P. 1
Cómo convertirse en Vampiro

Cómo convertirse en Vampiro

|Views: 4.422|Likes:
Publicado porAlebelicov

More info:

Published by: Alebelicov on Jul 22, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/13/2012

pdf

text

original

Cómo convertirse en Vampiro. Algunos curiosos mitos y leyendas.

La manera más común de convertirse en vampiro, por supuesto, ser mordido por un vampiro. Pero no todos los métodos de transformación son tan conocidos; algunos, son de hecho bastante complicados de comprender, ya que es imposible establecer un nexo entre ciertos actos, en apariencia inocentes, y su posterior consecuencia como desencadenante de una transformación vampírica. En Hungría, por ejemplo, se condenó a una mujer en el siglo XIII por haber concebido durante un viernes santo y luego destetar al bebé prematuramente. Como todos sabemos, o simulamos saber, esta es una clara señal de que el niño sería un vampiro. Las incongruencias siguen, aunque algunas mantienen cierto método racional: En europa occidental, si alguna mujer no consumía suficiente sal durante el embarazo sería la madre de un no-vivo. En esta tradición, se asocia un remedio tradicional contra el demonio, y se lo aplica ante la posible aparición de uno de sus agentes: el vampiro. Pero las formas más populares de convertirse en un vampiro eran mediante el suicidio y la brujería. Hoy podemos burlarnos de tales supercherías, pero en su momento se trataban de verdades incuestionables para el común de la gente. Incluso durante la fiebre inquisidora, en la cual se quemaban cientos de personas basándose en argumentos pueriles, el clero había logrado que los reinos europeos adquiriesen un asistente para sus verdugos, cuya tarea consistía en evitar que las brujas y magos negros se apropiasen del semen que solía brotar de los condenados a la horca; el cual era utilizado en distintas pociones, con el único fin de conseguir que los muertos se alcen de sus tumbas. Claro que no todos lo métodos de transformarse en vampiros eran tan espantosos: Por ejemplo, los errores gramaticales del latín

pronunciados durante un entierro también eran factores a tener en cuenta. Existía también algo que sucedía poco, incluso en aquella época llena de prodigios; y era la transformación por la pasión. Nos explicamos: Aquí no se trata de una maldición adquirida, ni de oscuros ritos al amparo de la noche; sino de un llamado de la sangre, algo predestinado. El alma de unvampiro puro vibra en el cuerpo de un humano adecuado, influye en sus pensamientos, aviva sus deseos, exalta sus sentidos. Con el tiempo llega la derrota, tan inevitable cómo anhelada. El hombre se abandona con dulzura a su pasión; y contempla la Noche con nuevos ojos. Cómo atraer a un Vampiro. Una de las formas más utilizadas para atraer a un vampiro consistía en elegir un niño o una niña, lo suficientemente jóvenes como para ser vírgenes, y sentarlos sobre un caballo de color negro, que también fuera virgen y que no hubiese tropezado nunca. Se llevaba al caballo al cementerio y se lo hacía pasar sobre las tumbas. Si se negaba a pasar sobre una de ellas, era una clara señal de que allí estaba enterrado un vampiro; entonces se sentaba a los niños sobre la lápida, y cuando cayese la noche, el vampiro seguiría invariablemente el rastro dejado por el aroma de los infantes. Esta creencia está muy bien descripta en la novela de Ann Rice, Interview with a vampire. Algunos folkloristas sostienen que las lápidas en un principio no eran para llevar inscripciones que ilustren sobre la vida pasada del difunto, sino como un método para impedir que los vampiros se alcen de sus tumbas. Existen otros métodos, acaso más modernos, para atraer a los vampiros; los cuales consisten en aplicar al revés los métodos

tradicionales para alejarlos. Por ejemplo: Así como los vampiros aborrecen el ajo, adoran el aroma de las amapolas, razón de más para utilizarlas en caso de intentarconvocar a un vampiro, o a cualquier otra entidad nocturna. En los mitos del este de Europa, encontramos muy pocos remedios tradicionales para convocar a los vampiros, ya que en esa zona, losvampiros suelen ser bastante poco agradables y de existencia miserable. Voltaire solía burlarse de esto, diciendo que la creencia en vampiros es proporcional a la ignorancia de los pueblos que profesan su fe. Pero en la iluminada cultura de la Europa de Voltaire, también se agitaba el gérmen del vampirismo, el cual adquiría muchas e incongruentes formas. Las leyendas fueron ganando en sutilezas, en pequeñas contradicciones que aumentaron lentamente la creencia en los vampiros. Se empezó a creer que los vampiros pueden ingresar en una habitación sólo cuando la víctima lo permitía, conscientemente o no. Veamos algunas formas en las que un vampiro podía hacerse presente en el lecho de una dama: No era necesaria la ausencia de objetos religiosos; ya que los vampiros no temen ningún símbolo en presencia de personas frívolas, sólo los aborrecen cuando las cruces y relicarios sirven como armas en manos de hombres de intensa fe. Las rosas, en cambio, producen en los vampiros un fuerte rechazo, especialmente las blancas. Tampoco es recomendable tener un recipiente con agua en la habitación, particularmente cerca del lecho, ya que los vampiros no pueden cruzar ningún límite marcado con agua; y esto funciona, dentro de la leyenda claro, tanto para los ríos, como para un simple vaso con agua. Es importante destacar, que una vez que el vampiro se ha hecho

presente en la solitaria habitación, tanto la ignota dama como el vampiro son igualmente responsables por el bienestar del otro. Nos explicamos: Así como un vampiro necesita una invitación para hacerse presente en una casa, también necesita de una autorización para abandonarla. Motivo por el cual, los vampiros suelen alimentarse visitando el cuarto de sus desdichadas amantes, pero jamás les dan muerte dentro de aquellos límites; ya que sin la autorización de la víctima, el vampiro no podrá abandonar el lugar. Es entonces que la mujer y el vampiro deben complementarse: él leerá sus deseos más recónditos, incluso aquellos de los cuales la mujer no es enteramente consciente, y saciará todos sus apetitos a medida que la vida va derramándose sobre las sábanas. Ella le ofrecerá el cáliz de su cuello palpitante; se irá diluyendo entre sus lascivos abrazos; pero el placer será apenas una anticipación, jamás terminará de consumarse, y cuando lasombra del vampiro abandone la habitación, nuestra desconocida Dama creerá haber tenido un sueño espantoso, sentirá sobre sus labios los ecos de un beso frío, helado como la tumba; su cuerpo temblará, sus lívidos dedos recordaran la textura etérea de un cuerpo masculino. No recordará el rostro de su siniestro visitante. La noche será como una pesadilla agitándose en aquel rincón de la mente al que no podemos acceder. ¿Sucedió aquello?, se preguntará. La imaginamos debatiéndose al intentar conciliar el sueño, la mente atribulada por las dudas, y por el horror. La habitación parece cerrarse sobre ella; las paredes bañadas en sombras, las cortinas danzando suavemente con la brisa nocturna. La soñamos acariciando la lubricidad de su sexo en las tinieblas; intentando recordar un momento que acaso jamás tuvo lugar. Entonces verá, sobre la blanca palidez de las sábanas, una diminuta perla

púrpura, la joya roja de sus venas; y ya no habrán más dudas. No sabemos si nuestra imaginada doncella volverá a dormir con las ventanas abiertas, aunque sospechamos que sí. Como Matar a un Vampiro. Se debe atravesar el cuerpo del vampiro con una estaca de modo que se clave en la tierra para asegurarlo a la tumba. La estaca debe ser de un rosal silvestre, álamo o fresno. En algunas zonas se prefería un hierro al rojo en lugar de madera. Se debería quemar el cuerpo o al menos enterrarlo en un cruce de caminos. Si no se encuentra pronto al vampiro, sus primeras víctimas serán sus familiares cercanos, luego prosigue con sus vecinos y demás habitantes del pueblo. Recordemos que esto es así porque los vampiros no pueden en principio alejarse demasiado de sus sepulcros ya que deben retornar a su morada con las primeras luces del alba. Si el vampiro logra escapar de una emboscada existe el riesgo de que suba a lo alto del campanario, y grite el nombre de los cazadores, quienes morirán inevitablemente. En determinados sitios, el monstruo hace sonar el toque de los difuntos, y todos los que lo escuchan mueren instantáneamente en el lugar que estén. Si no se lo mata en los primeros siete años de vidavampírica, el engendro adquirirá renovados poderes, trayendo aún más ruina y desolación. Existía también un método no carente de artificios para matar a una de estas criaturas; consiste en dejar en el ataúd de quien se sospecha que podría volver de la muerte un manojo de sogas entrelazadas con cientos de nudos. Si el muerto se despierta a su nueva vida nocturna encontrará el irresistible impulso de desanudar la madeja, pasará largos y amargos días intentando en vano hasta que finalmente se consumirá.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->