P. 1
Trabajo sobre valores

Trabajo sobre valores

5.0

|Views: 25.327|Likes:
Publicado porlualbert

More info:

Published by: lualbert on Jul 10, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/14/2015

pdf

text

original

1

UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN
“ENRIQUE GUZMÁN Y VALLE”
ALMA MÁTER DEL MAGISTERIO NACIONAL

ESCUELA DE POSTGRADO MAESTRIA
MEDICIÓN Y EVALUACIÓN DE LA CALIDAD EDUCATIVA

EL PROBLEMA AXIOLÓGICO: LOS VALORES Y LAS ACTITUDES
MAESTRISTA DOCENTE : DUQUE HUAMÁN Luis Alberto

: Dra. HUERTA CAMONES, Rafaela

CICLO

:

IV

MAYO, 2009

2

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo quiere dar a conocer el papel de los valores y las actitudes en la educación. Sus definiciones, sus características, así como su importancia, entre otras cuestiones. Hablar de Educación significa también hacer una reflexión ética sobre la misma y esta reflexión no consiste únicamente en concebir unos valores diferentes, sino también en constatar el actual estado de la humanidad, con el fin de que conociendo los problemas globalmente podamos desde la Educación, actuar en todo momento localmente. Por eso, la primera parte de este trabajo consiste en dar a conocer dicha reflexión. Tanto desde la teoría como desde la acción pedagógica, nunca ha sido ni será posible reflexionar sobre la Educación sin hacerlo al mismo tiempo sobre la Ética y esta necesidad que se deriva de la propia naturaleza de la Educación es hoy más urgente que nunca porque vivimos en una especie de ceguera teleológica que hace cada vez más difícil la labor educativa. En la segunda parte se da a conocer los aspectos conceptuales así como su valoración en las instituciones educativas.

3

CAPÍTULO I EL ACTUAL ESTADO DE LOS VALORES EN LA HUMANIDAD
. "...Si nuestra época se diferencia de otras es sobre todo por la indiferencia a los valores humanos y morales. Mientras prolifera la producción de bienes materiales, expiran los bienes culturales y espirituales. Hemos aprendido a fabricar máquinas y utensilios mecánicos de toda clase, pero hemos renunciado a la elevación y perfección espirituales. De ahí que nuestro tiempo sea tan pobre en grandes personalidades, en individuos excelsos…” SAÑA, H. "Opresores y Oprimidos" Vivimos en un tiempo de cambios. Podría decirse que pertenecemos a una época de extraordinaria aceleración cronológica. En un corto espacio de tiempo se han producido tal cantidad de cambios sociales, políticos y tecnológicos, que en comparación con épocas pasadas, la historia parece haberse comprimido en tan sólo unas décadas. Asistimos a cambios en la organización del trabajo productivo y en las características y exigencias de los perfiles profesionales. Están cambiando también nuestras concepciones e incluso nuestros valores. Las comunicaciones y las nuevas tecnologías, al mismo tiempo que nos abren inmensas posibilidades, nos muestran un mundo en el que las necesidades humanas pueden ser manipuladas y satisfechas por realidades virtuales. Todo está cambiando y como no podía ser menos, también está cambiando la Educación.

Si tuviésemos que caracterizar del algún modo el tiempo que nos ha tocado vivir, y desde la perspectiva de las sociedades de capitalismo avanzado, podríamos decir que nuestro tiempo, está inscrito en la era de las civilizaciones "tecnocéntricas".

4

Hoy, gracias a los más nuevos avances de las tecnologías de la información, el mundo se nos ha hecho pequeño. A la velocidad de la luz podemos estar conectados con cualquier parte del mundo e intercambiar con ella información al instante. Nunca hemos dispuesto de tan ingentes cantidades de información, ni tan excelentes medios para transmitirla y divulgarla, hasta el punto de que antiguo papel de las instituciones educativas como transmisoras exclusivas de información se viene quedando cada vez más obsoleto. Sin embargo, paradójicamente y en paralelo a la extraordinaria revolución de los medios de comunicación, los niveles de madurez intelectual, de capacidad crítica y de desarrollo ético y estético de los individuos, no han avanzado lo necesario para hacer frente al extraordinario conjunto de posibilidades informativas que se nos abren. Somos capaces de almacenar, clasificar y distribuir información, pero cada vez nos resulta más difícil digerirla, valorarla y diferenciar en ella lo que son aportaciones genuinas al desarrollo humano de la simple propaganda al servicio de la más megalománica sociedad de consumo. Con otras palabras, podría decirse que la racionalidad instrumental práctico-técnica que tiene como objeto la producción de bienes materiales y particulares está sustituyendo a la racionalidad moral. La felicidad, el bien, la bondad, la belleza, la verdad y en general todo aquello que fundamenta universalmente lo que es realmente bueno para los seres humanos parece que pierden todo sentido: la libertad se sustituye por la oportunidad de elegir o de comprar en el mercado de los productos materiales o de la ideologías políticas ; la igualdad se transforma en el derecho a consumir y hacer uso de productos estandarizados ya sean estos materiales o culturales y la solidaridad y fraternidad del género humano es absorbida por una vida cotidiana ferozmente individualista. En esta situación aparecen entonces las doctrinas de un estéril relativismo moral que viene a justificar que todo está permitido y que no existen valores universalmente válidos.

CAPÍTULO II

5

LOS VALORES Y LAS ACTITUDES
"Las ideas no influyen profundamente en el hombre, cuando solo se las enseña como ideas y pensamientos. Por lo común, cuando se las presenta de tal manera, hacen cambiar a otras ideas; nuevos pensamientos toman el lugar de los antiguos; nuevas palabras toman el lugar de las antiguas. Pero todo lo que ocurre es un cambio en los conceptos y las palabras. ¿Por qué debería ser de otra manera? Es extremadamente difícil que un hombre sea movido por ideas y que capte una verdad... ...Pero las ideas producen un efecto sobre el hombre si son vividas por quien las enseña, si son personificadas por el maestro, si aparecen encarnadas. Si un hombre expresa la idea de humildad y es humilde, quiénes lo oyen comprenderán la idea de humildad. No sólo comprenderán, sino que creerán que ese hombre está hablando acerca de una realidad, y no meramente pronunciando palabras." FROMM, E.

En las últimas décadas el tema de la relación entre valores y educación ha cobrado vigencia. Numerosos investigadores han nutrido este campo entre ellos se encuentran: Vázquez (1976, 1981), Castillejo (1976, 1981), Ibáñez (1976, 1981), Fermoso (1976), Esteve (1976), De Miguel (1985), García Hoz (1984), Popkewitz (1983), entre otros. Todos estos aportes han ido configurando la concepción de los valores como medios y fines inherentes a la labor educativa. Desde esta perspectiva, la orientación de la educación desde un marco axiológico, potenciador de actitudes y predisposiciones adecuadas para responder a los vertiginosos cambios de la sociedad, representa para la escuela la alternativa mediacional que busca la formación de ciudadanos libres, con valores democráticos y orientados al logro de profundos cambios cualitativos. En este orden de ideas, sin duda la "educación en valores" se ha constituido en una fuerte tendencia ciertamente justificada en la necesidad que tenemos los seres

6

humanos de "comprometernos con principios éticos" que permitan "evaluar nuestras propias acciones y las de los demás". Valdría la pena reflexionar un poco en torno al significado que tienen los valores para cada uno de nosotros. Los valores están altamente relacionados con la naturaleza humana y social de los individuos, de manera que su caracterización y comprensión van ligadas indisolublemente a ellas. La mayoría de las Ciencias Humanas han tenido como uno de sus temas de preocupación el estudio de los valores como medio para analizar y comprender la naturaleza del hombre, de la sociedad, de los grupos. De allí que en cada una de ellas encontramos su conceptualización, desde la perspectiva propia de cada ciencia. Bien es sabido que el término "valor/valores" puede expresar distintos significados o acepciones.

¿QUÉ SON LOS VALORES? A continuación algunas definiciones sobre “valores” según ciertos estudiosos destacados. Según Allport :"…el valor es una creencia con la que el hombre trabaja de preferencia. Es una disposición cognitiva, motora y, sobre todo, profunda del propium". Según Rockeach: "Los valores son un tipo de creencias, localizada en el centro del sistema total de creencias, acerca de cómo se debe o no comportar, o acerca de algo objetivo en la existencia que vale o no la pena conseguir". Según Hoebel: "…los valores son los ejes sobre los que se articula la cultura… patrones de conducta dentro del conjunto global de potencialidades humanas, individuales y colectivas… creencias profundas en cuanto a si las cosas o los actos son buenos y debe aspirarse a ellos o malos y deben ser rechazados…"

7

Según Coll: " Un valor es un principio normativo que preside y regula el comportamiento de las personas en cualquier momento y situación" Según Frondizi: "El valor es una cualidad estructural que surge de la reacción de un sujeto frente a propiedades que se hallan en un objeto"

Según Carreras y Llorenc: "El término valor está relacionado con la propia existencia de la persona, afecta su conducta, configura y modela sus ideas y condiciona sus sentimientos. Se trata de algo cambiante, dinámico que en apariencia hemos elegido libremente entre diversas alternativas. Depende sin embargo, en buena medida de lo interiorizado a lo largo del proceso de socialización y por consiguiente de ideas y actitudes que reproducimos a partir de diversas instancias socializadoras" CARACTERÍSTICAS DE LOS VALORES ¿Qué hace que algo sea valioso? La humanidad ha adoptado criterios a partir de los cuales se establece la categoría o la jerarquía de los valores. Algunos de esos criterios son: a.- Durabilidad: los valores se reflejan en el curso de la vida. Hay valores que son más permanentes en el tiempo que otros. Por ejemplo, el valor del placer es más fugaz que el de la verdad. b.- Integralidad: cada valor es una abstracción íntegra en sí mismo, no es divisible. c.- Flexibilidad: los valores cambian con las necesidades y experiencias de las personas. d.- Satisfacción: los valores generan satisfacción en las personas que los practican. e.- Polaridad: todo valor se presenta en sentido positivo y negativo; Todo valor conlleva un contravalor. f.- Jerarquía: Hay valores que son considerados superiores (dignidad, libertad) y otros como inferiores (los relacionados con las necesidades básicas o vitales). Las

8

jerarquías de valores no son rígidas ni predeterminadas; se van construyendo progresivamente a lo largo de la vida de cada persona. g.-Trascendencia: Los valores trascienden el plano concreto; dan sentido y significado a la vida humana y a la sociedad. h.- Dinamismo: Los valores se transforman con las épocas. i.- Aplicabilidad: Los valores se aplican en las diversas situaciones de la vida; entrañan acciones prácticas que reflejan los principios valorativos de la persona.

¿CÓMO SE CLASIFICAN LOS VALORES? No existe una ordenación deseable o clasificación única de los valores; las jerarquías valorativas son cambiantes, fluctúan de acuerdo a las variaciones del contexto. Múltiples han sido las tablas de valores propuestas. Lo importante a resaltar es que la mayoría de las clasificaciones propuestas incluye la categoría de valores éticos y valores morales. La jerarquía de valores según Scheler (1941) incluye: (a) valores de lo agradable y lo desagradable, (b) valores vitales, (c) valores espirituales: lo bello y lo feo, lo justo y lo injusto, valores del conocimiento puro de la verdad, y (d) valores religiosos: lo santo y lo profano. La clasificación más común discrimina valores lógicos, éticos y estéticos. También han sido agrupados en: objetivos y subjetivos según Frondizi (1972); Rokeach (1973) formuló valores instrumentales o relacionados con modos de conducta (valores morales) y valores terminales o referidos a estados deseables de existencia (paz, libertad, felicidad, bien común). La clasificación detallada que ofrece Marín Ibáñez (1976) diferencia seis grupos: (a) Valores técnicos, económicos y utilitarios; (b) Valores vitales (educación física, educación para la salud); (c) Valores estéticos (literarios, musicales, pictóricos); (d) Valores intelectuales (humanísticos, científicos, técnicos); (e) Valores morales (individuales y sociales); y (f) Valores trascendentales (cosmovisión, filosofía, religión).

Las características de cada valor y su escala de importancia.

9

Valores Religiosos Fin Objetivo: Dios Fin Subjetivo: Santidad Actividades: Culto interno y externo, virtudes sobrenaturales Preponderancia: Toda la persona dirigida por la Fe. Necesidad que satisface: Autorrealización Tipo de Persona: Santo Ciencia que lo estudio: Teología Valores Morales Fin Objetivo: Bondad Fin Subjetivo: Felicidad Actividades: Virtudes humanas Preponderancia: Libertad dirigida por la razón Necesidad que satisface: Autorrealización Tipo de Persona: Íntegra Ciencia que lo estudio: Ética Valores Estéticos Fin Objetivo: Belleza Fin Subjetivo: Gozo de la armonía Actividades: Contemplación, creación, interpretación Preponderancia: Toda la persona ante algo material. Necesidad que satisface: Autorrealización

10

Tipo de Persona: Íntegra Ciencia que lo estudio: Estética Valores Intelectuales Fin Objetivo: Verdad Fin Subjetivo: Sabiduría Actividades: Abstracción y Construcción Preponderancia: Razón Necesidad que satisface: Autorrealización Tipo de Persona: Íntegra Ciencia que lo estudio: Lógica

¿QUÉ SON LAS ACTITUDES? La actitud ha sido definida bajo una gran gama de conceptos. Indudablemente que este es un tema de los más estudiados en el campo de las ciencias humanas, lo que explica la heterogeneidad de definiciones que se puede encontrar. A continuación se señalan algunas definiciones: "… la actitud corresponde a ciertas regularidades de los sentimientos, pensamientos y predisposiciones de un individuo a actuar hacia algún aspecto del entorno" (Secord y Backman, 1964 en León y otros, 1988:133) "La actitud es una predisposición aprendida para responder consistentemente de modo favorable o desfavorable hacia el objeto de la actitud" (Fishbein y Ajzen, 1975 en Bolívar, 1995: 72)

11

"… la actitud es una disposición fundamental que interviene en la determinación de las creencias, sentimientos y acciones de aproximación-evitación del individuo con respecto a un objeto." (Cook y Selltiz, en Summers, 1976: 16) "La actitud es la disposición permanente del sujeto para reaccionar ante determinados valores" (Marín, 1976:69) "El concepto de actitud denota la suma total de inclinaciones y sentimientos, prejuicios o distorsiones, nociones preconcebidas, ideas, temores, amenazas y convicciones de un individuo acerca de cualquier asunto específico" (Thurstone en Summers, 1976:158) "…una multitud de términos aparentemente no relacionados como pulsión adquirida, creencia, reflejo condicionado, fijación, juicio, estereotipia, valencia, sólo para mencionar algunos son sinónimos funcionales del concepto de actitud". (Kidder y Campbell, en Summers, 1976: 13) "…el término actitud hace referencia a un sentimiento general, permanente positivo o negativo, hacia alguna persona, objeto o problema" (Petty y Cacioppo, 1981 en León y otros, 1998:118) "… disposición interna de carácter aprendido y duradera que sostiene las respuestas favorables o desfavorables del individuo hacia un objeto o clase de objetos del mundo social; es el producto y el resumen de todas las experiencias del individuo directa o socialmente mediatizadas con dicho objeto o clase de objetos" (Cantero y otros,1998 en León y otros, 1998; 118)

12
¿CÓMO INFLUYEN? Las actitudes predisponen al individuo a actuar de manera positiva o negativamente ante diferentes estímulos o circunstancias. Las actitudes que aprende una persona por cualquier medio, influyen en su comportamiento de acercamiento y evasión hacia las demás personas, eventos e ideas y también en sus conceptos sobre el mundo físico y social. Las actitudes no son estáticas por si solas, por el contrario pueden modificarse. Ejemplo: Se puede tener cierta inclinación hacia un maestro, materia o amistad y por cierto motivo rechazarlo después. Si enfrentas con entusiasmo la actividad de estudio al considerarla interesante y útil es muy probable que el estudio adquiera propiedades positivas. EL APRENDIZAJE DE LAS ACTITUDES Una de las características de las actitudes que la definen es que son aprendidas. Se adquieren mediante aprendizaje. Surgen a partir de las interacciones sociales significativas que tiene el individuo, de sus experiencias en un contexto determinado. Los contextos de aprendizaje actitudinal son diversos. Entre los más importantes se pueden considerar: La Sociedad. Los medios de Comunicación social. La Familia. El grupo de amigos. El colegio.

Finalmente en la adquisición de las actitudes entran en juego factores externos como las presiones sociales y los factores internos como su desarrollo moral o intelectual.

TIPOS DE RESPUESTAS DE LAS ACTITUDES Las actitudes que tomamos ante diferentes situaciones en nuestra vida cotidiana se han estudiado muy profundamente desde la psicología. Juan García Madruga explica cómo se manifiestan en tres tipos de respuestas:

13

Las respuestas afectivas, basadas en los sentimientos que hacen reaccionar a una persona y tomar una actitud en una situación determinada; Las respuestas cognitivas, basadas en las creencias y valores que una persona tiene como referencia en su vida. Las creencias que las personas tienen sobre sí mismas y el mundo que les rodea originan las actitudes; y

Las respuestas conductuales, basadas en una dimensión más fisiológica, en el comportamiento que tenemos en una situación. Por ejemplo, una actitud positiva hacia un objeto permite predecir conductas favorables hacia él.

RELACIÓN ENTRE LOS VALORES Y LAS ACTITUDES A partir de las definiciones dadas se pueden establecer diferencias entre actitudes y valores. Los valores ocupan un lugar más central que las actitudes dentro de la estructura de la personalidad. El concepto de valor es más amplio que el de actitud. Así, los valores determinan las actitudes, por lo tanto las actitudes dependen y son expresiones de los valores. El valor es el concepto de lo preferible, la actitud es la preferencia o no hacia un objeto dado; el valor es un ideal que trasciende las situaciones mientras que la actitud hace referencia a situaciones concretas. Eso lleva al hecho de que, de un mismo valor, pueden surgir diversas actitudes. Es decir las actitudes son las concreciones de los valores en situaciones determinadas. Es por eso que en el colegio se trabaja conjuntamente valores y actitudes.

VALORES Valor de la PAZ

ACTITUDES Confianza Justicia Pacificación Espíritu de trabajo Solidaridad Creatividad Cooperación Comunicación de bienes Comunión de vida

Valor del TRABAJO

Valor de la AMISTAD

14
Participación en la vida social Tolerancia Solidaridad Internacional Curiosidad Sentido crítico Espíritu de estudio Liberación Sinceridad Responsabilidad Admiración Sensibilidad artística Amor a la naturaleza Aseo personal Limpieza del entorno

Valor de la COMUNIDAD

Valor de la VERDAD, DE LA CIENCIA

Valor de la LIBERTAD

Valor de la BELLEZA Valor de ORDEN

A continuación se muestra un ejemplo de valor con actitudes que se relacionan. Valor Solidaridad: Vivir unidos a otras personas y grupos humanos, compartiendo sus intereses y necesidades; compensando las injusticias y fomentando un sentido de justicia. Actitudes 1.Sensibilidad 2.Colaboración y hacia ayuda las ante los necesidades problemas y de los del semejantes. compañero. necesidades

3.Compartir lo propio, material y espiritual, con aquellos que lo necesitan.

CAPÍTULO III

15

VALORES Y ACTITUDES EN LA ESCUELA
A la educación le atañe la formación y el bienestar de las personas y de manera explícita, busca el desarrollo integral del individuo para un ejercicio pleno de las capacidades humanas. Para conseguir este fin se necesitan sólidos cimientos sobre los cuales basar las decisiones y comportamientos, de modo que éstos correspondan con los postulados legales. Tales cimientos son los Valores y las Actitudes. Los valores constituyen la base de las actitudes y las conductas externas; son los cimientos de una educación encaminada a lograr un desarrollo humano integral que busca formar al hombre y preparar al profesional, pero además se necesita desarrollar y profundizar una serie de valores y actitudes que permitan a este profesional normar un criterio sobre los problemas del mundo actual a fin de que pueda participar de manera coherente y propositiva en su solución. Así se concluye que la formación en valores es un proceso que se desarrolla en forma espontánea, no dirigida ni explícita, en el transcurso de las relaciones cotidianas, a través de la forma en que se orienta la apropiación de los conocimientos y de las normas que se establecen para regir el comportamiento escolar, y a través del tipo de interacciones personales que se establecen entre maestros y alumnos. Esto propicia que los estudiantes y profesionistas establezcan una relación con el conocimiento y con las normas de convivencia y desarrollen estructuras y formas de organización del pensamiento y de su socialidad, que favorecen o no el desarrollo de la capacidad de elección, principio básico de la formación en valores. Así la escuela como espacio institucionalizado de la socialización desarrolla esta función respondiendo a la demanda social de capacidad y desarrollo de habilidades necesarias para el aparato productivo; a la necesidad del estado de organizar el consenso social, y a las diversas expectativas que cada sector social genera en relación con esta instancia. . En este orden institucional la escuela tiene como función específica transmitir e inculcar; es decir, formar en determinados valores. Entonces la escuela, como institución debe transmitir un marco valorativo congruente con la legislación, en cuanto al ámbito donde se establecen cuáles son los valores considerados socialmente legítimos y con la política educativa.

16

Importancia de las actitudes en la Escuela El propósito de la educación es procurar el desarrollo de conocimientos, habilidades, destrezas, y valores que les permitan ser personas capaces y eficientes como resultado de un aprendizaje real y permanente y es la escuela quien promueve y facilita este desarrollo. Todo ser humano tiene la necesidad y responsabilidad de estudiar y prepararse para enfrentar los retos de la vida y es muy importante tener conciencia plena de este privilegio que tenemos de poder dedicar nuestra vida a algo productivo. Para ello es conveniente preguntarnos constantemente: -¿Qué quiero que sea de mi vida? - ¿Cómo lo voy a lograr? - ¿Porqué lo voy a llevar a cabo ? Es importante conocer y medir las actitudes de los alumnos para saber su disposición y el interés que tiene por determinado aspecto educativo. Así entonces se puede considerar lo siguiente: 1. Interés del alumno por el estudio. Alto - mediano- bajo. 2. Actitud del alumno hacia la escuela. Positiva- negativa. 3. Actitud del alumno hacia sus compañeros. Positiva- negativa. 4. Perseverancia en el estudio. Alta- mediana- baja. Tensiones en la Educación de los Valores La educación de los valores es una responsabilidad compartida pero que muchas veces son contradictorias entre los responsables, es decir; entre la escuela, la familia y los medios de comunicación. A riesgo de hacer de la educación una parcela aislada de la vida no es posible ignorar el protagonismo de estos otros agentes formativos que actúan tal como decía Bruner de «antiescuela», en la medida que hacen de competidores de la acción educativa de la escuela: medios de comunicación, (des)educación cívica dominante, (contra)valores hegemónicos en sociedad actual. Esto hace a la escuela especialmente vulnerable,

17
viéndose seriamente mermado su potencial educativo. De ahí la necesidad de actuar paralelamente en estos otros campos, para no hacer recaer en ella responsabilidades que también están fuera. Nos encontramos con que los medios de comunicación, particularmente la TV, se está convirtiendo en la primera agencia transmisora de actitudes y valores. Pero éstos presuponen una formación moral y cultural previa, que capacite para poder elegir de modo autónomo los mensajes en circulación. Debido a que no está dada por los propios medios, la escuela paralelamente debe intervenir en la configuración de esa capacidad crítica reconstruyendo los mensajes dispersos y fragmentados que reciben.

Las alumnas y alumnos reciben mensajes, a menudo, contradictorios entre la escuela, la familia, el grupo de amigos y los medios de comunicación. Así, mientras la escuela transmite unos determinados mensajes, al salir del centro, en casa frente a la televisión, se ven reflejados unos héroes que representan justamente los valores contrarios. De este modo, la potencialidad que puedan tener los mensajes curriculares y la experiencia escolar se va a ver incrementada o minisvalorada según su compatibilidad con los de otras instituciones sociales y experiencias que los alumnos/as puedan tener fuera del medio escolar. A veces resulta difícil luchar contra los mensajes y vivencias de la calle, casa o lugares de trabajo. Por eso, si bien es cierto que la escuela es la primera que debe incentivar la educación de los valores, sin embargo, no es la única responsable de dicha educación ya que es necesaria la participación responsable de los demás agentes formativos.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->