Está en la página 1de 1

UNIDAD I

“LA EVALUACION EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA –APRENDIZAJE”

La evaluación educacional si bien es necesaria dentro del proceso enseñanza-


aprendizaje debemos considerar todas sus características para así lograr su correcta y
eficaz aplicación en los variados ámbitos y sistemas educativos, por ejemplo, el echo de
que la evaluación debe ser objetiva nos remite al echo de que el ser humano es
inherentemente subjetivo y es por esto que la evaluación sea como sea lleva consigo una
cuota de subjetividad, sin que esta afecte en los resultados propiamente tal, si no que
denota la calidad del sujeto que efectúa la evaluación.
Otro aspecto a destacar de la evaluación es lo necesaria que se convierte por ser agente
de cambio, ya que toda evaluación conlleva consigo cuestionamientos y reflexiones
sobre la practica lo que trae a su vez conclusiones creadores de cambios y mejoras en el
proceso enseñanza-aprendizaje y dentro de cualquier y todos los ámbitos educativos.
No debemos olvidar tampoco los principios que postula la evaluación: integral,
continua, cooperativa, descriptiva y cuantitativa, y acumulativa; lo que nos habla de sus
ventajas al mismo tiempo de que de sus desventajas ya que todas esas características
traen consigo una carga que si bien denota cualidades de la evaluación también dan
espacio a algunas falencias dependiendo del contexto en el que se aplique, ya que no
siempre se cumple todo aquello que postula.
Hablando de los enfoques podemos decir que muchas veces no vemos presente dentro
de colegios a psicólogos y/o orientadores que apoyen el enfoque psicométrico lo que
puede afectar a la completa apreciación del proceso, ya que este enfoque es realmente
importante, por ejemplo tomando el caso de niños con problemas de concentración en
los cuales la evaluación no corre exactamente igual a la de los otros niños, esta
situación puede generar falencias en el proceso enseñanza-aprendizaje por lo que se le
debe poner especial atención.
Nosotros de antemano sabemos cuales son las funciones de la evaluación pero debemos
poner especial cuidado en la social-acreditativa, puesto que esta fácilmente se puede
transformar en un agente de exclusión social, lo cual no debería corresponder de ningún
modo a ningún proceso educativo.
Por ultimo las etapas de la evaluación si bien es cierto están predeterminadas existen
algunos caso en los que estos pueden variar ya que nunca estaremos seguros de las
condiciones que se presentaran en nuestro contexto educativo, sin embargo estos
cambios no afectarían mayormente a la aplicación de la misma ya que serian solo
detalles, es mas bien solo el tener en cuenta de que en el ambiente educativo debemos
lograr asumir situaciones inesperadas de la mejor manera posible.
Lo mas importante que podemos rescatar es la conciencia que se debe tener de la
evaluación como proceso, y de su calidad necesaria de ser continua, sistemática y
paulatina.