia de su clasificación mediante la concentración de partículas”, Dra. Gloria Cruceta, revista Ingeniería Hospitalaria, número 26, 2003 “Contaminación ambiental en zonas de riesgo hospitalario”, Dr. Vicente Monge Jodra, revista Ingeniería Hospitalaria, 2002 “Protective Measures with Insulation Monitoring”, Wolfgang Hofheinz, Ed. VDE Verlag, 2000, Berlin. “Fiabilidad eléctrica: Sistemas de alimentación ininterrumpida. Hospitalarias”. Información técnica de Chloride Protection. Instalaciones

“Sistema inteligente de vigilancia y conmutación”. Información técnica de Bender – Medics “Prevention is better than cure”. Stephen Kennet, Building Services Journal: the magazine of CISBE, septiembre 2004.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

47

ANEXO 1 : FICHA DEFINICIÓN INSTALACIONES CLIMATIZACIÓN EN LOCALES HOSPITALARIOS CRÍTICOS

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

48

CIRUGÍA Quirófano alta tecnología (tipo A)

CIRUGÍA Quirófano convencional (tipo B)

CIRUGÍA Sala partos y cirugía ambulatoria (tipo C)

CIRUGÍA

CIRUGÍA Reanimación post operatoria

Ante quirófano

CLIMATIZACIÓN Descripción general del sistema de climatización Clasificación del local según UNE 100713 Renovación y calidad de Aire Renovaciones / hora de aire exterior Filtración de partículas (aspiración) Primera etapa: pre-filtración Clase Ubicación Segunda etapa: alta eficacia Clase Ubicación Tercera etapa: filtros absolutos Clase Ubicación Filtración de partículas (extracción) Clase Ubicación Control de temperatura Intervalo de temperaturas de consigna Invierno Verano Control de humedad Tipo de control: sin control – de intervalo – preciso Intervalo de humedades relativas de consigna preciso 45-55% 45-55% preciso 45-55% 45-55% preciso 45-55% 45-55% preciso 45-55% 45-55% preciso 45-55% 45-55% 17-26 17-26 20-24 20-24 20-24 20-24 23-25 23-25 23-25 23-25 G4 antes ventilador extracción G4 G4 G4 antes ventilador extracción G4 antes ventilador extracción H14 difusor de aire en sala H14 difusor de aire en sala H14 difusor de aire en sala H14 difusor de aire en sala H14 difusor de aire en sala F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior 10 20 20 20 20 (n1) 1 1 1 1 1

antes ventilador extracción antes ventilador extracción

Invierno Verano

Caudales y presiones de aire Caudal de aire total en renovaciones/hora Todo aire exterior: si-no Regulación de caudal de aire: constante-variable Funcionamiento continuado: si-no (n2) 100 no vble horario no 20 sí vble horario no 20 sí vble horario no 20 sí vble horario no 20 sí vble horario no

Presión del local respecto locales anexos (Pa) Régimen de disfusión de aire (laminar, turbulento) Gestión energética Recuperación de calor: si –no Tipo de recuperador Enfriamiento gratuito por aire exterior: si-no

(n3)

+15 laminar

+15 turbulento

+15 turbulento

+10 turbulento

+10 turbulento

(n4) (n5)

no

sí baterías siempre

sí baterías siempre

sí baterías siempre

sí baterías siempre

Equipo climatizador Tipo de climatizador según su composición Solución constructiva (higiénico, convencional) Nivel sonoro Nivel sonoro máximo en el local Criterios de diseño para cálculo de cargas térmicas Ocupación Iluminación Maquinaria 35-40 35-40 35-40 35-40 30-35 (n6) (n7) tipo 1 higiénico tipo 2 higiénico tipo 2 higiénico tipo 2 higiénico tipo 2 higiénico

5 50 150

5 50 150

5 50 150

10 15 25

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

49

10 15 25

UCI Boxes CLIMATIZACION Descripción general del sistema de climatización Clasificación del local según UNE 100713 Renovación y calidad de Aire Renovaciones / hora de aire exterior Filtración de partículas (aspiración) Primera etapa: pre-filtración Clase Ubicación Segunda etapa: alta eficacia Clase Ubicación Tercera etapa: filtros absolutos Clase Ubicación Filtración de partículas (extracción) Clase Ubicación Control de temperatura Intervalo de temperaturas de consigna Invierno Verano Control de humedad Tipo de control: sin control – de intervalo – preciso Intervalo de humedades relativas de consigna preciso 45-55% 45-55% 23-25 23-25 G4 antes ventilador extracción H14 difusor de aire en sala F9 Final del climatizador G4 toma aire exterior 20 (n1) 1

URGENCIAS Espera

URGENCIAS Boxes

2

2

5

10

G4 toma aire exterior F9 Final del climatizador no

G4 toma aire exterior F9 Final del climatizador no

G4+F9

G4+F9

antes ventilador extracción antes ventilador extracción

20-22 23-25

20-22 23-25

Invierno Verano

intervalo +de 30% - de 65%

intervalo +de 30% - de 65%

Caudales y presiones de aire Caudal de aire total en renovaciones/hora Todo aire exterior: si-no Regulación de caudal de aire: constante-variable Funcionamiento continuado: si-no (n2) 20 sí vble multizona sí 15 no vble horario sí 10 sí cte sí

Presión del local respecto locales anexos (Pa) Régimen de disfusión de aire (laminar, turbulento) Gestión energética Recuperación de calor: si –no Tipo de recuperador Enfriamiento gratuito por aire exterior: si-no

(n3)

+10 / -10 turbulento

-10 turbulento

-5 turbulento

(n4) (n5)

sí baterías siempre

no según entalpía

sí entálpico siempre

Equipo climatizador Tipo de climatizador según su composición Solución constructiva (higiénico, convencional) Nivel sonoro Nivel sonoro máximo en el local Criterios de diseño para cálculo de cargas térmicas XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Ocupación Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004 Iluminación Maquinaria 30-35 40-45 40-45 (n6) (n7) tipo 2 higiénico tipo 4 convencional tipo 3 convencional

10 15 25

3 15 5

5 25 50

50

TRATAMIENTO Hemodialisis

TRATAMIENTO Medicina Nuclear: radioterapia y quimioterapia

TRATAMIENTO Hospital de día - médico

TRATAMIENTO Hospital de día quirúrgico

CLIMATIZACIÓN Descripción general del sistema de climatización Clasificación del local según UNE 100713 Renovación y calidad de Aire Renovaciones / hora de aire exterior Filtración de partículas (aspiración) Primera etapa: pre-filtración Clase Ubicación Segunda etapa: alta eficacia Clase Ubicación Tercera etapa: filtros absolutos Clase Ubicación Filtración de partículas (extracción) Clase Ubicación Control de temperatura Intervalo de temperaturas de consigna Invierno Verano Control de humedad Tipo de control: sin control – de intervalo – preciso Intervalo de humedades relativas de consigna intervalo +de 30% - de 65% intervalo +de 30% - de 65% intervalo +de 30% - de 65% preciso 45-55% 45-55% 24-26 24-26 23-25 23-25 20-22 23-25 20-24 20-24 G4 antes ventilador extracción G4 G4 G4 antes ventilador extracción no no no H14 difusor de aire en sala F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior 5 10 5 15 (n1) 2 2 2 1

antes ventilador extracción antes ventilador extracción

Invierno Verano

Caudales y presiones de aire Caudal de aire total en renovaciones/hora Todo aire exterior: si-no Regulación de caudal de aire: constante-variable Funcionamiento continuado: si-no (n2) 10 no cte no 30 no vble multizona no 10 no vble multizona no 15 sí vble horario no

Presión del local respecto locales anexos (Pa) Régimen de disfusión de aire (laminar, turbulento) Gestión energética Recuperación de calor: si –no Tipo de recuperador Enfriamiento gratuito por aire exterior: si-no

(n3)

= turbulento

-10 turbulento

= turbulento

+10 turbulento

(n4) (n5)

no según entalpía

no según entalpía

no según entalpía

sí baterías siempre

Equipo climatizador Tipo de climatizador según su composición Solución constructiva (higiénico, convencional) Nivel sonoro Nivel sonoro máximo en el local Criterios de diseño para cálculo de cargas térmicas XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Ocupación Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004 Iluminación Maquinaria 30-35 45-50 35-40 35-40 (n6) (n7) tipo 4 convencional tipo 4 convencional tipo 4 convencional tipo 2 higiénico

5 15 50

20 25 200

5 15 25

51

5 50 50

DIAGNÓSTICO Hemodinámica CLIMATIZACIÓN Descripción general del sistema de climatización Clasificación del local según UNE 100713 Renovación y calidad de Aire Renovaciones / hora de aire exterior Filtración de partículas (aspiración) Primera etapa: pre-filtración Clase Ubicación Segunda etapa: alta eficacia Clase Ubicación Tercera etapa: filtros absolutos Clase Ubicación Filtración de partículas (extracción) Clase Ubicación Control de temperatura Intervalo de temperaturas de consigna Invierno Verano Control de humedad Tipo de control: sin control – de intervalo – preciso Intervalo de humedades relativas de consigna preciso 45-55% 45-55% 20-24 20-24 G4 antes ventilador extracción H14 difusor de aire en sala F9 Final del climatizador G4 toma aire exterior 15 (n1) 1

DIAGNÓSTICO Radiodiagnostico convencional

DIAGNÓSTICO Radiodiagnostico avanzado

DIAGNÓSTICO Endoscopia, Broncospia

DIAGNÓSTICO Catéter cardíaco

2

2

1

1

5

5

10

10

G4 toma aire exterior F9 Final del climatizador no

G4 toma aire exterior F9 Final del climatizador no

G4 toma aire exterior F9 Final del climatizador H14 difusor de aire en sala

G4 toma aire exterior F9 Final del climatizador H14 difusor de aire en sala

G4

G4

antes ventilador extracción antes ventilador extracción

G4 antes ventilador extracción

G4 antes ventilador extracción

23-25 23-25

23-25 23-25

23-25 23-25

23-25 23-25

Invierno Verano

intervalo +de 30% - de 65%

intervalo +de 30% - de 65%

intervalo +de 30% - de 65%

intervalo +de 30% - de 65%

Caudales y presiones de aire Caudal de aire total en renovaciones/hora Todo aire exterior: si-no Regulación de caudal de aire: constante-variable Funcionamiento continuado: si-no (n2) 10 sí vble horario no 10 no vble multizona no 10 no vble multizona no 10 sí vble horario no 10 sí vble horario no

Presión del local respecto locales anexos (Pa) Régimen de disfusión de aire (laminar, turbulento) Gestión energética Recuperación de calor: si –no Tipo de recuperador Enfriamiento gratuito por aire exterior: si-no

(n3)

+10 turbulento

= turbulento

= turbulento

-10 turbulento

+10 turbulento

(n4) (n5)

sí baterías siempre

no según entalpía

no según entalpía

sí baterías siempre

sí baterías siempre

Equipo climatizador Tipo de climatizador según su composición Solución constructiva (higiénico, convencional) Nivel sonoro Nivel sonoro máximo en el local Criterios de diseño para cálculo de cargas térmicas Ocupación Iluminación Maquinaria 35-40 35-40 35-40 35-40 35-40 (n6) (n7) tipo 2 higiénico tipo 4 convencional tipo 4 convencional tipo 2 higiénico tipo 2 higiénico

10 15 50

5 15 50

10 15 100

10 15 50

10 15 50

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

52

LABORATORIOS Análisis

LABORATORIOS Anatomía patológica

ESTERILIZACIÓN Central

ESTERILIZACIÓN Almacén material y almacén ropa limpia

OTROS Autopsia

CLIMATIZACIÓN Descripción general del sistema de climatización Clasificación del local según UNE 100713 Renovación y calidad de Aire Renovaciones / hora de aire exterior Filtración de partículas (aspiración) Primera etapa: pre-filtración Clase Ubicación Segunda etapa: alta eficacia Clase Ubicación Tercera etapa: filtros absolutos Clase Ubicación Filtración de partículas (extracción) Clase Ubicación Control de temperatura Intervalo de temperaturas de consigna Invierno Verano Control de humedad Tipo de control: sin control – de intervalo – preciso Intervalo de humedades relativas de consigna intervalo +de 30% - de 65% intervalo +de 30% - de 65% intervalo +de 30% - de 65% 20-22 23-25 20-22 23-25 20-22 23-25 23-25 23-25 20-22 20-22 G4+F9 antes ventilador extracción G4+F9 G4 G4 antes ventilador extracción G4 antes ventilador extracción no no no H14 difusor de aire en sala no F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador F9 Final del climatizador G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior G4 toma aire exterior 5 10 5 5 20 (n1) 2 2 2 1 2

antes ventilador extracción antes ventilador extracción

Invierno Verano

Caudales y presiones de aire Caudal de aire total en renovaciones/hora Todo aire exterior: si-no Regulación de caudal de aire: constante-variable Funcionamiento continuado: si-no (n2) 10 no vble horario no 10 sí cte no 20 no cte no 5 sí cte sí 20 sí cte no

Presión del local respecto locales anexos (Pa) Régimen de disfusión de aire (laminar, turbulento) Gestión energética Recuperación de calor: si –no Tipo de recuperador Enfriamiento gratuito por aire exterior: si-no

(n3)

= turbulento

-10 turbulento

+5 turbulento

+10 turbulento

-10 turbulento

(n4) (n5)

no según entalpía

sí entálpico siempre

no según entalpía

sí baterías siempre

sí entálpico siempre

Equipo climatizador Tipo de climatizador según su composición Solución constructiva (higiénico, convencional) Nivel sonoro Nivel sonoro máximo en el local Criterios de diseño para cálculo de cargas térmicas Ocupación Iluminación Maquinaria 35-40 35-40 45-50 45-50 40-45 (n6) (n7) tipo 4 convencional tipo 3 convencional tipo 4 convencional tipo 2 higiénico tipo 3 convencional

10 15 25

10 15 25

10 15 100

40 15 100

10 25 25

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

53

HOSPITALIZACIÓN Convencional CLIMATIZACIÓN Descripción general del sistema de climatización Clasificación del local según UNE 100713 Renovación y calidad de Aire Renovaciones / hora de aire exterior Filtración de partículas (aspiración) Primera etapa: pre-filtración Clase Ubicación Segunda etapa: alta eficacia Clase Ubicación Tercera etapa: filtros absolutos Clase Ubicación Filtración de partículas (extracción) Clase Ubicación Control de temperatura Intervalo de temperaturas de consigna Invierno Verano Control de humedad Tipo de control: sin control – de intervalo – preciso Intervalo de humedades relativas de consigna intervalo +de 30% - de 65% 20-24 23-25 G4 antes ventilador extracción no F9 Final del climatizador G4 toma aire exterior 3 (n1) 2

HOSPITALIZACIÓN Infecciosos

HOSPITALIZACIÓN Inmunodeprimidos

2

1

3

3

G4 toma aire exterior F9 Final del climatizador no

G4 toma aire exterior F9 Final del climatizador H14 difusor de aire en sala

H14

G4

antes ventilador extracción antes ventilador extracción

20-24 23-25

20-24 23-25

Invierno Verano

intervalo +de 30% - de 65%

preciso 45-55% 45-55%

Caudales y presiones de aire Caudal de aire total en renovaciones/hora Todo aire exterior: si-no Regulación de caudal de aire: constante-variable Funcionamiento continuado: si-no (n2) 10 no sist. Individual sí 10 no sist. Individual sí 20 no sist. Individual sí

Presión del local respecto locales anexos (Pa) Régimen de disfusión de aire (laminar, turbulento) Gestión energética Recuperación de calor: si –no Tipo de recuperador Enfriamiento gratuito por aire exterior: si-no

(n3)

= turbulento

-10 turbulento

+10 laminar

(n4) (n5)

sí entálpico siempre

sí entálpico siempre

sí baterías siempre

Equipo climatizador Tipo de climatizador según su composición Solución constructiva (higiénico, convencional) Nivel sonoro Nivel sonoro máximo en el local Criterios de diseño para cálculo de cargas térmicas Ocupación XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Iluminación Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004 Maquinaria 30-35 40-45 30-35 (n6) (n7) tipo 3 convencional tipo 3 convencional tipo 2 higiénico

5 10 10

10 10 10

10 10 10

54

NOTAS: (n1) (n2) (n3) (n4) 1- exigencia muy elevada, 2 - exigencia convencional variable horario - 100% caudal en local en uso y 25% caudal en local en reposo variable multizona - reguladores de caudal para cada local de una zona local en posible sobrepresión o depresión en función del enfermo Recuperación de calor: cuando es todo aire exterior (aunque sea funcionamiento no continuado) o cuando es funcionamiento continuado, aunque no sea todo aire exterior. Tipo de recuperador: baterías de recirculación en salas clase 1, y recuperadores entálpicos en salas clase 2. Recuperador entálpico: ventilador de aspiración en entrada recuperador y ventilador de descarga en salida recuperador Tipos de climatizador por secciones: tipo 1 con recirculación y filtros absolutos en sala silenciador retorno + filtro retorno + ventilador retorno + sección de descarga-mezcla-aspiración + + filtro plano aspiración + batería de frío + batería de calor + humectador + ventilador impulsión + silenciador impulsión + filtro alta eficacia impulsión + conductos + filtros absolutos en sala tipo 2 sin recirculacion, con baterías de recuperación y filtros absolutos en sala silenciador retorno + filtro retorno + ventilador retorno + batería recirculación filtro plano aspiración + batería de recirculación + batería de frío + batería de calor + humectador + ventilador impulsión + silenciador impulsión + filtro alta eficacia impulsión + conductos + filtros absolutos en sala tipo 3 sin recirculacion, con recuperador entálpico y sin filtros absolutos silenciador retorno + filtro retorno + recuperador entálpico + ventilador retorno filtro plano aspiración + ventilador impulsión + recuperador entálpico + batería de frío + batería de calor + humectador + silenciador impulsión + filtro alta eficacia impulsión tipo 4 con recirculación, no recuperación ni filtros absolutos silenciador retorno + filtro retorno + ventilador retorno + sección de descarga-mezcla-aspiración + + filtro plano aspiración + batería de frío + batería de calor + humectador + ventilador impulsión + silenciador impulsión + filtro alta eficacia impulsión (n7) Solución constructiva (higiénico, convencional): serán higiénicos los de los locales clase 1 y convencionales los de los locales clase 2 55

(n5)

(n6)

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

ANEXO 2 : FICHA DEFINICIÓN INSTALACIONES ELECTRICIDAD EN LOCALES HOSPITALARIOS CRÍTICOS

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

56

CIRUGÍA Quirófano alta tecnología ELECTRICIDAD Descripción general del sistema eléctrico Clasificación del local según UNE 204607-710 Iluminación Iluminación general del local Nivel de iluminación Regulación Nivel de iluminación Regulación Autonomía Nivel de iluminación Regulación 1.000 si 30.000 si 2 horas (n1) 2

CIRUGÍA Quirófano convencional

CIRUGÍA Sala partos y cirugía ambulatoria

CIRUGÍA Ante quirófano

CIRUGÍA Reanimación post operatoria

UCI Boxes

2

2

2

2

2

1.000 si 30.000 si 2 horas

1.000 si 10.000 si

300 si

300 si

300 si 1.000 no

Iluminación específica

Iluminación vigilancia/nocturna

20 no

Tomas de corriente y maquinaria cirujano: 5 de 2 anestesista: 4 de 2 4 de 6 cirujano: 5 de 2 anestesista: 4 de 2 2 de 6

En torretas / cabeceros En pared Equipos específicos

8 3 de 2 2 de 2

12

12 2 de 2

Otros Potencia total de la zona Suministro eléctrico Circuitos alimentados en suministro normal Circuitos alimentados en suministro normal - emergencia Circuitos alimentados en suministro ininterrumpido Sistemas de protección a tierra
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

puertas automaticas, mesa operaciones, puertas automaticas, mesa operaciones, lámpara quirófano, toma trifásica de 63 A lámpara quirófano 16 kVA 8 kVA

cama 5 kVA 3 kVA

cama 3 kVA

cama 3 kVA

todos lámpara y otros vitales

todos lámpara y otros vitales

todos

todos

todos

todos

57
si si si si si si si si si si si, boxes alternos si

Utilización de transformadores separadores Red equipotencial

TRATAMIENTO Hemodialisis ELECTRICIDAD Descripción general del sistema eléctrico Clasificación del local según UNE 204607-710 Iluminación Iluminación general del local Nivel de iluminación Regulación Nivel de iluminación Regulación Autonomía Nivel de iluminación Regulación 400 si (n1) 1o2

TRATAMIENTO Medicina Nuclear: radioterapia y quimioterapia

TRATAMIENTO Hospital de día médico

TRATAMIENTO Hospital de día quirúrgico

DIAGNÓSTICO Hemodinámica

DIAGNÓSTICO Radiodiagnostico convencional

1

1

1ó2

2

1

400 si

300 no 1.000 no

300 no 1.000 no

1.000 si 10.000 si 2 horas

300 no 50 en control no

Iluminación específica

Iluminación vigilancia/nocturna

Tomas de corriente y maquinaria En cabeceros En pared Equipos específicos Otros Potencia total de la zona Suministro eléctrico Circuitos alimentados en suministro normal Circuitos alimentados en suministro normal - emergencia Circuitos alimentados en suministro ininterrumpido Sistemas de protección a tierra Utilización de transformadores separadores Red equipotencial
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

8 1 para TV

8 3 de 2, 9 de 1 80 kW monitores: 4 de 4 4 + 4kW monitores 3 kVA por cama

8 4 de 6 50 kW control: 1 de 6 3 kVA por cama 4 + 2 kW control 2 de 4 15 kW control: 1 de 6 2 + 1 kW control

3 kVA por cama

todos todos todos todos todos lámpara y otros vitales

todos

si, camas alternas si

no no

no no

si, camas alternas si

si si

no no

58

LABORATORIOS Análisis ELECTRICIDAD Descripción general del sistema eléctrico Clasificación del local según UNE 204607-710 Iluminación Iluminación general del local Nivel de iluminación Regulación Nivel de iluminación Regulación Autonomía Nivel de iluminación Regulación 500 no 1.000 no (n1) 0

LABORATORIOS Anatomía patológica

ESTERILIZACIÓN Central

OTROS Autopsia

HOSPITALIZACIÓN HOSPITALIZACIÓN Convencional Infecciosos

0

0

0

1

1

500 no 1.000 no

300 no

300 no 10.000 SI

200 no 500 no

200 no 500 no

Iluminación específica

Iluminación vigilancia/nocturna

20 no

20 no

Tomas de corriente y maquinaria En cabeceros canal: 3 por metro (sum.normal) y 1 por metro (sai) neveras, congeladores canal: 3 por metro (sum.normal) y 1 por metro (sai) neveras, congeladores 3 más 3 3 más 3

En pared Equipos específicos Otros Potencia total de la zona Suministro eléctrico Circuitos alimentados en suministro normal Circuitos alimentados en suministro normal - emergencia Circuitos alimentados en suministro ininterrumpido Sistemas de protección a tierra Utilización de transformadores separadores Red equipotencial
XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

4 de 2, estancas según equipo cámaras cama 3 kW

1 de 2

1 de 2

1 para TV 1 kW por cama

1 para TV 1 kW por cama

0,5 kW por metro

0,5 kW por metro

fuerza alumbrado tomas específicas canal

fuerza alumbrado tomas específicas canal

todo

general cámaras

general tomas médicas

general tomas médicas

no no

no no

no no

no no

no no

no no

59

NOTAS: (n1) 0 - no equipos electromedicina aplicados al paciente o uso de equipos autónomos 1 - equipos aplicados a partes exteriores o fluidos corporales del paciente. 2 - equipos aplicados al corazón.

XXII Seminario de Ingeniería Hospitalaria Congreso Nacional AEIH – Barcelona, Octubre 2004

60

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->