Está en la página 1de 1

#N post its por la casa, agendando mi vida

Enero 21, 2008

En un boleto del camión, la hoja del calendario o el único pedazo libre de cualquier magazine de la
publicidad de mano, voy archivando mis ideas, los volantes del local de pizzas, del dentista o del
supermercado, me sirven para almacenar los textos que en ese momento, no quiero, o no puedo entender,
pero que estoy seguro me servirán.

Así son mis agendas y entiéndase que esto no es un desorden, justo ahí en esos retazos con espacio libre,
se localiza el deposito de las cosas que tienen la mayor prioridad, aquellas que no puedo arriesgarme a
postergar y que por lo tanto, necesito tener a la vista, para obligarme a tropezar con ellas, manteniéndolas
a la vista en cada que paso que doy por los lugares habituales en los que coexisto.

Reconozco que siempre ha sido así, porque las agendas -las de verdad-, considero son el síntoma de un
burocratismo débil al que no acabo de acostumbrarme, pues no deseo hacer un manual anticipado de mis
decisiones, por eso es que prefiero anotar todo ahí y dejar las letras asomándose entre esos trozos de
papel, para recordarme a cada instante mis pendientes, los asuntos que ya no pueden esperar, pues
arriesgarme a perderlos, abriría en mi un hueco que nunca se llenaría.

Confesaré también, que como medida de seguridad, incluso he llegado a tragar algunas notas por si algo
quedó fuera del texto procesado, pues sé que algún día tendrá que volver a salir, por ello procuro cargar
siempre una pluma, para estar listo y atraparlas nuevamente justo y cuándo se les ocurra reaparecer.

PD. No lo intente en casa. Esta práctica es realizada sólo por profesionales, con una rigurosa preparación,
le advierto que grandes cantidades de papel podrían atragantarle y llevarle así, a perder en definitiva todas
sus ideas.

Salve muchos árboles, consuma menos papel, escriba más on-


line y que pase un buen día.

Julio Bautista rasek5@hotmail.com

http://rasek5.wordpress.com/ 8