LA RESPUESTA SEXUAL.

El sentido del sexo, helen kaplan A primera vista, la experiencia sexual parece y se siente como una experiencia gradual, que empieza con el deseo y termina con el orgasmo, pero tanto en hombres y en mujeres se compone de tres fases distintas: el deseo, la excitación y el orgasmo. El deseo sexual. El deseo erótico, conocido a veces popularmente por “calentura”, es el deseo o la necesidad de actividad sexual. El apetito sexual surge en una zona especial del cerebro, localizada en una zona que controla la emoción, la cual está compuesta por complicados circuitos y centros neurales, y cuando éstos se activan, la persona se siente “caliente”. En la pubertad aumenta la producción de andrógeno, esta afluencia activa los centros sexuales del cerebro y así es como nos hacemos capaces de experimentar el deseo sexual. Diferentes fuerzas psíquicas y físicas pueden afectar los centros sexuales y el deseo sexual de una persona, tales como si alguien está enfermo, deprimido o angustiado, abatido por ciertas drogas, o si ha recibido el mensaje de que la sexualidad es algo malo, es probable que no sienta deseos sexuales intensos. En cambio si alguien está en buena forma física, si su estado de ánimo es bueno, si considera que la sexualidad es algo positivo, y si se encuentra enamorado, o está en compañía de una persona que le atrae, es probable que se sienta muy sexual. Tanto hombres como mujeres, tienden más a desear y a disfrutar de la relación sexual con una persona a la que aman que con un extraño, pero los hombres parecen encontrar más fácil gozar de la sexualidad con una compañera desconocida. El atractivo físico suele ser más importante para los hombres que las mujeres. El amor constituye un estímulo sexual, el estar enamorado intensifica los deseos y respuestas sexuales del individuo. Los reflejos sexuales. La segunda y la tercera fase de la respuesta sexual, son la excitación y el orgasmo, difieren del deseo, ya que existen cambios físicos en los órganos genitales. Aquí los nervios sensoriales no suelen conectarse directamente con los nervios motores, pero se encuentran relacionados unos con otros indirectamente mediante un cierto número de otros nervios. Este conjunto de nervios, que están en todo el sistema nervioso central, se denominan centros reflejos. El varón tiene dos centros de erección e la médula espinal, y un centro especial de orgasmo. Las mujeres también tienen dos centros medulares de excitación y otro que transmite el reflejo del orgasmo. Estos centros reflejos pueden ser controlados por mensajes de los centros superiores del cerebro, esta es la razón por la cual el estado de ánimo de una persona puede facilitarle o dificultarle el llegar al orgasmo o a la excitación. Los cambios reflejos que se producen en los órganos para prepararlos para una función biológica específica no se limitan a los genitales. La mayor parte de nuestros órganos no hacen más que descansar hasta que los reflejos los cambian para prepararlos para la acción. Los órganos genitales de hombres y mujeres experimentan cambios similares para prepararse para la relación sexual. En el hombre, un conjunto de reflejos produce una excitación o erección que hace posible la introducción del pene en la vagina, y otro conjunto de reflejos da lugar al orgasmo, por medio del cual los espermatozoides son depositados en el lugar en el que pueden cumplir una función fecundadora. En la mujer la excitación causa secreción y congestión vaginal, mientras que el orgasmo produce únicamente placer.

aquí solo el orgasmo masculino es necesario para la reproducción. abre las arterias del pene y cierra las venas. La función reproductora es depositar el semen en la vagina de la mujer. Entre los estímulos psíquicos que pueden producir excitación sexual están algunos pensamientos. succión del pene y de las zonas circundantes son en extremo excitantes. son los medios más eficaces para producir excitación. Aquí el pene está totalmente erecto. Los estímulos físicos más intensos son el hecho de rozar y tocar los pechos. se le denomina período refractario. Este reflejo se denomina “emisión”. • Segunda fase: tiene lugar en los sensibles genitales externos. Cualquier tipo de contacto físico o fricción aplicado a los genitales. a fin de que algún espermatozoide llegue a fecundar el óvulo que se encuentra en el cuerpo de está. el pene regresa a su estado normal. aquí el semen surge con fuerza considerable. Excitación y erección. y las pequeñas cavernas se llenan de sangre y se endurecen. a esto se le llama “inevitabilidad orgásmica”. En este momento el hombre experimenta una leve sensación que le avisa que el orgasmo es inminente y no se puede controlar. besos. Cuando se está a punto de producir el orgasmo. Después de esto.En la fase de excitación la respuesta sexual se produce por la vasocongestión genital (los vasos sanguíneos de los genitales se dilatan y se llenan de sangre). La excitación sexual viene después de la estimulación y ocurre solamente si la persona está relajada y dispuesta para el placer. Respuesta sexual en el hombre. olores. que es un reflejo involuntario. . el pene cuelga fláccidamente. La excitación sexual en el hombre se caracteriza por la erección. pueden ser caricias directas en los genitales y otras zonas erógenas del cuerpo. Aquí son necesarios algunos estímulos psíquicos y físicos para que s inicien una serie de reflejos. empujando el semen hacia la parte posterior de la uretra. y los testículos están sueltos y relajados. es en cierto modo un lujo. En estado no sexual. Si el pene erecto sigue siendo rítmicamente estimulado (masturbación o coito) alcanza un estado extremo de excitación la cual recibe el nombre de “excitación sexual intensa”. Tanto para los hombres como en las mujeres la vasocongestión genital se produce por acción del SNA. caricias. La tercera fase es el orgasmo es producido por la contracción refleja de ciertos músculos genitales. las nalgas y el cuerpo de una mujer. Después del orgasmo. Durante el orgasmo se produce la eyaculación. Orgasmo masculino. esto en el interior de la base del pene. y es extremadamente placentera. Respuesta sexual de la mujer. a este período que transcurre entre una eyaculación y la capacidad de producir otra. sonidos y contactos. si se continúa con la estimulación. y el orgasmo femenino produce sólo placer. el hombre alcanzara el orgasmo. suele darse un período donde el hombre es incapaz de experimentar otro orgasmo. los músculos de los órganos reproductores internos se contraen. visiones. tales como las presiones. y tiene el impulso suficiente como para saltar a quince centímetros o más del extremo del pene. a pesar de la intensidad con que sea estimulado su pene. El orgasmo consta de dos fases distintas: • Primera fase: es relativamente silenciosa y se produce en los órganos reproductores internos.

y los tejidos que rodean la vagina se vuelven turgentes. En el hombre si es repetidamente excitado sin llegar al orgasmo. el recibir besos y en las zonas no eróticas de su cuerpo es muy excitante para muchas mujeres. todo esto es debido a un reflejo autónomo. el orgasmo puede producirse durante el coito. clítoris y entrada de la vagina) son muy excitantes para las mujeres. Esto hace que los labios vaginales se hinchen y se coloreen de un rojo vivo. esto se le conoce como “juego preliminar”. secreción y congestión vaginal. creando en el interior de la vagina y en torno a ésta una zona de tensión que se denomina “plataforma orgásmica”. abarca las caricias que tienen lugar antes del coito. . En estado de reposo la vagina tiene un color pálido y están ligeramente húmedas. La estimulación directa del clítoris o de la zona inmediata puede dar lugar a un orgasmo sin penetración en la vagina. pero el orgasmo suele desencadenarse por estimulación rítmica del clítoris. aunque a veces las mujeres se sienten perfectamente satisfecha con un único orgasmo. en estado de reposo la vagina es un orificio cerrado. y se prepara para contener el pene. el placer de las contracciones orgásmicas suelen experimentarse en este punto y en el interior de la pelvis. ya que consiste en la contracción refleja de los músculos genitales externos. Es así que la vagina se hincha en una erección interna. Las caricias suaves en las zonas eróticas primarias (pezones. en las mujeres puede presentarse este problema debió a la “congestión pélvica crónica” esto cuando no tienen orgasmos con la suficiente frecuenta. Estos músculos se sitúan en torno a la vagina. Se compone de una parte. la sangre se distribuye por la zona de la pelvis. y esto produce una sensación de difuso malestar en la región pélvica.Excitación. La penetración en la vagina es extremadamente placentera y gratificadora para la mayoría de las mujeres. la excitación sexual hace que la sangre fluya rápidamente a la zona vaginal. La fase de excitación suele ser muy placentera. el clítoris es estimulado indirectamente con los movimientos de entrada y salida del pene. puede resultarles a veces tan placentera que pueden no sentir en absoluto la necesidad de llegar al orgasmo. la vasocongestión resultante puede hacerse dolorosa. y sólo suele desaparecer cuando alcanza el orgasmo. Las mujeres pueden excitarse mediante estímulos psíquicos y físicos. Es así que una diferencia entre la sexualidad masculina y femenina consiste en el hecho de que la mujer no tiene un período refractario de duración entre distintos orgasmos. seco y relativamente pequeño. es decir la mujer puede ser multiorgásmica. e incluso en la fase de excitación de un experiencia sexual. la vulva cambia de color y pasa de un rosa pálido a un rojo vivo. En la mujer excitada. suele ser necesario para la excitación de la mujer. Orgasmo femenino. El placer del orgasmo oscila en las contracciones locales moderadamente agradables y la intensa experiencia psicosexual que representa tener un orgasmo con una persona a la que se ama y por la que se es amada. pero la excitación lo convierte en un receptor abierto y lubricado. La excitación de la mujer se caracteriza por la vasocongestión genital. también el contacto físico constituye una parte más importante de la experiencia sexual para las mujeres. en primer lugar las mujeres tienden menos a excitarse con estímulos visuales.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful