Está en la página 1de 1

La transicin a la democracia en el sur de Europa.

La historia como instrumento para su comparacin

lvaro Soto Carmona

Resumen
Las investigaciones histricas sobre los procesos de transicin a la democracia iniciados en 1974 han puesto en evidencia las limitaciones de los trabajos de los cientficos sociales. Es la hora de los historiadores, capaces de realizar comparaciones sin sacrificar las singularidades. Se debe analizar lo viejo (el rgimen poltico a sustituir), mostrando la convivencia en el tiempo de instituciones y actitudes autoritarias con otras democrticas, describiendo la forma en la que se procedi a desmontar el Estado con Derecho para poder as construir el Estado de Derecho, sealando el papel jugado por la sociedad civil y su influencia en la toma de decisiones

Palabras clave: transicin a la democracia, Portugal, Grecia, Espaa, historia comparada Introducccin Lo que inicialmente se pens que sera un golpe de Estado se convirti, al poco tiempo, en un pronunciamiento militar dada laescasa resistencia de los partidarios del rgimen autoritario. Con ello comenzaba lo que Huntington denomin tercera ola de democratizacin que continuara poco despus, en julio de 1974, con el abandono del poder de la Junta Militar griega, y tras la muerte del general Francisco Franco, en noviembre de 1975, con el proceso de transicin a la democracia en Espaa. Fue el fin de estas de estas tres dictaduras,situadas en el sur de Europa, loque inici un largo proceso caracterizado por: 1) Un considerable incremento de las democracias en el mundo; 2) La utilizacin de la negociacin entre los partidarios del viejo sistema autoritario y los demcratas como medio de lograrel cambio poltico, sin apenas utilizar la violencia; 3) El reducido nmero de rupturas; 4) Las escasas regresiones autoritarias. Por otra parte, hay que destacar que los regmenes recin nacidos evolucionaron de forma distinta:la democracia alcanz a pases conmuy bajo nivel de desarrollo1 y todas las regiones del mundo tendieron a la democratizacin, excepto el Oriente Medio, debido a la resistencia de los pases rabes.