Está en la página 1de 1

YO ACUSO Y PIDO JUSTICIA El tremendo dolor que estoy sufriendo en este momento y que ser el compaero inseparable de toda

mi vida, me impulsa a escribir esta nota. Tengo un solo motivo para continuar la lucha: que el brbaro crimen en el que perdi la vida mi esposo, Jos Colombo, no quede impune. Sus autores deben tener el castigo que se merecen, para que "una vez" al menos, se reivindique al ser humano. Sabemos ya el nombre de los criminales: Juan Saenz- un marginado social- y Gonzlez. Jos Colombo era un idealista, un hombre sin intereses materiales, ntegro, leal. Jos Colombo era un demcrata, que supo armar al prjimo, segn los preceptos cristianos. En el fondo Jos Colombo se pareca un poco a Cristo- hombre, que quera que la paz y el amor gobernaran el mundo. Su sangre inocente ha sido derramada. Dos locos alucinados con un arma que se usa solo para matar animales, lo abatieron junto a su mquina de escribir. Detenidos los autores, ya me pregunto se har justicia? O surgirn medios para defender lo indefendible? Se es as, que la ciudad sea testigo de esta nueva afrenta, de este nuevo atentado contra los valores humanos. Mi profesin, por lo que he sentido gran fervor en 20 aos de actividad, me sirve ahora para pedir que se haga justicia por la muerte de mi marido. Por primera vez la uso para un fin personal, que sera un grave pecado sino fuera que en esta forma estoy defendiendo tambin los derechos de vivir en paz que tienen todas las personas decentes de este querido San Nicols. Y para que el pueblo est a merced de matones con armas mortferas ciegan vidas tiles, con la misma frialdad y precisin con que se sacrifican las redes de un matadero. S que la ciudad entera me comprende y apoya mis deseos de justicia. AIDA DE PAULI