Está en la página 1de 2

EVANGELIUM VITAE *

El Evangelio de la vida es una realidad concreta y personal, porque consiste en el anuncio de a persona misma de Jess (29).

**
Jess es el Hijo que desde la eternidad recibe la vida del Padre (cf. Jn 5, 26) y que ha venido a los hombres para hacerles partcipes de este don: Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia (Jn 10, 10) (29). As, quienes sufren a causa de una existencia de algn modo disminuida, escuchan de l la buena nueva de que Dios se interesa por ellos, y tienen la certeza de que tambin su vida es un don celosamente custodiado en las manos del Padre (cf. Mt 6, 25-34) (32). RESPONSABILIDADES DEL HOMBRE ANTE LA VIDA (42-)

***
La liberacin de la esclavitud es el don de una identidad, el reconocimiento de una dignidad indeleble y el inicio de una historia nueva (31): EL AMOR DEL PADRE [Historia de la Salvacin].

de Jess se da al hombre la posibilidad de conocer toda la verdad sobre el valor de la vida humana (29).

(xodo) Su vida no est a merced de un faran que puede usarla con arbitrio desptico; al contrario, es objeto de un tierno y fuerte amor por parte de Dios (31). POR QU LA VIDA ES UN BIEN? La vida que Dios da al hombre es original y diversa de la de las dems criaturas vivienteses manifestacin de Dios en el mundo, signo de su presencia, resplandor de su gloria (cf. Gn 1, 26-27; Sal 8, 6) (34). Cuando no se reconoce a Dios como Dios, se traiciona el sentido profundo del hombre y se perjudica la comunin entre los hombres (36). La vida del hombre proviene de Dios, es su don, su imagen e impronta, participacin de su soplo vitalPorque a imagen de Dios hizo El al hombre ( Gn 9, 6) (39).

*
Evangelio de la vida es un gran don de Dios y, al mismo tiempo, una tarea que compromete al hombreDe este modo, el don se hace mandamiento, y el mandamiento mismo es un don. (52). Slo Dios es Seor de la vida desde su comienzo hasta su trmino: nadie, en ninguna

**

***

circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente (53). Dios se proclama Seor absoluto de la vida del hombre, creado a su imagen y semejanza (cf. Gn 1, 26-28). Por tanto, la vida humana tiene un carcter sagrado e inviolable, en el que se refleja la inviolabilidad misma del Creador (53). REVISAR N 58: sobre el aborto. Pag. 30 Pdf