Está en la página 1de 15

Conocer la tierra y

descubrir su pasado
La ciencia del planeta que habitamos
Lectores de rocas
La geología es una ciencia relativamente moderna. En su desarrollo como ciencia
hubo tres ideas que desenvolvieron un papel clave:
• La Tierra es inmensamente antigua. Nuestro planeta se originó hace 4.560
millones de años.
• La Tierra está en permanente cambio. A pesar de su aparente inmutabilidad,
la superficie de nuestro planeta cambia de manera permanente debido a
procesos lentos y graduales, como la erosión de las montañas (algunos
centímetros por siglo) o los movimientos de los continentes (algunos centímetros
por año), pero también gracias a procesos esporádicos e intensos, como una
erupción volcánica, un terremoto o un impacto de un asteroide.
• Las rocas son los archivos de la Tierra. La Tierra “ escribe” en las rocas su
larga historia. Lo hace empleando un código muy especial del que su
interpretación no siempre es fácil. Un objetivo básico de la geología es aprender
a descifrar ese código, de manera que sea posible “leer” en las rocas la historia
de la Tierra.
Escalas en geología
La geología estudia objetos que tienen una extraordinaria diversidad de tamaños
y analiza procesos que ocurren en una gama de períodos de tiempo enormemente
variada. El uso de esta diversidad de escalas constituye uno de las señas de identidad
de la geología.
• La escala temporal. La mayor parte de los procesos geológicos ocurren a un
ritmo muy lento, tanto que la unidad de tiempo en geología es el millón de
años (m.a.). Con todo, hay procesos geológicos que obligan a utilizar unidades
temporales muy por encima o por debajo del millón de años. Así, un terremoto
se mide en segundos, una fase de actividad de un volcán, en días, la
sedimentación en un lago glaciar, en años, una glaciación, en miles de años.
Pero estudiar el origen de la Tierra exige remontarse a varios miles de
millones de años.
• La escala espacial. La diversidad de escalas espaciales manejadas en
geología no es inferior a las temporales. Al estudiar el globo terrestre se utilizan
decenas de miles de kilómetros, cifra que baja a cientos de kilómetros si se
está analizando una cordillera como los pirineos, y a centímetros si se estudia
una muestra de roca. A su vez, esta roca está constituida por pequeños granos
de minerales de apenas unos milímetros, y eses minerales contienen átomos
con un tamaño tan pequeño que se mide en angstroms (10-10m).
Reconstruir el pasado terrestre
A lo largo de su existencia, nuestro planeta ha sufrido numerosos cambios.
Algunos de ellos han sido lentos y graduales, mientras que otros fueron esporádicos
pero muy intensos. Reconstruir la historia de la Tierra supone básicamente realizar dos
tipos de actividades:
o Investigar los sucesos ocurridos.
o Ordenar temporalmente esos sucesos.
Investigar los sucesos ocurridos:
La reconstrucción del pasado es posible debido a que todos los sucesos
geológicos generan cambios y los cambios dejan huellas.
• Los sucesos geológicos generan cambios. Si el suceso es importante, por
ejemplo la colisión de la placa indoaustraliana con la euroasiática, también lo serán
los cambios provocados: formación del himalaya. Si es poco importante, como el
goteo del agua en una gruta cárstica, lo será igualmente el cambio generado:
formación de una estalactita.
Un acontecimiento geológico puede tener efectos importantes sin que sea
necesariamente rápido. Así, la velocidad a la que Europa se separa de América del
Norte es, aproximadamente, de 2,5 cm por año. Un desplazamiento como este pasa
inadvertido para cualquier observador, incluso si, como nosotros, se encuentra
situado sobre una de estas placas móviles. Sin embargo su efecto, a la escala
temporal geológica, ha permitido la formación del océano Atlántico.
Por otra parte, nada impide que el cambio sea al mismo tiempo importante y rápido.
Por ejemplo, el impacto de un meteorito es un acontecimiento instantáneo, y su
efectos, si el meteorito es de gran tamaño, pueden ser de una magnitud enorme.
• Huellas de cambios geológicos. Dado que la casi totalidad de los sucesos
ocurridos a lo largo de la historia de la Tierra no han podido ser observados por el
hombre, deben inferirse a partir de las huellas que han dejado. Los cambios
geológicos se detectan gracias a:
- Los materiales que originan. Por ejemplo, una erupción volcánica aportará
piroclastos (cenizas, lapillo, bombas) o coladas de lava. Una inundación dejará
lodos, y un glaciar dejará tillitas.
- Las estructuras resultantes. Unos esfuerzos compresivos dejarán pliegues o
fallas inversas. La presencia de fallas normales nos indicará un período de
distensión.
- Las formas que deja. Un glaciar excavará un valle en forma de U al que puede
que desemboquen algunos valles colgados.
Puede ocurrir que un suceso geológico origine huellas de los tres tipos. Así, el
impacto de un meteorito producirá un cráter, su colisión
generará con frecuencia pliegues en las rocas impactadas, y
los materiales que componían el meteorito se encontrarán
fragmentados y esparcidos por el cráter y los alrededores.
Interpretar estas huellas solo resulta posible si un
determinado proceso geológico, ocurrido en lugares y
momentos distintos, origina huellas similares. Basándose en
este supuesto, el principio de actualismo
sostiene que analizar los procesos que ocurren en la
actualidad es la clave para interpretar lo que sucedió
en el pasado. Este es un método usual en geología que
resulta necesario para reconstruir la historia de la Tierra. Por
ejemplo, la visita a una playa arenosa permitirá ver que el
oleaje forma rizaduras en los fondos poco profundos. Si
encontramos en la superficie de alguna roca unas rizaduras
similares, interpretaremos que los sedimentos que
originaron esa roca se depositaron en una zona litoral de
aguas poco profundas.
Desafortunadamente hay circunstancias que complican
la reflexión, y un mismo proceso puede producir efectos
diferentes, o bien dos procesos distintos generar huellas
similares. Así, el viento también origina rizaduras en la
arena, si bien un estudio más detallado permitirá
diferenciarlas, ya que las rizaduras producidas por el oleaje son simétricas, y las del
viento, asimétricas.
El cálculo del tiempo en geología: métodos
de datación
La Tierra es tan antigua que los períodos de su historia se miden en millones de
años (m.a.).
Uno de los objetivos fundamentales de la geología es la datación de las rocas,
fósiles y los acontecimientos geológicos. Datar consiste en fechar, situar en el tiempo
un suceso o un objeto determinado. La datación en geología, se realiza mediante dos
sistemas:
• Midiendo el tiempo real transcurrido: datación absoluta. Consiste en poner
fecha a esos sucesos o materiales, es decir, precisar los millones de años que
tienen.
• Comparando acontecimientos: datación relativa. Se trata de ordenar rocas,
fósiles o acontecimientos de los más antiguos a los más modernos, pero sin
precisar fechas.
Métodos de datación absoluta:
Isótopos: Cada elemento químico tiene un número constante de protones en su
núcleo: es su número atómico. Así, el hidrógeno tiene siempre un protón; por tanto,
su número atómico es 1; el hierro tiene siempre 26 protones y su número atómico es
26. En el núcleo de cada átomo también hay neutrones. La suma de protones y
neutrones recibe el nombre de número másico. Un elemento puede tener un número
de neutrones variable y, por lo tanto, más de un número másico. A los átomos de un
mismo elemento que tienen diferente número másico se los llama isótopos. Por
ejemplo, el hidrógeno es el elemento más sencillo y está formado por tres isótopos: el
propio, que no tiene en su núcleo ningún neutrón y cuyo número másico es 1 (1
protón); el deuterio, con número másico 2 ( 1 protón y 1 neutrón); y el tritio, con
número másico 3 (1 protón y 2 neutrones).
Radiactividad: las fuerzas que unen los protones y los neutrones en el núcleo suelen
ser fuertes. Sin embargo, en algunos isótopos, los núcleos son inestables porque las
fuerzas que unen los protones y los neutrones no son lo bastante fuertes. Como
consecuencia, los núcleos de descomponen, o desintegran, espontáneamente en un
proceso denominado radiactividad. Al descomponerse emiten partículas: alfa del núcleo
(compuesta por 2 protones y dos neutrones), partículas beta (un electrón).
El método de datación absoluta más utilizado es el método radiométrico,
basado en el hecho de que los átomos de ciertos elementos químicos radiactivos
inestables (“elementos padre”) experimentan, con el tiempo, un proceso de
desintegración radiactiva que los convierte en otros elementos químicos estables
(“elementos hijo”) a una velocidad constante (emiten espontáneamente radiación en
forma de partículas, transformándose en otros elementos diferentes estables). Este
proceso transcurre a velocidades constantes de ahí su utilidad en la datación.
Hay elementos
químicos que son inestables
(llamados elementos padre)
y se transforman
espontáneamente en otros
estables (llamados
elementos hijos). El paso de
uno a otro se produce con
la liberación de partículas
de diversa naturaleza (alfa,
beta) (radiactividad).
La transformación del
elemento radiactivo en el
elemento estable se hace a
un determinado ritmo que
es constante para cada isótopo. Se llama vida media, o período de
semidesintegración (T), al tiempo que tarda una muestra cualquiera del isótopo
radiactivo en reducir su cantidad a la mitad.
Conforme pasa el tiempo, la muestra se empobrece en átomos padre y se
enriquece en átomos hijo
Para calcular la edad de una roca, conocida la vida media de un isótopo
radiactivo, basta con determinar la cantidad de elemento padre y de elemento hijo que
hay en ella, y , con este dato, conocer el tiempo que lleva produciéndose esta
transformación. Este tiempo coincide con la edad de la roca.

Por ejemplo, un isótopo del carbono, el carbono-14 (14C), es radiactivo y, en


consecuencia, inestable. El 14C, elemento padre, se transforma en nitrógeno-14 (14N),
elemento hijo.
Por ejemplo, el uranio-235 se transforma en plomo-207. Su vida media es de 713
millones de años. Si una roca tiene la misma cantidad de uranio-235 que de plomo-207,
su edad es de 273 millones de años. Si tiene el 75% de plomo-207 y el 25% de uranio-
235, su edad será de 1426 millones de años.
Estos métodos tienen algunos inconvenientes:
• Se aplican casi exclusivamente a rocas magmáticas (que contienen elementos
radiactivos).
• Los valores se alteran si la roca ha sufrido transformaciones importantes como
consecuencia del metamorfismo o la meteorización.
• Son costosos, pues necesitan instrumentos de medida complejos.
• Siempre llevan aparejados un cierto margen de error.
Método de las varvas glaciares: Con este nombre se conoce la alternancia de capas
muy finas claras y oscuras que se sedimentan en los lagos originados por la fusión del
hielo glaciar: los claros (materiales mas gruesos: arenas y aportes detríticos del
deshielo) corresponden al período de deshielo de primavera y verano, y los oscuros
(materiales más finos: arcillas en suspensión y organismos), más delgados, a
sedimentos de invierno, que llevan restos de seres vivos, a los que deben el color. Los
materiales más finos permanecen en suspensión y se depositan en invierno, cuando el
hielo superficial deja las aguas en calma. Por lo tanto, cada año se generan dos capas
en el lago de origen glaciar. Contando el número y el espesor de las varvas, se obtiene
el número de años en que se produjo sedimentación, además de una estimación
aproximada sobre la duración de las estaciones. Con este método se han llegado a
datar procesos que se remontan a los últimos 8000 años.
Método dendrológico: Consiste en medir los anillos de crecimiento anuales de los
troncos de los árboles. Cada año, los árboles forman dos anillos en su tronco (uno claro
en primavera y otro oscuro en verano), cuyo grosor depende de las condiciones
meteorológicas de ese año. En los años muy templados y lluviosos se originan anillos
gruesos; en años secos y fríos, los anillos son más delgados. Si se cuentan los anillos de
un tronco arbóreo, se puede saber los años que vivió el vegetal, y establecer una
correlación entre árboles actuales y árboles fósiles, teniendo en cuenta que en ambos
tipos de vegetales hay anillos-guía, es decir, anillos extremadamente gruesos o finos
que aparecerán en diferente lugar del tronco en un árbol actual y en otro fósil. Con este
método se han conseguido dataciones de hasta 9000 años.
Métodos de datación relativa: Se realiza comparando varios
acontecimientos y determinando si el hecho a estudiar es más antiguo, coetáneo o más
reciente que el elegido como referencia.
Para aplicar este método se tienen en cuenta los grandes acontecimientos
geológicos, como las orogenias, el orden de sedimentación en las series estratigráficas,
los criterios de “cortes y cruzamientos” y los fósiles, ya que estos determinan la edad
de las rocas.
Mediante este sistema, dados una serie de procesos, se pueden ordenar, de
modo que se sabe qué fenómeno es el primero y en qué orden se desarrollaron los
siguientes.
La historia de la Tierra se ha comparado con una enciclopedia cuyas páginas
corresponderían a los estratos. Al reconstruir la historia de la Tierra, una de las tareas
de campo del geólogo consiste en ordenar dichas “páginas”.
Un estrato es una capa de materiales proveniente de los depósitos de
sedimentos en la corteza terrestre, donde pueden aparecer fósiles, que guarda una
relativa homogeneidad, al formarse en las mismas condiciones. Cada estrato está
delimitado por dos superficies: la superior o techo (parte más alta y moderna de un
estrato) y la inferior o muro (base del
estrato). El grosor del estrato, que es
variable, se conoce como potencia
(distancia medida en vertical entre el
techo y el muro de un estrato). Los
estratos se superponen unos a otros
ordenadamente constituyendo lo que
se conoce cono serie
estratigráfica, que muestran datos
reveladores de los acontecimientos
del pasado de nuestro planeta. Las
superficies que limitan un estrato
reciben el nombre de planos de estratificación.
La reconstrucción de la historia de la Tierra se basa, principalmente en dos
principios:
1. El principio de la superposición de los estratos, propuestos por Nicolás
Steno en 1669. El depósito o sedimentación de los estratos ocurre de forma
episódica, de tal manera que un estrato es más moderno que los que se
encuentran debajo y más antiguo que los que se encuentran encima.
Este principio se puede aplicar cuando las series estratigráficas no están
deformadas y también en coladas de lava y en mantos de cenizas volcánicas.
Este principio de superposición no es aplicable cuando se ha alterado la posición
original de los estratos. En este caso, se recurre al principio de superposición
de acontecimientos: Un acontecimiento es más joven que las rocas a
las que afecta y más antiguo que las rocas que no han sido afectadas
por el.
2. Principio de horizontalidad original de los estratos. Los sedimentos se
depositan formando capas horizontales. De acuerdo con este principio, si
encontramos un conjunto de estratos que no se disponen horizontalmente se
concluirá que, después de su formación, han sido sometidos a algún tipo de
esfuerzo que ha alterado su disposición.
Otros principios son:
• El principio de actualismo, enunciado por Lyell en el siglo XIX, según el cual
los procesos geológicos que suceden en la actualidad son los mismos
que tuvieron lugar en el pasado y producen los mismos efectos.
Por ejemplo, sabemos que los ríos redondean los sedimentos que transportan por
lo que hay cantos rodados en sus aluviones. Si observamos una roca que
contiene estos cantos rodados, podemos suponer que se ha formado a partir de
sedimentos fluviales.
• Principio de la sucesión de la flora y fauna. Los organismos dispuestos en
estratos inferiores, son más antiguos que los que se hallan por encima.
• Principio de continuidad lateral de los estratos. Un estrato tiene,
aproximadamente, la misma edad en toda su extensión.
• Principio de identidad paleontológica. Dos conjuntos de estratos que
contienen fósiles idénticos, son de la misma edad. Los estratos de diferentes
lugares que contienen los mismos fósiles se formaron en la misma época y, por
lo tanto, tienen la misma edad.
Con esta datación se consigue una sucesión cronoestratigráfica, es decir, en qué
orden se depositaron los estratos y cuáles son los que se depositaron en el mismo
tiempo, debido a su semejanza y a la
presencia de fósiles guía idénticos.
Para representar por orden
cronológica los materiales se utiliza la
columna estratigráfica. En ella se
representan horizontalmente los
materiales, abajo los más antiguos,
arriba los más modernos y, además de
los tipos de rocas, se indica la presencia
de fósiles y otras características.
Importancia
geológica de los
fósiles
Los fósiles son restos
mineralizados de seres vivos, así como
las huellas o trazas de su actividad vital,
conservados en las rocas.
Lo más frecuente es que fosilicen
las partes duras y menos alterables de
los animales y las plantas, como huesos,
conchas, caparazones, dientes, troncos, hojas, frutos, etc.
En muchas ocasiones, el organismo, o sus restos, ha desaparecido por completo,
pero queda su figura impresa en la roca a modo de molde, como sucede
frecuentemente con las conchas.
También se consideran fósiles las impresiones o calcos marcados en las rocas
por organismos de cuerpo blando, como gusanos (anélidos), calamares, medusas, etc;
las pisadas y las huellas dejadas al desplazarse; los tubos o galerías construidos
como vivienda, así como los bolos alimenticios y los coprolitos (excrementos).
No suelen fosilizar animales o vegetales completos, salvo si se da una serie de
condiciones especiales que les permiten quedar incluidos en materiales que les
preservan de la putrefacción, como el asfalto, la resina, la turba, o en el caso de haber
padecido una muerte por congelación.
Se han encontrado insectos y arácnidos incluidos en ámbar, rinocerontes en
asfalto, mamuts congelados en el suelo siberiano o troncos de árboles enterrados bajo
una capa de cenizas volcánicas.
La fosilización: Los restos de los seres vivos que se encuentran a la intemperie se
descomponen rápidamente por la acción combinada de los agentes geológicos
externos y de los hongos y bacterias.
Por lo general, llagan a desaparecer
completamente.
Si por el contrario, estos restos
orgánicos quedan cubiertos por un
material que los aísla del contacto
atmosférico, pueden fosilizar.
La fosilización consiste en una
serie de transformaciones químicas en las que se va sustituyendo la materia orgánica
por inorgánica (compuestos minerales), lo que permite que se conserven exactamente
la estructura y la forma del organismo original.
Los fósiles guía: Los fósiles se utilizan, en general, para determinar la edad de
las rocas en las que están englobados.
Sin embargo, no todos los fósiles se pueden utilizar para datar. Sólo sirven
aquellos que hayan vivido únicamente en una determinada época de la Tierra. Por
ejemplo, los amontes vivieron durante el Mesozoico y los trilobites durante el
Paleozoico, por lo tanto, su presencia permite determinar la edad de las rocas que los
contienen. Estos organismos se denominan fósiles característicos o fósiles guía.
Los fósiles guía tienen tres propiedades:
• Tuvieron una amplia distribución geográfica.
• Vivieron durante un determinado período exclusivamente (período de tiempo
corto), desapareciendo luego, bien por extinción, bien por evolución rápida.
• Fueron muy abundantes, por lo que se encuentran sus fósiles fácilmente.
Información aportada por los fósiles: Además de utilizarse en
geocronología, los fósiles aportan otras informaciones:
• Son indicadores paleogeológicos. Se utilizan para determinar la posición de
los continentes en el pasado. Han servido para demostrar la teoría de la deriva
continental ya que se han encontrado fósiles idénticos de plantas y animales en
continentes ahora separados por el mar, lo que demuestra que en el pasado
estuvieron unidos.
• Sirven de indicadores ambientales y climáticos (Son indicadores del
ambiente en que se formó la roca que los contiene). Cada organismo
ocupa un hábitat determinado, que puede ser marino o continental, de clima
cálido o frío, húmedo o seco. El sedimento que enterró al organismo se
transformó en la roca que hoy contiene el fósil: por eso, el ambiente en que vivió
suele ser aquel en que se formó la roca. Esto permitirá saber si una zona, hoy
continental, fue oceánica en otra época o el clima que tenía.
• Sirven para indicar cuándo se formó la roca que los contiene. Como los
seres vivos que han poblado la Tierra han cambiado de unos períodos a otros, si
conocemos cuándo vivió un determinado organismo podremos saber la edad de
la roca en la que se fosilizó, es decir, podremos datarla.
• Sirven de indicadores del proceso evolutivo. Son los únicos “documentos”
que poseemos sobre los organismos que poblaron la Tierra en otras épocas.
Permiten conocer las especies extinguidas y lo que es más importante, saber
cuál fue la sucesión de éstas a través del tiempo. Así, se pueden reconstruir las
distintas líneas evolutivas de animales y vegetales y ver su relación con las
formas actuales.
Principio de la sucesión de fósiles: los organismos fósiles se sucedieron
unos a otros en un orden definido y determinable, y por consiguiente,
cualquier periodo puede reconocerse por su contenido fósil.
Facies
Además de los fósiles, las rocas poseen ciertas características determinadas por
el lugar y las condiciones en las que se formaron. Así, un sedimento transportado por el
viento tendrá un tamaño de grano muy homogéneo, mientras que otro transportado
por un glaciar tendrá materiales de tamaños muy diferentes. Llamamos facies al
conjunto de características litológicas (forma, tamaño y disposición de los granos,
composición mineralógica, etc.) y paleontológicas (fósiles) que nos ayudan a conocer
dónde y cómo se originó la roca. En los casos en los que se alude solo a las
características litológicas se habla de litofacies, y, si son las paleontológicas,
biofacies.
La estratificación y valor geológico
Las rocas sedimentarias se depositan en capas o estratos horizontales que se
van superponiendo y constituyen una serie estratigráfica. Las series sedimentarias
están formadas por grupos de estratos sucesivos, en los que los superiores son más
recientes que los que se
encuentran debajo.
Cuando los estratos de
rocas sedimentarias se
depositan sin interrupción,
aparecen como capas apiladas
y se dice que son
concordantes. Pero, en
ocasiones, hay interrupciones
en la serie sedimentaria o
variaciones en el buzamiento
(inclinación) de los estratos; en
este caso se dice que los
estratos son discordantes.
Las discontinuidades: La sedimentación en una región puede ser interrumpida
innumerables veces a lo largo del tiempo. Si esas rocas
quedan emergidas, pueden ser meteorizadas y
erosionadas y, posteriormente, dar lugar a una nueva
sedimentación. Entre ambas formaciones queda una
cicatriz erosiva que se denomina discontinuidad.
Existen tres tipos de discontinuidades:
1. Disconformidad: Se denomina disconformidad a
la discontinuidad existente entre dos series de
estratos paralelos separados por una superficie
erosiva.
La disconformidad indica un movimiento de
ascenso y descenso vertical de la zona, con un
episodio intermedio de erosión, pero sin
basculamiento o plegamiento de los estratos.
En las discontinuidades los estratos superiores e
inferiores a la superficie de erosión son
concordantes; por eso, si no es muy evidente la erosión, son difíciles de
identificar.
2. Discordancia angular: Son las discontinuidades existentes entre una serie
horizontal depositada sobre otra serie de rocas sedimentarias plegada o
basculada que, además, está erosionada. En la discordancia los estratos de la
serie superior están dispuestos formando un ángulo con los estratos de la serie
inferior.
Esta discordancia indica la existencia de una fase orogénica causante de la
deformación de los estratos más antiguos que, al quedar emergidos durante
mucho tiempo, sufren una intensa erosión. Posteriormente, tiene lugar la
sedimentación de los estratos superiores.
3. No conformidad o inconformidad: se denomina no conformidad a la discordancia
existente entre materiales ígneos o metamórficos y las series de rocas
sedimentarias.
La presencia de una no conformidad indica que los materiales ígneos o
metamórficos quedaron emergidos durante un tiempo y fueron erosionados.
Posteriormente, se depositaron los estratos sedimentarios que quedan encima.
Criterios de polaridad:
El principio de superposición es suficiente para ordenar una serie que mantenga
la horizontalidad original. Sin embargo, en muchas ocasiones los estratos han
abandonado esa disposición, encontrándose verticales e incluso invertidos, es decir,
con el techo situado por debajo del muro. En estos casos se utiliza la presencia de
fósiles que pueden indicar la edad de los materiales, así como los criterios de
polaridad o criterios de techo-muro, que son un conjunto de estructuras
sedimentarias que permiten orientar los materiales tanto si se presentan en la
superficie como en el interior del estrato.
Algunos criterios de polaridad son:
• Grietas de desecación: se forman al secarse sedimentos arcillosos. Están muy
abiertas en superficie y se cierran en profundidad. En un corte, las grietas
tendrán forma de V cuyo vértice apuntará hacia el muro del estrato.
• Laminación cruzada: puede originarse en depósitos de arenas que han sido
transportadas por el viento. En ella las láminas presentan una inclinación más
suave hacia el muro.
• Rizaduras: formadas por el oleaje o por el viento, presentan crestas más
agudas hacia el techo que hacia el muro. Lo más frecuente es que las rizaduras
originadas en el sedimento, como las grietas de desecación, desaparezcan. Sin
embargo, a veces permanecen en la roca.
• Granoselección, o estratificación graduada: se forma al depositarse en un
lugar materiales de distinto tamaño que eran transportados por una corriente de
agua. Los materiales más gruesos se situarán hacia el muro, y los finos, hacia el
techo.
Secuencia de acontecimientos
Para ordenar cronológicamente los sucesos geológicos del pasado se utilizan los
principios de horizontalidad y superposición de estratos. Además, es necesario manejar
otro criterio, a veces denominado principio de relaciones cruzadas. De acuerdo con
él, todo proceso geológico es posterior a los materiales y a las estructuras a
las que afecta. Dado que se trata de un principio que permite establecer el orden en
que se suceden los acontecimientos, suele llamarse también principio de sucesión
de acontecimientos.
Escala de tiempo geológico
Los geólogos han dividido el total de la historia geológica en unidades de
magnitud variables.
Las divisiones de la escala de tiempos geológicos resultante se basan, en primer
lugar, en las variaciones de las formas
fósiles encontradas en los estratos
sucesivos. Sin embargo, los primeros
4.000 a 600 millones de años de la
corteza terrestre están registrados en
rocas que no contienen casi ningún fósil,
es decir, sólo existen fósiles adecuados de
los últimos 600 millones de años. Por esta
razón, los científicos dividen la extensa
existencia de la Tierra en dos grandes
divisiones de tiempo: el precámbrico
(eones arcaico y proterozoico) y el
fanerozoico, que comienza en el cámbrico
y llega hasta la época actual.
El descubrimiento de la
radiactividad permitió a los geólogos del
siglo xx idear métodos de datación
nuevos, pudiendo así asignar edades
absolutas, en millones de años, a las divisiones de la escala de tiempos.
El eón es la unidad más grande de tiempo geológico. Se divide en diversas eras
geológicas.
Edad
(años) Eon Era Periodo Época
4.600.000.0 Precámbric
Azoica
00 o
3.800.000.0
Arcaica
00
2.500.000.0 Proterozoic
00 a
Fanerozoic
570.000.000 Paleozoica Cámbrico
o
510.000.000 Ordovícico
438.000.000 Silúrico
408.000.000 Devónico
Carbonífer
360.000.000
o
286.000.000 Pérmico
248.000.000 Mesozoica Triásico
213.000.000 Jurásico
144.000.000 Cretáceo
65.000.000 Cenozoica Terciaria Paleoceno
56.500.000 Eoceno
35.400.000 Oligoceno
24.000.000 Mioceno
5.200.000 Plioceno
Cuaternari Pleistocen
1.600.000
a o
10.000 Holoceno
El eón que empezó hace unos 570 millones de años es el Fanerozoico, término
derivado de las palabras griegas que significan vida visible. El Fanerozoico contiene
abundantes fósiles que documentan importantes tendencias evolutivas.
Los más de 4000 millones anteriores al Cámbrico se dividieron en tres eones, el
Hádico, el Arcaico y el Proterozoico. También es frecuente que este amplio periodo
de tiempo se le denomine Precámbrico. Representa más del 85% de la historia de la
Tierra.

Edad de la Tierra
1.- ¿Qué diferencia existe entre la datación absoluta y la datación relativa? ¿Qué
métodos se emplean en la datación relativa? ¿Cuales en la datación absoluta?
2.- ¿Por que se pueden utilizar los isótopos radiactivos para calcular la edad de las
rocas?
3.- ¿Qué indica el principio de superposición de estratos? ¿Crees que se puede aplicar
siempre? Razonar la respuesta
4. - Un conjunto de estratos superpuestos y ordenados cronológicamente constituyen:
a) Una serie cronológica. b) Una serie estratigráfica c) Una serie
paleontológica
5.- ¿Crees que con los métodos de datación relativa se puede determinar la edad
exacta de una roca?
6.- ¿Por que los estratos más modernos están sobre los más antiguos? ¿Los más
antiguos siempre están en la base de las series estratigráficas?
7.- ¿Cuales son las características que definen a un fósil como fósil guía?
a) Ser de grandes proporciones.
b) Vivir en un espacio de tiempo limitado.
c) Existir durante mucho tempo.
d) Ser abundante en la época en la que vivió.
e) Encontrarse solo en determinadas zonas.
f) Encontrarse en todo el planeta.
8.- ¿En que consiste, fundamentalmente, la fosilización?
9.- ¿Que indica que en una región ahora continental se encontrasen fósiles de
animales marinos?
10.- ¿Por que no se encuentran fósiles en rocas magmáticas y metamórficas?
11.- ¿Se Puede afirmar que los fósiles son una prueba de la evolución?
12. -Observar la ilustración de la izquierda: en una serie de estratos aparecen una
falla, una superficie de erosión y un dique. Ordenar las ilustraciones de la derecha
según el orden en que suceden los acontecimientos hasta originar esa situación.
13.- En el esquema H es un dique de rocas
magmáticas. Dado que atraviesa todos los
materiales menos el G, tiene que ser posterior a
aquellos a los que corta. Por otra parte, la presencia
de granoselección en C permite saber que A es el
material más antiguo. Reconstruir la secuencia
completa de acontecimientos para conocer la
historia geológica de la zona representada en el
dibujo.

14. –a) Es la falla A más joven o más antigua que el estrato C?


b) El dique A, es más antiguo o más reciente que el estrato C?
c) Se depositó el
estrato F antes o
después que la falla A?
y antes que la falla B?
d) Que falla es más
antigua la A o la B?
e) El dique A, es
más joven o más
antiguo que el
batolito?

15.- Reconstruir la historia geológica

16.- Cuando se observa un afloramiento de estratos sedimentarios con gran


inclinación, qué principio le permitirá suponer que los estratos se inclinaron después de
ser depositados?
17.- Una masa de granito está en
contacto con una capa de arenisca.
Explica cómo se podría determinar
si la arenisca se depositó encima
del granito o si se produjo intrusión
del granito desde abajo después de
que se depositara la arenisca.
18.- El la figura, coloca los
accidentes geográficos indicados
por las letras en la secuencia
adecuada, del más antiguo al más reciente. Identificar una discordancia y una
inconformidad.
19.- Que es un eon? En cuantos eones se divide la historia de la Tierra?
20.- Cuanto tiempo duro el Precámbrico? Qué eones comprende?