P. 1
Vivir en Comunidad

Vivir en Comunidad

4.5

|Views: 3.809|Likes:
Publicado porbenavidesceci
Tema del 18 de julio 09
Tema del 18 de julio 09

More info:

Published by: benavidesceci on Jul 21, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/21/2013

pdf

text

original

VIVIR EN COMUNIDAD

Objetivo: insistir en la dimensión social de la persona humana. El hombre vive en comunidad y solo ahí se desarrolla plenamente. Es un deber y derecho. Introducción El hombre está llamado a vivir en comunidad por su misma naturaleza. Es por su íntima naturaleza un ser social y no puede vivir ni desplegar sus cualidades sin relacionarle con los demás (GS 12). Desde que nace el hombre es parte de una comunidad: la familia, que está a su vez inserta en una sociedad. Estamos a tal punto necesitados de los otros que solo a través de ellos podemos llegar y crecer a la vida. No nacimos para vivir solitarios. Dios no es soledad sino comunión de personas: 3 personas divinas en íntima comunión. Solo cuando a semejanza de las personas divinas realizamos la unión de los Hijos en la verdad y en la caridad, encuentra su plenitud la imagen de Dios que llevamos en nosotros. (ICN 60) Gn 2, 18 – 23 ­ ­ ­ ­ ­ “No es bueno que el hombre este solo” La creación no está terminada, pues al contrario del primer relato de la creación donde Dios ve todo “Es bueno” ahora lo ve incompleto. “Formó de la tierra los animales y los llevó ante el hombre” Esta relación de dominio y responsabilidad sobre la creación no hace pleno al hombre de por sí, le falta algo más: un ser que le ayude. Le ocurre también al hombre actual que, volcado en las cosas del mundo o creadas puede caer en soledad. “Hizo caer al hombre en un profundo sueño” Despierta a una realidad nueva: una nueva criatura donde el hombre puede descubrirse, mirarse; “Este sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne”. Ya no será una relación de dominio sino de amor. Este ser social nace de la riqueza de la persona y a la vez de su indigencia: la riqueza de poder brindarse a los otros y a la vez a su servicio; y la necesidad de ser amado y de descubrirse a los demás. Por eso, el amor es la vocación fundamental del hombre. “los dos serán una sola carne y un solo ser” Esta nueva comunidad: el matrimonio, que expresa la condición social de la persona la usa la biblia para expresar también la imagen de Dios. En esta capacidad de amar el hombre lleva la huella de la imagen y semejanza de Dios. Dios es amor, y esto porque Dios no es soledad sino comunión de tres personas.

PARA REFLEXIONAR EN GRUPOS GRUPO A CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA TERCERA PARTE: LA VIDA EN CRISTO II Igualdad y diferencias entre los hombres 1935 La igualdad entre los hombres se deriva esencialmente de su dignidad personal y de los derechos que dimanan de ella: Hay que superar y eliminar, como contraria al plan de Dios, toda forma de discriminación en los derechos fundamentales de la persona, ya sea social o cultural, por motivos de sexo, raza, color, condición social, lengua o religión. (GS 29,2). 1936 Al venir al mundo, el hombre no dispone de todo lo que es necesario para el desarrollo de su vida corporal y espiritual. Necesita de los demás. Ciertamente hay diferencias entre los hombres por lo que se refiere a la edad, a las capacidades físicas, a las aptitudes intelectuales o morales, a las circunstancias de que cada uno se pudo beneficiar, a la distribución de las riquezas (GS 29, 2). Los ‘talentos’ no están distribuidos por igual (cf Mt 25, 14-30, Lc 19, 11-27).

1937 Estas diferencias pertenecen al plan de Dios, que quiere que cada uno reciba de otro aquello que necesita, y que quienes disponen de ‘talentos’ particulares comuniquen sus beneficios a los que los necesiten. Las diferencias alientan y con frecuencia obligan a las personas a la magnanimidad, a la benevolencia y a la comunicación. Incitan a las culturas a enriquecerse unas a otras: Yo no doy todas las virtudes por igual a cada uno... hay muchos a los que distribuyo de tal manera, esto a uno, aquello a otro... A uno la caridad, a otro la justicia, a éste la humildad, a aquél una fe viva... En cuanto a los bienes temporales las cosas necesarias para la vida humana las he distribuido con la mayor desigualdad, y no he querido que cada uno posea todo lo que le era necesario para que los hombres tengan así ocasión, por necesidad, de practicar la caridad unos con otros... He querido que unos necesitasen de otros y que fuesen mis servidores para la distribución de las gracias y de las liberalidades que han recibido de mí. (S. Catalina de Siena, dial. 1, 7). REFLEXIONA EN GRUPO ¿Qué quiere decirnos esta lectura sobre la necesidad de vivir en comunidad? GRUPO B EFESIOS 4, 1-7.25-32 1 Os exhorto, pues, yo, preso por el Señor, a que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados, 2 con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor, 3 poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz. 4 Un solo Cuerpo y un solo Espíritu, como una es la esperanza a que habéis sido llamados. 5 Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, 6 un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos. 7 A cada uno de nosotros le ha sido concedido el favor divino a la medida de los dones de Cristo. 25 Por tanto, desechando la mentira, hablad con verdad cada cual con su prójimo, pues somos miembros los unos de los otros. 26 Si os airáis, no pequéis; no se ponga el sol mientras estéis airados, 27 ni deis ocasión al Diablo. 28 El que robaba, que ya no robe, sino que trabaje con sus manos, haciendo algo útil para que pueda hacer partícipe al que se halle en necesidad. 29 No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea conveniente para edificar según la necesidad y hacer el bien a los que os escuchen. 30 No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el que fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Toda acritud, ira, cólera, gritos, maledicencia y cualquier clase de maldad, desaparezca de entre vosotros. 32 Sed más bien buenos entre vosotros, entrañables, perdonándoos mutuamente como os perdonó Dios en Cristo. REFLEXIONA EN GRUPO ¿Qué quiere decirnos esta lectura sobre la convivencia entre los hombres?

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->