Está en la página 1de 258

1 Nuestro Hogar

2 Nuestro Hogar
3 Nuestro Hogar
Francisco Cândido Xavier
Cuando el servidor está preparado el servicio aparece.
Obramediúmnicadictadapor el Espíritu
ANDRÉ LUI Z
I NSTI TUTODE DI FUSÃOESPÍ RI TA
Av. Otto Barreto, 1067- CaixaPostal 110
CEP 13602-970- Araras- SP - Brasil
Fone(19) 3541-0077- Fax(19) 3541-0966
C.G.C. (MF) 44.220.101/ 0001-43
Inscrição Estadual 182.010.405.118
www.ide.org.br
info@ide.org.br
vendas@ide.org.br
4 Nuestro Hogar
ISBN 85-7341-321-2
Titulodel original enportugués:
NOSSO LAR
Derechosdeautor cedidosgratuitamentepor la
FederaciónEspíritaBrasileña
Traducción:
AlipioGonzálezHernández
Revisión:
AnaMaríaGarcíaAsencio
GuillermoArrioja
JoséLuisDarias
MarinaNavarro
LuisHu
Portada:
César FrançadeOliveira
Diagramación:
MaríaIsabel EstéfanoRissi
©2004, InstitutodeDifusãoEspírita
1ªedición – noviembre/ 2004
10.000ejemplares
Apartado Postal 2228Caracas 1010-A - Venezuela.
Calle12 A, entreCalles 7 y 8, QuintaMensajeFraternal.
Urbanización Vista Alegre, Caracas, 1020, Venezuela.
Telfs. (58-2) 4721325- 4727746- 4729289.
mensajefraternal@telcel.net.ve
5 Nuestro Hogar
Querido lector:
Estaobralanzadaoriginalmentepor laFederaciónEspíritaBrasileña, en
idiomaportugués, yasuperó laextraordinariacifrademillón ymedio de
ejemplarespublicados, ademásdeser traducidaacatorceidiomaslocual la
convierteen laObraMediúmnicamás difundidaen el mundo.
Ahora, estanuevaedicióndel libro NuestroHogar llegaasus
manosgraciasalacolaboraciónybuenavoluntaddela
Federación EspíritaBrasileñaquehacedido gratuitamentelos
derechosdeAutor enunesfuerzoconjuntoconel Consejo
EspíritaInternacional, quedistribuirápartedeestaedición.
Agradecemosinfinitamenteal hermano Nestor João Masotti,
PresidentedelaFEB ySecretarioGeneral del CEI por sugran
colaboraciónyapoyo. Deigual manera atodoscuantos
ayudarondirectao indirectamente–consuesfuerzo o consu
capital– alarealizacióndeestaMagnaCampañainspiradapor
lo Alto conlaintencióndedivulgar aúnmásnuestraamada
DoctrinaEspírita, especialmenteentrelosmáspobresy
necesitados.
LosEditores.
Araras, 11denoviembrede2004.
6 Nuestro Hogar
Í ndice
Nuevo Amigo......................................................................................... 9
Mensaje de André Luiz...................................................................... 13
1- En las zonas inferiores............................................................... 17
2- Clarencio.......................................................................................... 20
3- La oracióncolectiva...................................................................... 24
4- El médico espiritual ..................................................................... 29
5- Recibiendo asistencia.................................................................... 33
6- Precioso aviso................................................................................ 38
7- Explicaciones de Lisias............................................................... 42
8- Organización de servicios.......................................................... 46
9- El problema de laalimentación............................................... 50
10- En el bosque de las aguas....................................................... 54
11- Noticias del plano........................................................................ 58
12- El umbral ....................................................................................... 62
13- En el gabinete del ministro...................................................... 66
14- Elucidaciones de Clarencio........................................................ 71
15- La visita materna.......................................................................... 76
16- Confidencias.................................................................................... 80
17- En casa de Lisias......................................................................... 84
18- El amor, alimento de las almas.............................................. 88
19- La joven desencarnada................................................................ 92
20- Nociones del hogar ..................................................................... 97
21- Continuando la conversación....................................................102
22- El bonus hora...............................................................................106
7 Nuestro Hogar
23- Saber oír .........................................................................................111
24- Impresionante llamada.................................................................116
25- Generoso consejo.........................................................................121
26- Nuevas perspectivas.....................................................................125
27- Por fin, el trabajo........................................................................130
28- En servicio....................................................................................135
29- La visión de Francisco...............................................................140
30- Herencia y eutanasia.....................................................................145
31- Vampiro...........................................................................................150
32- Noticias de Veneranda................................................................156
33- Curiosas observaciones................................................................161
34- Con los recién llegados del umbral .......................................166
35- Encuentro singular ........................................................................171
36- El sueño..........................................................................................176
37- La conferencia de la ministra...................................................181
38- El caso Tobias..............................................................................187
39- Oyendo a la señora Laura........................................................193
40- Quien siembra, recogerá.............................................................198
41- Convocados para la lucha.........................................................203
42- La palabra del Gobernador .....................................................209
43- En conversación............................................................................214
44- Las tinieblas....................................................................................219
45- En el campo de la música......................................................224
46- Sacrificio de mujer.......................................................................230
47- El retorno de Laura...................................................................235
48- Culto familiar.................................................................................240
49- Regresando a casa........................................................................246
50- Ciudadano de Nuestro Hogar .................................................251
8 Nuestro Hogar
9 Nuestro Hogar
N uevoA migo
Por logeneral, losprefacios, sirvenparapresentar alosautores,
exaltándolessusméritosycomentándoleslapersonalidad.
Enestecaso, lasituaciónesdiferente.
Inútilmenteloscompañerosencarnadosbuscaríanal médicoAndré
Luiz enlosdirectoriosconvencionales.
A veces, el anonimatoes hijolegítimodel entendimientoydel
verdaderoamor. Pararedimirnosdel pasadoescabroso, semodificanlas
tablasdelanomenclaturausual enlareencarnación. Funcionael olvido
temporal comobendicióndelaDivinaMisericordia.
Andréprecisó, igualmente, cerrar lacortinasobresí mismo.
Por esonopodemospresentar al médicoterrestreyal autor humano,
sinoal nuevoamigoyal hermanoenlaeternidad.
Paratraer valiosasimpresionesaloscompañerosdel mundo, necesitó
despojarsedetodaslasconvenciones, inclusiveladel propionombre, para
noherir corazonesamados, envueltostodavíaenlosviejosmantosdela
ilusión. Losquerecogenlasespigasmaduras, nodebenofender alosque
plantanadistancia, ni perturbar lasiembraverde, aúnenflor.
Reconocemosqueestelibronoesúnico. Otrasentidadescomentaron
yalascondicionesdelavida, másalládelatumba…
Sinembargo, desdehacemucho, deseamostraer anuestrocírculo
espiritual aalguienquepuedatransmitir aotros, el valor delaexperiencia
10 Nuestro Hogar
propia, contodoslosdetallesposiblesalalegítimacomprensióndel orden,
quepresideel esfuerzodelosdesencarnadoslaboriososybienintencionados,
enlasesferasinvisiblesalavistahumana, aunqueíntimamenteligadas
al planeta.
Con seguridad, numerosos amigos sonreirán al contacto con
determinadospasajesdeestasnarraciones. Esqueloinusual causasorpresa
entodoslostiempos. ¿Quiénnosesonreiría enlaTierra, añosatrás,
cuandoselehablasedeaviación, deelectricidadoderadiofonía?
La sorpresa, la perplejidadyla duda son propias detodos los
aprendicesqueaúnnopasaronporlalección. Esmásquenatural, justísimo.
Nocomentaríamos, deesemodo, ninguna impresiónajena. Todolector
necesitaanalizar loquelee.
Nosremitimos, pues, tansóloal objetivoesencial del trabajo.
El Espiritismogana extensa expresión numérica. Millares de
criaturas seinteresan por sus trabajos, modalidades, experiencias. No
obstante, enesecampoinmensodenovedades, nodebeel hombredescuidarse
así mismo.
Nobastainvestigar fenómenos, adherirseverbalmente, mejorar la
estadística, adoctrinar concienciasajenas, hacer proselitismoyconquistar
favoresdelaopinión, por másrespetablequeellasea, enel planofísico.
Es indispensablereflexionar sobreel conocimientodenuestros infinitos
potenciales, aplicándolos, anuestravez, enlosserviciosdel bien.
El hombreterrestrenoes undesheredado. Es hijodeDios, en
trabajoconstructivo, vistiendoel ropajedelacarne; alumnodebenemérita
escuela, dondeprecisa aprender a elevarse. La lucha humana es su
oportunidad, suherramienta, sulibro.
El intercambioconloinvisibleesunmovimientosagradoenfunción
restauradoradel Cristianismopuro; por tanto, quenadiesedescuidede
lasnecesidadespropias, enel lugar queocupapor lavoluntaddel Señor.
AndréLuiz vieneacontarte, lector amigo, quelamayor sorpresa
11 Nuestro Hogar
enlamuertecarnal, esladecolocarnoscaraacaraconnuestrapropia
conciencia, dondeedificamosel cielo, nosestacionamosenel purgatorioo
nosprecipitamosenel abismoinfernal; vienearecordarnosquelaTierra
esuntaller sagradoyquenadielomenospreciarásinconocer el preciodel
terribleengañoal quesometióasupropiocorazón.
Guardesuexperienciaenel librodel alma. Elladicemuyaltoque
nolebasta al hombreapegarsealaexistenciahumana, sinoquenecesita
aprovecharladignamente; quelospasosdel cristiano, encualquier escuela
religiosa, debendirigirseverdaderamenteal Cristo, yque, ennuestrocampo
doctrinario, necesitamos en verdad del ESPI RI TI SMO y del
ESPIRITUALISMO, peromás, muchomás, deESPIRITUALIDAD.
EMMANUEL
PedroLeopoldo, 3 deoctubrede1943.
12 Nuestro Hogar
13 Nuestro Hogar
M ensajede
A ndréL uiz
Lavidanocesa. Lavidaesfuenteeternaylamuerteel juego
obscurodelasilusiones.
El gran ríotienesu trayectoantes dellegar al mar inmenso.
Copiándolelaexpresión, el almarecorreigualmentecaminosvariadosy
etapasdiversas. Tambiénrecibeafluentesdeconocimientos, aquí yallí, se
acrecientaentamañoysepurificaencalidad, antesdeencontrar el Océano
EternodelaSabiduría.
Cerrar losojoscarnales, constituyeunaoperacióndemasiadosimple.
Permutar el ropajefísico, nodecideel problemafundamental dela
iluminación, delamismamaneraqueel cambiodevestidonadatieneque
ver conlassolucionesprofundasdel destinoydel ser.
¡Oh, caminosdelasalmas, misteriososcaminosdel corazón! ¡Es
necesariorecorreros antes deintentar la suprema ecuación dela Vida
Eterna! ¡Esindispensablevivir vuestrodrama, conocerosdetalleadetalle,
enel largoprocesodel perfeccionamientoespiritual!
Seríaextremadamenteinfantil lacreenciadequeel simple“bajar
el telón”, resolviesetrascendentalescuestionesdel Infinito.
Unaexistenciaesunacto.
Uncuerpo— unvestido.
Unsiglo— undía.
14 Nuestro Hogar
Unservicio— unaexperiencia.
Untriunfo— unaadquisición.
Unamuerte— unsoplorenovador.
¿Cuántas existencias, cuántos cuerpos, cuántos siglos, cuántos
servicios, cuántostriunfos, cuántasmuertesnecesitamosaún?
¡Y el letradodefilosofíareligiosahabladedeliberacionesfinalesy
deposiciones definitivas!
¡Ah! ¡Por todaspartes, loscultosendoctrinaylosanalfabetosdel
espíritu!
Sehacenecesariomuchoesfuerzodel hombreparaingresar enla
academiadel Evangeliodel Cristo, ingresoqueseverifica, casi siemprede
extrañamanera– él solo, encompañíadel Maestro, efectuandoel curso
difícil, recibiendoleccionessincátedrasvisiblesyoyendovastasdisertaciones
sinpalabras articuladas.
Muylarga, por tantoesnuestrajornadalaboriosa.
Nuestropobreesfuerzoquieretraducir, apenas, una idea deesa
verdadfundamental.
¡Muchasgracias, amigosmíos, por vuestraatención!
Nosmanifestamos, juntoavosotros, enel anonimatoqueobedece
alacaridadfraternal. Laexistenciahumanamuestragranmayoríade
vasosfrágilesquenopuedencontener aúntodalaverdad. Además, no
nosinteresaría, por ahora, sinolaexperienciaprofunda, consusvalores
colectivos. Noatormentaríamos a nadiecon la idea dela eternidad.
Quelosvasossefortalezcan, enprimer lugar. Suministraremossolamente
algunas ligeras noticias, al espíritu necesitadodenuestroshermanosen
lasendaderealizaciónespiritual, yquecomprenden, connosotros, que“el
espíritusopladondequiere”.
Y, ahora, amigos, quemi agradecimientosecalqueen el papel,
recogiéndoseenel gransilenciodelasimpatíaydelagratitud. Atraccióny
15 Nuestro Hogar
reconocimiento, amor yjúbilo, viven en el alma. Creedqueguardaré
semejantesvaloresconmigo, avuestrorespecto, enel santuariodel corazón.
Queel Señor nosbendiga.
ANDRÉ LUIZ
16 Nuestro Hogar
17 Nuestro Hogar

En laszonasinferiores
Guardaba la impresión de haber perdido la idea del
tiempo. Lanocióndel espacio, hacíamuchohabíadesaparecido.
Estabaconvencidodequenopertenecíaya al númerode
los encarnados en el mundo, sin embargo, mis pulmones
respiraban ampliamente.
¿Desde cuándo me había vuelto juguete de fuerzas
irresistibles? ¡Imposibleaclararlo!
Enverdad,mesentíaamargadoduendeenlasrejasobscuras
del horror. Conloscabelloserizados, el corazóndando saltosy
un miedo terrible enseñoreándose de mí, muchas veces grité
como un loco, imploré la piedad y clamé contra el doloroso
desánimo que subyugabami espíritu; pero cuando el silencio
implacable no absorbía mi estentórea voz, lamentos más
conmovedores quelos míos, respondían amis clamores. Otras
veces, carcajadassiniestrasrasgabanlaquietudambiental. Algún
compañerodesconocidoestaría, ami ver, prisionerodelalocura.
Formasdiabólicas, rostrosdeformes, expresionesembrutecidas,
surgíandecuandoencuando, agravandomi asombro. El paisaje
cuando no era totalmente obscuro, parecía bañado en luz
cenicienta, como amortajado en neblinaespesa, quelos rayos
del Sol calentasen desdemuylejos.
El extraño viaje proseguía… ¿Con qué fin? ¿Quién lo
NUESTRO HOGAR
18 Nuestro Hogar
podríadecir? Apenas sabíaque huíasiempre… El miedo me
impelíadegolpe. ¿Dóndeestabanel hogar, laesposayloshijos?
Habíaperdido todanoción derumbo. ¡El recelo alo ignoto, el
pavor delastinieblas, absorbíantodaslasfacultadesdemi razón,
despuésdehabermedesprendidodelosúltimoslazosfísicosen
pleno sepulcro!
Atormentábamelaconsciencia; hubierapreferido laausencia
total delarazón, el noser.
Al comienzo, laslágrimaslavabanincesantementemi rostroy
apenasenrarosminutos, mebeneficiabalabendicióndel sueño. Pero
bruscamenteseinterrumpíalasensacióndealivio.Seresmonstruosos
medespertabanirónicos; eraimprescindiblehuir deellos.
Reconocíaahora, queunaesferadiferenteselevantabadela
polvaredadel mundo, pero yaeratarde. Pensamientos angustiosos
triturabanmi cerebro. Mal delineabaproyectosdesolución, cuando
numerososincidentesmeimpelíanaconsideraciones torturadoras.
Enmomentoalgunosurgiótanprofundamenteami vistael problema
religioso. Losprincipiospuramentefilosóficos, políticosycientíficos,
semefiguraban ahora, extremadamentesecundarios paralavida
humana. Significaban, ami ver, unvaliosopatrimonioenlosplanos
delaTierra, perourgíareconocerquelaHumanidadnoseconstituye
degeneracionestransitorias, ysí deEspírituseternos, camino aun
gloriosodestino. Verificabaquealgopermanecepor encimadetoda
consideraciónmeramenteintelectual. Esealgoeslafe, manifestación
divinaenel hombre. Pero, semejanteanálisissurgíatardío. Dehecho,
habíaconocido las letras del Antiguo Testamento, ymuchas veces
ojearael Evangelio; sinembargo, eraforzoso reconocer quenunca
procuraralasletrassagradasconlaluzdel corazón. Lasidentificabaa
través delacríticadeescritores poco afectos al sentimiento yala
conciencia, o en pleno desacuerdo con las verdades esenciales. En
otrasocasiones, lashabíainterpretadodeacuerdoconel sacerdocio
organizado, perosinsalir jamásdel círculodecontradicciones, donde
mehabíaestacionado voluntariamente.
19 Nuestro Hogar
Enverdad,nohabíasidouncriminal,segúnmipropioconcepto.
Empero, lafilosofíadel inmediatismo, mehabíaabsorbido. La
existenciaterrestre, quelamuertetransformara, noeraseñaladacon
aspectosdiferentesalosdelamasacomúndeloshombres.
Hijodepadrestal vezdemasiadogenerosos, conquistétítulos
universitarios sin grandes sacrificios, participédelos vicios dela
juventud demi tiempo, organicémi hogar, tuvehijos, perseguí
situaciones estables quegarantizasen latranquilidad económicade
mi grupofamiliar; pero, examinándomeatentamente, algomehacía
experimentarlanocióndel tiempoperdido,conlasilenciosaacusación
demi propiaconciencia. HabitélaTierraydisfrutédesusbienes, de
lasbendicionesdelavida, peronolehabíaretribuidoni uncentavo
delenormedébitocontraído.Tuvepadrescuyagenerosidadysacrificios
por mí nuncasupevalorar; esposaehijosqueprendieraferozmente
enlastelasrígidasdel egoísmodestructor. Tuveunhogar quecerréa
todoslosquetransitabanenel desiertodelaangustia. Mesentí feliz
conlosjúbilosdemi familia,olvidandoextenderesabendicióndivina
alainmensafamiliahumana, sordoalosmáselementalesdeberesde
fraternidad.
Enfin, comoflor deestufa, nosoportabaahorael climadelas
realidadeseternas. No habíadesarrollado lassemillasdivinasqueel
Señor delaVidacolocaraen mi alma. Más bien, las sofocara,
criminalmente, en el deseo desbordado del propio bienestar. No
adiestraraórganosparalavidanueva. Erajusto, pues, quedespertara
enellaalamaneradeunminusválidoque, restituidoal ríoinfinitode
laeternidad, no pudieseacompañar satisfactoriamentelacarrera
incesantedelasaguas; o como el mendigo infeliz que, exhausto en
plenodesierto, deambulaamerceddeimpetuosostifones.
¡Oh,amigosdelaTierra!¿Cuántosdevosotrospodréisevitar
el camino de la amargura con la preparación de los campos
interioresdel corazón? Encendedvuestraslucesantesdeatravesar
la gran sombra. Buscad la verdad, antes de que la verdad os
sorprenda. ¡Sudadahoraparanotener quellorar después!
20 Nuestro Hogar

Clarencio
–¡Suicida! ¡Suicida! ¡Criminal! ¡Infame! – Gritos como
estos mecercaban por todas partes. ¿Dóndesehallaban esos
sicarios de corazón empedernido? A veces, los vislumbraba
casualmente, escurridizos en las tinieblas densas, y cuando mi
desesperación alcanzaba el auge, los atacaba, movilizando
extremas energías. Pero en vano golpeaba en el aire, en el
paroxismodemi cólera. Carcajadassarcásticasheríanmisoídos,
mientrasaquelloscuerposnegrosdesaparecíanenlasombra.
¿A quién apelar? El hambre me torturaba, la sed me
abrasaba. Determinados fenómenos delaexperienciamaterial
se patentizaban a mi vista. Creciérame la barba, la ropa
comenzabaarompersecon los esfuerzos delaresistencia, en
aquellaregión desconocida. No obstante, lacircunstanciamás
dolorosa, noerael terribleabandonoenquemehallaba, sinoel
asedioincesantedefuerzasperversasquesemepresentabanen
aquelloscaminosyermosyobscuros. Meirritabanyaniquilaban
la posibilidad de concatenar ideas. Deseaba ponderar
debidamentelasituación, encuadrar razonesyestablecer nuevas
directrices al pensamiento; pero aquellas voces, aquellos
lamentosmezcladosdeacusacionesnominales,medesorientaban
irremediablemente.
–¿Québuscas infeliz? ¿Adóndevas, suicida?
21 Nuestro Hogar
Aquella áspera reprensión, incesantemente repetida,
perturbabami corazón. Infeliz, sí; pero, ¿suicida?, ¡Nunca!Esas
imprecaciones, ami juicionoeranprocedentes. Yohabíadejado
mi cuerpofísicocontrami voluntad.Recordabami porfiadoduelo
conlamuerte. Aúnmeparecíaoír losúltimospareceresmédicos
enunciadosenlaCasadeSalud; recordabalaasistenciadesvelada
quetuviera, las curaciones dolorosas queexperimentaraen los
largosdíasquesiguieranaladelicadaoperacióndelosintestinos.
Sentía, en el curso de esas reminiscencias, el contacto del
termómetro, el pinchazo desagradabledelas inyecciones y, por
fin, laúltimaescenaqueprecedieraal gran sueño: mi esposa,
joven aún, ylos tres hijos, contemplándome, en el terror dela
eternaseparación. Después… el despertar enel paisajehúmedo
yobscuro, ylagrancaminataqueparecíanotener fin.
¿Por qué me tachaban de suicida, cuando había sido
obligado aabandonar lacasa, lafamiliay ladulceconvivencia
delos míos? El hombremás fuerteconocerálos límites dela
resistenciaemocional. Firme y resoluto al principio, comencé
porentregarmealargosperíodosdedesánimo,ylejosdeproseguir
en la fortaleza moral, al ignorar mi propio fin, sentí que las
lágrimas, largamentereprimidas, brotaban con más frecuencia,
fluyendo del corazón.
¿Aquiénrecurrir?Porgrandequefueralaculturaintelectual
traídadel mundo, no podríaalterar ahoralarealidaddelavida.
Mis conocimientos ante el infinito se asemejaban apequeñas
burbujas de jabón llevadas por el viento impetuoso que
transformalos paisajes. Yo eraalgunacosaque el tifón de la
verdadllevabamuylejos.Sinembargo,lasituaciónnomodificaba
laotrarealidaddemi ser esencial. Preguntándomeamí mismosi
no habría enloquecido, encontraba la conciencia vigilante,
aclarándomequecontinuabasiendoel mismo, conel sentimiento
y la cultura logrados en la experiencia material. Persistían las
22 Nuestro Hogar
necesidadesfisiológicas,sinmodificaciónalguna.El hambrecastigaba
todasmisfibras, noobstante, apesar del abatimientoprogresivo, no
llegabaacaer definitivamenteen absolutaextenuación. Decuando
encuandoencontrabaverdurasquemeparecíanagrestes, entornoa
humildes hilos deaguaalos quemearrojabaansioso. Devoraba
aquellashojasdesconocidas, ingerí el aguadeaquellafuenteturbia,
tantocomomelopermitíanlasfuerzasirresistibles,quemeimpulsaban
haciadelante. Muchasvecesabsorví el lododel caminoyrecordéel
antiguopandecadadía,vertiendocopiosollanto.Confrecuencia,era
imprescindible ocultarme de las enormes manadas de seres
embrutecidos,quepasabanenbandadas,comofierasinsaciables.¡Eran
cuadros parahorrorizarse! Seacentuabael desaliento. Entonces
comencéarecordarquedebíaexistirunAutordelaVida,fuesedonde
fuese. Esaideameconfortó. Yo quedetestaralas religiones en el
mundo,experimentabaahoralanecesidaddeconsuelomístico.Médico
extremadamentearraigado al negativismo demi generación, seme
imponíaunaactitudrenovadora.Semehacíaimprescindibleconfesar
el fallodel amor propio, al quemehabíaconsagradoconorgullo.
Y, cuandolasenergíasmefaltaronpor completo, cuandome
sentí absolutamenteadherido al lodo delaTierra, sinfuerzaspara
erguirme,pedí al SupremoAutordelaNaturalezaquemeextendiese
susmanospaternales, entanamargaemergencia.
¿Cuántotiempodurólarogativa?¿Cuántashorasconsagréa
lasúplica,conlasmanosunidas,imitandoaunniñoafligido?Apenas
séquelalluviadelágrimaslavómi rostro;quetodosmissentimientos
seconcentraronenlaoracióndolorosa.¿Seríaposiblequemehallara
completamenteolvidado?¿No era, también, hijo deDios, aunque
no hubieratratado deconocer suactividad sublime, mientras me
hallaraengolfadoenlasvanidadesdelaexperienciahumana?¿Por
quénomeperdonaríael PadreEterno, cuando proveíanido alas
avesinconscientesyprotegíabondadoso,latiernaflordeloscampos
agrestes?
23 Nuestro Hogar
¡Ah!Esprecisohaber sufridomucho, paraentender todas
lasmisteriosasbellezasdelaoración; esnecesariohaber conocido
el remordimiento,lahumillación,laextremadesventura,paratomar
coneficaciael sublimeelíxir delaesperanza. Fueeneseinstante
quelasespesasneblinassedisiparonyalguiensurgiócomoemisario
delosCielos. Unsimpáticoancianomesonriópaternalmente. Se
inclinó, fijóenmí susgrandesojoslúcidos, ydijo:
–¡Valor, hijomío!El Señor notedesampara.
Amargo llanto bañabatodami alma. Emocionado, quise
traducir mi júbilo, comentar el consuelo quemellegaba, mas,
reuniendotodaslasfuerzasquemequedaban,apenaspudeinquirir:
–¿Quiénsois, generosoemisariodeDios?
El inesperadobienhechor sonrióbondadosoyrespondió:
–LlámameClarencio. Tansólosoytuhermano.
Y percibiendomi agotamiento, agregó:
–Ahorapermaneceen calmay en silencio. Es necesario
descansar pararecuperar energías.
Enseguida, llamóadoscompañerosqueguardabanactitud
dedesvelados servidores, yordenó:
–Prestemosanuestroamigolossocorrosdeemergencia.
Blancolienzofueextendidoallí mismo, amododehamaca
improvisada, disponiéndoselos cooperadores atransportarme
generosamente.
Cuandomealzaronconel mayor cuidado, Clarenciomeditó
uninstanteyaclaró, comoquienrecuerdainaplazableobligación:
–Vamos sin demora. Es necesario alcanzar NuestroHogar
conlamayor prestezaposible.
24 Nuestro Hogar

L aoracióncolectiva
Aunqueeratransportadoalamaneradeunherido
común, percibí el cuadro confortablequesedesarrollabaante
mi vista.
Clarencio, queseapoyabaenuncayado desubstancialu-
minosa, sedetuvo anteunagranpuertaenclavadaenaltosmu-
ros, cubiertos detrepadoras floridas ygraciosas. Tanteando en
unpuntodelamuralla, seabrióunaampliacavidad, atravésde
lacual penetramos silenciosos.
Suaveclaridadinundabaallí todaslascosas. A lo lejos, un
graciosofocodeluz dabalaideadeunapuestadesol entardes
primaverales. A medidaqueavanzábamos, conseguíaidentificar
preciosas construcciones situadas en extensos jardines.
A unaseñal deClarencio, losconductoresdepusieronlen-
tamentelaimprovisadahamaca. A misojossurgió, entonces, la
puertaacogedoradeunedificioblanco, parecidoaungranhos-
pital terrestre. Dos jóvenes, envueltos en túnicas deníveo lino,
corrieronpresurososalallamadademi bienhechor ycuandome
acomodaban en un lecho deemergencia, paraconducirmecui-
dadosamente al interior, oí al generoso anciano recomendar,
cariñoso:
–Lleven a nuestro protegido al pabellón de la derecha.
25 Nuestro Hogar
Ahoraestánesperandopormí.Mañanatempranovolveréaverlo.
Ledirigí unamiradadegratitud, al mismotiempoqueera
conducido aunconfortableaposento deampliasproporciones,
ricamenteamueblado, enel quemeofrecieronlecho acogedor.
Envolviendo alos dos enfermeros en lavibración demi
reconocimiento,meesforcépordirigirleslapalabra,consiguiendo
por findecir:
–Amigos, quienquieraqueseáis, explicadmeenquénuevo
mundo meencuentro… ¿Dequéestrellaviene, ahora, estaluz
confortadoraybrillante?
Unodeellosmeacariciólafrentecomosi fueraconocido
mío yacentuó:
–Estamos en las esferas espirituales vecinas alaTierra, y
el Sol quenos iluminaen estemomento es el mismo quenos
vivificabael cuerpo físico. Pero aquí nuestrapercepción visual
es mucho más rica. La estrella que el Señor encendió para
nuestros trabajos terrestres es más preciosaybelladelo quela
suponemoscuandoestamosenel círculocarnal. NuestroSol es
ladivinamatriz delavida, ylaclaridadqueirradiaprovienedel
Autor delaCreación.
Mi ego, como absorto en unaondade infinito respeto,
observó lasuaveluz queinvadíalahabitación, através delas
ventanas, y me perdí en un curso de profundas reflexiones.
Recordéentonces quenuncamehabíafijado en el Sol durante
losdíasterrestres, meditandoenlainconmensurablebondadde
aquél quenoslo concedeparael camino eterno delavida. Así,
me asemejaba al ciego venturoso, que abre los ojos a la
Naturalezasublime, después delargos siglos deobscuridad.
A esaalturamesirvieronuncaldoreconfortante, seguido
deaguamuyfresca, quemeparecióportadoradefluidosdivinos.
26 Nuestro Hogar
Aquella reducida porción de líquido me reanimaba
inesperadamente. No sabríadecir quéclasedesopaeraaquella:
si unaalimentaciónsedativao si unremedio saludable. Nuevas
energíasamparabanmi alma, yprofundasconmocionesvibraban
enmi espíritu.
Pero, mi mayor emociónestabareservadaparamomentos
más tarde.
Aún no había salido de aquella consoladora sorpresa,
cuando una divina melodía penetró en la habitación,
pareciéndomeunasuavecolmenadesonidoscaminoalasesfe-
rassuperiores.Aquellasnotasdemaravillosaarmoníaatravesaban
mi corazón. Ante mi mirada indagadora el enfermero que
permanecía ami lado aclaró bondadoso:
–Hallegado el crepúsculo a NuestroHogar. En todos los
núcleosdeestacoloniadetrabajo, consagradaal Cristo,hayunión
directaconlasoracionesdelaGobernación.
Y mientraslamúsicaembalsamabael ambiente,sedespidió
atentamente, agregando:
–Ahora,permanezcaenpaz.Volverédespuésdelaoración.
Measaltó unasúbitaansiedad.
–¿No podríaacompañaros?– preguntésuplicante.
–Todavíaestádébil –aclaró gentil–, pero en caso deque
sesientadispuesto…
Aquella melodía renovaba mis energías profundas. Me
levanté venciendo dificultades y me agarré al brazo fraternal
quesemeextendía. Siguiendo, vacilante, lleguéaun enorme
salón, dondenumerosaasambleameditabaensilencio, profun-
damente recogida. De la bóveda llena de brillante claridad,
pendían delicadas guirnaldasdeflores, del techo hastalabase,
27 Nuestro Hogar
formandoradiantes símbolosdeEspiritualidadSuperior. Nadie
parecíadarsecuentademi presencia, mientras yo disimulaba
malamentemi insuperablesorpresa. Todoslosatentoscircuns-
tantes parecían hallarse esperando alguna cosa. Conteniendo
costosamente las numerosas indagaciones que hervían en mi
mente, notéqueal fondo, enunapantallagigantesca, sedibujaba
prodigioso cuadro deluz deslumbrante. Obedeciendo a mo-
dernosprocesosdetelevisión, surgióel escenariodeuntemplo
maravilloso. Sentado en un lugar prominente, un anciano
coronadodeluz, fijabalosojosaloAlto, enactituddeoración,
vistiendo blanca túnica de irradiaciones resplandecientes. En
un plano inferior, setentaydos figuras parecían acompañarlo
enrespetuososilencio. Muysorprendido, observéqueClarencio
participabadelaasamblea, entrelosquerodeabanal refulgen-
teanciano.
Apretéel brazodel enfermeroamigo, ycomprendiendoél
quemispreguntasnodemorarían, meaclaróenunavoztanbaja,
quemásseasemejabaaunmurmullo:
–Estétranquilo. Todos los residentes y las instituciones
deNuestroHogar, están orando con el Gobernador através de
laaudición yvisión adistancia. ¡Loemos el Corazón Invisible
del Cielo!
Nohabíaterminado laexplicación, cuando lassetentay
dosfigurascomenzaronacantar unarmoniosohimno, llenode
indefiniblebelleza. LafisonomíadeClarencio, enel círculo de
los venerables compañeros, me pareció llenade más intensa
luz. El canto celeste estaba compuesto de notas angelicales,
de sublime recogimiento. Reinaban en el recinto misteriosas
vibraciones depaz ydealegría, ycuando las notas argentinas
(1) Imagen simbólica formada por las vibraciones mentales de los habitantes de
la colonia. – (Nota del Autor espiritual).
28 Nuestro Hogar
hicieronundeliciosostaccato, sediseñó alo lejos, enplano ele-
vado, uncorazónmaravillosamenteazul (1), conestríasdoradas.
Enseguida, delicio-samúsicarespondíaalosloores, proceden-
te, tal vez, deesferasdistantes. Entoncesunaabundantelluvia
de flores azules se derramó sobre nosotros, pero, si
intentásemos, no conseguiríamos sostener en las manos
aquellas miosotas celestiales. Las minúsculas corolas se
deshacíanlevementeal tocarnosenlafrente, experimentando,
por vez propia, singular renovación deenergías al contacto de
los pétalos fluídicos queperfumaban mi corazón.
Terminadalasublimeoración regreséal aposentodeen-
fermo, amparadopor el amigoquemeatendíadecerca. Entre-
tanto, yanoerael graveenfermodeunashorasantes. Laprimera
oracióncolectivaen NuestroHogar operó enmí unacompleta
transformación. Unalivioinesperado meenvolvíael alma. Por
primeravez, después deaños consecutivos desufrimiento, el
pobrecorazón, nostálgicoyatormentado, cual cálizpor mucho
tiempo vacío, se llenaba de gotas generosas del licor de la
esperanza.
29 Nuestro Hogar

El médicoespiritual
En el día inmediato, después de un profundo y
reparador reposo, experimenté la bendición radiante del
Sol amigo, cual suave mensaje al corazón. Claridad
reconfortante atravesaba una amplia ventana, inundando
el recinto de acariciadora luz. Me sentía otro. Nuevas
energías se manifestaban en lo más íntimo de mí. Tenía la
impresión deestar sorbiendo laalegríadelavida, con gran
intensidad. En mi almasolamentehabíaun punto sombrío:
la saudade del hogar, el apego a la familia que quedara
distante. Numerosasinterrogacionesveníanami mente, pero
era tan grande la sensación de alivio, que sosegaba el
Espíritu alejándolo de cualquier inquietud.
Quiselevantarme, gozar del espectáculo delaNaturaleza
llena de brisas y de luz pero no lo conseguí, llegando a la
conclusión dequesin lacooperación magnéticadel enfermero
semehacíaimposibledejar el lecho.
No había vuelto en mí de las consecutivas sorpresas,
cuandoseabriólapuertayvi entrar aClarencioacompañadode
un simpático desconocido. Me saludaron atentamente
deseándomepaz. Mi bienhechor delavísperaindagó sobremi
estado general, acudiendo el enfermero para ofrecer la
información.
Sonriendo, el ancianoamigomepresentóasucompañero.
30 Nuestro Hogar
Setrataba, dijo, del hermano EnriquedeLuna, del Servicio de
AsistenciaMédicadelacoloniaespiritual. Vestidodeblanco, su
fisonomíairradiabaenormesimpatía. Enriquemeauscultó mi-
nuciosamente, sonrió yexplicó:
–Es delamentar quehayavenido medianteel suicidio.
Mientras Clarencio permanecíasereno, sentí queun sin-
gular asomoderebeldiahervíaenlomásíntimodemí.
¿Suicidio?Recordélas acusaciones delos perversos seres
de las sombras. No obstante el caudal de gratitud que estaba
acumulando, no pudesilenciarmeanteaquellaincriminación.
–Creoquehayunerror – aseveré, susceptible–, mi regreso
del mundo no tuvo esacausa. Luchépor más decuarentadías
en laCasade Salud intentando vencer alamuerte. Sufrí dos
operaciones graves, debido alaoclusión intestinal…
–Sí, – aclaró el médico, demostrando lamismaserenidad
superior –, perolaoclusiónseradicabaencausasprofundas. Tal
vez el amigo no sehayaanalizado lo suficiente. El organismo
espiritual presenta en sí mismo la historia completa de las
acciones practicadas en el mundo.
E inclinándoseconatenciónindicabadeterminadospuntos
demi cuerpo.
–Veamos lazonaintestinal – exclamó –. Laoclusión se
derivaba deelementoscancerososyéstos, asuvez, dealgunas
liviandades demi estimado hermano, en el campo delasífilis.
Laenfermedad, tal vez no hubieraasumido características tan
graves, si su procedimiento mental en el planeta, estuviese
encuadradoenlosprincipiosdelafraternidadydelatemperancia.
Sinembargo, sumodo especial deconvivir, muchasvecesexas-
perado ysombrío, captabadestructorasvibracionesdeaquellos
quelooían. ¿Nuncaimaginóquelacólerafueseunmanantial de
fuerzas negativas para nosotros mismos? La ausencia de
autodominio, lainadvertenciaen el trato con los semejantes, a
31 Nuestro Hogar
los cuales muchas veces ofendió sin reflexionar, lo condujeron
confrecuenciaalaesferadelosseresenfermoseinferiores. Tal
circunstanciaagravó, mucho, su estado físico.
Despuésdeunalargapausa, durantelacual meexaminaba
atentamente, continuó:
–¿Observó, amigomío, quesuhígadofuemaltratadopor
su propiaacción yquelos riñones fueron olvidados por usted
conterriblemenosprecio delasdádivassagradas?
Singularpreocupaciónmeinvadierael corazón.Pareciendo
desconocer laangustiaquemeoprimía, continuabael médico,
esclareciendo:
–Los órganos del cuerpo somático poseen incalculables
reservas, según los designios del Señor. No obstante, mi amigo
eludió excelentes oportunidades, desperdiciando preciosos
patrimoniosdelaexperienciafísica. Laextensatareaquelefue
confiada por los Mayores de la Espiritualidad Superior, fue
reducidaasimplestentativasdetrabajoquenoseconsumó.Todo
el aparato gástrico fue destruido a causa de excesos en la
alimentación y bebidas alcohólicas, aparentemente sin
importancia. Lasífilis, devoró susenergíasesenciales. Comove,
el suicidio es incontestable.
Medité en los problemas de los caminos humanos,
reflexionando sobrelas oportunidades perdidas. En lavidahu-
mana,conseguíaajustarnumerosasmáscarasal rostro,tallándolas
conformealassituaciones.Porlodemás,enotrotiemponopodía
suponer quesemepedirían cuentas desimples episodios, que
mehabíaacostumbrado aconsiderar como hechos sin mayor
significado. Habíaconceptuado, hastaallí, loserroreshumanos,
segúnlospreceptosdelacriminología. Todoacontecimientoin-
significante, extraño aloscódigos, entraríaenlarelacióndelos
fenómenos naturales. Pero, ahora, semepresentabaotro siste-
made verificación de las faltas cometidas. No meenfrentaba
contribunalesdetortura, ni mesorprendíanabismosinfernales;
32 Nuestro Hogar
empero, benefactoressonrientesmecomentabanlasdebilidades
comoquiencuidadeunniñodesorientado,lejosdeloscuidadospater-
nos.Noobstante,aquelinterésespontáneo,heríamivanidaddehombre.
Tal vezsi hubierasidovisitadoporfigurasdiabólicasquemetorturasen,
conlostridentesenlasmanos,hallasefuerzasparaencontrarladerrota
menosamarga.Aúnasí,labondadexuberantedeClarencio,lainflexión
deternuradel médico,lacalmafraternal del enfermero,mepenetraban
profundamenteel Espíritu. Nomedilacerabael deseodereacción;me
dolíalavergüenza.¡Y lloré!Conel rostroentrelasmanos,cual unniño
contrariadoeinfeliz, mepuseasollozar conundolor quemeparecía
irremediable. No eraposibleentrar endesacuerdo. EnriquedeLuna
hablabaconsobradasrazones.Porfin,ahogandolosimpulsosvanidosos,
reconocílaextensióndemisliviandadesdeotrostiempos.Lafalsanoción
deladignidadpersonal cedíaterrenoalajusticia. Antemi visiónespiri-
tual, ahorasóloexistíaunarealidad torturante:eraverdaderamenteun
suicida, habíaperdidolapreciosaoportunidaddelaexperienciahuma-
na;nopasabadeser unnáufragoaquienserecogíapor caridad.
Entoncesel generoso Clarencio, sentándoseenel lecho ami
lado, acariciópaternalmentemiscabellosydijoconmovido:
–¡Oh, hijo mío, no teaflijastanto!Tebusquéatendiendo ala
intercesióndelosqueteamandesdeplanosmásaltos. Tuslágrimas
alcanzanasuscorazones.¿Nodeseasserlesgratomanteniéndotetranquilo
enel examendetuspropiasfaltas?Enverdad, tuposiciónesladel
suicidainconsciente; pero esnecesario reconocer quecentenaresde
criaturasseausentandiariamentedelaTierraenlasmismascondiciones.
Cálmate, pues. Aprovechalostesorosdel arrepentimiento; guardala
bendición del remordimiento, aunquetardío, sin olvidar que la
aflicción no resuelve los problemas. Confía en el Señor y en
nuestradedicación fraternal. Sosiegatu almaperturbada, pues
muchos denosotros hemos deambulado, igualmente, en otros
tiempospor tuscaminos.
Antelagenerosidadquetraducíansuspalabras, sumergí la
cabezaensupecho paternal yllorélargamente…
33 Nuestro Hogar

R ecibiendoasistencia
–¿Esustedel protegido deClarencio?
Lapreguntalahacíaunjovendesingularydulceexpresión.
Conungranbolso pendientedelamano, como si llevara
pertrechosdeasistencia, medirigíaunaacogedorasonrisa. Ante
mi respuestaafirmativa, semostró satisfecho y, con ademanes
fraternos, agregó:
–SoyLisias, suhermano. Mi director, el asistenteEnrique
deLuna, medesignóparaservirlo, mientrasnecesitetratamiento.
–¿Esenfermero?– indagué.
–Soyvisitador delosServiciosdeSalud. Comotal, nosólo
coopero enlaenfermería, sino quetambiénseñalo necesidades
de socorro o providencias que se refieran a enfermos recién
llegados.
Notando mi sorpresa, explicó:
–Enmiscondicioneshaynumerososservidoresen Nuestro
Hogar. El amigo acabadeingresar ennuestracoloniay, natural-
mente, ignoralaamplitud denuestros trabajos. Paraquetenga
unaidea,bastadecirqueaquí,enlasecciónenlaqueseencuentra,
existenmásdemil enfermosespirituales, ytengaencuentaque
éste es uno de los menores edificios de nuestro parque
34 Nuestro Hogar
hospitalario.
–¡Todo eso es maravilloso! – exclamé.
Adivinando que mis observaciones tendían al elogio
espontáneo, Lisias selevantó delapoltronaen laquesehabía
sentado ycomenzó aauscultarmeatentamente, impidiendo mi
agradecimiento verbal.
–Lazonadesus intestinos, presentalesiones serias con
vestigios muy exactos del cáncer; la región del hígado revela
dilaceraciones; la de los riñones demuestra características de
agotamiento prematuro.
Sonriendo, bondadoso, agregó:
–¿El hermano sabelo quesignificaesto?
–Sí –contesté–, el médico melo aclaró ayer, explicando
quedeboesosdisturbios amí mismo…
Reconociendo el desaliento demi confesión reticentese
apresuró aconsolarme:
–En el grupo de ochentaenfermos aquienes debo dar
asistencia diaria, cincuenta y siete se encuentran en sus
condiciones. Tal vez usted ignorequetenemos por aquí alos
mutilados. ¿Pensó eneso?¿Sabequeel hombreimprevisor que
usósusojosparael mal, compareceaquí conlasórbitasvacías?
¿Quéel malhechor,interesadoenutilizarel dondelalocomoción
fácil enactoscriminales, experimentaladesolacióndelaparálisis,
cuandonoesrecogidoabsolutamentesinpiernas?¿Quélospo-
bres obsesos en las aberraciones sexuales acostumbran allegar
enextremalocura?
Advirtiendo mi natural perplejidad, prosiguió:
–NuestroHogar no es estanciade Espíritus propiamente
victoriosos, si conferimosal términosurazonableacepción. So-
35 Nuestro Hogar
mos felices, porquetenemos trabajo; y laalegríaviveen cada
rincóndelacoloniaporqueel Señor nonosretiróel panbendito
del servicio.
Aprovechando unalargapausa, exclamésensibilizado:
–Continúe amigo mío, ilústreme. Me siento aliviado y
tranquilo. ¿No será esta región un departamento celestial de
los elegidos?
Lisiassonrió ymeexplicó:
–Recordemos laantiguaenseñanzaqueserefiereaque
muchosseránlosllamadosypocoslosescogidosenlaTierra.
Y dejando vagar sumiradapor el horizontelejano, como
fijandoexperienciasdesí mismoenel archivodelasrecordaciones
más íntimas, acentuó:
–Las religiones en el Planeta, convocan alas criaturas al
banquetecelestial. Ensanaconciencia, nadiequesehayaapro-
ximado undíaalanocióndeDiospuedealegar ignoranciaen
eseparticular. Esincontableel número delosllamados, amigo
mío; pero, ¿endondeestánlosqueatiendenalallamada?Con
raras excepciones, la masa humana prefiere acceder a otro
género deinvitaciones. Gastasus posibilidades en los desvíos
del bien; seagrava consuscaprichosyeliminael cuerpofísico
agolpesdeirreflexión. Resultado:millaresdecriaturas seretiran
diariamente de la esfera de la carne en doloroso estado de
incomprensión. EnormesmultitudesdeEspíritusandanerran-
tes en todas direcciones en los círculos inmediatos a la
superficie planetaria, constituidas de locos, enfermos e igno-
rantes.
Notandomi admiracióninterrogó:
–Por ventura, ¿acaso creíaquelamuertedel cuerpo nos
conduciríaaplanos milagrosos? Somos compelidos al trabajo
áspero, aservicios pesados yno bastaeso. Si tenemos débitos
36 Nuestro Hogar
enel planeta, por másalto queascendamos, esimprescindible
volver, pararectificar, lavandoel rostroenel sudor del mundo,
desatando cadenas deodio y sustituyéndolas por lazos sagra-
dosdeamor. No seríajusto imponer aotro latareadelimpiar
el campo quesembramosdeespinasconnuestraspropiasma-
nos.
Moviendo lacabeza, agregaba:
–En el caso delos “muchos llamados”, querido mío. El
Señor no olvidaahombrealguno; sin embargo, son rarísimos
loshombresquelerecuerdan.
Abrumado con el recuerdo demis propios errores, ante
tan grandes nociones deresponsabilidad individual, objeté:
–¡Cuán perverso fui!
Con todo, antes de que me extendiese en otras excla-
maciones, el visitador colocó ladiestracariñosaenmis labios,
murmurando:
–¡Cállese! Meditemos en el trabajo a hacer. En el
arrepentimiento verdadero es preciso saber hablar, paracons-
truir denuevo.
Enseguida, meaplicó pases magnéticos, cuidadosamente.
Haciendo las curaciones en lazonaintestinal aclaró:
–¿Noobservael tratamientoespecializadodelazonacan-
cerosa?Puesanótelobien: todamedicinahonestaesserviciode
amor, actividaddesocorro justo; mas el trabajo decuración es
peculiar a cada Espíritu. Hermano mío, usted será tratado
cariñosamente, sesentiráfuertecomoenlostiemposmásbellos
desujuventudterrestre, trabajarámuchoycreoquellegaráaser
uno delosmejorescolaboradoresenNuestroHogar; entretanto,
lacausadesusmalespersistiráensí mismo, hastaquesedeshaga
delos gérmenes deperversión delasaluddivina, queagregó a
37 Nuestro Hogar
sucuerposutil por descuidomoral ypor el deseodegozar más
quelosotros. Lacarneterrestre, delaqueabusamos, estambién
el campo bendito dondeconseguimos realizar fructíferas labo-
res decuración radical cuando permanecemos atentos al justo
deber.
Meditésobreaquellosconceptos, ponderélabondaddivi-
nayen unaexaltación desensibilidad, llorécopiosamente.
Lisiasterminóel tratamientodel díaconserenidadydijo:
–Cuandolaslágrimasnoseoriginanenlarebeldía,siempre
constituyen un remedio depurador. Llore, amigo mío.
Desahogueel corazón. Y bendigamos aaquellas beneméritas
organizaciones microscópicas que son las células de la carne
enlaTierra. Tanhumildesytanpreciosas, tandetestadasytan
sublimes por el espíritudeservicio. Sin ellas, quenos ofrecen
templo paralarectificación, ¿cuántos milenios gastaríamos en
la ignorancia?
Hablandoasí, acariciócariñosamentemi frenteabatiday
sedespidió conunósculo deamor.
38 Nuestro Hogar

P reciosoaviso
Al díasiguiente, después de laoración del crepúsculo,
Clarencio meprocuró encompañíadel atento visitador.
Irradiando generosidad en su fisonomía, me preguntó
abrazándome:
–¿Cómoestá?¿Unpocomejor?
Esbocéel gesto del enfermo que se veacariciado en la
Tierra, ablandando lasfibrasemotivas. Enel mundo, aveces, el
cariño fraterno esmal interpretado. Obedeciendo al viejo vicio,
comencéaexplicarme, mientraslosdosbenefactoressesentaban
cómodamenteami lado:
–No puedo negar queestoymejor; no obstantesufro in-
tensamente muchos dolores en la zona intestinal y extrañas
sensacionesdeangustiaenel corazón. Nuncasupusequefuese
capazdetamañaresistencia, mi amigo. ¡Ah!¡Quépesadahasido
mi cruz!… Ahoraquepuedo coordinar mis ideas, creo queel
dolor meaniquiló todaslasfuerzasdisponibles…
Clarencio oíaconatencióndemostrando graninteréspor
mis lamentaciones ysin el menor gesto quedenunciaseel pro-
pósito de intervenir en el asunto. Animado por esa actitud
continué:
–Además mis sufrimientos morales son enormes e
39 Nuestro Hogar
inenarrables. Amainadalatormentaexterior con los socorros
recibidos vuelvo ahoraalas tempestades íntimas. ¿Quéhabrá
sidodemi esposaydemishijos?¿Habráconseguidomi primo-
génito progresar deacuerdo con mi viejo ideal?¿Y las hijitas?
Mi desventurada Celia muchas veces afirmó que moriría de
nostalgia, si undíayolefaltase. ¡Admirableesposa!Aúnsiento
sus lágrimas de los últimos momentos. No sé desde cuando
estoy viviendo la pesadilla de esta distancia… Continuas
dilaceracionesmerobaronlanocióndel tiempo. ¿Dóndeesta-
rámi pobrecompañera? ¿Llorando junto alas cenizas demi
cuerpooenalgúnrincónobscurodelasregionesdelamuerte?
¡Oh, mi dolor es muy amargo! ¡Qué terrible destino el del
hombreapegado aladevoción delafamilia! ¡Creo quepocas
criaturas habrán sufrido tanto como yo!… En el planeta,
vicisitudes, desengaños, enfermedades, incomprensiones y
amarguras, disfrutando escasas notas de alegría. Después los
sufrimientosdelamuertedel cuerpo…Enseguida¡losmartirios
demásalládel túmulo! Entonces, ¿quéserálavida?¿Sucesiva
secuencia de miserias y lágrimas? ¿No habrá recursos para
cosechar lapaz?Por másquedeseeafirmarmeenel optimismo,
sientoquelanocióndeinfelicidadmebloqueael Espíritucomo
terriblecárcel del corazón. ¡Quédesventurado destino, oh ge-
neroso benefactor!…
Llegadaaesaalturael vendaval demis quejas condujera
mi barco mental al océano extenso delaslágrimas.
Con todo eso, Clarencio se levantó sereno y habló sin
afectación:
–Amigo mío, ¿verdaderamente, desea usted la curación
espiritual?
Antemi gesto afirmativo, continuó:
–Aprenda entonces a no hablar excesivamente de sí
40 Nuestro Hogar
mismo, ni comente su propio dolor. La lamentación denota
enfermedad mental y enfermedad de curso laborioso y
tratamiento difícil. Es imprescindible crear pensamientos
nuevos y disciplinar los labios. Solamente conseguiremos
equilibrio, abriendoel corazónal Sol delaDivinidad. Clasificar
el esfuerzo necesario como imposición aplastante, vislumbrar
padecimientos donde hay lucha edificante, suele identificar
indeseablecegueradel alma. Cuanto más utiliceel verbo para
dilatar consideraciones dolorosas en el círculo de la
personalidad, más duros se volverán los lazos que lo atan a
mezquinas recordaciones. El mismo Padre que vela por su
persona, ofreciéndoletecho generoso, en estacasa, atenderáa
susparientesterrestres. Debemostener nuestrogrupofamiliar
como sagrada construcción, pero sin olvidar que nuestras
familiassonseccionesdelaFamiliaUniversal, bajolaDirección
Divina. Estaremosasulado pararesolver lasdificultadespre-
sentesyestructurar proyectosfuturos, peronodisponemosde
tiempo para volver a las zonas estériles de la lamentación.
Además, tenemosenestacoloniael compromiso deaceptar el
trabajo más áspero como bendición de realización, conside-
rando que la Providencia desborda amor, mientras nosotros
vivimoscargadosdeonerosasdeudas. Si deseapermanecer en
estacasadeasistencia, aprendaapensar con justeza.
En eseínterin, semesecarael llanto yllamado al orden
por el generoso instructor, asumí otra actitud, aunque estaba
avergonzado demi debilidad.
–¿No disfrutabaustedenlacarne– prosiguió Clarencio
bondadosamente– las ventajas naturales consecuenciadelas
buenas situaciones?¿No estimabalaobtención derecursos lí-
citos, ansioso deextender beneficios alos seres amados?¿No
se interesaba por las remuneraciones justas, las expresiones
confortablesconposibilidadesdeatender alafamilia?Aquí el
41 Nuestro Hogar
programano es diferente. Apenas difieren los detalles. En los
círculoscarnalesprivanlaconvenciónylagarantíamonetaria;
aquí el trabajo y las adquisiciones definitivas del Espíritu
inmortal. El dolor, paranosotros, significaposibilidaddeenri-
quecer el alma; la lucha constituye el camino para la divina
realización. ¿Comprendióladiferencia?Lasalmasdébiles, ante
el servicio, seacuestan paraquejarseantelos quepasan; pero,
lasfuertesrecibenel serviciocomopatrimoniosagrado, encuya
ejecuciónsepreparan, caminoalaperfección. Nadieleconde-
na la saudade justa, ni pretende estancar su fuente de
sentimientos sublimes. Además, conviene notar que el llanto
deladesesperación no edificael bien. Si en verdad amaasu
familiaterrestre, es necesario quetengabuen ánimo paraserle
útil.
Sehizounalargapausa. LapalabradeClarenciomeeleva-
raareflexionesmássanas.
Mientrasmeditabaenlasabiduríadelavaliosaadvertencia,
mi benefactor, cual padre que olvidalaliviandad de los hijos
para comenzar de nuevo la lección, con serenidad, volvió a
preguntarmeconunabellasonrisa:
–Entonces, ¿cómo sesiente?¿Mejor?
Contentopor sentirmedisculpadoyalamaneradelacri-
aturaquedeseaaprender, respondí confortado:
–Estoymucho mejor, paracomprender más laVoluntad Di-
vina.
42 Nuestro Hogar

ExplicacionesdeL isias
SerepitieronlasvisitasperiódicasdeClarencioylaatención
diariadeLisias.
A medidaqueprocurabahabituarmealos nuevos deberes,
sensaciones dedesahogo aliviaban mi corazón. Disminuyeron los
doloresylosimpedimentosdefácil locomoción. Pero notabaque
losrecuerdosfuertesdelosfenómenosfísicos, mehacíanvolver a
sentir laangustia, el recelo por lo desconocido, ylamolestiadela
inadaptación. A pesar detodo encontrabamás seguridad en mí
mismo.
Ahora, medeleitabacontemplando los vastos horizontes
asomado alas espaciosas ventanas. Sobretodo meimpresionaban
losaspectosdelaNaturaleza. Casi todo, eraunamejoradacopiade
laTierra. Colores más armoniosos, substancias más delicadas. El
suelo estabacubierto devegetación. Grandes árboles, abundantes
pomaresyjardinesdeliciosos. Sediseñabanmontescoronadosde
luzacontinuacióndelaplanicie, dondereposabalacolonia. Todos
losdepartamentosaparecíancultivadosconesmero. Apequeñadis-
tancia, seelevabangraciososedificios. Sealineabanenespaciosre-
gularesexhibiendodiversasformas. Ningunosinfloresalaentrada,
destacándosealgunascasitasencantadoras, cercadaspor murosde
hiedra, dondediferentes rosas seabrían aquí yalláadornando el
verde de variados cambiantes. Aves de plumajes policromos
43 Nuestro Hogar
cruzabanlosairesy, decuandoencuando, seposabanagrupadasen
las torres blancas queselevantaban rectilíneas, recordando lirios
gigantescos elevándoseal cielo.
Desdelasgrandesventanasobservaballenodecuriosidadel
movimientodel parque. Extremadamentesorprendido, identificaba
animalesdomésticos,entrelosfrondososárbolesalineadosal fondo.
En mis luchas introspectivas meperdíaen indagaciones de
todasuerte. No conseguíacomprender lamultiplicidaddeformas
análogas a las del planeta, considerando la circunstancia de
encontrarmeenunaesferapropiamenteespiritual.
Lisias,el compañeroamabledetodoslosdías,nomeregateaba
explicaciones.
–Lamuertedel cuerponoconduceal hombreasituaciones
milagrosas, decía. Todo proceso evolutivo implicagradación. Hay
múltiples regiones paralos desencarnados, tal y como existen
innumerablesysorprendentesplanosparalascriaturasenvueltasen
lacarneterrestre. Almasysentimientos, formasycosas, obedecen
aprincipiosdedesenvolvimientonatural ydejustajerarquía.
Entretanto, mepreocupabapermanecer allí, enunparquede
salud, desdehacíamuchas semanas, sin haber recibido lavisita
siquieradeunconocidodel mundo. Despuésdetodonohabíasido
yoel únicodemi círculoquehabíadescifradoel enigmadelasepul-
tura. Mispadresmehabíanantecedido enlagran jornada. Varios
amigos, enotrotiempo, mehabíanprecedido. ¿Por qué, entonces,
no aparecían en aquellahabitación deenfermedadespiritual, para
confortamientodemi corazóndolorido? Mebastaríaconalgunos
momentosdeconsuelo.
Undíanopudecontenermeypreguntéal solícitovisitador:
–Mi queridoLisias,¿creeposibleel encuentroaquí conaquellos
quenosantecedieronenlamuertedel cuerpofísico?
44 Nuestro Hogar
–¿Cómono?¿Acasopiensaqueestáolvidado?
–Sí. ¿Por quénomevisitan?EnlaTierrasiemprecontéconla
abnegaciónmaterna. Perohastaahorami madrenohadadoseñales
devida. Mi padre, igualmente, hizoel granviajetresañosantesdemi
traspaso.
–Puessepaquesumadre– esclarecióLisias– lehaayudado
díaynoche, desdelacrisisqueantecedióasuvenida. Cuandocayó
en camaparaabandonar el capullo terrestre, seduplicó el interés
maternal haciausted. Tal veznosepaaúnquesupermanenciaenlas
esferasinferioresdurómásdeochoañosconsecutivos. Ellajamásse
desanimó.IntercediómuchasvecesenNuestroHogar asufavor.Rogó
los buenos oficios de Clarencio, que comenzó a visitarlo
frecuentemente,hastaqueel médicovanidosodelaTierra,seapartase
un tanto, paradar lugar aqueaparecierael hijo delos Cielos.
¿Comprendió?
Yoteníalosojoshúmedos. Ignorabael númerodeañosque
llevabadistanciado delaTierra. Deseéconocer los procesos de
protecciónimperceptible, pero no lo conseguí. Miscuerdasvocales
estaban entorpecidas, con un nudo delágrimas represadas en el
corazón.
–El díaqueustedorócontodasualma–prosiguióel enfermero
visitador–,cuandocomprendióquetodoenel Universoperteneceal
PadreSublime, sullantoeradiferente. ¿Nosabequehaylluviasque
destruyenylluviasquevivifican?Conlaslágrimastambiénesasí. Es
lógico queel Señor no esperenuestros ruegos paraamarnos; no
obstante, es indispensable quenos coloquemos en determinada
posiciónreceptivaconel findecomprender suinfinitabondad. Un
espejoempañadonoreflejalaluz. Desdeluego, el Padrenonecesita
denuestraspenitencias,peroesnecesarioconvenirquelaspenitencias
nosprestanóptimosservicios.¿Entendió?Clarencionotuvodificultad
algunaenlocalizarlo, atendiendoalassúplicasdelaautoradesusdías
45 Nuestro Hogar
enlaTierra; perousteddemorómuchoenencontrar a Clarencio. Y
cuandosumadrecitasupoqueel hijohabíarasgadolosvelosobscu-
rosconel auxiliodelaoración,lloródealegría,segúnmecontaron…
–¿Y dóndeestámi madre? –exclamé, finalmente. ¡Si mees
permitido, quisieraverla, abrazarla, arrodillarmeasuspies!
–No viveen NuestroHogar, aclaró Lisias. Habitaesferas más
altasdondetrabajanosolamentepor usted.
Observandomi desaliento, agregófraternalmente:
–Vendráaverlo, porcierto,antesdeloquepensamos. Cuando
alguiendeseaalgo ardientemente, yaseencuentraencamino desu
realización. Tieneustedmismolalecciónensupropiocaso. Durante
añosseguidosrodócomounaplumaexperimentandomiedo, triste-
zas, desilusiones. Mascuandomentalizófirmementelanecesidadde
recibirel auxiliodivino,dilatóel tonovibratoriodelamenteyalcanzó
lavisiónyel socorro.
Conlosojosbrillantes, alentadopor lasaclaracionesrecibidas,
exclaméconresolución:
–Desearéentoncescontodasmisfuerzasqueellavenga… Y
ella¡vendrá!
Lisias sonrió con inteligencia, y, como quien previenecon
generosidad, afirmóal despedirse:
–Contodo, convienenoolvidar, quelarealizaciónnobleexige
tres requisitos fundamentales asaber: primero, desear; segundo,
saber desear; ytercero, merecer; o en otros términos, voluntad
activa, trabajo persistentey merecimiento justo.
El visitador cruzó lapuertadesalida, sonriente, mientras
yo medeteníasilencioso, ameditar enel extenso programafor-
mulado entanpocaspalabras.
46 Nuestro Hogar

Organizacióndeservicios
Transcurridas algunas semanas detratamiento activo, salí
por primeravez, encompañíadeLisias.
El espectáculodelascallesmeimpresionó. Ampliasaveni-
dasadornadasdeárbolesfrondosos.Airepuroyatmósferadepro-
fundatranquilidadespiritual. No existíaseñal algunadeinerciao
deociosidad, pues las vías públicas estaban repletas. Numerosas
entidadesibanyvenían. Algunasparecíansituar lamenteenluga-
resdistantes, perootrasmedirigíanmiradasacogedoras. Envista
delas sorpresas quesurgían sin interrupción, mi compañero se
esmerabaenorientarme.Percibiendomisíntimasconjeturas,aclaró
solícito.
–Estamosenlasededel Ministeriode Auxilio. Todoloque
vemos, edificiosycasasresidenciales, representaninstitucionesy
refugiosadecuadosalatareadenuestrajurisdicción. Aquí residen
losorientadores, losoperariosyotrosservidoresdelamisión. En
esta zona se atiende a los enfermos, se oyen rogativas, se
seleccionan oraciones, sepreparan reencarnaciones terrestres, se
organizangruposdesocorroparaloshabitantesdel Umbral opara
losquelloranenlaTierra, yseestudiansolucionesparatodoslos
procesosqueoriginansufrimiento.
Entonces, ¿hayenNuestroHogar unMinisterio deAuxilio?
–pregunté.
47 Nuestro Hogar
–¡Cómo no! Nuestros servicios son distribuidos por una
organización queseperfeccionadíaadíabajo laorientación de
aquellosquepresidennuestrosdestinos.
Fijandoenmí suslúcidosojosprosiguió:
–¿Nohavisto,enlosactosdeoración,anuestroGobernador
Espiritual rodeado desetentaydoscolaboradores?Puessonlos
Ministros deNuestroHogar. Lacolonia, quees esencialmentede
trabajoyrealización, sedivideenseisMinisterios, orientadoscada
cual pordoceministros.TenemoslosMinisteriosdeRegeneración,
deAuxilio, deComunicaciones, deEsclarecimiento, deElevación
ydeUniónDivina. Loscuatroprimerosnosaproximanalasesfe-
rasterrestresylosdosúltimos, nosunenal plano superior, pues
nuestraciudadespiritual esunazonadetransición. Losservicios
másordinariosselocalizanenel MinisteriodeRegeneración, ylos
mássublimesenel delaUniónDivina, Clarencio, nuestro jefey
amigo, esunodelosMinistrosdeAuxilio.
Valiéndomedelapausanatural, exclaméconmovido:
–¡Oh!¡Nuncapudeimaginar laposibilidaddequeexistieran
organizaciones tan completas después delamuertedel cuerpo
físico!…
–Sí –aclaró Lisias–, el velo delailusión es muydenso en
los círculos carnales. El hombre vulgar ignora que toda
manifestacióndeorden, enel mundo, procededel planosuperi-
or. Lanaturalezaagrestesetransformaenjardín, cuandoesori-
entadaporlamentedel hombre,yel pensamientohumano,salvaje
en la criatura primitiva, se transforma en potencial creador,
cuando es inspirado por mentes que funcionan en las esferas
másaltas.Ningunaorganizaciónútil sematerializaenlasuperficie
terrestresinquesusrayosinicialeshayanpartido delo alto.
–PeroNuestroHogar¿tendráigualmenteunahistoria, como
las grandes ciudades planetarias?
48 Nuestro Hogar
–Sinduda. Losplanosvecinosalaesferaterrestreposeen
igualmente su naturaleza específica. NuestroHogar es una
fundacióndeportuguesesdistinguidos, desencarnadosenBra-
sil, en el siglo XVI . Al principio la lucha fue enorme y
exhaustiva, según consta en los archivos del Ministerio de
Esclarecimiento. Haysubstanciasásperasenlaszonasinvisibles
alaTierra, así como enlasregionesquesecaracterizanpor la
materiagrosera. Aquí existentambiénenormesextensionesde
potencial inferior, tal como hay en el planeta, grandes
extensiones de naturaleza ruda y sin civilizar. Los primeros
trabajos fueron desalentadores aun para los espíritus fuertes.
Donde se congregan hoy vibraciones delicadas y nobles y
edificios de finaconstrucción, se mezclaban notas primitivas
de salvajes del país con las construcciones infantiles en sus
mentesrudimentarias. Perolosfundadoresnosedesanimaron.
Prosiguieronenlaobracopiandolosesfuerzosdeloseuropeos
quellegaban d laesferamaterial, apenas con ladiferenciade
que allá empleaban la violencia, la guerra y la esclavitud,
mientras queaquí eran empleados en el servicio perseverante,
lasolidaridad fraternal yel amor espiritual.
A esaalturaalcanzamos unaplazademaravillosos con-
tornos, ostentandoextensosjardines. Enel centrodelaplaza, se
erguíaun palacio demagnificentebelleza coronado detorres
soberanas, queseperdíanenel cielo.
–Losfundadoresdelacoloniacomenzaronsusesfuerzos
partiendo de aquí, donde se localiza la Gobernación– dijo el
visitador.
Señalando el palacio, continuó:
–Tenemos en estaplaza, el punto deconvergenciadelos
seis ministerios a los que me referí. Todos comienzan en la
Gobernación, extendiéndoseenformatriangular.
49 Nuestro Hogar
Y, conrespeto comentó:
–Allí vive nuestro abnegado orientador. En los trabajos
administrativos utilizalacolaboración detres mil funcionarios,
pero él es el trabajador más infatigable y más fiel que todos
nosotrosreunidos. LosMinistrosacostumbranhacerexcursiones
por otras esferas renovando sus energías y valorizando sus
conocimientos. Nosotros, gozamos de entretenimientos
habituales, pero el Gobernador nuncadisponedetiempo para
eso. Se preocupa de que descansemos, nos obliga a tomar
vacaciones periódicas, mientras que él casi nunca reposa, ni
siquieraenlashorasdesueño. Meparecequelagloriaparaél es
el servicio perenne. Bastarecordar queestoy aquí desdehace
cuarentaañosyque, conexcepcióndelasasambleasreferentes
alas oraciones colectivas, raravez lo hevisto en festividades
públicas. Supensamiento, por tanto, abarcatodosloscírculosde
servicio ysuasistenciacariñosaatodo yatodos alcanza.
Despuésdelargapausa, el enfermero amigo acentuó:
–Nohacemuchoseconmemoróel 114°aniversariodesu
magníficadirección.
Lisiascalló evidenciando conmovidareverencia, mientras
yoasuladocontemplabarespetuosolasmaravillosastorresque
parecíancortar el firmamento…
50 Nuestro Hogar

El problema delaalimentación
Embelesadoconlavisióndelosjardinesprodigiosos,pedí
al dedicado enfermero quedescansáramos algunos minutos en
unbancopróximo. Lisiasaccediódebuengrado.
Agradablesensacióndepaz disfrutabami Espíritu. Capri-
chosos chorros deaguadecolores zigzagueaban en el airefor-
mando figuras encantadoras.
–Quienobserveestacolmenadeservicio–ponderé– seve
inducidoaexaminarnumerososproblemas.¿Y el abastecimiento?
No tengo noticiasdeunMinisterio deEconomía.
–Antiguamente –explicó el paciente interlocutor– los
servicios deesanaturalezaasumían caracteres más destacados.
Pero, el actual Gobernador decidióatenuar todaslasexpresiones
devida,quenosrecordasenlosfenómenospuramentemateriales.
Las actividades de abastecimiento, quedaron así reducidas a
simple servicio de distribución, bajo el control directo de la
Gobernación. Por lo demás, estamedidaconstituyó unadelas
disposicionesmásbeneficiosas.Refierenlosanalesquelacolonia,
hace más de un siglo, luchabacon extremas dificultades para
adaptar alos habitantes alas leyes delasimplicidad. Muchos
reciénllegadosaNuestroHogarduplicabansusexigencias.Querían
mesasabundantesybebidasexcitantes,evocandolosviejosvicios
terrestres.Solamenteel MinisteriodelaUniónDivinapermaneció
51 Nuestro Hogar
inmuneatalesabusos, por lascaracterísticasquelesonpropias;
noobstante, losdemásvivíansobrecargadosdeangustiosospro-
blemas deeseorden. Pero el Gobernador actual no escatimó
esfuerzos. Tanprontocomoasumiólasobligacionesadministra-
tivas, adoptó disposiciones justas. Antiguos misioneros deaquí
mepusieronal corrientedecuriososacontecimientos. Medijeron
que a petición de la Gobernación, vinieron doscientos
instructores de una esfera más elevada, a fin de suministrar
nuevosconocimientos, sobrelacienciadelarespiraciónydela
absorción de principios vitales de la atmósfera. Se realizaron
numerosasasambleas.AlgunoscolaboradorestécnicosdeNuestro
Hogar semanifestaron contrarios alegando quelaciudad es de
transición y que no sería justo, ni posible, desambientar
inmediatamente a los hombres desencarnados, mediante
exigenciasdeesetenor, singravepeligroparasusorganizaciones
espirituales. A pesar detodo, el Gobernador no sedesanimó.
Prosiguieron las reuniones, las providencias y las actividades
durantetreintaañosconsecutivos. Algunasentidadeseminentes
llegaron a formular protestas de carácter público en sus
reclamaciones. Por más dediez veces el Ministerio deAuxilio
estuvoabarrotadodeenfermosqueseconfesabanvíctimasdel nuevo
sistemadealimentacióndeficiente. Enesosperíodos, losopositores
de la reducción multiplicaban acusaciones. Sin embargo, el
Gobernador, jamáscastigó aninguno. Convocabaalosadversarios
delamedida, alasededel gobiernoylesexponía, paternalmente, los
proyectosyfinalidadesdel régimen; destacabalasuperioridaddelos
métodosdeespiritualización, facilitandoalosmásrebeldesenemigos
del nuevo proceso variadas excursiones deestudio, en planos más
elevadosqueel nuestro, ganandoasí, mayor númerodeadeptos.
Anteunapausaprolongada, reclaméinteresado:
–Continúe por favor, querido Lisias. ¿Cómo terminó la
luchaedificante?
52 Nuestro Hogar
–Después de veintiún años de perseverantes
demostraciones por parte de laGobernación, se le adhirió el
Ministerio de Elevación, que pasó a abastecer apenas lo
indispensable. Pero no sucedió lo mismo con el Ministerio de
Esclarecimiento, quedemoró mucho enasumir sucompromiso
conmotivo delosnumerososEspíritusdedicadosalasciencias
matemáticas queallí trabajaban. Eran ellos los más obstinados
adversarios. Mecanizados por los procesos de proteínas y
carbohidratos, imprescindibles alos cuerpos físicos, no cedían
terreno en sus concepciones. Semanalmente enviaban al
Gobernador largas observaciones y advertencias repletas de
análisis ynumeraciones, llegando aveces hastalaimprudencia.
Noobstante, el viejogobernantenuncaactuópor sí solo. Solicitó
laasistenciadenobles mentores quenos orientan através del
MinisteriodeUniónDivinayjamásdejóel máshumildeboletín
de solicitud y aclaración sin un minucioso examen. Mientras
argumentaban los científicos y laGobernación, seprodujeron
peligrosos disturbios en el antiguo Departamento de
Regeneración, hoytransformadoenMinisterio. Envalentonados
por la rebeldía de los cooperadores del Ministerio de
Esclarecimiento, los Espíritus menos elevados que allí se
albergaban seentregaron acondenables manifestaciones. Todo
eso provocó cismasenlosórganoscolectivosdeNuestroHogar,
dando oportunidad apeligrosos asaltos deobscuras multitudes
del Umbral que intentaban invadir laciudad, aprovechándose
debrechasabiertasenlosserviciosdeRegeneración, dondegran
número decolaboradoressosteníancierto intercambio clandes-
tino, como consecuenciadelosviciosdealimentación. Dadala
alarmael Gobernador no se perturbó. Terribles amenazas se
cerníansobretodos. Pero, él, solicitóaudienciaal Ministeriode
UniónDivinaydespuésdeoíranuestromásaltoConsejo,mandó
a cerrar provisionalmente el Ministerio de Comunicaciones,
determinóquefuncionasentodosloscalabozosdeRegeneración
53 Nuestro Hogar
para aislar a los recalcitrantes, advirtió al Ministerio de
Esclarecimiento,cuyasimpertinenciassoportó pormásdetreinta
años consecutivos, prohibió temporalmente los auxilios a las
regionesinferiores,y,porprimeravezensuadministración,mandó
aconectar las baterías eléctricas de las murallas de laciudad,
paralaemisión dedardos magnéticos al servicio deladefensa
común. No hubo combate ni ofensiva de la colonia, pero sí
resistencia resoluta. Por más de seis meses los servicios de
alimentaciónenNuestroHogar fueronreducidosainhalaciónde
principios vitales de laatmósferaatravés de larespiración, y
aguamezcladacon elementos solares, eléctricos y magnéticos.
Entonces, lacoloniasupo, lo quevieneaser laindignación del
Espíritu manso y justo. Al finalizar el período más agudo, la
Gobernación estaba victoriosa. El propio Ministro de
Esclarecimientoreconocióel error ycooperóenlostrabajosde
reajuste. Hubo enesosmomentosregocijo público, ydicenque
enmediodelaalegríageneral, el Gobernador lloróemocionado,
declarando quelacomprensión general constituíael verdadero
premio asu corazón. Laciudad volvió al movimiento normal.
El antiguo Departamento de Regeneración fue convertido en
Ministerio. Desde entonces, sólo existe mayor suministro de
sustanciasalimenticiasquerecuerdanlaTierra, enlosMinisterios
deRegeneraciónydeAuxilio, dondehaysiempregrancantidad
denecesitados. En los demás hay solamentelo indispensable,
estoes, todoel serviciodealimentaciónobedece alamásestricta
sobriedad. Actualmente todos reconocen que la supuesta
impertinenciadel Gobernador representóunamedida deeleva-
do alcance para nuestra liberación espiritual. Se redujo la
expresión física y surgió maravilloso coeficiente de
espiritualidad.
Lisias guardó silencio y yo me entregué a profundos
pensamientossobrelagranlección.
54 Nuestro Hogar

En el bosquedelasaguas
Debido a mi creciente interés por los procesos de
alimentación, Lisias mehizo lainvitación siguiente:
–Vamosal grandepósito delacolonia. Allí observaráco-
sasinteresantes. Veráqueel aguaescasi todoennuestraestancia
detransición.
Curiosísimo, acompañéal enfermero sinvacilar.
Llegadosaextenso ángulo delaplaza, el generoso amigo
agregó:
–Esperemosel aerobús. (1)
Aún no mehabíarepuesto delasorpresa, cuando surgió
ungrancarro, suspendidodel sueloaunaalturadecincometros,
poco más o menos, repleto de pasajeros. Al descender hasta
nosotros, alamaneradeun elevador terrestre, lo examinécon
atención. No eramáquinaconocidaenlaTierra. Construidade
material muy flexible, erade gran extensión, pareciendo estar
unidaahilosinvisiblespor el grannúmerodeantenasquetenía
enel techo. Mástarde, confirmémissuposicionesvisitando los
grandestalleresdel Servicio deTránsito yTransporte.
(1) Carro aéreo, que sería en la Tierra algo parecido a un gran funicular.
55 Nuestro Hogar
Lisias no me dio tiempo para indagaciones.
Convenientementesituados enel confortablerecinto, seguimos
silenciosos. Experimentaba la timidez natural del hombre
desambientado entredesconocidos. Lavelocidad eratantaque
no permitíafijar la atención en detalles ni en construcciones
quesehallabanescalonadasenel extensorecorrido. Ladistancia
no era pequeña, pues tan sólo después de cuarenta minutos,
incluyendo ligerasparadasdetresentreskilómetros, meinvitó
Lisias adescender sonrienteycalmado.
Medeslumbréanteunpanoramadebellezassublimes. El
bosque, enfloraciónmaravillosa, embalsamabaal vientodeem-
briagadorperfume.Todounprodigiodecoloresylucesagradables.
Entremárgenesbordadosdeexuberantegrama, todaesmaltada
deazulinas flores, sedeslizabaun río degrandes proporciones.
Lacorrienteeratranquila, pero tan cristalinaqueparecíatener
tonos dematiz celesteacausadelos reflejos del firmamento.
Extensos caminos cortaban el verdor del paisaje. Plantados a
distanciasregulares, frondososárbolesofrecíansombraamigaa
laclaridaddeunSol confortador. Bancosdecaprichosasformas
invitaban al descanso.
Notando mi deslumbramiento, Lisiasmeexplicó:
Estamos en el Bosquedelas Aguas. Estaes unadelas
másbellasregionesdeNuestroHogar. Setratadeunodelosluga-
respredilectosparalasexcursionesdelosenamorados,quevienen
aquí atejer lasmásbellaspromesasdeamor yfidelidadparalas
experiencias delaTierra.
Laobservación ofrecíaconsideraciones muyinteresantes,
peroLisiasnomediooportunidadparapreguntarsobreestetema.
Indicandounedificiodeenormesproporcionesaclaró:
–Allí estáel grandepósitodelacolonia. Todoel volumen
del Río Azul, quetenemos alavista, es absorbido en tanques
56 Nuestro Hogar
inmensosdedistribución. Lasaguasquedanservicio atodaslas
actividades de la Colonia parten de aquí. Luego se reúnen
nuevamentedebajo delosserviciosdeRegeneraciónyvuelvena
constituir el río, queprosiguesu curso normal, rumbo al gran
océano desubstanciasinvisiblesparalaTierra.
Percibiendo mi íntimaindagaciónagregó:
–Enefecto, el aguaaquí tieneotradensidad. Esmuchomás
tenue, pura, casi fluídica.
Observando las magníficas construcciones queteníaami
frente, interrogué:
–¿A quéMinisterioestáadscritoel serviciodedistribución?
–¡Imagine–aclaróLisias–queesteesunodelosrarosservicios
materialesdel MinisteriodelaUniónDivina!
–¿Quédice?–pregunté, ignorandocomoconciliar unacosay
otra.
El visitador sonrió ycontestó placenteramente:
–EnlaTierracasi nadietratadeconocer laimportanciadel
agua. Pero, enNuestroHogar losconocimientossonmuydistintos.
Enloscírculosreligiososdel planeta, enseñanqueel Señor creólas
aguas. Entonces es lógico quetodo servicio creado, necesitede
energías ybrazos paraser convenientementemantenido. En esta
ciudadespiritual, aprendemosaagradecer al Padreyasusdivinos
colaboradores semejantedádiva. Conociéndolamás íntimamente,
sabemosqueel aguaesunodelosvehículosmáspoderososparalos
fluidosdecualquier naturaleza. Aquí, esempleadasobretodocomo
alimentoyremedio. Existendepartamentosenel MinisteriodeAu-
xilio, absolutamenteconsagradosalamanipulacióndel aguapura,
conciertosprincipiossusceptiblesdeser captadosenlaluzdel Sol
yenel magnetismo espiritual. Enlamayoríadelasregionesdela
extensacolonia, el sistemadealimentacióntieneahí susbases. Pero,
entrenosotros, sólolosMinistrosdelaUniónDivinasondetento-
57 Nuestro Hogar
resdel mayor patróndeEspiritualidadSuperior,correspondiéndoles
lamagnetizacióngeneral delasaguasdel RíoAzul, paraquesirvana
todosloshabitantesdeNuestroHogar consuimprescindiblepureza.
Ellos hacen el servicio inicial delimpiezaylos institutos realizan
trabajosespecíficosenel suministrodelassubstanciasalimenticiasy
curativas.Cuandolosdiversoshilosdelacorrientesereúnendenuevo,
enunpuntolejanoopuestoaestebosque,seausentael ríodenuestra
zona, conduciendoensusenonuestrascualidadesespirituales.
Estabaextasiado con las explicaciones.
–Enel planeta–objeté– jamásrecibí elucidacionesdeesta
naturaleza.
–El hombreesdesatentodesdehacemuchossiglos–tornó
adecir Lisias–; el mar equilibrasumoradaplanetaria, el elemento
acuoso lesuministrael cuerpo físico, lalluvialedael pan, el río
organizasuciudad, lapresenciadel agualeofrecelabendicióndel
hogar ydel servicio; entretanto, él siempresejuzgael absoluto
dominador del mundo, olvidándosequeeshijodel Altísimo, por
encimadecualquier otraconsideración. Perollegaráel tiempoen
quecopiaránuestros servicios, valorando laimportanciadeesa
dádivadel Señor. Comprenderáentoncesqueel agua, comoflui-
docreador, absorbeencadahogar lascaracterísticasmentalesde
sus moradores. El aguaen el mundo, amigo mío, no solamente
acarrearesiduosdeloscuerpos, sino tambiénlasexpresionesde
nuestravidamental. Seránocivaenmanosperversasperoútil en
lasmanosgenerosasy,cuandosehallaenmovimiento,sucorriente
no sólo esparcirábendiciones devidasino queconstituiráun
vehículodelaProvidenciaDivina.Absorberálasamarguras,odios
yansiedadesdeloshombreslimpiando suscasasmaterialesy
purificando suatmósferaíntima.
Mi interlocutor calló en actitudreverente, mientras mis
ojos miraban latranquilacorriente, quedespertabaen mí su-
blimes pensamientos.
58 Nuestro Hogar

N oticiasdel plano
Deseaba mi generoso compañero facilitarme diversas
observaciones sobrelos diferentes barrios delacolonia, pero
imperiosas obligaciones reclamaban su presenciaen el puesto
detrabajo.
–Yatendráustedocasióndeconocer lasdiversasregionesde
nuestrosservicios–exclamó bondadosamente–, puescomo puede
ver, losMinisteriosdeNuestroHogarsonenormescélulasdetrabajo
activo.Ni siquieraenalgunosdíasdeestudio,setienelaoportunidad
dever detalladamenteauno sólo deellos. Pero, no hadefaltarle
oportunidad.Aunqueamí nomeseaposibleacompañarlo,Clarencio
tienepoderes paraconseguirlefácil ingreso acualquieradelas
dependencias.
Volvimosalalíneadepasodel aerobús,quenosehizoesperar.
Ahora me sentía casi a gusto. La presencia de muchos
pasajeros yano meconstreñía. Laanterior experienciamedio
enormes beneficios. Mi cerebro hervíaen útiles indagaciones.
Interesado en resolverlas, aprovechélos minutos paravalermede
mi compañeroentodocuantofueseposible.
–Lisias, amigo –pregunté–, ¿podríainformarmesi todas las
colonias espirituales son idénticas aésta? ¿Si tienen los mismos
procesosylasmismascaracterísticas?
59 Nuestro Hogar
–Enmodoalguno. Si enlasesferasmaterialescadaregióny
cada establecimiento revelan trazos peculiares, imagine la
multiplicidaddecondicionesennuestrosplanos. Aquí, tal comoen
laTierra, las criaturas seidentifican por las fuentes comunes de
origenyporlagrandezadelosfinesquedebenalcanzar;masimporta
considerar quecadacolonia, como cadaentidad, permaneceen
diferentesgradosdelagrande ascensión. Todaslasexperienciasde
grupo se diferencian entre sí y NuestroHogar constituye una
experienciacolectivadeesanaturaleza. Según nuestros archivos,
muchasveceslosquenosantecedieronbuscaroninspiraciónenlos
trabajos de abnegados trabajadores de otras esferas; en
compensación, otras agrupaciones buscan nuestro concurso para
otrascoloniasenformación.Noobstante,cadaagrupaciónpresenta
particularidades esenciales.
Observandoqueel intervalosehacíamáslargo, interrogué:
–¿Partiódeaquí lainteresanteformacióndelosMinisterios?
–Sí, losmisionerosdelacreacióndeNuestroHogar visitaron
los servicios deNuevaAlborada, unadelas colonias espirituales
másimportantesquenoscircundan, yallí encontraronladivisión
por departamentos. Adoptaron el proyecto pero substituyeron la
palabraDepartamentoporMinisterio,conexcepcióndelosservicios
regeneradoresquesolamenteconel Gobernadoractual,consiguieron
laascensión. Procedieronasí, considerandoquelaorganizaciónen
Ministeriosesmásexpresiva, comodefinicióndeespiritualidad.
–¡Muybien! –exclamé.
–Eso no es todo –prosiguió el enfermero atento–, la
institución es eminentementerigurosa, en lo queconcierneal
ordenyalajerarquía. Ningunacondicióndestacadaesconcedida
aquí atítulo defavor. Solamentecuatro entidades consiguieron
ingresar, conresponsabilidaddefinida, enel cursodediez años,
al Ministerio de Unión Divina. En general todos nosotros,
60 Nuestro Hogar
después de prolongado tiempo de servicio y aprendizaje,
volvemos areencarnar enbuscadeperfeccionamiento.
Mientras yo oíaesas informaciones con justacuriosidad,
Lisias continuaba:
–Cuando los recién llegados de las zonas inferiores del
Umbral, serevelanaptospararecibir lacooperaciónfraternal, se
demoran en el Ministerio deAuxilio; pero cuando semuestran
refractarios, son encaminados al Ministerio deRegeneración. Si
revelanprovecho, conel correr del tiempo sonadmitidosenlos
trabajosdeAuxilio, ComunicacionesyEsclarecimientoconel fin
dequesepreparen, coneficiencia, parafuturastareasplanetarias.
Solamente algunos consiguen una actividad prolongada en el
MinisteriodeElevación; siendorarísimoslosque, cadadiezaños,
alcanzanpermanenciaenlostrabajosdeUniónDivina.Nosuponga
que los testimonios sean vagas expresiones de actividades
idealistas. Ya no estamos en la esfera del globo, donde el
desencarnadoespromovidodemaneracompulsivaaserfantasma.
Vivimos en un círculo dedemostraciones activas. Las tareas de
Auxiliosonlaboriosasycomplicadas, losdeberesenel Ministerio
deRegeneraciónconstituyentestimoniospesadísimos, lostrabajos
en Comunicaciones exigen alta noción de responsabilidad
individual, los campos de Esclarecimiento requieren gran
capacidaddetrabajoyvaloresintelectualesprofundos,el Ministerio
deElevaciónpiderenunciaeiluminación, lasactividadesdeUnión
Divinarequierenconocimientojustoysinceraaplicacióndel amor
universal. LaGobernación, asuvez, essedeactivísimadetodos
losasuntosadministrativos, ydenumerososserviciosdecontrol
directo, como, por ejemplo, el delaalimentación, ladistribución
deenergíaseléctricas, tránsito, transporteyotros. Aquí, enverdad,
la ley del descanso es rigurosamente observada, para que
determinados servidores no estén más sobrecargados queotros;
perolaleydel trabajoestambiénrigurosamentecumplida. Enlo
que concierne al reposo, la única excepción es la del propio
61 Nuestro Hogar
Gobernador, quenuncaaprovechaloqueletoca, eneseterreno.
–Pero, ¿nuncaseausentaél delaGobernación?
–Sóloenlasocasionesenqueel bienpúblicoasí loexige. En
obedienciaaeseimperativo el Gobernador vasemanalmenteal
MinisteriodeRegeneración, queeslazonadeNuestroHogar donde
ocurremayor númerodeperturbaciones, acausadelasintoníade
muchosdesushuéspedesconloshermanosdel Umbral. Multitud
deEspíritusdesviadosseencuentranrecogidosallí. Aprovechaél
lastardesdelosdomingos, despuésdeorar enlaciudadenel Gran
Templo delaGobernación, paracooperar con los Ministros de
Regeneración, atendiéndolosensusdifícilesproblemasdetrabajo.
Enesemenester seprivaavecesdegrandesalegrías, paraamparar
adesorientadosysufridores.
El aerobúsnosdejó enlavecindaddel hospital, dondeme
esperabaunaposento confortable.
En plenavíapública, seoían, como habíaobservado ala
salida, bellas melodías atravesando el aire. Notando mi ansia
indagadora, Lisias explicó fraternalmente:
–Esas músicas proceden de los talleres donde trabajan
habitantes de Nuestro Hogar. Después de consecutivas
observaciones, reconociólaGobernaciónquelamúsicaintensifica
el rendimiento del servicio, en todos los sectores del esfuerzo
constructivo. Desdeentonces, nadietrabajaen NuestroHogar, sin
eseestímulo dealegría.
EneseínterinllegábamosalaPortería. Unatentoenfermero
seadelantó notificando:
–HermanoLisias, lollamandel pabellóndeladerechapara
un servicio urgente.
Mi compañerosealejóencalmamientrasyomerecogíaen
mi aposento particular repleto deíntimasindagaciones.
62 Nuestro Hogar

El umbral
Después dehaber recibido tan valiosas informaciones, se
agudizabami deseodeintensificar laadquisicióndeconocimientos,
relativosadiversosproblemasquelaspalabrasdeLisiassugerían.
LasreferenciasaEspíritusdel Umbral, estimulabanmi curiosidad.
Laausenciadepreparación religiosa, en el mundo, damotivo a
dolorosasperturbaciones. ¿Quéseríael Umbral?Conocía, apenas,
laideadel infiernoydel purgatorio, atravésdelossermonesoídos
enlasceremoniascatólico-romanasaquehabíaasistido, obedecien-
doapreceptosprotocolares.PerodeeseUmbral nuncatuvenoticias.
Al primer encuentroconel generosovisitador, mispreguntas
nosehicieronesperar. Lisiasmeoyó, atento, yreplicó:
–Vaya, vaya, ¿Demaneraquéustedanduvodetenidopor allá
tantotiempoynoconocelaregión?
Recordélossufrimientospasados,experimentandoescalofríos
dehorror.
–El Umbral –continuóél, solícito– comienzaenlasuperficie
terrestre.Eslazonaobscuradecuantosenel mundonoseresolvieron
aatravesar laspuertasdelosdeberessagradosafindecumplirlos,
demorándoseen el valledelaindecisión o en el pantano delos
numerososerrores. Cuandoel Espíritureencarna, prometecumplir
el programadeserviciosdel Padre; peroal recapitular experiencias
en el planeta, es muydifícil hacerlo, procurando sólo aquello que
63 Nuestro Hogar
satisfagael egoísmo. Así siguenmanteniéndoseel mismoodioalos
adversarios ylamismapasión por los amigos. Pero, ni el odio es
justicia, ni la pasión es amor. Todo lo que excede sin
aprovechamiento, perjudicalaeconomíadelavida. Puesbien, to-
das las multitudes dedesequilibrados permanecen en las regiones
nebulosasquesiguenalosfluidoscarnales. El deber cumplido es
unapuertaqueatravesamosenel Infinito, rumboal continentesa-
gradodelaUniónconel Señor.Esnatural,portanto,queel hombre
remisoal cumplimientodejustasobligaciones, tengaesabendición
indefinidamenteaplazada.
Observandoladificultadqueteníaenaprender todoel con-
tenido delaenseñanza, envistademi casi total ignoranciadelos
principiosespirituales, Lisiasprocurótornar lalecciónmásclara:
–Imaginequecadaunodenosotros, renaciendoenel plane-
ta, somosportadoresdeuntrajesucioparalavar enel tanquedela
vidahumana. Esaropainmundaes el cuerpo causal, tejido por
nuestras manos, en las experiencias anteriores. Compartiendo de
nuevolasbendicionesdelaoportunidadterrestreolvidamosel ob-
jetivo esencial, yenvez depurificarnospor el esfuerzo del lavado
nos manchamos aún más, contrayendo nuevos lazos y
encarcelándonosanosotrosmismosenverdaderaesclavitud.Ahora,
si al regresaral mundoprocurábamosunmediodehuiralasuciedad,
porel desacuerdodenuestrasituaciónconel medioelevado, ¿cómo
regresar aesemismo ambienteluminoso, en peores condiciones?
Portanto,el Umbral funcionacomoregióndestinadaal agotamiento
deresiduos mentales; unaespeciedezonapurgatorial, dondese
quemapor cuotas el material deteriorado delas ilusiones quela
criaturaadquirióal mayor, menospreciandolasublimeoportunidad
deunaexistenciaterrenal.
Laimagenno podíaser másclaraymásconvincente.
Nolograbadisfrazar mi justaadmiración. Comprendiendo
el efectobenéficoquemetraíanaquellosesclarecimientos, Lisias
continuó:
64 Nuestro Hogar
–El Umbral esunaregióndeprofundointerésparaquienesté
enlaTierra. Seconcentraallí todo lo queno tienefinalidadparala
vidasuperior. Y noteustedquelaProvidenciaDivinaactuó sabia-
mente,permitiendoquesecreasetal departamentoentornoal plane-
ta. Haylegionescompactasdealmasirresolutaseignorantes, queno
son suficientementeperversas paraser enviadas acolonias de
reparación más dolorosa, ni bastantenobles paraser conducidas a
planos deelevación. Constituyenlegionesdehabitantesdel Umbral,
compañeros inmediatos delos hombres encarnados, separados de
ellosapenaspor leyesvibratorias. Noesdeextrañar, por tanto, que
semejantes lugares secaractericen por grandes perturbaciones. Allí
vivenyseagrupanlosrebeldesdetodaespecie. Formanigualmente
núcleos invisibles denotablepoder, por laconcentración delas
tendenciasydeseosgenerales. ¿Norecuerdalasmuchaspersonasque
en laTierrasedesesperan cuando el cartero no vieneo el tren no
llega?Puesel Umbral estárepletodedesesperados. Por noencontrar
al Señor adisposición desus caprichos, después delamuertedel
cuerpofísico, ysintiendoquelacoronadelavidaeternaeslagloria
intransferibledelosquetrabajanconel Padre,esascriaturasserebelan
y demoran en mezquinas edificaciones. NuestroHogar tieneuna
sociedadespiritual, peroesosnúcleosposeeninfelicesmalhechoresy
vagabundosdevariascategorías. Eszonadeverdugosydevíctimas,
deexplotadoresyexplotados.
Valiéndomedelapausaespontánea, exclaméimpresionado:
–¿Cómoexplicar eso?¿Nohayallí defensani organización?
El interlocutor sonrióaclarando:
–LaorganizaciónesatributodeEspíritusorganizados.Lazona
inferior alaquenosreferimosseparecealacasaenlacual nohay
pan: todos gritan ynadietienerazón. El viajero distraído pierdeel
tren yel agricultor queno sembró no puederecoger. Unacerteza
puedodarle:noobstantelassombrasylasangustiasdel Umbral,nun-
cafaltaallí laproteccióndivina. CadaEspíritupermaneceenél sólo
el tiempo necesario. Paraeso, amigo mío, permitió el Señor quese
65 Nuestro Hogar
erigiesenmuchascoloniascomoésta, consagradasal trabajoyal so-
corroespiritual.
–Tal parece, entonces, queesaesferasemezclacasi con la
esferadeloshombres–observé.
–Sí –confirmó el dedicado amigo–, yes en esazonaquese
extiendenloshilosinvisiblesqueunenlasmenteshumanasentresí.
El planoestárepletodedesencarnadosydeformas-pensamientosde
losencarnados, porquetodoEspíritudondequieraqueseencuentra,
esunnúcleoradiantedefuerzasquecrean, transformanodestruyen
exteriorizadasenvibracionesyquelacienciaterrestreaúnnopuede
comprender.Quienpiensa,estáhaciendoalgomásqueesto.Esporel
pensamientoqueloshombresencuentranenelUmbralloscompañeros
cuyaafinidadconlastendenciasdecadaunolesatrae. Todaalmaes
unimánpoderoso.HayunaextensaHumanidadinvisible,quesiguea
laHumanidadvisible. Lasmisionesmáslaboriosasdel Ministeriode
Auxilio están constituidas en el Umbral por abnegados servidores,
porquesi latareadelosbomberosenlasgrandesciudadesterrenases
difícil porlasllamasycortinasdehumoqueenfrentan,losmisioneros
del Umbral encuentran fluidos pesadísimos emitidos sin cesar por
millares de mentes desequilibradas, en la práctica del mal, o
terriblementeflageladasenlossufrimientosrectificadores.Esnecesario
muchovalor ymucharenunciaparaayudar aquiennadacomprende
del auxilioqueseleofrece.
Lisias calló. Sumamenteimpresionado, exclamé:
–¡Ah! ¡Cómo deseo trabajar junto a esas legiones de
infelices, llevándoles el pan espiritual del esclarecimiento!
El enfermeroamigomemiróbondadosamentey, después
de meditar en silencio unos largos momentos, al despedirse
acentuó:
–¿Cuenta usted ya con la preparación necesaria para
semejante servicio?
66 Nuestro Hogar

En el gabinetedel ministro
Conlasmejoríasobtenidassurgíaenmí lanecesidad de
movimiento ytrabajo. Después detanto tiempo yagotados los
añosdifícilesdeluchas, mevolvíael interéspor losquehaceres
que llenan el día útil de todo hombre normal, en el mundo.
Resultabainnegablequehabíaperdido excelentes oportunida-
desenlaTierrayquemuchasfallasseñalabanmi camino. Ahora
recordabalosquinceañosdeclínica, sintiendouncierto“vacío”
enel corazón. Meencontrabaamí mismo, comovigorosoagri-
cultor enplenocampo, conlasmanosatadaseimposibilitadode
acometerel trabajo.Cercadodeenfermosnopodíaaproximarme,
comoenotrostiempos, reuniendoenmí al amigo, al médicoyal
investigador. Oyendo gemidosincesantesenlosdepartamentos
contiguos, nomeeralícitani siquieralafuncióndeenfermeroy
colaborador en los casos desocorro urgente. Claro queno me
faltaban deseos. Pero mi posición allí, eralo bastantehumilde
paraatreverme. Por otraparte, losmédicosespirituales usaban
otratécnicadiferente. En el planetasabíaque mi derecho de
intervenir comenzabaen los libros conocidos y en los títulos
conquistados, pero en aquel ambiente nuevo la medicina
comenzabaen el corazón, exteriorizándoseen amor ycuidado
fraternal. Cualquier enfermero, delos más simples, en Nuestro
Hogar, teníaconocimientosyposibilidadesmuysuperioresami
ciencia. Por tanto, eraimposiblerealizar cualquier tentativade
67 Nuestro Hogar
trabajoespontáneo, por constituir, ami ver, invasiónensiembra
ajena.
Antetales dificultades, eraLisias el amigo indicado para
misconfidenciasdehermano.
Consultado aclaró:
–¿Por quéno solicitalaayudadeClarencio?Lo atenderá
enseguida. Pídaleconsejos. Él preguntasiemprepor usted ysé
queharátodo asufavor.
Meanimó granesperanza. Consultaríaal Ministro deAu-
xilio.
Iniciadas mis gestiones, semeinformó queel generoso
benefactor podríaatendermealamañanasiguienteen sugabi-
neteparticular.
Esperéansiosoel momentooportuno.
Al díasiguiente, muytemprano, medirigí al local indica-
do. ¡Cuál noseríami sorpresaal ver quetrespersonassehallaban
allí, aguardando aClarencio, en igualdad decircunstancias!
El dedicado Ministro deAuxilio habíallegado mucho an-
tes que nosotros y atendía asuntos más importantes que la
recepción devisitas ysolicitudes.
Terminado el servicio urgente, comenzó allamarnos de
dosendos. Meimpresionótal procedimientodeaudiencia. Supe
mástardequeél aprovechabaesemétodoparaquelasopiniones
suministradas al interesado sirviesen igualmente a otros,
atendiendoasí necesidadesdeordengeneral, ganandotiempoy
provecho.
Transcurridosalgunosminutosllegómi turno.
Penetréenel gabineteencompañíadeunaseñoradeedad,
queseríaoídaen primer lugar siguiendo el orden deturno. El
68 Nuestro Hogar
ministro nos recibió cordialmente poniéndose a nuestra
disposición paraescucharnos.
–Noble Clarencio –comenzó diciendo la desconocida
compañera–. Vengo apedir sus buenos oficios afavor demis
doshijos. ¡Ah!Yanopuedotolerar tantasaudade, estandoinfor-
mada de que ambos viven exhaustos y sobrecargados de
infortuniosenel ambienteterrestre.Reconozcoquelosdesignios
del Padresonjustosyamorosos, peronoobstante¡soymadrey
nologro substraermeal peso delaangustia!…
Y lapobrecriaturasedeshizoallí mismoencopiosollanto.
El Ministro, ledirigióunamiradafraterna, aunqueconservando
intactasuenergíapersonal, respondiendo conbondad:
–Si lahermanareconocequelos designios del Padreson
justos, ¿quémecorrespondehacer?
–¡Deseo –replicó afligida– quemeconcedarecursospara
protegerlosyomismaenlasesferasdel globo!
–¡Oh amiga! –dijo el benefactor amorosamente–, sólo en
el espíritudehumildadytrabajonosesposibleprotegeraalguien.
¿Qué me dice de un padre terrestre que desease ayudar alos
hijitos, manteniéndose en absoluta quietud en el hogar
confortable? El Padrecreó el servicio y lacooperación como
leyes quenadiepuedetraicionar sin per juicio propio. ¿No le
dicenadalaconcienciaen esesentido? ¿Cuántos bonoshora(1)
podrápresentar enbeneficiodesupretensión?
Lainterpeladarespondió vacilante:
–Trescientos cuatro.
–Es muy lamentable–aclaró Clarencio sonriendo–, pues
sehospedaaquí desdehacemás deseis años, apenas dio ala
colonia, hastahoy, trescientascuatro horasdetrabajo. Pues, tan
pronto como serestableció delas luchas sufridas en laregión
(1) Punto relativo a cada hora de servicio. (Nota del Autor Espiritual.)
69 Nuestro Hogar
inferior, leofrecí loableactividadenel Grupo deVigilanciadel
Ministerio deComunicaciones…
–¡Pero aquello eraun servicio intolerable! –respondió la
interlocutora–. Eraunaluchaincesantecontraentidades malig-
nasyresultó natural queno meadaptase.
Imperturbable, Clarencio continuó:
–LasituédespuésentrelosHermanosdeSoporteentareas
regeneradoras.
–¡Peor!–exclamólaseñora– aquellosdepartamentosandan
repletos de personas inmundas. Palabrotas, indecencias,
miserias…
–Reconociendo sus dificultades –esclareció el Ministro–,
laenviéacooperar enlaEnfermeríadelosPerturbados.
–Pero, ¿quién podríatolerarlos sino los santos? –inquirió
lasolicitanterebelde–. ¡Hiceloposibleperoaquellamultitudde
almas desviadas desaniman acualquiera!
–Noterminaronahí misesfuerzos–contestóel benefactor
sinperturbarse. LacoloquéenlosGabinetesdeInvestigaciones
yPesquisas del Ministerio deEsclarecimiento y, tal vez enfada-
dapor misdisposiciones, lahermanaseacogiódeliberadamente
alosCamposdeReposo.
–También eraimposible continuar allí –dijo laseñora–.
Sólo encontréexperiencias exhaustivas, fluidos extraños yjefes
crueles.
–Tomenota, amigamía– aclaró el consagrado y seguro
orientador–. El trabajo ylahumildadsonlosdosmárgenesdel
camino para el auxilio. Para ayudar a alguien, necesitamos
hermanosquesehagancooperadores, amigos, protectoresyser-
vidores. Antes deamparar alos queamamos es indispensable
establecer corrientesdesimpatía. Sinlacooperaciónesimposible
atender coneficiencia. El campesinoquecultivalatierraganala
70 Nuestro Hogar
gratituddelosquesaboreanlosfrutos. El operarioqueatiendea
jefes exigentes, ejecutando sus determinaciones, representael
sosténdel hogar enqueel Señor locolocó. El servidor queobe-
dececonstruyendo, conquistaasuperiores, compañerosydemás
interesadosenel servicio. Ningúnadministrador podráser útil a
losqueamasi nosabeservir yobedecer noblemente. Hiéraseel
corazón o experiméntese dificultades, que sepacadacual que
todo servicio útil perteneceal Dador Universal.
Despuésdeunabrevepausacontinuó:
–¿Qué harápues en laTierra, si todavíano aprendió a
soportar cosaalguna?Nodudodesudedicaciónaloshijosque-
ridos, pero hayquereconocer quecompareceríapor allácomo
madre paralítica, incapaz de prestar socorro justo. Para que
cualquieradenosotros alcancelaalegríadeauxiliar alos ama-
dos, se hace necesaria la interferencia de quienes hayamos
ayudado antes. Los queno cooperan no reciben cooperación.
Esto es ley eterna. Si usted, hermanano acumuló nadade sí
paradar, esjustoqueprocurecontribucionesamorosasdeotros.
Pero, ¿cómorecibir lacolaboraciónimprescindiblesi todavíano
sembró ni siquiera simple simpatía? Vuelva a los Campos de
Reposodondeseabrigóúltimamenteyreflexione. Despuésexa-
minaremosel asunto conladebidaatención.
Enjugandocopiosaslágrimas,sesentóinquietaaquellama-
dre.
Enseguidael Ministro memiró compasivamenteydijo:
–¡Aproxímeseamigomío!
Melevantéindeciso paraconversar conél.
71 Nuestro Hogar

ElucidacionesdeClarencio
Melatíaaceleradamenteel corazón, haciéndomerecordar
al aprendizbisoñoanterigurososexaminadores. Viendoaaquella
mujer llorando yponderando laserenaenergíadel Ministro de
Auxilio, temblabadentro de mí mismo, arrepentido de haber
provocadoaquellaaudiencia. ¿Noseríamejorcallar, aprendiendo
a esperar resoluciones superiores? ¿No sería inoportuna
presunción reclamar atribuciones de médico en aquella casa,
dondepermanecíacomo enfermo? Lasinceridad deClarencio
paraconlahermanaquemeantecediera,despertabaenmí nuevos
razonamientos. Quisedesistir, volver al aposento renunciando
al deseodelavíspera, peroeraimposible. El MinistrodeAuxilio,
comosi adivinasemismásíntimospropósitos, exclamóentono
firme:
–Estoydispuesto aoírlo.
Ibaasolicitar instintivamente cualquier servicio médico
enNuestroHogar pesealaindecisiónquemedominaba, pero la
concienciameadvertía: ¿Por quéreferirseaun servicio especi-
alizado? ¿No seríarepetir los errores humanos, dentro de los
cuales la vanidad no tolera más actividades, que la
correspondiente a los prejuicios de títulos nobiliarios o
académicos? Estaideame equilibraba, y bastante confundido
dije:
72 Nuestro Hogar
–Metomélalibertad devenir hastaaquí pararogar sus
buenos oficios y pedirle que me reintegre al trabajo. Tengo
añoranzademi oficioahoraquelagenerosidaddeNuestroHogar
me devolvió la bendición de mi armonía orgánica. Cualquier
trabajo útil meinteresacontal quemesaquedelainacción.
Clarencio me miró largamente como escudriñando mis
intenciones más íntimas.
–Yasé. Verbalmentepidecualquier género detarea; pero,
en el fondo, sientefaltadesus clientes, desu consultorio, del
ambientedeservicioconqueel Señor honrósupersonalidaden
laTierra.
Hastaahí aquellas palabras eran rayos deconfortamiento
yesperanzaqueyorecibíaenel corazóncongestosafirmativos.
Perodespuésdeunapausamáslarga,el Ministroprosiguió:
–Entretanto, hayqueconsiderar, queavecesel Padrenos
honraconsuconfianzaynosotrosdesvirtuamoslosverdaderos
títulos deservicio. Usted fuemédico en laTierrarodeado de
todaslasfacilidadesenel terrenodelosestudios. Nuncasupoel
precio deunlibro, porquesuspadres, generosos, costeabanto-
dossusgastos. Luego, despuésdegraduado, comenzó arecibir
lucros compensadores, ni siquieratuvo las dificultades del mé-
dico pobre, obligado amovilizar sus relaciones afectivas para
hacer clínica. Prosperótanrápidamentequetransformólasfaci-
lidadesconquistadasenlacarreramédica, enmuerteprematura.
Mientrasfuejovenysanocometiónumerososabusosdentrodel
cuadro detrabajosal queJesúsledestinó.
Anteaquellamiradafirmeybondadosaal mismo tiempo,
unaextrañaperturbaciónseapoderódemí.
Respetuosamenterespondí:
–Reconozco lapertinenciadelas observaciones, pero si
73 Nuestro Hogar
fueraposibleestimaríaobtener medios pararescatar mis débi-
tos, consagrándome, sinceramente, alos enfermos deestepar-
quehospitalario.
–Esunimpulso muynoble–dijo Clarencio apacible–, sin
embargo, es necesario convenir en quetodatareaen laTierra,
enel campodelasprofesiones, esunaoportunidadqueconfiere
el Padre paraque el hombre penetre los templos divinos del
trabajo. El título paranosotros es simplementeunaficha; pero
en el mundo suele representar unapuertaabiertaatodos los
disparates. Con esafichael hombre se habilitaparaaprender
noblementey paraservir al Señor en el cuadro desus divinos
servicios en el planeta. Tal principio es aplicable a todas las
actividades terrestres, excluyendo convenciones desectores en
loscualessedesdoblen. El hermano recibió unafichademédi-
co. Penetró enel templo delaMedicinapero suacción, dentro
deél, no severificó ennormasquemeautoricenaendosar sus
actualesdeseos. ¿Cómotransformarlodeunmomentoaotroen
médicodeespíritusenfermoscuandosólosecircunscribióahacer
observacionesexclusivas alaesferadel cuerpofísico?Noniego
sucapacidadcomoexcelentefisiólogo, peroel campodelavida
esmuyextenso.¿Quédiríadel botánicoquereuniesedefiniciones
sobrelabasedel examen decáscaras secas dealgunos árboles?
Gran número de médicos en la Tierra se conforman con
conclusiones matemáticas ante los servicios de anatomía.
Estamos deacuerdoquelasMatemáticasesrespetable, perono
eslaúnicacienciadel Universo. Comoreconoceahora, el médi-
co no puedeestacionarseen diagnósticos yterminologías. Hay
que penetrar el alma, sondearle las profundidades. Muchos
profesionales delaMedicina, en el planeta, son prisioneros de
las salas académicas, porquelavanidad les robó lallavedela
cárcel. Rarossonlosqueconsiguenatravesar el pantano delos
intereses inferiores, sobreponerseaprejuicios comunes y, para
esasexcepciones, sereservanlasburlasdel mundoyel escarnio
74 Nuestro Hogar
deloscompañeros.
Quedé atónito. No conocía tales nociones de
responsabilidadprofesional.Measombrabaaquellainterpretación
del título académico, reducido alafichadeingreso enzonasde
trabajo paracooperar activamenteconel Señor Supremo. Inca-
paz deintervenir, aguardéaqueel MinistrodeAuxilio volviese
atomar el hilo delaselucidaciones.
–Comosepuedededucir–continuóél– ustednosepreparó
convenientementeparalos servicios deaquí.
–Generosobenefactor –meatreví adecir–. Comprendola
lección ymeinclino antelaevidencia.
Y, haciendo un esfuerzo paracontener las lágrimas, pedí,
humildemente:
–Me someto a cualquier trabajo en esta colonia de
realización ydepaz.
Conunaprofundamiradadesimpatíarespondió:
–Amigomío,noposeosolamenteverdadesamargas.Tengo
tambiénpalabras deestímulo. No puedetodavíaser médico en
NuestroHogar, peropodráasumir el cargodeaprendizoportuna-
mente. Suposición actual no es delas mejores; no obstantees
confortadoraporlasintercesionesasufavorllegadasal Ministerio
deAuxilio.
–¿De mi madre? –pregunté embriagado de emoción y
alegría.
–Sí –aclaró el Ministro–. Desumadreydeotrosamigos
encuyocorazónplantóustedlasemilladelasimpatía. Después
de su llegada pedí al Ministerio de Esclarecimiento que
recopilasesusnotaspersonales, lascualesexaminéatentamen-
te. Muchaimprevisión, numerososabusosymuchairreflexión;
75 Nuestro Hogar
peroenlosquinceañosenlosqueejerciócomomédicotambién
proporcionórecetasgratuitasamásdeseismil necesitadosyla
mayoría de las veces practicó esos actos meritorios por
altruismo; ahorapuedeverificar queel verdaderobienesparce
bendicionesennuestroscaminos. Deesosbeneficiados, quince
noloolvidaronyhanenviadohastaahoravehementesllamadas
asufavor. Debo añadir quetambiénel bienqueproporcionóa
losindiferentessurgeaquí asufavor.
Sonriente Clarencio concluyó aquellas elucidaciones
sorprendentes agregando:
–AprenderánuevasleccionesenNuestroHogar y, después
deacumular experiencias útiles, cooperaráeficientementecon
nosotrospreparándoseparael futuroinfinito.
Mesentíaradiante. Por primeravez llorédealegríaen la
colonia. ¿Quiénpodríacomprender enlaTierrasemejantejúbi-
lo?A vecesespreciso quecalleel corazónenel grandilocuente
silencio delo divino.
76 Nuestro Hogar

L a visita materna
Atento alas recomendaciones de Clarencio, procuraba
reconstruir energías paracomenzar denuevo el aprendizaje. En
otro tiempo tal vez mehubieraofendido anteobservaciones, en
apariencia, tan crudas, pero en aquellas circunstancias recordaba
mis antiguos errores ymesentíaconfortado. Losfluidos carnales
compelenel almaaprofundassomnolencias. Verdaderamente, ape-
nas ahorareconocíaquelaexperienciahumana, bajo ninguna
hipótesispodíaser consideradacomounjuego. Laimportanciade
lareencarnaciónenlaTierra, surgíaami vistaevidenciandogrande-
zashastaentoncesignoradas. Considerandolasoportunidadesper-
didas, reconocíano merecer lahospitalidad de NuestroHogar.
Clarencio teníadobladas razones parahablarmecon aquellafran-
queza.
Pasévarios días entregado aprofundas reflexiones sobrela
vida. Sentíaen lo íntimo gran ansiedad devolver aver el hogar
terrestre. Sin embargo, meabsteníadepedir nuevas concesiones.
Losbenefactoresdel MinisteriodeAuxilioeranexcesivamentege-
nerososconmigo. Adivinabanmispensamientos. Si hastaentonces
no me habían proporcionado una satisfacción espontánea a
semejantedeseo, eraquetal propósito no seríaoportuno. Callaba,
pues, resignado y algo triste. Lisias hacíatodo lo posible por
contentarmeconopinionesconsoladoras. Yoestabaenesafasede
recogimientoinexplicableenqueel hombreesllamadoadentrode
77 Nuestro Hogar
sí mismopor suconcienciaprofunda.
Undíael bondadosovisitador penetróradianteenmi depar-
tamento exclamando:
–¡Adivinequiénllegóparaverlo!
Aquellafisonomíaalegre, aquellosojosbrillantesdeLisiasno
meengañaban.
–¡Mi madre!–respondí llenodeconfianza.
Conlosojosdesorbitadospor laalegríavi ami madreentrar
conlosbrazosextendidos.
–¡Hijo!¡Hijomío!¡Venamí, amadomío!
No puedo decir lo quepasó entonces. Mesentí nuevamente
niñocomoenlostiemposenquejugababajolalluviaconlospies
descalzos, en laarenadel jardín. Meabracéaellacariñosamente,
llorandodejúbilo, experimentandolosmássagradostransportesde
venturaespiritual. Labesérepetidas veces, laapretéen mis brazos
mezclandomislágrimasconlassuyas.Nosécuantotiempoestuvimos
juntos abrazados. Finalmentefueellaquien medespertó deaquel
arrobamiento, recomendándome:
–¡Vamos,hijo,noteemocionestanto!Tambiénlaalegríacuando
esexcesivaacostumbraacastigar el corazón.
Envezdecargar ami adoradaviejecitaenlosbrazos, comolo
hacíaenlaTierra, enlosúltimostiemposdesuromeríapor allá, fue
ellaquienmeenjugóel copiosollanto, conduciéndomeal diván.
–Estásdébil todavía, hijito. Nomalgastesenergías.
Mesentéasuladoyella, cuidadosamente, acomodómi cansa-
dafrenteensusrodillas, acariciándolalevementeparaconfortarmea
laluz desantas recordaciones. Mesentí el más venturoso delos
hombres.Teníalaimpresióndequeel barcodemisesperanzashabía
ancladoenpuertoseguro. Lapresenciamaternal constituía infinito
78 Nuestro Hogar
consuelo ami corazón. Aquellos minutos medaban laideadeun
sueñotejidoenlatramadeunafelicidadindecible.Comounniñoque
nopierdedetallesmefijabaensuropaje,copiaperfectadeunodesus
viejostrajescaseros. Observésuvestidoobscuro, susmediasdelana
ysumantillaazul. Contemplésupequeñacabezaaureoladadehilos
denieve, lasarrugasdesurostroysudulceyserenamiradadetodos
losdías. Conlasmanostrémulasdealegríaacariciésusqueridasma-
nossinconseguir articular frase. Empero, mi madremásfuerteque
yo, dijoconserenidad:
–Nuncasabremosagradecer aDiostangrandesbeneficios. El
Padrejamásnosolvida, hijomío. ¡Quélargotiempodeseparación!
Peronojuzguespor elloqueteheolvidado. A veceslaProvidencia
separaaloscorazones,temporalmente,paraqueaprendamos el amor
divino.
Consuternuradetodoslostiempossentí queserevivíanlas
llagasterrestres. ¡Oh, quédifícil esdesprendersederesiduostraídos
delaTierra!¡Cómopesalaimperfecciónacumuladaensiglossucesivos!
CuántasvecesoyeraconsejossaludablesdeClarencio, observaciones
fraternalesdeLisias, pararenunciar alaslamentaciones; pero¡cómo
sereabríanlasviejasheridasal contactodel cariñomaternal!Del llanto
dealegríapaséalaslágrimasdeangustia,recordandoexageradamente
lospasajesterrestres. Noconseguíaaceptar queaquellavisitanoera
parasatisfaccióndemiscaprichosysí unapreciosabendicióndela
misericordiaDivina. Evocando antiguas exigencias, lleguéala
conclusióndequelaautorademisdíasdebíacontinuar siendodepo-
sitariademisquejasymalessinfin. EnlaTierra, lasmadresnopasan
deseresclavasenel conceptodeloshijos.Sonraroslosqueentienden
sudedicaciónantesdeperderlas. Conlamismafalsaconcepciónde
otrostiempos resbalépor el terrenodedolorosasconfidencias.
Mi madre me oía callada, dejando traslucir inexplicable
melancolía. Con los ojos húmedos yapretándomedecuando en
cuandoestrechamenteensucorazón, hablóllenadecariño:
79 Nuestro Hogar
–¡Oh, queridohijo!Noignorolasinstruccionesquenuestroge-
nerosoClarenciotesuministró.Notequejes.Agradezcamosal Padrela
bendicióndeestereencuentro. Sintámonosahoraenunaescueladife-
rente,dondeaprendemosaserhijosdel Señor.Enlaposicióndemadre
terrestre,nosiempreconseguíorientartecomodebía.Tambiényotrabajo
reajustando el corazón. Tuslágrimasmeretrotraenal panoramade
sentimientoshumanos. Algointentaoperar eseretrocesoenmi alma.
Quierodar razónatuslamentos, erigirteuntronocomosi fuesesla
mejorcriaturadel Universo;peroestaactitud,actualmente,noseaviene
conlasnuevasleccionesdelavida. Esosgestossonperdonablesenlas
esferasdelacarne; peroaquí, hijomío, esindispensableatender ante
todoal Señor. Noeresel únicohombredesencarnadoquetieneque
reparar suspropioserrores, ni soyyolaúnicamadrequedebesentirse
distantedesusseresamados.Portanto,nuestrodolornonosedificapor
el llantoquevertemosopor lasheridasquesangranennosotros, sino
por lapuertadeluz quenosofreceal Espírituconel findeser más
comprensivosymáshumanos.Lágrimasyúlcerasconstituyenunproceso
debenditaexpansióndenuestrosmáspurossentimientos.
Despuésdeextensapausaen que laconcienciaprofundame
advertíasolemne, mi madreprosiguió:
–Si esposibleaprovecharestosrápidosminutosenexpansión
de amor, ¿por qué hemos de desviarlos hacia sombras de
lamentaciones?Regocijémonos, hijo, ytrabajemosincesantemente.
Modificatuactitudmental. Meconfortatuconfianzaenmi cariño
yexperimentosublimefelicidadcontuternurafilial, peronopuedo
retrocederenmisexperiencias.¡Amémonosconel grandeysagrado
amor divino!
Aquellasbenditaspalabrasmedespertaron.Teníalaimpresión
de que vigorosos fluidos partían del sentimiento materno
vitalizándomeel corazón. Mi madremecontemplabaembelesada
mostrandounabellasonrisa. Melevantéyrespetuosolabeséen
lafrentesintiéndolamásamorosaymásbellaquenunca.
80 Nuestro Hogar

Confidencias
La palabra materna me consoló reorganizando mis
energías interiores. Mi madre comentaba el servicio
considerándolocomounabendiciónalosdoloresydificultades,
queproporcionabacréditodealegríasyleccionessublimes. Ines-
perado e inexpresable contentamiento me bañabael Espíritu.
Aquellos conceptos nutrían mi almadeun modo extraño. Me
sentíaotro: másalegre, másanimado, másfeliz.
–¡Oh, madre mía –exclamé conmovido–, debe ser
maravillosalaesferaenquevive!¡Quésublimescontemplaciones
espirituales, quéventura!…
Ellaesbozó significativasonrisayasintió:
–Laesferaelevada, hijomío, requieresiempremástrabajo,
mayor abnegación. No supongas quetu madrepermanezcaen
visiones beatíficas, alejadadelos deberes justos. Debo hacerte
sentir quemispalabrasnorepresentanningunanotadetristeza,
en la situación en la que me encuentro. Es más bien una
revelación necesaria de las responsabilidades que me atañen.
DesdequeregresédelaTierrahetrabajado intensamentepor
nuestrarenovaciónespiritual. Muchasentidadesal desencarnar,
permanecenaferradasal hogar terrestrebajoel pretextodeamar
muchoalosquequedanenel mundocarnal. Aquí meenseñaron
alainversa, queel verdaderoamor paratransformarseenbene-
ficio, necesita trabajar siempre. Desde mi regreso procuro
esforzarmepor conquistar el derecho deayudar aaquellos que
81 Nuestro Hogar
tanto amamos.
–¿Dóndeestámi padre?–pregunté–. ¿Por quénovinocon
usted?
Mi madrereflejósingularexpresiónenel rostroyrespondió:
–¡Ah, tupadre, tupadre!… Hacedoceaños queestá en
unazonadetinieblasdensas, enel Umbral. EnlaTierrasiempre
noshabíaparecidofiel alastradicionesdefamilia, arraigadoala
caballerosidaddel altocomercioacuyasfilaspertenecióhastael
findesuexistencia, yal fervor del cultoexternoenmateriareli-
giosa; pero en el fondo eradébil ymanteníauniones clandesti-
nas fueradenuestro hogar. Dos deellas estaban mentalmente
ligadas a una vasta red de entidades maléficas, y tan pronto
desencarnó, supasopor el Umbral fuemuyamargoparami po-
breLaerte, porquelas desventuradas criaturas aquienes había
hechomuchaspromesas, loesperabanansiosasprendiéndolode
nuevo enlastelasdelailusión. Al principio él quiso reaccionar
esforzándosepor encontrarme; pero no pudo comprender que
después delamuertedel cuerpo físico el almaseencuentratal
cual viveintrínsecamente. Por tanto, Laerteno percibió mi pre-
sencia espiritual ni la asistencia desvelada de otros amigos
nuestros.Habiendogastadomuchosañosfingiendo,desnaturalizó
suvisiónespiritual restringiendo supatrónvibratorio yel resul-
tado fue hallarse en compañía de relaciones que cultivara
irreflexivamentecon lamentey el corazón. Los principios de
familiayel amor anuestro nombreocuparon algún tiempo su
Espíritu. Deciertomodoluchórepeliendolastentaciones, pero
al fin cayó nuevamenteenredado en las sombras por faltade
perseveranciaenel buenyrecto pensamiento.
Muyimpresionado, pregunté:
–¿Acasonohaymediosdesustraerlodetalesabyecciones?
–¡Ah, hijo mío –elucidó lapalabramaterna–, yo lo visito
con frecuencia! Pero, él no mepercibe. Su potencial vibratorio
es todavía muy bajo. Intento atraerlo al buen camino por la
82 Nuestro Hogar
inspiración, mas apenas consigo, decuando en cuando, arrancarle
algunaslágrimasdearrepentimiento sinobtener seriasresoluciones.
Lasinfelicesdelascualesseconstituyóenprisioneroloalejandemis
sugestiones. Vengotrabajandointensamenteañotrasaño. Solicitéel
amparo deamigosencinco núcleosdiversosdeactividadespiritual
máselevada, inclusoaquí enNuestroHogar. CiertavezClarenciocasi
consiguióatraerloal MinisteriodeRegeneración, perofueenbalde.
No esposibleencender luz enuncandil sinaceiteysinpabilo. Se
necesitalaadhesiónmentaldeLaerteparaconseguirlevantarloyabrirle
lavisiónespiritual. Noobstante, el pobrecitopermaneceinactivoen
sí mismo, entrelaindiferenciaylarebeldía.
Despuésdelargapausa, suspiró, continuando:
–Tal veznosepasaúnquetushermanasClarayPriscilaviven
tambiénenel Umbral sujetasalasuperficiedelaTierra.Estoyobligada
aatender lasnecesidadesdetodos. Mi únicoauxiliodirectodescansa
enlacooperacióndetuhermanaLuisa,aquellaquedesencarnócuando
túeras pequeño. Luisameesperó aquí por muchos años yfuemi
brazofuerteenlostrabajosásperosdeamparoalafamiliaterrestre.
Peroahora, despuésdeluchar valerosamente, ami lado, enbeneficio
detupadre,deti ydelashermanas,observandolagranturbaciónque
todavíasufrennuestrosfamiliaresenlaTierra,regresólasemanapasada
reencarnando entreellos, enungesto heroico desublimerenuncia.
Esperopues,queterestablezcasprontoparaquepodamosdesarrollar
actividadesenel bien.
Lasinformacionesreferentesami padremeasombraron.¿Qué
clasedeluchasseríanlassuyas?¿Noparecíaserunsinceropracticante
delos preceptos religiosos? ¿No comulgabatodos los domingos?
Extasiadoconladedicaciónmaternal pregunté:
–¿Ustedauxiliaapapáapesar desuuniónconesasmujeres
infames?
–¡Nolasjuzguesasí!–Ponderómi madre–. Di másbien, hijo
mío,nuestrashermanasenfermas,ignorantesoinfelices.Sontambién
hijasdenuestroPadre.NohehechointercesionessolamenteporLaerte,
sinotambiénpor ellas, yestoyconvencidadehaber encontradore-
83 Nuestro Hogar
cursosparaatraerlostodosami corazón.
Measombró aquellagran manifestación derenuncia. Pensé
súbitamenteenmi familiadirecta. Sentí el viejoapegoalaesposaya
loshijosqueridos. AnteClarencioyLisiasanhelabasiempremanifes-
tar sentimientosycallar indagaciones, peroel contactomaternome
desinhibía. Algomehacíasentir quemi madrenosedemoraríapor
muchotiempoami lado.Aprovechandoel tiempoquecorríaacelera-
dolainterrogué:
–Ustedquehaacompañado apapátanto tiempo, ¿no podrá
informarmealgosobreCeliaylosniños?Aguardoansiosoel instante
devolver acasayayudarlos. ¡Oh, estasinmensasnostalgiasdebenser
igualmentecompartidaspor ellos!¡Cómodebesufrir mi desventura-
daesposaconestaseparación!…
Mi madreesbozóunasonrisatristeydijo:
–Hevisitadoamisnietosperiódicamente. Estánbien.
Despuésdemeditar unosinstantes, agregó:
–Por ahoranodebesinquietarteconel problemadeauxiliar a
tufamilia. Prepárateenprimer lugar paraquetengamosbuenéxito.
Haycuestionesquenecesitamosdejarlasal Señor, en pensamiento,
antesdetrabajar enlasoluciónqueellasrequieren.
Quiseinsistir enel asuntoparaobtener pormenoresperomi
madrenoreincidióenélesquivándosecondelicadeza.Laconversación
seextendióenvolviéndomeenunasublimeconfortación. Mástarde
ellasedespidió. Curiosopor saber cómovivíahastaentonceslepedí
permisoparaacompañarla. Meacariciódulcementediciendo:
–No vengas, hijo mío. Me esperan con urgencia en el
Ministerio deComunicaciones, dondesemesuministrarán re-
cursos fluídicos paralajornadaderegreso en los gabinetes de
transformación. Ademásnecesitoentrevistarmeconel Ministro
Celio paraagradecerlelaoportunidaddeestavisita.
Dejándomeenel almadurableimpresióndefelicidadme
besó ysefue.
84 Nuestro Hogar

En casa deL isias
No pasaron muchosdías, despuésdelainesperadavisita
demi madre, cuando Lisias mevino abuscar, atendiendo auna
llamadadel MinistroClarencio. Loseguí, consorpresa.
Recibidoamablementeporel magnánimobienechor, esperaba
susórdenesconenormeplacer.
–Amigomío–dijo, afable–, deahoraenadelanteestáautoriza-
do parahacer observaciones en los diversos sectores denuestros
servicios, con excepción delos Ministerios denaturalezasuperior.
EnriquedeLunadioporterminadosutratamientoenlaúltimasema-
na, yesjustoqueaprovecheel tiempoobservandoyaprendiendo.
MiréaLisiascomoaunhermanoquedebíaparticipar demi
indeciblefelicidadenaquel instante. El enfermerocorrespondióami
miradaconintensojúbilo. Nocabíaenmí decontento. Erael inicio
deunavidanueva. Dealgún modo podríatrabajar, ingresando en
escuelas diferentes. Clarencio, queparecíapercibir mi intraducible
ventura, acentuó:
–Haciéndose innecesaria su permanencia en el parque
hospitalario, examinaréatentamentelaposibilidaddeubicarloenun
nuevoambiente. Consultaréalgunasdenuestrasinstituciones…
Lisiascortósupalabraexclamando:
–Si fueseposibleestimaríarecibirlo ennuestracasamientras
85 Nuestro Hogar
dureel cursodeobservaciones; allí mi madrelotrataríacomoaun
hijo.
Miréal visitadorenuntransportedealegría.Clarencioasuvez,
tambiénledirigióunamiradadeaprobación, murmurando:
–¡Muybien, Lisias!Jesússealegraconnosotroscadavez que
recibimosaunamigoenel corazón.
Abracé al servicial enfermero sin poder traducir mi
agradecimiento. Laalegría, aveces, haceenmudecer.
–Guardeestedocumento–medijoatentamenteel Ministrode
Auxilioentregándomeunapequeñalibreta. Conél podráingresar en
losMinisteriosdeRegeneración, deAuxilio, deComunicacionesyde
Esclarecimiento, duranteunaño. Transcurrido esetiempo, veremos
lo queseráposiblehacer conrespecto asusdeseos. Instrúyase, mi
amigo. Nopierdael tiempo. El intervalodelasexperienciascarnales
debeser bienaprovechado.
Lisiasmedioel brazoysalí embelesadodeplacer.
Pasadosalgunosminutos, llegamosalapuertadeunagraciosa
construcciónrodeadadematizadojardín.
–Aquí es–exclamóel delicadocompañero.
Y conexpresióncariñosaagregó:
–Nuestrohogar, dentrodeNuestroHogar.
Al tañidosuavedeunacampanilla, enel interior, surgióala
puertaunasimpáticamatrona.
–¡Madre! ¡Madre! –gritó el enfermero presentándomeaella
alegremente–, esteesel hermanoqueprometí traerle.
–¡Seabienvenido, amigo! –exclamó laseñoranoblemente–.
Éstaessucasa.
Abrazándomecontinuó:
86 Nuestro Hogar
–Supequesumamánoviveaquí. Enestecasotendráenmí a
unahermanaenfuncionesdemadre.
Nosabíacómoagradecer lagenerosahospitalidad. Ibaaemi-
tir algunasfrasesparademostrar mi conmociónyreconocimiento,
perolanoblematrona, revelandosingular buenhumor, seadelantó
adivinándomelos pensamientos:
–Estáprohibidohablar deagradecimientos. Nolohaga. Me
obligaríaarecordar, derepente, muchasfrasesconvencionalesdela
Tierra.
Todosnosreímosymurmuréconmovido:
–¡Queel Señor traduzcami agradecimiento en renovadas
bendicionesdealegríaypaz paratodos!
Entramos. El ambienteerasencilloyacogedor. Losmuebles
erancasi idénticosalosterrestres; losobjetosengeneral mostraban
pequeñasvariantes. Cuadrosdesublimesignificaciónespiritual, un
piano denotables proporciones, ydescansando sobreél un gran
arpa tallada en líneas nobles y delicadas. Comprendiendo mi
curiosidad, Lisias acotó jovial:
–Comove,despuésdel sepulcronoencontróaúnalosángeles
arpistas; perosí tenemosunarpaesperandopor nosotrosmismos.
–¡Oh! Lisias –cortó lapalabramaternaycariñosa– no seas
irónico. ¿Norecuerdascomoel MinisteriodeUniónDivinarecibió
al personal deElevación, el año pasado cuando pasaronpor aquí
algunosembajadoresdelaArmonía?
–Sí, mamá; sólo quiero decir quelos arpistas existen yque
necesitamoscrearaudiciónespiritual paraoírlos, esforzándonospor
nuestraparteenel aprendizajedelascosasdivinas.
Despuésdelapresentaciónrelacionadaconmi procedencia,
logrésaberquelafamiliadeLisiashabíavividoenunaantiguaciudad
87 Nuestro Hogar
del EstadodeRíodeJaneiro; quesumadresellamabaLaurayque,
enlacasa, teníaconsigoadoshermanas: YolandayJudith.
Allí serespirabadulceyreconfortanteintimidad.Noconseguía
disfrazar mi contentoyenormealegría. Aquel primer contactocon
laorganizacióndomésticaenlacolonia meelevaba. Lahospitalidad
llenadeternuraarrancabademi Espíritunotasdeprofundaemoción.
Ante lacantidad de mis preguntas, Yolandameexhibió
maravillososlibros. Notandomi interés, ladueñadelacasaadvirtió:
–EnNuestroHogar, enloqueconciernealiteratura, tenemos
unaenormeventaja:losescritoresdemalafe, losquedestilanvene-
nopsicológico,sonconducidosinmediatamentehacialaszonasobs-
curasdel Umbral. Por aquí nosereforman, ni aunenel Ministerio
deRegeneración, mientrasperseverenensemejanteestadodealma.
Nopudedejar desonreír. Continuéobservandolosprimores
del artedelafotografíaenlaspáginasqueteníaalavista.
Enseguida Lisias me llamó para mostrarme algunas
dependencias delacasa, demorándomeen lasaladebaño, cuyas
interesantes instalaciones memaravillaron. Todo erasencillo pero
confortable.
No habíavuelto todavíaen mí por laemoción que me
envolvía, cuando laseñoraLaurainvitó alaoración.
Nossentamossilenciosamentealrededordeunagranmesa.
Conectadoungranaparato, sehizooír unamúsicasuave.
Erael loor al momento crepuscular. Surgió, al fondo, el mismo
cuadroprodigiosodelaGobernaciónqueyonuncamecansaba
decontemplar por lastardesenel parquehospitalario. Enaquel
momento,mesentíadominadoporprofundaymisteriosaalegría.
Viendouncorazónazul diseñadoalolejos, sentí quemi almase
arrodillabaensutemplointerior, ensublimetransportedejúbilo
yreconocimiento.
88 Nuestro Hogar

El amor,
alimentodelasalmas
Terminadalaoración, ladueñadelacasanosllamóala
mesa,sirviendocaldoreconfortanteyfrutasperfumadasquemás
parecían concentrados de fluidos deliciosos. Eminentemente
sorprendido, oí alaseñoraLauraobservar congracia:
–Realmente nuestras refacciones son aquí mucho más
agradables queen laTierra. Hayresidencias enNuestroHogar que
las eluden casi por completo; pero en las zonas del Ministerio de
Auxilio, no podemos prescindir delos concentrados fluídicos en
vistadelospesadosserviciosquelascircunstanciasimponen. Gas-
tamosgrancantidaddeenergías. Esnecesariorenovar provisiones
defuerza.
–Pero, eso–ponderóunadelasjóvenes–, noquieredecir que
solamentenosotroslosfuncionariosdeAuxilioydeRegeneración
vivamosnecesitandodealimentos. TodoslosMinisterios, inclusive
el deUniónDivinalosnecesitan, si biendifierenensusubstancia.
EnComunicacionesyenEsclarecimientohayenormeconsumode
frutos. EnElevación, el consumodejugosydeconcentradosnoes
reducido, y en laUnión Divinalos fenómenos dealimentación
alcanzan lo inimaginable.
Mi miradaindagadoraibadeLisiasalaseñoraLaura, ansioso
89 Nuestro Hogar
deexplicaciones. Todossonreíandemi natural perplejidad, perola
madredeLisiasrespondióamisdeseosexplicando:
–Nuestrohermanotal vezignoreaúnqueel mayor alimento
delas criaturas es justamenteel amor. Decuando en cuando,
recibimosenNuestroHogargrandescomisionesdeInstructores, que
nosproporcionanenseñanzasrelacionadasconlanutriciónespiri-
tual. Todo sistemadealimentación, en las distintas esferas dela
vida, tieneenel amor labaseprofunda. Aunaquí, el alimentofísico,
propiamenteconsiderado, es simpleproblemadematerialidad
transitoria, comoenel casodelosvehículosterrestres, necesitados
delacolaboracióndegrasayaceite. El almaensí apenassenutrede
amor.Cuantomásnoselevemosenel planoevolutivodelaCreación,
másextensamenteconoceremosestaverdad. ¿Noleparecequeel
amor divinoseael alimentodel Universo?
Tales elucidaciones me confortaban sobremanera.
Percibiendomi íntimasatisfacción, Lisiasintervino, acentuando:
–Todoseequilibraenel amor infinitodeDios, ycuantomás
evolucionadoesel ser, mássutil esel procesodealimentación. El
gusano, enel subsuelodel planeta, senutreesencialmentedetierra.
El animal grandecogeenlaplantalosalimentosdemanutencióna
imitación delacriaturaal succionar el seno materno. El hombre
tomael frutodel vegetal, lotransformadeacuerdoconlaexigencia
del paladar ysesirvedeél enlamesadel hogar. Nosotros, criaturas
desencarnadas, necesitamossubstanciassuculentas, tendientesala
condiciónfluídica, yel procesoserácadavezmásdelicado, amedi-
daqueseintensifiquelaascensiónindividual.
–Por otraparte, noolvidemoslacuestióndelosvehículos–
añadiólaseñoraLaura–,porque, enel fondo, el gusano, el animal, el
hombreynosotros, dependemos absolutamentedel amor. Todos
nosmovemosenél ysinél notendríamosexistencia.
–¡Esextraordinario!–adujeconmovido.
–¿No recuerdalaenseñanzaevangélica: amaoslosunosalos
90 Nuestro Hogar
otros?–prosiguió lamadredeLisiasatenta– Jesúsnosenseñó esos
principiosobjetivando tansólo casosdecaridad, enloscualesto-
dosaprenderemos, mástempranoomástarde, quelaprácticadel
bien constituyeun simpledeber. Nos aconsejaba, igualmente, a
alimentarnosunosalosotrosenel campodelafraternidadydela
simpatía.El hombreencarnadosabrá,mástarde,quelaconversación
amiga, el gestoafectuoso, labondadrecíproca, laconfianzamutua
alaluzdelacomprensión, el interésfraternal, –patrimoniosquese
derivannaturalmentedel amor profundo–, constituyensólidosali-
mentosparalavidaensí. ReencarnadosenlaTierra, experimenta-
mosgrandeslimitaciones;al volver aestemundoreconocemosque
todalaestabilidad delaalegríaes un problemadealimentación
puramenteespiritual. Seformanhogares, villas, ciudadesynaciones
enobedienciaatalesimperativos.
Recordé, instintivamente, las teorías del sexo ampliamente
divulgadas en el mundo. LaseñoraLaura, tal vez adivinando mis
pensamientos, sentenció:
–Quenadiedigaqueel fenómenoessimplementesexual. El
sexoesmanifestaciónsagradadeeseamor universal ydivino, pero
es apenas unaexpresión aisladadel potencial infinito. Entrelos
matrimonios más espiritualizados el cariño y la confianza, la
dedicaciónyel entendimientomutuospermanecenmuyporencima
delaunión física, reducidaentreellos arealización transitoria. La
permutamagnéticaesel factor queestableceel ritmonecesarioala
manifestacióndelaarmonía. Paraquesealimentelaventura, basta
lapresenciay, aveces, apenaslacomprensión.
Valiéndosedelapausa, Judithacotó:
–AprendemosenNuestroHogarquelavidaterrestreseequili-
braenel amor, sinquelamayor partedeloshombresseaperciba.
Almasgemelas, almashermanas, almasafinesconstituyenparejasy
gruposnumerosos. Uniéndoseunasalasotras, amparándosemutu-
amente, consiguenequilibrioenel planodelaredención. Por tanto,
cuandofaltancompañeros, lacriaturadébil acostumbraasucumbir
enmediodelajornada.
91 Nuestro Hogar
–Comopuedever, mi amigo–objetóLisiascontento–, también
aquí esposiblerecordarel EvangeliodeCristo:Nosólodepanviveel hombre.
Pero antes dequeseestablecieran nuevas consideraciones,
sonó lacampanillafuertemente.
El enfermeroselevantóparaatender.
Dosjóvenesdefinotratoentraronenlasala.
–Aquí tiene–dijo Lisias dirigiéndoseamí gentilmente– a
nuestroshermanosPolidoroyEstacio, compañerosdeservicioen
el Ministerio deEsclarecimiento.
Saludos, abrazos, alegría.
Transcurridos algunos momentos, la señora Laura dijo
sonriente:
–Todosustedestrabajaronmuchohoy. Emplearonel díacon
provecho. Noalterensuprogramapreferidopor nuestracausa. No
olvidenlaexcursiónal CampodelaMúsica.
NotandolapreocupacióndeLisias, lamadreadvirtió:
–Vete,hijomío.NohagasesperaraLascinia.Nuestrohermano
quedaráen mi compañíahastaquetepuedaacompañar en esos
entretenimientos.
–Nosepreocupepor mí –exclaméinstintivamente.
LaseñoraLauraesbozóamablesonrisayrespondió:
–Hoyno podrécompartir lasalegríasdel Campo. Tenemos
encasaami nieta, convaleciente, quellegódelaTierrahacepocos
días.
Salieron todos en medio del júbilo general. Ladueñadela
casa, cerrandolapuerta, sevolvióhaciamí diciéndome:
–Vanenbuscadel alimentoaquenosreferíamos. Loslazos
afectivos, aquí, sonmásbellosymásfuertes. El amor, mi amigo, es
el pandivinodelasalmas, lallamasublimedeloscorazones.
92 Nuestro Hogar

L ajoven desencarnada
–¿No viene su nieta a la mesa para las refecciones? –
pregunté a la dueña de la casa– ensayando una conversación
más íntima.
–Por ahoraselealimentaasolas, –aclarólaseñoraLaura;
lamuytontacontinúanerviosayabatida. Aquí no traemosala
mesa a ninguna persona que se encuentre perturbada o
disgustada. Laneurasteniaylainquietudemitenfluidospesados
yvenenosos, quesemezclanautomáticamentealassubstancias
alimenticias. Mi nietasedemoró en el Umbral quincedías, en
fuerte somnolencia, asistida por nosotros. Debería haber
ingresado enlospabelloneshospitalarios, pero, finalmentevino
asometerseamiscuidadosdirectos.
Manifestédeseosdevisitar alareciénllegadadel planeta.
Seríamuyinteresanteoírla. ¿Cuántotiempohacíaquemehallaba
sin noticias directas delaexistenciaterrestre?
LaseñoraLaurano sehizo rogar cuando ledi aconocer
misdeseos.
Nosdirigimosaunahabitaciónmuyampliayconfortable.
Unajoven muy pálidareposabaen unacómodapoltrona. Se
sorprendió vivamenteal verme.
–Este amigo, Eloísa –explicó la madre de Lisias
indicándome– es un hermano nuestro quevolvió delaesfera
93 Nuestro Hogar
físicahacepoco tiempo.
Lajovenmemiróconcuriosidad, apesar dequesusojos
perdidosenprofundasojeras, tradujesengranesfuerzoparacon-
centrarlaatención.Mecumplimentóesbozandounavagasonrisa,
dándomeyoaconocer ami vez.
–Debehallarsecansada–observé.
PeroantesqueellarespondieseseadelantólaseñoraLaura,
procurando substraerlaaesfuerzosqueagravasensufatiga:
–Eloísahaestado inquietayafligida. En parte, sejustifi-
ca. La tuberculosis fue larga y le dejó huellas profundas; no
obstantenosedebeprescindir, entiempoalguno, del optimismo
ydel valor.
Vi alajovenrestregarsesusojosnegros, comopararetener
el llanto, pero fueenbalde. El tóraxcomenzó apalpitar violen-
tamente, yllevando el pañuelo al rostro, no conseguíacontener
los angustiosos sollozos.
–Tontita–dijo ladulceseñoraabrazándola–, es necesario
reaccionar contraeso. Estas impresiones son nadamás quelos
resultadosdeladeficienteeducaciónreligiosa. Sabesquetuma-
drenodemoraráenvenir, yquenopuedescontarconlafidelidad
detunovio, enmodoalguno, quiennotepodráofrecer unasin-
ceradedicación espiritual desdelaTierra. Todavíaél estálejos
del espíritusublimedel amor iluminado. Naturalmentesecasará
con otra, y debes habituarteaestaconvicción. No seríajusto
exigirlesu venidabrusca.
Sonriendo maternalmente, laseñoraLaura agregó:
–Admitamos quevinieseforzando laley. ¿No seríamás
duro el sufrimiento? ¿No pagarías cara la cooperación que
hubieses prestado en este hecho? Aquí no te han de faltar
amistadescariñosasni colaboraciónfraternal, paraqueteequili-
bres. Si amas deverdad al joven, debes procurar armoníapara
94 Nuestro Hogar
quepuedasbeneficiarlomástarde. Además, tumadrenotardará
enllegar.
Mecausómuchapenael copiosollantodelajoven. Intenté
establecer unnuevorumboalaconversación, parasubstraerlaa
lacrisisdelágrimas.
–¿Dedóndevieneusted, Eloísa?–pregunté.
LamadredeLisias callaba, al parecer, procurando verla
más desembarazada.
Despuésdelargosinstantes, duranteloscualesseenjugaba
losojosllorosos, lajovenrespondió:
–DeRíodeJaneiro.
–Pero no debe llorar así –objeté–. Usted es muy feliz.
Desencarnóhacepocosdías, estáconsusparientesynoconoció
tempestades en el gran viaje…
Ellapareció reanimarseyhabló conmáscalma:
–Ustednopuedeimaginarsecuántohesufrido. Ochome-
sesdeluchaconlatuberculosis, apesar delostratamientos…el
dolor dehaber transmitidolaenfermedadami madrecariñosa…
Ademásdetodoeso,loquepadeciópormi causami pobrenovio,
es inenarrable…
–Vamos, vamos, no digas eso –observó laseñoraLaura
sonriendo–. En laTierratenemos siemprelailusión dequeno
haymayor dolor queel nuestro. Puraceguera: haymillones de
criaturasconfrontandosituacionesverdaderamentecruelescom-
paradas con las nuestras.
–Pero, Arnaldo, abuela, quedó sin consuelo, desesperado.
Todo eso esterrible–agregó contrahecha.
¿Y crees sinceramente en esa impresión? –preguntó la
matronaconinflexióndecariño–. Observéatuexnoviodiver-
95 Nuestro Hogar
sas veces en el curso detu enfermedad. Eranatural queél se
conmovieratanto, viendo tu cuerpo reducido aguiñapos; pero
todavíanoestápreparadoparacomprender unsentimientopuro.
Sehadereconfortar muypronto. El amor iluminadonoespara
cualquier criaturahumana. Conservapor tanto tu optimismo.
Podrásauxiliarlomuchasvecessinduda;peroenloqueconcierne
alaunión conyugal, cuando teseaposiblehacer excursiones a
las esferas del planeta, en nuestra compañía, habrás de
encontrarlo casado conotra.
Admirado ami vez, notélasorpresadolorosadeEloísa.
Laconvalecienteno sabíacomo portarseantelaserenidad yel
buen sentido delaabuela.
–¿Seráposible?
La madre de Lisias esbozó un gesto extremadamente
cariñoso ydijo:
–No seas obstinadani intentes desmentirme.
Viendo quelaenfermaparecíatomar laactitudíntimade
quien quierepruebas, laseñoraLaurainsistió muydulcemente:
–¿TeacuerdasdeMaríadelaLuz, laamigaquetellevaba
flores todos los domingos? Pues escucha. Cuando el médico
anunció con carácter confidencial, la imposibilidad de tu
restablecimiento físico, Arnaldo, aunque muy compungido,
comenzó aenvolverlaen vibraciones mentales muy diferentes.
Ahora que estás aquí, no demorarán mucho las nuevas
resoluciones.
–¡Ah, quéhorror, abuela!
–Horror, ¿por qué?Esnecesario quetehabitúesaconsi-
derar lasnecesidadesajenas. Tunovioesunhombrecomún; no
está preparado para las bellezas sublimes del amor espiritual.
No puedes operar milagros en él, por mucho quelo ames. El
descubrimiento de sí mismo es una característica personal.
96 Nuestro Hogar
Arnaldoconocerámástardelabellezadetuidealismo; mas, por
ahora, es necesario dejarlo entregado a las experiencias que
necesita.
–¡No meconformo! –exclamó lajoven, llorando– justa-
mente María de la Luz, la amiga a quien siempre juzgué
fidelísima…
La señoraLaurasonrió ydijo cautelosamente:
–¿No serámás agradableconfiarlo alos cuidados deuna
criaturahermana?MaríadelaLuz serásiempretuamigaespiri-
tual, al paso queotramujer tal vez tedificultase, más tarde, el
acceso al corazóndeél.
Yoestabaeminentementesorprendido. Eloísaprorrumpió
en sollozos. Labondadosaseñorapercibió mi intranquilidad y,
tal vez conel propósito deorientar tanto alanietacomo amí,
aclaró sensatamente:
–Conozco la causa de tu llanto, hijita: nace de la tierra
incultadenuestromilenarioegoísmo,denuestrarenitentevanidad
humana. Entretanto, tuabuelano tehablaparaherirteysí para
quedespiertes alarealidad.
Mientras Eloísa lloraba, la madre de Lisias me invitó
nuevamente alasalade recibo, considerando que laenferma
necesitabadereposo.
Al sentarnos, dijo entono confidencial:
–Mi nietallegóprofundamentefatigada.Enredósucorazón,
endemasía, enlastelasdel amor propio. Enrigor, el lugar deella
seríacualquieradenuestroshospitales;peroel AsistenteCouceiro
juzgó mejor situarlaal lado denuestro cariño. Esto, además, es
muydemi agrado, porquemi queridaTeresa, sumadre, estápor
llegar. Un poco más de paciencia y alcanzaremos la justa
solución. Escuestióndetiempo yserenidad.
97 Nuestro Hogar

N ocionesdel hogar
Deseando obtener valores educativos, que fluían
naturalmente de la palabra de la señora Laura, pregunté
curioso:
–Desempeñando tantos deberes, ¿todavía tiene usted
atribuciones fueradelacasa?
–Sí; vivimosenunaciudaddetransición; no obstante, las
finalidadesdelacoloniaresidenenel trabajoyenel aprendizaje.
Las almas femeninas asumen aquí numerosas obligaciones,
preparándoseparavolver al planetao paraascender aesferas
más altas.
–¿Laorganizacióndoméstica, enNuestroHogar, esidéntica
aladelaTierra?
Conungesto muysignificativo, lainterlocutoracontestó:
–Esel hogar terrestreel quedesdehacemuchotiempo, se
esfuerza por copiar nuestro instituto doméstico; pero los
cónyuges por allá, con raras excepciones, están aún mondando
el terreno delos sentimientos, invadido por las yerbas amargas
delavanidadpersonal ypobladopor monstruosdecelosyego-
ísmo. Cuando regresédel planeta, laúltimavez traíacomo es
natural,profundasilusiones.Coincidióqueenmiscrisisdeorgullo
herido, fui llevadaaoír aungraninstructor, enel Ministeriode
98 Nuestro Hogar
Esclarecimiento. Desdeesedíapenetróenmi Espírituunanueva
corrientedeideas.
–¿No podríadecirme algo de las lecciones recibidas? –
indaguécon interés.
–El orientador muyversado en Matemáticas –prosiguió
ella– noshizo sentir queel hogar escomo unángulo recto en
las líneas del plano delaevolución divina. Larectavertical es
el sentimientofemenino, envueltoenlasinspiracionescreadoras
delavida. Larectahorizontal es el sentimiento masculino, en
marchaderealizaciones en el campo del progreso común. El
hogar es el sagrado vértice donde el hombre y la mujer se
encuentran parael entendimiento indispensable. Es el templo
enel cual lascriaturasdebenunirseespiritual antesquecorpo-
ralmente. Hay en laTierragran número deestudiosos delas
cuestionessociales, quedifundenvariasmedidasyclamanpor
laregeneracióndelavidadoméstica. Algunoslleganaaseverar
que la institución de la familia humana está amenazada. En-
tretanto, importaconsiderar que, enrigor, el hogar esconquis-
tasublimequeloshombresvanrealizandolentamente. ¿Dónde
se encuentra, en las esferas del globo, el verdadero instituto
doméstico, basado en laarmoníajusta, con los derechos ylos
deberes legítimamente compartidos? La mayoría de los
matrimoniosterrestrespasanlashorassagradasdel día, viviendo
laindiferenciao el egoísmo feroz. Cuando el marido estáen
calma, lamujer parecedesesperada; cuando laesposasecalla,
humilde, el compañero latiraniza. Ni laconsortesedecidea
animar al esposo en la línea horizontal de sus trabajos
temporales, ni el maridoseresuelveaseguirlaenel vuelodivi-
nodelaternuraydel sentimiento, rumboalosplanossuperio-
res delaCreación. Disimulan en sociedad yen lavidaíntima
uno hace viajes mentales a larga distancia, mientras el otro
99 Nuestro Hogar
comentael servicio queleespeculiar. Si lamujer habladelos
hijitos, el maridovadeexcursiónatravésdelosnegocios; si el
compañero examinacualquier dificultaddesutrabajo, lamen-
tedelaesposavuelaal gabinetedelamodista. Es claro que,
en tales circunstancias, el ángulo divino no estádebidamente
trazado. Dos líneas divergentes intentan, en vano, formar el
vérticesublime, afindeconstruir unescalónenlaescaleragran-
diosadelavidaeterna.
Esosconceptospenetrabanenlomásprofundodemí, por
ello, muyimpresionado, observé:
–SeñoraLaura, esas definiciones suscitan un mundo de
pensamientos nuevos. ¡Ah, si conociésemos todo eso alláen la
Tierra!…
–Escuestióndeexperiencia, amigomío–replicólanoble
matrona–, el hombreylamujer aprenderánenel sufrimiento
y en la lucha. Por ahora son raros los que conocen que el
hogar es unainstitución divinayquesedebevivir detrás de
suspuertascontodo el corazónycontodael alma. Mientras
lascriaturasvulgaresatraviesanlafloridaregióndel noviazgo,
sebuscan movilizando los máximos recursos del espíritu; de
ahí el dicho dequetodos los seres son bellos cuando están
verdaderamenteenamorados. El asuntomástrivial asumesin-
gular encantoenlaspalabrasmásfútiles. El hombreylamujer
comparecen ahí, en la integración de sus fuerzas sublimes.
Pero después que reciben la bendición nupcial, la mayoría
atraviesalosvelosdel deseo, ycaeenlosbrazosdelosviejos
monstruos quetiranizan los corazones. No hay concesiones
recíprocas. Nohaytoleranciayavecesni siquierafraternidad.
Se apagalabellezaluminosadel amor cuando los cónyuges
pierden la camaradería y el gusto de conversar. De ahí en
adelante, los más educados se respetan; los más rudos, mal
100 Nuestro Hogar
sesoportan. Noseentienden. Preguntasyrespuestassonfor-
muladasenvocablosbreves. Por másqueseunanloscuerpos,
las mentes viven separadas, operando por rumbos distintos.
–¡Todo eso eslapuraverdad! –adujeconmovido.
–Pero, ¿qué hacer, amigo mío? –replicó la bondadosa
señora– en lafase evolutiva actual del planeta, existen en la
esfera carnal rarísimas uniones de almas gemelas, reducido
número de matrimonios de almas hermanas o afines, y
aplastanteporcentajedeunionesderescate. El mayor número
de matrimonios humanos, está constituido por verdaderas
uniones forzadas, bajo cadenas.
Procurando volver atomar el hilo delas consideraciones
sugeridaspor mi preguntainicial, lamadredeLisiascontinuó:
–Las almas femeninas no pueden permanecer inactivas
aquí. Es preciso aprender a ser madre, esposa, misionera,
hermana. La tarea de la mujer, en el hogar, no puede
circunscribirse a unas cuantas lágrimas de piedad ociosa y a
muchos años de servidumbre. Es claro que el movimiento
contemporáneo del feminismo desesperado, constituye
abominableaccióncontralasverdaderasatribucionesdel espíritu
femenino. Lamujer nodebecompetir conel hombreatravésde
escritorios y gabinetes, dondesereservan actividades justas al
espíritumasculino. Por tanto, nuestracoloniaenseñaqueexisten
nobles servicios de extensión del hogar para las mujeres. La
enfermería, laenseñanza, laindustriadel hilo, lainformación,
los servicios de paciencia, representan actividades muy
expresivas. El hombredebeaprender aacarrear parael ambiente
doméstico la riqueza de sus experiencias, y la mujer necesita
conducir ladulzuradel hogar alas labores ásperas del hombre.
Dentrodecasa, lainspiración; fueradeella, laactividad. Launa
novivirásinlaotra. ¿Cómosustentar el ríosinlafuente, ycomo
101 Nuestro Hogar
esparcir el aguadelafuentesinel lecho del río?
Nopudedejar desonreír oyendolainterrogación.
LamadredeLisias, después delargo intervalo, continuó:
–Cuandoel MinisteriodeAuxiliomeconfíaniñosal hogar,
mishorasdeservicio soncomputadasal doble, lo quelepuede
dar unaideadelaimportanciadelaacciónmaternal enel plano
terrestre. Entretanto, cuando eso no acontece así, tengo mis
deberesdiurnosenlostrabajosdeenfermería, conlasemanade
cuarentayocho horasdetarea. Todostrabajanennuestracasa.
A noser mi nietaconvaleciente, notenemosanadiedelafamilia
en zonas de reposo. Ocho horas de actividad por el interés
colectivo,diariamente,esunprogramafácil paratodos.Mesentiría
avergonzadasi yo no lo ejecutase.
Se interrumpió la interlocutora por breves momentos,
mientrasyo meperdíaenmúltiplesconsideraciones…
102 Nuestro Hogar
21
Continuandolaconversación
–Laconversación, señoraLaura–exclamécon interés–,
sugiere numerosas interrogaciones, usted me disculpará la
curiosidadyel abuso…
–Nodigaeso–contestóbondadosa–, preguntesiempre. No
estoyencondicionesdeenseñar, peroessiemprefácil informar.
Nosreímosdelaobservacióneindaguéenseguida:
–¿Cómoseencarael problemadelapropiedadenlacolonia?
Por ejemplo, estacasa, ¿lepertenece?
Ellasonrió yesclareció:
–Tal comosucedeenlaTierra, lapropiedadaquí esrelativa.
Nuestrasadquisicionessonhechassobrelabasedehorasdetrabajo.
El bonushora, enel fondo, esnuestro dinero. Cualquier cosade
utilidad es adquiridacon esos cupones, obtenidos por nosotros
mismosacostadeesfuerzo ydedicación. Lasconstruccionesen
general representan un patrimonio común, bajo control de la
Gobernación; pero, cadafamiliaespiritual puedeconquistar un
hogar (nuncamásdeuno), presentandotreintamil bonushora, lo
quesepuedeconseguir con algún tiempo deservicio. Nuestra
moradafueconquistadapor el trabajoperseverantedemi esposo,
quien vino alaesferaespiritual mucho antes queyo. Dieciocho
añosestuvimosseparadospor loslazosfísicos, perosiempreuni-
103 Nuestro Hogar
dos por los hilos espirituales. Ricardo no descansó. Recogido en
Nuestro Hogar, después de cierto período de extremadas
perturbaciones, comprendió inmediatamente la necesidad del
esfuerzo activo, preparándonos un nido parael futuro. Cuando
llegué, estrenamos lacasaqueél organizaracon tanto esmero,
acentuándoseasí nuestraventura. Desdeentoncesmi esposome
suministró nuevos conocimientos. Mis luchas durantelaviudez
habíansidointensas. Muyjoventodavíaconloshijostiernos, tuve
queenfrentarserviciosmuyrudos.Acostadetestimoniosdifíciles,
proporcioné a los retoños de nuestra unión, los valores
educacionales dequepodíadisponer, habituándolos desdemuy
temprano a los trabajos arduos. Comprendí después que esa
existencialaboriosamehabíalibradodelasindecisionesylasan-
gustiasdel Umbral por habermecolocadoacubiertodemuchasy
peligrosastentaciones.El sudordel cuerpoolajustapreocupación,
enloscamposdelaactividadhonesta, constituyenvaliososrecur-
sosparalaelevaciónyladefensadel alma. Reencontrar aRicardo,
tejer nuevosnidosdeafectos, representabael cielo paramí. Du-
ranteaños consecutivos vivimos unavidadeperenneventura,
trabajando por nuestraevolución, uniéndonos cadavez más y
cooperandoenel progresoefectivodelosquenossonafines. Con
el correr del tiempo, Lisias, Yolanday Judith, sereunieron con
nosotros aumentando nuestrafelicidad.
Después deligero intervalo, duranteel cual parecíamedi-
tar, mi interlocutoraprosiguióentonograve:
–Perolaesferadel globonosesperaba. Si el presenteestaba
llenodealegría, el pasadollamabaacuentas, paraqueel futurose
armonizaseconlaleyeterna. Nopodíamospagar alaTierracon
bonus horay sí con el sudor honrado, fruto detrabajos. Dada
nuestrabuenavoluntad, seaclarabanuestravisión, en lo relati-
voal pretéritodoloroso. Laleydel ritmoexigía, entonces, nuestra
vuelta.
104 Nuestro Hogar
Aquellas afirmaciones mecausaban vivaimpresión. Erala
primeravezquemisoídosescuchabantanprofundamenteenlacolonia,
sobreel asuntodelasreencarnacionesanteriores.
–SeñoraLaura–exclaméinterrumpiéndola–, permítamepor fa-
vorunaaclaración.Perdónemelacuriosidad.Hastaahoraaúnnopude
conocer detenidamentelo queserelacionaconmi pasado espiritual.
¿Noestoyyalibredeloslazosfísicos?¿Noatraveséel ríodelamuerte?
¿Recordóustedel pasadoinmediatamentedespuésdesuvenida,otuvo
queesperar el concursodel tiempo?
–Loesperé–replicósonriente–; antetodo, esindispensableque
nosdespojemosdelasimpresionesfísicas. Lasescamasdeinferioridad
sonmuyfuertes.Esprecisodisponerdegranequilibrioparaquepoda-
mosrecordar edificando. Engeneral, todostenemoserroresclamoro-
sosenlosciclosdelavidaeterna.Quienrecuerdauncrimencometido,
sesueleconsiderarel másdesventuradodel Universo, yquienrecuerda
el crimendequefuevíctima, seconsideratambiéncomoinfeliz. Por
tanto,sóloelalmamuyseguradesí,recibetalesatributoscomorealización
espontánea.Lasdemássondebidamentecontroladasenel dominiode
lasreminiscenciasy, si intentanburlar esedispositivodelaley, raravez
puedensubstraerseal desequilibrioyalalocura.
–¿Peroustedrecordóel pasadodemodonatural?–pregunté.
–Déjemeexplicarle–respondió bondadosamente–; cuando se
meaclarólavisióninterior, lasrecordacionesvagasmecausabangran-
desperturbaciones.Coincidióquemi maridosufríael mismoestadode
alma. Resolvimosambosconsultar al AsistenteLongobardo. Eseami-
go,despuésdeminuciosoexamendenuestrasimpresiones,nosencaminó
alosmagnetizadoresdel MinisteriodeEsclarecimiento. Recibidosallí
concariño, tuvimosacceso enprimer lugar alaSeccióndeArchivo,
dondetodosnosotrostenemosanotacionesparticulares.Nosaconsejaron
los técnicos deaquel Ministerio queleyéramos nuestras propias
memorias, durantedosaños, sinperjuiciodenuestratareadel Auxilio
105 Nuestro Hogar
abarcandoel períododetressiglos.El jefedel serviciodeRecordaciones
nomepermitiólalecturadefasesanteriores, declarándonosincapaces
desoportar losrecuerdoscorrespondientesaotrasépocas.
–¿Bastó lalecturaparaquesesintieran en posesión delas
reminiscencias?–interrumpí concuriosidad.
–No.Lalecturasolamenteinforma.Despuésdelargoperíodode
meditación para el esclarecimiento propio, y como sorpresas
indescriptibles, fuimossometidosadeterminadasoperacionespsíqui-
cas,conel findequepenetráramosenlosdominiosemocionalesdelos
recuerdos.LosEspíritustécnicosenel asunto,nosaplicaronpasesenel
cerebro despertándonos ciertas energías adormecidas. Ricardo yyo
quedamosentoncesseñoresdetrescientosañosdememoriaintegral.
¡Comprendemos, pues, cuángrandeesnuestradeudaaúnparaconlas
organizacionesdel planeta!...
–¿Dóndeestánuestro hermano Ricardo? ¡Cómo estimaría
conocerlo!…–Exclamébajofuerteimpresión.
LamadredeLisiasmoviósignificativamentelacabezaymurmuró:
–Envistadenuestrasobservacionesreferentesal pasado, com-
binamosnuevoencuentroenlasesferasdelaTierra. Tenemostrabajo,
muchotrabajo, enel planeta. Por tanto, Ricardopartióhacetresaños.
Encuantoamí,loseguirédentrodepocosdías.Tansóloestoyesperan-
dolallegadadeTeresaparadejarlajuntoalosnuestros.
Conlamiradavaga,comosi lamenteestuvieramuylejos,al lado
delahijaretenidaaúnenlaTierra, laseñoraLauraacentuó:
–La madre de Eloísa no tardará. Su paso a través del
Umbral serásolamentedeunas horas, debido asus profundos
sacrificios, desde la infancia. Por lo mucho que sufrió, no
necesitarádelostratamientosdeRegeneración. Por tanto, podré
traspasarlemis obligaciones en el Auxilio y partir tranquila. El
Señor no nosolvidará.
106 Nuestro Hogar

El bonushora
NotandoquelaseñoraLauraseentristecierasúbitamente
al recordar al marido, modifiquéel rumbo delaconversación
interrogando:
–¿Quémepuededecir del bonushora?¿Setratadealgún
metal amonedado?
Mi interlocutora perdió el aspecto nostálgico al que se
acogieray replicó atentamente:
–Noespropiamenteunamoneda,sinounafichadeservicio
individual quefuncionacomo valor adquisitivo.
–¿Adquisitivo? –pregunté abruptamente.
–Déjeme explicar –respondió labondadosaseñora–; en
Nuestro Hogar la producción de vestuario y alimentación
elementalesperteneceatodosencomún. Hayservicioscentrales
dedistribución enlaGobernaciónydepartamentosdel mismo
trabajoenlosMinisterios. El depósitodeprovisionesfundamen-
tal es propiedad colectiva.
Antemi gesto silencioso deasombro, acentuó:
–Todos cooperan en el engrandecimiento del patrimonio
común y viven de él. Pero, los que trabajan adquieren justos
derechos. CadahabitantedeNuestroHogar recibeprovisionesde
panyropaenloqueserefierealoestrictamentenecesario; pero
107 Nuestro Hogar
los queseesfuercen en laobtención debonus hora, consiguen
ciertas prerrogativas en la comunidad social. El Espíritu que
todavíanotrabaja,podráserrecogidoaquí;perolosquecooperan
pueden tener casapropia. El ocioso vestirásin duda, pero el
operarioesforzadovestirálomejorqueleparezca.¿Comprendió?
Losinactivospuedenpermanecer enloscamposdereposooen
losparquesdetratamientofavorecidospor laintercesióndeami-
gos; sinembargo, lasalmaslaboriosasconquistanel bonushora
ypuedendisfrutar delacompañíadehermanosqueridosenlos
lugares consagrados al entretenimiento, o al contacto de
orientadores sabios, en las diversas escuelas delos Ministerios
engeneral. Precisamosconocer el preciodecadanotademejoría
yelevación. Cadaunodenosotros, losquetrabajamos, debedar
comomínimo, ochohorasdeservicioútil enlasveinticuatrode
quesecomponeel día. Los trabajos, en su programación son
numerosos ylaGobernación permitecuatro horas deesfuerzo
extraordinario alos quedesean colaborar en el trabajo común
con buena voluntad. De este modo hay mucha gente que
consiguesetentaydosbonushorapor semana, sinhablar delos
serviciosdemayor sacrificio, cuyaremuneraciónesduplicaday,
aveces, triplicada.
–Pero, ¿eseseel únicotítuloderemuneración?–pregunté.
–Sí, es el patrón depago atodos los colaboradores dela
colonia, no sólo en la administración sino también en la
obediencia.
Recordando las organizaciones terrestres indaguécon es-
panto:
–¿Cómo conciliar semejantepatrón con lanaturalezadel
servicio? ¿El administrador ganará ocho bonus hora en la
actividad normal del díay el operario detransporterecibirála
mismacosa? ¿No es el trabajo del primero más elevado queel
del segundo?
108 Nuestro Hogar
Laseñorasonrió antelapreguntayexplicó:
–Todoesrelativo. Si enlaorientaciónoenlasubalternidad
el trabajo es desacrificio personal, laexpresión remunerativaes
justamentemultiplicada. Pero, examinando más detenidamente
su pregunta, necesitamos, antes quenada, olvidar determinados
prejuiciosdelaTierra. Lanaturalezadel servicio esunproblema
delosmásimportantes;aúnasí, enlapropiaesferadelasuperficie
terrestreesdondeel asuntopresentaunasoluciónmásdifícil. La
mayoríadeloshombresencarnados, estásimplementeensayando
el espíritu deservicio y aprendiendo atrabajar en los diversos
sectores delavidahumana. Por esto mismo, es imprescindible
fijar las remuneraciones terrestres con mayor atención. Toda
gananciaexterna, en el mundo, es un lucro transitorio. Vemos
trabajadores obcecados por lacuestión deganar, transmitiendo
fortunas importantes alainconscienciay aladisipación; otros
amontonanexpresivascuentasbancariasquelesirvendemartirio
personal yderuinaalafamilia. Por otrolado, esindispensableel
considerar queel setentapor cientodelosadministradoresterre-
nosnopesanlosdeberesmoralesquelescompeten,yqueel mismo
porcentaje puede adjudicarse a los que permanecen en la
subordinación. Viven, casi todos, confesando ausenciadeimpul-
so vocacional, pero, recibiendo el provecho comúna loscargos
queocupan.Gobiernosyempresaspaganamédicosqueseentregan
alaexplotacióndeotrosintereses, así comoaoperariosquematan
el tiempo. ¿Dóndeestálanaturalezadel servicio?Haytécnicosde
laindustriaeconómicaque nuncaapreciaron integralmente la
obligación queles asiste, ysevalen deleyes magnánimas, como
moscasvenenosasenel pansagrado, exigiendoabonos, facilida-
des y jubilaciones. Créame que todos pagarán muy caro la
displicencia.Pareceaúndistanteel tiempoenquelasinstituciones
socialespuedandeterminarlacalidaddel serviciodeloshombres,
porqueparael planoespiritual superior, noseespecificarátenor
detrabajo, sinlaconsideracióndelosvaloresmoralesempleados.
109 Nuestro Hogar
Estas palabras despertaban en mí concepciones nuevas.
Percibiendo mi seddeinstrucción lainterlocutoracontinuó:
–Laverdaderagananciadel ser esdenaturalezaespiritual
yel bonushora, ennuestraorganización, semodificaensuvalor
substancial, según la naturaleza de nuestros servicios. En el
Ministerio de Regeneración, tenemos el Bonus Hora
Regeneración; en el Ministerio de Esclarecimiento, el Bonus
Hora Esclarecimiento, y así respectivamente. Si, examinando
el provecho espiritual, es razonablequeladocumentación de
trabajo revele la esencia del servicio. Las adquisiciones
fundamentales están constituidas de experiencia, educación,
enriquecimiento de bendiciones divinas y extensión de
posibilidades. En eseprisma, los factores asiduidadydedicación
representan aquí, casi latotalidad. En general, en nuestraciudad
detransición, lamayoríasepreparacon vistas alanecesidad de
regresoaloscírculoscarnales. Examinandoeseprincipio, esnatu-
ral que el hombre que empleó cinco mil horas en servicios
regeneradores, hayaefectuado unesfuerzo sublime, enbeneficio
de sí mismo; el que empleó seis mil horas de actividad en el
Ministerio deEsclarecimiento, sesentirámás sabio. Podremos
gastar los“bonushora” conquistados; entretanto, esmásvalioso
aúnel registroindividual del cómputodel tiempodeservicioútil,
quenosconfierederechoapreciosostítulos.
Semejantes instrucciones meinteresaban profundamente.
–¿Podremosgastar nuestrosbonushoraafavor delosami-
gos?–indaguécurioso.
–Perfectamente –dijo ella–; podremos repartir las
bendiciones de nuestro esfuerzo con quienes deseemos. Ello
constituyeunderechoinalienabledel trabajador fiel. Secuentan
por millareslaspersonasfavorecidasenNuestroHogar por el empleo
delaamistadydel estímulofraternal.
110 Nuestro Hogar
A estaalturalamadredeLisiassonrióyobservó:
–Cuanto mayor seael cómputo denuestro tiempo, mayores
intercesionespodemoshacer. Comprendemosaquí quenadaexiste
sin precio yquepararecibir, es indispensabledar algunacosa. Por
ello, pedir esunhechomuysignificativoenlaexistenciadecadauno.
Solamentepodránrogar providenciasydisponer obsequios, lospor-
tadoresdetítulosadecuados. ¿Comprendió?
–¿Y el problemadelaherencia?–inquirí derepente.
–Aquínotenemosmayorescomplicaciones–respondiólaseñora
Laurasonriendo–. Veamospor ejemplo, mi caso. Seaproximael día
demi regresoalosplanosdelaTierra.Tengoconmigotresmil Bonus
HoraAuxilio,enmi cuadrodeeconomíapersonal.Nopuedolegarlos
ami hijaqueestápor llegar porqueesosvaloresseránrevertidosal
patrimoniocomún,permaneciendomifamilia,solamenteconderecho
alaherenciadel hogar; entanto, mi fichadeserviciomeautorizaa
interceder por ellay prepararleaquí trabajo y concurso amigo,
asegurándomeigualmenteel valiosoauxiliodelasorganizacionesde
nuestracoloniaespiritual, durantemi permanenciaen los círculos
carnales. Al considerar esecómputo, dejo dereferirmeal lucro
maravilloso queadquirí enel capítulo delaexperiencia, durantelos
añosdecooperaciónenel MinisteriodeAuxilio. VuelvoalaTierra
investidadevaloresmásaltosydemostrandocualidadesmásnobles
depreparaciónal éxitodeseado.
Ibaaprorrumpirenexclamacionesdeadmiraciónreferentesal
simpleprocesodeganar, aprovechar, cooperar yservir confrontando
aquellassolucionesconlosprincipiosimperantesenel planeta, pero
undulcemurmulloseaproximóalacasa. Antesdequepudieseemi-
tir observaciónalguna, laseñoraLauradijosatisfecha:
–Nuestrosamigosestándevuelta.
Y selevantóparaatenderlos.
111 Nuestro Hogar

Saber oír
Intimamentelamentélainterrupción delaconversación.
LasaclaratoriasdelaseñoraLaurafortalecíanmi corazón.
Lisias entró en lacasavisiblementesatisfecho.
–¡Hola!¿Aúnno serecogió?–preguntó sonriente.
Y, mientraslosjóvenessedespedían, meinvitabasolícito:
–Vengaal jardín, pues todavíano vio lalunadesdeestos
sitios.
Ladueñadelacasaentrabaenconversaciónconlashijas,
mientrasyo acompañabaaLisiasaloscanterosenflor.
¡El espectáculo era soberbio! Habituado a la reclusión
hospitalaria, entregrandesárboles, todavíanoconocíael cuadro
maravilloso que la noche clara presentaba, allí en los vastos
cuarterones del Ministerio de Auxilio. Glicinas de prodigiosa
bellezaadornabanel paisaje. Liriosdenievematizadosdeligero
azul en el fondo del cáliz, parecían tazas deexquisito aroma.
Respiréprofundamentesintiendo queondas deenergíanueva
penetraban mi ser. A lo lejos las torres de la Gobernación
mostraban bellos efectos de luz. Deslumbrado no conseguía
emitir mis impresiones. Esforzándome para exteriorizar la
112 Nuestro Hogar
admiración queinvadíami alma, habléconmovido:
–¡Nuncasentí tan grandepaz! ¡Quénoche!
El compañerosonrióydijo:
–Hay compromiso entretodos los habitantes equilibra-
dos de la colonia para no emitir pensamientos contrarios al
bien. Desdeluego el esfuerzo delamayoríasetransformaen
unaoracióncasi perenne. Deahí nacenlasvibracionesdepaz
queobservamos.
Después de extasiarme en la contemplación de aquel
cuadroprodigioso, comosi estuviesebebiendolaluzylacalma
de aquella noche, regresamos al interior, donde Lisias se
aproximó aun pequeño aparato situado en lasala, parecido a
nuestrosreceptoresradiofónicos.Seagudizómi curiosidad.¿Qué
iríamosaoír?¿MensajesdelaTierra?Viniendo al encuentro de
mis íntimas interrogaciones, el amigo esclareció:
–Nooiremosvocesdel planeta. Nuestrastransmisionesse
basanenfuerzasvibratoriasmássutilesquelasdelaesferater-
restre.
–Pero, ¿no hayrecursos pararecibir las emisiones terres-
tres? –pregunté.
–Sindudaquetenemoselementosparahacerloentodos
losMinisterios; pero enel ambientedoméstico el problemade
nuestra actualidad es esencial. La programación de servicio
necesario, las notas de la Espiritualidad Superior y las
enseñanzas elevadas, viven ahora, para nosotros, muy por
encimadecualquier interés terrestre.
Laobservaciónerajusta; perohabituadoal apegodomés-
tico, inquirí depronto:
–¿Serátanto así?¿Y los parientes quequedaron adistan-
cia: nuestros padres, nuestros hijos?
113 Nuestro Hogar
–Yaesperabaesapregunta. Enloscírculosterrestresso-
mos conducidos muchas veces a viciar las situaciones. La
hipertrofia del sentimiento es un mal común de casi todos
nosotros. Somos, por allá, viejos prisioneros de condiciones
exclusivistas. Enfamilianosaislamosconfrecuenciaenel cri-
sol delasangreyolvidamosel restodelasobligaciones. Vivimos
distraídos delos verdaderos principios defraternidad. Los re-
comendamosatodo el mundo, pero engeneral llegado el mo-
mento de la prueba, tan sólo somos solidarios con nosotros
mismos. Aquí, amigomío, lamedalladelavidapresentalaotra
cara. Es necesario curar nuestras viejas enfermedades y sanar
injusticias. Al inicio delacolonia, por lo quesabemos, todas
las moradas seligaban con los núcleos deevolución terrestre.
Nadiesoportabalaausenciadenoticiasdelaparentelacomún.
Desdeel Ministerio deRegeneraciónhastael deElevación, se
vivía en constante guerra nerviosa. Rumores alarmantes
perturbabanlasactividadesengeneral. Pero, precisamentehace
dos siglos, uno delos generosos Ministros deUnión Divina,
compelía a la Gobernación a mejorar la situación. El ex
Gobernador, eratal vez demasiado tolerante. Labondad des-
viadaprovocaindisciplinas ycaídas. Y, decuando en cuando,
las noticias de los parientes queridos de la Tierra ponían a
muchas familias en polvorosa. Los desastres colectivos en el
mundo, cuandointeresabanaalgunasentidadesdeNuestroHogar
constituían aquí verdaderas calamidades públicas. Según
nuestroarchivo, laciudadveníaaser másbienundepartamen-
to del Umbral y no unazonapropiaparalarectificación y la
instrucción. Amparado por la Unión Divina, el Gobernador
prohibió el intercambio generalizado. Hubo lucha. Pero el ge-
neroso Ministro que incrementó la medida se valió de la
enseñanzadeJesús quemandaaquelos muertos entierren a
susmuertos, ylainnovaciónsetornóvictoriosaenpocotiempo.
114 Nuestro Hogar
–No obstante–objeté– seríainteresanterecoger noticias
denuestrosamadosentránsito enlaTierra. ¿No daríaeso más
tranquilidad al alma?
Lisias, que permanecíajunto al receptor sin conectarlo,
como si estuvierainteresado en suministrarme informaciones
más amplias, agregó:
–Observepor sí mismo paraver si valdríalapena. ¿Está
preparadopor ejemplo, paramantener lanecesariaserenidades-
perando confeyactuando conlospreceptosdivinos, sabiendo
queun hijo desu corazón estácalumniado o calumniando? Si
alguien le informase, ahora, que uno de sus hermanos
consanguíneos fueencarcelado como criminal, ¿tendríabastan-
tefortalezaparaconservarsetranquilo?
Sonreí, decepcionado.
–No debemos obtener noticias delos planos inferiores –
prosiguiósolícito–, sinoparallevar auxiliosjustos. Convengamos
en queningunacriaturapodráauxiliar con justiciaexperimen-
tando desequilibrios del sentimiento y delarazón. Por eso es
indispensablelapreparaciónconveniente, antesdetener nuevos
contactos con parientes terrestres. Si ellos ofreciesen campo
adecuado al amor espiritual, el intercambio seríadeseable; pero
la abrumadoramayoríade los encarnados no alcanzó aún, ni
siquierael dominiopropioyvivealastontasyalaslocas, enlos
altosybajosdelasfluctuacionesdeordenmaterial. Necesitamos,
pesealasdificultadessentimentales, evitar lacaídaenloscírcu-
losvibratoriosinferiores.
Contodo, evidenciandomi caprichosatemeridad, indagué:
–Pero Lisias, usted quetieneun amigo encarnado, como
supadre, ¿no leagradaría comunicarseconél?
–Sinduda–respondióbondadosamente–, cuandomerece-
mos esaalegría, lo visitamos en su nuevaforma, verificándose
115 Nuestro Hogar
lomismo, cuandosetratadecualquier expresióndeintercambio
entreél y nosotros. Empero, no debemos olvidar, quesomos
criaturasfalibles. Necesitamos, pues, recurrir alosórganoscom-
petentesparaquedeterminenlaoportunidadoel méritoexigibles.
Paraesefintenemosel MinisteriodeComunicaciones. Conviene
notar que, delaesferasuperior, esposibledescender alainferior
conmásfacilidad. Existen, contodo, ciertasleyesquemandana
comprender debidamentealos queseencuentran en las zonas
másbajas. Estanimportantesaberhablarcomosaberoír. Nuestro
Hogar vivíaenperturbacionesporque, nosabiendooír, nopodía
auxiliar conéxitoylacoloniasetransformabaconfrecuenciaen
uncampodeconfusión.
Mecallévencido por el poderoso argumento. Y mientras
permanecíaen silencio, el enfermero amigo abrió el control de
recepción del aparato quesehallabaanuestravista.
116 Nuestro Hogar

I mpresionantellamada
Conectado el receptor, suavemelodíasedejó oír en el
ambienteenvolviéndonosenarmoniosasonoridad, viéndoseen
lapantalladetelevisión lafiguradel locutor, en el gabinetede
trabajo. Despuésdealgunosinstantescomenzó ahablar:
–Emisoradel Puesto Dos, deMoradia. Continuamos ir-
radiando lallamadadelacoloniaen beneficio delapaz en la
Tierra. Convocamos alos colaboradores debuen ánimo, para
congregar energíasenel serviciodepreservacióndel equilibrio
moral enlasesferasdel globo. Ayúdennostodoslosquepuedan
ceder unas horas decooperación en las zonas detrabajo, que
unenlasfuerzasobscurasdel Umbral alamentehumana. Ne-
grasfalangesdelaignorancia, despuésdeesparcir lasantorchas
incendiarias de la guerra en Asia, cercan a las naciones
europeas, impulsándolas a nuevos crímenes. Nuestro núcleo,
unidoalosdemásqueseconsagranal trabajodehigienemen-
tal espiritual, en los círculos más próximos alasuperficieter-
restre, denunciaesos movimientos delos poderes concentra-
dosdel mal, pidiendo el concurso fraterno yel auxilio posible.
¡Recordad que la paz necesita de trabajadores en la defensa!
¡Colaborad con nosotros en lamedidadevuestras fuerzas!…
¡Hayservicio paratodos, desdelos campos delaTierrahasta
nuestras puertas!… Queel Señor nos bendiga.
117 Nuestro Hogar
Lavoz se interrumpió volviendo aoírse divinamúsica.
Aquellainflexióndel extraño conviteestremeció misfibrasmás
íntimas. Lisiasvino enmi auxilio explicándome:
–Estamos oyendo “Moradia”, viejacoloniade servicios
muyligadosalaszonasinferiores. Comosabe, estamosenagos-
to de1939. Sus últimos sufrimientos personales, no ledieron
tiempoparaponderar enlaangustiosasituacióndel mundo, pero
puedo asegurarlequelas naciones del planetaseencuentran en
lainminenciadetremendas batallas.
–¿Quédice?–indaguéaterrado–. ¿Nobastólasangrever-
tidaenlaúltimagranguerra?
Lisiassonriófijandoenmí susbrillantesyprofundosojos,
comoparasignificar, ensilenciolagravedaddelahorahumana.
Porprimeravezel enfermeroamigonomerespondió.Sumutismo
meconstreñía. Sobretodo measombrabalainmensidaddelos
serviciosespirituales, enlosplanosdelanuevavidaalaqueme
habíaacogido. ¿Había, pues, ciudades de Espíritus generosos
suplicandosocorroycooperación?Lavoz del locutor asumíala
entonacióndeunverdaderoS.O.S. Habíavistosufisonomíaaba-
tidaenlapantalladetelevisión. Demostrabaansiedadprofunda
en sus inquietos ojos ¿Qué decir del lenguaje? Habíaoído su
correcto yclaro lenguajeen idiomaportugués. Juzgabaqueto-
das las colonias espirituales se intercomunicaban por las
vibracionesdel pensamiento. ¿Tambiénhabíaallí grandificultad
en el intercambio? Identificándome las perplejidades, Lisias
aclaró:
–Estamostodavíamuylejosdelasregionesidealesdela
mente pura. Tal como sucede en la misma Tierra, los que
lograron perfecta afinidad entre sí, pueden permutar sus
pensamientos sin las barreras idiomáticas; pero, demodo ge-
neral, no podemosprescindir todavíadelaformaenel amplio
118 Nuestro Hogar
sentido de la expresión. Nuestro campo de luchas es
inconmensurable. La Humanidad terrestre, constituida por
millonesdeseres, seunealaHumanidadinvisibledel planeta,
queintegraamuchosmilesdemillonesdecriaturas. Noes, por
tanto, posible alcanzar las zonas perfeccionadas de lo alto,
después de la muerte del cuerpo físico. Los patrimonios
nacionales y lingüísticos subsisten aún aquí condicionados a
lasfronteraspsíquicas. Enlosmásdiversossectoresdenuestra
actividadespiritual, existeelevado número deEspírituslibera-
dosdetodaslaslimitaciones; pero esnecesario considerar que
lareglageneral consisteensufrir esasrestricciones. Nadapodrá
vulnerar el principio de secuencia imperante en las leyes
evolutivas.
Eneseínterinseinterrumpió lamúsicavolviendo aoírse
el locutor:
–Emisoradel Puesto Dos, deMoradia. Continuamos ir-
radiando lallamadadelacolonia en beneficio delapaz en la
Tierra. Nubespesadasseamontonanalolargodeloscielosde
Europa. Fuerzas tenebrosas del Umbral penetran en todas
direcciones, respondiendo a las llamadas mezquinas de los
hombres. Hay muchos benefactores devotos, luchando con
sacrificios afavor delaconcordiainternacional en los gabine-
tes políticos. Algunos gobiernos seencuentran excesivamente
centralizados, ofreciendo escasas posibilidades a la
colaboración de naturaleza espiritual. Sin órganos de
ponderación y sin consejos desapasionados, esos países se
dirigen aunaguerradegrandes proporciones. ¡Oh, hermanos
muy amados de los núcleos superiores! ¡Auxiliemos la
preservación de la tranquilidad humana!… ¡Defendamos los
siglos de experiencia de numerosas patrias-madres de la
Civilización Occidental!… Queel Señor nos bendiga.
Secalló el locutor yvolvieron las dulces melodías.
119 Nuestro Hogar
El enfermero permaneció en un silencio que no osé
interrumpir. Despuésdecincominutosdereposadaarmonía, de
nuevolamismavoz sehizooír:
–Emisoradel Puesto Dos, deMoradia. Continuamos ir-
radiando lallamadadelacoloniaen beneficio delapaz en la
Tierra. ¡Compañeros y hermanos, invoquemos el amparo de
las poderosas Fraternidades delaLuz quepresiden los desti-
nos de América! ¡Cooperad con nosotros en la salvación de
milenarios patrimonios delaevolución terrestre! ¡Marchemos
en socorro de colectividades indefensas; amparemos los
corazones maternales sofocados por la angustia! Nuestras
energías están empeñadas en vigoroso duelo con las legiones
delaignorancia. ¡En todo cuanto estuviereavuestro alcance,
venid en nuestro auxilio! Somos la parte invisible de la
Humanidad terrestre, ymuchos denosotros volveremos alos
fluidos carnales pararescatar antiguos errores. LaHumanidad
encarnadaesigualmentenuestrafamilia. Unámonosenunasola
vibración. Contrael asediodelassombras, encendamoslaluz;
contralaguerradel mal, movilicemos laresistenciadel bien.
Ríosdesangreylágrimasamenazanloscamposdelascomuni-
dades europeas. Proclamemos la necesidad del trabajo
constructivo, dilatemos nuestrafe… Queel Señor nos bendi-
ga.
A estasalturas, Lisiasdesconectóel aparatoylovi enjugar
unalágrimadiscretaquesusojosno consiguieroncontener. En
ungesto expresivo habló conmovido:
–¡Son grandes abnegados los hermanos de “Moradia”!
Pero, todoseráinútil –acentuócontristezadespuésdeunaligera
pausa–; laHumanidad terrestre pagará, en los próximos días,
terriblestributosdesufrimiento.
–¿No existerecurso alguno paraconjurar latremendaca-
120 Nuestro Hogar
tástrofe? –preguntésensibilizado.
–Desgraciadamente–agregóLisiasentonograveydolo-
roso– la situación general es muy crítica. Para atender a las
solicitudesde“Moradia” ydeotrosnúcleosquefuncionanen
lascercaníasdel Umbral, reunimosaquí numerosasasambleas,
pero el Ministerio deUnión Divinaaclaró quelaHumanidad
carnal, como personalidad colectiva, está en condiciones del
hombreinsaciablequedevoróexcesodesubstanciasenel ban-
quetecomún. Lacrisis orgánicaes inevitable. Varias naciones
senutrieron decriminal orgullo, devanidad ydeegoísmo fe-
roz. Experimentan, ahora, lanecesidaddearrojar los venenos
letales.
Demostrando el propósito deno continuar tratando de
tan amargo asunto, Lisias meinvitó arecogerme.
121 Nuestro Hogar

Generosoconsejo
En el día inmediato, muy temprano, hice una ligera
refecciónencompañíadeLisiasysusfamiliares.
Antesqueloshijossedespidiesenrumboal trabajodeAuxilio,
laseñoraLauraalentómi espírituindecisodiciendoconel mejorbuen
humor:
–Yaleencontrécompañíaparahoy. Nuestro amigo Rafael,
funcionariodeRegeneración, pasarápor aquí asolicitudmía. Podrá
aceptarlelacompañíaendirecciónal nuevoMinisterio. Rafael esun
antiguo amigo denuestrafamiliaylo presentará, enmi nombre, al
MinistroGenesio.
Nopodríaexplicarlaalegríaquedominómi alma.Estabaradi-
ante. Agradecí, conmovido, sinencontrar palabrasquedefiniesenmi
júbilo.Lisias,asuvez,demostrógranalegría.Meabrazóefusivamente
antes desalir, sensibilizando mi corazón. Al besar al hijo laseñora
Lauralerecomendó:
–Tú,Lisias,avisaal MinistroClarencioquecompareceréenmi
trabajounavezquehayaentregadonuestroamigoaloscuidadosde
Rafael.
Conmovidísimo,noconseguíaagradecertamañadedicación.
Quedandoasolas, laconsagradaprogenitorademi amigo
medirigió lapalabracariñosa:
122 Nuestro Hogar
–Hermanomío, permitaqueledéalgunasindicacionessobre
sus nuevos caminos. Creo quelacolaboración maternal siempre
valealgunacosay, yaquesumadrecitanoresideenNuestroHogar,
reivindicolasatisfaccióndeorientarloenestemomento.
–Agradecidísimo –respondí sensibilizado–; nunca sabré
traducir mi reconocimientoasuatención.
Labondadosaseñorasonrióagregando:
–Estoyinformadadequepidiótrabajohacealgúntiempo…
–Sí, sí…–aclarérecordando laselucidacionesdeClarencio.
–Sé, igualmente, queno lo obtuvo demomento, recibiendo
mástarde, lanecesariaautorizaciónparavisitar losMinisteriosque
nosunenmásfuertementealaTierra.
Esbozandosignificativaexpresiónfisonómica, labondadosa
señoraagregó:
–Esprecisamenteenestesentidoqueleofrezcomishumil-
des sugestiones. Lehablo con el derecho demayor experiencia.
Reteniendo ahoraesaautorización, abandone, en cuanto lesea
posible, lospropósitosdesimplecuriosidad. Nodeseepersonificar
alamariposa, yendodelámparaenlámpara. Séquesuespíritude
pesquisaintelectual es muyfuerte. Médico estudioso, apasionado
por las novedades ylos enigmas, leserámuyfácil moverseen la
nuevaposición. No olvidequepodráobtener valoresmásprecio-
sosymásdignosqueel del simpleanálisisdelascosas.Lacuriosidad,
aunqueseasana, puedeser unaactividadmental muyinteresante,
pero, aveces, peligrosa. Dentro deellael Espírituqueno sedes-
lumbra, yquees leal, consiguemoverseentreactividades nobles;
sinembargo, losindecisosylosinexpertospuedenllegar aconocer
amargosdoloressinprovechoparanadie.Clarencioleofrecióingreso
enlosMinisterios, comenzandopor el deRegeneración. Puesbien,
noselimiteaobservar. Envezdedar cabidaalacuriosidad, medite
en el trabajo ylánceseaél en laprimeraoportunidad quesele
123 Nuestro Hogar
ofrezca. Si se le presentan oportunidades en las tareas de
Regeneración, no sepreocupepor alcanzar posicionesdeservicio
enlosdemásMinisterios.Aprendaaconstruirsucírculodesimpatías
ynoolvidequeel espíritudeinvestigacióndebemanifestarsedespués
del espíritu deservicio. Investigar actividades ajenas, sin pruebas
parael bien, puedeser uncriminal atrevimiento. Muchosfracasos
en las actividades del mundo seoriginan en semejanteanomalía.
Todos quieren observar, pero son raros los quequieren realizar.
Solamenteel trabajo digno confiereal Espíritu el merecimiento
necesario para otorgar nuevos derechos. El Ministerio de
Regeneraciónestállenodeluchaspesadas, siendoallí dondeselo-
calizalaregiónmásbajadenuestracoloniaespiritual. Deallí salen
todoslosgruposdestinadosalosserviciosmásarduos. Nosecon-
sidere, por ello, humillado por atender a las tareas humildes.
Recuerdequeentodasnuestrasesferas, desdeel planetahastalos
núcleos más elevados delas zonas superiores, refiriéndonos ala
Tierra,el MayorTrabajadoresel propioCristo,yqueÉl nodesdeñó
el pesado serrucho deunacarpintería. El Ministro Clarencio lo
autorizó,gentilmente,paraqueconozca,visiteyanalice;peropuede,
como servidor debuen sentido, convertir laobservación en tarea
útil. Es posiblequealguien recibaunajustanegativadelos que
administran, cuando pidadeterminado género deactividad reser-
vado, con justicia, alos quehan luchado mucho ysufrido en el
capítulo delaespecialización; pero nadierehusaráaceptar el con-
curso del espíritu debuenavoluntad queamael trabajo por el
placer deservir.
Misojosestabanhúmedos.Aquellaspalabraspronunciadascon
dulzuramaternal caían en mi corazón como un bálsamo precioso.
Pocas veces sentí en mi vidatanto interés fraternal por mi suerte.
Semejanteconsejoibaderechoal fondodemi alma,ycomosi desease
atemperar con amor aquellos conceptos detan elevado criterio, la
señoraLauraagregóconinflexióncariñosa:
–Lacienciadevolveraempezaresdelasmásnoblesquenuestro
124 Nuestro Hogar
Espíritupuedeaprender. Sonmuyraroslosqueenlaesferaterrestre
lacomprenden.Tenemosmuypocosejemploshumanosenesesenti-
do.Recordemosel dePablodeTarso,Doctordel Sanedrín,esperanza
deunarazaporlaculturayporlajuventud,blancodegeneral atención
enJerusalén,quefueundíaal desiertopararecomenzarlaexperiencia
humanacomotejedor rústicoypobre.
Nopudemás. Letomélasmanoscomounhijoagradecidoy
lascubrí conel llantojubilosoquemeinundabael corazón.
LamadredeLisias, conlosojosfijosahoraenel horizonte,
murmuró:
–Muyagradecida,hermanomío.Creoqueustednovinoaesta
casaobedeciendo al mecanismo delacasualidad. Estamos todos
entrelazadosenlateladelaamistadsecular. Dentrodepocotiempo,
volveréal círculo delacarne; pero, continuaremos siempreunidos
por el corazón. Espero verlo animado yfeliz antes demi partida.
Hagasuyaestacasa. TrabajeyanímeseconfiandoenDios.
Levantélosojosllenosdelágrimas,mirésuexpresióncariñosa,
experimentélafelicidad quenacedelos afectos puros ytuvela
impresióndeconocer ami interlocutora, desdemuyviejostiempos,
aunqueintentase, inútilmente, identificar sucariñoalasmásdistan-
tesreminiscencias.Quisebesarlamuchasvecesconel enternecimiento
filial del corazón, peroeneseinstantealguientocóalapuerta.
MemirólaseñoraLauramostrandoindefinibleternuramater-
nal ydijo:
–EsRafael quevieneabuscarlo. Vaya, amigomío, pensando
enJesús. Trabajeparael biendelosdemás, paraquepuedaencontrar
supropiobien.
125 Nuestro Hogar

N uevasperspectivas
Ponderandolassugestionescariñosasysabiasdelamadre
de Lisias, acompañé aRafael convencido de que iríano para
visitas deobservaciones sino paraaprendizajeyservicio útil.
Anotabasorprendidolosmagníficosaspectosdelanueva
región, rumboal local dondemeaguardabael MinistroGenesio;
seguíaaRafael en silencio, extraño ahoraal placer delas nu-
merosas indagaciones. En compensación, experimentaba un
nuevo género de actividad mental. Me daba por entero a la
oración, pidiendo a Jesús que me auxiliase en los nuevos
caminosconel findequenomefaltaseel trabajoylasfuerzas
pararealizarlo. Enel pasadoerarenuentealasmanifestaciones
de la oración, ahora la utilizaba como valioso punto de
referenciasentimental alos propósitos deservicio.
El propio Rafael decuando en cuando melanzabauna
miradacuriosa, como si no debieraesperar demí unaactitud
semejante.
El aerobúsnosdejó al frentedeunespacioso edificio.
Descendimos en silencio.
Alospocosminutosmehallabaanteel respetableGenesio,
unviejecitosimpático, cuyosemblanterevelabasingular energía.
Rafael mepresentó fraternalmente.
126 Nuestro Hogar
–¡Ah, sí!–dijoel generosoMinistro–, ¿esnuestrohermano
André?
–Paraservirlo –respondí.
–Tengo unaviso deLauraconrespecto asuvisita.
Eneseínterin,el compañeroseaproximórespetuosamente
ysedespidió,abrazándomeenseguida.Eraesperadoconurgencia
enel sector de tareasasucargo.
Fijandoenmí suslúcidosojos, Genesiocomenzóadecir:
–Clarencio mehabló deusted con interés. Casi siempre
recibimos personal del Ministerio de Auxilio, en visitas de
observación, queen su mayor parteredundan en pasantías de
servicio.
Comprendí lasutil alusiónycontesté:
–Esteesmi mayor deseo. HesuplicadoalasFuerzasDivi-
nas que ayuden a mi Espíritu frágil, permitiendo que mi
permanenciaen este Ministerio seaconvertidaen estación de
aprendizaje.
Genesioparecíaconmovidoconmispalabrasy,valiéndome
delasinspiracionesquemeinclinabanalahumildad, roguécon
ojoshúmedos:
–Señor Ministro, comprendo ahora que mi paso por el
Ministerio deAuxilio severificó por efecto delagraciamiseri-
cordiosadel Altísimo, tal vez debido alaconstanteintercesión
de mi consagrada y santa madre. Pero noto que sólo vengo
recibiendo beneficios, sin producir nadaútil. En verdad, mi lu-
gar esaquí, enlasactividadesregeneradoras. Si esposiblehaga,
en obsequio mío, quelaconcesión devisitar seatransformada
en posibilidad de servir. Comprendo hoy más que nunca, la
necesidadderegenerar mispropiosvalores. ¡Perdí muchotiempo
127 Nuestro Hogar
enlavanidadinútil, hiceenormesgastosdeenergíaenlaridícu-
laadoracióndemí mismo!…
Satisfecho, notaba él, en el fondo de mi corazón, la
sinceridadviva. Cuandoyorecurrieraal MinistroClarencio, no
estabaaúnbastanteconscientedeloquepedía. Queríaservicio
perotal veznodeseaseservir. Nocomprendíael valordel tiempo
ni atisbaba las bendiciones santificadoras de la oportunidad.
Enel fondo, lo quedeseabaeracontinuar siendo lo quehabía
sido hastaahora: el médico orgulloso yrespetado, ciego enlas
pretensiones descabelladas del egoísmo en que vivía,
encarcelado en las propias opiniones. En tanto, ahora, antelo
quevieray oyera, comprendiendo laresponsabilidad decada
hijo de Dios en la obra infinita de la Creación, ponía en los
labios cuánto poseía de mejor. Era sincero, en fin. No me
preocupabael génerodetarea; procurabael contenidosublime
del espíritu deservicio.
El ancianomemirósorprendidoypreguntó:
–¿Esustedel exmédico?
–Sí –murmuréhumilde.
Genesio calló por unmomento como buscando solución
al caso, diciendo entonces:
–Alabo sus propósitos ypido igualmenteal Señor quelo
conserveen esadignaposición.
Comopreocupadoenlevantar mi ánimoyencender enmi
Espíritu nuevas esperanzas, agregó:
–Cuando el discípulo está preparado, el Padre envía al
Instructor. Esomismosucedeconel trabajo. Cuandoel servidor
estápreparado el servicio aparece. Mi amigo harecibido enor-
mes recursos de la Providencia. Está bien dispuesto para la
128 Nuestro Hogar
colaboración, comprendelaresponsabilidad y aceptael deber.
Tal actitud es sumamente favorable paralarealización de sus
deseos. Enloscírculoscarnales, acostumbramosafelicitar aun
hombre cuando alcanza prosperidad financiera o excelente
relevanciaexterna, pero aquí lasituaciónesdiferente. Seestima
lacomprensión, el esfuerzo propio ylahumildadsincera.
Identificando mi ansiedad concluyó:
–Es posible obtener ocupaciones justas. Por ahora es
preferiblequevisite, observeyexamine.
Y luego, dirigiéndoseal próximo gabinete, habló en voz
alta:
–Solicito lapresenciadeTobías, antes quesedirijaalas
Cámaras deRectificación.
Nopasaronmuchosminutoscuandoseasomóalapuerta
unseñor demaneras desenvueltas.
–Tobías –explicó Genesio, atento–, aquí tieneun amigo
que viene del Ministerio de Auxilio en tarea de observación.
Creodemuchoprovechoparaél, el contactoconlasactividades
delas Cámaras deRectificación.
Extendí lamanomientrasel desconocidomecorrespondía
afirmando gentil:
–A susórdenes.
–Condúzcalo –prosiguió el Ministro, evidenciando gran
bondad–. Andrénecesitaintegrarseenunconocimientomásín-
timodenuestrastareas. Facúlteletodaoportunidaddequepueda
disponer.
Tobías, revelando lamayor buenavoluntad, contestó:
–Estoyencamino si deseaacompañarme…
–Perfectamente–respondí satisfecho.
129 Nuestro Hogar
El Ministro Genesio meabrazó conmovido con palabras
deanimación.
Seguí aTobías resueltamente.
Atravesamosextensasconstrucciones, dondelosnumero-
sosedificiosparecíancolmenasdeserviciointenso. Percibiendo
mi silenciosaindagación, el nuevo amigo esclareció:
–Tenemos aquí las grandes fábricas deNuestroHogar. La
preparación dejugos, detejidos y deartefactos en general, da
trabajoamásdecienmil criaturas, queseregeneranyseiluminan
al mismotiempo.
Enpocosminutos, penetramos enunedificiodeaspecto
noble. Numerosos servidoresibanyvenían. Despuésderecor-
rerextensospasillos,nosencontramosconunavastísimaescalera
quecomunicabaconlospavimentosinferiores.
–Descendamos–dijo Tobíasentono grave.
Notando mi extrañezameexplicó solícito:
–Las Cámaras de Rectificación están situadas en las
vecindades del Umbral. Los necesitados queahí sereúnen no
toleran las luces, ni laatmósferadearribadurantelos primero
tiemposdesupermanenciaenNuestroHogar.
130 Nuestro Hogar

P or fin, el trabajo
Nuncahubierapodidoimaginar el cuadroqueahoraaparecía
antemis ojos. No erani el hospital desangreni el instituto de
tratamientonormal paralasaludorgánica. Setratabadeunaseriede
vastas cámaras unidas entresí yrepletas deverdaderos despojos
humanos.
Singularvoceríollenabael aire.Gemidos,sollozos,frasesdolo-
rosaspronunciadasal azar…Rostroscadavéricos,manosesqueléticas,
faciesmonstruosasquedejabantranslucir terriblemiseriaespiritual.
Tanangustiosasfueronmisprimerasimpresionesquetuveque
recurrir alaoraciónparanoflaquear.
Tobías, imperturbable, llamóaunaviejaservidoraqueacudió
atentamente:
–Veopocosauxiliares–dijoadmirado–, ¿Quésucedió?
–El Ministro Flacus –aclaró laviejecitaen tono respetuoso–
determinóquelamayoríaacompañasealosSamaritanos(1) paralos
serviciosdehoy, enlasregionesdel Umbral.
–Hayquemultiplicarlasenergías–volvióadecirconserenidad–
, notenemostiempoqueperder.
–¡Hermano Tobías!… ¡Hermano Tobías!…, ¡Por caridad!, –
gritóunanciano, gesticulando, agarradoal lecho, alamaneradeun
(1) Organización de Espíritus benefactores en Nuestro Hogar. (Nota del Autor
Espiritual)
131 Nuestro Hogar
loco–. ¡Estoysofocado!Estoesmil vecespeor quelamuerteenla
Tierra…¡Socorro!¡Socorro!¡Quierosalir,salir!…¡Quieroaire,mucho
aire!
Tobíasseaproximó, loexaminóconatenciónypreguntó:
–¿Por qué Ribeirohabráempeoradotanto?
–Experimentóunacrisisdegrandesproporciones–explicóla
servidora–, y el AsistenteGonçalves esclareció quelacargade
pensamientossombríos, emitidosporlosparientesencarnados, erala
causafundamental dequesehubieraagravadoensu perturbación.
Hallándoseaún muydébil ysin haber acumulado fuerzamental
suficienteparadesprendersedeloslazosfuertesdel mundo, el pobre
nohapodidoresistir comoseríadedesear.
Mientrasel generosoTobíasleacariciabalafrente, laservidora
prosiguió aclarando:
–Hoy, muy temprano, él se ausentó sin consentimiento
nuestrocorriendodemodoexcesivo. Gritabaqueexigíansupre-
senciaenel hogar, queno podíaolvidar alaesposayaloshijos
llorosos;queeracruel retenerloaquí,distantedesuhogar.Lorenzo
y Hermes se esforzaron por hacerlo volver al lecho pero fue
imposible. Resolví entoncesaplicarlealgunospasesdepostración.
Lesubstrajelasfuerzasyel movimientoparasupropiobeneficio.
–Hizo muybien –acentuó Tobías pensativo–, voyapedir
medidas contralaactitud delafamilia. Es necesario que reciba
mayor cantidaddepreocupacionesparaquenosdejeaRibeiroen
paz.
Miréal enfermoprocurandodescubrir suíntimaexpresión,
verificando lalegítimamanifestación deun demente. Él había
llamadoaTobíascomolacriaturaqueconoceal bienhechor, pero
acusaba profundo desconocimiento de cuanto se decía a su
respecto.
Observandomi admiraciónel nuevoorientador meexplicó:
132 Nuestro Hogar
–El pobrecito permaneceen lafasedelas pesadillas, en la
cual el almaveyoyepoco más quesus propias aflicciones. El
hombre,mi queridoamigo,encuentraenlavidareal loqueamontonó
parasí mismo. NuestroRibeirosedejóentusiasmar por numerosas
ilusiones.
Quiseindagar sobreel origendesuspadecimientos; conocer la
procedenciaylahistoriadesu situación, pero recordéacertadas
recomendacionesdelamadredeLisias,relativasalacuriosidad,y callé.
Tobías dirigió al enfermo generosas palabras deoptimismo yde
esperanza.Leprometióqueiríaenbuscaderecursosymejoras,pidiéndole
quesemantuvieraencalmaparabeneficiopropioyquenoseaborreciese
por estar sujetoalacama. Ribeiro, muytrémulo, conel rostrocomola
cera, esbozóunasonrisamuytristeyagradecióconlágrimas.
Seguimos através denumerosas filas decamas bien cuida-
das, sintiendo ladesagradableexhalación del ambiente, oriunda,
como vineasaber mástarde, delasemanacionesmentalesdelos
queallí secongregaban, conlasdolorosasimpresionesdelamuerte
físicay, muchasveces, bajoel imperiode bajospensamientos.
–Se reservan estas cámaras –me explicó el compañero
bondadosamente– sólo paraentidadesdenaturalezamasculina.
–¡Tobías!¡Tobías!…¡Estoymuriéndomedehambreydesed!
–gritabauninternado.
–¡Socorro, hermano!…–Gritabaotro.
–¡PoramordeDios!…¡Nopuedosoportarmás!…–exclamaba
untercero.
Conel corazónlacerado anteel sufrimiento detantosseres
nopudecontener lapenosaexpresiónsiguiente:
–Amigo mío, ¡quétristees lareunión detantos dolientes y
torturados!¿Por quéestecuadroangustioso?
Tobíassinperturbarserespondió:
–Nodebemosobservaraquí solamenteel doloryladesolación.
Recuerde, hermanomíoqueestosenfermosestánatendidosyque
133 Nuestro Hogar
yafueronretiradosdel Umbral, dondetantasceladasaguardanalos
desprevenidos, descuidados desí mismos. En estos pabellones al
menossepreparanyaparaobtener servicioregenerador. Encuanto
alaslágrimasquevierten, recordemosquedebenasí mismosesos
padecimientos. Lavidadel hombreestarácentralizadadondeél
centralicesucorazón.
Y después deunapausa, en laqueparecíasordo atantos
clamores, acentuó:
–Soncontrabandistasenlavidaeterna.
–¿Cómo?–interrumpí interesado.
El interlocutor sonrióycontestóconvozfirme:
–Creíanquelasmercaderíaspropiamenteterrestrestendrían
el mismo valor enlosplanosdel Espíritu. Suponíanqueel placer
criminal, queel poder del dinero, larebeldíacontralaley y la
imposicióndeloscaprichosatravesaríanlasfronterasdelatumbay
tendrían vigenciaaquí también, ofreciéndoles oportunidades para
nuevasatrocidades. Fueroncomerciantesdesprevenidos. Olvidaron
cambiar lasposesionesmaterialespor loscréditosespirituales. No
aprendieronlasmássimplesoperacionesdecambio enel mundo.
CuandoibanaLondres, cambiabanmillonesdecontosdereis(*) por
librasesterlinas; sinembargo, ni siquieraconlaseguridadmatemá-
ticadelamuertecarnal, seanimaban aadquirir los valores dela
espiritualidad.Y ahora…¿quéhacer?Tenemosaquí alosmillonarios
delassensacionesfísicastransformadosenmendigosdel alma.
¡RealmenteTobíasnopodíaser máslógico!
Mi nuevo instructor, después de distribuir consuelo y
esclarecimientoagranel, mecondujoaunavastacámaraanexa, al
mododeunagranenfermería, notificando:
–Veamosalgunosdelosinfelicessemimuertos.
Narcisa, laservidora, nos acompañabasolícita. Seabrió la
(*) Monedabrasileñavigenteenlaépocaenqueseescribióel libro.
134 Nuestro Hogar
puertaycasi metambaleéantelaangustiosasorpresa. Treintaydos
hombres desemblantepatibulario permanecían inertes en lechos
muybajos, evidenciandoapenaslevesmovimientosderespiración.
Haciendoungestosignificativoconel índiceTobíasaclaró:
–Estossufridorespadecenunsueñomáspesadoqueotrosde
nuestros hermanos ignorantes. Les llamamos creyentes negativos.
Enlugar deaceptar al Señor eranvasallosintransigentesdel egoís-
mo; en lugar decreer en lavida, en el movimiento, en el trabajo,
admitíansolamentelanada; lainmovilidadylavictoriadel crimen.
Convirtieronlaexperienciahumanaenconstantepreparaciónpara
un gran sueño, ycomo no tenían lamás ligeraideadel valor del
bien, al serviciodelacolectividad, notienenotrorecursoqueel de
dormir largosañosenpesadillassiniestras.
Noconseguíamanifestar mi espanto.
Con mucho cuidado Tobías comenzó aaplicar pases de
fortalecimientobajomi miradaatónita. Terminadalaoperaciónen
losdosprimeros, comenzaronambosaexpeler unasubstanciane-
graporlaboca,unaespeciedevómitoobscuroyviscosoconterribles
emanaciones cadavéricas.
–Sonfluidosvenenososloquesecretan–explicóTobíascon
muchacalma.
Narcisahacíaloposiblepor atender prontamentelatareade
limpieza, peroeraenbalde. Grannúmerodeellosdejabaescapar la
mismasubstancianegrayfétida. Fueentoncesqueinstintivamente
tomélosutensiliosdehigieneymelancéal trabajoconardor.
Laservidoraparecíacontentaconel auxiliohumildedel nuevo
hermano, al pasoqueTobíasmedispensabamiradasdesatisfacción
ydeagradecimiento.
El serviciocontinuódurantetodoel día, costándomebendi-
tosudor;yningúnamigoenel mundopodríavalorarlaalegríasubli-
medel médicoquerecomenzabalaeducacióndesí mismoenuna
rudimentariaenfermería.
135 Nuestro Hogar
28
En servicio
Terminadaen el crepúsculo laoración colectiva, Tobías
conectó el receptor con el fin deoír alos Samaritanos quese
hallaban en actividaden el Umbral.
Sumamente curioso, vine a saber que los grupos de
operaciones de esa naturaleza se comunicaban con las
retaguardias delatareaen horas convencionales.
Sentíamealgo cansado por losintensosesfuerzosrealiza-
dos, peromi corazónentonabahimnosdealegríainterna. Al fin
habíarecibido laventuradel trabajo. Y el espíritu de servicio
suministratónicosdemisterioso vigor.
Establecido el contacto eléctrico, el pequeño aparato que
se hallaba a mi vista, después de algunos minutos de espera
comenzó atransmitir el siguienterecado:
–¡Samaritanos del Ministerio de Regeneración!…
¡Samaritanos del Ministerio de Regeneración!… Hay mucho
trabajoenlosabismosdelasombra. Fueposibletransferir gran
cantidaddeinfelices, secuestrando delastinieblasespiritualesa
veintinuevehermanos. Veintidósendesequilibrio mental ysiete
en completainacción psíquica. Nuestros grupos están organi-
zando el transporte… Llegaremos algunos minutos después de
lamedianoche… Pedimos instrucciones…
136 Nuestro Hogar
NotandoqueTobíasyNarcisacruzabansusmiradaspro-
fundamenteadmirados, tanprontocomosilencióaquellaextraña
voz, no pudecontener lapreguntaquebrotabademislabios:
–¿Cómopuedeser eso?¿Por quéesetransporteenmasa?
¿NosontodosEspíritus?
Tobíassonrió yexplicó:
–El hermano olvidaqueno llegó al Ministerio deAuxilio
de otro modo. Conozco el episodio de su venida. Es preciso
recordar, siempre, quelaNaturalezano dasaltos y que, en la
Tierrao enloscírculosdel Umbral, noshallamosrevestidosde
fluidos pesadísimos. Tanto el avestruz como lagolondrinason
avesytienenalas; no obstante, laprimeraapenaspuedesubir a
lasalturassi estransportada, mientrasquelasegundacortaace-
leradamentelas vastas regiones del cielo.
Dejandopercibirqueel momentonoeraparadivagaciones,
sedirigió aNarcisadiciendo:
–Es muy grande el rescate de esta noche. Necesitamos
tomar medidas inmediatas.
–¡Seránnecesariosmuchoslechos!–murmurólaservidora
algo pesarosa.
–No seaflija–respondió Tobíasconresolución–, alojare-
mos alos turbados en el Pabellón 7 y alos debilitados en la
Cámara33.
Enseguida, sellevóladiestraalafrentecomoparapensar
enalgomuyserioyexclamó:
–Resolveremosfácilmentelacuestióndelahospitalidad;
pero lo mismo no sedaráen lo queconciernealaasistencia.
Nuestrosauxiliaresmásfuertesfueronrequeridosparagarantizar
losserviciosdeComunicacionesenlasesferasdelaTierra, en
vistadelas nubes detinieblas queahoraenvuelven al mundo
137 Nuestro Hogar
delosencarnados. Necesitamospersonal deservicionocturno,
porquelosoperariosenfuncionesconlosSamaritanos, llegarán
extremadamentefatigados.
–Meofrezco, conplacer, paralo quepuedaaprovechar –
exclaméespontáneo.
Tobías me dirigió una mirada de profunda simpatía
mezcladadegratitud, haciéndomeexperimentar dulcealegríaín-
tima.
–Pero, ¿estádecididoapermanecer enlasCámarasduran-
telanoche?–preguntó admirado.
–¿No hacen otros lo mismo? –indagué a mi vez–.
Sintiéndomedispuestoyfuertenecesitorecuperar el tiempoper-
dido.
El generosoamigomeabrazóagregando:
–Puesbien, aceptoconfiadolacolaboración. Narcisaylos
demás compañeros quedarán también de guardia. Además,
mandaréaVenancioyaSalustio, doshermanosdemi confianza.
No puedo permanecer aquí, en servicio nocturno, en vistade
loscompromisosanterioresquetengo, pero, encaso necesario,
usted o alguno de los nuestros, me comunicará cualquier
ocurrenciademayor gravedad. Trazaréel plandetrabajo facili-
tando entodo lo queseaposiblesuejecución.
Y sedevelógrannúmerodeprovidencias. Mientrascinco
servidores operaban en compañíadeNarcisa, preparando ropa
adecuadaypertrechosdeenfermería, Tobíasyyomovíamospe-
sado material enel Pabellón7yenlaCámara33.
No podíaexplicar lo quepasabaconmigo: A pesar dela
fatigadelosbrazos,experimentabajúbiloindecibleenel corazón.
En el taller donde la mayoría busca el trabajo,
comprendiendo su sublimevalor, servir constituyeunaalegría
138 Nuestro Hogar
suprema. No pensaba, francamente, enlacompensacióndelos
bonus hora, en las recompensas inmediatas que me pudiesen
advenir del esfuerzo; pero, mi satisfacción era profunda,
reconociendo quepodríacomparecer feliz y honrado antemi
madreylosbenefactoresquehabíaencontradoenel Ministerio
deAuxilio.
Al despedirseTobíasvolvió aabrazarmeymedijo:
–Les deseo muchapaz con Jesús, unabuenanocheyun
servicio útil. Mañana, alasocho, ustedpodrádescansar. El má-
ximodetrabajo, cadadía, esdedocehoras, peroahoraestamos
en circunstancias especiales.
Respondí quelas determinaciones tomadas mellenaban
desinceraalegría.
Ya a solas con gran número de enfermeros, pasé a
interesarmepor losenfermosconmáscariño. Entrelosauxilia-
res presentes meimpresionó labondad espontáneadeNarcisa
queatendíaatodosmaternalmente. Atraídopor sugenerosidad,
tratédeaproximarmeaellaconinterés. Nofuedifícil alcanzar el
placer de su conversación cariñosay simple. Aquellaviejecita
amableseasemejabaaunlibrosublimedebondadydesabiduría.
–¿Hace mucho tiempo que la hermana trabaja aquí? ,–
preguntéaciertaalturadelaamistosaconversación.
–Sí, permanezco en las Cámaras de Rectificación, en
servicio activo, desdehaceseis años y algunos meses. Todavía
mefaltanmásdetresañospararealizar misdeseos.
Ante la silenciosa indagación de mi mirada, Narcisa
continuó amablemente:
–Necesito un aval muyimportante.
–¿Quéquieredecir coneso?
–NecesitoencontraralgunosEspíritusamados,enlaTierra,
139 Nuestro Hogar
para realizar servicios de elevación en conjunto. Por mucho
tiempo, en razón de mis desvíos pasados, rogué, en vano, la
posibilidad necesaria a mis fines. Vivía turbada, afligida. Me
aconsejaron recurrir a la Ministra Veneranda, y nuestra
benefactoradeRegeneraciónmeprometióquerecomendaríamis
propósitos al Ministerio de Auxilio, pero meexigió diez años
consecutivosdetrabajosaquí paraqueyopuedacorregir ciertos
desequilibrios del sentimiento. En un primer momento, quise
rehusarme, considerando demasiado grandelaexigencia, luego
reconocí queellateníarazón. Despuésdetodo, el consejonola
beneficiaba a ella y sí a mí. Así gané mucho aceptando su
indicación. Mesientomásequilibradaymáshumana, ycreoque
vivirécondignidadespiritual mi futuraexperienciaenlaTierra.
Ibaamanifestar mi profundaadmiración cuandounode
losenfermerospróximosgritó:
–¡Narcisa! ¡Narcisa!
No me correspondía retener, por simple curiosidad
personal, aaquellahermanadedicada, transformadaen madre
espiritual delossufridores.
140 Nuestro Hogar

L avisión deF rancisco
Mientras Narcisaconsolabaaun afligido enfermo, fui
informadodequemellamabanporel aparatodecomunicaciones
urbanas.
EralaseñoraLaurapidiendo noticias. Dehecho, olvidara
avisarle sobre las deliberaciones del servicio nocturno. Pedí
disculpasami benefactora, ylesuministréescueto relato verbal
delanuevasituación. Atravésdel hilo, lamadredeLisias, parecía
encantadaparticipando en mi justaalegría.
Al término de nuestraligera conversación me dijo con
bondad;
–¡Muy bien, hijo mío! ¡Apasiónese por su trabajo,
embriágueseen el servicio útil! Solamenteasí es quepodremos
atender anuestraedificacióneterna. No obstante, recuerdeque
estacasalepertenece.
Aquellas palabras mellenarondenobles estímulos.
Regresandoal contactodirectoconlosenfermos, notéque
Narcisaestabaluchandoheroicamenteparacalmar aunhombre
joven querevelabasingulares disturbios.
Procuréayudarla.
El pobrecito, conlamiradaperdidaenel espacio, gritaba,
espantado:
141 Nuestro Hogar
–¡Ayúdenme, por amor deDios! ¡Tengo miedo, mucho
miedo!
Con los ojos desorbitados delos queexperimentan pro-
fundas sensaciones depavor, acentuaba:
–¡HermanaNarcisa, allávieneél, el monstruo! ¡Siento los
gusanos de nuevo! ¡Él! ¡Él!… ¡Líbreme de él, hermana! ¡No
quiero, no quiero!
–Calma, Francisco –pedía la compañera de los
infortunados–, usted vaaliberarse, aganar muchaserenidad y
alegría, perotododependedesuesfuerzo. Hágasecuentaquesu
menteesunaesponjaembebidaenvinagre. Esnecesarioexpeler
esasubstanciaagria. Yo lo ayudaré alograrlo, pero el trabajo
másintensolecorrespondeaustedmismo.
El enfermo mostraba buenavoluntad; secalmabaal oír
losconsejoscariñosos, peroenseguidavolvíaalamismapalidez
deantes prorrumpiendo en nuevas exclamaciones:
–Pero, hermana, observebien…él no medeja. ¡Yavolvió
aatormentarme! ¡Véalo, véalo!
–Loestoyviendo,Francisco–respondíaellaconprudencia–
, pero esindispensablequeustedmeayudeaexpulsarlo.
–¡Este fantasmadiabólico!… –agregaba, llorando como
unacriaturayprovocando compasión.
–ConfíeenJesúsyolvideal monstruo –decíalahermana
delosinfelices, piadosamente–. Vamosalospases. El fantasma
huirádenosotros.
Leaplicófluidossaludablesyreconfortantes, queFrancis-
co agradeció, manifestando inmensaalegríaen lamirada.
–Ahora–dijo él después determinadalaoperación mag-
nética–, estoy más tranquilo.
142 Nuestro Hogar
Narcisa le arregló las almohadas y mandó a que otra
servidoraletrajeraaguamagnetizada.
Aquel ejemplo de laenfermerame enternecía. El bien,
como el mal, entodaspartesestablecemisterioso contagio.
Observando mi sincero deseo de aprender, Narcisa se
aproximó más, mostrándosedispuestaainiciarmeen los subli-
mes secretos del servicio.
–¿A quién serefiereel enfermo?–indaguéimpresionado.
¿Acaso estásiendo asediado por algunasombra, invisibleami
vista?
La veterana servidora de las Cámaras de Rectificación,
sonrió cariñosamenteydijo:
–Setratadesupropio cadáver.
–¿Quédice? –repliquéespantado.
–El pobrecitoeraexcesivamenteapegadoasucuerpofísi-
co, yvinoalaesferaespiritual despuésdeundesastre, originado
por puraimprudencia. Estuvo durantemuchos días al lado de
los despojos, en pleno sepulcro, sin conformarsecon sunueva
situación. Quería, firmemente, levantar el cuerpo yerto. Tal era
el imperiodelailusiónenquevivieraque, enesetristeesfuerzo,
gastómuchotiempo. Seamedrentabaconlaideadeenfrentar lo
desconocidoynoconseguíaacumular ni siquierael másmínimo
desapegoalassensacionesfísicas. Denadavalieronlossocorros
queleprodigaron desdelas altas esferas, pues cerrabalazona
mental atodo pensamiento relacionado con lavidaeterna. Por
fin, losgusanoslehicieronexperimentar talessufrimientos, que
el pobre se apartó del sepulcro, lleno de horror. Comenzó
entonces aperegrinar por las zonas inferiores del Umbral; en
tanto los quehabían sido sus padres en laTierra, poseen aquí
grandescréditosespirituales, yrogaronqueseleinternaseenla
143 Nuestro Hogar
colonia. Lo trajeron los Samaritanos, casi alafuerza. Pero, su
estado esaúntangravequeno podráausentarsetodavíadelas
CámarasdeRectificación. El amigoquefuesupadreenlacarne
está actualmente en una arriesgada misión, lejos de Nuestro
Hogar…
–¿Y vieneavisitar al enfermo?–pregunté.
–Yavinodosvecesyexperimentógranconmociónobser-
vando su sufrimiento. Es tal la turbación del joven que no
reconoció al generoso y dedicado padre. Gritaba afligido
poniendo demanifiesto unadolorosademencia. El padre, que
vino averlo encompañíadel Ministro Padua, del Ministerio de
Comunicaciones, parecíamuysuperior alacondición humana,
mientrasseencontrabaconel amigoqueobtuvieralahospitalidad
para el infeliz hijo. Se demoraron bastante comentando la
situación espiritual de los recién llegados desde los círculos
carnales. Pero, cuandoel MinistroPaduaseretirócompelidopor
circunstanciasdel servicio, el padredel muchacho mepidió que
leperdonaseel gesto humano, ysearrodilló delantedel enfer-
mo. Le tomó las manos con ansiedad, como si procurase
transmitirlevigorosos fluidos vitales, ylebesó lacarallorando
copiosamente. No pude contener las lágrimas y me retiré
dejándolossolos. Noséloquepasóentreambos, peronotéque
desdeesedíaFrancisco mejoró bastante. Lademenciatotal se
redujo acrisisquesonahoracadavez másespaciadas.
–¡Cómo conmueve todo esto! –exclamé bajo fuerte
impresión. ¿Cómo puedeperseguirlo laimagendel cadáver?
–LavisióndeFrancisco –aclaró laancianaconatención–
, eslapesadillademuchosEspíritus, despuésdelamuertecar-
nal. Se apegan demasiado al cuerpo, no alcanzan otra cosa,
viviendo deél yparaél, dedicándoleverdadero culto; ycuando
llega el soplo renovador, se niegan a abandonarlo. Repelen
cualquier ideadeespiritualidad yluchan desesperadamentepor
144 Nuestro Hogar
conservarlo. No obstante, surgen los gusanos voraces y los
expulsan. A esaaltura, sehorrorizandel cuerpoyadoptannueva
actitud extremista. Lavisión del cadáver, como fuertecreación
mental deellos mismos, los atormentaen lo íntimo del alma.
Sobrevienenperturbacionesycrisismásomenoslargas, ysufren
mucho hastalaeliminación integral desufantasma.
Notandomi conmoción, Narcisaagregó:
–Gracias al Padre, estoyaprovechando bastanteestos úl-
timosañosdeservicio. ¡Ah, cómoesdeprofundoel sueñoespi-
ritual delamayoríadenuestroshermanosenlacarne!Esto, des-
deluego, debepreocuparnos pero no herirnos. Lacrisálidase
adhierealamateriainerte, pero lamariposaalzaráel vuelo; la
simienteescasi imperceptible, mientrasqueel robleserágigan-
tesco. Laflor muertavuelvealatierra, pero el perfumeviveen
el cielo. Todo embrión delavidaparecedormir. No debemos
olvidar estas lecciones.
Narcisasecalló sin queyo meatrevieseainterrumpir su
silencio.
145 Nuestro Hogar

H erenciay Eutanasia
Aún no había vuelto en mí de la profunda sorpresa,
cuando Salustio seaproximó aNarcisainformando:
–NuestrahermanaPaulinadeseaver al padreenfermo en
el Pabellón5. Antesdeatenderla, juzguéconvenienteconsultarla,
porqueel enfermo continúaenunacrisismuyaguda.
Mostrando los gestos de bondad que la caracterizaban,
Narcisaindicó:
–Mándelaaentrar sin demora. Ellatienepermiso dela
Ministra, envistadehaber consagradosutiempodisponibleala
tareadereconciliación con sus familiares.
Mientrasel mensajerosedespedíaapresurado,labondadosa
enfermera, dirigiéndoseamí añadía:
–¡Veráusted quéhijamás dedicada!
No habíatranscurrido un minuto y Paulinaestabaante
nosotros, esbeltay linda. Vestíaunatúnicamuy leve, tejidaen
seda luminosa. Angelical belleza caracterizaba sus trazos
fisonómicos, perosusojosdemostrabanextremapreocupación.
Narcisamelapresentó delicadamente, y sintiendo tal vez que
podíaconfiar enmi presencia, preguntó conalgunainquietud:
–¿Cómo estápapá, amigamía?
–Unpoco mejor –aclaró laenfermera–, no obstante, aún
acusafuertes desequilibrios.
146 Nuestro Hogar
–Eslamentable–contestólajoven–,ni él ni losotrosceden
enel estadomental enquesehallan. Siempreel mismoodioyla
mismadisplicencia.
Narcisanosinvitóaacompañarlay, minutosdespués, tenía
delantedemí aunviejo defisonomíadesagradable. Demirada
dura, cabellos desgreñados, arrugas profundas y labios retraí-
dos, inspirabamáspiedadquesimpatía. Contodo, procuréven-
cer las vibraciones inferiores quemedominaran, con el fin de
observar, por encimadel ser sufridor, al hermano espiritual. De
inmediatodesapareciólaimpresiónderepugnancia, aclarándose
mi raciocinio. Apliqué la lección a mí mismo. ¿Cómo habría
llegado, ami vez, al Ministerio deAuxilio? Deberíahaber sido
horriblemi semblantededesesperado. Cuando examinamos la
desventuradealguien recordando las propias deficiencias, hay
siempreasiloparael amor fraternoenel corazón.
El viejo enfermo no tuvo unapalabradeternuraparala
hijaquelosaludócariñosa.Atravésdelamirada,queevidenciaba
asperezayrebeldía, seasemejabaaunafierahumanaenjaulada.
–Papá,¿sesientemejor?–lepreguntóconextremadocariño
filial.
–¡Ay…Ay… –gritó el enfermo con voz estentórea–, no
puedoolvidar al infame, nopuedodescansar el pensamiento!…
¡Aúnlo veo ami lado suministrándomeel veneno mortal!
–No digaeso, papá–respondió lajoven delicadamente–;
recuerdequeEdelbertoentróennuestrafamiliacomohijoenvi-
adopor Dios.
–¿Hijo mío? –gritó el infeliz– ¡Nunca! ¡Nunca!… ¡Es un
criminal sinperdón, unhijodel infierno!…
Paulinahablaba, ahora, con los ojos inundados delágri-
mas:
–Oigamos, papá, lalección deJesús querecomiendaque
147 Nuestro Hogar
nos amemos unos a los otros. Atravesamos experiencias
consanguíneasenlaTierra, paraadquirir el verdadero amor es-
piritual. Además, esindispensablereconocer quesólo existeun
Padrerealmenteeterno, quees Dios; pero el Señor delaVida
nospermitelapaternidadolamaternidadenel mundo, afinde
que aprendamos a sentir la fraternidad sin mácula. Nuestros
hogaresterrestressoncrisolesdepurificacióndelossentimientos
o templos deunión sublime, camino alasolidaridad universal.
Luchamosypadecemosmuchohastaadquirir el verdaderotítu-
lodehermano. SomostodosunasolafamiliaenlaCreaciónbajo
labendiciónprovidencial deunPadreúnico.
Oyendo aquella voz dulce, el enfermo se puso a llorar
convulsivamente.
–¡PerdoneaEdelberto, papá!Procurever enél noal hijo
liviano, sino al hermano necesitado deesclarecimiento. Estuve
en nuestra casa hoy, observando allá extremadas
perturbaciones. Desde aquí, desde este lecho, usted envuelve
atodoslosnuestrosenfluidosdeamarguraydeincomprensión,
y ellos le hacen a usted lo mismo, de idéntico modo. El
pensamiento, envibracionessutiles, alcanzael blanco, por gran-
des que sean las distancias. La permuta de odio y
desentendimiento causaruinaysufrimiento alasalmas. Mamá
se recogió, hace unos días, en un hospicio, atormentada de
angustia. Amalia y Casilda entraron en lucha judicial con
Edelberto yAgenor, envirtuddelosgrandespatrimoniosque
ustedjuntó enlasesferasdelacarne. Uncuadro terriblecuyas
sombras podrían disminuir, si sumentevigorosano estuviese
sumergidaenpropósitosdevenganza. Aquí, lovemosengrave
estado; enlaTierra, mamálocayloshijosturbados, odiándose
entresí. En medio detantas mentes desequilibradas, unafor-
tunainmensa…¿Y quévaleesosi nohayunátomodefelicidad
enninguno?
148 Nuestro Hogar
–Peroyoleguéenormepatrimonioalafamilia–respondióel
infeliz rencorosamente–, deseandoel bienestar detodos…
Paulinanolodejóterminar volviendoatomar lapalabra:
–No siempresabemosinterpretar lo queesbeneficio, enel
capítulodelariquezatransitoria. Si ustedhubieseaseguradoel fu-
turodelosnuestros,garantizándoleslatranquilidadmoral yel trabajo
honesto, su esfuerzo seríadevaliosaprovidencia; pero, aveces,
papá, acostumbramosaahorrar el dineropor espíritudevanidady
deambición.Queriendovivirporencimadelosdemás,nonosacor-
damosdeesosinoenlasexpresionesexternasdelavida. Sonmuy
pocos los quesepreocupan por adquirir conocimientos nobles,
cualidades de tolerancia, luces de humildad, bendiciones de
comprensión. Imponemosaotrosnuestroscaprichos, nosaparta-
mosdelosserviciosdel Padre, yolvidamoslalapidacióndenuestro
Espíritu. Nadienaceen el planetasimplementeparaacumular
monedas en los cofres o valores en los bancos. Es natural quela
vidahumanapidael concurso delaprevisión, yes justo queno
prescindadelacontribucióndemayordomosfieles, quesepanad-
ministrar consabiduría; peronadieserámayordomodel Padrecon
avariciaypropósitos dedominación. Tal género devidaarruinó
nuestracasa. Envano, enotrotiempo, busquéllevar socorroespiri-
tual al ambientedoméstico. Mientrasustedymamásesacrificaban
por aumentar los haberes, AmaliayCasildaolvidaban el servicio
útil, y como ociosas dadas a la banalidad social, encontraron
perezososquelasdesposaronbuscandoventajasfinancieras.Agenor
repudióel estudioserio,entregándoseamalascompañías.Edelberto
conquistóel títulodemédico, alejándosepor completodelaMedi-
cinayejerciéndolasolamentedetiempoentiempo, alamaneradel
trabajador quevisitael servicio por curiosidad. Todos arruinaron
bellasposibilidadesespirituales, distraídospor el dinerofácil yape-
gadosalaideadelaherencia.
El enfermotomóunaexpresióndepavor yagregó:
–¡Maldito Edelberto! ¡Hijo criminal eingrato! ¡Memató sin
149 Nuestro Hogar
piedad cuando necesitaba aún regularizar mis disposiciones
testamentarias! ¡Malvado!… ¡Malvado!…
–¡Callepapá! ¡Tengacompasión desuhijo; perdoneyolvi-
de!…
Empero, el viejocontinuómaldiciendoenvozalta. Lajoven
sepreparabaparadiscutir, pero Narcisaledirigió unasignificativa
mirada, llamando aSalustio parasocorrer al enfermo encrisis. Se
callóPaulina, acariciandolafrentepaternayconteniendocongran
esfuerzolaslágrimas. Despuésdealgunosinstantes, meretirabaen
compañíadeambasbajofuerteimpresión.
Las dos amigas cambiaron por algunos minutos sus
confidencias, despidiéndosePaulinaconmuchagenerosidadenlas
frases, pero con mucha tristeza en la mirada llena de justa
preocupación.
Volviendoalaintimidad, Narcisa, bondadosamedijo:
–Loscasosdeherencia,porreglageneral,sonextremadamente
complicados. Con raras excepciones acarrean enormepeso alos
legadoresyaloslegatarios. Enestecasonosolamentevemosesto
sinotambiénlaeutanasia.Laambiciónporel dinero, creóentodala
familiadePaulinarencoresydesavenencias. A lospadresavarientos
lestocasufrirhijosderrochadores.Fui acasadenuestraamigacuando
el hermano, Edelberto, médicodeaparienciadistinguida, empleó,
en su padre casi moribundo, lallamada“muerte suave”. Nos
esforzamospor evitarlo, perotodofueenvano. El pobreindividuo
deseabadehecho, apresurar el desenlace, por cuestionesdeorden
financiero, yahí tenemos ahoralaimprevisión yel resultado –el
odio ylamolestia.
Y conexpresivo gesto, Narcisaremató:
–Dioscreóseresycielos,peronosotrosnosacostumbramos
a transformarnos en Espíritus diabólicos, creando nuestros
infiernos individuales.
150 Nuestro Hogar

Vampiro
Eran las veintiuna horas. Todavía no habíamos
descansado, no siendo en momentos de rápidaconversación,
necesariaparalasolución de problemas espirituales. Aquí un
enfermo pedía alivio; allí, otro necesitaba pases de
confortamiento. Cuandofuimosaatender adosenfermos, enel
Pabellón 11, escuché una gritería próxima. Hice instintivo
movimiento deaproximación, pero Narcisaatenta, medetuvo:
–No siga–dijo–; selocalizan allí los desequilibrados del
sexo. El cuadro seríaextremadamentedoloroso parasus ojos.
Guardeesaemociónparamástarde.
No insistí. Mientras tanto hervían en mi cerebro mil
interrogaciones. Seabríaunmundonuevoami pesquisaintelec-
tual. Eranecesario recordar, acadamomento, el consejo dela
madredeLisiasparano desviarmedelajustaobligación.
Despuésdelasveintiunahoras,llegóalguiendesdeel fondo
del enormeparque. Eraun hombrecillo desemblantesingular,
queevidenciabalacondicióndeunhumildetrabajador. Narcisa
lo recibió con gentilezapreguntándole:
–¿Quésucede, Justino?¿Quénovedades trae?
El servidor, queintegrabael cuerpo decentinelas delas
Cámaras deRectificación, respondió afligido:
–Vengoacomunicarlequeunainfelizmujer estápidiendo
151 Nuestro Hogar
socorro, enel granportónquedaaccesoaloscamposdecultu-
ra. Creo que ha pasado desapercibida a los vigilantes de las
primeras líneas…
–¿Por quénolaatendió?–interrogólaenfermera.
El servidor hizo ungesto deescrúpulo yexplicó:
–Deacuerdoconlasórdenesquenosrigen,nopudehacerlo
porquelapobrecitaestárodeadadepuntosnegros.
–¿Quédice? –replicó Narcisaasustada.
–Sí, señora.
–Entoncesel caso esmuygrave.
Congrancuriosidadseguí alaenfermeraatravésdel cam-
po alumbrado por laluna. Ladistanciano erapequeña. Lado a
ladoseveíalaarboledatranquiladeaquel extensoparqueagita-
dapor un viento suaveyacariciador. Habíamos recorrido más
deunkilómetro, cuando alcanzamoslagrancancelaalaquese
refirierael trabajador.
Vimos entonces la miserable figura de una mujer que
implorabasocorro desdeel otro lado. No vi otracosaque el
bultodelainfeliz cubiertadeandrajos, conel rostrohorrendoy
las piernas en llagas vivas; pero Narcisa parecía divisar otros
detalles imperceptibles a mi mirada, dado el asombro que se
reflejó ensufisonomía, deordinario encalma.
–¡HijosdeDios–gritólamendigaal divisarnos–, dadabri-
goaesteEspíritucansado!¿Dóndeestáel paraísodeloselectos
paraqueyo puedadisfrutar deesapaz tandeseada?
Aquellavoz suplicantesensibilizabami corazón. Narcisa
asuvezsemostrabaconmovida, perohablóentonoconfidenci-
al:
–¿Noestáviendolospuntosnegros?
152 Nuestro Hogar
–No–respondí.
–Suvisiónespiritual aúnnoestásuficientementeeducada.
Despuésdeunaligerapausacontinuó:
–Si estuvieseenmismanosabriríainmediatamentenuestra
puerta; pero cuando setratadecriaturas en estas condiciones,
nadapuedoresolver por mí misma. Necesitorecurrir al Vigilan-
teJefeenmisióndeservicio.
Aproximándosealainfeliz leindicóentonofraterno:
–Hagael favor deesperar unosminutos.
Volvimosapresuradamenteal interior.Porprimeravezentré
encontacto conel director delos centinelas delas Cámaras de
Rectificación.Narcisamepresentóydiocuentadeloqueocurría.
Él esbozó ungesto significativo ymanifestó:
–Hizo muybien comunicándomeel hecho. Vamos hasta
allá.
Nosdirigimoslostreshaciael lugar indicado.
Llegadosalacancela, el hermanoPablo, orientador delos
vigilantes, examinóatentamentealareciénllegadadel Umbral y
dijo:
–Estamujer, por ahora, nopuederecibir nuestrosocorro.
Setratadeuno delos más fuertes vampiros quehevisto hasta
hoy. Espreciso dejarlaasupropiasuerte.
Me sentí escandalizado. ¿No sería faltar a los deberes
cristianos abandonar a aquella sufridora al azar del camino?
Narcisa, que recibió mi impresión, parecía compartirla y se
adelantó suplicante:
–Pero, hermano Pablo, ¿no habrámediosdeacoger aesa
miserablecriaturaen las Cámaras?
–Permitirlo–aclaróél– seríatraicionar mi funcióndevigi-
153 Nuestro Hogar
lante.
Indicandoalamendigaqueesperabaladecisión, gritando
impaciente, expresó alaenfermera:
–¿Hanotado,Narcisa,algunacosamásapartedelospuntos
negros?
Ahoraerami instructoraen el servicio laquerespondía
negativamente.
–Puesveo más–respondió el JefedelosVigilantes.
Bajando el tono devoz, recomendó:
–Cuentelasmanchasnegras.
Narcisafijó lamiradaen lainfeliz y después dealgunos
minutos, respondió:
–Cincuentayocho.
El Hermano Pablo, conlapacienciadelosquesabenes-
clarecer conamor, explicó:
–Esospuntosobscurosrepresentancincuentayochocria-
turasasesinadasal nacer. Encadamanchaveolaimagenmental
deun bebéaniquilado, unos por golpes aplastantes yotros por
asfixia. Esadesventuradamujer fueprofesional en ginecología.
Con el pretexto dealiviar las conciencias ajenas seentregabaa
crímenes nefandos, explotando infelices jóvenes inexpertas. La
situaciónsuyaespeor queladelossuicidasyhomicidas, quea
veces presentan notables atenuantes.
Recordéasombrado, los procesos delamedicina, en que
muchasvecesvi lanecesidaddeeliminar alosfetosparasalvar
el organismomaterno, enlasocasionespeligrosas; pero, leyendo
mi pensamiento, el Hermano Pablo agregó:
–No hablo dedeterminaciones legítimas queconstituyen
aspectosdepruebasredentoras; merefieroal crimendeasesinar
alosquedancomienzoalatrayectoriadesuexperienciaterres-
154 Nuestro Hogar
tre, conel sublimederecho alavida.
DemostrandolasensibilidaddelasalmasnoblesNarcisarogó:
–Hermano Pablo, también yo erré mucho en el pasado.
Atendamosaestadesventurada. Si melopermiteyoleprodigaré
cuidados especiales.
–Reconozco, amiga mía –respondió el director de la
vigilancia impresionado por la sinceridad–, que todos somos
Espíritus endeudados; pero tenemos en nuestro favor el
reconocimiento delaspropiasflaquezasylabuenavoluntadde
rescatar nuestrasdeudas; peroestacriatura, por ahora, nodesea
otra cosa que perturbar al que trabaja. Los que traen los
sentimientos endurecidos por la hipocresía emiten fuerzas
destructoras. ¿Paraquénossirveaquí unservicio devigilancia?
Sonriendo expresivamenteexclamó:
–Busquemos laprueba.
El Jefedelosvigilantesseaproximóalainfelizypreguntó:
–¿Quédesealahermanadenuestroconcurso fraterno?
–¡Socorro!¡Socorro!¡Socorro!… –respondióllorando.
–Amigamía–ponderóacertadamente–, esnecesariosaber
aceptar el sufrimiento rectificador. ¿Por quérazón cortó tantas
veces la vida a criaturitas frágiles que iban a la lucha con el
permisodeDios?
Oyéndolo inquietaexhibió terrible carantoñade odio y
gritó:
–¿Quién me atribuye esa infamia? ¡Mi conciencia está
tranquila, canalla!… Empleé mi existencia auxiliando a la
maternidadenlaTierra. Fui cariñosaycreyente, buenaypura…
–No eseso lo queseobservaenlafotografíavivadesus
pensamientos y actos. Creo quelahermanani siquierarecibió
aún el beneficio del remordimiento. Cuando abrasualmaalas
155 Nuestro Hogar
bendiciones de Dios, reconociendo sus propias necesidades,
vuelva aquí.
Airadalainterlocutorarespondió:
–¡Demonio!¡Hechicero!¡SecuazdeSatanás!…¡Novolveré
jamás!… Estoy esperando el cielo quemeprometieron y que
espero encontrar.
Asumiendo unaactitudmásfirme, el JefedeVigilantesle
dijo con autoridad:
–Hagaentoncesel favor deretirarse. No tenemosaquí el
cieloqueusteddesea. Estamosenunacasadetrabajodondelos
enfermos reconocen sumal ytienen el propósito decurarseal
lado deservidores debuenavoluntad.
Lamendigaobjetó atrevidamente:
–Nolepedí remedioni servicio. Estoybuscandoel paraí-
soquehicepor merecer practicandobuenasobras.
Dirigiéndonosfulminantesmiradasdecóleraperdióel as-
pecto de enferma ambulante, retirándose a paso firme como
quienpermaneceabsolutamentedueño desí mismo.
El HermanoPablolaacompañóconlavistaduranteunos
minutosyvolviéndosehacianosotrosagregó:
–¿Observaron el vampiro?Exhibelacondición decrimi-
nal y sedeclarainocente; es profundamentemalay afirmaser
buenaypura; sufredesesperadamenteyalegatranquilidad; creó
uninfierno parasí mismayaseguraqueestábuscando el cielo.
Anteel silencio conqueescuchábamossulección, el Jefe
delos Vigilantes concluyó:
–Esimprescindibletener muchocuidadoconlasbuenasy
las malas apariencias. Naturalmentelainfeliz seráatendidamás
adelantepor laBondad Divina, pero por principio decaridad
legítima, enlaposiciónenlaquemeencuentronopodíaabrirle
nuestras puertas.
156 Nuestro Hogar

N oticiasdeVeneranda
Al penetrar ahora en el parque bañado de luz,
experimentabasingular fascinación.
Aquellos árboles acogedores, aquellas florecientes
sementeras, me reclamaban en todo momento. De manera
indirecta, provocaba explicaciones de Narcisa, enunciando
preguntas veladas.
–Enel granparque–decíaella– nohaysolamentecaminos
parael Umbral o simplecultivo devegetación destinadaalos
jugos alimenticios. LaMinistraVenerandacreó planos excelen-
tes paranuestros procesos educativos.
Observando mi sanacuriosidad continuó aclarando:
–Se trata de los “salones verdes” para servicio de
educación. Entrelasgrandeshilerasdeárboles, hayrecintosde
maravillososcontornosparalasconferenciasdelosMinistrosde
Regeneración; otros paraMinistros visitantes yparaestudiosos
en general, reservándose uno de señalada belleza para las
conversacionesdel Gobernador, cuando él sedignavenir hasta
nosotros. Periódicamentelosvigorososárbolessecubrendeflo-
resdandolaideadepequeñastorrescoloreadasllenasdeencan-
tosnaturales. Tenemosasí enel firmamento, el techo acogedor,
conlasbendicionesdel Sol o delasestrellasdistantes.
157 Nuestro Hogar
–Deben ser prodigiosos esos palacios delaNaturaleza–
agregué.
–Sin duda–prosiguió laenfermeracon el mayor entusias-
mo–; el proyectodelaMinistradespertó, segúnmeinformaron,
francosaplausosentodalacolonia. Supequeesohabíaaconte-
cidohacecuarentaaños. Seinicióentonceslacampañadel “salón
natural”. TodoslosMinisteriospidieroncooperación, incluso el
delaUniónDivina, quesolicitóel concursodeVenerandaenla
organización delos recintos deeseorden en el Bosquedelas
Aguas. Surgierondeliciososrincones, por todaspartes. Losmás
interesantes,ami juicio,sonlosqueseinstituyeronenlasescuelas.
Varían en las formas y en las dimensiones. En los parques de
educación del Ministerio deEsclarecimiento instaló laMinistra
unverdaderocastillodevegetación, enformadeestrella, dentro
del cual seacogencinco numerosasclasesdeaprendizajeycin-
codeinstructoresdiferentes. Enel centro, funcionaunenorme
aparato destinado ademostraciones por laimagen, alamanera
del cinematógrafoterrestre, conel cual esposiblellevar aefecto
cinco distintas proyecciones deformasimultánea. Esainiciati-
vamejoró considerablementealaciudad, uniendo enel mismo
esfuerzo, el servicioprovechosodelautilidadprácticaalabelleza
espiritual.
Valiéndomedelapausanatural interpelé:
–¿Y el mobiliariodelossalones?¿Esparecidoalosdelos
grandes recintos terrestres?
Narcisasonrió yañadió:
–Haydiferencia. LaMinistraideóloscuadrosevangélicos
del tiempoqueseñalóel pasajedel Cristopor el Mundoysugirió
recursosdelapropiaNaturaleza. Cada“salónnatural”tieneban-
cosypoltronasesculpidasenlasubstanciadel suelo, forradosde
yerbaolorosaysuave. Eso imprimehermosuraydisposiciones
158 Nuestro Hogar
características. Dicelaorganizadoraqueseríajusto recordar las
prédicas del Maestro, en plenaplaya, cuando dabasus divinas
excursiones junto al Tiberíades; y deesarecordación surgió la
instauracióndel “mobiliarionatural”. Laconservaciónexigecui-
dados permanentes, pero labellezade los cuadros representa
vastacompensación.
A estaalturaseinterrumpiólabondadosaenfermera, pero
identificando mi silencioso interés prosiguió:
–El más bello recinto denuestro Ministerio es el reser-
vadoalasdisertacionesdel Gobernador. LaMinistroVeneranda
descubrió que a él siempre le gustaron los paisajes de gusto
helénico, másantiguo, ydecoróel salónatrazosespecialesfor-
madosenpequeñoscanalesdeaguafresca, puentesgraciosos,
lagos minúsculos, palanquines de arboleda y frondosa
vegetación. Cada mes del año muestra colores diferentes, en
razóndelasfloresquesevanmodificandoenespeciedetreinta
en treinta días. La Ministra reserva el más hermoso aspecto
parael mes dediciembre, en conmemoración delaNatividad
de Jesús, cuando la ciudad recibe los más hermosos
pensamientos y las más vigorosas promesas de nuestros
compañerosencarnadosenlaTierra, yenvía, asuvez, ardientes
afirmaciones deesperanzay deservicio alas esferas superio-
resenhomenajeal MaestrodelosMaestros. Esesalónesnota
de júbilo para nuestros Ministerios. Tal vez sepa ya que el
Gobernador vieneaquí, casi semanalmente, losdomingos. Per-
manece largas horas conferenciando con los Ministros de
Regeneración, conversando con los trabajadores, ofreciendo
valiosas sugestiones, examinando nuestras vecindades con el
Umbral, recibiendo nuestrosvotosyvisitasyconfortando en-
fermosconvalecientes. Por lanoche, cuandopuededemorarse,
oyemúsicayasisteanúmeros dearte, ejecutados por jóvenes
y niños denuestros centros deeducación. Lamayoríadelos
159 Nuestro Hogar
forasterosquesehospedanenNuestroHogar, acostumbranvenir
aquí sólo con el propósito de conocer este “palacio natural”
queacomodaconfortablementeamásdetreintamil personas.
Oyendo los interesantes informes experimentaba una
mezcladealegríaydecuriosidad.
–El salón de laMinistraVeneranda–continuó diciendo
Narcisa animadamente– es también espléndido recinto, cuya
conservaciónnosmereceespecial cariño. Todonuestro servicio
serápocopararetribuir ladedicación deesaabnegadaservidora
deNuestroSeñor. GrannúmerodebeneficiosenesteMinisterio
fueroncreadospor ellaparaatender alosmásinfelices. Sumodo
tradicional detrabajo enNuestroHogar esconsiderado como de
losmásdignopor laGobernación. Esellalaentidadconmayor
númerodehorasdeservicioenlacolonia, ylafiguramásantigua
del Gobierno y del Ministerio, en general. Permaneceen tarea
activa, en estaciudad, hacemás dedoscientos años.
Impresionado por lasinformacionesaduje:
–¡Cómo debeser respetadaesabenefactora!…
–Diceusted bien –contestó Narcisacon reverencia–, es
unadelas entidades más elevadas denuestracoloniaespiritual.
LosonceMinistrosqueconellaactúanenRegeneración, laoyen
antesdetomar cualquier determinacióndeimportancia. Ennu-
merososprocesos, laGobernaciónrecurreasusopiniones. Con
excepción del Gobernador, laMinistraVenerandaes laúnica
entidad en NuestroHogar que ya vio a Jesús en las Esferas
Resplandecientes; peronuncacomentóesehechodesuvidaes-
piritual, yeludelamenor informaciónal respecto. Además, hay
otranotainteresante con relación aella. Un día, hace cuatro
años, NuestroHogar amaneció defiesta. Las Fraternidades dela
Luz, querigenlosdestinoscristianosdeAmérica, homenajearon
aVenerandaconfiriéndolelamedalladel Mérito al Servicio, la
primeraentidadenlacoloniaqueconsiguió, hastahoysemejante
160 Nuestro Hogar
triunfo, presentando un millón de horas de trabajo útil, sin
interrupción, sin reclamos y sin desmayar. Generosacomisión
vinoatraerlelahonrosamerced, peroenmediodel júbilo, reuni-
dosenlaGobernación, losMinisteriosylamultitudenlaplaza
mayor,laMinistraVenerandalloróensilencio.Entregóenseguida
el trofeoalosArchivosdelaciudad, afirmandoquenomerecía
tal distinción, ytransmitiéndoloalapersonalidadcolectivadela
colonia, apesar de las protestas del Gobernador. Desistió de
todohomenajefestivoconquesepretendíaconmemorarel hecho,
no comentando, jamás, lahonrosaconquista.
–¡Extraordinariamujer!–dijeyo–.¿Porquénoseencamina
alas altas esferas?
Narcisabajó el tono delavoz ydeclaró:
–Discretamente, ellavive en zonas muy superiores ala
nuestray permaneceen NuestroHogar por espíritu deamor y
sacrificio. Supequeesabenefactorasublime, vienetrabajando
hacemásdemil añospor ungrupo decorazonesmuyamados
queestáenlaTierra, alosqueesperaconpaciencia.
–¿Cómopodréconocerla?–preguntéimpresionado.
Narcisa que parecía alegrarse con mi interés, explicó
satisfecha:
–Mañana, al atardecer, despuésdelasoraciones, laMinis-
travendráal salón con el fin deilustrar aalgunos aprendices
sobreel pensamiento.
161 Nuestro Hogar

Curiosasobservaciones
Pocosminutosantesdelamedianoche, Narcisapermitió
quemefueraal gran portón delas Cámaras. Los Samaritanos
debían hallarseyaen lavecindad. Eraimprescindibleobservar
suregresoparatomar providencias.
¡Con qué emoción volví al camino cercado de árboles
frondososyacogedores!Aquí troncosquerecordabanel vetusto
roble de laTierra, allí hojas caprichosas que rememoraban la
acacia y el pino. Aquel aire embalsamado se me hacía una
bendición. En las Cámaras, apesar delas amplias ventanas, no
experimentabatantaimpresión debienestar. Seguíacaminando
silenciosobajolascariñosasfrondas. Vientosfrescoslasagitaban
suavementeenvolviéndomeen sensaciones dereposo.
Sintiéndomeasolas, ponderétodos los acontecimientos
quemesobrevinieran, desdeel primer contacto conel Ministro
Clarencio. ¿Dóndeestaríael parajedel sueño?¿EnlaTierraoen
aquellacoloniaespiritual? ¿Quélehabríasucedido aCeliay a
los hijitos? ¿Por qué razón me prestaban allí tan grandes
esclarecimientos sobre las más variadas cuestiones de lavida,
pero, omitiendo cualquier noticiasobremi antiguo hogar? Mi
propiamadremehabíaaconsejadoel silencio, absteniéndosede
darmecualquier información directa.
Todo indicaba la necesidad de olvidar los problemas
162 Nuestro Hogar
carnales pararenovarmeintrínsecamente, yno obstante, pene-
trando enlo másíntimo del ser, encontrabalanostalgiavivade
los míos. Deseabaardientementevolver aver alaesposamuy
amada y recibir de nuevo el beso de los hijitos… ¿Por qué
decisiones del destino estábamos ahoraseparados, como si yo
fueseunnáufragoenplayadesconocida?Demanerasimultánea
ideasgenerosasmeconfortabanloíntimo. Yonoeraunnáufra-
go abandonado. Si mi experiencia podía clasificarse como
naufragio, no debía tal desastre sino amí mismo. Ahora que
observabaenNuestroHogar vibracionesnuevasdetrabajointen-
so yconstructivo, meadmirabadehaber perdido tanto tiempo
enfriolerasdetodaclase.
Enverdadamémuchoalacompañeradeluchasysinduda
dispensabaalos hijitos ternuras incesantes; pero examinando
desapasionadamentemi situacióndeesposoydepadre, reconocí
quenadahabíacreado desólido y deútil en el espíritu demi
familia. Tardeverificabaesedescuido. Quien atraviesaun cam-
posinorganizar lasiembranecesariaparael panysinproteger la
fuente que sacia la sed, no puede volver con la intención de
abastecerse. Talespensamientossemefijabanenel cerebrocon
vehemenciairritante. Al dejar loscírculoscarnales, encontrélas
penuriasdelaincomprensión. ¿Quéhabíasucedidoami esposa
ehijitos,distanciadosdelaseguraestabilidaddomésticayllevados
alassombrasdelaviudezylaorfandad?Inútil eralainterrogación.
El vientocalmadoparecíasusurrar concepcionesgrandio-
sas, comosi tuvieradeseosdedespertar mi menteparallevarlaa
estados más altos.
Me torturaban las interrogaciones internas, pero,
apegándome entonces a los imperativos del justo deber, me
aproximéalagrancancelainvestigandomásallá, atravésdelos
campos decultivo.
¡Todoeralunayserenidad, cielosublimeybellezasilenci-
163 Nuestro Hogar
osa! Extasiándome en la contemplación del cuadro, demoré
algunosminutosentrelaadmiraciónylaoración.
Instantesdespuésdiviséalolejos, dosbultosenormesque
me impresionaron vivamente. Parecían dos hombres de
substanciaindefinible, semiluminosa. Delospiesydelosbrazos
les colgaban filamentos extraños, ydelacabezaparecíaquese
les escapabaun largo cordón desingulares proporciones. Tuve
laimpresión dequemehallabaantedos auténticos fantasmas.
No pude soportarlo. Con los cabellos erizados volví
apresuradamenteal interior. Inquieto y amedrentado expusea
Narcisalo ocurrido, notando queellamal conteníalarisa.
–¿Quélesucedió, amigo mío? –dijo por fin, mostrando
buenhumor–, ¿no reconoció aquellospersonajes?
Fundamentalmentedesilusionado, nadaconseguí respon-
der, pero Narcisacontinuó:
–También yo, en otros tiempos, experimenté la misma
sorpresa. AquellossonnuestrospropioshermanosdelaTierra.
SetratadepoderososEspíritusquevivenenlacarneenmisión
redentora y pueden, como nobles iniciados en la Eterna
Sabiduría,abandonarel vehículocorpóreotransitandolibremente
por nuestrosplanos. Losfilamentosycordonesqueobservóson
singularidadesquelosdiferenciandenosotros. Nosepreocupe.
Pues los encarnados queconsiguen alcanzar estos parajes, son
entidades extraordinariamente espiritualizadas, a pesar de ser
obscuraso humildesenlaTierra.
Dándomevalor, bondadosamenteagregó:
–¡Vamos hastaallá! Tenemos cuarentaminutos pasadala
medianoche. LosSamaritanosno debentardar.
Satisfecho volví conellaal granportón.
Sevislumbrabantodavíaaenormedistancialosdosbultos
queseapartaban deNuestroHogar tranquilamente.
164 Nuestro Hogar
Laenfermeraloscontemplóehizoungestoexpresivode
reverenciay exclamó:
–Están envueltos en claridadazul. Deben ser mensajeros
muyelevados quesehallan en laesferacarnal en tareaqueno
podemosconocer.
Allí nos quedamos parados por varios minutos en la
contemplación de los silenciosos campos. De pronto, la
bondadosa amiga indicó un punto obscuro en el horizonte
alumbrado por lalunayobservó:
–¡Allávienen ellos!
Distinguí lacaravanaqueavanzabaen nuestradirección
bajo lasuaveclaridad del cielo. Derepenteoí ladrar perros a
gran distancia.
–¿Quéeseso?–interroguéasombrado.
–Losperros–dijoNarcisa– sonauxiliarespreciososenlas
regionesobscurasdel Umbral,dondeseencuentrannosolamente
loshombresdesencarnados, sinotambiénverdaderosmonstruos
quenocorrespondeahoradescribir.
Laenfermeraconvozactiva, llamóalosservidoresquese
hallaban a distancia, enviando uno de ellos al interior,
transmitiendo avisos.
Miré atentamente aquel grupo extraño que se acercaba
despacio.
Seis grandes carretas, formato diligencia, precedidas de
cuadrillas de perros alegres y alborotadores, eran tiradas por
animales que, delejos, meparecían iguales alos mulos terres-
tres. Perolanotamásinteresanteeraladelasgrandesbandadas
de aves de cuerpo voluminoso que volaban acortadistancia,
por encimadelascarretas, produciendo singularesruidos.
Sincontenermemedirigí aNarcisapreguntando:
165 Nuestro Hogar
–¿Dóndeestáel aerobús?¿Noseríaposibleutilizarloenel
Umbral?
Al decirmequeno, indaguélasrazones.
Siempreatentalaenfermerameexplicó:
–Es cuestión de densidad de la materia. Usted puede
hacerseunejemplo conel aguayel aire. El aviónqueatraviesa
laatmósferadel planetano puedehacer lo mismo en lamasa
líquida. Podríamos construir determinadas máquinas como el
submarino, peropor espíritudecompasiónhacialosquesufren,
los núcleos espirituales superiores prefieren aplicar aparatos de
transición. Además, enmuchoscasos, nosepuedeprescindir de
lacolaboración delos animales.
–¿Cómopuedeser eso?–preguntésorprendido.
–Losperrosfacilitanel trabajo, losmulossoportanlascar-
gas con paciencia y suministran calor en zonas donde es
necesario, y aquellas aves –agregó indicándolas en el espacio–
quedenominamos ibis viajeras, son excelentes auxiliares delos
Samaritanos, pues devoran las formas mentales odiosas y per-
versas, entrando enluchafrancaconlastinieblasdel Umbral.
Lacaravanaveníaacercándose.
Narcisamemiró conbondadosaatenciónyconcluyó:
–Porahoranosepermiteninformacionesminuciosas.Podrá
recibir valiosas lecciones sobrelos animales, pero no aquí sino
en el Ministerio de Esclarecimiento, donde están situados los
parquesdeestudio ydeexperimentación.
Distribuyendoórdenesdeservicio, aquí yallá,sepreparaba
pararecibir anuevos enfermosdel espíritu.
166 Nuestro Hogar

Con losrecién llegados
del umbral
Estacaran lajauríadeperros anuestro lado, conducida
por trabajadoresdepulso firme.
Alospocosminutosestábamostodosenfrentandolosenor-
mescorredoresquedabaningresoalasCámarasdeRectificación.
Losservidoressemovíanconprontitud. Algunosenfermoseran
llevados al interior bajo fuerte amparo. No sólo Narcisasino
Salustioyotroscompañeros, selanzabanalalidllenosdeamor
fraternal; tambiénlosSamaritanosmovilizabansusenergíascon
el afándesocorrer. Algunosenfermosseportabanconhumildad
yresignación, pero otros, reclamabanenaltavoz.
Ejecutando igualmenteel servicio, notéqueunaanciana
procuraba bajar del último carro, con mucha dificultad.
Observándomecerca, exclamó con espanto:
–¡Tengapiedad, hijomío!¡Ayúdemepor amor deDios!
Meaproximéconinterés.
–¡Dios mio! –continuó persignándose–. Gracias alaPro-
videnciaDivinamealejédel Purgatorio… ¡Ah! ¡Quémalditos
demoniosmeatormentabanallá!¡Quéinfierno!Perolosángeles
del Señor siemprellegan.
167 Nuestro Hogar
Laayudéabajar conextremacuriosidad. Por primeravez
oíareferenciassobreinfiernoypurgatoriosalidasdelabiosque
me parecía calmados y juiciosos. Tal vez obedeciendo a la
maliciaquemeerapeculiar, interrogué:
–¿Vienedetan lejos?
Hablando deesemodo afectéaires deprofundo interés
personal, comoacostumbrabahacer enlaTierra, olvidandopor
completo en aquel instante, las sabias recomendaciones dela
madre de Lisias. La pobre señora, percibiendo mi interés,
comenzó aexplicarse:
–Degran distancia. Fui en laTierra, hijo mío, mujer de
muy buenas costumbres; hice mucha caridad, recé
incesantementecomo sinceradevota. Pero ¿quién puedecon
lasartesdeSatanás?Al salir del mundomevi rodeadadeseres
monstruosos quemearrebataban en verdadero torbellino. Al
principio implorélaproteccióndelosArcángelesCelestes. Sin
embargo, aquellos Espíritus diabólicos me conservaron
enclaustrada. Peroyonoperdíalaesperanzadeser libertadade
un momento a otro, porque dejé suficiente dinero para la
celebracióndemisasmensualespor mi descanso.
Atendiendo al impulso vicioso decontinuar asuntosque
nadateníanquever conmigo insistí:
–¡Quéinteresantessusobservaciones!Pero, ¿no procuró
saber lasrazonesdehaber demorado enaquellosparajes?
–¡Enabsoluto!–respondiópersignándose–. Comoledije,
mientras estuveenlaTierrahicelo posiblepor ser unabuena
religiosa. Ustedsabequenadieestálibredepecar. Misesclavos
provocaban ribalidades y contiendas, y aunquelafortuname
proporcionabaunavidaen calma, de cuando en cuando era
necesario aplicar disciplinas. Loscapataceseranexcesivamente
escrupulososyyo no podíavacilar enlasórdenesdecadadía.
168 Nuestro Hogar
No era raro que algún negro muriera en el tronco para
escarmiento general; otras veces eraobligadaavender madres
cautivas, separándolas de los hijos por cuestiones de armonía
doméstica. En esas ocasiones sentía que mi conciencia me
remordía, pero meconfesabatodos los meses cuando el sacer-
doteAmancio visitabalahacienday, después delacomunión,
estaba libre de esas faltas venales, porque recibiendo la
absoluciónenel confesionario eingiriendo lasagradapartícula,
estaba nuevamente al día con todos mis deberes para con el
mundoyparaconDios.
Aesaaltura,escandalizadoconaquellaexposicióncomencé
aadoctrinar:
–Hermanamía, esarazón depaz espiritual erafalsa. Los
esclavoseranigualmentenuestroshermanos.Anteel PadreEterno
loshijitosdelossiervossonigualesalosdemáshombres, igua-
lesalosdesusseñores.
Oyéndomegolpeóel pieautoritariamenteyhablóirritada:
–¡Eso sí que no! Esclavo es esclavo. Si así no fuera, la
religiónnosenseñaríalocontrario. Si habíacautivosenlascasas
de los obispos, ¿por qué no habría de haberlos en nuestras
haciendas? ¿Quién habría de sembrar la tierra, sino ellos? Y,
¡créame, siempreles concedí mis cabañas como un verdadero
privilegio!… Enmi haciendanuncavinieronal salóndelasvisi-
tas sino paracumplir mis órdenes. El PadreAmancio, nuestro
virtuoso sacerdote, medijo en confesión quelos africanos son
los peores seres del mundo, nacidos exclusivamenteparaservir
aDiosencautiverio. ¿Piensa, pues, quepodíallenar deescrúpu-
losenmi tratoconesaespeciedeseres?¡Notengadudaalguna;
losesclavossonseresperversos, hijosdeSatanás!Meadmirode
lapacienciaconquetoleréaesagenteenlaTierra. Debodecla-
rar quesalí casi inesperadamentedel cuerpo, anteel choqueque
meprodujo ladeterminación delaPrincesalibertando aesos
169 Nuestro Hogar
bandidos. Pasaronmuchosañosperolorecuerdoperfectamente.
Mehallabaenferma, hacíamuchosdías, ycuandoel PadreAman-
ciometrajolanoticiadelaciudad, empeorésúbitamente. ¿Cómo
podríamos quedar en el mundo viendo a esos criminales en
libertad? Seguramenteellos desearían esclavizarnos asu vez, y
antes de servir a gente de esa laya, ¿no sería mejor morir?
Recuerdo quemeconfesécon dificultad, recibí las palabras de
alivio denuestro sacerdote; pero parecequelos demonios son
tambiénafricanosyvivíanal acecho, viéndomeobligadaasufrir
supresenciahastahoy…
–¿Y cuándo vino?
–En mayo de1888.
Experimentéextrañasensación deespanto.
Lainterlocutorafijósumiradasinbrilloenel horizontey
dijo:
–Esposiblequemissobrinoshayanolvidadodepagar las
misas, peseahaberlo dispuesto enmi testamento.
Ibaacontestarlellevandosumododerazonar aunazona
superior, suministrándolenuevas ideas defraternidad y defe,
peroNarcisaseaproximóymedijoconbondad:
–André, amigomío, ¿olvidaqueestamosproporcionando
alivio aenfermos y perturbados? ¿Quéprovecho sacadetales
informaciones? Los dementes hablan incesantemente y quien
losoyegastando interésespiritual, no puedeestar menosloco.
Aquellas palabras fueron dichas con tanta bondad que
enrojecí devergüenzaysinvalor pararesponder.
–No se impresione –dijo la enfermera delicadamente–,
atendamosaloshermanosperturbados.
–Pero,¿ustedopinaqueyoestoyenesenúmero?–preguntó
170 Nuestro Hogar
laancianacon melindres.
Narcisa, demostrando sus excelentes condiciones depsi-
cóloga, tomó expresióndefraternidadcariñosayexclamó:
–No, amigamía, nodigoeso. Creo, cuandomás, queusted
debe estar muy cansada; su esfuerzo purgatorial fue muy lar-
go…
–Justamente, justamente–aclarólareciénllegadadel Um-
bral–, no puedeimaginarselo quehesufrido torturadapor los
demonios…
La pobre entidad iba a continuar repitiendo la misma
historia, pero Narcisa, enseñándome como proceder en tales
circunstancias intervino:
–Nocomenteel mal. Yasétodoloqueleocurriódeamar-
go ydedoloroso. Descansepensando quevoyaatenderla.
En el mismo instante, se dirigió auno de los auxiliares
diciéndolesin alteración:
–Zenobio, vaya al departamento femenino y llame a
Nemesia, enmi nombre, paraqueconduzcaaunahermanamás
alos lechos detratamiento.
171 Nuestro Hogar

Encuentrosingular
Seestabanguardandolospertrechosdelaexcursiónyse
recogían los animales deservicio, cuando lavoz dealguien se
hizo oír cariñosamenteami lado:
–¡André! ¿Usted aquí? ¡Muy bien! ¡Qué agradable
sorpresa!…
Medi vueltasorprendidoyreconocí enel Samaritanoque
así hablaba, al viejo Silveira, personaconocidaquien mi padre,
comonegocianteinflexible, despojaraundíadetodoslosbienes.
Justa vergüenza me dominó, entonces. Quise saludarlo,
corresponder al gestoafectuoso, peroel recuerdodel pasadome
paralizó de súbito. No podíafingir en aquel ambiente nuevo,
dondelasinceridadtransparentabaentodoslossemblantes. Fue
el propioSilveiraquien, comprendiendolasituación, vinoenmi
socorroagregando:
–Francamente, ignorabaquehubieradejado el cuerpo y
menosaúnpensaríaencontrarlo en NuestroHogar.
I dentificándole su amabilidad espontánea, lo abracé
conmovido, murmurando palabrasdereconocimiento.
Quiseensayar algunas explicaciones referentes al pasado,
peronoloconseguí. Enel fondo, deseabapedir disculpaspor el
procedimientodemi padre, llevándoleal extremodeunaquiebra
172 Nuestro Hogar
desastrosa. En aquel instanteyo revivíamentalmentelaescena
del pretérito. Lamemoriaexhibíadenuevo, el vivo cuadro del
pasado. Me parecíaoír aún alaseñoraSilveira, cuando fue a
nuestracasa, suplicante, aaclarar susituación. El marido estaba
enfermo en cama, desdehacíamucho tiempo, agravándoselela
penuriacon laenfermedad delos dos hijitos. Las necesidades
erangrandesylostratamientosexigíansumasconsiderables. La
pobrecitalloraballevandoel pañueloalosojos. Pedíaunnuevo
plazo parael pago; implorabaconcesiones justas. Sehumillaba
dirigiéndoseami madreconmiradasdedolor, comorogándole
comprensiónysocorroensucorazóndemujer. Recordéquemi
madreintercedió, atentamente, ypidió ami padrequeolvidase
los documentos firmados, absteniéndose de cualquier acción
judicial. Pero mi padre, acostumbrado a transacciones
importantes y siempre favorecido por la suerte, no podía
comprender lasituacióndel minorista. Semantuvo irreductible.
Declaró que lamentaba lo ocurrido, que ayudaría al cliente y
amigodeotromodo,pero,resaltandoqueenlotocantealadeuda
reconocida, no veía otra alternativa que la de cumplir
religiosamente las disposiciones legales. No podía, afirmaba,
quebrar las normas y precedentes de su establecimiento
comercial.Lasletrasdecambiotendríanefectolegal.Y consolaba
alaesposaafligida, comentando lasituación deotros clientes
que, asu modo dever, seencontraban en peores condiciones
queSilveira.Recordélasmiradasdesimpatíaquemi madredirigió
aladesventuradaseñoraahogadaenlágrimas.Mi padremanifestó
profundaindiferenciaatodaslassúplicasy,cuandolapobremujer
sedespidió, reprendió ami madreausteramente, prohibiéndole
cualquier intromisión en la esfera de sus negocios. La pobre
familiatuvo quesufrir laruinafinancieracompleta. Recordaba,
perfectamente, el instanteenqueel propio piano delaseñorita
Silveirafueretirado delaresidenciaparasatisfacer las últimas
exigencias del acreedor implacable.
173 Nuestro Hogar
Quería disculparme pero no encontraba frases justas,
porque en aquellaocasión, también yo habíaaconsejado ami
padre consumar el inicuo atentado. Consideraba a mi madre
excesivamentesentimental ylo indujeaproseguir en laacción
hastael fin. Muyjoventodavía, lavanidadsehabíaposesionado
demí. No queríasaber si otros sufrían; no conseguíaentrever
lasnecesidadesajenas. Veía, solamente, losderechosdemi casa
y nadamás. En esepunto, habíasido inexorable. Consideraba
inútil cualquier argumentación materna.
Derrotados en la lucha, los Silveira habían buscado un
rincónhumildeenel interior del país, amargadospor el desastre
financiero y la extrema penuria. Nunca había vuelto a tener
noticias deaquellafamiliaque, con seguridad, nos debíaodiar.
Esas reminiscencias se alineaban en mi cerebro con la
rapidez de segundos. En un momento, reconstituyeratodo el
pasadodesombras.
Mientrasyodisimulabamal mi desazón,Silveira,sonriendo,
mellamabaalarealidad:
–¿Havisitado al viejo?
Aquellapregunta,evidenciandoextrañocariñoespontáneo,
aumentabami vergüenza. Aclaréque, apesar del inmensodeseo,
no habíaconseguido aún tal satisfacción.
Silveiraidentificó mi dificultad y, apiadándosetal vez de
mi estado íntimo, procuró apartarse.
Meabrazó caballerosamenteyvolvió al trabajo activo.
Muydesconcertado,busquéaNarcisa,ansiosodeconsejos.
Leexpuselo ocurrido, detallando lossucesosterrenales.
Ellameescuchó con pacienciayobservó cariñosamente:
–No me extrañó el hecho. Me vi, hace tiempo, en las
174 Nuestro Hogar
mismas condiciones. Yatuvelafelicidad deencontrar por aquí
al mayor número depersonasqueofendí enel mundo. Sé, hoy,
queesoesunabendicióndel Señor, querenuevalaoportunidad
de restablecer lasimpatíainterrumpida, recomponiendo hilos
rotos, delacorrienteespiritual.
Y, tornándosemáscategóricaenlaenseñanza, preguntó:
–¿Aprovechó ustedlahermosaoportunidad?
–¿Quéquieredecir?–indagué.
–¿Sedisculpó con Silveira? –preguntó–. Mirequees una
gran felicidad reconocer los propios errores. Ya que puede
examinarse a sí mismo con bastante luz de entendimiento,
identificándosecomoantiguoofensor, nopierdalaoportunidad
de hacerse de un amigo. Vaya, mi amigo, y abrácelo de otra
manera. Aproveche el momento, porque Silveiraestásiempre
ocupadísimo y quizás no seleofrezcaen mucho tiempo otra
oportunidad.
Notando mi indecisión, Narcisaagregó:
–Notemaunfracaso.Siemprequeofrecemosrazonamiento
y sentimiento al bien, Jesús nos concede todo aquello que se
hace necesario para el éxito. Tome la iniciativa. Emprender
accionesdignas, cualquieraqueellassean, representaunahonra
legítimaparael alma. Recuerdeel Evangelio ybusqueel tesoro
delareconciliación.
No vacilémás. Corrí al encuentro deSilveiray lehablé
abiertamente, rogándolequeperdonaraami padrey amí, las
ofensasyloserrorescometidos.
–Como puedecomprender, nosotros estábamos ciegos –
acentué–. Ental estado nadaconseguíamosvislumbrar ano ser
el propio interés. Cuando el dinero seunealavanidad, Silveira,
difícilmentepuedeel hombreapartarsedel mal camino.
175 Nuestro Hogar
Silveiraconmovidísimo, no medejó terminar:
–¡Vamos, André! ¿Quién está exento de faltas? ¿Puede
usted creer queyo vivíaexento deerrores? Además, su padre
fuemi verdaderoinstructor. Mishijosyyoledebemosbenditas
lecciones deesfuerzo personal. Sinaquellaactitudenérgicaque
nossubstrajoadebilidadesmateriales, ¿quéseríadenosotrosen
lo tocanteal progreso del espíritu? Aquí renovamos todos los
viejos conceptos de lavidahumana. Nuestros adversarios no
son propiamenteenemigos ysí benefactores. No seentreguea
recuerdos tristes. Trabajemos con el Señor, reconociendo lo
infinito delavida.
Emocionado, mirando fijamente mis ojos húmedos, me
acarició paternalmentey concluyó:
–Nopierdael tiempoconeso.Dentrodepoco,quierotener
lasatisfaccióndevisitar asupadre, junto conusted.
Entonces, abracéensilencio,experimentandonuevaalegría
enmi alma.Meparecióqueenunodelosescondrijosdel corazón,
semehabíaencendido unadivinaluz parasiempre.
176 Nuestro Hogar

El sueño
Prosiguieron los servicios de manera incesante con
enfermos queexigían cuidados, y perturbados quereclamaban
atenciones.
Al caerdelanoche,yamesentíaintegradoenel mecanismo
delos pases, aplicándolos alos necesitados detodasuerte.
Por lamañanaregresó Tobías alas Cámaras y, más por
generosidad que por otro motivo, me estimuló con palabras
animosas.
–¡Bien, André!–exclamócontento–, lovoyarecomendar
al MinistroGenesio, ypor losserviciosiniciales, recibiráel doble
debonus.
Ensayabapalabras de reconocimiento, cuando laseñora
LaurayLisiasllegabanymeabrazaban.
–Nossentimosprofundamentesatisfechos–dijolagenerosa
señorasonriendo–. LoacompañéenEspíritudurantelanochey
su estreno en el trabajo es motivo dejustaalegríaen nuestro
círculo doméstico. Tuve la satisfacción de llevar la noticia al
Ministro Clarencio, quemerecomendó quelo cumplimentase
ensunombre.
CambiaronobservacionesafectuosasconTobíasyNarcisa.
Mepidieronunrelatoverbal delasimpresiones, yyonocabíaen
177 Nuestro Hogar
mí decontento.
Pero mássublimesalegríassereservabanparadespués.
NoobstantelainvitaciónamabledelaprogenitoradeLisias
para que regresase a casa a descansar, Tobías puso a mi
disposición un apartamento de reposo ubicado junto a las
Cámaras de Rectificación, aconsejándomealgún descanso. De
hecho sentíagran necesidad dedormir. Narcisamepreparó el
lecho con desvelos dehermana.
Recogido en aquel cuarto confortableyespacioso, oréal
Señor delaVidaagradeciéndolelabendicióndehaber sidoútil.
La“provechosafatiga” delosquecumplenel deber nomedejó
oportunidad paraunavigiliadesagradable.
A lospocosinstantessensacionesdesuavidadinvadieron
mi almay tuvelaimpresión deser arrebatado en un pequeño
barco rumbo a regiones desconocidas. ¿Adónde me dirigía?
Imposibleresponder. A mi ladounhombresilenciosososteníael
remo. Cual niño queno puedeenumerar ni definir las bellezas
del camino, medejabaconducir sin hacer exclamación alguna,
aunqueextasiado conlasmagnificenciasdel paisaje. Meparecía
que la embarcación seguía aceleradamente a pesar de los
movimientos deascensión.
Transcurridos algunos minutos, mevi frenteaun puerto
dondealguienmellamó conespecial cariño:
–¡André!… ¡André!…
Desembarquécon precipitación verdaderamenteinfantil.
Reconoceríaaquellavozentremillares.Enunmomento,abrazaba
ami madreentransportesdejúbilo.
Fui conducido por ellaaunprodigioso bosquedondelas
floresestabandotadasdesingular propiedad: laderetener laluz
revelando lafiestapermanentedel perfumeydel color. Tapetes
178 Nuestro Hogar
doradosyluminososseextendíanbajolosárbolesquesusurraban
al viento. Misimpresionesdefelicidadydepaz eranindecibles.
El sueñonoseverificabacomosucedeenlaTierra. Yosabíaque
había dejado mi vehículo inferior en el apartamento de las
Cámaras de Rectificación en NuestroHogar y teníalaabsoluta
conciencia de aquel movimiento en un plano distinto. Mis
nociones de espacio y de tiempo eran exactas. La riqueza de
emociones, a su vez, se afirmaba a cada instante con más
intensidad. Después de dirigirme sagrados incentivos de
espiritualidad, mi madredeclaró bondadosamente:
–MuchoroguéaJesúsquemepermitiesetenerteami lado
en el primer díadetu servicio. Como puedes ver, hijo mío, el
trabajoesuntónicodivinoparael corazón.Numerososcompañeros
nuestros, después de dejar laTierra, se demoran en actitudes
contraproducentesaguardandomilagrosquejamásseverificarán.
De ese modo reducen hermosas capacidades a simples
expresiones parasitarias. Algunos sedicen descorazonados por
la soledad; otros, como sucedía en la Tierra, se declaran en
desacuerdo con el medio aquefueron llamados paraservir al
Señor. Es indispensable, André, convertir todaoportunidad de
lavidaenmotivo deatenciónaDios. Enloscírculosinferiores,
hijomío, el platodesopaal hambriento, el bálsamoal leproso, el
gestodeamor al desilusionadosonserviciosquenuncaquedarán
olvidados en la Casa de Nuestro Padre. Aquí, igualmente, la
miradadecomprensiónal culpable, lapromesaevangélicaalos
quevivenendesesperaciónylaesperanzaal afligido, constituyen
bendicionesdetrabajo espiritual queel Señor observayregistra
anuestro favor…
Lafisonomíademi madreestabamásbellaquenunca. Sus
ojosdevirgenparecíanirradiar sublimeluminosidad; susmanos
metransmitían, engestosdeternura, fluidoscreadoresdenuevas
energías, alavez quecariñosas emociones.
179 Nuestro Hogar
–El Evangelio de Jesús, André –continuó diciendo
amorosamente–, nosrecuerdaquehaymayor alegríaendar que
en recibir. Aprendamos aconcretizar semejanteprincipio en el
esfuerzo diario al que somos conducidos por nuestra propia
felicidad. Dasiempre, hijomío. Sobretodojamásolvidesdartea
ti mismoentoleranciaconstructiva, enamor fraternal yendivina
comprensión. Laprácticadel bien exterior es unaenseñanzay
unallamadaparaquelleguemos alaprácticadel bien interior.
Jesús dio más desí parael engrandecimiento delos hombres
quetodoslosmillonariosdelaTierracongregadosenel servicio
sublimedelacaridadmaterial. No teavergüencesdeamparar a
losllagososyesclarecer aloslocosquepenetrenenlasCámaras
de Rectificación, donde observé espiritualmente tus servicios
durantelapasadanoche. Trabaja, hijomío, haciendoel bien. En
todas nuestras colonias espirituales, así como en las esferas del
globo, vivenalmasinquietas, ansiosasdenovedadesydistracción.
Pero, siemprequepuedas, olvidael entretenimiento ybuscael
servicio útil. Así como yo, indigentecomo soy, puedo ver, en
Espíritu, tusesfuerzosenNuestroHogar yseguir laspenasdetu
padreenlaszonasumbralinas, Diosnosveyacompañaatodos,
desde el más esclarecido embajador de su bondad, hasta los
últimosseresdelaCreación, muypor debajoaúndelosgusanos
delaTierra.
Mi madrehizounapausaquedeseéaprovechar paradecir
algunacosa, pero no pude. Lágrimas deemoción embargaban
mi voz. Ellamedirigió unacariñosamiradacomprendiendo la
situación ycontinuó:
–Conocemosaquí enlamayoríadelascoloniasespirituales,
laremuneracióndel serviciopor el bonushora. Nuestrabasede
compensación unedos factores esenciales. El bono representa
laposibilidad derecibir algunacosadenuestros hermanos en
luchao bien remunerar aalguien queencontremos en nuestras
180 Nuestro Hogar
misiones; peroel criterioencuantoal valor delahorapertenece
exclusivamenteaDios. Enlabonificaciónexterior puedehaber
muchos errores de nuestrapersonalidad falible, considerando
nuestra posición de criaturas en labores de evolución, como
sucede en la Tierra; pero en lo concerniente al contenido
espiritual delahora,haycorrespondenciadirectaentreel Servidor
y las Fuerzas Divinas delaCreación. Es por eso, André, que
nuestras actividades experimentales, en el progreso común, a
partir delaesferacarnal, sufrencontinuasmodificacionestodos
los días. Tablas, cuadros y pagos son modalidades de
experimentación de los administradores a quienes el Señor
concediólaoportunidaddecooperar ensusObrasDivinasdela
Vida, así como concedealacriaturael privilegio deser padreo
madrepor algún tiempo en laTierrayen otros mundos. Todo
administrador sinceroescelosodelosserviciosquelecompeten;
todo padre consciente está lleno de desvelado amor. Dios
también, hijomío, esAdministradorvigilanteyPadredevotísimo.
A nadie olvida y se reserva el derecho de entenderse con el
trabajador en cuanto al verdadero provecho en el tiempo de
servicio. Todacompensación exterior afectaalapersonalidad
en experiencia; pero todo valor de tiempo interesa a la
personalidad eterna, a aquella que permanecerá siempre en
nuestroscírculosdevida, enmarchahacialagloriadeDios. ¡Es
por estarazónqueel Altísimo concedesabiduríaal quegastael
tiempoenaprender ydamásvidaymásalegríaalosquesaben
renunciar!…
Mi madrecallómientrasyomeenjugabalosojos.Entonces
ellametomóensusbrazosacariciándomecondesvelo. Comoel
niñoqueseadormecedespuésdelalección, perdí laconciencia
de mí mismo para despertar más tarde en las Cámaras de
Rectificación, experimentando vigorosassensacionesdealegría.
181 Nuestro Hogar

L aconferencia
dela ministra
En el curso delos trabajos del díainmediato, grande
erami interésporlaconferenciadelaMinistraVeneranda.Cons-
ciente de que necesitaría permiso me entendí con Tobías al
respecto.
–A esasaulas–dijo él–, vanaoír solamentelosEspíritus
sinceramenteinteresados. Losinstructoresaquí no puedenper-
der el tiempo. Quedaustedautorizadoparacomparecer conlos
demásoyentes, quesecuentanpor centenares, entreservidores
yacogidosalosMinisteriosdeRegeneraciónydeAuxilio.
Conungesto afectuoso ydeestímulo concluyó:
–Ledeseo excelenteprovecho.
El nuevo díatranscurrió en servicio activo. El contacto
con mi madre y sus bellas observaciones relacionadas con la
prácticadel bien,llenabanmi Espíritudesublimeconfortamiento.
Al principio, después dedespertar, aquellas aclaraciones
sobreel bonushorahabíansuscitadoenmí ciertasinterrogaciones
importantes. ¿Cómo podríaser quelacompensacióndelahora
sehallaseafectadaaDios?¿No eraladistribución ycuentadel
tiempo unaatribución del administrador espiritual o humano?
Tobías vino aesclarecer mi inteligenciahambrientadeluz. Los
182 Nuestro Hogar
administradores en general, tienen asu cargo laobligación de
contar el tiempo delos servicios, siendo justo, igualmenteque
instituyan elementos de respeto y consideración al mérito del
trabajador; peroencuantoal valor esencial del aprovechamiento
sólolasFuerzasDivinaslopuedendeterminar conexactitud. Hay
servidoresquedespuésdecuarentaañosdeactividadespecial, se
retiran de ellacomo si fuesen incipientes de laprimerahora,
probandoquegastaronel tiemposinemplearseni dedicarseespi-
ritualmente, así comoexistenhombresquealcanzandocienaños
deexistencia, salen deellacon lamismaignoranciadesu edad
infantil.
–Tan precioso es el concepto desu madre–dijo Tobías–
quebastarecordarlashorasdeloshombresbuenos ydelosmalos.
En los primeros setransforman en graneros debendiciones del
Eterno, enlossegundosenlátigosdetormentoyremordimiento,
como si fuesen seres malditos. Cadahijo rindecuentas al Padre,
deconformidadconel empleodelaoportunidadosegúnseansus
obras.
Esacontribución al esclarecimiento meauxilió aponderar
el valor del tiempoentodoslossentidos.
LlegadalahoradestinadaalaconferenciadelaMinistra,
que se efectuó después de laoración vespertina, me dirigí en
compañíadeNarcisaydeSalustio haciael gransalónsituado en
plenaNaturaleza.
Eraunaverdaderamaravillaaquel recintoverde,dondegran-
des bancos deyerbanos acogieron confortablemente. Flores di-
versasbrillandoalaluz debelloscandelabrosexhalabandelicado
perfume.
Calculélaasambleaenmásdemil personas.Enladisposición
común delagran reunión notéqueveinteentidades sehallaban
sentadasensitiodestacadoentrenosotrosycercadelaeminencia
183 Nuestro Hogar
floridadondeseveíalapoltronadelainstructora.
A unapreguntamíaNarcisaexplicó:
–Estamos en laasambleadeoyentes. Aquellos hermanos
quesehallan en lugar preferenteson los más adelantados en la
materiaquesevaatratar hoy; compañerosquepuedeninterpelar
alaMinistra. Adquirieron esederecho por laaplicación al tema,
condiciónquepodemosalcanzar tambiénnosotrosmismos.
–¿Nopuedeustedfigurar entreellos?–indagué.
–No. Por ahora sólo me podré sentar allí, cuando la
instructoraversesobreel tratamientoalosEspíritusperturbados.
Hayhermanos quepermanecen allí, mientras se desarrollan las
másdiversastesis, deacuerdoalaculturaqueyahayanadquirido.
–Esmuyinteresanteel proceso –expresé.
–El Gobernador –prosiguió laenfermera– determinó esa
medidaenlasclasesycharlasdetodoslosMinistros, paraquelos
trabajos no seconvirtiesen en desviaciones depersonalismo, sin
basejustay con pérdidadetiempo parael conjunto. Cualquier
duda, cualquier puntodevistaverdaderamenteútil, podráser acla-
radooaprovechadoteniendoenvistael momentoadecuado.
Acababaelladehablar cuandolaMinistrapenetróenel re-
cinto, en compañíadedos señoras deaspecto distinguido, que
NarcisainformóqueeranMinistrasdeComunicaciones.
Venerandaesparció con sólo su presencia, enormealegría
entodoslossemblantes.Nomostrabalafisonomíadeunaanciana,
lo cual contrastabacon el nombre; pero sí el semblantedeuna
nobleseñoradeedadmadurallenadesencillez ysinafectación.
Después de conversar ligeramente con los veinte
compañeros, como paratomar informes sobrelas necesidades
dominantes en laasambleageneral, con relación al temadela
noche, comenzóadecir:
184 Nuestro Hogar
–Como siempre, no puedo aprovechar estareuniónparaun
discurso delargaduración; pero mehallo aquí paraconversar con
ustedesrelacionandoalgunasobservacionessobreel pensamiento.
Seencuentran entrenosotros, en estemomento, algunos
centenaresdeoyentesquesesorprendenconnuestraesferallenade
formas análogas alas del planeta. ¿No habían aprendido queel
pensamientoesel lenguajeuniversal?¿Nohabíansidoinformadosde
quelacreaciónmental loescasi todoennuestravida?Sonnumero-
sos los hermanos queformulan semejantes preguntas. Todavía
encuentranaquí lahabitación, el utensilioyel lenguajeterrestre. Con
todo, estarealidad no debecausar sorpresaanadie. No podemos
olvidar quehemosvivido hastaahora(refiriéndonosalaexistencia
humana),enviejoscírculosdeantagonismovibratorio.Elpensamiento
eslabasedelasrelacionesespiritualesdelosseres, peronopodemos
olvidar quesomos millones dealmas dentro del Universo, algo
insumisasaúnalasleyesuniversales. Nosomostodavíacomparables
aloshermanosmásviejosymássabios,próximosaloDivino,perosí
millonesdeentidadesviviendoenloscaprichosos“mundosinferio-
res”denuestroYo.LosgrandesinstructoresdelaHumanidadcarnal,
enseñanprincipiosdivinosyexponenverdadeseternas yprofundas
enloscírculosdel globo.Pero, engeneral, enlasactividadesterrestres
recibimos noticias deesas leyes sin someternos aellas, ytomamos
conocimientodeesasverdadessinconsagrarlesnuestrasvidas.
¿Seríacreíbleque,tansóloporadmitirelpoderdelpensamiento,
quedaseel hombrelibredetodacondicióninferior?¡Imposible!
Unaexistenciasecular,enlacarneterrestre,representaunperí-
odo demasiado corto paraquepodamos aspirar alaposición de
cooperadoresesencialmentedivinos. Nosinformamosconrespecto
alafuerzamental enel aprendizajemundano, pero olvidamosque
todanuestraenergía,enesteparticular,hasidoempleadapornosotros
en sucesivos milenios en creaciones mentales destructivas y
perjudicialesanosotrosmismos.
185 Nuestro Hogar
Somosadmitidosaloscursosdeespiritualizaciónenlasdiver-
sasescuelasreligiosasdel mundo, peroconfrecuenciaactuamosex-
clusivamenteenel terreno delasafirmativasverbales. Nadiepodrá
atenderal debersóloconpalabras.NosenseñaLaBibliaqueel propio
SeñordelaVidanoseestacionóenel Verbo,yquecontinuóel trabajo
creador enlaAcción.
Todossabemosqueel pensamientoesfuerzaesencial,perono
admitimosnuestromilenariovicioenel desvíodeesafuerza.
Ahoraescosaadmitidaqueunhombreestáobligadoaalimen-
tar alospropioshijos, puesenlasmismascondiciones, cadaEspíritu
estácompelidoamantener ynutrir lascreacionesquelesonpeculia-
res. Unaideacriminal producirágeneracionesmentalesdelamisma
naturaleza;unprincipioelevado,obedeceráalamismaley.Recurramos
aunsímbolomássimple. Despuésdeelevarsealasalturas, el agua
vuelvepurificadaportando vigorosos fluidos vitales en el rocío
protectoroenlalluviabenéfica;si laconservamosconlosdetritosde
latierra, laharemosviviendademicrobiosdestructores.
El pensamiento es fuerzavivaen todas partes; es atmósfera
creadoraqueenvuelveal Padreyaloshijos,alaCausayalosEfectos
enel Hogar Universal. Enél setransformanloshombresenángeles,
caminoal cielo, osehacengeniosdiabólicos, caminoal infierno.
¿Comprendenustedeslaimportanciadetodoeso?Ciertamente,
en las mentes evolucionadas, tanto entrelos desencarnados como
entrelosencarnados, bastael intercambiomental sinnecesidaddelas
formas; yesjustodestacar queel pensamiento ensí, eslabasede
todoslosmensajessilenciososdelaidea, enlosmaravillosospla-
nos delaintuición, entreseres detodaespecie. Dentro deese
principio, el Espírituquehayavivido exclusivamenteen Francia,
podrácomunicarse en Brasil, de pensamiento apensamiento,
prescindiendodelaformaverbal que, enestecaso, serásiemprela
del receptor; pero ello exigetambién laafinidad pura. No nos
hallamostodavíaenesferasdeabsolutapurezamental dondeto-
186 Nuestro Hogar
das las criaturas tienen afinidades entresí. Cultivamos afinidad
unos con los otros, en núcleos aislados y somos compelidos a
proseguir en construcciones transitorias de laTierra, afin de
regresar aloscírculosplanetariosconunmayor bagajeevolutivo.
Por tanto, Nuestro Hogar, como ciudad espiritual de
transición, es una bendición para nosotros concedida por
“acrecimiento de misericordia”, paraque algunos se preparen
paralaascensión, yparaquelamayoríavuelvaalaTierrapara
serviciosredentores. Comprendamoslagrandiosidaddelasleyes
del pensamiento ysometámonosaellasdesdehoy.
Despuésdeunalargapausa, laMinistrasonrióal auditorio
ypreguntó:
–¿Quién deseaaprovechar?
Deinmediato, suavemúsicallenó el recinto deexquisitas
melodías.
Venerandaconversótodavíapor muchotiemporevelando
amor ycomprensión, delicadezaysabiduría.
Sin solemnidad algunaen sus gestos que evidenciase el
términodelacharladioporconcluidoel actoconaquellapregunta
graciosa.
Cuando observéquelos compañeros selevantaban para
despedirsealosacordesdelamúsicahabitual, indaguéaNarcisa
sorprendido:
–¿Quéesesto?¿Acabó yalareunión?
Labondadosaenfermeraaclaró sonriente;
–LaMinistraVenerandaes siempreasí. Finalizalacharla
en medio del mayor interés. Ellaacostumbraaafirmar quelas
prédicasevangélicascomenzaronconJesús,peroquenadiepuede
saber cuándo ycómo terminarán.
187 Nuestro Hogar

El casoT obías
Enel tercerdíadetrabajomealegróTobíasconunaagradable
sorpresa. Terminado el servicio al atardecer, al haberseencargado
otros delaasistencianocturna, fui fraternalmentellevado asu
residenciadondemeaguardaban bellos momentos dealegríay
aprendizaje.
Al entrar mepresentó adosseñoras: unadeedadylaotra
aproximándosealaedadmadura. Aclaróqueéstaerasuesposayla
otra, hermana. LucianaeHilda, afablesydedicadassedestacaban
en gentilezas.
Reunidos en lahermosabibliotecadeTobías, examinamos
maravillososvolúmenes, tantopor suencuadernacióncomopor su
contenido espiritual.
LaseñoraHildameinvitóavisitar el jardínparaquepudiese
observar algunos canteros decaprichosas formas. Cadacasaen
NuestroHogar parecíaespecializarseen el cultivo dedeterminadas
flores. En casadeLisias las glicinas ylos lirios secontaban por
centenares; enlaresidenciadeTobíaslasinnumerableshortensias
desabrochabanentreverdestapetesdevioletas. Bellaspérgolasde
delicados árboles, recordando al bambútierno, presentaban en lo
alto unatrepadorainteresantecuyaespecialidad consisteen unir
frondasdiversasaguisadeenormeslazosfloridos,enlaenramada
delosárboles, formando graciosotecho.
188 Nuestro Hogar
Nosabíacómotraducir mi admiración. Laatmósferaestaba
embalsamadadeembriagador perfume. Comentábamoslabelleza
del paisajeen general visto desdeaquel ángulo del Ministerio de
Regeneración, cuando Luciananos llamó al interior parahacer
unaligerarefección.
Encantado con aquel ambientesencillo lleno denotas de
sincerafraternidadnosabíacómoagradecer al generosoanfitrión.
A cierta altura de la amable conversación, Tobías dijo
sonriente:
–Mi amigo, realmente usted es aún novato en nuestro
Ministerioyprobablementedesconozcami casofamiliar.
Las dos señorassonrieronal mismo tiempo yobservando
mi silenciosainterpelación, el dueño delacasacontinuó:
–Es verdad que tenemos varios grupos en las mismas
condiciones. Imagínesequefui casado dosveces…
Indicandolasdoscompañeraspresentes, prosiguióconges-
todebuenhumor.
–Creoquenadaesnecesarioaclarar encuantoalasesposas.
–¡Ah, sí!–murmuréextremadamenteconfundido–. ¿Quiere
decir que las señoras Hilda y Luciana participaron de sus
experienciasenlaTierra?…
–Esomismo–respondiótranquilo.
EneseínterinlaseñoraHildatomólapalabradirigiéndose
amí:
–DisculpeanuestroTobías,hermanoAndré.Él estásiempre
dispuestoahablardel pasado,cuandonosencontramosconalguna
visitarecién llegadadelaTierra.
–¿Noserámotivodejúbilovencer al monstruodeloscelos
inferiores–adujoconel mejor buenhumor–, conquistando, por lo
menos, algunaexpresióndereal fraternidad?
189 Nuestro Hogar
–Dehecho–objeté– el problemanosinteresaprofundamente
atodos. Haymillonesdepersonasenloscírculosdel planetaen
estado desegundas nupcias. ¿Cómo resolver tan altacuestión
afectivaconsiderando laespiritualidad eterna? Sabemos quela
muertedel cuerpo apenas transformasin destruir. Los lazos del
almaprosiguenatravésdel Infinito. ¿Cómoproceder?¿Condenar
al hombreoalamujer quesecasaronmásdeunavez?Encontra-
ríamos millones decriaturas en esas condiciones. Muchas veces
recordé, con interés, el pasajeevangélico en queel Maestro nos
prometelavidadelosángeles, cuandoserefirióal casamientoen
laEternidad.
–Esforzosoreconocercontodanuestraveneraciónal Señor
–atajóbondadosamenteel anfitrión–, queaúnnonoshallamosen
laesferadelosángelesysí enladeloshombresdesencarnados.
–Entonces, ¿cómo solucionar aquí semejantesituación? –
pregunté.
Tobíassonrióyconsideró:
–Muysimplemente. Reconocemosqueentreel irracional y
el hombrehayenormeseriegradual deposiciones. Así también,
entrenosotros, el camino hastael ángel representa inmensadis-
tanciaarecorrer. Ahora, ¿cómopodemosaspirar alacompañíade
los seres angelicales si aún no somos ni siquierafraternales los
unosconlosotros?Claroqueexistencaminantesdeánimofuerte
queserevelansuperioresatodoslosobstáculosdelasenda, por el
supremoesfuerzodelavoluntad; perolamayoríanoprescindede
puentes o del socorro deguardianes caritativos. En vistadeesa
verdad, loscasosdeesanaturalezasonresueltosenloscimientos
delafraternidad legítima, reconociéndose que el verdadero
casamiento es el de las almas, y que esa unión nadie podrá
quebrantarla.
EneseinstanteLucianaquesemanteníasilenciosaintervino
agregando:
190 Nuestro Hogar
–Conviene explicar además que todo eso, felicidad y
comprensión, lodebemosal espíritudeamor yrenunciadenuestra
Hilda.
LaseñoraHildademostrandodignahumildadacentuó:
–Cállense. Nadadecualidadesquenoposeo. Tratarédehacer
un sumario denuestrahistoriacon el fin dequenuestro huésped
conozcami dolorosoaprendizaje.
Y continuódespuésdefijar ungestodenarradoraamable:
–TobíasyyonoscasamosenlaTierracuandoéramostodavía
muyjóvenes, en obedienciaasagradas afinidades espirituales. Creo
innecesariodescribir lafelicidaddedosalmasqueseunenyseaman
verdaderamenteenel matrimonio. Perolamuerte, al parecer celosa
denuestraventura, mesubstrajodel mundo, al nacer nuestrosegun-
do hijito. Nuestro tormento fueindescriptible. Tobías llorabasin
remediomientrasyomeveíasinfuerzasparasofocarlapropiaangus-
tia. Pesados días desombras seabatieron sobremí. No tuveotro
remedio sino continuar agarradaal marido yalaparejadehijitos,
sordaatodaslasaclaracionesquelosamigosespiritualesmeenviaban
por intuición.
Queríalucharcomolagallinaalladodesuspolluelos.Reconocía
queel esposonecesitabareorganizar el ambientedomésticoyquelos
pequeñitos reclamaban asistenciamaternal. Lasituación setornaba
francamenteinsoportable.Mi cuñadasolteranotolerabaalosniñosy
lacocineraapenasfingíadedicación. Dosmujeresjóvenespautaban
suconductapersonal por lainsensatez. No pudo Tobíasaplazar la
soluciónjustaytranscurridounañodeaquellasituación, secasócon
Lucianacontrariandomiscaprichos. ¡Ah!¡Si supiesecómomerebelé!
Measemejabaaunalobaherida. Mi ignoranciallegó al extremo de
luchar contralapobrecita, intentandoaniquilarla. EntoncesJesúsme
concedió lavisitaprovidencial demi abuelamaterna, desencarnada
hacíamuchosaños.Ellasemepresentócomoquiennodeseabanada,
llenándomedesorpresa;sesentóami lado,meapretócontrasupecho,
como enotro tiempo ymepreguntó lacrimosa: “¿Quéhacesnieta
191 Nuestro Hogar
mía?¿Quépapel esel tuyo enlavida?¿Eresunaleonao unalma
conscientedeDios?PuesnuestrahermanaLucianalessirvedema-
dreatushijitos;trabajacomounacriadaenlacasa;esjardineradetu
jardín, soportando labilisdetumarido. Y ¿cómo esqueno puede
asumirel lugarprovisional decompañeradeluchas, al ladodeél?¿Es
así cómo tucorazón agradecelos beneficios divinos yremuneraa
aquellos quelesirven? ¿Quieres unaesclavay desprecias auna
hermana?¡Hilda!¡Hilda!¿Dóndedejaslareligióndel Crucificadoque
aprendiste?¡Mi pobrenieta! ¡Pobrecitamía!…” Meabracéanegada
enlágrimas, aaquellaviejecitasanta, yabandonéel antiguoambiente
domésticoquedandoencompañíadeellaparalosserviciosdeNuestro
Hogar.Desdeesaépoca,tuveenLucianaunahijamás.Trabajéentonces
intensamente. Meconsagréal estudio serio, al mejoramiento moral
demímisma;busquéoportunidadesparaayudaratodos,sindistinción,
ennuestroantiguohogarterrestre.ConstituyóTobíasunanuevafamilia
quepasóapertenecermepor lossagradoslazosespirituales. Mástar-
de, volvió él, reuniéndoseconmigo, acompañado deLuciana, que
vinotambiénareunirseconnosotrosparanuestracompletaalegría.
Estaes, amigomío, nuestrahistoria…
Entretanto, Lucianatomólapalabrayobservó:
–Peroellanohadichocuántosehasacrificado, enseñándome
conejemplos.
–¿Quédices, hija?–preguntó laseñoraHildaacariciando su
manoderecha.
Lucianasonrióagregando:
–GraciasaJesúsyaella,aprendí quehaycasamientosporamor,
por fraternidad, pruebay deber y, el díaen queHildamebesó
perdonándomesentí quemi corazón selibrabadel monstruo que
constituyeel celo inferior. El matrimonio espiritual serealizaalma
con alma, representando lo demás simples conciliaciones,
indispensables para la solución de necesidades o procesos
rectificadores, aunquetodosseansagrados.
192 Nuestro Hogar
–Así esquehemosconstruidonuestronuevohogar,basadoen
lalegítimafraternidad–agregóel dueñodelacasa.
Aprovechandoel ligerosilencioquesehicieraindagué:
–¿Cómoseprocesael casamientoaquí?
–Por combinación vibratoria–aclaró Tobías atentamente– o,
paraser másexplícito, por afinidadmáximaocompleta.
Incapaz desoportar mi curiosidad, olvidélaleccióndebuen
tonoeinterrogué:
–Pero, ¿cuál eslaposicióndenuestrahermanaLucianaeneste
caso?
Antes quelos cónyuges espirituales respondieran, lo hizo la
propiainteresada, explicando:
–CuandomecaséconTobías, viudo, yadebíaestar segurade
que, contodaslasposibilidades, mi casamientoseríaunauniónfra-
ternal por encimadetodo. Eso fuelo quemecostó comprender.
Además, es lógico que si los consortes sufren inquietud,
desentendimiento ytristezaesporquesehallanunidosfísicamente,
peronointegradosenel matrimonioespiritual.
Queríapreguntar algo más, pero no hallabapalabras que
revelasenlaausenciadeimpertinenteindiscreción. LaseñoraHilda
parecequecomprendiendomi pensamientoexplicó:
–Estétranquilo, Lucianaestáenplenonoviazgoespiritual. Su
noblecompañerodemuchasetapasterrestres,laprecedióhacealgunos
años,regresandoal círculodelacarne.Enel próximoaño,ellaseguirá
igualmenteasuencuentro. Creoqueel momentofelizseefectuaráen
laciudaddeSanPablo.
Todossonreímosalegremente.
EneseinstanteTobíasfuellamadoconurgenciaparaatender
uncasograveenlasCámarasdeRectificación.
Deesemodo, erapreciso, concluir laconversación.
193 Nuestro Hogar

Oyendoa la señora L aura
El casodeTobíasmehabíaimpresionadoprofundamen-
te.
Aquellacasabasadaen nuevos principios deunión fra-
ternal, mepreocupabacomo un asunto obsesionante. A final
decuentas, mesentíaaúnseñor del hogar terrestreyevaluaba
cuándifícil seríaparamí mismo semejantesituación. ¿Tendría
el valor de proceder como Tobías, imitándole la conducta?
Admitíaqueno. A mi mododever, noseríacapazdeaborrecer
tanto a mi querida Celia, y tampoco aceptaría tal imposición
por partedemi esposa.
Aquellas observaciones de lacasade Tobías torturaban
mi cerebro. Noconseguíaencontrar esclarecimientosjustosque
pudiesen satisfacerme.
Tanpreocupado mesentí queal siguientedíaresolví visi-
tar a Lisias en un momento de descanso, ansioso de las
explicaciones quepudieradarmelaseñoraLauraaquien tenía
filial confianza.
Recibido con enormes demostraciones dealegría, esperé
el momentopropicioenquepudieseoír alamadrecitadeLisias
con calmayserenidad.
Después que se ausentaron los jóvenes, camino de sus
194 Nuestro Hogar
entretenimientos habituales, expusealagenerosaamigalo que
mepreocupaba, no sinlanatural vergüenza.
Ellasonrióconsugranexperienciadelavidaycomenzóa
decir:
–Haceusted bien en traer lacuestión anuestro estudio
recíproco estudio. Todo problema que torture el alma pide
cooperaciónamigaparaser resuelto.
Después deligerapausaprosiguió atentamente:
–El casodeTobíasesapenasunodelosinnumerablesque
conocemos aquí, y en otros grupos espirituales, que se
caracterizan por el pensamiento elevado.
–Peronoschocaesesentimiento,¿noesverdad?–intervine
con interés.
–Cuandonosatenemosapuntosdevistapropiamentehu-
manos, esascosashastaproducenescándalo;mientrastanto,ami-
go mío, es necesario sobreponer a todo los principios de
naturaleza espiritual. En ese sentido, André, necesitamos
comprender el espíritu de secuencia que rige los cuadros
evolutivos delavida. Si hemos atravesado lalargaescaladela
animalidad, esjustoqueellanodesaparezcadeundíaparaotro.
Hemosempleadomuchossiglosparaemerger delascapasinfe-
riores. El sexo participadel patrimonio de facultades divinas,
quedemoramosencomprender. Noseráfácil parausted, por el
momento, penetrar el sentidoelevadodelaorganizacióndomés-
ticaquevisitó enel díadeayer. No obstante, lafelicidadallí es
muygrandepor laatmósferadecomprensiónquesedesarrolló
entrelospersonajesdel dramaterrestre. Notodosconsiguen, en
tanpocotiempo, substituir cadenasdesombrapor lazosdeluz.
–Pero¿tenemosenesounareglageneral?–indagué–. Todo
hombre y toda mujer que se haya casado dos veces o más,
¿restablecenaquí el grupo doméstico haciéndoseacompañar de
195 Nuestro Hogar
todoslosafectosquehayanconocido?
Esbozandoungestodegranpaciencia, lainterlocutorame
explicó:
–No seatan radical. Es indispensableseguir lentamente.
Muchagentepuedetener afecto y no tener comprensión. No
olvidequenuestras construcciones vibratorias son mucho más
importantesquelasdelaTierra. El casodeTobíasesel casode
la victoria de la fraternidad real, por parte de las tres almas
interesadas en laadquisición deun justo entendimiento. Quien
noseadaptealaleydefraternidadycomprensión, lógicamente
no atravesaráesas fronteras. Las regiones obscuras del Umbral
estánllenasdeentidadesquenoresistieronsemejantespruebas.
Mientras odien seasemejarán aagujas magnéticas bajo los más
antagónicos influjos; mientras no entiendan laverdad, sufrirán
el imperio delamentiray, consecuentemente, no podránpene-
trar en zonas de actividad superior. Son incontables los seres
que padecen por largos años, sin algún alivio espiritual,
simplementeporqueseesquivan alafraternidadlegítima.
–¿Quésucedeentonces?–interroguévaliéndomedelapau-
sa de la interlocutora–si no son admitidos en los núcleos
espiritualesdenobleaprendizaje, ¿dóndeselocalizaránesaspo-
bresalmassujetasaexperienciasdeeseorden?
–Después de sufrir padecimientos verdaderamente
infernales, por las creaciones inferiores que inventan para sí
mismas –arguyó la madre de Lisias–, van a realizar en la
experiencia carnal lo que no consiguieron hacer en ambiente
extraño al cuerpo terrestre. LaBondad Divinales concede el
olvido del pasado en lanuevaorganización físicadel planeta,
todavezquevuelvenarecibir,porloslazosdelaconsanguinidad,
aaquellosdequienseapartarondeliberadamentepor el veneno
del odioodelaincomprensión. Deahí seinfierelaoportunidad,
cadavez más viva, delarecomendación deJesús cuando nos
196 Nuestro Hogar
aconseja la inmediata reconciliación con los adversarios. El
consejo, antetodo, nos interesaanosotros mismos. Debemos
observarlo enprovecho propio. Quiensesabevaler del tiempo,
concluidalaexperienciaterrenal, aunquenecesiteregresar alos
círculos de la carne, puede efectuar sublimes construcciones
espirituales, conrelaciónalapaz deconciencia, regresando ala
materiagrosera, soportando menor bagajedepreocupaciones.
HaymuchosEspíritusquegastansiglosintentandodeshacer ani-
mosidades yantipatías enlaexistenciaterrestreyrehaciéndolas
despuésdeladesencarnación.El problemadel perdón,conJesús,
mi querido André, es un problemaserio. No se resuelve con
conversaciones. Perdonar verbalmentees cuestión depalabras;
pero, aquél queperdonarealmente, necesitaremover los pesa-
dosfardosdeotrasedadesdentrodesí mismo.
A estaalturalaseñoraLaurasilenciócomoquiennecesita
meditar más la amplitud de los conceptos emitidos.
Aprovechando laocasión, aduje:
–Por loqueobservo, laexperienciadel matrimonioesmuy
sagrada.
Lainterlocutoranosesorprendióconmi afirmaciónydijo:
–A los Espíritus que se hallan todavía en la simple
experienciadetipoanimal, nuestraconversaciónnolesinteresa;
peroanosotrosquecomprendemoslanecesidaddelailuminación
conel Cristo, nosesindispensabledestacar nosólolaexperiencia
del matrimonio, sino también todalaexperienciadel sexo, por
afectar profundamentelavidadel alma.
Oyendolaobservaciónnodejéderuborizarmerecordan-
do mi pasado dehombrecomún. Mi esposahabíasido paramí
un objeto sagrado yqueyo sobreponíaatodos los afectos; no
obstante, al oír a la madre de Lisias, venían a mi mente las
palabras del Antiguo Testamento: “No codiciarás lacasadetu
197 Nuestro Hogar
prójimo, nocodiciaráslamujer detuprójimo, ni susiervo, ni su
sierva, ni su jumento, ni su buey, ni cosa alguna que le
pertenezca”. En un instante, me sentí incapaz de proseguir
extrañando el caso deTobías. Lainterlocutorapercibiendo mi
íntimaperturbación, continuó:
–Dondeel esfuerzo deconcertar es tareadecasi todos,
debehaber lugar paramuchacomprensiónymuchorespetoala
misericordiadivina, quenosofrecetantoscaminosparaalcanzar
rectificacionesjustas. Todaexperienciasexual delacriaturaque
yarecibióalgunaluz del Espíritu, esunacontecimientodeenor-
meimportanciaparasí misma. Espor esoqueel entendimiento
fraternoprecedeacualquiertrabajodeverdaderasalvación.Hace
pocotiempo, oí aungraninstructor del MinisteriodeElevación
asegurar que, si pudiese, iría a materializarse en los planos
carnales,afindedeciralosreligiosos,engeneral,quetodacaridad
paraser divinanecesitaapoyarseen lafraternidad.
A esa altura, la dueña de la casa me invitó a visitar a
Eloísaquesehallabatodavíarecogidaenel interior domésti-
co, dando a entender que no deseaba extenderse en otras
explicacionessobreel asunto; ydespuésdeverificar lamejoría
quesehabíaacentuado en lajoven recién llegadadel plane-
ta, volví a las Cámaras de Rectificación, sumergido en pro-
fundas meditaciones.
Ahorayano mepreocupabalasituación deTobías ni las
actitudes deHilday Luciana. Meimpresionaban, sí, las impo-
nentes cuestiones delafraternidadhumana.
198 Nuestro Hogar

Quiensiembra, recogerá
Yonosabíaexplicarmepor quésentíatantaatracciónytan-
todeseopor visitar el departamentofemeninodelasCámarasde
Rectificación. Hablécon Narcisasobreeso y ellamesatisfizo
enseguida.
–Cuando el Padrenos convocaadeterminado lugar –dijo,
bondadosa–, esqueallí nosaguardaalgunatarea. Cadasituaciónen
lavidatieneunafinalidaddefinida…Nodejedeobservar esteprin-
cipio en sus visitas aparentementecasuales. Siemprequenuestros
pensamientosobjetivenlaprácticadel bien, noserádifícil identifi-
car lassugestionesdivinas.
Esemismo díalaenfermerameacompañó en buscade
Nemesia, prestigiosacooperadoradeaquel sector deservicio.
Nofuedifícil encontrarla.
Hileras delechos muy blancos y bien cuidados exhibían
mujeresquemásseasemejabanaguiñaposhumanos. Aquí yallá,
gemidosdesgarradores, aculláangustiosasexclamaciones. Nemesia
quesecaracterizabapor lamismagenerosidad deNarcisa, habló
bondadosamente:
–Ustedyadebeestar habituadoaestosescenarios. Enel de-
partamentomasculinolasituaciónescasi lamisma.
Y, haciendoungestosignificativoalacompañera, afirmó:
199 Nuestro Hogar
–Narcisa, hagael favor deacompañar anuestro hermano y
mostrarlelosserviciosqueestimeconvenientesparasuaprendizaje.
Mi amigayyo comentábamos lavanidadhumana, siempre
inclinada a los placeres físicos, enumerando observaciones y
enseñanzas, cuando alcanzamosel Pabellón7. Seencontrabanallí
algunas decenas demujeres, en camas separadas, unaaunay a
regular distancia.
Estudiabayolafisonomíadelasenfermas, cuandomefijéen
unaquemedespertó lamás vivaatención. ¿Quién seríaaquella
mujer amargadaydeaparienciaoriginal?Unavejezqueparecíapre-
maturareflejabasusemblante, encuyoslabios aparecíaunrictus
mezcladeironíayresignación. Susojos, hundidosytristes, parecían
defectuosos. Con lamemoriainquietayel corazón oprimido, en
pocosinstanteslalocalicéenel pasado. ¡EraElisa!. Aquellamisma
Elisaqueconocieraenlostiemposdelajuventud. Estabamodifi-
cadapor el sufrimiento, pero no habíalugar adudas. Recordé
perfectamenteel díaenqueella, humilde, penetraraennuestracasa
llevada por una vieja amiga de mi madre, que aceptó las
recomendacionesquetraía, ylaadmitieraparalosserviciosdomés-
ticos. Al principio el ritmo eracomún ynadadeextraordinario;
después, laintimidad excesiva, dequien abusadelafacultad de
mandarsobrelacondicióndequientienequeservir.Elisameparecía
bastantelivianay, cuando estaba asolasconmigo, comentabasin
escrúpulosciertasaventurasdesujuventud, agravando coneso la
irreflexióndenuestrospensamientos. Recordéel díaenquemi ma-
dremellamóparadarmejustosconsejos. Aquellaintimidad, decía,
no estababien. Erarazonablequedispensáramos alasirvienta
generosidadafectuosa,peroconveníapautarnuestrasrelacionescon
sano criterio. Sin embargo, atolondradamentellevabamuy lejos
nuestracamaradería. Bajo enormeangustiamoral Elisaabandonó
más tardenuestracasasin valor paraecharmeen caraacusación
alguna. El tiempopasó, reduciendoel hecho, enmi pensamiento,
aunepisodio fortuito delaexistenciahumana. No obstante, el
200 Nuestro Hogar
episodio, comoalgodelavida, estabatambiénvivo. ¡A mi fren-
teteníaaElisavencidayhumillada! ¿Por dóndehabíaandado la
míseracriatura, tan pronto lanzadaal doloroso capítulo delos
sufrimientos? ¿Dedóndevenía? ¡Ah!… En aquel caso no me
encontrabafrenteaSilveira, con quien habíapodido compartir la
deudademi padre. Ahora, ladeudaeraenteramentemía. Lleguéa
temblaravergonzadoantelaexhumacióndeaquellasreminiscencias
y, cual criaturaansiosadeperdónpor lasfaltascometidas, medirigí
aNarcisa, pidiéndoleorientación. Yo mismo meadmirabadela
confianzaqueaquellassantasmujeresmeinspiraban. Tal vez nun-
ca hubiera tenido valor de pedir al Ministro Clarencio las
explicacionesquepidieraalamadredeLisias, yposiblementeotra
seríami conductaen aquel instantesi tuvieseaTobías ami lado.
Considerandoquelamujer generosa ycristianaessiempremadre,
mevolví hacialaenfermeraconfiandomásquenunca. Narcisa, por
lamiradaquemedirigió, parecíacomprenderlo todo. Comencéa
hablar conteniendoel llanto, peroaciertaalturadelaconfesiónmi
amigadijo:
–Nonecesitacontinuar. Adivinoel epílogodelahistoria. No
seentregueapensamientos destructivos. Medoy cuentadesu
martirio moral, por experienciapropia. Entretanto, si el Señor
permitió quereencontraseaestahermana, esquelo consideraya
encondicionesderescatar ladeuda.
Viendomi indecisiónprosiguió:
–Notema. Aproxímeseaellayreconfórtela. Todosnosotros,
hermanomío, encontramosenel caminolosfrutosdel bienodel
mal quehemossembrado.Estaafirmativanoesunafrasedoctrinaria,
esrealidaduniversal. Herecogidomuchoprovecho desituaciones
iguales aesta. Bienaventurados los deudores queyasehallan en
condicionesdepagar.
Percibiendo mi firmeresolución deemprender el ajustede
cuentas agregó:
201 Nuestro Hogar
–Vaya, pero no sedéaconocer, por ahora. Esto no leserá
difícil por el hecho dehallarseellacasi ciega, temporalmente. Por
las fuerzas quelaenvuelven, lenoto latristecaracterísticadelas
madresfracasadasydelasmujeresdenadie.
Nos aproximamos. Tomé la iniciativa de la palabra
confortadora. Elisa se identificó dando su propio nombre y
suministrando debuenavoluntad, otrasinformaciones. Hacíatres
mesesquefuerarecogidaenlasCámarasdeRectificación.Interesado
encastigarmeamí mismo anteNarcisa, paraquelalecciónpene-
traraenmi almaconcaracteresindelebles, pregunté:
–¿Cuál essuhistoria, Elisa?Debehaber sufridomucho…
Notando lainflexión afectuosadelapregunta, sonrió muy
resignadaydijodesahogándose:
–¿Paraquérecordar cosastantristes?…
–Lasexperienciasdolorosasenseñansiempre–objeté.
Lainfeliz,quepresentabaprofundamodificaciónmoral meditó
algunosmomentoscomoquienreuníaideasydijo:
–Mi experienciafueladetodas las mujeres livianas que
cambianel panbenditodel trabajoporlahiel venenosadelailusión.
Enlostiemposdemi mocedadlejana, comohijadeunhogar pau-
pérrimo,mevalí del empleoenlacasadeuncomercianteadinerado,
dondelavidameimpusoinmensatransformación. Esenegociante
teníaunhijotanjovencomoyo,ydespuésdelaintimidadestablecida
entrenosotros, cuando todalareacción demi parteseríainútil,
olvidécriminalmentequeDios reservael trabajo atodos los que
amen lavidasana, por falsos quehayan sido, y meentreguéa
experienciasdolorosasquenoesprecisocomentar. Conocí decerca
el placer, el lujo, el bienestar material y, acontinuación, el horror de
mí misma, lasífilis, el hospital, el abandonodetodosylastremen-
dasdesilusionesqueculminaronenlaceguerayenlamuertedel
cuerpo. Erré, muchotiempo, enterribledesesperación, pero un
202 Nuestro Hogar
díatantoroguéel amparodelaVirgendeNazaret, quemensajerosdel
bienmerecogieronpor amor asunombre, trayéndomeaestacasade
bendito consuelo.
Conmovidísimohastalaslágrimas, pregunté:
–¿Y él?¿Cómosellamael hombrequelahizotaninfeliz?
Entonces, laoí pronunciarmi nombreyel demispadres.
–¿Ustedloodia?–indaguédolorido.
Ellasonriótristementeyrespondió:
–Enel períododemi sufrimientoanteriormaldecíasurecuerdo
nutriendoporélunodiomortal;perolahermanaNemesiamemodificó.
Paraodiarlotendríaqueodiarmeamí misma.Enmi casolaculpadebe
ser repartida. Nodebopuesrecriminar anadie.
Aquellahumildadmesensibilizó. Tomésudiestrasobrelacual,
sinquelo pudieseevitar, rodó unalágrimadearrepentimiento yde
remordimiento.
–Oiga, amigamía–ledijebajofuerteemoción–, tambiényome
llamoAndréynecesitoayudarla.Cuenteconmigodeahoraenadelante.
–Y suvoz–dijoElisaingenuamente– pareceladeél.
–Pues bien –continuéconmovido– hastaahorano tengo
propiamentedichounafamiliaenNuestroHogar. Peroustedseráaquí
mi hermanadel corazón. Cuenteconmi devocióndeamigo.
Ensusemblantedesufridoraunasonrisaaparecióquesemejaba
unagranluz.
–¡Cuánto selo agradezco! –dijo ellaenjugando laslágrimas–.
¡Hacemuchos años quenadiemehablaasí, en esetono familiar,
dándomeel consuelodelaamistadsincera!…QueJesúslobendiga.
Eneseinstante, cuandomislágrimassehicieronmásabundan-
tes, Narcisametomólasmanosmaternalmenteyrepitió:
–QueJesúslobendiga.
203 Nuestro Hogar

Convocadospara la lucha
Enlosprimerosdíasdeseptiembrede1939, NuestroHogar
sufrió, igualmente, el choquequealcanzaraadiversas colonias
espirituales, ligadas a la civilización americana. Era la guerra
europea, tan destructora en los círculos de la carne, cuán
perturbadora en el plano del Espíritu. Numerosas entidades
comentaban los desarrollos bélicos en perspectivasin disfrazar
el inmenso terror dequesehallabanposeídas.
Sabíase desde mucho tiempo atrás, que las Grandes
Fraternidadesdel Orientesoportabanlasvibracionesantagónicas
delanación japonesa, experimentando grandes dificultades. Se
anotabanhechoscuriososdealtotenor educativo. Así comolos
noblescírculosespiritualesdelaviejaAsialuchabanensilencio,
se preparabaNuestroHogar parael mismo género de servicio.
Además de valiosas recomendaciones en el campo de la
fraternidad y de la simpatía, determinó el Gobernador que
tuviésemoscuidadoenlaesferadel pensamiento,preservándonos
decualquier inclinación poco digna, deorden sentimental.
Reconocí que los Espíritus superiores, en esas
circunstancias, consideran a las naciones agresoras no como
enemigas sino como pendencieras, cuya actividad criminal es
imprescindiblereprimir.
–Infelices los pueblos queseembriagan con el vino del
204 Nuestro Hogar
mal –medijo Salustio–; aunqueconsigan victorias temporales,
ellas servirán únicamente para agravar su ruina, acentuando
sus derrotas fatales. Cuando un país tomalainiciativade la
guerra, encabezael desordenenlacasadel Padreypagarápor
ello un precio terrible.
Observéentonces, quelas zonas superiores delavidase
vuelcanendefensajusta, contralastentativasdelaignoranciay
lasombra, congregados paralaanarquíay, consecuentemente,
paraladestrucción. Meaclararonloscolegasdetrabajo que, en
los acontecimientos de esanaturaleza, los países agresores se
convierten,naturalmente,ennúcleospoderososdecentralización
delas fuerzas del mal. Sin percatarsedelos peligros inmensos,
esospueblos, conexcepcióndelosEspíritusnoblesysabiosque
integranloscuadrosdeservicio, seembriaganal contactodelos
elementos de perversión que invocan de zonas sombrías.
Colectividadeslaboriosasseconviertenenautómatasdel crimen.
Legiones infernales seprecipitan sobrelos grandes talleres del
progresocomún, transformándolosencamposdeperversidady
dehorror. Pero, mientraslosbandosobscurosseapoderandela
mentedelos agresores, las agrupaciones espirituales delavida
noblesemuevenenauxilio delosagredidos.
Si debemossentir lástimapor lacriaturaqueseoponeala
leydel bien, conmayor motivodebemoslamentarnosdel pueblo
queolvidó lajusticia.
Despuésdelosprimerosdíasqueseñalaronlacaídadelas
primeras bombas en tierrapolaca, meencontraba, al atardecer,
enlasCámarasdeRectificaciónjuntoaTobíasyNarcisa, cuando
inolvidableclarínsehizooír por másdeuncuartodehora. Pro-
fundaemociónnosinvadieraatodos.
–Es laconvocatoriasuperior alos servicios desocorro a
laTierra, –explicó Narcisabondadosamente:
205 Nuestro Hogar
–Tenemoslaseñal dequelaguerraproseguirá,conterribles
tormentosparael Espírituhumano –exclamó Tobíasinquieto–;
pesealadistanciatodalavidapsíquicaamericanatuvosuorigen
en Europa. Tendremos gran trabajo para preservar al Nuevo
Mundo.
El toquedeclarínsehacíaoír conmodulacionesextrañas
eimponentes. Notéqueunprofundosilenciohabíacaídosobre
todo el Ministerio deRegeneración.
Atento a mi actitud de angustiosa expectativa Tobías
informó:
–Cuandosuenael claríndealertaennombredel Señor, es
necesariohacer callar losruidosdeabajo, paraquelallamadase
grabeennuestroscorazones.
Cuando el misterioso instrumento lanzó su últimanota,
fuimosal granparqueconel findeobservar el cielo. Profunda-
mente conmovido, vi innumerables puntos luminosos que
parecíanfocosresplandecientesylejanoscomo suspendidosen
el firmamento.
–Eseclarín–dijoTobíasigualmenteemocionado– esutili-
zado por Espíritus vigilantes, deelevadaexpresión jerárquica.
Regresandoal interior delasCámaras, sentí laatenciónatra-
ídahaciagrandes rumores provenientes delas zonas más altas
delacoloniadondesehallanlasvíaspúblicas.
TobíasconfióaNarcisaciertasactividadesdeimportancia
junto a los enfermos, y me invitó a salir para observar el
movimiento popular.
Unavez llegadosalospavimentossuperiores, desdedon-
denospodríamosencaminar alaPlazadelaGobernación, nota-
mosintensomovimientoentodoslossectores. Comprendiendo
mi asombronatural mi compañeroexplicó:
206 Nuestro Hogar
–Estos enormes grupos se dirigen al Ministerio de
Comunicaciones en buscade noticias. El clarín que acabade
sonar, solamentellegahastanosotrosencircunstanciasmuygra-
ves. Todossabemosquesetratadelaguerra, peroesposibleque
Comunicaciones nos ofrezcaalgún detalleespecial. Observea
los transeúntes.
A nuestro lado venían dos señores y cuatro señoras en
conversación animada.
–Imagínese–decíauna– lo queserádenosotrosenAuxi-
lio. Hace muchos meses consecutivos, que el movimiento de
súplicashasidoextraordinario. Experimentamosjustadificultad
paraatender atodoslosdeberes.
–¿Y nosotros, en Regeneración? –objetaba el caballero
demásedad–. Losserviciosaumentanconsiderablemente. En
mi sector lavigilanciacontralas vibraciones del Umbral nos
reclamaincesantesesfuerzos. Estoyimaginando lo quevendrá
sobrenosotros…
Tobíasmetocó el brazo suavementeyexclamó:
–Adelantémonosunpoco.Oigamosloquedicenotrosgru-
pos.
Aproximándonosadoshombresoí aunodeellospreguntar:
–¿Seráposiblequelacalamidadalcanceatodos?
El interpelado, queparecíadueño degranequilibrio espi-
ritual, replicó con serenidad:
–Decualquier modonoveomotivoparaprecipitaciones.
Laúnicanovedadseráel aumentodeservicioque, enel fondo,
constituiráunabendición. Por lo demás, todo es natural ami
mododever. Laenfermedadesmaestradelasalud; el desastre
dará ponderación. La China está bajo la metralla desde hace
mucho tiempo, y no mostró usted ninguna demostración de
207 Nuestro Hogar
asombro.
–Peroahora–objetóel compañerodecepcionado– parece
quemeveréobligadoamodificar mi programadetrabajo.
El otrosonrióyrespondió:
–Helvecio, olvidemos “mi programa” para pensar en
“nuestrosprogramas”.
AtendiendoaunnuevogestodeTobíasquemellamabala
atención, observéatresseñorasqueibanenlamismadirección,
anuestraizquierda, verificando quelo pintoresco no faltabaen
aquel crepúsculo deinquietud.
–Lacuestión meimpresionasobremanera–decíalamás
joven– porqueEverardonodeberegresar ahoradel mundo.
–Perolaguerra, por loqueparece, noalcanzaráalaPenín-
sula. Portugal estámuylejosdel teatro delosacontecimientos.
–Entretanto –indagó laotracomponentedel trío– ¿por
quésemejantepreocupación?Si Everardoviniese¿quésucedería?
–Temo –aclaró la más joven– que él me solicite en
condición deesposa. No lo podríasoportar. Es ignorantey, en
modo alguno, mesometeríaanuevas crueldades.
–¡Quétontaeres!–comentólacompañera–, ¿olvidasteque
Everardoseráarrastradopor el Umbral oalgopeor?
Tobías, sonriendo informó:
–Ellatemelaliberación deun marido imprudenteyper-
verso.
Pasados varios minutos durantelos cuales observábamos
a la multitud espiritual, alcanzamos el Ministerio de
Comunicaciones, deteniéndonos anteenormes edificios consa-
grados al trabajo informativo.
208 Nuestro Hogar
Millares de entidades se aglomeraban afligidas. Todas
pedíaninformacionesyesclarecimientos. Pero eraimposibleun
acuerdogeneral.Extremadamentesorprendidoanteaquel vocerío
enorme, vi quealguien subíaaun balcón agran altura, recla-
mando laatención popular. Eraun anciano deaspecto impo-
nenteanunciando quedentro dediez minutos, seharíaoír una
llamadadel Gobernador.
–Esel MinistroEspiridión–informóTobíasatendiendoa
mi curiosidad.
Logradalacalma, enalgunosmomentos, seoyólavozdel
propioGobernador atravésdenumerososaltoparlantes.
–HermanosdeNuestroHogar, noosentreguéisadisturbios
de pensamiento o de palabra. La aflicción no construye, la
ansiedad no edifica. Sepamos ser dignos del clarín del Señor,
atendiéndoleensuBondadDivinaparauntrabajosilenciosoen
nuestros respectivos puestos.
Aquella voz clara y vehemente, de quien hablaba con
autoridad y amor, operó singular efecto en lamultitud. En el
cortoespaciodeunahora,todalacoloniaregresabaalaserenidad
habitual.
209 Nuestro Hogar

L a palabra del gobernador
Para el domingo siguiente al toque del clarín, el
Gobernador prometió larealización del culto del Evangelio
en el Ministerio de Regeneración. El objetivo esencial de la
medida–esclareció Narcisa–, seríalapreparación denuevas
escuelas de asistencia en Auxilio y de núcleos de
adiestramiento en Regeneración.
–Necesitamosorganizar–decíaella– determinadoselemen-
tos parael servicio hospitalario urgente, aunqueel conflicto se
hayamanifestado tan lejos, así como ejercicios adecuados con-
trael miedo.
–¿Contrael miedo?–preguntéadmirado.
–¿Cómo no? –objetó la enfermera, atenta–. Tal vez le
extrañe, como lesucedeamuchagente, el elevado porcentaje
de existencias humanas estranguladas simplemente por
vibraciones destructivas deterror, quees tan contagioso como
cualquier molestia de peligrosa propagación. Clasificamos el
miedo como uno delospeoresenemigosdelacriatura, porque
sealojaen laciudadeladel alma, atacando las fuerzas más pro-
fundas.
Observando mi extrañezacontinuó:
–No tengadudaalguna. LaGobernación, en las actuales
210 Nuestro Hogar
emergencias, coloca el tratamiento contra el miedo muy por
encimadelas propias lecciones deenfermería. Lacalmaes la
garantíadel éxito. Mástardellegaráustedacomprender lossig-
nificados deesteservicio.
Noencontréargumentosparacontestar.
En lavísperadel gran acontecimiento tuve lahonrade
integrar el cuadro denumerosos cooperadores en el trabajo de
limpiezayornamentación natural del gran salón consagrado al
jefemayor delacolonia.
Experimentabaentoncesjustaansiedad. Ibaaver, por vez
primera, ami lado, al nobleconductor quemerecíalaveneración
general. Nomesentíasoloensemejanteexpectativa, pueshabía
innumerablescompañerosenlasmismascondiciones.
Tuvelaimpresión dequetodalavidasocial denuestro
Ministerio convergíaal gran salón natural, desde el amanecer
del domingo, cuando verdaderas caravanas detodos los depar-
tamentos regeneradores llegaban adicho local. El Gran Coro
del TemplodelaGobernación, uniéndosealosNiñosCantores
de las Escuelas de Esclarecimiento, inició lafestividad con el
maravillosohimnotitulado“SiempreContigo, Señor Jesús”, can-
tadopor dosmil vocesal mismotiempo. Otrasmelodíasdesin-
gular belleza llenaron la amplitud del gran salón. El dulce
murmullo del viento, conduciendo ondas deperfume, parecía
responder alas suaves armonías.
Habíapermiso general deingreso al enormerecinto ver-
de,paratodoslosservidoresdeRegeneración,porquedeacuerdo
conel programaestablecido, el culto del Evangelioestabadedi-
cadoespecialmenteaellos,compareciendolosdemásMinisterios,
por numerosasdelegaciones.
Por primera vez tuve frente a mi vista a algunos
cooperadoresdelosMinisteriosdeElevaciónydeUniónDivi-
211 Nuestro Hogar
na, quemeparecieron vestidos debrillantes claridades.
Lafestividad excedíaatodo lo queyo pudiesesoñar en
bellezaydeslumbramiento. Instrumentos musicales desublime
poder vibratorio arrullabanconsusmelodíasel perfumado am-
biente.
A lasdiez horasllegóel Gobernador acompañadopor los
doceMinistrosdeRegeneración.
Nunca olvidaré la figura noble e imponente de aquel
anciano de cabellos de nieve, que parecía estampar en la
fisonomía, al mismotiempo, lasabiduríadel longevoylaenergía
del joven; laternuradel santo ylaserenidad del administrador
consciente y justo. Alto, delgado, vistiendo una túnica muy
blanca, ojospenetrantesymaravillosamentelúcidos, seapoyaba
enunbordón, aunquecaminabaconaplomo juvenil.
Satisfaciendo mi curiosidad Salustio meinformó:
–El Gobernador, siempreestimólasactitudespatriarcales,
considerandoquesedebeadministrar conamor paterno.
Al sentarseen latribunasuprema, seelevaron las voces
infantiles seguidas dearpas acariciadoras, entonando el himno:
“Parati Señor, nuestras vidas”.
El viejecito enérgico y amoroso, paseó lamiradapor la
compactaasambleaformadapormillaresdeasistentes.Enseguida
abrió un libro luminoso queel compañero meinformó erael
EvangeliodeNuestroSeñor Jesucristo. Lohojeóconatencióny
después leyó con voz pausada:
–Y oiréisdeguerrasyrumoresdeguerras; mirad, quenoosasustéis,
porqueesmenesterquetodoesoacontezca, masaúnnoseráel fin. Palabras
del Maestro en Mateo, capítulo 24, versículo 6.
Convozconsiderablementeaumentadaporlasvibraciones
212 Nuestro Hogar
eléctricas, el jefe de la ciudad oró conmovido, invocando las
bendicionesdel CristoysaludandoalosrepresentantesdeUnión
Divina, deElevación, deEsclarecimiento, deComunicaciones
y de Auxilio, dirigiéndose con especial atención, a todos los
colaboradoresenlostrabajosdenuestroMinisterio.
Imposibledescribir laentonacióndulceyenérgica, amorosay
convincentedeaquellavozinolvidable,comoimposibletambiénplas-
mar, enel papel humano, lasconsideracionesdivinasdel comentario
evangélico, basado en profundo sentimiento deveneración por las
cosassagradas.
Al finalizar en medio derespetuoso silencio, sedirigió el
Gobernador, demaneraparticular, alosservidoresdeRegeneración,
expresándose, másomenosenestostérminos:
–Esparavosotros,hermanosmíos,cuyaslaboresseaproximan
alas actividades terrestres, quecon más propiedad formulo esta
llamadapersonal, esperando mucho devuestranoblededicación.
Elevemosal máximo nuestropatróndevalor yespíritudeservicio.
Cuandolasfuerzasdelasombraagravan lasdificultadesdelasesfe-
rasinferiores, esimprescindibleencender nuevaslucesquedisipen,
enlaTierra, lasdensastinieblas. Consagréel cultodehoyatodoslos
servidores deesteMinisterio, dedicándoles demodo particular la
confianzademi corazón. Nomedirijo, pues, enestosmomentos, a
los hermanos cuyas mentes funcionan yaen zonas más altas dela
vida, sinoavosotros, quetraéisenlassandaliasdelosrecuerdoslas
señales delapolvaredadel mundo, paraexaltar latareagigantesca.
NuestroHogar necesitadetreintamil servidores adiestrados en el
serviciodefensivo, treintamil trabajadoresquenosientannecesidad
dereposo, ni convenienciaspersonales, mientrasdurenuestrabatalla
conlasfuerzasdesencadenadasdel crimenydelaignorancia. Habrá
servicioparatodos,enlasregionesdelímitevibratorio,entrenosotros
ylosplanosinferiores, porquenopodemosesperar al adversarioen
nuestramoradaespiritual.Enlasorganizacionescolectivas,esforzoso
considerar lamedicinapreventivacomo medidaprimordial en la
213 Nuestro Hogar
preservacióndelapaz interna. SomosenNuestroHogar, másdeun
millón deentidades consagradas alos designios superiores y al
mejoramientomoral denosotrosmismos. ¿Seríacaridadpermitir la
invasióndevariosmillonesdeEspíritusdesordenados?Por tanto, no
podemos dudar en lo queserefierealadefensadel bien. Séque
muchosdevosotrosrecordáisenesteinstante, al GranCrucificado.
Sí, Jesússeentregóalaturbadeamotinadosycriminales, por amor a
laredencióndetodosnosotros,masnoentregóel mundoal desorden
yal aniquilamiento. Todosdebemosestar dispuestosparael sacrificio
individual, pero no podemos entregar nuestra morada a los
malhechores.Eslógicoquenuestratareaesencialseadeconfraternidad
ydepaz, deamor yalivioalosquesufren; claroqueinterpretamos
todomalcomodesperdiciodeenergía,ytodocrimencomoenfermedad
del alma; entretanto NuestroHogar es un patrimonio divino, que
necesitamosdefender contodaslasenergíasdel corazón. Quienno
sabepreservarnoesdignodeusufructuar.Preparemospues,legiones
detrabajadoresqueoperenesclareciendoyconsolando, enlaTierra,
enel Umbral yenlasTinieblas, enmisionesdeamor fraternal; mas
precisamos organizar, en esteMinisterio, antes detodo, unalegión
especial dedefensa, quenos garanticelas realizaciones espirituales,
ennuestrasfronterasvibratorias.
Continuódiscurriendoasí porlargotiempo,tomandomedidas
de carácter fundamental, tejiendo consideraciones que jamás
conseguiríadescribiraquí.Ultimandoloscomentarios,repitiólalectura
del versículodeMateo, invocandodenuevo, lasbendicionesdeJesús
ylasenergíasdelosoyentes, paraqueningunodenosotrosrecibiese
dádivas en vano.
Conmovidoydeslumbrado,oí alosniñosentonarel himno
que la Ministra Veneranda titulara “La Gran Jerusalén”. El
Gobernador descendiódelatribunabajovibracionesdeintensa
esperanza, entonces comenzaron asoplar brisas acariciadoras
sobrelosárboles, trayendo desdelejospétalosderosasdiferen-
tes, en maravilloso azul, quesedeshacían suavementeal tocar
nuestrasfrentes, llenándonosel corazóndeintenso júbilo.
214 Nuestro Hogar

Enconversación
El Ministerio de Regeneración continuó lleno de
expresiones festivas, aún después de haberse retirado el
Gobernador asucírculoíntimo.
Comentábanse los acontecimientos. Centenares de
compañeros seofrecían paralos arduos trabajos deladefensa,
correspondiendo así alallamadadel granjefeespiritual.
BusquéaTobías paraconsultarlo sobrelaposibilidad de
mi aprovechamiento, pero el generoso hermano sonrió acausa
demi ingenuidadydijo:
–André, usted estácomenzando ahoraunatareanueva.
No se precipite solicitando aumento de responsabilidades. El
Gobernador nosdijoquehabráservicioparatodos. Noseolvi-
dequenuestras Cámaras deRectificación, constituyen núcleos
deservicioactivodíaynoche. Noseaflija. Recuerdequetreinta
mil servidores van aser convocados paralavigilanciaperma-
nente. Deestemodo en laretaguardiaserán muy grandes los
claros quehabrádellenarse.
Comprendiendo mi desilusión, el bondadoso compañero,
conmejor humor agregódespuésdeunaligerapausa:
–Conténtesecon pertenecer alaescuelacontrael miedo.
Tengalaseguridaddequeeso leharáenormebien.
215 Nuestro Hogar
Eneseínterinrecibí ungranabrazodeLisiasqueintegraba,
en lafiesta, ladiputación del Ministerio deAuxilio.
Conel permisodeTobíasmeretiréencompañíadeLisias
paradisfrutar deunaconversación más íntima.
–¿Conoceusted–indagóél– al MinistroBenevenuto, aquí
enRegeneración, el mismo quellegó antenochedePolonia?
–Notengoeseplacer.
–Vamosasuencuentro–replicóLisiasenvolviéndomeen
vibracionesdeintensocariñofraterno–. Hacemuchoquetengo
lahonradetenerlo enel círculo demisrelacionespersonales.
Pasados algunos momentos estábamos en el gran recinto
verde,consagradoalostrabajosdeeseMinistrodeRegeneración,
queyo apenas conocíadevista.
Numerosos grupos de visitantes intercambiaban ideas
bajo lacopadegrandes árboles. Lisias mecondujo al núcleo
mayor, donde Benevenuto cambiaba impresiones con varios
amigos, presentándomecongenerosaspalabras. El Ministrome
acogió, cortés, admitiéndomeenlaruedaconextremabondad.
Laconversacióncontinuópor rumbosnaturales, notando
quesediscutíasobrelasituaciónexistenteenlaesferaterrestre.
–Es muy doloroso el cuadro que vimos –comentaba
Benevenuto en tono grave–; habituados al servicio depaz en
América, ninguno de nosotros imaginabalo que podíaser el
trabajo desocorro espiritual en los campos dePolonia. Todo
obscuro, todo difícil. Allí, no sepuedenesperar claridadesyfe
enlosagresores, tampocoenlamayoríadelasvíctimas, quese
entregan totalmenteapavorosas impresiones. Los encarnados
no nos ayudan, apenas consumen nuestras fuerzas. Desde el
comienzo de mi Ministerio, nunca vi sufrimientos colectivos
216 Nuestro Hogar
tangrandes.
–¿Y lacomisiónsedemorómuchoporallá?–preguntóuno
deloscompañerosconinterés.
–Todo el tiempo disponible–acotó el Ministro–. El jefe
delaexpedición, nuestro colegadeAuxilio, juzgó conveniente
quepermaneciéramos exclusivamenteatenidos alatareaenco-
mendada, para adquirir informaciones y aprovechar mejor la
experiencia. En efecto, las condiciones no podrían ser mejores.
Creoquenuestraposiciónestámuydistantedelaextraordinaria
capacidadderesistenciadelosabnegadosservidoresespirituales
queseencuentranallí deservicio. Todaslastareasdeasistencia
inmediatafuncionan perfectamente, adespecho del aireasfixi-
ante, saturado devibracionesdestructoras. El campo debatalla,
invisibleanuestroshermanosterrestres, esunverdaderoinfierno
deindescriptibles proporciones. Nuncacomo en laguerraevi-
denciael espírituhumanolacondicióndealmacaída,presentando
característicasesencialmentediabólicas. Vi ahombresinteligen-
teseinstruidoslocalizar conminuciosaatención, determinados
sectoresdeactividadpacíficaparalograr lo quellaman“impac-
tosdirectos”.Bombasdealtopoderexplosivodestruyenedificios
pacientementeedificados. A losfluidosvenenososdelametralla,
se unen las emanaciones pestilentes del odio que hacen casi
imposiblecualquier trabajo. Pero, lo quemás nos contristó fue
latristecondición delos militares agresores, cuando alguno de
ellos abandonaba la vestidura carnal compelido por las
circunstancias. Dominados en su mayoríapor fuerzas tenebro-
sas, huíandelosEspíritusmisionerosllamándolosatodos“fan-
tasmas delacruz”.
–¿Y no eran recogidos para el justo esclarecimiento? –
inquirió alguieninterrumpiendo al narrador.
Benevenuto esbozó ungesto significativo yrespondió:
217 Nuestro Hogar
–Serásiempreposibleatender alos locos pacíficos, en el
hogar, ¿peroquéremediopodráreservarsealocosfuriososcomo
no seael hospicio? Paratales criaturas, no habíaotro recurso
quedejarlasenprecipiciosdetinieblasdondeseráncompelidos
a reajustarse moralmente, dando oportunidad a dignos
pensamientos. Por tanto, esrazonablequelasmisionesdeauxi-
liorecojanapenasalospredispuestosarecibir el socorroeleva-
do. Los espectáculos entrevistos fueron extremadamentedolo-
rosospor muchasrazones.
Valiéndosedeunligero intervalo otro compañero opinó:
–Es casi increíble que Europa, con tantos patrimonios
culturales, sehayalanzado asemejantecalamidad.
–Faltadepreparaciónreligiosa, misamigos–definióel Mi-
nistro con expresivainflexión devoz–, no bastaal hombrela
inteligenciaesmerada, lees necesario iluminar raciocinios para
lavidaeterna. Lasiglesiassonsiempresantasensusfundamen-
tos y el sacerdocio será siempre divino, cuando cuida
esencialmentedelaVerdaddeDios; pero el sacerdocio político
jamás atenderálased espiritual delacivilización. Sin el soplo
divino, las personalidades religiosas podrán inspirar respeto y
admiraciónpero no lafeylaconfianza.
–Pero ¿yel Espiritismo?–preguntó abruptamenteuno de
los circunstantes–. ¿No surgieron sus primeras floraciones
doctrinariasenAméricayEuropahacemásdecincuentaaños?
¿No continúaesemovimiento nuevo al servicio delasverdades
eternas?
Benevenutosonrió, esbozóungestoextremadamentesig-
nificativo y aclaró:
–El Espiritismoesnuestragranesperanzaypor todossus
títulos,esel ConsoladordelaHumanidadencarnada; peronuestra
marchaes todavíamuy lenta. Se tratade unadádivasublime
218 Nuestro Hogar
paralacual lamayoríadeloshombresaúnno posee“ojospara
ver”. Unporcentajeaplastantedelosnuevosaprendicesseapro-
ximaaesafuentedivinaparacopiar antiguos vicios religiosos.
Quierenrecibir provechosperonosedisponenadar cosaalguna
de sí mismos. Invocan la verdad, pero no se encaminan al
encuentro de ella. Mientras muchos estudiosos reducen alos
médiumsaconejillosdeindias, numerososcreyentesprocedena
lamaneradeciertos enfermos que, aunquecurados, creen más
en laenfermedad queen lasalud, ynuncautilizan sus propios
pies. En fin, seprocuralamaterialización delos Espíritus para
obtener un fenomenismo pasajero, mientras que nosotros
vivimos en buscade hombres espiritualizados parael trabajo
serio.
Estas palabras arrancaron expresiones deaceptación ge-
neral, agregando el Ministro gravemente:
–Nuestrosserviciossonastronómicos. Pero, noolvidemos
quetodo hombrees semilladeladivinidad. Emprendamos la
ejecución de nuestros deberes con esperanza y optimismo, y
estemos siempreconvencidos deque, si hacemos bien nuestra
parte, podemospermanecer enpaz, porqueel Señor haráel res-
to.
219 Nuestro Hogar

L astinieblas
Enriqueciendo lasalegríasdelareunión, Lisiasmedio a
conocer nuevos valores de su culturay sensibilidad. Tocando
con maestríalas cuerdas delacítara, nos hizo recordar viejas
canciones ymelodías delaTierra.
¡Eraun díaverdaderamentemaravilloso! Sesucedían los
júbilos espirituales como si estuviéramosenpleno paraíso.
Cuandomevi asolasconel bondadosoenfermerodeAu-
xilio, procurétransmitirlemissublimesimpresiones.
–No lequepaduda–dijo sonriendo–, cuando nos reuni-
mos con aquellos que amamos, ocurre algo confortador y
constructivo en nuestro fuero íntimo. Es el alimento del amor,
André. Cuando numerosas almas secongregan en el círculo de
tal o cual actividad, sus pensamientos seentrelazan, formando
núcleosdefuerzaviva, atravésdeloscualescadaunorecibesu
porcióndealegríao desufrimiento, delavibracióngeneral. Es
por esarazón que, en el planeta, el problemadel ambientees
siempreunfactorponderableenel caminodecadahombre.Cada
criatura vivirá de aquello que cultiva. Quien se ofrece diaria-
mente a la tristeza, en ella se moverá; quien enaltece la
enfermedad, sufrirálosdaños.
Observando mi extrañeza, concluyó:
220 Nuestro Hogar
–En esto no haymisterio alguno. Es leydelavida, tanto
enlosesfuerzosdel bien, comoenlosmovimientosdel mal. De
lasreunionesdefraternidad, deesperanza, deamor ydealegría,
saldremos con lafraternidad, laesperanza, el amor ylaalegría
detodos; perodetodaasambleadetendenciasinferiores, enlas
quepredominan el egoísmo, lavanidad o el crimen, saldremos
envenenados por las vibraciones deesos sentimientos.
–Tiene razón –exclamé conmovido–; en eso veo, igual-
mente, losprincipiosquerigenlavidaenloshogareshumanos.
Cuando hay comprensión recíproca, vivimos en laantecámara
delaventuraceleste, ysi permanecemosenel desentendimiento
ylamaldad, tendremosel infierno vivo.
Lisias tuvo unaexpresión debuen humor queconfirmó
conunasonrisa.
Entonces me acordé de interpelarlo sobre algo que me
estabatorturandolamentedesdeunashorasatrás.El Gobernador
cuando nosdirigió lapalabrasehabíareferido aloscírculosde
laTierra, del Umbral ydelasTinieblas; peronohabíatenidoyo
hastaentonces, noticiaalgunadeesteúltimo plano. ¿No sería
regióntenebrosael propioUmbral dondehabíavividoyomismo
endensassombras, duranteañosconsecutivos?¿No veíaenlas
Cámaras a numerosos desequilibrados y enfermos de toda
especie, procedentes delazonadel Umbral? Recordando que
Lisias me había dado nociones muy valiosas de mi propia
situaciónal iniciar mi experienciaenNuestroHogar, leconfiémis
íntimas dudas exponiéndole la perplejidad en la que me
encontraba.
Él esbozó unafisonomíabastantesignificativa, yhabló:
–Llamamos Tinieblas a las regiones más inferiores que
conocemos. Considerealascriaturashumanascomoviajerasde
lavida. Algunos, muypocos, siguen con resolución el objetivo
esencial de la jornada. Son los Espíritus muy nobles, que
221 Nuestro Hogar
descubrieronlaesenciadivinaensí mismos, marchandohaciael
blanco sublime, sin vacilaciones. Pero, lamayoríaseestaciona.
Tenemos entonces multitud dealmas quesedemoran siglos y
siglos, recapitulando experiencias. Los primeros siguen líneas
rectas. Los segundos caminan describiendo grandes curvas. En
ese movimiento, repitiendo marchas y rehaciendo viejos
esfuerzos, quedan amerceddeinnumerables vicisitudes. Así es
como muchos acostumbran aperderseen plenaflorestadela
vida, perturbados en el laberinto que trazan parasus propios
pies. Seclasifican así amillones deseres quedeambulan por el
Umbral. Otros, prefiriendo caminar a obscuras, por la
preocupaciónegoístaquelosabsorbe, suelencaer enprecipicios
estacionándoseenel fondodel abismoportiempoindeterminado.
¿Comprendió?
Lasexplicacionesno podíanser másclaras.
Sensibilizadopor laextensióndel asuntoysucomplejidad,
ponderé:
–De todas maneras, ¿qué me dice de esas caídas? ¿Se
verificansolamenteenlaTierra?¿Solamentelosencarnadosson
susceptibles deesaprecipitación en el despeñadero?
Lisiaspensóunminutoyrespondió:
–Suobservaciónesoportuna.Encualquierlugarel Espíritu
puedeprecipitarseenlosabismosdel mal; perohayquedestacar
queenlasesferassuperioreslasdefensassonmásfuertes, por lo
que, consecuentemente, es mayor laintensidad deculpaen la
faltacometida.
–Entre tanto –objeté–, la caída siempre me pareció
imposibleenlasregionesextrañasal cuerpoterrenal. El ambien-
tedivino, el conocimiento delaverdad, el auxilio superior, se
mefigurabanantídotosinfaliblesal venenodelavanidadydela
tentación.
222 Nuestro Hogar
El compañero sonrió yesclareció:
–El problemadelatentaciónesmáscomplejo. Lospaisajes
del planeta terrestre, están llenos de ambiente divino, del
conocimiento delaverdad ydel auxilio superior. No son pocos
los que comparten allí batallas destructoras entre árboles
acogedoresycamposprimaverales; muchoscometenhomicidios
alaluz de laluna, insensibles alaprofundasugestión de las
estrellas; otrosexplotanalosmásdébiles, desoyendorevelaciones
delaverdadsuperior. EnlaTierra, nofaltanpaisajesyexpresiones
esencialmentedivinos.
Las palabras del enfermero penetraban profundamenteen
mi Espíritu. Enverdadlosguerrerosprefierenladestrucciónenla
primaveraoel estío, cuandolaNaturalezaextiendepor latierray
el firmamentomaravillasdecolor, perfumeyluz; losrobosylos
homicidiossonpracticadospreferentementepor lanoche, cuando
laLunaylasestrellashinchenel planetadedivinapoesía.Lamayor
partedelosverdugosdelaHumanidad, seconstituyedehombres
eminentementecultos, quedesprecian lainspiración divina. Re-
novando mi concepciónreferentealacaídaespiritual, agregué:
–Detodas maneras, Lisias, ¿podrádarmeusted unaidea
delalocalización deesazonadeTinieblas? Si el Umbral está
vinculado alamentehumana¿dóndequedarásemejantelugar
desufrimientoypavor?
–Hayesferas delavidaentodas partes –dijo él solícito–.
El vacíosiemprehadeserunameraimagenliteraria.Pordoquiera
hayenergíasvivientesycadaespeciedeseresfuncionaendeter-
minadazonadelavida.
Despuésdepequeñointervalo, enquemepareciómeditar
profundamente, continuó:
–Naturalmente, comonossucedióanosotros, ustedsituó
como región de existencia más allá de la muerte del cuerpo,
223 Nuestro Hogar
solamente acírculos que van de lasuperficie del globo hacia
arriba, olvidando su bajo nivel. No obstante, lavidapalpitaen
laprofundidaddelosmaresyenel interior delatierra. Además,
tal como sucedecon los cuerpos materiales, hay principios de
gravitaciónparalosEspíritus. LaTierranoessolamenteel campo
que podemos herir o menospreciar a nuestro placer. Es una
organizaciónviva, poseedoradeciertasleyesquenosesclavizarán
o nos liberarán, según nuestras obras. Es claro que el alma
aplastadapor sus propias culpas no podrásubir alasuperficie
del lago maravilloso delavida. Resumiendo, debo recordar que
lasaveslibresasciendenalasalturas; lasqueseembarazanenel
lodazal, sesientenimpedidasparael vuelo, ylasqueseprenden
aunpesoconsiderable, sonsimplesesclavasdelodesconocido.
¿Comprende?
Lisiasnoprecisabahacermeestapregunta. Pues, depron-
toevaluéel cuadroinmensodeluchaspurificadoras, diseñándose
antemisojosespirituales, enlaszonasmásbajasdelaexistencia.
Como alguien que necesita meditar bastante antes de
expresarse, el compañero pensó yconcluyó:
–Tal como nossucedeanosotros, quetraemosennuestro
íntimo lo superior y lo inferior, también el planetatrae en sí
expresionesaltasybajas, conlasquecorrigeal culpableydapaso
al triunfador paralavidaeterna. Ustedsabe, comomédicohuma-
no, quehayelementosenel cerebrodel hombrequepresidensu
sentido dedirección. Pero, hoyreconocequeesoselementosno
sonpropiamentefísicosysí espiritualesensuesencia. Quienesti-
mevivir exclusivamenteenlassombras, embotarásusentido di-
vinodedirección. Por tanto, noestádemásqueseprecipiteenlas
Tinieblas,porqueel abismoatraeal abismo,ycadaunodenosotros
llegaráal sitio haciael cual estádirigiendo suspropiospasos.
224 Nuestro Hogar

En el campodela música
Por latardeLisias meinvitó paraquelo acompañaraal
Campo delaMúsica.
–¡Es necesario distraerseun poco, André! –dijo gentil-
mente.
Viéndomeindeciso agregó:
–HablaréaTobías. LapropiaNarcisaconsagró el díade
hoyal descanso. ¡Vamos!
Pero yo observabaen mí mismo un singular fenómeno.
No obstante la escasez de mis días de servicio, ya dedicaba
gran amor aaquellas Cámaras. Las visitas diarias del Ministro
Genesio, lacompañíadeNarcisa, lainspiracióndeTobías, yla
camaraderíadelos compañeros, todo eso mehablabaparticu-
larmente al Espíritu. Narcisa, Salustio y yo aprovechábamos
todoslosmomentosdeholguraparamejorar el interior, aquí y
allí, suavizando lasituacióndelosenfermos, queestimábamos
detodo corazón como si fuesen nuestroshijos. Considerando
lanuevaposiciónenquemeencontrabameacerquéaTobías,
aquiénel enfermerodeAuxiliodirigiólapalabraconrespetuosa
intimidad. Al recibir la solicitud, mi iniciador en el trabajo
consintió satisfecho:
–¡Óptimoprograma!Andrénecesitaconocer el Campode
225 Nuestro Hogar
laMúsica. Y, abrazándomeañadió:
–No lo dude. ¡Aproveche! Vuelvapor lanoche, cuando
lo desee. Todos nuestros servicios están convenientemente
atendidos.
Acompañé a Lisias reconocidamente. Alcanzando su
residencia en el Ministerio de Auxilio, tuve la satisfacción de
volver aver alaseñoraLauraeinformarmesobreel regresode
laabnegadamadredeEloísa, quedeberíaregresar del planeta,
en la próxima semana. La casa estaba llena de alegría. Había
másbellezaenel interior doméstico, nuevasdisposiciones enel
jardín.
Despidiéndonos, ladueñadelacasameabrazó y habló
conel mejor buenhumor:
–Entonces, de ahora en adelante, la ciudad tendrá un
frecuentador másenel CampodelaMúsica. ¡Tengamuchocui-
dadoconel corazón!…Encuantoamí mequedaréhoyencasa.
Mevengarédeustedes¡muypronto!¡Nodemoraréenbuscar el
alimento demi almaenlaTierra!…
En medio degeneral alegríaganamos lavíapública. Las
jóvenes sehacían acompañar dePolidoro ydeEstacio, con los
cuales hablaban animadamente. Lisias, a mi lado, tan pronto
comodescendimosdel aerobúsenunadelasplazasdel Ministerio
deElevación, medijo cariñosamente:
–Al finvaaconocerami novia,aquienhehabladomuchas
veces deusted.
–Es curioso –observé intrigado– encontrar noviazgos
también aquí…
–¿Cómo no?El amor sublime¿viveen el cuerpo o en el
almaeterna?Allá, enel círculoterrestre, queridomío, el amor es
226 Nuestro Hogar
una especie de oro oculto entre las piedras brutas. Tanto lo
mezclan los hombres con las necesidades, los deseos yestados
inferiores,queraramentesediferencialagangadel preciosometal.
La observación era lógica. Reconociendo el efecto
beneficioso delaexplicación, prosiguió:
–El noviazgoesmuchomásbelloenlaespiritualidad. No
existen velos deilusión obscureciéndonos lavista. Somos lo
quesomos. Lasciniayyo hemosfracasado muchasvecesenlas
experienciasmateriales. Deboconfesar quecasi todoslosdesas-
tres del pasado tuvieron origen en mi imprevisión y falta de
autodominio. La libertad que las leyes sociales confieren al
hombreen el planeta, es decir, al sexo masculino, aún no fue
debidamentecomprendidapor nosotros. Muyrarasvecesalguno
denosotroslautilizaenel mundoenserviciodeespiritualización.
Casi siemprelaconvertimosendeslizamientohacialaanimalidad.
Lasmujeres, por el contrario, hantenidohastaahoradisciplinas
rigurosasasufavor. Enlaexistenciapasajera, nossufrenlatiranía
ysoportanel pesodenuestrasimposiciones; pero, aquí verifica-
mosel reajustedelosvalores. Sóloesverdaderamentelibreel
queaprendeaobedecer. Pareceparadójico, peroeslaexpresión
delaverdad.
Con todo –indagué– ¿tieneusted nuevos planes paralos
círculos carnales?
–No puede ser de otro modo –explicó él presuroso–;
necesito enriquecer el patrimonio deexperienciasyademásmis
deudas paracon el planetason todavíaenormes. Lasciniayyo
fundaremos aquí, dentro de poco, nuestracasitade felicidad,
creyendoquevolveremosalaTierradeaquí aunostreintaaños.
Habíamosalcanzado lascercaníasdel Campo delaMúsi-
ca. Luces deindescriptiblebellezabañaban el extenso parque,
donde se ostentaban encantamientos de verdadero cuento de
227 Nuestro Hogar
hadas. Fuentes luminosas trazaban cuadros sorprendentes: era
un espectáculo absolutamentenuevo paramí.
Antesdequepudiesemanifestar mi profundaadmiración,
Lisiasmerecomendóconel mejor buenhumor:
–Lasciniasehaceacompañar siemprededoshermanas, a
lascualesespero querindaustedhonrasdecaballero.
–PeroLisias… –respondí conreticencia, considerandomi
antiguaposición conyugal– usted debecomprender queestoy
unido aCelia…
El enfermeroamigoechóareír, agregando:
–¡Eralo quefaltaba! Nadiequiereherir sus sentimientos
defidelidad. Por otraparteno creo quelaunión matrimonial
obligueahacer olvidar lavidasocial. ¿No sabeser hermano de
alguien?
Mereí desconcertado ynadapudereplicar.
Enesemomento alcanzábamoslalíneadeentradadonde
Lisiaspagó gentilmenteel ingreso.
Noté, allí mismo, grannúmero depaseantes, entorno de
un pequeño templetedondeun cuerpo orquestal dereducido
número ejecutabamúsicaligera. Caminos marginados deflores
aparecían anuestro frente, dando acceso al interior del parque
en varias direcciones. Observando mi admiración por las
cancionesqueoían, el compañero explicó:
–En las extremidades del Campo tenemos ciertas
manifestaciones queatienden al gusto personal decadagrupo,
delosquetodavíano puedencomprender el artesublime; pero
enel centro, tenemoslamúsicauniversal ydivina, el artesanti-
ficado por excelencia.
En efecto, después deatravesar risueñas alamedas donde
228 Nuestro Hogar
cada flor parecía poseer su reinado particular, comencé a oír
maravillosa armonía que dominaba el cielo. En la Tierra hay
pequeños grupos parael culto delamúsicafinay multitudes
paralamúsicaregional. Pero, allí severificabalo contrario. El
centrodel campoestabarepleto.Yohabíapresenciadonumerosos
conglomerados degenteen lacolonia; mehabíaextasiado ante
lareuniónquenuestroMinisterioconsagraraal Gobernador,pero
lo queveíaahoraexcedíaatodo lo quemedeslumbrarahasta
entonces.
Lo más sobresalientedeNuestroHogar sehabíadado cita
allí en magníficaforma.
No era lujo ni exceso de naturaleza alguna lo que
proporcionabatanto brillo aaquel cuadro maravilloso. Era la
expresiónnatural detodo, lasencillezconfundidaconlabelleza,
el artepuroylavidasinartificios. El elementofemeninoaparecía
en aquel paisaje revelando extremado gusto individual, sin
exageración de adornos y sin traicionar lasimplicidad divina.
Grandesárboles, diferentesdelosqueseconocenenlaTierra,
guarnecíanbellosrecintosiluminadosyacogedores.
No eran solamente las parejas afectuosas las que se
hallabanenlosfloridoscaminos; gruposdeseñorasycaballeros
se entretenían además en conversación animada, valiosa y
constructiva. Noobstantesentirmesinceramentehumilladopor
mi insignificancia ante aquella aglomeración selectísima,
experimentabael mensajesilenciosodesimpatíaenlamiradade
cuantosencontraba. Oíafrasessueltasconrelación aloscírcu-
los carnales, pero en ningunaconversación notéel más ligero
vestigiodemaliciaodecensuraaloshombres. Sediscutíasobre
el amor, la cultura intelectual, la investigación científica, la
filosofíaedificante, pero todos los comentarios tendían alaes-
feraelevadadel mutuo auxilio, sin ningún roce de opiniones.
229 Nuestro Hogar
Observé que allí el más sabio restringíalas vibraciones de su
poder intelectual, al pasoquelosmenosinstruidoselevaban, en
lo posible, lacapacidaddecomprensiónparaabsorber lasdádi-
vas del conocimiento superior. En numerosas conversaciones
recogíareferencias aJesús yal Evangelio, pero lo quemás me
impresionaba era la nota de alegría reinante en todas las
conversaciones. Nadierecordabaal Maestroconlasvibraciones
negativasdelatristezainútil odel injustificabledesaliento. Jesús
era recordado por todos como supremo orientador de las
organizaciones terrestres, visible e invisibles, lleno de
comprensiónybondad, perotambiénconscientedelaenergíay
lavigilancianecesarias paralapreservacióndel ordenylajusticia.
Aquellasociedad optimistameencantaba. Antemis ojos
teníaconcretizadaslasesperanzasdegrannúmero depensado-
res verdaderamentenotables delaTierra.
Grandementemaravilladopor lasublimemúsicaoí decir a
Lisias:
–Nuestros orientadores en armonía absorben rayos de
inspiración en planos más altos, los grandes compositores ter-
restres son, aveces, traídos aesferas como lanuestradonde
reciben algunas expresiones melódicas paratransmitirlas, asu
vez alosoídoshumanos, adornando lostemasrecibidosconel
genio queposeen. El Universo, André, estálleno debellezay
sublimidad. Laantorcharesplandecienteyeternadelavida, pro-
cedeoriginalmentedeDios.
Sinembargo, el enfermero deAuxilio no pudo continuar,
pues fuimos enfrentados por un gracioso grupo. Lasciniaylas
hermanashabíanllegadoyeraprecisoatender alosimperativos
delaconfraternidad.
230 Nuestro Hogar

Sacrificiodemujer
Paséunañoentrabajosconstructivosconinmensaalegría
paramí. Aprendí aser útil encontrando placer en el servicio,
experimentando crecientejúbilo yconfianza.
Hastaentoncesnohabíaregresadoal hogar terrestreape-
sardel inmensodeseoquemehoradabael corazón.Algunasveces
intentabapedir concesiones sobreeseparticular, pero algo me
loimpedía. ¿Nohabíarecibidoel auxilioadecuado?¿Nocontaba
allí conel cariñoyel apreciodetodosloscompañeros?Por tan-
to, reconocíaquesi hubieraprovechoenello, desdehacíatiempo
habría sido encaminado al viejo ambiente doméstico.
Correspondía, pues, aguardar lapalabradeorden. Además de
todo eso, no obstantedesarrollar actividades en Regeneración,
el Ministro Clarencio continuaba responsabilizándose por mi
permanenciaen lacolonia. LaseñoraLaurayel propio Tobías
nosecansabanderecordarmeestehecho. Enmuchasocasiones
mehabíaencontrado con el generoso Ministro deAuxilio y a
pesar deellosiempresemanteníasilenciososobreel asunto. Por
otraparte, Clarencio nuncamodificabasu actitud reservadaen
el desempeño delas obligaciones concernientes asuautoridad.
Tansólopor Navidad, cuandomeencontrabaenlosfestejosde
Elevación, tocó levementeel asunto, adivinándomelanostalgia
231 Nuestro Hogar
delaesposa ydeloshijitos. Comentaralasalegríasdelanoche
yaseverabanoestar lejanoel díaenquemeacompañaríaal nido
familiar. Agradecí, conmovido, esperando, llenodebuenánimo.
Mientrastanto alcanzábamosel mesdeseptiembrede1940sin
ver realizados mis deseos.
No obstante me confortabalacertezade haber llenado
conservicioútil todomi tiempoenlasCámarasdeRectificación.
Nodescansara. Nuestrastareasproseguíansiempresinsolución
decontinuidad.
Habituárameacuidar delosenfermosyainterpretar sus
pensamientos.NoperdíadevistaalapobreElisa,encaminándola
demaneraindirectahaciamejores tentativas.
Pero amedidaqueconsolidabami equilibrio emocional,
semeintensificabalaansiedaddevolver aver alosmíos.
Lanostalgiadolíamucho. En compensación, detiempo
entiempoeravisitadopor mi madre, quenuncameabandonóa
mi propiasuerte, apesar depermanecer encírculos más eleva-
dos.
La última vez que nos vimos, me dijo que quería
notificarmenuevos proyectos. Aquellaactitudmaternal desua-
veconformidad, en los sufrimientos morales que le herían el
alma sensible, me conmovía profundamente. ¿Qué nuevas
resoluciones habríatomado? Intrigado esperésu visitaansioso
deconocer susplanes.
Enefecto, enlosprimerosdíasdeseptiembrede1940mi
madrevinoalasCámaras, ydespuésdelassalutacionescariñosas
me comunicó su propósito de volver a la Tierra. Con tono
afectuoso, me explicó el proyecto. Pero sorprendido y discor-
dando desemejantedecisión, protesté:
–No concuerdo. ¿Volver usted a la carne? ¿Por qué?
232 Nuestro Hogar
¿Internarse de nuevo en ese camino obscuro, sin necesidad
inmediata?
Mostrandonobleexpresióndeserenidadmi madreponderó:
–¿Noconsideraslaangustiosacondiciónenlaquesehalla
tupadre,hijomío?Hacemuchosañosquetrabajoparalevantarlo
ymisesfuerzoshansidoestériles. Laerteeshoyunescépticode
corazónenvenenado. Nopodríapersistir ensemejantesituación,
so penadesumergirseen abismos más profundos. ¿Quéhacer,
André?¿Tendrías valor paraverlo ental situación, eludiendo el
socorrojusto?
–No–respondí emocionado–;trabajaríaporauxiliarlo;pero
ustedpodráayudarlo desdeaquí.
–Nolodudo.PerolosEspíritusqueaman,verdaderamente,
noselimitanaextender lasmanosdelejos. ¿Dequénosvaldría
todalariquezamaterial, si nopudiéramosextenderlaalosseres
queamamos?¿Acasopodríamosresidir enunpalaciorelegando
alos hijitos alaintemperie?No puedo permanecer adistancia.
Yaquepodrécontar contigo desdeaquí, deahoraen adelante
mereuniréconLuisaafindeauxiliar atupadreareencontrar el
camino verdadero.
Pensé, pensé, yredargüí:
–No obstante, insistiríaconusted. ¿No habríamediosde
evitar esacontingencia?
–No. No seríaposible. Estudiédetenidamenteel asunto.
Missuperioresjerárquicosestuvieronunánimesenel consejo. No
puedotraerloinferioralosuperior, peropuedohacerlocontrario.
¿Quémequedapues,sinoeso?Nodebodudarni unminuto.Tengo
enti el amparo del futuro. No teresistas, hijo mío, yauxiliaatu
madrecuando puedastransitar entrelasesferasquenosseparan
delasuperficieterrestre. Mientrastantovigilaatushermanasque
233 Nuestro Hogar
tal vez seencuentran aún en las sombras del Umbral en activo
trabajopurgatorio.Volverénuevamenteal mundo,dentrodepocos
días, dondemeencontrarécon Laerteparalarealización delos
serviciosqueel Padrenosconfiara.
–Pero –indagué– ¿cómo seencontraráél con usted? ¿En
Espíritu?
–No–dijomi madreconsignificativaexpresiónfisonómica–
. Con lacolaboración dealgunos amigos lo situéen laTierrala
semanapasada, preparando su reencarnación inmediata, sin que
él identificasenuestro auxilio directo. Quiso huir delas mujeres
quetodavíalo subyugan, tal vez conrazón, yaprovechamosesa
disposiciónparasometerlo alanuevasituacióncarnal.
–Pero ¿eseso posible?¿Y lalibertadindividual?
Mi madresonrió, algotriste, yrespondió:
–Hayreencarnacionesquetienencarácter drástico. Aunque
el enfermonosesientavaleroso, hayamigosqueloayudanato-
mar el remediosanto, aunqueseamuyamargo. Conrelaciónala
libertad ilimitada, el almapuedeinvocar esederecho solamente
cuando comprenda el deber y lo practique. Por lo demás, es
indispensablereconocer queel deudor esesclavodel compromiso
asumido.Dioscreóel librealbedríoynosotroscreamoslafatalidad.
Por tanto, esnecesarioquebrantar lascadenasquehemosfundido
paranosotrosmismos.
Mientrasmeperdíaengravespensamientos, continuó ella,
volviendo aanteriores observaciones.
–Lasinfeliceshermanasquelopersiguennoloabandonan,
ysi nofuesepor laProtecciónDivina, por intermediodenuestros
guardianesespirituales, tal vez lo sustrajeranalaoportunidadde
lanuevareencarnación.
–¡Dios mío! –exclamé–. ¿Seráposible? ¿Hastaesepunto
234 Nuestro Hogar
estamosamerceddel mal?¿Somossimplesjuguetesenlasma-
nosdelosenemigos?
–Esas interrogaciones, hijo mío –esclareció mi madrecon
muchacalma–, deben estar en nuestros corazones yen nuestros
labios, antesdecontraer cualquier débito, yantesdetransformar en
adversario parael camino anuestros hermanos. No adquieras
préstamosdelamaldad…
–¿Quéserádeesasmujeresinfelices?–indagué.
Mi madresonrióyrespondió:
–Seránmishijas, deaquí aalgunosaños. Esnecesarioqueno
olvidesqueiréal mundoenauxiliodetupadre. Nadieayudaefici-
entementeintensificando fuerzascontrarias, del mismo modo que
no sepuedeapagar en laTierraun incendio con petróleo. ¡Es
indispensableamar, André! Los queno creen pierden el rumbo
verdadero, peregrinandopor el desierto; losqueyerran, sedesvían
del camino real sumergiéndoseenel pantano. Tupadreeshoyun
escéptico, yesas pobres hermanas soportan pesados fardos en el
lodo delaignoranciaydelailusión. En un futuro no lejano, los
colocaréatodosellosenmi regazo materno, realizando mi nueva
experiencia.
Conlosojosbrillantesyhúmedos,comosi sehallaracontem-
plandohorizontesdel porvenir, concluyó:
–Y mástarde… ¿quiénsabe?, tal vezregreseaNuestroHogar
rodeadadeotrosafectossacrosantos, paraobtener unagranfiesta
dealegría, amor yunión…
Comprendiendosuespírituderenuncia, mearrodilléybesé
susmanos.
Desdeaquellahoranosóloerami madre. Eramuchomás
queeso. Eralamensajeradel Amparo, quesabíaconvertir ver-
dugosenhijosdesucorazón, paraqueellosvolvieranatomar el
caminodeloshijosdeDios.
235 Nuestro Hogar

El retornodeL aura
Nosólomi madresepreparabapararegresaraloscírculos
terrestres. También laseñoraLauraseencontrabaen vísperas
del gran acontecimiento. Avisado por algunos compañeros, me
adherí a la demostración de simpatía y aprecio que diversos
funcionarios, especialmentedeAuxilio ydeRegeneración, iban
a rendir a la noble matrona, con motivo de su retorno a las
experiencias humanas. Se realizó el afectuoso homenaje en la
noche en que el Departamento de Cuentas le entregó la
notificacióndel tiempo global desuservicio enlacolonia.
No es posible traducir através de palabras comunes el
significado espiritual deaquellafiestaíntima.
Laencantadoraresidenciaestabapobladademelodías y
deluces. Lasfloresparecíanmásbellas.
Numerosas familias fueron a saludar a la compañera,
próximaaregresar. Losvisitantes, ensumayoría, lasaludaran
con cariño ausentándosesin más demora; en tanto, los ami-
gosmásíntimospermanecíanallí, dispuestosaquedarsehas-
ta la madrugada. Tuve entonces ocasión de escuchar
observaciones curiosas y sabias.
LaseñoraLauramepareciómáscircunspectaymásgrave.
Selenotabael esfuerzo quehacíaparaacompañar lacorriente
236 Nuestro Hogar
deoptimismogeneral. Lasaladereciboestaballena, ylamadre
deLisias explicabaal representantedel Departamento:
–Creoquenomedemorarémásdedosdías.Yaterminaron
las aplicaciones del Servicio de Preparación y de
Esclarecimiento…
Y conunamiradaalgo tristeconcluía:
–Como puedever, estoylista.
El interlocutor, con expresión de sincera fraternidad y
estimulándola, agregó:
–Espero queseencuentreanimadaparalalucha. Es una
gloriair al mundoensuscondiciones. Millaresymillaresdeho-
rasdeservicio cuentanasufavor antelacomunidaddemásde
unmillóndecompañeros. Además, sushijitoshandeconstituir
un bello estímulo en laretaguardia.
–Todoesomereconforta–exclamóladueñadelacasasin
disfrazar lapreocupación íntima–, pero debemos comprender
que la reencarnación es siempre una tentativa de magna
importancia. Reconozcoquemi esposomeprecedióenel enor-
meesfuerzo, yquelosamadoshijosseránmisamigosdetodo
momento. Contodo…
–¡Vamos, no sedejellevar por conjeturas! –intervino el
Ministro Genesio–. Necesitamosconfiar enlaProtecciónDivi-
na y en nosotros mismos. El manantial de la Providencia es
inagotable. Esnecesarioromper loslentesobscurosquepresenta
el paisajefísicocomoamargoexilio. Nopienseenposibilidades
defracaso; mentalice, sí, lasprobabilidadesdeéxito. Además, es
justoqueconfíealgoennosotros, susamigos, quenoestaremos
tanlejosenloconcernienteala“distanciavibratoria”. Pienseen
laalegríadeauxiliar aantiguos afectos; pondereen lainmensa
gloriadeser útil.
237 Nuestro Hogar
LaseñoraLaurasonrió,pareciendomásvalerosayaseveró:
–He solicitado el socorro espiritual de todos los
compañerosconel findemantenermevigilanteenlaslecciones
aquí recibidas. BienséquelaTierraestállenadegrandezadivi-
na. Bastarecordar quenuestro Sol es el mismo quealimentaa
loshombres; noobstante, mi queridoMinistro, sientoreceloen
vistadel temporal olvido enel quenosprecipitamos. Mesiento
como una enferma que se curó de numerosas heridas… En
verdad, lasúlcerasnomemolestan, peroconservolascicatrices.
Bastaríaun leverasguño paraquelaenfermedadvolviera…
El Ministro esbozó un gesto como quien comprendeel
sentido delaalegación yadujo:
–Noignoroloquerepresentanlassombrasdel campoin-
ferior, peroesindispensabletener valor ycaminar haciadelante.
Laayudaremos atrabajar mucho más en el bien delos demás
queenlasatisfaccióndesí misma.El granpeligro,ahoraysiempre,
eslapermanenciaenlastentacionesdel egoísmo.
–Aquí –volvióadecir lainterlocutorasensatamente– con-
tamosconlasvibracionesespiritualesdelamayoríadeloshabi-
tantes, educados, casi todos en las luces del Evangelio Reden-
tor; y aunque las viejas debilidades suban atono de nuestros
pensamientos, encontramos defensanatural en el propio ambi-
ente. PeroenlaTierra, nuestrabuenaintenciónescomosi fuera
oscilanteluz enunmar inmenso defuerzasagresivas.
–No digaeso –interrumpió el generoso Ministro–, no dé
tamañaimportancia a las influencias de las zonas inferiores.
Seríaarmar al enemigo paraquenostorturase. El campo delas
ideas es igualmente campo de lucha. De hecho, todaluz que
encendamos en laTierra, alláquedaráparasiempre, porqueel
vendaval delaspasioneshumanasjamásapagaráunasoladelas
lucesdeDios.
Parecíaquelaseñoralo veíatodo más claro, en vistade
238 Nuestro Hogar
los conceptos oídos; cambió radicalmentedeactitud mental y,
cobrando nuevo aliento, dijo:
–Estoy convencida de que su visita fue providencial.
Necesité levantar energías. Me faltaba esa exhortación. Es
verdad: nuestrazonamental es un campo deincesantebatalla.
Es necesario aniquilar el mal ylas tinieblas dentro denosotros
mismos;sorprenderlosenel reductoenqueserecogen, sindarles
laimportanciaqueexigen. Sí ahoracomprendo.
Genesio sonrió satisfecho yagregó:
–Dentrodenuestromundoindividual, cadaideaescomo
si fuera una entidad aparte… Es necesario pensar en eso.
Nutriendoloselementosdel bien,ellosprogresaránparafelicidad
nuestra; constituirán nuestros ejércitos dedefensa; en cambio,
alimentar cualquier elemento del mal es construir segurabase
paranuestrosenemigosyverdugos.
A esaaltura, el funcionariodel DepartamentodeCuentas
observó:
–No podemos olvidar queLauravuelvealaTierracon
extraordinarios créditos espirituales. Aun hoyel Gabinetedela
Gobernación entregó unanotaal Ministerio de Auxilio, reco-
mendando a los operadores técnicos de la Reencarnación, el
máximocuidadoenel tratoconlosascendientesbiológicosque
van aentrar en función paraconstituir el nuevo organismo de
nuestrahermana.
–¡Ah, esverdad!–dijoella–, pedí esaprovidenciaparaque
nomeencuentredemasiadosujetaalaleydeherencia. Hetenido
granpreocupaciónconrelaciónalasangre.
–Considere–dijo el interlocutor solícito– quesusméritos
en NuestroHogar son muy grandes, toda vez que el propio
Gobernador determinó semejantesmedidas.
–No sepreocupe, pues, amigamía–exclamó el Ministro
239 Nuestro Hogar
Genesio, sonriente–, tendráasulado ainnumerableshermanos
ycompañeroscolaborando ensubienestar.
–¡Gracias aDios! –dijo laseñoraLaura, confortada– me
faltabaoírlo, mefaltabaoírlo…
Lisiasylashermanas, alascualesseuníaahoralasimpá-
ticaygenerosaTeresa, manifestaron sinceraalegría.
–Mi madrenecesitabaolvidarlaspreocupaciones–comentó
el abnegado enfermero deAuxilio–; afindecuentas, no estare-
mosaquí durmiendo.
–Tienes razón –adujo la dueña de la casa–; cultivaré la
esperanza, confiaréenel Señor yentodosustedes.
Enseguida, los comentarios volvieron al plano de la
confianzaydel optimismo. Nadiecomentóel retornoalaTierra,
sino como benditaoportunidad derecapitular yaprender, para
el bien.
Al despedirmeenaltashorasdelanoche, laseñoraLaura
medijoentonomaternal:
–Mañana por la noche, André, espero verlo de nuevo.
Tendremos una pequeña reunión íntima. El Ministro de
Comunicacionesmeprometiólavisitademi esposo. Aunquese
encuentraenloslazosfísicos, Ricardoserátraídohastaaquí con
el auxiliofraternal denuestroscompañeros. Además, mañanahe
dedespedirme. No falte.
Agradecí conmovido, esforzándomepor ocultar las lágri-
mas prematuras de la nostalgia, que ya me despuntaba en el
corazón.
240 Nuestro Hogar

Cultofamiliar
Tal vezalospracticantesdel Espiritismonolesfuesetan
sorprendentelareunión alaquecomparecí, en casadeLisias.
Pero amisojos, el cuadro erainédito einteresante.
Enlaespaciosasaladeestar, sereuníalapequeñaasamblea
depocomásdetreintapersonas. Ladisposicióndelosmuebles
eradelasmássencillas. Confortablespoltronassealineaban, de
doce en doce, frente al estrado donde el Ministro Clarencio
asumieralaposicióndedirector, rodeándosedelaseñoraLaura
ydeloshijos. A distanciadeunoscuatro metros, sehallabaun
gran globo cristalino, dedos metros aproximados, envuelto, en
laparteinferior, enextensaseriedehilosqueseconectabanaun
pequeño aparato, idéntico anuestros altoparlantes.
Numerosasindagacionesmedanzabanpor el cerebro.
Enlaextensasala, cadacual tomaralugar adecuado, mas
observaraconversaciones fraternales en todos los grupos.
Hallándome al lado de Nicolás, antiguo servidor del
MinisteriodeAuxilioeíntimodelafamiliadeLisias,osépreguntar
algo. El compañeronosehizoderogar yesclareció:
–Estamos listos; pero, aguardamos la orden de
Comunicaciones. NuestrohermanoRicardoestáenlafasedela
infanciaterrestrey no leserádifícil desprendersedelos lazos
físicosmásfuertes, por algunosminutos.
241 Nuestro Hogar
–¿Pero él vendráhastaaquí?
–¿Cómono?–acotóel interlocutor–. Notodoslosencar-
nados se encadenan al suelo de la Tierra. Como las palomas
mensajerasqueviven, aveces, por largotiempodeservicio, en-
tredos regiones, existen Espíritus queviven por alláentredos
mundos.
Indicando el aparato anuestro frente, informó:
–Allí estálacámaraquenoslo presentará.
–¿Por qué el globo cristalino? –pregunté, curioso– ¿No
podríamanifestarsesinél?
–Esnecesariorecordar –dijoNicolás, atento– quenuestra
emotividad emite fuerzas susceptibles de perturbar. Aquella
pequeñacámaracristalinaestáconstituidadematerial aislante.
Nuestras energías mentales no podrán atravesarla.
En ese instante, Lisias fue llamado por teléfono por
funcionariosdeComunicaciones. Habíallegadoel momento. Se
podríacomenzar el trabajo culminantedelareunión.
Verifiqué, enel reloj delapared, eranlasdoceycuarenta
minutos delanoche. Notándomelamiradainterrogativa, dijo
Nicolás en voz baja:
–Sólo ahoraexiste bastante paz en el reciente hogar de
Ricardo, alláen laTierra. Naturalmente, lacasadescansa, los
padres duermen, y él, en la nueva fase, no permanece
enteramentejunto alacuna…
No le fue posible continuar. El Ministro Clarencio, se
levantó y pidió homogeneidad de pensamientos y verdadera
fusión desentimientos.
Sehizogranquietud, yClarenciodijounaconmovedoray
sencilla oración. Enseguida, Lisias se hizo oír en la cítara
armoniosa, llenando el ambientedeprofundas vibraciones de
242 Nuestro Hogar
paz yencantamiento. Luego, Clarenciotomódenuevolapalabra:
–Hermanos –dijo–, enviemos ahora a Ricardo nuestro
mensajedeamor.
Observéentoncesconsorpresaquelashijasylanietadela
señoraLaura, acompañadasdeLisias, abandonaronel estrado, to-
mandoposiciónjuntoalosinstrumentosmusicales. Judith, Yolanda
yLisiasseencargaronrespectivamente, del piano, del arpaydela
cítara, al lado deTeresayEloísa, queintegraban el gracioso coro
familiar.
Lascuerdasafinadascasaronlosecosdesuavemelodíayla
músicaseelevó, acariciadoraydivina, semejanteaungorjeoceles-
te. Mesentíaarrebatadoaesferassublimesdel pensamiento, cuando
voces argentinas embelesaron el interior. Lisias y las hermanas
cantabanmaravillosacanción, compuestapor ellosmismos.
Será muy difícil frasear humanamente las significativas
estrofas, llenas deespiritualidad ybelleza, pero intentaréhacerlo
parademostrar lariquezadelosafectosenlosplanosdelavidaque
seextiendenmásalládelamuerte:
Padrequerido, mientraslanoche
Traelabendicióndel reposo,
Recibe, padrecariñoso,
¡Nuestroafectoydevoción!…
Mientraslasestrellascantan
Enlaluz quelasempalidece,
Venaunir anuestraspreces
Lavoz detucorazón.
Noteturbesenlasenda
Desombrasdel olvido,
Noteduelael sufrimiento,
243 Nuestro Hogar
Jamástehierasenel mal.
Notemasal dolor terrestre,
Recuerdanuestraalianza,
Conservalaflor delaesperanza
Paralaventurainmortal.
Mientrasduermesenel mundo,
Nuestras almas despiertas
Recuerdanlas alboradas
Deestavidasuperior;
Aguardael porvenir risueño,
Esperapor nosotrosque, undía,
Volveremosalaalegría
Del jardíndetuamor.
Venanosotros, padregeneroso,
Vuelvealapaz denuestronido,
Tornaalaslucesdel camino,
Aunqueseaparasoñar;
Olvida, por unminuto, laTierra
Y venasorber del aguapura
Deconsueloydeternura
Delasfuentesde“NuestroHogar”
Nuestracasanoteolvida
El sacrificio, labondad,
Lasublimeclaridad
Detusleccionesenel bien;
Atraviesalasombraespesa,
Vence, padre, lacarneextraña,
Subealacumbredelamontaña,
Ventambiénconnosotrosaorar…
244 Nuestro Hogar
A las últimas notas delabellacomposición, notéqueel
globo se cubría, interiormente, de una substancia lechosa y
cenicienta, presentando deinmediato lafigurasimpáticadeun
hombreen laedad madura. EraRicardo. Imposibledescribir la
sagradaemocióndelafamilia, dirigiéndoleamorosassalutaciones.
El recién llegado, luego de hablar particularmente a la
compañerayaloshijos,fijósumiradaamigaennosotros,pidiendo
quefueserepetidalasuavecanciónfilial, queoyóbañadoenlágri-
mas. Cuando secallaronlasúltimasnotas, habló conmovido:
–¡Oh!¡Hijosmíos, comoesgrandelabondaddeJesús, que
nos iluminó el culto doméstico del Evangelio con las supremas
alegrías deestanoche! En estasalahemos procurado, juntos, el
camino delasesferassuperiores; muchasvecesrecibimosel pan
espiritual delavidayesotravez aquí donde nosreencontramos
parael estímulo santo. ¡Cuánfeliz soy!
LaseñoraLaurallorabadiscretamente. Lisiasylashermanas
teníanlosojoshúmedosdellanto.
Percibí queel reciénllegadonohablabaconespontaneidad
ynopodíadisponerdemuchotiempoentrenosotros.Posiblemente,
todosallí manteníananálogaimpresión,porquevi aJudithabrazarse
al globo cristalino, oyéndolaexclamar cariñosamente:
–¡Padrequerido, digaloquenecesitadenosotros, esclarezca
enquépodremosser útilesasuabnegadocorazón!
Observé, entonces, queRicardo posó sumiradaprofunda
enlaseñoraLauraymurmuró:
–¡Su madre vendrá pronto conmigo, hijita! ¡Más tarde,
vendrán ustedes igualmente! ¿Quémás podríadesear, paraser
feliz, sinorogar al Maestroquenosbendigaparasiempre?
Todos llorábamos, enternecidos.
Cuandoel globocomenzóapresentar,denuevolosmismos
245 Nuestro Hogar
tonosceniza, oí aRicardo exclamando, casi dedespedida:
–¡Ahhijosmíos!¡Enverdadtengo algo quepedirlesdesde
el fondodemi alma!¡Rueguenal Señorparaqueyonuncadisponga
defacilidadesenlaTierra, afindequelaluz delagratitudydel
entendimiento permanezcavivaen mi Espíritu!…
Aquel pedido inesperado mesensibilizó y sorprendió al
mismotiempo. Ricardodirigióatodossalutacionescariñosasyla
cortinadesubstanciacenizacubriótodalacámara, que, enseguida
volvió al aspecto normal.
El Ministro Clarencio oró con sentimiento ylasesión fue
cerrada, dejándonosinmersosenindescriptiblealegría.
Me dirigí al estrado para abrazar a la señora Laura,
expresándoledevivavozmi profundaimpresiónyreconocimiento,
cuandoalguienmeatajólospasoscasi juntoaladueñadelacasa,
queseocupabadeatender alas numerosas felicitaciones delos
amigospresentes.
EraClarencio, quemehablóentonoamable:
–André, mañanaacompañaréanuestrahermanaLauraala
esferacarnal. Si leplace, podrávenir connosotrosparavisitar asu
familia.
Lasorpresanopodíasermayor.Profundasensacióndealegría
meextasió,perorecordéinstintivamenteel serviciodelasCámaras.
Adivinándomeel pensamiento,el generosoMinistrovolvióadecir:
–Usted tiene una cantidad regular de horas de trabajo
extraordinarioasufavor. Noleserádifícil aGenesioconcederleuna
semanadeausencia, despuésdel primer añodecooperaciónactiva.
Poseído deintenso júbilo, agradecí, llorando y riendo al
mismo tiempo. ¡Por fin ibaaver denuevo alaesposay alos
hijos amados!
246 Nuestro Hogar

R egresandoa casa
Imitando al niño que se conduce por los pasos de los
benefactores, lleguéami ciudad, conlasensaciónindescriptible
del viajeroqueretornaasucunanatal despuésdelargaausencia.
Sí, el paisajenosehabíamodificadodemanerasensible. Los
viejosárbolesdel barrio, el mar, el mismocielo, el mismoperfume
errante. Embriagadodealegría, nonotélaexpresiónfisonómicade
laseñoraLaura,quedenunciabaextremapreocupación,ymedespedí
delapequeñacaravana, queseguiríaadelante.
Clarenciomeabrazóyhabló:
–Usted tieneunasemanaasudisposición. Pasarépor aquí
diariamenteparaverlo, atentoaloscuidadosquedeboconsagrar a
losproblemasdelareencarnacióndenuestrahermana.Si quisierair
aNuestroHogar, aprovecharámi compañía. ¡Páselobien, André!
ÚltimoadiósaladedicadamadredeLisiasymevi solo, res-
pirandoel airedeotrostiempos, conintensidad.
Nomedemoréexaminandolospormenores. Atraveséacele-
radamente algunas calles, camino acasa. El corazón me latía
descompasado, amedidaquemeaproximabaal granportóndeen-
trada. El viento, comootrora, susurrabacariciasenlaarboledadel
pequeño parque. Brotaban azaleas y rosas, saludando la luz
primaveral. Frenteal pórtico, seostentaba, garbosa, lapalmeraque,
247 Nuestro Hogar
conCelia,habíaplantadoennuestroprimeraniversariodecasamiento.
Ebriodefelicidad,avancéhaciael interior.Pero,tododenotaba
diferencias enormes. ¿Dónde estarían los viejos muebles de
jacarandá? ¿Y el gran retrato en que, con laesposaylos hijitos,
formábamosgraciosogrupo?Algomeoprimíaansiosamente.¿Qué
habríaacontecido? Comencéatemblar deemoción. Medirigí al
comedor, dondevi alahijitamás pequeña, transformadaen una
jovencasadera. Y casi enel mismoinstante, vi aCeliaquesalíadel
cuarto, acompañandoauncaballeroqueaprimeravista,mepareció
médico.
Gritémi alegríacontodaslasfuerzasdelospulmones, pero
laspalabrasparecíanrebotar por lacasasinalcanzar losoídosdelos
circundantes. Comprendí lasituación y mecallédecepcionado.
Abracéalacompañera, contodoel cariñodemi inmensanostalgia,
pero Celiaparecíatotalmenteinsensibleami gesto deamor. Muy
atenta,preguntóal caballeroalgoquedeprontonopudecomprender.
El interlocutor, bajandolavoz, respondiórespetuoso:
–Sólo mañanapodrédiagnosticar con seguridad, porquela
neumoníasepresentamuycomplicadaenvirtuddelahipertensión.
Todocuidadoespoco; el Dr. Ernestoreclamaabsolutoreposo.
¿Quién seríaaquel Dr. Ernesto? Meperdíaen un mar de
indagaciones, cuandooí ami esposasuplicar ansiosa:
–Doctor,¡sálvelo,porcaridad!¡Seloruego!¡Oh!Nosoportaría
unasegundaviudez.
Celiallorabayseretorcíalas manos demostrando inmensa
angustia.
Unrayonomehubierafulminadocontantaviolencia.Otro
hombresehabíaadueñadodemi hogar. Laesposamehabíaol-
vidado. Aquellacasayano mepertenecía. ¿Valíalapenahaber
esperadotantotiempopararecogersemejantesdesilusiones.Corrí
ami cuarto verificando queotro mobiliario existíaenlaalcoba.
248 Nuestro Hogar
En el lecho sehallabaun hombredeedadmadura, evidenciando
delicado estado desalud. Al lado deél, tres figuras negras iban y
venían, mostrándoseinteresadasenagravar sumal.
Depronto tuveímpetu deodiar al intruso con todas mis
fuerzas, peroyanoerael mismohombredeotrostiempos.El Señor
mehabíallamadoaenseñanzasdeamor,defraternidadydeperdón.
Comprobéqueel enfermo estabacercado deentidades inferiores
dedicadasal mal; peronoconseguí auxiliarlodeinmediato.
Mesentédecepcionadoyabrumado, viendoaCeliaentrar y
salir variasvecesdel aposento, acariciandoal enfermoconlaternu-
raquemehabíadedicado enotrostiempos; ydespuésdealgunas
horasdeamargameditación, volví tambaleanteal comedor, donde
encontréalashijasconversando.Sesucedíanlassorpresas.Lamayor
sehabíacasado yteníaasuhijito enbrazos. ¿Y mi hijo?¿Dónde
estaría?
Celiainstruyóconvenientementeaunaviejaenfermerayvino
aconversar, máscalmada, conlashijas.
–Vineaverlos,mamá–exclamólaprimogénita–,nosólopara
tener noticias del Dr. Ernesto, sino también porquehoysingular
nostalgiadepapámeatormentael corazón. Desdemuytemprano,
no sépor quépienso tanto en él. Es algo queno puedo definir
bien…
Nopudoterminar.Abundanteslágrimasbrotabandesusojos.
Celia, coninmensasorpresaparamí, sedirigióalahijaauto-
ritariamente:
–¡Vaya! ¡Era lo que nos faltaba!… Afligida como estoy
debo tolerar tus perturbaciones. ¿Quépesadez es esa, hijamía?
Yalesprohibí, terminantemente, cualquier alusión, enestacasa,
atupadre. ¿NosabesqueesodisgustaaErnesto?Yavendí todo
cuanto merecordabaaquí el pasado muerto; incluso modifiqué
el aspecto delasparedes, ytú¿no mepuedesayudar eneso?
249 Nuestro Hogar
Lahijamásjovenintervinoagregando:
–Desdequelapobrehermanacomenzóainteresarsepor el
malditoEspiritismoviveconesastonteríasenlacabeza. ¿Dóndese
havistotal disparate?Esahistoriadequelosmuertosvuelvenesel
colmodelosabsurdos.
Laotra, si biencontinuaballorando, hablócondificultad:
–Noestoytraduciendoconviccionesreligiosas. ¿Esentonces
un crimen sentir nostalgiadepapá? ¿Acaso ustedes no aman, no
tienensentimientos?Si papáestuvieraconnosotros, suúnico hijo
varónnoandaríapor ahí practicandotantaslocuras.
–¡Vamos!¡Vamos!–replicóCelianerviosayenfadada–. Cada
cual tienelasuertequeDiosleda.NoolvidesqueAndréestámuerto.
Nomevengasconlamentosylágrimasporunpasadoirremediable.
Me aproximé a mi llorosa hija; pretendí secar su llanto
murmurándolepalabrasdevalor ydeconsueloqueellanoregistró
auditivamente, pero sí de manera subjetiva bajo la forma de
pensamientosconfortadores.
¡A lapostremeveíacaraacaraen unasingular coyuntura!
Comprendí ahorael motivoporel cual misverdaderosamigoshabían
demoradotantomi retornoal hogar terrestre.
Lasangustiasylasdecepcionessesucedíanentropel. Mi casa
meparecióentoncesunpatrimonioquelosladronesylosgusanos
habíantransformado. ¡Ni haberes, ni títulos, ni afectos!Solamente
habíaallí unahijaqueestabadecentinelapor mi viejo ysincero
amor.
Ni loslargosañosdesufrimientoenmisprimerosdíasdemás
alládelatumbamehabíanproporcionadolágrimastanamargas.
Llególanocheyvolvióel díaencontrándomeenlamisma
situación de perplejidad, oyendo conceptos y sorprendiendo
actitudes quenuncapodríahaber sospechado.
250 Nuestro Hogar
Por latardeClarenciopasó, ofreciéndomesupalabracor-
dial, amigayrecta. Percibiendo mi abatimiento medijo solícito:
–Comprendo su aflicción y me regocijo por la buena
oportunidad de esta prueba. No tengo nuevas indicaciones.
Cualquier consejo demi parteseríaintempestivo. Solamentele
digo, queridomío, quenopuedoolvidar aquellarecomendación
de Jesús para que amemos a Dios sobre todas las cosas y al
prójimocomoanosotrosmismos.Ellooperasiempreverdaderos
milagros en nosotros mismos, proporcionándonos felicidad y
comprensiónennuestroscaminos.
Agradecí sensibilizado, ylepedí queno medesamparase
con el necesario auxilio.
Clarencio sonrió ysedespidió.
Entonces decaraalarealidad, absolutamentesolo en el
testimonio, comencéavalorar el alcancedelarecomendación
evangélicay reflexioné con más claridad. Al final de cuentas,
¿por quécondenar el procedimientodeCelia?Si hubierasidoyo
el viudo en la Tierra, ¿cómo habría obrado? ¿Acaso hubiera
soportado laprolongadasoledad? ¿No hubierarecurrido amil
pretextosparajustificar unnuevo matrimonio?¿Y el pobreen-
fermo?¿Cómoypor quéodiarlo?¿Noeratambiénmi hermano
en laCasade Nuestro Padre? ¿No estaríael hogar quizás en
peores condiciones si Celia no hubiese aceptado esa alianza
afectiva?Eranecesariopuesluchar contrael ferozegoísmo. Jesús
mehabíaconducido aotras fuentes. No podíaproceder como
unhombredelaTierra. Mi familianoestabaconstituidasólode
unaesposaydetres hijos en laTierra. Estaba, sí, formadapor
centenares de enfermos en las Cámaras de Rectificación y se
extendíaahora, alacomunidaduniversal. Dominadopor nuevos
pensamientos, sentí quelalinfadel verdadero amor comenzaba
abrotar debenéficas heridas quelarealidad meabrieraen el
corazón.
251 Nuestro Hogar

Ciudadanode
“N uestroH ogar”
Enlasegundanochemesentíacansadísimo. Comenzaba
acomprender el valor del alimento espiritual, atravésdel amor
y de lacomprensión recíprocos. En NuestroHogar, atravesaba
varios días de servicio activo, sin alimentación común, en el
entrenamiento de elevación a que muchos de nosotros nos
consagrábamos. Mebastabalapresenciadelosqueridosamigos,
lasmanifestacionesdeafectoylaabsorcióndeelementospuros
atravésdel aireydel agua; pero allí no encontrabasino el obs-
curocampodebatalla, enel cual losseresamadosseconvertían
en verdugos. Las meditaciones preciosas que las palabras de
Clarenciomehabían sugerido, dabanciertacalmaami corazón.
Comprendíaal fin, lasnecesidadeshumanas. Noerapropietario
deCelia, sinosuhermanoyamigo. Noeradueñodemishijosy
sí uncompañero deluchasyrealizaciones.
RecordéquelaseñoraLaura, enciertaoportunidad,afirmó
que todo ser, en su testimonio, debe proceder como laabeja
acercándosealasfloresdelavida, quesonlasalmasnobles, en
el campodelosrecuerdos, extrayendodecadaunalasubstancia
delosbuenosejemplos, paraadquirir lamiel delasabiduría.
Apliquéami casoel provechosoconsejoycomencéare-
cordar ami madre: ¿Nosehabíasacrificadoellapor mi padre, al
252 Nuestro Hogar
punto deadoptar mujeres infelices como hijas desu corazón?
NuestroHogar estaballeno deejemplos edificantes. LaMinistra
Venerandatrabajabahacíasiglospor el grupoespiritual quemás
estabaligadoasucorazón. NarcisasesacrificabaenlasCámaras
deRectificaciónparaobtener reconocimiento espiritual cuando
regresaraal mundoentareadeauxilio. LaseñoraHildavencióel
dragóndeloscelosinferiores. ¿Y laexpresióndefraternidadde
los demás amigos de la colonia? Clarencio me acogiera con
devocióndepadre, ylamadredeLisiasmerecibieracomohijo,
Tobías como hermano. Cadacompañero demis nuevas luchas
meofrecíaalgo útil paralaconstrucción mental diferenteque
seerguía, aceleradamente, en mi espíritu.
Procuréabstraermedelasconsideracionesaparentemente
ingratasqueoíaenel ambientedoméstico yresolví colocar, so-
bre de todo el amor divino, y, por encima de todos mis
sentimientospersonales,lasjustasnecesidadesdemissemejantes.
Enmi cansancio, busquéel apartamentodel enfermo, cuyo
estado seagravabapor momentos. Celialesosteníalafrentey
bañadaen lágrimas ledecía:
–¡Ernesto, Ernesto, tencompasióndemí, querido!¡Nome
dejessola!¿Quéseríademí si mefaltaras?
El enfermoleacariciabalasmanosyrespondíaconinmenso
afecto, apesar delafuertedisnea.
Rogué al Señor energías necesarias para mantener la
comprensiónimprescindibleypaséaconsiderar aloscónyuges
comosi fuesenmishermanos.
Reconocí queCeliay Ernesto seamaban intensamente.
Y si dehecho mesentíacompañero fraternal deambos, debía
auxiliarlosconlosrecursosami alcance. Iniciéel trabajo pro-
curando aclarar alos Espíritus infelices que se mantenían en
estrechauniónconel enfermo. Pero, lasdificultadeseranenor-
253 Nuestro Hogar
mes. Mesentíamuyabatido.
EnesaemergenciarecordéciertaleccióndeTobíascuando
medijo: “Aquí, enNuestroHogar notodosnecesitandel aerobús
paramovilizarse,porqueloshabitantesmáselevadosdelacolonia
disponen del poder devolición; yno todos necesitan deapara-
tosdecomunicaciónparaconversar adistancia, por mantenerse
entresí en un plano deperfectasintoníadepensamientos. De
esemodo,losqueseencuentranenesaafinidadpuedendisponer,
comolodeseen, del procesodeconversaciónmental, apesar de
ladistancia”.
Recordé en lo útil que podríaserme lacolaboración de
Narcisaymedecidí ahacer laprueba. Meconcentréenfervoro-
saoraciónal Padrey, enlasvibracionesdelaplegaria; medirigí
aNarcisasolicitando su socorro. Lecontaba, en pensamiento,
mi experienciadolorosa, lecomunicabamispropósitosdeauxi-
lio einsistíaenqueno medesamparase.
Entoncessucedió lo queno podíaesperar.
Pasados veinteminutos, más o menos, ycuando aún no
habíaapartado mi mentedelaoración, alguien metocó leve-
menteel hombro.EraNarcisa,quemeatendíasonrientediciendo:
–Oí sullamada, amigo mío, yvineasuencuentro.
Mequedélleno deFelicidad.
Lamensajeradel bien miró aquel cuadro, comprendió la
gravedaddel momento ydijo:
–Notenemostiempoqueperder.
Inicialmente, aplicó pases deconfortamiento al enfermo,
aislándolo delas formas obscuras, queseapartaron como por
encanto. Enseguida, meinvitó con decisión:
–Vamos alaNaturaleza.
254 Nuestro Hogar
Laacompañésindudar y, notando mi extrañeza, agregó:
–Nosóloel hombrepuederecibir fluidosyemitirlos. Las
fuerzasnaturaleshacenlo mismo, enlosdiversosreinosenque
sesubdividen. Parael caso denuestro enfermo necesitamosde
los árboles. Ellos nos auxiliarán eficazmente.
Admirado con lanuevalección, laseguí silencioso. Una
vezllegadosal lugardondesealineabanenormesfrondas,Narcisa
llamó aalguien, con expresiones queyo no podíacomprender.
En momentos, ocho entidades espirituales atendían lallamada.
Inmensamentesorprendido, lavi indagar sobrelaexistenciade
arbolesdemangoyeucaliptos. Debidamenteinformadapor los
amigos, quemeerantotalmenteextraños, laenfermeraexplicó:
–Los hermanos que nos atendieron son servidores
comunes del reino vegetal.
Antemi sorpresaconcluyó:
–Comove, nadaexistedeinútil enlacasadeNuestroPa-
dre. En todas partes, si hayalguien quenecesiteaprender, hay
alguienqueenseñe; ydondeapareceladificultadsurgelaProvi-
dencia. El único desventurado en laobradivinaes el espíritu
imprevisor quesecondenó alastinieblasdelamaldad.
Narcisa manipuló, en pocos instantes, cierta substancia
conlasemanacionesdel eucaliptoydel mangoy, durantetodala
noche, aplicamosel remedioal enfermoatravésdelarespiración
comúnydelaabsorciónpor losporos.
El enfermo experimentó mejoríasensible. Por lamañana
temprano el médico observó extremadamentesorprendido:
–¡Serealizóanocheunaextraordinariareacción!¡Verdadero
milagro delaNaturaleza!
Celiaestabaradiante. Sellenó lacasadenuevaalegría. A
mi vez, experimentabagranjúbiloenel alma. Profundoalientoy
bellas esperanzas revigorizaban mi ser. Reconocía, yo mismo,
255 Nuestro Hogar
quevigorososlazosdeinferioridadsehabíanrotodentrodemí
parasiempre.
Ese mismo día volví a NuestroHogar en compañía de
Narcisa, ypor vez primera, experimentélacapacidad devuelo.
En un momento ganamos grandes distancias. Labanderadela
alegríasehabíadesplegadoenmi fueroíntimo. Comunicandoa
lagenerosaenfermerami impresióndeligereza, laoí aclarar:
–En NuestroHogar granpartedeloscompañerospodrían
eludir el aerobúsytransportarse, comodesearenpor lasáreasde
nuestrodominiovibratorio, perocomolamayoríanohaadquiri-
do esafacultad, todosseabstienendeejercerlaennuestrasvías
públicas. Esaabstención, noimpidequelautilicemoslejosdela
ciudad, cuando es necesario ganar distanciaytiempo.
Nueva comprensión y nuevos júbilos enriquecían mi
espíritu. Instruido por Narcisaibadelacasaespiritual alacasa
terrestre y viceversasin grandes dificultades, intensificando el
tratamiento de Ernesto, cuya mejoría se afirmaba franca y
rápidamente. Clarencio mevisitabatodos los días mostrándose
satisfecho con mi trabajo.
Al finalizar lasemana, llegabaasu término mi primera
licencia en los servicios de las Cámaras de Rectificación. La
alegríahabíavuelto entrelos cónyuges, quepaséaestimarlos
comohermanos.
Erapreciso pues, regresar alosjustosdeberes.
A laluz adormeciday cariñosadel crepúsculo, tomé el
camino de NuestroHogar totalmente modificado. En aquellos
rápidossietedíasaprendí preciosasleccionesprácticasenel cul-
tovivodelacomprensiónylafraternidadlegítimas. Lasublime
tardemellenabademagnospensamientos.
¡QuégrandeeslaProvidenciaDivina!–decíamonologando
íntimamente–. ¡Con qué sabiduríadispone el Señor todos los
256 Nuestro Hogar
trabajosytodaslassituacionesdelavida!¡Conquéamor atiende
atodalaCreación!
Demomento, algomearrancódelameditaciónaqueme
acogiera. Másdedoscientoscompañerosveníanami encuentro.
Todos me saludaban, generosos y acogedores: Lisias,
Lascinia, Narcisa, Silveira, Tobías, Salustio y numerosos
cooperadores delas Cámaras estaban allí. No sabíaqueactitud
asumir tomado así desorpresa. Entoncesel Ministro Clarencio,
surgiendoal frentedetodos,seadelantóextendiéndomeladiestra
ydijo:
–Hastahoy, André, ustederami pupiloenlaciudad; pero
deahoraenadelante, ennombredelaGobernación, lo declaro
ciudadano deNuestroHogar.
¿Por quétan grandemagnanimidad si mi triunfo eratan
pequeñito? No conseguíaretener las lágrimas deemoción que
embargaban mi voz. Considerando lamagnitud del amor dela
BondadDivina, mearrojéenlospaternalesbrazosdeClarencio,
llorando degratitudydealegría.
257 Nuestro Hogar
258 Nuestro Hogar

Intereses relacionados