P. 1
Más de 600 especies en vías de extinción en Colombia

Más de 600 especies en vías de extinción en Colombia

5.0

|Views: 23.001|Likes:
Publicado pormartis10952512

More info:

Published by: martis10952512 on Jul 27, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/12/2013

pdf

text

original

Más de 600 especies en vías de extinción en Colombia

En Colombia se registran 641 especies en vía de extinción; la mitad de ellas en peligro inminente
La lista roja de especies amenazadas Desde 1998 el Ministerio del Medio Ambiente, el Instituto Alexander von Humboldt y el Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional, trabajan en el 'Proyecto Libro Rojo de Especies Amenazadas de Colombia', dedicado a identificar las especies de la fauna y flora que requieren eficientes y urgentes medidas de protección. También buscan detener y mitigar procesos de extinción y garantizar la supervivencia de estas especies. El primer grupo de libros rojos fue sobre aves, invertebrados marinos, peces continentales y marinos; plantas criptógamas, reptiles y un primer volumen de plantas fanerógamas y anfibios. Se esperan los libros sobre hongos, invertebrados terrestres, mamíferos y de plantas fanerógamas, en preparación. Anfibios Desde 1980 los investigadores del mundo comenzaron a llamar la atención. Un fenómeno se ensañaba contra lugares ricos en ranas hasta desaparecer poblaciones enteras. Se empezó a hablar de la 'Declinación global de ranas', una mortalidad masiva y rápida de especies. Hoy, la situación continúa. Se sospecha del cambio climático que puede incrementar la actividad de insectos portadores de un hongo patógeno, pero también de la contaminación, la lluvia ácida, los residuos radiactivos. Se sabe de 159 especies desaparecidas en el mundo. Lo extraño es que el fenómeno ocurre en áreas contaminadas y prístinas, más cuando los anfibios son indicadores biológicos y de la calidad del ambiente. "Pienso que es una alerta que estos animales lanzan a los humanos. Es como si dijeran: hay algo malo para nosotras, tal vez será malo para la humanidad. Esto coincide con el incremento de cáncer de piel. Lo cierto es que hay anomalías climáticas y las primeras en cantarlo son las ranas", dice José Vicente Rueda, biólogo dedicado a la investigación de anfibios. Explica que por ahora hay preocupación por las ranas pero debe haber una alianza de todos los profesionales para saber qué es lo que está ocurriendo. En Colombia, país más rico del mundo en ranas, el fenómeno está presente. Hay registradas 735 especies y cuando se estudien áreas no exploradas, se podrían superar las mil, dice Rueda. En las selvas de Florencia (Caldas), en un parche boscoso de 5.400 hectáreas, entre 1.000 y 2.000 metros de altura, hay 45 especies. Es la mayor cantidad de ranas por unidad de superficie del mundo y todavía no ha sido incorporada al sistema de áreas protegidas del país. La extinción ataca a muchas especies más, que van desde el oso de anteojos hasta invertebrados, plantas y peces que no alcanzan a ser estudiados o protegidos. Proyectos en el Sinú

La Fundación Omacha y Conservación Internacional advierten del peligro para cinco especies de la cuenca del río Sinú como consecuencia de deforestación, sedimentación, contaminación de agua, incremento de zonas agrícolas, proyectos viales, embalses, minería y expansión de centros urbanos. Tortuga carranchina Es la especie de agua dulce más amenazada en Suramérica. Quedan mil en Córdoba y Sucre. No es consumida pero la pescan accidentalmente y para no perder el anzuelo la decapitan. La comunidad de la vereda La Ceiba de Pareja de Lorica (Córdoba), en la margen occidental del bajo Sinú, se comprometió a protegerla, pero espera ayuda del Estado, ojalá con servicios públicos, dice Vicente Rueda. Es muy pobre, sin letrinas ni energía eléctrica y consumen la misma agua que toma el ganado. Manatíes Conocido como manatí de Las Antillas (Trichechus manatus manatus) tiene una población cada día más escasa. Es una especie declarada como vulnerable (VU). Tiene un ciclo muy lento de reproducción. Nutria neotropical Su nombre científico es (Lontra longicaudis). La intensa explotación de su piel disminuyó sus poblaciones. La actual legislación frenó la cacería pero hay otra amenaza: las cazan para que no preden los peces en cautiverio. No existen estudios sobre la diferenciación genética de las poblaciones del Pacífico, Caribe, Amazonas y Orinoco. Delfín costero Es una de las especies cetáceas más pequeñas del mundo y menos conocidas. El delfín costero (Sotalia Fluviatis) está categorizado como vulnerable (VU). La Fundación Omacha realiza estudios en Cispatá y el golfo de Morrosquillo. Tortuga de río Está considerada en peligro (EN) debido a la persecución por su carne y huevos, especialmente en Semana Santa. La tortuga (Podocnemis lewyana) se localiza especialmente en el Sinú. A tiempo de salvarlos Algunas especies críticamente amenazadas en Colombia y a un paso de la extinción son: Coral cuerno de ciervo, peces peine, sierra, bocachico y mero; guasa; tigre rayado; cocodrilo americano; caimán llanero; tortugas carey, charapa; morrocoyo, tinamú, petrel ecuatoriano, pato negro, pavón colombiano, pavón moquirrojo, perdiz santandereana, pollo sabanero, cucarachero de Nicéforo, marimonda amazónica, dantas centroamericana y del Magdalena, Venado caramerudo. Reproducido con modificaciones de El Tiempo, Bogotá (Colombia), Junio 25 de 2004. Reproducido en nuestro únicamente con finalidad informativa.

NUESTRA FLORA EN EXTINCION
De acuerdo con una lista elaborada por investigadores del Instituto Humboldt, las familias con mayor número de especies amenazadas o en peligro son las orquídeas, seguidas de las palmas y las pasifloráceas. Colombia, con menos del 1% de la superficie continental del planeta, cuenta en su territorio con mas del 10% de la biodiversidad conocida en el mundo. Se estima que en el país existen más de 40 mil especies de plantas vasculares, de las cuales solamente se ha estudiado el uso potencial de una pequeña fracción. Según un estudio realizado por el Instituto Von Humboldt, localizado en la ciudad de Bogotá, señala que la incidencia de la biodiversidad nacional en el Producto Interno Bruto del país, es bastante significativa. Los cálculos señalan que en 1994, por cada peso producido por la economía en Colombia, la naturaleza aportaba un mínimo de 4.7 pesos, bajo la forma de servicios ecosistémicos no valorados dentro del PIB, representados en equilibrio climático, control de erosión, captura de CO2 y protección al hábitat. La investigación, a cargo de la economista de la Universidad Nacional de Colombia, Doris Nivia, recopiló y analizó estadísticas del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, del Ministerio de Comercio Exterior, la Encuesta Anual Manufacturera y la Dirección Nacional de Impuestos y Aduanas, DIAN. La incidencia de la biodiversidad en la economía del país no es nueva. En la historia de Colombia la riqueza biológica siempre constituyó el fuerte de este renglón. Desde la época prehispánica hasta el siglo XIX continuó siendo la fuente fundamental de ingresos, hasta que apareció el petróleo, que no es más que la cosecha de la biodiversidad fósil. Una riqueza en peligro El Instituto Von Humboldt, dentro del programa de Biología de la Conservación, ha publicado una lista que reúne las especies de flora amenazadas en Colombia, para fines de investigación y conservación. La lista, elaborada por el botánico Eduardo Calderón, Ph.D de la Universidad Justus von Liebig, de Alemania, investigador del Instituto Von Humboldt y ex director del Jardín Botánico de Cali, contiene información sobre 230 especies asignadas a las categorías superiores de riesgo, esto es "extintas, "extintas en la naturaleza", "en peligro crítico" y "en peligro".

Entre las 24 especies que según la información pueden considerarse extintas se encuentran algunas que fueron muy perseguidas por su valor comercial, como las orquídeas, principalmente los géneros Pescatorea, Anguloa y Masdevallia. Por su parte el Senecio carbonelli desapareció por la destrucción de su hábitat en los humedales del altiplano cundiboyacense. Entre las especies extintas en la naturaleza, una cetácea, Frailea colombiana, y dos orquídeas del genero Masdevallia, sólo se encuentran como parte de colecciones del exterior.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->