P. 1
Deserción Escolar

Deserción Escolar

5.0

|Views: 18.492|Likes:
Publicado porBetty Olmos
Trabajo de exposición grupal sobre deserción escolar en Córdoba, Argentina y Latinoamerica
Trabajo de exposición grupal sobre deserción escolar en Córdoba, Argentina y Latinoamerica

More info:

Categories:Types, Resumes & CVs
Published by: Betty Olmos on Jul 12, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/22/2014

pdf

text

original

Deserción Escolar

PROFESORADO EN CIENCIAS ECONÓMICAS FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA

Psicología del Aprendizaje - 2009 -

Héctor Assadourian Leonor Del Pino Beatriz Olmos

-1-

Deserción Escolar
INTRODUCCION: La presente investigación se refiere al tema DESERCION ESCOLAR, que se puede definir como “el hecho de que un alumno/a o un grupo de algunos abandonan parcialmente o totalmente la educación escolar”. Este es un proceso complejo, que no sólo está referido a la escuela y que tampoco tiene que ver, de manera uní causal, con la pobreza. Los estudios disponibles sobre la deserción señalan que ocurre en relación con diversos ámbitos: se deserta, progresivamente, desde la escuela, desde la familia, desde el barrio, desde el grupo de iguales y finalmente, desde las leyes vigentes en un país. Por lo general, el primer hito desde el cual se deserta es la escuela; a partir de allí, se posibilitan otras deserciones. De allí la importancia de abordar la deserción escolar y las condiciones que la hacen posible. Para analizar esta problemática es necesario de mencionar sus causas como la falta de acceso a los medios de transporte por bajos ingresos económicos familiares, embarazos a temprana edad, la falta de contención, la falta de interés, problemas familiares desmotivación y fracasos escolares, la desigualdades del sistema oficial educativo en distintos sectores de la Republica Argentina, la desmotivación y la flojera en los hombres. Estas vendrían a ser las causas principales de la deserción si bien se plantean otras causas en menor grado, al menos los titulares de prensa destacaron las ya mencionadas. Lo anterior encierra algunas lógicas que es bueno tener presente. (UNICEF) este organismo sostiene que esas causas son las que dejan fuera del sistema educativo a medio millón de adolescentes entre los 12 y los 17 años en la Argentina. La investigación de esta problemática se realizó por el interés de entender que significa la deserción escolar y cómo se relaciona con el fracaso escolar estableciendo sus diferencias, analizar las causas posibles desde diferentes concepciones y en especial desde una mirada psicológica del aprendizaje. Analizando la realidad Argentina mediante la interpretación de datos estadísticos ya que nos interesa mostrar los elementos más relevantes de esta problemática. Quien hace abandono del sistema escolar se ve enfrentado a poner en juego estilos de sobrevivencia o bien habilidades laborales iniciales para asegurar su propia manutención. Los jóvenes que abandonan el colegio, en su mayoría, adquieren responsabilidades laborales y familiares (por ejemplo, las jóvenes embarazadas), desarrollan autonomía y deciden respecto de su quehacer diario: optan por un espacio vital más apropiado para el momento que están viviendo. En este contexto, es necesario destacar que no se constituye una relación mecánica entre deserción e ingreso al mundo laboral; su causalidad es más compleja. Cabe agregar, además, que la inserción laboral es frágil, precaria y esporádica, situación que puede traducirse en un buen aprendizaje de la tarea o en un fracaso frente a la misma trayendo consigo una corta vida laboral y/o una larga cesantía y frustración. Este hecho fue explicado a lo largo del tiempo de diferentes maneras, generándose paradigmas enfrentados. Desde un primer momento, no le cabe a la escuela ni rol, ni responsabilidad, en esta dirección. Los aportes de las ciencias humanas y ciertos cambios ideológicos decisivos, lograron mostrar la falacia de este tipo de explicaciones y llevaron a invertir el vínculo de la causalidad, promoviendo un cambio importante de concebir este problema. -2-

Deserción Escolar
. La escuela debe brindar igualdad de oportunidades, de modo que a partir de una educación todos tengan las mismas oportunidades, sin embargo formas severas de desigualdad en el rendimiento escolar se mantuvieron, esto es bastante lógico, dirá la línea del "Reductivismo Pedagógico" porque la escuela esta llamada a reproducir y sostener la forma vigente de estructura social y ella no contribuirá nunca a acortar las diferencias entre ricos y pobres. La escuela no es más que un "aparato ideológico del estado". Los ejes centrales del sistema educativo establecen el desarrollo de una educación pública como el espacio fundamental de construcción de la cultura, de transmisión de los valores, de aprendizaje de las normas, de aprendizaje de los lenguajes. Lo importante es analizar las causas del fracaso en cuestión y buscar las mejores soluciones posibles. En ocasiones el fracaso escolar no se debe al alumno, sino a la escuela, a la poca calidad de la educación, la formación del profesorado, el número de alumnos por aula, la dedicación. También es importante tener en cuenta que la capacidad y rendimiento del alumno no vienen determinados por su nivel intelectual sino también de otras circunstancias como el medio cultural, la salud, la personalidad. No todo el que repite, abandona o no obtiene la titulación prevista es ya un fracasado, por el contrario puede ser la forma de evitarlo, afianzando sus conocimientos o tomando un nuevo camino más acorde con sus posibilidades reales. Es pues que no existe un límite que marque con claridad los fracasos y los éxitos.

-3-

Deserción Escolar
DESARROLLO Plantearnos el tema de la deserción escolar es abordar una realidad compleja, multicausal que abarca distintos fenómenos de la escolaridad como son la repitencia y sobre edad de los alumnos, señales previas del abandono. Las siguientes estadísticas nos muestran a la escuela secundaria como el ciclo dónde se encuentra la mayor importancia del fenómeno. Provincia de Córdoba sobre grado repitencia edad 1 7,4 10,66 2 4,36 13,8 3 3,88 15,28 4 3,91 17,73 5 3,33 18,89 6 1,29 19,13

año 1 2 3 4 5 6

sobre repitencia edad 15,46 31,67 17,72 34,49 13,55 32,16 12,86 32,21 4,7 23,9 0,55 19,52

-4-

Deserción Escolar

año 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006

EGB 3 12,8 9,7 7,6 7,7 8,2 7,8 7,5 8,4 8,5 9,9 9,9

Polimodal 15,1 13,4 13,4 13,6 17,3 14,1 15,5 18,9 19,8 19,4 18,6

año 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

tasa 8,97 6,53 5,78 5,72 5,21 4,2 10,62 15,6 12,09 11,97 8,21 1,41

Se expresa a simple vista que prácticamente el 50 % de los estudiantes no terminan el secundario, los indicadores más graves se concentran en la escuela media, la deserción alcanza al 50 por ciento en el primer año con un abandono que llega al 19,79% en los últimos tres años. Esto afecta a 270.000 adolescentes, el 20 % abandona en cuarto año y casi el 40 % recorren esta etapa con sobre edad.

-5-

Deserción Escolar
Según un informe del Ministerio de Educación de la Nación; desde el año 2002, los porcentajes se expresan en 250.000 mil alumnos repiten cada año, más de 177 mil niños de 6 a 14 años están fuera del sistema escolar. Medio millón de jóvenes de 12 a 17 años no cursan la secundaria más de 177 mil niños de 6 a 14 años están fuera del sistema escolar; 90.000 finalizan con materias pendientes que nunca rinden, y la comparación entre escuela privada y pública tiene un contraste que afirma la fragmentación y la desigualdad educativa entre los jóvenes. Los indicadores de la escuela pública son 23 % de abandono y 13 % de repitencia; contra el 1.1 % y 4.4 % de la escuela privada. ¿Por dónde empezar? Si bien no son determinantes, los especialistas consideran que son muy importantes los aprendizajes sociales, emocionales, intelectuales y físicos que los niños desarrollan en el inicio de la vida escolar. Aunque la cobertura en este nivel es alta en los centros urbanos, decae a nivel alto en otras zonas del país como el norte. En general, cuatro de cada diez chicos están fuera del jardín de infantes, a pesar de la universalización por ley del mismo, la oferta estatal es insuficiente en ese ciclo. El porcentaje de abandono en la escuela primaria es muy bajo y muestra un ciclo en estado no crítico. Una gran mayoría de la población infantil asiste al nivel inicial; más del 90 % de los niños de 5 años, y un porcentaje mayor concurre al primer grado. Sin embargo, cada 100 niños que inician la primaria, sólo 62 llegan al segundo año de la secundaria sin haber alterado el tramo previsto. Del resto aproximadamente 22 tendrán un año de retraso; 5 tendrán dos; 2 tendrán tres años y 10 ya se habrán ido de la escuela sin haber terminado noveno año de EGB Entre los niños pobres, 23 cada 100 han repetido, entre los más ricos 4,5 de cada cien. Los fracasos escolares tempranos en la infancia en situación de pobreza, no son otra cosa que un aviso de abandono escolar. ¿Qué pasa en el secundario? Según muestran las estadísticas, el centro problemático de la deserción está en el ciclo secundario, que se puede analizar en dos procesos simultáneos. Primero la articulación entre primario y secundario; segundo el trayecto propiamente dicho de los estudiantes secundarios. Es necesario analizar en este ciclo lo referente índices de repitencia, sobre edad ó rezago y sus causas, porque estos derivan en el abandono escolar. Articulación: Se presenta la mayor dificultad en el cambio brusco del nivel primario al secundario, los niños pasan de un docente, a clases de varios docentes y una distribución de las horas en trece o más materias de estudio, a lo que se suma, también a la convivencia escolar con otros adolescentes. En ese sentido los contenidos entre un nivel y otro se deben secuenciar. No se deben discontinuar ciertas prácticas, el potencial de lo lúdico para enseñar atraviesa todos los niveles. Un juego que imponga nuevos desafíos y saberes genera mayor compromiso del alumno. En este sentido, Córdoba tuvo una característica bastante particular. El ciclo de orientación también se tornó en ciclo de especialización, con mucha carga horaria para los alumnos y una enseñanza bastante específica que no dio los resultados que esperaban quienes lo diseñaron en su momento”. Trayecto escolar:

-6-

Deserción Escolar
Estudiantes: Según las investigaciones realizadas, las crisis y conflictividades adolescentes no serían la principal causa de deserción, si se reconocen su incidencia en otros aspectos de la vida áulica. Los chicos junto a la sociedad en su conjunto, vivimos un ambiente nihilista. En este contexto no se hace referencia al desfonde existencial, ni a la imagen del hombre que queremos formar, algo directriz en la tarea docente, que lamentablemente incide en que el alumno no quiere ser nadie. Se educa en un cambio de época, donde el impacto en la construcción de subjetividades de los chicos, docentes, tiene variables difíciles de detectar. Existe una transferencia del tiempo tecnológico a un tiempo antropológico, donde se pretende que los procesos tengan esa velocidad; están los fenómenos de la multiculturalidad y de la fragmentación social. Situaciones de contexto: La pobreza, trabajo, embarazo y adicciones figuran como realidades que aumentan la deserción y otras falencias en la educación de los jóvenes. El no tener un contexto familiar y social que los contenga, provoca que los problemas de repitencia degeneren en abandono. Si a eso le agregamos que muchos jóvenes acarrean con la obligación de ayudar económicamente en sus hogares, el panorama empeora. La crisis de 2001 afectó más en los cordones de los grandes centros urbanos que en las regiones del NOA y NEA. Un estudio de la UNESCO realizado en 2007, informa que el 20 % de los chicos de las zonas urbanas entre 5 y 14 años trabajan por alguna paga ó en sus casas. Una encuesta del Ministerio de Trabajo de la Nación y la OIT., fechada en 2006, arroja que en las zonas rurales, uno de cada cuatro niños realiza tareas vinculadas al autoconsumo, como el cultivo y la cosecha agrícola, el cuidado de animales ó la construcción de la vivienda familiar. El embarazo infantil y adolescente, según estimaciones oficiales, revelan que por año unas 3.000 chicas de entre 10 y 14 años se convierten en madres niñas. Las estadísticas estatales dan cuenta de 100.000 nacimientos por año con madres entre 15 y 19 años. La adicción al alcohol, el 53 % de los consumidores son menores de 24 años y el consumo de cocaína entre los escolares aumentó el 170 % desde 2001. Los datos del organismo oficial Indec demuestran que en 2006, de los jóvenes que terminaron la escuela secundaria, el 72,5% pertenecía a hogares no pobres, mientras que el 28,4% provenía de familias pobres. Lejos de ser planificada por el Estado, en la Argentina del siglo XXI, la educación parece ser un lujo al que sólo puede acceder un sector de la sociedad. Rol de los adultos: La ausencia de una tutela adulta, explica en parte el derrotero de los jóvenes, porque son ellos quienes deciden a qué colegio ir, si rinden o no un examen, o si abandonan antes de tiempo. Sistema educativo: También los docentes son víctimas del cuestionamiento adolescente, al ser cuestionados sus saberes y roles, incrementándoles el nivel de insatisfacción en ser docente. En ese estado de insatisfacción ó crisis personal se pierde de vista el rol docente y se toman decisiones equivocadas. A través del aplazo, como única arma de los docentes se

-7-

Deserción Escolar
genera repitencia, siendo absurda como medida pedagógica, de igual modo que aprobar las materias sin saber nada el estudiante. Los docentes no motivados tienen más problemas en sus desempeños. Un estudiante jamás aprende lo que se enseña desapasionadamente. El cuerpo docente debe reflexionar el contrato ético que lo une a sus alumnos y en el EROS pedagógico. Se pueden mencionar numerosas causas que se originan en el mismo: descontextualización de las prácticas docentes respecto del currículo, dificultad de trabajo en grupo de los equipos directivos, priorización de los procedimientos de organización y administración por sobre lo pedagógico, episodios de violencia, formación docente que no es acorde con las necesidades regionales y locales, desactualización de marcos referenciales del trabajo institucional, dificultad para mantener un buen clima institucional. Costos sociales y privados de la deserción escolar La deserción escolar genera elevados costos sociales y privados. Los primeros no son fáciles de estimar, pero entre ellos se mencionan los que derivan de disponer de una fuerza de trabajo menos competente y más difícil de calificar, cuando las personas no han alcanzado ciertos niveles mínimos de educación para aprovechar los beneficios de programas de entrenamiento ofrecidos por el Estado o por las empresas, y cuya manifestación extrema es el analfabetismo. La baja productividad del trabajo, y su efecto en el (menor) crecimiento de las economías, se considera también como un costo social del bajo nivel educacional que produce el abandono de la escuela durante los primeros años del ciclo escolar. Asimismo, representan un costo social los mayores gastos en los que es necesario incurrir para financiar programas sociales y de transferencias a los sectores que no logran generar recursos propios. En otro orden de factores, se mencionan igualmente como parte de los costos de la deserción la reproducción Inter generacional de las desigualdades sociales y de la pobreza y su impacto negativo en la integración social, lo que dificulta el fortalecimiento y la profundización de la democracia. En cuanto a los costos privados, estos pueden calcularse sobre la base de una estimación del menor ingreso futuro que obtienen las personas en el mercado de trabajo como consecuencia de completar un número menor de tiempo de estudios, en comparación con un nivel de escolaridad preestablecido. En concreto, los costos privados se refieren a la cuantía de ingresos laborales que dejan de percibir durante su vida activa los jóvenes que abandonan con anticipación sus estudios. Particularmente importante es la estimación de los ingresos laborales que se «sacrifican» al no completarse los ciclos primario y secundario. ¿Cómo condicionan el abandono escolar los factores descriptos? La deserción escolar es, por lo tanto, el resultado de un proceso en el que intervienen múltiples factores y causas, algunos de los cuales son característicos de los niños y jóvenes y de sus situaciones socioeconómicas (factores extraescolares), y de otros más asociados a las insuficiencias del propio sistema educativo (factores intraescolares).

-8-

Deserción Escolar
Actualmente se reconocen dos grandes marcos interpretativos sobre los factores «expulsores» del sistema educacional. El primero pone énfasis en la situación socioeconómica y en el contexto familiar de los niños y jóvenes como fuentes principales de diversos hechos que pueden facilitar directa o indirectamente el retiro escolar –condiciones de pobreza y marginalidad, adscripción laboral temprana, anomia familiar, adicciones, etc.–, y atribuye la responsabilidad en la producción y reproducción de estos factores a agentes de naturaleza extraescolar: el Estado, el mercado, la comunidad, los grupos de pares y la familia. En particular, se destaca el trabajo o la necesidad de este como agente desencadenante del retiro escolar, sin precisar si se produce una progresiva incompatibilidad entre la inserción laboral temprana y la asistencia y el rendimiento escolar, o si la deserción escolar es una condición previa al desempeño laboral En este tipo de explicación también cobran importancia la constitución y la existencia de ciertos tipos de organización familiar –entre los que destaca la monoparentalidad como fuente de desamparo, la violencia y hasta la promiscuidad- que, por sus características estructurales, no apoyan el trabajo formativo desplegado por la escuela, sobre todo en el ámbito de la disciplina, con lo cual se facilita el desarrollo de conductas transgresoras y la negligencia escolar de los jóvenes. Desde tal perspectiva, esas formas de organización familiar constituirían un soporte social insuficiente para el proceso de socialización formal. Por último, otra línea de análisis, más criticada por el tipo de políticas que sustenta, tiende a resaltar el consumo de alcohol y de drogas, las situaciones de violencia y el embarazo adolescente como problemas generalizados de la juventud, que serían manifestación de su alto grado de «anomia», y que facilitan el retiro escolar. El segundo marco interpretativo hace referencia a las situaciones intrasistema que tornan conflictiva la permanencia de los estudiantes en la escuela: bajo rendimiento, problemas conductuales, autoritarismo docente, etc. De esta manera, serían las características y la estructura misma del sistema escolar, junto con los propios agentes intraescuela, los responsables directos de la generación de los elementos expulsores de este, ya fuera por lo inadecuado de su acción socializadora o por su incapacidad para canalizar o contener la influencia del medio socioeconómico (adverso) en el que se desenvuelven los niños y jóvenes. Entre los problemas e inadecuaciones que precipitan o acentúan las tendencias al retiro y a la deserción dentro del sistema escolar, destaca la visión de que el fracaso escolar puede ser entendido como resistencia a los códigos socializadores que entrega la escuela. Con tal interpretación, ésta y sus agentes negarían validez al capital cultural con el que llegan los jóvenes a la escuela, e intentaría disciplinar socialmente a los educandos definiendo a priori lo que es legítimo aprender. Al negar todo potencial formador a la cultura y al quehacer juvenil de los estratos más pobres de la población, los docentes entenderían que su papel más específico sería preparar a los jóvenes para un escenario adverso, en el que tendrían que desenvolverse de manera disciplinada. Así, la disciplina social se convierte en el eje orientador de los procesos formativos y la escuela se reduce a obligaciones e instrucciones que los jóvenes viven de forma pasiva – con aburrimiento-, marco en el que sus intereses, preocupaciones y problemas no tienen cabida. En consecuencia, la resistencia frente al mismo se manifestaría en el fracaso escolar, que normalmente precede al abandono de la escuela. Así, la interacción profesor/alumno, fundada en la disciplina y en la ejecución de planes y programas

-9-

Deserción Escolar
cuyos contenidos desactualizados y abstractos se hallan alejados de la realidad de los jóvenes, favorece la repetición y estimula la deserción. En este proceso la escuela no integra, sino que a menudo segrega a los estudiantes de las clases desfavorecidas con bajas calificaciones y con el estigma del fracaso escolar; los juicios de los profesores les convencen de que son incapaces de estudiar y de que deben contentarse con un trabajo modesto, adaptado a sus capacidades. Para muchos niños y jóvenes de los estratos pobres la calle se convierte así en el ámbito de socialización entre pares en el que logran mayor satisfacción, mientras que la escuela se manifiesta como la primera experiencia de fracaso social. ¿Qué son los Centros de Educación de Nivel Medio para Adultos? La propuesta de enseñanza-aprendizaje que ofrece la Modalidad Especial de Adultos del Sistema Educativo Argentino está dirigida a personas que no completaron su escolaridad a tiempo, y deciden iniciar o retomar sus estudios de nivel medio a edad adulta. María Teresa Sirvent, introduce el concepto de situación educativa de riesgo, para todos aquellos jóvenes o adultos, que no terminaron el primario o el secundario, el cual implica que estos sujetos están “condenados a un probable futuro de marginación social, política y económica, agudizado por el contexto de múltiples pobrezas”. Para hacer frente esta situación surge la Educación de Adultos, la cual es definida a continuación con el concepto que se logra en el año 1997 se organiza en Hamburgo la V Conferencia Internacional promovida por la UNESCO en la que se conceptualiza la educación de adultos como “el conjunto de procesos de aprendizaje formal o no, gracias al cual las personas cuyo entorno social considera adultas desarrollan sus capacidades, enriquecen sus conocimientos y mejoran sus competencias técnicas o profesionales o la reorientan a fin de atender a sus propias necesidades y de la sociedad. La educación de adultos comprende la educación no formal y toda la gama de oportunidades de educación informal y ocasional existentes en una sociedad educativa y multicultural, en la que se reconocen los enfoques teóricos y los basados en la práctica.” ¿Qué perfil tienen los alumnos que asisten a los CENMA? La población de alumnos que recibe está constituida por adultos con edades que se ubican desde los 18 años en adelante, de ambos sexos, hombres y mujeres. En general, pertenecen a un nivel socio-económico medio - bajo. La mayoría de los alumnos no pudieron concluir el nivel medio común. Un gran porcentaje de alumnos son desempleados; subocupados; madres solteras muy jóvenes y muchas veces sin la necesaria contención familiar; madres de familia; y otros jóvenes que presentan, en menor medida, algunos trastornos de conducta, alcoholismo, drogadicción, y escasa capacidad de asimilación y retención de contenidos. Siendo este último grupo el minoritario, no revistiendo un cuadro de gravedad. Hay alumnos que presentan conflictos en su entorno familiar lo que ocasiona gran índice de deserción escolar. En estos centros educativos para adultos se produce una constante y progresiva reducción de la matrícula, lo cual constituye un fenómeno que se repite año tras año, sin llevarse a cabo alguna indagación o estudio debidamente fundado y

- 10 -

Deserción Escolar
sistematizado, desde las mismas instituciones o desde algún actor externo que explique las razones de la problemática enunciada. ¿Con qué recursos cuentan? En relación con el funcionamiento y los recursos con que cuentan los CENMA – en general – son escasos tanto de materiales como didácticos, no cuentan con computadora, la biblioteca es casi inexistente, los libros con los que cuentan son desactualizados, normalmente se suple esa carencia con el material con que pueda contar o aportar el docente de cada asignatura. Generalmente comparten la estructura edilicia con la institución de nivel medio presencial y primario. ¿Qué sucede con la dimensión curricular de estos establecimientos? En cuanto a la dimensión curricular, los directivos y docentes – generalmente consideran que estas escuelas efectivamente preparan para la vida, con una buena formación personal y preparación para el trabajo, con el aporte de herramientas básicas para acceder a una salida laboral. Por el contrario, en las opiniones de los ex alumnos se encuentran claros paralelismo con la organización en tres grupos: “escepticismo”, “optimismo” y “fatalismo”. El primero para los ex alumnos que creen en el valor del nivel medio como posibilitante de más y mejor formación personal, pero que no creen que les proporcione mayores posibilidades laborales. El segundo, “optimismo”, para los ex alumnos que consideran que el paso por el nivel medio proporciona mayor formación en la faz personal y una acreditación que permite el acceso a mayores y mejores perspectivas laborales. Y, por último, “fatalismo”, donde se insertan las opiniones de aquellos ex alumnos que entienden que la escuela de nivel medio no constituye una institución que provea formación personal o laboral. ¿Qué tiene prioridad en la enseñanza en estos centros educativos? Los directivos y docentes consideran que es necesario y pertinente que la escuela se interese y se ocupe en cierto modo de los problemas personales o familiares de los alumnos para que disminuya la deserción. Pero puntualizan que este interés y ocupación en las problemáticas del alumnado se limita a un simple conocimiento, reflexión conjunta alumnos - docentes, y contención afectiva. De manera que no implica un compromiso de solución de las dificultades personales, familiares, laborales o económicas. A partir de lo expuesto, las escuelas de Adultos llegan a ejercer una función asistencialista como traslado de la preocupación por la apropiación de conocimientos en las escuelas de adultos “hacia la atención de los alumnos en sus dificultades personales de orden familiar, laboral, de salud, ya que estos problemas suelen ser causas recurrentes de deserción” ¿Qué causas esgrimen los docentes y ex - alumnos Directivos, docentes y ex alumnos suelen explicitar dos grandes causales de deserción escolar: Factores exógenos a las instituciones: problemas económicos, familiares, personales. Factores endógenos: falta de esfuerzo en el estudio y falta de motivación e

- 11 -

Deserción Escolar
interés por lo que la escuela brinda, o ausencia de “objetivos claros”. Citando a Ortega, que en todos los niveles del sistema educativo, se construye una relación negativa con los conocimientos escolares, y desde allí se plantea como problema la construcción social de estrategias de evasión del conocimiento. Los alumnos, no se involucran con el conocimiento y se instituyen transgresiones como estrategias de evasión que generalmente lleva a la deserción. ¿Qué prioridad le dan los ex – alumnos a la escuela? Los ex alumnos valoran la escuela como espacio de socialización y de encuentro con otros, pero no se sobredimensiona este aspecto de la escuela en desmedro de su especificidad en la función pedagógica de preparar para la vida ciudadana y productiva, ya que la mayoría rescata como de mayor importancia en el espacio escolar, tanto las relaciones que se pudieron entablar con otros como los contenidos que trabajaban. ¿Influye la falta de recursos en la deserción escolar? Al ser el capital físico insuficientes, influye directamente en el rendimiento de los alumnos. Esta situación guarda estrecha conexión con el problema de la deserción escolar, ya que cuando el estudiante no logra un adecuado rendimiento académico y la institución no le proporciona los elementos necesarios para superar esas deficiencias académicas se configura un período crítico para la deserción en la trayectoria de los estudiantes.

Y en América Latina. ¿ qué sucede? En países en los que el abandono escolar se produce tempranamente (Brasil, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua), la permanencia de los niños varones en la escuela hasta completar la primaria (supuesto el logro de cuatro años adicionales de estudio) se traduce en un incremento promedio del ingreso durante la vida activa cercano al 36%. En aquellos que en la actualidad presentan un nivel de deserción intermedio y en los que el abandono escolar se concentra al finalizar la educación primaria (Costa Rica, Ecuador, México, Paraguay, Uruguay y Venezuela), el logro de tres años adicionales de educación (hasta completar el primer ciclo de secundaria) redunda en mejoras salariales de alrededor del 33% para los varones. Por último, en los que han logrado una cobertura de la educación secundaria relativamente alta (Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Panamá y Perú) el retiro antes de terminar este ciclo entraña también importantes pérdidas privadas y sociales: dejar la escuela dos años antes de completar dicho ciclo acarrea pérdidas de ingresos para los varones de alrededor del 19%. Por ello, las elevadas tasas de deserción escolar que se registran en América Latina indican la necesidad de establecer nuevos programas y de destinar más recursos al urgente propósito de retener a los niños y adolescentes en el sistema educativo.

- 12 -

Deserción Escolar
CONCLUSIONES ¿Qué hacer? Desde el Estado Los programas sociales destinados a reducir el abandono escolar temprano debieran ocupar un lugar prioritario en las agendas de los gobiernos como el mejoramiento de la calidad de la educación, son decisivos. Ellos son una condición necesaria para reducir las desigualdades y para lograr objetivos más exigentes en materia de mejoramiento de la calidad de los recursos humanos. Sin embargo, los esfuerzos para evitar la deserción escolar a fin de que los jóvenes de hoy puedan alcanzar mayores niveles de educación y unos ingresos laborales futuros más altos que les permitan mantener a sus familias fuera de la pobreza, no rendirán plenamente sus frutos si las políticas educacionales –cuyos efectos potenciales sobre el bienestar y la equidad son a largo plazo– no van acompañadas de una dinámica de generación de empleos de calidad y de una adecuada protección social que permitan absorber productivamente las mayores calificaciones ofrecidas. La creciente coincidencia entre la estructura de la oferta y la demanda laboral, en un contexto de crecimiento de la productividad y de los ingresos, es la condición para que el aumento del número de años de estudio de los jóvenes se retribuya adecuadamente y se evite su devaluación. ¿Qué hacer? Desde la escuela En la deserción escolar, no se debería hablar de fracaso escolar, y sería más pertinente referirse al fracaso educativo, es decir, atañe al sistema educativo. Tanto desde las políticas públicas del estado, en defensa de la escuela pública, incluir tecnología, infraestructura adecuada, capacitación docente y apoyo de la familia. La escuela debe mirarse a sí misma cómo trabaja y qué estrategias de retención desarrolla. Se encuentra desbordada, desconcertada y desorientada, fracasa más que antes porque todavía no soluciona el desafío que implica incluir a chicos nuevos que nunca antes habían llegado a la secundaria. En esto cabe la responsabilidad de los adultos que no han sido ni son imaginativos para repensar la escuela. La escuela se encuentra frente a un desafío enorme y aún no aceptado: reconsiderar cuál es su contenido, su eje cultural y organizativo, para dar cabida a las nuevas culturas de los nuevos alumnos. La escuela puede trabajar para motivar a los chicos, buscar alternativas para que el aprender sea más atractivo, competir con un exterior que tiene fuerte presencia en los medios masivos de comunicación. Es necesario que la escuela, que fue concebida para un formato de modernidad sólida, sea repensada en todas sus dimensiones: su modelo institucional, su identidad, su modo de evaluar, sus criterios pedagógicos. Pero sobre todo generar un vínculo con el alumno, que se sienta mirado afectivamente: contenido. Factores que contribuirían a un mayor éxito escolar serían: creación de puestos de trabajo, fomentar la cohesión y estabilidad de la familia, tener un lugar de estudio y un material favorable, estimular éxitos y logros, desarrollar la motivación por el estudio,

- 13 -

Deserción Escolar
recriminar la mala conducta cuando sea necesario, fomentar la auto-confianza, orientar personal y progresivamente a los alumnos. Según Adriana Puiggrós los ejes centrales del sistema educativo, en 1880, en la cual la sociedad argentina hizo un pacto profundo, acordaron que la escuela pudiera desarrollar el sistema de educación pública como el espacio fundamental de construcción de la cultura colectiva, de transmisión de los valores, de aprendizaje de las normas compartidas, de aprendizaje de los lenguajes, en ese espacio público llamado escuela se decide no solamente formar el ciudadano, sino también cuidar a los niños y a los adolescentes. En cuanto a los padres: Ante el fracaso de un estudiante lo primero que se deberían cuestionar los padres, es si su hijo dispone de las necesidades intelectuales requeridas por los programas escolares del curso, y en su defecto cuál sería la manera más objetiva de hacer frente al problema. El exceso de trabajo puede llevar a desbordar las capacidades intelectuales y por tanto afectar al rendimiento escolar. En definitiva el foco del problema recae en las condiciones de vida de las familias y el desinterés de las familias. BIBLIOGRAFÍA CEPAL (2002): Panorama social de América Latina, 2001-2002 (LC/G.2183-P/E), Santiago de Chile. Publicación de las Naciones Unidas, octubre 2002. La deserción escolar en Amércia Latina: un tema prioritario para la agenda regional Ernesto Espíndola y Arturo León - División de Desarrollo Social de la CEPAL OEI - Ediciones - Revista Iberoamericana de Educación - Número 30 Tesis Final de Carrera “Deserción Escolar y Educación Media de Adultos en la Provincia de Córdoba” Universidad Blas Pascal - Licenciatura en Psicopedagogía Agosto de 2007. www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=891965 el intransigente.com - el fracaso escolar en Córdoba - Boletín Oficial del Centro de Estudios de Desarrollo y Población - Mayo y Junio 2003 - N*3 www.rieoei.org/rie30a02.htm; www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=133834 Deserción Escolar: Un problema que afecta a la sociedad Argentina actual. - Por MÉNDEZ,M; SASTRE,B; GAZOLO,B; FERNANDEZ,M y KRASER,B.2002 www.monografias.com/trabajos14/desercionescolar/desercionescolar.shtml www.lapalabra.gov.co/descarg/CARTILLAS/Cartilla%203%20Deserci%F3n%20Escola r.doc; http://www.esperanzaparalafamilia.com; www.monografias.com/trabajos6/dese/dese.shtml

- 14 -

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->