P. 1
Razones Para Creer

Razones Para Creer

4.5

|Views: 1.479|Likes:
Publicado porAntonio Colao

More info:

Published by: Antonio Colao on Aug 05, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/13/2012

pdf

text

original

Cuando el mundo disoluto se enfurece contra la
Iglesia y su Magisterio, el Espíritu Santo, prometido por
su Fundador, siempre aparece para suplir las deficiencias
sufridas y reemplazarla nuevamente al lugar que le
corresponde. En esta etapa de descristianización que
viene soportando la Iglesia, nos presenta un Pontífice
con todas las virtudes necesarias para sobrellevar
estoicamente los embates de sus detractores.

Y cuando un Papa santo -Pablo VI- carecía de la
virtud de la fortaleza y el carisma personal que
caracterizan a Juan Pablo II, el Espíritu Santo comenzó
a soplar en los llamados Cursillos de Cristiandad,
fundados en 1949 por miembros de la Acción Católica
en Palma de Mallorca.

Este movimiento de cristianización jubilosa está
representado en los cinco continentes, y han pasado por
los cursillos más de nueve millones de jóvenes y adultos.

En España están siendo impartidos por las
cincuenta y seis diócesis, y Asturias cuenta actualmente
con más de doce mil cursillistas. Sabiamente, don
Gabino Díaz Merchán, conoce muy bien cómo este
movimiento cristiano es capaz de difundir la palabra de
Cristo y, así, la diócesis de Oviedo, con sus
colaboradores, no ceja en promover tandas cada pocos
meses.

Los últimos cuarenta cursillistas salieron de la casa
diocesana de El Bibio el pasado día 13 de noviembre,

37

después de darnos un testimonio de ese Cristo viviente
que a partir de ahora anidará siempre en sus corazones,
dándoles a conocer cómo es posible salir -los que estén
dentro- del hedonismo, de la droga, del divorcio, del
aborto, y de encontrar la solución única y dignificante
para no contraer el Sida, como es la castidad fuera del
matrimonio.

Todo esto sólo lo hace posible la gracia que Cristo
infunde en las almas que se acercan a Él con atención y
buen deseo, lo que no es posible comprender sin la
experiencia que se vive en los cursillos. Pero si todos
los que se sienten agnósticos o se dicen increyentes,
sintieran la curiosidad de hacer esos cursillos, seguro
es que se encontrarían con la sorpresa más agradable y
atrayente de toda su existencia. Lo digo por la
experiencia que me confieren los 36 años que llevo
vividos como cursillista.

Y si fuese posible ver en una pantalla el cambio
radical de esas doce mil familias asturianas, después de
pasar por los cursillos, no quedaría un solo español que
no solicitara plaza a su respectiva diócesis para hacerlos.
Lo que sucede en los Cursillos de Cristiandad, es
inefable, y sólo se comprende cuando se viven los
mejores días de nuestra existencia, mientras el intelecto,
paso a paso, y hora a hora, paulatinamente, se va
volteando hasta llegar al punto que marca los ciento
ochenta grados, es decir, hasta entrar en un mundo nuevo
el cerebro realmente lúcido y converso.

Y en esa plenitud de clarividencia -tanto mayor
cuanto más execrables sean los pecados cometidos- es

38

cuando se siente la alegría incontenible de haber nacido
y de vivir, pues no conozco a nadie que no lo haya
experimentado después de haber hecho los benditos
Cursillos de Cristiandad: en ellos se consigue la EGB
del cristianismo y el consuelo que conlleva la vida de
gracia, con el incremento que día a día nos proporciona
la oración y el bien que practicamos.

Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 12-Diciembre-1995

39

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->