Está en la página 1de 2

Historia de Vida

Esta la vida de nuestro personaje principal llamado Alejandro él nació el 13 de


Enero de 1988 a las 12:30 a los 8 meses de gestación, con ningún problema fue
entregado

Acariciando nuestra realidad Alejandro puede percatar de ciertas experiencias que


llenan nuestros días, fragmentos de cielo, fragmentos de tierra… de vida. Se
podría decir sin temor alguno a equivocarme que Bogotá nuestra capital nos
ofrece ciertos pedacitos de existencia que formarán parte de nuestro carácter, un
carácter que sin duda nos afianzara en la vida como personas luchadoras y
persistentes.

El calor, el frío, la familia, los amigos, la soledad y muchas cosas más, son
instantes que se desenlazan de esta experiencia. Un día abrió los ojos y se lleno
de colores que no existían para él.

Se puede acariciar los animales en las montañas infinitas, se puede inhalar un


aire que en este momento no es puro y lleno de olores, conocer a personas
maravillosas mis amigos como Edgar y Jessica que fueron esas personitas con
quien compartí mis primeros momentos que me acogieron en sus abrazos
construimos un día a día, la alegría de mis padres y mi hermana que trabajan por
su bienestar y el mío; Aprender aquellas “cosas” vitales que no se enseñan o no
comprendemos en la universidad, en esta universidad la Gran Colombia donde
Alejandro ha compartido tantos momentos maravillosos con personitas tan
especiales que han enriquecido la vida de él en todos los aspectos de la vida.
Se puede tocar la vida de las personas, acariciar tu propia vida conociendo vida.
Se puede acariciar el sol rojo mientras vuelas en un horizonte inundado de
sueños.

En este viaje conoces personas asombrosas, experimentas las sonrisas más


grandes que puedas encontrar, experimentas también algunas lágrimas que
brotan de personas llenas de tenacidad, a quienes la vida ha dado situaciones
diferentes. El sentimiento por el Bogotá, te deja provocado de trabajar
efectivamente hacia un mejor vivir de las personas de nuestro cielo, de nuestra
tierra.

El País, se torna ahora en una palabra con mucho mayor significado y con un
profundo sentido en nuestra vida. El trabajo que hay por hacer está saturado de
riesgos, pero después de todo, sin riesgo no hay ganancia, ¡¿verdad?!

Si, sólo conocí una de las muchas regiones mágicas de Colombia, pero el haberla
vivido por un instante crucial me permitió abrir los ojos y ver el comienzo de cómo
ver las cosas; En este momento Alejandro vive uno de sus paseos mas
fantásticos de su vida, no por lo visitado de este lugar sino lo hermoso de sus
paisajes y el calor de su gente es el Quindio, tierra del café y llena de gente
buena.

Intereses relacionados