P. 1
Giacomo y Verónica

Giacomo y Verónica

|Views: 7|Likes:
Publicado porMarion Nette

More info:

Published by: Marion Nette on Oct 11, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/27/2015

pdf

text

original

Giacomo  y  Verónica    

Jugador:  Mikel  G.  Elzaurdia   Crónica:  Noches  de  Gehena.  Vampire:  la  Mascarada.   Clan:  Toreador   Conducta:  Director   Naturaleza:  Visionario   Generación:  11ª  
1     Despuntaba   el   alba   entre   luces   rosadas   y   anaranjadas   que   sorprendieron   a   Giacomo   escribiendo   con   su   antigua   máquina   Olivetti   y   añadiendo   o   emborronando   de   tinta   los   papeles   con   su   estilográfica   Mont   Blanc   cortesía   de   su   padre.   Durante   un   segundo   frunció   el   ceño   cansado  y  desubicado,  sin  embargo  pronto  volvió  a  la  realidad.     Miró  hacia  atrás  y  sonrió  al  ver  en  una  postura  extraña  y  retorcida  pero  no  carente  de  belleza  a   esa   madrileña   que   inexplicablemente   se   había   conseguido   meter   profundamente   en   su   corazón.   Verónica.   Aquella   joven,   que   apenas   contaba   las   veinte   primaveras   había   sido   para   el   maduro   escritor   de   treinta   años   como   una   bomba,   la   mujer   era   vital   y   sanguínea,   extremadamente  apasionada,  con  un  gusto  por  el  sexo  y  el  arte  peculiar,  casi  obsesivo,  pero   eso  a  Giacomo  le  agradaba.   Por   un   segundo   miró   el   vaso   que   había   dejado   al   lado   de   la   máquina   de   escribir,   aún   burbujeaba   la   tónica   que   estaba   adecuadamente   mezclada   con   bourbon.   Volvió   a   esbozar   una   sonrisa   y   con   total   tranquilidad   tomó   el   vaso   y   bebió   un   largo   trago.   Casi   lo   dejó   vacío.   Acto   seguido  tomó  un  cigarro  y  lo  prendió,  se  reclinó  sobre  la  silla  y  tal  y  como  si  fuese  un  extraño   ritual  dejó  que  el  humo  le  embriagase  y  envolviese  quedándose  casi  extasiado  al  verlo  flotar   por  la  ya  de  por  sí  cargada  atmósfera.   Cuando   él   empezó   a   fumar   no   lo   había   hecho   por   hacerse   el   hombre.   No   necesitaba   fumar   para   atraer   a   las   mujeres,   su   labia   ya   le   daba   todas   las   que   precisaba.   Tampoco   lo   hizo   por   presión  social,  ni  por  encajar.  Él  lo  hizo  por  el  humo.  Así  era  como  era  Giacomo,  sibarita,  si  algo   le  gustaba  lo  cogía  y  así  lo  hizo  con  los  cigarrillos,  para  poseer  el  humo  y  sus  figuras.   No   fumaba   demasiado,   sólo   cuando   se   aburría   o   quería   entretenerse   con   aquellas   figuras   estrambóticas  que  creaba  el  tabaco,  pero  esa  noche  lo  hacía  por  estrés.     Hacía   un   año   su   vida   era   muy   diferente,   con   veintinueve   años   y   tres   carreras   consiguió   una   plaza  en  uno  de  los  institutos  más  prestigiosos  de  Livorno,  sin  embargo  él  no  quería  quedarse   allí,   veía   eso   como   un   trabajo   de   paso   y   así   lo   tomó.   Mientras   escribía   ‘’Los   amores   rotos’’   enseñaba,  pero  una  vez  su  novela  estuvo  en  el  mercado  y  le  dio  pingües  beneficios  abandonó   la   enseñanza   y   se   dedicó   a   vivir   del   cuento.   De   vez   en   cuando   escribía   algún   artículo   en   una   revista,  iba  a  firmas  de  libros,  se  dejaba  ver  en  fiestas,  tertulias  y  todo  tipo  de  actos  que  él  veía  

más   que   como   un   placer   como   un   pequeño   precio   a   pagar   por   su   éxito   y   por   el   amor   a   ser   escritor.   Sin   embargo   no   podía   mantener   ese   estilo   de   vida   siempre   e   indefinidamente,   con   lo   cual   buscó   otras   maneras   de   alargar   su   acomodada   posición   lo   máximo   posible.   Primero   intentó   lucir   su   novela   en   la   gran   pantalla,   buscó   en   Italia,   sin   embargo   ningún   director   se   atrevió   a   meter  mano  a  su  trabajo  y  dado  su  poco  éxito  decidió  buscar  en  España,  cine  que  siempre  le   había  agradado  ya  fuese  de  las  pésimas  comedias  hasta  los  pesados  dramas  tenía  algo  que  a  él,   personalmente,  le  llamaba  la  atención.   Tampoco  consiguió  nada,  sin  embargo  dado  el  fulgurante  éxito  de  su  primera  novela  publicada   con  la  editorial  italiana  Gran  Vía  las  ofertas  le  cayeron  desde  todas  las  editoriales  de  la  capital   española.   Al   final   acabó   comprando   un   piso   en   Madrid,   en   el   barrio   de   Alonso   Martínez   y   trabajando   desde   allí   para   mayor   comodidad.   Había   concretado   el   plazo   para   seis   meses   la   entrega  pero  no  lograba  que  ninguna  idea  buena  le  rondase  la  cabeza.   Aquella  mañana  se  había  rendido  a  la  evidencia.  Estaba  seco.  El  humo  no  consiguió  paliar  su   estrés   y   cada   minuto   que   pasaba   hacía   que   Giacomo   se   viese   inmerso   cada   vez   más   en   la   desesperación.  En  ese  momento  soltó  un  largo  suspiro  y  meneó  la  cabeza.  Apagó  el  cigarro  a   medio  consumir  y  apuró  el  vaso  de  bourbon  con  tónica.  Se  levantó  pesadamente  y  buscó  algo   sobre  el  escritorio  entre  los  desparramados  papeles.  Tomo  uno  de  esos  papeles  y  lo  sostuvo   delante  de  sus  ojos  durante  un  segundo,  lo  leyó  bien  y  se  sonrió  a  sí  mismo,  entonces  mientras   se   desabrochaba   los   botones   de   su   camisa   con   la   mano   derecha   se   dirigió   a   la   cama   y   dejando   caer  la  prenda  se  tumbó  atrás  de  Verónica  mientras  acariciaba  con  lentitud  la  piel  del  costado   de  la  muchacha  y  le  recitaba  unas  palabras  al  oído  con  lentitud.   -­‐Soy  vecino  de  la  tiniebla,   el  hijo  del  desarraigo  y  la  soledad,   Soy  la  voz  del  llanto   Y  la  desgracia.  Soy  la  eternidad.     Sombrío  y  desdichado.  Exiliado.   Arrebatado  del  calor  y  la  palabra.   Expulsado  de  lo  bueno   Y  adalid  de  la  maldad.     Soy  ese  páramo  que  oculta  la  sombra,   Soy  los  sueños  rotos.  El  corazón  cansado.   Y  todo  el  mal  que  en  ti  habita.     Soy  tu  otra  parte.  Tu  parte  oscura.   La  perversidad  que  te  acecha   Y  a  la  que  no  te  aventuras.     Soy  ése  que  cuando  lo  nombras  duele   Y  estremece  cuando  rompe  voluntades.   Soy  el  que  consigue  doblegar  gigantes   Y  el  que  derriba  a  los  dioses.      

Soy  el  amor.     Si  algún  día  te  me  encuentras  por  la  calle   Huye  y  no  mires  atrás,  si  lo  haces   No  te  dejaré  escapar   Y  todo,   Tu  vida,     Tus  sueños     No  volverán  a  estar.     La  joven  mujer  respiró  profundamente  en  los  primeros  versos  y  sonrió  durante  un  instante  y   acto   seguido   se   volteó   para   mirar   a   Giacomo.   –   Insensata-­‐   susurró   este-­‐   has   mirado   hacia   atrás.-­‐  Ella  se  rió  ante  esto  y  sonrió  clavando  sus  ojos  negros  e  intensos  en  los  del  escritor  –   Entonces   es   tarde   para   huir-­‐   replicó   ella   –   Lo   es-­‐   apostilló   él   –   estás   loca-­‐   sugirió   y   ella   se   acercó   a   él   más   y   le   depositó   un   suave   beso   sobre   los   labios   para   después   dejar   escapar   en   un   perfecto   italiano   una   palabra   –   forse.*-­‐   esto   hizo   sonreír   al   hombre   que   se   deslizó   sobre   Verónica   con   suavidad   a   la   vez   que   comenzaba   a   besarla   de   nuevo   y   más   profundamente.   Como  en  un  juego  se  incorporó  y  sonrió  sólo  para  poder  observarla  mejor.  Le  gustaba  tomarse   su  tiempo  para  disfrutar  de  la  belleza.  Con  un  movimiento  retiró  la  exigua  sábana  de  cubría  el   cuerpo  de  la  joven  parcialmente  y  admiró  sus  senos.  No  eran  demasiado  grandes  ni  demasiado   pequeños  pero  eran  firmes  y  redondeados,  tenían  una  textura  suave  y  parecían  casi  dulces  al   gusto,  sólo  con  la  vista  podía  percibir  su  sabor.  Los  pezones  eran  de  un  color  rosa  fuerte,  casi   anaranjado,   un   color   delicado   que   no   sabía   bien   como   definir   pero   que   por   su   rareza   no   podía   quitárselo  de  la  cabeza.  Pasó  sus  manos  sobre  aquellos  senos  masajeándolos  y  analizándolos.   Sin  embargo  su  mirada  se  detuvo  en  los  ojos  grandes  y  negros  de  la  joven  los  cuales  parecían   poder   penetrarle   hasta   dentro   de   la   misma   alma.   Sonrió   y   se   inclinó   sobre   ella   para   poder   besarla  mejor,  sin  embargo  ella  se  apartó  y  con  el  mismo  juego  comenzó  a  besarle  el  cuello.   Este   se   rió   y   con   un   brusco   movimiento   se   giró   hasta   lograr   tener   a   la   mujer   encima,   esta   estaba   riéndose   también,   sentada   a   horcajadas   acariciaba   el   pecho   de   Giacomo   como   leyendo   su  piel,  sin  embargo  no  retiraba  sus  ojos  de  los  de  él,  como  retándole.     Giacomo  trató  de  incorporarse,  sin  embargo  la  mano  de  ella  se  lo  impidió.  Ella  había  tomado  el   mando   ahora   y   eso   no   le   desagradaba   totalmente.   Desde   aquella   posición   privilegiada   podía   controlar  y  ver  todo  el  torso  de  ella  erguido  majestuosamente  sobre  su  pelvis.  Podía  de  este   modo   admirar   sus   curvas,   y   sentir   como   reposaba   todo   su   peso   sobre   sus   caderas.   El   sólo   pensar   que   tenía   sobre   su   miembro,   aún   cubierto,   el   sexo   ardiente   de   ella   le   excitaba   completamente.     Ella  encorvó  su  espalda  para  poder  besar  los  labios  de  él  sosegadamente,  su  pelo  largo  y  lacio   le   caía   a   los   lados   de   la   cabeza     cubriendo   a   ambos   como   un   velo   marrón.   Los   besos   de   ella   eran  tímidos,  pausados,  lentamente  bajaba  y  cada  vez  iba  recorriendo  más  el  cuerpo  de  aquél   hombre,   al   mismo   tiempo   sus   manos   palpaban   los   músculos   de   sus   hombros.   Giacomo   se   sonrió  por  un  momento,  él  ya  sabía  que  iba  a  hacer  y  eso    cada  vez  le  incitaba  más  e  inflamaba   su  erección.  Verónica  comenzó  a  besarle  el  pecho,  cada  vez  descendía  más,  por  un  momento   se  entretuvo  con  uno  de  sus  pezones,  lo  lamió  y  dejó  que  se  pusiera  duro  antes  de  asestarle  un   juguetón   bocado   que   hizo   que   Giacomo   lanzase   un   suspiro   lastimero   aunque   cargado   de   placer.  Siguió  su  camino  con  besos,  delineó  el  ombligo  del  hombre  con  la  punta  de  su  lengua   esto  le  hizo  sentir  al  escritor  un  breve  e  intenso  cosquilleo  en  el  estómago.  Como  si  todas  sus   terminaciones   nerviosas   transmitiesen   un   latigazo   eléctrico   al   mismo   tiempo   que   hicieron   contraerse   todos   los   músculos   de   su   estómago   a   la   vez   haciéndole   sentir   un   placer   indescriptible.      

Por   fin   ella   se   desplazó   un   poco   hacia   abajo   y   comenzó   a   masajearle   la   entrepierna   con   ambas   manos   notando   la   dureza   de   su   miembro.   Con   un   apetito   insaciable   abrió   el   pantalón   de   su   pareja  e  introdujo  las  manos  para  extraer  de  entre  las  prendas  el  vigoroso  pene  del  hombre.   No  se  demoró  mucho,  unos  besos  en  el  prepucio  y  después  lo  introdujo  de  pronto  en  su  boca   comenzando  una  suave  succión  y  un  vaivén  de  su  cabeza.     Giacomo   sintió   cómo   el   calor   y   la   humedad   de   su   compañera   ocupaban   todo   su   cuerpo,   sus   manos   se   aferraban   al   cabello   castaño   de   ella   como   si   fuera   un   náufrago   en   una   tormenta.   Zozobraba  cada  vez  que  la  lengua  de  ella  o  sus  dientes  trastocaba  su  miembro  sintiendo  aún   más  placer,  sin  embargo  era  consciente  de  que  aquello  acababa  de  empezar.     Tras  unos  minutos  que  a  Giacomo  se  le  tornaron  segundos  ella  se  separó  de  su  presa  y  lo  liberó   de   sus   manos,   aún   sin   dejar   a   Giacomo   moverse   se   volvió   a   sentar   a   horcajadas   sobre   él  –   Hoy   me  toca  a  mí  hacer  el  trabajo.  Caro*-­‐  declaró  ella,  él  sonrió  y  le  dio  una  pequeña  palmada  en   sus   nalgas   duras   y   torneadas.   De   pronto   ella   se   dejó   caer   sobre   él   y   comenzó   a   moverse   lentamente,  el  pene  de  Giacomo  pese  a  no  haberse  colocado  de  primeras  se  introdujo  poco  a   poco   dentro   de   ella   como   hipnotizado   por   el   movimiento   de   las   caderas   de   la   mujer.   Sintió   entonces   más   calor   que   en   su   boca   y   mayor   humedad,   sintió   como   le   presionaba   con   las   paredes   vaginales   su   sexo   y   le   hacía   enloquecer,   aquella   mujer,   aquella   joven   diez   años   menor   que   él   cada   vez   le   enamoraba   más   y   eso   le   agradaba   a   la   par   que   le   hacía   pensar   en   lo   extraño   que   es   el   amor   a   veces.   Sin   embargo   en   esa   ocasión   no   podía   usar   bien   su   cabeza   dado   que   su   sangre  se  estaba  cada  vez  más  juntándose  en  otra  zona  de  su  cuerpo  muy  distinta.  Cada  vez   que  ella  movía  su  cadera  él  acompasaba  otro  movimiento,  no  podía  estarse  quieto  y  él  percibía   además   que   a   su   compañera   no   le   desagradaba   eso,   más   bien   le   gustaba   y   le   hacía   gemir.   Durante  unos  segundos  se  trató  de  imaginar  cómo  debía  sentirse  ella  si  bien  no  llego  a  poder   comprenderlo  totalmente  sí  que  supuso  que  a  ella  le  gustaba  dado  que  cada  vez  notaba  más   húmeda  y  comprimida  aquella  zona  de  su  feminidad.     El   sol   ya   estaba   en   el   culmen   cuando   despertaron,   habían   estado   varias   horas   haciendo   el   amor   y   ambos   habían   caído   rendidos   a   las   nueve   de   la   mañana.   Aun   así   Giacomo   se   notaba   cansado  dado  que  él  apenas  había  dormido  en  toda  la  noche  y  notaba  la  ausencia  de  sueño.   Ella   sí   que   había   dormido   bien   y   se   lo   demostró   levantándose   como   una   saeta,   alegre   y   vivaracha  como  siempre.  Fulgurante  se  metió  en  la  ducha,  sin  embargo  él  se  quedó  en  la  cama   mirando   la   nada   y   pensando   en   qué   podía   escribir.   No   se   le   ocurría   nada   y   el   tiempo   se   le   echaba   encima   cada   vez   más.   No   quería   decírselo   a   ella   dado   que   sabía   que   ella   sí   que   se   preocuparía,  sin  embargo  no  podía  evitar  fruncir  a  veces  el  ceño.       Suspiró  y  cerró  los  ojos  notando  como  sus  sienes  le  palpitaban  debido  al  dolor  de  cabeza  que   da   no   haber   dormido.   De   pronto   escuchó   en   su   cabeza   una   voz   que   le   llamaba,   una   que   no   había  oído  nunca,  una  que  susurraba  su  nombre  y  le  atraía.  De  pronto  se  vio  transportado  a  un   lugar   onírico   donde   una   mujer   de   larga   cabellera   rojiza   le   esperaba   sonriéndole   mirándole   con   dos  grandes  ojos  verdes  que  eran  como  dos  esmeraldas  talladas  y  situadas  en  las  cuencas  de   una   estatua.   La   mujer   se   le   acercó   cómo   si   le   conociese   de   toda   la   vida,   él   supo   que   la   conocía   pero  no  recordaba  su  nombre.     Todo   a   su   alrededor   era   brumoso   y   oscuro   y   sólo   una   tenue   luz   envolvía   a   ambos.   La   mujer   pelirroja   le   acariciaba   la   cara   y   él   se   dejaba   hacer,   no   sabía   que   decir   ni   exactamente   qué   hacer,   por   ello   sólo   se   dejaba   acariciar.   De   pronto   la   mujer   sonrió   y   comenzó   a   hablarle,   al   principio  no  comprendía  nada  pero  después  de  unos  segundos  calló  en  la  cuenta  que  la  joven   estaba   hablando   en   un   perfectísimo   castellano,   sin   ningún   tipo   de   acento   regional   ni   de   incorrecciones  que  él  tanto  odiaba  tanto  en  su  lengua  natal  como  en  su  lengua  adoptiva.    

-­‐Giacomo  –susurró  ella  –  Me  da  tanto  gusto  conocerte  por  fin-­‐  sonrió  con  levedad    a  la  vez  que   se   acercaba   un   tanto   a   él   situando   ahora   sus   blancas   manos   en   el   pecho   del   hombre-­‐   He   estado  tanto  tiempo  detrás  de  ti  que  ya  ni  recuerdo  el  día  que  empecé  a  seguir  tus  pasos-­‐  El   frunció   el   ceño   extrañado   -­‐   ¿Mis   pasos?-­‐   preguntó   –   Sí,   desde   el   día   que   ingresaste   en   la   universidad  supe  que  triunfarías,  que  serías  alguien  importante  y  bello  en  todo  el  significado   de  la  palabra-­‐  la  dama  sonrió  mientras  le  miraba  directamente  con  esos  ojos  grandes  y  verdes.   Él  no  sabía  a  qué  se  refería,  sin  embargo  el  embrujo  de  esos  ojos  era  tal  que  no  se  atrevió  a   contestar  ni  a  preguntar  nada  –  Giacomo,  prométeme  que  te  unirás  a  los  míos,  dime  por  favor,   que  serás  para  mí  y  te  prometo  que  nunca  te  faltará  de  nada-­‐  susurró  ella  suplicante  a  la  par   que  le  miraba  de  la  misma  forma  con  aquellos  ojazos,  este  no  supo  qué  decir,  que  hacer,  que   responder,  cómo  reaccionar,  estaba  confuso.       De   pronto   abrió   los   ojos,   la   luz   le   cegó   repentinamente.   Al   poder   ver   de   nuevo   se   encontró   en   su   cuarto,   no   sabía   exactamente   qué   hora   era   pero   era   obvio   que   ya   no   era   medio   día.   Miró   el   reloj  y  vio  con  sorpresa  que  eran  casi  las  cuatro  de  la  tarde,  bajo  el  despertador  se  encontró   una   nota   de   Verónica   diciendo   que   iba   a   la   facultad.   Ella   estudiaba   Historia.   Se   incorporó   y   sacudió   su   cabeza,   aquél   extraño   sueño   le   había   dejado   mareado   y   confuso,   sin   embargo   no   le   dio  más  importancia,  simplemente  se  levantó  y  se  estiró  un  poco,  arregló  lo  más  que  pudo  la   cama  estirando  las  sábanas  y  arreglando  y  mullendo  las  almohadas.  Tras  eso  comió  algo  y  se   duchó,   la   ducha   fue   larga     y   placentera,   el   agua   caliente   caía   sobre   su   cuerpo   y     le   iba   sacando   poco  a  poco  de  su  sopor.  Tras  ducharse  se  vistió  con  un  traje  de  chaqueta  de  su  marca  fetiche:   Armani,  aunque  también  le  gustaba  lucir  trajes  a  medida.  Se  calzó  sus  zapatos  de  cuero,  que   aunque  sin  marca  estaban  comprados  en  Verona  y  le  traían  muchos  recuerdos  de  su  juventud.       Salió   a   la   calle   y   se   encaminó   bajando   por   Génova   hacia   Colón   donde   tomó   el   paseo   de   Recoletos   en   dirección   a   Cibeles.   En   menos   de   cinco   minutos   llegó   al   café   Gijón,   se   sonrió   y   entró   en   él.   Al   entrar   se   encontró   con   esa   decoración   tan   clásica   y   aun   así   tan   atrayente.   Quizás   el   haber   sido   lugar   de   reunión   de   los   grandes   pensadores   y   artistas   españoles   desde   hacía  casi  cien  años  le  daba  ese  atractivo  tan  retro  y  a  la  vez  tan  bello.     Se  sentó  en  una  mesa  al  lado  de  una  de  las  grandes  cristaleras  y  pidió  un  capuchino,  también   pidió   un   periódico   del   día   y   le   dio   al   camarero   una   propina   extra   por   traérselo.   Al   recibir   su   café   también   recibió   el   periódico.   Con   sosegada   pausa   se   dispuso   a   leer,   sin   embargo   algo   llamó  un  momento  su  atención  fuera  del  local,  una  mujer  pelirroja  estaba  sentada  en  la  terraza   del  Gijón,  en  el  boulevard  que  está  justo  enfrente  del  café.  Su  corazón  dio  un  repentino  vuelco.   Cerró  el  periódico  y  apuró  su  café,  pagó  la  cuenta  y  salió  de  allí  apresurado,  fue  al  encuentro   de  la  dama,  sin  embargo  al  llegar  allí  ella  ya  no  estaba.     Frunció  el  ceño  desorientado,  suspiró  y  se  sacudió  la  cabeza  sonriendo  y  llamándose  tonto  por   haber  caído  en  el  juego  de  su  propia  mente.  Paseó  entonces  por  el  boulevard  calmadamente   en   dirección   hacia   Cibeles,   de   pronto   su   móvil   comenzó   a   vibrar,   dado   que   él   odiaba   que   sonase  siempre  lo  llevaba  en  vibración.  Rápidamente  contestó.     -­‐¿Diga?-­‐  dijo  Giacomo  con  su  habitual  tono  pausado  de  siempre.  Nadie  le  contestó.  -­‐¿Dígame?-­‐   volvió  a  insistir  tratando  de  enfatizar  la  comunicación,  sin  embargo  nadie  le  contestó.  Frunció   el  ceño  y  se  apartó  el  teléfono  de  la  oreja  para  mirarlo,  vio  en  la  pantalla  un  extraño  número   de  doce  dígitos,  uno  que  no  había  visto  nunca  antes,  entonces,  lentamente,  se  volvió  a  acercar   el   teléfono   a   la   oreja   –Giacomo   Andrea   Donato,   nacido   en   Verona   un   diez   de   agosto   de   mil   novecientos  setenta  y  nueve-­‐  susurró  una  voz  femenina  al  otro  lado  del  aparato  –  Italiano  de   nacimiento  y  se  considera  español  de  adopción.  Estudió  en  la  universidad  de  Verona  Filosofía  e   Historia  y  después  se  licenció  en  Historia  del  Arte  en  la  universidad  de  Bolonia-­‐  Giacomo  se  vio   sorprendido  por  tal  aluvión  de  información,  durante  un  segundo  quiso  pensar  que  se  dirigía  la  

mujer   del   teléfono   a   otro   que   no   era   él,   sin   embargo   era   obvio   que   esa   persona   estaba   enumerando  su  vida  a  grandes  rasgos.     No   sabía   bien   por   qué   pero   la   voz   de   aquella   persona   le   resultaba   familiar,   demasiado   familiar   y   reciente,   sin   embargo   tras   un   momento   de   zozobra   se   repuso   y   respiró   hondo   –Sí   yo   soy   Giacomo   ¿Con   quién   tengo   el   gusto   de   hablar?-­‐   respondió   en   un   perfecto   español   aunque   con   un  marcado  acento.  –  Chico  curioso,  te  lo  diré,  en  un  futuro  lo  sabrás,  pero  por  hoy  te  dejo  con   la   intriga.-­‐   Y   tras   esa   declaración   sonó   el   enfurecedor   sonido   del   teléfono   comunicando.   Giacomo   se   había   quedado   completamente   blanco.   ¿Quién   era   aquella   mujer?¿Qué   quería?¿Tenía  algo  que  ver  con  la  mujer  pelirroja  de  su  sueño?  Debía  ver  a  Verónica  lo  antes   posible  y  explicarle  todo  aquello.  Pero  todo  era  tan  confuso.       Por   ese   día   decidió   que   ya   estaba   bien   de   calle,   guardó   el   teléfono,   dio   media   vuelta   y   se   dirigió  de  nuevo  hacia  Alonso  Martínez.       Al   llegar   a   su   ático   se   quitó   la   chaqueta   del   traje   y   la   dejó   perfectamente   colgada   en   una   percha,   se   aflojó   la   camisa   y   dejó   su   móvil   al   lado   de   la   máquina   de   escribir.   El   piso   estaba   desordenado   así   que   se   dedicó   a   recoger   los   trastos   del   suelo   y   lavar   los   platos   de   la   noche   anterior.   En   Verona   su   madre   le   había   enseñado   a   ser   un   chico   responsable   y   no   quería   descuidarse  totalmente,  además,  de  esa  forma  lograba  abstraerse  de  los  extraños  sucesos  que   habían   tenido   lugar   a   penas   una   hora   antes.   Cuando   terminó   de   fregar   el   último   vaso   se   sentó   delante  de  su  Olivetti.  Analizó  las  últimas  notas  de  sus  escritos  y  galeradas  y  frunció  el  ceño.   Trató  de  concentrarse  sobre  las  letras  pero  no  logró  nada.  El  papel  seguía  en  blanco  y  él  era   incapaz  de  mancharlo.  Suspiró  por  un  momento  y  extrajo  el  paquete  de  tabaco  del  bolsillo  de   su  pantalón.  Lo  encendió  con  un  encendedor  tipo  ‘’Zippo’’  plateado  y  hecho  su  cabeza  hacia   atrás.     Con  expresión  aburrida  y  atolondrada  veía  como  las  volutas  de  humo  iban  ocupando  el  aire  del   ambiente,   como   poco   a   poco   iban   ocupándolo   todo   como   hipnóticas   a   la   par   que   bellas   y   volátiles.  Su  respiración  las  movía,  eso  le  hizo  sonreír.  Pensó  que  por  primera  vez  en  todo  el  día   tenía   el   dominio   de   algo,   aunque   fuese   del   humo   de   su   cigarrillo.   Volvió   a   darle   otra   larga   calada  y  exhalo  el  humo  por  su  nariz,  dejó  que  este  subiese  lentamente  sin  perturbarle  para   nada   frente   a   sus   ojos,   entonces   arrimó   un   cenicero   y   apagó   el   cigarro,   se   quedó   un   momento   pensando   mientras   miraba   el   humo   que   desprendía   el   agónico   filtro   y   se   permitió   cerrar   los   ojos.     Al  abrir  los  ojos  se  encontró  rodeado  de  humo  por  todas  partes,  saltó  sobresaltado  de  la  silla  y   corrió   palpando   las   paredes   con   las   manos,   lo   primero   que   se   le   vino   a   la   cabeza   fue   que   se   había   quedado   dormido   con   el   cigarrillo   y   había   prendido   fuego   al   edificio   pero   después   recordó   haberlo   apagado.   Todo   era   confuso   y   mareante.   Corrió   y   corrió   desorientado,   las   paredes   desaparecieron,   la   silla   y   el   escritorio   tampoco   estaban,   sólo   había   humo   por   todos   lados.  Era  una  densa  bruma  como  en  forma  de  niebla  que  lo  cubría  todo  de  un  blanco  espeso  y   ominoso.  A  penas  podía  ver  más  allá  de  sus  propias  narices.     Giacomo   se   movía   hacia   todas   partes,   por   fin   tuvo   la   sensación   de   llegar   a   alguna   parte,   era   como  si  la  niebla  se  difuminase  repentinamente  y  dejase  espacio  para  una  mesa  y  dos  sillas.  La   mesa   parecía   de   algún   tipo   de   restaurante,   era   elegante   y   tenía   un   mantel   de   hilo   fino   con   bordados   de   flores   en   seda   y   brocados   con   hilo   de   oro   muy   fino.   Sobre   la   mesa   había   un   candelabro   de   plata   con   tres   velas   encendidas   lo   suficientemente   menudo   como   para   no   molestar   a   dos   personas   que   se   sentasen   enfrente.   Había   también   dos   platos   y   dos   copas   servidas   con   un   líquido   rojizo   que   a   primera   vista   parecía   vino   si   bien   parecía   manchar   las  

paredes   del   cristal   de   diferente   manera.   También   había   cubiertos   de   plata,   como   para   un   banquete,  pero  no  había  servido  nada  en  los  platos.     Sin  saber  qué  más  hacer  se  sentó  en  una  de  las  sillas  y  miró  al  no  ver  a  ningún  otro  comensal   miró   a   los   lados   como   buscando   a   alguien   pero   tan   sólo   consiguió   ver   esa   espesa   niebla   que   lo   ocupaba   todo   menos   aquella   localización   donde   estaba.   Al   devolver   su   vista   al   frente   allí   estaba   la   mujer   del   pelo   rojo,   cómo   aparecida   de   la   nada   ahora   compartía   mesa   con   él   y   paladeaba  con  gusto  aquella  copa  con  ese  líquido  carmesí  tan  extraño.     Al  dejar  la  copa  sobre  la  mesa  la  mujer  le  dedicó  una  elegante  sonrisa  y  le  instó  a  beber  con   ella.  Este  dudó  en  un  principio,  pero  después  tomó  la  copa  y  dio  un  pequeño  sorbo.  Al  notar  el   sabor  de  aquél  líquido  primero  frunció  el  ceño,  al  encontrarse  con  tal  peculiar  gusto,  después   calló  en  la  cuenta  de  que  ya  lo  había  probado  antes.  El  sabor  metalizado  y  un  tanto  amargo  de   la   sangre.   Soltó   el   vaso   y   la   miró   con   ira,   sin   embargo,   por   alguna   razón   era   incapaz   de   levantarse  o  decir  nada.  Era  como  si  aquella  mujer  fuese  dueña  con  su  voluntad  de  todas  sus   acciones  y  él  no  podía  hacer  nada  para  oponerse.     -­‐Mi  dulce  Giacomo-­‐  susurró  ella  -­‐te  veo  tan  atribulado,  no  eres  capaz  de  escribir  esa  novela  y   eso  cada  vez  te  está  volviendo  más  paranoico-­‐  comentó  con  cierta  sorna  la  pelirroja  –Lo  veo  en   tu   aura,   ahora   mismo   estás   histérico.   Pero   puedo   ofrecerte   algo   Giacomo-­‐   susurró   ella   -­‐un   remedio   que   cura   todo   mal-­‐   apostilló   con   una   sonrisa   pícara   en   sus   labios   mientras   se   recargaba  sobre  la  mesa  –Ven  conmigo  y  serás  inmortal,  las  musas  no  se  atreverán  a  negarte   tus   caprichos,   tendrás   todo   el   tiempo   para   escribir   maravillas,   serás   eternamente   amado   y   eternamente   joven.   Amarás   y   te   amarán   y   por   todo   esto   tan   sólo   te   pido   una   cosa   mi   dulce   Giacomo-­‐  susurró  ella-­‐  Que  seas  mío-­‐     Giacomo  abrió  los  ojos  repentinamente,  desubicado  y  desorientado  miró  hacia  todos  lados  con   esperanza  de  encontrar  una  tabla  donde  agarrarse  en  medio  de  su  zozobra.  No  tardó  mucho   en  percatarse  que  estaba  en  su  ático,  en  su  habitación,  tampoco  tardó  demasiado  en  percibir   la  presencia  de  Verónica  leyendo  un  libro  junto  a  la  ventana,  apuraba  los  últimos  rayos  de  sol   primaveral.  Eran  las  siete  de  la  tarde.  Se  acercó  a  ella  tembloroso  y  se  sentó  en  el  quicio    que   estaba   convenientemente   tapizado   como   para   resultar   confortable,   ella   cerró   el   libro   y   le   miró   sonriente,  como  siempre  lo  hacía,  él  la  devolvió  la  mirada,  estaba  asustado,  pálido  y  se  frotaba   los   dedos   de   las   manos   con   los   pulgares,   manía   que   siempre   había   tenido   cuando   se   ponía   nervioso.   –Giacomo-­‐   dijo   ella   a   la   vez   que   se   inclinaba   sobre   él   –   Tienes   un   aspecto   terrible   caro  ¿te  pasa  algo?-­‐  preguntó  con  preocupación  a  la  vez  que  como  instintivamente  le  tocaba  la   frente  con  el  dorso  de  la  mano  –No,  no  sé-­‐  susurró  él  con  una  voz  trémula  y  entrecortada.  –   Últimamente   me   están   pasando   cosas   muy   extrañas   Verónica-­‐   dijo   mientras   se   acariciaba   la   nuca  con  su  diestra.  –  Esta  tarde  tuve  un  sueño  de  una  mujer  pelirroja  que  me  decía  que  me   uniese   a   ella,   después   me   pareció   verla   por   la   calle   y   ahora   he   vuelto   a   soñar   con   ella.   Me   ofrecía   la   inmortalidad   y   me   daba   a   beber   sangre.   Creo   que   me   estoy   volviendo   loco   cielo   –   explicó  él  lo  mejor  que  pudo,  ella  esbozó  una  leve  sonrisa  y  soltó  una  breve  carcajada  –  Cariño,   eso  es  estrés.  Llevas  días  enteros  sin  dormir  bien,  sólo  a  ratos.  Intentando  escribir.-­‐  comentó-­‐   sólo   necesitas   relajarte   y   descansar,   ya   verás   como   no   es   nada-­‐   con   suavidad   le   dio   una   pequeña  palmada  en  el  muslo,  depositó  un  leve  beso  en  sus  labios  y  siguió  leyendo  su  libro.       Giacomo  se  levantó  y  caminó  hasta  el  servicio.  Agradeció  en  mucho  las  palabras  de  Verónica,   no  lo  había  visto  desde  esa  perspectiva,  pero  ¿y  la  llamada?  Quizás  no  hubo  tal  llamada,  quizás   fueron  más  imaginaciones,  visiones  provocadas  por  el  estrés  y  el  poco  descanso.      

Se  lavó  la  cara  y  se  enjuagó  los  ojos,  se  empapó  después  el  pelo.  Le  ardía  y  le  dolía  la  cabeza.   Quizás   por   efecto   de   la   siesta,   el   sueño   por   la   tarde   era   siempre   tan   traicionero   que   no   se   atrevió  a  seguir  pensando  más  allá  de  eso.  Tras  empaparse  se  secó  con  una  toalla  dejándose  el   pelo  completamente  descolocado,  se  lo  peinó  con  los  dedos  y  se  dispuso  a  salir  del  cuarto  de   baño   cuando   repentinamente   escuchó   la   vibración   de   su   móvil   repiqueteando   contra   la   madera   del   escritorio.   Recorrió   la   estancia   en   pocas   zancadas   y   tomó   el   aparato   bajo   la   atenta   mirada  de  Verónica.  -­‐¿Diga?-­‐  contestó  -­‐¿Giacomo?-­‐  preguntó  alguien  al  otro  lado  del  aparato  –   Sí,  soy  yo  –  Apostilló  él  -­‐¡Giacomo!  Por  fin  contacto  contigo,  soy  Pedro  Valverde  Sanz,  no  sé  si   me   recuerdes,   ¡de   la   facultad   de   Bolonia!   –   Giacomo   se   quedó   sorprendido   después   de   escuchar   ese   nombre.   Sonrió   –   ¡Claro   que   me   acuerdo   de   ti!,   ¡cómo   iba   a   olvidarme!   –   declaró   con  rápidamente  mientras  caminaba  de  un  lado  para  otro  -­‐  ¿Qué  es  de  tu  vida  viejo  truhan?   Eras   el   único   capaz   de   levantarme   a   una   mujer.   ¡Nunca   te   lo   voy   a   perdonar   que   lo   sepas!   –   le   interrogó  mientras  se  reía  a  carcajadas  -­‐  ¡Pero  si  fuiste  tú  el  que  me  levantó  a  Chía  a  mi!-­‐  se  rió   el  otro  escandalosamente  –  Bueno,  bueno,  olvidemos  eso,  es  pasado,  ¿En  qué  puedo  ayudarte   después   de   tanto   tiempo?   –   le   preguntó   curioso   mostrando   un   poco   más   de   acento   de   lo   común   después   de   la   excitación   inicial   –   Pues   verás,   resulta   que   con   el   tiempo   y   con   mucho   esfuerzo  he  logrado  montar  un  negocio  que  ha  ido  creciendo.  No  sé  si  conozcas  la  cadena  de   papelerías   Stilography   –   comentó   –   Sí,   si   la   conozco,   no   sabía   que   fuese   tuya-­‐   apostilló   Giacomo  –  No  lo  era,  el  caso  es  que  mi  negocio  creció  tanto  que  la  compré  en  bolsa  y  ahora   necesito   hacer   un   poco   más   de   publicidad   para   esa   cadena.   Cuando   la   compré   sus   cuentas   estaban  a  cero  prácticamente  y  había  pensado  que  tú  me  puedes  ayudar  en  algo  con  eso  de   ser  un  gran  escritor  y  tal-­‐  Giacomo  se  pasó  la  lengua  por  los  labios  y  asintió  -­‐  ¿Y  qué  tipo  de   ayuda   necesitas?   Menos   económica   cualquier   cosa-­‐   sonrió   –   ¡Oh!   No   te   preocupes.   No   te   pediría  dinero,  en  todo  caso  te  lo  voy  a  dar.  Verás  había  pensado  que  para  darle  publicidad  lo   mejor   sería   montar   un   concurso   de   literatura.   Obviamente   claramente   amañado   para   que   ganases  tú.  La  gente  te  adora,  y  si  ganas  el  primer  premio  del  certamen  las  ventas  aumentarán   como  la  espuma  –   Le   explicó   Pedro   -­‐¡Grande!  Pedro  ¡Ti  amo!  ¡Ti  amo!  –   Expresó   Giacomo   con   suma   alegría   -­‐¿Entonces   te   gusta   la   idea?   –   le   preguntó   el   español   –¡Claro   que   sí!   Me   encanta,   me  encanta.  Me  acabas  de  sacar  de  un  apuro.  ¿Por  qué  no  me  mandas  las  bases  por  correo   mañana?   –   le   urgió   Giacomo   –   Claro.   Sólo   dime   dónde   vives-­‐   Giacomo   asintió   de   nuevo   y   miró   a   Verónica   sonriente   quien   le   miraba   sorprendida   –En   el   74   de   la   plaza   de   Alonso   Martínez.   Ático  –  Le  explicó  –  Bien,  bien,  mañana  mandaré  a  alguien  a  enviarte  el  folleto  con  las  bases.   Antes  de  nada,  gracias  a  ti.  Bueno  viejo,  he  de  seguir  trabajando,  así  que  nos  veremos  pronto.   Cuídate.-­‐  Se  despidió  –  ¡Claro!,  ¡ciao,  ciao!-­‐  apostilló  Giacomo  a  la  vez  que  colgaba  el  teléfono   y   se   dirigía   hacia   Verónica   sonriente.   Arrojó   el   aparato   sobre   el   escritorio   y   se   sentó   al   lado   de   la  joven  con  actitud  calmada  y  sosegada  como  si  todos  los  males  de  la  tarde  hubieran  pasado   de  pronto.  –  Cielo,  me  ha  llamado  un  amigo  de  la  universidad  y  me  ha  pedido  que  participe  en   el  certamen  que  celebrará  pronto  –  sonrió  él  mientras  le  explicaba,  ella  le  miraba  curiosa  sin   decir  una  palabra  –  Me  ha  dicho  que  ganaré  yo  dado  que  es  para  darle  publicidad  a  la  tienda   –   sonrió   mientras   se   acercaba   un   poco   a   ella   para   besarle   en   la   cara,   ella   sonrió   de   medio   lado   –   No  es  que  me  agrade  mucho  la  idea  Giacomo  –  susurró  esta  mientras  le  miraba  de  reojo  y  se   dejaba  besar  la  mejilla  –  No  creí  que  te  gustase  amañar  concursos  o  certámenes-­‐  se  quejó  pero   sin   revolverse   demasiado,   de   todos   modos   aquél   asunto   tampoco   era   tan   serio   como   para   comenzar   una   pelea   sin   motivo   –   Y   no   me   gusta.   Pero…-­‐   susurró   él   -­‐   ¿Pero   qué?-­‐   le   urgió   la   mujer  –Pero  últimamente  no  podía  escribir  nada,  no  encontraba  la  inspiración  para  cumplir  el  

los  plazos  de  la  editorial  y  tarde  o  temprano  me  iba  a  faltar  el  dinero.  Cara.  No  lo  haría  si  no   fuese   un   colchón   para   terminar   el   trabajo   para   Anaya   –   le   explicó   él   con   suma   delicadeza   mientras   pasaba   los   brazos   por   la   cintura   de   ella   quedando   parcialmente   tumbado   en   el   alfeizar   –   Entiendo   Giacomo,   me   lo   deberías   haber   dicho   antes   en   vez   de   habérmelo   ocultado-­‐   suspiró   ella   mientras   le   acariciaba   los   cabellos   lentamente   con   la   mano   izquierda   comprendiendo  que  con  aquél  concurso  amañado  él  se  había  quitado  todos  sus  problemas  de   un   plumazo   durante   un   tiempo   –Ahora   deja   de   preocuparte   y   bésame-­‐   le   inquirió   ella   sonriente  a  lo  que  él  accedió  sin  más.   Aquella   noche   hicieron   el   amor   como   pocas   veces   lo   habían   hecho   antes.   En   vez   de   ser   sosegados  y  juguetones  le  dieron  rienda  suelta  a  la  pasión,  sus  cuerpos  se  entrelazaron  en  un   abrazo  de  piel  y  músculo  y  el  olor  de  ambos  se  unió  creando  una  fragancia  que  ocupó  todo  el   dormitorio.  Giacomo  notaba  la  piel  de  ella  tersa,  le  acariciaba  las  caderas  con  las  manos.  Había   olvidado  completamente  los  problemas  de  la  tarde,  ahora  tenía  algo  mejor  que  hacer.   Aunque   todo   era   confuso   y   rápido   sabía   que   todo   aquello   le   gustaba.   Le   gustaban   los   fugaces   besos   de   la   mujer,   las   posturas   imposibles   que   describían   al   retorcerse   de   placer,   las   caricias   intensas,   los   huesos   de   ella   bajo   su   piel,   los   dientes   sobre   sus   pezones   o   sobre   su   pene   dejando   un   pequeño   bocado   de   forma   indiscreta.   Le   gustaba   el   olor   que   ella   desprendía.   Le   gustaba   aquella  intimidad  rosada  que  casi  parecía  tener  sabor  de  fresa.  La  paladeó  durante  un  instante   con  ambos  labios  como  si  besase  aquella  oquedad,  como  si  pretendiese  robar  su  esencia  con  la   boca.  Mientras  retiraba  sus  labios  su  lengua  salió  al  quite  a  ocupar  su  lugar  y  de  esa  forma,  con   un  movimiento  ascendente  logró  ocupar  toda  la  intimidad  de  la  joven  con  su  músculo  bucal.   Él  notaba  sus  gemidos,  notaba  su  placer,  su  sabor.  Todo  tan  intenso,  tan  agradable.  El  olor,  la   frescura  del  aroma  y  a  su  vez  su  pesadez  volvían  el  momento  embriagador.  Estaba  beodo  de   placer  y  volvió  al  ataque.  Esta  vez  reposó  su  boca  sobre  el  rasurado  pubis  de  su  amante,  y  fue   bajando,   beso   a   beso,   por   su   clítoris   y   por   sus   labios   hasta   casi   el   término   de   la   vagina.   Ora   retorcía  su  lengua,  ora  mordisqueaba  levemente  uno  de  sus  labios.  Ella  gemía  y  gemía  y  a  él   eso  le  gustaba.  De  pronto  él  la  notó  húmeda,  demasiado.  Tanto  que  se  irguió  para  mirarla  a  los   ojos.   Notó   como   ella   sonreía   empapada   en   sudor   y   correspondió   a   su   iniciativa   tendiéndose   sobre  ella  cual  largo  era.  Ahora  le  tocaba  a  él  mandar,  le  tocaba  embestir,  esta  vez  sería  él  el   cazador  y  ella  la  presa.   En  el  primer  lance  introdujo  lentamente  su  sexo  en  la  intimidad  de  la  mujer.  Esta  gritó  de  puro   placer,  él  tampoco  pudo  reprimir  un  gemido  al  notar  todo  el  calor,  la  humedad  y  la  presión  que   ella  le  otorgaba  en  su  masculinidad.  Era  como  si  se  derritiese  por  dentro  y  a  su  vez  él  notaba   como  era  totalmente  dura  y  sólida.  Vapor,  líquido,  sólido.  Todo  ello  en  un  mismo  punto.   La   besó,   ella   le   devolvió   el   beso.   Le   acarició   los   senos,   ella   le   apretó   las   nalgas.   Empujó,   ella   hizo   lo   mismo.   Gimió   y   ella   gritó   como   sólo   lo   hacía   cuando   llegaba   al   culmen.   Al   máximo   exponente  de  su  cuerpo.     Giacomo   gimoteó   cansado   y   ella   le   abrazó   por   el   cuello.   Mientras   le   besaba   sintió   como   su   pene   seguía   dentro   de   la   joven.   No   se   había   acabado.   Para   nada,   él   lo   sabía,   ella   seguía   apretándole.   Tentándole.   Sonrió   –   demone*-­‐   susurró   él   al   oído   de   ella   –   e   tu   il   mio   diavolo-­‐   apostillo  ella  y  volvió  a  presionar  el  miembro  de  él  que  aún  estaba  en  su  ser.  Él  la  correspondió   empujando.  

La   noche   les   sorprendió   en   la   cama.   Acababan   de   concluir   el   acto   y   ambos   estaban   cansados   y   sudorosos.   Ella   permanecía   abrazada   a   él,   con   su   brazo   derecho   reposando   en   su   torso,   su   cabeza  sobre  su  hombro  y  su  mano  que  acariciaba  su  pecho.  Él  mientras  daba  una  calada  a  su   cigarrillo.   Tenía   su   mirada   perdida   en   el   humo   y   por   primera   vez   en   aquel   largo     día   estaba   tranquilo  y  relajado.  Cómodo.   Se   acordó   fugazmente   de   sus   sueños,   de   la   llamada   de   aquella   tarde,   pero   lo   olvidó   rápidamente   al   percibir   un   movimiento   de   Verónica.   Se   había   dormido.   Sonrió   y   con   un   movimiento  la  colocó  su  negro  flequillo.     Pensó  en  ella  y  en  cómo  se  habían  conocido.  Acababa  de  llegar  a  Madrid  hacía  dos  días  y  lo   primero  que  había  hecho  fue    ir  a  conocer  la  Complutense.  Siempre  había  oído  hablar  de  esa   universidad   a   Pedro   y   a   otros   ‘’Erasmus’’   y   por   ello   en   cuanto   pudo   fue   allí   a   saciar   su   curiosidad.   Se  le  antojó  un  campus  como  muchos  otros.  Sólo  visitó  dos  facultades.  La  de  Filosofía  y  Letras   (Filosofía   I)   de   la   cual   elogió   las   bibliotecas   que   allí   había.   Unos   muchachos   que   estaban   sentados  en  el  suelo  vestidos  de  romanos,  con  túnica  y  sandalias  le  saludaron  al  grito  de  ave,  a   lo  que  él  correspondió  de  la  misma  guisa  con  su  característico  buen  humor.  Una  muchachita   sentada  en  el  grupo  le  lanzó  una  sonrisa,  é  le  respondió  con  otra,  pero  siguió  su  camino.   Después  de  haber  visitado  la  facultad  de  Filosofía  y  letras,  se  dirigió  a  la  de  Filosofía  II  que  era   también   la   facultad   de   Historia.   Volvió   a   quedarse   fascinado   con   la   cantidad   de   bibliotecas   y   el   ambiente  festivo  que  había  en  los  pasillos.   A   media   mañana   fue   a   la   cafetería   para   tomar   un   tentempié   ligero,   allí   era   la   comidilla   de   todas  las  jovencitas  que  pasaban  a  su  lado  y  le  miraba  casi  con  ojos  hambrientos  y  deseosos,   pero   él   las   veía   como   simples   chiquillas.   De   pronto   una   chica     de   piel   blanca   y   pelo   completamente   negro   se   sentó   a   su   lado   sin   previo   aviso   ni   invitación.   –Scusa-­‐   dijo   Giacomo   con  cierta  sorna  para  llamar  la  atención  de  ella  –  Voi  qualcosa?-­‐  preguntó  a  sabiendas  de  que   ella  no  iba  a  saber  responderle  –  I?-­‐  contestó  ella  -­‐  Voglio  solo  divertirsi-­‐  dijo  con  un  marcado   acento   español   pero   en   un   correcto   italiano   que   dejó   perplejo   a   Giacomo   al   haberse   visto   sorprendido.   –   No   sabía   que   habñase   mi   idioma-­‐   dijo   él   sonriéndola   con   picardía-­‐   es   lo   que   teneis  los  italianos,  creeis  saberlo  todo-­‐  replicó  ella-­‐  y  los  españoles  creeis  ser  los  mejores  de   todos-­‐   apostilló   él   con   la   simple   intención   de   molestar-­‐   vaya   ironía,   creia   que   los   italianos   pretendíais   lo   mismo-­‐   la   contundente   respuesta   de   la   chica   le   dejó   sin   palabras   –   Bueno   querida,   ¿quieres   un   café   o   algo?-­‐   se   rindió   él-­‐   Tu   nombre   también   estaría   bien-­‐   le   cortó   -­‐ Giacomo  Andrea  Donato-­‐  contestó  él,  la  chica  le  miró  con  fijeza  -­‐  ¿El  escritor?-­‐  preguntó  ella   sorprendida  –  El  mismo  ¿Y  tú?-­‐  la  interrogó  –  Verónica  Durán  –  fue  la  escueta  respuesta  de  la   mujer  –Creo  que  aceptaré  ese  café-­‐  sonrió  -­‐¿Y  algo  más?-­‐  preguntó  Giacomo  con  su  habitual   picardía   –   No   sé,   tendré   que   pensalor   seriamente-­‐   sonrió   ella   con   cierta   dulzura   mientras   le   devolvía  la  mirada.   Ya  habían  pasado  cuatro  meses  desde  entonces,  era  pleno  verano  y  se  notaba  el  calor  de  Julio.   Verónica  llevaba  viviendo  con  él  un  mes  y  medio,  el  mayor  problema  lo  pusieron,  al  principio,   sus   padres,   pero   tras   conocer   al   escritor   no   pusieron   muchas   más   pegas.   De   todos   modos   Verónica  se  pasaba  de  vez  en  cuando  por  su  casa  para  que  sus  estos  estuvieran  más  tranquilos.  

Como  buenos  suegros  que  eran,  solían  darle  de  vez  en  cuando  tappers  con  comida  para  que   ambos   estuvieran   bien   alimentados,   pero   Giacomo,   que   había   sido   siempre   un   soltero   empedernido   sabía   cocinar   perfectamente,   con   lo   cual   con   tapper   o   sin   él   estaban   perfectamente  alimentados.   Por  esa  noche  durmió  bien.  No  hubo  ningún  sueño  extraño,  los  días  siguientes  se  sucedieron   en  total  calma.  Su  vida  parecía  haber  vuelto  a  la  más  absoluta  normalidad.     2     Agosto  llegó  con  grandes  calores.  Verónica  se  había  ido  a  su  casa  de  la  playa  con  sus  padres  y   Giacomo  se  había  dedicado  a  escribir  esos  días.  Las  cosas  le  habían  ido  bien.  Había  avanzado   un   tanto   en   su   novela,   así   como   en   el   breve   poemario   que   tenía   que   escribir   para   su   amigo   Pedro.   El  día  diez,  su  móvil  no  paraba  de  sonar.  Era  su  cumpleaños  y  aunque  él  odiaba  esa  fecha  a  sus   familiares   y   amigos   lo   parecía   importarles   lo   que   él   tuviera   que   decir   al   respecto.   Todos   le   llamaban   para   felicitarle   y   saber   de   él   dado   que   desde   que   vivía   en   España   no   tenía   mucha   comunicación  con  Italia,  más  bien  es  que  odiaba  llamar  por  teléfono,  para  él  comunicarse  o  era   en   persona   o   no   era   nada.   Sin   embargo,   a   pesar   de   que   todos   le   habían   llamado,   incluido   pedro,   le   faltaba   por   recibir   la   llamada   que   él   juzgaba   como   más   importante,   la   llamada   de   Verónica.  No  había  tenido  señales  de  ella  desde  hacía  un  par  de  días  y  eso  estaba  empezando   a   preocuparle,   pero   sabiendo   que   ella   era   consciente   de   que   a   él  no   le   gusta   recibir   llamadas   y   mucho  menos  cuando  está  trabajando  tampoco  le  dio  mayor  importancia.   A   la   mañana   siguiente   se   levantó   para   seguir   escribiendo.   Se   duchó   y   tomó   un   breve   tentempié,  sin  embargo  tenía  la  extraña  y  absurda  sensación  de  que  aquél  día  algo  saldría  mal.   No  sabía  por  qué,  pero  en  su  estómago  se  agolpaba  una  extraña  sensación,  los  nervios  se  le   arremolinaban   en   torno   al   abdomen   y   no   le   dejaban   trabajar   en   paz.   Tenía   las   manos   temblorosas.  No  sabía  cómo  explicarlo,  sólo  que  tenía  un  pésimo  presentimiento  que  estaba   empezando  a  irritarle.   Pasó  el  mediodía  y  nada  había  ocurrido,  sin  embargo,  de  pronto  sonó  su  móvil.  Algo  le  dijo  que   no   debía   contestar,   pero   desoyendo   sus   propios   consejos   tomó   el   teléfono   y   pronunció   la   fatídica   pregunta   -­‐¿Diga?-­‐   interrogó   a   su   misterioso   interlocutor   -­‐   ¿Giacomo?-­‐   preguntó   una   voz  femenina  al  otro  lado  de  la  línea,  inmediatamente  reconoció  esa  voz,  era  la  de  Verónica,   frunció   el   ceño   y   avanzó   unos   pasos   por   la   habitación   –¡Vero!   ¿Eres   tú?-­‐   la   apresuró   aún   a   sabiendas  de  que  sí  era  ella   –Sí,  soy   yo-­‐  susurró  ella  con  voz  llorosa  -­‐  ¿Qué  te   pasa?-­‐  susurró  él   frunciendo   el   ceño,   ella   no   contestó,   simplemente   sollozó   -­‐   ¿Vero?-­‐   volvió   a   preguntar   con   preocupación   –   Giacomo,   te   tengo   que   dejar-­‐   declaró   ella   -­‐¡¿Qué?!-­‐   espetó   él   tanto   confundido   como   sorprendido   –   No   puedo   darte   ninguna   explicación.   Lo   siento   Giacomo,   hemos  terminado-­‐  dijo  ella  en  un  tono  seco  y  distante  –  Adiós-­‐  replicó  y  el  teléfono  sonó  con   ese  irritante  tintineo  repetitivo  y  martilleante.  Giacomo  quedó  de  pie  estupefacto,  era  como  si   un   rayo   le   hubiese   fulminado,   apenas   podía   decir   o   hacer   nada,   estaba   completamente  

paralizado.  Tenía  los  ojos  clavados  en  el  vacío  y  la  mano  aún  sujetaba  con  fuerza  el  auricular   contra  su  oreja  repitiendo  ese  incesante  sonido  –Pi,  pi,  pi-­‐  todo  el  rato  –Pi,  pi,  pi-­‐     De   pronto   bajó   su   brazo   con   lentitud   mientras   seguía   mirando   al   vacío,   había   comenzado   a   reaccionar   pero   también   a   sentir,   percibía   como   un   intenso   ardor   se   abría   paso   por   su   abdomen   llenando   la   boca   del   estómago   de   palpitaciones,   su   cabeza   vibraba   mientras   se   le   arremolinaba  la  sangre  en  las  sienes  y  le  palpitaban  con  fuerza  así  como  una  vena  que  había   aparecido  en  su  frente.   Apretó  el  teléfono  con  la  mano,  tan  fuerte  que  sintió  como  se  quebraba  parte  de  la  carcasa  en   su   palma.   De   pronto,   poseído   por   un   acceso   de   furia   levantó   su   brazo   con   ira   y   estampó   el   móvil  contra  el  suelo,  los  pedazos  de  este  volaron  por  el  aire.  Para  él  todo  sucedía  muy  lento,   incluso  el  agónico  dolor  que  sentía  era  lento  como  si  estuviese  condenado  a  sentir  esa  agónica   sensación   durante   el   mayor   tiempo   posible.   No   sabía   por   qué   pasaba   esto,   no   lo   intuía   siquiera,   tampoco   sabía   por   qué   estaba   tan   enfadado,   fríamente,   sólo   era   una   chica   más   en   su   extenso   currículo,   pero   quizás   no   era   tan   sólo   una   chica   y   esta   vez   fuese   la   chica,   la   que   él   quería  y  amaba,  no  estaba  seguro  de  por  qué,  pero  no  quería  perderla  y  aquello  se  le  hacía  tan   extraño.   El   hecho   de   que   le   hubiera   dejado   por   teléfono,   de   que   lo   hubiera   hecho   tan   repentinamente  le  sólo  aumentaba  su  furia,  su  desazón,  su  desequilibrio.     No   se   atrevió   a   levantar   conjeturas   sobre   el   por   qué,   simplemente   había   sucedido,   pero   aún   seguía  sintiendo  todo  aquél  malestar,  toda  aquella  furia  contenida  en  un  mismo  punto,  la  boca   de   su   estómago.   Era   como   si   la   peor   tormenta   hubiera   asestado   un   golpe   fatal   contra   ése   punto,  como  si  un  tren  hubiera  arremetido  allí.     No   se   sentía   capaz   de   nada,   simplemente,   cuando   fue   capaz   de   articular   un   movimiento   se   dejó   arrastrar   por   la   inercia   hacia   el   cuarto   de   baño.  Sin  darse  siquiera  cuenta  se  cortó  en  un  talón  con  un  cristal  del  destrozado  teléfono.     Abrió   el   grifo   y   dejó   que   el   agua   corriese   hasta   que   estuviese   helada,   puso   el   tapón   y   dejó   llenar  la  pila  hasta  que  casi  se  salió.  Con  desesperación  metió  la  cabeza  en  el  agua.  Todas  las   ideas  se  le  pasaban  a  la  vez  por  la  cabeza.  Todas  y  ninguna.  Era  como  un  remolino  increíble,  un   extenso   laberinto   de   pensamientos   que   le   hacía   que   le   doliese   y   ardiese   el   cráneo.   Al   penetrar   con   su   cara   en   el   agua   sintió   cierto   alivio   que   no   tardó   en   dejar   paso   a   más   desesperación   y   dolor.  ¿Pretendía  ahogarse?  Ni  siquiera  él  lo  sabía,  sólo  que  después  sacar  su  rostro  de  la  pila   tosió  fuertemente  y  golpeó  con  las  palmas  la  losa  del  lavabo.  Quizás  ahora  se  sentía  un  poco   más  vivo,  un  poco  más  allí.  Pisó  con  el  corte  en  el  suelo  y  no  pudo  evitar  soltar  un  bufido  de   dolor.   Con   una   gasa,   betadine   y   alcohol   se   hizo   una   improvisada   cura.   No   podía   hacer   nada   más.  El  corte  no  era  grave,  pero  era  profundo  y  le  dolía,  sin  embargo  él  no  entendía  nada  de   medicina  y  en  su  estado  de  furia  aún  menos.   Volvió  a  su  habitación  y  esta  vez  procuró  rodear  los  deshechos  del  teléfono  que  aún  estaban   desparramados  por  el  suelo.  Se  tiró  sobre  la  cama  con  un  vaso  de  Whisky  en  una  mano,  el  cual   sostenía  únicamente  con  su  pulgar  puesto  en  el  borde  y  el  índice  en  la  base  y  un  cigarrillo  en  la   otra  que  le  procuraba  aquél  humo  que  a  él  se  le  antojaba  tranquilizador.   Observaba   el   líquido   de   colores   ambarinos   mientras   las   volutas   del   humo   de   tabaco   le   envolvían  en  una  densa  danza  de  pesados  compases.  Aspiró  los  gases  del  cigarro  y  los  exhaló   sobre   la   misma   copa,   después   se   permitió   echar   un   trago   largo   de   aquél   licor   que   le   bajó  

raspándole   la   garganta,   aunque   acostumbrado   a   sus   garras   él   ni   siquiera   tosió,   ni   se   estremeció,  simplemente  dejó  que  se  asentara  ardiendo  en  el  estómago  cómo  a  él  le  gustaba.   Tras  un  largo  rato  dejó  la  copa  sobre  la  mesilla  y  tiró  el  cigarro  dentro,  se  apagó  poco  a  poco   dejando  que  un  homo  con  olor  a  licor  impregnase  la  habitación.  Poco  a  poco  fue  cerrando  los   ojos   hasta   quedarse   en   un   estado   de   semi-­‐consciencia,   no   llegó   a   dormirse   totalmente,   ni   a   estar   totalmente   despierto.   De   vez   en   cuando   se   levantaba   para   buscar   a   Verónica   con   la   mirada,  pero  no  la  encontraba,  eran  sólo  traicioneros  sueños  que  se  atrevían  a  irrumpir  en  su   mente   como   salteadores   nocturnos   sedientos   de   ánimo,   de   las   ilusiones   de   Giacomo   quien   acababa  de  perder  a  la  mujer  amada.   A   la   mañana   siguiente   se   levantó   cansado   y   de   mal   humor.   Le   dolía   el   pie   mucho,   pero   se   cercioró   de   que   no   estuviese   infectado.   Se   afanó   a   limpiar   el   destrozo   del   día   anterior   y   a   sanear  su  habitación.  Vale  que  hubiese  cortado  con  Verónica,  pero  eso  no  le  daba  derecho  a   hundirse.  Esa  frase  se  la  repetía  continuamente.   Se   preparó   algo   de   comer   que   degustó   sin   apetito,   vació   la   botella   de   Whisky,   gastó   sus   últimos   cigarrillos,   quizás   por   una   parte   deseaba   autodestruirse,   pero   por   otra   deseaba   vivir.   Pronto  le  dieron  las  doce  del  mediodía.  Se  metió  en  la  ducha  donde  calibró  el  agua  hasta  que   estuviese   casi   hirviendo,   caliente,   muy   caliente,   así   le   gustaban   a   Giacomo   las   duchas.   No   quería  privarse  de  ningún  placer,  por  pequeño  que  fuese.  Se  internó  completamente  desnudo   en   el   baño   que   estaba   a   medio   camino   entre   ser   una   ducha   convencional   y   una   de   vapor   caliente   y   espeso.   El   vaho   le   penetró   por   la   cara,   los   ojos,   la   boca   y   la   nariz   abriéndole   repentinamente  las  vías  respiratorias  e  irritándole  los  ojos  los  cuales  no  pudo  evitar  cerrar  de   pronto,  sin  embargo  poco  a  poco  los  abrió.  Se  acostumbró  a  la  cantidad  ingente  de  vapor  que   le  golpeaba  el  cuerpo  y  al  agua  caliente  que  le  hacía  escocer  la  espalda,  la  cabeza  y  el  torso.  Se   masajeó   lentamente   la   cabeza   con   shampoo   de   baño,   de   pronto   todo   aquella   humareda   blanca   pareció   tomar   el   mismo   aroma   del   ungüento   con   el   cual   se   lavaba   la   cabeza,   eso   le   tranquilizó   y   relajó   enormemente.   Comenzó   entonces   a   masajearse   lentamente   los   hombros   con  los  dedos,  sentía  sus  músculos  agarrotados  y  de  vez  en  cuando  crujía  alguno  de  sus  huesos   al   realizar   un   movimiento   que   le   volvía   a   poner   parcialmente   en   su   sitio.   Había   sido   una   noche   difícil   y   ese   momento   era   lo   que   más   deseaba.   Soledad,   vapor   y   agua   caliente   que   le   embriagaba   con   la   fragancia   de   la   sustancia   con   la   que   se   había   embadurnado   el   pelo   y   la   cual   después  se  había  limpiado  sin  mostrar  ninguna  contemplación.   Salió  de  la  ducha  chorreando  en  el  suelo  toda  el  agua  que  se  escurría  sobre  su  piel.  Tomó  una   toalla   y   se   secó   lentamente   raspándose   con   la   parte   más   áspera   de   la   tela.   Esa   sensación   le   gustaba,  tanto  que  se  le  erizó  el  cabello  al  notar  como  le  raspaba  levemente  toda  la  espalda  y   el  torso.  Aprovechó  la  misma  toalla  para  secar  el  suelo  que  había  quedado  empapado  tras  él   salir   de   la   ducha.   El   vaho   ocupó   el   espejo   y   el   vapor   invadió   la   sala   como   si   fuese   un   baño   turco.  A  Giacomo  le  agradaba  la  sensación,  era  gratificante.   Al   considerarse   completamente   seco   salió   del   servicio.   Estaba   envuelto   en   un   albornoz   y   llevaba  una  pequeña  toalla  al  cuello  que  le  resultaba  confortable.  Se  sentó  en  su  butaca  con   una  copa  de  coñac  en  la  mano  y  un  cigarrillo  en  la  otra.  De  nuevo  volvía  a  beber  y  a  fumar  para   calmar  sus  nervios.  Meditó  sobre  el  porqué  de  la  reacción  de  Verónica,  no  se  le  ocurría  nada,   había   sido   todo   tan   rápido   y   repentino   que   le   había   pillado   sin   defensas,   sin   escusas,   sin  

palabras.   No   le   gustaba   sentirse   así,   la   impotencia   le   embargaba   y   eso   hacía   que   se   sintiese   débil   cosa   que   no   le   gustaba   para   nada.   Apretó   el   vaso   con   la   mano   y   después   dio   un   trago   largo.  Notó  como  el  cobrizo  licor  se  escurría  ardiendo  por  su  garganta.  Acto  seguido  de  que  el   líquido   llegase   a   su   estómago   dio   una   calada   del   cigarrillo   que   hizo   que   sintiese   como   si   se   quemasen  sus  vías  respiratorias,  pero  eso  a  él  le  gustaba.  Expulsó  el  humo,  aunque  tuvo  ganas   de  carraspear  no  lo  hizo.     Se   sentía   más   relajado   que   el   día   anterior,   de   mejor   humor   incluso.   Pensó   en   la   frase   típica   de   Pedro,   que   debía   ser   una   especie   de   refrán   de   España   ‘’Un   clavo   saca   otro   clavo’’.   Le   dio   vueltas  en  la  cabeza  a  la  frase  a  la  par  que  movía  en  la  copa  el  líquido.  Otra  mujer,  pensó,  así  se   acabarían   sus   problemas   sentimentales.   Se   preguntó   si   eso   sería   cierto,   pero   no   le   dio   más   importancia  que  esa.  Echó  la  cabeza  hacia  atrás  y  se  relajó  estirando  también  sus  piernas,  le   crujieron  las  rodillas,  a  veces  sus  huesos  crujían,  pero  a  él  le  daba  igual.   De  pronto  un  ruido  y  un  temblor  se  notaron  en  toda  la  casa.  Venían  del  piso  de  abajo.  Giacomo   se   levantó   exaltado,   se   vistió   lo   más   rápido   que   pudo   con   lo   que   encontró   más   a   mano,   un   pantalón   de   pinza   y   una   camisa   beige.   Se   puso   también   unos   zapatos   hechos   a   medida   en   Verona.   Bajó   deprisa   y   llamó   a   la   única   puerta   que   había   en   el   rellano,   en   la   puerta   estaba   puesto   el   número   9   y     la   letra   A.   Noveno   A.   Giacomo   llamó   apresurado,   nadie   pareció   contestar,  ni  siquiera  pasos  que  se  dirigiesen  hacia  la  puerta.  Todo  estaba  oscuro,  tan  sólo  la   luz  de  emergencia  estaba  encendida  dándole  un  aspecto  lúgubre  a  toda  la  estancia.  Volvió  a   llamar  pero  nadie  volvió  a  contestarle.  Se  rindió  y  se  dispuso  a  tomar  de  nuevo  el  camino  de  su   casa,   sin   embargo   al   poner   el   pie   sobre   el   primero   de   los   peldaños   la   puerta   se   abrió   repentinamente,  se  volvió  para  mirar  lo  que  en  un  principio  era  una  sombra  en  el  umbral  que   poco   a   poco   salió   a   la   escasa   luz   del   rellano,   Giacomo   miraba   curioso,   aún   apoyado   en   la   escalera   con   intención   de   subir.   De   pronto   la   vio.   La   luz   escasa   de   aquélla   lámpara   de   emergencia  calló  sobre  ésa  mujer  como  impregnándola  como  el  agua  en  la  ducha.  La  cabellera   rojiza  de  la  joven  brillaba  al  recibir  ésa  ráfaga  directamente  sobre  ella  y  lo  hacía  de  tal  forma   que   parecía   como   si   la   larga   y   ondulada   melena   le   ardiese   en   llamas.   Miraba   a   Giacomo   con   unos  ojos  verde  esmeralda  que  parecían  penetrarle  el  alma,  ver  dentro  de  él,  pero  le  miraba   como  si  ya  le  conociese.  Giacomo  no  sabía  a  quién  se  enfrentaba  aunque  le  resultaba  familiar   aquella  extraña  mujer,  no  obstante  no  fue  eso  lo  que  más  le  llamó  la  atención.  Lo  que  más  le   robó   el   sentido   fue   sin   duda   la   cautivadora   belleza   de   la   chica.   Era   una   mujer   de   cuello   esbelto   y  facciones  delicadas  que  lucía  bajo  esa  espesa  cabellera  rojiza.  En  su  torso  destacaban  sus  dos   amplios   senos   que   su   ropa   no   cubría   por   completo   dejando   a   la   vista   el   profundo   canal   que   separaba  a  ambos.  Sus  piernas  eran  largas  y  torneadas  acabando  en  unas  caderas  prominentes   que   resaltaban   lo   que   prometía   ser   unas   nalgas   duras   y   tersas.   La   piel   blanca   de   ella   contrastaba   con   el   color   de   sus   ojos,   de   sus   labios,   de   su   cabello   y   de   su   vestido   negro   entallado   que   resaltaba   su   figura   haciéndola   sumamente   atractiva   y   deseable.   Si   hubiera   existido   la   mujer   diez,   sin   duda   ella   era   una   candidata   al   puesto.   Giacomo   se   acercó   obnubilado.  No  sabía  que  hacer  o  qué  decir  exactamente,  la  cautivadora  belleza  de  la  mujer,   su  cuerpo  de  escándalo  y  sobre  todo  aquellos  ojos  verdes  le  habían  dejado  sin  sentido,  como  si   le   hubieran   asestado   un   golpe   fiero   que   hubiera   hecho   que   perdiese   el   contacto   con   la   realidad.  

La   mujer   avanzó   hacia   él   con   un   movimiento   sensual   y   terriblemente   medido,   Giacomo   la   miraba  como  poseído  por  la  belleza  súbita  de  ella,  no  podía  reaccionar,  estaba  a  merced  de  la   mujer   y   no   sabía   bien   por   qué.   Ella   emanaba   un   halo   que   le   hacía   permanecer   allí   quieto,   mirándola,  maravillándose.    Por  fin  la  mujer  llegó  a  su  lado  y  le  miró  a  los  ojos  y  con  toda  la   inocencia  del  mundo,  como  si  no  fuera  consciente  de  sus  propios  poderes  dijo  -­‐  ¿Deseas  algo?-­‐   su  voz  era  delicada  y  algo  oscura,  profunda  pero  no  áspera,  suave,  pero  con  un  tono  misterioso   que  encandilaba  a  Giacomo  a  la  par  que  lo  enervaba,  durante  un  segundo  no  supo  qué  decir,   sin  embargo,  usando  toda  su  fuerza  de  voluntad  consiguió  romper  el  hechizo,  se  irguió  y  plantó   cara  a  aquellas  dos  esmeraldas  que  tenía  la  mujer  por  ojos  –  He  oído  un  ruido  y  he  bajado  a  ver   si  todo  estaba  bien  –  susurró  casi  entre  dientes.  No  podía  hacer  mucho  más.  Jamás  se  había   sentido  así  pero  aquella  imponente  mujer  le  sumía  en  la  impotencia.  No  sabía  por  qué.  ¿Quién   era  ella?  No  podía  dejar  de  preguntárselo  –  Oh,  no  te  preocupes,  sólo  fue  un  mueble  que  se   calló   cuando   estaba   colocándole.   No   ha   pasado   nada   –   sonrió   ella   mientras   le   explicaba   a   Giacomo   lo   sucedido   con   su   dicción   pausada   y   calma   –   Entonces   no   ha   pasado   nada,   me   alegro-­‐   comentó   Giacomo   volviendo   a   ser   dueño   de   sí   mismo   por   un   instante.   Ella   sonrió   nuevamente   y   le   miró   directamente   a   los   ojos,   Giacomo   sintió   que   zozobraba   pero   antes   de   volver  a  caer  en  el  conjuro  de  aquellos  ojos  decidió  darse  la  vuelta  –  Será  mejor  que  vuelva  a   casa   –   susurró   él,   pero   al   poner   el   pié   en   el   primero   de   los   peldaños   notó   en   su   hombro   la   mano   de   la   mujer.   No   sabría   decir   si   estaba   caliente   o   fría,   pero   a   él   le   pareció   el   tacto   más   sedoso   y   cuidado   que   jamás   había   palpado.   Se   volteó   para   mirarla   y   se   encontró   de   nuevo   con   aquellos  ojos  -­‐  ¿Si?-­‐  dijo  él,  al  azar,  sólo  por  decir.  –  Ya  que  ha  bajado,  podría  tomar  una  copa   conmigo-­‐   sonrió   ella   levemente.   Él   lo   meditó   un   segundo   pero   no   pudo   negarse,   asintió,   no   hizo   falta   decir   nada   más,   simplemente   siguió   la   indicación   que   ella   le   había   hecho   con   un   ademán  de  su  mano  entrando  a  la  casa  de  la  mujer.     Nada   más   entrar   lo   primero   que   vio   sólo   frente   a   una   pared   fue   una   escultura,   inmediatamente  la  reconoció,  era  bizantina,  una  Kiriotisa,  la  representación  de  una  virgen,  de   un   valor   incalculable   por   su   antigüedad   más   que   por   su   calidad.   Sin   embargo   su   sorpresa   sería   aún   mayor   cuando   en   frente   de   la   kiriotisa   viese   un   cuadro,   uno   que   ante   el   que   no   pudo   reprimir   una   expresión   de   sorpresa.   La   pintura   era   de   colores   vivos   y   de   un   gran   detallismo,   desbordaba  técnica  y  creatividad  y  se  notaba  hasta  las  texturas  de  los  ropajes.  Representaba   una  escena  con  una  mujer,  un  hombre  y  un  niño  como  figuras  principales.  Sin  duda  Giacomo   no  tardó  mucho  en  reconocerlo.  Era  la  Virgen  del  canciller  Rolín  de  Jan  van  Eyck.  Le  dejó  sin   palabras,   el   valor   de   aquél   cuadro   era   astronómico,   inalcanzable,   y   es   más,   se   creía   perdido   desde  casi  cien  años  después  de  que  se  pintase.  Admiró  ambas  obras  de  arte  tan  distantes  en   el   tiempo   y   aún   así   tan   sumamente   bellas.   Se   preguntó   cómo   la   mujer   habría   conseguido   adquirirlos.  No  eran  falsificaciones.  Ni  un  genio  falsificando  podría  lograr  que  la  antigüedad  se   representase   en   la   madera   de   la   talla   bizantina   de   aquella   manera.   Tampoco   un   maestro   hubiera  conseguido  darle  el  detallismo  típico  de  Van  Eyck.  No  sabía  cómo  ni  de  qué  manera,   pero  estaban  allí  y  los  ojos  huecos  de  la  talla  y  los  llenos  de  la  pintura  parecían  mirarle  a  él.  De   pronto  notó  la  mano  de  la  mujer  sobre  su  brazo,  le  sobresaltó  que  le  tocase,  sin  embargo  tan   sólo  lanzó  una  mirada  a  la  dama  –  Veo  que  te  gustan  mis  pequeñas  adquisiciones-­‐  mencionó   ella  mientras  sonreía  con  dulzura  -­‐  ¿Pequeñas?-­‐  preguntó  Giacomo  con  cierto  sarcasmo  en  sus   palabras  –  Eso  es  una  Kiriotisa  bizantina,  de  un  valor  totalmente  incalculable-­‐  comentó  él  –  y  el   cuadro   es   la   Virgen   del   canciller   Rolin   de   Jan   van   Eyck,   quizás   cueste   más   que   la   kiriotisa  

porque   lleva   perdido   trescientos   años-­‐   anunció   triunfante,   no   sabía   por   qué,   pero   buscaba   sorprender   a   la   mujer   –Vaya   debe   ser   usted   todo   un   experto-­‐   admitió   ella   retirándose   hacia   la   cocina.   Giacomo   tomó   asiento   en   una   butaca   de   diseño   que   a   él   le   pareció   sumamente   cómoda.   Era   de   cuero   negro   con   ribetes   de   cuero   blanco   que   hacían   un   contraste   exquisito.   Analizó  con  la  mirada  la  estancia.  El  salón  era  tan  grande  como  su  piso.  La  mujer  debería  haber   comprado  los  cuatro  pisos  del  rellano  y  haberse  hecho  uno  sólo  para  ella.  Debía  tener  la  casa   en  total  como  unos  doscientos  metros  y  ocupaba  toda  la  planta  del  edificio.  Desde  luego,  era   una   mujer   con   buen   gusto.   Pensó   Giacomo,   además   de   hermosa   y   millonaria   había   sabido   rodearse   de   arte   sin   tampoco   abarrotar   las   paredes   con   millares   de   cuadros,   había   cuadros   valiosos,  algún  Picasso,  Van  Gogh,  sin  embargo  nada  fuera  de  lo  que  se  podía  encontrar  en  la   casa  de  cualquier  rico,  no  obstante  el  cuadro  de  van  Eyck  y  la  escultura  de  la  virgen  bizantina,   eso  sí  se  salía  fuera  de  lo  corriente.     Al  poco  tiempo  la  mujer  volvió  portando  dos  copas  de  un  fino  cristal  tintado  de  negro,  dentro   de  ellas  había  un  líquido  que  al  verse  a    través  del  vidrio  se  teñía  de  oscuridad.  La  mujer  tomó   asiento   enfrente   de   Giacomo   tapándole   la   vista   del   Picasso,   situó   su   copa   en   la   mesa   y   le   ofreció   con   educación   la   otra   copa,   él   la   tomó   con   delicadeza   y   paladeó   el   vino   de   sabor   afrutado   y     suave   que   casi   desapareció   al   tacto   con   su   lengua.   Era   un   vino   excelente.   No   se   atrevió   a   preguntar   para   evitar   volverse   a   sorprender   con   los   lujos   que   se   permitía   la   mujer,   tan  sólo  la  miró  fijamente  mientras  ella  bebía  de  su  copa.  Ambos  se  miraron,  Giacomo  ya  no   zozobraba   como   antes,   quizás   se   había   acostumbrado   a   mirarla,   quizás   el   hechizo   se   había   roto,   pero   de   lo   que   estaba   seguro   es   que   aquella   mujer   le   gustaba   y   atraía.   Ella   le   miraba   con   aquellos   ojos   verdes   y   grandes   como   muros   de   esmeralda.   Sonreía   y   de   cuando   en   cuando   daba  un  sorbo  de  su  copa,  Giacomo  intentó  adivinar  lo  que  estaba  pensando,  sin  embargo  la   mujer  era  impenetrable,  su  cabeza  era  tan  hermética  que  a  veces  conseguía  asustarle  y  otras   encantarle.   –   Es   un   buen   vino-­‐   admitió   por   fin   ella   rompiendo   el   silencio   que   les   separaba   –   Lo   es-­‐  apostilló  él  apurando  otro  trago  -­‐  ¿Puedo  preguntarte  a  qué  te  dedicas?-­‐  curioseó  Giacomo   tratando   de   saber   más   sobre   su   anfitriona   –   Vivo   de   la   herencia   de   mis   padres,   en   realidad,   aunque   estudié   varias   carreras   –   anunció   ella   con   una   sonrisa   –   ¿y   tú?   –   preguntó   devolviéndole   la   pelota   a   su   campo   –   Yo   soy   escritor,   o   eso   dicen-­‐   explicó   con   picardía   –   Escritor-­‐   susurró   ella   –   Aun   no   me   has   dicho   cómo   te   llamas-­‐   esto   le   hizo   sonreír   puesto   que   le   recordaba   a   aquella   vez   en   la   facultad   de   historia   en   compañía   de   Verónica   –   me   llamo   Giacomo   Andrea   Donato   –   sonrió   él   –   ¿Y   tú?   –   le   devolvió   la   pregunta   antes   de   que   se   atreviese  a  sorprenderse  –  Me  llamo  Katrina  L’Fontage-­‐  sonrió  –  A  sí  que  eres  ese  escritor  de   quién   habla   todo   el   mundo,   el   de   ‘’Los   amores   rotos’’   –   curioseó   ella   –   El   mismo-­‐   comentó   Giacomo  –  He  de  decir  que  me  lo  estoy  leyendo  ahora  y  me  está  impactando  mucho,  aunque   quizás   le   falte   algo   de   pasión   en   algunas   escenas-­‐   criticó   sin   hacer   mucho   hincapié   en   las   fallas   del   italiano   –   Toda   crítica   es   buena-­‐   admitió   Giacomo   tomando   el   último   sorbo   de   vino   y   dejando   la   copa   sobre   la   mesa   –   Bueno   Katrina,   ha   sido   un   placer   conocerte   pero   debería   volver  a  mi  boardilla  para  seguir  escribiendo  –  se  disculpó  él  –  Es  una  lástima  que  te  marches   tan   pronto   Giacomo-­‐   comentó   ella-­‐   Yo   creía   que   esta   noche   tendría   compañía,   es   una   casa   tan   grande   y   solitaria-­‐   se   fingió   desvalida,   Giacomo   sonrió,   sabía   por   dónde   quería   ella   llevar     la   conversación  y  estaba  dispuesto  a  seguirle  el  juego  –  Bueno,  puede  que  si  me  pueda  quedar  un   poco   más   –   confirmó   él   –   Eso   es   tan   esperanzador   mi   querido   Giacomo   –   susurró   la   mujer   acercándose   un   poco   a   la   mesa,   se   inclinó   con   la   intención   de   dejar   ver   al   hombre   sus  

atributos,   él   no   desaprovechó   la   oportunidad.   Sus   ojos   cayeron   en   el   abismo   que   le   ofrecían   aquellos   senos   sujetos   únicamente   por   las   telas   del   vestido.   De   pronto   ella   se   levantó   y   se   acomodó  sobre  el  hombre,  este  la  tomó  de  las  caderas.  Pensó  en  Verónica  una  vez  más  y  la   desestimó  a  los  pocos  segundos,  cuando  Katrina  comenzó  a  besarle.  Sus  labios  se  unieron  en   una     danza   sensual   y   hostigadora.   Él   la   besaba,   ella   huía   levemente   para   volver   a   retornar   juguetona   al   lugar   de   partida,   le   besaba,   pero   sin   dejarse   llevar   por   la   pasión.   Las   manos   de   Giacomo   lentamente   acariciaban   la   cintura   de   la   mujer,   no     tocaban   nada   indebido,   ni   ascendían   más   allá   de   sus   costillas,   quería   excitarla   pero   aún   era   pronto   para   dejarse   llevar   más   allá   de   esos   lugares.   El   tacto   del   vestido   era   sedoso   y   dentro   de   él   se   intuía   la   carne   de   ella,   prieta   y   fuerte.   Su   sangre   comenzaba   a   acumularse   en   torno   a   una   sola   zona   y   esto   ella   lo   notaba  dado  que  se  separó  de  sus  besos,  sonrió  y  lo  miró  mordiéndose  el  labio.  Su  miembro   crecía  y  se  le  clavaba  a  ella  aun  estando  bajo  sus  pantalones.  De  pronto  Katrina  se  levantó  y   miró  a  Giacomo  seductora.  Un  mechón  le  caía  sobre  uno  de  sus  ojos.  Lentamente  deslizó  sus   manos   hasta   su   espalda   y   comenzó   a   tirar   de   una   cremallera   que   allí   había.   El   vestido   negros   e   escurrió  dificultosamente  por  su  cuerpo,  el  primer  tramo  fue  el  más  difícil  dado  el  tamaño  de   sus  senos,  después  calló  dejándola  tan  sólo  vestida  con  un  breve  tanga  color  de  rosa.  Por  fin   pudo   Giacomo   observar   aquellos   grandes   pechos,   los   admiró,   observó   fascinado   como   el   color   de  sus  pezones  era  casi  violeta.  No  se  levantó  del  sillón,  las  vistas  le  tenían  tan  extasiado  que   apenas  podía  reaccionar.  Ella  se  inclinó  sobre  él,  el  dejó  que  hiciera  lo  que  quisiera,  lo  único   que  hizo  fue  apretar  sus  dedos  contra  los  reposabrazos  de  cuero  blanco.  La  mujer  comenzó  a   besarle   sobre   el   pantalón   poco   a   poco,   sensualmente,   algunos   de   sus   rizos   escarlatas   caían   sobre   su   rostro   ocultando   parcialmente   sus   ojos   verdes,   entonces   situó   sus   manos   sobre   las   caderas   del   hombre   y   comezón   a   estimularle   lentamente,   bajaba   sus   palmas   hasta   su   miembro,  aún  oculto  entre  sus  ropajes,  y  las  volvía  a  retirar,  le  acariciaba  y  le  estimulaba  con   lentitud   y   suavidad.   Parecía   toda   una   experta   en   las   artes   amatorias.   Giacomo   por   su   parte   suspiraba  acalorado,  se  mordía  el  labio  inferior  y  se  limitaba  por  el  momento  a  disfrutar  de  lo   que  le  ofrecía  aquella  mujer  de  rojiza  cabellera.  Por  fin  comprendió  completamente  la  frase  de   su   amigo   Pedro,   un   clavo   saca   otro   clavo,   Katrina   iba   a   ser   su   clavo,   en   más   de   un   sentido.   Sonrió   ante   tales   pensamientos   y   acarició   el   suave   cabello   de   la   pelirroja,   ella   le   miró   desafiante,   con   una   sonrisa   pícara   en   los   labios   y   comenzó   a   desabrocharle   el   cinturón,   después  continuó  con  el  botón  y  por  último  quitó  la  cremallera  del  pantalón.  Rápidamente  un   bulto  apareció  de  entre  las  telas.  El  miembro  de  Giacomo  aún  bajo  su  bóxer  color  negro  recibía   de  buena  gana  a  su  anfitriona.  Ella  no  se  demoró  mucho  en  quitarle  aquella  molesta  prenda.   Unos  cuantos  besos  después  y  unas  pocas  caricias  ya  estaba  bajada,  simplemente  quedaba  lo   obvio.   Sus   labios,   gruesos   y   sensuales   rodearon   la   intimidad   de   Giacomo   con   fuerza,   estrechándolo   en   un   círculo   formado   por   su   boca   y   su   lengua,   un   círculo   de   calidez   y   humedad   que   le   proporcionaba   al   italiano   un   placer   desbordante.   Este   apretó   la   cabeza   de   la   mujer   contra  su  pelvis,  esta  le  permitió  tal  acción,  su  pene  se  hundió  profundo  en  la  boca  de  la  mujer   quien   trataba   de   abarcar   todo   el   miembro   con   la   lengua   a   la   vez   que   succionaba   en   pos   de   aumentar  la  sensación  de  aquél  hombre   Giacomo   comenzó   entonces   a   guiarla   con   sus   manos,   como   si   la   penetración   de   la   boca   no   fuera  bastante  él  quería  más,  quería  llegar  más  lejos  y  Katrina  se  lo  permitía.  Es  más,  parecía   gustarle   aquél   perverso   juego   que   para   otras   hubiera   sido   un   imposible   por   miedo   y   por   vergüenza.  La  mujer  paladeaba  su  miembro,  casi  parecía  deglutirlo.  Él  sintió  más  placer  que  el  

que  había  percibido  nunca  antes,  no  podía  explicárselo.  Jamás  había  llegado  al  culmen  con  tan   poco,   sin   embargo   aquella   persona   era   especial,   no   sabría   explicarlo,   sin   embargo   esa   sensación  punzante  que  sentía  le  incitaba  a  llegar  allí  donde  no  se  había  permitido  nunca.   Sin  poder  aguantar  más  se  dejó  llevar.  Sintió  como  la  boca  de  aquella  mujer  por  un  momento   se  volvía  aún  más  caliente  y  espesa  y  se  imaginó  que  había  pasado,  sin  embargo  no  escuchó   ningún  quejido  de  ella,  tan  sólo  escuchó  el  sonido  de  la  garganta  de  ella.  Vio  como  sacaba  su   miembro   de   su   boca   y   le   miró   a   los   ojos   sonriéndole.   Una   pequeña   gota   carmesí   corría   por   sus   labios.  Sangre,  pensó.  Quizás  eso  fuese  el  sentimiento  punzante,  sin  embargo  más  que  dolor   había  sentido  placer.  No  se  notaba  sangrar,  sin  embargo  sabía  que  sangraba  porque  notaba  un   breve  cosquilleo  por  todo  su  miembro,  pero  no  le  importaba,  aquél  juego  vampírico  le  había   parecido  entretenido  y  tonificante.  Se  levantó  y  la  tomó  de  la  cintura,  la  mujer  pasó  sus  brazos   alrededor   de   su   cuello.   Entonces   la   besó   en   los   labios.   Estos   tenían   un   sabor   entre   ácido   y   amargo,   sin   embargo   era   un   sabor   tan   apetecible   como   el   propio   cuerpo   de   la   dama.   Se   sentía   más   fuerte   y   vigorizado   que   antes.   No   sabía   explicar   por   qué   pero   en   aquél   momento   se   sintió   con  la  capacidad  de  poder  estarle  haciendo  el  amor  durante  toda  lo  que  restaba  de  día.  Pero   eso  sería  mucho.  Le  devolvió  el  juego  mordiéndola  el  cuello.  Ella  suspiró,  aunque  él  no  llegó  a   hacerla   sangrar,   no   quería   dañarla,   era   obvio   que   no   tenía   la   maña   que   ella   para   extraer   sangre.   No   obstante   no   se   privó   de   besarla   y   usar   sus   mejores   artes   amatorias.   Primero   comenzó   a   besarla   el   hombro   desnudo   y   fue   ascendiendo   por   su   trapecio   hasta   llegar   a   su   cuello   donde   volvió   a   morderla   sensiblemente.   Continuó   sus   besos   lentamente   por   su   mentón   y   barbilla   a   la   par   que   sus   manos   acariciaban   el   cuerpo   de   la   mujer   como   analizándolo,   buscando  todas  sus  curvas,  escaneando  cada  centímetro  de  ella  y  analizando  sus  reacciones.  Al   tocar   brevemente   en   el   costado   de   ella   advirtió   que   sus   pezones   se   ponían   más   duros   y   entonces  continuó  acariciándola  allí  de  una  manera  muy  suave,  tanto  que  tan  sólo  pasaba  las   yemas  de  sus  dedos.  Con  su  boca  ascendió  de  nuevo  a  la  de  ella  que  le  correspondió  de  buena   gana.     Por   otro   lado   los   dedos   de   la   mujer   viajaban   a   lo   largo   de   toda   su   columna   vertebral   ofreciéndoles   ciertas   descargas   que   le   agarrotaban   el   estómago   y   le   provocaban   que   el   bajo   vientre  se  le  contrajese  de  tal  forma  que  sentía  placer.  Era  como  si  la  mujer  ya  conociese  su   cuerpo  antes  de  haberlo  tenido.  Sin  embargo  él  la  tenía  primero  que  estudiar,  aunque  por  el   momento  había  acertado  en  todo.   Tras  haberse  despachado  a  gusto  con  la  boca  de  ella  bajó  sus  labios  hasta  los  senos  de  la  mujer   los   cuales   acarició   primero   sin   besarlos   ni   morderlos,   simplemente   dejando   pasear   su   boca   lentamente  por  aquella  basta  superficie  del  cuerpo  de  ella.  Esta  se  relamía  del  gusto,  sonreía  y   acariciaba  a  Giacomo  quien  cada  vez  estaba  más  excitado.  Sentía  como  si  estuviera  fuera  de  su   cuerpo,   como   si   flotase   al   lado   y   viese   esa   escena   en   tercera   persona.   Sin   embargo   algunas   descargas  eléctricas  dentro  de  su  cuerpo,  algunos  pellizcos,  estímulos,  le  devolvían  de  cuando   en   cuando   a   su   ser.   No   obstante   se   sentía   flotar.   Se   sentía   más   vivo   que   nunca.   Durante   un   instante   miró   al   cuadro   de   Van   Eyck   y   después   a   la   virgen   bizantina.   Ambas   obras   de   arte   parecieron   devolverle   la   mirada,   parecieron   vivas.   Después   miró   a   la   mujer,   esta   le   empujó   sobre  el  sillón,  se  había  cansado  de  juegos.  Lo  comprendió  rápido  y  se  rió,  esta  le  devolvió  la   risa  mientras  se  sentaba  a  horcajadas  sobre  él.  Aún  tenía  su  tanga  puesto,  sin  embargo  retiró   el  hilo  hacia  un  lado  con  los  dedos  y  se  dejó  caer  sobre  Giacomo.  Este  sintió  una  explosión  de  

calor  y  frío  a  la  vez,  no  podría  haberlo  explicado  pero  en  ese  momento  eso  le  hizo  sentir  más   allá  de  su  cuerpo,  tan  placentero  era  que  se  agarró  al  cuerpo  de  la  mujer  como  a  un  salvavidas   para  no  zozobrar  en  medio  de  la  tormenta  que  se  había  desencadenado  en  el  cuerpo  de  ella.   Le  hizo  gemir,  él  había  gemido  poco  siempre.  Recordaba  haberlo  hecho  la  primera  vez  que  se   acostó   con   una   mujer   y   después   con   Verónica,   pero   con   ninguna   más,   exceptuando   ahora   Katrina.     Aquella   joven   era   toda   una   caja   de   sorpresas.   Sensual,   desinhibida   y   sobre   todo   amante   del   arte   y   del   sexo,   era   todo   lo   que   podía   pedir   en   una   mujer   aparte   de   que   fuese   inconmensurablemente  bella.     Por  fin  Giacomo  reaccionó,  comenzó  a  besarle  los  pezones  mientras  con  sus  manos  acariciaba   las  caderas  notando  la  cadencia  de  movimientos  que  le  ofrecía  ella,  a  la  par  él  movía  su  cintura   en  pos  de  alargar  la  penetración  y  volverla  más  placentera  para  la  mujer  de  modo  que  ella  no   fuese  quien  hiciese  todo  el  trabajo.     Mordió  uno  de  sus  pezones  y  ella  lanzó  un  quejido  lastimero  seguido  de  una  risilla  tonta  que   después   acabó   en   un   beso   en   los   labios   de   Giacomo.   Él   se   sentía   en   el   cielo.   Estaba   a   punto   de   llegar  al  orgasmo  nuevamente  cuando  la  mujer  se  levantó  arrancándolo  de  su  intimidad.  Volvió   a  agacharse  a  introducirlo  en  la  boca.  Giacomo  entendió  sin  más  explicación,  sonrió  y  acarició   de  nuevo  su  cabello.  Cerró  los  ojos  y  se  dejó  llevar.  Nuevamente  volvió  a  sentir  aquél  pinchazo   que   le   catapultó   al   límite   del   placer.   Sintió   como   poco   a   poco   fluía   de   nuevo   aquél   líquido   interino  en  la  boca  de  ella  y  cómo  ella  lo  tragaba  sin  más.   Cuando  Giacomo  volvió  a  casa  eran  las  doce  de  la  noche.  Se  sorprendió  de  que  se  le  hubiera   hecho  tan  tarde  en  casa  de  Katrina,  sin  embargo  no  le  extrañó.  Sonrió  de  medio  lado  y  se  miró   en   un   espejo.   Se   colocó   el   pelo   con   la   mano   y   se   rió.   Parecía   haber   vuelto   a   sus   cabales   después   de   la   espantada   de   Verónica.   Verónica.   Se   volvió   a   preguntar   qué   había   pasado   con   ella   pero   rápidamente   desestimó   la   idea,   ahora   tenía   en   otras   cosas   que   pensar.   En   dos   días   sería  la  entrega  del  premio  y  le  faltaban  aun  tres  meses  para  entregar  el  libro  a  Anaya,  tenía   trabajo   que   hacer,   además,   ahora   tenía   quien   le   calentase   el   lecho.   Un   clavo   saca   a   otro   clavo,   volvió   a   repetirse.   Sonrió   y   se   desabotonó   la   camisa.   Se   sentó   en   su   escritorio   y   comenzó   a   escribir  a  máquina.   El   traqueteo   de   los   botones   le   agradaba   en   los   oídos.   No   se   escuchaba   nada   más.   Algunas   veces   se   le   iba   su   mente   a   lo   ocurrido   esa   tarde   y   sonreía   con   levedad   tal   como   si   fuese   un   adolescente,   sin   embargo   se   obligaba   a   volver   al   trabajo.   Debía   entregar   aquellos   poemas   mañana,  a  penas  le  faltaba  uno  o  dos,  sin  embargo  se  le  habían  estado  complicando.   Tenía   algunas   galeradas   sobre   la   mesa   escritas   con   pluma,   las   miró   y   las   arrugó.   No   le   gustaban.   Sabía   que   el   premio   estaba   amañando,   sin   embargo   también   quería   demostrarse   que  podía  ganarlo  sin  necesidad  de  tratos.  Quería  hacer  un  buen  trabajo,  quizás  no  uno  genial,   pero  sí  uno  digno  del  premio.  Suspiró  y  se  concentró  en  los  acontecimientos  que  habían  tenido   lugar  a  penas  una  o  dos  horas  antes.   A  mi  musa  de  piel  lechosa.  Escribió.  

A  mi  musa  de  piel  lechosa   Que  en  tardes  de  condena   me  insufla  versos  en  vena   mientras  su  boca  color  canela   ama  mi  pecho  claro.   Sé  que  no  eres  huérfana  de  amores   ni  estás  presa  de  otras  cadenas   y  no  eres  de  ese  tipo  de  corazones   Que  se  dejan  querer.     ¡Oh!  Musa  nocturna  y  prohibida   Deja  que  mi  verso  sereno   Zozobre  en  tu  orilla  esta  noche.   Déjame  ser  tu  Adán,     Virgen  del  pecado.  Que  esta  tentación   tan  qué  tan  profundo  me  has  marcado   ha  dejado  en  mi  la  sensación   De  ser  nuevamente  amado.     Miró  el  poema  por  encima  un  par  de  veces  y  pareció  gustarle.  Se  dispuso  entonces  a  mejorarlo   y   a   trabajarlo,   sin   embargo   un   sentimiento   de   cansancio   repentino   le   recorrió.   Miró   el   reloj   marcaba  las  seis  de  la  madrugada.  Se  frotó  los  ojos  y  se  dispuso  para  hacer  su  ritual.  Aquél  que   sólo  hacía  cuando  terminaba  de  hacer  algo.     Cerró   las   persianas   al   futuro   sol   que   saldría   por   el   este,   aunque   su   apartamento   estaba   orientado   al   oeste   prefería   hacer   eso   a   oscuras.   Preparó   un   vaso   de   coñac   amplio   con   dos   hielos     grandes   y   dos   dedos   de   Ginebra.   Sacó   el   último   de   los   cigarrillos   del   paquete   y   desempolvó  un  viejo  encendedor.  Este  no  era  su  ‘’Zippo’’  habitual,  sino  un  mechero  antiguo,   chapado  en  oro.  No  sabría  decir  su  marca,  de  hecho,  no  sabía  nada  más  de  él  que  perteneció  a   su   abuelo   antes   de   morir   en   la   Segunda   Guerra   Mundial.   Prendió   el   cigarro     y   aspiró  fuerte.   La   habitación  estaba  en  completa  oscuridad  y  sólo  se  veía  el  pequeño  resplandor  anaranjado  del   tabaco.  Se  notaba  su  olor.     El   sabor   y   el   olor   del   tabaco   jamás   agradaron   a   Giacomo   demasiado,   sin   embargo   el   lujo   de   disfrutar  de  las  figuras  oníricas  del  humo  le  merecía  la  pena.  Dio  un  trago  del  vaso  de  ginebra  y   exhaló   la   bocanada   sobre   el   vaso.   Comenzó   a   relajarse.   Aquello   era   lo   que   más   amaba   del   mundo.  No  había  momento  mejor  para  él.  Ni  tan  siquiera  el  sexo.  Aquello  significaba  que  se   merecía  descansar,  que  por  fin  podía  fumarse  el  cigarro  en  paz,  con  el  legado  de  su  familia  y   beber   un   licor   con   suma   tranquilidad.   Quizás   fuese   algo   estúpido,   sin   embargo   para   él   era   importante.     Se  pasó  el  vaso  por  la  frente.  Sentía  el  frío  de  los  hielos  y  la  humedad  condensada  que  le  caía   ahora  como  gotas  por  la  frente,  escurriéndosele  por  la  nariz  y  bajando  hasta  los  ojos.  Apuró  de   un  trago  el  vaso  y  lanzó  el  cigarrillo  dentro  sonando  el  característico  sonido  de  la  llama  al  dar   con   el   agua.   Automáticamente   se   apagó.   Giacomo   se   levantó   y   dejó   escurrir   su   camisa   quedándose  desnudo  de  torso.  Se  masajeó  la  espalda  con  las  manos,  se  notaba  entumecido.   Movió   la   cabeza   describiendo   un   círculo   y   las   vértebras   le   crujieron.   Se   sacó   los   zapatos,   los   calcetines   y   se   quitó   los   pantalones.   Encendió   la   luz.   Esa   noche   decidió   quitarse   también   el   bóxer.  Se  examinó  su  miembro  y  vio  como  tenia  ciertas  marcas  de  mordiscos,  no  demasiado  

profundas   pero   sí   lo   suficiente   como   para   verse.   Le   recordaron   a   Katrina   y   sonrió.   No   tardó   mucho  en  dormirse.       Esa  noche  soñó  con  Verónica  y  con  Katrina.  Soñó  que  ambas  estaban  relacionadas  que  todo  se   trataba   de   un   juego   indecente   de   entidades   oscuras.   Soñó   con   sus   sueños   pasados,   con   la   mujer  pelirroja,  pero  no  vio  en  ella  el  rostro  de  Katrina.  Soñó  que  encontraba  a  Verónica,  que   esta  aún  le  amaba,  pero  no  fue  capaz  de  abrazarla,  no  era  capaz  de  besarla  ni  de  amarla.  Es   más  algo  se  lo  impedía  y  poco  a  poco  iba  cayendo  en  la  oscuridad.  Oscuridad.  Tan  sólo  quedó   eso,  eso  y  él.  No  sabía  explicar  por  qué  ni  cómo  pero  en  medio  de  la  oscuridad  sólo  estaba  él.   De   pronto   vio   a   Katrina   con   él   en   esa   oscuridad,   sin   embargo   sólo   pasaba   a   su   lado   sin   saludarle,   cuando   intentaba   dirigirse   a   ella   aparecía   a   otro   lado   y   así   continuamente.   En   medio   de   toda   aquella   escena   aparecieron   dos   hombres.   Uno   estaba   terriblemente   deformado   y   tenía   el   rostro   de   gárgola,   feroz,   pero   aun   así   exhalaba   un   aura   cálida   que   tranquilizó   a   Giacomo.   El   otro   era   un   hombre   atractivo,   tanto   como   él   que   sin   embargo   estaba   rodeado   por   una  sensación  oscura  que  aterraba  a  Giacomo.  Cuando  consiguió  ver  al  segundo  hombre  se  dio   cuenta  que  era  él.     Despertó  embadurnado  en  sudor.  Miró  el  despertador.  Eran  las  seis  de  la  tarde.  Se  dejó  caer   sobre  la  cama  poniéndose  el  brazo  encima  de  los  ojos.  Por  un  momento  trató  de  acordarse  del   sueño,   pero   cuando   forzó   su   cabeza   un   poco   se   acordó   que   ese   era   el   día   para   entregar   los   poemas.  Se  levantó  exaltado.  Sacudió  su  cabeza  buscando  su  móvil  y  recordó  que  lo  había  roto   en  un  ataque  de  furia  unos  días  antes.  Se  calmó  y  buscó  su  agenda.  Rezó  porque  Pedro  tuviese   el   mismo   número   que   antes.   Marcó   el   número   en   el   teléfono   fijo   y   comunicó.   Ni   siquiera   estaba   ya   en   la   línea   telefónica.       Se  levantó  nervioso,  debía  hacer  algo.  De  pronto  lo  recordó.  El  folleto  se  lo  había  traído  un  mes   antes  un  encargado  de  Pedro,  aún  tenía  una  esperanza.  Buscó  por  los  papeles  de  su  escritorio   y   debajo   de   unos   folios   estaba   el   folleto.   Buscó   el   número   de   la   empresa,   lo   encontró   en   la   esquina   inferior   derecha.   Se   apresuró   para   marcar   en   el   fijo.   De   repente   oyó   la   voz   de   una   máquina  estéril  y  fría,  eso  le  heló  la  sangre,  no  obstante  la  máquina  le  dio  la  opción  de  que  le   atendiese   un   operador   humano.   -­‐   ¿Hola?-­‐   era   una   voz   masculina   la   que   hablaba   –   Ciao-­‐   dijo   Giacomo   apresurado   –   Necesito   que   me   pasen   con   Pedro   Valverde,   soy   Giacomo   Andrea   Donato.   Es   un   asunto   urgente,   andiamo,   andiamo   –   Le   apresuró,   el   telefonista   no   sabía   que   decir,   debió   quedarse   confuso   entre   tanta   palabra   junta.   Giacomo   hablaba   tan   rápido   que   le   había  aumentado  su  acento.  –  Perdone  ¿Me  puede  repetir  quién  es?-­‐  preguntó  el  telefonista,   Giacomo   inspiró   hondo   tratando   de   calmarse,   el   muchacho   no   tenía   la   culpa   de   que   él   se   hubiese  dormido  –  Soy  Giacomo  Andrea  Donato,  el  escritor-­‐  le  explicó  –  Oh  ¿Y  qué  desea?  –  Le   interrogó   el   hombre   –   Deseo   hablar   con   tu   jefe   Pedro   Valverde.   O   mejor,   pásame   con   su   secretaria,  ella  debería  conocerme  –  le  explicó  -­‐  Perdone,  pero  yo  no  tengo  autorización  para   eso.  Si  me  permite  un  momento  iré  a  preguntar  al  jefe  de  sección  –  le  imploró  joven  –  Ve-­‐  le   ordenó   Giacomo   quien   estaba   refunfuñando   nervioso   en   su   cuarto.   Aún   estaba   completamente  desnudo.  Cuando  cogieron  el  teléfono  la  voz  era  de  una  mujer  –  Hola,  ¿sigue   ahí?-­‐  preguntó  ella  –  Sí  –  contestó  Giacomo  –  ¿Con  quién  tengo  el  gusto  de  hablar?-­‐  preguntó   más  educado  el  italiano  –  Soy  Silvia  Flores,  la  secretaria  de  don  Pedro  Valverde  –  comentó  ella-­‐   Encantado   Silvia,   soy   Giacomo   Andrea   Donato,   el   escritor-­‐   comentó   él   –   Verá   hace   cosa   de   unos  días  perdí  mi  móvil  y  quería  hablar  con  don  Pedro  si  fuera  posible  –  comentó  él  –  No  se   preocupe  señor  Giacomo,  le  paso  su  llamada  al  despacho,  es  para  mí  todo  un  honor  hablar  con   usted.  –  Comentó  ella  –  Sí,  sí,  gracias  querida  –  sonrió  el  hombre,  entonces  sonó  el  chasquido   de  un  botón,  automáticamente  el  teléfono  fue  descolgado  por  otra  persona  -­‐  ¿Si?-­‐  preguntó  la   voz  de  Pedro  al  otro  lado  del  cable  –  Pedro,  soy  Giacomo-­‐  se  presentó  -­‐  ¡Giacomo!  –  Dijo  Pedro   con   sorpresa   –   Verás   acabo   de   levantarme,   tengo   los   poemas,   pero   no   los   podré   llevar,   no   llego  a  tiempo.  ¿Podríamos  quedar  esta  noche  y  te  los  doy?-­‐  preguntó  el  escritor  –  Claro,  así  

nos   vemos   que   hace   tiempo   que   no   sé   nada   de   ti.   Prepáralos   y   me   los   traes   –   Le   indicó   –   Ok   –   respondió  Giacomo  -­‐  ¿En  el  Amayra  a  las  10?-­‐  preguntó  –  Claro  –  accedió  Pedro  –  Bien  allí  te   veo,   un   abrazo   –   se   despidió   Giacomo   notablemente   más   calmado   y   colgó.   Aquél   día   había   empezado   ajetreado.   Pensó   por   un   momento.   Tomó   los   poemas   y   los   amontonó.   Aún   tenía   tiempo   para   plastificarlos   y   prepararse   así   que   no   se   demoró   más   y   rescató   su   maletín   de   lo   alto  de  un  armario  empotrado.  Guardó  allí  las  copias  de  los  originales  y  se  dispuso  a  prepararse   para  bajar  a  la  calle.       3       Giacomo  entró  al  restaurante  vestido  elegantemente  con  un  traje  de  buen  corte  que  parecía   hecho   a   medida.   Buscó   con   la   mirada   a   Pedro   pero   lo   primero   que   vio   fue   dos   grandes   esferas   que  estaban  situadas  sobre  dos  mesas,  metidas  en  urnas  de  cristal.  Esto  le  llamó  la  atención,   sin   embargo,   enarcó   una   ceja   y   siguió   su   camino.   La   tarima   crujía   bajo   él.   Llevaba   un   portafolios   de   cuero   negro   con   filigranas   doradas   en   los   bordes   haciendo   extraños   dibujos.   Quizás  no  era  lo  más  estético,  sin  embargo,  a  él  le  gustaba.  Pedro  estaba  sentado  junto  a  una   ventana   que   daba   a   la   calle   en   una   mesita   redonda   decorada   con   un   mantel   blanco   y   una   especie  de  esfera  de  cristal  colocada  en  el  centro.  Giacomo  se  sentó  en  frente  de  él  y  le  ofreció   su   mano,   Pedro   se   la   estrechó   –   Vaya,   sí   que   has   cambiado   Pedro-­‐   Exclamó   Giacomo.   Pedro   sonrió.  Años  antes  Pedro  y  Giacomo  se  habían  conocido  en  Bolonia,  ambos  eran  guapos,  altos   y   morenos.   Al   principio   eran   rivales,   pero   después   terminaron   siendo   amigos,   salían   y   se   retaban  el  uno  al  otro  a  ver  quién  era  capaz  de  conquistar  más  mujeres.  Eran  como  el  don  Juan   Tenorio   y   el   don   Luis   Mejía   de   la   universidad.   Ahora   Pedro   era   una   sombra   de   lo   que   había   sido.   La   calvicie   empezaba   a   abrirse   paso   en   su   pelo   negro   que   cada   vez   era   más   escaso,   había   desarrollado  en  esos  años  una  gran  barriga  que  apenas  le  permitía  estar  cómodo  sentado  en  el   hueco   entre   la   mesa   y   la   silla.   Su   cara,   antes   atractiva   se   había   convertido   en   una   masa   de   carne  donde  le  colgaban  los  mofletes  y  caía  una  pronunciada  papada.  Sus  ojos,  que  habían  sido   grandes  y  azules  se  habían  empequeñecido  por  llevar  continuamente  las  gafas  puestas.  Aun  así   iba   elegantemente   vestido   con   traje   y   corbata,   y   aunque   no   le   favorecían   demasiado,   las   gafas   le   daban   un   cierto   aspecto   erudito   y   distinguido.   –   Vaya,   veo   que   tú   sigues   como   siempre-­‐   respondió   Pedro   esbozando   una   sonrisa   en   sus   gruesos   labios.   -­‐   ¿cómo   te   has   apañado   para   ponerte   así?-­‐   preguntó   curioso   Giacomo   –   Pues   nada,   trabajo,   sedentarismo,   más   trabajo.   Todo   acaba   por   machacar   a   uno.   La   mujer,   los   niños   los   divorcios.   Todo   aporta   su   pequeño   granito   de   arena   –   se   rió   Pedro   quitándole   importancia   al   asunto   -­‐     ¿Y   tú?   ¿Cómo   has   conseguido  mantenerte  estos  años?-­‐  le  interrogó  –  Pues  precisamente  con  la  fórmula  contraria   –  rió  Giacomo  –  No  esposas,  no  hijos,  no  divorcios,  no  trabajo  –  exclamó  y  Pedro  se  rió  con  él  –   No  has  cambiado  en  nada  –  se  alegró  Pedro  –  Pero  bueno,  hemos  venido  a  hablar  de  negocios,   será   mejor   que   no   lo   demoremos   más   –   le   miró   –   Sí,   tienes   razón.   Veo   que   en   eso   has   cambiado  poco  –  Pedro  asintió,  de  pronto  un  camarero  se  les  acercó   -­‐  ¿Qué  desean  señores?-­‐   preguntó  el  camarero  –  Yo  quiero  un  menú  degustación  de  Ravioli  de  calabacín,  Carpaccio  de   atún   y   mousse   de   chocolate-­‐   se   adelantó   Pedro   –   Yo   lo   mismo,   pero   en   vez   de   Carpaccio   quiero  solomillo  de  cebón  –  El  camarero  tomó  nota  y  se  marchó  raudo.  Giacomo  le  cedió  su   portafolios  a  Pedro,  este  sonrió  y  se  resistió  a  abrirlo   –  Sigue  con  el  mismo  portafolios  hortera   de  la  universidad,  desde  luego  que  has  cambiado  poco  –  dijo  afectuosamente.  Giacomo  asintió  

-­‐  ¿no  lo  abres?-­‐  le  preguntó  –  No,  es  verdad  que  son  negocios  Giacomo,  pero  disfrutemos  de  la   cena   antes   de   entrar   a   temas   que   no   merecen   la   pena   –   le   explicó   Pedro   –   Carpe   Diem   –   apostilló  el  italiano  –  Carpe  Diem  –  le  respondió  Pedro.   Cenaron  tranquilamente  Giacomo  miraba  atentamente  a  un  par  de  jovencitas  que  había  a  su   lado,  estas  intercambiaban  risitas  y  miradas  fugaces  con  él,  sin  embargo  el  coqueteo  no  fue  a   mayores.   Pedro   le   miraba   divertido   –   Aun   sigues   queriéndotelas   llevar   a   todas   –   sonrió   –   Bueno,  deformación  profesional,  supongo  –  bromeó  Giacomo.  Cuando  terminaron  de  cenar  les   sirvieron   un   café   que   corrió   a   cuenta   de   Pedro.   Mientras   se   tomaban   el   café   Pedro   abrió   el   portafolios  y  sacó  las  copias  de  los  poemas  unas  estaban  encuadernadas  y  otras  simplemente   venían   sueltas   para   facilitar   la   impresión   de   ejemplares.   Pedro   leyó   el   que   estaba   encuadernado  –  Precioso-­‐  dijo  aunque  sólo  estaba  leyendo  por  encima  –  Veo  que  no  te  gusta   amañar   las   cosas-­‐     sonrió   –   En   fin,   supongo   que   es   lo   justo.   Te   pedí   una   obra   y   me   has   entregado  una  obra  con  calidad.  A  sí  que  sin  discusión  el  premio  será  tuyo  –  declaró  mientras   leía  -­‐  ¿Es  que  acaso  iba  a  ser  de  otra  forma?-­‐  preguntó  Giacomo  –  No,  no,  claro  que  no,  sólo   que  podrías  no  haber  puesto  ningún  empeño  y  entonces  me  hubiera  visto  obligado  a  decirte   que  no  –  le  explicó  –  Lo  entiendo,  lo  entiendo-­‐  Giacomo  dio  un  sorbo  a  su  café  y  algo  le  llamó   la   atención   a   su   lado.   Miró   y   se   encontró   con   dos   personas   que   le   resultaron   enormemente   familiares.  Una  era  una  mujer,  pelirroja,  alta  y  guapa,  de  ojos  verdes,  le  recordó  a  Katrina,  pero   no   era   ella,   esta   sonreía   de   otra   forma,   y   aunque   su   parecido   era   enorme,   tenía   un   lunar   delatador  encima  del  labio.  El  otro,  su  acompañante,  era  un  hombre  alto,  de  melena  negra  que   caía  ondulada  graciosamente  sobre  sus  hombros,  iba  vestido  con  prendas  elegantes.  Ella  con   un  vestido  de  raso  blanco,  insinuante,  casi  transparente.  No  llevaba  sostén.  Él  iba  con  un  traje   gris   hecho   a   medida,   y   llevaba   una   rosa   roja   prendida   del   bolsillo   exterior   de   la   americana.   Automáticamente  Giacomo  se  vio  catapultado  a  su  sueño  de  la  noche  pasada.  Reconoció  a  esa   mujer   y   a   ése   hombre,   pero   entró   en   razón.   No   les   conocía.   Era   imposible,   tan   sólo   eran   alucinaciones   suyas.   Las   dos   personas   le   saludaron   y   sonrieron,   él   lo   atribuyó   a   que   debían   conocerle  por  su  fama  de  escritor  y  no  le  dio  más  importancia.  Les  devolvió  el  saludo  y  volvió  a   mirar  a  Pedro  mientras  este  se  terminaba  el  café  –  Ha  sido  una  velada  encantadora  –  bromeó   Pedro   –   No   intentes   camelarme   con   eso,   que   soy   una   chica   muy   decente-­‐   apostilló   Giacomo   siguiendo  el  mismo  hilo  –Bueno,  es  hora  de  retirarse  amigo,  me  quedo  con  tu  maletín  y  te  lo   devuelvo  mañana.  No  te  olvides,  a  las  once  de  la  noche  en  el  Casino  de  Madrid,  no  aceptaré   escusas-­‐   sonrió   y   le   tendió   la   mano.   Giacomo   se   la   estrechó   devolviéndole   la   sonrisa.   Ciertamente  aquella  noche  lo  había  pasado  bien,  había  sido  como  recordar  viejos  tiempos.   Giacomo  volvió  a  su  casa  caminando.  Eran  las  doce  de  la  noche  y  en  el  cielo  había  una  hermosa   luna   llena,   las   estrellas   a   penan   podían   verse   por   la   excesiva   luminosidad   de   la   ciudad,   sin   embargo   la   luna,   en   su   apogeo,   brillaba   con   una   luz   amarillenta.   Era   preciosa.   A   Giacomo   le   encantó   aquella   vista,   tanto   que   en   medio   del   paseo   del   prado   se   quedó   clavado   en   el   boulevard  para  poder  admirarla.  La  Cibeles  manaba  agua  incesantemente  a  su  lado  y  en  frente   de   él   lo   que   había   sido   el   palacio   de   correos   y   ahora   era   el   ayuntamiento   de   Madrid.   Era   un   edificio  hermoso  de  fachada  blanca  construido  en  el  neoclasicismo  y  plagado  de  ventanas.  No   era   demasiado   recargado,   sin   embargo   sí   tenía   multitud   de   ventanales   altos   y   estrechos   que   seguramente  debían  darle  gran  luminosidad  al  edificio.  Estaba  coronado  por  una  torrecilla  de   planta   cuadrada   con   un   reloj   en   el   centro.   La   luna   incidía   con   sus   haces   amarillos   sobre   el  

alabastro   blanco   y   le   hacía   resplandecer   de   su   misma   guisa.   Las   aguas   de   la   fuente   también   tomaron  ese  color.  Durante  un  momento,  todo  pareció  tornarse  gualda.   Las   calles   estaban   pobladas   por   cientos   de   personas.   El   buen   ambiente   de   Madrid   y   su   estupenda  temperatura  eran  lo  que  más  le  gustaba  a  Giacomo  de  la  capital  de  España.  Quizás   por  eso  había  decidido  quedarse  a  vivir  allí  un  tiempo  en  detrimento  de  su  piso  en  Nápoles.  A   parte   del   contrato   con   Anaya,   que   no   le   restringía   para   nada   vivir   en   el   extranjero.   Madrid   era   una   ciudad   hechizante.   Construida   en   la   Edad   media   por   los   árabes   que   ‘’invadieron’’   la   península,   no   fue   una   ciudad   hasta   bien   entrado   el   siglo   XVIII   cuando   Carlos   III   decidió   reformarla  de  arriba  abajo.  Aunque  desde  el  siglo  XVI  ya  había  sido  nombrada  villa  y  capital  del   imperio  español,  en  verdad  fue  el  monarca  borbónico  quien  la  reformó  y  restauró  dejándola   con   todos   aquellos   monumentos   que   a   Giacomo   tanto   le   gustaban.   De   vez   en   cuando   pensaba   que   debía   recorrer   más   España.   Siempre   le   habían   dicho   que   era   un   país   donde   había   una   cantidad   ingente   de   antigüedades   y   que   desde   los   últimos   veinte   o   treinta   años   se   estaban   cuidado   y   restaurando.   Eso   le   impactó   mucho,   dado   que   en   Italia   los   monumentos,   pese   al   orgullo  que  sentían  de  ellos,  no  estaban  demasiado  bien  cuidados.   Mientras   caminaba   aquella   noche   pensó   en   visitar   Toledo,   Segovia   y   Ávila   que   estaban   bastante   cerca.   En   Segovia,   le   habían   dicho,   que   se   encontraba   un   acueducto   romano   aún   entero.   Eso   le   impactó,   sin   embargo   le   impactó   más   saber   que   Toledo   era   aún   como   una   ciudad   medieval,   aunque,   había   crecido   fuera   de   sus   murallas,   aún   conservaba   todo   el   casco   antiguo  y  eso  le  habría  encantado  verlo.  Sin  darse  cuenta,  entre  tanto  monumento,  ya  estaba   delante  del  portal  de  su  casa.  Sacó  la  llave  perezosamente  y  abrió  la  puerta,  entró.  Pensó  en   coger   el   ascensor,   sin   embargo   se   decidió   por   la   escalera.   Últimamente   había   tenido   poco   tiempo  para  ir  al  gimnasio,  su  vida  se  había  vuelto  un  poco  más  ajetreada  que  de  costumbre.   Sobre   todo   después   de   lo   de   Verónica,   no   obstante   a   penas   ya   pensaba   en   eso,   prefería   recordar   a   la   chica   como   alguien   con   quien   pasó   unos   bellos   meses.   Aunque   aún   le   seguía   intrigando  por  qué  había  desaparecido.  Decidió  que  se  lo  preguntaría  cuando  volviese  a  clase.   Se   dejaría   caer   por   la   Complutense   para   saludarla   y   ya   de   paso   visitar   algunas   de   aquellas   bibliotecas  tan  maravillosas  de  las  facultades.   Subió  a  buen  ritmo  los  escalones.  No  tardó  demasiado  en  llegar  a  la  novena  planta.  Allí  vivía   Katrina,  miró  su  puerta  y  pensó  en  llamar,  sin  embargo  se  acordó  de  la  hora  y  desistió,  se  dijo  a   sí   mismo   que   si   no   estaba   por   ahí   dando   una   vuelta   estaría   durmiendo   y   con   eso   sólo   molestaría   a   la   mujer.   Se   encogió   de   hombros   y   subió   hasta   su   apartamento.   Entró,   se   quitó   la   chaqueta,  la  colgó  en  la  percha  y  se  desabotonó  la  camisa  dejando  su  vientre  libre  de  la  tela.   Se  decidió  a  salir  a  la  ventana  a  disfrutar  del  aíre  de  la  noche.  Le  gustaba  hacer  eso,  sobre  todo   cuando   el   calor   de   agosto   apretaba.   Al   salir   se   percató   que   allí   el   aire   era   más   frío,   si   bien   tampoco   era   gélido.   Quizás   veinte   grados.   Le   agradaba   la   sensación.   Volvió   a   mirar   a   la   luna   mientras   respiraba   hondo,   era   grande,   redonda   y   amarilla.   Desde   aquél   punto   parecía   que   pudiese  ponerse  de  puntillas  y  tocarla  con  los  dedos.  No  lo  intentó,  pero  no  le  faltaron  ganas.   Pensó   en   Katrina,   sobre   todo   en   su   último   encuentro.   La   fogosidad   de   aquella   mujer   y   su   manera  de  amar  le  parecían  increíbles.  Nunca  se  había  encontrado  con  otra  igual,  ni  siquiera   Verónica  era  capaz  de  igualar  a  la  pelirroja  en  la  cama.  En  el  sillón,  se  corrigió  al  pensar  en  ello.   Suspiró  y  volvió  a  pasar.  Cerró  la  puerta  corredera  que  era  de  cristal  enmarcado  en  aluminio   negro.  Se  sentó  sobre  la  cama  y  se  quitó  la  camisa,  también  se  desabrochó  el  pantalón,  lanzó  la  

camisa  a  un  lado  y  se  sacó  las  otras  prendas  con  lentitud.  Cuando  quedó  desnudo  se  tendió  en   la  cama  esperando  no  soñar  aquella  noche  o  al  menos  no  soñar  como  la  última  vez.  Cerró  los   ojos   pero   no   se   tapó   con   la   sábana.   Tenía   calor.   Lentamente   todo   le   pareció   más   irreal,   más   confuso,  fue  sumiéndose  en  el  sueño  hasta  que  por  fin  se  apagó.   El   despertador   sonó   estridentemente   a   las   diez   en   punto   de   la   mañana.   Giacomo   se   incorporó   para   apagarlo   de   un   manotazo.   Se   planteó   el   seguir   durmiendo,   pero   se   forzó   para   levantarse.   Quería  estar  bien  despierto  ese  día,  despierto  y  dispuesto.  Se  dio  una  ducha  rápida  y  tomó  un   breve   tentempié.   Se   vistió   de   traje,   este   era   de   Armani,   no   tan   bueno   como   el   de   la   noche   anterior   pero   tampoco   era   de   mala   calidad   precisamente.   Bajó   a   la   calle,   de   nuevo   tomó   la   escalera.   Al   pasar   por   delante   del   piso   de   Katrina   se   tomó   la   libertad   de   llamar   a   su   puerta.   Estuvo  esperando  cinco  largos  minutos,  sin  embargo  nadie  respondió.  Se  encogió  de  hombros   y  se  dijo  a  sí  mismo  que  habría  salido.  Bajó  la  escalera  y  salió  a  la  calle  en  dirección  a  Colón.   Bajó   después   el   paseo   de   Recoletos   hasta   el   paseo   del   Prado.   Allí   siguió   por   la   acera   de   la   izquierda   hasta   llegar   al   museo   del   mismo   nombre.   Sonrió   al   mirarlo.   El   edificio   era   gigantesco   y   poseía   una   gran   escalinata   que   subía   hasta   su   entrada.   Mucha   gente   que   iba   allí   no   lo   pensaba.  Iban  allí  a  observar  obras  de  arte,  esculturas  y  pinturas  hechas  por  grandes  maestros,   sin  embargo  Giacomo,  más  allá  de  eso  veía  la  arquitectura  del  edificio  como  una  obra  en  sí.  Un   gran   monumento   que   contenía   otros   monumentos.   Esa   era   la   magia   del   lugar.   Sin   embargo   no   sólo   eso   había   impactado   a   Giacomo   en   su   primera   visita.   Cuando   pisó   por   primera   vez   el   Prado   acababa   de   llegar   a   Madrid.   Como   buen   italiano   había   visitado   los   mejores   y   más   prestigiosos   museos   de   Italia   y   se   había   recorrido   toda   la   península   viendo   el   arte   de   sus   antepasados.  Le  resultaba  admirable,  sorprendente  y  extraordinariamente  bello.  Sin  embargo   al  entrar  por  primera  vez  en  el  museo  del  Prado  pudo  comprobar  como  el  arte  de  España  no   era   solamente   de   España.   Era   un   museo   que   englobaba   el   arte   de   Europa.   Allí   podía   encontrar   desde  un  Botticelli  hasta  un  Robert  Campin  pasando,  claro  está,  por  Velázquez,  Goya,  Murillo,   etc.  que  eran  verdaderas  maravillas.  Aglutinaba  toda  la  maestría  europea  de  aquéllas  épocas  y   eso  le  impactó,  le  enamoró.   Siguió   su   recorrido   habitual.   Primero   visitó   a   los   maestros   flamencos   y   se   quedó   parado   un   buen   rato   delante   del   Jardín   de   las   Delicias.   Gustaba   de   analizar   ese   difícil   cuadro.   Ese   día   además   se   quedó   plantado   delante   de   la   Mesa   de   los   Pecados   Capitales,   no   sabía   por   qué,   pero   parecía   estar   llamándole   a   voces.   Se   quedó   plantado   y   miraba   únicamente   una   de   las   siete   escenas   de   aquella   mesa.   La   lujuria.   Se   preguntó   por   qué   miraba   eso,   sin   embargo   le   quitó   importancia   y   se   marchó   a   seguir   con   su   visita.   Siguió   por   sus   compatriotas,   los   italianos,   los   consideraba   estéticamente   superiores   a   los   flamencos,   para   él   la   pincelada   libre   de   Botticelli,  Tintoretto  o  Veronés  le  impactaba  mucho  más  que  los  aglutinamientos  del  color  de   los   flamencos,   por   mucho   que   estos   consiguiesen   depurar   la   técnica.   Después   visitó   a   los   españoles.  Esta  pintura  le  impactaba,  sobre  todo  la  de  Velázquez.  Muchas  veces  se  quedaba  de   pie   delante   de   Vieja   friendo   huevos   y   se   preguntaba   cómo   había   logrado   ése   sevillano   representar   hasta   el   aceite   hirviendo,   la   transparencia   de   la   clara   del   huevo,   le   parecían   tan   reales.     De  pronto  notó  una  presencia  a  su  espalda.  Se  volteó  y  no  vio  nada,  aunque  a  su  izquierda  algo   le  llamó  la  atención.  Giró  la  cabeza  y  vio  allí  parada  a  una  mujer  de  pelo  ensortijado  rojo  que  le   miraba   directamente   sonriéndole   con   descaro.   Tenía   un   lunar   en   labio.   La   reconoció  

enseguida.  Era  la  mujer  del  restaurante.  Se  acercó  a  saludarla,  sin  embargo  cuando  se  acercó  la   mujer   desapareció   de   repente.   Frunció   el   ceño   confundido.   ¿Cómo   era   posible   aquello?   ¿Quizás  se  estaba  empezando  a  volver  loco?  Miró  hacia  todos  los  lados    y  no  vio  a  nadie  más   que   a   una   mujer   que   trabajaba   en   el   museo   cuidando   aquella   sala.   Cerró   los   ojos,   respiró   hondo  y  trató  de  relajarse.  De  pronto  se  notaba  tenso.  Miró  el  reloj  y  eran  las  doce  y  media.   Había  estado  dos  horas  en  el  museo.  Se  rió  –  Demasiado  tiempo  viendo  cuadros-­‐  se  dijo  a  sí   mismo  y  decidió  volver  a  su  apartamento.   Cuando   llegó   a   su   apartamento   ya   era  la   una   y   cuarto.   Se   preparó   para   comer   macarrones   con   queso,   comió   de   pié.   Para   acompañar   conectó   el   reproductor   de   música,   en   él   sonaba   el   ‘’Nessum  Dorma’’  cantado  por  Pavarotti,  que  para  él  era  el  mejor  tenor  que  había  existido  y   existiría  con  Carreras  y  Placido  Domingo.  Comió  rápido  y  se  sentó  a  escuchar  de  la  música.   Las   notas   pausadas   de   la   ópera   y   de   la   música   clásica   le   encantaban.   Se   sirvió   una   copa   de   coñac  y  mientras  escuchaba  bebía  para  amenizar  la  velada.  Aún  faltaban  ocho  horas  hasta  que   fuese  la  gala  donde  sería  premiado,  sin  embargo  se  encontraba  nervioso.  Apuró  la  copa  de  un   trago   y   cerró   los   ojos.   La   música   penetraba   dentro   de   él   y   le   hacía   sentir   mejor,   más   relajado   y   calmado.   Lentamente   el   sueño   fue   invadiéndole.   Últimamente   dormía   demasiado,   sin   embargo  era  tan  placentero  el  sueño  de  la  tarde  que  decidió  dejarse  y  dormirse  con  aquella   dulce  música  sonando  para  su  subconsciente.     De   pronto   unos   golpes   en   su   puerta   le   despertaron.   Cerró   sus   ojos   y   se   restregó   uno   con   el   dorso  de  la  mano  mientras  bostezaba.  Miró  el  vaso  de  coñac  el  cual  aún  estaba  en  su  mano,  el   hielo  se  había  derretido  completamente  y  el  líquido  parecía  templado.  Los  golpes  volvieron  a   sonar.   Alguien   estaba   llamando.   Dejó   el   vaso   en   una   mesita   cercana   y   se   levantó   frunciendo   el   gesto   a   abrir   la   puerta.   Aún   estaba   medio   dormido.   Abrió   la   puerta   y   se   encontró   de   bruces   con  Katrina.  La  muchacha  llevaba  una  especie  de  libreto  en  la  mano  de  papel  satinado.  –Hola   Katrina  –  sonrió  Giacomo  invitándola  a  pasar.  Ella  entró  en  la  casa  y  Giacomo  cerró  la  puerta   tras   ella.   Las   cortinas   estaban   echadas   y   había   poca   luz   en   la   sala   que   estaba   más   bien   en   penumbra.  –  hoy  no  puedo  quedarme  mucho  querido,  pero  he  venido  a  traerte  una  invitación-­‐   sonrió   ella   mientras   le   tendía   el   papel.   Giacomo   lo   tomó   y   lo   leyó   por   encima   –   A   sí   que   se   celebra  una  fiesta  en  el  palacio  de  Linares.  Debe  ser  una  recepción  importante.   –  Comentó  él  –   Sí,  lo  es,  es  en  honor  de  un  gran  cargo  del  ejército-­‐  apostilló  ella  –  Espero  que  vengas,  es  muy   importante  para  mi-­‐  comentó  –  Trataré  de  ir,  pero  no  prometo  nada,  hoy  me  galardonan  con   un   premio   –   explicó   -­‐   ¿Y   a   qué   hora   empieza   ese   homenaje?-­‐   curioseó   ella   –   A   las   diez,   ¿quieres   venir?   –   preguntó   sonriente   mientras   dejaba   el   libreto   sobre   una   mesa   –   Me   encantaría  –  asintió  la  joven  mientras  le  acariciaba  el  hombro  con  una  mano  –  Bien,  prepárate,   te   pasaré   a   buscar   luego.   –   le   dijo   él,   ella   asintió   y   se   dirigió   a   la   puerta,   Giacomo   la   acompaño   y   se   la   abrió   cediéndola   el   paso.   Antes   de   irse,   se   puso   de   puntillas   y   besó   los   labios   de   Giacomo,  este  le  correspondió  abrazándola  de  la  cintura  y  después  le  dio  un  pícaro  azote  en   las  nalgas.  La  guiño  un  ojo,  ella  sonrió  –  Adiós  amore  –  se  despidió  él  –  Hasta  luego  querido  –   sonrió   y   desapareció   en   la   escalera.   Giacomo   cerró   la   puerta   con   una   sonrisa   en   sus   labios.   Sabía   que   esa   noche   iba   a   pasarla   con   Katrina,   no   obstante   algo   le   advertía   que   algo   saldría   mal.  No  hizo  caso  a  ese  sentimiento.  Miró  la  hora,  el  reloj  marcaba  las  seis  de  la  tarde.  –Cuatro   horas-­‐   pensó.   Tomó   la   tarjeta   y   la   analizó.   La   recepción   era   a   las   doce.   Habría   tiempo   de   sobra   para  ir  a  la  entrega  de  premios  y  después  acudir  al  compromiso  de  la  mujer.    

A   las   nueve   en   punto   Giacomo   se   presentó   en   la   puerta   de   Katrina.   Llamó   con   los   nudillos   tres   veces.  Al  poco  la  puerta  se  abrió  mostrando  a  la  joven  envuelta  en  una  toalla  blanca.    Giacomo   la   miró   desde   el   umbral   con   una   sonrisa   pícara.   La   miró   de   arriba   abajo,   ella   le   devolvió   la   sonrisa   y   se   acercó   a   besarle   los   labios,   él   le   correspondió   y   pasó  –   Voy   un   poco   lenta   querido,   espero  que  no  te  importe-­‐    comentó  ella  –  No  te  preocupes,  vamos  con  tiempo  de  sobra-­‐  Ella   le  invitó  a  pasar  y  él  tomó  a  siento  en  el  sillón  de  la  última  vez.  Le  traía  buenos  recuerdos.  La   joven   se   dedicó   a   deambular   de   un   lado   para   otro   mientras   pensaba   que   ponerse.   Llevaba   a   veces   ropa,   otras   maquillaje.   Lo   que   más   le   sorprendió   a   Giacomo   fue   cuando   pasó   con   una   joya   delante   de   él   con   forma   de   rosa.   Era   un   gran   rubí   tallado   engastado   en   un   tallo   de   oro   cuyas   espinas   eran   diminutos   diamantes.   La   fruslería   le   pareció   maravillosa   y   sobre   todo   curiosa.  Miró  el  reloj,  eran  ya  las  nueve  y  cuarto.  Sonrió,  aun  les  quedaba  tiempo  de  sobra.     Cinco  minutos  después  ella  estaba  lista.  Llevaba    un  traje  rojo  sangre  de  seda  que  le  realzaba   los   pechos.   El   corte   era   elegante   a   la   par   que   provocativo.   La   fruslería   iba   colocada   en   la   parte   izquierda  y  brillaba  cada  vez  que  le  tocaba  el  más  mínimo  haz  de  luz.  A  Giacomo  le  encantaba   el   efecto   que   hacía   en   la   mujer,   parecía   como   si   una   joya   llevase   a   otra.   Los   grandes   ojos   verdes   de   la   mujer   le   miraron   directamente.   Sintió   como   si   pudiese   leer   su   alma.   La   profundidad   de   la   mirada   de   la   mujer   a   veces   le   asustaba,   sin   embargo   eso   era   algo   que   le   gustaba.   Se   levantó   y   se   dirigió   hacia   ella   –   Cara,   estás   guapísima-­‐   sonrió   él   -­‐   ¿Tú   crees?-­‐   preguntó   ella   haciéndose   la   inocente.   Giacomo   asintió   y   la   besó   los   labios,   ella   le   correspondió   abrazándosele  de  la  cintura.  El  la  soltó  y  miró  el  reloj.  Eran  las  nueve  y  veinte.  –  Deberíamos   irnos  ya  querida  -­‐    apremio  el  italiano.  Ella  sonrió  y  le  soltó.   Bajaron  a  la  calle,  ya  era  de  noche  cerrada.  Ella  miraba  al  cielo  distraída  mientras  paseaba  del   brazo  de  Giacomo  -­‐  ¿En  qué  piensas  Katrina?-­‐  le  preguntó  –  No  nada,  sólo  que  está  hermosa  la   luna-­‐  Giacomo  miró  y  la  vio  hoy  blanca  y  grande.  También  estaba  llena,  como  la  noche  pasada,   sin   embargo   en   vez   de   amarilla   ése   día   estaba   plateada   tal   y   como   la   habían   cantado   tantos   poetas.  Se  veían  también  algunas  estrellas  lo  suficientemente  brillantes  como  para  traspasar  la   capa  de  gases  y  luz  que  envolvía  la  ciudad.  Caminaron  durante  unos  quince  minutos  a  lo  largo   de  recoletos  para  salir  después  a  Gran  vía.  Desembocaron  en  Alcalá  y  subieron  hasta  llegar  al   Casino  de  Madrid.  A  penas  eran  las  diez  menos  diez  de  la  noche.  Habían  llegado  pronto,  pero   Pedro   ya   estaba   en   la   entrada   esperándoles.   Pedro   le   recibió   con   los   brazos   abiertos,   Giacomo   y   él   se   fundieron   en   un   abrazo,   entonces   Pedro   reparó   en   la   voluptuosa   dama   que   acompañaba  a  Giacomo  del  brazo  –  Vaya,  señorita  L’Fontage,  desconocía  que  conociese  a  mi   amigo   –   sonrió   el   obeso   empresario   –   Digamos,   que   hemos   tenido   la   suerte   de   vivir   en   el   mismo   edificio   –   correspondió   a   su   sonrisa   de   forma   cordial   y   se   apegó   a   Giacomo   –   Tanto   usted  como  su  hermana  son  dos  mujeres  encantadoras-­‐  confirmó  Pedro  nuevamente  mientras   Giacomo  permanecía  expectante  –  Vaya,  no  sabía  que  os  conocieseis  –  comentó  –  Sí,  tanto  la   señorita   como   su   hermana   son   grandes   patrocinadoras   de   la   firma   –   explicó   el   empresario   –   Vaya,  que  sorpresa  –  sonrió  él  –  bueno,  vamos  a  pasar,  nos  esperan-­‐  apostilló  Pedro,  Katrina   permanecía   en   silencio.   Pasaron   dentro   del   edificio,   el   reservado   era   el   gran   salón   de   la   entrada.  Era  un  enorme  espacio  donde  ascendía  una  escalera  que  se  bifurcaba  en  otras  dos  de   caracol   antes   de   tocar   el   suelo.   La   arquitectura   era   exquisita   aunque   un   poco   recargada.   El   techo  era  una  gran  bóveda  de  cañón  en  escayola  blanca  con  miles  de  trampantojos  y  tallas  que   culminaban  en  figuras  decorativas  y  bellas.  

La  sala  estaba  atestada  de  personas  que  a  Giacomo  no  le  decían  nada.  Él  sólo  estaba  atento  de   Katrina.   La   mujer   caminaba   a   su   lado   con   expresión   lejana,   sin   embargo,   siempre   que   contactaba   su   visión   con   la   de   él   sonreía   cálidamente.   Un   camarero   se   les   acercó   con   unas   copas  de  Champagne.  Giacomo  cogió  una,  sin  embargo  Katrina  la  rechazó  con  decoro.  Él  bebió   un  trago  notando  el  amargo  y  a  la  vez  dulce  sabor  del  líquido  dorado  bajando  por  su  esófago.   Miró  a  Katrina  y  la   notó   más  seria  y  pálida  que  nunca,  frunció  el  ceño  y  se  acercó  un  poco  a  la   mujer   –   Kat,   ¿te   pasa   algo   cara?-­‐   preguntó   casi   en   un   susurro  –No,   no,   querido,   sólo   que   no   soporto  las  aglomeraciones  de  gente.  Es  algo  que  me  desagrada.  –  Sonrió  –  No  te  preocupes,   en  seguida  nos  iremos  –  comentó  él  –  no  planteo  quedarme  mucho  más  después  de  recibir  el   premio.-­‐   susurró   y   la   besó   en   la   mejilla,   ella   le   miró   con   un   gesto   de   afecto   y   ternura,   le   dieron   ganas   de   besarla   los   labios,   sin   embargo   no   lo   hizo,   quería   mantener   el   decoro   delante   de   aquella  gente.     Giacomo  miró  a  la  derecha,  justo  en  aquella  pared  habían  dispuesto  una  gran  mesa  de  madera   donde  estaban  dispuestas  tres  cajas  de  cuero  y  varios  royos  de  papel  que  parecían  diplomas.   Supuso  que  allí  se  le  otorgarían  los  honores  a  quienes  habían  ganado  el  premio.  No  parecían   cosas   muy   ostentosas.   Giacomo   supuso   que   eran   más   bien   las   típicas   menciones   que   se   daban   siempre.   Una   chapa   de   plata   con   el   nombre   y   el   galardón   y   poco   más.   El   dinero,   seguramente,   se   lo   ingresarían   directamente   en   el   banco.   Todo   muy   discreto.   Él   hubiera   preferido   menos   pompa,   menos   jaleo   y   sobre   todo   que   le   permitiesen   haberse   quedado   en   casa   con   Katrina   disfrutando  de  su  premio  justo  como  a  él  más  le  gustaba.  Sin  embargo  Pedro  sí  que  era  más   partidario  de  todas  aquellas  fiestas,  juergas  y  jaranas.  A  él  le  divertían  y  siendo  él  el  creador  del   premio  en  cuestión  no  iba  a  ser  Giacomo  quien  le  quitase  la  ilusión.     Eran  las  once  y  media  ya  cuando  el  sonido  de  las  voces  y  de  los  susurros  se  calmó  para  dejar   paso  a  los  jueces  del  concurso.  Se  sentaron  todos  detrás  de  aquella  mesa  larga  y  grande  de  la   pared   y   se   dispusieron   de   tal   forma   que   Pedro   quedó   en   medio   de   las   cinco   personas   que   conformaban  lo  que  había  sido  el  jurado.  Todos  tenían  caras  serias  y  eruditas,  parecían  saber   bastante   sobre   literatura   y   alguno   le   sonaba   a   Giacomo   de   haberle   visto   en   alguna   editorial.   Eran  escritores  o  al  menos  expertos,  eso  le  agradó  al  italiano,  pensó  que  así  la  farsa  que  era   aquél  concurso  se  notaría  menos.   El  silencio  entonces  fue  sepulcral.  Después  de  un  largo  discurso  de  Pedro  en  honor  a  las  artes  y   las  letras,  muy  protocolario  en  opinión  de  Giacomo  pasaron  a  anunciar  los  puestos  de  menor   ínfula.  A  aquellos  que  nombraban  les  daban  un  diploma.  No  tardaron  mucho  en  despachar  a   aquellas   cinco   personas.   Tan   sólo   iban   a   premiar   a   los   siete   primeros.   En   seguida   llegaron   al   tercero  en  la  lista  el  cual  pasó  sin  pena  ni  gloria,  después  el  segundo  galardonado  y  por  fin  al   primero.   La   expectación   era   máxima.   De   pronto   Pedro   se   puso   en   pie   y   se   ajustó   las   gafas,   tomó   una   hoja   de   papel   y   leyó   en   voz   alta   –   Por   su   excelente   obra,   es   para   mí   un   honor   recompensar   con   el   tercer   premio   de   la   primera   edición   de   poesía   Stilography   a   Eusebio   Salvador   por   los   ‘’Amantes   locos’’   –   Giacomo   dio   un   paso   al   frente   justo   antes   de   que   su   cerebro   pudiese   captar   la   información.   Eusebio   Salvador.   Un   sentimiento   extraño   se   hizo   presente   en   él,   primero   sintió   como   si   su   cuerpo   se   enfriase   de   repente   para   después   sentir   cómo  ardía  por  dentro.  Su  estómago  estaba  contraído  en  una  nausea  continua  y  su  cara  roja,   roja  de  ira.  No  sabía  cómo  pero  su  mejor  amigo,  a  quién  él  consideraba  como  tal  al  menos  le   había   traicionado.   Le   miró,   Pedro   le   devolvió   la   mirada.   No   hizo   ningún   gesto.   Giacomo  

entonces   se   dio   media   vuelta   y   furioso   se   marchó   del   lugar   seguido   de   cerca   por   Katrina   quien   tenía  que  esquivar  a  la  gente  que  Giacomo  iba  apartando  a  empellones  para  no  chocarse  con   ellos.  Salió  a  la  puerta  y  el  aire  cálido  de  la  calle  le  dio  una  bofetada,  iba  ahíto  de  rabia  y   de   enfado   y   no   reparó   en   que   Katrina   casi   corría   tras   de   él   llamándole.   Se   situó   en   la   acera   frente   a  la  calle,  se  apoyó  en  la  valla  que  separa  el  asfalto  de  la  vía  peatonal  y  la  dio  un  puñetazo.  Se   sentía   frustrado   y   engañado,   timado   incluso.   Se   había   ilusionado   y   esforzado   para   nada.   Es   más,  lo  había  hecho  porque  él  se  lo  había  pedido.  ¿Qué  clase  de  broma  era  esa?  ¿Por  qué  a  él,   a   Giacomo   Andrea   Donato   le   habían   hecho   eso?   Se   planteó   qué   podía   hacer   pero   su   mente   estaba   demasiado   nublada   como   para   pensar   con   claridad.   Entonces   notó   algo   sobre   su   hombro.  Una  mano  y  de  pronto  pensó  en  Katrina,  se  volteó  y  la  miró  a  los  ojos  directamente.   Ella   le   devolvió   la   mirada.   Los   ojos   de   ella   parecieron   tranquilizarle,   sin   embargo   aún   seguía   furioso,  si  hubiera  sido  por  él  habría  sacado  a  Pedro  del  cuello  a  la  calle,  habría  defenestrado   su  abotargado  cuerpo  desde  lo  alto  del  edificio,  sin  embargo  prefería  mantener  la  cordura.   -­‐Giacomo  –  susurró  ella  –  Me  han  usado  –  admitió  él  –  Me  han  usado  para  darse  publicidad  y   me  han  tirado  cuando  ya  no  me  necesitaban  –  susurró  en  voz  baja  intentando  contener  la  ira   para  no  explotar  con  ella.  –  Da  igual  Giacomo,  ellos  no  te  merecen  –  le  calmó  ella  –  No  saben   apreciar  tu  talento,  tu  espíritu.  Ven  conmigo  –  Le  instó  –  Olvidemos  esto,  vayamos  a  pasarlo   bien,   recuerda   que   aún   hay   una   fiesta   a   la   que   tienes   que   acudir   –   le   recordó   mientras   le   acariciaba  la  mejilla  derecha  con  la  mano.  Giacomo  no  sabía  que  decir,  en  ese  momento  no  le   apetecían  fiestas,  sin  embargo  ella  parecía  tan  ilusionada  y  a  él  le  apetecía  estar  con  Katrina.   Asintió  –  Está  bien.  Vayamos  –  susurró  y  ella  le  dedicó  una  gentil  sonrisa  y  después,  pícara,  le   robó  un  beso  de  sus  labios.   Bajaron   esta   vez   por   Alcalá   y   fueron   a   desembocar   en   Gran   vía,   Cruzaron   la   Cibeles   y   se   plantaron  delante  del  palacio  de  Linares  en  menos  de  diez  minutos.  Casi  era  la  media  noche  y   la  luna  estaba  en  su  cenit,  majestuosa  y  blanca.   El  palacio  de  Linares  estaba  al  lado  del  ayuntamiento  de  Madrid,  Era  del  mismo  estilo  sólo  que   era  un  poco  más  pequeño  que  el  otro  y  estaba  vallado.  Delante  de  él  pendían   las  banderas  de   los   estado   americanos   que   habían   pertenecido   a   la   corona   española,   por   ello   se   le   conocía   como  la  casa  de  américa.  Muchas  veces  los  embajadores  y  cargos  importantes  de  América  se   habían  hospedado  allí  en  sus  visitas  oficiales  al  país.  No  obstante  se  decía  que  el  edificio  estaba   encantado  y  que  estaba  habitado  por  fantasmas.  Quizás  por  eso  la  fiesta  iba  a  ser  a  las  doce  de   la  noche,  pensó  Giacomo  en  un  arranque  jocoso.  Miró  al  edificio.  Era  impresionante  y  elegante   al   mismo   tiempo.   No   demasiado   alto,   apenas   tendría   tres   pisos,   sin   embargo   era   ancho   y   parecía   imitar   mejor   a   los   palacios   del   siglo   XVI   que   el   que   del   otro   lado   de   la   calle.   No   obstante  no  podía  negarse  la  belleza  arquitectónica  de  ambos  edificios.     La   puerta   de   la   verja   estaba   custodiada   por   un   hombre   rubio   y   alto   de   anchos   músculos.   Llevaba  un  pinganillo  en  la  oreja  y  sus  ojos  eran  de  un  azul  tan  claro  que  casi  eran  lacerantes.   Al  verlo  llegar  con  Katrina  hizo  una  leve  reverencia  que  ella  correspondió  con  la  mano.  Volvió  a   su  sitio  y  se  quedó  como  una  estatua.  Al  menos  a  un  observador  menos  diestro  que  Giacomo   podía   parecérselo   perfectamente   a   la   luz   de   la   luna.   Pasaron   al   salón   de   recepciones,   allí   había   al   menos   diez   personas.   No   eran   demasiados   los   invitados,   sin   embargo   todos   iban   bien   vestidos  y  llevaban  joyas  que  al  Giacomo  verlas  le  parecieron  que  podían  llegar  a  valer  más  que  

su   ático.   Katrina   iba   de   su   brazo.   Todos   hablaban   y   se   contaban   anécdotas   los   unos   a   los   otros   sin  cesar,  era  todo  un  ambiente  muy  distendido  para  la  elegancia  elevada  de  la  que  hacían  gala   aquellas   personas.   Entonces   Giacomo   se   fijó.   Una   pareja   le   estaba   mirando   detenidamente.   Los   había   visto   ya   antes,   en   el   restaurante   con   Pedro,   eran   el   hombre   de   melena   ensortijada   y   la  mujer  pelirroja  que  se  parecía  tanto  a  Katrina.  Frunció  el  ceño  y  miró  a  Katrina,  esta  le  sonrió   –  Ven,  te  los  presentaré  –  dijo  ella.  Se  acercó  sumiso  cogido  de  su  brazo  a  la  pareja  y  estos  le   sonrieron  con  cierta  ternura,  sin  embargo  un  sentimiento  de  desconfianza  le  embargó.  Cuando   estuvo  más  cerca  pudo  fijarse  mejor  en  el  hombre,  a  diferencia  del  otro  día  ahora  vestía  muy   pomposo,   con   cosas   pasadas   de   moda.   Llevaba   una   especie   de   americana   de   terciopelo   burdeos  que  acababa  en  unas  chorreras  en  las  mangas  conjuntada  con  una  casaca  ambarina.   Los   pantalones   de   pitillo   parecían   muy   del   estilo   dieciocho   e   iba   calzado   con   botines   de   cuero.   En  su  pecho  lucía  la  misma  rosa  de  la  noche  anterior.  Era  extremadamente  pálido  y  flaco.  Se   sostenía  apoyado  en  un  bastón  de  ébano  que  terminaba  en  un  puño  de  marfil  que  también  era   una   rosa,   esta   blanca.   Los   ojos   de   aquél   hombre   eran   negros   y   profundos.   A   Giacomo   le   pareció  que  si  los  miraba  demasiado  podría  llegarse  a  perder  en  ellos.     En  ella  se  había  fijado  más,  de  hecho  le  resultaba  demasiado  familiar.  No  recordaba  los  sueños   que  hacía  un  mes  había  tenido,  pero  de  haberlos  recordados  hubiera  dicho  que  era  la  misma   mujer.  Era  alta  y  estilizada,  con  grandes  pechos  como  Katrina,  de  hecho  tenían  los  mismos  ojos   verdes,  sin  embargo  les  diferenciaba  aquél  lunar,  el  lunar  que  aquella  mujer  poseía  encima  de   sus   labios   rojos   como   la   sangre.   –   Esta   son   mi   hermana   Ángela   y   mi   primo   Víctor   –   Les   presentó,   dio   dos   besos   a   la   mujer   y   le   estrechó   la   mano   al   hombre.   Al   hacerlo   notó   que   él   estaba   extremadamente   frío   y   a   su   vez   un   espasmo   recorrió   su   columna   haciendo   que   el   bello   se  le  erizase  –  Es  un  placer  Giacomo  –  sonrió  Víctor  con  interés  fingido  –  me  han  hablado  tanto   de  ti,  de  tus  libros  y  de  tu  carrera  –  apuntó  él,  Ángela  se  limitó  a  sonreír  notando  que  el  tono   de  Víctor  era  totalmente  artificial  –  Espero  que  te  encuentres  cómodo  Giacomo  –  puntualizó   Ángela   –   Es   una   agradable   velada-­‐   Apostilló   Giacomo   dedicándola   una   sonrisa   –   Sí,   muy   íntima   y   sin   mucha   gente   –   Sonrió   Katrina   –   Perfecta   para   disfrutar   del   lugar   y   de   la   compañía   –   explicó   mientras   apretaba   el   brazo   del   hombre   con   levedad.   De   pronto   empezó   a   sonar   una   música   lenta   –   ¿Bailamos   Giacomo?   –   preguntó   Katrina   ilusionada.   Él   asintió   más   que   por   placer  por  no  quitarle  la  ilusión  a  la  mujer.  La  tomó  entre  sus  brazos  y  comenzaron  a  danzar   lentamente,   entonces   entraron   unos   camareros   con   bandejas   de   plata   y   unas   copas   con   champagne   y   otras   bebidas.   Katrina   dejó   de   bailar   y   le   sonrió   –   Tomemos   algo,   tengo   sed   –   dijo,  Giacomo  accedió,  tomó  una  copa  de  Champagne  para  él  y  para  ella  una  de  esas  copas  con   bebidas  de  colores  que  parecían  más  alegres.  Se  la  entregó.  Él  empezó  a  beber,  sin  embargo   ella   no   le   acompañaba.   Con   el   primer   sorbo   se   sintió   mareado   y   confuso,   pero   no   le   dio   importancia.  Con  el  segundo  trago  todo  empezó  a  tomar  un  aspecto  extraño,  parecía  sentirse   fuera  de  sí  mismo,  extraño,  como  flotando,  como  si  todo  fuese  un  sueño.  Siguió  bebiendo  sin   darse   cuenta   de   lo   obvio,   estaba   siendo   drogado.   Apuró   su   copa   y   de   pronto   la   habitación   comenzó   a   dar   vueltas   sobre   él.   Empezó   a   perder   las   fuerzas,   los   párpados   le   pesaban   y   se   sentía   confuso.   Katrina,   Víctor   y   Ángela   se   le   acercaron   sonrientes.   Él   calló   de   rodillas   en   el   suelo   –   Está   haciendo   efecto-­‐   Declaró   Víctor   –   Sí,   será   mejor   empezar   ya.   Dile   a   Nicolai   que   venga,  vamos  a  necesitarle  –  Ángela  asintió  y  fue  rauda  hacia  la  puerta.  La  última  visión  que   tuvo  Giacomo  fue  la  de  Katrina  inclinándose  sobre  él  para  besarle  los  labios  –  No  te  preocupes   cariño,   cuando   despiertes   estarás   bien,   mejor   que   nunca-­‐   susurró   ella,   entonces   sus   ojos   se  

cerraron   y   sus   sentidos   perdieron   contacto   con   el   mundo   que   le   rodeaba.   Se   sintió   lívido   y   por   fin  todo  se  volvió  oscuridad.     4     Cuando   despertó   la   luz   le   golpeó   los   ojos   con   fuerza   casi   cegadora,   en   aquél   cuarto   había   mucha   luz   y   al   principio   todo   le   pareció   blanco   y   deslumbrante,   casi   mareante   y   psicodélico   pero  poco  a  poco  las  cosas  empezaron  a  tomar  forma,  el  dolor  de  sus  ojos  se  fue  calmando.  Lo   primero   que   vio   fue   la   figura   de   una   mujer   a   horcajadas   sobre   él.   Sostenía   una   especie   de   cuchillo   largo   que   despedía   destellos   dorados.   No   se   fijó   demasiado.   Le   dolía   la   cabeza,   sin   embargo   sí   percibió   la   rosa   profundamente   tallada   en   la   hoja   de   la   especie   de   daga.   Alzó   su   mirada   y   analizó   a   la   mujer.   Era   Katrina.   Ella   le   sonrió.   Giacomo   estaba   completamente   confuso,   no   sabía   qué   pasaba   y   mucho   menos   porqué   Katrina   estaba   sobre   él   llevando   un   puñal   de   esas   características.   Ella   se   inclinó   sobre   él   a   la   vez   que   dejaba   el   cuchillo   sobre   la   cama.   Giacomo   trató   de   moverse,   trató   de   quitársela   de   encima   pero   no   pudo.   No   podía   mover  los  músculo  ni  si  quiera  mover  los  dedos.  Se  encontraba  completamente  impotente.  Vio   que   la   mujer   llevaba   un   vestido   de   gasa   blanca,   las   sábanas   también   eran   blancas,   de   seda,   notaba  su  tacto.  Se  dio  cuenta  que  estaba  desnudo.  Poco  a  poco  sus  sentidos  iban  volviendo.   Escuchó   también   a   unas   personas   hablar   al   fondo   de   la   sala,   no   sabía   que   decían   pero   lo   podía   intuir.   Los   buscó   con   los   ojos   y   se   dio   cuenta   de   que   la   luz   era   artificial.   Miró   de   nuevo   a   Katrina,  este  le  dijo  algo  pero  no  consiguió  entenderlo.  Vida  eterna.  Fue  lo  único  que  consiguió   comprender,   pero   aún   su   mente   era   un   barullo   de   sonidos   y   dolores   que   le   hacía   percibir   todo   como   confuso   y   desalentador.   De   pronto   la   mujer   abrió   su   boca,   sus   colmillos   parecieron   crecer   unos   centímetros   volviéndose   estacas   de   marfil.   En   un   principio   el   terror   embargó   a   Giacomo,   sin   embargo   rápidamente   su   mente   voló   a   las   viejas   películas   de   terror   de   Bela   Lugosi  y  al  libro  de  ‘’Drácula’’  de  Bram  Stoker.  Cierta  parte  de  su  mente  no  podía  creer  que  eso   fuese  cierto.  Vampiros.  ¿Desde  cuándo  existían  los  vampiros?  Eso  era  ridículo.  No  podía  creer   que   eso   estuviese   pasando   ¿Sería   un   sueño?   De   repente   el   dolor   del   mordisco   le   hizo   recuperar   la   conciencia.   Estaba   pasando   y   él   no   podía   hacer   nada,   ni   tan   siquiera   podía   moverse.  El  dolor  se  propagó  por  todo  su  cuerpo.  El  mordisco  le  había  traspasado  la  carótida  y   era  consciente  de  que  iba  a  morir.  Sabía  que  cada  gota  de  sangre  que  salía  de  su  cuerpo  era  un   poquito  de  su  vida  que  se  iba.  Notó  como  como  la  lengua  de  ella  pasaba  por  la  herida  una  y   otra   vez   succionando   el   líquido   vital   que   emanaba   de   ambas   hendiduras.   El   dolor   iba   siendo   cada   vez   más   intenso,   pero   a   la   vez   notaba   placer,   un   placer   que   duró   unos   segundos.   A   medida  que  iba  desangrándose  notaba  como  las  fuerzas  escapaban  de  su  cuerpo.  Ya  no  notaba   placer,  sin  embargo  el  dolor  era  intenso,  casi  más  intenso  que  antes.  Su  respiración  era  forzosa   y   en   su   boca   se   ahogaban   las   palabras   dejando   paso   a   suspiros   cada   vez   más   lastimeros   y   lentos.  A  penas  quedaba  sangre  en  su  cuerpo  pues  mucha  de  su  sangre  ahora  teñía  de  rojo  el   vestido  y  las  sábanas  blancas  o  corría  dentro  de  Katrina  quien  bebía  con  un  frenesí  desatado.   Podía  notar  como  su  calor  vital  había  desaparecido  casi  por  completo  y  cómo  su  corazón  latía   cada  vez  más  rápido  intentando  surtir  a  los  órganos  con  lo  poco  que  le  quedaba.  Por  fin  pasó.   Primero  notó  un  agudo  dolor  en  el  pecho  y  después  sintió  como  todo  se  quedaba  quieto  por  

un   instante,   como   suspendido   en   el   tiempo.   Poco   a   poco   su   vista   se   iba   nublando,   lo   último   que   pudo   ver   fue   como   Katrina   tomaba   aquél   largo   puñal   y   se   lo   pasaba   lentamente   por   su   muñeca  derecha,  entonces  se  apagó  todo.  Sintió  como  su  vida  se  escapaba  y  de  pronto  notó   como   algo   le   caía   en   la   boca,   algo   líquido   y   caliente   de   sabor   férrico.   Sin   embargo   su   vida   se   le   iba,  no  obstante  al  escurrirse  aquellas  gotas  por  su  garganta  percibió  como  la  vida  volvía  a  él,   sus   órganos   volvían   a   responder.   Primero   notó   un   espasmo   eléctrico   y   después   una   gran   descarga  de  placer.  Un  gemido  pareció  nacer  de  lo  más  profundo  de  él  pero  nunca  llegó  a  ser   exhalado.   Se   arqueó   violentamente,   tanto   que   estuvo   a   punto   de   tirar   a   Katrina   al   suelo.   La   mujer   se   movió   y   se   bajó   de   él   mientras   este   se   convulsionaba.   Giacomo   no   era   consciente   del   traqueteo   de   su   cuerpo   sin   embargo   notaba   como   algo   crecía   dentro   de   él,   una   fuerza,   un   poder,   una   vida   que   no   había   notado   nunca   antes.   Por   un   instante   se   sintió   un   dios   con   derecho   a   todo,   alguien   superior   a   los   humanos.   Alguien   inmune   a   todo   tipo   de   avatares   y   desdichas.   Sintió   como   sus   sentidos   poco   a   poco   iban   creciendo.   El   tacto   le   alcanzaba   para   detectar   texturas   que   nunca   antes   podía   haber   notado,   el   gusto   para   notar   sabores   tan   refinados   que   los   que   había   probado   antes   le   sabían   extrañamente   mal,   la   vista,   pese   a   que   tenía  los  párpados  cerrados  fuertemente  le  alcanzaba  para  detectar  cualquier  pequeño  rastro   de  luz  tras  su  piel  y  el  oído  podía  escuchar  a  la  perfección  a  las  personas  que  estaban  al  otro   lado   de   la   sala.   Era   tremendo,   fantástico,   se   notaba   como   nunca   antes   se   había   notado,   sin   embargo   había   otra   cosa   que   empezaba   crecer   en   él.   Una   sombra   lo   invadió   todo   repentinamente.  Una  sombra  negra  y  malévola  que  fue  nublando  su  entendimiento  a  medida   que   iba   convulsionándose   y   sufriendo   espasmos   musculares.   Aquél   sentimiento   era   odio,   rencor,   soledad.   Todo   ello   entremezclado   en   su   corazón   que   notaba   latir   a   toda   velocidad.   Todos  aquellos  sentimientos  le  asustaron  y  a  la  vez  le  golpearon  como  una  tormenta.  Terror,   sentía   espanto   al   tener   enfrente   todo   aquello   e   impotencia.   Impotencia   al   no   saber   cómo   refrenarlos.   Sin   embargo   también   sentía   un   siniestro   placer   al   percibirlos.   Eran   sentimientos   feroces   y   salvajes   que   le   agradaban   y   quizás   fuese   sentir   ese   agrado   lo   que   más   le   asustaba.   ¿Qué  le  estaba  pasando?  No  lo  comprendía.  Todo  se  apagó  de  repente.  Sin  embargo  no  estaba   muerto,  era  consciente  de  eso.  Sólo  dormía.   Despertó  en  otra  cama,  estaba  limpia  y  cuidada,  con  sábanas  blancas  y   perfumadas  con  aroma   a   rosas.   Sonrió   al   percibir   el   aroma,   podía   hacerlo   a   un   nivel   que   antes   no   habría   soñado   y   ahora  le  embriagaba  el  dulzón  aroma  de  la  planta.  Luchó  contra  sí  mismo  para  levantarse  de   allí  resistiendo  el  embriagador  olor.  Se  incorporó.  Le  dolía  todo  el  cuerpo,  sentía  los  músculos   entumecidos.   Se   percató   de   que   estaba   vestido.   Se   miró   por   encima   y   vio   que   llevaba   una   camisa   blanca   y   un   pantalón   de   pinza   bastante   cómodo.   Todo   estaba   perfectamente   limpio.   Vio   sus   zapatos   apartados   en   una   esquina,   los   cogió   y   se   los   puso.   Cuando   los   tuvo   puestos   miró   a   la   puerta,   meditó   si   debía   investigar   o   quizás   debía   esperar   allí   a   que   alguien   se   molestase   en   interesarse   por   él.   Decidió   salir   a   buscar   a   Katrina.   Sentía   un   gran   dolor   en   el   cuello.   Se   tocó,   recordaba   haber   sido   mordido,   sin   embargo   no   encontró   rastro   de   ninguna   herida,  no  obstante  al  mirarse  las  manos  se  notó  más  pálido  que  de  costumbre.  No  era  en  sí   consciente  de  lo  que  había  pasado.  Lo  recordaba  todo  como  si  fuese  un  sueño.  Katrina  sobre   él,   con   el   cuchillo,   mordiéndole,   sangre,   muerte,   vida.   Todo   era   una   vorágine   confusa.   Le   dolía   la  cabeza.     Salió  por  la  puerta  y  fue  a  parar  a  un  largo  corredor  oscuro,  se  sorprendió,  pues  pese  a  estar  en   penumbra   podía   ver   perfectamente.   Caminó   por   el   largo   pasillo   un   buen   rato   pasando   otras  

habitaciones  cuyas  puertas  estaban  abiertas.  Todas  estaban  desiertas.  Por  fin  llegó  a  un  gran   salón   que   no   tenía   ventana   alguna   allí   había   sillas   dispuestas   en   torno   a   la   pared.   El   techo   estaba   sujeto   por   cuatro   grandes   columnas   de   mármol   y   la   sala   estaba   cubierta   por   una   alfombra  roja  y  ancha.  En  medio  había  una  estatua.  Era  una  mujer,  una  diosa,  parecía  griega.   Estaba  tallada  con  la  técnica  de  paños  mojados  ¿Fidias?  Se  preguntó  confundido  Giacomo,  sin   embargo  no  tenía  tiempo  para  analizarla,  quería  encontrar  a  alguien  conocido  y  arreglar  todo   aquél  entuerto  lo  antes  posible.  Estaba  cansado.  Deambuló  por  la  sala  siguiendo  su  disposición   hacia   otra   puerta   que   daba   hacia   otra   estancia,   allí   sintió   la   voz   de   tres   personas   hablando   distendidamente,   se   acercó   lo   más   rápido   que   pudo.   Al   acercarse   un   poco   más   notó   que   las   voces  eran  las  de  Ángela,  Víctor  y  Katrina,  hablaban  entre  risas.  Giacomo  irrumpió  en  la  sala  y   entonces   sintió   que   la   mirada   de   los   tres   se   clavaba   sobre   él,   Katrina   fue   la   primera   en   levantarse  sonriente  –  ¡Por  fin  te  has  despertado  querido!-­‐  exclamó  ella  mientras  se  acercaba   a  él  con  paso  sensual.  El  la  miró  directamente,  no  sabía  exactamente  que  decir  –  Bienvenido   Giacomo   –   dijo   Víctor   mientras   que   Ángela   le   miraba   aprobativamente   –   Sí,   bienvenido   a   nuestra   familia-­‐   se   adelantó   Katrina   –   Tendrás   muchas   preguntas   ¿Verdad?-­‐   advirtió   ella   mientras  tomaba  su  brazo  y  le  ayudaba  a  caminar  por  la  estancia   –  He  tenido  un  sueño  terrible   –  susurró  él,  estaba  casi  sin  voz,  eso  le  sorprendió,  carraspeó  y  trató  de  seguir  –  Soñé  que  tú   me  mordías  el  cuello  y  después  derramabas  tu  sangre  en  mí,  cuando  me  estaba  desangrando   –   explicó   Giacomo   atolondrado   –   Impresionante-­‐   Exclamó   Ángela   –   La   mayoría   de   nosotros   no   recordamos   como   es   nuestra   conversión   y   sin   embargo   él   casi   podría   decir   cómo   fue   cada   segundo  –  explicó  mientras  Giacomo  fruncía  el  ceño  -­‐¿Conversión?  –  preguntó  él  confundido  –   Así  es  cariño  –  le  asaltó  Katrina  –  Conversión  –  apostilló  –  Eso  que  dices,  no  fue  un  sueño,  lo   viviste  tal  cual  –  explicó.  Giacomo  la  miró  más  confuso  todavía  ¿Conversión?  ¿Qué  quería  decir   con   eso?   ¿Había   pasado   de   verdad   aquello?   ¿Qué   estaba   ocurriendo   allí?   Se   separó   de   Katrina   y   avanzó   a   trompicones   por   la   sala   –   Esto   va   a   ser   desagradable   –   admitió   Víctor,   Katrina   le   lanzó  una  mirada  reprobativa.  Giacomo  anduvo  por  la  sala  sin  saber  exactamente  dónde  ir.  Por   momentos  todo  se  volvía  más  confuso.  Vio  un  espejo  al  fondo  de  la  sala  y  avanzó  hacia  él,  casi   se   abalanzo   sobre   este.   Se   agarró   a   los   lados   del   espejo   y   miró   al   suelo   un   instante.   Por   un   momento   deseó   no   mirarse,   deseó   quedarse   allí   clavado.   El   espejo   era   como   su   tabla,   sujeto   a   él   se   encontraba   seguro   y   no   quería   saber   lo   que   escondía   sólo   quería   estar   a   salvo.   Tenía   miedo  de  lo  que  pudiese  ver  allí,  pero  no  podía  vivir  eternamente  agarrado  a  aquél  espejo  sin   atreverse   a   mirar.   Cerró   los   ojos   y   lentamente   alzó   la   cabeza,   cuando   por   fin   la   elevó   se   obligó   a   abrirlos.   Lo   que   allí   vio   le   espantó,   le   horrorizó   tanto   que   ni   siquiera   gritó,   su   piel   pálida   pareció   volverse   más   lívida   aún.   Miró   hacia   un   lado   y   casi   cayó   de   rodillas   en   el   suelo.   Sin   embargo,  aún  incrédulo  volvió  de  nuevo  la  vista  hacia  el  espejo  y  allí  volvió  a  ver  lo  mismo.  La   habitación,   la   habitación   vacía.   No   había   reflejo,   sólo   el   de   los   muebles   y   las   paredes,   sin   embargo  ni  él  ni  las  otras  personas  aparecían  en  el  espejo.  ¿Cómo  podía  ser  aquello  verdad?   ¿Cómo   podía   estar   pasando   todo   eso?   Se   dejó   caer   al   suelo   gritando.   Katrina   le   miró   preocupada,  Víctor  le  miraba  irónico  y  Ángela  inexpresiva.  Todo  daba  vueltas  a  su  alrededor  y   dentro  de  él  sólo  sonaba  una  palabra  continuamente.  Vampiro.  Vampiro.  Vampiro.  Vampiro.   Golpeó  el  suelo  con  todas  sus  fuerzas,  la  loza  donde  se  estrelló  su  puño  se  fracturó.  No  atendió   a  eso.  Sólo  gritaba  y  golpeaba  el  suelo  una  y  otra  vez.  Sintió  entonces  las  manos  de  Katrina  a  su   alrededor   -­‐   ¿Qué   me   has   hecho   zorra?-­‐   voceó   él   mientras   la   empujaba,   a   punto   estuvo   de   derribarla,   sin   embargo   la   mujer   poseía   una   fuerza   similar   a   la   suya   –   Tranquilo   Giacomo   –  

susurró  ella  a  su  oído  –  todo  está  bien-­‐  Giacomo  gimoteó  en  el  suelo,  no  entendía  nada  y  a  la   vez   creía   entenderlo   todo.   Se   aferró   hacia   ella   buscando   su   calor.   Cerró   los   ojos,   no   podía   llorar.  Dentro  de  él  explotaban  furia  e  ira  a  la  vez.  Se  encontraba  solo  y  a  la  vez  se  asqueaba  a   sí  mismo,  cuando  recordaba  la  imagen  delatadora  del  espejo  le  daban  ganas  de  quitarse  la  vida   pero   carecía   del   valor   para   ello.   Todo   aquél   cúmulo   de   emociones   fue   demasiado   fuerte.   Demasiado  para  su  cuerpo.  De  pronto  entró  en  shock  y  acabó  desmayado  entre  los  brazos  de   Katrina.   Despertó  horas  después  en  la  misma  cama  en  la  que  había  amanecido  la  primera  vez.  Estaba   desorientado  pero  por  encima  de  todo  le  embargaban  sentimientos  encontrados.  Por  un  lado   le  daba  repulsión  haberse  convertido  en  eso,  en  un  vampiro.  En  un  ser  que  necesitaba  chupar   la   sangre   de   otros   para   vivir.   Por   otro   lado   estaba   vivo.   De   una   u   otra   forma   era   él   mismo.   ¿Se   odiaba  a  él  mismo  o  a  lo  que  representaba?  Era  la  pregunta  que  se  hacía  constantemente.  Se   abrazó  las  piernas.  Por  un  instante  le  recordó  a  cuando  era  niño,  sin  embargo  cuando  volvió  a   ser   consciente   de   dónde   estaba   la   realidad   volvió   a   caerle   encima   como   un   montón   de   escombros,   aplastándole   y   desgarrándole   de   tal   forma   que   los   ojos   le   pesaron   un   poco   más.   Respiró  profundamente.  No  se  podía  creer  que  eso  estuviese  pasando.  Cerró  los  ojos,  se  tocó   la  cara,  los  hombros,  se  frotó  las  manos  la  una  con  la  otra.  Recordó  la  desalentadora  imagen   del   espejo   y   constató   que   sí   estaba   pasando.   Que   no   era   ningún   sueño.   Cada   vez   más   la   pesadumbre  se  adueñaba  más  de  él.  En  su  interior  notaba  como  algo  empezaba  a  cambiar,  a   evolucionar,  le  aterraba,  era  el  apetito.  Apetito  por  la  sangre  humana,  por  el  sabor  exquisito   como  a  plomo  de  vital  líquido  de  los  humanos.  De  los  humanos,  pensó.  De  ellos.  Él  ya  no  era   humano.  Se  convenció  de  eso.  ¿Qué  era?    Se  preguntó  eso  muchas  veces.  Estuvo  sentado,  de   pie,   tumbado,   pero   no   salió   de   su   habitación   hasta   que   consiguió   darle   respuesta   a   ésa   pregunta.   Era   un   vampiro.   Eso   estaba   claro.   Cada   vez   notaba   más   que   la   hora   de   probar   la   sangre   estaba   cerca.   Cada   vez   sentía   más   apetito,   más   ansia.   La   bestia   que   habitaba   en   él   gemía.   Era   como   si   con   aquél   mordisco   todos   sus   instintos   más   bajos,   los   que   siempre   había   ocultado  hubieran  despertado  de  golpe.  Como  si  hubieran  roto  las  barreras  de  la  cordura  y  se   propagasen  como  una  peste  en  su  cuerpo  dejando  tan  sólo  el  ansia  a  su  paso  y  un  gran  vacío   en  su  corazón.  Una  gran  negrura  llamada  soledad.  Esto  le  hizo  replantearse  su  situación.   Durante   los   últimos   días   había   estado   metido   en   su   cuarto   sin   salir,   sin   contacto   con   el   exterior.  Ni  él  había  salido  ni  nadie,  ni  siquiera  Katrina  se  había  atrevido  a  cruzar  ésa  puerta.   Quizás   era   porque   el   resto   de   sus   congéneres   al   volverse   aquél   ser   habían   pasado   por   lo   mismo,   quizás   por   desprecio   o   simplemente   porque   le   daban   como   un   caso   perdido.   Fuera   como  fuese  no  podía  seguir  así.  Por  mucho  que  se  odiase  no  iba  a  lograr  nada  muriendo,  sólo   desperdiciar  el  único  factor  positivo  que  para  él  tenía  aquella  maldición.  La  posibilidad  de  vivir.   Repasó   mentalmente   todo   lo   que   sabía   de   vampiros.   Se   preguntó   si   lo   de   las   estacas   o   los   ajos   era  cierto,  de  todos  modos,  prefirió  no  averiguarlo  de  facto,  tampoco  acercarse  al  sol.  No  sabía   qué  hora  era,  pero  al  menos  la  casa  estaba  mal  iluminada,  eso  para  su  actual  condición  era  una   ventaja.   De   vez   en   cuando   sentía   cansancio,   así   que   supuso   que   esas   eran   las   horas   del   día,   mientras   cuando   velaba   era   la   noche.   Intentó   marcarse   una   pauta.   Pero   no   podía   seguir   allí   eternamente.   Además,   cada   vez   más   iba   surgiendo   en   él   aquél   sentimiento,   ese   sentimiento   depredador   que   había   aprendido   a   respetar   y   a   temer.   Se   concienció   de   que   si   no   quería   enloquecer  debía  salir  de  allí.  Se  levantó.  Se  dirigió  hacia  la  puerta.  Durante  un  instante  dudó  si   abrirla  o  si  debía  permanecer  sellada.  Si  era  en  verdad  una  Pandora  de  los  tiempos  modernos  

en   versión   masculina   y   abrir   esa   puerta   liberaría   quién   sabe   qué   mal.   Negó   todo   aquello   y   prefirió  aferrarse  a  la  vida.  La  vida,  curioso  término,  dado  que  técnicamente  no  estaba  vivo.  Sin   embargo   él   seguía   teniendo   las   funciones   habituales.   Abrió   la   puerta   y   le   recibió   el   mismo   pasillo  penumbroso  que  días  atrás.  Miró  a  los  lados  y  no  encontró  a  nadie.  De  nuevo  lo  siguió   hasta  el  gran  salón  de  las  columnas.  De  nuevo  oyó  las  mismas  voces.  De  nuevo  encontró  allí  a   Katrina,   a   Víctor   y   Ángela   hablando   entre   risas.   Parecía   ser   su   costumbre.   Se   sorprendieron   de   verle.  Katrina  sonrió  orgullosa  de  su  vástago  –  Has  pasado  una  dura  prueba  muchacho  –  dijo   Víctor   con   su   habitual   tono   desabrido   –   Estoy   sorprendido,   además,   me   has   hecho   perder   la   apuesta,  había  apostado  a  que  morirías  antes  de  aceptar  volverte  un  eterno,  como  nosotros-­‐   explicó  mientras  movía  su  mano  diestra  manteniendo  la  zurda  siempre  en  su  bastón.  Katrina  le   hizo  un  ademán  para  que  callase  –  Yo  sabía  que  sí  lo  lograrías,  no  por  nada  te  escogí  –  sonrió  y   se   acercó   para   besarle.   Giacomo   la   correspondió,   sin   embargo   estaba   más   serio   que   de   costumbre.   Ángela   no   dijo   nada,   sólo   sonrió   y   asintió   –   He   estado   pensando   mucho   –   les   comunicó   Giacomo   –   En   cómo,   en   por   qué,   en   qué   soy   –   explicó   mientras   se   movía   a   su   alrededor   tratando   de   argumentar   su   parlamento   –   Me   he   dado   cuenta   de   que   ya   no   queda   mucho  de  lo  que  era  en  mí,  soy,  pero  no  soy   –  argumentó  con  tono  docto  –  Vivo,  pero  no  vivo,   pienso  pero  no  igual,  siento  pero  no  siento.  Tengo  hambre  y  ganas  de  beber  sangre  caliente   – Apostilló.   Suspiró   durante   un   momento,   no   podía   creer   lo   que   estaba   diciendo   –   Era   consciente,  cuando  estaba  en  mi  habitación,  que  estaba  en  mi  mano  vivir  o  morir,  consumirme   allí  o  venir  aquí  y  aceptarme.  Creo  que  es  obvia  mi  decisión.  Pero  –  susurró  casi  melancólico  –   Pero,   sigo   sin   saber   exactamente   por   qué,   por   qué   yo   –   preguntó   mirando   directamente   a   Katrina  casi  de  forma  acusadora  –  Por  tu  arte-­‐  respondió  ella  –  Porque  tu  arte  debe  vivir  para   la  eternidad.  Imagina  el  daño  que  el  mundo  sufre  cada  vez  que  un  vampiro  mata  a  un  humano,   a  un  humano  del  montón  a  uno  que  sólo  le  ha  aportado  al  mundo  y  a  su  especie  su  insulsa  vida   y   su   semilla.   Cuando   un   vampiro   hace   eso   es   una   pérdida   inconcebible,   sin   embargo,   para   subsistir   nos   vemos   obligados   a   hacerlo.   Pero   los   vampiros   podemos   devolverle   algo   al   mundo   –   explicó   ella   –   Podemos   darte   la   vida   eterna   a   ti,   a   un   genio   que   pueda   escribir   durante   siglos   sus  obras.  Que  siga  maravillando.  Ese  pago  al  mundo  es  nuestra  contribución  a  la  sociedad,  le   quitamos   miembros   inútiles   y   le   damos   miembros   útiles   y   eternos.   –   declaró   ella.   En   ese   momento   a   Giacomo   las   palabras   de   la   mujer   no   le   parecieron   tan   descabelladas.   Por   un   segundo  su  conciencia  moral  humana  actuó,  pero  fue  silenciada  rápidamente.  Ángela  y  Víctor   asentían  con  lentitud  sonriendo  y  apoyando  las  palabras  de  Katrina.   Se   fijó   en   el   reloj   de   una   de   las   paredes,   era   de   madera   con   exquisitas   tallas   y   filigranas   de   nácar  engastadas  en  la  madera.  Se  fijó  al  detalle.  El  péndulo  era  dorado  con  figurillas  negras  y   el   cristal   de   la   esfera   estaba   esmaltado   en   los   bordes.   Puso   su   atención   entonces   en   las   manillas,   eran   negras,   pero   filigranas   plateadas   las   decoraban.   Marcaban   los   números   en   el   interior   de   la   esfera,   esos   números   de   plata.   El   conjunto   le   parecía   tan   hermoso   que   le   era   imposible   dejar   de   mirarlo.   No   podía   decir   cuánto   rato   había   estado   allí   observando   el   artefacto   ni   cuál   era   su   intención   al   mirarlo,   sin   embargo   allí   estaba,   embelesado   mirando   aquella   maravilla   en   la   que   nadie   parecía   haber   reparado.   Su   tic-­‐tac   amenizaba   la   vista   y   su   movimiento  era  como  poesía.  Giacomo  no  se  dio  cuenta  pero  su  boca  se  curvó  levemente  en   una  mueca  agradable  mientras  miraba  aquél  objeto.  Se  había  olvidado  durante  aquél  instante   de  qué  era,  de  sus  problemas  y  tribulaciones.  Poco  a  poco  se  sintió  bien  consigo  mismo.  Paz,   aquél  objeto  le  transmitía  paz.  De  pronto  algo  tapó  la  vista  del  reloj,  era  Katrina.  Giacomo  la  

miró  confundido,  parpadeó  rápidamente  y  la  miró  –  Querido,  hay  tantas  cosas  que  tengo  que   explicarte  –  susurró  ella  mientras  le  acariciaba  la  cara  suavemente  –  Como  por  ejemplo  que  los   nuestros   son   débiles   al   arte   por   definición,   si   alguna   vez   algo  es   tan   bello   como   para   despertar   en  ti  sentimiento  te  quedarás  embobado  mirándolo  –  explicó  ella  –  es  así,  disfrutamos  con  el   arte   y   el   arte   por   desgracia   puede   ser   tan   hermoso…-­‐   susurró   ella   mientras   le   sonreía   –   Víctor,   Ángela,   habrá   que   educarle   bien,   ahora   es   uno   de   los   nuestros   –   Le   sonrió   y   Víctor   la   miró   directamente  –   Yo   me   encargaré   de   enseñarle   sobre   nuestra   especie   querida,   no   te   preocupes   –   le   transmitió   él   respondiéndole   a   la   sonrisa   con   su   habitual   sarcasmo   –   Yo   le   enseñaré   a   luchar   –   musitó   Ángela   con   su   habitual   sequedad   -­‐   ¿A   luchar?-­‐   preguntó   Giacomo   –   Sí   –   respondió   Katrina   –   Ahora   eres   un   vampiro,   un   vampiro   del   clan   Toreador   –   comentó   ella   –   Pero   hay   otros   vampiros   y   otros   clanes.   Víctor   te   explicará   más   al   respecto,   pero   créeme,   tendrás  que  luchar  –  le  explicó  ella.  Toreador,  pensó  Giacomo,  lo  primero  que  se  le  vino  a  la   mente  fue    un  torero  y  no  pudo  evitar  esbozar  una  sonrisa  de  sorna,  sin  embargo  al  voltearse  a   mirar  a  los  tres  vampiros  se  dio  cuenta  que  en  sus  caras  no  había  ninguna  expresión  de  mofa  o   broma,  eran  todos  personas  serias,  tanto  que  incluso  le  provocaban  miedo.  Asintió  y  miró  de   nuevo  a  Katrina  a  los  ojos  –  Está  bien,  ¿y  tú  qué  me  enseñarás?  –  Preguntó  Giacomo,  Katrina  se   rió  y  le  besó  sobre  los  labios  levemente  –  Yo  te  enseñaré  a  ser  un  vampiro  –  susurró  ella  muy   cerca  de  él  mientras  sonreía  levemente.  Giacomo  asintió.   Era  cierto  que  Giacomo  sabía  ser  humano,  había  aprendido  a  vivir  su  vida  como  una  persona   adulta  y  había  aprendido  los  rituales  de  la  humanidad  desde  que  era  un  niño  pequeño,  todo  lo   que  necesitaba  para  manejarse  en  sociedad  lo  había  aprehendido  y  retenido.  Lo  había  vuelto   sus   armas   y   su   defensa.   Sin   embargo   ahora   se   encontraba   ante   un   nuevo   dilema,   una   nueva   forma   de   vida   se   alzaba   ante   él   y   tenía   que   volver   a   aprender   todos   los   rudimentos   de   otra   especie,  de  otra  forma  de  vida.  No  era  lo  mismo,  pues,  aunque  se  pudiese  seguir  comportando   como   un   humano   ante   los   humanos   ante   los   vampiros   era   algo   distinto.   Era   otro   tipo   de   sociedad  y  aún  no  sabía  nada  del  protocolo  que  debía  acatar  ni  de  cómo  comportarse.  Víctor  le   había  dicho  que  se  encargaría  de  enseñarle  sobre  los  vampiros,  Katrina  que  le  enseñaría  a  ser   vampiro   pero   lo   que   más   le   preocupaba   eran   las   palabras   de   Ángela,   debía   enseñarle   a   luchar.   ¿Tan  peligroso  era  ser  vampiro?  Luchar  se  dijo  a  sí  mismo.  ¿Luchar  contra  quién?  Sabía  que  sus   capacidades   físicas   habían   aumentado,   había   roto   ya   varias   cosas   con   sólo   aplicarles   la   presión   de  su  mano  y  ahora  era  capaz  de  sentir  mejor  todo  el  mundo  que  se  desplegaba  a  su  alrededor   sin   embargo   eso   no   era   suficiente   ¿acaso   debía   aprender   ahora   a   usar   todas   esas   nuevas   capacidades?  Le  producía  curiosidad  saber  dónde  podía  llegar  siendo  vampiro.  Era  una  nueva   forma  de  ver  las  cosas  y  sobre  todo  de  interactuar  con  ellas.   Sonrió   y   besó   a   Katrina,   esta   le   acarició   la   cara   y   le   rodeó   el   cuello   con   las   manos  –   Son   aún   las   tres   de   la   madrugada   –   susurró   ella   y   le   acarició   la   cara,   sabía   lo   que   quería   decir   con   eso.   Sonrió  y  miró  a  Víctor  y  Ángela.  No  dijeron  nada.   Katrina   guió   a   Giacomo   a   su   cuarto.   Era   una   habitación   amplia   con   una   cama   en   el   medio   enorme,   estaba   estupendamente   decorada,   a   diferencia   de   la   de   él   que   apenas   tenía   mobiliario.  La  cama  estaba  cubierta  por  sábanas  de  seda  blanca.  Las  paredes  también  estaban   pintadas   de   blanco   y   la   luz,   artificial   ya   que   carecía   de   ventanas,   era   igualmente   alba.   Él   reconoció  inmediatamente  el  cuarto.  Era  donde  ella  le  había  mordido  y  aunque  todo  le  había   parecido   brumoso   en   ese   instante   ahora   lo   recordaba   con   nitidez.   La   mujer   avanzó  

sensualmente   por   la   sala   mientras   él   la   miraba   desde   la   puerta,   con   suavidad   deslizó   sus   manos   por   la   espalda   y   deslizó   la   cremallera   hacia   abajo.   Lentamente   el   vestido   de   gasa   azulado   fue   escurriéndosele   por   el   cuerpo   dejando   ver   la   piel   blanquecina   del   cuerpo   de   la   mujer,   Giacomo   la   miraba   y   disfrutaba   del   espectáculo.   La   ropa   interior   de   la   vampiresa   era   roja,  combinando  así  con  su  pelo.  Esta  vez  sí  que  llevaba  sostén  e  igualmente  llevaba  tanga.  Se   volteó   para   mirarle   y   le   sonrió,   lentamente   se   acercó   al   hombre   mientras   con   mucha   suavidad   deslizaba   sus   dedos   por   el   broche   del   sostén   que   se   encontraba   delante   para   dejar   que   este   saltase   dejando   sus   pechos   libres   de   la   opresión   de   la   prenda.   Sus   pezones   rápidamente   parecieron   ponerse   duros.   Parecía   así   como   si   saludase   a   Giacomo,   este   sonrió   y   se   desabotonó  la  camisa  lentamente  dejando  que  se  abriese  mostrando  así  su  tonificado  torso,  la   mujer  sonrió  y  se  mordió  el  labio  inferior.  Por  fin  ella  llegó  donde  estaba  Giacomo,  le  abrazó   del   cuello   y   le   sonrió   con   malicia   –   Voy   a   desvirgarte   -­‐   susurró   ella   levemente   -­‐   ¿A   desvirgarme?   -­‐   preguntó   Giacomo   mientras   la   abrazaba   de   la   cintura   –   sí   –   respondió   ella   –   Esta  va  a  ser  tu  primera  vez  en  la  no  vida  y  eso  me  encanta  –  susurra  –  voy  a  ser  la  primera,  y   espero  que  por  tu  bien  la  única  –  le  comunicó  mientras  le  miraba  a  los  ojos.  A  Giacomo  no  le   gustó  el  tono  pero  no  dijo  nada,  en  ese  momento  su  cerebro  estaba  en  otra  parte  como  para   jugar   a   hacerse   el   ofendido   por   tal   nimiedad.   La   besó,   ella   le   besó,   se   correspondieron,   las   manos  de  uno  y  de  otro  jugaron  lentamente  con  los  cuerpos  de  ambos,  él  tuvo  más  suerte,  ella   ya  estaba  desnuda,  no  había  nada  que  le  molestase  o  le  impidiese  tocar  aquello  que  deseaba.   La   acarició   todo   el   cuerpo,   las   axilas,   los   costados,   los   brazos,   los   hombros,   pero   omitió   aquellos   pechos,   aquellos   dos   senos   que   le   encantaban   y   le   impresionaban   a   un   mismo   tiempo.  Los  quería  dejar  para  el  final,  por  ahora  pretendía  jugar  y  jugaba.  Ambos  jugaban.  La   boca   de   ella   se   paseaba   por   su   cuello   y   cuando   estuvieron   tumbados   en   la   amplia   cama   por   su   pecho   y   vientre.   No   pasaba   de   allí,   no   bajaba,   le   tentaba   pero   no   acababa   por   darle   aquello   que  él  tanto  deseaba,  pero  él  hacía  lo  mismo.  El  tiempo  y  el  espacio  habían  perdido  todo  su   sentido.  Eran  entre  los  dos  un  amasijo  de  carne  que  se  retorcía  y  enroscaban  el  uno  contra  el   otro   en   posiciones   que   a   veces   parecían   imposibles.   De   pronto   Giacomo   sucumbió.   No   pudo   esperar  más  y  comenzó  a  besar  aquellos  senos  enormes  de  tentadores  pezones  color  rosado.   Los  mordió,  besó,  lamió,  los  rozó  con  las  yemas,  los  apretó,  los  acarició  y  los  palpó  tanto  como   pudo.   Jugueteó   con   ellos   y   se   los   comió   hasta   dejarlos   enrojecidos.   Los   degustó   y   los   probó.   Ella  gemía  y  suspiraba  cada  vez  que  la  mordía,  le  gustaban  las  impresiones  fuertes  y  aquellos   bocados  a  ella  le  encantaban.  Sucumbió  a  las  caricias  tumbada  y  se  dejó  hacer  a  merced  del   hombre.   Giacomo   se   incorporó   sobre   sus   rodillas   a   horcajadas   en   ella   y   se   quitó   por   fin   la   camisa,   desabrochó   su   pantalón   y   se   tumbó   a   un   lado   para,   por   una   vez,   careciendo   de   elegancia  quitárselo  junto  con  sus  calzones.  Estaba  excitado,  más  que  de  costumbre,  más  que   cuando  era  humano.  Parecía  de  verdad  que  era  su  primera  vez.  El  tacto  del  cuerpo  de  ella,  su   olor  acre,  su  sabor,  todo  era  nuevo,  gracias  a  sus  sentidos  podía  ir  más  allá  de  lo  que  iba  antes,   todo   parecía   conjugarse   para   darle   una   experiencia   mejor   y   más   gratificante.   Cuando   estuvo   desnudo   se   tumbó   sobre   ella,   comenzó   a   besarle   los   labios,   ella   le   correspondió.   Le   abrazó   del   cuello  sosteniéndole  sobre  sí  y  contra  su  cuerpo.  Las  manos  de  él  se  aferraron  a  la  cintura  de  la   chica.   Todo   parecía   confuso   y   a   la   vez   tenía   sentido,   un   extraño   sentido   que   Giacomo   nunca   había  percibido  antes.  Levantó  la  vista  y  vio  como  la  melena  roja  de  ella  se  extendía  sobre  el   colchón   como   una   marea   escarlata     y   ondulada.   El   cuerpo   de   ella   parecía   un   continente   en   medio  de  aquél  mar  de  fuego,  tenía  sus  depresiones  y  sus  montañas,  sus  desiertos  y  sus  lagos   y   esto   hizo   sonreír   a   Giacomo.   Acarició   lentamente   las   caderas   de   ella   y   con   suavidad   jugó   con  

las   tiras   de   tela   de   aquella   prenda,   tiró   de   aquella   tela   y   la   sacó   lentamente   mientras   ella   modulaba  sus  piernas  para  facilitarle  el  extraer  aquél  objeto  que  se  había  vuelto  tan  molesto.   En  el  proceso  admiró  por  fin  la  intimidad  de  ella.  El  pubis  estaba  completamente  depilado,  la   piel   era   tersa   y   suave   y   parecía   invitar   a   beber   de   allí   con   un   beso.   Los   labios   eran   poco   pronunciado,  parecían  no  haber  abierto  nunca  sus  secretos  para  nadie,  sin  embargo  Giacomo   sabía   a   la   perfección   que   al   menos   una   vez   se   habían   abierto   para   dejarle   entrar   y   dejarle   sentir   todas   las   maravillas   que   ocultaba   aquélla   oquedad   cálida   y   estrecha.   Una   vez   se   deshizo   de   la   prenda   se   inclinó   para   besar   los   labios   de   ella   con   los   suyos.   Después   exploró   con   sus   dedos   aquella   abertura,   la   acarició   y   comprobó   su   profundidad.   Era   húmedo   y   caliente.   Le   agradó   la   sensación.   Al   extraer   su   dedo   de   allí   lo   miró   y   se   lo   introdujo   en   la   boca.   El   fuerte   sabor  de  ella  se  mezcló  con  su  saliva.  Le  agradaba.  La  miró  a  los  ojos  de  ella,  estaba  tumbada,   mirándole   sonriente   mientras   él   jugaba   con   aquella   parte   de   su   anatomía   –   Penétrame   –   le   pidió   la   mujer,   él   sonrió.   Nunca   había   escuchado   decir   a   ninguna   mujer   con   las   que   había   tenido   relaciones   que   la   penetrase.   Era   una   sensación   extraña   y   excitante.   Se   echó   hacia   delante   y   volvió   a   tumbarse   sobre   ella.   Notaba   como   sus   pechos   se   habían   endurecido   producto   del   placer.   Sonrió   y   la   besó   los   labios   levemente,   ella   le   correspondió,   entonces   la   penetró.  Ella  gimió  fuertemente.  Giacomo  se  rió.  Por  un  instante  fue  feliz.  Estaba  haciendo  lo   que   le   gustaba   con   una   mujer   que   le   gustaba,   eso   le   hizo   sentirse   cómodo.   Empujó   su   pene   dentro   de   ella.   Sentía   cómo   cada   vez   más   la   chica   se   humedecía   y   también   sentía   cómo   comprimía   su   miembro   con   las   paredes   de   su   intimidad.   Ella   también   movía   su   cadera,   se   acompasaba   al   ritmo   que   él   la   marcaba.   Pese   a   su   condición   de   vida   eterna   seguía   manteniendo   la   pasión   por   el   sexo   algo   que   Víctor   y   Ángela   habían   parecido   perder.   La   besó   el   cuello  y  ella  se  rió,  notaba  como  se  aferraba  a  su  espalda  con  sus  pequeñas  manos  blancas  y   cómo   sus   uñas   le   arañaban   la   piel.   Aquella   pequeña   dosis   de   dolor   le   hizo   sentir   aún   más   excitación.   Tuvo   la   sensación   de   que   iba   a   terminar   pero   logró   retenerse.   Ella   le   empujó   de   pronto   y   él   entendió   la   orden,   se   quitó   de   encima   de   ella   y   se   tumbó,   con   elegancia   la   muchacha  se  situó  encima  de  él  sentada  a  horcajadas.  Notó  como  su  pene  volvía  a  penetrar  en   ella,   sin   embargo   ahora   estaba   atrapado   por   todo   el   cuerpo   de   la   mujer.   La   miró.   Era   impresionante,  pelirroja  de  ojos  verdes  y  grandes  senos.  Esos  senos  que  permanecían  firmes   pese   a   su   tamaño.   Aquellos   pezones   rosas   como   una   pálida   gradación   de   color   dentro   del   lívido   cuerpo   de   ella,   arrugados,   constreñidos   y   preciosos.   Su   cuerpo   era   pequeño   y   de   apariencia   frágil,   sus   caderas   eran   anchas,   no   demasiado,   pero   sí   lo   suficiente   como   para   dotarla  de  un  trasero  precioso.  Uno  que  a  Giacomo  le  daba  gusto  acariciar  y  golpear  como  en   ese  momento  estaba  haciendo.  Situó  su  mano  diestra  en  el  pecho  izquierdo  de  ella  y  lo  apretó,   lo   apretó   tanto   que   ella   gritó   y   se   mordió   el   labio.   Como   castigo   a   aquél   apretón   ella   se   movió   sobre  él  de  tal  forma  que  le  hizo  daño.  Giacomo  no  se  quejó.  Le  agradaba  aquél  juego.  Ella  se   echó   hacia   atrás   apoyando   sus   manos   en   las   rodillas   de   él   y   comenzó   a   moverse.   Giacomo   observó  la  belleza  de  la  escena  y  se  incorporó  para  besarle  los  senos,  la  abrazó  de  la  cintura  y   comenzó   a   mordérselos.   Ella   gimoteó   y   cuando   él   la   mordió   uno   de   sus   pezones   gritó   de   placer.   Volvió   a   echarse   hacia   delante   y   se   abrazó   al   cuello   de   Giacomo.   Él   la   abrazó   más   la   cintura   y   continuó   besando   sus   pechos   ella   le   revolvía   el   pelo   y   le   besaba   la   cabeza.   Por   un   momento   lo   olvidó   todo,   que   él   era   un   vampiro,   que   ella   le   había   asesinado   como   humano,   que  Pedro  le  había  traicionado.  Todo  era  nada,  sólo  estaban  ellos  dos  y  más  allá  de  eso,  eran   uno.    

Miró  el  reloj  de  la  mesilla,  eran  las  siete  de  la  madrugada,  habían  tenido  cinco  horas  de  sexo   continuo.  Se  sorprendió,  antes  no  podía  hacer  eso  pese  a  que  estaba  en  buena  forma,  notaba   como   todo   en   él   había   cambiado   hasta   su   resistencia.   Sonrió.   Le   agradaba   poder   durar   más   en   la   cama   dado   que   era   uno   de   sus   pocos   placeres.   Ella   se   había   dormido   al   poco   de   terminar   acurrucada   a   él.   Debía   estar   amaneciendo,   de   todos   modos   no   había   ventanas.   Se   sentía   cansado   y   abrumado.   Una   extraña   sensación   crecía   en   él,   era   como   si   tuviese   una   bestia   dentro   que   le   pedía   sangre.   Sangre.   Lo   notaba   en   su   boca,   notaba   el   sabor   y   apenas   podía   controlar  sus  ansias  de  probarla  en  su  boca.  En  ese  momento  se  acordó  de  todo  lo  que  había   pasado   la   noche   en   que   se   convirtió.   Recordó   a   Pedro   y   su   traición.   Antes   no   lo   había   pensado   pero   le   odiaba   y   su   odio   y   su   manera   de   sentirlo   también   habían   cambiado.   Como   humano   había   odiado   poco   y   lo   poco   que   había   odiado   lo   había   hecho   en   silencio   o   se   había   remitido   a   dejarlo  pasar  hasta  tal  punto  de  olvidar  a  la  persona  odiada  o  al  menos  no  hablarla  ni  dirigirla   jamás   la   palabra.   Ahora   era   distinto,   sentía   ansia   de   sangre,   si   en   algún   momento   llegaba   a   tenerle   enfrente   le   iba   a   matar   y   planeaba   hacerlo   de   una   manera   terrible.   Dentro   de   su   serenidad,  de  su  extraña  serenidad  se  ocultaba  un  alma  turbia  y  negra  con  capacidad  asesina.   Se  asustó  y  abrió  los  ojos,  aquello  le  devolvió  a  la  realidad.  Su  humanidad  aún  no  estaba  del   todo  lista  para  sentir  aquello.  Era  demasiado  fuerte,  deseaba  matarle  y  lo  deseaba  con  toda  su   alma  pero  sus  valores  morales  le  contradecían,  en  su  cabeza  había  una  lucha  y  no  sabía  cómo   hacerla   frente.   La   moralidad   y   la   ética,   todo   era   igual   ¿Siendo   vampiro   importaba   qué   hiciese?   ¿Sus   nuevos   poderes   le   daban   derecho   a   hacerlo   todo?   Ahora   era   más   fuerte,   sin   embargo   ¿Era  ese  motivo  suficiente  como  para  asesinar  a  alguien  a  sangre  fría?  No  sabía  qué  decir,  todo   su  mundo  se  había  puesto  patas  arriba.     Frunció   el   ceño   y   miró   a   Katrina,   estaba   sumamente   bella.   La   acarició   el   pelo   y   se   lo   colocó   detrás   de   la   oreja,   la   besó   y   se   tumbó   en   la   cama,   ella   se   movió   en   sueños   al   lado   contrario   dejándole   espacio.   Sonrió,   en   momentos   como   ese   su   mente   se   liberaba   de   tribulaciones,   la   belleza  de  una  mujer  y  el  reposo  se  lo  permitían,  no  obstante  quedaba  un  poso,  dentro  de  él  la   imagen  de  Pedro  seguía  presente  y  prometió  que  se  lo  haría  pagar  algún  día.  Se  sentía  cansado   y  tenía  sueño.  Cerró  los  ojos  y  se  durmió  profundamente.   Giacomo   estaba   en   su   piso   de   la   plaza   de   Alonso   Martínez,   a   su   lado   reposaba   Verónica   apoyada  en  él.  Ella  sonreía  y  el  sol  entraba  por  el  gran  ventanal  que  daba  a  la  terraza.  La  luz   era   dorada,   era   por   la   tarde   y   el   sol   estaba   a   punto   de   ponerse.   Giacomo   cerró   los   ojos   un   momento,  estaba  completamente  en  paz  y  tranquilidad,  su  novia  reposaba  a  su  lado,  era  una   chica  bella  e  inteligente  y  estaba  muy  orgulloso  de  ella.  Su  novela  había  tenido  éxito  y  él  era   una  persona  con  la  vida  completamente  hecha.  Quizás  quedaban  un  par  de  cabos  sueltos,  sin   embargo  disfrutaba  de  unos  años  dorados  con  una  mujer  bonita  colgada  del  brazo.  ¿Qué  más   podía  decir?  Otros  en  su  edad  aún  vivían  en  casa  de  sus  padres  o  trabajaban  en  antros.  Él  no,   no   era   igual   que   los   demás.   Había   triunfado,   se   sentía   como   el   César   tras   las   guerras   civiles.   Seguro,   victorioso   y   más   allá   de   todo   ello   estaba   cómodo   con   su   estilo   de   vida.   Hacía   lo   que   quería   cuando   quería   y   encima   con   quién   quería.   Verónica.   Estaba   dispuesto   a   darle   su   vida.   Por  primera  vez  sentía  que  amaba  a  alguien.  Él  siempre  había  sido  un  pica  flor,  un  truhan  que   usaba  a  las  mujeres,  Chía,  Lía,  Susana,  su  primer  amor  a  quién  había  engañado  con  su  mejor   amiga,   Alexia,   Iris   y   un   largo   etcétera,   una   lista   casi   interminable,   sin   embargo   al   conocer   a   Verónica   se   había   enamorado.   No   podía   reprimirlo,   aquella   mujer   era   cómo   él.   Pasional,   carismática,  guapa,  sensual  y  además  sentía  un  desenfrenado  amor  por  el  sexo  y  la  literatura  

cosa   que   compartía   completamente   con   el   italiano.   Odiaba   compararse,   pero   su   romance   parecía  de  película  americana.     Abrió  los  ojos  y  suspiró.  Miró  al  techo  un  largo  rato.  Se  sentía  demasiado  bien.  Miró  a  su  lado   buscando  a  Verónica.  De  pronto  se  encontró  con  Katrina,  ya  no  estaba  allí  si  no  en  un  cuarto   oscuro  y  húmedo,  Katrina  era  sumamente  bella  pero  sentía  que  al  mirarla  todo  su  cuerpo  se   revelaba   contra   él,   sentía   repulsión   y   entonces   miró   hacia   el   frente   y   enfrente   de   él   vio   el   cadáver  de  Verónica  colgando  de  una  cuerda.  Se  mecía  suspendido  en  el  aire  y  sus  ojos  negros   le   miraban   directamente,   acusadores,   demenciales.   Quiso   gritar   pero   el   grito   se   ahogó   en   su   boca.  La  tenía  cosida.  Quiso  levantarse  e  irse  pero  al  intentarlo  se  percató  de  que  estaba  atado   a  la  cama.  Todo  parecía  tan  real  que  le  aterraba  y  a  su  vez  le  daba  nauseas.  Miró  a  Verónica   colgar,  ya  no  estaba  ella,  estaba  él  mismo.  Eso  fue  un  alivio  y  a  la  vez  una  tortura.  Gritó  y  esta   vez   su   grito   se   oyó   en   toda   la   habitación,   estaba   libre   de   ataduras   y   se   levantó.   Cuando   se   incorporó   se   dio   cuenta   de   que   ya   no   soñaba.   Katrina   le   miraba   directamente   con   aquellos   penetrantes   ojos   verdes,   él   le   devolvió   la   mirada   y   suspiró   -­‐   ¿Has   tenido   una   pesadilla   verdad?   –   Preguntó   la   mujer   mientras   se   acercaba   a   él   intentando   tranquilizarle   –   Sí,   era   horrible   –   susurró  Giacomo  apretando  las  sábanas  con  las  manos  –  No  te  preocupes,  eso  es  normal  –  Le   acarició  tranquilizadoramente  y  le  besó  la  cara  –  Tu  mente  se  revela  a  lo  que  eres  y  la  bestia   intenta   dominarte.   Tu   cuerpo   lucha.   Acabarás   venciéndola,   ya   lo   verás   –   Giacomo   frunció   el   ceño  -­‐  ¿La  bestia?  –  Preguntó  –  Mañana  te  explicaré  más  –  dijo  ella  –  ahora  descansa-­‐  le  sonrió   y   él   suspiró   de   nuevo,   la   besó   los   labios   y   se   tumbó   en   la   cama.   Cerró   los   ojos   y   todo   fue   oscuridad.     5     Salieron   de   la   casa   Katrina   y   él,   iban   acompañados   por   Nicolai.   El   enorme   ruso   no   era   un   vampiro.  Giacomo  podía  sentirlo,  sin  embargo  también  podía  ver  que  su  alma  era  tan  o  más   oscura   que   la   Víctor   o   Katrina.   Era   un   sicario   contratado   para   guardarlos   por   el   día   o   para,   como  en  este  caso,  acompañarles  a  misiones  más  allá  de  la  casa.  Un  sicario  a  sueldo,  un  guarda   espaldas  le  gustaba  decir  a  Katrina,  daba  igual,  desde  hacía  unos  días  sólo  le  veía   cómo  otro   humano,  otro  igual,  algo  inferior  a  él.  Había  adquirido  en  esos  días  mucha  de  la  filosofía  que   destilaban  Víctor  y  Ángela.  Él  ahora  era  un  vampiro,  ¿por  qué  debía  seguir  sintiendo  pena  por   su  alimento?  ¿Acaso  lo  sentía  cuando  se  comía  un  filete  siendo  humano?  Lo  único  que  debía   hacer  era  no  matar  a  sangre  fría,  sin  embargo  ésa  restricción  pensaba  saltársela  aunque  sólo   fuera   una   vez.   Pensaba   constantemente   en   vengarse   de   Pedro   y   siempre   que   combatía   contra   Ángela   para   agudizar   sus   poderes   focalizaba   la   cara   de   aquél   hombre   en   la   de   la   hermosa   vampiresa.   Aquél   odio,   aquella   furia   contenida   le   servía   para   aumentar   sus   capacidades   y   muchas  veces  la  veterana  se  veía  superada  y  tenía  que  subir  el  listón  para  que  el  joven  vástago   no  la  superase.     El   coche   avanzaba   por   una   carretera   secundaria   que   salía   del   pueblo   donde   estaba   la   casa.   Esa   noche   dormiría   en   su   apartamento,   sin   embargo   a   la   noche   siguiente   debía   volver   a   la   casa.   La   luna  se  le  hizo  hermosa.  Sonreía.  Era  como  una  uña  gigantesca.  De  pronto  miró  a  Katrina  y  la  

sonrió.   Por   fin   probaría   la   sangre   humana.   Hasta   entonces   se   había   alimentado   de   sangre   donada   de   un   banco   de   sangre,   sin   embargo   ése   sería   el   día   de   su   verdadera   iniciación.   Al   principio   le   había   repulsado   el   sabor   de   la   sangre,   no   obstante   había   llegado   a   agradarle   e   incluso  ahora  a  gustarle.  Había  sabido  controlar  su  bestia  de  avidez  y  descontrol  y  era  capaz  de   tomarse   la   cacería   con   cierta   filosofía   y   buen   ánimo.   Mientras   el   coche   recorría   rápido   la   carretera   él   pensaba   en   cómo   sería   su   víctima.   ¿Una   mujer?,   ¿Un   hombre?,   ¿Guapo,   feo,   inteligente  o  torpe?  En  sí  daba  igual,  sólo  sería  carnaza,  no  obstante  lo  poco  que  quedaba  de   humanidad   en   él   sentía   la   curiosidad   de   qué   vida   sesgaría   esa   noche.   Se   sentía   por   un   lado   poderoso,  iba  a  matar,  tenía  la  capacidad  de  decidir  quién  moría  y  quién  vivía  esa  noche.  Ese   poder   supremo   del   que   sólo   gozan   unos   cuantos.   Por   otro   lado   se   preguntaba   qué   pasaría   con   la   familia   del   asesinado.   De   cómo   sería   en   su   vida   real,   ¿Averiguaría   al   morderle   qué   era?   ¿Malvado,  un  santo?  Lo  único  en  sí  que  tenía  por  seguro  es  que  sería  rápido  y  certero.  Sonreía.   Era  una  sonrisa  maliciosa  y  oscura.  Miró  al  frente  y  vio  las  ciudades  de  la  capital  ya  brillando  en   el  horizonte.  No  tardarían  mucho  en  llegar.  Frunció  el  ceño  y  se  preparó  lo  mejor  que  pudo.   Cerró  los  ojos  y  se  rió  levemente.  Ahora  era  un  vampiro  y  esa  noche  lo  consumaría.     El   coche   se   detuvo   en   la   calle   princesa,   delante   de   la   Sala   Heineken,   aquél   día   había   una   fiesta   especial   que   exigía   etiqueta.   Eso   agradaba   a   Giacomo.   No   le   gustaba   a   ir   a   locales   donde   sonaba   todo   el   tiempo   música   tecno,   ni   donde   muchachos   púberes   e   imberbes   iban   a   beber   todo  lo  que  encontraban  y  matar  su  sentimiento  de  frustración  al  ser  menos  que  nada  en  una   vida  que  pensaban  se  iban  a  comer  y  poco  a  poco  va  tragándoselos.  A  él  le  gustaba  lo  exclusivo   y  era  bastante  sibarita  con  los  sitios  que  acostumbraba  a  visitar  por  la  noche  aunque  cuando   era   un   humano   tampoco   tenía   un   gusto   excesivo   por   salir,   si   lo   había   hecho   alguna   vez   con   Verónica  había  sido  a  cenar  y  poco  más.  Prefería  la  lectura  a  la  música.   Se  bajó  del  coche  y  miró  al  edificio  donde  estaba  la  discoteca.  Era  fácilmente  reconocible  por  la   gran   cornisa   negra   que   poseía   justo   encima   de   la   puerta   blanca   del   local.   Curiosamente   se   acordó  de  Verónica,  sin  embargo  aquélla  imagen  sólo  duró  un  segundo  en  su  cabeza.  Katrina   se  puso  a  su  lado.  Iba  vestida  con  un  hermoso  vestido  blanco  satén  con  un  gran  escote  y  sujeto   por  dos  finos  tirantes  a  los  hombros.  Estaba  diseñado  para  dejar  que  sus  pechos  se  viesen  lo   más   provocadoramente   posible   sin   tampoco   llegar   a   enseñarlos.   Los   realzaba,   tanto   que   Giacomo  sonrió.  Él  iba  a  vestido  con  un  traje  negro,  completamente  negro,  zapatos  de  cuero   del   mismo   color   y   una   camisa   burdeos   que   daba   una   cierta   nota   discordante   en   el   color   sin   llegar  a  ser  llamativa.     Giacomo  sonrió  al  mirar  a  toda  la  gente  que  entraba  por  las  puertas  al  local.  Era  una  gran  masa   humana  que  se  apelotonaba  en  torno  a  un  solo  sitio  como  moscas  ante  una  lámpara.  Él  sólo   veía  a  un  gran  rebaño  y  que  una  de  esas  ovejas  que  iban  al  matadero  voluntariamente  sería  su   primera   víctima.   La   primera   de   una   larga   lista,   se   dijo   y   entró   junto   con   la   experta   vampiresa   a   la   marabunta   humana   que   poco   a   poco   y   con   un   orden   entrópico   iban   pasando   al   local   de   donde   salían   sonidos   ciertamente   poco   armoniosos.   Música   house.   Giacomo   arrugó   la   frente   y   la   nariz,   se   encogió   de   hombros   y   pensó   que   era   un   pequeño   precio   a   pagar   por   su   primera   víctima.  De  todos  modos  no  pensaba  quedarse  demasiado  tiempo  allí.  Pensaba  en  usar  todo  su   carisma   y   encanto   natural   para   usar   a   la   primera   mujer   que   le   hiciese   caso.   Con   un   poco   de   suerte  podría  pasárselo  bien  antes  de  alimentarse.  

Entraron  dentro  de  aquél  lugar.  Era  amplio  y  poseía  un  gran  escenario  iluminado  por  luces  de   neón  verdes  y  rojas  de  manera  muy  tenue.  El  techo  era  altísimo  y  la  barra  estaba  a  un  lado.   Katrina   le   tomó   del   brazo   y   le   guió   entre   la   gente.   Algunos   hombres   la   miraban   deseosos   mientras  que  lanzaban  miradas  despreciativas  a  Giacomo.  En  su  caso  era  distinto.  Las  mujeres   lanzaban   miradas   de   desprecio   absoluto   a   Katrina,   algunas   incluso   se   atrevían   a   susurrar   insultos  mientras  que  los  hombres  se  maravillaban  ante  el  escultural  cuerpo  de  la  vampiresa.   Al  vampiro  todo  esto  le  resultaba  muy  entretenido  y  se  reía  mientras  que  avanzaba  del  brazo   con   Katrina.   Ella   miraba   fulminantemente   a   las   mujeres   que   le   deseaban,   por   lo   cual   supuso   que  no  se  lo  debía  estar  pasando  tan  bien.  Por  fin  llegaron  a  una  puerta  al  final  de  la  sala,  la   atravesaron,  allí  la  música  era  mucho  menos  fuerte  y  extenuante  y  había  apenas  unas  treinta   personas.  Era  una  sala  VIP.  Giacomo  advirtió  que  había  más  de  un  vampiro  además  de  ellos  en   ése   reservado,   eso   no   le   gustó   demasiado,   sin   embargo   tampoco   le   importaba   demasiado.   Tomó   asiento   en   uno   de   los   largos   sillones   de   cuero   que   se   extendía   por   toda   la   pared.   Katrina   se  sentó  a  su  lado  y  le  sonrió  levemente  –  Bueno  Giacomo  –  susurró  ella  mientras  le  acariciaba   la  cara  –  Hoy  vas  a  matar  a  tu  primera  persona  –  comentó  mientras  se  acercaba  lentamente  a   él   acariciándole   lentamente   el   pecho   disimulando   para   que   nadie   les   prestase   atención   –   Espero  que  sepas  exactamente  qué  tienes  que  hacer.  De  todos  modos  te  seguiré  –  le  explicó   ella  –  y  si  hubiera  alguna  dificultad  yo  me  ocuparía  de  solventarla  –  eso  le  hizo  sentir  como  si   fuese   un   niño   pequeño   recibiendo   lecciones   de   su   madre.   Sonrió   y   la   acarició   el   trasero  –   Creo   que  me  habéis  enseñado  bien  querida  –  susurró  él,  ella  sonrió  y  le  besó  los  labios,  entonces  se   retiró   hacia   atrás   rápidamente   haciéndose   la   ofendida   y   abofeteó   a   Giacomo,   este   la   miró   estupefacto.   Ella   se   levantó   y   se   fue.   Lo   comprendió   rápidamente.   A   partir   de   entonces   estaría   solo.   Se   quedó   sentado   un   rato   en   el   sillón.   Miraba   a   las   jóvenes   que   había   por   allí   pero   ninguna   le   llamaba   la   atención,   también   miraba   a   los   hombres.   Para   el   fin   que   lo   quería   tampoco   tenía   por   qué   ser   una   mujer.   Por   fin   sus   ojos   se   posaron   sobre   una   hembra   de   cabellos   rubios   y   mirada   azul,   penetrante   y   deseable.   Era   consciente   de   que   ella   le   estaba   mirando,  él  la  sonrió  y  esta  sonrió  también  levemente.  Se  levantó  y  se  dirigió  hacia  la  mujer,  se   sentó  a  su  lado.  Ella  le  miraba  embelesada.  Aún  no  había  aprendido  a  usar  completamente  sus   poderes  de  vampiro,  sin  embargo  aquella  mujer  parecía  fascinada  con  su  presencia  –  Ciao  Bella   –  susurró  él  mientras  sonreía,  ella  se  rió  gentilmente  –  hola  –  saludo  escuetamente.  Giacomo   notó   como   se   estaba   ruborizando   completamente.   La   miró   a   los   ojos   y   ella   le   devolvió   la   mirada   –   Me   llamo   Giacomo   Andrea   Donato   –   se   presentó   intentando   romper   el   hielo   –   y   tienes  los  ojos  más  bonitos  que  había  visto  nunca  –  la  alabó  mientras  ella  se  reía  con  un  tono   leve  aunque  a  Giacomo  se  le  antojó  irritante  –  Yo  me  llamo  Andrea  también  –  sonrió  ella  –  y   gracias,  pero  los  de  tu  compañera  tampoco  estaban  mal  –  comentó  ella  –  sí,  pero  dejaron  de   parecerme  bellos  cuando  me  dio  el  bofetón  –  comentó  él  mientras  se  reía,  ella  también  se  rió   con  esa  estridente  sonido  que  estaba  empezando  a  sacarle  de  quicio.  Se  acercó  más  a  ella   –   Bueno,  y  ¿por  qué  has  venido  aquí  esta  noche?  –  Preguntó  ella  –  He  venido  a  pasar  un  buen   rato  –  sonrió  sugerentemente  mientras  la  sonreía  -­‐  ¿y  tú?  –  Preguntó  mientras  alzaba    una  ceja   –   Supongo   que   a   lo   mismo   –   correspondió   con   una   sonrisa.   Estaba   siendo   fácil,   quizás   demasiado  o  quizás  esa  mujer  estaba  tan  harta  de  ése  local  como  él,  sin  embargo  había  sido   bastante   fácil   hasta   ese   momento  –   Conozco   un   sitio   donde   podríamos   ir   a   pasar   un   buen   rato   –  susurró  él  al  oído  de  ella  -­‐  ¿Sí?  –  susurró  ella  pareciendo  interesada  -­‐  ¿Dónde?  –  Preguntó  –   El  templo  de  Debod,  que  está  aquí  al  lado  –  le  explicó  él  –  ¿y  qué  me  harás  allí?  –  Sonrió  un   poco   de   forma   sensual   –   morderte   –   confesó   él   siguiéndole   el   juego   de   manera   natural   -­‐  

¿Morderme?  –   Preguntó   ella   haciéndose   la   sorprendida  -­‐   ¿Es  que  eres   un   vampiro?  –   Apostilló   mientras  sonreía  –  Quizás,  eso  lo  tendrás  que  averiguar  tú  –  Se  hizo  el  interesante  y  se  levantó   tendiéndole   la   mano,   ella   la   cogió   y   se   agarró   a   su   brazo.   Giacomo   caminó   con   la   mujer   en   dirección   a   la   salida   del   reservado.   En   la   sala   principal   la   música   golpeó   a   Giacomo   como   un   coche.  Estaba  altísima  y  le  producía  dolor  de  cabeza  por  sus  sentidos  agudizados,  aunque  ya   por   sí   no   le   agradaban   aquél   tipo   de   ruidos.   Sentía   nauseas   por   el   mal   olor   que   percibía   al   sentir   todos   los   perfumes   y   el   sudor   reconcentrados.   Se   sentía   acalorado   dado   que   tantos   cuerpos   restregándose   al   mismo   tiempo   habían   provocado   que   la   temperatura   de   la   sala   aumentase.   También   se   sentía   abrumado   por   las   luces   parpadeantes   y   los   láseres   que   ocupaban  todo  el  ambiente  volviéndole  aún  más  pesado  e  intransitable.  Arrastró  a  Andrea  por   la   sala   intentando   no   hacerla   daño.   Era   su   presa   y   sólo   por   eso   se   merecía   un   trato   más   exclusivo   que   el   resto   de   gente   que   estaba   allí   concentrada.   De   nuevo   volvió   a   sentir   las   miradas  de  los  recelosos  hombres  clavadas  en  él  y  de  las  deseosas  mujeres,  sin    embargo  él  no   tenía   tiempo   para   atender   sus   bajos   instintos,   ahora   debía   ocuparse   de   otros   asuntos   más   serios.  Debía  comer  y  debía  hacerlo  por  primera  vez.   Cuando   salió   a   la   calle   sintió   el   frescor   de   la   noche   como   una   revitalizadora   fragancia   que   estaba   alegre   de   respirar.   Miró   el   reloj,   era   la   una   de   la   madrugada.   Sonrió.   A   esa   hora   el   templo  egipcio  de  Debod  sería  un  lugar  desierto  e  idílico  para  su  primera  víctima.  La  miró  y  se   preguntó   si   habría   hecho   algo   malo   esa   mujer,   también   se   preguntó   si   tendría   familia   o   si   la   echarían  de  menos,  pero  entonces  ella  se  carcajeó  otra  vez  con  esa  risilla  estridente  que  él  no   podía  soportar.  Giacomo  la  miró  fingiendo  una  sonrisa  y  esta  le  miró  sonriente  –  Ha  sido  toda   una   aventura   señor   vampiro   –   admitió   ella   –   nunca   pensé   que   salir   de   un   local   sería   tan   peligroso   –   se   rió   de   nuevo   enervándole   y   le   colocó   el   pelo.   Giacomo   se   dejó   dócil.   Debía   permitirle  esas  cosas,  de  todos  modos,  en  breve  estaría  muerta  –  Bueno,  vamos  –  sonrió  –  está   por  aquí  –  la  señaló  y  ella  le  siguió  mirándole  con  ésos  ojos  fascinados  y  fascinantes.   Bajaron  por  la  calle  Princesa  hacia  la  plaza  de  España.  Estaba  llena  de  niñatos  con  botellas  de   litro   de   cerveza   y   sentados   en   círculo   para   compartirlas   entre   todos.   Reían   en   voz   alta,   a   carcajadas   y   tenían   música   puesta   con   la   que   solo   rivalizaba   el   ruido   de   los   coches   de   pasaban   por   la   Gran   vía.   Bajaron   por   los   Jardines   de   la   Plaza   de   España   hasta   la   calle   de   Ferraz   por   donde  cruzaron  hasta  el  Parque  de  la  montaña,  allí  anduvieron  por  el  césped  ascendiendo  la   pequeña  colina  que  daba  nombre  al  parque  hasta  llegar  al  monumental  templo  egipcio.     El   templo   de   Debod   era   un   monumento   imponente.   No   era   tan   grande   como   sus   primos   de   Egipto,   sin   embargo   era   un   gran   complejo   que   se   encontraba   en   medio   del   parque.   Por   la   noche  las  luces  de  unas  linternas  lo  envolvían  dándole  un  aspecto  misterioso  y  anaranjado.  La   mujer   se   quedó   mirando   la   arquitectura,   sonreía   maravillada,   parecía   no   haber   visto   nunca   antes   el   lugar.   Giacomo   la   miró   -­‐   ¿Tú   no   eres   de   por   aquí   verdad?   –   Preguntó   –   Soy   de   Salamanca,   esta   es   una   de   las   pocas   veces   que   he   venido   a   Madrid  –   Giacomo   sonrió   –   Bueno,   entonces  seré  amable  y  te  enseñaré  el  templo  mejor  –  sonrió  y  la  tomó  de  la  mano.  La  mujer   se  dejó  llevar  siguiéndole  los  pasos.  Subieron  por  el  estrado  donde  estaba  elevado  el  cuerpo   principal  del  templo.  Giacomo  se  aseguró  de  que  no  hubiera  nadie.  Su  vista  le  permitía  hacerlo   con   facilidad   pues   al   convertirse   en   vampiro   le   permitía   ver   en   las   tinieblas.   Al   menos   en   los   aledaños   del   complejo   no   había   nadie   en   los   alrededores   parecía   tampoco   haber   ninguna   persona.   La   guió   por   el   recorrido   que   hacía   el   templo   en   mitad   del   agua.   Era   idílico.   Los  

grandes  arcos  les  envolvían  y  a  su  vez  parecían  rodeados  por  el  agua  que  en  sí  sólo  era  una  fina   capa  que  brillaba  con  los  focos  dándole  un  aspecto  aún  más  romántico  y  a  la  vez  misterioso  a   toda   la   estructura.   La   mujer   apoyó   su   espalda   semidesnuda   sobre   una   de   las   paredes   de   un   arco   y   le   sonrió   mirándole   de   lado,   incitante   y   seductora.   Giacomo   la   miró   por   fin   de   arriba   abajo.   Era   una   mujer   menuda   pero   bien   formada.   Pechos   pequeños   y   anchas   caderas   que   hacían   una   figura   sensual   y   atractiva.   Los   ojos   angelicales   y   azules   en   una   cara   de   rasgos   inocentes  le  daba  un  aspecto  morboso  que  dentro  del  local  no  había  percibido.  Llevaba  el  pelo   rubio   recogido   en   un   moño   aunque   había   dejado   unos   mechones   sueltos   que   le   caían   como   tirabuzones   sobre   su   rostro.   Memorizó   su   cara   y   sus   rasgos.   Notaba   que   su   corazón   latía   firmemente   en   su   pecho.   Aquél   día   mataría   por   primera   vez   y   en   aquél   día   no   había   tenido   dudas  hasta  ese  instante.  La  mujer  le  sonreía  impaciente.  Por  fin  tomó  la  iniciativa.  Se  acercó  a   ella  y  comenzó  a  besarle  los  labios  lentamente  mientras  recorría  con  sus  manos  el  cuerpo  de  la   joven.  Esta  cada  vez  suspiraba  más  fuertemente.  Entonces  le  dejó  su  cuello  desnudo.  Le  incitó   a   que   la   besase   y   la   empezase   a   desnudar.   Quería   hacerlo   allí   mismo.   Él   también   lo   quería   hacer.  Quería  morderla.  Estaba  seguro  de  ello,  pero  una  pequeña  parte  de  él  aún  se  negaba.   Una  voz.  La  acalló  como  pudo.   Empezó  a  besarla  el  cuello,  se  resistía  a  morderla  aunque  pasaba  por  allí  sus  dientes  haciendo   que   la   mujer   sintiese   escalofríos   y   gimiese   de   cuando   en   cuando.   Ella   le   mordió   el   hombro   y   él   echo  la  cabeza  hacia  atrás  ahogando  un  gemido  de  placer  en  la  garganta.  Entonces  cerró  sus   ojos  y  cuando  los  abrió  no  era  el  mismo.  Había  sido  poseído  por  el  ansia  de  sangre.  La  bestia  le   había  dominado.  Sonrió  muy  calmado  y  empujó  a  la  mujer  contra  el  arco  aplastándola  casi  con   todas   sus   fuerzas.   Ella   no   tuvo   a   penas   tiempo   de   quejarse   pues   en   un   abrir   y   cerrar   de   ojos   se   abalanzó  sobre  ella  y  clavó  sus  caninos  anormalmente  grandes  sobre  el  cuello  de  la  mujer.  La   herida  seccionó  la  yugular  de  lado  a  lado.  La  sangre  brotó  rápidamente  y  Giacomo  empezó  a   lamer  todo  aquél  líquido.   El   placer   que   le   provocaba   el   líquido   rojo   y   tibio   era   indescriptible.   Comenzó   a   lamer   lo   más   ávidamente  que  podía,  sentía  como  aquélla  sustancia  le  llenaba  y  su  calor  le  iba  fortaleciendo   poco   a   poco.   Apretó   el   cadáver   de   Andrea   contra   la   pared.   Escuchó   crujir   sus   huesos   y   volvió   a   morder   el   cuello.   Salió   más   sangre   disparada   más   lejos.   No   había   dejado   de   ella   un   bonito   cadáver.  Lamía  y  lamía,  intentaba  sorber  todo  lo  que  le  era  posible  y  más  y  cuando  veía  que  se   gastaba  volvía  a  morder  de  nuevo  buscando  una  nueva  forma  de  obtener  más  de  ese  líquido   vital   que   tanto   le   embriagaba.   De   pronto   un   golpe   le   lanzó   a   unos   metros   del   cadáver   que   había  quedado  en  un  aspecto  ruinoso  con  marcas  por  todos  lados,  si  bien  las  marcas  no  eran   reconocibles   pues   las   dentelladas   eran   tan   aleatorias   que   podría   haber   sido   cualquier   alimaña.   Giacomo  levantó  la  vista.  Estaba  cubierto  de  sangre.  Se  notaba  en  su  boca  y  en  su  cuello  por   donde  corría  un  río  rojo  sobre  su  blanca  piel.  Su  camisa  burdeos  había  oscurecido  un  poco.  Al   otro  lado  del  cuerpo  sin  vida  de  Andrea  le  miraba  Katrina  cruzada  de  brazos.  No  la  reconoció.   En  aquél  momento  sólo  quería  una  cosa.  Más  sangre.     Se   incorporó   y   gruño   con   un   ruido   siseante,   se   preparó   y   se   lanzó   contra   la   vampiresa   con   una   velocidad   impresionante.   Esta,   más   experta   y   fuerte   que   él   se   apartó   de   su   camino   y   le   dejó   caer  contra  el  suelo.  Le  puso  un  pie  sobre  la  espalda  y  le  presionó  con  el  tacón.  El  dolor  que   sintió   fue   enorme.   Apretó   los   puños   contra   la   piedra,   intentó   levantarse,   pero   la   fuerza   que  

ejercía   el   pie   de   la   mujer   sobre   su   espalda   era   suficiente   como   para   retenerle   allí.   Gruño   de   nuevo,  pero  esta  no  le  hizo  caso.   -­‐Mírate  Giacomo-­‐  dijo  ella  mientras  negaba  con  la  cabeza  –  Has  perdido  el  control,  lo  primero   que   te   enseñé,   que   debías   dominar   tu   bestia   –   Giacomo   no   la   contestó,   sólo   trató   de   levantarse  otra  vez,  sin  embargo  ella  era  demasiado  poderosa  –  Que  pena  das.  Con  lo  bueno   que  parecías.  Me  has  decepcionado,  aunque  seré  indulgente  por  esta  vez.  Al  menos  has  sido  lo   suficientemente   bruto   como   para   morderla   por   todas   partes.   Cuando   encuentren   el   cadáver   de   esta   desgraciada   al   menos   pensarán   que   fue   un   perro   o   algo   así   y   no   seguirán   tu   pista   –   comentó  levantando  el  pie.  Giacomo  hizo  un  intento  de  levantarse,  sin  embargo  ella  no  le  dio   tiempo,  era  tan  rápida  que  antes  de  que  pudiese  siquiera  apoyar  sus  manos  en  el  suelo  ya  le   había   dado   una   patada   en   la   cabeza   que   le   había   dejado   sin   conocimiento  –   Descansa   por   esta   noche,   mañana   hablaremos   de   esto   –   comentó   y   se   retiró   chasqueando   los   dedos.   Nicolai   apareció   de   detrás   de   una   columna   y   cogió   al   maltrecho   Giacomo   con   sus   enormes   brazos   y   le   llevó  hasta  el  coche.   Así   era   Katrina.   Bella   y   poderosa.   Una   vampiresa   de   más   de   trescientos   años   que   había   aprendido   a   fuerza   de   golpes   y   que   enseñaba   de   igual   modo.   Inmisericorde   y   hermosa.   Dos   atributos  temibles  que  ella  dominaba  con  destreza.   Giacomo   despertó   sobre   la   cama   de   su   apartamento,   estaba   confuso   y   no   recordaba   exactamente  lo  que  había  pasado.  Recordaba  haber  sentido  un  ansia  inusual  antes  de  morder   a   Andrea,   después   todo   era   borroso   hasta   el   momento   en   que   Katrina   le   había   dejado   inconsciente  en  el  suelo.  Se  levantó  y  se  tocó  el  cuello.  Le  dolía  pero  no  estaba  dañado.  Miró   por  la  ventana.  Era  de  noche  cerrada,  estaba  completamente  desnudo.  Pensó  si  había  sido  la   vampiresa   la   que   le   había   quitado   la   ropa   pero   rápidamente   alejó   esa   idea   de   su   mente.   Cerró   los   ojos   y   suspiró.   Intentó   hacer   memoria   de   lo   que   había   pasado   la   noche   anterior.   Sólo   consiguió  ver  imágenes  borrosas  que  pasaban  por  su  mente.  Le  aumentó  el  dolor  de  cabeza  y   dejó   de   intentarlo.   Al   voltearse   se   encontró   con   su   mesa   de   escritorio,   sobre   ella   había   un   periódico  del  día.  Lo  miró.  Se  sorprendió  por  el  titular.  Brutal  asesinato  en  el  templo  de  Debod.   Leyó   apresurado:   Andrea   Cifuentes,   profesora   suplente   de   física   en   la   universidad   de   Salamanca  es  atacada  a  dentelladas,  se  sospecha  de  un  perro  mal  entrenado.  No  hay  testigos   ni  huellas  físicas,  la  policía  está  desconcertada.  Al  leer  el  titular  se  alivió  bastante,  entonces  se   acordó.  El  ansia  de  sangre  le  había  poseído  y  había  mordisqueado  a  su  víctima  hasta  la  muerte.   La  había  oprimido  con  todas  sus  fuerzas  y  su  ataque  fue  violento  y  despiadado.     Se   sentó   pesadamente   sobre   la   cama   tratando   de   recordar   más.   Había   atacado   a   Katrina   en   medio   de   la   euforia   provocada   por   la   sangre.   Ella   le   había   derrotado   con   facilidad,   un   sentimiento   de   alivio   le   invadió   al   saber   que   Katrina   estaba   bien,   sin   embargo,   al   volver   a   pensar   en   Andrea   se   llevó   la   mano   a   la   frente.   Cerró   sus   ojos   y   los   apretó   fuertemente.   Se   sentía  mal,  era  como  si  una  cuchillada  le  penetrase  las  entrañas  ardiendo  y  provocándole  dolor   y  náuseas  a  partes  iguales.  Había  matado  y  más  allá  de  todo  ello  se  había  ensañado.  Recordó  a   Verónica,  fue  como  un  flash  rápido  en  su  mente.  Se  sintió  peor.  Se  sentía  como  si  la  hubiese   matado  a  ella.  Como  si  la  hubiera  destrozado  de  aquella  manera.  Apretó  el  periódico  que  tenía   cogido  con  la  otra  mano  y  sintió  rabia  para  consigo  mismo,  sentía  ganas  de  morir.  Pero  había   otro  sentimiento  dentro  de  él.  Gusto.  Había  dado  el  primer  mordisco  a  un  humano  y  había  sido  

bautizado  con  su  sangre.  Había  hecho  lo  que  tenía  que  hacer.  Era  lo  que  se  repetía.  Al  fin  y  al   cabo  era  un  vampiro  ¿Por  qué  ese  sentimiento  de  malestar?  Olvidó  a  Verónica  un  instante  y   abrió  sus  ojos  para  mirar  el  periódico  en  busca  de  más  datos  sobre  el  asesinato.  De  pronto  se   fijó  en  una  esquina  del  diario  y  vio  una  nota  escrita  a  mano.  Era  de  Katrina,  le  decía  que  ella   estaba  hospedada  en  el  piso  de  abajo  y  que  bajase  inmediatamente  en  cuanto  se  despertase.   Debía   hablar   con   él   urgentemente.   La   nota   sonaba   amenazadora,   sin   embargo   eso   no   le   preocupaba,  estaba  más  preocupado  por  los  hechos  del  día  anterior.   Lanzó   el   periódico   sobre   la   mesa   y   se   levantó   de   la   cama.   Se   estiró   intentado   desperezarse.   Se   dirigió  al  cuarto  de  baño  y  se  enclaustró  allí.  Encendió  el  grifo  de  la  ducha,  caliente,  como  a  él   le   gustaba.   Se   miró   al   espejo   recordó   que   no   se   reflejaba.   Sólo   vio   lo   que   había   tras   de   él.   Sonrió   levemente,   quizás   eso   le   podría   ser   útil   en   un   futuro.   Suspiró   pesadamente.   En   realidad   no   sabía   cómo   sentirse.   Entró   a   la   ducha   y   dejó   que   el   agua   caliente   mojase   su   cuerpo.   Se   sentía  más  relajado  cuando  hacía  eso.  Se  lavó  concienzudamente  como  estaba  acostumbrado   a   hacer   y   tras   un   rato   salió.   Se   secó   con   una   toalla   y   se   vistió   con   ropa   no   demasiado   elegante.   Caminó   hacia   la   puerta   de   salida   y   la   miró.   Cuando   estaba   a   punto   de   girar   el   picaporte   se   detuvo,  respiró  hondo  y  pensó  en  qué  iba  a  hacerle  Katrina.  Sintió  miedo.  Quizás  a  veces  ella  le   dejase  llegar  demasiado  lejos  pero  lo  cierto  es  que  a  su  lado  era  un  crio.  Ella  tenía  trescientos   años  y  un  poder  asombroso.  Él  no  era  más  que  un  neófito,  su  vástago  y  ella  podía  destruirle   cuando  quisiera.  Suspiró  y  abrió  la  puerta.  Se  internó  en  la  oscuridad  de  la  escalera.  Bajó  sin   encender  la  luz.   Llamó   a   la   puerta   y   esta   se   abrió   inmediatamente   aparentemente   sin   que   nadie   la   tocase.   Giacomo   entró   y   se   encontró   de   frente   con   la   mirada   acusadora   de   la   Kiriotisa   y   del   cuadro   de   Van  Eyck.  Suspiró  y  pasó  por  el  salón  a  la  enorme  sala  de  estar  donde  estaba  Katrina.  Era  una   sala  grande  y  repleta  de  libros  sin  ninguna  obra  de  arte  a  la  vista.  Katrina  le  miraba    sentada  en   un   gran   sillón   de   terciopelo   negro,   a   su   lado   una   gran   chimenea   apagada.   La   luz   era   tenue,   pero   Giacomo   podía   ver   perfectamente   la   cara   de   la   mujer   la   cual   estaba   notablemente   enfadada,  sin  embargo  no  mostraba  ningún  gesto  delatador  más  que  su  expresión  facial.   -­‐Siéntate  –  le  ordenó  en  un  tono  frío  y  seco,  Giacomo  obedeció  y  se  sentó  enfrente  de  ella.  -­‐   ¿Sabes   lo   que   has   hecho?-­‐   preguntó   mientras   le   miraba   penetrantemente   –   Me   dejé   dominar-­‐   confesó   él   mientras   la   miraba   a   los   ojos,   sentía   miedo,   pero   no   quería   mostrarse   débil   –   No   sólo   eso,   dejaste   marcas-­‐   le   explicó   ella   mientras   le   sostenía   la   mirada   de   forma   dura   y   directa   –   Los   periódicos   no   lo   han   dicho   pero   la   policía   sospecha   de   un   asesino   y   no   de   un   perro   –   comentó.   A   Giacomo   se   le   heló   el   pulso   y   un   calambre   le   recorrió   todo   el   cuerpo.   Apretó   imperceptiblemente   sus   dedos   contra   el   sillón   y   la   miró   esta   vez   con   miedo   –   Me   has   decepcionado   mucho   Giacomo,   tenía   grandes   planes   para   ti-­‐   Suspiró   ella   levantándose   del   sillón,   caminó   por   la   sala   dirigiéndose   hacia   él.   Giacomo   sudaba   y   la   miraba   con   miedo.   Estaba   a   punto   de   perder   la   templanza   cuando   la   mujer   se   agachó   y   le   rozó   la   cara   con   un   dedo   lentamente  –  Sin  embargo  –  susurró  ella  mientras  le  miraba  situando  su  otra  mano  en  el  muslo   del   vampiro   –   Creo   que   debería   darte   otra   oportunidad,   al   fin   y   al   cabo   eres   un   vampiro   demasiado  joven.  Pero  con  el  próximo  error  serás  castigado  duramente  –  Dejó  de  acariciarle  la   cara   y   se   incorporó   –   Ven   conmigo   –   le   ordenó.   Giacomo   la   siguió   hasta   el   estudio,   allí   ella   revolvió   unos   papeles   y   se   los   entregó   a   él     -­‐   ¿Qué   es   esto?-­‐   preguntó   mirando   los   papeles   con   el   ceño   fruncido   –   Mañana   iremos   a   visitar   al   Principe   de   Madrid   –   le   explicó   ella   -­‐   ¿El   príncipe  

de   Madrid?   –   Preguntó   extrañado   Giacomo   –   Sí,   el   príncipe   de   Madrid   –   apostilló   ella   –   Un   vampiro  de  gran  antigüedad  y  poder  que  regenta  toda  la  ciudad,  él  se  encarga  de  lidiar  en  las   disputas   entre   vampiros   y   ayudarlos   en   casos   como   este.   Tiene   un   gran   poder   –   explicó   mientras  le  miraba  aun  seria  –  Deberás  estudiarte  esto.  Son  sus  datos.  No  le  gusta  que  no  se   sepa  de  él,  así  que  apréndetelo  lo  mejor  posible  -­‐   Giacomo  miraba  los  papeles  tratando  de  leerlos  por  encima.  Suspiró  y  la  miró  –  Bien,  entonces   nos   veremos   mañana   –   dijo   él   –   Sí,   ya   es   tarde   –   comentó   la   vampiresa.   Le   despidió   en   la   puerta   y   la   cerró   tras   él.   Giacomo   subió   a   su   ático   ojeando   los   papeles,   decían   algo   sobre   el   clan   Ventrue   y   sobre   un   hombre   llamado   Maximilian   Overthree.   No   entendía   mucho,   sin   embargo   el   contexto   era   claro.   Un   vampiro   de   más   de   quinientos   años   de   edad   que   regentaba   todo  Madrid  en  secreto.  ¿Qué  eran  los  Ventrue?,  ¿Acaso  otro  clan  diferente  de  los  Toreador?   Algo   recordaba   haberle   oído   hablar   a   Víctor   sobre   el   tema   de   los   diferentes   clanes,   de   la   camarilla  y  de  la  mascarada,  sin  embargo  jamás  había  ahondado  nunca  en  conversaciones  en   esas  lides  con  él.  Alguna  vez  le  dijo  que  esas  explicaciones  aún  le  quedaban  muy  grandes  y  que   debería  esperar,  sin  embargo  no  entendía  qué  hacer.  Quien  era  ese  tal  príncipe  y  cuál  era  su   papel   en   ese   entuerto.   De   todos   modos   él   no   tenía   mucho   que   decir,   era   Katrina   la   que   se   manejaba   mejor   en   el   ambiente   y   pensaba   dejarse   guiar   por   ella  si   eso   le   sacaba   del   apuro.   Ya   no   recordaba   su   crimen,   el   sentimiento   de   sufrimiento   había   desaparecido.   Sentía   una   gran   desazón  y  confusión.   Todo  en  aquél  nuevo  mundo  de  sombras  al  que  pertenecía  se  había  vuelto  oscuro  y  confuso.   No   tenía   sólo   que   limitarse   a   disfrutar   de   una   nueva   vida   sino   que   además   tenía   que   aprender   a   ser   vampiro,   a   comportarse   y   a   luchar.   Además   tenía   que   aprender   a   controlar   a   su   bestia   interior.   A   penas   había   pasado   una   semana   de   su   conversión   y   todo   era   un   lio.   Sus   poderes   aumentaban   cada   día,   sí,   pero   también   sus   dudas   y   su   desesperación.   Se   sintió   frustrado   y   acomplejado.   Al  llegar  a  su  casa  se  sentó  sobre  la  cama  y  meditó  un  largo  rato.  Pensó  primero  en  Katrina,   qué  significaba  para  ella.  Aun  no  lo  sabía,  no  sabía  exactamente  por  qué  le  había  escogido  para   ser  vampiro  más  que  por  la  excusa  de  su  arte.  También  pensó  en  qué  significaba  ella  para  él   mismo.   Le   gustaba   más   no   la   amaba.   Era   simplemente   una   chica   bonita   que   se   había   convertido   en   una   especie   de   compañera   más   allá   de   su   humanidad,   sin   embargo   era   otra   vampiresa   más.   No   sabía   qué   hacer   con   ella,   cada   día   estaba   más   inseguro   y   su   único   nexo   era   el   sexo   que   practicaban   cada   vez   más   a   menudo.   Pensó   después   en   Verónica,   la   echaba   de   menos,   deseó   tenerla   allí   y   que   le   diera   paz   y   sosiego   como   antes.   Deseó   explicarle   sus   problemas   y   que   los   entendiese,   pero   rápidamente   se   dio   cuenta   de   que   eso   era   una   estupidez.  Ella  jamás  entendería  que  era  ahora  un  vampiro,  jamás  le  entendería,  aunque  él  lo   desease   con   toda   su   alma.   Al   fin   y   al   cabo   le   había   dejado   sin   ningún   motivo   ni   ninguna   explicación.  ¿Por  qué?  Se  lo  preguntó  una  y  mil  veces.  Le  ardía  esa  pregunta  por  dentro.  Las   primeras   veces   la   había   obviado,   sin   embargo   ahora   le   ardía.   Intentó   olvidarse   de   eso   como   Katrina   le   había   dicho   y   de   pronto   se   acordó   de   Pedro.   Pedro.   Posiblemente   se   había   vuelto   la   persona   que   más   odiaba,   la   inquina   y   el   rencor   que   le   guardaba   era   tal   que   cada   vez   que   se   cruzaba   un   pensamiento   por   su   mente   su   cuerpo   parecía   arderle   como   el   fuego.   Apretó   los   papeles  en  las  manos  y  pensó  en  matarle  aquella  misma  noche,  sin  embargo  decidió  que  no   debía  apresurarse.  Al  contrario.  Tenía  tiempo,  mucho  tiempo.  Aunque  le  urgía  aquella  muerte  

debía   prepararla   con   calma   y   dedicación.   Vendetta.   Vendetta.   Sonrió   y   respiró   profundo,   logró   controlarse.   Miró   el   papel   y   comenzó   a   leer   seriamente.   Al   parecer   Maximilian   había   nacido   en   torno   al   Siglo   dieciséis   en   la   familia   de   un   embajador   inglés   que   por   aquél   entonces   vivía   en   Madrid   bajo  el  nombre  de  Adams  Atkinson.  Había  estudiado  en  los  mejores  colegios  e  instituciones  de   aquél  entonces  y  se  codeaba  con  personalidades  de  la  talla  de  Quevedo  y    políticos  de  la  talla   del  Virrey  de  las  Indias  o  los  gobernadores  de  Milán  y  los  Países  bajos.  Desde  joven  se  interesó   por  la  política.  Su  nacimiento  como  vampiro  se  produce  alrededor  de  1533,  fue  mordido  por   Otto   von   Klasteim,   un   poderoso   vampiro   del   clan   Ventrue.   Maximilian   vivió   en   Madrid   siempre.  Durante  todas  las  épocas  que  vivió  tuvo  trato  con  diversos  hombres  importantes  de   la   historia   de   España   influyendo   en   muchos   de   los   momentos   culminantes   de   la   historia   del   país.   Bajo   sus   diversas   identidades,   que   cambiaba   cada   sesenta   o   setenta   años,   había   conseguido  alzarse  en  la  cúspide  del  poder  tanto  vampírico  como  humano  del  país,  algunos  de   esos  nombres  eran  Benito  Heredia,  Robin  Caster,  Elías  Damián  Sílbela  o  Alfred  Lesly  .     Gobernaba  sobre  los  vampiros  afines  a  la  camarilla  en  la  ciudad  y  a  su  vez  tenía  contactos  en  el   gobierno   y   en   el   ayuntamiento   así   como   en   diversos   órganos   oficiales   como   el   ejército,   la   policía   y   la   guardia   civil.   Giacomo   pensó   que   era   un   personaje   muy   interesante   aunque   un   poco   gris.   Era   apasionado   de   la   política   y   lo   demostraba   de   ese   modo.   Sonrió.   No   había   entendido   mucho   sobre   la   camarilla   ni   sobre   la   función   del   príncipe   pero   sabía   que   lo   averiguaría  pronto.   Dejó  el  papel  sobre  la  mesilla  y  miró  el  reloj.  Le  habían  dado  las  seis  de  la  madrugada.  Estaba  a   punto   de   amanecer.   Cerró   sus   ojos   y   se   estiró   en   la   cama.   Se   sintió   relajado   y   cómodo.   Se   había   olvidado   completamente   del   incidente   con   Andrea   y   de   sus   tribulaciones   con   Verónica   o   de  su  venganza  contra  Pedro.  Se  sentía  más  tranquilo  con  respecto  a  Katrina  y  también  sentía   curiosidad  por  conocer  a  ése  tal  Maximilian,  tener  contactos  dentro  de  aquél  mundo  le  iba  a   resultar  útil  más  tarde  o  más  temprano  y  eso  lo  sabía.   Cerró   sus   ojos   y   poco   a   poco   todo   se   volvió   oscuridad.   Se   quedó   dormido.   Todo   era   paz   y   tranquilidad.     6     A   penas   eran   las   doce   de   la   noche.   Giacomo   avanzaba   junto   a   Katrina   entre   la   marabunta   humana   que   iba   y   venía   de   la   Puerta   del   Sol   hacia   la   plaza   de   Opera   en   la   calle   Arenal.   Los   dos   vampiros  de  vez  en  cuando  intercambiaban  miradas  de  complicidad  y  se  sonreían  al  ver  tanta   carnaza  junta,  sin  embargo  no  estaban  en  aquella  céntrica  calle  por  eso.  Habían  ido  allí  para  su   reunión  con  Maximilian.  Katrina  se  escoró  hacia  el  lado  izquierdo,  Giacomo  la  siguió.  La  mujer   se   detuvo   al   lado   del   portal   de   un   edificio   cuyas   plantas   superiores   estaban   construidas   en   piedra  blanca  y  tenían  como  decoración  la  cabeza  de  Palas-­‐Atenea.  La  puerta  era  azul  cobalto  y   al  lado  había  una  chapa  dorada  donde  podía  leerse  Arenal  19.  Sin  duda  era  un  edificio  grande  y  

con   solera,   estaba   cerca   de   Opera,   más   que   de   Sol,   sin   embargo   era   un   edificio   importante   tanto  por  su  belleza  como  por  su  ubicación.     Katrina  golpeó  con  los  nudillos  en  la  puerta.  De  pronto  esta  se  abrió  de  par  en  par  mostrando  a   un   hombre   alto,   fornido   y   visiblemente   armado.   Giacomo   pudo   notar   como   era   un   simple   humano.  El  bigardo  los  miró  de  arriba  abajo  y  reconoció  a  Katrina.  Asintió  y  los  dejó  pasar.   La   puerta   se   cerró   tras   Giacomo   lentamente,   la   oscuridad   inundó   el   corredor   que   formaba   aquél   portal.   Pudo   ver   como   dos   guardias   más   veían   la   televisión   en   un   pequeño   cuarto   acondicionado.   Se   sonrió,   no   dijo   nada   y   subió   junto   con   Katrina   la   escalera.   No   tardaron   mucho   en   subir   los   cuatro   pisos   que   conformaban   aquél   edificio.   La   escalera   era   monótona.   Tramo,   rellano,   tramo,   rellano.   Así   todas   las   veces.   Sin   embargo   al   llegar   al   último   rellano   Giacomo   pudo   observar   cómo   se   abrían   ante   él   dos   enormes   puertas   de   madera   negra   con   jambas  de  la  misma  madera  engastadas  en  dorado.  Katrina  volvió  a  golpear  la  puerta  con  los   nudillos.   Esta   vez   la   puerta   se   abrió   sola.   Se   extendió   ante   ambos   una   gran   y   única   sala   iluminada  únicamente  por  candelabros  y  velas  que  le  daban  un  ambiente  muy  tétrico  y  oscuro.   Dentro   de   aquella   estancia   parecía   hacer   más   bien   frío   aunque   en   la   calle   hacía   calor.   Las   paredes  estaban  forradas  de  libros  en  estanterías,  Giacomo  se  quedó  maravillado  pues  algunos   eran   primeras   ediciones   del   siglo   XVI,   XVII,   XVIII   y   XIX.   Katrina   se   adentró   en   la   penumbra,   él   la   siguió,   a   cada   paso   que   daba   no   tenía   más   remedio   que   ir   mirando   a   los   lados   lanzando   expresiones  de  asombro  ante  tales  hallazgos.  Katrina  se  detuvo  y  él  con  ella.  Miró  al  frente  y   vio  que  al  fondo  había  una  butaca  enorme  tapizada  en  cuero  rojo,  parecía  bastante  cómoda.  Al   lado  una  mesita  pequeña,  como  de  té,  ocupada  por  un  candelabro  y  unos  papeles.  Sentado  en   la   butaca   había   un   hombre   de   pelo   rubio   y   corto,   ojos   azules   casi   transparentes,   mirada   malévola,  penetrante  y  de  complexión  fuerte.     Aquél   hombre   miraba   a   ambos   vampiros   con   superioridad   mientras   se   rascaba   elegantemente   el   mentón   con   dos   dedos.   Parecía   evaluarles   con   la   mirada,   Giacomo   sintió   como   si   él   le   estuviese   diseccionando   y   no   podía   hacer   nada   al   respecto.   Se   sintió   incómodo   repentinamente.   Katrina   estaba   seria.   Parecía   haber   palidecido   más   que   de   costumbre.   El   silencio  ocupaba  la  sala  y  sólo  se  rompió  cuando  de  pronto  la  puerta  se  cerró  sin  previo  aviso.   Giacomo   se   volteó   asustado   y   lo   que   provocó   que   el   hombre   del   sillón   soltase   un   pequeño   bufido  seguido  de  una  risilla  irónica  y  despectiva.   -­‐Sentaos-­‐  les  ordenó.  Su  voz  era  profunda  y  siniestra.  Giacomo  frunció  el  ceño.  No  había  sillas   donde   sentarse.   De   pronto,   como   de   la   nada,   aparecieron   allí   dos   sillas   bastante   más   incómodas  que  la  de  aquél  personaje.  Giacomo  estaba  impresionado,  el  poder  de  aquél  ser  era   tan   tremendo   que   podía   mover   los   objetos   con   la   mente,   era   obvio   que   no   era   una   persona   normal.  A  parte  de  aquello  su  sola  presencia  ya  impresionaba  e  intimidaba  al  joven  Giacomo.   Era   como   si   estuviese   presente   en   todas   partes,   allí   donde   miraba   allí   estaba   él.   No   podía   sacárselo   de   la   cabeza.   La   presión   era   terrible.   A   penas   podía   respirar.   La   presencia   de   Maximilian  era  verdaderamente  perturbadora.   Giacomo   miró   a   Katrina.   Estaba   pálida.   La   mujer   era   fuerte   y   anciana,   eso   la   hacía   aún   más   poderosa,  sin  embargo  no  podía  competir  con  el  poder  que  desplegaba  aquél  vampiro.  Katrina   jamás   había   ambicionado   el   poder.   Era   más,   lo   repudiaba.   Tan   sólo   tomaba   aquello   que   le   gustaba  y  desde  luego  el  ser  poderosa  jamás  había  sido  uno  de  sus  objetivos.  Le  bastaba  con  

tener  una  obra  de  arte  de  vez  en  cuando,  con  su  coto  de  caza,  con  su  familia  y  con  Giacomo.   Pero   Maximilan   era   distinto,   aparte   de   tener   poder   político   se   notaba   que   tenía   poder   de   facto.  A  él  que  era  un  vampiro  le  parecía  demasiado  fuerte,  no  quería  imaginarse  cómo  debía   sentirse  un  humano  al  lado  de  aquél  hombre.     Giacomo  empezaba  a  sudar  cuando  de  pronto  dejó  de  sentir  aquella  sensación  opresiva  y  dejó   de  ver  poco  a  poco  a  ése  hombre  por  todas  partes.  Se  preguntó  a  qué  se  debía  aquél  descenso   de  presión  y  miró  a  Maximilan  frunciendo  el  ceño.  El  vampiro  le  sonrió  misteriosamente.  Esto   le  hizo   ponerse   más   nervioso.   Se   recostó   sobre   su   sitio   intentando   protegerse   instintivamente,   Katrina  no  decía  nada,  estaba  esperando  que  fuese  aquel  vampiro  quien  diese  el  primer  paso,   este   pasó   los   dedos   sobre   las   llamas   del   candelabro   y   después   volvió   a   sonreírles   de   forma   distraída   –   Bien   –   rompió   el   perpetuo   silencio   de   la   sala   –   Al   menos   no   sois   unos   cobardes-­‐   sonrió  levemente  mientras  situaba  sus  manos  sobre  su  regazo  entrelazadas  –  La  última  vez  que   recibí   a   unos   visitantes   tal   y   como   a   vosotros   os   he   recibido   huyeron   vilmente   –   se   sonrió   y   miró   a   Katrina   –   Felicidades   por   tu   chiquillo.   Tiene   madera-­‐   confesó   para   después   tornar   su   mirada  a  Giacomo  –  Aunque  sea  tan  torpe  para  otras  cosas-­‐  concluyó,  Giacomo  intuyó  que  se   estaba  refiriendo  a  lo  acontecido  con  Andrea.  No  dijo  nada  –  Lo  es  y  por  eso  quiero  que  siga   vivo  –  comentó  la  vampiresa  mientras  miraba  a  Maximilan   –  Vivo  –  comentó  el  vampiro  con   una  sonrisa  en  sus  labios  –  Es  una  curiosa  forma  de  hablar  para  quien  perdió  su  vida  –  comentó   mientras  se  acariciaba  el  mentón  –  Quizás  lo  sea,  pero  aunque  no  vida,  esto  también  es  una   vida   –   comentó   ella   siguiéndole   el   juego   filosófico   a   aquél   hombre.   Giacomo   no   quiso   intervenir.  –  Es  más  que  una  vida  –  comentó  el  vampiro  –  Porque  somos  más  que  los  humanos.   Somos  vampiros  y  por  eso  es  más  que  una  vida  –  concluyó  y  miró  a  Giacomo  de  nuevo,  esta   vez   le   analizaba.   Giacomo   le   devolvió   la   mirada,   ambos   se   quedaron   mirándose   un   instante   que  a  él  se  le  hizo  eternamente  largo.  El  vampiro  suspiró  y  cerró  los  ojos  –  Está  bien  Katrina  –   comentó  Maximilan  –  No  le  castigaré  por  lo  que  hizo,  al  fin  y  al  cabo  no  es  demasiado  difícil  de   encubrir  su  crimen  –  explicó  él  –  Además,  alguien  como  yo  no  debe  tener  muchos  problemas   para   esos   fines   –   apostillo   dándose   ínfulas   –   Sin   embargo   tendréis   que   hacer   algo   por   mí.   Si   quieres   que   él   siga   con   vida   –   comentó   mientras   se   ponía   de   pie.   Giacomo   por   fin   pudo   observar   con   claridad   que   aquél   vampiro   iba   vestido   de   traje   de   chaqueta   negro   y   camisa   blanca  con  corbata.  Todo  muy  formal.  Parecía  un  ejecutivo  o  un  alto  funcionario.     Maximilian   se   acercó   a   uno   de   los   estantes   y   extrajo   de   allí   un   volumen   antiquísimo.   En   el   dorso   había   unas   letras   aunque   Giacomo   no   las   pudo   leer.   El   libro   parecía   estar   forrado   en   cuero   rojo.   Maximilan   se   dirigió   de   nuevo   a   ellos   y   depositó   el   libro   sobre   la   mesita   de   té.   Chasqueó  los  dedos  y  una  luz  más  fuerte  se  abrió  paso  en  la  sala  desde  el  techo.  Parecía  rasgar   las  sombras  que  encerraban  al  anciano  vampiro.  Con  toda  la  tranquilidad  del  mundo  tomó  de   nuevo   el   volumen,   lo   puso   en   su   regazo   y   lo   abrió   por   la   mitad.   Examinó   la   página   con   los   dedos  como  si  ya  conociese  dónde  quería  llegar  a  qué  punto  y  qué  frase  quería  leer  –  El  Sabbat   –  pronunció,  a  Katrina  se  le  abrieron  los  ojos  de  pronto  y  se  le  erizó  el  cabello  –  Es  una  secta  de   vampiros   que   no   creen   en   la   mascarada   y   piensan   que   son   los   vampiros   los   que   deberían   controlar   abiertamente   a   los   humanos   en   vez   de   hacerlo   bajo   cuerda   como   opina   la   Camarilla.   –   Hizo   una   pausa   y   continuó   -­‐   Esta   secta   es   enemiga   mortal   de   la   Camarilla   y   de   todos   sus   clanes.   Los   clanes   que   conforman   el   Sabbat   son   dos.   Lasombra   y   Tzimitze   –   Giacomo   sintió   nervios   sólo   con   escuchar   esos   nombres.   No   los   había   oído   nunca,   sin   embargo   algo   dentro   de   él  se  retorcía  cuando  los  escuchaba.  Era  como  si  hubiese  dentro  de  él  más  conocimiento  del  

que   podía   imaginar   a   priori.   Maximilian   le   miró   y   le   sonrió.   Entendió   que   era   lo   suficientemente   poderoso   como   para   empatizar   con   él   y   leer   lo   que   pensaba.   Le   miró   y   se   concentró   en   sus   palabras   –   Estos   clanes   pueden   controlar   poderes   sorprendentes.   Los   Lasombra   pueden     manipular   las   sombras   para   sus   propios   fines,   mientras   que   los   Tzimitze   pueden   manipular   sus   huesos   o   los   huesos   ajenos   –   Maximilan   les   miró   a   los   dos   y   cerró   el   volumen  -­‐  ¿Sabéis  por  qué  os  cuento  todo  esto?  –  les  preguntó  mientras  les  sonreía  con  total   calma     -­‐   ¿Por   qué?   –   Preguntó   Katrina   apresuradamente   mientras   intentaba   controlarse   –   Digamos   que   se   han   instalado   una   banda   de   ruidosos   vástagos   Lasombra   en   Madrid   que   están   armando   mucho,   pero   que   mucho   jaleo   –   explicó   el   anciano   vampiro   mientras   reía   levemente,   se  escoró  hacia  la  derecha  y  tomó  algo  de  su  bolsillo  izquierdo.  Lo  sacó.  Era  un  papel  con  algo   escrito,  se  lo  entregó  a  Katrina  –Esta  es  la  dirección  donde  moran  –  comentó  con  una  sonrisa   de   suficiencia   en   los   labios.   Katrina   le   miró   frunciendo   el   ceño   y   cogió   el   papel   reticentemente   –  ¡Esto  no  es  más  que  una  condena  a  muerte!–  explotó  ella  –  Es  una  casi  muerte  en  una  casi   vida  –  respondió  tranquilamente  Maximilian  –  Tu  chiquillo  ha  estado  a  punto  de  poner  en  un   compromiso   a   la   mascarada   con   su   torpeza,   la   próxima   vez   entrénale   mejor   antes   de   llevarle   a   comer   por   primera   vez   –   comentó   mientras   sonreía   impasible   –   Debéis   eliminar   a   esos   Lasombra  antes  de  tres  días  o  lo  próximo  que  verá  él  será  la  luz  del  sol.  Ese  es  el  dictado  del   príncipe  –  concluyó  levantándose  –  Ahora  podéis  iros,  vuestro  tiempo  ya  ha  terminado  –  Hizo   un  breve  ademán  y  Giacomo  se  levantó.  Katrina  se  levantó  también  ofuscada  por  todo  lo  que   había   pasado.   Él   sabía   que   ocurriría   algo,   sin   embargo   nada   que   le   pareciese   tan   serio   como   para  ver  a  la  vampiresa  en  ése  estado.   El  camino  de  vuelta  a  casa  fue  largo  y  costoso.  Katrina  no  hablaba  e  iba  pálida  y  enfadada.  Él   tampoco   decía   nada,   no   quería   molestarla   más   de   lo   que   ya   lo   había   hecho.   Notó   como   la   mujer  despedía  un  aura  que  no  le  pareció  nada  agradable,  no  sabía  en  qué  estaba  pensando   pero  podía  intuirlo.  Llevaba  las  manos  apretadas  y  casi  se  hería  con  las  uñas.  Giacomo  estaba   preocupado.  La  situación  era  más  seria  de  lo  que  había  pensado  en  un  primer  momento.     Meditó  durante  la  travesía  sobre  las  palabras  de  Maximilian,  pensó  en  lo  que  les  había  leído   acerca   de   los   Lasombra   y   los   Tzimitze.   Tenían   poderes   asombrosos   que   él   no   tenía,   sin   embargo   durante   el   entrenamiento   con   Ángela   había   demostrado   poseer   unas   buenas   capacidades,   no   obstante   aquellos   vampiros   parecían   poderosos.   Se   preguntó   por   un   momento   si   ésa   misión   acabaría   con   muerte   o   muerte.   Suspiró   y   trató   de   pensar   en   cómo   podría  luchar  contra  aquellos  seres.     Llegaron  al  bloque  y  subieron  directamente  al  piso  de  Giacomo.  Allí  Katrina  tomó  asiento  sobre   la  silla  de  escritorio  del  italiano  y  la  orientó  para  mirar  a  la  cama  donde  se  había  sentado  él.   Ella   cerró   los   ojos   y   lanzó   un   largo   suspiro   –   Bien   –   susurró   –   nos   encontramos   en   un   buen   apuro   –   admitió   ella   a   la   vez   que   volvió   a   mirarle   -­‐   ¿Tan   peligrosos   son?   –   Preguntó   Giacomo   –   Yo  tendría  problemas  para  vérmelas  con  un  vampiro  de  esos  a  solas  Giacomo  –  comentó  ella   mientras  traqueteaba  con  sus  dedos  sobre  el  reposabrazos  de   la   silla  –  ¿Entonces  todo  ha  sido   una  trampa?  –  Preguntó  él  –  Me  temo  que  ha  sido  muerte  o  muerte  Giacomo  –  negó  con  la   cabeza  –  Tu  crimen  no  es  tan  grave,  sin  embargo  creo  que  quiere  venganza  –  comentó  ella  -­‐   ¿Venganza?  –  La  interrogó  –  Sí,  él  amaba  a  Ángela  y  ella  le  dejó  por  Víctor.  Se  está  vengando   en  mí  –  le  explicó.  A  Giacomo  le  cambió  la  expresión  completamente.  Soltó  un  bufido  y  se  rió  –   A   sí   que   voy   a   morir   –   dijo   de   forma   retórica   –   Es   lo   más   probable   –   suspiró   ella   -­‐   ¿Cómo   lo  

vamos   a   hacer?   –   Preguntó   el   vampiro   -­‐   ¿Lo   vamos   a   hacer?   –   Preguntó   ella   enarcando   una   ceja,   Giacomo   frunció   el   ceño   –   Querrás   decir,   cómo   lo   vas   a   hacer   –   aclaró   –   Yo   no   pienso   morir  por  ti  Giacomo  –  le  confesó  ella,  aquellas  palabras  fueron  como  un  golpe  directamente  a   su  cabeza  –  A  sí  que  piensa  cómo  te  vas  a  enfrentar  a  los  vástagos  de  los  Lasombra,  pero  no   cuentes   conmigo   y   mucho   menos   con   Víctor   o   Ángela,   al   fin   y   al   cabo   tú   sólo   eres   un   pequeño   capricho  y  nada  más  –  Todas  aquellas  palabras  cayeron  como  un  frasco  de  agua  fría  sobre  el   vampiro.   No   sabía   qué   decir   o   qué   hacer.   Estaba   impotente   ante   aquellas   palabras,   ante   aquella  mujer  que  de  pronto  se  tornaba  desconocida  para  él.     Katrina   se   levantó   repentinamente   –   Bien,   te   dejo   que   pienses   –   sonrió   la   mujer   habiéndose   quitado  aquél  peso  de  encima  –  Ha  sido  un  placer  conocerte  –  Salió  dando  un  portazo.  El  ruido   de  la  puerta  al  sonarse  hizo  reaccionar  a  Giacomo.  Se  levantó  furioso,  estuvo  a  punto  de  salir   tras   ella   y   tentar   a   matarla   por   todas   aquellas   palabras   sin   embargo   entró   en   razón.   Si   lo   intentaba  sería  él  el  muerto.  Aquello  le  llenó  de  rabia,  de  furia  contenida.  Dio  un  golpe  a  la  silla   y   la   tiró.   Volcó   la   mesa   donde   estaba   su   máquina   de   escribir   y   todos   los   papeles.   Sonó   un   enorme   estruendo.   Golpeó   una   pared   después   gritó   enloquecido   y   le   dieron   ganas   de   llorar.   Ella  le  había  dado  una  nueva  vida  y  ahora  se  la  estaba  arrebatando  a  la  primera  dificultad.  No   lo   entendía,   no   entendía   por   qué   le   había   dado   la   vida   para   ahora   quitársela   tan   fácilmente.   Maldita.  Maldita.  La  odió,  odió  a  todos,  a  Víctor  y  a  Ángela,  también  a  Maximilan.  Los  odió  con   toda  su  alma  y  su  cuerpo.     Un  pequeño  capricho,  no  conseguía  sacarse  esas  palabras  de  la  cabeza.  Pequeño  Capricho.  Él   no  era  la  mascota  de  nadie.  Se  lo  iba  a  demostrar.  ¿Cómo?  Pensó  aturdido  ¿Cómo?  Era  nadie   en   aquél   mundo   de   sombras,   apenas   un   recién   nacido   condenado   a   morir   sin   recursos,   sin   armas,  sin  poder.  No  tenía  nada  sólo  odio,  frustración  y  miedo.    ¿Cómo  le  podía  haber  usado   de  aquél  modo?  Había  sido  todo  tan  fácil,  todo  tan  bello.  Se  sentía  como  si  hubiera  salido  del   mejor   de   los   sueños   para   caer   en   el   peor   de   los   infiernos.   Rugió.   Aquella   noche   le   poseyó   la   bestia,  sin  embargo  no  salió  de  su  cuarto.  Durante  toda  la  noche  se  oyeron  golpes  y  crujidos,   bramidos  y  gritos,  desesperación  y  frustración  todo  condensado  en  un  mismo  punto.     A   la   noche   siguiente   se   despertó   entre   los   escombros   de   sus   muebles.   Deshechos   y   cascotes   que  cubrían  todo.  Al  menos  había  tenido  la  precaución  de  no  romper  las  persianas.  El  sol  no  le   había   matado.   Se   levantó   adolorido.   Tenía   los   nudillos   despellejados   de   golpear   las   paredes.   Durante  un  segundo  miró  todo  el  desastre  sin  saber  por  qué  estaba  así  todo,  poco  a  poco  fue   recordando   lo   acontecido   la   noche   anterior.   Se   sentó   en   la   cama,   cerró   los   ojos   y   se   apoyó   sobre  sus  manos.  No  sabía  qué  hacer,  sin  embargo  debía  hacer  algo.  No  podía  quedarse  en  ese   estado.  Trató  de  idear  un  plan,  sin  embargo  todo  le  parecía  imposible  e  irrealizable.   Se   dejó   caer   sobre   la   cama.   Se   sentía   sucio   y   sobre   todo   se   sentía   traicionado.   Todos   le   habían   abandonado.   Verónica   se   había   ido   sin   dar   ninguna   explicación,   Pedro   le   había   dejado   tirado   y   ahora   Katrina   le   clavaba   ese   puñal   por   la   espalda.   Se   preguntó   de   nuevo   por   qué,   por   qué   a   él,   qué  había  hecho  para  merecerse  eso.  No  halló  respuesta.  Respiró  profundamente  y  se  quedó   mirando   al   techo   un   largo   rato.   La   habitación   parecía   dar   vueltas   sobre   él.   Empezó   a   parecerle   todo   confuso.   De   pronto   la   puerta   sonó.   Alguien   llamaba   fuertemente.   Se   incorporó   y   miró.   Dudo   entre   levantarse   o   quedarse   allí,   se   encogió   de   hombros,   de   todos   modos   daba   igual   quien  fuese,  la  situación  no  podía  ir  a  peor  ya.    

Se   levantó   y   vadeó   los   cascotes   y   desperdicios   así   como   los   restos   de   los   muebles   que   quedaban  rotos  por  el  suelo.  Sólo  se  habían  salvado  su  máquina  de  escribir  y  su  pluma.  Abrió   la  puerta  y  le  sorprendió  ver  allí  a  Maximilian  clavado  delante  de  él.  Frunció  el  ceño  y  a  punto   estuvo  de  echar  a  correr  antes  de  que  pudiese  el  vampiro  pronunciar  ninguna  palabra  –  Entra   –  le  ordenó  el  Ventrue  con  su  habitual  tono  de  superioridad.  Giacomo  obedeció  sin  rechistar.   El  vampiro  entró  tras  él  y  cerró  la  puerta.  Miró  todo  el  desorden  y  sonrió  –  Veo  que  no  está   aquí   Katrina   –   comentó   –   me   alegra   –   Sonrió   y   pasó   con   toda   familiaridad   por   la   casa.   Tomó   la   silla,  la  levantó  del  suelo  y  se  sentó.  Giacomo  le  miraba  impresionado  y  confundido  ¿Qué  hacía   en  su  casa?  Aún  faltaban  dos  días  para  cumplir  su  misión.  No  la  iba  a  cumplir.  Sin  embargo  no   se  había  completado  el  plazo  –  Al  parecer  mi  estratagema  ha  surtido  éxito  Giacomo  –  comentó   él  -­‐  ¿Estratagema?  –  Preguntó  confuso  el  Toreador  –  Sí,  estratagema  –  apostilló  Maximilian  –   Debía  sacar  a  Katrina  de  tu  vida  y  veo  que  lo  he  conseguido  –  Giacomo  frunció  el  ceño  -­‐  ¿Por   qué   debías   sacarla   de   mi   vida?   Es   más   ¿De   qué   va   todo   esto?   Exijo   una   explicación   –   Maximilian   se   rió   y   miró   a   Giacomo   mientras   dejaba   sus   manos   en   su   regazo   con   una   súbita   calma  –  Ella  no  es  más  que  una  pequeña  mujer  ambiciosa  que  quería  usar  tu  talento  Giacomo   –   le   explicó   -­‐   ¿Cuál   talento?   –   Preguntó   –   El   de   escribir   –   No   entendía   nada.   Todo   resultaba   demasiado  confuso  -­‐  ¿Para  qué  quería  que  usase  ese  talento?  –  Preguntó  mientras  le  miraba  –   Quería   invocar   a   un   antediluviano   con   tu   talento,   en   si   con   el   talento   de   cualquier   escritor  –   explicó  Maximilian  -­‐  ¿Un  antediluviano?  ¿Qué  es  eso?  –  le  interrogó  –  Un  vampiro  primigenio,   quería  usar  tu  sangre  para  dar  vida  a  Ishtar  y  después  beber  de  su  sangre.  De  esa  manera  sería   lo  suficientemente  poderosa  para  proclamarse  como  reina  de  los  Toreador  –  Giacomo  frunció   el  ceño.  Aquella  trama    se  le  hacía  demasiado  compleja.  Los  planes  de  ambición  de  Katrina  se   le   hacían   demasiado   lejanos   y   perdidos.   A   esas   alturas   sólo   estaba   seguro   de   una   cosa.   Le   había   traicionado.   –   Ella   lo   lleva   intentando   un   buen   tiempo   –   comentó   –   Se   piensa   que   no   estoy  al  tanto  de  sus  intenciones,  sin  embargo  yo  sé  todo  lo  que  pasa  en  esta  ciudad  y  no  voy  a   permitir   que   despierte   a   Ishtar.   Lo   que   pase   con   los   Toreador   me   da   igual.   Lo   que   no   puedo   consentir  es  que  un  ser  que  nos  podría  matar  a  todos  ande  suelto  por  ahí.  Por  eso  Giacomo   tuve   que   encargarte   esa   misión   ayer.   –   Comentó   –   Lo   suficientemente   peligrosa   como   para   que   ella   no   se   arriesgase   a   perder   su   vida   y   lo   suficientemente   arriesgada   como   para   que   supiese   a   ciencia   cierta   qué   tu   ibas   a   morir.   Por   eso   te   ha   abandonado   ¿verdad?   –   Preguntó   Maximilian  –  Giacomo  asintió  -­‐  ¿Entonces?  –  Le  interrogó  –  Quedarás  a  mi  cargo-­‐  comentó  -­‐   sin   embargo   debo   hacerte   desaparecer   un   tiempo   –   susurró   el   vampiro   quedándose   pensativo   un  largo  rato  –  Por  ahora  vendrás  conmigo,  he  de  contarte  muchas  cosas  a  cerca  de  todo  lo   que   ha   pasado,   incluso   de   Verónica   Durán   –   Aquellas   últimas   palabras   hicieron   reaccionar   a   Giacomo,  se  abalanzó  sobre  Maximilian  y  le  tomó  de  los  hombros  -­‐  ¿Qué  le  ha  pasado?  –  Gritó,   el  anciano    le  tomó  de  los  hombros,  Giacomo  sintió  un  punzante  dolor  allí  de  donde  le  había   tomado  y  le  soltó  adolorido  –  Ella  aún  está  viva  –  comentó  –  Pero  no  es  momento  este  para   explicaciones.  Ven  conmigo  Giacomo  y  podrás  dar  rienda  suelta  a  todo  lo  que  estás  pensando   ahora  mismo  –  En  ese  momento  recordó  que  Maximilian  podía  leerle  la  mente,  se  dio  cuenta   de  que  durante  toda  la  conversación  había  estado  pensando  en  venganza,  vengarse  de  Katrina   por   querer   usarle,   vengarse   de   Pedro   por   usarle   también.   Quería   matar   a   la   vampiresa,   lo   deseaba   con   todo   su   ser.   Era   obvio,   quizás   ese   sentimiento   hizo   sonreír   a   Maximilian,   no   lo   sabía,   pero   al   parecer   estaba   de   acuerdo   con   sus   pretensiones   y   eso   le   agradó   –   Bien   –   comentó   Giacomo   –   vamos-­‐   susurró.   Maximilian   chasqueó   los   dedos   y   dos   hombres   gigantescos  con  pistolas  en  el  cinturón  entraron  por  la  puerta   –  Ellos  recogerán  tus  cosas.  Nos  

espera   un   coche   abajo   –   comentó   el   vampiro   y   se   levantó   de   la   silla.   Giacomo   le   siguió.   Desaparecieron  en  la  oscuridad  de  la  escalera.   Aquella   noche   había   tormenta.   Los   rayos   y   los   relámpagos   iluminaban   el   cielo   de   la   capital,   un   cielo   encapotado   y   gris   oscuro   que   cubría   toda   la   ciudad.   La   lluvia   caía   por   doquier,   sin   embargo   el   calor   seguía   siendo   sofocante.   Dentro   de   aquél   despacho   de   la   calle   Arenal   Giacomo  veía  caer  la  lluvia  tras  la  ventana.  La  calle  estaba  desierta  y  el  agua  barría  por  doquier   la   escoria   que   habían   dejado   por   la   tarde   todos   los   transeúntes   que   la   habían   recorrido   en   sus   trasiegos   habituales.   Giacomo   suspiró.   Era   tremendamente   aburrido   todo   aquello.   Aburrido,   pero  necesario.  Quería  vengarse  de  todos  aquellos  que  le  condujeron  de  una  forma  u  otra  a   aquella   situación.   Empezando   por   Pedro   quería   arrebatarle   la   vida   a   cada   uno   de   aquellos   traidores.  Katrina.  Pensaba  en  aquella  mujer  obsesivamente.  Deseaba  verla  muerta.  Deseaba   tenderla   al   sol   o   cortarle   el   pescuezo.   Pensaba   en   lo   realizado   que   se   sentiría   una   vez   lo   hubiera  hecho.   Maximilian   le   alentaba   en   todos   aquellos   pensamientos.   Le   decía   que   eran   buenos   y   que   no   se   debería  arrepentir  de  lo  que  pensaba  ya  que  al  fin  y  al  cabo  era  un  vampiro  y  como  tal  debía   estar  orgulloso  de  lo  que  era  y  de  cómo  pensaba.  Hacía  apenas  cuatro  días  que  vivía  en  la  casa   de   aquél   vampiro,   se   había   dedicado   a   enseñarle   a   usar   sus   poderes   aunque   todavía   era   un   novato  comenzaba  a  comprender  el  alcance  de  su  fuerza.  Era  capaz  de  mover  cosas  cada  vez   más   pesadas   cada   día   que   pasaba.   También   aumentó   su   destreza   y   velocidad   así   como   sus   sentidos.   Era   capaz   de   cada   vez   mejor,   sentir   y   palpar   la   realidad.   A   medida   que   su   entrenamiento   avanzaba   se   iba   dando   cuenta   que   cada   vez   más   los   humanos   se   iban   quedando   clavados   a   su   paso.   A   veces   resultaba   terrible   y   otras   encantador.   Encontró   esta   nueva   habilidad   muy   divertida,   sobre   todo   en   el   caso   que   debía   alimentarse.   Sólo   lo   había   vuelto   a   hacer   una   vez   desde   aquél   asunto   con   Andrea,   fue   con   una   señorita   que   había   invitado  Maximilian  a  la  casa  para  el  caso.  Aquella  vez  fue  capaz  de  controlarse  por  completo  y   con  sus  nuevas  habilidades  había  sido  capaz  de  lograr  que  la  mujer  se  desnudase  y  sucumbiese   en  tan  sólo  cinco  minutos  con  apenas  unas  miradas.     No  obstante  lo  que  más  valoraba  de  las  enseñanzas  del  anciano  Ventrue  eran  las  enseñanzas   con  respecto  a  la  Mascarada  y  a  la  Camarilla  que  le  impartía.  El  viejo  le  había  explicado  que  la   mascarada  era  un  pacto  de  vampiros  para  mantener  oculta  la  identidad  a  los  humanos,  todo   aquello  se  había  extendido  desde  hacía  milenios,  pero  así  como  un  acuerdo  también  había  sido   motivo  de  guerra.  Los  Tzimitze  y  los  Lasombra  formaron  junto  con  vampiros  renegados  de  los   otros   clanes   el   Sabbat   que   representa   todo   lo   contrario   a   la   Camarilla.   Ellos   pretenden   que   los   vampiros   sean   los   dueños   del   mundo   y   que   los   humanos   simplemente   sean   sus   esclavos   y   súbditos.   Había   sabido   por   mano   de   Maximilian   que   también   existían   otros   clanes   ajenos   a   ambos   bandos,   los   Ravnos,   gitanos.   Los   Giovanni,   una   secta   de   endógamos   y   nigromantes.   Los   Assamita,  asesinos  vampíricos  de  oriente  medio  y  por  último  los  Sethitas,  seguidores  del  culto   al   dios-­‐vampiro   egipcio   Seth.   Giacomo   se   preguntó   si   a   partir   de   entonces   debería   lidiar   con   todos   aquellos   seres.   Ahora   era   un   aprendiz   del   mismísimo   Príncipe   de   Madrid   y   eso   no   le   eximía  de  ciertas  responsabilidades.  Se  preguntaba  qué  planes  tenía  aquél  hombre  para  él.  A   parte  de  ayudarle  a  lograr  su  venganza.  

Suspiró  y  se  tendió  en  su  jergón  a  ver  los  rayos  caer.  Era  un  espectáculo  entretenido  de  luces  y   sonidos  lejanos  que  llenaban  todo.  La  lluvia  caía  pesadamente  sobre  el  cristal.  Cerró  los  ojos  y   pensó  en  Verónica,  enseguida  se  acordó  de  las  palabras  de  Maximilian.  Ella  aún  está  viva.  ¿Qué   habría  querido  decir  con  eso?  Aquél  día  en  que  el  vampiro  irrumpió  en  su  casa  no  lo  pensó.  De   hecho  no  podía  pensar  con  claridad.  Los  días  siguientes  fueron  atareados  y  rápidos  y  se  había   olvidado   hasta   ese   momento.   Tenía   curiosidad   por   saber   qué   era   lo   que   pretendía   decir   el   vampiro.   Se  levantó  de  la  cama  y  fue  a  abrir  la  puerta,  pero  de  pronto  la  puerta  se  abrió.  Entró  uno  de   los   matones   de   Maximilian.   Era   un   hombre   corpulento   y   de   cara   grisácea   y   feroz.   Llevaba   el   pelo  corto,  casi  al  cero  y  tenía  los  ojos  hundidos,  fijos  y  pequeños,  era  sin  duda  un  hombre  que   a   cualquiera   le   habría   dado   miedo   o   respeto,   sin   embargo   ante   Giacomo   se   mostraba   reverente   y   respetuoso.   Giacomo   podía   sentirlo,   lo   veía   y   lo   sabía.   Aquél   hombre   le   tenía   miedo.  Eso  le  hizo  sonreír.  Era  una  sensación  estupenda,  un  poder  supremo.   Miró   al   hombre   de   forma   inquisitiva,   este   retrocedió   –   El   señor   Maximilian   quiere   verle   –   anunció   con   voz   alta   pero   titubeante.   Giacomo   le   miró   a   los   ojos   y   caminó   hacia   él,   aquél   humano  iba  apartándose  poco  a  poco  a  cada  paso  que  daba  –  ¿Te  ha  dicho  para  qué  quiere   verme?   –   Preguntó   mirándole   a   los   ojos   –   No,   sólo   que   quiere   verte   de   inmediato   –   exhortó   el   hombretón   –   Bien,   entonces   iré   –   Musitó   Giacomo   –   Quítate   de   mi   camino   –   le   ordenó.   El   hombre  no  dudó  en  obedecer,  lo  hizo  tan  rápido  que  a  punto  estuvo  de  caer  por  la  escalera.   Eso  hizo  que  Giacomo  soltase  una  breve  carcajada.   Subió   raudo   los   dos   pisos   que   separaban   su   cuarto   del   despacho   de   Maximilian.   Abrió   las   enormes  puertas  de  ébano  y  pasó  a  aquella  sala  llena  de  libros.  Se  escuchaba  el  incesante  caer   de   la   lluvia   sobre   el   tejado.   Era   agradable.   Maximilian   estaba   esperándole   en   su   sillón,   aquél   día   paladeaba   una   copa   de   sangre   mezclada   con   bourbon,   era   sin   duda   un   vampiro   con   gustos   extraños.   Giacomo   no   dijo   nada,   sólo   se   sentó   enfrente   del   vampiro   –   No   es   muy   cortes   no   saludar   a   tu   anfitrión   –   comentó   Maximilian   con   su   típica   sonrisa   burlona   –   No   lo   es,   no.   Lo   siento   –   se   disculpó   Giacomo   –   ¿Para   qué   me   requieres   Maximilian?   –   preguntó   mientras   le   miraba  directamente  a  los  ojos,  el  vampiro  no  se  inmutó.  Era  obvio  que  sus  poderes  no  servían   para  nada  con  él  –  Para  hablar  –  comentó  el  anciano     -­‐  Hablando  de  eso,  tengo  que  hacerte   unas   preguntas   –   comentó   Giacomo   -­‐¿Acerca   de   Verónica?   –   sonrió   Maximilian   mientras   se   acariciaba   la   barbilla   y   el   mentón.   Giacomo   frunció   el   ceño,   le   era   tan   fácil   a   aquél   hombre   leerle   la   mente   que   incluso   se   sorprendía   –   Sí   –   confesó   –   Dijiste   que   aún   estaba   viva   –   suspiró   Giacomo  -­‐  ¿Qué  querías  decir  con  eso?   –  preguntó.  Maximilian  retiró  su  mano  de  su  barbilla  y   la  apoyó  sobre  su  otra  mano  en  su  regazo,  le  miró  directamente  a  los  ojos  –  Ella  está  viva,  pero   corre  peligro  –  comentó  mientras  le  miraba  -­‐  ¿Cómo  que  corre  peligro?  ¿Qué  tiene  que  ver  ella   con  todo  esto?  –  El  anciano  vampiro  sonrió  al  escuchar  aquellas  preguntas  –  Ella  era  tu  novia   ¿no?  –  Respondió  –  Sí,  lo  era,  pero  me  dejó  en  agosto  ¿eso  que  tiene  que  ver?  –  se  extrañó   Giacomo  –  Es  sencillo.  Si  Katrina  quería  tenerte  debía  eliminarla  o  más  bien,  sacarla  del  juego  –   confesó   el   anciano.   Giacomo   se   vio   sorprendido   por   aquella   afirmación.   De   pronto   entendió   muchas  cosas.  Recordó  los  sueños  que  había  tenido,  la  extraña  llamada,  la  ruptura  con  Katrina.   Una  gota  de  sudor  se  deslizó  por  su  frente  cando  revivió  aquél  momento.  Ahora  lo  entendía  -­‐   ¿Fue   Katrina   quien   la   hizo   dejarme?   –   Preguntó   –   Fue   Ángela,   por   orden   de   Katrina,   pero   la   autora   fue   Ángela   –   La   frente   del   italiano   se   arrugó   y   apretó   fuertemente   los   reposabrazos   del  

sillón,   a   punto   estuvo   de   levantarse   del   sillón   de   un   salto   pero   en   aquellos   días   había   aprendido  algo  de  autocontrol.  -­‐  ¿Dónde  se  encuentra  ahora?  –  preguntó  Giacomo  –  Te  va  a   alegrar  saberlo  –  sonrió  complacido  el  vampiro  –  Está  en  casa  de  Pedro  Valverde,  creo  que  es   un   viejo   amigo   tuyo   -­‐     Al   escuchar   ese   nombre   Giacomo   no   pudo   aguantar   más   y   se   levantó   raudo   de   su   sillón   -­‐   ¿Qué   pinta   él   en   todo   esto?   –   preguntó   furioso,   Maximilian   sonreía   complacido,   era   como   si   aquél   odio   le   alimentase   a   la   par   que   le   divertía.   Miró   a   Giacomo   y   se   levantó  –  No  sólo  hay  matones  que  trabajan  para  los  vampiros  Giacomo  –  comentó  mientras   se   acercaba   a   la   ventana   que   era   bombardeada   por   miles   de   gotas   de   agua.   De   pronto   un   rayo   que   cayó   cerca   inundó   la   habitación   con   su   luz,   el   ruido   del   trueno   que   lo   siguió   hizo   tambalearse  los  cristales  –  Pedro  trabaja  para  Katrina,  creí  que  ya  lo  sabías  –  comentó  –  al  fin  y   al   cabo,   que   ahora   seas   un   vampiro   corre   por   su   cuenta,   él   fue   quien   sugirió   tu   nombre   a   Katrina  –  se  rió  levemente  y  se  volteó  para  mirarle  a  los  ojos,  Giacomo  estaba  de  piedra,  no   podía   moverse   ante   las   palabras   de   Maximilian.   Se   preguntó   si   todo   aquello   era   cierto.   Recordó  el  día  de  la  entrega  de  premios,  recordó  que  Pedro  y  Katrina  se  conocían  que  incluso   tenían  cierta  complicidad.  Apretó  sus  puños  con  fuerza  –  Quiero  matarles  ya  –  comentó  en  voz   alta,  el  anciano  se  acercó  a  él  y  le  puso  las  manos  en  los  hombros  –  Aun  no  es  hora  de  matarles   Giacomo   –   le   dijo   mientras   le   miraba   a   los   ojos   directamente.   La   mirada   de   Maximilian   era   terrible,  pero  a  Giacomo  ya  no  le  asustaba,  es  más  había  aprendido  a  convivir  con  ella  como   había   aprendido   a   apreciar   su   propio   dolor,   su   propio   odio.   Le   devolvió   la   mirada  -­‐   ¿Cuándo   será   el   momento?   –   preguntó   sin   perder   la   calma   aunque   destilaba   tintes   de   furia   –   Llegará,   sólo   ten   paciencia   –   Se   separó   de   él   y   caminó   hacia   una   mesa   que   había   en   una   esquina,   cogió   un   papel   de   allí   y   se   acercó   a   Giacomo.   Se   lo   entregó  –   Aun   debes   fortalecerte   mucho   hasta   que  estés  preparado  para  derrotar  a  Katrina  –  comentó  –  esto  te  ayudará  –  Giacomo  tomó  el   papel  y  lo  leyó,  era  una  dirección.  Travesía  de  San  Mateo  Número  7  -­‐  ¿De  qué  me  sirve  esto?  –   Preguntó  –  Es  tu  primera  misión  –  explicó  Maximilian  -­‐  ¿Mi  primera  misión?   –  dijo  confundido   mientras   miraba   al   anciano   –   Así   es,   te   ayudará   a   entrenar   –   comentó   mientras   volvía   a   sentarse,  Giacomo  se  sentó  en  la  silla.  Estaba  confundido,  no  sabía  qué  tramaba  Maximilian.  -­‐   ¿Y  qué  quieres  que  haga?  –  Preguntó  –  Te  enfrentarás  a  tres  Ravnos  muy  jóvenes  que  están   empezando   a   molestar   demasiado.   No   quiero   que   les   mates.   No   es   necesario,   sin   embargo   quiero   que   les   des   una   lección.   Dos   de   mis   hombres   te   acompañarán,   pero   no   les   pidas   que   se   metan   a   pelearse   por   ti.   Deberás   ocuparte   de   los   vampiros   tú   sólo   –   le   explicó   mientras   le   miraba   directamente   -­‐   ¿Cómo   pretendes   que   me   enfrente   yo   a   tres   a   la   vez?   –   preguntó   -­‐   ¿Cómo   pensabas   matar   a   Katrina,   Ángela   y   Víctor   que   te   sacan   más   de   cien   años?   –   espetó   Maximilian,   aquél   comentario   hizo   caer   en   la   cuenta   a   Giacomo   de   su   debilidad.   Le   miró   y   comprendió   a   qué   se   refería   antes   con   lo   de   esperar.   Suspiró   y   asintió   -­‐   ¿Para   cuándo   debe   estar   hecho   el   trabajo?   –   preguntó.   Aquella   pregunta   le   hizo   sentir   como   si   fuese   un   simple   sicario.   No   le   gustaba   aquella   sensación   pero   debía   resignarse   si   quería   cumplir   con   sus   objetivos   –   Para   mañana   –   comentó  mientras  sonreía  –   me  gustan  los  chicos  obedientes  no  te   olvides   de   eso   –   es   le   hizo   fruncir   el   ceño   –   ¿Tendré   algún   tipo   de   equipamiento?   –   Maximilian   sonrió  ante  aquella  pregunta.  Abrió  el  cajón  de  la  pequeña  mesilla  que  tenía  junto  al  sillón  y   sacó   una   pistola   y   una   daga   –   Con   esto   debería   bastarte.   Vamos   Giacomo,   sólo   son   unos   Ravnos  y  ni  siquiera  tienes  que  matarlos  sólo  convencerles  de  que  dejen  la  ciudad  –  sonrió  y  le   entregó   las   armas.   Giacomo   tomó   la   pistola.   Nunca   había   tenido   un   arma   en   las   manos.   La   tanteó   y   la   analizó.   Era   grande   y   negra,   se   parecía   a   las   que   llevaban   los   hombres   de   Maximilian.  Apuntó  pero  no  disparó.  Analizó  los  botones  y  palancas.  En  lo  primero  que  se  fijó  

fue  en  el  seguro,  después  en  el  cargador.  Estuvo  unos  minutos  toqueteando  cómo  se  abría  y  se   cerraba.  Amartilló  el  arma  como  había  visto  en  algunas  películas.  Suspiró.  No  sabía  disparar  así   que  decidió  que  la  guardaría  a  no  ser  que  le  hiciese  extrema  falta.     Después  de  analizar  la  pistola  a  conciencia  analizó  la  daga,  era  de  plata  y  estaba  grabada,  tenía   algunos   garabatos   en   la   hoja,   parecía   afilada   y   sonrió.   Pensó   que   con   sus   habilidades   sería   mejor  usar  aquél  arma  en  vez  de  la  pistola.  Pasó  los  dedos  por  el  filo  de  la  navaja  y  se  cortó.   Aquello  era  buena  señal.  Sonrió  y  miró  a  Maximilian  –  Bien,  mañana  lo  haré  –  dijo  Giacomo  -­‐   ¿Precisas   algo   más   de   mí?   –   Maximilian   asintió   –   Recuerda   que   los   Ravnos   son   expertos   ilusionistas   y   trileros.   No   te   fíes   de   nada   de   lo   que   veas   u   oigas,   fíate   de   tu   instinto.   Como   toreador   debes   saberlo   usar,   al   menos   contra   vampiros   de   esta   índole   –   le   explicó   –   y   no   te   olvides.   Esta   será   la   primera   vez   que   te   enfrentas   a   unos   vampiros   no   los   subestimes   –   Giacomo  asintió  al  escuchar  esas  palabras,  se  levantó  y  guardó  las  armas  como  pudo  -­‐  ¿Deseas   algo   más   de   mí?   –   Preguntó   –   No,   puedes   retirarte   –   Giacomo   asintió   y   se   dio   la   vuelta   en   silencio  sin  percatarse  que  Maximilian  le  miraba  con  una  sonrisa  de  auto  suficiencia.  Aquellos   días  había  aprendido  que  un  vampiro  tenía  su  Sire,  que  era  aquel  quien  le  mordía.  Se  preguntó   si   se   había   dado   el   caso   alguna   vez   de   que   el   vástago   odiase   al   Sire,   y   de   que   el   vástago   desease  que  el  Sire  fuese  otra  persona.  En  ese  momento  habría  deseado  que  Maximilian  fuera   su  Sire.     Cuando  llegó  a  su  habitación  se  sentó  en  la  mesa  y  acarició  su  Olivetti,  sonrió,  se  alegraba  de   tenerla  con  él.  Suspiró  y  pensó  en  lo  acontecido  aquellos  días.  Respiró  profundamente  y  trató   de   dejar   su   mente   en   blanco.   Miró   el   reloj,   eran   las   cuatro   de   la   mañana.   Sonrió.   Aún   había   tiempo.  Dejó  al  lado  de  la  máquina  la  daga  y  la  pistola  y  se  dispuso  a  escribir.     Estuvo  escribiendo  durante  dos  largas  horas.  El  traqueteo  de  la  máquina  se  confundía  a  veces   con  las  gotas  de  lluvia  sobre  los  cristales,  era  un  sonido  relajante,  uno  que  él  echaba  de  menos.   Se   quedó   embriagado   con   aquél   traquetear,   sintió   como   si   nada   hubiese   pasado.   Suspiró   y   sonrió.  Miró  la  hora.  Se  levantó,  sacó  las  hojas  de  la  máquina  de  escribir,  las  dejó  sobre  la  mesa   y   se   acercó   a   cerrar   la   persiana   para   que   el   sol   no   entrase.   Se   tumbó   sobre   el   jergón   y   suspiro.   Cerró  los  ojos  y  pensó  que  el  día  siguiente  sería  duro.  Debía  descansar.     Lentamente   fue   sumiéndose   en   las   sombras   y   al   final   calló   dormido.   Su   último   pensamiento   fue  para  Verónica.  Estaba  viva.  Se  juró  que  la  encontraría.   Todo   era   luz,   todo   estaba   en   paz.   A   su   alrededor   estaban   los   cadáveres   de   Pedro,   Víctor,   Ángela   y   Katrina.   La   habitación   era   cuadrada   y   tenía   columnas,   como   la   de   la   casa   de   la   vampiresa.  Giacomo  por  fin  estaba  tranquilo.  A  su  lado  estaba  verónica  y  se  abrazaba  a  él.  La   rodeaba  con  un  brazo.  Estaba  completamente  cubierto  de  sangre,  pero  al  menos  estaba  vivo.   Se   sentía   en   paz.   Miró   a   Verónica,   esta   le   sonrió.   Todo   había   pasado.   Ella   lo   sabía.   La   mujer   pasó  sus  brazos  alrededor  de  su  cuello  y  le  besó  los  labios,  sin  embargo  Giacomo  los  encontró   mortecinamente   fríos.   Abrió   los   ojos   y   la   miró.   Lo   que   se   encontró   entre   sus   brazos   era   un   cadáver.   Verónica   sangraba   por   la   nariz   y   los   labios,   sin   embargo   era   sangre   seca.   Detrás   de   ella  estaba  Katrina  de  pie.  Se  reía.  De  pronto  la  escena  cambió.  Todo  dio  un  giro.  Verónica  pasó   a   estar   en   brazos   de   la   vampiresa.   Volvía   a   estar   viva   pero…   ¿por   cuánto   tiempo?   Giacomo   trató   de   moverse,   Víctor   y   Ángela   le   sujetaban   entre   los   dos.   No   podía   correr   a   por   ella,   entonces   lo   vio,   vio   como   los   colmillos   de   la   vampiresa   se   hundían   en   el   cuello   de   Verónica.  

Gritó,  pero  no  produjo  sonido  alguno.  De  nuevo,  impotencia.  ¿De  qué  servía  todo  el  poder  que   había  adquirido  si  con  él  no  era  capaz  de  protegerla?  ¿De  qué  servía  todo  aquello?   Se  despertó  sobresaltado.  Miró  el  reloj  apresuradamente,  eran  las  doce  del  mediodía.  Se  dejó   caer   de   nuevo   sobre   la   cama   y   suspiró.   Estaba   sudando.   Se   limpió   la   frente  con   el   brazo.   Cerró   los   ojos,   debía   seguir   durmiendo.   Pensó   en   el   sueño,   sólo   veía   los   dientes   de   Katrina   clavándose   sobre   el   cuello   de   Verónica.   Apretó   los   puños   y   resopló   –   No   lo   permitiré   –   comentó  en  voz  alta   –  no  permitiré  que  a  Verónica  le  pase  nada.  Mataré  a  Katrina  y  podremos   vivir  en  paz.  Todo  esto  sólo  será  una  pesadilla  –  Se  dijo  a  sí  mismo,  se  lo  juró  y  volvió  a  cerrar   los  ojos  de  nuevo.  Se  quedó  dormido.  Ya  no  hubo  más  sueños  ésa  noche.     7     Aquella   noche   estaba   serena,   la   luna   caía   sobre   la   estrecha   travesía.   Las   casas   parecían   antiguas,  eran  anchas  y  bajas,  de  apenas  un  par  de  pisos  de  altura,  como  mucho  tres.  Era  una   calle  comercial,  había  negocios  a  los  dos  lados.  Estaban  cerrados.  No  pasaba  mucha  gente  y  los   transeúntes   que   había   eran   sólo   algunos   que   trataban   de   acortar   camino   entre   bar   y   bar.   Tampoco   había   mucho   tráfico.   Los   coches   de   los   propietarios   estaban   aparcados   a   ambos   lados  de  la  calle  y  presumiblemente  serían  los  únicos  que  pasarían  por  la  estrecha  travesía.  Eso   tranquilizaba  a  Giacomo.  Ningún  humano  sería  testigo  de  lo  que  iba  a  pasar  en  aquél  callejón,   en  el  primer  piso  del  número  siete.     Giacomo  entró  en  la  calle  poco  iluminada  seguido  por  los  dos  matones  de  Maximilian.  Eran  dos   bigardos   fuertes   y   bien   armados,   vestidos   de   traje   negro.   Parecían   los   guardaespaldas   que   salen   en   cualquier   película.   Tenían   una   cada   feroz   y   bien   parecida   ambos,   sin   embargo   uno   tenía   el   pelo   moreno   completamente   y   el   otro   era   rubio.   Ambos   hombres   eran   impresionantemente   altos   y   anchos,   presumiblemente   tenían   el   cuerpo   lleno   de   músculos   y   bien  torneado.  Tenían  pinta  de  haber  matado  y  de  no  temerle  a  nada,  sin  embargo  iban  tres   pasos  más  atrás  de  Giacomo.  Sentía  como  su  sola  presencia  les  perturbaba  hasta  el  punto  de   temblar  a  escondidas.  Sabía  que  si  se  descuidaba  un  momento  huirían  o  tratarían  de  matarle,   sin   embargo   aquella   sensación   de   poder   le   hacía   sonreír.   Le   precia   divertido   que   dos   tipos   que   un  mes  antes  le  hubieran  destrozado  con  poco  ahora  representaban  para  él  poco  menos  que   dos  ratas,  dos  cucarachas  a  las  que  podía  pisotear  sólo  con  desearlo  y  ellos  lo  sabía.   Anduvieron  por  la  vía  unos  minutos,  la  recorrieron  de  arriba  abajo,  se  aseguraron  de  que  nadie   viniese.   Al   percatarse   de   que   nadie   venían   los   dos   matones   se   dispusieron   a   ambos   lados   de   la   entrada  –  Quedaos  aquí  –  ordenó  Giacomo,  los  hombres  no  respondieron,  sin  embargo  sabía   que  habían  entendido  la  orden  o  al  menos  que  la  respetarían.     Giacomo   entró   al   portal,   era   húmedo   y   estrecho,   con   una   sola   escalera   y   a   su   lado   derecho   un   largo  pasillo  que  debía  conducir  a  un  cuartucho  de  basuras.  No  se  detectaba  ningún  ruido.  El   edificio  debía  estar  deshabitado.  Algo  calló  encima  de  la  cabeza  de  Giacomo.  Miró  hacia  arriba,   era  agua.  Había  una  gotera  en  el  techo  y  aún  caía  del  día  anterior.  Subió  raudo  las  escaleras.   Miró  la  puerta  del  primer  piso.  Estaba  raída.  No  sería  muy  difícil  abrirla,  sin  embargo  no  quería  

recurrir  a  la  violencia  si  no  hacía  falta.  Llamó  con  sus  nudillos  en  la  puerta.  Nadie  abrió.  Insistió   golpeando  más  fuerte  pero  no  hubo  respuesta.  Suspiró  y  frunció  el  ceño.  Comprobó  de  nuevo   la   madera.   Estaba   podrida.   Se   separó   unos   centímetros   y   lanzo   una   patada   a   la   puerta,   esta   se   desplomó   arrancándose   de   las   bisagras   y   produciendo   un   gran   estruendo   y   una   polvareda   blanca   que   cubrió   el   suelo   durante   unos   instantes.   Giacomo   miró   dentro   de   la   casa.   Estaba   completamente   a   oscuras   exceptuando   el   salón   que   se   veía   al   final   de   un   largo   pasillo   y   que   era  iluminado  por  haces  de  luz  que  entraban  desde  la  calle.  No  sentía  a  nadie,  sin  embargo  su   labor   era   asegurarse.   Entró   en   la   casa   intentando   ser   lo   más   sigiloso   posible.   Avanzó   por   el   pasillo   y   llegó   a   la   primera   habitación   que   estaba   a   oscuras,   a   mano   derecha,   resultó   ser   la   cocina   y   dar   a   un   patio   interior   desastrado   y   con   cascotes   al   fondo.   Estaba   en   ruinas   y   el   techo   estaba   casi   caído.   Era   pequeña   y   olía   a   humedad.   Salió   de   nuevo   al   pasillo   y   entró   a   la   habitación  que  se  disponía  a  la  izquierda,  era  el  lavabo,  si  cabe  más  pequeño  y  claustrofóbico   que  el  cuarto  anterior.  La  peste  era  inmensa.  El  sifón  estaba  roto  y  dejaba  salir  todo  el  olor  del   sumidero   campando   libre.   Decidió   cerrar   la   puerta.   Allí   no   había   nadie.   Siguió  adelante  y  entró   al   salón,   la   luz   le   dio   directamente   en   la   cara   y   le   deslumbró   un   poco.   Tardó   unos   segundos   en   acostumbrarse  al  cambio  de  intensidad.  Vio  unos  muebles  tirados  por  el  suelo.  La  habitación   era  un  desastre  y  goteaba  del  techo  agua  como  en  la  escalera,  quizás  debido  a  la  tormenta  del   día   anterior.   Suspiró.   La   casa   parecía   vacía.   Decidió   seguir,   sin   embargo   había   perdido   la   esperanza  de  encontrar  nada.  Dio  un  paso  y  de  pronto  el  suelo  estalló  justo  delante  de  él.  Se   abrió  un  boquete  de  la  nada,  entonces  sonó  el  crujir  de  los  cristales  sobre  el  suelo.  Giacomo  se   sobresaltó  y  dio  un  salto  hacia  atrás.  Otro  estallido  más  sonó  dejando  un  boquete  en  la  pared   de  atrás,  se  dio  cuenta  de  que  le  estaban  disparando  y  corrió  hacia  delante  lo  más  rápido  que   pudo,  según  avanzaba  se  iban  sucediendo  los  disparos  silenciosos,  tapados  posiblemente  con   silenciadores.  Se  tiró  hacia  delante  y  se  tapó  la  cabeza  con  las  manos.  No  sonaban  más  crujidos   ni  estallidos,  estuvo  cinco  minutos  así  hasta  que  se  dio  cuenta.  Levantó  la  cabeza  y  confirmó   sus  sospechas.  Estaba  en  la  alcoba,  parecía  que  no  le  habían  herido.  Había  tenido  suerte,  sin   embargo   en   un   momento   el   cristal   se   rompió   de   pronto   entró   un   objeto,   Giacomo   pudo   escuchar  el  tintinear  del  metal  contra  el  suelo  de  losa,  miró  hacia  atrás  y  lo  vio,  una  granada    –   Mierda  –  dijo  entre  dientes  y  se  levantó  con  toda  celeridad.  Le  dio  el  tiempo  justo  como  para   saltar   al   otro   lado   de   la   cama   donde   estaba   protegido   por   la   pared.   La   granada   explotó.   De   pronto   todo   se   volvió   oscuridad   y   un   pitido   apareció   en   sus   orejas.   Era   un   sonido   molesto   y   agudo  que  no  le  dejaba  pensar  bien.  Abrió  los  ojos  y  se  vio  envuelto  por  una  capa  nebulosa  de   polvo   que   parecía   cubrir   toda   la   estancia.   Respiró   y   tosió.   Se   tocó   la   frente.   Tenía   una   gran   abertura,   le   caía   sangre   por   la   cara.   Con   el   ensordecedor   ruido   de   la   explosión   no   se   había   dado   cuenta   de   que   el   muro   se   había   derribado   parcialmente.   Ni   siquiera   había   sentido   el   dolor   del   corte   cuando   le   golpeó   el   cascote.   Por   suerte   estaba   vivo.   ¿Quién   demonios   podía   haber   hecho   eso?   Se   preguntó.   No   lo   sabía,   pensó   en   Katrina,   sin   embargo   no   tenía   tiempo   para  pensarlo  demasiado.  Debía  salir  de  allí.     Se   incorporó   y   anduvo   a   gatas   a   lo   largo   de   toda   la   pared   que   comunicaba   el   cuarto   con   el   salón.   Si   quería   salir   de   allí   tenía   que   atravesar   de   nuevo   la   estancia   anterior,   pero   estaba   seguro   de   que   los   francotiradores   no   fallarían  esa  vez.  Decidió  sacar  su  arma.  Desenfundó  la   pistola  y  se  sentó  contra  la  pared.  Tragó  saliva.  ¿Qué  debía  hacer?  Trató  de  pensar  con  calma   pero  cada  vez  que  intentaba  pensar  la  cabeza  le  dolía  y  le  palpitaban  las  sienes,  sentía  náuseas  

y  mareo.  Respiró  profundamente  y  olió  el  olor  penetrante  y  seco  del  yeso  en  polvo  y  el  hedor   de  su  propia  sangre.  Se  abrió  la  camisa.  Tenía  calor.   Miró  de  reojo  por  la  jamba  de  la  puerta,  según  asomó  la  cabeza  un  disparo  pasó  rozándole  eso   le  obligó  a  echarse  hacia  atrás  rápidamente  –  Joder,  son  buenos  –  susurró,  demasiado  buenos,   no  sabía  si  saldría  con  vida  de  allí,  ni  siquiera  usando  su  velocidad  o  su  fuerza  podría  logarlo.   Suspiró  y  cerró  los  ojos.  ¿Qué  podía  hacer?  ¿qué  podía  hacer?  Pensó  y  pensó  y  no  se  le  ocurría   nada.  Aquellos  hombres  no  esperarían  a  que  amaneciese.  Tarde  o  temprano  vendrían  a  por  él.   ¿Y  si  salía  qué  más  daba?  Saldría  a  la  calle  y  sería  un  blanco  más  fácil  aún.  Allí  la  estrechez  de  la   calle   dificultaba   el   disparo   ¿Pero   a   la   luz?   Sería   demasiado   sencillo   para   los   tiradores   acertarle.   ¿Ese  era  el  fin?  Pensó  en  Maximilian  y  en  Verónica  y  suspiró  profundamente.  Pidió  perdón  en   su  mente  y  cerró  los  ojos.     Se  levantó  apoyándose  en  la  pared.  Sintió  aquél  tacto  frio,  agradable,  sonrió,  era  todo  como   una   aventura,   una   de   aquellas   que   había   querido   vivir   siempre   en   los   sueños,   sin   embargo   esa   era  real.  Muy  real.  Por  un  momento  se  paró  a  pensar  en  el  significado  de  aquella  palabra.  Era   un   vampiro   al   que   le   estaban   disparando   francotiradores.   Su   parte   humana   se   reveló   contra   él   y  sonrió  irónico,  era  todo  una  gran  broma,  al  menos  eso  parecía.  Una  gran  broma  a  su  costa   del  destino.  Dio  con  la  cabeza  en  la  pared  y  abrió  los  ojos.  Miró  al  techo,  buscó  algo,  algún  sitio   por   donde   escapar,   no   encontró   nada,   ni   siquiera   un   agujero   hecho   por   la   lluvia.   Esperaba   que   todo  se  solucionase,  sin  embargo  la  vida  no  era  bella  y  a  cada  segundo  que  vivía  se  le  ponía   más  cuesta  arriba.   Miró  de  nuevo,  esta  vez  no  hubo  ningún  disparo,  sin  embargo  volvió  a  echarse  hacia  atrás.  La   mano  le  sudaba.  Comprobó  el  arma,  el  seguro  estaba  quitado.  La  amartillo  y  se  dispuso  a  dar  la   cara   cuando   de   pronto   una   voz   le   llamó   al   otro   lado   de   la   habitación   –   ¡Eh!   ¡chico!   –   le   susurraba  alguien.  Miró,  había  una  figura  en  la  penumbra  -­‐  ¿Quién  cojones  eres  tú?  –  preguntó   Giacomo  –El  que  ha  venido  a  salvarte  la  vida-­‐  le  respondió  osca  la  otra  voz  –  Date  prisa  y  ven  –   comentó  –  ¡Si  voy  me  acribillarán!   –  se  quejó  Giacomo  –  No  seas  tan  idiota  y  corre,  ¿olvidas   que   ya   no   eres   un   humano?   Esas   balas   a   no   ser   que   te   den   en   la   cabeza   no   pueden   hacerte   nada   –   le   explicó   la   otra   voz,   esta   vez   Giacomo   notó   un   seseo   que   se   producía   cada   vez   que   se   exaltaba   aquel   personaje   misterioso   -­‐   ¿Te   envía   Maximilian?   –   preguntó   –   Por   tu   bien,   no   –   apostilló  el  otro  –  Vamos,  no  tenemos  mucho  tiempo  –  le  apresuró  dejando  que  el  acento  le   volviese  a  traicionar.  Giacomo  dudó  un  instante,  miró  de  nuevo,  una  nueva  bala  le    pasó  casi   rozando  la  cara,  entonces  se  decidió,  iría  con  aquella  persona.  No  tenía  mucho  que  perder.   Saltó  y  una  bala  cayó  a  sus  pies,  corrió  y  corrió  lo  más  rápido  que  pudo,  las  balas  poco  a  poco   iban   surcando   sus   laterales   como   si   le   esquivasen,   sin   embargo,   antes   de   llegar   al   otro   lado   un   proyectil   le   atravesó   de   lado   a   lado   la   pierna,   no   obstante   cayó   rodando   al   pasillo   al   lado   de   su   compañero.  No  tuvo  tiempo  para  quejarse  cuando  el  otro  se  le  abalanzó  encima  y  le  ayudó  a   incorporarse,  el  agujero  en  su  pierna  sangraba  profusamente  y  el  corte  en  su  cabeza  también,   iba   goteando   en   el   suelo.   Cada   vez   se   sentía   más   débil,   sin   embargo   sabía   que   tenía   que   moverse.  -­‐  ¿Cómo  saldremos  de  aquí?  –  preguntó  el  Italiano  –  Confía  en  mi  –  le  pidió  el  otro,   Giacomo  se  cayó  y  asintió,  al  fin  y  al  cabo  aquella  persona  le  podría  haber  matado  ya  si  hubiese   querido.  

Bajaron  corriendo  la  escalera,  Giacomo  estuvo  a  punto  de  caerse  por  la  herida  en  la  pierna,  sin   embargo   resistió.   En   vez   de   seguir   hacia   la   calle   el   misterioso   hombre   que   acompañaba   a   Giacomo   torció   hacia   el   cuarto   de   basuras,   Giacomo   le   siguió   como   pudo.   Entre   las   sombras   podía   percibir   a   la   perfección   la   silueta   de   su   compañero   mas   no   verle   completamente.   Le   siguió  hasta  que  este  se  detuvo  -­‐  ¿Y  ahora  qué?-­‐  preguntó  Giacomo  mientras  se  ponía  la  mano   en   la   pierna   –   Ahora   abajo   –   comentó   su   acompañante   -­‐¿Abajo?-­‐   preguntó   –   Sí,   abajo   –   Se   agachó  y  abrió  una  tapa  descubriendo  un  agujero  en  el  suelo  que  emanaba  un  hedor  terrible.   Giacomo  le  miró  frunciendo  el  ceño  sin  embargo  el  otro  hizo  caso  omiso  de  aquella  mirada  y  se   introdujo   por   el   agujero.   Suspiró   e   hizo   un   último   gesto   de   desagrado,   sin   embargo   bajó   por   el   hueco,  cuando  hubo  bajado  el  otro  le  empujó  y  cerró  la  tapa.   Se  percató  de  que  corría  el  agua,  el  suelo  estaba  resbaladizo  y  todo  estaba  en  una  profunda   oscuridad.  Se  escuchaban  el  sonido  de  las  ratas  correteando  de  un  lado  para  otro.  No  quería   decirlo,   sin   embargo   Giacomo   sabía   dónde   estaba.   Aquél   hedor,   aquella   humedad,   aquel   sonido   sólo   podía   ser   una   alcantarilla.   Su   sospecha   se   confirmó   cuando   su   acompañante   encendió  una  luz,  era  una  lámpara  de  aceite.     Caminaron   un   largo   rato   entre   el   hedor   de   aquél   sumidero.   El   agua   corría   llevando   excrementos  de  todo  tipo  y  deshechos  que  le  dieron  a  Giacomo  ganas  de  vomitar.  Intentaba   no  hacer  demasiado  caso,  sin  embargo  había  veces  que  no  podía  evitarlo.  Se  preguntaba  quién   era  aquel  extraño  personaje  y  dónde  le  conducía.  También  se  preguntaba  quién  podría  haber   mandado   a   aquellas   personas.   Volvió   a   repasar.   Katrina.   Suspiró   frunció   el   ceño,   Katrina   no   podría   haber   sido   pues   ella   jamás   había   tenido   suficiente   poder   ni   contactos   para   que   unos   matones   le   disparase   con   escopetas   desde   un   tejado.   Al   menos   que   él   supiera.   De   pronto   pensó   en   las   palabras   de   su   extraño   rescatador.   ¿Maximilian?   Evitó   pensar   en   eso,   si   Maximilian  le  hubiera  querido  muerto  le  habría  matado  él  mismo,  no  había  lógica   en  pensar  lo   contrario.     Le  dolía  la  pierna  y  cada  paso  que  daba  era  un  infierno,  cada  vez  le  sangraba  más,  sin  embargo   el  corte  de  la  cabeza  a  penas  le  dolía.  Se  sentía  algo  mareado  y  débil,  no  obstante  aún  podía   mantenerse  en  pie.     De  pronto  el  extraño  personaje  se  detuvo  ante  una  especie  de  escalerilla  –  Sujeta  esto  –  dijo   pasándole  la  lámpara.  Giacomo  la  sostuvo  mientras  le  miraba.  El  hombre  comenzó  a  trepar  por   la  escalera  hasta  el  final.  Cuando  llegó  al  final  abrió  una  trampilla  que  dejó  caer  luz  al  fondo.  El   hombre   fue   el   primero   en   salir  –   Sube   –   le   ordenó,   Giacomo   asintió.   Se   apoyó   y   subió   como   pudo,   sostenía   la   lámpara   con   una   mano   y   se   sostenía   con   la   otra   a   los   barrotes.   Cuando   estuvo  a  cierta  altura  el  hombre  le  tendió  la  mano.  Giacomo  le  pasó  la  linterna  y  subió  más  ágil   aunque  sentía  un  gran  dolor  en  la  pierna  donde  había  recibido  el  disparo.   Cuando   salió   del   agujero   se   dio   cuenta   de   que   ahora   estaba   en   un   sótano.   La   luz   estaba   encendida   y   caía   directamente   sobre   el   hueco,   pero   era   la   luz   de   una   lámpara.   Suspiró   y   se   tumbó   en   el   suelo.   Era   arenoso   y   estaba   sin   revocar,   estaba   también   húmedo   y   frío   sin   embargo   a   Giacomo   le   pareció   la   mejor   de   las   camas.   Refunfuño   y   bufó   -­‐   ¿Qué   ha   pasado?-­‐   preguntó  -­‐  ¿Qué  ha  sido  esta  noche?  –  volvió  a  preguntar.  Se  incorporó  sentado  y  miró  a  su   acompañante,  aún  no  le  podía  ver  bien,  en  ese  momento  se  dio  cuenta  de  que  iba  embozado   completamente  –  Eso,  como  tú  dices,  debía  haber  sido  tu  muerte-­‐  explicó  el  hombre  con  aquél  

siseo   delatador.   En   ese   momento   se   Giacomo   se   dio   cuenta   de   que   aquella   persona   tenía   acento,   acento   del   este,   parecido   al   de   Nicolai   -­‐   ¿Mi   muerte?   –   preguntó   –   Sí,   tu   muerte-­‐   afirmo  aquella  persona  mientras  le  miraba  con  gesto  de  autosuficiencia  entre  las  prendas  -­‐  ¿Se   trata  de  Katrina?  –  preguntó  a  aquél  desconocido  que  parecía  saber  más  que  él  de  todo  lo  que   se  tramaba  –  No,  de  Maximilian  –  Al  escuchar  aquél  nombre  se  quedó  planchado.  Se  tendió  en   el   suelo   y   dejó   su   mirada   fija   en   el   techo.   En   ese   momento   no   sentía   nada   –   Maximilian   –   susurró  mientras  tomaba  arena  entre  sus  dedos  y  la  dejaba  caer.  No  sabía  cómo  sentirse,  en   las  últimas  semanas  le  había  traicionado  tanto  que  aquello  no  era  más  que  otra  vez  más  de  lo   mismo.  Suspiró  y  cerró  los  ojos  -­‐  ¿Por  qué  demonios  quieren  todos  verme  muerto?-­‐  preguntó   mientras   se   incorporaba   -­‐   ¿Qué   cojones   he   hecho   yo?   –   volvió   a   preguntar   ahíto   de   furia   mientras   golpeaba   el   suelo,   estaba   desesperado,   ya   no   sabía   qué   hacer   o   en   quién   confiar.   Todo  cada  vez  se  iba  complicando  un  poco  más.     De  pronto  su  acompañante  se  retiró  el  embozo,  cuando  Giacomo  le  vio  pudo  reprimir  un  gesto   de   asco.   Era   un   hombre   de   altura   media   y   complexión   fuerte,   sin   embargo   parecía   un   viejo   encorvado  con  joroba.  Su  piel  era  escamosa  y  azul  y  estaba  cubierta  por  pústulas  sangrantes,   bultos  y  verrugas  que  le  hacían  un  aspecto  horroroso  y  enfermizo.  Sus  ojos  eran  pequeños  y   lacerantes,   de   color   amarillento   y   con   la   retina   rasgada   como   la   de   los   animales.   De   su   boca   pendían   dientes   como   estalagmitas   dándole   un   aspecto   fiero   y   sus   orejas   eran   alargadas   y   picudas   como   las   de   los   murciélagos.   Poseía   garras   en   vez   de   manos   y   el   escaso   cabello   que   le   quedaba   estaba   disperso   por   su   cabeza   formando   mechones   aislados   que   le   daban   aspecto   de   loco.   Nosferatu.   Fue   lo   primero   que   pensó   Giacomo   -­‐   ¿Eres   un   nosferatu?   –   Preguntó   para   asegurarse  -­‐  ¿No  es  obvio  chiquillo?  –  Respondió  aquél  hombre  mientras  se  sentaba  frente  a  él   –  Lo  soy  ¿Y  eso  qué  importa?  –  admitió  por  fin  y  le  miró  -­‐  ¿Por  qué  me  has  ayudado?  Eres  parte   de   la   camarilla   y   Maximilian   es   el   príncipe  de  la  ciudad   –  comentó  Giacomo  mientras  fruncía  el   ceño  confuso  –  Chico,  estás  atrapado  en  un  juego  de  intereses  que  Camarilla,  Sabbat  o  ambas   deberían  de  carecer  de  sentido  para  ti  –  explicó  el  vampiro  mientras  le  miraba  –  Pero  bueno,   en  vez  de  quedarnos  aquí  podríamos  subir  a  mi  mansión,  es  más  confortable  que  el  sótano  –   dijo   de   buena   gana   mientras   miraba   a   Giacomo.   Aquel   nosferatu   tendió   su   mano   para   ayudarle.  Dudó  un  momento  entre  tomarla  y  no  pero  al  final  la  tomó.  Notó  el  tacto  frío  de  la   garra  de  aquél  hombre  y  se  estremeció.  Se  puso  en  pie  y  caminó  junto  a  él  hacia  las  escaleras   que  subían  hacia  el  interior  de  la  casa.   La  casa  era  una  ruina  abandonada,  pero  al  menos  se  podía  vivir  en  ella.  Aquel  Nosferatu  era   feliz   viviendo   allí   pese   a   que   las   paredes   estaban   a   medio   derribar   y   el   techo   en   algunas   habitaciones   estaba   hundido.   Tenía   lo   suficiente,   pensó   Giacomo.   Los   Nosferatu   eran   unos   seres  muy  curiosos.  Pensó.  Vivían  en  completa  soledad  atormentados  por  su  estado  físico  y  sin   embargo   sabían   todo   lo   que   pasaban   allí   donde   vivían.   Eran   seres   muy   doctos   y   cultos   y   se   podía  confiar  en  ellos.  Recordaba  haberlo  leído  en  algún  libro  de  la  biblioteca  de  Maximilian.   Suspiró.   Esperaba   encontrar   en   aquél   ser   todas   las   respuestas   que   le   hicieran   falta,   pero   primero  debería  saber  por  qué  había  decidido  salvarle  y  lo  que  es  más  quién  era.   -­‐Aun  no  sé  tu  nombre-­‐  comentó  Giacomo  -­‐  ¿Por  qué  quieres  saberlo?  –  preguntó  el  vampiro  -­‐   ¿Porque  me  has  rescatado  y  me  has  traído  a  tu  casa?  –  de  devolvió  el  sarcasmo  de  antes,  eso   le  hizo  lanzar  un  bufido  al  nosferatu  y  se  rió  –  Está  bien-­‐  accedió  –  Me  llamo  Taquio  Ivanov  –  se   presentó   –   Giacomo   Andrea   Donato   –   correspondió   Giacomo   –   Eso   ya   lo   sabía   –   comentó   el  

nosferatu  –  pero  bueno  muchacho,  supongo  que  a  parte  de  mi  nombre  tendrás  más  preguntas   que   hacer   ¿no?  –   Giacomo   respiró   hondo.   Pensó   en   aquella   larga   noche   y   en   lo   sucedido   hacía   apenas  una  hora,  pensó  también  en  todo  lo  acontecido  el  mes  antes.  Era  todo  como  una  gran   bola  que  iba  formándose  poco  a  poco  haciéndose  cada  vez  más  grande  y  terrible.   Suspiró   y   miró   al   vampiro   -­‐   ¿Por   qué   ha   intentado   Maximilian   eliminarme?   –   preguntó   rompiendo   el   largo   silencio   que   se   había   creado   en   la   sala.   Taquio   le   miró   esbozando   lo   que   parecía   ser   una   sonrisa   entre   sus   dientes   ganchudos   –   Porque   eres   peligroso   y   tienes   algo   valioso   –   explicó   críptico   el   nosferatu   -­‐   ¿Soy   peligroso?   –   preguntó   -­‐   ¿Por   qué?   –   frunció   el   ceño  -­‐  ¿Poseo  algo  valioso?  ¿El  qué?  –  cada  vez  todo  resultaba  más  y  más  confuso  y  se  tornaba   peor   para   Giacomo   –   Eres   un   vampiro   muy   especial,   uno   que   ha   aprendido   a   dominar   sus   habilidades   muy   rápido   y   Maximilian   tiene   miedo   a   que   le   arrebates   el   poder.   Posees   algo   especial,  sí,  posees  el  amor  de  Verónica-­‐  comentó  el  Taquio  ante  la  sorpresa  de  Giacomo  –  Ella   es  una  humana  muy  especial,  se  parece  en  mucho  a  ti  y  quiere  tenerla  para  él  solo.  Mientras   que   Katrina   pretendía   lo   contrario.   Katrina   quiere   destruir   a   Maximilian   y   Maximilian   a   Katrina   y   sus   armas   sois   vosotros.   Como   te   he   dicho   estás   en   el   medio   de   un   juego   de   intereses   bastante   complejo   amigo-­‐   Giacomo   suspiró.   Le   daba   vueltas   la   cabeza  -­‐   ¿Por  qué  Maximilian   no   me   usó   para   destruir   a   Katrina?   –   Preguntó   –   En   un   principio   pensaba   hacerlo   –   confesó   Taquio   –   Pensaba   en   deshacerte   de   ti   y   de   ella   al   mismo   tiempo,   sin   embargo   se   dio   cuenta   de   una  cosa.  Cuanto  más  tiempo  pasaba  más  fuerte  te  hacías  y  era  muy  posible  que  consiguieses   vencerla  sin  morir  tú  y  eso  le  pondría  en  un  compromiso  –  explicó  mientras  le  miraba  a  los  ojos   –  ¿Y  cuál  será  su  jugada  ahora?  No  estoy  muerto  y  Katrina  sigue  viva  –  le  interrogó  –  Ira  a  por   su  otra  baza  –  comentó  –  Verónica-­‐  susurró  Giacomo  –  Tengo  que  ir  a  rescatarla…  no  puedo   dejar  que…  -­‐  -­‐  En  tu  estado  solo  conseguirás  que  te  maten,  antes  tendrás  que  reponerte  –  le   cortó   Taquio   –   Puedes   descansar   aquí,   es   más,   debes   descansar   aquí.   Si   vuelves   a   la   ciudad   sólo  lograrás  que  Maximilian  vuelva  a  intentar  matarte.  Por  ahora  ni  siquiera  sabe  dónde  estás   y  créeme  que  te  está  buscando-­‐  Giacomo  suspiró  ante  esas  palabras  y  deambuló  por  la  sala.   Sacó  su  arma  y  la  daga  y  las  dejó  sobre  una  mesa  que  había  llena  de  polvo,  después  se  tiró  en   un  sillón  y  trató  de  pensar  con  frialdad.   Le   dolía   la   pierna   y   le   empezaba   también   a   doler   ahora   la   cabeza,   sin   embargo   supuso   que   era   por  la  sangre  que  al  coagularse  debía  estar  estirándole  la  piel  del  corte.  Cerró  los  ojos.  Estaba   cansado   y   aturdido.   Toda   aquella   información   de   una   vez   le   parecía   demasiado   y   más   todas   aquellas   traiciones,   sin   duda   estaba   sumergido   en   un   juego   en   el   que   él   no   había   pedido   formar   parte.   No   obstante   ahora   era   parte   de   todo.   Pensó   en   Katrina,   en   Víctor,   en   Ángela,   en   Pedro  y  en  Maximilian.  Debía  matarlos  a  todos  si  quería  vivir.  Más  allá  de  su  venganza  ahora   era  por  su  propia  supervivencia.     Pensó  también  en  Verónica,  debía  haberlo  pasado  fatal  y  él  no  sabía  nada,  quería  tenerla  entre   sus   brazos   añoraba   el   poder   abrazarla   pero   ni   tan   siquiera   podía   imaginarse   cómo   iba   a   protegerla.   Suspiró   cansado.   Todo   empezó   a   dar   vueltas   en   su   cabeza.   Tenía   los   músculos   agarrotados.  Sintió  náuseas  en  la  boca  del  estómago.     Abrió   los   ojos   y   golpeó   uno   de   los   brazos   del   sillón.   De   pronto   escuchó   un   ruido   y   miró   instintivamente.   Taquio   había   cerrado   la   persiana   –   Va   a   amanecer-­‐   explicó   el   vampiro   –   deberías   descansar-­‐   apostilló   –   Hay   cosas   que   todavía   no   entiendo   –   comentó   Giacomo  

mientras  le  miraba  directamente  a  los  ojos  -­‐  ¿Qué  sacas  tú  con  todo  esto?  –  preguntó.  Taquio   le   miró   directamente   a   los   ojos,   pareció   quedarse   blanco   unos   instantes,   pareció   quedarse   clavado  en  el  sitio,  no  se  atrevía  a  contestar,  sin  embargo  poco  a  poco  fue  encontrando  el  valor   para  hablar  –  Venganza  –  comentó  –  busco  venganza  –  susurró  de  nuevo.  Giacomo  frunció  el   ceño   -­‐   ¿Cómo   sabes   tanto   acerca   de   los   planes   de   Katrina   y   Maximilian?  -­‐     El   nosferatu   suspiró   y   cerró   los   ojos,   se   sentó   delante   de   Giacomo   y   tomó   un   girón   de   sus   ropas,   vendó   arcaicamente  la  pierna  del  hombre  y  suspiró  de  nuevo   –  Mañana  hablaremos  de  todo  esto,  te   lo   prometo.   Te   lo   explicaré   todo,   pero   hoy   debes   descansar.   Estás   demasiado   herido   para   hacer  tantos  esfuerzos  –  le  suplicó  Taquio.     En  cierto  modo  el  vampiro  tenía  razón.  Giacomo  estaba  demasiado  cansado.  No  quiso  seguir   hostigándole   por   aquella   noche   y   accedió   a   sus   peticiones.   Se   echó   en   un   pequeño   jergón   al   lado  de  una  pared.  Al  otro  lado  se  echó  Taquio.  No  tardó  mucho  en  dormirse,  sin  embargo  con   sus   últimos   pensamientos   de   aquél   día   maldijo   a   todos.   A   todos.   Quería   matarlos   personalmente.   La   noche   siguiente   Taquio   despertó   a   Giacomo,   este   se   desperezó   y   se   estiró,   comprobó   su   pierna   y   vio   que   la   herida   había   casi   cicatrizado.   Se   sorprendió   y   se   tocó   la   cabeza,   esa   casi   había   desaparecido.   Recordó   algo   que   le   había   dicho   Maximilian.   Los   vampiros   sanan   más   rápido  que  las  personas,  sin  embargo  encontraba  aquella  curación  demasiado  rápida.  Mientras   hacía   esas   comprobaciones   y   retiraba   el   trapo   con   el   que   le   había   vendado   Taquio   este   se   sentó   delante   de   él   y   le   miró.   Giacomo   le   devolvió   la   mirada   frunciendo   el   ceño   –   Dime   una   cosa   Giacomo   –   comentó   el   nosferatu   mientras   le   miraba   -­‐   ¿Te   encuentras   preparado   para   salvar  a  Verónica?  –  le  preguntó  –  Sí  –  respondió  secamente  Giacomo  mientras  proseguía  con   su   trabajo.   El   nosferatu   calló   durante   unos   minutos   y   reflexionó.   Todo   se   volvió   incómodo   -­‐   ¿Incluso  de  ti  mismo?  –  rompió  el  silencio.  Giacomo  le  miró  directamente  a  los  ojos  frunciendo   el  ceño  nuevamente  confuso  por  la  pregunta  que  le  acababa  de  hacer.     Era   algo   que   no   se   le   había   ocurrido   pensar.   Salvaría   a   Verónica,   pero   ¿Ella   le   aceptaría   así?   Ahora  no  era  humano,  no  era  la  misma  persona  ni  siquiera,  se  había  vuelto  malvado  y  oscuro,   vengativo   y   furioso.   ¿Qué   pasaría   cuando   la   bestia   le   dominase?,   ¿La   mataría   sin   más   para   comérsela?  Aquellas  ideas  invadieron  repentinamente  la  mente  del  vampiro.  Le  empezaron  a   doler   las   sienes   y   bajó   la   vista   al   suelo.   Suspiró   durante   un   momento   y   alzó   de   nuevo   la   vista  –   Cuando   la   rescate   y   mate   a   Katrina   y   Maximilian.   Ella   podrá   irse   donde   le   plazca   –   comentó   Giacomo,  era  lo  mejor  que  se  le  había  ocurrido,  sin  embargo  sabía  por  algún  extraño  motivo   que  esa  no  era  la  mejor  opción  –  Ella  es  valiosa  –  dijo  el  nosferatu  –  Eso  lo  saben  muchos,  no   sólo  tú.  Es  un  verdadero  dilema,  deberías  pensarlo  mejor  –  confesó  Taquio  -­‐¿Y  qué  pretendes   que   haga   Taquio?   –   Le   miró   a   los   ojos   ferozmente   -­‐   ¿Qué   la   deje   en   manos   de   Katrina?   –   preguntó   elevando   un   poco   el   tono   –   Casi   es   mejor…   -­‐   susurró   Taquio   –   que   la   matases   tú   mismo   –   confesó   en   un   susurro.   Aquello   hizo   que   Giacomo   levantase   la   vista   y   casi   se   abalanzase   sobre   el   vampiro   tomándole   de   la   pechera   de   sus   andrajos,   este   se   sobresaltó   e   intentó   huir,   sin   embargo   no   lo   consiguió   y   Giacomo   lo   atrapó   entre   sus   fuertes   manos   –   Nunca,   escúchame,   nunca   vuelvas   a   decir   que   debería   morir   –   le   zarandeó   y   le   soltó   de   un   empellón,  Taquio  se  alisó  la  ropa  y  le  miró,  Giacomo  estaba  dado  la  vuelta  apoyado  sobre  la   mesa   donde   estaban   sus   armas   –   Es   algo   que   debes   aceptar   Giacomo   –   le   dijo   –   Ella   morirá   tarde  o  temprano  –  dijo  -­‐  ¿Crees  que  no  lo  sé?  –  preguntó  mientras  se  volteaba  violentamente  

-­‐¿  Crees  que  no  sé  qué  ella  morirá  y  yo  seguiré  viviendo?  –  volvió  a  plañir  mientras  se  acercaba   al   vampiro   –   Sin   embargo   ella   morirá   cuando   deba   morir   y   no   ahora   asesinada   por   una   injusticia.  Eso  no  lo  consentiré.  ¡No  consentiré  que  me  la  arrebaten  otra  vez!  –  exhortó  –  Que   lastima   de   chico   –   susurró   el   vampiro   negando   con   la   cabeza   mientras   se   acercaba   a   él   –   Al   final   acabarás   muerto   por   tu   obsesión   –   comentó   –   Un   vampiro   ya   no   es   un   humano,   no   deberías  olvidarte  de  eso  –  suspiró.  Giacomo  le  miraba  con  odio,  casi  se  podía  leer  en  su  cara   las  ansias  homicidas,  sin  embargo  se  contuvo,  suspiró  y  pensó  que  aquél  vampiro  tenía  razón.   Él  ya  no  era  un  humano,  es  más,  durante  algún  tiempo  les  había  encontrado  como  una  especie   inferior,  simplemente  su  fuente  de  alimentos,  sin  embargo  ahora  todo  era  un  lio.  Los  vampiros   que   le   habían   enseñado   todo   lo   que   sabía   le   habían   traicionado.   Ya   no   podía   volver   con   su   familia   ni   con   sus   amigos.   Estaba   solo.   Solo.   Pensó   que   quizás   era   lo   mejor,   estando   solo   nadie   le   traicionaría,   sin   embargo   aún   tenía   cosas   por   hacer.   Salvaría   a   Verónica   y   destruiría   a   quienes   le   traicionaron   y   después   ya   vería,   sin   embargo   en   esos   momentos   todo   lo   que   le   animaba  a  seguir  en  pie  era  la  posibilidad  de  poder  acabar  con  aquellos  que  le  habían  llevado  a   aquella  situación,  de  poder  matar  a  quienes  habían  querido  matarle  -­‐  ¿Y  tú  Taquio?  –  Preguntó   -­‐   ¿Qué   sacas   con   todo   esto?  –   Volvió   a   repetir   la   pregunta   de   la   noche   anterior  -­‐   ¿Cómo   sabes   tanto   de   todo?   –   indagó   astutamente   alejando   la   conversación   de   él   –   Como   te   dije   ayer   –   comentó   –   quiero   venganza,   como   tú   –   exhortó   –   Maximilian   y   Katrina   asesinaron   a   mi   sire,   sólo   para   beber   su   sangre   y   hacerse   más   fuertes   –   explicó   –   Mi   sire   era   un   anciano,   mayor   que   ellos  dos,  y  ellos  le  dieron  caza  y  le  practicaron  la  diablerie  –  explicó  mientras  suspiraba  -­‐  ¿La   diablerie?   -­‐   Preguntó   Giacomo   -­‐   ¿No   sabes   lo   que   es   la   diablerie?   –   se   sorprendió   Taquio,   Giacomo  negó  con  la  cabeza  frustrado  -­‐  ¡Claro,  no  te  lo  explicaron,  eso  sería  darte  una  arma   demasiado  potente!-­‐  exclamó  Taquio  -­‐  ¿Quieres  dejar  de  darle  vueltas  y  explicarme  qué  es?  –   le   cortó   Giacomo,   el   nosferatu   pareció   calmarse   y   mirarle   –   La   diablerie   es   una   forma   de   aumentar  los  poderes  rápidamente  –  explicó  el  vampiro  –  si  tu  chupas  la  sangre  de  un  anciano   hasta  dejarle  seco  te  vuelves  más  poderoso,  saltas  de  generación  y  además  matas  a  quién  se  lo   haces   –   Giacomo   se   quedó   pensativo   y   se   sentó   por   un   momento   sobre   el   jergón.   Se   apoyó   en   sus   manos   y   meditó   reflexivo   –   A   sí   que   de   esa   forma   podría   vencerles   –   susurró   mientras   miraba   a   la   nada.   Taquio   le   miró   horrorizado   –   No   pensarás   en…   -­‐   no   completó   la   frase,   solamente   miró   a   Giacomo,   este   no   hizo   ningún   movimiento   –   Es   la   única   forma   de   que   pueda   derrotarlos,  compréndelo   –  se  disculpó  él  –  ¡pero  ese  es  un  pecado  gravísimo!  ¡Beberás  de  un   igual   a   ti,   te   convertirás   en   un   proscrito!   –   exclamó   Taquio   –   Y   si   no   me   convertiré   en   un   cadáver  y  Verónica  morirá.  Es  un  mal  necesario.  El  fin  que  persigo  es  demasiado  elevado  como   para  no  hacerlo  –  explicó  Giacomo  mientras  se  levantaba  –  No  me  vengas  ahora  con  eso,  es  un   medio   demasiado   atroz   –   opinó   el   nosferatu   –   Lo   es,   pero   así   debe   ser   –   asintió   Giacomo   -­‐   ¿Quieres   venganza   Taquio?   –   preguntó,   aquél   horrendo   ser   le   miró   con   la   boca   abierta   un   segundo,   calló   y   exhaló   aire.   Cerró   aquellos   diminutos   ojos   amarillentos   y   asintió   –   Que   sea   todo  por  Vorador  –  susurró  y  se  dio  la  vuelta  –  Aún  no  me  has  explicado  una  cosa  –  le  cortó   Giacomo  -­‐  ¿El  qué?  –  preguntó  hosco  el  vampiro  -­‐  ¿Cómo  has  conseguido  tanta  información?  –   Taquio   suspiró   –   Los   nosferatu   nos   ocultamos   –   explicó   –   nos   ocultamos   tanto   y   buscamos   tanto  la  oscuridad  y  la  soledad  que  al  final  hallamos  caminos  escondidos  para  todos  los  lugares   –   explicó   –   conozco   toda   la   red   de   alcantarillado,   catacumbas   y   pasadizos   de   Madrid   y   créeme   que   no   sería   la   primera   vez   que   me   cuelo   en   la   casa   de   Katrina   o   de   Maximilian   sin   que   se   den   cuenta  –  dijo  previendo  la  siguiente  pregunta  de  Giacomo,  este  sonrió  al  ver  que  sabía  leer  sus   intenciones  -­‐  ¿Y  en  la  de  Pedro  Valverde?  –  Preguntó  -­‐  ¿Pedro  Valverde?  –  Hizo  memoria  -­‐  ¡Oh!  

Sí,   el   editor.   No   será   difícil   –   comentó   –   Bien,   entonces   esa   será   nuestra   primera   parada   –   comentó  –  El  viaje  será  largo.  Será  mejor  planearlo  bien  –  a  Giacomo  le  pareció  buena  idea  y  se   volvió   a   sentar   sobre   el   jergón  –   iré   a   ver   a   unos   amigos,   quizás   pueda   traer   información   sobre   la   casa   de   ese   tal   Pedro   –   Giacomo   le   miró   con   el   ceño   fruncido   -­‐   ¿amigos?   –   preguntó   –   Existen   más   nosferatu   a   parte   de   mi   chiquillo   –   le   contestó   y   no   esperó   a   que   Giacomo   le   interrumpiese  de  nuevo.     Con  un  ágil  salto  desapareció  por  la  trampilla  que  daba  con  el  sótano  y  se  oyó  como  destapaba   y  volvía  a  tapar  la  entrada  a  las  alcantarillas.  Giacomo  quedó  sentado  meditabundo  y  pensó  en   todo  lo  que  le  había  pasado  últimamente,  trató  de  analizarlo  todo  fríamente.  Por  fin  tenía  un   momento  de  paz  en  los  últimos  días.  Soledad.  La  necesitaba.   Respiró   profundamente   y   tosió   por   el   ambiente   húmedo,   se   percató   del   mal   olor   de   la   sala   pero  decidió  dejarlo  pasar.  Se  tumbó  sobre  el  jergón  y  pensó  en  Verónica.  Sonrió  recordando   aquellas  noches  junto  a  ella.  Sus  pequeños  senos  y  sus  manías.  Su  forma  de  ser  extrovertida  y   simpática,  de  pronto  se  acordó  de  las  palabras  de  Taquio.  ¿Incluso  de  mí  mismo?  Pensó.  ¿me   aceptará?   ¿Me   odiará?   ¿Cuál   serán   sus   sentimientos   ahora?   Debe   estar   aterrorizada   y   yo   he   estado  tanto  tiempo  sin  pensar  en  qué  le  habría  pasado.  Se  encontró  terriblemente  culpable.   Era   casi   como   si   con   su   silencio   y   con   su   dejadez   hubiese   condenado   a   la   joven   a   esa   situación.   No,   no   era   así,   él   era   inocente,   no   sabía   qué   pasaba,   no   sabía   nada   ni   lo   intuía,   no   lo   podía   saber.   Era   culpa   de   Katrina.   ¿Pero   y   si   se   hubiera   interesado   más?   ¿Y   si   hubiera   intentado   indagar?  Frunció  el  ceño  y  apretó  los  dedos  contra  las  mantas  del  camastro.  Le  empezó  a  doler   la  cabeza.  ¿Qué  podría  haber  hecho  entonces?  Pensó  relajándose  un  poco.  Si  sólo  me  hubiera   atrevido  a  meter  las  narices  en  eso  la  habrían  matado.  Katrina  quería  conseguirme.   Su  capricho.  Recordó   Giacomo.   Recordó  las  palabras   de  la  vampiresa.   El  capricho  de  Katrina.   Era  una  frase  castigadora  y  desmoralizante.  Cerró  los  ojos  e  intentó  calmarse  pero  le  hervía  la   sangre,  se  sentía  como  si  fuese  tan  sólo  un  bufón  destinado  a  divertir  a  los  espectadores.  ¿Lo   era?   ¿Era   sólo   el   bufón   que   habían   usado   para   sólo   un   juego?   Sí,   lo   era.   Lo   era   y   aquello   le   llenó   de   ira.   Se   levantó   y   miró   sus   armas.   No   volvería   a   serlo.   Les   demostraría   que   aquél   de   quien  se  habían  reído  sería  el  que  reiría  el  último.  Iba  a  matarlos  y  no  dejaría  nada  de  ellos,  ni   siquiera  su  sangre.  Apretó  los  puños  y  se  juró  destruirlos.     Esperó  cuatro  largas  horas  hasta  que  llegó  Taquio.  Venía  sólo.  Giacomo  le  miró  de  arriba  abajo   y   el   nosferatu   le   devolvió   la   mirada   -­‐   ¿Y   bien?-­‐   preguntó   rompiendo   el   silencio   que   se   había   formado   repentinamente   –   He   conseguido   los   planos   de   la   casa   de   Pedro,   también   cierta   información  de  valor  –  comentó  el  vampiro  tomando  asiento  delante  de  Giacomo  –  Giacomo   prestó  toda  la  atención  al  vampiro   –  Pedro  vive  en  en  el  número  siete  de  la  calle  de  Costanilla   de   los   Ángeles   en   el   cuarto   piso.   Todo   el   último   piso   es   su   propiedad.   Aparentemente   no   tiene   ningún  guardaespaldas  –  explicó  el  nosferatu  –  Se  sabe  que  trabaja  hasta  tarde  en  su  estudio  y   que  después  duerme  en  su  cuarto,  el  resto  de  la  casa  no  la  usa,  tan  sólo  el  cuarto  de  baño  –   Siempre  fue  un  derrochador  –  se  quejó  Giacomo,  Taquio  le  miró  a  los  ojos  y  le  reprendió  por   interrumpirle.   Se   calló   y   le   dejó   proseguir.  –   Hace   un   mes,   unos   hombres   trajeron   a   una   mujer   con  ellos  y  subieron  al  piso  de  Pedro,  minutos  después  bajaron  sin  la  mujer.  –  Giacomo  asintió,   eso   lo   sabía,   sabía   que   Verónica   estaba   en   esa   casa   –   No   será   demasiado   difícil   colarse   –   comentó  el  vampiro  –  tiene  un  pequeño  acceso  desde  los  trasteros.  Después  entrar  a  la  casa  

será   pan   comido   –   explicó   el   nosferatu,   Giacomo   no   estaba   tan   seguro,   en   todos   sus   años   jamás   quiso   saber   nada   sobre   robos   y     menos   sobre   manipulaciones   de   cerraduras,   sin   embargo   el   nosferatu   se   veía   más   entrenado   en   esas   lides   –   Te   recomiendo   que   vayamos   mañana   –   susurró   –   si   entramos   por   la   noche   será   rápido   y   le   encontraremos   allí   –   comentó   el   vampiro  –  ¿Sabes  si  Pedro  está  de  día  en  su  casa?  –  le  cortó  Giacomo  –  Trabaja  hasta  tarde,   según   me   han   soplado   –   dijo   –   Entonces   iremos   de   día   –   aseguró   Giacomo   –   ¡moriremos!   –   Exclamó  -­‐  ¿No  vamos  a  ir  por  las  alcantarillas?  -­‐  preguntó  el  italiano  -­‐  Sí  –  respondió  Taquio  –   Entonces   no   habrá   ningún   peligro   –   sonrió   Giacomo   con   malicia,   Taquio   suspiró   -­‐   ¿Y   si   tiene   alarma  qué?  –  Preguntó  –  Confiaba  en  que  tú  supieses  desactivarla  –  comentó  –  sé  un  poco,   pero  no  demasiado  –  admitió  el  vampiro,  parecía  que  aquél  hombre  estaba  versado  en  todo   tipo   de   actos   delictivos,   era   obvio   que   era   reticente   a   usar   sus   habilidades,   sin   embargo   Giacomo   había   aprendido   pronto   que   picándole   un   poco   o   haciéndole   caer   en   contradicciones   accedía  fácilmente  a  todo  sin  mucha  presión  –  Entonces  iremos  de  día  –  suspiró  el  vampiro  –   Será  mejor  que  descanses.  Te  estoy  muy  agradecido  por  todo  esto  –  comentó  Giacomo  –  Yo  te   lo  estaré  cuando  acabes  con  esos  cabrones   –  apostilló  el  vampiro  y  se  acostó  maldiciendo  al   joven   vampiro   por   sus   ocurrencias.   Giacomo   también   se   acostó   y   cerró   los   ojos.   Pensó   en   Verónica  y  sonrió.  Ya  voy  a  por  ti  cariño.  Susurró  y  poco  a  poco  fue  sumiéndose  en  un  sueño   reparador.   Durmió  apenas  tres  horas,  cuando  despertó  Taquio  seguía  durmiendo.  Supuso  que  era  de  día.   El  reloj  marcaba  las  ocho.  Prefirió  no  abrir  la  ventana  para  comprobarlo.  Se  levantó  y  tomó  sus   armas.  Puso  la  daga  en  su  cinturón  y  la  pistola  en  su  pantalón  al  otro  lado.  Le  puso  el  seguro,   pero   aun   así   seguía   sin   encontrarse   cómodo   con   el   arma.   Suspiró   y   se   acercó   a   Taquio.   Le   movió,   estaba   profundamente   dormido,   volvió   a   moverle   y   el   vampiro   reaccionó.   Se   levantó   frotándose  los  ojos  con  aquellas  garras  feroces  –  Debemos  ir  –  dijo  Giacomo,  el  vampiro  asintió   y   se   levantó.   Buscó   la   lámpara   de   aceite   con   la   vista   y   la   cogió   –   Ya   podemos   irnos   –   comentó,   Giacomo  asintió  y  le  siguió.     Le   desagradaba   andar   por   las   alcantarillas,   sin   embargo   se   tuvo   que   resignar.   A   esas   alturas   no   le  importaba  demasiado  el  desagradable  olor  o  la  suciedad  que  pisaba.  Era  igual.  Ya  no  había   modas   ni   nada   que   le   importase,   ni   siquiera   escribir,   empezaba   a   carecer   todo   de   sentido   para   él,  sólo  existían  dos  cosas.  Verónica  y  su  venganza.   Anduvieron   varias   horas   bajo   las   calles   de   Madrid   siguiendo   la   línea   de   subterráneos   y   de   alcantarillado,  empalmando  túnel  con  túnel  hasta  que  por  fin  Taquio  le  dio  la  orden  para  que   se  detuviera.  Era  una  escalera  que  iba  a  parar  a  una  plancha  de  metal.  Taquio  suspiró  y  subió   por   la   escalera,   manipuló   la   plancha   y   la   movió   usando   todas   sus   fuerzas,   el   metal   se   movió   generando  un  ruido  chirriante  y  molesto.  Trató  de  no  hacer  mucho  más  ruido.  Giacomo  subió   justo  después  de  que  lo  hubiera  hecho  el  nosferatu.  Se  encontraban,  como  la  última  vez,  en  un   cuarto   de   basuras   en   lo   más   bajo   de   un   edificio,   solo   que   este   estaba   bien   acondicionado   y   bien  conservado.  Todo  era  tan  distinto.  Aquél  día  él  era  la  presa,  ahora  era  el  cazador.  Por  fin   todo  empezaba  a  tomar  forma.      

8     Como  cada  día,  Pedro  volvió  a  su  casa  a  las  doce  de  la  noche.  Todo  era  oscuridad  en  la  calle  y   sólo  las  farolas  daban  luz  a  los  escasos  viandantes  que  se  podían  ver.  Subió  los  cuatro  pisos,   cansino.   Su   condición   física   deplorable   le   condicionaba   cada   vez   que   quería   hacer   algo   de   ejercicio.     Llegó   a   la   puerta   de   su   casa   gimoteando   y   sudando,   descanso   unos   minutos   en   el   rellano   antes   de   abrir   la   puerta.   Respiró   profundamente   para   calmar   a   su   agitado   corazón.   Tenía   hambre.   Quizás   debería   comer   algo   antes   de   acostarse.   De   todos   modos   le   quedaba   mucho  papeleo  por  hacer.     Abrió   la   puerta   y   una   sensación   extraña   le   recorrió   todo   el   cuerpo,   un   escalofrío   que   le   hizo   revolverse,   sin   embargo   no   le   hizo   mucho   caso.   Todo   estaba   a   oscuras,   al   principio   le   dio   miedo   pero   pronto   su   razón   se   impuso   y   se   obligó   a   entrar.   Revisó   la   alarma.   Estaba   desactivada,   enarco   una   ceja   y   se   ajustó   las   gafas.   No   estaba   seguro   de   haberla   conectado.   Refunfuño   y   trató   de   hacer   memoria   pero   el   ajetreo   del   día   le   había   hecho   olvidar   si   había   conectado  la  alarma  o  no.  No  le  dio  importancia.  Cerró  la  puerta  y  encendió  la  luz.  Caminó  por   el   pasillo   hasta   el   despacho   y   dejó   el   maletín   sobre   la   mesa   y   suspiró   cansado.   Estaba   sudando   como  un  pollo  en  un  asador.  Se  limpió  el  sudor  de  la  frente  y  se  apoyó  sobre  la  madera  con  las   manos  para  descansar.  Había  sido  un  camino  largo  y  no  se  encontraba  bien.  Estaba  demasiado   cansado.   Gemía   y   suspiraba   profundamente   –   Debería   ponerme   en   forma   –   se   recordó   y   suspiró.   Se   dejó   caer   pesadamente   sobre   el   sillón   y   miró   al   tendido.   Tras   unos   momentos   tomó   su   maletín   y   cogió   de   dentro   unos   papeles.   Se   puso   a   ordenarlos   cuidadosamente   y   a   leerlos   ajustando   sus   gafas   a   sus   pequeños   ojos.   Cogió   una   pluma   que   estaba   sobre   la   mesa   y   se   puso   a  emborronar  uno  de  aquellos  papeles.  Subrayaba  o  tachaba  cosas.  Era  el  borrador  del  algún   escritor.   De   pronto   un   crujido   se   escuchó   en   el   pasillo,   Pedro   alzó   la   vista   y   miró.   Todo   era   tinieblas.   Frunció   el   ceño   y   miró   de   nuevo   sus   papeles.   Suspiró.   Supuso   que   su   imaginación   le   habría   gastado  una  mala  jugada.  Volvió  a  escucharse  algo.  Levantó  de  nuevo  la  vista  y  miró  largo  rato   a   las   tinieblas.   No   veía   nada.   Era   todo   muy   extraño.   De   nuevo   volvió   a   invadirle   ese   sentimiento   extraño.   Un   escalofrío   recorrió   su   espalda,   de   pronto   un   paso,   otro   paso   y   otro.   Pedro   se   puso   en   pie   y   tomó   casi   instintivamente   un   abrecartas   en   su   mano   en   pos   de   defenderse.     Una   gota   de   sudor   frío   le   recorría   la   frente,   se   escurrió   por   la   ceja   y   le   empapó   el   cristal   izquierdo  de  las  gafas.  Tragó  saliva  y  por  fin  vio  la  silueta  de  un  hombre  alto  y  corpulento  en  la   puerta.  No  alcanzó  a  distinguir  quién  era,  pero  por  algún  motivo  se  lo  imaginaba.  Se  aferró  al   abrecartas  como  si  le  fuera  la  vida  en  ello  y  no  se  atrevió  a  moverse.  El  corazón  le  palpitaba  a   mil  por  hora  y  tenía  los  ojos  tan  abiertos  que  casi  se  le  salían  de  las  órbitas.     De  pronto  el  hombre  que  había  tras  el  umbral  de  la  puerta  pasó  a  la  habitación.  Pedro  soltó  un   gemido   y   dejó   caer   la   improvisada   arma   al   suelo.   Le   vio,   era   él.   Seguía   vivo.   Katrina   le   había   mentido.    

-­‐Cuanto   placer   me   da   verte   querido   amigo   –   pronunció   Giacomo   con   sorna   y   sarcasmo   mientras  se  acercaba  a  la  mesa  con  suma  tranquilidad.  Pedro  estaba  blanco  completamente,   estupefacto   y   mantenía   en   su   cara   un   gesto   funesto   que   retorcía   sus   facciones   volviéndolas   grotescas  -­‐  ¿Qué  haces  tú  aquí?  –  tartamudeó  el  regordete  hombre  –  ¡deberías  estar  muerto!   –  exclamó  –  ella  me  dijo  que  habías  muerto  –  volvió  a  exhortar  y  se  agazapó  contra  la  pared   instintivamente,   el   sudor   le   manaba   de   todos   los   poros.   Giacomo   sonreía   levemente,   era   un   gesto  sarcástico  y  leve  que  provocaba  feroces  arrugas  en  sus  facciones  dándole  una  apariencia   más  feroz  y  vil.   Giacomo   se   acercó     y   le   tranquilizó   la   puso   las   manos   sobre   los   hombros,   pedro   se   encogió   contra  su  carne  y  contra  la  esquina  donde  se  había  agazapado.  No  quería  morir,  sentía  que  le   iba  a  reventar  el  corazón,  cada  vez  le  latía  más  rápido.  Gemía  y  lloriqueaba.  Giacomo  se  agachó   para  verle  mejor,  mantenía  aquella  sonrisa,  le  acarició  la  cara  y  respiró  profundamente  –  Aun   no   voy   a   matarte   Pedro   –   confesó,   de   pronto   al   obeso   hombre   le   invadió   la   sorpresa.   ¿No   va   a   matarme?  Se  preguntó  –  ¿Qué  quieres?  –  Gimoteó  en  un  susurro  que  casi  estuvo  a  punto  de   ser   un   leve   balbuceo   –   Información   –   susurró   -­‐   ¿Qué   información?   –   preguntó   tembloroso   mientras  volvía  a  ponerse  de  pie.  Giacomo  caminaba  por  la  sala  dándole  la  espalda  -­‐  ¿Dónde   está  Verónica  Durán?  –  Preguntó  Giacomo  –  Se  la  llevó  Katrina  –  confesó  rápidamente  Pedro  –   Ahora   que   ya   lo   sabes   puedes   irte   –   le   apremió   el   humano  –   Sí,   puedo,   pero   aún   necesito   más   información  Pedro  –  comentó  –  Dímelo  y  te  lo  diré.  Créeme  –  dijo,  Giacomo  sonrió  y  cogió  una   silla   que   había   apoyada   en   una   pared.   La   dispuso   delante   del   escritorio   e   invitó   a   sentarse   a   Pedro  en  su  sitio,  este  obedeció  sin  más  dilación.  Temblaba  y  no  sabía  exactamente  qué  hacer.   Sabía  que  un  movimiento  en  falso  le  costaría  la  vida  -­‐  ¿Dónde  se  la  llevó  Katrina?  –  Preguntó  el   italiano  –  A  Alonso  Martínez  –  confesó  el  hombre  -­‐  ¿La  has  atendido  bien?  –  Le  interrogó  –  Sí,   sí,  sólo  estuvo  en  mi  casa  unos  días,  nada  más  –  le  explicó,  Giacomo  asintió.  Estaba  complacido   con  la  información  que  iba  obteniendo  -­‐  ¿Katrina  aún  está  en  Alonso  Martínez?  –  Preguntó  –   Sí,  con  Verónica,  Ángela  y  Víctor  se  han  quedado  en  la  otra  casa  –  le  explicó  lo  mejor  que  pudo   intentando   complacer   toda   su   curiosidad.   Giacomo   asentía,   parecía   memorizar   todo   lo   que   pedro  le  decía.     Tras   un   largo   rato   interrogándole   Giacomo   le   miró   a   los   ojos   y   sonrió   levemente   –   Ahora   hablemos  de  la  amistad  –  comentó,  aquel  cambio  en  la  conversación  hizo  que  Pedro  se  pusiese   nervioso.   Se   preguntó   por   qué   tal   giro   de   pronto,   sin   embargo   no   estaba   en   condiciones   de   negarse  a  responder.  Giacomo  podía  destruirle  sólo  con  mover  un  dedo  y  eso  él  lo  sabía  bien.     -­‐¿sobre   la   amistad?   –   Preguntó   pedro   intentando   ganar   tiempo   –   Sí,   sobre   la   amistad   y   su   significado  –  aclaró  Giacomo  -­‐  ¿Qué  significa  para  ti  amistad  Pedro?  –  Se  quedó  meditabundo   un   momento   tras   la   pregunta,   no   sabía   qué   decir,   jamás   se   lo   había   planteado.   Años   atrás   amistad   significaba   alguien   con   quien   salir   y   emborracharse,   sin   embargo   en   ese   momento   carecía  totalmente  de  sentido  la  palabra  para  él.  No  era  nada.  Sólo  una  palabra   –  No  lo  sé  –   confesó   mientras   se   aferraba   a   la   mesa   nerviosamente,   notaba   como   el   sudor   delineaba   su   cara  y  le  hacía  cosquillas  en  la  papada  –  Amistad  –  comentó  Giacomo  –  Es  un  pacto  de  honor   entre  dos  personas,  un  pacto  de  amor  mutuo  por  el  cual  ambas  se  apoyan  y  no  se  traicionan   –   traición.  Al  escuchar  esa  palabra  se  le  revolvió  el  estómago,  acababa  de  comprender  por  qué   Giacomo  se  encontraba  ahora  allí.  No  había  venido  ni  por  Verónica  ni  por  Katrina,  había  venido   por   él.   Cerró   los   ojos   y   tragó   saliva   –   Yo   no   te   traicioné,   actué   como   tu   habrías   actuado,  

créeme,  si  no  lo  hacía  moriría  –  explicó  atropellando  las  palabras  por  el  nerviosismo,  Giacomo   alzó  una  mano  levemente  en  ademán  para  hacerle  callar  –  No  te  preocupes,  no  he  venido  para   eso  –  comentó  el  vampiro,  Pedro  automáticamente  cayó  en  la  confusión.  ¿Si  no  había  vuelto   para  saldar  vueltas  a  qué  venía  todo  aquello?  ¿Simplemente  se  había  vuelto  tan  malvado  que   disfrutaba   haciéndole   pasar   aquél   mal   rato?   No   lo   sabía,   su   cabeza   estaba   aturdida.   Tragó   saliva   y   respiró   dificultosamente   -­‐   ¿entonces   qué   quieres?   –   Preguntó   titubeante   -­‐   ¿Yo?   –   se   sorprendió  Giacomo  –  Sólo  recuperar  un  amigo  –  sonrió  maliciosamente  y  se  levantó  de  la  silla   –  He  venido  a  redimir  tu  pecado  y  ahora  lo  entiendo  todo,  entiendo  que  me  traicionases  sólo   porque  tu  vida  corría  peligro  –  sonrió  –  Ahora  sé  que  puedo  confiar  en  ti  –  Pedro  pensó  que  se   había  vuelto  loco,  sin  embargo  prefirió  seguirle  el  juego  –  Levántate  y  abrázame  amigo,  sabes   que   puedo   confiar   en   ti   y   tú   en   mí,   ¡vamos   únete   a   mi   alegría!  –   le   apresuró.   Pedro   se   levantó,   no  supo  muy  bien  por  qué,  pero  se  levantó  como  movido  por  algo  más  que  sí  mismo.  Quería   creer   además   que   todo   lo   que   estaba   diciendo   Giacomo   era   verdad,   Le   abrazó   y   los   brazos   del   hombre   le   rodearon,   la   cabeza   del   vampiro   quedó   apoyada   en   su   hombro   zurdo.   El   obeso   hombre  suspiró  tranquilo.  No  parecía  correr  ningún  peligro  –  Ahora…  fligio  da  putanna  sabrás   qué  es  que  traicionen  tu  confianza  –  susurró  Giacomo  a  su  oído.   Pedro   no   tuvo   mucho   tiempo   para   revolverse.   Trató   de   luchar,   pero   el   vampiro   era   más   fuerte   que   él.   De   pronto   notó   un   dolor   a   la   altura   del   cuello   y   como   sabor   a   sangre   en   su   boca.   También   sentía   como   poco   a   poco   iba   perdiendo   las   fuerzas   y   como   cada   vez   el   dolor   se   acentuaba   más   pues   el   italiano   iba   presionando   con   más   fuerza   la   herida   con   sus   fauces.   Entonces   notó   como   empezó   a   lamer.   La   luz   se   iba   disipando   e   iba   poco   a   poco   cayendo   en   las   tinieblas.  Estaba  aterrado,  no  sabía  que  pasaba.  De  pronto  la  luz  se  apagó.   Giacomo  bebía  con  afán  la  sangre  de  Pedro,  sabía  que  le  esperaba  una  noche  muy  larga  por   delante  y  quería  abastecerse  de  sangre  lo  más  posible.  Bebió  y  bebió  hasta  saciarse  y  el  resto   dejó   que   se   desparramase   por   la   alfombra.   Al   levantarse   se   limpió   los   labios   con   el   dorso   de   la   mano   y   dirigió   una   mirada   despectiva   al   cadáver   de   Pedro,   sonrió   y   sintió   como   la   densa   carga   de  su  alma  se  liberaba  un  poco.     Detrás   de   él   sonaron   unos   pasos,   se   volteó   y   vio   a   Taquio   frotándose   las   manos   –   si   quieres   puedes  aprovechar  lo  que  queda  de  él  –  comentó,  el  nosferatu  lo  aceptó  con  sumo  gusto.  Se   retiró  de  la  escena  del  crimen  y  buscó  por  la  casa  algo  que  pudiera  serle  útil.  No  hayo  nada,   volvió   junto   a   Taquio   y   el   vampiro   le   miró   –   Debemos   ir   a   la   mansión   de   Katrina   –   comentó   Giacomo   –   querrás   decir   a   la   casa   de   Ángela   –   le   corrigió   el   nosferatu,   frunció   el   ceño   extrañado   -­‐   ¿Esa   casa   era   de   Ángela?   –   preguntó   –   y   lo   es   –   asintió   el   vampiro   con   una   sonrisa   de   autosuficiencia.   Giacomo   se   encogió   de   hombros   –   El   caso   es   que   ahora   los   próximos   objetivos   son   Ángela   y   Víctor   –   apostilló   el   italiano   –   sí,   sí,   sé   ir,   hay   un   túnel   que   llega   hasta   el   patio   de   la   casa   y   una   entrada   que   conecta   con   el   sótano   –   comentó   Taquio   -­‐   ¿Cuánto   tardaríamos  en  llegar?  –  preguntó  Giacomo  mientras  miraba  el  reloj.  Era  la  una  y  media  de  la   madrugada.  –  Cuatro  horas  corriendo  rápido  –  contestó  –  entonces  partamos,  nos  ocultaremos   en   el   sótano   hasta   que   sea   de   día  –   comentó   el   vampiro   -­‐   ¿Otro   día   sin   dormir?   –   refunfuño   el   vampiro  –  al  final  moriremos  de  sueño  y  no  por  Maximilian  o  Katrina,  ya  lo  verás  –  rechistó  –  la   venganza   lo   exige     -­‐   le   cortó   Giacomo,   Taquio   no   dijo   nada   pero   frunció   el   ceño.   Suspiró   y   siguió  al  hombre.  

Bajaron  hasta  el  cuarto  de  basuras  lo  más  sigilosamente  posible,  una  vez  allí  se  introdujeron  de   nuevo   en   la   alcantarilla.   Taquio   tomó   la   delantera,   Giacomo   sólo   se   dedicó   a   seguirle.   El   nosferatu   se   movía   rápido   y   ágil   entre   la   porquería   del   alcantarillado,   al   italiano   le   costaba   más,  de  vez  en  cuando  resbalaba  y  tenía  que  maniobrar  para  no  caerse,  sin  embargo  lograba   mantenerle  el  paso.   Avanzaron   kilómetros   a   lo   largo   de   la   red   de   túneles   de   la   zona.   Giacomo   no   se   notaba   cansado,   de   hecho   se   notaba   fresco,   parecía   como   si   beber   aquella   sangre   le   hubiese   dado   mejores   condiciones   físicas   de   las   que   tenía   incluso   antes.   De   pronto   Taquio   se   detuvo,   Giacomo   se   detuvo   tras   él.   Respiró   profundamente,   respirar   aquella   fetidez   le   hizo   tose.   Taquio   le   miró   y   devolvió   su   mirada   a   la   tapa  de  arriba   –   Aquí   es   –   Giacomo   asintió   y   se   acercó   a  la  escalerilla,  el  nosferatu  le  dejó  paso.   Ascendió  rápidamente  y  abrió  la  tapa.  Se  encontró  en  medio  del  jardín  vallado  donde  estaba  la   enorme  casa  donde  había  vivido  sus  primeros  días  como  vampiros.  Buenos  días.  Se  dijo.  Subió.   Aún   era   de   noche,   pero   poco   a   poco   había   más   claridad   más   no   caía   el   sol   directamente.   Miró   a  ver  si  había  algún  guardia,  cuando  se  percató  de  que  no  había  ninguno  avanzó  hasta  la  pared   de  la  casa  amparado  por  la  oscuridad,  Taquio  le  siguió.     Caminaron   a   lo   largo   de   toda   la   pared,   Giacomo   seguía   al   nosferatu,   él   era   quien   conocía   la   entrada   por   la   cual   accederían   a   la   casa.   De   pronto   se   paró   y   tanteó   la   pared.   Giacomo   le   miraba  –  Aquí  es  –  le  explicó  y  abrió  una  especie  de  puerta  de  hierro  que  hizo  un  ruido  sordo  al   moverse,  a  Giacomo  se  le  crisparon  los  nervios,  si  aquél  ruido  lo  había  oído  Nicolai  o  alguno  de   los   guardias   darían   la   voz   de   alarma   y   morirían   allí   sin   más,   sin   embargo   Taquio   le   tranquilizó   y   pasó  dentro.  Giacomo  pasó  tras  él  y  cerró  la  puerta  con  premura.     Se   aseguró   de   que   no   hubiese   ninguna   ventana   por   donde   pudiese   entrar   el   sol   y   tras   hacer   aquella  comprobación  se  sentó  en  el  suelo.  Era  de  cemento  sin  trabajar  ni  enlosar.  Se  le  hizo   duro   y   rugoso.   La   luz   estaba   apagada,   sin   embargo   podía   ver   alrededor   en   cierta   medida.   Se   dio   cuenta   de   que   el   lugar   era   cuadrado   y   consiguió   ubicarse   tomando   como   punto   de   referencia  la  puerta  por  donde  había  accedido  al  aquella  habitación.  Miró  a  Taquio,  estaba  a  su   derecha,  se  había  acostado,  no  le  culpó  por  ello.  Era  duro  para  cualquiera  estarse  noches  sin   dormir,   sin   embargo   él   ya   había   estado   habituado   como   humano   a   ello   por   lo   tanto   no   le   resultaba   difícil   mantener   la   consciencia   pese   a   la   falta   de   sueño,   además   aquella   noche   acababa  de  comer,  la  sangre  de  Pedro  le  había  dado  fuerzas  para  continuar  con  su  plan.   La  fase  que  se  abría  ahora  era  mucho  más  crucial  que  la  anterior.  Realizaría  todo  lo  necesario   para  mandar  a  Katrina  a  la  tumba  y  a  Maximilian  con  ella.  Esperaba  que  a  la  vampiresa  no  se  le   hubiese  ocurrido  tocar  un  pelo  de  Verónica,  o  la  torturaría  hasta  hacerla  morir  del  modo  más   cruel   posible.   De   todos   modos   sabía   que   tenía   que   actuar   lo   más   rápidamente   posible.   En   cuanto  ella  supiese  que  Ángela  y  Víctor  habían  muerto  eliminaría  a  Verónica  y  eso  Giacomo  lo   sabía.   Suspiró   y   escudriño   su   reloj,   para   mirar   la   hora   tuvo   que   forzar   la   vista,   eran   casi   las   seis   de  la  mañana,  debía  estar  amaneciendo.  A  Ángela  y  Víctor  les  gustaba  acostarse  tarde.  Debía   esperar  allí  aun  unas  horas  más.   Suspiró  y  se  tumbó.  Le  dolía  la  cabeza  del  cansancio  y  de  las  intensas  emociones  que  aquellos   días   había   vivido.   Suspiró   y   se   llevó   las   manos   a   la   cara,   estuvo   un   buen   rato   frotándose   los  

ojos.  Le  dolían  como  el  resto  de  la  cabeza.  El  aire  allí  era  fresco  y  húmedo,  agradeció  eso,  sobre   todo   después   de   haberse   pasado   el   día   anterior   respirando   el   saturado   aire   de   la   ruinosa   morada  de  Taquio.  Sin  darse  cuenta  fue  sumiéndose  lentamente  en  un  sueño  pesado  que  poco   a  poco  había  ido  invadiéndole.  Al  principio  intentó  luchar  pero  después  cedió.     Poco   a   poco   bajaba   sus   manos   por   la   espalda   de   Verónica,   la   acariciaba   y   la   tentaba   con   suavidad   mientras   que   la   mujer   envolvía   su   cuello   con   los   brazos   y   besaba   sus   labios   hasta   dejarle  sin  aliento.  Ella  estaba  sentada  encima  de  él  mientras  que  él  permanecía  incorporado   en  la  cama.  Las  sabanas  les  envolvían  las  piernas,  lentamente  notaba  como  la  mujer  se  movía   produciéndole  un  gran  placer.  Él  la  besaba  como  si  no  hubiera  mañana.   Notaba   como   sus   pechos   duros   y   sus   pezones   erectos   se   clavaban   en   su   piel   aplastándose   contra  su  cuerpo.  Por  un  momento  se  echó  hacia  atrás  y  la  miró.  Sin  embargo  aquella  mujer  ya   no  era  Verónica  era  Katrina  y  esta  le  sonreía  maquiavélicamente.  La  escena  cambió  de  forma   repentina   y   sin   previo   aviso   vio   a   la   vampiresa   sobre   él,   ambos   iban   vestidos   y   él   sangraba   profusamente   por   la   cabeza   y   el   costado,   se   encontraba   adolorido  -­‐   ¿Por   qué?   –   preguntó,   ella   le   miró   y   le   sonrió.   No   hubo   respuesta,   tan   sólo   notó   los   colmillos   de   ella   clavándose   en   su   cuello,   sintió   como   lentamente   su   vida   se   escapaba   y   él   ni   siquiera   podía   moverse   para   evitarlo.   Se   dejó   ir.   Por   un   segundo   sintió   paz,   sin   embargo   después   sintió   que   todo   sus   músculos   se   contraían   y   le   invadió   un   tremendo   dolor   que   le   hizo   aullar.   Sintió   como   sus   pulmones   le   ardían   y   sus   huesos   se   partían.   Todo   pasó   tan   deprisa   que   apenas   tuvo   tiempo   de   exhalar   el   aire.   De   pronto   sintió   como   si   se   ahogase,   y   sintió   su   flujo   de   sangre   detenerse.   Después  sintió  un  cálido  beso  en  su  boca.  Era  algo  líquido  y  le  descendió  rápidamente  por  la   garganta.   Aquella   sustancia   se   unió   con   su   cuerpo   y   de   pronto   un   espasmo   liberó   toda   su   contracción,   era   horrible,   le   dolían   aún   más   las   extremidades   y   el   torso.   No   conseguía   decir   nada,  simplemente  notaba  el  dolor  aun  en  su  inconsciencia.   De  pronto  se  levantó  de  aquél  suelo  alterado  y  miró  alrededor  confuso,  no  sabía  dónde  estaba   ni   por   qué   estaba   allí,   trató   de   calmarse   y   ordenar   sus   pensamientos   que   se   habían   arremolinado  en  su  cabeza  como  una  pelota  y  no  le  dejaban  pensar  con  claridad.  Se  apoyó  en   una   pared   y   situó   su   mano   contra   su   cara.   Respiró   el   fresco   aire   buscando   calmarse   y   miró   alrededor.   Vio   a   Taquio   profundamente   dormido,   vio   la   puerta   de   salida   al   patio   y   la   otra   puerta  que  seguramente  daría  acceso  a  la  casa.  Se  calmó  y  por  fin  supo  donde  se  hallaba.  Se   había   dormido   sin   darse   cuenta   y   lo   había   pagado   con   un   terrorífico   sueño.   Miró   el   reloj   de   nuevo,  eran  las  tres  de  la  tarde.  Tenía  suerte.  Podría  haber  sido  peor.     Se  dirigió  hacia  la  escalera  que  subía  a  la  casa,  decidió  dejar  a  Taquio  dormir  tranquilo.  Subió   por  ella  y  la  abrió  con  sumo  cuidado.  Se  encontró  ante  un  largo  pasillo  enmoquetado  en  azul   marino,  había  cuadros  a  lo  largo  de  toda  la  pared.  No  tenía  tiempo  de  pararse  a  contemplarlos,   debía  ir  directamente  a  por  Víctor  y  después  a  por  Ángela.   Anduvo  por  el  pasillo  un  rato  hasta  que  logro  acordarse  de  la  orientación.  Torció  a  la  derecha  y   siguió  una  habitación  que  se  abría  ante  él  con  algunas  estatuas  y  algunos  muebles.  Tras  unos   minutos   llegó   a   la   habitación   de   Víctor.   Abrió   la   puerta   con   sumo   cuidado.   Allí   estaba   el   vampiro,   dormía   tranquilo   sobre   una   cama   decorada   como   a   él   le   gustaba,   con   muchos   volantes  y  fruslerías,  recargada.  Un  gran  palanquín  cubría  el  mueble.  Giacomo  le  miró.  Estaba  a  

su  merced  y  lo  sabía.  Sonrió  y  se  dio  el  gusto  de  jugar  con  él.  Era  su  venganza  y  deseaba  verles   sufrir.   Se  acercó  y  le  puso  la  mano  en  la  boca.  El  vampiro  se  despertó  tan  sólo  con  sentir  el  contacto   humano.   Al   reconocer   a   Giacomo   sus   ojos   se   abrieron   de   pronto   y   parecieron   salirse   de   las   órbitas,  intentó  gritar,  sin  embargo  no  tuvo  tiempo  de  alzar  la  voz  pues  con  rapidez  Giacomo   se  abalanzó  sobre  él  y  le  clavó  sus  colmillos  sobre  el  cuello.  Al  hacerlo  le  retiró  la  mano  de  la   boca   y   el   vampiro   escupió   su   propia   sangre.   Se   estaba   ahogando   con   sus   propios   fluidos   mientras   que   Giacomo   bebía   de   su   cuello.   A   medida   que   iba   bebiendo   sentía   como   un   calor   intenso  se  iba  apoderando  de  su  cuerpo,  también  podía  notar  como  su  corazón  dejaba  poco  a   poco  de  latir  y  como  el  suyo  propio  acompasaba  sus  latidos  al  de  su  víctima.  Era  una  sensación   orgásmica  y  el  sabor  de  aquella  sangre  era  dulce  y  delicioso.  Tanto  que  le  llenaba  la  boca  y  le   ardía  al  mismo  tiempo  dejando  una  sensación  de  placer  tal  que  le  era  imposible  retirar  su  boca   de  allí.  Poco  a  poco  el  vampiro  se  fue  apagando  y  consumiendo,  su  piel  iba  apegándose  a  sus   huesos  y  sus  músculos  desaparecían  dándole  un  aspecto  demacrado.   Giacomo   siguió   las   indicaciones   de   Taquio,   no   dejó   de   sorber   y   sorber,   incluso   una   vez   los   latidos   del   corazón   de   Víctor   se   hubieron   apagado   él   seguía   lamiendo   las   escasas   gotas   de   sangre  que  salían  de  las  incisiones  que  le  había  practicado  en  el  cuello.  De  pronto  notó  como   algo   invadía   su   cuerpo,   era   una   sensación   extraña   y   a   la   vez   grandiosa,   notó   como   sus   músculos  se  tensaron  volviéndose  más  firmes  y  poderosos,  notó  como  todos  sus  sentidos  se   agudizaron   hasta   tal   punto   que   podía   escuchar   los   latidos   de   los   humanos   que   vigilaban   la   casa.  Benditos  idiotas,  vigilando  el  exterior  mientras  él  se  habían  colado  en  el  interior.  Supuso   que   había   absorbido   la   vitae   de   Víctor   pues   del   vampiro   ya   sólo   quedaba   una   sombra   esquelética   de   lo   que   había   sido   y   sus   poderes   y   energía   habían   aumentado   superlativamente.   Se  levantó  y  sonrió,  por  algún  extraño  motivo  ahora  sólo  tenía  una  cosa  en  la  cabeza.  Ángela.   Más  Sangre.  La  de  Ángela.   Recorrió  raudo  los  pasillos  corriendo  con  todas  sus  fuerzas,  sentía  cómo  el  estático  aire  de  las   habitaciones  se  volvían  ráfagas  a  su  alrededor,  le  encantaba  aquella  sensación,  todo  ese  poder,   toda   esa   fuerza.   Toda   esa   maldad.   Era   como   si   un   torbellino   de   emociones   y   energía   se   arremolinase  dentro  de  sí  produciéndole  calor  y  ansias,  euforia,  euforia  generalizada.   En   poco   tiempo   llegó   a   la   habitación   de   la   vampiresa,   se   detuvo   unos   segundos   para   contemplarla,   sonreía.   Pensó   en   el   tiempo   que   habían   pasado   juntos   como   compañeros,   le   asaltó  entonces  una  pequeña  duda.  La  vampiresa  jamás  había  sido  directamente  malvada  con   él,  si  bien  era  cómplice  de  los  ardides  de  su  hermana.  No  obstante  tampoco  tenía  motivos  para   matarla.  Pensó  durante  unos  minutos  aquellas  cábalas  que  se  iban  urdiendo  en  su  mente  pero   de   pronto   un   gran   calor   invadió   su   cuerpo,   un   deseo   irrefrenable   de   poseer   su   sangre   y   su   poder  le  atrapó  como  si  fuera  una  frágil  hoja  en  un  vendaval.  No  se  opuso,  es  más,  deseaba   hacerlo,  se  dejó  llevar.  La  bestia  le  había  controlado.   Esta  vez  no  despertó  a  su  víctima,  directamente  se  lanzó  hacia  ella  hiriéndola  mortalmente  en   el   cuello   con   sus   fauces   abiertas   de   donde   había   sacado   aquellos   enormes   colmillos   que   poseía.   Ángela   quedó   con   un   gesto   apacible,   como   si   aún   estuviese   dormida.   Lo   único   que   difería  en  aquella  serena  imagen  eran  las  heridas  profundas  de  su  cuello  que  casi  sesgaban  por  

completo   la   parte   derecha   del   mismo.   Sangraban   y   Giacomo   las   succionaba   con   fruición,   aquella  sangre  era  deliciosa,  más  si  cabe  que  la  de  Víctor,  más  dulce  y  mucho  más  completa.     Su   sabor   le   hizo   tener   una   erección,   era   tal   el   ímpetu   con   el   que   aquella   sangre   ocupaba   su   cuerpo   que   no   podía   luchar   contra   sus   sentidos.   Rodeó   con   las   manos   el   cadáver   de   la   mujer   y   la   incorporó   para   poder   seguir   succionando   aquél   néctar.   La   vitae   de   la   mujer   bajó   por   su   garganta   y   se   escurrió   por   sus   labios.   Giacomo   cerraba   sus   ojos   fuertemente   y   al   momento   los   abría  inyectados  en  sangre,  parecía  como  si  todo  aquello  le  estuviese  dominando,  y  así  era.  De   pronto   volvió   a   notarlo.   Volvió   a   notar   como   sus   poderes   crecían   y   sus   habilidades   aumentaban,  ahora  incluso  recordaba  cosas  que  la  mujer  había  vivido.   Vio  la  infancia  de  la  mujer  y  sintió  los  campos  de  Francia  y  el  viento  de  Normandía  soplando  en   sus   mejillas   una   gélida   mañana   de   mil   setecientos   veinte.   Ella   era   una   jovencita   dulce   de   apenas   veinte   años   que   era   pretendida   por   lo   más   granado   de   la   sociedad   normanda,   de   pronto   un   día   su   hermana   Katrina,   de   la   misma   edad   volvió   a   casa   con   su   marido,   François   Blanc,   Katrina   se   había   casado   con   tan   solo   dieciocho   años   con   ese   hombre   y   parecía   vivir   feliz   a  su  lado  con  todos  esos  lujos  que  Ángela  envidiaba  un  poco.   Era  de  noche  cuando  ellos  llegaron,  su  madre  la  notó  algo  pálida  a  Katrina,  sin  embargo  no  le   dio   importancia   y   les   invitó   a   pasar,   se   saludaron   afectuosamente   y   después   vino   a   verme.   Ángela   se   alegró   mucho   al   verla   y   se   abrazaron.   Sin   embargo   ya   era   tarde.   Cenaron,   sin   embargo   Katrina   se   ausento   pues   según   explicó   François   estaba   embarazada   y   adolecía   de   náuseas.  Eso  no  extrañó  a  nadie.  Después  de  la  cena  se  durmieron,  y  aquella  noche,  pasando  la   una   de   la   madrugada   François   y   Katrina   entraron   al   dormitorio   de   Ángela.   La   despertaron,   ella   se   extrañó   mucho,   pero   no   pudo   evitar   un   grito   cuando   François   se   abalanzó   sobre   ella   y   le   clavó  sus  colmillos  en  el  cuello.     De   pronto   sintió   como   la   invadía   un   gran   placer   y   como   poco   a   poco   su   intimidad   se   iba   humedeciendo.  Todo  fue  tan  rápido  que  apenas  pudo  notar  el  sabor  de  la  sangre  del  vampiro   invadirla   por   dentro.   A   la   noche   siguiente   partieron.   Katrina   había   liquidado   a   todas   las   personas  de  la  casa  y,  víctima  de  la  bestia,  había  bebido  de  todas  saciando  su  sed.  François  la   disculpó,  pero  en  su  fuero  interno  Ángela  la  odiaba,  aunque  sabía  que  sin  ella  no  sería  nadie.   Durante  los  siguientes  años  se  fue  convenciendo  de  ello  y  su  convencimiento  se  convirtió  en  su   máscara,   en   su   mortaja,   una   que   no   le   permitió   volver   a   recuperar   lo   que   había   perdido   en   vida.   Giacomo   lo   supo   entonces,   entendió   por   qué   Ángela   era   tan   seria   y   tan   plana,   por   qué   era   tan   sumamente  callada  y  poco  afectuosa.  Una  llama  se  encendió  dentro  de  él  y  comprendió  que   era   el   alma   de   Ángela,   el   alma   de   la   mujer   liberada   que   ahora   pedía   venganza.   Asintió   y   sonrió   –  Gracias  a  ti,  será  posible  –  susurró.  Supo  que  la  vampiresa  agradecía  aquello  pese  al  castigo   que  le  había  infringido  privándola  de  su  descanso  eterno,  supo  también  que  lo  veía  como  una   redención  a  todas  sus  penas  y  un  pago  al  mismo  tiempo  por  todo  lo  que  había  hecho  y  todas   las  vidas  que  había  segado.  Lo  supo  puesto  que  ella  así  lo  quería.  Al  succionar  su  alma  no  había   sentido  la  misma  excitación  ni  había  sentido  la  bestia  despertar  como  lo  sintió  con  Víctor,  con   ella  todo  había  sido  sosiego  y  una  explicación,  había  adquirido  conocimiento.  

Se   incorporó   y   sonrió.   Era   la   hora   de   su   venganza   y   todo   estaba   escrito   ya.   Aquella   noche   caería  el  telón  y  todo  acabaría.  Todo.     9       La   noche   había   caído   sobre   Madrid   como   un   manto   sereno,   la   luna   estaba   llena   e   iluminaba   hasta   las   calles   más   oscuras.   Las   estrellas   apenas   podían   verse   entre   la   polución   y   la   grave   contaminación  lumínica  de  la  que  adolecía  la  ciudad.  El  viento  otoñal  soplaba  trayendo  consigo   los   primeros   fríos,   sin   embargo   a   Giacomo   se   le   antojó   una   brisa   deliciosa   y   suave.   Había   dejado   que   Taquio   se   retirase   por   aquella   noche,   los   asuntos   que   le   faltaban   por   hacer   los   podía  resolver  él  sólo  sin  necesidad  de  ayuda.  Al  nosferatu  aquello  le  había  parecido  una  gran   idea  y  se  había  marchado  sin  poner  ninguna  excusa.  Ahora  todo  quedaba  en  sus  manos.   Meditó  unos  minutos  sobre  lo  que  debía  hacer,  se  palpo  y  se  tranquilizó  al  tocar  sus  armas.  Si   algo  salía  mal  estaría  preparado.  Pensó  en  Katrina,  en  los  momentos  que  habían  pasado  juntos   y   después   pensó   en   Ángela,   lo   que   aquel   recuerdo   le   había   revelado.   Se   reafirmó   en   su   decisión.  Debía  matarla,  pero  ella  tenía  una  carta  contra  él  y  eso  lo  sabía.  Poseía  a  Verónica  y   todo  estaba  a  su  favor  mientras  eso  fuese  así,  sin  embargo  debía  actuar.  En  el  momento  que  la   vampiresa  se  enterase  de  la  muerte  de  su  hermana  y  de  Víctor  la  mataría.  No  podía  permitirse   eso,  debía  actuar  con  la  mayor  rapidez  posible.   De   pronto   una   nube   cubrió   el   resplandor   de   la   luna   y   el   viento   comenzó   a   soplar   más   fuertemente,  Giacomo  frunció  el  ceño,  presentía  que  iba  a  llover  sin  embargo  todo  parecía  tan   sereno.   No   le   dio   mayor   importancia,   se   introdujo   en   el   portal   y   miró   hacia   arriba,   nueve   pisos   le  separaban  de  los  últimos  compases  de  su  venganza.   Subió   raudo   los   peldaños,   casi   a   saltos   y   de   dos   en   dos,   en   pocos   minutos   se   plantó   frente   a   la   puerta  de  Katrina.  Estaba  entornada,  eso  le  extrañó  mucho.  Durante  unos  segundos  se  quedó   clavado  frente  a  la  puerta  esperando  escuchar  algo,  sentir  algo  o  ver  algo,  sin  embargo  nada   sucedió.  Todo  era  extraño  pues  la  mujer  vampírica  nunca  había  tenido  relación  con  nadie  del   bloque   más   que   con   él,   es   más,   era   maniática   con   la   seguridad   y   siempre   cerraba   bien   la   puerta  e  incluso,  si  hubiera  sido  por  ella,  habría  puesto  cámaras  de  seguridad.     Tembloroso  empujó  la  puerta  y  esta  se  abrió  rechinando  y  crujiendo  dándole  un  aspecto  más   terrorífico   aún   a   la   escena.   De   pronto,   cuando   Giacomo   abrió   la   puerta   por   completo,   un   trueno   restalló   con   fuerza   inundándolo   todo   con   su   ruido.   La   escena   que   se   encontró   fue   grotesca,  tanto  que  casi  le  hizo  echarse  hacia  atrás.  Había  sangre  aquí  y  allá  desparramada  por   el   suelo,   vísceras   y   cadáveres   segados   y   heridos   de   las   formas   más   variopintas,   tuvo   que   armarse   de   valor   para   adentrarse   en   aquél   caos.   Conforme   avanzaba   se   encontraba   cuerpos   mutilados   y   marcados   con   garras   o   dientes.   Giacomo   pensó   que   era   una   escena   digna   de   la   mejor  película  gore  de  esas  que  sólo  dedican  sus  fondos  a  comprar  en  la  casquería.  Avanzaba  y   avanzaba,   sin   embargo   no   había   rastro   ni   de   Verónica   ni   de   Katrina,   eso   comenzaba   a  

inquietarle.  ¿Quién  habría  sido  capaz  de  invadir  la  casa  de  la  vampiresa?  No  se  lo  imaginaba,  o   mejor,  no  quería  imaginárselo.   Después  de  haber  buscado  por  todas  las  habitaciones  se  detuvo  frente  al  dormitorio.  Una  gran   mancha  de  sangre  se  escurría  de  debajo  de  la  puerta  como  si  hubieran  arrastrado  un  cuerpo   que   se   desangra,   Giacomo   podía   sentir   dentro   algo,   un   atisbo   de   vida   que   se   apagaba   lentamente,  sin  embargo  era  tan  nimio  que  no  podía  percibirlo  claramente.  Suspiró  y  se  calmó   a   sí   mismo,   se   dispuso   a   abrir   la   puerta   pero   se   detuvo   un   momento   antes   de   hacerlo.   Se   preguntó   sobre   lo   que   se   encontraría   allí.   Si   era   Verónica   todo   habría   terminado   de   la   peor   manera  posible.  Se  habría  fallado  a  sí  mismo  y  la  habría  fallado  a  ella.  Si  era  Katrina  aún  habría   un  atisbo  de  esperanza.   Cerró  los  ojos  y  empujó  la  puerta,  se  abrió  lentamente  y  produciendo  de  nuevo  ese  molesto  y   chirriante   ruido,   abrió   los   ojos   de   nuevo   y   contempló   el   dantesco   espectáculo   que   le   ofrecía   aquel  cuarto.  Sólo  había  dos  cuerpos,  el  de  un  hombre  caído  a  los  pies  de  la  cama  y  casi  rajado   de   arriba   abajo   y   el   de   Katrina,   sobre   la   cama,   la   vampiresa   tenía   los   ojos   muy   abiertos   y   parecieron  moverse  al  percibir  la  presencia  de  Giacomo,  no  se  movía.     Giacomo  se  acercó  ya  más  tranquilo.  Anduvo  entre  la  sangre  y  se  situó  a  su  lado  en  la  cama   mirándola   desde   arriba   sin   mucho   aprecio   en   su   mirada   –   Estas   echa   una   pena   querida   –   comentó  el  vampiro  mientras  sonreía,  los  ojos  de  Katrina  se  giraron  hacia  él,  intentó  articular   una  palabra  pero  no  pudo.  Tenía  una  gran  herida  en  el  vientre,  parecía  casi  como  si  le  hubiesen   disparado  a  bocajarro  y  eso  hubiese  hecho  estallar  su  carne  y  sus  huesos.     Giacomo   se   acercó   más   a   ella   y   pudo   escuchar   como   débilmente   intentaba   susurrar   unas   palabras   –   Eres   un   maldito   bastardo   –   susurró   ella   –   Solo   soy   lo   que   creaste   –   sonrió   él   mientras   acariciaba   los   rebordes   irregulares   de   la   herida   de   ella   esperando   hacerle   el   mayor   daño  posible  –  Ahora  dime  donde  está  Verónica  y  te  daré  una  muerte  lo  más  rápida  posible  –   comentó.   La   vampiresa   parecía   quejarse   del   dolor   frunciendo   el   gesto,   sin   embargo   no   se   la   escuchaba   gritar,   ni   siquiera   podía   hacerlo.   Giacomo   alejó   los   dedos   de   la   herida   para   permitirla   pensar   mejor   -­‐   ¿Y   bien?   –   Preguntó   –   ¡Se   la   ha   llevado   Maximilian!   –   exclamó   ella   lo   más   alto   que   pudo.   Giacomo   sintió   como   se   le   revolvía   el   estómago,   era   una   sensación   de   nervios  y  a  la  vez  de  náuseas  que  le  causó  un  gran  vacío  interior  -­‐    Maldito  hijo  de  la  gran  perra   –   susurró   entre   dientes   mientras   se   levantaba   y   comenzaba   a   caminar   de   un   lado   para   otro   nervioso.  Calló  en  la  cuenta  de  que  así  no  resolvía  nada  y  se  sentó  junto  a  la  mujer  mirándola   la   herida.   Sonrió   levemente   para   disimular   sus   nervios   y   nuevamente   acarició   la   herida   con   sutileza.     Se   humedeció   los   dedos   con   la   sangre   de   ella,   disfrutaba   mucho   con   su   dolor.   Se   llevó   los   dedos   a   la   boca   y   degustó   la   sangre   de   la   mujer.   Era   deliciosa.   Sonrió   con   malicia   y   llevo   su   dedo   a   la   cara   de   la   mujer.   Comenzó   a   acariciarla   lentamente   dejando   que   el   leve   rastro   de   sangre  que  persistía  sobre  su  índice  se  quedase  marcado  en  la  faz  de  la  mujer  –  Has  sido  muy   mala   –   susurró   con   levedad,   ella   le   miraba   con   pánico.   No   estaba   muerta,   pero   lo   hacía   poco   a   poco  –  has  prometido  matarme  rápido  –  apostilló  débilmente  ella  –  Sí,  y  tú  me  prometiste  la   eternidad  –  la  contestó  con  sorna  mientras  volvía  a  pasar  sus  dedos  por  la  sangre  de  la  mujer  y   de   nuevo   la   probaba   deleitándose   con   su   sabor.   Aquella   tortura   se   extendió   durante   unos  

minutos   más,   sin   embargo   Giacomo   se   dio   cuenta   de   que   no   tenía   demasiado   tiempo   como   para  estar  gastándolo  en  dar  a  Katrina  su  justo  castigo.   La   miró   directamente   a   los   ojos,   los   verdes   orbes   de   ella   destilaban   terror,   terror   e   ira   –   Acabemos   con   esto   –   comentó   Giacomo,   Katrina   gimió   e   intentó   moverse   pero   estaba   demasiada  falta  de  fuerzas  como  para  hacer  nada.  Giacomo  se  inclinó  sobre  ella  y  una  vez  más   estuvo  frente  a  ese  cuello  suave  y  terso,  se  relamió,  ya  sabía  lo  que  le  esperaba.  La  sangre  de  la   mujer   que   ya   había   probado   directamente   de   una   herida.   Ahora   era   hora   de   arrancarle   lo   más   profundo  de  su  ser.   Dispuso  sus  labios  contra  el  cuello  de  ella  y  analizó  el  poco  pulso  que  le  quedaba  a  la  joven,   sonrió,   aquél   perfume   embriagador   seguía   siendo   de   su   agrado.   De   pronto   abrió   la   boca   hasta   su  máxima  expresión  y  mostró  unos  colmillos  grandes  y  terribles  que  parecieron  destellar  a  la   tenue  luz  de  la  habitación.  Los  hundió  con  fuerza  en  la  carne  de  la  mujer,  ella  pareció  dar  un   grito  sordo  y  pareció  perder  la  conciencia  en  cuanto  aquellas  fauces  atravesaron  su  cuello.  La   sangre   brotó   lentamente   de   la   herida,   no   tenía   la   misma   presión   que   si   hubiera   estado   completamente  sana,  no  obstante  manaba  un  leve  borbotón  de  sangre  de  la  cual  podía  beber   sin   dificultad.   Paladeó   aquella   exquisitez.   Lo   comparó   mentalmente   con   un   buen   vino,   de   pronto  Katrina  comenzó  a  sufrir  espasmos,  comenzó  a  contraerse  y  estirarse  rápidamente  y  a   gorgojear   mientras   la   sangre   manaba   por   su   boca   lenta   y   delicadamente.   Tras   unos   breves   minutos  absorbiendo  la  vitae  de  la  dama  notó  como  aquél  pequeño  resto  de  existencia  dentro   del  cuerpo  de  la  vampiresa  pasaba  por  su  garganta  y  se  introducía  en  su  cuerpo.   Fue   ésa   una   sensación   más   calmada   que   las   que   había   sentido   con   Víctor   o   con   Ángela.   Mientras   uno   le   había   dado   una   euforia   indescriptible   y   otra   unos   recuerdos   imborrables   Katrina   sólo   le   había   dejado   un   buen   sabor   de   boca.   Notaba,   no   obstante,   como   todo   su   cuerpo   sufría   cambios.   Notaba   el   aumento   de   poder   y   de   energía   y   como   se   sentía   capaz   de   vencer  a  cualquiera.  Podía  ya  sentir  a  todos  los  humanos  del  edificio,  humanos  que  sólo  eran   fuentes   de   alimento   y   nada   más.   Sin   embargo   podía   notar   sus   pensamientos   y   ver   lo   que   ellos   veían,   era   como   si   estuviese   conectado   con   todos   a   la   vez   y   a   la   vez   todos   estuviesen   conectados  con  él.   De  haberlo  querido  habría  experimentado  con  aquellas  personas  pero  el  tiempo  corría  en  su   contra,  demasiado  quizás.  Se  acordó  de  Verónica  y  de  que  ahora  la  retenía  Maximilian.  Aquello   sí  que  sería  un  buen  reto,  se  dijo,  y  no  aquella  panda  de  humanos.   Se  levantó  y  fugazmente  recorrió  las  habitaciones.  Donde  antes  veía  cadáveres  y  destrucción   ahora   sólo   veía   una   cosa,   carne   muerta,   carne   sin   nombre   ni   pasado,   ni   sentimientos   ni   futuro   ya.   Carne   y   solamente   carne.   No   eran   nada   más.   Bajó   por   la   escalera   y   al   salir   a   la   calle   se   percató  de  que  el  cielo  se  había  encapotado  completamente.  También  se  dio  cuenta  al  sentir   el  viento  soplar  de  que  tenía  toda  la  cara  empapada  de  algo.  Se  limpió  y  se  miró  las  manos,  era   sangre.  Sonrió  y  lamió  los  restos  que  le  quedaron  en  los  dedos.  Deliciosa.  Se  dispuso  a  correr,   eran  las  cinco  de  la  madrugada.  Sonó  un  trueno.  La  calle  era  suya.     Corrió   y   corrió   atajando   como   podía,   era   rápido,   lo   sabía   ¿Pero   lo   era   suficiente?   Se   preguntaba  si  llegaría  a  salvar  a  Verónica  o  si  cuando  llegase  ya  estaría  muerta,  no  lo  sabía,  sin   embargo   prefería   pensar   que   no   se   le   hubiese   ocurrido   a   Maximilian   el   devorarla   sólo   en  

castigo  a  sus  actos.  Corrió  rápido.  Antes  de  lo  que  imaginaba  había  llegado  a  la  Plaza  de  Callao,   después  a  Sol  y  por  último  enfiló  la  Calle  Arenal.   La  vio  desierta  y  terrible.  Sobre  la  calle  el  cielo  se  extendía  con  nubes  amarillentas  teñidas  en   parte  por  la  luna  y  por  su  carga.  Tronaba.  Los  rayos  caían  sobre  los  tejados  llenándolo  todo  con   su   funesto   fulgor   y   algunas   tímidas   gotas   comenzaban   a   caer   sobre   el   enlosado   de   la   vía   empapando  el  suelo.   El   olor   a   tormenta   era   brutal,   pero   Giacomo   no   tenía   tiempo   para   esas   cosas.   Bajó   la   calle   apresurado  y  cuando  llegó  a  la  puerta  del  número  19  de  la  calle  Arenal  se  detuvo.  Dos  grandes   guardias   parecían   esperarle   allí.   Desenfundaron   rápido   pero   él   lo   fue   más.   Sacó   su   daga   y   se   abalanzó  sobre  ellos  con  una  velocidad  que  estos  jamás  hubieran  pensado  ver.  Al  primero  le   cortó  el  cuello  de  lado  a  lado,  el  otro  intentó  girarse  para  disparar,  sin  embargo  antes  de  que   pudiese  reaccionar  el  vampiro  ya  le  cogía  de  la  muñeca.  Temblaba  como  una  hoja  sacudida  por   un   vendaval.   Giacomo   se   rió   despreciativamente   y   le   sonrió   –   Muore   idiota   –   susurró   y   de   pronto,  como  si  de  un  rayo  se  tratase  clavó  sus  dientes  en  el  cuello  de  aquél  hombre.     Le  escuchó  gemir  y  ahogarse  entre  sus  fluidos  pero  le  despreció.  No  bebió  su  sangre,  sólo  dejó   que  muriese  ahogado  en  su  sangre  o  desangrado  por  el  desgarro.  Al  fin  y  al  cabo  era  sólo  carne   y  no  le  merecía  mucho  la  pena  preocuparse  por  su  futuro.   Abrió  la  puerta  de  una  patada.  La  madera  crujió  y  cedió  ante  tal  golpe.  Subió  rápidamente  las   escaleras   y   en   menos   de   lo   que   pensó   llegó   ante   la   puerta   del   enorme   despacho   de   Maximilian.  Envaino  su  arma  y  se  dispuso  a  pasar  a  la  sala.  Abrió  la  puerta  y  se  encontró   con  la   sala   igual   que   siempre,   sólo   que   esta   vez   los   altos   sillones   miraban   todos   hacia   la   puerta.   En   uno  estaba  como  siempre  sentado  Maximilian  con  su  misma  pose  de  superioridad  y  seguridad.   A  su  lado  estaba  Verónica,  Giacomo  la  miró  y  ella  le  devolvió  la  mirada,  sin  embargo  parecía   inexpresiva.   La   encontró   extrañamente   pálida,   aunque   sus   maravillosos   ojos   marrones   seguían   clavándose  en  él  como  dos  espadas.  Por  un  momento  recordó  que  Verónica  era  humana,  sin   embargo   lo   obvio,   ella   no   era   como   el   resto.   No   era   una   humana   normal.   Era   una   humana   por   la  cual  estaba  dispuesta  a  morir.     -­‐Bienvenido  Giacomo  –  sonrió  el  Ventrue  con  su  habitual  y  fingida  diplomacia.  Giacomo  no  dijo   nada,  simplemente  recorrió  la  estancia  lenta  y  pausadamente.  Sentía  el  poder  de  Maximilian,   sin   embargo   ya   no   era   tan   atosigante   ni   aplastante,   podía   percibir   que   se   encontraban   a   la   misma   altura,   eso   le   hacía   sentirse   seguro   y   calmo.   –   Veo   que   has   llegado   hasta   aquí   –   comentó  –  Es  un  gran  paso  para  un  vástago  de  tu  estopa  –  reconoció  riéndose  entre  dientes   mientras  tomaba  un  sorbo  de  una  copa  –  También  has  logrado  deshacerte  de  Ángela  y  Víctor,   realmente  impresionante,  aunque  he  de  reconocer  que  sin  mi  ayuda  no  habrías  podido  matar   a  Katrina  –  sonrió  mientras  llevaba  un  dedo  sobre  el  borde  de  la  copa  y  comenzaba  a  pasarlo   de  forma  lenta  y  pausada  -­‐  ¿Qué  le  has  hecho  bastardo?  –  preguntó  Giacomo  cortando  en  seco   las  alabanzas  del  vampiro  -­‐  ¿eh?  ¿A  ella?  –  Preguntó  como  si  no  supiese  que  quería  decir  o  a   que  se  refería  –  ¡Dilo¡  -­‐  Exclamó  Giacomo  –  Sólo  está  controlada  por  ahora.  La  verdad  es  que  te   estábamos   esperando   para   jugar   a   un   pequeño   juego  –   sonrió   el   vampiro   con   sorna,   de   nuevo   notó  que  era  Maximilian  quien  tenía  la  situación  bajo  control.  

Aquél   hombre   manejaba   su   único   punto   flaco,   Verónica,   se   notó   impotente   pese   a   todos   los   poderes  que  había  adquirido.  Era  como  si  todo  aquello,  las  matanzas,  todos  los  sacrificios  que   había  hecho,  el  romper  las  normas  de  la  mascarada  y  los  vampiros  no  hubieran  servido  para   nada.   Ahora   se   encontraba   allí,   delante   del   último   escollo   que   le   separaba   de   su   objetivo,   impotente.  No  podía  matarle  y  mucho  menos  obedecerle.  No  había  salida.  Había  perdido.     -­‐¿Qué   juego?   –   rompió   el   silencio   al   fin   –   nada,   una   pequeña   bagatela   que   se   me   nos   ha   ocurrido   –   sonrió   con   sorna   y   bostezó   –   Es   un   juego   de   dos   jugadores   –   explicó   mientras   se   levantaba   y   se   desperezaba,   anduvo   hasta   Giacomo   y   le   plantó   cara   –   Tengo   dos   opciones   Giacomo   –   sonrió   –   depende   de   ti   que   sea   una   cosa   o   la   otra   –   le   confesó   y   se   separó   de   él   dándole   la   espalda   con   total   desprecio   y   tranquilidad.   Giacomo   no   se   atrevió   ni   siquiera   a   moverse.   Maximilian   anduvo   hasta   colocarse   tras   Verónica   y   posar   sus   manos   sobre   sus   hombros,   el   italiano   hizo   un   amago   de   avanzar,   pero   una   sonrisa   de   esas   que   lanzaba   el   vampiro  le  dejó  inmóvil  en  el  sitio  –  Verás  Giacomo,  te  enfrentarás  a  Verónica  en  una  pelea  –   sonrió   –   Si   tu   vences   ella   morirá   y   te   dejaré   intentar   matarme,   es   decir,   te   dejaré   intentar   vengarte  –  sonrió  –  Si  ella  vence  será  libre  y  nada  de  esto  habrá  pasado.  Nunca  lo  recordará  y   será  una  persona  feliz  y  alegre  de  nuevo.  Te  doy  mi  palabra  de  príncipe  –  Giacomo  no  podía   creer   las   palabras   de   aquél   vampiro,   pretendía   hacerle   luchar   con   verónica   sólo   para   su   diversión,   era   una   actitud   tan   cruel   que   apenas   podía   creer   que   eso   estuviera   ocurriendo   realmente.  De  pronto  se  le  planteó  la  duda.  ¿Qué  era  más  importante,  vengarse  o  la  vida  de   Verónica?   No   tardó   mucho   en   decidir   –   Lucharé   –   susurró   agachando   la   cabeza.   Había   recorrido   todo   aquél   camino,   había   cometido   todos   aquellos   crímenes   para   acabar   así.   Al   menos  acabaría  con  honor.  Era  más  de  lo  que  podía  decir.   Maximilian   sonrió   complacido   por   la   decisión   del   joven,   retiró   sus   manos   de   los   suaves   hombros   de   Verónica   y   esta   se   levantó   lenta   y   elegantemente.   Avanzó   unos   pasos   hasta   llegar   a   Giacomo   y   desenvainó   un   cuchillo,   era   plateado,   una   daga   de   finísimo   trabajo   con   inscripciones  en  la  hoja.  El  fulgor  terrible  de  aquél  arma  parecía  uno  de  los  rayos  que  fuera,  en   la  calle,  machacaban  los  pararrayos  de  los  tejados.  A  Giacomo  se  le  antojó  bello  a  la  par  que   feroz.   La  mujer  blandía  el  arma  sobre  su  cabeza,  dispuesta  a  lanzar  el  estoque  que  habría  de  acabar   con   la   vida   del   en   otro   tiempo   amado   y   amante   cuando   de   pronto   al   lado   de   Giacomo   pasó   algo   que   ardía.   Pudo   sentirlo   aunque   no   vio   bien   de   qué   se   trataba.   Después   del   fulgor   y   de   calor   llegó   el   sonido.   Un   disparo.   De   pronto   los   segundos   parecieron   volverse   horas,   todo   el   tiempo  pareció  ralentizarse  y  extenderse.  Sus  ojos  inexorablemente  se  clavaron  en  un  punto.   El  estómago  de  Verónica.  Manaba  de  allí  un  pequeño  hilo  rojo  que  salía  de  un  agujero  oscuro   en  el  medio  de  su  vientre.   De   pronto   la   angustia   invadió   al   vampiro,   una   sensación   de   furia   mezclada   con   una   de   impotencia   le   llenó   y   todo   se   tornó   brumoso.   Mientras   el   cuerpo   de   la   mujer   comenzaba   a   descender   contra   el   suelo   y   el   cuchillo   caía   de   su   mano   Giacomo   sentía   como   su   corazón   se   rompía   conforme   ella   caía.   De   pronto   notó   como   se   quebraba   y   sólo   le   quedaba   un   agujero   en   el  pecho.  Justo  cuando  el  cuerpo  inerte  de  ella  daba  contra  el  suelo.   Miró  atrás  por  un  momento  y  pudo  percibir  a  lo  lejos  una  brumosa  figura  envuelta  en  túnicas  y   girones.   No   lo   relacionó   con   nadie,   en   ese   instante,   en   ese   preciso   segundo   no   podía   distinguir  

nada   de   lo   que   veía.   Miró   hacia   delante   y   vio   otra   figura,   sin   embargo   esta   si   la   pudo   ver   claramente.  Era  Maximilian  que  retrocedía  horrorizado.  Frunció  el  ceño  y  un  súbito  ardor  subió   por  su  pecho  hasta  su  garganta.  Un  sentimiento  opresivo  le  invadió  el  estómago  y  la  rabia  por   fin  se  apoderó  de  él.   Se  abalanzó  hacia  delante,  Maximilian  quiso  huir  primero,  después  protegerse  pero  todo  fue   en   vano.   Giacomo   parecía   haber   triplicado   su   habilidad,   su   poder   y   sobre   todo   su   velocidad.   Cayó  sobre  él  como  una  saeta  sobre  un  pájaro  y  fue  arrastrado  al  suelo  con  una  fuerza  brutal.   La   habitación   tembló   y   los   libros   cayeron   de   las   estanterías.   El   anciano   vampiro   trató   de   forcejear,  pero  le  fue  imposible.  El  ímpetu  del  joven  era  tal  que  no  le  permitieron  zafarse,  sin   embargo  el  viejo  estaba  ya  curtido  en  tantas  batallas  que  sabía  evitar  las  dentelladas  erráticas   que  lanzaba  el  enfurecido  vástago,  sin  embargo  podía  evitarlas  todas  y  por  fin  una  alcanzó  su   objetivo.   Primero   atravesó   la   piel   y   los   músculos   y   con   un   segundo   apretón   de   sus   fauces   consiguió   romper   la   vena   yugular   dejando   que   un   reguero   de   sangre   saltase   sobre   la   pared.   Comenzó   a   beber   y   beber,   no   notaba   el   sabor   de   la   sangre,   sólo   notaba   como   Maximilian   forcejeaba   y   forcejeaba   cada   vez   menos,   cuando   ya   el   Ventrue   dejó   de   forcejear   retiró   su   cara   de   allí   y   le   miró   a   los   ojos.   Aún   no   estaba   muerto   pese   a   que   la   herida   le   había   debilitado   mucho,  no  obstante  tampoco  podría  reponerse  de  aquél  ataque.   Giacomo  sonrió  con  su  boca  cubierta  por  la  sangre  del  vampiro,  estaba  disfrutando  de  aquél   momento,  para  él  ésa  persona  había  matado  a  Verónica,  había  intentado  matarle  y  más  allá,   había  empezado  todo  aquél  siniestro  juego.  Tras  mirarle  unos  segundos  devolvió  sus  colmillos   a  la  herida  y  volvió  a  morder  desgarrándole  parte  del  cuello,  el  vampiro  lanzó  un  aullido  y  no  se   le  volvió  a  escuchar.  Giacomo  bebió  y  bebió,  notó  que  la  sangre  sabía  agria  y  amarga.  Mientras   bebía  se  le  venían  imágenes  a  la  mente.   Vio  a  Katrina  y  a  Maximilian  conferenciando  amistosamente,  de  pronto  se  les  unió  un  tercero.   Ese  tercero  era  un  hombre  contrahecho,  de  escaso  pelo  blanco  y  rasgos  animalescos,  Giacomo   pensó   que   ya   lo   había   visto   antes   en   alguna   parte,   calló   en   la   cuenta.   Era   Taquio.   Comenzaron   a  hablar  sobre  algo  relacionado  con  él,  al  principio  no  entendía  nada  pero  conforme  avanzaba   la  charla  entendía  cada  vez  más.  Resulta  que  Katrina  se  había  encaprichado  con  un  humano,   un  humano  llamado  Giacomo,  él.  Maximilian  se  reía  al  ver  como  la  vampiresa  había  caído  en   tal   debilidad,   sin   embargo   Taquio   se   quedó   pensativo   con   una   sonrisa   en   sus   labios,   les   propuso  algo,  un  juego,  un  juego  con  ése  humano  del  que  hablaba  la  vampiresa.  Quien  ganase   se  lo  quedaría  todo,  poder  y  gloria.  El  juego  consistía  en  atraer  al  humano  hacia  una  facción.   Katrina  se  negó  en  redondo  en  un  principio  pero  la  insinuación  de  Maximilian  de  que  sólo  era   una   niñata   le   hizo   cambiar   de   opinión,   Katrina   asumió   el   papel   de   que   convertiría   al   joven   y   Maximilian   de   que   lo   entrenaría,   sin   embargo   cada   uno   debía   jugar   su   papel   y   sus   cartas   lo   mejor  posible  para  ganarse  la  confianza  de  Giacomo.   Al   principio   todo   resultó   ser   un   torbellino   de   ideas   en   la   mente   del   vampiro.   Un   juego.   Un   juego.   ¿Un   simple   juego?   ¿Algo   que   se   les   escapó   de   las   manos?   ¿Un   capricho?   ¿Un   juego?   ¿Era  eso  lo  que  él  era?  Todo  carecía  de  sentido,  toda  su  venganza,  la  muerte  de  verónica,  la   muerte   de   Ángela,   Pedro,   Katrina,   Maximilian   y   Víctor   carecían   de   sentido.   Se   sintió   derrotado   y   desubicado,   era   como   si   todo   careciese   de   sentido.   No   sentía   rabia,   ni   frustración,   ni   alivio   ni   nada.  Sólo  vacío.  

De   pronto   notó   como   una   presencia   se   situaba   a   su   lado,   notó   unas   manos   que   le   tomaban   de   los   hombros,   sin   embargo   no   se   podía   mover   ni   reaccionar.   Percibió   el   olor   a   alcantarilla   de   Taquio   y   supo   que   era   él   cuando   susurró   algo   a   su   oído   que   al   principio   no   escuchó   o   no   quiso   escuchar  –  Supongo  que  ya  sabes  toda  la  verdad  –  susurró  con  su  marcado  acento,  Giacomo   no  contestó  –  buen  chico  -­‐  susurró  –  Ahora  voy  a  reclamar  mi  premio  –  le  explicó  y  entonces   vio   sus   sombras   reflejadas,   la   boca   del   nosferatu   se   abría   desmesuradamente.   Por   un   momento   pensó   en   reaccionar,   sin   embargo   algo   le   detuvo,   ya   no   tenía   ningún   sentido   actuar.   Era  demasiado  tarde.  Notó  como  los  dientes  del  vampiro  se  clavaron  en  su  cuello.  No  gimió  tan   sólo  cerró  sus  ojos  y  dejó  que  su  sangre  saliese  lentamente  como  el  fluir  de  un  río  manso.  No  le   había   dañado   ninguna   arteria,   sin   embargo   el   flujo   era   suficiente   como   para   matarle   si   el   vampiro  continuaba  clavando  los  dientes.     Entonces   algo   ocurrió,   por   un   motivo   que   no   sabía   Taquio   dejó   de   presionar   su   herida,   fue   aflojando  cada  vez  más  su  mandíbula  y  finalmente  calló  al  suelo  escurriéndose  por  la  espalda   de  Giacomo.  Este  miró  a  atrás  y  vio  como  una  mujer  se  erguía  ante  él,  manaba  sangre  de  su   estómago  y  se  lo  sostenía  con  una  mano,  se  inclinó  y  pudo  ver  su  cara.  Era  verónica.   Estaba  tambaleante  y  medio  muerta,  sin  embargo  había  tenido  la  suficiente  fuerza  como  para   clavarle   el   puñal   a   Taquio   en   la   espalda.   La   mujer   se   desplomó,   sin   embargo   Giacomo   con   rapidez  se  levantó  y  la  tomó  entre  sus  brazos.  Ella  le  sonrió  y  le  miró  a  los  ojos,  su  mirada  era   cándida.  Giacomo  sentía  como  el  calor  de  ella  iba  desapareciendo  poco  a  poco  de  su  cuerpo.   No  pudo  evitar  que  una  lágrima  sanguinolenta  le  resbalase  por  la  mejilla  –  Verónica  –  susurró   mientras  la  sostenía  y  la  acomodaba  el  pelo  liberándole  la  cara  –  Lo  siento  mucho  –  susurró  –   lo   siento,   lo   siento,   lo   siento   todo…   -­‐   comentó   mientras   la   acariciaba   la   cara.   Ella   sonreía   levemente  y  con  sus  últimas  fuerzas  llevó  su  mano  derecha  a  la  cara  de  él  para  devolverle  la   caricia  –  No  te  preocupes  –  susurró  dificultosamente  ella  –  ya  todo  ha  acabado  –  confesó  con   su   último   aliento.   Giacomo   pudo   notar   como   la   mujer   de   pronto     se   quedó   fría.   Era   una   sensación   extraña,   el   cuerpo   aún   no   estaba   rígido,   sin   embargo   estaba   completamente   gélido.   ¿Quizás  había  pasado  como  cuando  había  absorbido  la  vitae  de  los  vampiros?  ¿Su  alma  había   dejado  su  cuerpo?  No  podía  darle  respuesta.  Sólo  sabía  una  cosa.  Ella  había  muerto  y  lo  había   hecho  para  salvarle.     Dejó   su   cadáver   en   el   suelo   y   se   levantó,   miró   a   la   ventana.   Las   nubes   se   habían   despejado.   Miró  el  reloj  y  eran  casi  las  siete  de  la  madrugada.  Estaba  a  punto  de  amanecer.  El  sol.  ¿Podría   volver  a  verlo  una  última  vez?   Dio   la   vuelta   al   sillón   de   Maximilian,   se   dio   cuenta   que   aun   llevaba   sus   armas,   las   desenvainó   y   las  arrojó  lo  más  lejos  que  pudo  sin  poner  tampoco  mucho  énfasis  en  tirarlas.  Se  sentó  en  el   sillón  y  se  quedó  fijamente  mirando  la  ventana.  Se  dio  cuenta  que  le  faltaba  algo.  Ese  era  su   ritual   cuando   acababa   un   trabajo,   un   cigarrillo   y   una   copa   cuando   salía   el   sol.   No   tenía   cigarrillos,  sin  embargo  sí  que  había  alcohol  y  copas.  Se  sirvió  un  generoso  vaso  con  brandi  y  se   sentó  de  nuevo.  Bebió  un  largo  trago.  Los  minutos  se  le  hicieron  eternos.  De  pronto  notó  sobre   las  nubes  el  resplandor  dorado  del  sol.  Entonces  se  le  ocurrió  algo.  Dejaría  que  fuese  el  astro   rey  quien  impusiese  justicia.  Dejaría  que  sus  rayos  le  calcinasen.  Sonrió.  No  podía  tener  mejor   final.  Bebió  de  nuevo  y  apuró  la  copa.  

Poco   a   poco   la   luz   del   sol   iba   extendiéndose   sobre   el   suelo,   primero   alumbró   el   cadáver   de   Maximilian,  después  el  de  Taquio  y  el  de  Verónica,  sin  embargo  aún  no  llegaba  hasta  a  él,  de   pronto,   cuando   estaba   a   punto   de   llegar   algún   sistema   comenzó   a   cerrar   las   persianas   de   la   habitación.   Sin   embargo   había   la   posibilidad   de   que   aquél   sol   justiciero   le   ungiese   con   sus   rayos.  Cerró  los  ojos  y  se  abandonó  a  la  suerte.  El  azar  decidiría  su  destino  y  de  pronto  todo   fue  oscuridad.    

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->