P. 1
150 Ejemplos a Seguir

150 Ejemplos a Seguir

4.75

|Views: 3.151|Likes:
Publicado porAntonio Colao

More info:

Published by: Antonio Colao on Aug 05, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/15/2013

pdf

text

original

Así hemos visto titulado el artículo de don
Andrés Aberasturi, el pasado día 14 en «LA VOZ
DE AVILÉS». Un columnista veterano que se
desenvuelve muy bien para decir lo que quiere.
Esta vez hace una defensa muy «humanitaria» de
don Ramón Sampedro. El inválido gallego que pasó
20 ó 30 años postrado en la cama solicitando la
eutanasia, y le parece un acto sublime el suicidio
de don Ramón.

Si la palabra «sublime» significa excelso,
eminente, de elevación extraordinaria, pienso que
poner fin a la vida con los cinco sentidos, está más
cerca del materialismo que de lo sublime. También
nos habla don Andrés de una sociedad hipócrita,
«capaz de asistir sin inmutarse a genocidios, a
muertes de niños por hambre, a inyecciones letales
y cámaras de gas». Nos parece bien que defienda
la vida de todos, y ni siquiera le reprochamos los
que mueren en las cámaras de gas después de ser
juzgados por crímenes premeditados con la mayor
fiereza y crueldad.

Pero de los millones de inocentes que mueren
en el seno materno, no nos dice nada, cuando en
verdad no se trata de una eutanasia que puede
parecer razonable a primera vista. Se trata de algo
más espantoso y terrorífico que la pena capital de
los criminales convictos y confesos. Es curioso que
todos los hombres materialistas -casi todos-, se

358

oponen a la pena de muerte y defienden las muertes
sin pena de los nonatos.

Cuando en España fue legislado el aborto en
los tres supuestos que todos conocemos, los que
desconocían el trasfondo de la intención, les
parecía razonable el nuevo código. Nosotros lo
hemos visto como una barbarie, sabiendo que tras
este dislate, vendría otro incrementándolo, y así
fue. Pues actualmente, en España, tenemos el
aborto libre sin límite del tiempo de embarazo. A
las clínicas privadas y abortivas, sólo les interesa
saber las semanas o meses que tiene el embrión
para darles el precio que habrán de pagar con
arreglo a los meses de embarazo.

He sacado este tema a colación para decirle a
don Andrés que si autorizan la eutanasia, nos
sucederá algo de lo mismo. Pues llegará el
momento en que algunos médicos criminales, y
familiares crueles de los pacientes añosos que les
impiden las vacaciones y les aumentan los
dispendios, serán los ejecutores de éstos con esa
inyección letal que don Andrés reprocha para los
que han cometido crímenes terroríficos.

También nos dice el señor Aberasturi que don
Ramón Sampedro, descansó en paz. ¡Ojalá!, y
quiera Dios que descanse en el cielo. Pero, ¿cómo
sabe don Andrés que descansó en paz? ¿Quién se
lo ha dicho? ¿Cómo sabe este hombre que no hay
cielo, infierno y purgatorio? ¿Quién puede conocer
los juicios de Dios?. Y si no hay nada, como así lo

359

cree don Andrés, no puede existir descanso ni
cansancio, ni guerra ni paz. La nada es el no ser, es
decir, la carencia absoluta de todo ser. La nada es
nada, ni pena ni gloria.

Este desatino de algunos ateos los lleva al
cúmulo de la hipocresía. ¿Quién puede probar que
Dios no existe?. Con todo respeto me permito
sugerirle a este hombre un poco de sinceridad,
manifestando lo que necesariamente tiene que
sentir y responder: «Yo no creo en Dios. No sé si
existe o no existe. No lo sé. No lo puedo saber». Y
cuando falta este mínimo de sensatez, sólo queda
al descubierto la tozudez, la contumacia, la
rebeldía y la incomprensión.

Publicado en «LA VOZ DE AVILÉS» 22-Enero-1998

360

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->