P. 1
Red Telefonica

Red Telefonica

4.5

|Views: 22.707|Likes:
Publicado pornetworkingblogger

More info:

Published by: networkingblogger on Jul 28, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/24/2013

pdf

text

original

CAPÍTULO 9

RED DE TELEFONÍA

GUÍA PARA LA REDACCIÓN DE PROYECTOS DE URBANIZACIÓN

1.
1.1.

MEMORIA
ANTECEDENTES

Aunque los aspectos técnicos del Urbanismo no han
sido, bajo nuestro punto de vista, debidamente tratados por el Texto Refundido de la Ley del Suelo de 1992 y no se hace referencias suficientemente explícitas a la importancia de la Red de Comunicación Telefónica y a su eventual obligatoriedad de instalación, lo cierto es que está fuera de discusión el que las canalizaciones telefónicas se consideran parte integrante de los servicios urbanos con arreglo al concepto general con el que pretendemos unificar esta compleja problemática. Por tanto, y al igual que en otras infraestructuras, en este apartado se incluirán el objeto y la definición concreta del trabajo, titularidad del encargo, datos generales del emplazamiento, condiciones urbanísticas, calidad de la urbanización a realizar, etc. Sin embargo en este caso concreto, dado que Telefónica de España, S.A. es la entidad concesionaria del servicio telefónico nacional, en estas actuaciones urbanísticas el servicio telefónico será prestado por Telefónica de España, S.A. Debido a la sistemática previsión de Convenios entre las Entidades Promotoras y Telefónica es necesario que tanto esta última como el Técnico Autor del Proyecto tengan desde el principio de la iniciativa los contactos mutuos necesarios para llevar a buen término el trabajo que, de no contar con un “Acta de Aceptación” por parte de Telefónica, puede llevar a reclamaciones de notable incidencia económica.

9.2

RED DE TELEFONÍA

Por tanto, el promotor redactará el proyecto de infraestructura telefónica de acuerdo con la normativa técnica de Telefónica de España, debiendo presentarlo a su oficina de proyectos provincial para su pertinente aprobación. Dicha oficina asesorará en todo lo necesario a la empresa promotora tanto en cuanto al proyecto como en cuanto a la ejecución material se refiere.

1.1.1.-

Consideraciones generales Comenzaremos esta exposición indicando que en el desarrollo del tema propuesto realizaremos un enfoque voluntariamente limitado en cuanto a la descripción general de las redes de telefonía ya que estas alcanzan una dimensión territorial que supera el objetivo general de esta publicación. Por ello dedicaremos especial énfasis al diseño correspondiente a las dimensiones referentes a las “Urbanizaciones” según el propio léxico de Telefónica, es decir a los últimos escalones urbanos, con objeto de no dispersar los datos que nos interesan limitándonos en esta ocasión a unos breves comentarios sobre la Estructura general del Servicio Telefónico. De esta forma resultará más asequible de ayudar a comprender su implementación en la etapa territorial final constituida por las Urbanizaciones de tamaño medio a que nos estamos refiriendo a lo largo de esta publicación.
Asimismo, es necesario adelantar el hecho de que la Red de Telefonía considerada como un subsistema más del Sistema General de Redes Urbanas puede integrarse en otros Subsistemas específicos tales como control de redes, telegestión, telemedida de conjuntos más amplios, etc., y a su vez, subdividirse en Subsistemas Parciales de Servicios tales como la red Iberpac, telex, teletex, telefax, vídeo lento, etc. Desde el punto de vista planificatorio resulta esencial, entender que, actualmente, cada infraestructura parcial adquiere paulatinamente una progresiva complejidad tanto en su propia composición como en su integración en Sistemas más amplios. Debido a esta circunstancia resulta progresivamente más imperiosa la necesidad de armonizar y gestionar adecuadamente el conjunto del proceso de diseño y ejecución de los diversos suministros urbanos. En el caso de la infraestructura telefónica, como ya se ha adelantado, es necesario establecer convenios con Telefónica para la ejecución de las obras de canalización telefónica en la actuación urbanística de que se trate. Mediante los citados convenios se regulan las secuencias y condiciones que deben reunir las instalaciones así como las participaciones respectivas de la entidad promotora y de Telefónica, en la realización de las obras correspondientes. Una vez aprobado el proyecto le corresponde a la entidad promotora la apertura y tapado de las zanjas, la colocación de conductos y la construcción de las cámaras de registro y/o arquetas así como la construcción de pedestales para armarios de distribución interior, hasta la entrada de las parcelas urbanizadas vigilando que todo ello se lleve a cabo con sujeción a las normas técnicas en vigor en Telefónica. Es frecuente y en cualquier caso siempre recomendable que se solicite la designación por parte de Telefónica de una persona que colabore estrechamente con la empresa promotora de forma que, si bien se destine a controlar exclusivamente la infraestructura telefónica, facilite la realización de las obras con respecto a las normas constructivas en vigor, así como los modelos de cámaras y arquetas, idoneidad de los materiales a emplear, etc.

9.3

RED DE TELEFONÍA

Recordemos, por otra parte, que como método de trabajo la informatización de los servicios técnicos y más concretamente la posibilidad gráfica existente de visualizar por capas y mediante ordenadores personales, el conjunto de todas y cada una de las redes constituye una imprescindible herramienta de trabajo en toda labor de planificación. Sírvanos este ejemplo de la transmisión telefónica como muestra de la necesidad de enfrentarse a los trabajos de coordinación de las diversas redes mediante un tratamiento gráfico informatizado, tratamiento que, contra lo que se piensa habitualmente, resulta más necesario en la etapa de diseño inicial que en la de cálculo propiamente dicho. En general pueden definirse dos partes principales en la organización de las redes telefónicas: la que podemos denominar como «red de acceso o red de alimentación» constituida por los cables que unen a los usuarios con su central correspondiente y, en segundo lugar, por la denominada «red de tránsito» que enlaza unas centrales telefónicas urbanas con otras. Es necesario tener presente que Telefónica, puede utilizar las canalizaciones de infraestructura telefónica del interior de la zona a urbanizar no solamente para el servicio telefónico propiamente dicho, sino también para realizar cualquier tendido de cable que dé servicio a otros terrenos y edificios fuera de los límites de la citada zona si la estructura de la red telefónica así lo exigiera. En este Capítulo nos ocuparemos, como ya se ha adelantado al inicio del mismo, de la red de acceso y más concretamente de su última etapa, la correspondiente a las Urbanizaciones, dejando claro desde el principio, que la finalidad y organización es prácticamente la misma, diferenciándose fundamentalmente en sus dimensiones ya que el hecho de “comunicarse” es básicamente similar. Para que la comunicación se establezca resulta necesaria la conmutación, es decir la conexión entre los dos aparatos telefónicos que emplean las dos personas que intervienen en la misma.Esta operación de conmutación que actualmente se lleva a cabo casi exclusivamente de forma electrónica, tiene lugar en las centrales, que se denominan de sector o urbanas en función del tamaño del núcleo. Además de estas dos redes en las grandes ciudades o en aquellas que sin ser de gran tamaño y número de habitantes este servicio puede tener una gran importancia por razones económicas o estratégicas en cuanto a fiabilidad de comunicaciones se refiere, comienzan a realizarse en España los denominados «anillos de fibra óptica» los cuales unen todas las centrales urbanas entre sí para prever alternativas de salida a otra posible central. Adelantaremos que, como es bien conocido la utilización de este material en la tecnología digital permite transmitir información a unas altas frecuencias posibilitando que se multipliquen las funciones de la propia red telefónica de forma que, a través de una sola línea se puedan recibir todo tipo de comunicaciones:voz, imágenes y datos con una calidad de comunicación notablemente superior al tradicional cable coaxial de cobre. Ello es debido al hecho de que las materias circulando por el cable son impulsos de luz en código binario resultando inmunes a las interferencias las cuales pueden crear los campos electromagnéticos y siendo también menor el fenómeno de atenuación de la señal debido a las escasas pérdidas de potencia en la transmisión de la misma. Esto conlleva el que sean necesarios menos repetidores en su recorrido para regenerar las señales y, por tanto, menores los trabajos de mantenimiento y las posibilidades de avería. En el caso que nos ocupa, para la realización de la infraestructura de telefonía en un determinado sector urbano, polígono o urbanización, los datos fundamentales a conocer son la edificabilidad del planeamiento y, particularmente, el número y calidad de las viviendas así

9.4

RED DE TELEFONÍA

como el uso de los diversos edificios (comercial, social, hotelero...) ya que tanto el tendido de las conducciones como el dimensionamiento de la red se basa prácticamente de forma exclusiva en estos datos. Asimismo las previsiones de futuro presentan gran importancia para disponer los elementos (cámaras de registro y conducciones) que permitan absorber las ulteriores demandas sin necesidad de modificar la red.

1.2.

NORMATIVA APLICADA
os textos legales básicos para el conocimiento de la infraestructura telefónica y de comunicaciones son los siguientes: - Real Decreto 1/1992, de 26 de Junio por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre Régimen del Suelo y Ordenación Urbana. - Reglamento de Planeamiento (Real Decreto 2159/1978, de 23 de Junio). - Ley 31/1987 de 18 de Diciembre de Ordenación de las Telecomunicaciones. - Ley 32/92 de 3 de Diciembre, de Modificación de la Ley 31/1987, de Ordenación de las Telecomunicaciones. - Ley 42/1495 de 22 de Diciembre de 1995, de Telecomunicaciones por cable. - RedesTelefónicas en Urbanizaciones y Polígonos Industriales (Norma NP-PI-001 Agosto de 1991). - Canalizaciones subterráneas en urbanizaciones y polígonos industriales (Norma NT.f1.003, Mayo de 1993). - Canalizaciones subterráneas. Disposiciones generales. (Norma NT.f1.005).

L

1.3.
1.3.1.-

NECESIDADES
Usos y necesidades del abastecimiento Se indicarán cuales son los usos de la zona a proyectar, recogiendo la información pertinente, que se resumen en unos datos urbanísticos del tipo que se expone a continuación: - Edificabilidad del planeamiento. - Uso dominante. - Usos parciales y complementarios (comercial, administrativo, social, etc.).
Todos los cuales serán de obligado conocimiento para seleccionar e implantar el tipo de red a diseñar así como para el cálculo y demandas de la zona a planificar. Particularmente la existencia de parcelas individuales ajardinadas o la construcción en tipología de edificios exentos presenta particular incidencia en cuanto a la organización de la instalación telefónica.En el caso de edificios exentos se destinará un cuarto exclusivo a las instalaciones telefónicas interiores y, más concretamente, a la ubicación del denominado “Registro Principal”, local también llamado como Recinto de Instalaciones Telefónicas (R.I.T.) que deberá recibir el visto bueno de Telefónica de acuerdo con su reglamentación específica.

1.3.1.1.-

Descripción de la red La peculiaridad más notable de las redes de telefonía frente a otras infraestructuras reside en que cada abonado al servicio telefónico precisa, en principio, de una línea individual (o “par”telefónico) o bien cables multipares, tendidos desde su vivienda o local de trabajo hasta la Central Telefónica más próxima a la que pertenezca. Esta circunstancia (debida a las exigencias de conmutación entre abonados) resulta, por tanto, un factor diferenciador con res-

9.5

RED DE TELEFONÍA
M RED DE TELEFONÍA

pecto a las restantes redes de servicio en las cuales excepto en las acometidas, los restantes tramos agrupan en unas conducciones de gran tamaño la suma de las demandas comunes generadas, si bien como inmediatamente detallaremos la presencia de los denominados “armarios de interconexión” también permiten la organización del servicio telefónico mediante tramos comunes. De una forma resumida se considera que la red telefónica está constituida por el conjunto de pares individuales o cables multipares y elementos de conexión que es necesario instalar para facilitar el enlace entre terminales de abonado y los equipos instalados en la Central Telefónica. Es en la Central Telefónica donde se encuentran dispuestos los equipos técnicos capaces de gestionar, registrar y contabilizar cada llamada correspondiente a cada línea. Incidentalmente indicaremos que las lecturas de los registros se realizan exclusivamente mediante procedimientos fotográficos y magnéticos lo cual elimina cualquier posibilidad de error. Pero lo que realmente nos interesa como concepto general es el hecho de que resulta necesario establecer obligadamente un tendido exclusivo por cada abonado lo cual plantea la exigencia de que, si bien es favorable e incluso obligado agruparlos según distintas posibilidades, siempre resulta precisa la presencia de una única línea por abonado. De ahí las importantes ocupaciones espaciales que este servicio, por demás en continuo aumento, exige para su inclusión en los cada día más congestionados espacios urbanos. En efecto, sabiendo que cada abonado necesita de un par individual o cable interior de abonado, es claro que si todos esos pares debieran de terminar en la Central directamente ello implicaría un número de cables de gran calibre por lo cual y mediante la previsión de los Puntos de Interconexión o Armarios de Interconexión, donde se realiza la conexión entre la red de distribución y la red telefónica exterior, se logra reducir notablemente la cantidad de pares de esta última. Del mismo modo y partiendo del número de cables telefónicos a suministrar obtendremos directamente la capacidad de los puntos singulares y arquetas en cuanto a número de cables se refiere. Por tanto la cuantificación de los mismos será en la práctica, el dato básico de partida de donde obtendremos los puntos singulares restantes sean Puntos de Interconexión, Puntos de Distribución o Arquetas. Bajo este punto de vista, el de la prevención de los problemas derivados de una implantación equivocada de los tendidos, es necesario hacer hincapié en la circunstancia de que Telefónica está llevando a cabo una importante labor de mejora de imagen en cuanto a la accesibilidad a sus datos facilitando toda la información posible de forma que lo deseable resulta proceder a, como mínimo, dos intercambios directos de impresiones con los equipos técnicos de la Compañía a lo largo de cualquier trabajo de esta infraestructura. El primero, en la etapa de anteproyecto, puede ser suficiente con la previsión de una consulta respecto a los criterios generales de actuación con la presentación de un simple plano de situación del área a urbanizar, mientras que el segundo en una etapa posterior en la cual el diseño de la red se encuentre más definido, debe permitir a los técnicos de la Compañía Suministradora, el conocimiento del número de abonados y/o viviendas. Datos básicos y sencillos de obtener que son suficientes para que los técnicos de Telefónica conozcan los períodos de tiempo necesarios para proceder a la ejecución material de la red así como los plazos previstos para la obtención de los preceptivos permisos de ejecución.

9.6

RED DE TELEFONÍA

Evidentemente la mejor solución es que, como se ha comentado anteriormente, el proyectista, realice el trabajo en contacto directo con la Compañía Telefónica, y recabar la conformidad de la misma una vez acabada la redacción del trabajo. Hacemos hincapié en este punto ya que Telefónica se encuentra sometida a un importante proceso de transformación y mejora de sus materiales y criterios de diseño por lo cual son muy frecuentes las nuevas elaboraciones y modificaciones en sus métodos de construcción y, consecuentemente, en sus normas internas las cuales deberán ser respetadas escrupulosamente por el técnico redactor del proyecto. Debe de tenerse en cuenta que, como se indicará en diversas ocasiones a lo largo de este capítulo y particularmente en el apartado de Presupuesto, son de cuenta y cargo de Telefónica de España, S.A., la aportación de todo tipo de materiales (exclusivamente telefónicos por supuesto) precisos para la ejecución de las conducciones subterráneas como son los conductos, separadores, cubiertas para cámaras de registro y de arquetas. Es decir que, excepto las cámaras de registro y las arquetas en sus diversas modalidades, los restantes materiales así como su instalación deberán ser supervisados tanto en cuanto a su realización como en cuanto a su ejecución material por el técnico o técnicos que hayan sido designados con este objeto por Telefónica. De hecho, en cuanto a las cámaras de registro y las arquetas que tradicionalmente han sido realizadas “in situ” por la empresa constructora, cada vez son más frecuentemente sustituidas por los modelos prefabricados y homologados por Telefónica, S.A. En efecto no se debe olvidar que una vez finalizadas las obras se procede sistemáticamente por parte de Telefónica a la recepción de la infraestructura mediante la realización de un Acta de Aceptación, momento desde el cual Telefónica de España, S.A., pasa a ser la única responsable de su conservación y reparación. La organización más habitual de esta redes de infraestructura, particularmente en la escala que nos interesa, está constituida por la denominada Red Principal o de Alimentación que se inicia en la Central Telefónica, lugar donde se albergan los elementos eléctricos y electrónicos que realizan las operaciones de conmutación y desde donde, mediante sucesivas selecciones se ponen en contacto eléctrico las líneas de los abonados solicitante y solicitado de la comunicación. Desde este edificio, como decimos y a través de una cámara de salida comienzan las canalizaciones principales en forma de conductos subterráneos de capacidad proporcional al servicio a suministrar. Ver Figura 1.- “Esquema y componentes de la red principal de acceso”,en el Tomo 2 de la Guía para la Redacción de Proyectos de Urbanización”. La organización del tendido de las canalizaciones responde, evidentemente, a la morfología de la urbanización a la que sirva, si bien en la práctica siempre resulta ser del tipo ramificado o arborescente de forma que las secciones de las conducciones obtenidas son siempre decrecientes a medida que aumenta la distancia con respecto a la central.(Figura 1).En todo caso el tendido de la red es sistemáticamente subterráneo debiendo solicitarse de Telefónica la realización de los pertinentes trabajos de supervisión y vigilancia tanto en la apertura como en el tapado de las zanjas. Posiblemente el dato de proyecto de mayor importancia es el de la separación entre las canalizaciones de Telefónica y las tuberías o conductos con otros servicios particular-

9.7

RED DE TELEFONÍA

mente con los cables eléctricos, especialmente con los de alta tensión, al objeto de evitar perturbaciones por lo que es necesario alejarse de ellos la mayor distancia posible y como mínimo 25 cm. Aunque las canalizaciones propiamente dichas, como veremos posteriormente, no presentan exigencias espaciales importantes no sucede lo mismo, sin embargo, con las cámaras de inspección y desagüe de los conductos las cuales se denominan “cámaras de registro” siendo de gran tamaño y pudiendo originar importantes problemas de ocupación, particularmente cuando, como es deseable, se colocan bajo las aceras. Dado que sus dimensiones se encuentran condicionadas por la dimensión y curvatura de los cables que en estos puntos se empalman y cambian de dirección no resulta dificil de entender que, cuanto más próximas se encuentren a las centrales y por tanto, mayores sean los flujos de información, mayores serán las demandas espaciales que las mismas demandan. Esta etapa de distribución también denominada de alimentación se lleva a cabo mediante cables multipares que llegan desde la central hasta el edificio a suministrar mediante una serie de escalones que detallaremos posteriormente pero del que ya podemos destacar la creciente demanda, por parte de Telefónica de un “Cuarto o Local de Instalaciones Telefónicas” en cada edificio de cierta entidad destinado exclusivamente a la instalación de los elementos de la red necesarios para la prestación de los servicios de telecomunicación. A continuación se incluirán los criterios de diseño y ejecución de las dos partes que constituyen la red telefónica interior: lo que podemos denominar como “infraestructura” de la red constituida por cámaras, armarios o puntos de interconexión, arquetas, tubos, registros, etc., todo ello destinado a albergar los cables en condiciones adecuadas de seguridad y funcionamiento y, por otra parte, la red telefónica propiamente dicha que consta de cables, hilos interiores y elementos de conexión. La solución habitualmente adoptada para estos últimos consiste en disponer una o varias filas de tubos de plástico de 110 mm de diámetro, concretamente de PVC, protegidos por un prisma de hormigón en masa los cuales acometen a las cámaras de registro donde se posibilita el examen y control de los pares o líneas telefónicas. Las explanaciones de las zanjas se realizarán de modo que siempre se dispongan las pendientes hacia una de las cámaras o de las arquetas. Dichas cámaras cuyos cerramientos se realizan de hormigón en masa con una estructura resistente de hormigón (y también prefabricadas siendo estas últimas por cierto de una mejor calidad de ejecución) responden a una tipología definida en función de la misión a realizar dentro del tendido de la red. Las cámaras de registro, en el caso de grandes urbanizaciones, son de dos tipos fundamentales: las denominadas “pequeñas” o de serie R y las denominadas “grandes” o de serie P. Las pequeñas admiten hasta un máximo de 8 conductos dispuestos todos por la misma pared y en cuanto a su morfología las mismas tienen forma de L, de T, de J, etc., en función del movimiento que se debe dar a los pares telefónicos. En cuanto a las grandes, las mismas admiten hasta un máximo de 50 conductos y la tipología en cuanto a formas se refiere es la misma que en el caso anterior. Para canalizaciones en la misma dirección se adoptará la cámara denominada ABP la cual no permite ningún cambio de dirección; cuando se trate de lograr una desviación de los cables en ángulo recto será necesaria la cámara de registro tipo LP, para el cruce de dos

9.8
M RED DE TELEFONÍA

RED DE TELEFONÍA

canalizaciones se emplearán la TP (cuando el tráfico de la canalización se divida aproximadamente en dos flujos de la misma entidad) y la VP cuando el tráfico sea del mismo orden entre cada dos vértices del triángulo. En cuanto a las dimensiones, las mismas se recogen en las figuras anexas, si bien la profundidad dependerá, lógicamente, de la implantación a que se encuentra la canalización que puede ser variable en función de las exigencias de los distintos organismos. (Figura 2).
Figura 2.-

Tipología y dimensiones de las cámaras de registro.

Siempre resulta necesario, e incluso imprescindible cuando la localización de estos elementos se realiza en los puntos bajos de la red, dotar a las cámaras de un desagüe al alcantarillado, normalmente construido en el centro de la solera que actuará para achique de las eventuales aguas que pueden escurrir hacia esos puntos. Muy frecuentemente es suficiente realizar un pocillo-sumidero cuadrado de 20 cm de lado por 10 cm de fondo dando la imprescindible pendiente a la solera hacia ese punto.

9.9

RED DE TELEFONÍA

En la realización de la red telefónica es prácticamente obligado ejecutar la misma en subterráneo, siendo preceptivo que las canalizaciones (conductos, arquetas, registros, pedestales, etc.) sean construidas por cuenta de los promotores o constructores.Como se ha comentado en diversas ocasiones la solución subterránea reporta numerosas ventajas tanto por ser la única posibilidad de racionalizar el conjunto de las infraestructuras (agua, electricidad,...) como por razones estéticas, obteniéndose además una mayor seguridad y menor riesgo de averías en el servicio telefónico así como una mayor rapidez en la conexión de los distintos servicios ofrecidos por Telefónica. En general puede indicarse que si bien inicialmente el enterrar las conducciones es notablemente más caro que la previsión de tendidos aéreos, por razones de mantenimiento a lo largo de la vida útil del servicio la solución enterrada resulta mucho más rentable. La disposición de los tendidos en forma subterránea es también el criterio general de Telefónica aunque, desafortunadamente, sigue ejecutándose en zonas de baja densidad telefónica o de construcciones dispersas la solución de tendido aéreo por fachadas y con postes con todas las consecuencias visuales y estéticas que ello conlleva. Es necesario llamar nuevamente la atención respecto a las connotaciones visuales de la planificación de redes y, al igual que se comentaba en el Capítulo 5 del Tomo 1 de esta misma publicación referente a la distribución eléctrica, es de todos comprobable el impacto visual que en zonas y núcleos rurales (donde evidentemente las estaciones de abonado son dispersas y poco numerosas) se origina por esta forma de instalar el servicio telefónico. Parece por ello cuando menos obligado, el realizar previamente una selección de aquellos lugares tan frecuentes en nuestra geografía cuyo interés arquitectónico o histórico debiera proscribir en absoluto la aplicación de criterios prioritariamente económicos en la implantación de este servicio cada día más complejo y necesario como ya se ha comentado en diversas ocasiones. La separación entre las canalizaciones de Telefónica y las tuberías o conductos de otros servicios deberán ser como mínimo, las siguientes: a) Canalización de alumbrado o de fuerza: 25 cm con línea de alta tensión y 20 cm con BT. b) Con otros servicios (agua, gas, etc.) de 30 cm como mínimo. Se tendrá presente, sin embargo, que existen circunstancias en las cuales los tendidos aéreos pueden ser tolerados e incluso recomendados. Concretamente este es el caso de los espacios no edificados, pero destinados a futuras construcciones, y siempre que ello se lleve a cabo de forma provisional con el compromiso por la Compañía Telefónica de retirar por su cuenta las líneas aéreas de poste, inmediatamente después de ser realizadas las correspondientes conducciones subterráneas y de modificar, también por su cuenta, el emplazamiento de dichos postes en cuanto así se requiera. Ciertamente estas situaciones de transitoriedad debieran evitarse en lo posible pero no es raro que sean exigidas por razones prácticas en el transcurso de operaciones de planeamiento en los cuales la necesidad de suministro exija de estas situaciones tanto por razones visuales como de seguridad y rapidez en la instalación de este servicio. En efecto, uno de los datos que debe tener presente el planificador al referirse a los “servicios telefónicos” es el de dejar de considerarlos como una mera comunicación a distancia entre dos puntos. Es, por el contrario necesario, tener presente esta red como un con-

9.10 RED DE TELEFONÍA

junto de servicios telemáticos los cuales presentan un número creciente de posibilidades a través de los cuales existen redes de servicios tales como los anteriormente comentados de transmisión de datos (IBERPAC), la Red Telefónica Conmutada, que establece la conexión entre equipos informáticos con un ordenador principal a través de la red convencional, sistema con el que se permite el uso alternativo de voz y datos en comunicaciones urbanas, interurbanas o internacionales o el servicio de Telefax, es decir de fotocopiadora a distancia, etc. Servicios todos ellos cuya importancia es creciente para el dinamismo de toda actividad productiva. De forma que se tendrá bien presente que la seguridad de transmisión afecta a todo un conjunto de servicios cuyo eficaz funcionamiento incide en un número creciente de actividades del núcleo urbano al que suministran. Antes de comenzar a definir con más detalle los elementos de la red es necesario hacer unos comentarios respecto a la sistemática de ejecución a seguir en estos casos. Resulta frecuente realizar convenios particulares con la entidad promotora o propietaria para la realización de estos trabajos, en cuyo caso la construcción de la red se ajustará a las cláusulas establecidas en el mismo. En los casos en que no existan convenios específicos, las obras se realizarán como aportación ajena, actuando las Unidades de Ingeniería de Telefónica en el asesoramiento y aceptación de la obra. Como ya se ha comentado anteriormente, es norma general designar por parte de la Compañía un técnico responsable de la coordinación de la obra telefónica, cuya misión será que la infraestructura telefónica se realice de acuerdo con el proyecto elaborado, según las normas constructivas vigentes en la Compañía telefónica para la actuación concreta de la que se trate. En el caso de que sea necesario realizar modificaciones en la instalación es habitual esperar por parte de los técnicos y vigilantes de Telefónica hasta la completa ejecución de los trabajos de forma satisfactoria antes de llevar a cabo tendido de cable alguno pero, naturalmente, la misión de éstos será la de controlar exclusivamente las obras de ese suministro. Por otra parte, todos los gastos que origine su intervención y las del personal auxiliar que utilice debieran pactarse como un gasto a cargo de esa Compañía. En resumen, la disposición de un suministro mediante tendido subterráneo en la práctica obliga a que las canalizaciones, arquetas, conductos, etc., sean construidas por cuenta de los promotores y constructores si bien en contacto directo con los responsables de Telefónica. En todo caso, cuando la obra civil se realiza por terceros la Compañía exige que las canalizaciones sean exclusivas para este servicio, si bien se facilitan determinados elementos tales como lo separadores de los tubos, el hilo guía para las conducciones, tapas de arquetas y algunos otros elementos, aunque esta exigencia es muy reciente. Aunque lo que a continuación expondremos sea un problema circunstancial, es necesario tener presente que en períodos de gran actividad pueden presentarse problemas de suministro de determinados elementos constituyentes de la red por lo cual es necesario acudir cuanto antes a los servicios correspondientes para que esta dificultad no se produzca. Por supuesto las obras de infraestructura telefónica deberán realizarse al mismo tiempo que las restantes infraestructuras, debiendo ser terminada antes de la pavimentación de aceras y calzadas, por lo cual deberá procederse al acopio de los materiales telefónicos con la suficiente antelación al finalizar estas unidades de obra. En este caso de que la red sea proyectada y construida por los promotores es conveniente que el denominado Punto de Interconexión se instale también por ellos mismos para posi-

9.11 RED DE TELEFONÍA

bilitar la terminación de los pares de la red de distribución mientras que Telefónica terminará en dicho punto los pares de la red de alimentación. No insistiremos más en que resulta necesario tener presente que esta Compañía, cuando la obra civil ha sido realizada por terceros exige una estricta observancia de las obras ejecutadas, a través del personal específico a que antes hemos hecho referencia, de forma que puede no aceptarse la obra si no se han observado meticulosamente sus prescripciones. Además resulta muy recomendable, comunicar de forma fehaciente, la fecha de inicio de las obras e incluso el lugar de recepción de los materiales con objeto de evitar las dificultades a que nos hemos referido en páginas anteriores.Particularmente se comprueban con detalle por parte de los equipos técnicos de Telefónica, los datos de correspondientes a las profundidades de las zanjas así como a las dimensiones de las mismas. La red telefónica que hemos denominado como de acceso o de alimentación, es decir el tramo comprendido desde la central hasta los edificios es la que más nos interesa en la escala del estudio a que nos referimos y se divide en tres partes: red de alimentación, red de distribución y red de dispersión. En general suelen ser competencia de Telefónica, todas aquellas instalaciones y conducciones necesarias, para la acometida desde el exterior a los polígonos y urbanizaciones mientras que corresponde a la entidad promotora el tendido interior de las redes internas de las mismas (bien entendido que ajustándose a las normas técnicas vigentes de la Compañía) con objeto de dar un servicio adecuado hasta la entrada de las parcelas o manzanas de edificios cuando la ordenación responda a esta organización edificatoria. Por ello será esta última etapa a la que nos referiremos de forma específica. Aunque no resulta nada frecuente, es muy deseable para la marcha general de los trabajos, la implantación escalonada bajo un estudio conjunto, de todos los servicios de infraestructura implicados en la planificación ya que, si bien en escalas superiores, tal coordinación es muy difícil excepto en el caso de la implantación previa de las galerías de servicios. En esta etapa sin embargo, la posibilidad de coordinación resulta relativamente sencilla de llevar a cabo siempre que se nombre un único interlocutor para cada una de las redes afectadas: tanto por parte de la Administración como para las diversas compañías suministradoras. 1) Red de Alimentación. Esta red se distribuye desde la Central hasta el Punto de Interconexión y está compuesta por los cables multipares con cubierta metaloplástica que desde la central llegan a la urbanización o polígono instalados en líneas de postes o en canalización así como por los cables de entrada a los puntos de interconexión. El diseño de esta parte de la red y la realización de las obras será siempre responsabilidad de Telefónica. Los Puntos de Interconexión a los que anteriormente se ha hecho referencia son necesarios para posibilitar la separación de la red de alimentación de la de distribución para, de esta forma, obtener una red interior con dimensionado de cables a largo plazo (el denominado desarrollo final de la demanda) y una red de alimentación con menor número de pares para cubrir el desarrollo a plazo más corto. En la actualidad Telefónica, dispone como Puntos de Interconexión diversos modelos de armarios que pueden ser adosados en fachada, instalados sobre poste o bien sobre pedestal. La importancia de estos mecanismos reside en que es desde estos puntos donde se obtiene con una mayor exactitud la capacidad de las diversas redes de suministro a los usuarios propiamente dichos.

9.12 RED DE TELEFONÍA

Se entiende por “capacidad” el número total de pares de salida o distribución, más los pares de entrada o alimentación considerados para el desarrollo total de la zona asignada al Punto de Interconexión. Son frecuentes situaciones en las que, aunque solamente se precisen capacidades de 200 ó 400 pares, resulta aconsejable por razones estéticas del entorno utilizar el armario sobre pedestal de 600 pares. Los armarios de interconexión son muy visibles (dimensiones en alto por ancho por fondo de 1,50 x 0,75 x 0,30 m) por lo cual su ubicación es difícil así como el hacerlo pasar desapercibido, encontrándose habitualmente ubicados a la entrada de las urbanizaciones relacionados con una arqueta tipo “D”, encontrándose dispuesto “colgado” de un pedestal siendo su capacidad de 600, 900 y 1200 pares (contando entrada y salida). Respecto a los pedestales son elementos de importancia en estas redes siendo de diferentes tipos según se encuentren asociados a arquetas, armarios de interconexión o para armario de distribución de acometidas y siendo elementos que deben realizarse por los promotores ya que los armarios los instala Telefónica pero los pedestales no. En la actualidad Telefónica dispone de los armarios siguientes: TABLA 1- CAPACIDAD DE LOS ARMARIOS DE INTERCONEXIÓN Capacidad 200 400 200 400 600 1200 Ubicación Fachada Fachada Poste Poste Sobre pedestal Sobre pedestal

Entendiéndose por capacidad el número total de cables de salida (o distribución) más los cables de entrada o alimentación, considerados a desarrollo total de la zona asignada al Punto de Interconexión. En ocasiones en que la estética del emplazamiento lo exige, existe la posibilidad de empotrar los armarios de distribución de acometidas llevando en esos casos una arqueta especial también empotrada en el muro. Como norma general, dado que los cables que van a terminar en la central son los de mayor repercusión económica (es norma habitual sobredimensionarlos para un horizonte de 5 años) la adecuación a las oscilaciones de demanda se realiza finalmente mediante estos armarios que permiten adoptar distinto número de pares de entrada que de salida. 2) Red de Distribución. Esta constituye la red propiamente dicha de la urbanización que parte de los Puntos de Interconexión terminando en los armarios de distribución de acometidas o armarios de distribución como más sencillamente se les conoce. En cuanto a la red de conducciones se encuentra constituida por cables multipares con cubierta metaloplástica en tendido subterráneo y por los elementos de distribución (armarios y regletas de desconexión). Los cables se ubican en los tubos de la canalización mientras que los pares se conectan en los elementos de distribución de forma que los pares de estos cables terminan en regletas instaladas en armarios de distribución. Es norma habitual considerar una red de distribución como tal cuando se encuentra constituida por un número de pares superior a 25.

9.13 RED DE TELEFONÍA

Figura 3.Esquemas y componentes de las redes de distribución y dispersión.

La función de los armarios o puntos de distribución es permitir que en su interior se efectúe la conexión de los pares de los cables de distribución con los pares individuales (cables de acometida o cables de hilo interior) según que su instalación se realice en el exterior o en el interior de los edificios de la urbanización. Se denomina pedestal a la base de hormigón en masa y plantilla de angulares de acero con vástagos de rosca para la instalación de armarios donde se alojan los conductos y codos de PVC necesarios para el paso de cables y acometidas de entrada y salida. Cada pedestal se encuentra asociado a una arqueta. 3) Red de Dispersión. Constituye la parte de red formada por el conjunto de pares individuales (cables de acometida) que parten de las regletas de los armarios de distribución, normalmente instalados en conductos subterráneos, terminando en la vivienda o local.Es decir que esta etapa puede considerarse como correspondiente a la acometida del abonado. Cuando el elemento de distribución se encuentre situado en el interior de un edificio, esta parte de la red estará formada por el conjunto de pares individuales (cable interior de abonado) que parten de dichas regletas y terminan en el Punto de Conexión de Red. Los armarios de distribución son sustituidos en los edificios de varias plantas por el armario de registro principal o Registro Principal, desde donde parte la red de distribución inte-

9.14 RED DE TELEFONÍA

rior del edificio o canalización principal constituida por cables multipares y elementos de conexión o regletas para la distribución de los pares que suministran las diferentes plantas. A partir de estas últimas comienzan los pares individuales o cable interior de abonado los cuales se disponen en tubos que terminan en el Punto de Conexión de Red o P.C.R. el cual, al igual que las viviendas aisladas, se encuentra situado en el interior de la misma. La organización de este último escalón es la misma cuando el P.C.R.se destina a un local comercial u oficina. Las cajas terminales se deben disponer, si es posible, en los propios edificios muy frecuentemente junto a los cuartos destinados a ubicar los contadores de agua siendo también los espacios de garaje y aparcamiento una ubicación muy adecuada para las mismas ya que, si bien inicialmente la ubicación de estos elementos no suele causar problemas con el tiempo pueden surgir muchos problemas en cuanto a servidumbres de paso para un eficaz mantenimiento por lo cual su disposición en lugares comunitarios es obligada. En estos casos siempre se deberán disponer dos conductos de PVC introduciéndose por cada conducto un cable de 110 ó 63 mm de diámetro, por los que pasan 25 ó 50 pares lo cual es, normalmente, suficiente. Evidentemente, cuando las cajas se disponen al exterior toda esta problemática desaparece, pero, como ya se ha comentado en anteriores apartados tanto por razones de seguridad como por las progresivas exigencias que las instalaciones de comunicación demandarán, la centralización en un único local de estos servicios parece incuestionable. Por ello, la tendencia más reciente y adecuada, bajo nuestro punto de vista y coincidente con el criterio que al respecto propugna Telefónica, consiste en la disposición de unos cuartos exclusivos para este servicio en el interior de los edificios. Estos locales deben situarse en una zona comunitaria de forma similar a los destinados a los contadores de agua, gas, electricidad, etc., si bien su misión no es la del contaje sino la de facilitar la ubicación y mantenimiento de los equipos. Las dimensiones serán de 2,80 x 2 x 1,5 m en altura, anchura y profundidad respectivamente con un acceso a través de puerta dotada de cerradura con llave y apertura al exterior siendo las dimensiones de la puerta de 2,01 x 0,82 m y, preferiblemente, dotado de ventilación directa al exterior o de ventilación forzada que posibilite una renovación del aire del local de, al menos, seis veces a la hora. Dicho cuarto de instalaciones telefónicas se dispondrá, a ser posible a un nivel superior al de rasante y si se encuentra situado a un nivel igual o inferior dispondrá de un sumidero con desagüe. Preferentemente se dispondrá en la vertical de la canalización principal o en todo caso, lo más cercana posible a ese elemento ya que el radio de curvatura de los cables telefónicos es limitado y debe respetarse escrupulosamente. Por último indicaremos que el alumbrado será fluorescente con dos tubos de 40 W, con su correspondiente interruptor y dos tomas de corriente de 220 V cuyas bases de toma de corriente serán de 10/16 A de intensidad. Asimismo se dispondrá de un punto de toma de tierra en el citado cuarto; punto de puesta a tierra que estará conectado con el electrodo general del edificio.

1.3.1.2.-

Elementos integrantes y detalles constructivos Al referirnos a este apartado indicaremos que, según ya se ha comentado anteriormente, resulta fundamental que estas obras de infraestructura se ejecuten en coordinación con los restantes servicios de la urbanización así como bajo la supervisión constante del personal de telefónica para evitar problemas a la hora de la recepción de las mismas. Indicamos este

9.15 RED DE TELEFONÍA

punto ya que es desgraciadamente frecuente que el primer servicio infraestructural que se ejecute imponga su tendido, profundidades de la zanja, etc., de forma que esta actuación constituya una limitación para las siguientes en cuanto a distancias de separación, alturas de cruces, u otras características. Cuando se diseña una red de este tipo los dos elementos integrantes más importantes son los correspondientes a la ubicación de las cámaras de registro, las arquetas y los armarios terminales y, en segundo lugar, el tendido de las canalizaciones. En cuanto a la ubicación de las arquetas es necesario considerar que las longitudes de las bobinas de los cables constituyen el factor primordial a la hora de proceder a la ubicación de las mismas ya que son estas dimensiones las que obligan a hacer empalmes mediante las arquetas y las cámaras de registro. Y también que son estas longitudes las que posibilitan la realización de ramificaciones ya que los empalmes y las ramificaciones constituyen los puntos débiles de estas redes. Concretamente, haremos énfasis en que las descargas eléctricas causan frecuentes problemas y son también frecuentes las averías producidas por fenómenos de electrólisis en los cables y sus uniones situadas en las arquetas por lo que es norma general disponer el menor número posible de estas. Como norma general la longitud máxima de las canalizaciones subterráneas es de 150 m entre arquetas; la distancia mínima entre la rasante mínima de la generatriz superior de la canalización y la rasante de la acera o el terreno, 45 cm, disponiéndose un mínimo de 2 conductos por cada sección. Cuando la canalización discurra bajo calzada, la altura mínima de relleno desde el pavimento al techo del prisma será de 60 cm. También constituye un dato a considerar, la necesidad de que las arquetas y cámaras se sitúen en lugares fuera del tráfico rodado y preferiblemente bajo las aceras si bien, cuando sea ineludible disponerlos en la calzada puede llevarse a cabo esta posibilidad sin más que modificar las hipótesis de sobrecargas y las armaduras de sus paramentos. En todo caso y por motivos de conservación y acceso del personal de mantenimiento, es muy deseable que las arquetas se coloquen en lugares aislados y los armarios se dispongan próximos a vallas, paredes o cualquier otro elemento vertical que no solamente los proteja sino que también los mimetice en el entorno próximo. 1.- Cámaras de registro y arquetas. Tanto las cámaras de registro como las arquetas son elementos porcentualmente muy caros dentro del conjunto de la red y éste constituye también un motivo para evitar, en lo posible, su ejecución. Se destinan a una cuádruple misión: llevar a cabo el empalme de los cables, modificar la dirección de los mismos, acometer a los armarios y dar paso a las acometidas de las viviendas en el caso de las arquetas. Estas últimas tienen una finalidad análoga a las cámaras registro de las que se diferencian fundamentalmente en sus dimensiones que al ser más reducidas resultan más limitadas en cuanto a capacidad de ubicación de cables por ello se utilizan preferentemente en las zonas extremas de la red telefónica, es decir seccionando canalizaciones laterales o sirviendo de punto de distribución de cables o para otras funciones específicas. Como norma general, las cámaras de registro se construirán con sus paredes principales de hormigón armado, siendo de hormigón en masa las destinadas a las entradas de los conductos. Los suelos serán de hormigón en masa o armado, según el tipo de suelo, y los techos se construirán siempre de hormigón armado, pretensado o con construcción “in situ”. Actualmente es clara tendencia su realización material según los tipos prefabri-

9.16 RED DE TELEFONÍA
M RED DE TELEFONÍA
cados ya que económicamente son muy similares, su ejecución es más esmerada y se encuentran mejor acabadas.

1.1.- Cámara de registro tipo «BR» La elección de las cámaras de registro o tipos de arquetas a ejecutar en un lugar determinado se realiza una vez definidas las necesidades funcionales del proyecto y, por tanto, los tipos o prismas de canalización es decir, la magnitud del suministro demandado así como la profundidad a que discurrirá la misma y los correspondientes empujes del terreno.En cuanto a las cámaras de registro se refiere, ya no se realizan según la técnica del ladrillo macizo como material base sino que el criterio habitualmente seguido es el de ejecutar sus cerramientos de hormigón de Fck = 150 kp/cm2(equivalente a 300 kg de cemento por m3 de hormigón) con unas armaduras ligeras, del tipo corrugado, de 6 u 8 mm de diámetro en los paramentos verticales y de diámetro 12 mm en los paramentos horizontales con barras corrugadas de aceros AEH 400 de límite elástico Fyk = 4.100 kp/cm2. (Figura 4).
Figura 4.Detalle de una cámara de registro tipo «BR».

SECCIÓN A - A’

SECCIÓN B - B’

PLANTA

Constructiva y tipológicamente las arquetas son similares a las cámaras de registro variando únicamente las dimensiones y se encuentran homologadas en tres tipos diferentes: las denominadas “D”, “H” y “N”. Una circunstancia a considerar es que las

9.17 RED DE TELEFONÍA

dimensiones de las arquetas homologadas se modifican periódicamente por la Compañía Telefónica por lo cual es siempre imprescindible solicitar a sus Servicios Técnicos planos de las arquetas actualizadas.En todo caso por las arquetas solo pasarán cables destinados al servicio telefónico. Las limitaciones de las arquetas se establecen en función de las capacidades, es decir del número de pares a suministrar por lo cual uno de los datos más importantes de las mismas lo constituye la entrada y salida de los pares a través de unas “ventanas” cuyo tamaño es imprescindible respetar.Es decir que constituye un dato básico el que exista una relación entre la arqueta y la ventana de la misma siendo, en todo caso, imprescindible que se mantengan las dimensiones indicadas en las figuras anexas.Por razones de ejecución de la obra suele ser frecuente la modificación en cuanto a la distribución y colocación de arquetas pero siempre se mantiene el dato de que la distancia entre las mismas sea de, como máximo, 150 m mientras que entre armario y arqueta de conexión la distancia deberá ser siempre de un máximo de 50 m. En cuanto a la acometida al edificio, y concretamente al Cuarto de Telefónica si se ha previsto este local, la longitud máxima de la misma será de 100 m. Respecto a los diferentes tipos de arquetas,Telefónica dispone de una normalización de las mismas basándose asimismo en una normalización de situaciones según la disposición en aceras o calzadas, características resistentes de los terrenos en que se asientan, etc, por lo que conviene solicitar a sus ServiciosTécnicos los cuales especificarán si las mismas son de hormigón en masa o armado, tipo y dimensionado de las arquetas a disponer, etc.Por nuestra parte indicaremos, siempre según los requerimientos de Telefónica, las características y utilidades generales de estos elementos en función, tanto en cuanto a su misión como en su referencia a las canalizaciones que puede admitir, adelantando que es éste último dato el que en la práctica revestirá una mayor importancia para la selección del tipo de arqueta adecuado.

1.2.- Arqueta tipo «D» - Se construirán en hormigón en masa, o bien prefabricadas, cuando se ubican bajo aceras y en hormigón armado con barras corrugadas de 6 mm de diámetro y hormigón de 150 kg/cm2 cuando la disposición sea bajo calzadas considerándose esta última la arqueta que podíamos denominar como normal en cuanto a su misión a realizar. Los techos están construidos por tapas metálicas convenientemente ancladas a las paredes mediante tacos y tornillos.
Estos elementos se construyen para canalizaciones laterales y, teniendo en cuenta esta función, solamente se utilizará cuando haya que dar paso, o empalmar, a cables que sigan en la misma dirección o que cambien de dirección en la arqueta. En este segundo caso, el número de cables no será superior a 400 para el calibre 0,405; 300 para el de 0,51;150 para el de 0,64; y 100 para 0,9.Si el empalme es múltiple tampoco superarán dichos límites la suma de los cables en el lado ramificado del empalme. - También se utilizarán cuando haya que dar acceso a un pedestal en el armario de conexión. Asimismo, simultánea y excepcionalmente, servirán para dar paso con cambio de dirección en su caso a acometidas o grupos de ellas. Las paredes principales, paralelas al eje longitudinal, no podrán tener entradas de conductos y en las paredes transversales las entradas podrán ser de dos o cuatro conductos ado-

9.18 RED DE TELEFONÍA

Figura 5.Arqueta tipo «D».

Figura 6.Arqueta tipo «H».

sados a una pared. Cuando se necesiten desviaciones de la canalización, se podrán realizar curvando la misma a la salida de la arqueta mediante los oportunos codos. El número máximo de empalmes dentro de la arqueta será de cuatro.

1.3.- Arqueta tipo «H». - Se utilizará para dar paso a cables que sigan la misma dirección pudiendo tener empalmes rectos o múltiples y, al igual, que los restantes tipos se puede construir en hormigón en masa o armado, en función de su colocación, siendo la solución ideal la de la prefabricación de estos elementos, como ya se ha indicado.

9.19 RED DE TELEFONÍA

- Asimismo se utiliza cuando sea necesario curvar cables en el interior de la arqueta, siempre que el número de pares del cable no sea superior a 150 para el calibre 0,405; 100 para el de 0,51; 50 para 0,64; y 25 para 0,9; si el empalme es múltiple tampoco superará dichos límites la suma de los pares de los cables en el lado ramificado del empalme. Para un número de pares superior a los citados se optará por emplear arquetas tipo H curvando en la canalización mediante codos o emplear arquetas Tipo D. - También se utilizará simultáneamente a las dos posibilidades anteriores de forma conjunta o individual para dar paso a uno o dos grupos de acometidas, así como para distribuir acometidas a las parcelas más próximas. En el caso de que la necesidad exclusiva a atender fuera cualquiera de las expresadas en los dos casos anteriores, no se construirá la Tipo H sino la M cuando el número de conductos sea de dos. - Otra posibilidad es la de dar acceso a un pedestal para armario de distribución de acometidas o a un muro o valla, en la cual se ubica el armario o el registro empotrado que efectúa dicha distribución.

1.4.- Arqueta tipo «M». Se usan de forma exclusiva en la red de dispersión y en estas arquetas no se ubican empalmes utilizándose para distribuir las acometidas a las parcelas más próximas, a la vez que puede dar paso a uno o dos grupos de acometidas para atender, mediante nuevas arquetas tipo M a sucesivas parcelas.

Figura 7.Arqueta tipo «M».

9.20 RED DE TELEFONÍA

1.5.- Arqueta-registro en parcelas. Se construirán adosados o lo más próximos posible a los registros de parcelas contiguas, de forma que la canalización que llega a ellos sólo tendrá que bifurcarse en las proximidades de los registros. La unión del registro con el punto elegido para la entrada en la parcela se efectuará en el momento de su construcción, mediante un tubo de PVC de diámetro 40 mm que irá protegido con hormigón o mortero de cemento, hasta el acceso a la vivienda.
Las canalizaciones laterales proyectadas desde las cámaras o arquetas a edificios deben terminarse en puntos próximos al acceso y/o portales de forma que la conexión con los armarios para distribución a la red interior sea de la menor longitud posible por lo que las entradas en los edificios se dispondrán en un punto próximo al previsto para la instalación del armario citado.

Figura 8.Arquetasregistro en parcelas.

2.- Zanjas y canalizaciones. Las secciones de las canalizaciones consideradas como tramos comprendidos entre dos arquetas se corresponde con la tipología indicada en la figura 9 como “Tipos de canalización” en función de los denominados “Prismas de canalización” o “Prismas de conductos”. En efecto, en las redes de telefonía, una vez adaptado para una sección

9.21 RED DE TELEFONÍA

determinada el tipo o prisma de canalización necesario quedarán determinados los siguientes factores: dimensión de la zanja, número disposición y dimensiones de los conductos, dimensiones de la solera, protección superior y recubrimientos laterales de hormigón.

Figura 9.Secciones tipo de zanjas.

Las curvas en las canalizaciones se pueden realizar en el plano horizontal y en el vertical. En las canalizaciones se podrán realizar curvas directamente con los tubos siempre que su radio sea superior a 25 m. En el caso de emplear codos, estos deberán tener un radio mínimo de 5 m.

9.22 RED DE TELEFONÍA

En cuanto a la distribución de prismas se tendrá presente que en un mismo prisma de canalización todos los tubos se dispondrán según el mismo diámetro de forma que siempre se elija el de mayor sección necesario. Los prismas se alojan en zanjas cuya altura mínima es de 60 cm si bien existen municipios, particularmente en las grandes ciudades, donde se exigen profundidades de 100 cm e incluso con la condición de hormigonar las zonas superiores. En este caso el hormigón empleado es en masa siendo necesaria la disposición de separadores a distancias de 70 cm para espesores de tubos de 1,2 mm y de 3 m cuando el espesor es de 3,2 mm. Los espesores de los tubos de PVC se corresponden con los valores de 1,2 mm (valor más habitual) y de 3,2 mm (valor menos frecuente). La elección de los distintos espesores tiene relación con los radios de curvatura de los mismos; los de espesor de 1,2 mm admiten un radio de 25 m mientras que el de 3,2 es de 18 m. Para adecuar las salidas a postes, pedestales, etc., la mejor solución consiste en disponer codos de PVC con un diámetro exterior de 110 mm y la separación entre los conductos será de 3 cm. Para mantener la separación idónea de las distintas formaciones de conductos en canalización deberá disponerse un separador de PVC cada 70 cm. La disposición en forma esquemática será la siguiente: • Respecto a la red de distribución 2 conductos de 110 mm de diámetro y en el caso de que fuera posible la inclusión de servicios interurbanos además de urbanos, la canalización sería de 4 conductos de 110 mm a expensas de su definición por Telefónica. • En cuanto a la red de dispersión y a título orientativo pueden adoptarse los datos: - 1 conducto de 40 mm de diámetro para una acometida. - 2 conductos de 40 mm de diámetro de dos a cuatro acometidas. - 2 conductos de 63 mm de 5 a 8 acometidas. Los tubos de diámetro 40 mm solamente se utilizarán para unir el registro en parcela con la arqueta más próxima, por lo que estos tubos alojan exclusivamente acometidas (cuatro a lo sumo por cada tubo); los tubos de diámetro 63 mm pueden alojar un grupo de acometidas (hasta 8 acometidas por tubo) o bien un cable por tubo con las limitaciones de calibre y número de pares antes indicadas; también pueden usarse cables de 63 mm en lugar de los de 40 para unir un registro en parcela con la arqueta más próxima, cuando el recorrido de dicho tubo coincida con el de otros tubos de 63 que lleven grupos de acometidas o cable. Se podrán utilizar tubos de diámetro 110 mm en casos especiales, tales como atención a otros núcleos de población a través de la urbanización en estudio o cuando excepcionalmente y pese a lo indicado en la relación anterior, deban emplearse cables de conjunto capacidad-calibre superior a los de dicha relación. En todos estos casos se comprobará que las formaciones de conductos diámetro 110 mm necesarias tienen cabida en las ventanas o embocaduras previstas para las arquetas que se vayan a utilizar. Obviamente el número de conductos de la conducción que se indica en los tipos y prismas de canalización será igual o superior a los adelantados como necesarios en los apartados anteriores. En la unión de registro en parcela con la arqueta más próxima se utilizará tubo de diámetro 40 ó 63 mm en los casos de unión de registro en parcela; cada parcela se atenderá con un tubo si el número de usuarios o teléfonos principales de la parcela es

9.23 RED DE TELEFONÍA

igual o inferior a tres; si es superior a tres, se dispondrá un tubo por cada tres usuarios o teléfonos principales o fracción.Como criterio general cuando hubieran de colocarse tubos que, de acuerdo con las utilizaciones indicadas para cada tipo, debieran ser de diferente diámetro porque coincidan sus recorridos, se dispondrán todos los tubos con un mismo diámetro, que será el mayor de los inicialmente supuestos. La explanación de las zanjas se realiza siempre con pendiente hacia una de las arquetas de forma que se posibilite una eventual penetración de agua. Un factor de diseño de especial interés es el de las separaciones con los demás servicios: con los de electricidad en Baja Tensión se considera suficiente la separación de 20 cm, mientras que con los circuitos de AT (se consideran como de Alta Tensión los valores superiores a los 500 V) la distancia a mantener será de 25 cm. Con los restantes tales como agua, gas, y saneamiento, el valor mínimo es de 30 cm. En el caso de cruces con las tuberías de agua, además de las separaciones geométricas reglamentarias, es necesario que la conducción telefónica discurra por encima mientras que con las conducciones de gas la disposición de esta última será superior. En cuanto a los cables que componen la red de distribución, los mismos son cables de pares de cobre electrolítico recocido y aislamiento de polietileno coloreado, con cubierta tipo EAP formada por una cinta de aluminio recubierta con copolímero de etileno y otra de polietileno. En la mayoría de los casos, el calibre de los conductores de los cables a utilizar será de 0,405 mm de diámetro, si bien, en situaciones de gran extensión del polígono y/o gran distancia a la central, se precisarán calibres superiores 0,64-0,91 mm de diámetro. En la tabla adjunta Tabla 2 se presentan los tipos normalizados por Telefónica con sus características principales: TABLA 2: TIPOS DE CABLES DE PARES CON AISLAMIENTO DE POLIETILENO Y CUBIERTA TIPO E.A.P. CALIBRE 0,405 mm Ø CALIBRE 0,64 mm Ø CALIBRE 0,91 mm Ø CAPACIDADØ EXTERIOR CAPACIDAD Ø EXTERIOR CAPACIDADØ EXTERIOR (PARES) máximo del (PARES) máximo del (PARES) máximo del cable en mm cable en mm cable en mm 10 12 10 13 15 12,5 15 15,5 25 13 25 17,5 25 21,5 50 16,5 50 22 50 28 75 18,5 75 26 75 33,5 100 20,5 100 29 100 37,5 150 24 150 33,5 200 26,5 200 39 300 31 400 34,5 600 41,5 Los cables de acometida son los que componen la red de dispersión instalándose entre los terminales de las regletas ubicadas en los puntos de distribución y los domicilios de los abonados. Están constituidos por dos conductores de cobre de 0,7 mm de diámetro dispuestos paralelamente y aislados con policloruro de vinilo de color negro, a los

9.24 RED DE TELEFONÍA

que se protege con una malla de alambre de acero galvanizado y una cubierta exterior también de policloruro de vinilo. A esta solución se le denomina “Cable de acometida urbano reforzado”. Teniendo en cuenta la funcionalidad de las arquetas y que estas canalizaciones son laterales, no se instalarán en estas zonas cables que superen los siguientes límites de calibres y números de pares: TABLA 3- CALIBRES DE LOS CABLES Y NÚMERO DE PARES TELEFÓNICOS - Calibre - Calibre - Calibre - Calibre 0,405 ..............600 pares. 0,51 ................400 pares. 0,64 ................200 pares. 0,9 ..................100 pares.

1.4.

SISTEMÁTICA DE CÁLCULO DE REDES DE TELEFONÍA

La sistemática de cálculo que se expone a continuación
se refiere a los tramos incluidos en las redes de distribución y de dispersión ya que los sectores principales de las redes de acceso son realizados directamente por Telefónica escapando, por tanto, a las posibilidades de los proyectistas particulares. También se recogen una serie de cálculos orientativos pero suficientemente precisos en cuanto a la escala que nos ocupa. Según este criterio y para deducir los valores correspondientes se tratará de evaluar unas demandas de suministro en función de las densidades de ocupación de los espacios urbanizados en el sector que estemos estudiando y partiendo directamente con esas demandas (por otra parte fácilmente obtenibles) procederemos a dimensionar tanto las conducciones como los elementos singulares correspondientes. Aunque ya se ha insistido en este punto en repetidas ocasiones a lo largo de esta publicación indicaremos de nuevo que resulta evidente la facilidad que para la disposición de los distintos elementos presenta una tipología dispersa y con escasas alturas y densidades frente a edificios de elevada ocupación que obligará a ubicar cámaras de registro de gran dimensión y cuya ubicación no es fácil. Esta es una característica exclusiva de las redes de telefonía frente a otras infraestructuras en las cuales el dimensionamiento de los últimos ramales suele ser muy superior con respecto a las necesidades estrictas. Comenzaremos esta exposición recordando, como consideración preliminar, que para elaborar y desarrollar estos cálculos es necesario acudir a las pertinentes instrucciones de Telefónica cuyo uso es imprescindible para adecuarse a las exigencias de la misma ya que será finalmente esta Compañía la que dará el eventual visto bueno a la infraestructura realizada. En cuanto al dimensionamiento de la red se tendrá en cuenta que, en esencia, esta operación se limita a obtener en la práctica las dimensiones de las canalizaciones propiamente dichas y, partiendo de éstas, se dimensionarán tanto las cámaras de registro como las arquetas en sus diversos tipos. Los pasos a seguir pueden resumirse como sigue:

1.4.1.-

Previsión de la demanda Para que la red interior sea capaz de atender la demanda telefónica a largo plazo de la urbanización o polígono, se realizará una evaluación de las necesidades telefónicas de sus

9.25 RED DE TELEFONÍA

usuarios. Naturalmente esta cuantificación del número de líneas telefónicas se determinará en función de una zonificación perfectamente definida, circunstancia que constituye el dato fundamental en la concreción del número a considerar. En efecto, así como las áreas destinadas a viviendas y, eventualmente, usos administrativos disponen de unos valores de partida claramente definidos, en los casos de polígonos exclusivamente industriales o con fuerte incidencia industrial como uso compatible, los datos son más difícilmente cuantificables debido a las variables exigencias de estas actividades. En el caso concreto de las urbanizaciones se aplicarán, en función del tipo de ocupación, los valores medios comprendidos entre los siguientes intervalos: • Viviendas de utilización permanente: - Categoría media: 1,2 a 1,5 líneas / vivienda. - Categoría de lujo: 1,5 a 2 líneas / vivienda. • Viviendas de utilización temporal (se consideran viviendas de ocupación temporal aquellas utilizadas en zonas de veraneo o urbanizaciones para estancia de fin de semana y en la que no se vive habitualmente): - Categoría media: 1 a 1,2 líneas / vivienda. - Categoría de lujo: 1,2 a 1,5 líneas / vivienda. - Locales comerciales: 1 a 2 líneas / local. - Hoteles y hospitales: 1 línea / habitación. - Oficinas: 1 línea cada 2 mesas proyectadas (también 1 línea cada 6 m2). - Polígonos industriales: mínimo 2 líneas / parcela.

1.4.2.-

Diseño y dimensionado de la red de distribución El diseño de la red de distribución se realizará teniendo en cuenta los siguientes criterios de estructura y dimensionado: - Se establecerá una red serie-directa a partir del Punto de Interconexión hasta los Puntos de Distribución, compuesta por cables que discurran por conductos, realizándose los empalmes en las arquetas. - Los puntos de distribución se situarán de forma tal que el recorrido de las acometidas (red de dispersión exterior) sea lo más corto posible, para lo cual la ubicación de estos elementos será aproximadamente la del centro de gravedad de la zona de servicio asignada a los mismos. - La capacidad de los puntos de distribución será como máximo de 25 pares. Considerando una ocupación normal de 18 a 20 abonados, se evitará el tender mayor número de acometidas y se acortará, en lo posible, la longitud de las mismas. - Para determinar el número de pares teóricos de la red de distribución se multiplicará el valor de la cifra correspondiente a la demanda prevista a largo plazo por el coeficiente de 1,4 lo que significa una ocupación máxima de la red del 70 por 100 asegurando un porcentaje de margen de pares mayor con objeto de prever posibles averías o alguna desviación por exceso en la demanda. Mediante el uso de los ábacos que se adjuntan (verTablas 3 y 4) se puede obtener directamente estos valores donde se recoge el número de pares que, como mínimo, deben de salir del Punto de Interconexión correspondiente. Obtenido de esta forma el número teórico de pares se utilizará el cable norma-

9.26 RED DE TELEFONÍA
TABLA 4.- DATOS A UTILIZAR PARA EL DISEÑO DE LA RED DE DISTRIBUCIÓN (VIVIENDAS TIPO MEDIO) VIVIENDAS TIPO MEDIO-USO PERMANENTE VIVIENDAS TIPO MEDIO-USO TEMPORAL Nº de Coef. 4.a cifra Nº de Nº de Coef. 4.a cifra Nº de Nº de Coef. 4.a cifra Nº de Nº de Coef. 4.a cifra Nº de Nº de viviendas líneas pares pares líneas pares pares líneas pares pares líneas pares pares viv. teóricos salida viv. teóricos salida viv. teóricos salida viv. teóricos salida
P. de I. 50 75 100 125 150 175 200 225 250 275 300 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 60 90 120 150 180 210 240 270 300 330 360 84 126 168 210 252 294 336 378 420 462 504 100 150 200 250 300 300 350 400 450 500 550 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 75 112 150 187 225 262 300 337 375 412 450 105 156 210 261 315 366 420 471 525 576 630 P. de I. 125 200 250 3000 350 400 450 500 550 600 650 0,8 0,8 0,8 0,8 0,8 0,8 0,8 0,8 0,8 0,8 0,8 40 60 80 100 120 140 160 180 200 220 240 56 84 112 140 168 196 224 256 280 308 336 P. de I. 75 100 150 150 200 200 250 300 300 300 350 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 50 75 100 125 150 175 200 225 250 275 300 70 105 140 175 210 245 280 315 350 385 420 P. de I. 100 100 150 200 250 300 300 350 400 400 450

TABLA 5.- DATOS A UTILIZAR PARA EL DISEÑO DE LA RED DE DISTRIBUCIÓN (VIVIENDAS TIPO LUJO) VIVIENDAS TIPO LUJO-USO PERMANENTE VIVIENDAS TIPO LUJO-USO TEMPORAL Nº de Coef. 4.a cifra Nº de Nº de Coef. 4.a cifra Nº de Nº de Coef. 4.a cifra Nº de Nº de Coef. 4.a cifra Nº de Nº de viviendas líneas pares pares líneas pares pares líneas pares pares líneas pares pares viv. teóricos salida viv. teóricos salida viv. teóricos salida viv. teóricos salida
P. de I. 50 75 100 125 150 175 200 225 250 275 300 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 75 112 150 187 225 262 300 337 375 412 450 105 156 210 261 315 366 420 471 525 576 630 125 200 250 300 350 400 450 500 550 600 650 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 100 150 200 250 300 350 400 450 500 550 600 140 210 280 350 420 490 560 630 700 770 840 P. de I. 150 250 300 400 450 500 600 700 700 800 900 0,81,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 1,2 60 90 120 150 180 210 240 270 300 330 360 84 126 168 210 252 294 336 378 420 462 504 P. de I. 100 150 200 250 300 300 350 400 450 500 550 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 1,5 75 112 150 187 225 262 300 337 375 412 450 105 156 210 261 315 366 420 471 525 576 630 P. de I. 125 200 250 300 350 400 450 500 550 600 650

lizado de capacidad igual o superior a dicho valor o combinaciones de cables, terminando todos los pares del cable o cables de distribución en las regletas de salida del Punto de Interconexión. Obtenido de esta forma el número teórico de pares se utilizará el cable normalizado de capacidad igual o superior a dicho valor o combinaciones de cables, terminando todos los pares del cable o cables de distribución en las regletas de salida del Punto de Interconexión.

9.27 RED DE TELEFONÍA

3.- Diseño y dimensionado de la red de dispersión. Está formada por los pares individuales de acometida o cable interior de abonado, que nacen de los puntos de distribución situados en el exterior o en el interior de los edificios y terminan en las viviendas. Los primeros constituyen, como se sabe, la red de dispersión exterior y las segundas la red de dispersión interior. Cuando la red de dispersión está compuesta por acometidas que parten de puntos de distribución situados en el exterior y aquellas que se instalan en conductos, el recorrido máximo será del orden de 100 m debido a los problemas que presentan su instalación y conservación. En el diseño de la red se tendrá en cuenta, además del número de líneas obtenidas en el apartado anterior, la configuración del edificio y concretamente, el número de portales y escaleras con objeto de decidir si la red telefónica se distribuirá en una o en varias verticales, según el criterio siguiente: • Edificios de menos de 200 pares: distribución por una sola vertical. • Edificios de más de 200 pares: distribución por varias verticales.

2.
2.1.

PLANOS
RELACIÓN DE PLANOS
- Plano de situación: tendrá por objeto la ubicación geográfica del trabajo y, en función de la dimensión de la obra, la escala variará de forma que se aprecie la disposición de la red en su totalidad. A diferencia de otras infraestructuras, en los Proyectos de Telefonía, son frecuentes las actuaciones de ámbitos reducidos y casi sistemáticamente, a realizar en el interior de los núcleos urbanos por lo que es muy frecuente la utilización de las escalas 1:2000 y 1:5000. - Plano de emplazamiento: las escalas casi universales son la 1:2000 y la 1:1000 debido a que debe ser más precisa que en el plano anterior y debe delimitarse gráficamente la actuación de la obra a ejecutar. Todos los planos se deben orientar al Norte y en el caso de los de estado actual es muy deseable referirse a la cartografía municipal.Dado que en los núcleos urbanos el trazado es obligado realizarlo bajo las aceras es muy importante trazar claramente estas líneas y las de bordillo para fijar los límites y posición de la canalización futura. Cuando la zona afectada se ubique al exterior del perímetro urbano se indicarán las carreteras y caminos así como ferrocarriles y conducciones de las restantes infraestructuras que constituyen los puntos fijos para los planos de planta definitiva. Particularmente las carreteras y caminos se definirán con toda exactitud ya que la implantación telefónica se realizará de forma paralela y coordinada con los mismos. - Plano de estado actual: Se representarán todos los elementos constructivos y de infraestructura así como los elementos geográficos y accidentes topográficos que existan en la zona, según una escala asimismo variable pero que, deseablemente, será la de

9.28 RED DE TELEFONÍA

1:500.Se utilizará la cartografía existente debidamente actualizada o el levantamiento topográfico directo del terreno para el desarrollo del proyecto. En las zonas urbanas además de los números de las distintas fincas que componen las calles y vías, es muy deseable indicar el tipo de acabado superficial de las aceras y calles así como la eventual ubicación de las restantes instalaciones (luminarias, registros de agua y alcantarillado, etc.) así como, particularmente, los Centros de Transformación eléctricos y las paradas de autobuses urbanos junto a los cuales es muy habitual colocar cabinas telefónicas. - Plano de planta de obras: se utilizarán los planos topográficos y/o municipales a escala 1:500 al igual que los Planos de Estado Actual, señalándose la red con indicación de las dimensiones tanto de los conductos telefónicos como de los diferentes elementos (cámaras de registro, arquetas, etc.) que integran cada tramo. Con objeto de destacar la obra a realizar la misma se representa dibujada siempre en grueso. El trazado en planta contendrá las referencias a los planos de detalle asociados, así como los materiales de las canalizaciones y las dimensiones en planta de los distintos elementos constitutivos de la red con la denominación y dimensiones específicas (largo x ancho x alto) de las cámaras, arquetas, armarios, etc. En los Proyectos de telefonía es frecuente la disposición en este mismo plano de los perfiles longitudinales e incluso los transversales con objeto de poder comprobar directamente la coherencia de ambos. - Plano de perfiles longitudinales: se representará la sección vertical por el eje de su conducción a lo largo de su traza, dando una visión global de la longitud e implantación de las conducciones así como de todas las obras especiales que existan a la escala necesaria para que queden bien definidos. Como se ha indicado en el epígrafe anterior, es frecuente simultanear estos perfiles en el plano de planta representando en un mismo documento (lo cual siempre facilita su observación) las cotas del terreno y de las rasantes respectivas, la distancia al perfil y al origen así como el diámetro, número de conductos, y clase de los mismos. Aunque todas las infraestructuras existentes deben localizarse en los mismos, resulta particularmente importante la disposición superior de las conducciones de gas y eléctricas así como la disposición de las cámaras de registros al objeto de comprobar que las profundidades de los tendidos telefónicos posibilita la correcta entrada en las mismas a las alturas adecuadas. - Plano de perfiles transversales: los perfiles transversales son unas secciones verticales perpendiculares a los ejes longitudinales de las conducciones. En esta sección se representa el perfil del terreno, la conducción seccionada y el límite del movimiento de tierras necesario para ejecutar la obra. El movimiento de tierras se define por el fondo de la excavación y el talud de las paredes de la zanja de donde obtendremos asimismo la retirada y transporte de las tierras. Al igual que en el plano de perfiles longitudinales se incluirán la presencia de otras infraestructuras para comprobar su coordinación y se marcarán no solamente los diámetros de todas las infraestructuras sino también, y especialmente, las distancias mínimas que deben respetarse entre todas ellas.También deben señalarse específicamente las distancias a la rasante del terreno y las dimensiones de cada uno de los tramos de la red para facilitar las oportunas mediciones además de las profundidades de todos los cambios de sección.

9.29 RED DE TELEFONÍA

- Plano de obras especiales: se incluyen en este plano aquellas obras necesarias para implantar las conducciones de transporte y distribución, necesarias para implantar los tendidos de las conducciones pero que precisan una definición complementaria a la estricta indicada en las secciones tipo. Estos planos variarán dependiendo de la construcción de que se trate, tipo de terreno, acabados superficiales de la urbanización, técnicas utilizadas, etc. - Plano de detalles de las obras y elementos complementarios: los detalles más habituales se facilitan por la Compañía Telefónica por lo cual habitualmente solamente se necesita adecuarlos a las curvaturas, dimensiones, número de cables, etc., que corresponden al servicio que se pretende abastecer. Estas fichas se recogen en planta y sección normalmente a escala 1:50 aunque también es frecuente el uso de otras tales como la 1:40 casi exclusiva para esta red de infraestructura con objeto de uniformizar los formatos y hacer más manejable el expediente. Otra particularidad de esta infraestructura lo constituye el hecho de indicar gráficamente la existencia en los diversos elementos de paredes de hormigón armado o en masa al objeto de que se pueda acometer a las segundas las salidas correspondientes. Este punto reviste la mayor importancia cara al replanteo del conjunto de elementos singulares (cámaras de registro, arquetas, etc.). - Documentación de fin de obra: una vez finalizada la ejecución de la red se debe realizar una serie de documentos de fin de obra que recojan de una forma completa y actualizada el estado final de la obra y las instalaciones. Si las mismas han sido realizadas de forma satisfactoria pasan a ser objeto de un derecho pleno, exclusivo y permanente de la Compañía Telefónica de España en cuyo caso se cumplimenta un impreso denominado como “Acta de Aceptación”. En el caso de los arquitectos es también necesario incluir este Visto Bueno en el Libro de Órdenes e Incidencias al objeto de emitir el certificado de «Fin de Obra» emitido por la dirección facultativa para ser visado por el Colegio correspondiente.

9.30 RED DE TELEFONÍA
3.
3.1.

PLIEGO DE CONDICIONES TÉCNICAS
CARACTERÍSTICAS DE MATERIALES Y ELEMENTOS COMPLEMENT.

Contendrá las condiciones de carácter general, condiciones técnicas de los materiales que no sean exclusivamente telefónicos (ya que éstos serán aportados por Telefónica) pero precisos para la ejecución de la red. Básicamente serán, por tanto, las cámaras de registro y las arquetas prefabricadas cuando sean realizadas “in situ” ya que en el caso de instalar estos elementos de tipo prefabricado las mismas están homologadas por Telefónica. Asimismo, si este es el caso, se definirán las particularidades tales como homologaciones, etc., relativas a estos materiales y elementos que por criterios de diseño, durabilidad, económicos o particulares deban cumplirse en el ámbito de la red. También deberán recogerse todos aquellos elementos que hayan sido recogidos en la memoria y reflejados en los planos de proyecto como unidades de obra o partidas que sean posteriormente medibles.

3.2.

NORMATIVA A CUMPLIR
n este caso debe señalarse cual es la normativa que ha de cumplirse para que toda la red de telefonía incluidos sus elementos complementarios tenga garantizada la calidad, funcionalidad, durabilidad y rendimiento esperados. Además de la normativa deberá tenerse en cuenta en la realización de los trabajos, la Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo de todos aquellos aspectos que sean de aplicación en el contexto del trabajo a realizar. Un listado resumido de las normas que especifican las características y condiciones que deberán cumplir los materiales y elementos empleados son los siguientes: · Tubos de PVC rígido: Especificación ER.F1.019. · Codos de PVC rígido: Especificación F3.004. · Soportes distanciadores para canalizaciones con tubos de PVC: Especificación ER.F1.007. · Arquetas prefabricadas: Especificación ER.F1.02107. · Arquetas tipos D, H y M: Norma NT.F1.003. · Tapas de hormigón para arquetas tipos D y H: Especificación ER.F1.021. · Pedestales: Norma NT.F1.003.

E

3.3.

CONTROL DE CALIDAD
n este apartado deberán recogerse las condiciones y partes a controlar de la red en los siguientes aspectos: - Control del proyecto: una vez redactado el proyecto de infraestructura telefónica de acuerdo con la normativa telefónica de esta última, el citado proyecto se debe presentar a la oficina de proyectos provincial con objeto de obtener su aprobación o, eventualmente, de proceder a las modificaciones que se consideren necesarios por la citada oficina de proyectos. - Control de materiales (recepción): los materiales que Telefónica entregue a la empresa constructora o promotora se detallarán en un “Acta de Entrega del Material” el cual debe-

E

9.31 RED DE TELEFONÍA

rá firmarse por ambas partes con lo cual será suficiente con respecto a estas partidas, si las mismas se encuentran en un estado satisfactorio. En cuanto a los elementos restantes, los equipos, sistemas, materiales y elementos objeto de suministro deberán cumplir la totalidad de las condiciones especificadas en los capítulos correspondientes del Pliego de Condiciones Técnicas. - Control de ejecución: dado que Telefónica puede designar una persona que coordina la obra telefónica de acuerdo con el proyecto elaborado y aprobado, la entidad promotora viene obligada a poner en conocimiento de Telefónica con, al menos, 15 días de antelación la fecha de comienzo de las obras de canalización al objeto de que pueda efectuarse entonces la entrega de los materiales y realizar los correspondientes trabajos de supervisión y vigilancia. Asimismo se realizarán una serie de ensayos e inspecciones tales como inspección del ancho y fondo de las zanjas, grado de compactación del relleno, dimensiones de las cámaras de registro y arquetas, señalización y balizamiento de las obras, uniones de los tubos, refuerzos de canalizaciones en terrenos de tránsito, etc. Una vez finalizadas las obras del proyecto se procederá, por parte de Telefónica, a la recepción da la infraestructura ejecutada por la Empresa Promotora.

3.4.

USO Y MANTENIMIENTO
e indicarán, siguiendo las instrucciones de Telefónica, las especificaciones relativas al uso, conservación y mantenimiento que de la red y elementos complementarios deben hacerse con objeto de conseguir una mayor eficacia, rendimiento y durabilidad.

S

3.5.

ESPECIFICACIONES DE MONTAJE
e describe la ejecución de cada unidad de obra, incluyendo la definición de las operaciones que comprende y las condiciones que deberá cumplir, así como los ensayos precisos para comprobar los valores establecidos.

S

9.32 RED DE TELEFONÍA
4.
PRESUPUESTO

Como ya se ha indicado en diversas ocasiones el presupuesto se refiere exclusivamente a la construcción de la obra civil propiamente dicha de la red, es decir, a la demolición de calzadas y aceras, la apertura y tapado de zanjas, colocación de conductos, construcción de cámaras de registro y arquetas (con instalación de los herrajes) y construcción de pedestales para armarios de distribución interior.Siempre es necesaria una consulta previa con Telefónica pues ésta tiene sus criterios específicos, y no siempre uniformes, al respecto.

4.1.

CRITERIOS APLICABLES DE MEDICIÓN Y VALORACIÓN

Deberán establecerse con claridad los criterios o normas aplicables para medir las distintas unidades de obra o partidas (al menos las más importantes o significativas).Asimismo se deberán fijar las pautas que deberán aplicarse en la valoración a efectuar en cada partida. En la infraestructura telefónica revisten una gran importancia las partidas referentes a desmontajes y retiradas de aceras, bordillos, etc., las cuales deberán especificarse particularmente.

4.2.

MEDICIONES Y CUBICACIONES

4.2.

abrá que medir las unidades de obra (sencillas o complejas) en las que intervienen todos los elementos, materiales y elementos complementarios descritos -como partidas- en la memoria, reseñadas en los planos y especificadas en el Pliego de Condiciones Técnicas. Básicamente las excavaciones, demoliciones de aceras, rellenos y apisonados de tierras se indican en m3, los bordillos y canalizaciones en ml y por unidades los elementos específicos tales como cámaras de registro y arquetas. En la práctica profesional es frecuente refundir en un solo documento el Estado de Mediciones y el Presupuesto propiamente dicho.

H

4.3.

CONFECCIÓN DE PRECIOS

Se deberá confeccionar el precio unitario de cada una de
las Unidades de Obra en que se ha descompuesto el capítulo correspondiente (en el caso de que la red de telefonía se incluya en un Proyecto de Urbanización junto con las restantes infraestructuras) o si el Proyecto es exclusivo del servicio telefónico. Como norma general no se admitirán las partidas alzadas, correspondiéndose los precios unitarios a los reales de obra. Si resultan imprescindibles las P.A., lo cual por otra parte siempre sucede pues en este tipo de trabajos los imprevistos son habituales, las mismas serán de un valor mínimo con respecto a los anteriores.

4.4.

APLICACIÓN DE PRECIOS

Se deberán aplicar los precios unitarios anteriormente
confeccionados, a todas las unidades de obra medidas previamente (y que deben haber sido

9.33 RED DE TELEFONÍA

perfectamente definidas en la documentación del Proyecto) al número de unidades previstas con objeto de obtener los importes correspondientes. En este apartado es necesario recordar que en proyectos de urbanización para la Administración puede ser exigible que la aplicación de precios conlleve un cuadro de precios que contenga: · Listado de precios unitarios de materiales y mano de obra. · Listado de precios descompuestos.

4.5.

PRESUPUESTOS

Como resultado de la aplicación de precios a todas las
Unidades de Obra medidas y una vez sumadas todas ellas, se obtendrá el Presupuesto. En el caso de que la red de suministro se incluya como un capítulo más dentro de un Proyecto de Urbanización se comprobará que el coste del m2 de urbanización total es similar o superior a los precios recomendados, marcados al respecto por el Colegio Oficial de Arquitectos correspondiente. En este caso se presentará un resumen final por capítulos que servirá de base para la obtención de honorarios.

5.

BIBLIOGRAFÍA
- Instalaciones Urbanas: Tecnología e Infraestructura Territorial Pedro María Rubio Requena. Control Ambiental.Madrid 1979. - Instalaciones Urbanas: Tomo III.1 Luis Jesús Arizmendi Barnés. Editorial Bellisco. Madrid 1995. - Guía de Urbanización. Generalitat Valenciana. Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana. Valencia 1995. - Publicaciones de Telefónica de España. Normas elaboradas por diversos Departamentos de Ingeniería de Telefónica.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->