P. 1
4 Produccion de pastos - Marco referencial_Solid_Perú

4 Produccion de pastos - Marco referencial_Solid_Perú

|Views: 5|Likes:

More info:

Published by: Gothardo Casanova Torres on Oct 24, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/27/2015

pdf

text

original

Tecnología productiva de lácteos.

Producción de pastos y forrajes

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes Marco referencial ©Solid OPD Jr. 2 de mayo N° 210 Teléfonos: (066) 314612 info@solidperu.com www.solidperu.com Primera edición, 2010 Derechos reservados Esta publicación goza de la protección de propiedad intelectual en virtud del protocolo 2, anexo a la Convención Universal sobre Derechos de Autor. No obstante, ciertos extractos breves de esta publicación pueden reproducirse sin autorización; con la condición de que se mencione la fuente. Para obtener los derechos de reproducción o de traducción, deben formularse las correspondientes solicitudes a SOLID OPD; peticiones que serán bien acogidas. Gerente General Roeland Donckers Asesoría y desarrollo metodológico Solid OPD : René Fernán Apaza Añamuro Coordinación

Aldo Enrique Martínez Alca
Revisión Facultad de Ciencias Agrarias-UNSCH Francisco Condeña Almora y Fernando Barrantes del Águila INIA Juan Tineo Canchari Abraham Villantoy Palomino Autores Solid OPD Avelino Alejandro Fernández Medina (Q.E.P.D.) Luciano Martínez Berrocal Joel Moore Laura Luis Fernando Paredes Marcelo Luis Mario Pérez Chauca Gigi Giovanna Quispe Sulca Charlotty E. Lázaro Ortiz Javier Ciprian Pareja Loayza William Palomino Cuenca Colaboradores Iván Cuba Ascarza Francisco Huamaní Fernández Diseño de portada Ricardo Bryam Carrasco Vallejo Diomedes Ataucusi Yupanqui Luis Enrique Curi Villarino

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

ADVERTENCIA
El uso de un lenguaje que no discrimine ni marque diferencias entre hombres y mujeres es una de las preocupaciones de nuestra institución. Sin embargo, no hay acuerdo entre los lingüistas sobre la manera de cómo hacerlo en nuestro idioma. En tal sentido, con el fin de evitar la sobrecarga gráfica que supondría utilizar en español o/a para marcar la existencia de ambos sexos, hemos optado por emplear el masculino genérico clásico, en el entendido de que todas las menciones en tal género representan siempre a hombres y mujeres.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

INDICE
MÓDULO I: PRODUCCIÓN DE PASTOS Y FORRAJES UNIDAD DIDÁCTICA 1. SIEMBRA E INSTALACIÓN DE PASTOS Y FORRAJES ALTO ANDINOS 1 Producción de pastos y forrajes alto andinos 1.1 Introducción 1.2 Principales especies forrajeras en la alimentación del ganado vacuno y su importancia en la producción de leche 1.2.1 Gramíneas forrajeras 1.2.2 Leguminosas forrajeras
1.3 1.3.1 1.3.2 1.3.3 1.4 1.5 2 2.1 2.2

7
8 8 8 8 9 10 11 11 12 12 16 18 20 20 20

Principales asociaciones de especies forrajeras Gramíneas Leguminosas Asociaciones recomendadas para la sierra andina Principales aportes nutricionales de gramíneas y leguminosas forrajeras en la alimentación del ganado lechero Producción de pasturas Preparación de terrenos y fertilización para la siembra de pastos cultivados. Introducción Principales aspectos a considerar en la elección de terrenos para la siembra de pastos Selección de especies forrajeras Topografía del terreno Calidad del suelo Disponibilidad de agua de riego Presencia de malas hierbas Cultivo anterior Análisis de suelos y su importancia Pasos para el recojo de muestras de suelo para su análisis químico en el laboratorio. Precauciones en el recojo de muestras de suelo para análisis Interpretación de los resultados de análisis de suelos. Importancia y procesos en la preparación de suelos para la siembra de pastos. Arado Subsolado Rastreado Nivelación Aplicación de estiércol, guano de corral o compost Uso de fertilizantes químicos para la instalación de pastos Construcción de melgas o camellones Diseño del sistema de riego El historial de campo y su importancia en el manejo de pastos y forrajes alto andinos.

2.2.1 2.2.2 2.2.3 2.2.4 2.2.5 2.2.6 2.3 2.3.1 2.3.2 2.3.3 2.4

21 21 21 22 22 22 22 23 24 24 25

2.4.1 2.4.2 2.4.3 2.4.4 2.4.5 2.4.6 2.4.7 2.4.8 2.5

25 26 26 27 28 29 29 31 31

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

3 3.1 3.2 3.3 3.4 3.4.1 3.4.2 3.4.3 3.4.4 3.4.5 3.5 3.5.1 3.5.2 3.5.3 3.5.4 3.5.5

Siembra de pastos y forrajes alto andinos Introducción Época de siembra. Estado del terreno Calidad de semillas Poder germinativo Pureza de semillas Valor cultural Ploidía Métodos de siembra Inoculación de semilla de leguminosas forrajeras y métodos Inoculación masiva Inoculación húmeda Inoculación en seco Peletizado de la semilla Recomendaciones durante la inoculación y el manejo del inoculante. Fertilización y uso de enmiendas Uso de estiércol Fertilización química Densidad de siembra de las principales especies forrajeras Proceso de siembra de pastos cultivados

33 33 34 34 34 34 35 35 35 36 36 37 37 38 38 38

3.6 3.6.1 3.6.2 3.7 3.8

39 40 41 44 44 47 47 47 47 47 49 49 50 50 51 52 52 53 54 55 56 56 57 57 59 59 60 61

UNIDAD DIDÁCTICA 2. MANEJO DE PASTOS CULTIVADOS
1. 1.1 1.2 1.3 1.4 1.5 1.6 1.7 2 2.1 2.2 2.2.1 2.3 2.3.1 2.3.2 2.3.3 2.3.4 2.3.5 2.3.6 2.3.7 2.3.8 2.4

Buenas prácticas agrícolas en el manejo de pastos cultivados Introducción Primer corte del pasto instalado Acondicionamiento de melgas y/o camellones y su importancia en el manejo de los pastos cultivados. Fertilización de mantenimiento Procesos y técnicas de riego Control de malezas Implementación del riego presurizado en el manejo de pastos cultivados Sistemas de pastoreo Introducción Carga animal Número de potreros Sistema y tipos de pastoreo Pastoreo selectivo
Pastoreo continuo

Pastoreo alterno Pastoreo rotacional Pastoreo en fajas Pastoreo intensivo con cargas altas Confinamiento Utilización de los repasos Utilización del pasto al corte

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.5

Planificación forrajera del hato y su importancia

61 62 66 66 67 71 74 74 74 74 75 76 76

UNIDAD DIDÁCTICA 3. CONSERVACIÓN DE PASTOS Y FORRAJES
1 1.1 1.2 1.3 1.4 1.5 2 2.1 2.1.1 2.1.2 2.1.3

Preparación de heno Introducción Tecnología de la henificación de pastos y forrajes Características del heno de calidad Pérdidas de principios nutritivos durante el proceso henificación Usos y requerimiento de heno por animal en su dieta diaria Preparación de ensilado Introducción

de

¿Es necesario hacer uso del ensilaje? ¿Existe suficiente cantidad de buen forraje para ensilar? ¿Se cuenta con las condiciones necesarias para hacer un buen ensilaje? Tipos de silos, diseño y construcción Tecnología de la preparación de ensilaje Características de un buen ensilaje Algunos datos orientadores del ensilaje Usos y requerimiento de ensilaje por animal Planificación de la producción de ensilaje para el hato lechero Ventajas y desventajas del ensilaje Ventajas del ensilaje Desventajas del ensilaje Tratamiento de la paja y restos de cosecha Bibliografía

2.2 2.3 2.4 2.5 2.6 2.7 2.8 2.8.1 2.8.2 3

76 80 89 90 90 91 92 92 92 93 99

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

UNIDAD DIDÁCTICA 1. Siembra e instalación de pastos y forrajes alto andinos. 1. Producción de pastos y forrajes alto andinos 1.1. Introducción Las pasturas cultivadas, tanto permanentes como temporales (anuales), son los alimentos más baratos y prácticos que se pueden producir en las zonas ganaderas de la sierra peruana. En la alimentación de rumiantes, participan un sin número de factores los cuales tendrán un efecto mayor o menor sobre la respuesta animal, dependiendo de su participación en el complejo proceso que realizan los rumiantes para transformar alimentos fibrosos como los forrajes, residuos de cosecha y otros no empleados en la alimentación de humanos hasta la obtención de productos como carne, leche o lana. La siembra de pastos cultivados en asociación, generalmente, está compuesta por Gramíneas y Leguminosas las que constituyen, para nuestro medio, el sustento más abundante, barato y rentable en la explotación ganadera. Para el ganadero, resulta ser un esfuerzo significativo, debido al elevado costo de las semillas, los fertilizantes y la preparación adecuada del terreno. Sin embargo, este esfuerzo inicial no siempre es bien recompensado cuando los rendimientos de la pradera no son los esperados, esto originado por la falta de planificación del cultivo que implica detalles como la época de siembra, el diseño del sistema de riego, la nivelación del terreno, el sistema de utilización, la fertilización de mantenimiento, etc.; en conjunto reducen la longevidad del cultivo y también la rentabilidad. Por estas razones, la siembra de pastos debe formar parte de un sistema de producción ganadera, porque no se trata solo de sembrar pastos para que coman sus vacas, sino que debe cumplir un fin económico, es decir, generar ganancias por cada sol que se invierta en la instalación.

1.2.

Principales especies forrajeras en la alimentación del ganado vacuno y su importancia en la producción de leche. En la zona de intervención del Proyecto: Trabajando por la cadena productiva de lácteos, los productores vienen trabajando con especies forrajeras tanto Gramíneas como Leguminosas introducidas por el Proyecto Especial Río Cachi (PERC), durante los años de 1990, y el Proyecto Integral de Desarrollo Ganadero PIDG-Manallasacc, durante los años comprendidos entre 1997-2002. Últimamente, el MINAG, mediante el proyecto Piso forrajero, instaló 500 ha con pasto asociado en 10 comunidades del ámbito del proyecto. A continuación, se detalla las características de las Gramíneas y Leguminosas introducidas en el ámbito de intervención del proyecto de lácteos.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

1.2.1.

Gramíneas forrajeras Rye grass italiano (Lolium multiflorum) En lo que respecta a su adaptación, es ideal para valles interandinos de hasta 3,800 m.s.n.m. Prospera en suelos de mediana fertilidad y buena aireación. Su rendimiento se calcula entre 16-18 T de MS/ha/año y con 16 a 18% de proteína cruda. Entre sus cualidades, cabe destacar las hojas medianas muy palatables con alto contenido de carbohidratos (energía). Se recomienda asociarlo con trébol rojo, siendo posible su henificación o su uso en corte para la alimentación del ganado. Entre las variedades tetraploides se tiene: “Tama”, “Bestfor”, “Magnum”, “Westerwoldicum”, “Concord”, etc. Rye grass inglés (Lolium perenne) Esta especie se adapta muy bien en lugares de hasta los 4,200 m.s.n.m. Por su alta productividad, requiere de suelos de buena fertilidad. Puede rendir entre 10-12 T de MS/ha/año en asociación con trébol blanco “Huia” y/o “Ladino” y contiene un 16% de proteína cruda. Es una de las especies de rye grass de más alta calidad nutritiva. Se caracteriza, además, por su buena soportabilidad al pisoteo (rústico). Entre las variedades introducidas en nuestro medio se tiene: “Nui”, “Aries”, “Marathón”, “Amazón”, “Boxer”, etc. Dactylis (Dactylis glomerata) Esta especie se adapta muy bien hasta los 4,200 m.s.n.m., siendo ideal para su siembra asociada con Leguminosas en suelos de poca fertilidad. Asociada con trébol rojo, puede rendir entre 12.14 T de MS/ha/año. Alcanza hasta 16% de proteína cruda y un 60% de digestibilidad, aproximadamente, antes de la floración. Son poco palatables cuando no están asociadas con Leguminosas. Lo peculiar es que resisten al frío extremo, a la escasez de agua, al pisoteo y persisten en suelos pobres. En algunos lugares de la sierra, se han naturalizado. Entre las variedades más conocidas dentro del medio tenemos: “Amba”, “Potomac”, “Visión”, etc.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

1.2.2.

Leguminosas forrajeras Trébol rojo (Trifolium pratense) Esta especie se caracteriza por su rápido y fácil establecimiento y por el gran vigor de sus plántulas. Presenta tallos vigorosos con rápida y buena recuperación al corte. Su hábito de crecimiento erecto la hace adaptable al corte y posee un alto contenido de glúcidos que la hacen la Leguminosa con mejores aptitudes para el ensilaje. Posee además, buena tolerancia a enfermedades foliares pero susceptible al nematodo de la raíz (Ditylenchus dipsaci). Es muy exigente en fósforo. Su persistencia de 2-3 años depende del tipo de manejo y de las condiciones ambientales en que se encuentre. Entre las variedades se conoce: “Rosada de Quiñequeli”, “Red Queli” etc. Trébol blanco (Trifolium repens) Es una Leguminosa perenne de tallos rastreros con hábito estolonífero 1 o que la convierte en la Leguminosa de mayor adaptación para fines de pastoreo. Presenta sistema radicular superficial, pero con raíces que, según las condiciones del suelo, pueden tener una profundidad de hasta 60 cm . Sus raíces son colonizadas por bacterias del género Rhizobium que forman nódulos que les permiten fijar el nitrógeno atmosférico. Se adapta a una gran gama de suelos de textura liviana a pesada y de poca a gran profundidad; se desarrolla mal en suelos pobres, salinos, muy ácidos o arenosos y requiere niveles adecuados de fósforo y calcio. No se recomienda su siembra como cultivo único, pues es un forraje altamente meteorizante 2 para rumiantes por lo que, normalmente, se le utiliza en asociación con rye grass inglés, dactylis o festuca. La dosis utilizada es de 2 a 4 kg por hectárea, dependiendo del cultivo asociado. Se adapta muy bien para el pastoreo, ya que si se usa en sistemas de corte tiende a desaparecer, pues no resiste el sombreado prolongado. Entre las principales variedades se conoce: “Huia”, “Ladino”, otros.

1

Hábito estolonífero: Se dice a las plantas que producen estolones que son un tipo tallos rastreros que nacen desde la base de los tallos principales y que pueden desarrollarse sobre o dentro del suelo.
2

Es una condición que se desarrolla en los animales rumiantes y es la excesiva acumulación de gas en los dos primeros compartimentos (rumen y retículo) del estómago de !os rumiantes

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

1.3.

Principales asociaciones de especies forrajeras Los pastos más alimenticios para el ganado, ricos en proteínas, minerales, vitaminas y energía, son aquellos que contienen mezclas de Gramíneas y Leguminosas. Los pastos asociados son más palatables y alimentan mejor al ganado. 1.3.1. Gramíneas Las Gramíneas aportan carbohidratos estructurales (almidones y azúcares) y no estructurales (celulosa, hemicelulosa, lignina). Son fuente principal de energía, cuando es adecuado el nivel de fibra en la dieta. Por su longevidad, pueden ser especies anuales, bianuales y perennes. Cuadro Nº 01 Especies anuales, bianuales y trianuales
Rye grass italiano (Lolium multiflorum) Tetraploide Magnum (Colombia) Aubade (Colombia) Diploide Tama (Nueva Zelanda) Concord (Nueva Zelanda) Gulf mejorado (Colombia) Andrea (Colombia)

Cuadro Nº 02 Especies perennes
Rye grass ingles (Lolium perenne) Tetraploide Max (Colombia) Diploide Nui (Nueva Zelanda) Aries (Nueva Zelanda) Marathón (Nueva Zelanda) Amazón (Colombia) Híbrido Boxer (Colombia) Bestfour (Colombia)

Cuadro Nº 03 Especies perennes
Dactylis o pasto "ovillo" (Dactylis glomerata) Apanui (Nueva Zelanda) Potomac (Estados Unidos) Currie (Australia) Tekapo (Nueva Zelanda) Amba (Colombia) Starly (Colombia)

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

1.3.2.

Leguminosas Las Leguminosas aportan la proteína en la dieta. Por su longevidad, pueden ser especies anuales, bianuales y perennes. Cuando la proporción de Leguminosas en la mezcla se mantiene en niveles menores del 30%, se habrá reducido notablemente los riesgos de timpanismo en los animales. Los suelos cultivados con pastos asociados se conservan mejor y son más productivos.

Cuadro Nº 04 Especies anuales y perennes
Tréboles T. rojo (Trifolium pratense) Rosado de Quiñequeli (Chile) Pawera (Nueva Zelanda) Medium (Colombia) T. blanco (Trifolium repens) Huia (Nueva Zelanda) Ladino (Norte de Italia) Haifa (Colombia)

1.3.3.

Asociaciones recomendadas para la sierra andina La experiencia nos recomienda que la mezcla apropiada de pastos para la alimentación del ganado debe estar conformada por una tercera parte de Leguminosas y dos terceras partes de Gramíneas, porcentajes con los que se logra una dieta balanceada en forraje verde.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 05 Principales asociaciones forrajeras
Especies forrajeras para riego y pastoreo Para corte, bajo riego Rye grass italiano (ecotipo cajamarquino) Lolium perenne "Magnum" (tetraploide) Trifolium repens Total Mezcla para ladera y en secano Dactylis glomerata Festuca arundinacea Trifolium pratense "Kenland-Quiñequeli" Total Para pastoreo Alfalfa "Ranger", "Joya 1", "California 55" Dactylis glomerata Total Para pastoreo Alfalfa "Ranger", "Joya 1", "California 55" Lolium multiflorum "Tama", "Ecotipo cajamarquino" Total Para pastoreo y/o corte Alfalfa Rye grasas italiano Trébol rojo Total Asociación forrajes anuales (*) Avena forrajera Vicia sativa Total 70.00 30.00 100.00 10.00 15.00 04.00 29.00 15.00 20.00 Kg/ha 15.00 10.00 25.00 12.00 5.00 4.00 21.00 15.00 20.00 2.00 27.00 Kg/ha

Fuente: Curso de pastos y forrajes EEA Baños del Inca Cajamarca INIA
(*) MINAG-DRA Ayacucho PIDG Manallasacc. Luis Pérez Resp. Pastos (2000-03)

Figura Nº 01 Pasto asociado (Lolium multiflorum+alfalfa+trébol rojo)

Foto: Solid OPD, 2009

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 06 Principales asociaciones forrajeras para la sierra del Perú

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

1.4.

Principales aportes nutricionales de las Gramíneas y Leguminosas forrajeras en la alimentación del ganado lechero. El valor nutritivo de las plantas es el factor que determina la calidad del forraje y, como consecuencia, la eficiencia de su utilización en la digestión ruminal. La calidad del forraje puede ser valorada por la evaluación de la digestibilidad, del consumo y de la energía metabolizable. Estos factores son determinados por el estado fenológico, ploidía y nivel de endófito de las plantas. La energía metabolizable es la cantidad de energía disponible para un animal después de las pérdidas de energía en las heces, orina y metano. Se mide en Mega Joules/kg de materia seca de pastura (MJ/kg MS). Esta energía es usada por los animales para su mantenimiento, crecimiento y producción. La digestibilidad es el porcentaje de energía disponible para el animal, después de restar las pérdidas endógenas fecales. Para alimentar al ganado para condiciones de sierra y obtener rentabilidad en los productos, debemos buscar mejorar dos aspectos:

 

Mayor productividad Menores costos de producción

Actualmente, se cultivan variedades de Gramíneas y Leguminosas forrajeras en monocultivos o en asociación que aventajan grandemente a los pastos naturales en producción y calidad. Es muy importante conocer el contenido de nutrientes de las principales especies forrajeras, su estado de madurez y la disponibilidad del forraje. El siguiente cuadro resume el contenido nutricional de algunas especies forrajeras con respecto a materia seca, proteína, fibra cruda, calcio, fósforo y vitamina A, como un marco referencial para la planificación de la oferta de forraje.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 07 Composición nutricional de algunas especies forrajeras
Alimento ALFALFA Alfalfa fresca AVENA Avena punto leche FV Avena ensilada Avena ensilada grano pastoso Grano Heno Paja CEBADA Grano Heno Paja MAÍZ Maíz ensilado Rastrojo de maíz RYE GRASS ITALIANO Rye grass italiano FV Pastoreo inicio de crecimiento RYE GRASS INGLÉS Rye grass ingles FV TRÉBOL BLANCO Pastoreando FV Floración TRÉBOL ROJO Fresco FV. floración Fresco final floración Fresco segundo corte 20 28 27 21,20 14,90 17,30 19,00 30,00 25,00 2,26 1,01 1,64 0,38 0,27 0,36 99 83 74 28 21 7,40 24,00 26,00 14,00 0,64 0,34 150 141 29 24 11,00 24,20 26,50 19,00 0,63 0,62 0,34 0,34 135 160 35 87 8,40 5,90 32,00 34,00 0,34 0,60 0,09 5 2 89 87 88 13,90 8,90 4,10 6,00 26,00 42,00 0,05 0,21 0,24 0,37 0,30 0,09 0 21 31 30 89 89 88 90 13,00 12,80 9,70 13,60 9,20 4,40 32,00 30,00 34,00 12,00 31,00 41,00 0,47 0,07 0,26 0,26 0,11 0,10 0,33 0,39 0,24 0,07 66 65 24 0 21 4 27 19,00 28,00 1,72 0,31 97 MS % Proteína % Fibra cruda % Ca % P % Vitamina A (miles UI/Kg)

Fuente: Ing. Ciria Noli E.E.A. Santa Ana Huancayo INIA 2003

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 08 Composición química de algunos residuos agrícolas
Alimento Paja de rye grass italiano Rastrojo de alcachofa Chala de maíz Paja de trigo Paja de avena Paja de cebada Broza de kiwicha Broza de vicia Paja de maca Broza de haba Broza de quinua Broza de arveja MS % 89,15 82,32 89,48 88,51 89,74 88,4 88,29 87,70 87,70 88,54 88,33 88,65 PT % 4,14 10,51 4,74 4,57 4,30 1,01 10,91 9,06 7,85 5,31 5,18 6,75 Extracto etéreo (%) 0,38 1,35 0,55 0,55 0,70 0,63 1,27 0,47 0,43 0,29 0,65 0,55 Fibra cruda (%) 31,11 11,31 30,47 31,67 37,90 35,5 18,88 35,27 37,66 34,22 38,38 43,77 ENN % 45,16 50,70 50,09 50,09 42,32 47,48 47,52 38,35 34,58 34,22 47,52 34,52

Fuente: Ing. Ciria Noli E.E.A. Santa Ana Huancayo INIA 2003

1.5.

Producción de pasturas La tasa de crecimiento de las pasturas varía de una estación a otra, mostrando mayor productividad durante la época de lluvias, es decir, en la primavera y el verano. La información referente a la tasa de producción de pastos se utiliza para la elaboración de los presupuestos forrajeros, que son la base de la alimentación animal bajo sistemas pastoriles.

Cuadro Nº 09 Producción de materia seca (kg/ha)
Mezcla simple (dos especies) G/L kg MS/ha 1490 1620 1550 1500 1300 990 1050 1240 1260 1490 1440 1430 16360 Mezcla múltiple (cinco especies) 3 G/2L kg MS/ha 3040 2620 2510 1920 1740 960 1300 1270 1200 1430 1590 1920 21400

MESES Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Setiembre Octubre Noviembre Diciembre Total anual

Fuente: IVITA Huancayo. Promedios 1972-1974

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 10 Producción de materia seca (kg/ha)
R.G. inglés + trébol blanco bajo riego kg MS/ha 1500 1600 1600 1200 900 600 300 700 900 1100 1300 1400 13100 Alfalfa + Dactylis Alfalfa + Dactylis glomerata en glomerata en secano kg secano extremo MS/ha kg MS/ha 1600 1750 1800 1600 1000 150 100 200 450 800 1050 1350 10900 1500 1200 800 100 100 800 1400 5900

MESES

Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Setiembre Octubre Noviembre Diciembre Total anual

(*) Moro SAIS Buena Vista (**) Chuquibambilla, La Banda, Waqrani
Fuente: Convenio Peruano-Neozelandes

Cuadro Nº 11 Influencia de la altitud en la producción de materia seca (kg/ha)
Chaquiccocha Huanchar San Juan Quero 3,700 m.s.n.m. 3,300 m.s.n.m. 3,300 m.s.n.m. kg MS/ha kg MS/ha kg MS/ha Enero 1500 1600 1500 Febrero 1600 1750 1200 Marzo 1600 1800 800 Abril 1200 1600 100 Mayo 900 1000 Junio 600 150 Julio 300 100 Agosto 700 200 Setiembre 900 450 Octubre 1100 800 100 Noviembre 1300 1050 800 Diciembre 1400 1350 1400 Total anual 13100 10900 5900 Fuente: Producción de pastos cultivados en tres zonas agroecológicas de la MESES
sierra central. Instituto Veterinario de Investigaciones de Trópico y Altura IVITA

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.

Preparación de terrenos y fertilización para la instalación de pastos cultivados. 2.1. Introducción La preparación de los terrenos para la instalación de pastos cultivados asociados comprende la remoción de los suelos y la aplicación de fertilizantes y/o abonos orgánicos con el propósito de lograr un buen establecimiento y desarrollo radicular de los forrajes, desde la instalación hasta el corte. La mayoría de los cultivos requieren de una buena preparación del terreno al momento de la siembra, esto con el propósito de alcanzar buenos rendimientos del forraje. La finalidad de una buena preparación del terreno es:  Garantizar un medio apropiado para un buen establecimiento y desarrollo de las plantas cultivadas. Eliminar malezas, principalmente, para la siembra de la alfalfa y otras Leguminosas. Permitir una buena oxigenación de los suelos. Eliminar plagas

 

Si bien, la preparación de los terrenos es muy importante para la producción de forrajes, es más importante el adecuado uso de técnicas en la preparación del terreno como el arado, rastreado, nivelado y subsolado. Así mismo, debemos tener en cuenta la ubicación del terreno y la rotación de cultivos, porque mayormente se utilizan terrenos en los cuales se han sembrado anteriormente papa, haba. En cuanto a la fertilización del terreno donde se va a instalar el pasto, se debe realizar de acuerdo al análisis del suelo para poder incorporar a éste la cantidad de nutrientes requeridos (N, P, K) en forma de abonos orgánicos (estiércol) o abonos sintéticos (nitrato de amonio, urea, superfosfato, cloruro de potasio). 2.2. Principales aspectos a considerar en la elección de terrenos para la siembra de pastos. Para la zona alto andina, se recomienda siempre no reemplazar praderas de buena producción de pastos naturales por pastos cultivados asociados cuando no se tiene la seguridad, los recursos para cumplir con las exigencias del cultivo y los conocimientos básicos para su buen manejo. Para elegir un terreno donde se debe instalar la pastura, se debe tomar en cuenta los siguientes criterios:

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.2.1.

Selección de especies forrajeras Es muy importante elegir especies adaptadas a regiones geográficas específicas, a los objetivos de producción animal y a las características del suelo. Por ejemplo, para suelos extremadamente secos, de baja fertilidad y pH ácido (5.0), los dactylis son los recomendados. Si la fertilidad se incrementa manteniendo las otras dos características estables, se recomienda el uso de las festucas. En el caso de las Leguminosas forrajeras, la mayoría de tréboles pueden tolerar la acidez (pH 5.0); la alfalfa es altamente susceptible a pH menores a 6.5. Con respecto a los objetivos de producción, existen cultivares dentro de especies que soportan bien el pastoreo de una u otra especie. Por ejemplo, para el pastoreo de vacunos, se emplearán cultivares de hojas grandes, frondosas y con hábitos de crecimiento erecto. Si nuestra explotación es de ovinos, elegiremos cultivares, dentro de especies, con hábitos de crecimiento achaparrado, rastrero y estolonífero. Estas características son consideradas para los tréboles.

2.2.2.

Topografía del terreno Para la siembra de pastos, son preferibles los terrenos planos o con poca pendiente. Para nuestro medio, de topografía accidentada, se consideran apropiados los terrenos con una pendiente menor al 20% con la finalidad de facilitar la preparación del terreno, establecer el sistema de riego, reducir la erosión y facilitar el pastoreo. No es conveniente sembrar pastos donde hay agua estancada; si no hay otra alternativa, entonces será necesario construir drenajes. Además, no debe sembrarse en terrenos afectados por la salinización (capas blancas del terreno).

2.2.3.

Calidad del suelo Éstos no deben ser muy húmedos ni demasiado pedregosos, deberán ser fértiles y profundos para que las raíces se desarrollen bien. En los suelos de menor calidad, se instalarán pastos anuales como avena forrajera, centeno y cebadas forrajeras.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.2.4.

Disponibilidad de agua de riego La mejor producción de pastos se obtendrá en terrenos que cuenten con el recurso hídrico. Los pastos cultivados requieren de un buen nivel de riego y con frecuencias no mayores a 10 días, principalmente, durante los meses de abril a noviembre. Se recomienda, además, tomar en cuenta la condición actual y las necesidades de mejorar en las tomas, canales principales y canales secundarios antes de la siembra. También, se puede sembrar pastos en terrenos de secano, en lugares donde el suelo es más húmedo (pero no pantanoso) o en lugares donde hay más lluvias.

2.2.5.

Presencia de malas hierbas La siembra de pastos cultivados deberá realizarse en terrenos limpios, sueltos, sobre todo, después de una rotación de papa o maíz; en todo caso, se debe preparar adecuadamente el terreno desde la época de sequía con el propósito de que las raíces de malezas se sequen. En lo posible, evitar pérdidas económicas y de tiempo para el control de malezas como el kikuyo, lengua de vaca, llantén, junquillo, etc.

2.2.6.

Cultivo anterior Nos permite determinar las condiciones actuales del suelo en cuanto a su nivel de preparación, los requerimientos de labores culturales, a la presencia de malezas, a las necesidades de abonamiento y a la fertilización. En el caso de pastizales o campos invadidos por kikuyo, implica adicionar labores culturales específicas con la finalidad de reducir la competencia con el pasto instalado.

2.3.

Análisis de suelos y su importancia El análisis del suelo es fundamental y se recomienda como primer paso para identificar los posibles déficits de nutrientes y los niveles de acidez. Un adecuado pH (generalmente de 5.5 a 6.5) y buenos niveles de fosfato son los principales requerimientos. En muchos suelos de la sierra, los niveles de potasio y azufre son deficitarios; necesitan corregirse con los fertilizantes apropiados que proporcionen, además, algunos microelementos. Como el cultivo de los pastos tiene una duración mayor a los cuatro a cinco años, es importante que el suelo proporcione los nutrientes necesarios para el cultivo; de no ser así, será conveniente incorporar al suelo los elementos que resulten escasos después del análisis de suelos. Por tanto, es importante que cada productor conozca el método de recoger muestras del suelo, el que se describe a continuación:

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.3.1.

Pasos para el recojo de muestras de suelo para el análisis químico en el laboratorio. a) Elabore un plano o croquis del terreno donde va a sembrar. Diagrama Nº 01

Esquema para la toma de muestras para análisis de fertilidad

b) Señale en el croquis los lotes que muestran condiciones similares: igual manejo, igual pendiente, color, vegetación, drenaje, textura, etc. c) En cada área no mayor de tres hectáreas, tome de 15 a 20 submuestras siguiendo un camino en zigzag a fin de abarcar todo el lote; luego, en un balde limpio, mezcle cuidadosamente todas estas submuestras; finalmente, tome 1 kg de ésta. La muestra compuesta será la que se envíe al laboratorio como una representativa del lote. d) Cada muestra deberá ser registrada con una etiqueta que contenga los siguientes datos:        Nombre del propietario del predio. Fecha Nombre del lote Ubicación Altitud (m.s.n.m.) Cultivo anterior Cultivo a sembrar

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Diagrama Nº 02 Toma de muestra de suelo para análisis de fertilidad

2.3.2.

Precauciones para análisis.

en

el

recojo

de

muestras

de

suelo

No mezcle muestras de diferentes lotes. Al tomar muestras de un campo que ha sido recién fertilizado, tenga cuidado de no tomar muestras de los sitios en donde los fertilizantes fueron aplicados. No tome muestras al pie de los cercos o zanjas, de los lugares de acumulación de materiales vegetales o estiércol, de lugares que han sido quemados recientemente, de zonas pantanosas o de acumulación de sales. Identificar bien las muestras tomadas. 2.3.3. Interpretación suelos. de los resultados de análisis de

El uso de análisis químico del suelo, como guía para la adición de fertilizantes, involucra dos etapas: la interpretación de los resultados y la recomendación. La primera se refiere a la estimación de obtener respuesta mediante el empleo de fertilizantes; mientras que la segunda es la interpretación práctica de los resultados obtenidos para aplicarla en la producción comercial de cultivos. Siempre se debe consultar con un especialista para tener las recomendaciones específicas basadas en los resultados del análisis del suelo.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.4.

Importancia y proceso de la preparación de suelos para la siembra de pastos. La preparación de los suelos para la siembra de pastos cultivados consiste en la remoción de los suelos (arado, rastreado y nivelado) y la aplicación de abonos para el buen establecimiento y desarrollo radicular de las plantas, desde la siembra hasta la cosecha. La mayoría de los cultivos, principalmente el de los forrajes, requieren de una buena preparación del suelo al momento de la siembra, con el propósito de obtener altos rendimientos de forraje. El momento de efectuar la preparación de terrenos se realiza con el inicio de las primeras lluvias (octubre a noviembre). De este modo, el pasto aprovecha toda la época de lluvias para un crecimiento uniforme. Se puede efectuar en nuestro medio una arada entre mayo a julio (época en seca) para lograr el secado de las raíces de malezas. Dentro del proceso de preparación de terrenos se señala: 2.4.1. Arado El arado consiste en voltear la capa de tierra de abajo hacia arriba con la finalidad de oxigenar los suelos, eliminar las malezas existentes y ofrecer condiciones físicas apropiadas para el desarrollo radicular del cultivo. El arado se puede realizar cuando los suelos están húmedos, siendo los arados tempranos (época de lluvias) o tardíos (días antes de la siembra). Esta práctica se puede realizar con diferentes técnicas: utilizando maquinaria como el tractor agrícola, mediante la tracción animal o la fuerza humana. Con la fuerza humana, es recomendable realizar el arado o roturado a una profundidad aproximada de 15 cm, y a 30 a 40 cm cuando se efectúa con maquinaria agrícola de acuerdo al cultivo forrajero a sembrarse.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.4.2.

Subsolado El subsolado es una práctica poco común en nuestro medio. Consiste en arar el terreno a una profundidad mayor de 25 cm con el objeto de romper la capa dura del suelo (pie de arado). El uso continuo del tractor agrícola, durante años, permite la formación de una capa dura por debajo de 25 cm del suelo llamado “pie de arado”. Esta capa dura reduce la adecuada infiltración de agua en los suelos, la aireación y el desarrollo de las raíces. Normalmente, el problema se presenta en suelos húmedos y arcillosos que perjudican enormemente el desarrollo de las plantas. Para garantizar un buen resultado del subsolado, al efectuar esta actividad, es necesario incorporar materia orgánica a los suelos (estiércol) con el fin de mejorar la estructura y la fertilidad del suelo.

2.4.3.

Rastreado Esta labor consiste en desmenuzar los terrones (curpas) de tierra formados durante el arado, obteniendo una buena “cama”. Se realiza con la finalidad de favorecer:    El crecimiento de las raíces La conservación de la humedad de los suelos El buen contacto de las semillas con el suelo para la germinación.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 02 Rastreado, nivelación y trazo de melgas

2.4.4.

Nivelación Esta actividad agrícola consiste en distribuir uniformemente la capa de tierra arada y rastreada. Puede realizarse con maquinaria o manualmente. El propósito es contar con terrenos uniformes para la siembra de pastos asociados o solos como la alfalfa. ¿Qué pasa cuando no se efectúa la nivelación de los suelos?  Existe encharcamiento del agua de riego y/o lluvias en los lugares donde existen depresiones perjudicando el desarrollo normal de las plantas.  En la siembra, la distribución de la semilla al voleo no es uniforme; muchas veces no se logra enterrarlas adecuadamente en el campo. Una mala costumbre de los productores, durante el arado, es dejar las raíces de malezas en las parcelas, ya que rebrotan cuando las condiciones del suelo son favorables. Es importante recogerlas para evitar problemas de competencia por nutrientes con los forrajes. Los altos rendimientos de producción forrajera se consiguen incorporando abonos (estiércol y sintéticos) a las parcelas de cultivo en el momento de la preparación de los terrenos o durante la siembra.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.4.5.

Aplicación de estiércol, guano de corral o compost. Para disponer de buenos pastos, es necesario aplicar buena cantidad de materia orgánica a los suelos en el momento de la preparación, logrando una mejor mezcla con la tierra y así mejorar su estructura y contenido de nutrientes. Se recomienda incorporar entre 8 a 10 TM/ha de estiércol. Posteriormente, después de cada corte o pastoreo, también se debe incorporar estiércol o compost. Es una buena alternativa el uso de guano de las islas, porque es un producto orgánico y de mucha riqueza nutritiva para el suelo. Se recomienda usar entre 15 a 20 sacos por hectárea.

Figura Nº 03 Incorporación de estiércol al suelo

Foto: Solid OPD, 2009.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.4.6.

Uso de fertilizantes químicos para la instalación de pastos. Es conveniente ayudarse con el uso de fertilizantes sintéticos, pues ayudan al rápido desarrollo de las raíces y al crecimiento acelerado del pasto favoreciendo una mejor resistencia del pasto tierno a la sequía y a la invasión de malas hierbas. Los fertilizantes sintéticos se aplican el mismo día de la siembra, al voleo y de manera uniforme. La cantidad de fertilizantes que se aplique al suelo será de acuerdo a la recomendación del laboratorio de análisis de suelos. Si no se tiene esta información, en promedio para nuestra zona, se puede aplicar la dosis de 50-100-00 de NPK.

2.4.7.

Construcción de melgas o camellones Consiste en la división del terreno en franjas. Se efectúa con la finalidad de mejorar la utilización del agua de riego, facilitar el manejo de la pastura, y optimizar el aprovechamiento de los abonos y fertilizantes. Bajo esta modalidad, se consigue una buena producción de pastos. Para la construcción de melgas, se debe tener en cuenta:  El ancho de la melga depende de la pendiente del terreno. A mayor pendiente menor anchura; a menor pendiente mayor anchura. Con ello se evita que el agua de riego ocasione erosión de suelo.  Las melgas no deben ser muy largas a fin de evitar la pérdida de agua por filtración. Para el trazo de las melgas, se utiliza el nivel “A” o nivel cholo, que se construyen con tres palos de carrizo. Este instrumento tiene la forma de una A mayúscula. El largo de cada uno de los lados de su contorno debe ser de dos metros. La línea que cruza horizontalmente debe estar ubicada a un metro contando de la base hacia arriba. Desde el pico del triángulo, debe colgar una piedra a través de una pita que debe llegar un poco más debajo del palo horizontal. Durante su uso, la piedra deberá estar siempre nivelada y coincidir con una marca situada justo a la mitad de la tabla horizontal. Este instrumento debe ir girando hacia un solo lado sobre cada una de sus patas, de esta manera se va delineando en el terreno el contorno donde deberán construirse los bordes o bordones de las melgas. Se debe tener cuidado que la pita que sujeta la piedra siempre coincida con la marca en la tabla horizontal.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 04 Manejo del nivel A

Realizando la nivelación y trazo

Esquema de trazo y manejo del nivel en A

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.4.8.

Diseño del sistema de riego Paralelo a la construcción de melgas, se construirán los canales secundarios de riego, bordes o cantos para un mejor control del agua en sangrías para evitar el empozamiento; a la vez, se evitará la invasión de especies no deseables al terreno.

2.5.

El historial de campo y su importancia en el manejo de pastos y forrajes alto andinos. El historial de campo nos permite llevar a la mano toda la información del historial del cultivo; en este caso, el de pastos, referido al nombre del productor, localidad, altitud, topografía del terreno, textura, pH, área del predio. Asimismo, la utilización de maquinaria agrícola, la fecha de siembra, cultivos anteriores a la siembra de pastos y los abonamientos empleados. Se puede detallar, además, la cantidad de semilla utilizada en la siembra, resiembra y algunas labores de mantenimiento de los pastos como: control de malezas, reconstrucción de melgas, fertilización de mantenimiento, reapertura de canales o acequias de riego, utilización del pasto, y finalmente se elabora un croquis de la ubicación del predio. Algunas observaciones relevantes se pueden incluir en el historial; por ejemplo, la caída de heladas, granizadas, etc. Este documento no pretende ser una guía (cuadro siguiente); más bien, una herramienta que nos permita conducir en forma eficiente la explotación, ayudándonos a tomar acciones correctivas en caso necesario.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 12 Historial del terreno de cultivo
HISTORIAL DEL TERRENO DE CULTIVO
Cliente:___________________________________________ Comunidad:________________________________________ Fecha:_________________ Nombre del predio: Área del predio (has): Altitud aproximada m.s.n.m.: Topografía del terreno (pendiente, plano): Textura del suelo: Intensidad de heladas/granizadas Número de jornales (aproximado) Fecha de siembra del pasto Utilización de maquinaria agrícola Cultivos anteriores (tres últimas campañas agrícolas) Arado de discos (hrs) Polirrastra (hrs) Yunta (N°) 2006-2007 2007-2008 2008-2009 Distrito:_____________________________________ Provincia:____________________________________ Zona:_______________________________________

Fertilizantes utilizados (última campaña agrícola)

Urea agrícola (sacos) Nitrato de amonio (sacos) Fosfato di-amónico (sacos) Superfosfato triple de calcio (sacos) Cloruro de potasio (sacos) Gallinaza (sacos) Guano de islas (sacos) Estiercol (sacos)

Rye grass italiano (kg) Rye grass ingles (kg) Utilización de semilla de Dactylis (kg) pastos e inculantes en la Trébol rojo (kg) asociación al momento de Trébol blanco (kg) la siembra Avena/ceb (Nodriza) kg Inoculante Kikuyo Malezas con alta incidencia Hojas anchas Otras Control de malezas Reconstrucción de melgas Abonamiento mantenimiento Reapertura de canales riego Mantenimiento de pastos Resiembra de pastos Aireación de pastos Utilización pasto al pastoreo Utilización pasto al corte

¿Realizó análisis de suelo? Croquis de ubicación del terreno:

Observaciones:

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

3.

Siembra de pastos y forrajes alto andinos 3.1. Introducción La siembra consiste en la distribución uniforme de las semillas de pastos en los terrenos que han sido preparados con antelación, los cuales deben de estar bien nivelados y libres de malezas con el fin de garantizar el buen establecimiento de las especies forrajeras y la producción de los mismos. La siembra de los pastos puede realizarse de dos formas:  Al voleo En forma manual; consiste en cubrir las semillas con una capa finísima de tierra con la ayuda de ramas o rastrillos.  En surcos Con o sin sembradora, a 20 ó 25 cm de distancia entre surcos y entre 1 a 2 cm de profundidad. La siembra puede realizarse desde el mes de setiembre, en ausencia de heladas y cuando se dispone de agua para regar; pero, para mayor seguridad y para un mejor establecimiento de las pasturas en nuestro medio, ésta se realiza en plena época de lluvias entre los meses de diciembre y enero. La densidad de siembra varía, sobre todo, de acuerdo al método de siembra. Cuando se siembra al voleo, se utiliza mayor cantidad de semilla a diferencia de cuando se siembra en surcos o a chorro continuo. Durante la germinación de las semillas y el rebrote, las plantas se sustentan con las reservas acumuladas en las semillas y en las raíces dependiendo del caso. En la fase del crecimiento, las partes verdes de la planta comienzan a asimilar hidratos de carbono que permiten el crecimiento de las partes de las plantas (hojas, raíces, tallos) y la acumulación de las reservas. La duración de esta etapa está sujeta a diferentes factores como la temperatura, radiación fotosintética, horas luz y humedad. Para la siembra de pastos, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

3.2. Época de siembra La época indicada para la siembra de pastos es con el inicio de lluvias (noviembre-diciembre). Así, el pasto puede aprovechar el agua de las lluvias para su crecimiento uniforme y resistir mejor la sequía. Se puede sembrar pastos en otras épocas del año, si se cuenta con riego, pero debe realizarse con mucho cuidado para evitar el arrastre de semillas. Para nuestra zona, un impedimento es la caída de constantes heladas que retardan el crecimiento normal de los pastos. Se recomienda realizar siembras periódicas, con la finalidad de tener forraje verde durante un tiempo prolongado y aprovechar el tiempo máximo de lluvias. Esta práctica se recomienda con pastos anuales 3.3. Estado del terreno Para la siembra y la buena germinación de las semillas, la tierra debe ser fina, firme y no floja, sin terrones y con una humedad adecuada. 3.4. Calidad de semillas La semilla a utilizarse debe poseer la garantía del caso, ser de alta pureza varietal y elevado porcentaje de germinación; evitar utilizar variedades desconocidas y guardadas por mucho tiempo. Se recomienda efectuar, antes de la siembra, la determinación del porcentaje de germinación, pureza y valor cultural. Antes de sembrar alfalfa o tréboles, éstas deberán ser inoculadas. 3.4.1. Poder germinativo Se determina con el objetivo de conocer la capacidad de la semilla para dar origen a una plántula normal; también se conoce como emergencia y desarrollo del embrión que da origen a una plántula. Esta prueba se puede determinar mediante cajas petri, platos o mediante papel periódico. Las evaluaciones se realizan todos los días anotando el número de semillas que germinen día a día. El término de las evaluaciones será cuando éstas ya no germinen por tres días consecutivos.  Método Se colocarán 100 semillas distribuidas uniformemente en toda la superficie del sustrato o depósito. Se recomienda efectuar esta práctica en tres grupos o repeticiones. Cuando se utilice el papel periódico, se colocarán las 100 semillas en forma de hileras y se procederán a enrollarlas; luego, deben ser colocadas en un depósito que contenga agua para así tener las muestras con una humedad constante.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

3.4.2.

Pureza de semillas Se determina con la finalidad de identificar los distintos componentes que constituyen una muestra, el cual reflejará la pureza física de un lote de semillas. Se separan en grupos: semillas de otras plantas, semilla de malezas y materia inerte.

3.4.3.

Valor cultural Cuando se tenga los valores de pureza y poder germinativo, es posible determinar el valor cultural de un lote de semillas; éste nos indicará el porcentaje de semillas puras viables que contiene un lote. Por ejemplo, si los análisis efectuados dieron un 97% de pureza y 65% de germinación, entonces su valor cultural será de 63%. Esto significa que de cada 100 kg de semilla que disponga el productor solo 63 kg estarán en condiciones para desarrollarse. PG (%) x PP (%) VALOR CULTURAL = -------------------------100%

3.4.4.

Ploidía Se refiere al número de pares de cromosomas que presentan los diferentes cultivos de ballicas (rye grass). Se clasifican en diploides aquellas que tienen un par (2n=14) y en tetraploides los que tienen dos pares (4n=28). En la naturaleza, las ballicas son diploides pero en el proceso de mejoramiento genético se han duplicado artificialmente el número de cromosomas. El aumento del tamaño celular en las ballicas tetraploides implica una serie de características nutricionales relevantes:  Menor relación pared celular-contenido celular; es decir, las plantas tetraploides tienen menor contenido de pared celular por unidad de peso.  Mayor contenido de carbohidratos solubles, proteínas y lípidos.  Aumento de la digestibilidad del forraje.  Mayor producción de proteína bacteriana, por un mejor balance entre las fuentes de carbohidratos y las proteínas degradables.  Semillas de mayor tamaño.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

3.4.5.

Métodos de siembra Existen dos formas de sembrar: utilizando maquinaria agrícola y siembra manual.  Con maquinaria agrícola Se requiere de una sembradora automática de siembra directa; el modelo recomendable es Aitchinson, de procedencia neozelandesa. Tirada por un tractor agrícola, combina la distribución de semillas y la fertilización. Con esta máquina, se obtiene una sustancial ventaja: ahorro en la cantidad de semillas y una aplicación localizada de fertilizantes.  Manual Puede ser en líneas o al voleo. En líneas y a chorro continuo distanciados entre 15 a 20 cm entre líneas. Las ventajas son: se señala una mejor distribución de semilla y con una profundidad uniforme; se puede ahorrar hasta en un 20% la cantidad de semilla; facilita, además, el control de malezas mediante el laboreo o la aplicación de herbicidas, la aplicación de fertilizantes y permite realizar los riegos fácilmente. Cuando se efectúe al voleo, la siembra debe hacerse en melgas o tablones de 2 a 3 m de ancho y, como máximo, a unos 5 m en suelos de poca pendiente; mientras que el largo dependerá de la longitud del campo a sembrar. En suelos de ladera, las melgas deberán ser de 1 m de ancho y de unos 6 a 12 m de largo. Se tendrá en cuenta, sobre todo, la textura del suelo y la pendiente del mismo.

3.5. Inoculación de semilla de Leguminosas forrajeras La inoculación consiste en incorporar cepas de Rhizobium a las semillas de las Leguminosas antes de la siembra; el propósito es mejorar la implantación de la especie. Este proceso se realiza bajo sombra, evitando la exposición directa a los rayos solares. Las bacterias del género Rhizobium son microorganismos del suelo y al ser mezclados adecuadamente con las semillas de las Leguminosas (alfalfa y trébol) van formando nódulos (nudos) en las raíces de estas especies, aquí acumulan nitrógeno del aire en forma simbiótica. Sólo puede existir fijación de nitrógeno cuando las Leguminosas y el Rhizobium entran en asociación simbiótica. A pesar de existir varias características bien estudiadas de los Rhizobium, ninguno de ellos tiene una acción general para todas las especies. Las cepas son capaces de producir nódulos específicos en el huésped (existen cepas para alfalfa, para tréboles y cultivos como arveja).

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Desde la salida de la primera hoja de alfalfa o trébol, existe una infección bacteriana. Para que este proceso se desarrolle velozmente, el suelo debe tener de 13 a 14 ºC, y una buena provisión de azufre, oxígeno, fósforo, calcio, molibdeno y magnesio, humedad y su acidez debe ser intermedia (pH 6). La cantidad de nitrógeno fijado está en íntima relación con el número de raíces, raicillas y pelos radiculares producidos por las Leguminosas. Es por esta razón que, si las condiciones del suelo –fertilidad, aireación, nutrientes- son adecuadas, las perennes producen más nitrógeno que las anuales.

Cuadro Nº 13 Fijación de kg N/ha/año

Alfalfa Trébol blanco Trébol carretilla Trébol rojo

150 – 300 200 – 250 40 – 60 80 – 120

Existen diferentes métodos de inoculación. Los más conocidos son: 3.5.1. Inoculación masiva Consiste en:  Humedecer la semilla con una pequeña cantidad de agua.  Incorporar el inoculante al lote de semillas.  Mezclar uniformemente la semilla con el inoculante. Este trabajo se puede realizar sobre una lona de plástico para evitar que las semillas se dañen o se mezclen con otras. 3.5.2. Inoculación húmeda Es el método más utilizado y tiene los siguientes pasos:  Mezclar 2 cucharadas de azúcar corriente con ¼ litro de agua.  Añadir al líquido una bolsita de 250 g de inoculante.  Luego, mezclar uniformemente de tal manera que las semillas queden cubiertas por el inoculante.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

3.5.3.

Inoculación en seco Consiste en: Mezclar directamente la semilla con el inoculante sin agregar agua u otro adherente.

3.5.4.

Peletizado de la semilla Se trata de un método mediante el cual las bacterias se mezclan con un adherente (gomina); luego, se recubre con un polvo de revestimiento, protegiendo a las bacterias de contingencias negativas que comprometan su permanencia (existen empresas comerciales que realizan este trabajo con gran éxito).

3.5.5.

Recomendaciones durante la inoculación y el manejo del inoculante. a) Calcular la cantidad de inoculante que se necesitará para inocular las semillas. Un sobre de 250 g alcanza para inocular entre 18 a 20 kg de semillas de tréboles o alfalfa. Calcular el inoculante y la goma previamente; puede ser el agua azucarada la que sirva de adherente y proporcione energía a las bacterias. Asegurarse que el inoculante sea específico Leguminosa que se pretende sembrar. para la

b)

c) d)

Verificar que el inoculante no esté vencido y que haya sido almacenado en condiciones apropiadas por un tiempo menor a los seis meses. Guardarlo alejado de productos tóxicos. No congelar. Evitar que los rayos solares incidan directamente en los sobres de inoculantes durante su traslado y manejo Leer bien las recomendaciones sobre su uso y manejo.

e) f) g) h)

Amigo productor, ¡una buena inoculación puede significar una reducción de un 20 a 40% en los niveles del abonamiento nitrogenado.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

3.6. Fertilización y uso de enmiendas Las pasturas son exigentes al abonamiento, de acuerdo al nivel de producción; es decir, a alta producción alto requerimiento de abonamiento. Sin embargo, la formulación de abonamiento estará determinada por el análisis de suelo, el mismo que nos proporcionará información de la cantidad de nutrientes que tiene el suelo y la cantidad que requiere el cultivo. Asimismo, nos permite determinar la necesidad del uso de enmiendas, según el caso. Con la práctica de la fertilización, se incorporan elementos nutritivos (nitrógeno, fósforo y potasio) a los suelos, ya sean en forma de abonos orgánicos (estiércol) y/o fertilizantes sintéticos con la finalidad de mejorar la fertilidad de los suelos y obtener altos rendimientos de forraje. Para el uso de fertilizantes nitrogenados, se recomienda la aplicación escalonada para reducir los efectos de la volatilización y pérdidas por lixiviación de la siguiente manera:  10% de la fórmula a los 25-30 días de sembrado  30% de la fórmula al primer corte  20% de la fórmula al segundo corte  20% de la fórmula al tercer corte  20% de la fórmula al cuarto corte Para el caso de fertilizantes fosfóricos, es aconsejable utilizar la roca fosfórica (30% P2O5) durante la siembra; ya que debido a su progresiva degradación, reducirá las dosis de mantenimiento. Cuando se habla de enmiendas, nos referimos a la incorporación de elementos que mejoran la estructura y el nivel de acidez en el suelo; la finalidad es brindar las mejores condiciones físico-químicas para el buen desarrollo de la planta. Estas enmiendas pueden ser: a) Mejora de la estructura Comprende la aplicación de 20 a 30 TM de estiércol o guano de corral/ha durante los meses de abril y junio; se aprovecha las labores de roturación de modo que se facilite la incorporación al suelo mediante la humificación y mineralización. En nuestro medio, a pesar de tener suelos con abundante materia orgánica, éstas no se encuentran disponibles porque tienen dificultad de mineralizarse por efecto de las bajas temperaturas durante la noche y las altas temperaturas durante el día; por tanto, es recomendable siempre adicionar estiércol durante la preparación del terreno.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

b) Corrección de acidez Consiste en la aplicación de cal o yeso agrícola para asegurar una adecuada asimilación de los elementos nutritivos que requiere la planta. Esta aplicación se efectúa en suelos de acidez ligera (pH entre 5.5 a 6.5), en forma progresiva en un periodo de dos a tres años. Si se tiene un suelo de pH 5.5 y queremos elevarlo a 6.5, se requiere aplicar entre seis a siete toneladas de cal apagada por hectárea, aplicadas en dos años consecutivos. Actualmente, en la cuenca del Cachi, Putacca y Pampa Cangallo, desde enero del 2009, el proyecto de lácteos SOLID Perú, lleva a cabo un trabajo de investigación con la UNSCH utilizando como enmienda la dolomita agrícola en parcelas con asociación de alfalfa, trébol y rye grass italiano, notándose diferencias significativas en cuanto a crecimiento de los pastos en relación al testigo (con solo estiércol y guano de islas) al tercer corte. 3.6.1. Uso de estiércol El animal devuelve el 73% de nitrógeno en forma de estiércol, el 88% de fósforo, 80% de potasio y el 86% del calcio. La magnitud de estas cantidades nos demuestra la importancia que tiene el estiércol como fertilizante y la necesidad de que ésta sea devuelta a las pasturas directamente por los animales en pastoreo o transferida desde los establos. Cuadro Nº 14 Composición del estiércol de distintos animales
CLAVE Estiércol de alpaca Estiércol de cuy Estiércol de ovino Estiércol de vacuno C.E. mm 1,65 4,90 9,80 6,30 pH 7,96 7,77 8,11 7,60 M.O. % 71,33 84,25 68,42 75,00 N % 1,98 1,90 1,54 0,90 P2O 5 1,09 0,98 1,41 0,81 K2 O % 2,07 2,51 2,93 4,30 CaO % 5,29 1,18 4,73 3,89 MgO % 1,92 0,50 2,21 0,51 Hd % 8,45 8,75 8,12 C/N % 20,59 25,71 25,71 18,00

Fuente :Ing. Ciria Noli H. E. E. Santa Ana Huancayo Instituto Nacional de Investigación Agraria INIA, 2007

El estiércol de los animales proporciona materia orgánica a los suelos aumentando la capacidad de retención del agua y disminuyendo problemas de erosión de lluvias y el viento. Favorece, asimismo, a la aireación y el desarrollo de los microorganismos del suelo y las plantas. Además, incorpora elementos inorgánicos al suelo como N, P y K. Se ha logrado buenos resultados cuando el abonado con estiércol se ha realizado al momento del arado, pues éste se distribuye uniformemente en la parcela, lo que garantiza un buen establecimiento y enraizamiento de las plantas forrajeras, particularmente de las Gramíneas.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

De forma general, se debe aplicar 1 kg de estiércol/m2 de terreno. Esta cantidad de estiércol (10 000 kg/ha) aporta aproximadamente entre 2 500-5 000 kg de materia seca, 50 kg de nitrógeno, 25 kg de fósforo y 50 kg de potasio. El aprovechamiento del estiércol es lento; produce beneficios a largo plazo. Al menos la mitad de los principios nutritivos del estiércol, son aprovechados en el primer año, el resto en el segundo o en los posteriores años. Puede existir como reserva por varios ciclos de cultivo, aumentando notablemente los rendimientos forrajeros.

Figura Nº 05 Incorporación de estiércol y guano de isla al terreno

Foto: SOLID OPD, 2009.

3.6.2.

Fertilización química La fertilización química puede realizarse juntamente con el abonado de estiércol, pues si bien éstos incrementan aún más los rendimientos no suplen el contenido de materia orgánica requerida. Además, con el tiempo y el mal uso de los fertilizantes, se pueden dañar los suelos agrícolas, siendo su recuperación muy costosa.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 15 Fertilización química recomendada para una ha (para valle interandino y puna) Nivel de fertilización Alta Media Baja
(120-80-40)

Fertilizante Nitrato de amonio Superfosfato triple Cloruro de potasio

Concentración

(180-90-60)

(90-60-30)

Sacos/ha 1 2 3 33% de N 46% de P2O5 60% de K2Cl 11.0 4.0 2.0

Sacos/ha 7.0 3.5 1.3

Sacos/ha 5.4 2.6 1.0

Para efectos prácticos de estandarización del cultivo de pastos asociados, se conoce tres niveles de fertilización: baja, media y alta (cuadro Nº 15) influyendo definitivamente en el nivel de producción que deseamos. Sin embargo, esta recomendación no excluye de ninguna manera el análisis de fertilidad de los suelos. La dosis de fertilizante a usar está sujeta a una serie de factores como:  Tipo de suelo La característica de un suelo determina la dosis del fertilizante; y el potencial de nutrientes que contiene el suelo es determinado por el análisis de laboratorio.  Tipo de cultivo Cada cultivo requiere un determinado nutriente; por ejemplo, las Gramíneas necesitan más nitrógeno y las Leguminosas más fósforo asimilable.  Tipo de fertilizante Al utilizar un fertilizante, es muy importante considerar sus propiedades con respecto a las características del suelo. Se ha visto que la fertilidad del suelo determina, básicamente, la producción de forrajes; por tanto, la deficiencia de cualquier elemento determina una baja en la producción de masa forrajera. El nitrógeno es el elemento más importante para la producción de forrajes; la cantidad requerida por las plantas en un periodo forrajero es alta.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 16 Extracción de NPK en una pradera mixta
(70% Gramíneas, 30% leguminosas) rendimiento 5 TM MS/ha Extracción de minerales Kg/ha Nitrógeno 150 Fósforo 38 Potasio 124

El cuadro nos muestra la importancia del nitrógeno, fósforo y potasio para alcanzar una buena producción de forrajes y de leche. Cuando no se adiciona estos elementos a los pastos cultivados, éstas presentan una deficiencia continua de estos elementos durante el año.  El nitrógeno (N) del suelo Primer elemento mayor. Responsable del crecimiento de las plantas. Es el verdadero constructor de las proteínas y es absorbido por las plantas en forma amoniacal y de nitratos.  El fósforo (P) del suelo Segundo elemento mayor. No existe otro nutriente que pueda sustituirlo. Es poco móvil cuando se aplica en el suelo a diferencia del nitrógeno. Actúa en la fotosíntesis. Permite que las plantas soporten inviernos rigurosos; aumenta la eficiencia del uso del agua y la resistencia contra algunas enfermedades.  El potasio (K) del suelo Tercer elemento vital para el desarrollo de las plantas. Ayuda a la planta a usar de modo más eficiente el agua, siendo absorbida en forma iónica (K+). Es importante en la formación del fruto; activa enzimas mejorando la calidad del cultivo y aumenta la resistencia contra enfermedades y la tolerancia a las heladas. Los demás nutrientes también son importantes, pero las plantas las necesitan en muy pequeñas cantidades.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

3.7. Densidad de siembra de las principales especies forrajeras En la parte correspondiente a la formulación de especies forrajeras en asociaciones, se detalla algunas de ellas; las mismas que se pueden recomendar en nuestro medio tomando en cuenta aspectos que se deben conocer para la siembra y su manejo. 3.8. Proceso de siembra de pastos cultivados Constituye uno de los principales factores del éxito o fracaso de los cultivos de pastos; es el periodo crítico de la instalación de pasturas. La siembra, propiamente dicha, es el proceso de enterrar superficialmente las semillas utilizando maquinaria (rastra ligera), rastrillo o una pisada de ovinos. La profundidad de siembra debe ser de 3 a 4 veces el tamaño de las semillas (1,5 cm). Es recomendable sembrar con un adecuado nivel de humedad en el suelo. Asimismo, es importante no regar mientras germine la semilla para reducir los niveles de arrastre de semillas por riego. De ser necesario, el primer riego se puede efectuar después de observar un porcentaje de germinación superior al 75%, que se logra entre los 15 y 20 días después de realizada la siembra. Por ello es importante para nuestro medio, efectuar la siembra con el inicio de la temporada de lluvias, ya que favorecen las condiciones de humedad y clima para el desarrollo de las plantas. Durante el proceso de siembra de pasturas, se debe tratar de fertilizar y colocar la semilla en un mismo momento con lo que conseguiremos un mejor establecimiento y un rápido crecimiento de la plántula. Es necesario, además, efectuar la siembra de pasto asociado utilizando una nodriza, pudiendo en este caso ser avena forrajera o cebada en una proporción de 20 kg/ha. La nodriza favorece el establecimiento del pasto cultivado (proporciona sombra y humedad) y le da una mayor rentabilidad al terreno en la cosecha. Es bueno que se agregue arena de río o tierra de cultivo zarandeada a las semillas para hacer mejor el voleo y que la siembra sea uniforme. Se recomienda que cuando la siembra se efectúe al voleo, se deba construir previamente las melgas o tablones de 2 a 3 m de ancho y como máximo unos 5 m en suelos de poca pendiente; mientras que el largo dependerá de la longitud del campo a sembrar. En suelos de ladera, los camellones deberán ser de 1 m de ancho y de unos 6 a 12 m de largo trazados a curva de nivel, con ligera inclinación y con ayuda del nivel cholo.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 06 Distribución de fertilizantes antes de la siembra de pasto cultivado.

Foto: SOLID OPD, 2009.

Figura Nº 07 Distribución de semilla pasto

F Foto: SOLID OPD, 2009.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 08 Tapado de semilla pasto utilizando ovejas

Foto: SOLID OPD, 2009.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Unidad didáctica 2. Manejo de pastos cultivados. 1. Buenas prácticas agrícolas en el manejo de pastos cultivados 1.1. Introducción El manejo de pastos es el arte y la ciencia de planificar, dirigir el uso de la pradera para obtener una máxima y sostenible producción animal, y, a la vez, la conservación del recurso natural. Para ello, es necesario:     Adecuar la carga animal por hectárea Dar descansos oportunos de la pradera Aplicar un eficiente sistema de pastoreo Complementar el uso de la pradera con el uso de pasturas cultivadas

La alimentación es una de las actividades más importantes dentro de la crianza del ganado, ya sea lechero o de carne. En la práctica diaria, resulta ser la actividad más descuidada por los productores, quienes no son conscientes de su importancia, tal vez por desconocimiento o por querer tener la mayor cantidad de animales en un área determinada, sin tener en cuenta las condiciones necesarias de alimentación que los animales necesitan para poder vivir y producir adecuadamente. Como sabemos, la base de la alimentación del ganado lo constituye el alimento forrajero, cuya producción está sujeta a las diferentes épocas del año, existiendo abundancia de forraje en la época de lluvias y escasez en la época de estiaje, donde hasta desaparecen las especies forrajeras verdes. Esta variada producción de forrajes entre las diferentes épocas influye en forma directa en la producción de leche o carne; así a mayor calidad forrajera mayor producción de leche. Por tanto, para poder garantizar la producción de leche o carne durante todo el año, es necesario conservar el excedente de forraje de la época de lluvias para ser utilizado en la época de estiaje, ya sea en la forma de heno o de ensilaje. Mediante esta unidad didáctica, se pretende que los productores pecuarios puedan manejar eficientemente sus parcelas instaladas de pastos asociados anuales y perennes, y así poder alimentar adecuadamente sus ganados durante todo el año. 1.2. Primer corte del palto instalado Llamado también de establecimiento, porque a partir de esta etapa empieza a mostrar su potencial de producción. Se realiza aproximadamente a los tres a cuatro meses después del cultivo (zona alto andina); para ello, se toma en cuenta el estado fenológico de la planta (vigor y macollos).

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

El primer corte se puede realizar manualmente utilizando hoz o bien un pastoreo ligero con ovinos tratando de evitar que se maltraten las plantas, debido a que se encuentran en proceso de establecimiento, y sus raíces aún no se fijan definitivamente. La tierra, además, no debe estar muy húmeda. En el caso de que el pasto tierno haya sido invadido por malezas, se recomienda un corte de limpieza con hoz para eliminarlas y dejar crecer el pasto. El desarrollo de los tréboles es siempre más lento que el de rye grass; el primer corte ayudará a su crecimiento, porque se quita la sombra del pasto más alto.

Figura Nº 09 Pasto asociado recién establecido en campo

F o t o : S O L I D O

Foto: Solid OPD, 2009.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

1.3.

Acondicionamiento de melgas y/o camellones y su importancia en el manejo de los pastos cultivados. El acondicionamiento y reconstrucción de las melgas o camellones se efectúa con la finalidad de airear el potrero, facilitar las labores de riego, mejorar el uso de la fertilización de mantenimiento y, sobre todo, el manejo del pasto.

1.4.

Fertilización de mantenimiento Para determinar los niveles de fertilización de mantenimiento, se debe tomar muestras de suelo de la pradera para ser analizadas en laboratorio y calcular las cantidades necesarias de NPK/ha, las mismas que se pueden fraccionar en diferentes periodos de tiempo. Si la semilla de Leguminosas ha sido inoculada en la siembra, la fertilización de mantenimiento se realiza básicamente con fósforo y en menores proporciones con nitrógeno y potasio. Los indicadores de fertilización de mantenimiento son:    Cuando se observa un rendimiento inferior a los que se venían produciendo. Cuando encontramos áreas libres (menor cobertura, calvas) Cuando existen plantas con hojas de color rojo oscuro

Se recomienda realizar, el abonamiento con fertilizantes químicos después de cada corte o trimestralmente. Si la fertilización de mantenimiento se efectúa con abonos orgánicos, se podrá fraccionar en dos épocas: el 50% se aplicará con la presencia de las primeras lluvias y el otro 50% con las últimas lluvias de la temporada. Se recomienda realizarlo continuamente. Se debe aplicar estiércol a los pastos entre 8-10 TM/ha/año, recomendándose después de cada pastoreo y/o corte.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

1.5.

Procesos y técnicas de riego Comprende la frecuencia de riego y el caudal de agua que cuenta el cultivo de pastos, cuya modalidad será bajo la aplicación de riegos ligeros y frecuentes, principalmente, teniendo en cuenta el clima, la textura del suelo. Se recomienda lo siguiente:

a) b)

Regar con una frecuencia de 8 a 10 días. Se regará tanto y con tal cantidad de agua que en la próxima fecha de riego el suelo no presente grietas en la costra del suelo y las plantas no muestren síntomas de marchitez. El exceso de agua causa escasez de oxígeno en la zona radicular que, por ende, provoca problemas de absorción de nutrientes, erosión y pérdida de agua. Debe lograrse un humedecimiento del suelo en aproximadamente 20 a 30 cm de profundidad. Se recomienda realizar los pastoreos después del cuarto o quinto día del último riego. Si es antes, causarán daños por pisoteo a las plantas y al suelo. Se ha determinado que las pasturas con deficiencias de riego son más sensibles a las heladas; por lo tanto, se recomienda reducir los intervalos de riego en épocas de frecuentes heladas.

c)

d) e)

f)

1.6.

Control de malezas Esta práctica debe realizarse continuamente para evitar la competencia por nutrientes entre los pastos y las malezas. La invasión de malezas reduce la producción, la productividad de los pastos y su longevidad. Esta labor se puede efectuar de dos formas: a) Deshierbo manual Se realiza mediante pequeñas herramientas acondicionadas para eliminar las malezas de crecimiento bajo. Se recomienda efectuar esta práctica después de cada pastoreo y/o corte. b) Deshierbo químico En el mercado, existen una serie de herbicidas específicos; sin embargo, si el caso lo amerita se puede aplicar a los pastos después de un pastoreo y/o corte. Generalmente, se aplica en el cultivo de alfalfa en los valles cálidos.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 10 Aireación de suelos en el manejo de pastos

F o t o s : S O L I D O P D , Foto: Solid OPD, 2009.

1.7.

Implementación del riego presurizado en el manejo de pastos cultivados. En los últimos años, en la producción de pastos cultivados, se viene haciendo esfuerzos para la implementación de pequeños sistemas de riego tecnificado, sobre todo el de aspersión, en lugares donde se cuenta con las condiciones adecuadas; el propósito es mejorar la eficiencia de la utilización del agua de riego, recurso cada vez más escaso en nuestro medio. Lo que se busca con esta tecnología es modernizar los sistemas de riego para mejorar la producción y la productividad de los pastos con el propósito de incrementar la producción de leche en el ganado mejorando, de este modo, los ingresos económicos de los productores. SOLID OPD, bajo este contexto, viene desarrollando una serie de talleres entre sus clientes para promover este sistema de riego; se ha diseñado ya el riego por aspersión para varios de ellos, quienes lo vienen usando en la actualidad. La topografía de nuestro medio, con ligeras diferencias de altura, nos permite implementar con facilidad el riego por aspersión.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 11 Riego por aspersión

2.

Sistemas de pastoreo

2.1

Introducción La utilización eficiente del pasto consiste en proporcionar al animal la mayor cantidad posible de materia seca por unidad de superficie, sin que se deterioren las plantas ni se acorte la vida útil de la pradera. Existen diferentes métodos de utilización de los forrajes; éstos varían para cada zona y dependen de factores como el clima, las condiciones del suelo (topografía, el drenaje, la fertilidad natural, etc.), de la selección de especies y mezclas, de las prácticas de manejo aplicadas (fertilización, control de malezas, riego, divisiones de potreros, etc.), de la clase de animales, del tipo de explotación, del tamaño de la finca y de la infraestructura de la que se disponga. La eficiente conversión de forraje en carne, leche o lana depende del forraje, de la digestibilidad, del consumo, de la presión de pastoreo, de la carga animal y del efecto del medio sobre el animal. El hábito de pastoreo y de la capacidad selectiva de los animales son factores importantes en la utilización de los forrajes.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuando los animales entran en un potrero nuevo, tienden a consumir el material más tierno, las especies más gustosas y a rechazar las partes menos nutritivas y las especies menos gustosas, las cuales, sino se sigue un sistema adecuado de manejo, llegan a dominar la pradera. La finalidad básica de cualquier sistema de pastoreo es la de mantener una alta producción de forraje de buena calidad durante la mayor parte del tiempo y, por lo tanto, alcanzar buenos niveles de producción por animal y por unidad de área. El método de pastoreo o de utilización de los forrajes debe estar relacionado con las características morfológicas y fisiológicas de las plantas: algunas especies se adaptan muy bien al pastoreo, mientras que otras no lo resisten y deben ser utilizadas como pastos de corte; algunas toleran el pastoreo bajo, al contrario de otras que deben ser pastoreadas altas dejando una buena cantidad de material verde cuando salen los animales. Es muy importante seguir prácticas de utilización de pastoreo complementario determinadas por cada especie o mezcla de especies para obtener un rápido rebrote después de cada período de ocupación o de cada corte. Los períodos de ocupación y de descanso son de mucha importancia para mantener un buen balance en las mezclas de Gramíneas y Leguminosas y de ellos, en combinación con la intensidad de pastoreo (carga o presión), depende del grado de utilización del forraje disponible. De acuerdo con el número de potreros utilizados y el tiempo de ocupación del potrero por los animales, el pastoreo controlado comprende varias modalidades. 2.2 Carga animal Es el factor determinante a considerar en la implementación de cualquier sistema de pastoreo. Sobre este factor, es importante resaltar que cualquier ventaja comparativa de los sistemas de utilización de pasturas dependerá de la carga animal que se utilice. Se puede afirmar con certeza que si la capacidad de carga animal es baja no se ganará nada, en términos de producto animal y por medio del pastoreo rotativo; aún más, es posible que se reduzca la producción. Los siguientes resultados corresponden a un experimento conducido en Irlanda (Conway, 1963) e ilustran este punto. La pastura usada incluía rye grasss perenne, timote y trébol blanco y fue pastoreada por novillos. Tanto en el pastoreo rotativo como en el continuo, se observó que, a medida que aumenta la carga animal disminuye la producción individual. Ocurre otra cosa, cuando los resultados se expresan en producción por unidad de superficie (kg/ha), como se aprecia en los cuadros.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro 17 Ganancia de peso vivo (kg) con dos sistemas de pastoreo y tres niveles de carga animal (promedio de tres años) Sistema de pastoreo Rotativo (10 parcelas) Contínuo Carga animal 2,5 188 204 4,4 166 158 6,2 128 91

En este último cuadro, se observa el efecto notorio que provoca el incremento de la carga animal sobre el soporte, lo cual está referido al número de animales sobre la producción. El aumento se explica porque hay un mayor número de animales que producen menos individualmente. Este incremento de producción de carne por hectárea continúa manifestándose en el pastoreo continuo: cuando la carga es elevada (6,2 animales/ha), el mayor número de animales que se incorpora no compensa la menor ganancia individual lograda. Cuadro 18 Producción de carne (kg/ha) con dos sistemas de pastoreo y tres niveles de carga animal (promedio de tres años)

Sistema de pastoreo Rotativo (10 parcelas) Contínuo

Carga animal 2,5 470 510 4,4 730 695 6,2 794 564

2.2.1

Número de potreros Este es un aspecto importante a tener en cuenta. El grado de subdivisión determina los días de pastoreo y la duración del descanso entre cada uno. No hay reglas generales y las opiniones acerca de cuál es el número ideal son variables: algunos aconsejan potreros pequeños para permitir el movimiento diario de los animales, mientras que otros recomiendan entre 5 y 10. Si se utiliza pastoreo continuo y solo se cuenta con un gran potrero, el descanso ordenado de la pastura no se daría; sin embargo, si este se dividiera en dos potreros es posible pastorear 20 días una parcela y mantener en descanso la otra durante la misma cantidad de días. Si este potrero fuese dividido en 4 parcelas; es decir, el doble podríamos aplicar un rotativo con 10 días de utilización y 30 de descanso; así sucesivamente tal como se muestra en el esquema.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro 19 Numero de potreros Número de potreros 1 Días de 0 descanso Días de utilización

2 20 20

4 30 10

8 35 5

16 37,5 2,5

32 38,75 1,25

Se advierte que los días de descanso disminuyen rápidamente a medida que se incrementa el número de potreros a utilizar, llegando a situaciones en que duplicando el número de parcelas de 8 a 16 solo se lograría incrementar en 2,5 días la duración del descanso. Implementar un sistema de pastoreo rotativo con excesivas subdivisiones, con todo lo que ello lleva implícito (inversión y mantenimiento de alambradas electrificadas) es prácticamente mínima la incidencia que tiene sobre la longitud del descanso. En términos generales podría decirse que, si hay alguna ventaja a favor del pastoreo rotativo, este solo puede lograrse a través de un grado de subdivisión moderada ya que, la subdivisión exagerada no se traduciría en mejoras sustanciales de los niveles productivos del sistema. 2.3 Sistemas y tipos de pastoreo Básicamente existen dos tipos de pastoreo: el controlado y el libre pastoreo. El libre pastoreo es aquel en el cual no existe intervención directa del hombre en el manejo de la pradera. Este tipo de pastoreo se practica en zonas donde la calidad del suelo, de las pasturas y las condiciones ambientales no permiten instalar cercas, ni demarcar potreros. Los animales se mueven en grandes áreas delimitadas por accidentes naturales como ríos y cañones, migrando de acuerdo con la época del año y el crecimiento de los pastos. Con frecuencia, no se suministra sal mineral. El ganado se reúne anualmente en un rodeo para ser separado, marcado y se haga la selección de terneros. En el Perú, todavía existe este tipo de explotación en algunos departamentos practicada por algunas comunidades. El pastoreo controlado es aquel en el que el hombre asume la dirección o manejo de la pastura mediante un plan de pastoreo. En este sistema, las áreas se limitan por medio de cercas y se determinan potreros con sus respectivos saladeros, bebederos o aguajes naturales. Las herramientas disponibles para el manejo de la pastura son la selección de especies bien adaptadas al medio, el mantenimiento de la fertilidad del suelo, la selección y ajuste de cargas y los sistemas de pastoreo que se utilicen.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.3.1

Pastoreo selectivo El ganado en pastoreo selecciona y consume pasto que tiene una composición botánica diferente de la que el animal tiene disponible en la pastura; a esta habilidad para seleccionar su dieta se le conoce con el nombre de selectividad. Cuando una pastura está formada por varias especies, el animal puede seleccionar aquellas que le son más gustosas y rechazar las que no lo son. Cuando la pradera está constituida por una sola especie, puede seleccionar y consumir las partes de las plantas más suaves, frescas y nutritivas y rechazar las más maduras, los tejidos muertos y los tallos. Esta capacidad del animal para seleccionar el forraje que consume constituye una desventaja en cualquier sistema de pastoreo, pues impide que se haga un consumo uniforme de la totalidad del forraje disponible. Cuando los animales entran a un potrero nuevo, primero descogollan o descopan consumiendo el material más tierno de la especie de mayor gusto, que generalmente son también las de mayor digestibilidad. Dejan a su paso las especies menos gustosas y las partes menos nutritivas. Por esta razón, los animales tienen una mayor producción cuando están descopando que cuando se encuentran repelando un potrero, ya que en este último caso no tienen mucha posibilidad de seleccionar la dieta que consumen.

2.3.2

Pastoreo continuo Este sistema consiste en mantener un número determinado de animales permanentemente en la pradera hasta que se sean sacados al mercado. El sistema presenta ventajas y desventajas tanto para el pasto como para el animal. Utilizando este sistema, los animales son más selectivos: consumen las plantas más suculentas y nutritivas, continuamente defolian los nuevos rebrotes sin permitirles la acumulación de reservas para su recuperación. Las especies más deseables tienden a desaparecer y las menos deseables procuran dominar la pradera. Es frecuente la aparición de calvas o zonas de suelo descubierto cuando se sobrepastorea el potrero; por el contrario, cuando no se ajusta bien la carga se presenta subpastoreo y hay desperdicio de forraje. Otra desventaja del sistema consiste en que los animales gastan mucha energía en la búsqueda de las especies más gustosas. El manejo de los animales se dificulta en praderas demasiado grandes. La mayor ventaja del sistema consiste en la poca inversión en cercas, bebederos y saladeros.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

La capacidad de carga es baja, aunque el aumento de peso diario por animal puede ser mayor bajo pastoreo continuo. La producción total por hectárea es baja; éste es el menos eficiente de los sistemas de pastoreo. Solo se justifica en áreas donde el costo de la tierra es muy bajo o las condiciones de fertilidad natural no justifican la inversión en el mejoramiento de las praderas. La carga debe ser variable y cuidadosamente asignada para evitar el sobrepastoreo en la época de menor desarrollo del pasto e introducir animales adicionales a la pradera en las épocas de mayor disponibilidad de forraje. 2.3.3 Pastoreo alterno Es el sistema de rotación más simple que existe. Consiste en dividir el potrero en dos partes más o menos iguales en las cuales pastorea el mismo grupo de animales; mientras una parte se encuentra ocupada, la otra está en descanso. Este tipo de pastoreo no es flexible, debido a que el período de descanso de uno depende del tiempo que el otro potrero sea capaz de alimentar el grupo de animales y viceversa. De todas formas, este sistema permite ajustar mejor la carga animal, concede más tiempo para la acumulación de reservas, permite un mejor uso de los fertilizantes, facilita el control de malezas y un manejo más eficiente de los animales, que consumen menos energía caminando, y una limitación en la selectividad, pues obliga al animal a emprender un consumo más uniforme de la pastura facilitando, por consiguiente, el mantenimiento de su composición botánica. Este sistema requiere solamente una cerca adicional con relación al pastoreo continuo, ya que los bebederos y saladeros pueden ser comunes a ambos potreros. La mayor desventaja es que, debido al reducido número de potreros, el período de ocupación es más largo que el ideal para un buen manejo de los pastos. El pastoreo alterno no se recomienda en tierras valiosas, con buena administración y con animales de alta producción. 2.3.4 Pastoreo rotacional Este sistema consiste en dividir el área total en tres o más potreros de tal manera que mientras uno está ocupado los demás permanecen en descanso. En este sistema, los animales se mueven de un lugar a otro cuando éste no puede llenar por más tiempo sus necesidades alimentarias o cuando un pastoreo más largo puede ir en detrimento del animal o del potero. Los animales no deben de regresar al potrero previamente pastoreado sin que haya transcurrido un tiempo suficiente para su recuperación. El tiempo que un grupo de animales puede permanecer en un potrero varía de acuerdo con la época. Durante el período húmedo, éstos se recuperan más rápidamente y, por lo tanto, los animales pueden rotar con más frecuencia; en época seca, la recuperación es más lenta y el lapso de ocupación por necesidad

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

debe ser un poco más largo; sin embargo, el período de ocupación durante esta época poco favorable para el crecimiento debería ser más corto; esto puede lograrse con potreros de reserva o con alimentación suplementaria. En ganado lechero, han sido frecuentes las rotaciones más o menos intensivas con un número alto de potreros pequeños con el fin de mantener las altas producciones y evitar las fluctuaciones diarias en la producción de estos animales. En ganado de carne, siempre se ha creído que no es conveniente moverlos muy a menudo de un potrero a otro; para evitar estos movimientos, se utilizan unos potreros de mayor tamaño con el fin de que carguen los animales por un período más largo de tiempo, requiriéndose así un menor número de potreros por rotación, generalmente entre tres a cinco poteros. El sistema de pastoreo en rotación permite mantener capacidades de cargas altas, promueve un mejor uso de fertilizantes, facilita el control de malezas y el manejo del ganado, elimina buena parte de la selectividad obligando al animal a remover la mayor parte del forraje disponible y estimulando el rebrote de nuevas hojas, y disminuye la incidencia de parásitos internos y externos. En un pastoreo rotacional existen tres elementos básicos que son: el período de permanencia, el período de ocupación y el período de descanso.  Período de permanencia Es el tiempo total en horas o días que un animal o grupo de animales pastorea en cada rotación.  Período de ocupación Es el tiempo total empleado en el pastoreo de un potrero por todas las categorías de animales en cada rotación; cuando hay un solo grupo de animales, el período de permanencia es igual al período de ocupación. Si el período de permanencia es igual para todos los grupos, el período de ocupación será igual al período de permanencia multiplicado por el número de grupos.  Período de descanso o recuperación Es el lapso comprendido entre dos pastoreos sucesivos, durante el cual se deja descansar el pasto hasta que nuevamente se encuentre en condiciones fenológicas de cosecha.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

El período de descanso es igual al número de potreros en descanso multiplicado por el período de ocupación. Por ejemplo, si se tienen nueve potreros y un solo grupo de animales, siempre habrá ocho potreros en descanso (n-1). Si el período de ocupación es de cinco días, el período de descanso será igual a 5 x (9-1)= 40 días. Número de potreros El número de potreros necesarios en una rotación depende principalmente de factores ecológicos, de la especie y de la disponibilidad de riego y fertilizante; por lo general, el número de potreros para una buena rotación varía entre siete y diez. El ganado de carne debe moverse con menos frecuencia que el ganado productor de leche. Las principales desventajas del pastoreo en rotación son que la alta concentración de animales en áreas pequeñas reduce la disponibilidad de forraje y compacta el suelo, especialmente bajo condiciones de humedad alta; se requiere mayor inversión en cercas, bebederos, saleros y la gran concentración de excrementos puede determinar áreas de rechazo que pueden afectar la disponibilidad de forraje. 2.3.5 Pastoreo en fajas Mediante el uso de una cerca eléctrica, diariamente o por períodos menores de un día, se asignan fajas de potrero suficientes para la alimentación del grupo de animales. Con este sistema, se obtiene una alta capacidad de carga, el pastoreo es más uniforme, se disminuye la selectividad del animal, permite tiempo suficiente entre pastoreos para la recuperación del pasto, se puede variar la faja asignada al grupo de animales según la disponibilidad de forraje y la época del año, y permite el empleo de bebederos y saleros portátiles. Este sistema tiene como desventaja el costo de la cerca y su manejo, pero es muy recomendable para zonas lecheras, cerca de los centros urbanos, donde el precio de la tierra es muy elevado y en explotaciones altamente intensivas. En muchos lugares se están utilizando con ganado de carne, con novillos en ceba y los resultados son excelentes. 2.3.6 Pastoreo intensivo con cargas altas Debido a diferentes circunstancias de tipo económico, como las tierras de mucho valor cercanas a las ciudades, se ha visto en la necesidad de buscar un mejor rendimiento explotando la ganadería en pequeños potreros con altos niveles de fertilización, riego, rotación acelerada y capacidades de carga muy altas. Una rotación típica de este tipo consiste en rotar nueve potreros de 2000 m2, con una carga entre 10 y 14 UA/ha, y con períodos de ocupación de tres días períodos de descanso de 24 días. Después de cada pastoreo, el lote recibe una fertilización nitrogenada de 10 a 15 kilos de urea por potrero (entre 50 y 75 kilos por pastoreo/hectárea) complementada con aplicaciones

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

estacionales de correctivos como cal dolomítica, fósforo, potasio, elementos menores de acuerdo con la extracción del pasto y con los análisis de suelos. Las aplicaciones totales de urea oscilan entre 800 y 1300 Kg/ha/año. Como ventajas presenta una explotación intensiva de terrenos valiosos, una alta producción de carne o leche y una buena rentabilidad. Las desventajas que presenta es el alto costo de establecimiento y mantenimiento del sistema, las limitaciones desde el punto de vista climático, edafológico y ecológico, ya que este tipo de explotaciones demanda exigencias grandes de fertilidad natural, topografía, clima especialmente precipitación, su distribución y temperatura, selección de especies (debido que hasta el momento no se ha establecido con ninguna diferente de la asociación gramínea – leguminosa). Además, el desconocimiento que se tiene sobre el efecto del alto grado de pisoteo y producción de excretas sobre las condiciones físicas y químicas del suelo; la posible contaminación de aguas superficiales y subterráneas con los elevados índices de fertilización; y el alto grado de administración y controles requeridos para los cultivos de la zona. Las observaciones anteriores significan que estos sistemas no se pueden establecer en todo tipo de explotaciones y que se debe de contar con una muy buena asesoría agronómica y zootécnica antes de establecer explotaciones de tanta intensidad y riesgo. 2.3.7 Confinamiento Es un sistema de utilización de pasturas altamente tecnificado, en el cual los animales permanecen todo el tiempo estabulados y cuentan con pasto picado o ensilaje a voluntad. Este sistema de utilización permite un mejor aprovechamiento del forraje, ya que no existen pérdidas por pisoteo o contaminación por excrementos de los animales; se obtienen altas capacidades de carga y buenos aumentos diarios, dado a que el animal no consume energía buscando alimento; sin embargo, al suprimir la selectividad del animal, es necesario suministrarle forrajes de alta calidad que les permita cubrir sus requerimientos nutricionales. Tiene como desventajas el alto costo de la infraestructura y el mantenimiento del sistema; hasta el momento han hecho que este tipo de explotaciones sean poco rentables en los primeros años, debido a la recuperación de la inversión.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Un sistema intermedio utilizado algunas veces es el de la semiestabulación o mixta. Aquí, los animales permanecen estabulados la mayor parte del tiempo, con alimento, agua y sal mineral a voluntad, pero pastorean, generalmente, en rotación durante algunas horas diariamente. El objeto es que los animales completen sus requerimientos nutricionales en el pastoreo, ejerciten los músculos y aprovechen las áreas que no se encuentran sembradas con pasto de corte. Con este sistema, se disminuyen las pérdidas por pisoteo y se permite un mejor aprovechamiento del estiércol que se recolecta en el establo, así como un mejor manejo del ganado. 2.3.8 Utilización de los repasos En algunas ocasiones, el sistema de pastoreo en rotación puede sufrir una modificación: clasificar los animales de acuerdo con su calidad y producción. Primero se introducen al potrero los animales de mayor producción y posteriormente los de menor producción, generalmente vacas en seca, los animales de descarte, etc. Con este sistema, se logra suministrar a los primeros un forraje más suculento y nutritivo. En muchas ocasiones, es posible tener un tercer grupo de repaso constituido por la ternerada; el período total de ocupación se distribuye entre los grupos de tal manera que al hato le corresponda el descope o mejor pasto y su período de permanencia sea lo más corto posible. 2.4 Utilización del pasto al corte La frecuencia del uso del pasto al corte tiene singular efecto sobre el rendimiento y su valor nutritivo. Esto varía según la época, teniendo en cuenta que se tienen dos bien definidas en nuestro medio: una de lluvias y otra de estiaje. En el primero, el rendimiento de los pastos aumenta significativamente; mientras que en el segundo ocurre lo contrario, los pastos escasean por efecto de las heladas y las bajas temperaturas. Se ha determinado que existe una relación directa entre los rendimientos de materia seca con la altura y cobertura del pasto. Para nuestro medio, la frecuencia de corte de pasto asociado en época de lluvias fluctúa entre 35 a 45 días, mientras que en estiaje varía entre 70 a 90 días. Este último debido al clima adverso (heladas, escasez de agua y el fuerte frío) que retarda el normal crecimiento y desarrollo de los pastos cultivados. Se recomienda efectuar el corte en el momento oportuno no dejando la formación de espigas en las Gramíneas, porque se reduce significativamente la digestibilidad de los pastos, frena el macollamiento y envejece el pasto, lo que ocasiona finalmente la pérdida de su valor nutritivo. En el caso de las Leguminosas, deberá cortarse cuando se tenga aproximadamente un 10% de floración, respecto a la avena forrajera. Para ensilado cortar hasta grano lechoso y para heno hasta el estado de grano pastoso.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 12 Asociación de pastos utilizado al corte

Foto: SOLID OPD, 2009.

2.5

Planificación forrajera del hato y su importancia La planificación forrajera es el conjunto de planes forrajeros para el corto, mediano y largo plazo. Consiste en la previsión del tiempo, del balance entre la oferta de forraje y la demanda ganadera (gráfico Nº 03). La oferta es expresada a través de la disponibilidad de recursos forrajeros (cultivos forrajeros, pasturas, reservas, suplementos) y la demanda mediante los requerimientos nutritivos del hato para mantenimiento y producción (Milligan y Col, 1987; Lucas y Thompson, 1990). En el largo plazo, se puede considerar la estructura forrajera; en el mediano plazo, el cálculo de receptividad y el presupuesto forrajero; y en el corto plazo, la planificación del pastoreo y balance nutricional.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Gráfico Nº 03 Esquema de planificación forrajera

Estos planes difieren en la escala de resolución en el plazo de aplicación y en las decisiones específicas que posibilita su análisis (cuadro Nº 20). En el largo plazo, es posible modificar la estructura forrajera del establecimiento definiendo el esquema de rotaciones, la composición de las pasturas, el sistema de reservas y el apotreramiento. En el mediano plazo, se puede determinar la carga animal, la época de servicio, de parición, el destete, definir la cadena forrajera y la necesidad de reservas y suplemento. En el corto plazo, no se plantean modificaciones sustanciales a la oferta forrajera y se tiende a solucionar problemas coyunturales y a ajustar el balance nutricional en la alimentación diaria (formulación de raciones).

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 20 Escala de resolución, plazo de aplicación y decisiones de los planes forrajeros

Información necesaria Planificación Forrajera Estructura Forrajera Oferta forraje Demanda ganadera Caracterización del sistema de producción Composición del rodeo Número y requerimiento Medio por categoría Dinámica del rodeo Variación de los requerimientos Estimada Tipo

Características de suelos Adaptación de especies

Estimada

Receptividad

Producción y calidad Promedio anual de las pasturas Nivel promedio de suplementación Superficie

Estimada

Presupuestación Distribución, producción forrajera Y calidad de los recursos Tasa de crecimiento de Las pasturas Planificación de pastoreo Biomasa aérea Eficiencia de aprovechamiento Balance nutricional Biomasa aérea y Estructura de la vegetación Concentración de nutrientes

Carga animal Requerimientos de materia seca Requerimientos de nutrientes Capacidad de consumo

Real

Real

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 21 Necesidades y tipo de información en los planes forrajeros

Información necesaria Planificación Forrajera Estructura Forrajera Escala de Resolución Un ciclo de varios años Plazo de Aplicación Varios ciclos Decisiones

Tipo de explotación Rotación agrícola-ganadera Tipo y composición de las pasturas Tipo de reservas Apotreramiento

Receptividad

Un año

Varios años

Carga animal Presión de pastoreo

Presupuestación De 1 a 6 meses forrajera

Un año

Ajustar carga animal Definir: época de servicio, parición, destete, secado Prever reservas y suplementación Cadena forrajera

Planificación de pastoreo

De 1 a 4 semanas

De 1 a 3 meses Método de pastoreo: tiempo de ocupación y descanso de los potreros Asignación de superficie

Balance nutricional

Un día

De 1 a 30 días

Ajuste de la alimentación Suplementación

Es fundamental definir la escala de resolución del problema; así como evaluar la calidad (confiabilidad) de la información con que se cuenta para decidir adecuadamente y manejar eficientemente los sistemas de producción. A menor plazo mayor es el nivel de detalle de la información necesaria. La planificación a largo y mediano plazo se basa principalmente en estimaciones, mientras que en el corto plazo se trabaja con información real (cuadro Nº 21).

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

UNIDAD DIDÁCTICA 3. Conservación de pastos y forrajes Introducción La producción de forrajes en nuestro medio está sujeta a las épocas del año. Existe forraje de buena calidad en la época de lluvias; en cambio los forrajes verdes desaparecen en la época de estiaje, contándose mayormente con forrajes secos, fibrosos y de baja calidad con los que no se puede garantizar la alimentación del ganado lechero. Esto plantea la necesidad de generar alternativas de alimentación que disminuyan los costos de producción e incrementen las producciones. En este sentido, la conservación de forrajes es la vía más directa y económica para garantizar la alimentación de los animales durante todo el año. Conservar forrajes significa guardar los alimentos y tenerlos como reserva, manteniendo todas sus características nutritivas por medio de métodos que eviten la pérdida del valor nutritivo del forraje durante un período de tiempo. Para poder mantener la producción de leche en forma constante durante todo el año, se debe conservar el excedente de forraje de la época de lluvias bajo la forma de heno y de ensilaje. El método más común de conservación de forraje utilizado en nuestro medio es en forma de heno; sin embargo, ésta no se realiza de manera adecuada, pues lo que se obtiene como resultado final es un producto muy fibroso, reseco, con pérdida de hojas y de color pajizo. Por otro lado, en nuestro medio, los productores no preparan ensilado por desconocimiento de la tecnología de su preparación y por temor a perder forraje verde, ya que para ellos esta forma de conservación significa una gran inversión. Sin embargo, ya en algunas comunidades de intervención del proyecto de lácteos SOLID Perú, en comparación a los años anteriores (2008; 10 silos), los productores están mostrando interés en mejorar la producción de leche mediante la preparación de ensilaje (2009; 60 silos de diferentes dimensiones) y heno de buena calidad bajo con el asesoramiento y asistencia técnica por parte de personal técnico de SOLID Perú. 1. Preparación de heno 1.1. Introducción La henificación es una técnica de conservación de forrajes y consiste en almacenar forrajes verdes deshidratados o secos, manteniendo el mayor porcentaje de nutrientes (proteína, energía, minerales, etc.) en el forraje henificado, para la alimentación del ganado durante la época de estiaje, es decir durante el tiempo de escasez de forraje verde. Los forrajes conservados en forma de heno, evitan la escasez de alimento durante la época de estiaje, donde desaparecen por completo los forrajes verdes, que se usan en la alimentación del ganado.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

La alternativa para nuestro medio es la de desarrollar cultivos estacionales (avena, cebada, triticale, centeno) con el propósito de realizar el procesamiento del forraje en forma de heno, preservando su alta calidad nutritiva, lo que será utilizado en la alimentación del ganado lechero en producción, durante el periodo de estiaje. Se ha podido observar que los henos bien elaborados mantienen la mayor cantidad de nutrientes necesarios para la alimentación del ganado. La henificación se realiza en el mismo predio y su costo es barato en comparación a otros alimentos. 1.2. Tecnología de la henificación de pastos y forrajes La calidad del heno depende mucho de la forma del almacenamiento y del manipuleo durante el proceso de la henificación; esto se debe a que en las hojas se encuentran aproximadamente el 70% del valor nutritivo de las plantas. Por esta razón, se debe tener mucho cuidado en mantener la mayor cantidad de hojas. 1.2.1. Época de corte (fase fenológica) La siega de forrajes anuales está supeditada principalmente al ciclo vegetativo de la planta. Se realiza generalmente, durante los meses de marzo-abril-mayo. Para el caso de la cebada y triticale, la época de siega es cuando la planta está al inicio de floración; en cambio, en la avena forrajera es al estado de grano lechoso, en la cual las hojas están con buen desarrollo y completamente verdes donde el contenido de proteínas, vitaminas y minerales son mayores; cuánto más madura la planta ésta se vuelve fibrosa bajando de este modo sus niveles nutritivos. En los pastos cultivados como la alfalfa, el momento de corte es durante la aparición del nuevo rebrote basal; en cambio, en el trébol, dactylis y rye grass es al inicio de floración, y en el caso del phalaris es antes del espigado. En estos estados fenológicos, el contenido de proteínas, vitaminas y minerales son mayores; cuánto más madura la planta se pone fibrosa bajando así sus niveles nutritivos. El momento de corte debe elegirse en función de lograr una gran cantidad de materia seca con alto valor nutritivo.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

1.2.2.

Corte o siega No importa el tipo de forraje a henificar (Leguminosas, Gramíneas), lo más importante es que sea segado cuando el forraje esté en su punto óptimo de corte. La siega del forraje debe realizarse cuando los primeros rayos solares hayan caído en el cultivo y la escarcha o rocío se haya evaporado; esto nos permite un oreado rápido. Puede efectuarse con implementos agrícolas como segadoras mecánicas o con la ciclo móvil traccionado por un tractor. También, se puede realizar manualmente utilizando hoces o guadañas. El forraje cortado se deja en el campo en forma de hileras, lo cual facilitará el proceso de secado. La altura del corte deberá ser entre 5 a 10 cm . Las cortadoras acondicionadoras cuentan con patines que uniformizan la altura de corte.

Figura Nº 13 Segadora acondicionadora de forraje

Foto: Jhon Deere.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

1.2.3.

Secado y remoción Una vez segado el forraje, es importante reducir la humedad hasta alcanzar entre 15 y 20% de humedad que nos permita almacenarlo con la humedad adecuada, para evitar posible enmohecimiento. El secado se puede realizar de la siguiente manera: a) El forraje segado en el mismo terreno en forma de hileras. Expuesto al sol (secado) durante cuatro a seis días, de esta forma se evita el excesivo resquebrajamiento y sobreexposición al sol; facilita, además, el recojo manual o mecánico en empaques. Las hileras deben voltearse por la tarde y nuevamente por la mañana siguiente. Apilado en forma de conos o chucllas. Extendido bajo sombra, en la que se utiliza ambientes con techo o cobertizos.

b) c)

El tiempo promedio para un buen secado es de cuatro a seis días; depende de las condiciones climáticas, de la época y el grado de madurez del cultivo. Es importante el volteado manual del forraje en forma uniforme.  En hileras y al aire libre :  Apilado en forma de conos  Extendido bajo sombra : 1.2.4. Recolección y almacenamiento La etapa de recolección se realiza cuando el forraje está seco; se emplea rastrillos y horquetas para acumular el forraje. El almacenamiento se realiza de las siguientes formas: a) En pacas Cuando se tiene grandes extensiones de forraje a henificarse y se cuenta con una empacadora. Esta forma facilita el manejo y traslado; evita, en gran medida, la pérdida de nutrientes sobre todo por las lluvias. Cada paca en promedio pesa 16 a 20 kg. 4-6 días : 12-14 días

14-18 días

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 14 Proceso de elaboración de pacas de avena forrajera

Fotos: SOLID OPD, 2009.

b)

En parvas Se efectúa cuando no se tiene empacadora. Las parvas se construyen de la siguiente manera:   Armar un trípode de palos. En las tres esquinas inferiores del trípode, colocar el forraje secado. Con estos tres puntos de apoyo, cubrir con cuidado el resto del forraje seco hasta formar la parva. Una vez construida la parva, para evitar pérdida de nutrientes, es recomendable colocar un techo del mismo forraje o de paja.

c)

En pirhuas Se construyen plantando un palo al centro sobre una base circular empedrada a fin de evitar la humedad. Se procede a apilar con heno alrededor del palo, trenzándolo con la finalidad de que el viento no lo pueda tumbar. Se recomienda tapar con plástico, toldera o paja para evitar la pérdida de calidad del heno, ya sea por insolación y/o exceso de humedad.

d)

En henil Puede ser suelto y apilado.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 15 Henil de avena forrajera en campo abierto

F

F o t o : S OLID OPD, 2009.

1.3.

Características de un heno de calidad El método más común usado para determinar la calidad del heno es el método de la inspección visual. Con este método, se puede preciar el valor y la calidad del heno estimando las siguientes características.  Especie forrajera El heno con mayor porcentaje de Leguminosas tiene un mayor valor alimenticio en comparación del elaborado sólo con Gramíneas.  Porcentaje de hojas Las hojas de las plantas son las que contienen el mayor porcentaje de nutrientes; en consecuencia, a mayor proporción de hojas mejor calidad del heno.  Color El color verde intenso nos indica una mínima pérdida de caroteno y otros principios nutritivos.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Aroma y fragancia Un buen heno presenta un olor agradable; los olores a mohos son indeseables y nos indican que son henos de baja calidad.

Presencia de tallos La presencia de tallos largos, duros y leñosos significan que son henos de baja calidad; los de buena calidad presentan tallos finos y flexibles.

Material extraño Los henos de buena calidad no presentan materias extrañas como malezas, rastrojos, palos, suciedad, alambres, etc.

El contenido máximo de humedad para un almacenamiento correcto del heno es el siguiente:     Heno suelto Heno enfardado Heno picado Pacas : : : : 25% 20-22% 18-20% 16-17%

Figura Nº 16 Heno de avena forrajera de buena calidad

F o t o : S O L I D O P D , 2 0 0 9

Foto: Solid OPD, 2009.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

El heno que contenga más humedad de lo indicado no se debe almacenar, porque su valor puede disminuir considerablemente a causa del moho (hongos) o por la pérdida de principios nutritivos como resultado de la fermentación. Dos métodos muy comunes se utilizan para comprobar si el heno está suficientemente seco para su almacenamiento:  Retorcer un manojo de heno con las manos Si los tallos son ligeramente quebradizos y no hay evidencias de humedad, el heno se puede almacenar.  Raspar la superficie de los tallos con la uña Si se separa la epidermis, el heno no está en condiciones de ser almacenado. Si no es posible separarlo es porque se encuentra bastante seco como para almacenarlo.

Figura Nº 17 Heno de avena forrajera mal preparado

Foto: SOLID OPD, 2009.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

1.4.

Pérdidas de principios nutritivos durante el proceso de henificación. Las pérdidas de elementos nutritivos durante el proceso de henificación pueden ser ocasionados por: a) b) c) d) Pérdidas por enmohecimiento Por desprendimiento de las hojas y otras partes de las forrajes Decoloración causada por las lluvias y el sol Pérdidas por blanqueo y fermentación

Los henos, principalmente de leguminosas, no deben secarse demasiado, porque pierden una considerable cantidad de hojas al momento del rastrillado y cargado en el proceso del empaque. Es importante evitar esta pérdida, ya que las hojas contienen entre dos a tres veces más proteína que los tallos, además, son ricas en vitaminas, minerales y poseen menor cantidad de fibra. 1.5. Usos y requerimiento de heno por animal en su dieta diaria El heno es de gran importancia en la alimentación de toda clase de ganado: vacuno, ovino, camélido y animales menores como conejos y cuyes. Se utiliza como alimento suplementario al pastoreo extensivo. Su uso puede ser estratégico para determinadas épocas reproductivas del animal. Es proporcionado a los animales antes de que éstos vayan a pastorear a los potreros verdes; se recomienda darles con el fin de evitar el meteorismo o hinchazón. Suponiendo que el consumo de forraje en base a materia seca es de 2% del peso vivo del animal, y asumiendo que la unidad animal esté representada por uno de 450 kg de peso vivo; entonces, el consumo de materia seca será de 09 kg, es decir, representa un consumo aproximado de 11 kg de heno/día/vacuno. 2. Preparación de ensilado 2.1. Introducción El ensilaje es otro método de conservar forrajes. Consiste en almacenar los forrajes verdes picados en depósitos llamados silos donde la materia verde almacenada sufre cambios a causa de la fermentación de los azúcares contenidos en los forrajes, en ausencia de oxígeno. Los forrajes, los residuos de cosecha y los subproductos son usualmente consumidos en forma fresca por los animales domésticos. Sin embargo, es posible transformarlos para conservarlos y utilizarlos en el futuro, durante períodos de escasez de alimentos.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

El forraje fresco es cosechado, recolectado y es triturado luego con una picadora, a veces se agregan ciertos aditivos. Este material se almacena en un ambiente hermético sin aire; favorece el desarrollo de bacterias anaeróbicas facultativas, presentes en el forraje o agregadas como inoculantes que convertirán rápidamente los carbohidratos solubles en ácidos. La calidad del producto ensilado depende del valor nutritivo de la materia prima usada y de los productos presentes en el proceso de fermentación como: los tipos de ácidos y la cantidad de amoníaco. Al finalizar el proceso, el pH de un buen ensilaje es tan bajo que impide todo tipo de vida y es así como el alimento podrá ser preservado mientras no se altere el ambiente hermético. La decisión de iniciar un programa de ensilaje debe tomarse cuando se reúnan tres condiciones esenciales: a) b) c) 2.1.1. ¿Existe una necesidad objetiva y concreta usar el ensilaje? De ser así, ¿existe suficiente cantidad de forrajes u otros productos de buena calidad para ensilar? Si la respuesta es positiva, ¿se cuenta con las condiciones para preparar un buen ensilaje? ¿Es necesario usar el ensilaje? El uso del ensilaje se recomienda en la sierra del Perú por dos razones: primero, porque durante el invierno no se dispone de un alimento de calidad en los campos; y segundo, porque durante todo el año se puede disponer de un suplemento preservado de alta calidad (p. ej. ensilaje de avena forrajera) para complementar el consumo de pasto y así mejorar la producción de leche o la utilización del nitrógeno. La decisión de usar el ensilaje debe considerar el tipo de sistema de producción y las condiciones climáticas. En primer lugar, la conservación de alimentos es viable económicamente sólo en sistemas de producción intensiva como la lechería comercial orientada a la venta de leche fresca; en segundo lugar, bajo condiciones climáticas húmedas que permitan producir forraje verde durante la época de lluvias. El tipo de forraje a ser ensilado puede provenir de Gramíneas, Leguminosas, residuos de cosechas o subproductos. Si el ensilaje proviene de forrajes o de cultivos forrajeros de alta calidad disponibles en forma estacional, entonces probablemente se utilizará en un período de pocos meses (en la época de estiaje, en nuestro medio). El ensilaje también es empleado como un tipo de alimento principal en la ración de animales engordados a corral (feedlot).

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.1.2.

¿Existe suficiente cantidad de buen forraje para ensilar? Deberá planificarse la producción de cultivos forrajeros durante la época de lluvias, principalmente el de la avena forrajera. Asimismo, almacenar los residuos de cosechas o los subproductos que no tengan otro valor económico.

2.1.3.

¿Se cuenta con las condiciones necesarias para preparar un buen ensilaje? El ensilaje es útil sólo si el producto ensilado es de buena calidad, o sea que haya sido bien preservado, tenga una alta digestibilidad y una buena concentración proteica. Los pre requisitos primordiales que debe tener el material a ensilar son: a) Cosecha en un período temprano de crecimiento de la planta, es decir, cuando tiene su mejor valor nutritivo. b) Que contenga una buena concentración de azúcares para asegurar una buena fermentación. El material a ensilar debe ser fácilmente compactable y será cubierto a modo de excluir el aire dentro del silo. Cuando el material, pese a su buena calidad, no contenga suficiente cantidad de azúcares, será preciso agregar melaza o alguna otra fuente de azúcares que faciliten la fermentación. El triturado del forraje antes de ensilar facilita la compactación del material. Las Gramíneas (C4) se caracterizan por un bajo contenido de carbohidratos solubles, con la excepción del maíz y del sorgo.

2.2.

Tipos de silos, diseño y construcción Existe una gran diversidad de silos: permanentes o temporales, verticales u horizontales. Se puede usar una gran variedad de recipientes incluyendo tambores de metal o plástico, tubos de concreto de 2 m de diámetro y 2 m de altura, bolsas plásticas para empaque comercial de un espesor de 2 mm como las usadas para envasar fertilizantes. Los silos con capacidades de 100 m3 o más requieren ser llenados y vaciados mecánicamente. Esto aumenta la eficiencia del empleo del tiempo y reduce el costo de la mano de obra. Sin embargo, en fincas pequeñas con pocos animales, los silos son muy eficaces. El ensilado debe ser siempre empacado en forma compacta y mantenido bajo condiciones anaeróbicas. Al usar bolsas, se debe sellar la boca y atarla para mayor seguridad; apilarlas en forma piramidal sobre una plataforma y protegerlas con una cubierta. Se recomienda que los silos permanentes sean construidos en lugares apropiados donde la base sea dura e impenetrable.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.2.1 Silos verticales o aéreos Los silos verticales pueden construirse de concreto, madera, metal o plástico. Deben tener forma cilíndrica para facilitar la compactación. Son ideales para asegurar una buena compactación, debido a la gran presión que se va acumulando en su interior a medida que se va agregando forraje y aumenta la altura del ensilado. Esto protege al ensilaje de quedar expuesto al aire durante el proceso de ensilado y la explotación del silo. Debe asegurarse que el forraje a ensilar en esta forma tenga por lo menos 30 por ciento de MS, para evitar que ocurra un escurrimiento de efluente y, al mismo tiempo, para aprovechar al máximo la capacidad del silo vertical. 2.2.2 Silos horizontales Este es el tipo de silo más usado en la práctica; pueden tener forma de trinchera sobre o bajo tierra. Los silos trinchera (cajón) sobre la tierra tienen paredes laterales de concreto o de madera. El silo horizontal es muy difundido, porque en sus diversas formas se puede adaptar una modalidad que coincida con las condiciones específicas de la finca. Sin embargo, comparado con el silo vertical, es más difícil asegurar un sellado hermético. a) Silos trinchera Estos silos, en su variedad de zanja, son una excavación en el suelo con un plano inclinado en la entrada del silo para facilitar el acceso durante el ensilado y su explotación. Cuando su tamaño es pequeño, con una capacidad menor a 2 m3, su forma puede ser un paralelepípedo, usualmente con base rectangular. Las desventajas importantes del silo zanja son la necesidad de recubrir sus paredes para evitar el contacto con la tierra y tomar precauciones para asegurar que no penetre agua dentro del silo.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 18 Construcción de silo tipo trinchera

Foto: SOLID OPD, 2008.

b) Silos parva Son silos que no requieren una construcción permanente. También es el tipo de silo con mayor riesgo para que ocurran daños en el material de cobertura que protege al ensilaje, que es indispensable para mantener el ambiente anaeróbico. Cuando los silos parva son de gran tamaño y no se tiene una buena cobertura plástica para el sellado, la condición anaeróbica sólo se logrará en el centro de la parva ensilada, y en toda la parte externa de la parva el forraje sufrirá descomposición. En este caso, las pérdidas de ensilaje se calcula que superarán el 25 por ciento.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

c) Silos al vacío En algunas fincas grandes se emplean los silos al vacío. Éstos requieren usar dos cubiertas plásticas. El forraje se deposita sobre una cubierta plástica colocada sobre el suelo; luego, se cubre con la segunda cubierta plástica cuando la altura de la parva de forraje todavía permite que los bordes de ambas cubiertas plásticas se junten para poder sellarlas. El silo se sella con un sistema especial de vacío extrayendo el aire. Este procedimiento se repite al tercer día después del sellado para extraer los gases formados durante la fermentación inicial, parte de la humedad generada por la respiración y para dar salida a posibles efluentes. d) Silo tipo embutido Otro tipo de silo sin paredes rígidas es el silo embutido. Éste usa un tubo de polietileno, sellado en un extremo y con un anillo metálico en el otro. Se usa una prensa para verter y empujar el forraje comprimido dentro del tubo e ir formando progresivamente un verdadero embutido con cerca de 2 m de diámetro y una longitud proporcional al volumen de forraje ensilado. El mismo principio se aplica cuando se dispone de pacas de alta densidad procesadas con maquinaria especializada, en forma cilíndrica o en paralelepípedos. Estas pacas pueden ser selladas con una cubierta de polietileno, almacenadas unas sobre otras y luego cubiertas. La cubierta de polietileno puede ser dañada o rota por animales; así se destruye el efecto del sellado que acarrea el deterioro del ensilaje expuesto al aire, agua u otros agentes. Para asegurar una fermentación óptima, el forraje que se sella debe tener como mínimo 25% de MS de modo que se pueda impedir pérdidas en el valor nutritivo, y minimizar la reducción de volumen del material ensilado. e) Silos con paredes Los modelos más comunes tienen dos, tres o cuatro paredes. En el caso de silos con cuatro paredes, una de ellas debe ser móvil. En su versión ideal, el silo se cubre con una cubierta de polietileno y se protege con un techo. El método más práctico y económico es construir dos paredes paralelas apoyadas en un extremo en ángulo recto sobre una pared ya existente. En general, los silos con paredes son menos exigentes respecto al contenido en MS del forraje, puesto que se pueden incorporar sistemas de drenaje para el efluente, junto con un plano inclinado en el fondo del silo.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Cuadro Nº 19 Silo con paredes

2.3.

Tecnología en la preparación de ensilaje 2.3.1 Época de corte o siega del forraje Los forrajes a ensilarse (avena, cebada) deben ser segados o cortados cuando las espigas están aún envainadas si se desea calidad; pero, también cuando la planta tiene los granos de consistencia lechosa. Es hasta este estado en que el forraje ha acumulado el máximo de sustancias nutritivas (energía, proteína, minerales y vitaminas). El propósito es aprovechar estas sustancias nutritivas para la alimentación de las vacas y convertirlas en leche.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 20 Corte de avena forrajera en grano estado lechoso

Foto: SOLID OPD, 2008.

2.3.2

Picado del forraje Los forrajes, para ser ensilados, deben ser picados en trozos de 2 a 3.5 cm de largo con la finalidad de facilitar el compactado y/o apisonado. El picado facilitará, en gran medida, la eliminación del oxígeno de la masa forrajera evitando así que se produzcan bolsas de aire. Se puede también ensilar los forrajes sin picar; la mayor desventaja es que tiene apisonarse con maquinaria.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 20 Picado de avena forrajera

Fotos: SOLID OPD, 2008.

2.3.3

Humedad del forraje La humedad del forraje es uno de los factores que tiene que tomarse en cuenta al momento de hacer el ensilaje. Es adecuado cuando la humedad del forraje se ha reducido a un 60 o 70%, punto óptimo para ensilar sin agregar otros productos y evitar el enmohecimiento del silo. Un método empírico que nos permite estimar el porcentaje de humedad en el forraje es el método Grab – test o método de la bola; consiste en comprimir con la mano un puñado de forraje picado durante 20 a 30 segundos.   Cuando chorrea mucho jugo de la mano, la humedad es superior al 75%. Cuando chorrea poco jugo, pero la bola mantiene su forma al abrir la mano, la humedad está entre 70 a 75%. Cuando no chorrea jugo y la bola se expande lentamente al abrir la mano, la humedad está entre 60 a 70%. Cuando no chorrea jugo y la bola se expande rápidamente al abrir la mano, la humedad es menor al 60%.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 21 Pre secado de la avena forrajera para ensilado

Foto: SOLID OPD, 2008.

2.3.4

Llenado y apisonado de forraje en el silo Una vez depositado el forraje verde en el silo, éste se distribuye de manera uniforme, apisonando fuertemente para la exclusión completa del aire. Figura Nº 22 Compactación del forraje mediante apisonado

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Una buena compactación se logra por capas; es decir, cada vez que se coloca una capa de forraje verde picado se apisona y en este momento se aprovecha para añadir la sal común o la melaza, así como el suero. Una vez que se llene el silo, se recomienda que el ensilado sobrepase por lo menos unos 60 cm por encima del nivel del silo; debe tener la forma de un arco, de tal manera que la lluvia no lo inunde. El apisonado o compactación del forraje se realiza con tractor o también puede realizarse con la presión humana (los pies). 2.3.5 Uso de conservadores/preservantes Los conservantes se utilizan cuando el ensilaje se realiza con lentitud, el forraje no se comprime adecuadamente o cuando el forraje es pobre en hidratos de carbono como en el caso de la alfalfa, trébol y vicia; por ello, es necesario agregar preservantes con alto contenido de azúcar como melaza o granos molidos. Debe tenerse en cuenta que éstos sólo mejoran la calidad del ensilado. En nuestro medio, los principales conservadores que se usan son:  Melaza Proporciona principalmente azúcar. La dosis recomendada fluctúa entre 20-30 kg por tonelada métrica de forraje. Previa a la aplicación, se diluye en agua calienta para facilitar la aspersión.  Suero Es el subproducto de la leche. Se requiere aproximadamente entre 80 a 100 litros por tonelada de forraje. Tiene menor eficacia que la melaza.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 23 Adición de suero

 Granos molidos Se usa preferentemente en el ensilaje de alfalfa y trébol con el propósito de aumentar el contenido de materia seca. Se recomienda agregar entre el 6 al 8% del peso del ensilado.  Sal yodada En nuestro medio, por lo general, se emplea la sal común en una cantidad de 2 kg por tonelada de forraje verde. Se recomienda distribuirlo en forma uniforme por capas de 30 a 40 cm de la masa forrajera. Procure colocar la mayor cantidad de sal en las capas superiores de tal forma que baje poco a poco hasta el fondo del silo.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 24 Adición de sal yodada como preservante

Foto: SOLID OPD, 2008.

La sal proporciona mayor palatabilidad al ensilado, además, sirve como antiséptico. 2.3.6 Sellado hermético del silo Una vez llenado el silo por completo, se realiza el tapado utilizando plástico; luego, se procede al sellado. Este consiste en colocar una capa de tierra de por lo menos 30 a 40 cm de espesor convenientemente compactado para evitar el ingreso de aire y agua.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 25 Proceso de sellado de silo

Fotos: SOLID OPD, 2008

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.3.7

Apertura del silo La apertura del silo se puede efectuar a partir de los dos meses y medio a tres meses después del sellado. El período entre la cosecha del forraje y el término del proceso de fermentación anaeróbica o estabilización ácida de la masa ensilada constituye, en consecuencia, un factor clave en la preservación del forraje como ensilaje. Mientras menos extenso sea este período, menores serán las pérdidas por respiración y fermentación; también se reducirán las pérdidas por putrefacción. Figura Nº 26 Apertura de silo

Fotos: SOLID OPD

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.4.

Características de un buen ensilaje        Color : Verde amarillento, verde castaño a dorado

Vitaminas: El caroteno presente en las plantas verdes es fuente de vitamina A. Minerales : Algunos minerales pueden perderse por lavado; la mayor parte permanecerá inalterable. Sabor Olor Acidez Textura : : : : Agradable y aromático Agradable a leche avinagrada pH menor a 4.5. El ácido láctico es deseable. Suave y uniforme

Figura Nº 27 Ensilaje de buena calidad (verde amarillento)

F

Foto: SOLID OPD, 2009.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.5.

Algunos datos orientativos del ensilaje        pH Acido láctico Acido butírico Acido acético Nitrógeno amoniacal/N total : : : : : 4.2 1.5%-2.5% 0.1% 0.5% 10% : : 350/500 kg 550/600 kg

Un metro cúbico de forraje pesa Un metro cúbico de ensilaje pesa

2.6.

Usos y requerimiento de ensilaje por animal El forraje ensilado es mucho más apetecido que el heno; el ganado consume más materia seca cuando se alimenta con ambos que cuando solamente se le proporciona heno. Es necesario que los animales que se van a alimentar con ensilaje tengan un periodo de acostumbramiento de alrededor de unos 10 días; se aumenta la cantidad diaria en forma gradual hasta alcanzar el nivel de consumo deseado. Las vacas con producción de leche inferior a 10 l/día pueden estar alimentadas con una ración de ensilaje y pasto; pero, con producciones superiores, es necesario complementarla con alimentos balanceados. A su vez, se debe tener cuidado, pues no es recomendable la alimentación exclusiva de ensilajes. Las cantidades que deben consumir diariamente los animales son de 4 a 5 kg de ensilaje/100 kg de peso vivo. Sin embargo, en términos generales, se puede decir que el consumo promedio de ensilaje por animal es de 10 a 12% del peso vivo en materia fresca. Figura Nº 28 Consumo de ensilaje por vaca en producción

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

2.7.

Planificación de la producción de ensilaje para el hato lechero La primera decisión a tomar en el plan de ensilaje es calcular la cantidad de forraje requerida; ello depende de los siguientes factores:     Cantidad y tipo de ganado que recibirá el ensilaje Duración del periodo de alimentación Proporción de la ración completa que representará el ensilaje (%) Recursos disponibles (superficie a cosechar y distancias, maquinaria equipos y construcciones, mano de obra, capital, asistencia técnica, insumos, etc.)

Esto se puede ilustrar con el siguiente ejemplo: Un bovino adulto que consume 50 por ciento de su ración de 10 kg de MS por día bajo la forma de ensilaje recibiría 5 kg de ensilaje en base de MS. Para alimentarlo durante un período de 180 días, serían necesarios 900 kg de ensilaje MS/animal; esto equivale a 3,6 t de corte de forraje fresco con 25 por ciento de MS. Asumiendo una pérdida de 15 por ciento de ensilaje, se precisa ensilar un total de 4,14 t/cabeza de forraje en base MS. Esto equivale a un volumen de 2,3 m3 de capacidad de almacenamiento en silo por animal, asumiendo una densidad de 0.6 t/m3. Estos cálculos también pueden realizarse en la forma inversa, partiendo de la cantidad de recursos disponibles en la finca y el tamaño de la superficie a ensilar. Independientemente de la cantidad que sea necesaria, para hacer un buen ensilaje se deben aplicar los siguientes principios: 1. El forraje a ensilar debe tener un alto valor nutritivo 2. El forraje no debe estar contaminado con suelo 3. El forraje deberá ser triturado o picado en trozos no mayores a 2 cm para facilitar la compactación y reducir la cantidad de aire retenido en el forraje, que puede variar dependiendo de la especie. 4. Antes de sellar el silo, para impedir la penetración de aire y de agua, se debe expulsar el máximo de aire del interior del silo. 5. El ensilado y el sellado del silo se deben realizar en el tiempo más breve posible, el mismo día. 6. Durante la explotación del silo para alimentar a los animales, el área de ataque del silo debe ser lo más reducida posible para que la superficie expuesta al aire sea pequeña. Esta operación debe ser lo más rápida posible.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Aunque la capacidad total de ensilaje en una finca depende tanto del número y el tipo de los animales como del período de alimentación con ensilaje, es recomendable que para reducir las pérdidas a un mínimo no se almacene todo el ensilaje requerido en un único silo. La mejor estrategia es preparar silos que puedan ser consumidos individualmente en un tiempo breve; de este modo, el tamaño de cada silo dependerá de la ración diaria en ensilaje por animal y del número de animales que serán alimentados con dicho silo. En cuanto al plan de alimentación anual, la mejor estrategia es ensilar durante diferentes períodos del año y explotar cada silo después de aproximadamente 60 a 70 días de conservación. De esta forma, el ensilaje tendrá óptimas posibilidades de tener de una buena fermentación y reducir al máximo todo deterioro aeróbico. No obstante, el momento de ensilado también depende de las condiciones de crecimiento de las plantas y de la disponibilidad de forraje en estado adecuado para ser ensilado. 2.8. Ventajas y desventajas del ensilaje 2.8.1 Ventajas del ensilaje      Permite almacenar forraje verde. Permite mantener el sabor y valor nutritivo del pasto. El ensilado es fuente de vitamina A. Se controla semillas de malezas y parásitos. Se realiza cuando el tiempo no favorece para preparar heno. Se requiere menos espacio para almacenar forraje. El riesgo por incendio se descarta por completo.

  2.8.2

Desventajas del ensilaje    La calidad nutritiva del ensilaje disminuye notablemente cuando el forraje no ha sido bien apisonado. Se requiere contar con una infraestructura adecuada. Se requiere de una fuerte inversión para la compra y/o alquiler de maquinaria (picadora), compactadora y transporte de forraje. Cuando el forraje ha sido ensilado con mucha humedad, empieza a pudrirse rápidamente adquiriendo mal olor y sabor.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

3.

Tratamiento de la paja y restos de cosecha La paja o rastrojos, restos de la cosecha de cebada, avena forrajera y trigo, es un recurso que se tiene a la mano en buenas cantidades, sobre todo, en la época de cosecha; sin embargo, no es aprovechado de manera adecuada por los productores. Este recurso muy bien tratado utiliza insumos baratos y al alcance de los productores. Se puede mejorar en calidad y conservarlos de modo que permita complementar la alimentación del ganado en general sobre todo en la época de estiaje. El proceso se inicia cuando la paja es tratada con un álcali. El éster se une con la lignina y la celulosa de la pared celular; los polisacáridos y las hemicelulosas se hidrolizan de modo que los carbohidratos se presentan en forma más fácilmente disponible para los microorganismos del rumen. En un primer momento, se utilizó el hidróxido de sodio, pero presentaba problemas de costo y manejo; actualmente, se utiliza amoníaco anhidro o una solución de amoníaco en agua. El amoníaco actúa como un fungicida en un proceso que crea condiciones anaeróbicas y también incrementa el contenido de proteínas crudas. Este tratamiento requiere condiciones herméticas bajo condiciones anaeróbicas. Para los pequeños productores, por lo general, es más conveniente generar amoníaco a partir de la urea -fertilizante conocido por casi todos los agricultores y fácilmente disponible- por medio del proceso de ensilaje húmedo. El amoníaco se produce a partir de la urea que es descompuesta por medio de la ureasa de la acción bacteriana cuando es mezclada con paja húmeda: (NH 2CO-NH+ H2O -> 2NH+ CO2); el proceso a altas temperaturas es rápido, adecuado a las condiciones tropicales y subtropicales y algo menos a los climas templados o a los inviernos subtropicales. La siguiente descripción del tratamiento de la paja con urea se ha extraído de la publicación de la FAO (1993) Tropical Feeds: Entre los tratamientos químicos disponibles, el tratamiento con urea es de la mayor importancia para los pequeños agricultores: la urea se agrega a la paja a razón de 5 por ciento (base seca). La cantidad de agua puede variar entre 0,3-1 l/kg de paja secada al aire, con el valor mínimo aplicado en las áreas de escasez de agua. Si la paja estuviera húmeda por la lluvia o por ser recién cosechada, con mucho material verde, la urea puede ser aplicada sin ser disuelta. La paja puede ser mantenida en varias formas durante el tratamiento. Las condiciones herméticas producen los mejores resultados. El método convencional consiste en usar láminas o mangas de plástico. Un silo de cemento, sobre la tierra y forrado con plástico producirá, con seguridad, buenos resultados. Cuando la paja es almacenada contra estructuras firmes como paredes o pozos, se puede compactar el material y la paja húmeda de modo que no permita la entrada del aire. Aun cuando no se obtengan condiciones de eliminación total del aire, es posible llegar a buenos resultados, pero las partes no tratadas -exteriores- pueden ser dadas a los animales con menores exigencias como los animales de tiro o las vacas secas, mientras que la parte interna se dará a los animales en lactación. De este modo, se estará optimizando los recursos forrajeros de la explotación, logrando mantener los animales en buenas condiciones productivas.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 29 Proceso de tratamiento de restos de cosecha

Panca de maíz amiláceo para ser tratada con urea agrícola

P Picado de panca de maíz con picadora de forraje

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Adición de agua en el tratamiento de panca de maíz

Adición de urea agrícola diluida en agua

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Tapado hermético con láminas de plástico

C

Cubrir con una capa de tierra Fotos: SOLID OPD, 2009

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

El tiempo del tratamiento puede durar de una a cuatro semanas. Para nuestro caso, el tiempo normal fue de diez semanas. De acuerdo a la literatura, la temperatura y el tiempo están en relación inversa; en invierno o en los climas fríos, el tiempo necesario es mayor. Cuando la paja está bien compactada, la temperatura aumenta más de 10°C después de una semana. Las indicaciones de que el tratamiento de la paja ha sido exitoso son:     La paja cambia de color al amarillo oscuro o marrón. La paja tiene un fuerte olor a amoniaco. La paja es más suave que la paja sin tratar. Los animales, después de un período de adaptación, comen un tercio más que de la paja sin tratar.

En el siguiente cuadro, se ilustra las diferencias entre paja tratada y no tratada.

Cuadro 22 Efectos esperados en los tratamientos de paja

Paja no tratada
Alimento de mala calidad Impalatable, los animales comen poco Los animales pierden peso Los animales producen poca leche

Paja tratada
Alimento de calidad aceptable Palatable , los animales comen más Los animales gana peso Los animales producen más leche

Fuente: Dolberg en Better Farming Series FAO, 1995

La paja debe ser triturada antes del tratamiento; esta operación es necesaria en el caso de los tallos, excepto cuando están bien compactados. El tratamiento con urea debe ser programado junto con las operaciones de cosecha de los cultivos y, siempre que sea posible, la paja deberá estar en buenas condiciones. La paja sucia con hongos o en mal estado nunca debe ser tratada, ya que el resultado será un alimento de mala calidad y potencialmente peligroso.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Figura Nº 25 Capacitación en siembra de pastos

Foto: SOLID OPD, 2009

El desarrollo de capacidades humanas tiene que ir de la mano con el proceso de la transferencia de tecnología hacia los productores.

Tecnología productiva de lácteos. Producción de pastos y forrajes

Bibliografía
1. ADRA. Cultivo y manejo de pastos. Generación y consolidación de empleos sostenibles en microproductores y microprocesadores lecheros de Hualgayocc. Cajamarca. ADRA. Conservación de pastos y forrajes: Preparación de heno y ensilado”. Generación y consolidación de empleos sostenibles en microproductores y microprocesadores lecheros de Hualgayocc. Cajamarca. Bernal Eusse, Javier. 1994. Pastos y forrajes. “Producción y manejo”. 3era. Edición. Colombia. Bernal Madrid, Jorge Luis. Manual de manejo de pastos cultivados para zonas alto andinas. MINAG-DGPA Dirección de Crianzas. Perú. Bojorquez Reyes, Custodio. 2007. Experiencias en producción de leche en zona andina. Sistema de pastos cultivados. IVITA; Huancayo. Cuevas B. José, Osorio U. Alfonso. Análisis de http://www.siar.cl/docs/protocolos/Muestreo_fertilidad_suelo.pdf suelos.

2.

3. 4. 5. 6. 7.

Experiencias de la intervención del Proyecto Integral de Desarrollo Ganadero PIDG-Manallasacc. 2005. Área de pastos y forrajes. MINAG-DRA Ayacucho-DPA. García Grau, Luis. 2005. Ensilado de forrajes Colaboraciones técnicas AGRICULTURA. España. con plásticos.

8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18.

http://www.manualdelombricultura.com/foro/mensajes/11109.html Instituto Nacional de Investigación Agraria INIA. 1999. Conservación de pastos y forrajes en el altiplano. Estación Experimental Illpa-Puno. Instituto Nacional de Investigación Agraria INIA. 2003. Henificación de forrajes. Estación Experimental Baños del Inca. Cajamarca. Instituto Nacional de Investigación Agraria INIA. 2003. Ensilado de forrajes. Estación Experimental Baños del Inca. Cajamarca. Instituto Nacional de Investigación Agraria. 2006. Producción de pastos y forrajes. Curso Virtual. Estación Experimental Baños del Inca. Cajamarca. Ministerio de Agricultura. Proyecto Subsectorial de Irrigación (PSI). Boletín Técnico. El suelo. Lima, enero 2003; Año 1, Nº 01. Ojeda García, Félix. Conservación de Experimental de Pastos y Forrajes. España. pastos y forrajes. Estación

Ruiz Canales, César y Tapia Núñez, Mario E. Producción y manejo de forrajes en los andes del Perú. Lima-Perú. Ruiz Chamorro, José Antonio. 2006. Curso de pastos y forrajes. UNA La Molina. Lima. R. Pagliaricci, Héctor; Ohanian, Alfredo; Pereyra, Telmo y González, Sergio. 2002. Cursos: Introducción a la producción animal y producción animal I, utilización de pasturas. Cap. 12. FAV UNRC. Semillas forrajeras AGP, Perú. 2008 Semillas forrajeras. HORTUS. 2008 www.engormix.com/mejorandocorteforrajesarticulos2287AGR.htm, Cattani Jhon Deere Pablo

19. 20. 21.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->