Está en la página 1de 1

Un desafo de por vida.

Trabajen, pero no por la comida que es perecedera, sino por la que permanece para vida eterna, la cual les dar el Hijo del Hombre. Sobre ste ha puesto Dios el Padre su sello de aprobacin. Juan 6:27 NVI Aplazado! Existen muchas experiencias que nos unen a los seres humanos porque todos las hemos vivido en mayor o menor grado. Lastimosamente, una de las experiencias ms comunes que une a casi todos los seres humanos es la de llegar a la escuela y ver en nuestra hoja de examen la palabra: aplazado. La profe me puso aplazado!, suele ser nuestro discurso, pero sabemos que el pasar un examen depende de nuestro esfuerzo. En la vida espiritual es igual. Sabemos lo que tenemos que hacer: levantar al cado, dar al necesitado, consolar al que est triste, visitar al que est en soledad, alabar a nuestro Dios, escudriar su Palabra, abrazar al hermano con amor entraable, compartir la salvacin de Cristo con quienes no lo conocen. Por sobre todo: ama a tu Dios con todo tu corazn, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Dios no es como un profesor que quiere ponernos un aplazado en el da del juicio. l desea inmensamente decirte: Bien, buen siervo y fiel! Hasta lo podemos imaginar dicindolo con una inmensa sonrisa. As que busquemos tener el sello de la aprobacin de Dios. Trabajemos en esto y no nos preocupemos tanto en lo que perecer. Con una sonrisa Dios te pondr su sello de aprobacin. Prof. R. A. Salazar