P. 1
150 Ejemplos a Seguir

150 Ejemplos a Seguir

4.75

|Views: 3.151|Likes:
Publicado porAntonio Colao

More info:

Published by: Antonio Colao on Aug 05, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/15/2013

pdf

text

original

Un sacerdote ilustre -don Juan Blanco Oliver-
me envía un fax desde Valencia para darme a
conocer el artículo que ha sido publicado en el
diario «Levante», el mismo que fue divulgado en
«La Nueva España» el pasado día 10 de
septiembre. El autor es don Fernando Delgado: un
hombre sumamente engreído, hiriente, basto y
materialista hasta llegar a lo epicúreo, procaz y
herético como los mismos deicidas, defensor
obstinado de la muerte de los niños incipientes,
con un carácter de altanería y soberbia que sólo
verle nos da grima.

Y para saber la inquina que tiene contra la Igle-
sia y el Santo Padre, estamos viendo en su nefasto
escrito cómo se tomó la molestia de viajar a Fátima
para ridiculizar todo lo concerniente al santuario
mariano más universal y piadoso que hay en este
mundo, del cual nos dice que «lo del Papa y la Vir-
gen de Fátima era una historia de complicidad:
entre los dos hicieron el milagro, él fue el brazo
político». Y continúa diciendo que «toda Fátima es
un gran «shopping», es decir, un mercado donde
de todo se vende.

También califica a Fátima «como una indus-
tria religiosa», cuando en verdad se trata de un
movimiento apostólico al que todos los peregrinos
y comercios contribuyen queriendo o sin querer.
Más del 90 por ciento de las tientas sólo venden

194

libros relacionados con las historias de las apari-
ciones, rosarios y medallas de la Virgen, imágenes
de María, cuadros de la Santa Cena, velas para las
procesiones u ofrendas que llevan esas almas bue-
nas a Nuestra Señora, sotanas, casullas, albas, man-
teles y ornamentos para los altares y un largo etcé-
tera muy digno de alabanza y respeto para creyen-
tes y ateos también.

Pero don Fernando Delgado no es ateo. Es un
creyente que no quiere creer ni dejar que los de-
más crean. Es -repito- un deicida en potencia. Dia-
riamente se lanza en contra de la religión y de la
moral. Obstinadamente inventa críticas estúpidas
contra Aznar y su Gobierno. Y aunque nada entien-
do de política ni les perdonaré nunca (mientras no
se arrepientan) la ley del aborto que permite el Par-
tido Popular y los desmanes televisivos, los bene-
ficios que viene aportando el cambio de Gobierno
son muy notables.

Tengamos en cuenta que la buena marcha de
la economía asegura la posición de España dentro
del grupo europeo de la Moneda Única, por enci-
ma de países de economía muy desarrollada. Y
para mayor «inri» de don Fernando, esta bonanza
económica se traducirá muy pronto en una diferen-
cia apreciable en la expectativa del voto popular,
es decir, por encima de los dos puntos que ahora
señalan las encuestas.

Y las cifras económicas aseguran nuestra
presencia entre las naciones que mejor cumplen los

195

requisitos de Maastricht. Las cifras del paro se
situaron por debajo de los dos millones y son las
más bajas desde 1982, fecha en que los socialistas
ascendieron al poder. Los pensionistas pueden
estar tranquilos en cuanto al poder adquisitivo de
sus pensiones. Los tipos de interés contribuyen al
aliento de las empresas, bien sofocadas durante los
últimos catorce años.

Es de tener en cuenta que el Gobierno socia-
lista no solamente legó al nuevo Gobierno una de-
sastrosa situación económica, con una deuda pú-
blica del Estado por encima de los 50 billones de
pesetas, un paro de más de tres millones de ciuda-
danos, un continuo cierre de empresas.

Los socialistas dejaron también desastres en
la situación política y un pernicioso hábito de
corrupción. Y a todos los desmanes expuestos,
tiene que enfrentarse ahora el señor Aznar. Y esto
es, don Fernando Delgado, porque cuanto menos
nos distanciamos de Dios y de su Santa Madre, más
nos acercamos al bien de todos los españoles.
Cambie su pluma rútila por la torpeza de la mía y
todo irá mejor. Y si está dolido y humillado porque
lo echaron del Telediario, aguante un poco, que
bastante le aguantamos a usted.

Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 16-Septiembre-1997

196

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->