Está en la página 1de 4

Daewoo

Daewoo (en hangul 대우, traducible al español como "Gran universo") fue un conglomerado empresarial surcoreano. La empresa fue fundada el 22 de marzo de 1967 por Kim Woo-choong, y gracias a las políticas y ayudas económicas del gobierno de Park Chung-hee se diversificó con rapidez como fabricante de automóviles, barcos y componentes electrónicos. En su mejor época se situó como el segundo chaebol del país, por detrás de Hyundai. La diversificación de la compañía conllevó un gran endeudamiento, que fue insostenible con el estallido de la crisis financiera asiática. Daewoo se declaró en bancarrota en 1999 y su situación obligó a una intervención del Gobierno de Kim Dae-jung, quien desmanteló el chaebol y vendió sus filiales a distintas empresas para evitar un colapso de la economía nacional. Kim Woo-choong huyó de la Justicia al marcharse del país y no regresó hasta 2005, para ser condenado a 10 años de cárcel por fraude contable y evasión de capitales.1

La firma más conocida de Daewoo a nivel mundial, su marca de coches, fue rebautizada en 2002 como GM Korea, cuando General Motors se hizo con el control de la compañía, y en el 2011 desapareció oficialmente, cuando la GM compró la última de sus unidades de negocio que llevara su nombre: Daewoo Motors, y la rebautizara como GM Korea.2 Aunque algunas compañías siguen llamándose Daewoo, ninguna está hoy vinculada al histórico grupo.

Desarrollo de Daewoo

Antiguo cuartel general de Daewoo en Seúl. Hoy funciona como centro multiusos.

Daewoo fue fundada el 22 de marzo de 1967 por Kim Woo-choong, un joven empresario licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Yonsei de Seúl. Woo-choong puso en marcha una pequeña empresa de textiles compuesta por cinco empleados, para la que solicitó un crédito por valor de 5 millones de wones (9.000 euros al cambio de la época). Sin embargo, Daewoo creció con rapidez gracias a las políticas económicas del Gobierno de Park Chung-hee, quien quería desarrollar un modelo de conglomerados empresariales (chaebol) para reflotar la economía de Corea del Sur.3

Gracias a la administración surcoreana, Daewoo se benefició de ayudas y contratos en distintos sectores. En sus primeros años se concentró en el negocio textil, pero en 1973 el Gobierno surcoreano obligó a Daewoo a diversificar sus actividades para obtener subvenciones, y adquirió el astillero de Okpo. Desde entonces, la firma se hacía con empresas en bancarrota para rescatarlas a petición de la administración, entrando en negocios tan dispares como la construcción o la industria armamentística.4 A su vez, fue una de las primeras empresas que realizó obras de infraestructuras en Oriente Medio.

En 1978 Daewoo se hizo con el fabricante de automóviles Saehan Motor al que renombró como Daewoo Motor, compitiendo con otros conglomerados como Hyundai. Para hacerse un hueco en el mercado nacional Daewoo Motor suscribió en 1983 una sociedad mixta con General Motors, y empezó a fabricar utilitarios de bajo coste inspirados en otros modelos, como el Daewoo LeMans (Opel Kadett) o el Daewoo Tico (Suzuki Alto).

Con la liberalización de la economía surcoreana, Daewoo inició una expansión internacional de grandes dimensiones, ofreciendo sus servicios de fabricación con un bajo coste y mano de obra barata, especialmente en la fabricación de buques mercantiles, barcos y petroleros. Por otra parte, Daewoo Motor llegó hasta Australia y Estados Unidos y se convirtió en el sexto fabricante de coches del mundo tras la caída del Muro de Berlín, al abrir filiales en Europa del Este y Oriente Medio. La confianza de Daewoo en su expansión le llevó en 1992 a comprar la participación de General Motors en Daewoo Motor, convirtiéndose en una compañía independiente.

Durante los años 1990 Daewoo registraba un excesivo endeudamiento, fruto de la diversificación masiva y un sistema de integración vertical gestionado como un negocio familiar. La situación no cambió con la llegada de la democracia a Corea del Sur, ya que Kim Woo-choong fue elegido presidente de la Federación de Industrias Coreanas, un consorcio de los principales chaebol. En esa época, Daewoo era el segundo conglomerado del país, con 20 consorcios bajo su control y una plantilla de 320.000 empleados en todo el mundo.

Bancarrota de Daewoo

Daewoo Leganza de 1999.

En 1997 estalló la crisis financiera asiática, que afectó a las economías de los llamados "cuatro dragones asiáticos", entre los cuales se encontraba Corea del Sur. El presidente del Gobierno, Kim Dae-jung, decretó un paquete de reformas para reducir el déficit, y los créditos bancarios a las diferentes empresas se redujeron cuando el Fondo Monetario Internacional instó a eliminar las garantías cruzadas.4 Daewoo fue una de las empresas que más se endeudó para afrontar su expansión y no podía devolver los créditos que solicitó.5

Un año después, el grupo registró pérdidas por valor de 369 millones de euros pero, a diferencia de otros conglomerados con problemas económicos como Hyundai o Samsung, Daewoo continuó comprando empresas y renunció a deshacerse de activos deficitarios. Los problemas financieros del chaebol amenazaban incluso con colapsar la economía de Corea del Sur, ya que Daewoo

representaba entonces el 5% del producto interno bruto y sus empresas daban trabajo a 150.000

surcoreanos.4

El Gobierno de Dae-jung estudió varias medidas para intervenir la compañía, pero al final no emprendió ningún plan de rescate, lo que fue interpretado como una advertencia a otros conglomerados surcoreanos con problemas para que aceleraran sus desinversiones.5 Daewoo

llenó el mercado de bonos a corto plazo con un interés de hasta el 30%, pero esta medida fracasó

y el consorcio no pudo reestructurar su deuda. Daewoo fue desmantelada el 26 de agosto de

1999, y la administración subastó las subsidiarias deficitarias a inversores nacionales e internacionales para compensar a sus acreedores.5 Daewoo Motor fue declarado en bancarrota

en 2000, y a los pocos meses General Motors se hizo con su control.6

El fundador de Daewoo, Kim Woo-choong, huyó a Francia en noviembre de 1999 para evitar ser

juzgado por malversación de caudales y fraude fiscal, al falsear las cuentas del grupo para acceder

a nuevos créditos y ocultar su insolvencia. Woo-choong no regresó hasta 2005, siendo condenado

a 10 años de cárcel y una multa de 22.000 millones de dólares.1

El 30 de diciembre de 2007, fue amnistiado por el presidente Roh Moo-hyun, Presidente de Corea del Sur, que tradicionalmente da indultos por año nuevo.

Arresto de kim

El fundador del Grupo Daewoo, Kim Woo Choong, fue condenado a 10 años de cárcel por fraude. Además, el Tribunal del Distrito Central de Seúl ordenó a Kim Woo Choong el pago de una multa de 21,4 billones de won (unos 18.000 millones de euros).

Kim fue acusado de organizar un fraude contable por valor de 41 billones de won (unos 35.000 millones de euros), de pedir prestado ilegalmente 9,8 billones de won y de sacar del país

ilegalmente 3.200 millones de dólares (2.500 millones de euros). El Grupo Daewoo, que llegó a ser el segundo mayor conglomerado de Corea del Sur, quebró en 1999 debido a las deudas por valor de 80.000 millones de dólares (63.000 millones de euros) tras la crisis de cambio exterior de 1997- 1998.La acusación había pedido inicialmente 15 años de cárcel y una multa de 23,3 billones de won, subrayando que lo ocurrido con la compañía llevó en último término al Gobierno surcoreano

a "gastar hasta 30 billones de won para hacer frente a la crisis Daewoo, incurriendo en pérdidas

incalculables del dinero de los contribuyentes".Kim, de 69 años, fue detenido el año pasado tras seis años fugado en el extranjero. Su proceso se vio retrasado porque el acusado tuvo que ser

operado del corazón en un hospital de Seúl y no será ingresado en prisión antes del próximo 28 de junio para que continúe con el tratamiento.

Kim fue acusado de 11 cargos, entre ellos los de fraude, malversación, transferencia de fondos al exterior, quebrantar la confianza y violación de las leyes de gestión de moneda extranjera.Siete directivos de Daewoo fueron condenados en 2001 a siete años de prisión por desvío de fondos. Cuatro de ellos se han beneficiado de un perdón presidencial.