Está en la página 1de 1

Justina Jorge Diaz Llamarse Justina era un castigo eterno, pensaba Justina, claro que exista la posibilidad de que

la llamaran Tina, pero eso le gustaba menos. Hubo momento que Justina pens rebelarse y poner una querella criminal contra sus padres o quemar su certificado de nacimiento. La abuela del cual hered el nombre viva en el campo, en un pueblo de la cordillera de Temuco. A veces se referan de ella como una campesina supersticiosa, lo que para Justina significaba ser una bruja.