P. 1
La Peñaloza

La Peñaloza

|Views: 7|Likes:
Publicado porcarolina_bustos

More info:

Published by: carolina_bustos on Oct 01, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/01/2014

pdf

text

original

La Peñaloza - Marta Merkin La Peñaloza, una pasión armada es una novela de amor.

Pero no sólo del amor que unió a Victoria Romero, una joven riojana del pueblo de Tama, con el caudillo indiscutido de su provincia, Ángel Vicente Peñaloza, sino también del amor que ella sintió por la causa que defendía el Chacho y por los gauchos que lo siguieron con inquebrantable fidelidad. Ese sentimiento la convirtió en una montonera más y la llevó a pelear y a arriesgar su vida varias veces en las luchas que ensangrentaron el suelo argentino durante el siglo XIX. Si el enfrentamiento fue entre civilización y barbarie -como lo sintetizó Sarmiento- la trama de La Peñaloza rastrea la voz, las ideas e ilusiones de los llamados “bárbaros”. Basada en hechos reales, esta novela de Marta Merkin descubre hasta dónde puede llegar una mujer cuando no tiene que pedir permiso para demostrar su valentía y su coraje. Doña Victo, que tenía apenas veinte años cuando se casó con el Chacho, se ganó un lugar, entre los hombres de las provincias enfrentados al centralismo porteño, por su lealtad y su intuición para comprender, con pasión de mujer y estrategia de hombre, los desencuentros de nuestra historia. No fue solamente la compañera del caudillo capaz de convocar diez mil hombres al grito de ¡viva la Patria!, fue su consejera, su protectora y, además, le salvó la vida en la batalla de Manantial, en Tucumán. Allí, al interponerse frente a sus enemigos, sufrió un sablazo que le cruzó la frente y conquistó para siempre el respeto de los gauchos y la devoción de su hombre. Una copla anónima inmortalizó este hecho: “Doña Victoria Romero/ si usted quiere que le cuente/ se vino de Tucumán/ con una herida en la frente”. La cicatriz indeleble, que cubriría de por vida con un pañuelo, fue el emblema de su arrojo. La Peñaloza fue, para los montoneros, la sucesora natural del Chacho. Pero quedó injustamente olvidada por la historia argentina.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->