CONSERVACIÓN DE LAS VACUNAS

:

LA CADENA DE FRÍO

Grupo de Prevención de Enfermedades Infecciosas del PAPPS­ -semFYC

Rufino González JF, Comín Bertrán E, Puig Barberá J, Morató Agustí ML, Gómez Marco J, Batalla Martínez C, Álvarez Pasquín MJ, Martín Martín S, Aldaz Herce P, Pachón Del Amo I

Álvarez Pasquín MJ. 1 . m Las vacunas inactivadas difteria-tétanos-tos ferina acelular. hepatitis A. Martín Martín S. poco resistentes al calor. triple vírica y varicela son. Pachón Del Amo I Para lograr el mejor efecto inmunizante y protector de las vacunas. polio inactivada. Gómez Marco J. así como minimizar sus posibles reacciones adversas. Comín Bertrán E. Esta información resulta imprescindible para decidir qué hacer en caso de rotura de la cadena del frío. La tabla 1 detalla la termoestabilidad de las vacunas más habituales. en general. Debe ser mantenida por personal adiestrado. las vacunas deben conservarse en frío (2-8°C) y al abrigo de la luz. Por ello. La termosensibilidad vacunal es muy variada: m Las vacunas de gérmenes vivos. papilomavirus y gripe son más resistentes al calor.CONSERVACIÓN DE LAS VACUNAS: LA CADENA DE FRÍO Grupo de Prevención de Enfermedades Infecciosas del PAPPS­ -semFYC Rufino González JF. pues de ella dependen la efectividad y la seguridad del programa de vacunaciones. Haemophilus influenzae tipo b. y por este motivo deben ser rechazadas. hay que situarlas en los estantes menos fríos del frigorífico. meningococo C. neumococo. La cadena de frío es un sistema organizado de transporte. conviene situarlas en los estantes más fríos del frigorífico (si los hubiera). Morató Agustí ML. hepatitis B. Aldaz Herce P. Pierden poder inmunizante por congelación. Puig Barberá J. de modo que se garantice el mantenimiento de la potencia inmunizante de las vacunas desde su fabricación hasta su administración. Batalla Martínez C. almacenamiento y distribución de vacunas en las condiciones térmicas recomendadas. Por ello.

* Las vacunas frente a tétanos. si ésta presenta un precipitado que no se homogeneiza tras agitar vigorosamente. la termoestabilidad de las vacunas también depende de otros factores. * Las vacunas. En estos casos. VPI = cacuna poliomielitis inactivada. Termoestabilidad de las vacunas. como el preparado específico empleado (marca comercial). por lo que no debe demorarse su administración. difteria y tos ferina pierden inmunogenicidad tras la congelación. Hib = Haemophilus influenzae tipo b. aunque en este caso no se modifica el aspecto del preparado. VHB = virus hepatitis B. pierden con rapidez su capacidad inmunógena. 2 . DTP = difteria (infantil)-tétanos-tos ferina de células enteras. una vez reconstituidas. aumentando el riesgo de reacción local. Igual ocurre con la vacuna antihepatitis B.Tabla 1. debe consultarse con niveles superiores antes de administrar la vacuna implicada. No administrar la vacuna. * Las recomendaciones reflejadas en esta tabla son generales. DTPa = difteria (infantil)-tétanos-tos ferina acelular. Td = tétanos-difteria (adulto). * Se entiende por «potencia satisfactoria» la conservación de al menos el 50% de la actividad del preparado vacunal.

dejando espacio entre las cajas y evitando que éstas toquen las paredes interiores del refrigerador. en caso de avería o fallo del suministro eléctrico. para evitar la acumulación de humedad en las bandejas.Normas generales de conservación de las vacunas Una serie de sencillas normas ayudan a la conservación de las vacunas en el punto de vacunación: m Guardar los preparados vacunales de modo que permitan la circulación del aire. m Situar en la parte inferior del refrigerador botellas con agua o suero para que «almacenen» el frío (señalarlas para que no se confundan con agua potable). En caso contrario. no se garantiza la suficiente aireación para mantener una temperatura adecuada (figura 1). Distribución de las vacunas en el refrigerador. El volumen ocupado por las cajas de vacunas y las botellas de agua o suero debe representar. De esta manera. Figura 1. Se recomienda que las bandejas donde reposan las vacunas sean de malla metálica o con perforaciones en su base. la mitad del espacio disponible en el refrigerador. Poner también contenedores de frío o botellas de plástico con agua helada en el congelador. siempre que no se abra la puerta. la temperatura se mantiene dentro del intervalo óptimo durante 6-12 horas. como máximo. 3 .

). se debe usar un contenedor aislante (figura 2) –nevera rígida tipo «camping»– provisto de acumuladores de frío (figura 3). ya que éstas podrían congelarse. m Durante el acto vacunal. En este lugar. Pueden producir la congelación de los preparados vacunales. Una excesiva acumulación de hielo disminuye la capacidad refrigerante del aparato. Neveras portátiles y caja isotérmica para el transporte de pequeñas cantidades de vacunas. m No emplear el frigorífico de las vacunas para refrigerar comidas o bebidas. m No colocar vacunas en la puerta del refrigerador. Transporte de vacunas Para transportes de corta duración de pequeñas cantidades de vacunas. como por ejemplo entre el almacén principal y los puntos de vacunación o entre distintos puntos de vacunación (domicilios.. Figura 2. El calor que éstas desprenden y el número de veces que suele abrirse el refrigerador para acceder a ellas pone en peligro la estabilidad térmica que precisan las vacunas. pueden separarse con una placa de poliestireno. consultorios locales. m No abrir y cerrar el frigorífico muchas veces a lo largo de la jornada.. Comprobar que ésta quede bien cerrada. Los acumuladores de frío no deben entrar en contacto con el embalaje de las vacunas. cartón grueso rugoso o papeles arrugados. ni dejar mucho tiempo abierta la puerta. m Conviene disponer de un esquema de ubicación de cada vacuna en una zona visible del exterior del refrigerador y rotular los estantes con los tipos de vacunas situados en ellos. que deben dejarse a temperatura ambiente durante 15-20 minutos.m La nevera debe descongelarse siempre que la capa de hielo acumulada en el congelador supere los 5 mm de grosor. hasta que aparezcan gotitas de condensación en su superficie. para disminuir el tiempo de apertura. la temperatura es muy inestable. 4 . no emplear acumuladores de frío con orificios portavacunas o en contacto directo con éstas.

También existen indicadores de congelación (Cold marck®). Tras cualquier accidente en la conservación del frío. Recepción de vacunas. m Cada vacuna lleve su correspondiente etiqueta. en caso de rotura de la cadena de frío durante el transporte. normalmente retirando una lengüeta. el dispositivo debe activarse. 5 . que nos indicarán.Figura 3. el alcance de la transgresión térmica. con tiempos de registro variables (generalmente varios días). el indicador nos orientará sobre qué hacer con las vacunas afectadas. La pérdida de actividad de éstas ante elevaciones de la temperatura es acumulativa. Por ello. Indicadores de tiempo-temperatura (ITT) Durante la recepción de un pedido de vacunas. debe comprobarse que: m El tipo de vacunas y el número de dosis sea el solicitado. Existen en el mercado diversos tipos de ITT. que detectan congelaciones accidentales de las vacunas durante el transporte. en cuyo interior existe un depósito de cera de color que se funde a partir de una determinada temperatura. Los modelos más habituales consisten en una tarjeta de cartón de doble capa (figura 4). No debe aceptarse un pedido de vacunas con un ITT sin activar. Antes de usarlo. que debe revisarse durante la recepción de vacunas en los centros de salud. m Los frascos de vacunas no presenten deterioro. a modo de ventanas. Este ITT debe estar situado cerca de las cajas de vacunas. Acumuladores térmicos o contenedores de frío. El ITT es un instrumento utilizado en el transporte de vacunas. el recipiente utilizado para el transporte debe incluir un indicador de tiempo-temperatura (ITT). marcando una escala o unas perforaciones de la tarjeta. m Las vacunas no hayan sido expuestas a temperaturas inadecuadas. y nunca debe entrar en contacto con los acumuladores de frío.

Dichas lecturas posibilitarán el trazado de curvas de temperaturas máximas y mínimas alcanzadas cada día. que deben quedar registradas y archivadas para que puedan ser revisadas posteriormente. también están disponibles versiones digitales de este termómetro (figura 6). al principio y al final de la jornada– de las temperaturas máxima y mínima alcanzadas desde la última lectura. Figura 6. Termómetros de máxima-mínima. así como de la temperatura actual. Figura 5. Termómetro digital.Figura 4. Actualmente. Termómetro de máxima-mínima El termómetro de máxima-mínima (figura 5) sirve para el control periódico –mejor dos veces al día. Indicador de tiempo-temperatura. 6 .

por lo que deben almacenarse a oscuras y no dejarlos expuestos a la luz. Entre sus competencias está la recepción de las vacunas solicitadas y otros productos inmunobiológicos en óptimas condiciones. SRP (triple viral: sarampión. Es aconsejable que el centro cuente con más personal entrenado en estas competencias. varicela y BCG (tuberculosis). encargado del control de la cadena del frío. controlar los registros vacunales y mantener una relación fluida con los centros de distribución. El responsable de vacunas Cada centro vacunador debe disponer de un responsable de vacunas por cada turno de trabajo. rubéola. Las más fotosensibles son: sarampión. Hib (Haemophilus influenzae tipo b). para poder sustituir al responsable principal en caso necesario.Fotosensibilidad de las vacunas Los preparados vacunales son sensibles a la luz. almacenarlos y manejarlos de forma correcta y segura. paperas). gripe. tos ferina) y HB (hepatitis B). tétanos. 7 . Las vacunas que no son fotosensibles son: DTPa (difteria. HA (hepatitis A). Otras vacunas que deben preservarse de la luz son la VPI (antipoliomielítica inactiva trivalente). neumococo y meningococo C.

* Corte del suministro eléctrico o alteración del funcionamiento del frigorífico.ALGORitMO dE aCtUaCiÓN aNtE MaL FUNCiÓN EN La CadENa dEL FRÍO EN UN pUNtO dE vaCUNaCiÓN* Temperatura entre 8ºC y 25ºC durante menos de 72 horas Temperatura inferior a 0ºC o sospecha de congelación Temperatura entre 8 y 25ºC durante más de 72 horas o temperatura superior a 25ºC durante más de 8 horas ¿Se puede restablecer el suministro eléctrico o solucionar el problema frigorífico rápidamente? ¿Se puede restablecer el suministro eléctrico o solucionar el problema frigorífico rápidamente? Sí No Sí No Marcar las vacunas para usarlas de modo preferente Colocar las vacunas afectadas en otro frigorífico o nevera portátil Mantener las vacunas en la nevera Colocar las vacunas afectadas en otro frigorífico o nevera portátil Marcarlas No utilizarlas Comunicar la incidencia al nivel jerárquico superior. tipo de vacunas y aspecto físico de éstas. temperaturas máxima y mínima registradas. informando de la duración de la interrupción o tiempo transcurrido desde la última lectura del termómetro. 8 .

Manual de vacunaciones del adulto. Disponible en: http://www.10. Disponible en: http://www.org/manual/index.Bibliografía recomendada Batalla-Clavell J. Manual de vacunas en Pediatría. A manual for the Newly Independent States. Zubizarreta-Alberdi R. Temperature sensitivity of vaccines.cecovac. Generalidad Valenciana. Safe vaccine handling.ª ed.com/Vacunas/index.htm Comité Asesor de vacunas. Mato-Claín G. 2007. Monografía Sanitaria Serie E. Vaccine Storage and Handling. 2008. Cadena de frío y logística de los programas de inmunización. Recomendations and Guidelines. Vacunaciones preventivas.org/manual/Cap4_1_Elementos_cadena_frio.pdf Comité Asesor de Vacunas.pdf Servicio Murciano de Salud. Navarro-Valdivieso L. 2003.htm.pdf Vidal-Fernández Fernández M. Logística vacunal. Disponible en: http://www. Sevilla: Consejería de Salud.vacunasaep. Barcelona: Masson.pdf Ortega-Molina P. 1998. Pastor-Villalba E. cold chain and immunizations.pdf 9 .ª ed. Disponible en: http://www. Disponible en: http://www. Lluch-Rodrigo JA. Astasio-Arbiza P.int/vaccines-documents/DocsPDF/www9825. 3.pdf Mariano-Lázaro A.org/pdf/conservacion_manipulacion_vacunas. Louro-González A. Nº 50. Ginebra: OMS.pdf WHO/EPI/LHIS. Urbitzondo-Perdices L. En: Manual de vacunaciones para enfermería.2719-2004.gva. Villanueva-Orbáiz R. española.murciasalud.gov/vaccines/recs/storage/default. Ginebra: OMS. Mantenimiento de la cadena del frío para las vacunas: una revisión sistemática. En: Salleras-Sanmartí L. En: Farjas-Abadia MP. Cadena del frío. 681-702.int/vaccines-documents/DocsPDF06/847.es/recursos/ficheros/4045-Logistica_vacunalAbril2009. p. Conservación y aprovisionamiento de vacunas. Madrid: Asociación Española de Pediatría. Disponible en: http://www. 2004.san. 2.who. Documents WHO/EPI/LHIS/98. Gac Sanit.21(4):343-8. Disponible en: http://publicaciones.vacunasaep. Fisterra: 2008. Red de frío. Murcia: Servicio de Prevención y Protección de la Salud.com/cecovac/IMAGEN/Manual_vacunaciones_2008. Disponible en: http://www. Conservación y manipulación de vacunas. Logística de la Cadena de Frío. Alvadalejo-Vicente R. Arrazola-Martínez P.who. 2006.asp WHO.vacunasaep. Portero-Alonso A.cdc. Disponible en: http://www. Documents WHO/IVB/06. Disponible en: http://www. Elementos de la cadena del frío.es/publicaciones/documentos/V. De Juanes-Pardo J. CDC. Principios y aplicaciones.02.fisterra. Valencia: Consejería de Sanidad. García-Cucurella E. 2005. Fernández-Lara N. Junta de Andalucía.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful