Está en la página 1de 1

Steven Gerrard...

El ftbol me permiti admirar a una persona la cual slo veo una o dos veces por semana frente a esa caja boba llamada televisor. Es extrao, pero real. No importa que se encuentre a cientos y cientos de kilmetros. La felicidad y satisfaccin que me produce poder observar a este hombre haciendo de las suyas en el campo de juego es inmensa. Puedo aplaudirlo hasta que mis palmas duelan y forzar mi garganta para gritarle una y otra vez incontables elogios sabiendo que las nicas oyentes sean cuatro paredes abstractas. l sabe como cambiar mis emociones de un momento a otro, y cuando parece que todo se acaba, surge como si fuera el milagro hecho persona y me salva. Podra decirse que es como ese buen amigo que te ayuda en las malas y siempre le estars eternamente agradecido por aquello que hizo por vos. Con mucho honor porta su uniforme rojo, smbolo de un equipo ilustre que su legado le dej y as, como un buen guerrero, nunca se rinde, lucha con todas sus fuerzas y siempre logra que sea recordado por grandes hazaas realizadas. Dibuja su propio arte, trazando cada movimiento de una manera nica y especial y cuando la oportunidad se le hace presente frente a sus pies consigue, sin medir distancias, que la pelota disfrute de un dulce trayecto hasta llegar a hacerse amiga de la red simplemente una brillante estrella que destaca sobre el resto por su habilidad, astucia e inteligencia acompaada con una pizca de picarda. Steven Gerrard es orgullo, smbolo, emblema, referente, modelo y ejemplo. Es sinnimo de sacrificio, garra y entrega El soldado ms honrado, mi dios, nuestro rey... ahora y siempre. Pompizzi, Mara del Rosario