Está en la página 1de 1

Punto Final

Basta y sobra el sollozo de un amor que fue herido. Para aquietar la pena que invade el corazn. Llorando sin consuelo un final desabrido. Trayendo amargo alivio, ahogando la afliccin. El olvido es testigo de lo que una vez fuera, una exquisita entrega que no ms pudo ser. Consumido en anhelo con querer que no duela, cobrando fuerza nueva para amar otra vez.

Por Wanda B. Soler