P. 1
Lo Epistemológico y lo Ontológico

Lo Epistemológico y lo Ontológico

|Views: 10|Likes:
Publicado porelsybricenobastidas

More info:

Published by: elsybricenobastidas on Oct 22, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/20/2014

pdf

text

original

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO DIRECCION DE INVESTIGACION Y POSTGRADO DOCTORADO EN GERENCIA

LO EPISTEMOLÓGICO Y LO ONTOLÓGICO EN LA INVESTIGACIÓN DOCTORAL.

Autora: Elsy Briceño Bastidas. C.I. 10.398.132

1

INTRODUCCIÓN

Lejos de representar un espacio preliminar de conocimiento, la investigación doctoral se asemeja a un rito iniciático de entrada a un acto del conocer, cuya importancia radica en la necesidad de lograr un crecimiento académico que permita trascender en la experiencia de un área determinada por el investigador; ello implica que un fenómeno de interés se transforme en una vivencia conducente a fortalecer la vocación científica. De esa manera, se espera fortalecer la capacidad de concebir, diseñar, ejecutar y adoptar un proceso sustancial de investigación con seriedad académica. Asimismo, la investigación doctoral es un acto creativo y constructor de una nueva realidad que inicialmente no tenía existencia propiamente dicha, al menos en la manera como emerge de su mentor, es decir, el investigador, quien debe hacer aportes científicos cuyo producto ha de ser un aporte teórico a la disciplina objeto del doctorado. Por consiguiente, emprender la labor investigativa admite partir de determinadas premisas que faciliten la justa comprensión de la tarea ejecutada con todos sus riesgos, potencialidades, obstáculos, méritos, logros, entre otros, pues todo ser humano de un modo u otro investiga, aun cuando no siempre tenga conciencia de este hecho. En opinión de Guadarrama (2012), el investigador doctoral en cualquier disciplina y en especial en las ciencias sociales está obligado a cultivar debidamente la duda, de manera tal que ella se constituya en un instrumento de búsqueda apropiado para la aproximación a la verdad. Esto, puede incluso ser de forma fingida o aparente, pues detrás de ella subyace una certeza no siempre verificada por aquel, quien pone a

prueba sus verdades constantemente y las somete a la crítica consideración de la sociedad. Ahora bien, el desarrollo de la tesis doctoral como todo trabajo científico, se caracteriza porque 2 su ejecución está sometida a

determinadas constricciones de ejecución y validación, además se apoya en unas concepciones generales de la naturaleza de la realidad que estudia, las cuales pertenecen al ámbito de la epistemología. Vale decir, la investigación debe estar sustentada en una base epistémica proveniente de la reflexión sobre la manera de percibir al mundo y el estilo de pensamiento de cada investigador que lo ubica en un paradigma determinado que presenta el método orientador del proceso investigativo, como también, una base ontológica, que contempla el reconocimiento de las estructuras que favorecen la sistematización de los saberes que emergen. Precisamente, el cuerpo de este ensayo se aborda

sucintamente ambas dimensiones.

3

Las Dimensiones Ontológica y Epistemológica

La

reflexión

epistemológica

actual,

se

pregunta

por

la

fundamentación, validez y pertinencia del conocimiento científico en términos de sus posibilidades transformadoras, exigencia poco razonable sostiene Azócar (2002:33), “desde una racionalidad instrumental como simple arreglo medio-fines”. El escenario ofrece una crisis de paradigmas que ha devenido en realidad multiparadigmática, relativismo y pluralismo epistemológico. En ese sentido, la vocación analítica de lo cuantitativo genera un saber especializado, reduccionista y fragmentado, por cuanto, los esfuerzos interdisciplinares, aun cuando contribuyen a prevenir los excesos de especialización así como por compartir el saber, no resultan suficientes para dar cuenta de la complejidad de los fenómenos, sean biofísicos o socioculturales. Por su parte, desde lo cualitativo la realidad epistémica requiere para su existencia de un sujeto cognoscente el cual está influido por una cultura y unas relaciones sociales particulares, que hacen que la realidad dependa para su definición, comprensión y análisis, del conocimiento de las formas de percibir, pensar, sentir y actuar, propias de esos sujetos cognoscentes. Lo epistemológico señalan Figueroa y Jiménez (2006: 29) “enmarca en la filosofía sus principios y en la ciencia su objeto”. Además de intervenir en las relaciones entre la filosofía y las ciencias sirve de punto de encuentro entre ellas, lo cual se hace posible en la práctica definida. La idea es que el investigador posea una percepción más clara de su proceder, pues ello le garantiza mayores probabilidades de éxito en su investigación. Epísteme significa firmeza, estabilidad solidez, o como lo señala Altisen (2001), conocimiento, saber, pericia, destreza, no designa un conocimiento de mero parecer u opinión, sino un saber organizado y fundamentado que alguien ha sido capaz de aprender y en el que ese 4

alguien es un entendido. Así, la dimensión epistemológica responde a la pregunta ¿Cuál es la naturaleza de la relación entre quien conoce (el investigador) y lo conocido?, o más explícitamente ¿Cómo se concibe la naturaleza de las relaciones entre lo investigado, investigador y el conocimiento que genera? Es la construcción del conocimiento, el estudio crítico de la ciencia del conocimiento que permite vincular el investigador o no con la situación, participando en la recolección de datos y analizando las situaciones a investigar. Para aprehender la realidad subyacente en cada evento a estudiar, analizar, describir y transformar, se impone una

ruptura total de la dualidad sujeto -objeto. El sujeto debo fusionarse con la microcultura estudiada (objeto): el investigador debe, entonces, tal como lo plantea Martínez (2009), colocarse en el lugar de la persona investigada, solamente

comprendiendo su subjetividad e interactuando con él, puede explicar su acción social. producto de la De ese modo, se considera que el conocimiento es actividad humana, por lo tanto no se descubre, se

construye, devolviendo a los seres al mundo de la vida cotidiana, donde se mueven en interacciones y comunicaciones con sus semejantes. La dimensión epistemológica, interpretando a Guyot (2005), responde a la naturaleza del saber, de la producción del conocimiento. La investigación está marcada por su carácter relacional; es decir, el conocimiento se produce en y por relaciones de los sujetos y no como un hecho aislado de un individuo solitario. Asimismo, se plantea la

comprensión de la realidad que sólo es posible mediante la interpretación. La segunda dimensión de la investigación doctoral es la ontológica, según la cual existen dos sub-dimensiones en el tratamiento de la relación entre el sujeto que investiga y el objeto investigado o realidad abordada. Responde a la pregunta ¿Cuál es la naturaleza de la realidad? o lo que es lo mismo ¿cómo concibe la naturaleza tanto del conocimiento como de la realidad? ¿qué es la realidad social?; es el ser como ser; el ser del objeto que es conocido o lo que son las cosas. 5

El término ontología según Burke (2001:55), tiene su origen en la filosofía, disciplina que trata de dar una explicación sistemática de la existencia; proviene de la conjunción de los términos griegos “ontos” y “logos” que significan existencia y estudio, respectivamente. Fue definido originalmente por Aristóteles en su empeñó de clasificar todo lo existente en el universo. De manera más específica, las ontologías son el estudio de las categorías de las cosas que existen o podrían existir en cierto dominio. En opinión de Burke (Op. Cit.:56), la ontología significa etimológicamente “estudio del ante”, se podría decir que es una reflexión lógica acerca de la característica de mayor universalidad de toda cosa y del mundo en su totalidad, se podría hacer un juego de palabras, la cosa es el mundo como tal; es decir “es”. En cuanto al ente existe sin importar lo que este sea, las cosas por tanto son entes conceptuales del mundo humano. La cosmovisión filosófica del mundo apunta hacia el realismo en concordancia con su razón de ser y en conformidad con ella, pues la ontología basándose en la escolástica, es la teoría del conocimiento que inspecciona la realidad del objeto cognoscible, de manera independiente del sujeto cognoscente. Para Sandín (2003), la dimensión ontológica es aquella donde se especifica cuál es la forma y la naturaleza de la realidad social y natural. Desde este nivel, la investigación cualitativa se define por considerar la realidad como dinámica, global y construida en un proceso de interacción con la misma. En otras palabras, se refiere a la naturaleza de la realidad investigada y cuál es la creencia que mantiene el investigador respecto de esa realidad. De ese modo, lo ontológico parte de acercarse e insertarse en un conglomerado de personas, donde entran en juego los elementos del contexto, como la cultura de grupos, la disponibilidad de tiempo o a

recursos en general, entre otros. Además, la realidad se construye

partir de los actores o sujetos de estudio, indagando al ser como humano, 6

pero no como una mera entidad formal, ni como una existencia, sino como aquello que hace posible las existencias; cuestión esencial en el acto comunicacional establecido desde el primer contacto con los actores involucrados en la investigación. Por lo tanto, referirse a la realidad es también comprenderla, lo que es más evidente cuando su modo de ser es un acontecer. Con esto, añade Cepeda (2007: 102), se está aludiendo al desarrollo de la hermenéutica desde Heidegger en adelante: “¿cómo creernos dueños de la verdad?, ¿cómo querer imponerle mi verdad al otro?, ¿puede considerarse aún la verdad como un ente ahí que se deje apañar? La hermenéutica ontológica ha dilucidado que “no hay experiencia de verdad sino como acto interpretativo”, del mismo modo que la verdad de la realidad y así, de la realidad de todas las realidades, entre ellas la de la gerencia. Las convicciones acerca de las relaciones del sujeto investigador con la realidad objeto observable, se concretan igualmente en dos valores, como son idealismo y realismo, que en la dimensión ontológica, expresan la división fundamental de la filosofía y tienen su raíz en la división fundamental de la vida. El primero trata la naturaleza del ser como el resultado del pensar; el segundo condiciona el pensar a la naturaleza del ser. Así, ambos se excluyen mutuamente por su proceso inverso de reconstrucción de los procesos de la conciencia, aun cuando representan dos momentos de necesaria dependencia en algún momento o tipo de investigación científica. En sí, la ontología se plantea, desde su punto de partida, como una reflexión filosófica sobre el ser originado de la experiencia científica y filosófica de cada día, su punto de partida es el encuentro de la conciencia con la realidad y no de los fundamentos metafísicos o producto de la fe. Por ello, exige un alto nivel de abstracción como condición para el análisis del ente en cuanto ente en su generalidad y no de los entes particulares, cuyo estudio es propio de las diferentes ciencias fácticas.

7

CONCLUSIONES

El investigador desde el pensamiento epistémico, se coloca frente al instante de la realidad sin gafas conceptuales que lo único que lograrán será dejar de captar el instante por estar pensando en cómo se acomoda lo observado al concepto pre definido. Desde lo ontológico, lo real para el investigador, determina el proceso de investigación que está por iniciar, cuya realidad la construye el mismo desde su sistema de creencias, ideas, prejuicios, ideología, teorías implícitas, entre otros. Entonces, lo epistemológico y lo ontológico es esencial en una investigación de nivel doctoral, debido a que ambas conforman su base; primeramente lo epistemológico destaca la forma como el investigador se vincula con la situación que permite una recolección de información más holística en donde diferentes aspectos pueden ser detectados, quizás sin haber sido considerador al inicio. Lo ontológico, postula la realidad bajo una premisa de características observable mediante técnicas; ello permite que estas dimensiones del conocimiento nutran a la investigación.

8

REFERENCIAS

Altisen, C (2001) Epistemología. Guía de estudio. Epistemología y Metodología. Libros en Red.com. Azócar, T (2002) Educación para el siglo XXI: aportes para un diálogo necesario. EDUCERE, artículos, año 6, nº 17, abril - mayo - junio, 2002. Burke, P. (2001). Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico. Barcelona. España: Editorial Crítica. Cepeda, H. J (2007). Ontología de la educación. Lineamientos de filosofía de la educación con sentido de ser. Bogotá: Whity. Cuyot. V. (2005) Epistemología y prácticas del conocimiento. Ciendia, Docencia y Tecnología. Universidad de Entre Ríos. ISSN (versión impresa) 0327-5566. Concepción del Uruguay. Argentina. Figueroa, G. y Jiménez, J. (2006) Epistemología e Investigación. Para investigar con éxito. Publicado por editorial Jiménez Silva, Juan Ubaldo, Caracas. Guadarrama, P. (2012) Fundamentos filosóficos y epistemológicos de la investigación. CEME. Santiago de Chile. Martínez, M. (2009). Ciencia y arte en la metodología cualitativa. México: Trillas. Sandín, M.P. (2003). Investigación Cualitativa Fundamentos y tradiciones. Madrid: McGraw Hill. en Educación.

9

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->