P. 1
FISIOLOGIA Y ENTRENAMIENTO

FISIOLOGIA Y ENTRENAMIENTO

4.0

|Views: 16.421|Likes:
Publicado porjfg8721

More info:

Published by: jfg8721 on Jul 20, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/10/2013

pdf

text

original

La velocidad crítica, que es la pendiente de
la recta que expresa la evolución del tiempo lími-
te en función de la distancia límite (lo que, de
hecho, es el récord del corredor en una distancia
que va de los 1.500 a los 5.000 m), se aproxima
mucho a la velocidad a la que la lactacidemia del
corredor es de 4 mmoles/l-1

y a W˙

cl(Lechevalier y
cols., 1989). La velocidad (o potencia) crítica es la
pendiente de la relación lineal entre el tiempo
límite (tiempo récord) y la distancia límite (distan-
cia de competición), relación lineal entre los 1.500
y los 5.000 m en una misma persona (Scherrer,
1989) (figura 72). En otras palabras, la pérdida de
velocidad de los 1.500 a los 5.000 m es lineal para
una misma persona. Este hecho corresponde al
aumento del requerimiento del metabolismo aeró-
bico con el aumento de la distancia. La figura 72
representa la relación distancia-tiempo límite
(tiempo récord) en las distancias de los 1.500 a
los 5.000 m cuyos récords son: 4 min 06 s en los
1.500 m, 6 min 08 s en los 2.000 m, 9 min 23 s en
los 3.000 m y 16 min 30 s en los 5.000 m.

La figura 72 representa la relación lineal
entre distancia y tiempo límite según la ecuación
siguiente propuesta por Ettema en 1966:

Dlím = a + btlím

(1)

donde "a" sería la distancia de reserva en metros,
es decir, la distancia que es posible recorrer con las
reservas de oxígeno y la energía suministrada por
los metabolismos anaeróbicos (306 m en el ejem-
plo de la figura 72), y b es la velocidad crítica, es
decir, la velocidad máxima (4,743 m/s-1

, en el
ejemplo de la figura 72) compatible con la recons-
titución de dichas reservas por medio de los meta-
bolismos aeróbicos. Ettema refiere la similitud de
su ecuación con la creada por Scherrer y Monod
(1960) para el trabajo dinámico local de un grupo
muscular.

De la ecuación (1) Ettema obtiene:

V = a/tlím + b

(2);

De la ecuación (2) obtenemos:

tlím = a/V - b

(3)

donde V es la velocidad en m/s-1

, tlím el tiempo
límite en segundos, a y b constantes cuyo valor
difiere en función de la parte de la curva estudiada,

FISIOLOGÍA Y METODOLOGÍA DEL ENTRENAMIENTO

Capítulo 6

162

Figura 72

Determinación de la velocidad crítica
mediante la pendiente de la relación
distancia-tiempo récord. Este corre-
dor tiene una velocidad crítica de
4,743 m/s-1

, es decir, 17 km/h-1
.

Distancia (m)

y = 4,743x + 306,052

Tiempo (s)

Cap. 6 16/4/03 09:53 Página 162

y por lo tanto, del tiempo límite considerado, de los
metabolismos energéticos que intervienen y del
tipo de locomoción. Por lo que respecta a la dis-
tancia comprendida entre los 1.500 y los 5.000 m
para tiempos límites de 4 a 30 minutos, los coefi-
cientes a y b tienen el significado mencionado
anteriormente. Así, si examinamos la ecuación 3,
el tiempo límite a una velocidad considerada
depende de la diferencia entre ésta y la velocidad
máxima mantenida con la reconstitución de la
energía mediante la fosforilación oxidativa, llama-
da por Ettema, por extensión a los trabajos de
Scherrer y Monod (1960), "velocidad crítica".
Ettema calcula las velocidades críticas (me-
tro/segundo) para la natación, la carrera, el patina-
je y el ciclismo a partir de los récords mundiales de
1965. De esta manera obtiene los valores siguien-
tes, respectivos a cada una de dichas locomocio-
nes: 1,43, 5,85, 10,6, 13,5 m/s-1

, lo que, en km/h-1
da los valores de 21,06 y 48,6 para la carrera y el
ciclismo. Esas velocidades son las del récord de la
hora para la carrera, en 1994, mientras que la del
ciclismo se aparta mucho. Es probable que Ettema
no tuviera en cuenta suficientemente la compo-
nente aerodinámica del coste energético del ciclis-
mo. Si bien dicha componente no representa más
que el 10% del coste energético total de la carrera,
en cambio, cuenta un 90% en el del ciclismo. Los
progresos tecnológicos han permitido superar los
48 km/h-1

, al igual que la subida en altitud que mejo-
ra la penetración en el aire. Di Prampero y cols., se
han dedicado mucho a este tema (1986b y c).

Los valores del coeficiente "a", calculados
por Ettema para la natación, la carrera, el patinaje
y el ciclismo, a partir de los récords mundiales, son
respectivamente de 40, 240 180 y 200 metros.
Esos valores parecen pequeños si se tienen en
cuenta las largas distancias. Ettema no se interrogó
en aquel momento sobre la influencia de las dis-
tancias elegidas sobre el valor de a y de b.

Si se toman los intervalos de tiempo límite
de 4 a 30 minutos, tal como recomienda Scherrer
(1989) al principio de ese concepto de potencia
crítica, que puso de manifiesto en 1954 para un
trabajo local de flexión-extensión del brazo sobre
el antebrazo con cargas crecientes, es posible
determinar la velocidad crítica a partir de los
récords de los deportistas. Dicha velocidad es
comparable a la del umbral láctico de 4mmol/l-1
(V4), puesto que según Lechevalier y cols. (1989):

V crítica = 1,027 x V4- 0,190

4,734 + 0,190 4,924
⇒V4= ——————— = ———
1,027

1,027

⇒V4= 4,75 m/s = 17,26 km/h

con V crítica y V4en m/s; por ejemplo, el corredor
de la figura 72, cuya velocidad crítica es de 4,734
m/s, tendrá una velocidad al umbral láctico V4de:

V crítica = 4,734 m/s = 1,027 x V4- 0,190.

Podemos constatar un valor superior de
0,22 km/h al de la velocidad crítica, es decir, el
1,5% de diferencia, lo que entra fácilmente en la
precisión de la medida del umbral 4 mM, que
suele ser aleatorio, incluso si se utiliza una inter-
polación a partir de la relación velocidad-concen-
tración de ácido láctico. Además, este dato se
refiere a una población muy heterogénea, puesto
que estaba formada por hombres y mujeres de eda-
des y especialidades diferentes (del corredor de
fondo al bailarín). Podemos suponer que sus tipo-
logías musculares, la distribución de las fibras oxi-
dativas de tipo I y glucolíticas de tipo II a y b, son
muy distintas. También el aclaramiento metabólico
del lactato, que producen las fibras glucolíticas y
oxidan las fibras oxidativas, no será idéntico.
Ahora bien, un mismo valor de lactacidemia,
4 mmoles/l-1

, es probable que represente un valor
intramuscular mayor en un especialista en resis-
tencia, capaz de reoxidar el lactato más rápida-
mente, mientras que el no especialista, que para
una misma velocidad recluta una proporción
mayor de fibras glucolíticas, producirá más lactato
del que pueda reutilizar. Por lo tanto, el especialis-
ta en deportes de resistencia tiene una lactacide-
mia de 4mmoles/l-1

para una intensidad relativa
menor, ya que no todos esos corredores tienen la
misma economía de carrera.

Además, hay que señalar que, no obstante,
existe una gran correlación entre esta velocidad
crítica y la velocidad máxima de estado estable de
la lactacidemia (W˙

cl), tal como mostraron

Lechevalier y cols. (1989):

V crítica (km/h) = 1,215 x W˙

cl- 2,2

Volviendo al ejemplo del corredor de la
figura 72, se puede calcular una velocidad máxima
de estado estable de la lactatemia (W˙

cl) de:

V crítica (km/h) = 17 = 1,215 x W˙

cl- 2,2

1,7 + 2,2

⇒W˙

cl(km/h) = ————— = 15,8 km/h
1,215

TEORÍA DEL ENTRENAMIENTO

Capítulo 6

163

Cap. 6 16/4/03 09:53 Página 163

Por lo tanto, se constata una diferencia de

1,4 km/h entre W˙

cl(km/h) y la velocidad crítica;

cles un 8% inferior, aproximadamente, a la velo-
cidad crítica, lo que confirman otros estudios más
recientes (Billat y cols., 1994b).

El interés de la evaluación de la fracción

máxima del V˙

O2máx. utilizable por un corredor sin
acumulación de lactato reside en comprender uno
de los componentes de la marca, "amalgama" de
esta cualidad de resistencia (capacidad máxima
aeróbica), pero también del V˙

O2máx. (la potencia
máxima aeróbica) y de la economía de carrera.
Ahora bien, si se intenta apreciar, a partir de la
marca de terreno, la "velocidad 4 mmoles", se con-
funde el medio con el fin.

El objetivo de cualquier evaluación es com-
prender los factores que determinan la marca o al
menos apreciar la progresión de ésta. No preten-
demos evaluar, por medio de marcas, valores bio-
lógicos, de los que además no hemos delimitado
todos los mecanismos.

1.4.8Concepto de velocidad de deflexión
de la frecuencia cardíaca durante el
ejercicio

Describiremos con cautela el test de terre-
no de Conconi, que aprecia la velocidad corres-
pondiente al punto de deflexión de la curva de
evolución de la frecuencia cardíaca en función
de la velocidad de carrera (Conconi y cols., 1982).
El protocolo del test consiste en un aumento de la
velocidad de carrera de 0,5 km/h cada 200 m,
desde 9 hasta 12 km/h. El inicio de la meseta de la
frecuencia cardíaca constituye el criterio utilizado
para la determinación de la velocidad, llamada de
"deflexión" (de inflexión respecto a la relación li-
neal) (Vd: V de velocidad en italiano, puesto que
Conconi es un fisiólogo italiano). El protocolo se
prosigue en los programas informáticos de análisis
de la frecuencia cardíaca. Esta prueba puede repre-
sentar un estímulo indiscutible cuando, efectiva-
mente, al alcanzar el V˙

O2máx., aparece una defle-
xión de la frecuencia cardíaca. Sin embargo, algu-
nos programas informáticos que utilizan regresio-
nes polinómicas permiten calcular la velocidad de
deflexión. En carrera a pie, la de Alberto Cova, por
ejemplo, era de 23 km/h; lo que permite suponer
una velocidad máxima aeróbica de al menos 24,5
a 25 km/h, es decir, para un coste energético
medio de 210 ml/kg-1

/km-1

, un V˙

O2máx. de 85

ml/min-1

/kg-1

(o simplemente 23 km/h sería prácti-
camente su velocidad máxima aeróbica).

Pero ¿cuál sería entonces el significado de
este aumento brusco del pulso de oxígeno
(V˙

O2/FC), puesto que el V˙

O2continúa aumentando
linealmente con la velocidad para alcanzar más
tardíamente su meseta de valor máximo? Así, con
cada pulsación cardíaca, el corredor consumiría
más oxígeno, lo que no deja de ser sorprendente si
el umbral de deflexión de la frecuencia cardíaca se
supone que corresponde al umbral láctico de
4 mmoles (umbral anaeróbico de Kindermann y
Keul, 1979). La velocidad al umbral láctico se
determinaba mediante seis etapas sucesivas de
1.200 metros y un aumento de la velocidad de 1
km/h, mientras que Conconi determinaría la velo-
cidad de deflexión de la frecuencia cardíaca
mediante etapas de 200 m y un aumento de la
velocidad de 0,5 km/h cada 200 m (por lo tanto,
las etapas sucesivas de velocidad no tenían una
duración similar). Sin embargo, Conconi había
indicado al ciclista Francesco Moser esa referencia
de velocidad de deflexión de la frecuencia cardía-
ca para preparar y batir el récord de la hora ciclis-
ta en 1984.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->