P. 1
Psicología de la sexualidad

Psicología de la sexualidad

|Views: 12.592|Likes:
Publicado porUnai Benito
Breve tratado sobre el tema.
Breve tratado sobre el tema.

More info:

Published by: Unai Benito on Jul 12, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/05/2014

pdf

text

original

1

TEMA 19: PSICOLOGÍA DE LA SEXUALIDAD

1.

2.

Dimensiones de la psicosexualidad 1.1 Identidad sexual 1.2 Papel sexual 1.3 Predisposición sexual 1.4 Comportamiento sexual 1.5 Funcionamiento sexual. Trastornos de la psicosexualidad 2.1 Transexualismo 2.2 Homofilia 2.3 Disfunción sexual

1. DIMENSIONES DE LA PSICOSEXUALIDAD El ser humano es un ser sexuado. Cada persona nace con un determinado sexo genético y durante su desarrollo va madurando, aprendiendo y configurando los diferentes aspectos de su psicosexualidad -identidad, papel, predisposición, etc.- de acuerdo con dicho sexo genético y de forma integrada con los demás elementos de su personalidad.

DIMENSIONES DE LA PSICOSEXUALIDAD SANA Constitución somatosexual: Estatus biológico determinado por la apariencia de los caracteres sexuales primarios (genitales externos) y el cariotipo Identidad sexual: Convicción interna de una persona de ser varón o mujer Papel o rol sexual: Actitudes, patrones de comportamiento y atributos de personalidad, definidos por la cultura como masculinos o femeninos. Predisposición sexual: Sensibilidad erótica configurada por atracciones e intereses sexuales Funcionamiento sexual: Biorritmos sexuales y procesos psicofisiológicos implicados en la realización del acto sexual Comportamiento sexual: Conducta sexual

1.1 IDENTIDAD SEXUAL Desde el nacimiento se asigna un sexo al recién nacido, y en consecuencia se establece una diferenciación en diversos aspectos de su vida (color de la ropa, juguetes, tipo de adornos, etc.). Pronto el niño comienza a aprender estas asignaciones sociales y empieza a actuar de modo adecuado a su sexo (eligiendo determinado tipo de juguetes, de ropa, etc.).

2

Entre los dos y los cuatro años, coincidiendo con la etapa del desarrollo cognitivo, se desarrolla la identidad del niño con su propio sexo, es decir, se identifica a sí mismo como niño o como niña. Dicha identidad es, una vez adquirida, muy resistente al cambio, y regula todo el posterior aprendizaje social de los papeles masculino y femenino. El proceso se acentúa durante la adolescencia, época en la que la identidad sexual y el papel del género adquieren una nueva importancia y confirmación debido a los cambios corporales experimentados por el adolescente (aparición de las características sexuales secundarias).

IDENTIDAD SEXUAL Se desarrolla en los primeros años de la vida y generalmente se establece a los 3 años de edad. Forma parte de la formación general de la identidad, que tiene lugar en la fase de individualización. Depende en gran medida del sexo con el que se educa al sujeto, más que de los factores biológicos. Una vez adquirida es muy resistente al cambio, salvo en caso de apariencia física ambigüa, contradicciones educativas o inestabilidad emocional de la personalidad. Se completa el proceso mediante el aprendizaje social y la imitación e identificación con modelos de su mismo sexo (papel o rol sexual). Se acentúa el proceso durante la adolescencia con la aparición de los caracteres sexuales secundarios.

1.2 PAPEL SEXUAL Las diferencias morfológicas se traducen en una serie de diferencias en cuanto a facultades psicomotrices y capacidades psicofísicas, incuestionables para la generalidad de los individuos de cada uno de los sexos (y bastante resistentes a los vaivenes psicoeducativos socioculturales) y constituyen la base potencial sobre las que asientan las diferencias promovidas por el aprendizaje sociocultural de los papeles masculino y femenino. Configuración social de los papeles sexuales La conformación social del género parece ponerse en marcha desde el principio de la vida. A la edad de tres meses, los bebés parecen darse cuenta de que las voces y las caras de los hombres son diferentes de las voces y las caras de las mujeres; y a la edad de un año, se piensa que los niños ya pueden haber empezado a asimilar las normas culturales sobre la forma de vestir “apropiada a cada sexo” que existen entre sus compañeros.

3

Los niños aprenden formas de conducta relacionadas con el sexo (típicas de su género) observando e imitando los modelos, identificándose con el progenitor del mismo sexo y adoptando sus características típicas del género. Con todo, las diferencias con que los padres tratan a los varones y a las niñas no alcanzan a explicar la tipificación sexual, ya que, incluso cuando las familias no estimulan la tradicional tipificación de los sexos, los niños se organizan en mundo de varones y mundo de niñas, cada uno guiado por reglas acerca de lo que los varones y las niñas hacen. Cambios a lo largo del desarrollo A diferencia de las funciones biológicas, los papeles sexuales varían durante el curso de la vida. Las diferencias entre los sexos, en sociabilidad, agresividad, dominancia, etc., culminan hacia el final de la adolescencia y principios de la edad adulta. En la adolescencia las niñas se muestran cada vez menos asertivas y más preocupadas por su imagen, y los varones más dominantes e inexpresivos. A medida que aumenta la edad disminuyen las diferencias psicosociales de los roles respectivos. Las mujeres llegan a ser más asertivas y a mostrar más seguridad personal y los hombres demuestran más empatía y menos impulso de dominio. Estas variaciones de los papeles sexuales a lo largo de la vida han sido achacadas en parte a lo que se ha llamado "exigencias del papel". Durante el galanteo y los primeros años de la paternidad, las expectativas sociales parecen conducir a ambos sexos a remitir a un segundo plano los rasgos que interfieren con sus respectivos papeles. Así, mientras se espera que los hombres provean y protejan, éstos ignoran sus facetas más dependientes y tiernas; y de igual forma, mientras se espera que las mujeres alimenten y eduquen, éstas desechan los impulsos que les llevan a mostrarse asertivas e independientes. Una vez dejados atrás estos papeles de la edad adulta temprana, hombres y mujeres gozarían de más libertad para desarrollar y expresar las tendencias que antes estaban inhibidas.

PAPEL SEXUAL Cada cultura, basándose en las diferencias morfológicas de los sexos, ha ido infiriendo a lo largo de la historia, y adjudicando a cada uno, aquellas características que, de acuerdo con las determinadas necesidades de supervivencia, adaptación y desarrollo, ha creido más adecuadas para la realización psicosocial de sus individuos y de sus grupos. Los papeles sexuales, al concretar las aptitudes, actitudes, comportamientos y tareas que se esperan de cada sexo, facilitan el aprendizaje, el rendimiento del grupo y las relaciones sociales.

4

Con todo, las exageraciones estereotipadas de las funciones de cada sexo, pueden producir sufrimiento y estigmatización de los individuos que se apartan de la convención social. Las semejanzas psicológicas entre los sexos son elevadas, sobre todo hacia mediados y finales de la vida adulta; y las diferencias son, en general, reducidas si se comparan con las enormes diferencias interindividuales. La consciencia del sexo y las distinciones sobre el papel biológico que desempeña el sexo, no deben limitar el pleno desarrollo del niño o del adulto con estereotipos inamovibles: atribuyendo diferentes rasgos caracterológicos a los sexos o realizando una rígida distribución de las tareas.

1.3 PREDISPOSICIÓN SEXUAL La sensibilidad erótica se configura por las influencias ambientales a partir del nacimiento. La vivencia sexual tiene un importante componente endógeno y puede suscitarse por los más diversos estímulos, ocurrencias o fantasías, que irían adquiriendo una valencia sexual y configurando la predisposición sexual de la persona; modulado todo ello por la constitución, la identidad y el papel sexual, los rasgos de personalidad, las actitudes personales, las influencias sociales y culturales, etc. Existe, por lo tanto, una gran diversidad de estímulos que pueden adquirir la capacidad de sugerir y suscitar respuestas sexuales, pero que no predeterminan dichas respuestas. Una predisposición sexual sana no descarta la emergencia de cualquier tipo de ocurrencias, sentimientos, fantasías o impulsos sexuales, a lo largo del desarrollo del individuo, pero sí se caracteriza por la posibilidad de que dichas vivencias se controlen y reelaboren adecuadamente. Normalmente, en un ambiente cuidado y con la pertinente información y educación sexual, el desarrollo psicosexual transcurre sin grandes problemas. En la pubertad, el individuo, que se descubre con un bagaje de predisposiciones, de atracciones, que definen su mundo estimular sexual, tiene la tarea de reconocerlos y reconducirlos –y si fuera necesario, de reeducarlos-, dotándolos de sentido y coherencia: integrándolos en el conjunto de su psicosexualidad. Por el contrario, la activación sexual inadecuada (el abuso de la sexualidad), sobre todo en épocas de inmadurez sexual, conlleva el riesgo de fijación y dependencia de la vivencia a estímulos, objetos o situaciones –de homoerotismo, de anonimato, de exhibicionismo, de poder, de superioridad, etc.-, que posteriormente pueden entorpecer o incluso impedir la libre y responsable utilización de la sexualidad. Tal es el caso de lo que se conoce como parafilias o desviaciones sexuales.

5

PREDISPOSICIÓN SEXUAL Una variable importante para la configuración de la predisposición sexual es la constituida por las primeras vivencias sexuales, que actuarían como un proceso de aprendizaje y condicionamiento. Las primeras vivencias eróticas, predisponen la reactividad sexual del sujeto y son susceptibles de aprendizaje y modificación, de acuerdo con los principios del condicionamiento. Los factores personales (rasgos caracterológicos, creencias, actitudes, valores, etc.) y los ambientales (situaciones favorables o desfavorables para su expresión o control) son importantes variables moduladoras de la predisposición sexual (de su modificación y de su consolidación). La “actuación” sexual interacciona con la predisposición sexual: Una determinada experiencia sexual favorece la adquisición de una predisposición sexual y ésta a su vez predispone a reaccionar ante determinados estímulos eróticos. Una predisposición sexual se considera patológica cuando por su exclusividad y/o compulsividad incapacita para una realización sana de la psicosexualidad.

1.4 COMPORTAMIENTO SEXUAL El comportamiento sexual saludable es el configurado por la vivencia amorosa, que lo regula, tanto para que permanezca desactivada la función sexual hasta que se den las condiciones necesarias para su activación, como para activarla en el momento adecuado: la realización responsable del acto sexual.

ACTIVIDAD SEXUAL La actividad sexual, al contrario de lo que ocurre con otros comportamientos de base biológica, como el sueño o la alimentación, no es necesaria ni para la salud, ni –salvo en el compromiso matrimonial- para la realización individual ni personal. Para la resolución fisiológica de las normales pulsiones endógenas producidas en el hombre por los procesos hormonales y genitales, el organismo cuenta con los adecuados mecanismos neurovegetativos reflejos encargados de la reabsorción del líquido seminal y de su expulsión mediante poluciones nocturnas durante el sueño. El único contexto saludable para la actuación sexual humana es el compromiso de amor que supone el matrimonio. Fuera de ese compromiso de amor total y permanente la actividad sexual es siempre inauténtica (no es expresión de amor personal), supone un abuso de la persona (se utiliza –se consume- a si mismo y/o al otro como un objeto) Y conlleva el riesgo –a corto, medio o largo plazo- de consecuencias biopsicosociales no deseables.

Desarrollo de la vivencia sexual Durante el desarrollo psicosexual amor y sexualidad se experimentan como entidades que, destinadas a unirse y a informar la una a la otra en el amor conyugal adulto, están, sin embargo, separadas en estos momentos. En la pubertad, el apetito sexual se manifiesta en el

6

chico de forma más intensa y directa, como un simple impulso a la detumescencia genital y en la chica como un sentimiento corporal, vago y difuso, de “intranquilidad”, que no necesariamente va ligado a lo genital. Tanto el impulso sexual, fuerte y definido, como -aunque en menor proporción- el sentimiento de intranquilidad vago y difuso, pueden dar lugar a conductas autoeróticas de masturbación, expresión de que en estas edades la sexualidad, como toda la actividad tendencial, está volcada hacia el propio púber. Estas experiencias, que conllevan el riesgo de condicionamiento del impulso sexual a objetos y situaciones no adecuadas a su finalidad, son superadas con relativa facilidad por el chico de personalidad normal y con condiciones ambientales favorables. La madurez de la sexualidad adulta va a depender en gran medida de que la pulsión sexual pueda ser informada e integrada dentro de una vivencia armónica. El amor -que surge como consecuencia de la aparición de un “tú” en el horizonte vital de la persona y exige necesariamente la trascendencia de sí mismo y la entrega a dicho “tú”-, es una realidad existencialmente opuesta al sexo autoerótico.

Educación sexual para el autogobierno Para mantener la función sexual en el adecuado estado fisiológico de desactivación se deben evitar aquellos estímulos, situaciones, ocurrencias y fantasías, que puedan excitar la vivencia sexual ya que, una vez activada, tiende a impregnar el psiquismo -y a enajenar la toma de decisiones- hasta su satisfacción. Por ello, un comportamiento sexual sano requiere del individuo, además de un conocimiento del funcionamiento sexual, las habilidades psicológicas y morales necesarias para gobernar su psicosexualidad, de acuerdo con las exigencias biopsicosociales de la función sexual, en sus circunstancias concretas.

1.5 FUNCIONAMIENTO SEXUAL Un funcionamiento sexual adecuado implica la normalidad de los bioritmos sexuales y de los procesos psicofisiológicos implicados en la realización del acto sexual. Biorritmos sexuales

7

Los biorritmos sexuales se expresan vivencialmente como “apetito sexual” y fisiológicamente mediante fenómenos neurovegetativos genitales: excitación sexual espontánea, erección durante el sueño, poluciones nocturnas, etc.

Acto sexual El acto sexual es un proceso psicofisiológico complejo, en el que mediante una relación de intimidad física y afectiva, que produce placer y satisfacción sexual, se expresa corporalmente la consumación del amor -la “fusión en un solo ser”- y se depositan las células reproductoras masculinas en el interior del cuerpo femenino. El acto sexual trasciende la mera fisiología corporal y la simple relación interpersonal porque con él surge la posibilidad de procreación de un nuevo ser humano y, por lo tanto, establece la consideración paterno-materna de los cónyuges, que genera lazos naturales irreversibles de parentesco conyugal y paterno-filial.

ASPECTOS BIOPSICOSOCIALES DEL ACTO SEXUAL ACTO BIOLÓGICO de compenetración corporal (coito) Contacto corporal íntimo: transmisión física-corporal de humores Placer: incentivo natural (que “apega” y “aficiona”) Procreación: activación del material genético (inseminación) ACTO PSICOLÓGICO de relación interpersonal (comunicación) Expresión corporal de consumación del amor, de “fusión” en un solo ser Intimidad afectiva: sintonía emocional (que “apega” y “aficiona”) Activación de la potencial paterno-maternidad ACTO SOCIAL generador de lazos naturales irreversibles (parentesco) Compromiso conyugal: consorcio vitalicio de “propiedad” compartida Compromiso paterno-filial: de apoyo permanente Compromiso social: de solidaridad familiar

Por ello, un funcionamiento psicosexual saludable supone no sólo la adecuada activación de los sistemas fisiológicos implicados en la realización del acto sexual, sino también la concurrencia de todos los aspectos psicológicos y sociales que lo constituyen: el compromiso de amor del que es expresión corporal, la comunicación interpersonal y la intimidad afectiva, la posible procreación y paterno-maternidad, etc.

8

Fuera del compromiso parental, el acto sexual entre un hombre y una mujer, podría considerarse fisiológicamente correcto, pero psicológica y socialmente constituye una conducta de abuso de la función sexual con riesgo de alteraciones emocionales y sociales.

ACTIVIDAD SEXUAL BIOPSICOSOCIALMENTE INADECUADA

Sexo sin pacto parental...............................Abuso de la función ...............................Riesgo adictivo ...............................Riesgo de promiscuidad

Parasexo.......................................................Parafilias

2. TRASTORNOS DE LA PSICOSEXUALIDAD La conducta sexual humana constituye un complejo proceso en el que, sobre la base fisiológica de los sistemas genital y neuroendocrino, principalmente, y bajo la influencia de factores socioculturales de todo tipo, participan el resto de componentes –cognitivos, pulsotímicos, afectivos, etc.- de la vivencia y las dimensiones vivenciales, individuales y trascendentes de la personalidad. A todo ello se añade, en el caso de activación sexual, la necesaria reacción, en interacción con los sistemas nervioso y endocrino, del sistema vascular. Cualquier alteración que interfiera en estos componentes, dimensiones y sistemas puede producir trastornos y disfunciones sexuales.

DIMENSIONES DE LA CONDUCTA SEXUAL Y SUS ALTERACIONES CONSTITUCIÓN SOMATOSEXUAL............ESTADO INTERSEXUAL IDENTIDAD SEXUAL....................................TRANSEXUALISMO PAPEL O ROL SEXUAL................................AFEMINAMIENTO, MASCULINIZACIÓN PREDISPOSICIÓN SEXUAL..........................PARAFILIAS O DESVIACIONES FUNCIÓN SEXUAL........................................DISFUNCIONES SEXUALES

9

Una vivencia sexual o un comportamiento sexual son siempre inadecuados desde el punto de vista del funcionamiento humano saludable, si no respetan todos los aspectos biopsicosociales de la función sexual. Un comportamiento sexual, biopsicosocialmente incoherente, constituye siempre una conducta de abuso de la función sexual y una conducta de riesgo de condicionamiento y de fomento de dependencia. Con todo, lo que hace patológico un impulso, una fantasía, o una conducta sexual no es la calidad o intensidad de la fantasía o del impulso, ni las circunstancias en las que éstos surgen, ni el tipo de conducta sexual que se realiza, sino la dependencia -y consiguiente incapacidad para controlarlos- que el yo tenga de ellos. La dependencia de fantasías, impulsos o comportamientos sexuales se considera un trastorno cuando por su persistencia y recurrencia interfiere significativamente con las actividades cotidianas del individuo provocando malestar intenso, dificultades interpersonales (incluídas las de realización amorosa) y/o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de su vida.

2.1 TRASTORNO DE LA IDENTIDAD SEXUAL (TIS) El trastorno de la identidad sexual se caracteriza por una identificación acusada y persistente con el otro sexo (no sólo por el deseo de obtener sus posibles ventajas culturales), así como por un malestar persistente con el propio sexo y un sentimiento de inadecuación con el rol sexual. El trastorno suele manifestarse por primera vez durante la primera infancia. Es menos frecuente en chicas que en chicos. De un tercio a dos tercios de los chicos y la mayoría de las chicas con este trastorno presentan una predisposición homosexual durante la adolescencia y la vida adulta. Sin embargo, muy pocos presentan transexualismo en la vida adulta (aunque la mayoría de adultos transexuales refieren haber presentado problemas de identidad sexual en la infancia). El trastorno de la identidad sexual en la vida adulta, o transexualismo, es poco frecuente. Los individuos transexuales muestran una importante disforia por la identidad sexual asociada a un deseo persistente de hacerse con las características físicas y los papeles sociales que connotan el otro sexo biológico.

10

La exploración física, incluído el sistema genital, el cariotipo de los cromosomas sexuales y las hormonas sexuales, de las personas con trastorno de la identidad sexual es normal (en contraste con los genitales ambiguos o el hipogonadismo encontrados en las enfermedades físicas intersexuales). No se conocen las causas del desarrollo de este trastorno. La identidad sexual se establece y está influida por factores psicosociales que acontecen durante los primeros años de vida, pero también es posible que los factores biológicos predispongan a padecer un trastorno de la identidad sexual. Aunque se desconoce la influencia concreta de los factores ambientales sobre el trastorno de identidad sexual, los autores sugieren una serie de pautas y medidas para prevenirlo. En primer lugar los padres deben evitar la indiferencia o el refuerzo de las conductas propias del sexo contrario. No es aconsejable que la niña vista de forma habitual como un chico o que en los primeros años de socialización de un niño no estén presentes los juegos masculinos. Así mismo, en el desarrollo del niño deben evitarse tanto una sobreprotección materna que inhiba del juego violento y rudo, como la carencia de modelos del propio sexo durante los primeros años de la vida. En general, también se recomienda una mayor atención al desarrollo de la identidad sexual de las niñas físicamente poco agraciadas o de los niños especialmente atractivos, ya que numerosos estudios asocian el trastorno de la identidad sexual, en las niñas, con la evidencia de ser consideradas frecuentemente menos atractivas que las del grupo control y en los niños con la existencia, respecto a los del grupo normal, de un mayor atractivo físico. Ante un niño con problemas de identidad sexual -o con un trastorno de identidad sexual manifiesto-, la primera medida es tratar de evitar al niño el ostracismo y la humillación por parte de sus compañeros; después se le ayudará a sentirse cómodo con su propio sexo evitando el posible desarrollo de disforia sexual adulta. El tratamiento implica, en el caso del niño, el desarrollo de una relación estrecha y de confianza con el terapeuta varón, el cese de la estimulación de conductas femeninas por parte de los padres, la interrupción de las relaciones excesivamente estrechas entre la madre y el hijo, la potenciación de los papeles de padre e hijo, y el refuerzo de su comportamiento masculino. En el caso de la niña, se debe estimular la relación e identificación con la madre y la valoración del papel y de los comportamientos femeninos.

11

2.2 PARAFILIAS Las parafilias o desviaciones sexuales son trastornos de la conducta sexual caracterizados por la dependencia o “preferencia” (predisposición intensa o tendencia persistente y recurrente) que tiene el individuo de experimentar –imaginaria, simulada o realmente- determinadas emociones o situaciones, sexualmente inapropiadas o accesorias (autoeróticas, homoeróticas, de dominación, anonimato, despersonificación, deshumanización, etc.), para conseguir excitación y/o satisfacción sexual. Estas alteraciones suelen tener un carácter hipersexual obsesivoide y/o compulsivo y una dependencia propia de las adicciones que hacen que tiendan a cronificarse. Con todo, tanto las fantasías como los comportamientos disminuyen a menudo con el paso de los años y, a veces, existen períodos de tiempo en los que su frecuencia e intensidad varían de modo sustancial. Los comportamientos pueden incrementarse en respuesta a estímulos psicosociales estresantes, en relación con otros trastornos mentales, o simplemente con la "oportunidad" de poder practicar la parafilia. Algunas fantasías y comportamientos asociados con las parafilias pueden iniciarse en la infancia o en las primeras etapas de la adolescencia, pero su desarrollo se define y elabora completamente durante la adolescencia y los primeros años de la vida adulta (en más del 50% de los casos la alteración parafílica se inicia antes de los 18 años).

PARAFILIAS MÁS FRECUENTES Autoerotismo: tendencia persistente o recurrente a excitarse sexualmente mediante la autoestimiulación de los órganos genitales. Homofilia: tendencia persistente o recurrente a experimentar impulsos, fantasías y actividad sexual con personas del mismo sexo. Paidofilia: tendencia persistente o recurrente a experimentar impulsos, fantasías y actividad sexual con niños prepúberes. Exhibicionismo: tendencia persistente o recurrente a exponer los propios genitales a un extraño que no lo espera. Voyeurismo (escoptofilia): tendencia persistente o recurrente a excitarse sexualmente mediante la observación oculta de personas desnudas, desnudándose o que se encuentran en actividad sexual. Fetichismo: dependencia de algún objeto como estímulo para la excitación sexual. Sadomasoquismo: tendencia persistente o recurrente por actividades sexuales que implican el infligir (sadismo) o padecer (masoquismo) dolor, humillación o sufrimientos. Froteurismo: tendencia persistente o recurrente a excitarse sexualmente mediante el contacto y el roce, anónimos, con un extraño.

12

Aunque existen pocos datos sobre la prevalencia o el curso de muchos de estos trastornos (los parafílicos raramente acuden para recibir tratamiento por propia iniciativa) el gran mercado comercial de la pornografía, y todo lo relacionado con ella, hace pensar que la prevalencia de este trastorno en la población puede ser elevada. La mayoría de las parafilias, salvo la homofilia, se diagnostican en el hombre y aproximadamente la mitad de los individuos que presentan parafilias están casados. Por lo general, las fantasías, los impulsos sexuales, o el comportamiento parafílicos de los pacientes, les provocan malestar intenso o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de su actividad. Los pacientes manifiestan intensos sentimientos de culpa, vergüenza y depresión por el hecho de efectuar actividades sexuales inusuales, que no son aceptadas socialmente o que ellos mismos consideran inmorales. Asimismo, son frecuentes las alteraciones de la personalidad y pueden aparecer síntomas típicos de depresión. En algunos casos, las personas que sufren este trastorno no tienen conciencia de enfermedad (afirman que su comportamiento no les ocasiona ningún tipo de malestar y que el único problema es el conflicto social, consecuencia de la reacción de la gente frente a su comportamiento); sin embargo suelen tener dificultades para desarrollar una actividad héterosexual recíproca y afectiva, y, por lo general, padecen diversas disfunciones sexuales. Las teorías y modelos explicativos propuestos para explicar el desarrollo de las parafilias incluyen factores evolutivos, neuroendocrinos y del aprendizaje social, pero ninguno aporta resultados concluyentes. Algunos datos parecen sugerir la posible base biológica de algunas parafilias. Así se ha comprobado que la destrucción de determinadas zonas del sistema límbico en animales provoca una hipersexualidad, que algunas personas con parafilias tienen también alteraciones del lóbulo temporal, y que los niveles anormalmente elevados de andrógenos pueden contribuir a una activación sexual inapropiada. Las teorías dinámicas sugieren que las parafilias serían debidas a fijaciones infantiles de la sexualidad a emociones, situaciones u objetos simbólicos «seguros» aunque inapropiados: una persona del mismo (y por lo tanto conocido) sexo, como ocurre en la homofilia; un objeto inanimado o una zona anatómica, como en el fetichismo; un niño o un animal, como en la paidofilia y la zoofilia; ausencia de contacto sexual, como en el exhibicionismo y el voyeurismo; o dominio o sometimiento como en el sadomasoquismo.

13

La teoría del aprendizaje, achaca la desviación sexual al refuerzo que mediante las fantasías sexuales pueden recibir este tipo de conductas y considera que existen determinados períodos de vulnerabilidad (p. ej., la pubertad) en que este tipo de refuerzo puede darse más fácilmente. También se ha destacado que la falta de habilidades interpersonales, favorecería el abuso sexual parafílico en muchos individuos incapaces de mantener relaciones sociales y heterosexuales adultas.

2.3 DISFUNCIONES SEXUALES Las disfunciones sexuales se caracterizan por una alteración persistente y recurrente de los procesos psicofisiológicos implicados en la realización del acto sexual, que impide que éste pueda ser llevado a cabo de forma satisfactoria. Generalmente se acompaña de malestar intenso y/o dificultades interpersonales de la pareja. Los trastornos de la respuesta sexual pueden aparecer en cualquiera de las fases que comprende el acto sexual. Para su diagnóstico hay que tener en cuenta las situaciones, actividades o tipos de contacto sexual en los que puede aparecer la disfunción, y la frecuencia con ésta que se produce, ya que diversos factores como la edad, la experiencia del individuo, la frecuencia y la cronicidad del síntoma, el malestar subjetivo y el efecto sobre otras áreas de actividad, puede modificar su significación.

FASES DEL ACTO SEXUAL Y DISFUNCIONES SEXUALES Deseo sexual...............................Ausencia de deseo sexual (Frigidez) ..............................Rechazo sexual (Aversión sexual) Excitación...................................Fracaso respuesta genital (Erección/Lubrificación) Penetración................................Dispareunia; Vaginismo Eyaculación-orgasmo................Eyaculación precoz; Anorgasmia ................Ausencia de placer sexual (Anhedonia sexual)

Dado que la respuesta sexual es un proceso psicosomático, lo normal en la etiología de las disfunciones sexuales es que estén implicados tanto factores psicológicos como somáticos. En

14

algunos casos es posible identificar una etiología psicógena u orgánica, pero lo más frecuente es que resulte difícil hacerlo. Muchos problemas sexuales están relacionados con traumas sexuales (por ejemplo, un abuso sexual infantil o una violación pueden ser un factores de riesgo para el desarrollo de disfunciones sexuales) y muchas disfunciones sexuales son secundarias a trastornos psiquiátricos (esquizofrenia, depresión y trastornos graves de la personalidad), a problemas físicos, neurológicos y fisiológicos, y al uso de fármacos. El tratamiento se basa en modificar los posibles factores orgánicos asociados, mejorando el estado general del paciente; en reducir la ansiedad asociada a la actividad sexual, mediante psicoeducación sexual, reestructuración cognitiva de las creencias erroneas y de las distorsiones sobre la sexualidad, autorelajación, desensibilización sistemática autoaplicada (que respeta la intimidad conyugal y la naturaleza del acto sexual), y fármacos ansiolíticos; y en la administración de algunos antidepresivos, ansiolíticos y/o miorrelajantes, a los que, al menos de forma empírica, se les atribuye un cierto efecto sobre la disfunción.

BIBLIOGRAFÍA Becker JV, Kavoussi RJ: Trastornos sexuales y de la identidad sexual. En Hales RE, Yudofsky SC, Talbott JA (dirs). Tratado de Psiquiatría (2ª ed). Ancora: Barcelona, 1996 (691-709). Polaino-Lorente A: Sexo y cultura. Análisis del comportamiento sexual. Rialp: Madrid, 1992. Remplein H: Tratado de Psicología Evolutiva. Labor: Barcelona, 1974. Rojas E. Sexualidad y afectividad. Dossat: Madrid, 1981. Ruiz A: La sexualidad humana. En López Moratalla N y otros (Ed). Deontología Biológica. Pamplona, Facultad de Ciencias, Universidad de Navarra, 1987.

PREGUNTAS DE AUTOEVALUACIÓN Señale como verdaderos (V) o falsos (F) los siguientes enunciados 1. Se conoce como Identidad sexual la convicción interna de una persona de ser varón o mujer

15

2. Las diferencias psicológicas entre los sexos son elevadas, sobre todo hacia mediados y finales de la vida adulta. 3. Las primeras vivencias eróticas, predisponen la reactividad sexual del sujeto y son susceptibles de aprendizaje y modificación, de acuerdo con los principios del condicionamiento 4. El trastorno de identidad sexual se caracteriza por una alteración persistente y recurrente de los procesos psicofisiológicos implicados en la realización del acto sexual. 5. El trastorno homosexual consiste en la tendencia homoerótica que dificulta la realización sana de la psicosexualidad.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->