Está en la página 1de 6
Conferencia de Mons. Sanchez Monge Ciclo “Aula Aberta” Fundacién Caixa Galicia de Ferrol Martes, 27 de enero de 2009 ALGUNOS RASGOS MAS SOBRESALIENTES DE LA IGLESIA EN SAN PABLO El misterio de La Iglesia est muy presente en la vida y en el pensamiento de S. Pablo. La realidad eclesial constituye una dimensién decisiva de su persona, de su actividad apostélica y uno de los elementos mas destacados de su pensamiento. El Apéstol es ante todo un hombre de Iglesia que reflexiona, desde perspectivas diversas, sobre la naturaleza de la iglesia Un punto de partida: Pablo, como bien sabemos, era judio -concretamente perteneciente al grupo fariseo- y éstos, juntamente con los saduceos, eran de los convancidos de que los nazarenos representaban un peligro serio para el judaismo y habia que exterminarlos. En Pablo se obra un cambio transcendental: de perseguidor se convierte en apéstol ferviente ¥y apasionado de Cristo Jestis, a quien reconoce como su Sefior, No ha sido por obra gracia y de un debate de ideas, ni por la fuerza del testimonio de los cristianos, sino por un acontecimiento. La adhesin de Pablo a la Iglesia comienza por una intervencién directa del Sefior resucitado, tal como aparece en los tres relatos de su conversién (cfr. Hech. 9,4- 6; 22,7-8; 26,14-15). El mismo reconace: “por la gracia de Dios soy lo que soy” (1Cor. 15,10). 4 la pregunta de Saulo - ;quign eres tu Sefior? - , el Seflor responde: Yo soy Jesus, a quien ti persigues (cfr. Hch 9,5)?". Al perseguir a la Iglesia, perseguia a Cristo. Pablo se conviarte a la vez a Cristo y a la Iglesia, Esto nos ayuda a comprender por qué la Iglesia estuvo tan presente en el corazén, en la actividad apostdlica y en La reflexién de Pablo. En sus diversas cartas, Pablo nos ilustra con su doctrina sobre la Iglesia. Para describir el misterio de la Iglesia, el Apéstol utiliza diversas imagenes que no pretenden agotar el misterio, sino acercarse a él; y que se complementan entre si, Con ellas pone de relieve algunas dimensiones del unico misterio eclesial 1. La Iglesia como Cuerpo “En el fondo, en esta exclamacién del Resucitado, que transformé la vida de Saulo, se halla contenida toda la doctrina sobre la Iglesia como Cuerpo de Cristo. Cristo no se retiré al cielo, dejando en la tierra una multitud de seguidores que llevan adelante ‘su causa’. La Iglesia no es una asociacién que quiere promover la causa de Jess. Aqui no se trata de una causa, sino mas bien de la persona de Jesucristo, que, también como Resucitado, sigue siendo ‘carne’, Tiene ‘carne y huesos? (cfr. Le 24,39), como afirma en el Evangelio de San Lucas el Resucitado, ante los discipulos que crefan que era un espiritu. Tiene un cuerpo. Esta presente personalmente en su Iglesia”. San Pablo utiliza la imagen del cuerpo para representar la Iglesia: ‘En un solo Espiritu hemos sido todos bautizados, para no formar mas que un cuerpo, judios y griegos, esclavos *Cf. Benedicto XVI, Homilfa en la inauguracién del affo paulino, 28. 06. 2008. yy libres, Y todos hemos bebido de un solo Espiritu’ (1 Cor 12,13). Es una imagen nueva en el ambito biblico, La imagen de ‘cuerpo de Cristo’, empleada también por el concitio Vaticano 11 al hablar de La Iglesia, no tiene precedentes en el Antiguo Testamento. Se encuentra en las cartas de san Pablo, Muchos exegetas y tedlogos de nuestro siglo han estudiado esa imagen en san Pablo, en la tradicién patristica y teolgica que deriva de él y en la validez que posee para presentar a la Iglesia hoy. También el Magisterio pontificio la ha recogido, el Papa Pio Xil le dedicé una memorable enciclica, titulada precisamente Mystici Corporis Christi (1943) Conviene notar que en las cartas de san Pablo no encontramos el calificativo ‘mistico’, que aparecers sélo mas tarde; en las cartas paulinas se habla del ‘cuerpo de Cristo’ estableciendo simplemente una comparacién realista con el cuerpo humano. En efecto, escribe el Apéstol que ‘del mismo modo que el cuerpo es uno, aunque tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, no obstante su pluralidad, no forman mas que un solo cuerpo, asi tambign Cristo’ (1 Cor 12,12). El Apéstol, con esta imagen, quiere poner de relieve la unidad y, al mismo tiempo, la multiplicidad que es propia de la Iglesia. ‘Pues, asi como nuestro cuerpo, en su unidad, posee muchos miembros, y no desempefian todos los miembros la misma funcién, asi también nosotros, siendo muchos, no formamos mas que un solo cuerpo en Cristo, siendo cada uno por su parte los unos miembros de los otros’ (Rom 12, 4.5). Se podria decir que, mientras el concepto de ‘pueblo de Dios’ subraya la multiplicidad, el de ‘cuerpo de Cristo ‘destaca la unidad dentro de la multiplicidad, indicando sobre todo el principio y la fuente de esa unidad: Cristo. Vosotros sois el cuerpo de Cristo, y sus miembros’ (1 Cor 12, 27) ‘También nosotros, siendo muchos, no formamos mas que un solo cuerpo en Cristo’ (Rom 12, 5). Por consiguiente, pone de relieve la unidad Cristo-Iglesia, y la unidad de los muchos miembros de la Iglesia entre si, en virtud de la unidad de todo el cuerpo con Cristo. EL cuerpo es el organismo que, precisamente por ser organismo, expresa la necesidad de cooperacién entre los diversos érganos y miembros en la unidad del conjunto, compuesto y ordenado de esa manera, segin san Pablo, ‘para que no hubiera divisién alguna en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocuparan lo mismo los unos de los otros’ (1 Cor 12, 25). Mas bien los miembros del cuerpo que tenemos por més débiles, son indispensables' (1 Cor 12, 22). ¥ el Apéstol llega incluso a decir que ‘somos miembros los unos de los otros’ (Rom 12, 5) en el cuerpo de Cristo, la Iglesia, La multiplicidad de los miembros y la variedad de las funciones no pueden ir en perjuicio de la unidad, asi como la unidad no puede anular o destruir (a multiplicidad y la variedad de los miembros y de las funciones. En Colosenses y Efesios, en un contexto cosmolégico, utiliza ya el concepto cuerpo de Cristo con una profundidad mayor. La Iglesia es Cristo en su cuerpo y sabemos que para Pablo el cuerpo no es sélo una parte del hombre sino el hombre entero en una dimensién “La Iglesia de Cristo -afirma H. SCHLIER- es el cuerpo de Cristo, No sélo se le compara a la Iglesia con éste, sino que también se le denomina asf. La Iglesia es Cristo en su Cuerpo. Asi como, segiin Pablo, el cuerpo de un hombre es el hombre en su cuerpo y, por consiguiente, el cuerpo es el hombre mismo en su aspacto concreto y no solamente una parte del hombre (cf. Rom. 1,24; 6,12; 7,24; 8,10 5; 8, 23; 12,1 etc.), asi gcurre en Cristo y su cuerpo. En la Iglesia, cuerpo de Cristo, se halla Cristo presente, = H.SCHLIER, Los nombres de la fglesia en las cartas paulinas, 402. Cristo es la ‘cabeza del cuerpo, de la Iglesia’ (Col. 1,18) en virtud de la ordenacién dispuasta por Dios. Es decir, Cristo es superior a la Iglesia y ésta esta subordinada a El Pero esta superioridad no es silo sefiorio sobre ella, sino que en cuanto cabeza del cuerpo, Cristo es también aquel a partir del cual y en orden al cual el cuerpo ‘crece’ (Ef. 4,155) Cristo es su fundamento permanente. Concluyamos: "Partir de la Iglesia como cuerpo de Cristo -matiza J. Ratzinger- es mas que un parangén tomado de la antigua sociologia entre un cuerpo real y un organismo de muchos hombres. El término tiene su punto de arranque en el sacramento del cuerpo y la sangre de Cristo y es por ello algo mas que una imagen, es la expresién de la verdadera esencia de la Iglesia. En la eucaristia recibimos el cuerpo del Seftor y por tanto nosotros mismos nos hacemos ‘uno en Cristo’ (Gal 3,28). La eucaristia nos hace salir de nosotros mismos, nos hace entrar en él, de modo que podamos decir con Pablo: "No vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mi" (Gal 2,20). Yo, pero no yo: se forma un nuevo yo mas grande, que se llama el nico cuerpo del Sefior, la Iglesia, La Iglesia se edifica en la eucaristia, més ain, La Iglesia es la eucaristia. Hacer la comunién significa hacerse Iglesia, porque significa hacerse un solo cuerpo con El. Naturalmente este ser-un-solo-cuerpo debe ser pensado segin la modatidad de que un hombre y una mujer sean una sola cosa, una sola carne y, sin embargo, dos personas, dos, y a pesar de ello, una sola cosa. La diferencia no es eliminada, sino asumida en una unidad mas profunda’ 2. Esposa de Cristo La imagen de la Iglesia cuerpo de Cristo necesita ser complementada por la de ‘esposa de Cristo’. Asi aparece mas patente que la relacién entre Cristo y la Iglesia no se basa en el dominio, ni siquiera en a conjuncién orgénica, sino que se fundamenta en el amor. En la imagen ‘esposa de Cristo’ aparece cémo la santidad de la Iglesia no es adquisicién propia, sino que se debe, por una parte, a la iniciativa de Cristo que la eligié como esposa yy la adquiris para si al precio de su sangre y, por otra, a su respuesta de amor, en medio de sus debilidades, al amor de Cristo: “cristo amd a la Iglesia y se entregé a si mismo por ella, para consagrarla, purificandola con el bafio del agua y de la palabra, y para colocarla ante si gloriosa, la Iglesia, sin mancha ni arruga, ni nada semejante, sino santa e inmaculada, Ast deben también los maridos amar a sus mujeres, como cuerpos suyos que son, pues amar a su mujer es amarse a si mismo. Y nadie jamas ha odiado su propia carne, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, Por eso abandonard el hombre a su padre y a su madre y se unira a su mujer y serén los dos una sola care. Es éste un gran misterio, y yo lo refiero a Cristo y ala Iglesia" (Ef. 5,25-32) Esta imagen se une a la de cuerpo poniendo mas de relieve el cardcter interpersonal y afectivo de la unién de Cristo con la Iglesia. Es una unién sin confusién alguna. El tema de Dios esposo que hunde sus raices en el AT, Jesiis se lo aplica a si mismo, presentandose como el cumple la promesa nupcial entre Dios y la humanidad. Lo hace implicitamente en la parabola de las diez virgenes que esperan al esposo (Cf. Mt. 25,155), en la del rey que prepara el banquete nupcial de su hijo (Cf. Mt. 22,155) y en aquellas 2J.RATZINGER, La eucaristia como génesis de la misién: Communio €(3997).495-513 aqui 502