Está en la página 1de 347

ANÁLISIS SOCIOLABORAL

DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA
EN CANARIAS

Manuel Ferrer Muñoz

Rafael Betancor Villalba


Título:
Análisis sociolaboral de la inmigración africana en Canarias
© 2009 Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Las Palmas
Centro Europeo de Estudios sobre Flujos Migratorios

Autores:
© Manuel Ferrer Muñoz, Rafael Betancor Villalba

Edición:
Primera, marzo de 2009

Depósito Legal:
G.C. 313-2009
PRESENTACIÓN

Para nadie constituye un secreto que la Cámara Oficial de Comercio,


Industria y Navegación de Las Palmas ha asumido desde hace años la plena
conciencia de que la cercanía geográfica del continente africano representa, al
mismo tiempo, un reto y una oportunidad.
La Corporación cameral de Las Palmas no sólo contempla el vecino
continente desde la perspectiva de oportunidades de negocios o de inversión.
También reflexiona y proyecta acciones para que los africanos residentes en
Canarias accedan en condiciones dignas al mercado del trabajo, y para que el
espíritu emprendedor y comercial tan característico de los pueblos de la
vertiente atlántica de África contribuya al enriquecimiento del tejido empresarial
de Canarias.
Para acometer acciones en un terreno tan complejo como el de la
inmigración laboral se requieren exploraciones previas y estudios de
prospectiva. La obra que presento con estas líneas, Análisis sociolaboral de la
inmigración africana en Canarias, satisface esas necesidades y procura un
acercamiento interdisciplinar a una vertiente del fenómeno inmigratorio en las
islas que, sin configurarse como la más representativa desde un punto de vista
numérico, sí es la que suscita las mayores controversias.
La diversa extracción profesional de los autores del estudio y sus
heterogéneas trayectorias curriculares enriquecen una investigación que, al
tiempo que se sustenta en rigurosas observaciones estadísticas y discurre por
marcos jurídicos e históricos trazados de modo sistemático, se nutre de
vivencias muy cercanas y de un conocimiento de la realidad que se echa de
menos en otros trabajos sobrados quizá de academicismo.
Felicito, pues, a los autores en la persona del coordinador de la obra y
responsable del Proyecto de Inmigración de la Cámara, Manuel Ferrer Muñoz,
con quien me une además una amistad estrecha, que se forjó por contagio de
la que nos profesamos su padre y yo desde hace ya unas cuantas décadas.

José Miguel Suárez Gil


Vicepresidente de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Las Palmas

3
ÍNDICE

PRESENTACIÓN ............................................................................................... 3

ÍNDICE ............................................................................................................... 5

ÍNDICE DE MAPAS, CUADROS Y GRÁFICOS ................................................. 7

PRÓLOGO ....................................................................................................... 13

INTRODUCCIÓN.............................................................................................. 17

I. LA EMIGRACIÓN AFRICANA A CANARIAS................................................. 23


1. CANARIAS Y ÁFRICA: UNA RELACIÓN COMERCIAL DE IDA Y VUELTA
...................................................................................................................... 23
2. PAÍSES DE ORIGEN Y ENTORNO GEOGRÁFICO. LOS FACTORES DE
EXPULSIÓN.................................................................................................. 31
A. EL CONTEXTO MAGREBÍ ................................................................... 31
a) Marruecos.......................................................................................... 31
b) Argelia................................................................................................ 37
c) Mauritania .......................................................................................... 39
B. CANARIAS, FOCO DE ATRACCIÓN PARA MAGREBÍES Y
SUBSAHARIANOS.................................................................................... 41
C. LA PROFUNDA CRISIS DE LOS ESTADOS EN EL MUNDO
AFRICANO ................................................................................................ 62
3. FORMAS DE ENTRADA IRREGULAR DE LA INMIGRACIÓN EN
CANARIAS.................................................................................................... 86

II. UNA APROXIMACIÓN CUANTITATIVA AL COLECTIVO AFRICANO EN


CANARIAS ..................................................................................................... 109
1. LOS CONTEXTOS EUROPEO Y NACIONAL ........................................ 109
A. LA UNIÓN EUROPEA......................................................................... 109
B. ESPAÑA.............................................................................................. 111
2. LAS CIFRAS DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS.......................... 113
3. VOLUMEN DE LA POBLACIÓN INMIGRANTE EN CANARIAS............. 124
A. EL APORTE AFRICANO..................................................................... 134
B. EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN AFRICANA RESIDENTE DURANTE
LA DÉCADA 1992-2002 .......................................................................... 148
C. LA PRESENCIA DE INDOCUMENTADOS......................................... 151
4. DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA.............................................................. 157
A. DISTRIBUCIÓN PROVINCIAL............................................................ 157
B. DISTRIBUCIÓN POR ISLAS............................................................... 162

III. ESTIMACIÓN DEL IMPACTO ECONÓMICO DEL COLECTIVO


INMIGRANTE EN LAS CUENTAS PÚBLICAS DE CANARIAS...................... 175
1. INTRODUCCIÓN .................................................................................... 175
2. APORTACIONES DEL COLECTIVO INMIGRANTE A LA ECONOMÍA . 179
3. LA INCIDENCIA DEMOGRÁFICA .......................................................... 195
4. LAS CUENTAS DE LA SEGURIDAD SOCIAL........................................ 201

5
5. LA ACTUACIÓN DEL GOBIERNO CENTRAL........................................ 219
6. LAS CUENTAS DEL GOBIERNO AUTÓNOMO ..................................... 228

IV. INCIDENCIA DE LA INMIGRACIÓN EN LOS SECTORES PRODUCTIVOS


DEL ARCHIPIÉLAGO Y CONDICIONES DE TRABAJO DEL COLECTIVO
AFRICANO ..................................................................................................... 241
1. PANORAMA DEL TRABAJO Y DEL EMPLEO EN CANARIAS.............. 241
2. PRESENCIA E INTEGRACIÓN LABORAL DE LOS INMIGRANTES EN
LOS DIVERSOS SECTORES DE LA ECONOMÍA ..................................... 254
A. SECTOR PRIMARIO .......................................................................... 269
B. SECTOR SECUNDARIO .................................................................... 272
C. SECTOR TERCIARIO......................................................................... 274
3. ANÁLISIS POR NACIONALIDADES....................................................... 276
A. MARROQUÍES.................................................................................... 276
B. SENEGALESES.................................................................................. 279
C. MAURITANOS .................................................................................... 283
D. ECUATOGUINEANOS........................................................................ 284
E. NIGERIANOS...................................................................................... 285
4. AFRICANOS CON NEGOCIO PROPIO.................................................. 288
5. ESTUDIO ESTADÍSTICO Y SOCIOLÓGICO DE LA MANO DE OBRA
AFRICANA .................................................................................................. 289
A. SEXO .................................................................................................. 292
B. EDAD .................................................................................................. 295
C. NIVEL DE ESTUDIOS Y CUALIFICACIÓN PROFESIONAL .............. 297
D. SITUACIÓN SANITARIA..................................................................... 307
6. EFECTOS DEL PROCESO DE NORMALIZACIÓN DE EXTRANJEROS
DE 2005 ...................................................................................................... 314

V. ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA ORDENACIÓN DEL FENÓMENO


INMIGRATORIO EN EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO..................................... 321
1. LA CULTURA DE LA LEGALIDAD: ADECUACIÓN DE LA INMIGRACIÓN
AL MERCADO DE TRABAJO ..................................................................... 323
2. ACOGIDA E INTEGRACIÓN EN LAS SOCIEDADES RECEPTORAS... 332
3. INFORMACIÓN EN LOS PAÍSES DE ORIGEN Y COOPERACIÓN
EXTERIOR.................................................................................................. 338

6
ÍNDICE DE MAPAS, CUADROS Y GRÁFICOS

1) MAPAS
Mapa 1. Marruecos........................................................................................... 37
Mapa 2. Argelia................................................................................................. 39
Mapa 3. Mauritania ........................................................................................... 41
Mapa 4. El Sahel .............................................................................................. 42
Mapa 5. Senegal............................................................................................... 66
Mapa 6. Guinea Bissáu .................................................................................... 74
Mapa 7. Sierra Leona ....................................................................................... 75
Mapa 8. Liberia ................................................................................................. 77
Mapa 9. Ghana ................................................................................................. 78
Mapa 10. Togo.................................................................................................. 79
Mapa 11. Nigeria .............................................................................................. 80
Mapa 12. Guinea Ecuatorial ............................................................................. 83
Mapa 13. Costa de Marfil.................................................................................. 84
Mapa 14. Sahara Occidental .......................................................................... 103
Mapa 15. Extranjeros con tarjeta o permiso de residencia en vigor según
provincia, a 31 de diciembre de 2003...................................................... 115
Mapa 16. Extranjeros con tarjeta o autorización de residencia en vigor según
provincia, a 31 de diciembre de 2004...................................................... 116
Mapa 17. Extranjeros con autorización de residencia en vigor según provincia,
a 31 de diciembre de 2007 ...................................................................... 117

2) CUADROS
Cuadro 1. Exportaciones de Canarias a África y al resto del mundo, 1990-2007
(Miles de euros)......................................................................................... 28
Cuadro 2. Informe por países de origen de los solicitantes de regularización,
según tipo de resolución o estado de trámite, en la provincia de Las
Palmas (2000) ........................................................................................... 43
Cuadro 3. Autorizaciones de trabajo y de residencia concedidas a africanos en
la provincia de Las Palmas, por islas y según tipo de régimen, 2000-2004
.................................................................................................................. 45
Cuadro 4. Devoluciones de africanos dictadas por el Director Insular de
Fuerteventura, 1999-2004 ......................................................................... 47
Cuadro 5. Devoluciones de africanos dictadas por el Director Insular de
Lanzarote, 1999-2004 ............................................................................... 48
Cuadro 6. Devoluciones de africanos de Gran Canaria dictadas por la
Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 1999-2004.......................... 48
Cuadro 7. Devoluciones de africanos dictadas desde la provincia de Las
Palmas, 1999-2004 ................................................................................... 49
Cuadro 8. Expulsiones de africanos dictadas desde la provincia de Las Palmas,
1999-2004 ................................................................................................. 50
Cuadro 9. Africanos ingresados en el Centro de Internamiento de Extranjeros
de El Matorral (Fuerteventura), en 2003.................................................... 57
Cuadro 10. Africanos ingresados en el Centro de Internamiento de Extranjeros
de El Matorral (Fuerteventura), en 2002.................................................... 58

7
Cuadro 11. Autorizaciones de trabajo y de residencia concedidas a africanos en
la provincia de Las Palmas, por islas, región y nacionalidad, 2000-2004.. 59
Cuadro 12. Autorizaciones de trabajo y de residencia concedidas a africanos en
la provincia de Las Palmas, por municipios y régimen, 2000-2004 ........... 61
Cuadro 13. Índice de Percepción de Corrupción (IPC) 2003, Transparency
International............................................................................................... 64
Cuadro 14. Índice de Percepción de Corrupción (IPC) 2007, Transparency
Internacional .............................................................................................. 65
Cuadro 15. África: población, densidad y esperanza de vida en 2003 ............. 69
Cuadro 16. Crecimiento de la producción mundial y previsiones, 2002-2005 (%)
.................................................................................................................. 71
Cuadro 17. Informe sobre inmigrantes cuya entrada se ha realizado por lugares
distintos a los legalmente habilitados, 2002-2004 (entre los detenidos se
incluyen a los patrones)............................................................................. 89
Cuadro 18. Datos de inmigración irregular por medio de embarcaciones a 31 de
diciembre de 2003 y de 2004 .................................................................... 93
Cuadro 19. Población, crecimiento natural (o vegetativo) y crecimiento
migratorio en la Unión Europea, 2001-2007 ............................................ 110
Cuadro 20. Extranjeros afiliados a la Seguridad Social, por Comunidades
Autónomas, octubre de 2004................................................................... 118
Cuadro 21. Media anual de trabajadores extranjeros afiliados a la Seguridad
Social en alta laboral, y % sobre el total de afiliados en alta laboral por
Comunidades Autónomas, 2000-2007 .................................................... 120
Cuadro 22. Extranjeros de nacionalidad africana empadronados en cada
Comunidad Autónoma a 1 de enero de 2003 .......................................... 121
Cuadro 23. Número de africanos, por nacionalidades, empadronados en cada
Comunidad Autónoma a 1 de enero de 2004 .......................................... 122
Cuadro 24. Extranjeros de nacionalidad africana empadronados en cada
Comunidad Autónoma a 1 de enero de 2007 .......................................... 123
Cuadro 25. Fuentes del crecimiento de la población de Canarias, por islas,
entre 1991 y 2001.................................................................................... 126
Cuadro 26. Crecimiento poblacional por islas, 1998-2007 ............................. 128
Cuadro 27. Población por islas, según lugar de nacimiento y nacionalidad, 2000
y 2007...................................................................................................... 129
Cuadro 28. Población de los municipios con mayor número de personas de
nacionalidad extranjera, según lugar de nacimiento y nacionalidad, 2000 y
2007 ........................................................................................................ 131
Cuadro 29. Extranjeros en Canarias con certificado de registro o con tarjeta o
autorización de residencia en vigor, según el régimen de residencia, 1998-
2007 ........................................................................................................ 133
Cuadro 30. Extranjeros en Canarias con certificado o con tarjeta o autorización
de residencia en vigor, 1993-2007 .......................................................... 134
Cuadro 31. Número de inmigrantes detenidos en Las Palmas, según país de
procedencia, en 2000 .............................................................................. 135
Cuadro 32. Llegada de inmigrantes por lugares no habilitados, según país de
procedencia, entre 1 de enero de 2000 y 31 de diciembre de 2002........ 136
Cuadro 33. Llegada de inmigrantes por lugares no habilitados, según país de
procedencia, entre 1 de enero de 2002 y 8 de octubre de 2004 ............. 137

8
Cuadro 34. Extranjeros de nacionalidad africana en Canarias con certificado o
con tarjeta o autorización de residencia en vigor, según nacionalidad,
2000-2007 ............................................................................................... 144
Cuadro 35. Población nacida en África por islas, según país de nacimiento, a 1
de enero de 2007 .................................................................................... 145
Cuadro 36. Regularizaciones de africanos en Las Palmas, por nacionalidades,
2000-2004 ............................................................................................... 147
Cuadro 37. Extranjeros residentes legalmente en Canarias: originarios de
países magrebíes y subsaharianos, 1992-2007 ...................................... 151
Cuadro 38. Regularizaciones de africanos en Las Palmas, por modalidades,
2000-2004 ............................................................................................... 155
Cuadro 39. Regularizaciones de africanos en Las Palmas, 2000-2004.
Municipios con registros más elevados ................................................... 156
Cuadro 40. Población de nacionalidad americana y nacidos en América en los
municipios de Canarias que albergan mayor número de habitantes de
nacionalidad extranjera, a 1 de enero de 2007........................................ 158
Cuadro 41. Extranjeros de nacionalidad no comunitaria en Canarias, según
continentes/regiones, a 1 de enero de 2007............................................ 159
Cuadro 42. Población de Canarias de nacionalidad americana o nacidos en
América, por países de nacionalidad o nacimiento, a 1 de enero de 2007
................................................................................................................ 160
Cuadro 43. Población de Canarias de nacionalidad africana o nacidos en
África, por países de nacionalidad o nacimiento, a 1 de enero de 2007 . 160
Cuadro 44. Permisos vigentes remitidos por la Oficina de Extranjeros de Las
Palmas en Fuerteventura a extranjeros originarios de África, a 30 de abril
de 2004 ................................................................................................... 163
Cuadro 45. Población de nacionalidad africana y marroquí por islas, y peso
relativo de los marroquíes en el conjunto de los africanos, 2000-2007 ... 164
Cuadro 46. Población de nacionalidad africana y marroquí en los municipios de
Fuerteventura, y peso relativo de los marroquíes en el conjunto de los
africanos, 2000-2007............................................................................... 165
Cuadro 47. Población de nacionalidad africana y marroquí en los municipios de
Lanzarote, y peso relativo de los marroquíes en el conjunto de los
africanos, 2000-2007............................................................................... 166
Cuadro 48. Africanos con tarjeta o autorización de residencia en vigor y con
domicilio en Gran Canaria a 30 de abril de 2004..................................... 167
Cuadro 49. Población de nacionalidad africana y marroquí en los municipios de
Gran Canaria, y peso relativo de los marroquíes en el conjunto de los
africanos, 2000-2007............................................................................... 173
Cuadro 50. Población de nacionalidad africana y marroquí en los municipios de
Tenerife, y peso relativo de los marroquíes en el conjunto de los africanos,
2000-2007 ............................................................................................... 174
Cuadro 51. Municipios con las tasas de extranjería más elevadas, 01/01/2007
................................................................................................................ 186
Cuadro 52. Crecimiento de población por islas durante el período 1996-2007
................................................................................................................ 187
Cuadro 53. Remesas de trabajadores vs. población extranjera. España. 2002-
2007 ........................................................................................................ 192
Cuadro 54. Trabajadores afiliados y en alta laboral en la Seguridad Social
según Comunidad Autónoma. Diciembre de 2007 .................................. 202

9
Cuadro 55. Trabajadores afiliados y en alta laboral en la Seguridad Social en
Canarias por sexo y provincia a 31 de diciembre de 2007 ...................... 204
Cuadro 56. Trabajadores extranjeros afiliados a la Seguridad Social en alta
laboral, 1999-2007 (Media Anual) ........................................................... 204
Cuadro 57. Afiliados extranjeros a la Seguridad Social, según sectores de
actividad en Canarias, 31 de diciembre de 2007..................................... 205
Cuadro 58. Afiliados extranjeros a la Seguridad Social, según regímenes, 31 de
diciembre de 2007 ................................................................................... 206
Cuadro 59. Movimiento asociativo e inmigración............................................ 230
Cuadro 60. Paro registrado en Canarias, desagregado por islas, 1999-2008 243
Cuadro 61. Población activa de Canarias por nacionalidad y sexo, 2005-2008
(II Trimestre) ............................................................................................ 252
Cuadro 62. Solicitudes de permisos de trabajo tramitadas en las provincias de
Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas entre 1 de julio de 2002 y 15 de
junio de 2003 ........................................................................................... 255
Cuadro 63. Solicitudes de permisos de trabajo tramitadas en las provincias de
Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas, 1998-1999 ............................. 255
Cuadro 64. Contratos a extranjeros realizados en Canarias por islas, 2003-
2007 ........................................................................................................ 256
Cuadro 65. Municipios con mayor porcentaje de contratos a extranjeros sobre
el total de contratos firmados en cada municipio. 2003, 2005 y 2007 ..... 257
Cuadro 66. Trabajadores extranjeros en alta laboral en la Seguridad Social en
Canarias por continente de nacionalidad, provincia y sexo, 2000-2007. 259
Cuadro 67. Trabajadores africanos en alta laboral en la Seguridad Social en
Canarias por país de nacionalidad, 2000-2007 ....................................... 260
Cuadro 68. Porcentajes de contratos a extranjeros realizados en Canarias, por
continentes e islas, 2007 ......................................................................... 262
Cuadro 69. Contratos a extranjeros realizados en Canarias. Características de
los contratados, 2003-2004 ..................................................................... 290
Cuadro 70. Contratos a extranjeros realizados en Canarias. Características de
los contratados. 2007 .............................................................................. 291
Cuadro 71. Alumnado extranjero en Canarias por enseñanza y por
nacionalidad. Curso 2005/2006 ............................................................... 299
Cuadro 72. Alumnado extranjero en enseñanzas de régimen general por
Comunidades Autónomas. Cursos: 1999/2000, 2003/2004, 2005/2006 y
2007/2008................................................................................................ 300
Cuadro 73. Alumnado extranjero en Canarias por isla y enseñanza. Curso
2005/2006................................................................................................ 301
Cuadro 74. Alumnos africanos escolarizados en Fuerteventura, curso 2004-
2005 ........................................................................................................ 306
Cuadro 75. Número de atenciones a africanos en las Zonas Básicas de Salud
de Fuerteventura, 1993-2003 .................................................................. 308
Cuadro 76. Proceso de normalización documental de trabajadores extranjeros
según Comunidad Autónoma y provincia de residencia. 2005................ 314
Cuadro 77. Proceso de normalización de extranjeros 2005 en Canarias.
Distribución por islas de las solicitudes según sexo ................................ 315
Cuadro 78. Proceso de normalización de extranjeros 2005 en Canarias.
Distribución por sexos de las solicitudes según islas .............................. 315
Cuadro 79. Proceso de normalización de extranjeros 2005 en Canarias.
Características de los solicitantes según sexo ........................................ 317

10
Cuadro 80. Proceso de normalización de extranjeros 2005 en Canarias.
Distribución por nacionalidad o país de nacimiento de las solicitudes según
sexo ......................................................................................................... 319
Cuadro 81. Solicitudes presentadas en Canarias durante el proceso de
normalización de 1 de febrero a 1 de mayo de 2005 por isla según
nacionalidad o país de nacimiento .......................................................... 331

GRÁFICOS
Gráfico 1. Afiliados extranjeros a la Seguridad Social según regímenes, 31 de
diciembre de 2007 ................................................................................... 206
Gráfico 2. Incremento de la población activa de Canarias según lugar de
nacimiento. Cifras absolutas 2º trimestre de 2000 a 2º trimestre de 2004
................................................................................................................ 251
Gráfico 3. Incremento de la población activa de Canarias según lugar de
nacimiento. Cifras relativas 2º trimestre 2000 a 2º trimestre 2004 .......... 251
Gráfico 4. Perfil profesional de los inmigrantes atendidos por UGT durante 2004
................................................................................................................ 268

11
PRÓLOGO

La misión que se nos ha encomendado, la de prologar un trabajo de


investigación serio, oportuno y bien escrito, como el que el lector tiene entre
sus manos, se convierte en una tarea difícil cuando queremos trasmitir
convenientemente la importancia que encierra este tipo de estudios. En el
ámbito de las Ciencias Sociales, la preocupación por el conocimiento de los
movimientos de los seres humanos ha adquirido una enorme importancia en el
cambio de siglo. En este caso, se trata del análisis de una realidad migratoria
que tiene una enorme repercusión económica y social para Canarias, la de la
población proveniente del continente africano. Por todo ello, más allá de los
elogios convencionales, la obra que se nos ofrece, elaborada como un
modélico trabajo de investigación, tiene una enorme trascendencia.

Análisis sociolaboral de la inmigración africana en Canarias, el libro


escrito por Manuel Ferrer Muñoz y Rafael Betancor Villalba, nos ofrece en sus
casi trescientas páginas una perspectiva de los procesos migratorios actuales
como fenómenos que tienen el signo de los nuevos tiempos, aquéllos en que
reconocemos las crecientes desigualdades socioeconómicas que origina la
globalización. Sin embargo, mucho más allá de los mensajes de alarma acerca
de la presión migratoria, en la obra se interpreta la presencia de africanos en la
provincia de Las Palmas en términos de oportunidad, de oportunidad
económica y de oportunidad para la convivencia. En la introducción del trabajo
lo reconocen sus autores, “las perspectivas de análisis con que afrontamos
este estudio quieren procurar un marco de reflexión más amplio, que resulte de
utilidad al Observatorio Canario de Inmigración y para la Integración de los
Inmigrantes…” Este mensaje se sustenta en un reconocimiento positivo del
fenómeno migratorio. Por ello, las distintas dificultades que implica afrontar este
tipo de investigaciones se han superado con extraordinario éxito. Se utilizan las
fuentes más convenientes para la cuantificación del colectivo que reside en la
provincia y se ofrece un adecuado retrato de sus condiciones laborales. Muy
interesante nos ha resultado el análisis de las repercusiones que tiene esta

13
corriente migratoria en la economía de la provincia y, particularmente, en
determinados sectores productivos del mercado de trabajo, de la misma forma
que también nos ha parecido un gran acierto incluir unas reflexiones finales
acerca de la ordenación del fenómeno migratorio. En conjunto, la coherencia
del trabajo, la secuencia de los distintos capítulos y los resultados novedosos
que nos presenta lo convierten en una referencia fundamental no sólo para el
estudio de las migraciones en Canarias sino también para el mejor
conocimiento de la realidad socioeconómica insular.

En otro orden de cosas, este trabajo puede servir para comenzar a


saldar una deuda histórica. Es frecuente, cuando se habla de los actuales
procesos de inmigración, que se recuerde el pasado emigrante de los isleños y
que se hagan continuas referencias a la emigración transoceánica. Sin
embargo, en muy pocas ocasiones se recuerda el territorio de acogida que
representaron ciertas zonas geográficas del continente africano. Es posible que
el estudio de la emigración isleña a las antiguas colonias africanas se haya
ocultado con el tupido velo del olvido de una descolonización apresurada, del
inadecuado papel histórico que jugó España en el momento de favorecer la
independencia de las nuevas naciones africanas. Sean cuales fueran las
razones, lo cierto es que los lazos que vinculan la historia de Canarias a la
historia de Guinea, del Sahara y de Marruecos en el último siglo tan sólo han
sido parcialmente desveladas. Se hace necesario recordar el papel que
desempeñó la emigración insular y las repercusiones que tuvo la repatriación
para Canarias, sobre todo para las islas orientales, desde las que tantos
isleños habían partido. Se hace necesario recordar que entre Canarias y la
costa occidental africana siempre hubo contactos pesqueros y comerciales y se
hace necesario recordar también que durante mucho tiempo se construyeron
relaciones de convivencia con los pueblos de ambas orillas, los insulares y los
continentales. Con la mirada desde el otro lado del espejo, que nos ofrece la
publicación de Manuel Ferrer Muñoz y Rafael Betancor Villalba, podemos
iniciar un nuevo camino de reconocimiento mutuo. La enhorabuena a sus
autores, a la Cámara de Comercio de Las Palmas por su acierto en la
publicación de este magnífico trabajo y a todos los que afronten la lectura de

14
sus páginas, porque entenderán mejor la relaciones de vecindad que se labran
en un espacio frontera.

Josefina Domínguez Mujica


Profesora Titular de Geografía Humana
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

15
INTRODUCCIÓN

La monografía que presentamos, reedición de la que vio la luz hace


poco más de tres años, no obedece a un interés circunstancial, ni responde a
demandas coyunturales limitadas en el lugar y en el espacio al Archipiélago
Canario durante su andadura por los primeros años de un nuevo siglo. Las
perspectivas de análisis con que afrontamos este estudio, que ahora se
extiende a todo el conjunto del Archipiélago quieren procurar un marco de
reflexión más amplio, que contribuya a asentar premisas en que puedan
sustentarse posteriores investigaciones.
Para los autores de esta nueva versión de aquel trabajo constituirá un
motivo de orgullo que la información aquí recogida y el marco interpretativo que
hemos diseñado resulten de utilidad al Observatorio Canario de Inmigración y
la Integración de los Inmigrantes, contemplado en el II Plan Canario para la
Inmigración, 2005-2007, y todavía no puesto en marcha.
La conciencia de que urge la integración de los inmigrantes en el
mercado laboral ha prendido con hondura entre los responsables de las más
altas instituciones de la Unión Europea, y ha inspirado varios e importantes
documentos a través de los cuales se pretende dotar de operatividad a
reuniones como las celebradas en Tampere (octubre de 1999), Lisboa (marzo
de 2000), Copenhague (julio de 2002) o Atenas (mayo de 2003).
Una Comunicación de la Comisión de las Comunidades Europeas,
fechada el 3 de junio de 2003 y dirigida al Consejo, al Parlamento Europeo, al
Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones sobre
inmigración, integración y empleo, señaló explícitamente que el acceso de los
inmigrantes y de los refugiados al mercado laboral de la Unión Europea
constituía un elemento fundamental del proceso de integración, considerado
clave para la correcta gestión de los flujos migratorios.
Se proclamaba también que, en términos más generales, esa
incorporación de inmigrantes a los diversos sectores productivos de las
economías europeas contribuiría al éxito de la estrategia diseñada en Lisboa
en marzo de 2000, cuando la Unión se fijó un nuevo reto para la siguiente
década: convertirse en la economía […] más competitiva y dinámica del

17
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

mundo, capaz de crecer económicamente de manera sostenible con más y


mejores empleos y con mayor cohesión social.
La Comisión enfatizó que ese aspecto de la integración reviste ahora
especiales importancia y protagonismo, al hacerse más acuciantes los
problemas económicos y sociales derivados del envejecimiento demográfico; y
reivindicó una atención adecuada a las causas profundas de los flujos
migratorios y a la necesidad de desarrollar los vínculos entre la UE y los países
de origen.
Desde entonces se han registrado inquietantes retrocesos en ese
camino hacia la integración social de la población inmigrada en la Unión
Europea, como el que significó en el verano de 2008 la directiva sobre
extranjeros indocumentados, que nació precedida de una intensa polémica y
del rechazo de muchos Gobiernos no comunitarios y de numerosas
organizaciones sociales. Y es de suponerse que la crisis económica que desde
fines de ese año se abate sobre los países de la Unión no contribuya
precisamente a mejorar el actual estado de cosas.
El II Plan Canario para la Inmigración contempla tres medidas
específicas en el Área de Formación y Empleo, que sintonizan con los
propósitos marcados por la Comisión de las Comunidades Europeas: 1)
mejorar el acceso de las personas inmigrantes extranjeras al empleo mediante
la información y orientación profesional; 2) promover políticas activas de
empleo para la inserción laboral de inmigrantes extranjeros, y 3) apoyar
programas innovadores de integración sociolaboral. Por desgracia, los
enunciados de un Plan contemplado para el trienio 2005-2007 todavía no han
llegado a concretarse a las alturas de 2009.
Así, pues, las metas que nos planteamos en la investigación que ahora
sale a la luz en su nueva versión actualizada en el tiempo y ampliada en el
espacio responden a preocupaciones hondamente sentidas por quienes se
afanan en la búsqueda de soluciones al desafío planteado por la irrupción
masiva de inmigrantes dentro de las fronteras de la Unión Europea, y
reflexionan acerca de las posibilidades que ese fenómeno ofrece para relanzar
la economía del Viejo Continente y, específicamente, la del Archipiélago
Canario.

18
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Resulta lógica la asunción de un estudio de esta naturaleza por el


Centro Europeo de Estudios sobre Flujos Migratorios, constituido con el ánimo
de impulsar propuestas, investigaciones e iniciativas de carácter social en torno
a la inmigración, a fin de avanzar en la búsqueda de soluciones a esta cuestión
a través de un análisis riguroso y multidisciplinar del hecho migratorio.
Esos objetivos cobran particular urgencia desde que el propio
Parlamento Europeo pidió a los Estados miembros que elaboraran
periódicamente estudios e informaran a la Comisión sobre el mercado de
trabajo sumergido e ilegal, sus repercusiones en la actividad económica
1
nacional y la presencia de inmigrantes en el mercado laboral .
Existe constancia manifiesta de que una proporción muy significativa de
la población africana que reside en el Archipiélago Canario se halla en una
situación administrativa irregular, por lo que un estudio como el que aquí se
acomete, que atiende a las condiciones laborales de ese colectivo y a su
aportación a la vida económica de esa Comunidad Autónoma responde
adecuadamente a esas recomendaciones del Legislativo de la Unión.
Se comprende también que la Cámara de Comercio, Industria y
Navegación de Las Palmas, coherente con su carácter de órgano consultivo y
en su calidad de colaboradora fiel de las administraciones públicas, haya
impulsado la investigación que ahora sale a la luz, con el propósito de procurar
respuesta a una demanda formulada por los diferentes sectores de la sociedad
canaria, inquietos ante el desafío para la convivencia y la cohesión social que
representa la inmigración de origen africano, y, al mismo tiempo, esperanzados
ante las perspectivas de un futuro prometedor que pasa necesariamente por la
integración de ese grupo en el cuerpo social, si se logra depurar los canales de
actuación que no están funcionando correctamente, y si se facilita la apertura
de otros más fructíferos.
No en vano, una encuesta realizada en junio de 2004 por Técnicos en
Socioanálisis reveló que el 39,4% de los ciudadanos canarios (47,7% de los
entrevistados en la provincia de Las Palmas) consideraban que la inmigración
representaba el problema que requería más urgente solución de todos los que

1
Resolución del Parlamento Europeo sobre la Comunicación de la Comisión sobre
inmigración, integración y empleo (COM (2003) 336 - 2003/2147(INI).

19
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

afectan al Archipiélago, por encima de otros de tanta trascendencia como el


desempleo o la sanidad. Ese porcentaje adquiere especial relevancia si se
compara con el reducido 16,1% de españoles que, según el barómetro de
mayo de 2004 del Centro de Investigaciones Sociológicas, contemplaba la
inmigración como un problema capital.
Las carencias documentales y la opacidad de los repertorios estadísticos
accesibles han limitado considerablemente las posibilidades de análisis. Esas
restricciones, que afectan a diversos departamentos de la administración
central, se aprecian más si cabe en los órganos de las corporaciones
autonómica, insular y local, que rara vez disponen de registros específicos
sobre la población inmigrante. Así, por ejemplo, a pesar de la gentileza con que
fuimos atendidos, en su momento, por la secretaria general del Servicio
Canario de Salud del Gobierno de Canarias, resultó imposible obtener ninguna
fuente útil para trazar un panorama general de la atención sanitaria de la
población africana.
Tampoco el Observatorio Ocupacional del Servicio Público de Empleo
Estatal dispone de información estadística sobre el colectivo inmigrante
africano que desarrolla actividades profesionales en Canarias, por lo que se
nos indicó que “en el INEM no existe ningún tipo de datos referentes a este
colectivo”, y se nos remitió a la Delegación del Gobierno en Canarias. Basta
atender a la menguada extensión de la plantilla de funcionarios de esa
instancia estatal para comprobar los inconvenientes de una innecesaria
centralización informativa.
A veces ha podido suplirse la inexistencia de bases de datos de carácter
sistemático con el recurso a noticias o cuadros estadísticos parciales
suministrados por funcionarios celosos y por responsables de centros o áreas
inferiores de las administraciones públicas, en sus diversas escalas. Por
ejemplo, en Fuerteventura, la Dirección del Hospital Insular, o la Dirección
Insular de la Consejería de Educación. Eso sí, tales informaciones puntuales no
han podido seriarse en el tiempo, con los lógicos inconvenientes que saltan a la
vista.
Roberto Kuehn, Lola Jiménez Mesa, Fernando Lajusticia, Iñigo Asensio
son algunos nombres propios del personal de la administración autonómica
que, en diversas etapas de la investigación, acogieron con efectividad y

20
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

simpatía las consultas que les trasladamos. Al dejar aquí constancia de nuestro
agradecimiento a sus atenciones, queremos hacerlo extensivo al equipo de
técnicos de la Viceconsejería de Bienestar Social e Inmigración del Gobierno
de Canarias y a su actual titular, Natividad Cano, que tanto interés ha
manifestado por que este estudio pudiera llegar a feliz término.
Diversos Ayuntamientos de Canarias han incorporado a su organigrama
un Área de Solidaridad o de Asuntos Sociales, pero los responsables de su
gestión carecen todavía de unas pautas administrativas contrastadas que rijan
sus actuaciones, muchas veces un tanto improvisadas. Y, lo que es peor, falta
en casi todas nuestras instituciones locales una tradición archivística y
documental que preserve de los estragos del tiempo la memoria histórica de
esas Corporaciones.
Los técnicos municipales a quienes hemos recurrido se han mostrado
incapaces en la mayoría de los casos de desviar la atención de las urgencias
cotidianas para facilitar informes que hubieran podido servir para establecer
comparaciones entre unas y otras comarcas geográficas. No otra ha sido la
razón por la que se eliminó de nuestro estudio una reflexión particular sobre la
comarca grancanaria del Sureste o sobre el municipio lanzaroteño de San
Bartolomé: a pesar de los innumerables esfuerzos realizados, nunca logramos
que se nos proporcionara un solo documento escrito. La única honrosa
excepción ha sido La Aldea de San Nicolás, que sí compartió su valiosa
experiencia en la atención de los inmigrantes que residen en el municipio.
Los sindicatos, las organizaciones empresariales y las ONGs implicadas
en el área de la inmigración han respondido por lo general con interés y
excelente disponibilidad a los requerimientos que les hemos planteado: es el
caso de Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores, Coordinadora
de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de Canarias, Cruz Roja,
Cáritas, Comisión Española de Ayuda al Refugiado y, en menor grado, de Las
Palmas Acoge.
Personal de las dos Subdelegaciones de Gobierno, de la Inspección
Provincial de Trabajo de Las Palmas, de la Tesorería General de la Seguridad
Social y del Instituto Nacional de la Seguridad Social, han demostrado
sensibilidad y colaborado amable y cordialmente siempre que hemos requerido
sus servicios. También desde los Consulados de Marruecos y Mauritania se

21
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

nos prestó ayuda y orientación en el acercamiento a los colectivos nacionales


de esos países residentes en Canarias.
Entre las organizaciones empresariales que han accedido a brindarnos
su apoyo, aunque no pudieran ofrecernos datos relevantes acerca de la
población extranjera incorporada a puestos de trabajo en las islas, es obligada
una mención particular de la Confederación Canaria de Empresarios; como
también lo es la del equipo de excelentes técnicos que prestan sus servicios en
la Cámara de Comercio de Las Palmas y que tanto interés han dedicado a
atender las consultas que en repetidas ocasiones les hemos planteado.
Por supuesto, José Miguel Suárez Gil, hoy vicepresidente de la Cámara
de Comercio de Las Palmas, merece un particularísimo agradecimiento: sin su
apoyo entusiasta y sin su aliento de amigo leal no hubieran salido estas
páginas a la luz. Su decisión de confiar el Proyecto de Inmigración de la
Cámara a uno de los autores de este libro, cuando desempeñaba la
presidencia de la Corporación, constituye la mejor prueba de su compromiso en
la búsqueda de un enfoque del fenómeno inmigratorio que elimine la tópica
connotación de amenaza para la estabilidad social y laboral de Canarias.
Deseamos, en fin, expresar nuestra gratitud a la Dirección General de
Relaciones con África del Gobierno de Canarias, por el interés manifestado por
nuestra investigación y por su generosa contribución económica, que permitió
cubrir parcialmente los costos de la primera edición.

22
I. LA EMIGRACIÓN AFRICANA A CANARIAS

1. CANARIAS Y ÁFRICA: UNA RELACIÓN COMERCIAL DE IDA


Y VUELTA

Los intercambios comerciales entre Canarias y el continente africano han ido


evolucionando durante las últimas décadas en función de los avatares
geopolíticos de la región –la cesión del Sahara Occidental a Marruecos, sobre
todo-, y de las implicaciones que representó para el Archipiélago su plena
integración en la Unión Europea y la consiguiente pérdida del status de puerto
franco.
En tiempos más recientes, las exportaciones canarias se han visto
afectadas también por el reforzamiento del euro en el mercado de divisas. En
consecuencia, muchas pequeñas empresas especializadas en transacciones
mercantiles con África se hallan amenazadas de crisis, y las exportaciones
agrícolas se concentran en unos pocos productos, que sobreviven gracias a la
defensa de mercados que garantiza la órbita proteccionista de la política
2
comercial comunitaria .
Se estima que en 2005 eran sesenta y cinco las empresas canarias
que operaban en África: cincuenta y siete de ellas (el 87,70%) radicaban en la
provincia de Las Palmas, y sólo ocho en Santa Cruz de Tenerife. Las
exportaciones desde el Archipiélago durante 2004 alcanzaron los 129 millones
de euros, de los que 97 correspondían a ingresos obtenidos a partir del
3
petróleo que se refina en Tenerife . El bajón experimentado en los años
sucesivos empezó a superarse en 2007, cuando las ventas canarias a África
llegaron a los 99 millones de euros, 105% más que el año anterior, en el que

NOTAS
2
Boza Chirino, José, “Las relaciones comerciales entre Canarias y África”, II Jornadas
Internacionales de Reflexión Crítica sobre Globalización, Las Palmas de Gran Canaria,
24 a 27 de noviembre de 2003.
3
La mayoría de las referencias estadísticas sobre economía y comercio que aparecen en
el texto proceden de las bases de datos de las Cámaras de Comercio, Industria y
Navegación de Las Palmas y de Santa Cruz de Tenerife, algunas de las cuales pueden
ser consultadas a través de África infomarket.org. Por esta razón, y para agilizar la
lectura, se omite en esos casos la indicación de las fuentes.

23
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

las exportaciones apenas alcanzaron a 48 millones. Mediado el año 2008, el


estudio Análisis del Inversor Canario en Cabo Verde, Marruecos, Mauritania y
Senegal, elaborado por Africainfomarket, reveló que el número de entidades
empresariales del Archipiélago asentadas en esos cuatro países había
rebasado la cifra de 122, con una inversión de 12 millones de euros.
Sin embargo, las ventas de Canarias a África han experimentado una
drástica reducción respecto a los niveles de hace veinte años, que multiplican
por diez las cifras de 2004. Así lo constató en mayo de ese año Rafael Molina
Petit, entonces vocal asesor del Ministerio de Economía y Hacienda, que, en
declaraciones a la prensa, atribuyó la caída de la exportación a una conjunción
de factores: el Régimen Específico de Abastecimiento, la situación política de
muchos países africanos y las tendencias monopolísticas que privilegian a los
4
grandes productores .
Por esta razón han de tomarse con precaución las palabras del
presidente del Gobierno de Canarias que, en septiembre de 2004, destacó
ante el II Foro de Cooperación Empresarial España-África Occidental el
incremento de las exportaciones del Archipiélago a África, y afirmó que se
habían multiplicado por tres en los últimos cinco años. La modestia de los
niveles de intercambios comerciales del año de referencia (1999) y el bajón
con que se cerró 2004, después del crecimiento mantenido durante el lustro
precedente, obligan a moderar el optimismo que pudieran alentar esas
manifestaciones de Adán Martín.
En verdad, los datos recogidos a mediados de 2004 indicaban un
importante incremento de un 35% a lo largo de los primeros cinco meses del
año en las exportaciones de Canarias a África, asociado principalmente a la
venta de crudo refinado desde Tenerife. Este ascenso venía ya anticipado por
los resultados del año anterior (cuando las exportaciones alcanzaron el valor
de 138,1 millones de euros), en que se remontó la tendencia decreciente de
2002 (125,6 millones), sin que llegaran a alcanzarse los niveles de 2001 (153
5
millones) .

4
La Provincia/Diario de Las Palmas, 17 de mayo de 2004.
5
Consejo Económico y Social de Canarias, Informe anual 2004 del CES sobre la
situación económica, social y laboral en Canarias durante el año 2003, capítulo 3,
Panorama general de la economía canaria, p. 77.

24
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Si tomamos como marco de análisis años más recientes, salta a la


vista un notable avance en el nivel de las ventas de Canarias a África, hasta el
punto de que las exportaciones de los primeros siete meses de 2007
superaron el total correspondiente a todo el año anterior: el año se cerró con la
cifra ya mencionada de 99 millones de euros, que confirmaba una decidida
recuperación respecto a los niveles de 2005 y 2006.
Además de las exportaciones de combustibles, que constituyen la
partida más señalada y la más fluctuante, sobresalen las ventas de alimentos
(de modo especialmente relevante, pescados, crustáceos y moluscos) y
bebidas; papel, cartón y productos editoriales; manufacturas de piedras,
cerámicas y vidrios, y productos químicos, plásticos, cauchos y pastas de
madera. Siete países africanos atraían más del 90% de esas exportaciones
hace apenas cuatro años: Marruecos (el principal comprador, con enorme
diferencia sobre los demás, pues acapara el 69% del total de exportaciones
canarias a la costa occidental africana), Mauritania, Senegal, Ghana, Nigeria,
Cabo Verde y Guinea Ecuatorial, que vio acrecentadas sensiblemente las
6
exportaciones desde Canarias durante el primer semestre de 2008 . A ellos se
han incorporado Congo, Costa de Marfil y Togo que, con los países citados
anteriormente, copaban el 95% de las exportaciones canarias a África a
mediados octubre de 2007. El caso de Cabo Verde reviste notables
particularidades, pues ha incrementado sus importaciones a un ritmo
vertiginoso desde comienzos de 2004 (no en vano la veintena de empresas
canarias que ese año operaban en la antigua colonia portuguesa se
incrementaron hasta cuarenta y seis al cabo de cuatro años): no obstante,
permanecen aún dificultades de transporte marítimo y aéreo, que impiden una
mayor expansión de los intercambios comerciales entre Canarias y Cabo
Verde.

6
Boza Chirino, José, “Las relaciones comerciales entre Canarias y África”, y Consejo
Económico y Social de Canarias, Informe anual 2004 del CES sobre la situación
económica, social y laboral en Canarias durante el año 2003, capítulo 3, Panorama
general de la economía canaria, pp. 77-79. En la página web de la Cámara Oficial de
Comercio, Industria y Navegación de Las Palmas pueden consultarse las estadísticas de
comercio exterior proporcionadas por la Agencia Tributaria. También África
infomarket.org suministra información sobre las exportaciones del Archipiélago canario a
África, no siempre satisfactoriamente actualizada: por ejemplo, los más recientes
resúmenes estadísticos sobre los intercambios comerciales entre África y Canarias que
podían consultarse en junio de 2008 se remontaban al segundo trimestre de 2006.

25
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Burkina Faso y Malí han empezado a atraer la atención del


empresariado canario, como se desprende de los montos de las exportaciones
correspondientes a 2003 (376.000 y 88.000 euros respectivamente),
concentradas principalmente en envases y embalajes. Los sectores de las
economías de esos países que más reclaman la atención de los inversores del
Archipiélago son los de materiales de construcción y energías renovables. No
obstante, se trata de mercados inestables, como se desprende del retroceso
experimentado durante 2007 en las ventas a Burkina Faso.
La importancia de Marruecos como importador disminuye
drásticamente si se deduce el valor de las ventas de combustibles de las cifras
de exportación, hasta el punto de ser superado por Mauritania, un país al que
se vende casi de todo, y que se configura como un mercado consolidado y en
alza, a pesar de su precaria situación económica, agravada por la sequía y la
plaga de langosta peregrina que empezó a asolar sus campos, con los de otros
países del área –sobre todo, Níger, Malí y Burkina Faso-, desde agosto de
2004, y por la prolongada crisis de 2007, causante de un alarmante incremento
7
de precios . De la imbricación inversora de Canarias en Mauritania da fe la
decisión de Global, operadora de transporte interubano de viajeros de Gran
Canaria, de poner en marcha en 2008 dos líneas en el vecino país: una
enlazará a Nuadibú con Nuakchott, y la otra unirá a la capital del país con
Nema.
Hay que advertir además que Mauritania, extraordinariamente
favorecida por las acciones promovidas desde el Archipiélago en materia de
cooperación y desarrollo, se convirtió en productor de petróleo y gas a partir de
2006 (dificultades de diversa índole han paralizado después la extracción de
crudo), y que un año después Canarias se había consolidado como la primera
Comunidad Autónoma en las exportaciones a ese país africano: unas ventas
que, sin embargo, se habían reducido a una quinta parte de su valor entre
2003 y 2006, y que son ampliamente superadas por el monto de las compras
de artículos tales como pescados, crustáceos y moluscos, fundición de hierro y
acero, cobre y sus manufacturas, prendas de vestir de punto y productos de

7
Boza Chirino, José, “Las relaciones comerciales entre Canarias y África”; ABC, 9 de
agosto de 2004, y Magazine, 17 de octubre de 2004.

26
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

pastelería, que constituyen las mercancías que más elevados valores alcanzan
entre las importaciones.
Son más de cincuenta empresas canarias las que actualmente operan
dentro de las fronteras de Marruecos –la inmensa mayoría en Agadir-, sobre
todo en los sectores de servicios y suministros navales, de la construcción, de
la restauración y la hostelería, la agricultura, la pesca y la acuicultura. Se
entiende, pues, la recomendación de los presidentes de las Cámaras de
Comercio de Canarias de que los gobiernos español y marroquí impulsen el
Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones de 1997.
Las estadísticas disponibles en Proexca avalan el convencimiento de
que el papel económico y empresarial que Canarias desempeña en el Reino
alauí continúa siendo irrelevante, si se encuadra en los contextos nacional o
internacional (lo prueban las cifras irrisorias de la inversión bruta efectiva de las
empresas canarias registradas en Marruecos en 2004).
Algunos proyectos inversores, como la construcción de una fábrica de
piensos en Agadir, o la participación de capitales canarios en la ampliación del
puerto de Tarfaya, constituyen la excepción en un panorama caracterizado aún
por una notable atonía.
La creación de una Corte Atlántica de Arbitraje Internacional, en julio
de 2005, ha de interpretarse desde la perspectiva de la voluntad de las
Cámaras de Comercio implicadas en el acuerdo (Santa Cruz de Tenerife, Las
Palmas y Agadir) de agilizar los intercambios comerciales entre Marruecos y
Canarias y fortalecer la seguridad jurídica y económica de las inversiones.
La demanda canaria de productos de África se mantiene en unos
valores escasamente significativos: en 2003 representaba poco más del 5%
del total de las compras que se realizaban fuera del Archipiélago (un 5%
menos que el volumen registrado durante la última década del siglo XX), y se
dirigía fundamentalmente a la adquisición de combustibles, pescados y
madera. En orden decreciente de importancia, los principales exportadores
africanos a Canarias en 2003 eran Guinea Ecuatorial, Camerún, República del
8
Congo, Nigeria, Angola, Mauritania, Marruecos y Sudáfrica . Al cabo de cuatro
años, eran cinco los países que concentraban el 93% de las importaciones

8
Boza Chirino, José, “Las relaciones comerciales entre Canarias y África”.

27
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

canarias: Camerún, Guinea Ecuatorial, Libia, Costa de Marfil y Mauritania.


La tendencia al estancamiento cuando no a la baja se mantuvo en los
años siguientes: así, al terminar el mes de julio de 2007, pudo advertirse una
caída de un 18,9% en las importaciones canarias procedentes de África
respecto a las que se registraron durante el mismo período del año anterior: el
descenso de las compras en Camerún, que cayeron un 36%, explica en buena
parte esa evolución negativa.

Cuadro 1. Exportaciones de Canarias a África y al resto del mundo, 1990-2007 (Miles de


euros)

1990 1995 2000 2005 2006 2007 (P)


TOTAL
Importación 4.500.439 6.011.938 10.215.187 13.326.508 15.050.322 16.999.522
Exportación 1.185.986 1.387.506 2.184.970 3.085.480 3.040.822 2.966.698
RESTO DE ESPAÑA
Importación 2.390.176 3.703.184 6.503.262 9.087.262 10.027.192 11.735.127
Exportación 647.926 591.870 928.997 1.891.416 1.615.930 1.448.202
EXTRANJERO
Importación 2.110.263 2.308.754 3.711.925 4.239.246 5.023.130 5.264.395
Exportación 538.060 795.636 1.255.973 1.194.064 1.424.892 1.518.495
ÁFRICA
Importación 149.823 309.239 693.815 925.345 1.413.395 1.315.395
Exportación 61.549 52.705 159.996 174.157 213.887 273.691 (100,0%)
MARRUECOS 6.408 21.098 96.539 83.802 124.736 126.452 (46,2%)
NIGERIA 365 47 23.136 27.268 28.857 30.397 (11,1%)
MAURITANIA 34.802 20.207 15.705 16.460 18.331 28.938 (10,6%)
GUINEA 982 979 3.023 7.150 2.683 24.519 (9,0%)
TOGO 1.067 10 8 339 238 11.786 (4,3%)
CABO VERDE 320 803 3.791 8.853 11.445 11.766 (4,3%)
COSTA DE MARFIL 664 802 3.520 8.497 7.737 8.785 (3,2%)
LIBERIA 124 233 7 1.464 964 5.657 (2,1%)
CONGO 544 133 12 27 407 5.580 (2,0%)
SENEGAL 5.417 1.299 2.748 7.756 2.593 3.648 (1,3%)
GUINEA ECUATORIAL 2.778 2.350 3.826 4.104 3.066 3.539 (1,3%)
GHANA 89 853 4.000 1.624 781 3.526 (1,3%)
Resto de África 7.990 3.890 3.683 6.814 12.047 9.098 (3,3%)
(P): Provisional.
Fuente: Ministerio de Economía y Hacienda. Dirección General de Aduanas. Instituto Canario de Estadística

La auspiciada internacionalización de la economía canaria pasa, en


los planes del Ejecutivo autónomo, por una mayor presencia en África a través
de dos vertientes: “presencia inversora de las empresas canarias en los países
vecinos de África; y Canarias como zona de referencia y aprovisionamiento de
servicios hacia las personas y hacia las empresas de esos países (Marruecos,
9
Mauritania, Senegal, Ghana, Guinea Ecuatorial y Cabo Verde)” .

9
Gobierno de Canarias, Propuestas sobre dinamización económica y del empleo y sobre
limitación del sobrecrecimiento poblacional, pp. 13-14.

28
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

El Club de Exportadores no descarta el interés de la implantación de


empresas canarias en África, pero destaca la importancia de consolidar
proyectos de exportación con cierta continuidad en el tiempo, y de participar en
inversiones en obras públicas (infraestructuras viarias, puertos, recursos
hidráulicos) y en los negocios turísticos.
De todos modos, el nivel inversor del empresariado canario está
condicionado por la coyuntura de los diversos sectores productivos. Se
entiende que los empresarios hortofrutícolas, sumidos en una grave y
prolongada crisis por la considerable merma en el volumen de mercancía que
logran colocar en los mercados europeos, hayan dejado pasar la oportunidad
de participar en la licitación internacional que lanzó Marruecos en octubre de
2004, para arrendar más de doscientos terrenos agrícolas, con una extensión
total superior a las 55.000 hectáreas.
En último término, las comunicaciones desempeñan un papel decisivo
en los intercambios comerciales y financieros. El tráfico aéreo entre Canarias y
el continente africano se ha sostenido, básicamente, porque las compañías
africanas siguieron cubriendo sus rutas; en cambio, Iberia y Binter Canarias
restringieron sus líneas durante un tiempo a El Aaiún, Dakar y Marrakech. La
crisis abierta por la desaparición de compañías como Ghana Airways o Air
Afrique, en los años noventa del pasado siglo, apenas ha empezado a
superarse en 2007 con la multiplicación de los vuelos y la presencia de más
compañías: siete son las que ofrecen servicios regulares (Binter Canarias,
Iberia, Air Europa, Regional Airlines, TACV Cabo Verde Airlines, Topfly,
Mauritania Airways), que elevan por encima de la treintena el número de
vuelos semanales entre las islas y cuatro países del continente africano. No
obstante, durante el último tramo de ese mismo año se redujo sensiblemente la
comunicación aérea entre Canarias y Marruecos: dos de las cuatro compañías
que cubrían trayectos regulares -la Royal Air Maroc y la Regional Airlines-
dejaron de operar en ese espacio, con el consiguiente perjuicio para las
relaciones económicas y sociales existentes entre ambos territorios y el
descontento de los empresarios canarios instalados en el país vecino y de los
más de diez mil marroquíes que tienen fijada su residencia en Canarias.
Han ido ampliándose las conexiones marítimas: más de centenar y
medio entre Canarias y puertos africanos, sostenidas por navieras

29
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

internacionales y nacionales: entre estas últimas, la canaria Armas, que


comunica el Archipiélago con destinos como Nuadibú y Dajla (antes, Villa
Cisneros), y opera entre las islas caboverdianas de San Vicente y Santo Antao.
La apertura de una línea marítima de la naviera Armas entre Puerto
del Rosario y Tarfaya, inaugurada a fines de 2007, estuvo acompañada de
enormes expectativas comerciales y sociales, por la declaración del muelle
majorero como espacio Schengen, en septiembre del mismo año, que abrió la
posibilidad de que cruceros procedentes de terceros países atracaran
directamente en Puerto del Rosario. Desafortunadamente, la escasa agilidad
de las primeras operaciones de controles de pasajeros y de vehículos por la
Guardia Civil y la Policía Nacional, el retraso en la habilitación como puestos
de inspección fronterizos de Tarfaya y Puerto del Rosario y el accidente
padecido por el ferry Assalama a su regreso de Tarfaya, a principios de mayo
de 2008, comprometieron un futuro que parecía prometedor.
A fines de 2008, se celebró una reunión de alto nivel hispanomarroquí,
que concluyó con una declaración conjunta de setenta y nueve puntos: uno de
ellos, referente a la importancia estratégica de las comunicaciones aéreas y
marítimas entre Marruecos y Canarias, incluía una referencia explícita al
desarrollo del puerto de Tarfaya, en el marco de un acuerdo de cooperación
entre los Reinos de España y de Marruecos.
La posible puesta en funcionamiento de una conexión marítima entre
Lanzarote y Agadir, prevista por la propia naviera Armas ya antes del
accidente, causó seria preocupación en Puerto del Rosario y Tarfaya, donde
se temían las consecuencias de que se malograran las inversiones realizadas
en infraestructuras y servicios. La exigencia por parte de Marruecos de un aval
de 300.000 euros a Naviera Armas para la puesta en marcha de la línea
constituye un escollo que ha provocado una nueva demora en ese enlace entre
Arrecife y Agadir.

30
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

2. PAÍSES DE ORIGEN Y ENTORNO GEOGRÁFICO. LOS


FACTORES DE EXPULSIÓN

Parece obligado introducir unas precisiones acerca del ámbito geográfico que
va a ser objeto de análisis en cuanto emisor de la mano de obra que recala en
el Archipiélago canario. Decidida la elección del marco africano, resultaba
obligado escoger un área privilegiada de observación, de modo que se evite la
dispersión que origina inevitablemente el intento de abarcar todo el espacio
continental.

A. EL CONTEXTO MAGREBÍ

a) Marruecos

Queda incorporado a nuestro estudio, en primer lugar, el Reino de Marruecos,


situado al norte del Sahara y perteneciente al Magreb, la región del norte de
África comprendida entre el Mar Mediterráneo, el Océano Atlántico y el
Desierto del Sahara. Las especificidades de la inmigración marroquí aconsejan
un tratamiento diferenciado, como han puesto de manifiesto los diversos
estudios que de ella se han ocupado, por lo que nos esforzaremos en dedicarle
una atención particular.
Cuando falleció Hassan II en julio de 1999, su hijo, Mohamed VI, no
sólo asumió la pesada herencia del irresuelto problema del Sahara, sino
también de un Reino de Marruecos desprestigiado por los elevados niveles de
corrupción administrativa y enfrentado al doble reto de una oposición interna
cada vez más fuerte y del desarrollo de unas libertades democráticas cohibidas
durante mucho tiempo. El violento estallido de 1984, asociado a rumores sobre
la subida del precio de los artículos de primera necesidad y el incremento de
las tasas académicas, que motivó la salida a la calle de los estudiantes, había
marcado el máximo nivel de crispación y tensión social alcanzado hasta
entonces en el Reino alauí.

31
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Las aguas volvieron a su cauce, y una década después, en julio de


1994, el rey Hassan II anunció una amnistía para todos los presos políticos:
era la primera con carácter casi general decretada por el soberano alauí
después de treinta y cuatro años de mandato, y pretendía mostrar la apertura
democrática de Marruecos.
Al año siguiente, los quince miembros de la Unión Europea llegaron a
un consenso para el establecimiento de una zona de libre cambio con
Marruecos, que habría de permitir la liberalización de capitales, servicios y
comercio de productos industriales. Asimismo se dejó abierta la puerta para
sentar las bases de un tratado de pesca que sería firmado en febrero de 1996.
Meses después, en junio de 1995, el Parlamento europeo aprobó el Acuerdo
de Asociación entre la UE y el país magrebí.
El robustecimiento de la colaboración económica entre Marruecos y la
Unión Europea se vio refrendado pocos días después del fallecimiento de
Hassan II, antes incluso de la solemne entronización de Mohamed VI, cuando
la UE anunció la próxima entrada en vigor del acuerdo alcanzado con
Marruecos en 1996, después de su ratificación por el Parlamento de Italia,
último de los legislativos de los países comunitarios en expresar su
aquiescencia. Aunque se había previsto el establecimiento progresivo de una
zona de libre cambio que debería estar ultimada en 2010, fue preciso esperar
hasta marzo de 2000 para que se pusiera en marcha el Acuerdo de Asociación
Agrícola e Industrial, después de que ambas partes lograran por fin solventar
sus diferencias sobre la pesca.
Especial significación reviste el Acuerdo de Libre Comercio firmado el
3 de marzo de 2004 por Estados Unidos y Marruecos, con el objetivo de
facilitar los intercambios comerciales y las inversiones de ambos países. Con
ese paso, que se encamina hacia la creación de un Área de Libre Comercio en
Oriente Medio y el Norte de África, prevista para 2013, Estados Unidos ha
dejado constancia de su interés estratégico en la región y de su voluntad de
competir con las propuestas económicas de la Unión Europea. La confirmación
de esos propósitos llegó un año después, cuando trascendieron a la opinión
pública los preparativos para la instalación de una base militar estadounidense
en la zona desértica de Tan Tan, situada a unos trescientos kilómetros al sur
de Agadir.

32
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Sin lugar a dudas, el conflicto del Sahara Occidental representa la


referencia más importante para entender la política marroquí de los últimos
cuarenta años. El alto el fuego acordado en septiembre de 1991 por mediación
de la Organización de Naciones Unidas en la antigua provincia española sólo
se concibió como un primer paso para la celebración de un referéndum sobre
la autodeterminación del territorio, que se aplazaría una y otra vez a causa de
la intransigencia de que ha hecho gala Marruecos, apuntalado en sus
aspiraciones por el apoyo dispensado por Francia que, por su pertenencia al
Consejo de Seguridad de la ONU, ve reforzado su ascendiente en la región.
El estancamiento indefinido de las negociaciones es causa de que
hasta agosto de 2005 permanecieran detenidos unos cuatrocientos de los casi
tres mil marroquíes apresados por el Frente Polisario desde que estalló el
10
conflicto hasta 1991 . Tampoco colaboraron a la distensión las amenazas
vertidas por el presidente saharaui, Mohamed Abdelaziz, durante su discurso
conmemorativo del 32º aniversario del levantamiento en armas del Polisario.
Se explica por la misma razón la violencia desencadenada en ciudades como
El Aaiún, Dajla y Smara a fines de mayo de 2005, tras la contundente
actuación de las Fuerzas de Seguridad marroquíes contra grupos de saharauis
que promovieron manifestaciones en demanda de la autodeterminación.
La dimisión de James Baker, representante personal para el Sahara
Occidental del secretario general de la ONU, en junio de 2004, después de un
infructuoso trabajo cuyos inicios se remontaban a siete años atrás, muestra a
las claras el empantanamiento de las gestiones diplomáticas en busca de un
acuerdo entre el Gobierno de Marruecos y los independentistas del Frente
Polisario. Faltaban entonces apenas dos meses para que se cumplieran
dieciséis años desde la aceptación por Marruecos y la República Árabe
Saharaui Democrática del plan de paz para el Sahara propuesto por Javier
Pérez de Cuéllar, secretario general de la ONU; y cuatro meses para el término
del mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del
Sahara Occidental (Minurso), tantas veces ampliado (y vuelto a prorrogar por
seis meses a finales de abril de 2005, en previsión de enfrentamientos entre

10
El 18 de agosto de 2005 fueron liberados por el Frente Polisario 404 prisioneros
marroquíes, en un gesto de buena voluntad coincidente con la designación de un nuevo
enviado personal del secretario general de Naciones Unidas.

33
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

las dos partes, que habían intensificado por entonces sus preparativos
militares).
La implicación del ex secretario de Estado de Estados Unidos en la
búsqueda de soluciones para el problema del Sahara no es ajena a los
intereses petroleros norteamericanos, atraídos por las perspectivas
económicas que abrirá el gasoducto que enlace los yacimientos argelinos con
el Océano Atlántico. Tras la renuncia de Baker, parece definitivamente inviable
el plan que lleva su nombre, que, desde enero de 2003, se ofrecía como
referencia a las partes implicadas y garantizaba el tutelaje del proceso de paz
por Estados Unidos sobre la base del referéndum de autodeterminación. La
única solución que se vislumbra –poco satisfactoria en un principio para los
saharauis- es la aceptación por el Frente Polisario de una autonomía bajo
soberanía marroquí.
El cambio de Gobierno operado en España tras las elecciones de
marzo de 2004 no alteró sustancialmente la posición del Ejecutivo español
ante el conflicto saharaui, aunque las autoridades marroquíes hayan
expresado su satisfacción por el acceso de José Luis Rodríguez Zapatero a la
Presidencia de Gobierno, en lugar del denostado José María Aznar, y el propio
Mohamed VI haya alentado la esperanza de un entendimiento mejor entre
ambos países y respaldado, en carta dirigida al presidente del Gobierno
español, la idea de que Canarias debe desarrollar un papel activo en la
cooperación, el desarrollo y la inversión de España en Marruecos. La visita de
Estado de los Reyes de España a Marruecos, en enero de 2005, con el tema
de la inmigración irregular como asunto de interés prioritario, marcó una
reactivación de las buenas relaciones tradicionales que, indirectamente, puede
acarrear consecuencias sobre el contencioso saharaui.
Por su parte, los dirigentes de la República Árabe Saharaui
Democrática no han escondido su preocupación por lo que consideran una
influencia excesiva de Marruecos sobre el nuevo Ejecutivo español. Han
llegado incluso a sugerir que la decisión de Marruecos de rechazar el
referéndum de autodeterminación, comunicada a Naciones Unidas el 19 de
abril de 2004, fue impulsada por el cambio de Gobierno en España.
La entrevista que sostuvieron en abril de 2005 el responsable de
Exteriores del Frente Polisario, Mohamed Salem Uld Salek, y el ministro

34
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

español Miguel Ángel Moratinos no dio satisfacción a las demandas saharauis:


el Polisario sigue prestando escaso crédito a las promesas españolas de
favorecer una solución del conflicto en el marco internacional, y reclama a
España un mayor protagonismo en el área.
La visita a Marruecos de Adán Martín, presidente del Ejecutivo de
Canarias, que financia con largueza a la Asociación Canaria de Amigos del
Pueblo Saharaui y sostiene tradicionalmente excelentes relaciones con el
Frente Polisario, refleja el clima de distensión y el acercamiento de posiciones
entre el Archipiélago canario y Marruecos operado desde el vuelco político
español de marzo de 2004.
Poco después, la firma de un acuerdo de colaboración entre la
compañía española Binter Canarias y la marroquí Regional Air Lines, que
preveía la conexión de vuelos entre las islas y Marruecos a través de El Aaiún,
provocó la airada reacción del delegado del Frente Polisario en Canarias,
Luchaa Mohamed, que acusó al Gobierno regional de legitimar los intereses de
Marruecos en la antigua provincia española y de actuar de espaldas al pueblo
saharaui.
A la entrada en servicio de ese enlace aéreo, en marzo de 2005,
siguieron las críticas del delegado del Frente Polisario en Santa Cruz de
Tenerife, Handi Mansur, que vio en esa iniciativa una humillación al pueblo
saharaui. El asunto llegaría a la ONU de la mano de Mouloud Said,
representante del Frente Polisario ante la organización internacional, que
durante su intervención ante el Comité de Descolonización, el 8 de junio de
2005, exigió el cese de los vuelos de Binter entre Gran Canaria y El Aaiún.
Luchaa Mohamed ha denunciado también los planes de expansión en
el Sahara Occidental de las Cámaras de Comercio canarias. Según manifestó
en cierta ocasión el representante del Polisario, “Rabat quiere que Canarias
invierta en el Sahara para que se implique en el hecho consumado de la
ocupación”: una advertencia que coincidía con las declaraciones en Santa
Cruz de Tenerife de Handi Mansur y de Ahmed Boukhari, representante
permanente y embajador ante la ONU del Frente Polisario, y con las opiniones
manifestadas en Toledo, poco antes de la inauguración de la II Conferencia
Internacional sobre la Información en el Sahara Occidental, por el presidente
de la Coordinadora de Asociaciones de Amistad y Cooperación con el Pueblo

35
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Saharaui, José Taboada.


No se hizo esperar la réplica marroquí, por boca de su ministro de
Justicia, Mohamed Bouzoubaa, que, en rueda de prensa celebrada en Las
Palmas de Gran Canaria, defendió la inversión exterior en el Sahara
Occidental. La polémica acerca de la posible ilegalidad de esas actuaciones
empresariales, repudiadas por el delegado del Frente Polisario en España,
Ibrahim Gali, durante la visita que cursó al Parlamento de Canarias en mayo de
2005, adquirió aún mayores vuelos desde que la Asociación Pro Derechos
Humanos de Canarias intervino para alertar sobre el riesgo de que las
negociaciones empresariales con responsables políticos del Reino alauí
estuvieran conculcando el derecho internacional, por cuanto Marruecos no
posee la soberanía de esa zona.
Las reflexiones en torno a esa misma cuestión que difundió el Grupo
Interuniversitario de Opinión a mediados de julio de 2004 siguieron
alimentando la discusión sobre el riesgo de que las pretensiones de expansión
de los empresarios por el vecino Sahara Occidental, secundadas desde la
Consejería de Economía y Hacienda del Ejecutivo autónomo, pudieran ser
instrumentalizadas por el Gobierno de Marruecos para arrancar un
reconocimiento explícito de la soberanía alauí sobre los territorios del sur.
En octubre del mismo año se produjo la primera declaración oficial
sobre esta delicada cuestión de Mohamed Abdelaziz, presidente de la
República Árabe Saharaui Democrática, que manifestó ante una numerosa
delegación de canarios desplazados a Tinduf que los contactos entre
empresarios del Archipiélago y autoridades marroquíes en torno a hipotéticas
inversiones en el Sahara Occidental podían propiciar una violación de la
legalidad internacional, por cuanto se trata de un territorio sujeto a la autoridad
de Naciones Unidas.
Ya en noviembre de 2004, tras la XXX Conferencia Europea de
Solidaridad con el Pueblo Saharaui, Luchaa Mohamed redobló sus críticas a
los proyectos empresariales en el Sahara Occidental de la Cámara de
Comercio de Las Palmas que, a su juicio, contribuían a apuntalar la ocupación
marroquí.

36
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Mapa 1. Marruecos

MARRUECOS

b) Argelia

El Gobierno argelino ha estrechado sus relaciones con Estados Unidos desde


1992, cuando, tras la victoria del Frente Islámico de Salvación en las
elecciones legislativas celebradas el 30 de diciembre de 1991, decidió impedir
que esa formación tomara posesión de sus escaños e invalidó los resultados
de las urnas: el respaldo proporcionado por las fuerzas de seguridad y el poder
judicial, así como el beneplácito de la comunidad internacional, permitieron
acallar las protestas del fundamentalismo político-religioso. Desde entonces, la
necesidad de apoyo militar para proteger al régimen de las amenazas de los
islamistas ha condicionado la política de la República Argelina Democrática y
Popular, donde ininterrumpidamente se ha mantenido en vigor el estado de
excepción.
La visita de Abdelaziz Buteflika a Washington, en julio de 2001, para
entrevistarse con el presidente George Bush, representó la culminación de ese
acercamiento entre dos estados que tradicionalmente habían mantenido
abiertas discrepancias. Pocos meses después, la firma por Buteflika del

37
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Acuerdo de Asociación de Argelia con la Unión Europea confirmaba el


estrechamiento de relaciones del régimen argelino con el entorno occidental,
que se refrendó en abril de 2002, en el marco de la V Cumbre
Euromediterránea celebrada en Valencia. Un año después, Jacques Chirac
recaló en Argelia, en la primera visita que un presidente de Francia realizaba a
su antigua colonia desde la independencia.
Ya antes, tras las reformas constitucionales de noviembre de 1988 y
febrero de 1989, se habían abierto camino unas reformas políticas
caracterizadas por lo que se denominó “pragmatismo socialista”, que
desplazaron la orientación marxista seguida hasta entonces, y abrieron el país
a las fuerzas del mercado y de la empresa privada. La apertura al
multipartidismo político y el reconocimiento de otros derechos civiles otorgaron
a Argelia un notable crédito internacional, refrendado por su papel mediador en
el conflicto entre Irán e Irak y su protagonismo en la gestación de la Unión del
Magreb Árabe.
Sin embargo, la crisis de 1992 sometió al país a una permanente
tensión, a causa del inconformismo de una oposición política radicalizada por
haberle sido negado el reconocimiento de su victoria electoral de aquel año, y
por su negativa a participar en el proceso de reconciliación que trató de
impulsar la Plataforma de Consenso Nacional, en la que sí se implicaron los
islamistas de Hamás.
La calma se ha visto interrumpida con demasiada frecuencia por la
intransigencia y el terrorismo del Grupo Islámico Armado, los levantamientos
populares y la actividad de la guerrilla integrista en la región beréber de la
Cabilia, al este de Argel, donde los partidos islámicos reclutan más
simpatizantes, y donde la oposición a la política de arabización, la lucha por el
reconocimiento del amazigh como lengua oficial y la demanda de una amplia
autonomía alientan la resistencia más cerrada a la política gubernamental.
Las decenas de miles de víctimas mortales provocadas por la guerra
civil certifican la gravedad de la coyuntura histórica en que se halla instalada
Argelia desde hace ya más de una década, afectada también por un grave
malestar social, reflejo de la crisis económica: una dramática situación
empeorada por los desastrosos efectos del terremoto que el 21 de mayo de
2003 sacudió el norte del país y causó la muerte de unas tres mil personas.

38
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Mapa 2. Argelia

ARGELIA

c) Mauritania

Perteneciente al Gran Magreb, con Túnez, Argelia, Libia, Marruecos y el


Sahara Occidental, la ubicación de Mauritania al sur de Marruecos y su
carácter de Estado fronterizo con Senegal y Malí establecen similitudes entre
este país y los subsaharianos, aunque geográficamente ocupe una posición
más occidental que meridional respecto al gran desierto africano, al que
pertenece buena parte de su extensión territorial. Por eso, y por la importancia
creciente de los vínculos comerciales entre Mauritania y la Comunidad
Autónoma de Canarias, nos ocuparemos muy especialmente de ese colectivo
nacional.
Mauritania, a pesar de su empeño por mostrar una imagen de
normalidad democrática, no escapa a la incertidumbre política de la región,
sobre la que volveremos más adelante con mayor detenimiento. Así lo puso de
manifiesto la intentona golpista de junio de 2003, promovida por un grupo de
ex oficiales del ejército de la tribu Aulad al Nasser que habían sido apartados
de las fuerzas armadas por su pertenencia al partido Baaz, de filiación iraquí,
tras el distanciamiento entre los gobiernos de Mauritania y de Irak operado en

39
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

1995 y la normalización de relaciones diplomáticas con Israel, en noviembre


del mismo año.
Una nueva y fracasada tentativa, en agosto de 2004, evidenció la
inestabilidad del gobierno del pro-occidental Muawiya Sidi Ahmed Uld Tayá,
confirmado en el poder desde las elecciones presidenciales de noviembre de
2003, que ganó en la primera vuelta, con 66,69% de los votos emitidos. Ese
triunfo impidió la operatividad del pacto suscrito por los tres candidatos
opositores, que habían acordado apoyar al que entre ellos lograra más votos
en una segunda vuelta, a fin de desbancar a Uld Tayá de la Presidencia.
No obstante, en agosto de 2005 culminó con éxito un golpe de estado
promovido por el Ejército, que derrocó al presidente y confió el poder a una
Junta Militar cuyo hombre fuerte era Ely Mohamed Vall, director general de la
Seguridad del Estado y mano derecha del depuesto presidente: el nuevo
dirigente liberó a los imames detenidos tras el atentado terrorista de 4 de junio
del mismo año, que costó la vida a casi veinte militares, y anunció su propósito
de convocar elecciones al cabo de dos años.
Las expectativas generadas por el cumplimiento de esa promesa y de
la entrada en vigor de una nueva Constitución menguaron poco después de las
elecciones legislativas de 2007 y de la formación del nuevo gobierno. Desde
entonces fue perceptible el desencanto por las malas prácticas de los nuevos
gobernantes que, carentes de formación cívica –la cual brilla por su ausencia
en todo el cuerpo social-, han reincidido en los vicios de corrupción y venta de
favores, característicos de las anteriores administraciones civiles. El temor a
una involución y a un golpe de estado militar empezaba a estar muy difundido
cuando, en agosto de 2008, una Junta Militar que no tardó en autoproclamarse
Alto Consejo del Estado, derrocaba al gobierno y asumía al poder con carácter
interino, en tanto que se convocaran nuevas elecciones democráticas.
De otro lado, existe la clara conciencia de que el terrorismo de matriz
islámica acecha a Mauritania, y de que no se dispone de recursos para
prevenir hipotéticas acciones terroristas, al resultar inviable el control
fronterizo. La permeabilidad de los límites territoriales de Mauritania con los
estados vecinos posibilita la penetración de todo tipo de material bélico que se
quiera introducir en el país.

40
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Mapa 3. Mauritania

MAURITANIA

B. CANARIAS, FOCO DE ATRACCIÓN PARA MAGREBÍES Y


SUBSAHARIANOS

El conjunto poblacional de los subsaharianos, que integra a habitantes de un


área geográfica imprecisamente definida –en el caso que nos ocupa se
identifica en buena parte con la franja atlántica situada al sur del Sahel-, ha
dado lugar a intensos flujos migratorios arribados a Canarias en tiempos
relativamente recientes.
Desde el punto de vista etnográfico y étnico, los subsaharianos
pertenecen a diferentes grupos, entre los que destacan los bantúes, originarios
de Camerún, que se han propagado hacia el sur de las regiones ecuatoriales, y
son más de 120 millones de personas que tienen en común su adscripción a
alguna de las numerosas lenguas integradas en el grupo; y los de tipo
sudanés, que se encuentran en Senegal (wolof, fulbé, serer, mandinga, tukulor
y dyola), Gambia (mandinga, dyola y seraculeh), Cabo Verde, Malí, Ghana,
Costa de Marfil, Camerún… Dentro de estos subgrupos encontramos también
a etíopes, somalíes y gentes de otras nacionalidades minoritarias, que
componen un auténtico mosaico de pueblos, tribus y etnias.

41
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Mapa 4. El Sahel

El interés que despierta Canarias como destino laboral para los


magrebíes y los habitantes de los países situados al mediodía del Sahara ha
experimentado un notable auge durante los últimos años, como evidencian las
cifras del proceso de regularización de 2000 en la provincia de Las Palmas,
principal receptora de estos colectivos. Entre los solicitantes de trabajo
originarios del área de estudio seleccionada destacan con gran ventaja los
marroquíes (3.831); siguen senegaleses (931) y mauritanos (831); muy por
debajo, y en orden decreciente, aparecen ciudadanos de Liberia (118), Guinea
Ecuatorial (99), Ghana (94), Guinea Bissáu (72), Sierra Leona (58), República
11
de Guinea (44), Nigeria (35), Gambia (13)…

11
Advertimos que casi toda la información referida a la población inmigrante en situación
de irregularidad administrativa procede de la Delegación del Gobierno en Canarias y de
la Subdelegación del Gobierno en Las Palmas. Sólo indicaremos las fuentes de modo
explícito cuando se trate de documentos que obran en nuestro poder y que nos han sido
remitidos expresamente desde esas instancias, o que constan en publicaciones
oficiales. Algunas estadísticas que, en último término, derivan de las mismas fuentes nos
han sido facilitadas por la gentileza de Pilar Martín, colaboradora de La Provincia/Diario
de Las Palmas en la delegación de Fuerteventura, que nos facilitó la consulta de los
textos originales. A pesar de nuestra insistencia durante el último semestre de 2008, no
hemos concedido que la Delegación de Gobierno nos facilite cifras actualizadas que

42
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 2. Informe por países de origen de los solicitantes de


regularización, según tipo de resolución o estado de trámite, en la
provincia de Las Palmas (2000)
CONCEDIDAS

COMUNITARIA
PERMISOS DE

PERMISOS DE

ARCHIVADAS
DENEGADAS

PENDIENTES
RESIDENCIA

RESIDENCIA

%
TRABAJO Y
PAÍS

TARJETA

TOTAL
TOTAL
Marruecos 1.405 224 43 1.672 1.824 99 236 3.831 37'70 %
Senegal 306 40 3 349 474 39 69 931 9'16 %
Mauritania 367 49 10 426 354 27 24 831 8'18 %
Liberia 43 1 44 30 3 41 118 1'16 %
Guinea Ecuatorial 62 19 2 83 10 6 99 0'97 %
Argelia 30 6 5 41 26 1 12 80 0'79 %
Ghana 48 5 1 54 19 3 18 94 0'92 %
Sierra Leona 25 2 2 29 22 7 58 0'57 %
Guinea Bissáu 22 1 23 24 25 72 0'71 %
Nigeria 20 3 23 6 1 5 35 0'34 %
República de Guinea 19 2 21 16 3 4 44 0'43 %
Sudáfrica 5 5 7 2 4 18 0'18 %
Gambia 5 1 6 5 2 13 0'13 %
Malí 6 1 7 2 9 0'09 %
Cabo Verde 4 4 4 0'04 %
Sudán 2 2 3 5 0'05 %
Togo 5 5 2 1 8 0'08 %
Benín 3 2 5 2 7 0'07 %
Camerún 3 1 4 1 5 0'05 %
Santo Tomé y Príncipe 2 1 1 4 1 5 0'05 %
Túnez 1 1 1 1 3 0'03 %
Ruanda 1 1 1 0'01 %
Angola 1 1 1 0'01 %
Costa de Marfil 1 1 2 3 0'03 %
Kenia 3 3 1 4 0'04 %
R. D. Congo 2 2 2 0'02 %
Burundi 2 2 0'02 %
Egipto 3 3 3 0'03 %
Burkina Faso 1 1 0'01 %
Mozambique 1 1 1 2 0'02 %
Eritrea 1 1 1 0'01 %
Lesotho 1 1 0'01 %
TOTALES 2.396 354 71 2.821 2.830 180 460 6.291 100 %

Fuente: Delegación del Gobierno en Canarias, cit. en Diputado del Común, Estudio sobre la inmigración irregular
proveniente del Magreb y el África subsahariana en la provincia de Las Palmas, pp. 43-44

El siguiente cuadro confirma la atracción que ejerce la provincia de


Las Palmas entre habitantes del continente africano que optan por
establecerse en las islas orientales del Archipiélago a partir de los mecanismos
previstos en los regímenes comunitario y general.
En la regularización de 2000 se advierte que fueron particularmente
numerosas las autorizaciones iniciales de residencia y de trabajo (2.723 entre

permitan extender las observaciones hasta enero de 2009: cuando se ha podido, se ha


suplido esta carencia con las estadísticas que periódicamente hace públicas el Ministerio
del Interior.

43
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

las tres islas integrantes de la provincia). También las primeras renovaciones


concedidas en 2003 alcanzaron elevados registros (2.160), sobre todo en Gran
Canaria.
Llama la atención que las primeras renovaciones contabilizadas en
2003 en Lanzarote (552) estén muy por debajo de las autorizaciones iniciales
concedidas en la isla conejera dos años atrás (834): casi con certeza, porque
muchas primeras renovaciones habían sido autorizadas en 2002. En efecto,
las 276 de ese año en Lanzarote superan a las otorgadas en Gran Canaria
(261) y Fuerteventura (148).
Las autorizaciones permanentes de trabajo y de residencia sufrieron
un evidente bajón en 2002 en el conjunto de la provincia (sólo suman 377) y en
todas y cada una de las islas; y casi se triplicaron en 2003 (1.060). La acusada
tendencia ascendente se aprecia también durante los nueve primeros meses
observados de 2004, en los que se contabilizan 2.432 en el marco provincial.

44
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 3. Autorizaciones de trabajo y de residencia concedidas a


africanos en la provincia de Las Palmas, por islas y según tipo de
régimen, 2000-2004
AÑO
REGIÓN RÉGIMEN TIPO 2004
2000 2001 2002 2003
(1)
LANZAROTE COMUNITARIO 51 35 32 31 46
GENERAL INICIAL 834 202 128 75 59
1ª RENOVACIÓN 10 1 276 552 57
2ª RENOVACIÓN 261 861 123 47 362
PERMANENTE 199 220 103 333 712
OTROS 5 1 1 1 0
Total 1.309 1.285 631 1.008 1.190
TOTAL 1.360 1.320 663 1.039 1.236
FUERTEVENTURA COMUNITARIO 23 26 8 20 30
GENERAL INICIAL 643 160 78 58 39
1ª RENOVACIÓN 5 0 148 574 66
2ª RENOVACIÓN 151 705 96 49 286
PERMANENTE 130 105 60 207 574
OTROS 10 8 7 5 2
Total 939 978 389 893 967
TOTAL 962 1.004 397 913 997
GRAN CANARIA COMUNITARIO 277 181 98 147 224
GENERAL INICIAL 1.246 260 89 78 62
1ª RENOVACIÓN 11 0 261 1.034 78
2ª RENOVACIÓN 244 1.099 160 72 307
PERMANENTE 639 473 214 520 1.146
OTROS 21 11 29 19 41
Total 2.161 1.843 753 1.723 1.634
TOTAL 2.438 2.024 851 1.870 1.858
PROVINCIA DE LAS COMUNITARIO 351 242 138 198 300
PALMAS GENERAL INICIAL 2.723 622 295 211 160
1ª RENOVACIÓN 26 1 685 2.160 201
2ª RENOVACIÓN 656 2.665 379 168 955
PERMANENTE 968 798 377 1.060 2.432
OTROS 36 20 37 25 43
Total 4.409 4.106 1.773 3.624 3.791
TOTAL 4.760 4.348 1.911 3.822 4.091

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004


(1) Hasta 8 de octubre

De Senegal y de Gabón procedían los primeros africanos que, en los


años ochenta y noventa, recalaron en el Archipiélago como etapa de paso
hacia el continente europeo, o como un posible mercado receptor de las
mercaderías artesanales que empezaron a comercializar a través de la venta
12
ambulante .
No deja de ser significativo el escaso número de nacionales de estos
dos países que en los últimos tiempos intentan penetrar en Canarias por

12
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración. La inmigración irregular en Canarias
(1999-2000), Las Palmas de Gran Canaria, Gobierno de Canarias, Consejería de
Empleo y Asuntos Sociales, 2001, p. 73.

45
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

lugares no habilitados: si nos servimos de las cifras correspondientes a 2003,


que revelan la detención de 9.178 inmigrantes y 207 patrones de pateras en la
provincia de Las Palmas, sólo once procedían de Senegal, y dos de Gabón,
13
que ingresaron en el centro de internamiento de Extranjeros de El Matorral .
Sin embargo, si se consultan las cifras de ciudadanos de esos dos países
internados en El Matorral durante el año anterior, el número de senegaleses
sube a sesenta y cinco, mientras que los gaboneses son nada más que tres.
En cambio, ningún gabonés y sólo diez senegaleses pasaron por El Matorral
14
en 2001 . Tanto en 2002 como en 2003, un importante número de
senegaleses fue afectado por órdenes de expulsión (476 y 551,
15
respectivamente) en la provincia de Las Palmas .
A partir de 1998 se produjo un incremento relevante de la inmigración
irregular de magrebíes en pateras, sobre todo en Fuerteventura y Lanzarote. El
endurecimiento de los controles en el Estrecho de Gibraltar, en aquel año, se
reflejó de modo inmediato en la arribada creciente a esas islas de
16
indocumentados, entre los que figuraban ya menores de edad y mujeres .
Empezaba así a modificarse el perfil de los inmigrantes que hasta entonces
solían recalar en Fuerteventura: jóvenes del Sahara que solicitaban asilo
político a raíz del conflicto abierto entre Marruecos y el Frente Polisario.
Con el cambio de siglo comenzaron a llegar en cascada a
Fuerteventura gentes del área subsahariana sin papeles, en particular de
17
Sierra Leona, Malí y Nigeria . De las 2.447 expulsiones de inmigrantes
clandestinos llevadas a cabo en aquella isla entre 1 de enero y 1 de diciembre
de 2003, la mayoría corresponde aún a ciudadanos marroquíes (1.866); siguen
en importancia cuantitativa ghaneses (268), senegaleses (250), mauritanos

13
Delegación del Gobierno en Canarias, Subdelegación del Gobierno en Las Palmas,
informe correspondiente al período de 1 de enero a 31 de diciembre de 2003, y Boletín
General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 27, 28 de mayo de 2004.
14
Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 27, 28 de mayo de
2004.
15
Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004.
16
Sólo en 2002 hay 396 registros en el centro de menores inmigrantes de Fuerteventura.
17
Informe sin fecha (probablemente de mayo de 2001) de Natividad E. Cano Pérez,
consejera delegada de Asuntos Sociales, Sanidad y Consumo del Cabildo Insular de
Fuerteventura.

46
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

(30) y nigerianos (33).


El cuadro que sigue, elaborado a partir de los datos facilitados por la
Oficina de Extranjeros de la Subdelegación del Gobierno en Las Palmas,
muestra las devoluciones de africanos decididas en la Dirección Insular de
Fuerteventura entre 1999 y septiembre de 2004. Es apreciable el predominio
de los marroquíes durante todo el período (2.092). Otro elemento muy
destacable es el elevado número de malíes afectados por esas disposiciones
recientemente (1.105 de las 1.192 adoptadas a lo largo de ese tiempo se
tramitaron entre enero y septiembre de 2004).

Cuadro 4. Devoluciones de africanos dictadas por el Director Insular de


Fuerteventura, 1999-2004
PAÍS 1999 2000 2001 2002 2003 2004 (1) TOTAL
Marruecos 447 663 570 7 142 263 2.092
Malí 0 1 86 0 0 1.105 1.192
Nigeria 0 792 100 0 0 82 974
Sierra Leona 0 251 509 0 0 8 768
Gambia 0 0 20 0 0 540 560
R. de Guinea 0 6 58 0 0 203 267
Ghana 0 39 74 0 0 134 247
Senegal 0 2 132 0 0 25 159
Costa de Marfil 0 2 5 0 0 148 155
Guinea Bissáu 0 1 45 0 0 64 110
Sudán 0 1 1 0 0 102 104
Burkina Faso 0 0 0 0 0 66 66
Níger 0 0 1 0 0 63 64
El Chad 0 0 0 0 0 49 49
Togo 0 0 1 0 0 40 41
Liberia 0 4 23 0 0 8 35
Camerún 0 3 26 0 0 2 31
Mauritania 0 1 1 0 0 25 27
R. D. Congo 0 0 0 0 0 9 9
Benín 0 0 0 0 0 7 7
Gabón 0 0 0 0 0 4 4
Argelia 0 0 1 0 0 1 2
Ruanda 0 1 0 0 0 1 2
Guinea Ecuatorial 0 0 0 0 0 1 1
Eritrea 0 0 0 0 0 1 1
Somalia 0 0 0 0 0 1 1

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004


(1) Hasta 8 de octubre

Para que la visión no quede limitada al espacio majorero,


acompañamos también los cuadros correspondientes a Lanzarote y Gran
Canaria y, finalmente, una síntesis de las devoluciones de africanos dictadas
durante los últimos seis años desde la provincia de Las Palmas, que repite casi
literalmente la situación observable en Fuerteventura. Vale la pena advertir
que, en coincidencia con el proceso de regularización de 2000, se prodigaron
las órdenes de devolución (2.226), que duplicaron con mucho las de 1999

47
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

(883). Durante 2001 se mantuvo la misma tónica (2.402), interrumpida


bruscamente en 2002 y 2003, años en que se redujeron muchísimo las
órdenes de devolución (15 y 217, respectivamente), restringidas casi en su
18
totalidad a ciudadanos marroquíes .

Cuadro 5. Devoluciones de africanos dictadas por el Director Insular de


Lanzarote, 1999-2004
PAÍS 1999 2000 2001 2002 2003 2004 (1) TOTAL
Marruecos 168 94 250 0 29 39 580
Sierra Leona 0 64 219 0 0 0 283
Nigeria 0 92 22 0 0 0 114
Malí 0 1 71 0 0 0 72
Guinea Bissáu 0 1 62 0 1 0 64
R. de Guinea 0 0 40 0 0 0 40
Senegal 0 4 22 0 0 0 26
Angola 0 0 11 0 0 0 11
Camerún 0 0 11 0 0 0 11
Mauritania 1 1 7 0 0 0 9
Ghana 0 5 2 0 0 0 7
Argelia 0 1 4 0 0 0 5
Costa de Marfil 0 0 3 0 0 0 3
Liberia 0 0 3 0 0 0 3
Gambia 0 1 1 0 0 0 2
Sudán 0 0 2 0 0 0 2
R. D. Congo 0 0 1 0 0 0 1
Togo 0 0 1 0 0 0 1
Uganda 0 0 1 0 0 0 1

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004


(1) Hasta 8 de octubre

Cuadro 6. Devoluciones de africanos de Gran Canaria dictadas por la


Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 1999-2004.
PAÍS 1999 2000 2001 2002 2003 2004 (1) TOTAL
Marruecos 266 43 3 7 44 31 394
Ghana 0 24 9 0 0 18 51
Nigeria 0 41 1 0 0 3 45
Senegal 0 40 0 1 1 0 42
Sierra Leona 0 32 3 0 0 0 35
Cabo Verde 0 8 0 0 0 0 8
R. de Guinea 0 6 0 0 0 0 6
Costa de Marfil 0 1 0 0 0 0 1
Mozambique 1 0 0 0 0 0 1

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004


(1) Hasta 8 de octubre

18
El brusco descenso de 2002 se debió a la presión ejercida sobre el Gobierno del Partido
Popular por diversas organizaciones sociales, que denunciaron la práctica ilegal de
retener durante cuarenta días a los inmigrantes faltos de documentación mientras se
conseguía hacer efectiva la devolución. En efecto, la Ley contemplaba un reducido plazo
de tres días que apenas permitía devolver a los marroquíes y a muy pocos más.

48
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 7. Devoluciones de africanos dictadas desde la provincia de Las


Palmas, 1999-2004
PAÍS 1999 2000 2001 2002 2003 2004 (1) TOTAL
Marruecos 881 800 823 14 215 333 3.066
Malí 0 2 157 0 0 1.105 1.264
Nigeria 0 925 123 0 0 85 1.133
Sierra Leona 0 347 731 0 0 8 1.086
Gambia 0 1 21 0 0 540 562
R. de Guinea 0 12 98 0 0 203 313
Ghana 0 68 85 0 0 152 305
Senegal 0 46 154 1 1 25 227
Guinea Bissáu 0 2 107 0 1 64 174
Costa de Marfil 0 3 8 0 0 148 159
Sudán 0 1 3 0 0 102 106
Burkina Faso 0 0 0 0 0 66 66
Níger 0 0 1 0 0 63 64
El Chad 0 0 0 0 0 49 49
Camerún 0 3 37 0 0 2 42
Togo 0 0 2 0 0 40 42
Liberia 0 4 26 0 0 8 38
Mauritania 1 2 8 0 0 25 36
Angola 0 0 11 0 0 0 11
R. D. Congo 0 0 1 0 0 9 10
Cabo Verde 0 8 0 0 0 0 8
Argelia 0 1 5 0 0 1 7
Benín 0 0 0 0 0 7 7
Gabón 0 0 0 0 0 4 4
Ruanda 0 1 0 0 0 1 2
Eritrea 0 0 0 0 0 1 1
Guinea Ecuatorial 0 0 0 0 0 1 1
Mozambique 1 0 0 0 0 0 1
Somalia 0 0 0 0 0 1 1
Uganda 0 0 1 0 0 0 1
TOTAL 883 2.226 2.402 15 217 3.043 8.786

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004


(1) Hasta 8 de octubre

Después de haber recogido las cifras de devoluciones


correspondientes al período 1999-2004, parece pertinente mostrar a
continuación la evolución del número de expulsiones de esos años.

49
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 8. Expulsiones de africanos dictadas desde la provincia de Las


Palmas, 1999-2004
PAÍS 1999 2000 2001 2002 2003 2004 (1) TOTAL
Marruecos 1.519 169 567 4.161 3.441 793 10.650
Malí 0 0 50 733 4.002 761 5.546
Ghana 29 15 242 641 1.335 258 2.520
Gambia 2 0 53 171 800 512 1.538
Nigeria 8 10 269 750 360 112 1.509
Senegal 62 15 90 476 551 182 1.376
Mauritania 42 13 11 58 658 241 1.023
R. de Guinea 10 9 42 218 537 155 971
Sierra Leona 69 63 114 79 11 6 342
Guinea Bissáu 26 4 29 55 128 82 324
Costa de Marfil 1 0 8 51 162 26 248
Camerún 0 1 30 100 73 7 211
Argelia 44 12 16 25 15 8 120
R. D. Congo 3 3 0 69 18 6 99
Liberia 26 6 10 11 10 5 68
Níger 1 0 0 39 18 4 62
Congo 0 0 0 24 10 13 47
Burkina Faso 0 0 0 15 21 8 44
Togo 1 0 2 10 11 3 27
Sudán 1 1 2 15 4 2 25
Guinea Ecuatorial 15 0 0 1 3 2 21
Cabo Verde 4 8 2 1 0 0 15
Benín 0 0 0 10 1 0 11
Angola 5 0 1 1 2 0 9
El Chad 0 0 0 4 1 0 5
R. Sudafricana 3 0 0 1 1 0 5
Burundi 1 0 1 1 0 0 3
R. Centroafricana 0 0 1 1 1 0 3
Ruanda 1 1 0 0 0 1 3
Tanzania 0 0 0 2 0 1 3
Túnez 1 0 0 1 1 0 3
Gabón 0 0 0 1 0 1 2
Kenia 1 0 0 1 0 0 2
Mozambique 1 0 0 0 0 1 2
Zimbabue 0 1 0 1 0 0 2
Somalia 0 0 0 0 0 1 1
TOTAL 1.876 331 1.540 7.727 12.175 3.191 26.840

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004


(1) Hasta 8 de octubre

El análisis del cuadro arroja algunas evidencias interesantes: sobre todo, el


ritmo acelerado que adquieren las expulsiones en 2002 y 2003, después de la bonanza
de 2000 y de la relativa tranquilidad de 2001. Como se sabe, ese descenso en el
número de expulsiones en Las Palmas se debió a la entrada en vigor de la Ley
4/2000, que no contemplaba esa sanción para los que se encontraran
irregularmente en territorio español; y también –en parte- al proceso de
regularización de que se beneficiaron numerosos inmigrantes que se
encontraban en situación de ilegalidad. El incremento de 2002 se explica
porque ya empezó a surtir efectos la nueva regulación sobre extranjería que
supuso la Ley 8/2000.
El anuncio de que el Reglamento de la Ley de Extranjería que habría
de entrar en vigor en 2005 contemplaba el archivo de los expedientes de

50
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

expulsión aún no resueltos y la revocación de oficio de las órdenes de


expulsión dictadas por las Subdelegaciones de Gobierno contra extranjeros
que obtuvieran la autorización inicial de residencia y trabajo, al amparo de la
regularización extraordinaria prevista tras la entrada en vigor del Reglamento,
provocó la paralización de muchas órdenes vigentes en toda España en
noviembre de 2004: también en la Comunidad Autónoma de Canarias produjo
efectos análogos, como se percibe por el descenso observable respecto al año
anterior. En la provincia oriental, donde el fenómeno de inmigración ilegal tiene
mucho mayor peso, el total de expulsiones de indocumentados resueltas entre
enero y noviembre de 2004 era de 4.330.
Durante 2005 el número de órdenes de expulsión de Canarias bajó a
2.472, mayoritariamente malíes (808) y gambianos (766): después, en una
escala muy inferior, marroquíes (281), marfileños (161) y ciudadanos de la
19
República de Guinea (141) y de Guinea Bissáu (98) .
El acuerdo de repatriación de inmigrantes de terceros países suscrito
por España y Marruecos en febrero de 1992 apenas ha tenido ninguna
consecuencia práctica a causa de su sistemático incumplimiento por el Reino
alauí, aunque se haya abierto una razonable expectativa de optimismo tras la
aprobación de una generosa partida presupuestaria del Fondo Europeo de
Repatriaciones, que permitirá a países como Marruecos atender a los
compromisos contraídos en materia de control de inmigrantes clandestinos en
tránsito. En respuesta parlamentaria a una pregunta formulada en enero de
2005 por una diputada del Partido Popular, el Ejecutivo español comunicó que
desde 1992 hasta agosto de 2003 habían sido readmitidos por Marruecos sólo
20
106 subsaharianos .
Ni siquiera la crisis de las vallas de Melilla y Ceuta consiguió que
funcionara el acuerdo con normalidad, incluso a pesar de que España
asumiera el costo financiero de los gastos de traslado de los inmigrantes a sus
países de origen: la satisfacción con que la vicepresidenta del Gobierno
español acogió, a fines de octubre de 2005, que Marruecos hubiera aceptado
la devolución de 73 inmigrantes no ocultaba el carácter excepcional de ese
19
La Provincia/Diario de Las Palmas, 10 de diciembre de 2005.
20
Respuesta del Gobierno a la diputada Ángeles Muñoz Uriol: Boletín General de las
Cortes Generales, Congreso de los Diputados, Serie D, núm. 137, 14 de enero de 2005.

51
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

gesto, precedido de una gestión personal del rey de España ante su homólogo
marroquí.
En cualquier caso, conviene no olvidar que numerosas instituciones se
han mostrado críticas con la pretensión de que Marruecos lleve a cabo las
expulsiones que España no puede efectuar de forma legal. El argumento
aducido invita ciertamente a la reflexión: si España no ha sido capaz de
garantizar los derechos humanos a los inmigrantes retenidos en centros de
internamiento, ¿puede esperarse esa disposición del Gobierno de Marruecos,
sobre cuya sinceridad en el compromiso por el respeto de esos derechos se
albergan dudas razonables?
No obstante el optimismo que puedan inspirar los renovados aires en
las relaciones entre ambos Reinos, persisten los motivos para la desconfianza,
atizada en noviembre de 2004 por unas declaraciones de Driss Basri, ministro
del Interior de Marruecos en tiempos de Hassan II, que puso en duda la
eficacia del control de fronteras practicado actualmente en su país para frenar
el éxodo a Canarias de los subsaharianos, muchos de los cuales residen en
territorio marroquí.
Días después de esas manifestaciones, los logros de la política
marroquí en materia de vigilancia fronteriza adquirieron difusión pública a
través de una comparecencia de Mustafá Sahel, titular del Ministerio del
Interior, ante la comisión de Interior de la Cámara de Representantes. Durante
los diez primeros meses de 2004, aseveró Sahel, fueron desmanteladas 370
redes de emigración clandestina, y se interceptó a casi 24.000 personas que
trataban de salir ilegalmente de Marruecos, de las que 14.000 procedían de
otros países: unas cifras que se sitúan en continuidad con las 36.344
aprehensiones practicadas en 2003.
A principios de enero de 2005, el delegado del Gobierno en Canarias
informó de que a lo largo del año anterior la Gendarmería Real marroquí había
expulsado a 3.800 subsaharianos que trataban de embarcarse
clandestinamente a Canarias desde suelo de Marruecos. Al término de ese
año, las detenciones de indocumentados en ese país rondaban la cifra de
29.000 (más de 21.000, subsaharianos), y casi cuatrocientas bandas

52
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

organizadas habían sido desarticuladas, según declaraciones del ministro


21
marroquí del Interior .
Tras el torbellino diplomático desatado por unas palabras del
presidente del Cabildo Insular de Fuerteventura, pronunciadas a fines de
diciembre de 2004 y refrendadas por la Asociación de Empresarios de
Hostelería y Turismo de Fuerteventura, que llegó a responsabilizar al Reino
alauí de acontecimientos tan trágicos como las muertes por hipotermia de unos
inmigrantes que viajaban a bordo de pateras, el cónsul general de Marruecos
en Las Palmas, Abderrahmán Leibek, aseguró a La Provincia/Diario de Las
Palmas que su Gobierno “está haciendo todo lo que cabe dentro de sus
posibilidades”, y adujo la dificultad de controlar los siete mil kilómetros de
22
fronteras de Marruecos: 3.500, terrestres, y 3.500 marítimas .
Fuentes del Ministerio del Interior marroquí revelaron a principios de
enero de 2005 que una buena parte de los 40 millones de euros recibidos
recientemente de la Unión Europea se destinarían a reforzar la vigilancia de las
costas del Sahara, para evitar la salida de pateras. Y el propio rey de
Marruecos anunció al Gobierno de Canarias, a mediados de aquel mes, el
refuerzo de la seguridad en las costas del sur del país y en su frontera con
Mauritania, con el envío de 4.000 agentes más a aquella región: una promesa
que se hizo efectiva parcialmente a los pocos días, con el despliegue de cuatro
compañías -cuatrocientos hombres- de la Gendarmería Real en El Aaiún. A
fines de agosto de 2005, el ministro marroquí del Interior cifró en 7.000 los
efectivos del Ejército y de la Gendarmería que vigilaban las costas para
impedir los embarques irregulares de inmigrantes.
Las cifras disponibles avalan esa intensificación de la vigilancia
marroquí sobre los que quieren emigrar clandestinamente a Europa desde el
Reino alauí. Sólo en diez días, entre el 14 y el 25 de julio de 2005, las
autoridades de Marruecos detuvieron en diversas ciudades del país a 586

21
La Provincia/Diario de Las Palmas, 8 de diciembre de 2005.
22
La Provincia/Diario de Las Palmas, 26 y 28 de diciembre de 2004, y 2 de enero de 2005;
Canarias 7, 9 de enero de 2005, y ABC, 26 y 28 de diciembre de 2004. El mismo Leibek
reiteraría afirmaciones semejantes en diciembre de 2006, cuando quiso salir al paso de
los rumores que acusaban a su país de haber entreabierto las fronteras marítimas
durante unas semanas, con objeto de presionar sobre España para lograr una
cooperación económica mayor: ABC, 9 de diciembre de 2006.

53
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

personas, de las que 129 eran marroquíes y el resto, originarias de otros


países. Pero a nadie se oculta que los esfuerzos realizados para combatir las
redes de emigración ilegal necesitan el complemento de otras medidas que
aún no se han adoptado.
La presencia del Ejército y de la Gendarmería marroquí en la costa
que va desde Tarfaya hasta El Aaiún ha provocado el desvío de las pateras a
la zona comprendida entre El Aaiún y Dajla, que también es patrullada por
fuerzas militares. Esta fuerte presión, reforzada por los controles terrestres en
el interior, parece corroborar la decisión de impedir la emigración clandestina
en pateras.
Y, sin embargo, a pesar del optimismo mostrado públicamente por el
delegado del Gobierno en Canarias, la percepción de las autoridades policiales
del Archipiélago sigue traduciendo una fuerte dosis de escepticismo, como se
evidenció a mediados de diciembre de 2004 en una entrevista concedida a la
prensa por Javier Ballesteros López, entonces jefe superior del Cuerpo
23
Nacional de Policía en Canarias . Ese sentimiento es plenamente compartido
por algunos periodistas marroquíes críticos con su Gobierno, como Ali
Lmrabet, que considera imposible detener la inmigración que llega a Canarias
desde Marruecos, tanto por la incapacidad de las autoridades del Reino alauí
para cerrar sus fronteras, como por la escasa colaboración que cabe esperar
de unos gobernantes que son conscientes del peligro que la permanencia de
esas personas en suelo marroquí puede representar para la estabilidad política
del país.
Durante unas jornadas sobre derecho unitario europeo y extranjería
celebradas en Arrecife, en octubre de 2005, Driss Dahak, presidente del
Tribunal Supremo del Reino de Marruecos, aseguró que su país no se hallaba
preparado para controlar los flujos migratorios clandestinos: y eso a pesar de
las 25.000 detenciones de indocumentados practicadas por las autoridades
marroquíes entre enero y septiembre de aquel año. En opinión de aquel
magistrado, el reto de los 3.400 kilómetros de costas y los casi 1.000 de línea
fronteriza con Argelia excede la potencialidad operativa de las fuerzas de

23
La Provincia/Diario de Las Palmas, 14 de diciembre de 2004.

54
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

24
seguridad de Marruecos .
Las declaraciones de Dahak se producían escasamente una semana
después de que el primer ministro marroquí, Driss Jetu, acusara a Argelia y al
Frente Polisario de instrumentalizar la inmigración clandestina con fines
propagandísticos: unas imputaciones con las que el jefe de gobierno de
Marruecos trataba de minimizar el impacto sobre la opinión pública de las
evidencias mostradas por el Polisario en relación con el abandono de más de
noventa inmigrantes subsaharianos, detenidos por las autoridades marroquíes,
en diversos puntos del muro defensivo que separa el territorio marroquí del
25
espacio controlado por el Polisario .
Por unas u otras motivaciones, el hecho incontrovertible es que a las
alturas de 2007 y tras el reforzamiento de la vigilancia en Ceuta y Melilla,
Marruecos se ha convertido en un callejón sin salida para miles de inmigrantes
que, imposibilitados para acceder a aquellas ciudades autónomas, sobreviven
precariamente en poblaciones como Tánger, Rabat o Casablanca, en espera
de allegar recursos con que desplazarse a Mauritania o Senegal e intentar
embarcarse en una patera o un cayuco.
La revisión de las estadísticas de internamientos en El Matorral
durante 2002 y 2003 revela algunas tendencias notables que, indudablemente,
han de ser puestas en relación con las coyunturas socioeconómicas y políticas
de los países de procedencia. Malí y Marruecos copan las primeras posiciones,
con cifras muchísimo más altas que las correspondientes a otras naciones,
hasta el punto de que suman respectivamente durante ese período 4.485 y
4.130 ingresos.
Muchos malíes, conocedores de que pueden evitar el cumplimiento de
las órdenes de expulsión, por falta del pertinente acuerdo de readmisión entre
su país y España, tratan de llegar a países de la Unión Europea previo paso
por Canarias. Las 4.002 órdenes de expulsión de 2003 en la provincia de Las
Palmas, las 3.012 aprehensiones de 2003 (el 32,82% del total) en esa
circunscripción y las 2.656 personas de aquella nacionalidad internadas en El
Matorral a lo largo del mismo año (36,82% del conjunto de ingresos)

24
La Provincia/Diario de Las Palmas, 25 de octubre de 2005.
25
La Provincia/Diario de Las Palmas, 15 de octubre de 2005.

55
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

26
corroboran este aserto .
Además, según consta en un reciente informe de la Gendarmería Real
marroquí, la implicación de ciudadanos de Malí en las rutas ilegales de la
emigración africana viene de lejos: el 23% de los 75 subsaharianos arrestados
por los servicios de seguridad de Marruecos entre 1992 y 1995 eran malíes:
una proporción que subió hasta el 30,12% de los 2.374 subsaharianos
detenidos entre 1996 y 1999.
No es preciso argumentar que esa masiva huida de malíes se vincula
con la posición de Malí en la cabeza de la lista de países más pobres del área.
Según los datos más recientes del Programa de las Naciones Unidas para el
Desarrollo, el 72,8% de su población vive con menos de un dólar diario: una
proporción superior a la de otros países subsaharianos tan deprimidos como
Nigeria (61,4%), Sierra Leona (57%) o Burkina Faso (44,9%). En Malí, que
actualmente ocupa la posición 173 de 177 en el índice de desarrollo humano,
el hambre afecta al 15% de una población de 12,5 millones de personas.
Numerosos súbditos de Gambia y de Guinea Conakry (República de
Guinea) han ingresado clandestinamente en Fuerteventura: en el caso de
Gambia, 478 en 2002 y 688 en 2003; y 304 en 2002 y 337 en 2003, en el de
Guinea Conakry. Y no hay que olvidar que las costas de Guinea Conakry y de
Gambia se han configurado en 2007 como plataformas de salida de cayucos
que se dirigen al Archipiélago canario: de preferencia –y ahí estriba la
novedad- hacia las islas occidentales.
En países como Mauritania y Costa de Marfil se intensificó
notoriamente el flujo de irregulares entre 2002 y 2003, en tanto que remitió,
con diferente intensidad, la llegada de gentes procedentes de Ghana, Guinea
Bissáu, Nigeria, Sudán, Níger, Camerún, Sierra Leona, República del Congo y
Benín durante el mismo período. El agravamiento de la crisis de Sudán se hizo
sentir ya en la detención de casi doscientos irregulares de esa nacionalidad en
las costas de Fuerteventura y Lanzarote desde enero a octubre de 2004, y no
puede descartarse que se alcancen contingentes mayores en los próximos

26
Delegación del Gobierno en Canarias, Subdelegación del Gobierno en Las Palmas,
informe correspondiente al período de 1 de enero a 31 de diciembre de 2003; Boletín
General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 27, 28 de mayo de 2004, y
Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004.

56
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

años.
En fechas muy recientes, y como consecuencia de la vigilancia más
estrecha de las costas mauritanas y senegalesas, Guinea Bissáu y República
de Guinea han empezado a configurarse como países privilegiados por los
organizadores del tráfico clandestino de personas para desarrollar sus
operaciones que, en algunos casos, se extienden a la captación de inmigrantes
clandestinos en países tan distantes como La India y Pakistán.
Malí, alejado del litoral, constituye un enclave donde confluyen
muchas rutas terrestres de la emigración clandestina y donde florecen
actividades como el narcotráfico y el terrorismo, al abrigo de las ventajas que
proporciona un territorio inmenso, con miles de kilómetros fronterizos sin
vigilancia. Consciente el Gobierno español de los riesgos derivados de la
permeabilidad de sus fronteras –limita con Argelia, Mauritania, Senegal,
República de Guinea, Costa de Marfil, Burkina Faso y Níger-, en mayo 2008
ofreció a su homólogo malí la financiación de diecisiete puestos fronterizos y la
formación de sus policías.

Cuadro 9. Africanos ingresados en el Centro de Internamiento de Extranjeros de El


Matorral (Fuerteventura), en 2003
Nacionalidad Total Nacionalidad Total
Malí 2.656 Sierra Leona 21
Marruecos 1.756 R. D. Congo 15
Gambia 688 Senegal 11
Mauritania 506 Benín 9
Guinea Conakry 337 Argelia 7
Ghana 207 Angola 5
Costa de Marfil 186 Tanzania 5
Guinea Bissáu 115 Gabón 2
Nigeria 89 Somalia 2
Liberia 76 Uganda 2
Burkina Faso 55 Burundi 1
Sudán 49 Cabo Verde 1
Níger 46 Guinea Ecuatorial 1
Togo 33 Kenia 1
Camerún 25 Namibia 1
El Chad 22 Túnez 1
TOTAL 6.932
Fuente: Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 27, 28 de mayo de 2004

57
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 10. Africanos ingresados en el Centro de Internamiento de Extranjeros de El


Matorral (Fuerteventura), en 2002
Nacionalidad Total Nacionalidad Total

Marruecos 2.374 Zimbabue 25


Malí 1.829 Benín 23
Ghana 719 Somalia 22
Gambia 478 Alto Volta 8
Sierra Leona 323 El Chad 8
Guinea Conakry 304 Kenia 5
Camerún 220 Malawi 5
Nigeria 211 Uganda 4
Guinea Bissáu 148 Angola 3
R. D. Congo 122 Gabón 3
Mauritania 96 Burundi 1
Sudán 71 Cabo Verde 1
Níger 66 Guinea Ecuatorial 1
Senegal 65 Libia 1
Liberia 54 R. Centroafricana 1
Costa de Marfil 50 Ruanda 1
Argelia 40 Sudáfrica 1
Togo 33 Zambia 1
Burkina Faso 31 TOTAL 7.348
Fuente: Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 27, 28 de mayo de 2004

En contraste con el crecido número de inmigrantes que tratan de


introducirse en Canarias de modo irregular, las cifras de los extranjeros que
pretenden regularizar su situación resultan sensiblemente inferiores. El
conjunto de los no comunitarios que solicitaron esos permisos ante la Dirección
Insular de la Administración General del Estado de Fuerteventura en 2002 y
2003 es relativamente bajo, sobre todo si se tiene en cuenta que quedan
comprendidos ahí tanto africanos como americanos: un dato que se explica por
las derivaciones a centros de internamiento de la Península; por la
continuación del proceso migratorio hacia Europa de muchos de los
interceptados, y por la baja proporción de ciudadanos extranjeros que reúnen
los requisitos que les permitan optar a esa posibilidad. En 2002 se presentaron
2.472 solicitudes, y en 2003, 2.581. Durante el primer trimestre de 2004, el
27
total de estos expedientes fue de 922 .
La tabla que aparece a continuación, que también informa sobre
Lanzarote y Gran Canaria, ayuda a visualizar el número de autorizaciones de
trabajo y de residencia expedidas en Las Palmas a favor de africanos desde
2000, agrupadas según la procedencia geográfica de las personas a las que
fueron concedidas. Se percibe con claridad que son pocos los originarios del
27
Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 27, 28 de mayo de
2004.

58
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

continente africano que obtuvieron esas autorizaciones en la isla majorera a


partir de 2002: 397 este año, 913 en 2003, y 997 durante los nueve meses de
2004 acerca de los cuales se recogieron noticias. El cotejo con las estadísticas
de las otras dos islas orientales correspondientes al mismo período revela que
Fuerteventura ocupa una posición subalterna en las preferencias de la
población africana que decide quedarse a vivir y trabajar en Las Palmas.
Una observación complementaria de las nacionalidades mejor
representadas cuantitativamente constata el predominio grande de los
marroquíes en las tres islas. A una distancia lejana se sitúan los mauritanos.
Otras procedencias nacionales apenas revisten importancia numérica: ni
28
siquiera los senegaleses , que se ven superados en esas cifras por naturales
de otros países, como Argelia, Túnez o Libia, de implantación mucho más débil
en Canarias.

Cuadro 11. Autorizaciones de trabajo y de residencia concedidas a africanos en la


provincia de Las Palmas, por islas, región y nacionalidad, 2000-2004
AÑO
ISLA REGIÓN NACIONALIDAD
2000 2001 2002 2003 2004 (1)
LANZAROTE Magreb Marruecos 1.007 862 407 745 790
Mauritania 179 225 92 148 217
Argelia 12 17 8 7 10
Túnez 1 3 1 0 0
Libia 0 0 0 0 0
Resto de África 161 213 155 139 219
África 1.360 1.320 663 1.039 1.236
FUERTEVENTURA Magreb Marruecos 682 644 214 550 559
Mauritania 96 151 67 182 195
Argelia 14 15 5 19 23
Túnez 2 2 1 3 0
Libia 0 0 0 0 0
Resto de África 168 192 110 159 220
África 962 1.004 397 913 997
GRAN CANARIA Magreb Marruecos 1.385 1.141 474 1.010 1.029
Mauritania 304 265 135 252 276
Argelia 46 45 21 47 41
Túnez 3 0 1 2 1
Libia 1 1 0 0 1
Resto de África 699 572 220 559 510
África 2.438 2.024 851 1.870 1.858
PROVINCIA DE Magreb Marruecos 3.074 2.647 1.095 2.305 2.378
LAS PALMAS Mauritania 579 641 294 582 688
Argelia 72 77 34 73 74
Túnez 6 5 3 5 1
Libia 1 1 0 0 1
Resto de África 1.028 977 485 857 949
África 4.760 4.348 1.911 3.822 4.091
Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004
(1) Hasta 8 de octubre

28
Muchos senegaleses prefieren trabajos por cuenta propia que no demandan
imperativamente la normalización del status de trabajadores y de residentes.

59
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Finalizamos ya este apartado, en el que hemos reflexionado acerca de


la atracción que Canarias ejerce sobre muchos magrebíes y subsaharianos,
que utilizan las islas como primera escala de un peregrinaje en pos de unos
horizontes de trabajo y de prosperidad que les son negados en sus países de
origen. Ante la inexistencia de mecanismos que posibiliten la entrada legal, la
mayoría de esos inmigrantes africanos arriba a las islas orientales en situación
de irregularidad administrativa y sólo con el tiempo, si acaso, logra acceder a
las correspondientes autorizaciones de residencia y de trabajo.
Muy pocos subsaharianos acaban por establecerse de modo
permanente en el Archipiélago. Son más los que prosiguen un largo itinerario
que les conduce en primera instancia a la Península Ibérica, adonde son
derivados por las autoridades policiales para descongestionar la saturación de
los servicios sociales canarios. Una vez en suelo peninsular acometen un
nuevo y complejo proceso migratorio cuyas trayectorias no son todavía
suficientemente conocidas.
Bastantes magrebíes que logran disponer de la documentación que
regula su permanencia en España escogen Canarias como lugar de destino,
aunque haya otras Comunidades Autónomas que reciben flujos migratorios
más copiosos de esos colectivos nacionales.
Unos y otros –subsaharianos y magrebíes- tienden a concentrarse en
determinados municipios isleños, por una multiplicidad de razones, que van
desde las redes sociales y familiares ya trenzadas, integradas por inmigrados
anteriores, hasta la proximidad a las áreas turísticas que reclaman mano de
obra en actividades relacionadas con la construcción o la hostelería. Aunque
trataremos con más detalle de este punto en el capítulo II, al ocuparnos de la
distribución geográfica de la población inmigrante, la reproducción del cuadro
que se inserta abajo facilita un primer acercamiento al tema.
La tabla muestra los diez municipios de la provincia de Las Palmas en
los que se han concedido más autorizaciones de residencia y de trabajo
durante el último quinquenio: tres de Lanzarote (Arrecife, Tías y Yaiza), tres de
Fuerteventura (Pájara, La Oliva y Puerto del Rosario) y cuatro de Gran Canaria
(Las Palmas de Gran Canaria, Santa Lucía de Tirajana, San Bartolomé de
Tirajana y Mogán).
Los resultados de la regularización de 2000 se dejaron sentir de modo

60
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

muy acusado en tres de los cuatro municipios grancanarios que aparecen en


esta relación (Las Palmas de Gran Canaria, Santa Lucía de Tirajana y San
Bartolomé de Tirajana): entre ellos suman el 40,21% del total de las
autorizaciones concedidas en la provincia en el régimen general. También son
muy elevadas las cifras que se registran en dos de los tres lanzaroteños
(Arrecife y Tías).
Puede observarse con carácter general el acusado descenso de 2002,
cuando dejaron de producir efectos las disposiciones extraordinarias de los
años anteriores: un bajón que fue seguido de una fuerte alza al año siguiente
que, en el conjunto provincial, se refleja en un incremento de un 104,40% de
autorizaciones en el régimen general. Sólo en tres municipios se superó ese
altísimo porcentaje: Las Palmas de Gran Canaria (160,69%), Pájara (153,38%)
y Puerto del Rosario (119,18%).

Cuadro 12. Autorizaciones de trabajo y de residencia concedidas a africanos en la


provincia de Las Palmas, por municipios y régimen, 2000-2004
AÑO
MUNICIPIO RÉGIMEN 2004
2000 2001 2002 2003
(1)
Las Palmas de Gran Canaria Comunitario 143 67 52 69 118
General 989 847 318 829 776
Total 1.132 914 370 898 894
Arrecife Comunitario 24 19 9 20 24
General 595 623 310 430 565
Total 619 642 319 450 589
Pájara Comunitario 4 4 1 4 9
General 361 409 163 413 432
Total 365 413 164 417 441
Santa Lucía de Tirajana Comunitario 32 37 19 16 38
General 393 366 172 353 337
Total 425 403 191 369 375
Tías Comunitario 18 11 10 4 13
General 402 341 140 308 296
Total 420 352 150 312 309
San Bartolomé de Tirajana Comunitario 57 34 13 31 33
General 391 316 138 255 262
Total 448 350 151 286 295
La Oliva Comunitario 5 7 1 6 7
General 256 252 92 176 218
Total 261 259 93 182 225
Yaiza Comunitario 3 2 2 2 2
General 167 187 108 167 189
Total 170 189 110 169 191
Puerto del Rosario Comunitario 7 12 4 5 8
General 161 165 73 160 161
Total 168 177 77 165 169
Mogán Comunitario 20 25 4 10 6
General 221 166 61 116 145
Total 241 191 65 126 151
PROVINCIA LAS PALMAS Comunitario 351 242 138 198 300
General 4.409 4.106 1.773 3.624 3.791
TOTAL 4.760 4.348 1.911 3.822 4.091
Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004
(1) Hasta 8 de octubre

61
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

C. LA PROFUNDA CRISIS DE LOS ESTADOS EN EL MUNDO AFRICANO

Resulta imposible explicar la presencia masiva en Canarias de inmigrantes


procedentes del occidente de África sin reflexionar acerca de la crisis que
envuelve a los países de este continente, causa de una debilidad tan extrema
que justifica el término de Estados “fallidos” que algunos tratadistas han
utilizado para referirse a esas entidades políticas, erosionadas en su
soberanía, convertidas en simples estructuras administrativas de opresión y
represión, fracasadas en sus objetivos de desarrollo económico y de
construcción nacional, incapaces de satisfacer las necesidades y las
aspiraciones de la población que vive dentro de sus fronteras, y desbordadas
por el doble reto a que han debido enfrentarse en los últimos tiempos: su
incorporación a un marco económico ultraliberal globalizado y la improvisación
de unas estructuras democráticas para satisfacer las exigencias de las
29
entidades concesionarias de préstamos .
La debilidad de la institución estatal en África se funda en su carácter
exótico e impuesto desde arriba y en que continúa presentándose como la
continuación del Estado colonial, el serkali, autoritario y explotador, sustentado
en valores no democráticos, insensible ante los derechos humanos e inhábil
para el desarrollo. Resulta, pues, lógico, que los ciudadanos de esos países no
se reconozcan representados por los órganos y las instituciones estatales: no
sólo porque las etnias constituyen su primera identidad, sino también porque
deploran el liderazgo irresponsable, la corrupción sistemática, la inoperancia
del sector público, la mala gestión económica, la destrucción de los
ecosistemas, la violación flagrante de los derechos humanos, la tiranía y el
vandalismo militar, compañeros aparentemente inseparables de esos Estados
30
nacionales invertebrados .

29
Kabunda, Mbuji, “Estado y ciudadanía en África en la era de la globalización”, II
Jornadas Internacionales de Reflexión Crítica sobre Globalización, Las Palmas de Gran
Canaria, 24 a 27 de noviembre de 2003, y Franklin Tavares, Pierre, “¿Por qué tantos
golpes de Estado en África?”, Le Monde diplomatique, Edición Cono Sur, Informe Dipló
II (http://www.eldiplo.org/semanalesAnt.php3?numero=57).
30
Kabunda, Mbuji, “Estado y ciudadanía en África en la era de la globalización”, y
Mbembe, A., “Des rapports entre la rareté matérielle et la démocratie en Afrique
subsaharienne”, Sociétés Africaines et Diaspora, núm. 1, marzo de 1996, pp. 22-23.

62
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Los resultados incluidos en el Índice de Percepciones de Corrupción


2003 (IPC) que, desde 1995, confecciona anualmente Transparency
International corroboran que esa plaga campa a sus anchas en el continente
africano. El índice, que refleja los niveles percibidos de corrupción entre
políticos y funcionarios de ciento treinta y tres países, muestra que, en el
contexto mundial, siete de cada diez países obtuvieron un resultado menor de
cinco sobre una puntuación máxima de diez.
Nueve de cada diez países en vías de desarrollo alcanzaron
puntuaciones inferiores a cinco, y cinco de cada diez países en vías de
desarrollo obtuvieron menos de tres puntos sobre diez, lo que revela un alto
nivel de corrupción. Ésta se percibe como un factor dominante en algunos
Estados africanos, como Nigeria, Camerún, Angola o Kenia, que registran una
puntuación inferior a dos. Apenas sobrepasan este nivel Libia, Costa de Marfil,
Uganda, Sierra Leona y República del Congo.
La recomendación de Peter Eigen, presidente de Transparency
International, es que los países con un alto nivel de corrupción no deberían ser
penalizados, puesto que necesitan urgentemente de apoyo. Sin embargo, el
responsable de esta Organización No Gubernamental considera imperativo
que los países desarrollados hagan respetar las convenciones internacionales
para combatir el soborno por parte de las compañías multinacionales, y que las
empresas privadas cumplan sus obligaciones ante la Convención Antisoborno
de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

63
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 13. Índice de Percepción de Corrupción (IPC) 2003, Transparency


International
Puntuación IPC Encuestas Desviación Rango
País
2003 utilizadas estándar alto-bajo
Botswana 5.7 6 0.9 4.7 - 7.3
Túnez 4.9 6 0.7 3.6 - 5.6
Namibia 4.7 6 1.3 3.6 - 6.6
Sudáfrica 4.4 12 0.6 3.6 - 5.5
Egipto 3.3 9 1.3 1.8 - 5.3
Ghana 3.3 6 0.9 2.7 - 5.0
Marruecos 3.3 5 1.3 2.4 - 5.5
Senegal 3.2 6 1.2 2.2 - 5.5
Malí 3.0 3 1.8 1.4 - 5.0
Malawi 2.8 4 1.2 2.0 - 4.4
Mozambique 2.7 5 0.7 2.0 - 3.6
Argelia 2.6 4 0.5 2.0 - 3.0
Madagascar 2.6 3 1.8 1.2 - 4.7
Etiopía 2.5 5 0.8 1.5 - 3.6
Gambia 2.5 4 0.9 1.5 - 3.6
Tanzania 2.5 6 0.6 2.0 - 3.3
Zambia 2.5 5 0.6 2.0 - 3.3
Sudán 2.3 4 0.3 2.0 - 2.7
Zimbabue 2.3 7 0.3 2.0 - 2.7
Congo, República del 2.2 3 0.5 2.0 - 2.8
Sierra Leona 2.2 3 0.5 2.0 - 2.8
Uganda 2.2 6 0.7 1.8 - 3.5
Costa de Marfil 2.1 5 0.5 1.5 - 2.7
Libia 2.1 3 0.5 1.7 - 2.7
Kenia 1.9 7 0.3 1.5 - 2.4
Angola 1.8 3 0.3 1.4 - 2.0
Camerún 1.8 5 0.2 1.4 - 2.0
Nigeria 1.4 9 0.4 0.9 - 2.0

Notas explicativas
Puede encontrarse una descripción más detallada de la metodología del IPC 2003 en http://www.transparency.org/cpi/
index.html#cpi, o en http://www.gwdg.de/~uwv

Puntuación del IPC 2003


Se refiere a percepciones acerca del grado de corrupción desde el punto de vista de empresarios, académicos y
analistas de riesgo, y se extiende de 10 (altamente limpio) a 0 (altamente corrupto)
Encuestas utilizadas
Sirvieron para valorar el comportamiento de un país. Se usaron en total diecisiete encuestas realizadas por trece
instituciones independientes. Se requerían al menos tres encuestas para que un país pudiera ser incluido en el IPC
Desviación estándar
Indica diferencias en los valores de las fuentes: cuanto mayor es la desviación estándar, tanto mayores son las
diferencias de las percepciones de un país entre las fuentes
Rango alto-bajo
Muestra los valores más altos y más bajos de las diferentes fuentes

Poco variaron las cosas en los años sucesivos, como se desprende


del siguiente cuadro:

64
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 14. Índice de Percepción de Corrupción (IPC) 2007, Transparency


Internacional
Rango de Encuestas
Puntuación Posición en Posición Confiabilidad utilizadas
País IPC 2007 (*) África General (**) (***)
Botsuana 5.4 1 38 4.8 - 6.1 7
Sudáfrica 5.1 2 43 4.9 - 5.5 9
Cabo Verde 4.9 3 49 3.4 - 5.5 3
Mauricio 4.7 4 53 4.1 - 5.7 6
Namibia 4.5 5 57 3.9 - 5.2 7
Seychelles 4.5 5 57 2.9 - 5.7 4
Túnez 4.2 7 61 3.4 - 4.8 6
Ghana 3.7 8 69 3.5 - 3.9 7
Senegal 3.6 9 71 3.2 - 4.2 7
Marruecos 3.5 10 72 3.0 - 4.2 7
Gabón 3.3 11 84 3.0 - 3.5 5
Suazilandia 3.3 11 84 2.6 - 4.2 5
Lesotho 3.3 11 84 3.1 - 3.5 6
Madagascar 3.2 14 94 2.5 - 3.9 7
Tanzania 3.2 14 94 2.9 - 3.4 8
Argelia 3.0 16 99 2.7 - 3.2 6
Yibuti 2.9 17 105 2.2 - 3.4 3
Burkina Faso 2.9 17 105 2.6 - 3.4 7
Egipto 2.9 17 105 2.6 - 3.3 7
Eritrea 2.8 20 111 2.1 - 3.5 5
Ruanda 2.8 20 111 2.3 - 3.3 5
Mozambique 2.8 20 111 2.5 - 3.1 8
Uganda 2.8 20 111 2.5 - 3.0 8
Malí 2.7 24 118 2.4 - 3.0 8
Malawi 2.7 24 118 2.4 - 3.0 8
Santo Tomé y Príncipe 2.7 24 118 2.4 - 3.0 3
Benin 2.7 24 118 2.3 - 3.2 7
Zambia 2.6 28 123 2.3 - 2.9 8
Comoras 2.6 28 123 2.2 - 3.0 3
Mauritania 2.6 28 123 2.0 - 3.3 6
Níger 2.6 28 123 2.3 - 2.9 7
Burundi 2.5 32 131 2.0 - 3.0 7
Libia 2.5 32 131 2.1 - 2.6 4
Etiopía 2.4 34 138 2.1 - 2.7 8
Camerún 2.4 34 138 2.1 - 2.7 8
Gambia 2.3 36 143 2.0 - 2.6 6
Togo 2.3 36 143 1.9 - 2.8 5
Angola 2.2 38 147 1.8 - 2.4 7
Nigeria 2.2 38 147 2.0 - 2.4 8
Guinea-Bissáu 2.2 38 147 2.0 - 2.3 3
Sierra Leona 2.1 41 150 2.0 - 2.2 5
Zimbabue 2.1 41 150 1.8 - 2.4 8
Costa de Marfil 2.1 41 150 1.7 - 2.6 6
Liberia 2.1 41 150 1.8 - 2.4 4
República del Congo 2.1 41 150 2.0 - 2.2 6
Kenia 2.1 41 150 1.9 - 2.3 8
República Centroafricana 2.0 47 162 1.8 - 2.3 5
Guinea Ecuatorial 1.9 48 168 1.7 - 2.0 4
Guinea 1.9 48 168 1.4 - 2.6 6
República Democrática del Congo 1.9 48 168 1.8 - 2.1 6
Sudán 1.8 51 172 1.6 - 1.9 6
Chad 1.8 51 172 1.7 - 1.9 7
Somalia 1.4 53 179 1.1 - 1.7 4
NOTAS:
(*) Puntuación IPC: Corresponde a las percepciones del grado de corrupción según la ven los empresarios y los analistas de cada país.
Va de 10 (altamente transparente) a 0 (altamente corrupto).
(**) Rango de confiabilidad: Proporciona un rango de valores posibles de la puntuación del IPC. Esto refleja cómo la puntuación del
país puede variar, según la precisión de la medición. Nominalmente, con un 5 por ciento de probabilidad, la puntuación se sitúa por
encima de este rango, y, con otro 5 por ciento, por debajo. Sin embargo, especialmente cuando sólo se dispone de unas cuantas
fuentes, una estimación imparcial de la probabilidad de cobertura media es inferior al valor nominal del 90%.
(***) Encuestas utilizadas: Hace referencia al número de encuestas que intervinieron en la evaluación del país. Se aplicaron 12
encuestas y evaluaciones de expertos y se requería un mínimo de 3 para que un país pudiera incluirse en el IPC

65
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

No ha prestigiado a esos Estados africanos de nuevo cuño el tránsito


de los modelos de desarrollo populistas, lamentablemente fracasados, a los
programas neoliberales de ajuste estructural que, en nombre de las leyes del
mercado, han entregado los recursos naturales y las fuentes de riqueza en
manos de unos pocos y han cegado las perspectivas de progreso, al provocar
la superposición de la crisis social a la económica, con la trágica consecuencia
31
de la desconexión entre los ciudadanos y el Estado .
Senegal ofrece a este propósito un ejemplo paradigmático, tras el
acceso al poder en 2000 del Partido Democrático de Abdoulaye Wade, de
acentuada orientación liberal, en clara rectificación de la trayectoria seguida
por los anteriores ejecutivos socialistas. La compleja renegociación de las
condiciones de privatización de la Compañía Nacional de Electricidad por el
Gobierno senegalés ejemplifica la dificultad del paso de un modelo a otro de
Estado.

Mapa 5. Senegal

SENEGAL

El fantasma de las guerras civiles y de los conflictos étnicos y tribales


que asolan el continente, avivados por la competencia brutal para apoderarse
de los pocos recursos disponibles, propicia el reforzamiento de los señores de

31
Kabunda, Mbuji, “Estado y ciudadanía en África en la era de la globalización”.

66
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

la guerra –depredadores aliados a los traficantes de armas y de drogas, a los


bancos y a las multinacionales- y priva a los habitantes de los Estados
africanos de cualquier perspectiva de progreso, al eliminar la más remota
confianza en que las instituciones, deslegitimadas, puedan reportar algún
servicio útil.
La situación no ha hecho sino deteriorarse con el paso del tiempo,
como se deduce de la consulta del Informe Mundial sobre el Desarrollo
Humano de 1997 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo,
donde se ponía de manifiesto que treinta y tres de los países más pobres del
mundo pertenecían al África subsahariana, y que el 45% de la población de la
zona -unos 290 millones de un total de más de 590 millones de habitantes-
padecía pobreza severa. La década de los noventa, durante la cual muchos
países africanos se abrieron a la democratización, fue también una época de
matanzas, con episodios tan dramáticos como los de Ruanda, República
Democrática del Congo, Sierra leona o Liberia.
El Informe sobre el Desarrollo Humano correspondiente a 2004 indica
que entre los veintisiete países considerados de máxima prioridad, porque la
falta de avances en el desarrollo se conjuga con niveles iniciales en extremo
bajos, veintiuno pertenecen a la región subsahariana de África. Y el deterioro
del continente se agudiza un año después, a la vista del informe
correspondiente a 2005: veinticuatro de los veinticinco países del mundo con
menor desarrollo humano se encuentran en África.
Al menos ha disminuido el número de enfrentamientos bélicos en el
área, aunque quedan algunos pendientes de solución y se ha ensombrecido el
panorama político de algunos países, como es el caso mencionado arriba de
Mauritania. La paz que aparentemente reina en la región es sumamente frágil y
se ve intimidada por el riesgo de que Al Qaeda decida extender sus acciones
al Magreb occidental. Precisamente la cercanía de esa amenaza fue
determinante para la suspensión de la prueba automovilística París-Dakar de
2007.
La ingente cantidad de afectados por la extrema pobreza y la relativa
cercanía de esos países a prósperos territorios pertenecientes a Estados
europeos confieren especial dramatismo a las condiciones de vida que sufren
los habitantes de esta parte de la Tierra, sumidos en un olvido aún mayor

67
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

desde que los atentados de 11 de septiembre de 2001 atrajeron la atención de


las grandes potencias hacia otras áreas estratégicas.
Las personas que vivían en el área subsahariana con menos de un
dólar al día pasaron de 179 millones a principios de los años ochenta a 217,2
millones en 1987 (46,6% de la población regional), y a 243,3 millones en 1990
(47,7% de los habitantes), para alcanzar los 291 millones en 1998 (43,6% de
los moradores de la zona) y los 323 en 2000. En consecuencia, países como
Níger, Sierra Leona, Burkina Faso o Nigeria se hallan hoy en condiciones
económicas más precarias que las que presentaban hace dos decenios, y los
tres primeros lideran la lista de países del mundo con menor índice de
desarrollo humano correspondiente a 2005. Entre los veinte países que
experimentaron una caída en el desarrollo humano entre 1990 y 2002
encontramos cuatro del espacio subsahariano: Camerún, Congo, República
Democrática del Congo, Congo y Costa de Marfil.
El deterioro iniciado en los años ochenta afectó simultáneamente tanto
a los países que habían emprendido los ajustes estructurales fijados por el
Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional como a los que no los
acometieron. Gabón, Nigeria y Costa de Marfil experimentaron durante esos
años dramáticos ascensos de los niveles de pobreza: no cabe duda de que la
arribada de gaboneses a Canarias durante esa época guarda estrecha relación
con la grave crisis económica que sacudía entonces su territorio y que culminó,
en 1990, con el semifallido levantamiento de los estudiantes y los trabajadores
industriales contra el régimen dictatorial y unipartidista del pro francés Omar
Bongo, todavía aferrado al poder en 2007.
No hubo indicios de mejoría durante la siguiente década, como se
refleja en el Informe Mundial sobre el Desarrollo Humano de 1997 del
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, que cifra en torno a los
cuarenta años la esperanza media de vida al nacer del 32% de la población del
área. Al término de 1999 la esperanza media de vida era de cincuenta y dos
años para el conjunto de los habitantes del África subsahariana: veinticinco
menos que la media registrada en la mayoría de los países desarrollados. En
2002 apenas sobrepasaba los cuarenta y seis, lo que confirma que no sólo no
se producen avances en el área de la salud, sino que asistimos a una
regresión. Si a esto se añade que veintinueve países de un total de cincuenta y

68
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

tres no alcanzan dicha media, hay que concluir que el cuadro es desolador.
Por eso conmueven algunos testimonios de inmigrantes subsaharianos que,
tras su llegada a Canarias, han declarado que su mayor ilusión en esta vida
sería poder alcanzar los cincuenta años de edad.

Cuadro 15. África: población, densidad y esperanza de vida en 2003


Países Población (en millones) Densidad Esperanza de vida

Angola 14,2 11 47
Argelia 31 13 71
Benín 7 60 53
Botswana 2 3 39
Burkina Faso 12 43 44
Burundi 7 275 42
Cabo Verde 0,458 109 69
Camerún 18 33 49
El Chad 8 6 48
R. D. Congo 3 9 51
Costa de Marfil 17 53 46
Egipto 66 67 68
Eritrea 4 43 51
Etiopía 67 67 42
Gabón 1,291 5 53
Gambia 1,376 115 53
Ghana 20 88 56
República de Guinea 8 32 46
Guinea Ecuatorial 0,481 16 51
Guinea Bissáu 1,253 33 45
I. Mayotte 0,145 388
Liberia 3,295 28 47
Libia 5,534 3 72
Madagascar 16 28 55
Malawi 11 114 38
Malí 11 9 41
Marruecos 30 66 68
Mauricio 1,212 581 72
Mauritania 3 3 51
Kenia 31 55 46
Lesotho 2 69 43
Mozambique 18 24 42
Namibia 2 2 44
Níger 12 9 46
Nigeria 133 146 46
R. Centroafricana 4 6 43
R. D. Congo 54 24 45
Ruanda 8 331 40
Santo Tomé y Príncipe 0,154 154 65
Senegal 10 52 52
Seychelles 0,084 181 73
Sierra Leona 5 73 57
Somalia 9,391 14 47
Suazilandia 1,088 60 45
Sudán 32,365 12 58
R. Sudafricana 44 36 47
Tanzania 35 40 44
Togo 5 8 49
Túnez 10 63 52
Uganda 23 119 43
Yibuti 0,657 27 45
Zambia 10 14 37
Zimbabue 13 34 39
TO TOTAL 832,984 49,35
Fuentes: Atlas del Banco Mundial 2003, Informe sobre el desarrollo mundial 2004, Atlaseco 2004, Anuario El País
2004. Elaboración propia

69
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Ya en 2005 todavía es perceptible el descenso de la esperanza de


vida respecto a los niveles de dos años atrás en países como Angola,
República Centroafricana, Bostwana o Zimbabue. El caso de la antigua colonia
portuguesa reviste un dramatismo especial, por la intensidad del bajón
experimentado (de cuarenta y siete años se ha pasado a cuarenta y uno) y
porque, a diferencia de los otros países mencionados, no registra cifras
excesivamente altas de enfermos de sida ni padece enfrentamientos étnicos ni
religiosos, ni guerras civiles ni represión de las disidencias políticas, al menos
en el plano formal, como parece indicar la celebración de comicios legislativos
en septiembre de 2008, los primeros después de dieciséis años. De forma
aparentemente contradictoria, el cese de conflictos internos ha coincidido con
una alarmante disminución de la esperanza de vida de los habitantes de
Angola, que va unida además al ascenso del país a la categoría de mayor
productor de petróleo de África: la clave de esas paradojas estriba en la
corrupción generalizada que se asocia al régimen de partido único que durante
casi tres décadas ha permitido acaparar el poder al corrupto Movimiento
Popular de Liberación de Angola. También resulta incongruente que uno de los
países con mayores tasas de crecimiento económico del mundo (casi un 22%
anual), y donde la industria del diamante genera unos fabulosos ingresos,
ocupe uno de los últimos lugares en el índice de desarrollo humano.
El contenido del informe anual de Naciones Unidas sobre el Estado
Mundial de la Infancia 2005 corrobora el agravamiento de la situación: la
esperanza de vida al nacer de los casi 670 millones de subsaharianos
desciende a cuarenta y seis años, diecisiete menos que la del conjunto
mundial (sesenta y tres). La tasa de mortalidad infantil en la región (104 por
mil) casi duplica la mundial (54 por mil), y se contabilizan cerca de dos millones
de niños subsaharianos contagiados por el sida.
El informe de UNICEF correspondiente a 2007 registró una modesta
reducción en la tasa de mortalidad infantil del continente africano, a pesar de lo
cual se registraron 14.000 muertes diarias a lo largo de 2006. El horizonte se
vislumbra aún sombrío: en el África subsahariana se encuentran nueve de los
países con tasas más altas de mortalidad infantil del mundo, con repuntes
máximos en Sierra Leona y Angola, donde se alcanzan los peores registros
(270 y 260 por mil, respectivamente). Y, por lo que se refiere a la región del

70
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Sahel, las previsiones del informe apuntaban a que 1,4 millones de niños
menores de años sufrirían desnutrición aguda en 2008 (de ellos, más de
380.000 padecerían desnutrición aguda grave).
El panorama descrito, que ciertamente no da pie al optimismo, se
oscurece aún más si se considera que ha disminuido de forma relevante
durante los años noventa la ayuda oficial que el conjunto de los países de la
Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos destina al
desarrollo, al pasar del 0,36 al 0,24% del Producto Nacional Bruto.
De otra parte, Europa, Estados Unidos y, en general, los países ricos
mantienen barreras comerciales frente a los productos procedentes de
regiones menos desarrolladas, a pesar de que esas compras representan una
cuota marginal en el conjunto de sus importaciones. El estancamiento en las
últimas rondas de las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio
(Cancún, 2003), en pos de una mayor liberalización de las relaciones
mercantiles, no vaticina cambios positivos a medio plazo. Mientras que los
países desarrollados cierran los circuitos comerciales a la producción del
Tercer Mundo, los mercados africanos se ven inundados de productos
excedentarios subvencionados (dumping) a bajos precios que terminan por
arruinar las producciones locales, ante la imposibilidad de competir con
aquéllos.
Hasta 1999, las economías de los Estados subsaharianos crecieron a
un ritmo medio de 2,5% anual, cuando en realidad se necesita un crecimiento
sostenido de 7% anual durante quince años, como mínimo, si se quiere acortar
las distancias con los países desarrollados. Las previsiones del Fondo
Monetario Internacional para los próximos años apuntan a que el crecimiento
económico de esa área se situará por debajo de las necesidades reales:

Cuadro 16. Crecimiento de la producción mundial y previsiones, 2002-


2005 (%)
2002 2003 2004 2005
Todo el mundo 3 3,9 4,6 4,4
África 3 4,1 4,2 5,4
África subsahariana 3 3,5 4,2 5,7

Fuentes: Fondo Monetario Internacional, Perspectivas de la economía mundial, septiembre de 2003, y Previsiones
del Fondo Monetario Internacional, primavera de 2004

71
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Se entiende que la única y remota esperanza de un futuro mejor se


deposite en la aventura de una emigración a Europa que, en no pocos casos,
se sirve de Canarias como puente para un destino más remoto. Así lo consigna
el Estudio del Diputado del Común sobre la inmigración irregular proveniente
del Magreb y el África subsahariana en la provincia de Las Palmas, donde se
contrapone la preferencia de los subsaharianos por el continente europeo a la
predilección por el Archipiélago Canario de los marroquíes y saharauis,
atraídos quizá por las relaciones históricas de vecindad y por la similitud de
32
clima, entre otros factores .
Los autores del estudio remiten a las noticias sobre el Centro de
Acogida Temporal para Refugiados de Vecindario que se contienen en la
memoria de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR): terminada
la estancia en aquel centro, señalan, los subsaharianos se inclinan por
abandonar Canarias y establecer su residencia en la Península Ibérica, sobre
todo en las Comunidades Autónomas de Andalucía y Cataluña, en contraste
con los residentes de origen saharaui, que suelen dirigirse a las islas menores
de Lanzarote y Fuerteventura en busca de trabajo en los sectores agrícola y
33
hotelero .
Ese mismo diagnóstico ha sido expuesto en el informe de 2002 del
Consejo Económico y Social de Canarias: para muchos migrantes, el
Archipiélago es sólo “espacio de tránsito entre los territorios emisores y los
lugares de destino deseados, itinerario que muchas veces se quiebra por las
dificultades de movilidad que existen entre las Islas y el continente europeo,
34
sobre todo para las personas que permanecen en situación irregular” .
El recrudecimiento de conflictos internos y de persecuciones políticas
en naciones como Marruecos, Mauritania, Senegal, Sierra Leona, Liberia,
Costa de Marfil, Nigeria, Guinea Ecuatorial, Guinea Bissáu, Burkina Faso… se

32
Diputado del Común, Estudio sobre la inmigración irregular proveniente del Magreb y el
África subsahariana en la provincia de Las Palmas, Santa Cruz de La Palma, junio de
2001, p. 91.
33
Ibidem, p. 122. Un informe del Gobierno de Canarias de octubre de 1999, acerca de la
presencia de extranjeros irregulares en la Comunidad Autónoma, señalaba ya que el
Archipiélago no era el destino final de los irregulares, sino mero lugar de paso.
34
Consejo Económico y Social de Canarias, Informe anual 2002 del CES sobre la
situación económica, social y laboral de Canarias durante el año 2001, capítulo 12,
Geodemografía, p. 9.

72
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

ha traducido de modo inmediato en la arribada al Archipiélago de muchas


35
personas procedentes de esos países –jóvenes adultos en su mayoría - en
pos de un porvenir que, aunque incierto, promete más que el agobiante y
peligroso presente. No es casual que 313 de las 366 solicitudes de asilo que,
según la Memoria estadística de la Oficina de Asilo y Refugio, se presentaron
en Canarias durante 2006 se distribuyan entre Marruecos (247) y Costa de
Marfil (66).
Ya se han hecho presentes en Canarias los efectos de la gravísima
crisis humanitaria que atraviesa Sudán desde hace pocos años, como lo
constatan las 102 devoluciones dictadas en los primeros nueve meses de 2004
por el Director Insular de Fuerteventura, o las casi doscientas aprehensiones
de sudaneses que fueron detenidos a bordo de pateras en las islas de
Fuerteventura y Lanzarote entre enero y octubre de 2004. Aunque remitieron
esas cifras en los años siguientes, la detención de 34 sudaneses en las islas
orientales a lo largo de 2007 revela que también a Canarias sigue llegando la
36
desbandada de ciudadanos de aquel país .
No pocos de los senegaleses que abandonan su patria adoptaron esa
decisión por la inseguridad que se vive desde 1982 en el sur del país –en la
fértil y rica región de Casamance, encajada entre Gambia y Guinea Bissáu-, a
causa de la lucha armada entre el ejército senegalés y grupos armados
independentistas alentados por Guinea Bissáu. En la base de esos
enfrentamientos se halla la presencia en esa zona de la etnia dyola, reacia
37
siempre a la adopción del Islam imperante en el resto del Estado . El acuerdo
alcanzado el 30 de diciembre de 2004 entre representantes del Gobierno de
Senegal y de los rebeldes permite abrigar esperanzas sobre el retorno estable

35
Si tomamos como referencia la tabla de residentes extranjeros según Comunidad
Autónoma y provincia, por grupos de edad, del Anuario Estadístico de Extranjería 2002,
advertiremos que la media de edad de esas personas en Canarias es de 39 años, y que
58.059 de los 92.149 extranjeros registrados como residentes en el Archipiélago a 31 de
diciembre de 2002 pertenecían a los grupos de edad comprendidos entre los 25 y los 54
años. Sin embargo, son muchas las Comunidades Autónomas que aportan medias de
edad inferiores: entre ellas, Cataluña, Madrid y Murcia, que acogen importantes
contingentes de inmigrantes.
36
Informe de la Subdelegación del Gobierno en Las Palmas sobre llegada de inmigrantes
no habilitados correspondiente al período 1 de enero a 31 de diciembre de 2007.
37
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, p. 74.

73
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

de la paz a la región y el cierre de un doloroso y prolongado episodio de la


historia de Senegal.
Pero el factor decisivo que explica la salida del país de muchos
habitantes de Casamance es, sin duda alguna, el afán por mejorar una
situación económica que resulta asfixiante para los pobladores de una región
olvidada por las autoridades, escasamente dotada de infraestructuras y
marginada en el reparto de la ayuda económica y alimentaria.
Guinea Bissáu, la antigua colonia portuguesa encajada entre Senegal
y la República de Guinea, se ha convertido en punto privilegiado de salida de
cayucos, por la falta de vigilancia fronteriza y por la extrema pobreza del país.
Su población, estimada en torno al millón y medio de personas, se resiente de
una grave carestía económica –según Naciones Unidas, es uno de los cinco
países más pobres del mundo-, que no puede sino dar alas a la emigración
clandestina.

Mapa 6. Guinea Bissáu

Persiste una situación muy difícil en Sierra Leona, donde las víctimas
civiles acumuladas por la espiral bélica que empezó en 1991 -inducida por el
estallido de la guerra civil en Liberia, en diciembre de 1989- superan la trágica
cifra de diez mil, y donde la mitad de la población del país ha debido
abandonar sus hogares en busca de comarcas más seguras, sin que la

74
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

interposición de tropas nigerianas de la ONU para supervisar los acuerdos de


paz, en 1998, lograra detener la escalada de violencia.
Sólo a partir de enero de 2002 empezó a vislumbrarse el cese de las
hostilidades, con el desarme de 45.000 ex combatientes y la constitución de un
tribunal especial de Naciones Unidas para juzgar los crímenes de guerra
cometidos desde la firma del tratado de paz de Abiyán, a finales de noviembre
de 1996, entre el presidente Ahmed Tejan Kabbah y el dirigente del Frente
Unido Revolucionario, Foday Sankoh.
La posición de Sierra Leona en el último lugar del índice de desarrollo
humano de 2003 y 2004 no es sino la constatación del trágico balance de un
conflicto civil que ha sumido a ese país en el fondo del subdesarrollo y de la
38 39
pobreza . En 2006 cedió ese dudoso privilegio a Níger . Un año después,
Sierra Leona lideraba las tasas de mortalidad infantil, con 270 muertes cada
mil nacimientos.

Mapa 7. Sierra Leona

SIERRA LEONA

38
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Informe sobre Desarrollo Humano,
2003 y 2004.
39
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Informe sobre Desarrollo Humano,
2006.

75
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Liberia se adentró en la guerra civil en 1989 y todavía entrado el siglo


XXI no se recuperaba de las heridas, a pesar del pacto suscrito en agosto de
2003, en virtud del cual abandonó el poder y marchó al exilio el presidente
Charles Taylor. Un informe de Naciones Unidas de fines de ese último año
asumió las denuncias de las organizaciones no gubernamentales sobre la
responsabilidad de los industriales de la madera en el caos que aún entonces
imperaba en el país.
En abril de 2004 se esforzaba la misión de la ONU desplazada a la
región por lograr el desarme de 45.000 combatientes de los principales grupos
rebeldes -Liberianos Unidos por la Reconciliación y la Democracia (LURD) y
Movimiento por la Democracia en Liberia (MODEL)- y de las fuerzas que
seguían sosteniendo a Taylor. Por entonces eran más de 300.000 los
liberianos refugiados en los países vecinos de la costa atlántica de África. Sólo
las elecciones de 2005, de las que trataremos enseguida, abrieron paso a la
reconciliación nacional.
Resultan incalculables los daños acumulados desde que Charles
Taylor, acompañado de una treintena de hombres armados, ingresara en
territorio liberiano en la Navidad de 1989, a través de la frontera de Costa de
Marfil, para tratar de deponer a Samuel Doe que, llegado al poder en 1980 por
medio de un golpe de estado, había logrado mantener durante casi una
década un régimen dictatorial, toscamente enmascarado como democrático en
las elecciones amañadas de 1985, gracias al apoyo de Estados Unidos.
La revuelta de Taylor desencadenó un conflicto civil de seis años,
interrumpido por un alto el fuego en 1996 y unas elecciones al año siguiente,
que confirieron el poder a Charles Taylor. Enseguida se reanudó la violencia,
que provocaría unos cien mil muertos, que se suman a los dos cientos mil
acumulados entre 1989 y 1996: una cifra escalofriante, que ha diezmado la
población de un país que hoy sólo cuenta con tres millones de habitantes.
El acceso a la Presidencia de la República en noviembre de 2005 de
Ellen Johnson-Sirleaf, economista formada en Colorado y Harvard, después de
unos competidos comicios en las que obtuvo una ajustada victoria en la
segunda vuelta sobre el ex futbolista George Weah, el candidato preferido por
los jóvenes soldados desmovilizados tras el cese de hostilidades, permite
abrigar esperanzas en el advenimiento de una época de estabilidad. En efecto,

76
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Johnson-Sirleaf no sólo atesora una interesante trayectoria profesional sino


que también posee una valiosa experiencia política, adquirida durante los
mandatos de Tumban y Tolbert, de cuyo Gobierno formó parte como ministra
de Finanzas.

Mapa 8. Liberia

LIBERIA

Aunque Ghana pase por ser una de las naciones más estables de la
zona en su reciente trayectoria política y en su organización económica,
centrada en la agricultura, también ha padecido sangrientos enfrentamientos
étnicos como los que en febrero de 1994 asolaron el noreste del país, que
costaron la vida a más de mil personas y provocaron el desplazamiento de
otras ciento cincuenta mil. Los gobiernos civiles que se han sucedido desde
1992 han adoptado programas de ajustes estructurales que el Fondo
Monetario Internacional ha recomendado como modelos para países en
desarrollo, pero no se han librado de acusaciones de mala gestión y de
corrupción.

77
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Mapa 9. Ghana

GHANA

Togo atraviesa una delicada situación por las luchas políticas internas,
recrudecidas tras las últimas elecciones presidenciales, de abril de 2005, que
dieron una muy discutible victoria a Ñasingbe, hijo del que fuera presidente del
país durante treinta y ocho años. La denuncia de un fraude electoral masivo y
las irregulares actuaciones de los militares, que aterrorizan barrios populares y
protagonizan violentos asaltos, han aconsejado a muchos togoleses la huida
del país hacia los vecinos Benín y Ghana.

78
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Mapa 10. Togo

TOGO

Los dieciséis años de dictadura militar a los que puso término en


Nigeria la Constitución de mayo de 1999 siguen dificultando los esfuerzos de
un gobierno civil enfrentado a la ardua tarea de reconstruir una economía
basada en el petróleo y ahogada por la corrupción y las deficiencias de
gestión.
Persisten, además, las tensiones étnicas y religiosas: no sólo porque
perdura vivo el recuerdo del fallido y sangriento intento secesionista de Biafra
de 1967 a 1970, que causó al menos un millón de víctimas, sino porque

79
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

episodios recientes, como los más de seiscientos musulmanes que murieron


en Yelwa a principios de mayo de 2004 a manos de una milicia cristiana de
etnia tarok, y los casi trescientos asesinados días después como reacción a la
matanza, testimonian la pervivencia de una conflictividad incontrolada.
No obstante, en el plano político formal parece que se vislumbra un
futuro alentador tras las elecciones de abril de 2003, que significaron la primera
transferencia del poder a una administración civil en toda la historia de Nigeria;
pero ni los analistas extranjeros ni los propios ciudadanos nigerianos se
muestran demasiado convencidos de la autenticidad de este proceso. A lo
largo de sus cuarenta y cinco años de independencia, el país ha visto
repetidamente cómo los procesos de democratización culminaban en golpes
de Estado, cuyos promotores, una vez en el poder, proclamaban otro nuevo y
poco fiable desarrollo democratizador.
La importancia de los recientes sucesos históricos que acaban de
exponerse a grandes rasgos se acrecienta por las peculiaridades de un Estado
como Nigeria, tan extenso -923.768 kilómetros cuadrados- y tan complejo,
marcado por una dinámica propia y una vocación internacional que rebasan los
límites del continente.

Mapa 11. Nigeria

NIGERIA

80
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Podemos mencionar también los golpes de Estado en Guinea Bissáu


y Santo Tomé y Príncipe de 2003, y el caso de Guinea Ecuatorial, donde los
sucesivos regímenes autocráticos de Francisco Macías Nguema (1968 a 1979)
y de Teodoro Obiang (en el poder ininterrumpidamente desde que acabó con
la dictadura de su tío, en 1979, para implantar la propia) han sumido al país en
la más extrema debilidad institucional y forzado al exilio a numerosos
ciudadanos (la población descendió de 263.000 habitantes en 1968 a 195.000
en 1979, año de la caída de Macías, aunque luego remontó a 470.000 en 2001
y 510.000 en 2003); donde la explotación petrolífera iniciada en 1995 ha
generado una economía dual que, al privilegiar a los sectores beneficiados por
la extracción del crudo, acarrea gravísimos agravios comparativos, y donde los
procesos electorales son auténticas mascaradas (como pudieron apreciar los
senadores españoles que presenciaron, en calidad de observadores, los
comicios legislativos y municipales de abril de 2004).
El auge económico propiciado por la explotación petrolera en Guinea
Ecuatorial se traduce en unos notables porcentajes anuales de crecimiento del
40
Producto Interior Bruto: 15,6% en 2003, el más alto de la región . Los 7.874
dólares a que ascendía el Producto Interior Bruto per cápita de Guinea
Ecuatorial en 2005, muy superior al de todo el contexto subsahariano, encubre
la realidad social de un país donde la riqueza se concentra en unas pocas
41
familias que controlan todos los resortes del poder .
El contrapunto lo constituye la pésima posición de Guinea Ecuatorial
en el índice de desarrollo humano, que resulta de una conjunción de factores
tales como la esperanza de vida al nacer; la tasa de alfabetización de adultos;
la tasa bruta combinada de matriculación primaria, secundaria y terciaria; el
PIB per cápita; el índice de esperanza de vida; el índice de educación, y el
índice del PIB: en 2003, Guinea Ecuatorial ocupó el lugar 116, apenas

40
Fondo Monetario Internacional, Perspectivas de la economía mundial, septiembre de
2003.
41
Observatorio Permanente de la Inmigración, Boletín Estadístico de Extranjería e
Inmigración, núm. 15, enero de 2008.

81
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

mejorado en 2004 (109). En 2006 se vio postergado en ese índice hasta la


42
posición 120, que empeoraría hasta la 127 al año siguiente .
Una investigación emprendida por el FBI en abril de 2004 ha sometido
a riguroso examen las millonarias cuentas en el Riggs National Bank de
Obiang, de su familia y del Gobierno ecuatoguineano: el inmenso patrimonio
acumulado de varios cientos de millones de dólares corresponde a los pagos
efectuados por la compañía estadounidense Exxon Mobil, que explota la
riqueza petrolífera de Guinea Ecuatorial. Los recelos sobre la legalidad de ese
fondo, cuyos manejos pueden haber burlado las leyes federales, parecen estar
más que fundados: para empezar, no deja de resultar sospechoso que las
cuentas del tesoro de un Estado se hallen depositadas en un banco privado del
extranjero. Se explica así la contundencia de un informe hecho público por un
subcomité del Senado de Estados Unidos, que exigió mayor transparencia a
las compañías petrolíferas norteamericanas que operan en Guinea Ecuatorial.
Las reservas de petróleo de este país se han convertido
paradójicamente en un factor de inestabilidad. Así parece manifestarlo el
complot descubierto en Zimbabue en marzo de 2004, cuando fueron detenidos
casi setenta mercenarios a los que se atribuía la intención de derrocar a
Teodoro Obiang, en supuesta connivencia con potencias enemigas y con
multinacionales que, según declaraciones del dictador, conspiraban contra la
ex colonia española.
A la vista de todo lo anterior cobra sentido la expresión non pays con
que muchos de sus vecinos designan a Guinea Ecuatorial, sumida en la
miseria por la conjunción criminal del clan de Mongomo –la camarilla de
Obiang- y la tolerancia internacional. El derrumbe espectacular de la
producción de cacao respecto a los tiempos que precedieron a la
independencia nacional es sólo un síntoma más del desbarajuste económico
de la antigua colonia española.

42
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Informe sobre Desarrollo Humano,
2003, 2004, 2006 y 2007.

82
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Mapa 12. Guinea Ecuatorial

GUINEA
ECUATORIAL

Costa de Marfil vive sumida en una profunda crisis, sin que hasta
fechas muy cercanas se vislumbrara término al proceso de desestabilización
incoado en septiembre de 2002 con la más que probable complicidad de
Francia. Los acuerdos de Linas-Marcoussis y de Accra de enero y julio de
2003 condujeron sólo a una falsa pacificación, en la medida en que reformaron
las competencias de la institución presidencial al margen de las disposiciones
constitucionales.
Desde entonces se ha cernido sobre el país la amenaza de una
recrudescencia de la guerra civil, tras la demanda de dimisión del presidente,
Laurent Gbagbo, formulada en marzo de 2004 por las denominadas Fuerzas
Nuevas, en las que confluyen los diversos grupos de la anterior guerrilla que
43
aún controlan la mitad norte y el extremo occidental del país . La ruptura de

43
El decrecimiento en tres puntos porcentuales del Producto Interior Bruto en 2003
constituye, sin duda, un indicador válido de la declinante trayectoria que sigue este país:
Fondo Monetario Internacional, Perspectivas de la economía mundial, septiembre de
2003.

83
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

hostilidades de parte de las tropas gubernamentales, en noviembre de aquel


año, y sus ataques a las fuerzas francesas de interposición hicieron pensar en
una escalada de la violencia que, inevitablemente, encontró su inmediato
reflejo en la intensificación del éxodo que ya protagonizan los marfileños desde
hace años.
La firma de un acuerdo para el cese de las hostilidades entre el
Gobierno y los rebeldes, suscrito en abril de 2005 gracias a la mediación del
presidente sudafricano Thabo Mbeki, permite atisbar el fin de una crisis de tres
años que puso fin a las esperanzas de prosperidad de un país que, en su
momento, fue presentado como modelo de convivencia a toda la inestable
región de la costa occidental atlántica de África.

Mapa 13. Costa de Marfil

COSTA DE MARFIL

Coadyuva a la inestabilidad del área subsahariana el impacto de unos


medios de comunicación –las emisoras de radio, sobre todo, capacitadas para
llegar a un público que no tiene acceso a los periódicos, por su analfabetismo o
por su bajísimo nivel adquisitivo-, teóricos propagadores del pluralismo y de la
libertad de expresión, aunque complacientes en la mayoría de los casos con
los poderes establecidos o amordazados por las presiones gubernamentales,
que presentan el modelo de progreso material de Occidente como el único

84
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

desarrollo auténtico, mensurable en niveles de consumo y de bienestar, e


incompatible con los valores y el orden tradicional imperantes en esas
44
deprimidas regiones africanas .
Los investigadores han tratado de desentrañar las causas de esa
dinámica destructiva que empobrece el continente africano. Durante la Guerra
Fría solía invocarse como explicación la bipolaridad de los bloques
enfrentados: la rivalidad entre ambos, se afirmaba, permitía –e incluso
fomentaba- la emergencia de dirigentes autoritarios, siempre y cuando
mostrasen lealtad a la alianza.
Otros analistas intentan establecer paralelismos entre los gobiernos
militares de Iberoamérica y de África, y basan sus reflexiones en el argumento
de que los regímenes autoritarios encuentran menos obstáculos para adoptar
medidas económicas impopulares que resultan imprescindibles para el
desarrollo.
Ives Benot considera que la dinámica golpista no es sino el resultado
45
lógico de los sistemas militares establecidos en los países africanos , cuyos
ejércitos se apoyan generalmente en los legados del régimen colonial y están
integrados por soldados de carrera, voluntarios, que constituyen una casta de
profesionales, una elite alejada del pueblo por su relación con instructores
foráneos o su instrucción en academias militares extranjeras. Como las fuerzas
armadas se utilizan muchas veces para llevar a cabo funciones policiales, no
es de extrañar que, en momentos de crisis, consideren su intervención en el
gobierno del país como la solución de los problemas.
Según otros estudiosos, la situación actual en África es consecuencia de
las estructuras establecidas por las metrópolis europeas: por un lado, la
institucionalización de autoridades despóticas, cuyo poder no era controlado
por nadie más que por el representante de la potencia colonizadora; por otro, el

44
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, p. 129, y González Calvo, Gerardo, “África
y los medios de comunicación social. Aquí silencio y allí represión”, II Jornadas
Internacionales de Reflexión Crítica sobre Globalización, Las Palmas de Gran Canaria,
24 a 27 de noviembre de 2003.
45
Benot, Ives, Ideologías de las independencias africanas, Barcelona, Dopesa, 1973, cit.
en Alonso Ollacarizqueta, Lucía, “Nigeria: la convulsión de un gigante”, Centro de
Investigación para la Paz, Seminario de Investigación para la Paz, informe núm. 9, 1997
(http://www.fuhem.es/portal/areas/paz/observatorio/informes/nigeria.htm)

85
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

centralismo, encubierto como "gobierno indirecto". De esta forma el legado


colonial sigue vigente, no en su faceta racial, sino en la conformación de su
entramado estructural.
En la búsqueda de una explicación que trascienda el terreno de la
política, George Klay Kieh y Pita Ogaba Agbese sostienen que "el problema de
la inestabilidad política no se resolverá hasta que se haya atendido y
46
remediado la cuestión relativa a la justicia social .

3. FORMAS DE ENTRADA IRREGULAR DE LA INMIGRACIÓN


EN CANARIAS
Se ha cumplido casi década y media desde que el 28 de agosto de 1994
arribara a la playa de Salinas del Carmen, en el término municipal de Antigua
(Fuerteventura), la primera patera con inmigrantes africanos a bordo: dos
jóvenes saharauis que a los pocos días fueron devueltos a Marruecos.
Al cabo de un lustro preocupaba ya el fenómeno de las pateras, que
se incrementó abruptamente en 1998 y ocasionó el ingreso en el Archipiélago
47
durante esos cinco años de unos mil irregulares : una cifra que quedó
ampliamente desbordada por los más de seis mil que, según estimaciones del
diario El País, fueron arrestados a bordo de pateras entre 2000 y el primer
48
semestre de 2001 (de ellos, más del 60% eran subsaharianos) .
Transcurridos casi quince años, estas embarcaciones se han
convertido en la única vía de salida de miles de personas que ven en la
aventura de esa travesía marítima la única esperanza de sobrevivir: sólo en
2003, el total de personas detenidas cuando pretendían ingresar en el
Archipiélago canario a bordo de pateras multiplica por nueve la cifra de las que
habían llegado por ese medio entre 1994 y 1999, y se sitúa en continuidad con
las 9.929 aprehensiones de 2002, con una ligera tendencia a la baja.

46
Kieh, Jr., George Klay, y Ogaba Agbese, Pita, "From Politics Back to the Barracks in
Nigeria: A Theoretical Exploration", Journal of Peace Research, vol. 30, núm. 4, 1993,
pp. 409-426, cit. ibidem.
47
Gobierno de Canarias, “Informe acerca de la presencia de extranjeros irregulares en
Canarias”, octubre de 1999.
48
El País, número especial, julio de 2001.

86
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Ciertamente el año 2002 marcó un súbito agravamiento respecto al


número de pateras llegadas a Canarias en años anteriores: un incremento que
hay que poner en relación con el repentino e intenso descenso de las cifras de
inmigrantes clandestinos que trataban de alcanzar España a través del
Estrecho de Gibraltar, que se explica, a su vez, por los estrictos controles
policiales practicados por Marruecos en sus fronteras a raíz del atentado de las
Torres Gemelas de Nueva York. Cuando la presión policial marroquí empezó a
remitir en septiembre de 2002, se reanudó el tráfico por la vía del Estrecho
hasta que la aparición de conflictos internacionales, como la guerra de Irak,
49
reactivó la vigilancia fronteriza en Tánger, Tetuán, Nador y el monte Gurugú .
Otra razón del traslado de esa actividad clandestina desde el Estrecho
de Gibraltar hasta Canarias es la ampliación del campo de actuación del
Servicio Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) desde la frontera con Portugal
hasta las costas de Almería, que convirtió las rutas irregulares de Marruecos a
la Península en odiseas cada vez más largas, complejas y peligrosas. Las
dramáticas jornadas vividas con dolorosa reiteración desde octubre de 2005,
cuando centenares de inmigrantes subsaharianos realizaron desesperados
intentos por abrir brecha en las alambradas de Ceuta y Melilla, trajeron
también como consecuencia que la vía de ingreso en la Unión Europea a
través de Canarias recuperara un interés que se había visto aminorado durante
los meses anteriores.
Según datos difundidos por el Ministerio del Interior, en septiembre de
2003 habían llegado en patera a Canarias desde principios de enero 5.046
personas: un número que, cuando faltaban dos semanas para el fin de año,
ascendía a 8.917, y que llegó a 9.388 al término de diciembre: más de la mitad
50
-4.709- fueron repatriados a sus países de origen .
La respuesta que, en septiembre de 2004, dio el secretario de Estado
de Relaciones con las Cortes a la pregunta formulada al Ejecutivo por la

49
González Rodríguez, Lucía, “Cambios en las tradicionales vías de entrada de los
inmigrantes clandestinos a la Unión Europea”, en XVIII Congreso de la Asociación de
Geógrafos Españoles, Barcelona, 24 a 27 de septiembre de 2003.
50
La Provincia/Diario de Las Palmas, 22 de septiembre y 14 de diciembre de 2003, 2, 5 y
13 de enero y 5 de mayo, y 25 de agosto de 2004; ABC 13 de enero de 2004; informe
de la Delegación del Gobierno en Canarias correspondiente al período de 1 de enero a
31 de diciembre de 2003, y Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre
de 2004.

87
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

senadora Ana Padilla Camejo acerca del volumen de aprehensiones y de


repatriaciones correspondientes a 2003 elevaba las últimas a 5.011, y
especificaba cuáles fueron los países a los que se repatriaron más inmigrantes
clandestinos: Marruecos (3.415), Senegal (319), Ghana (267), Nigeria (189) y
51
Mauritania (67) .
Las cifras hechas públicas por la Delegación del Gobierno en Canarias
en la tercera semana del mes de agosto de 2004 indicaban que desde 1 de
enero de 2003 hasta entonces habían sido detenidos 13.926 inmigrantes
irregulares: la inmensa mayoría, subsaharianos (9.100), y muchos marroquíes
(3.213). Resulta notable la evolución a la baja en el número de inmigrantes de
esta nacionalidad: los 2.834 detenidos en 2003 se redujeron a 379 durante el
tiempo transcurrido de 2004 a que se refiere el informe.
Incluso si se toman en cuenta las arribadas de marroquíes durante los
siguientes meses, que elevaron a 902 los detenidos hasta finales de octubre,
su importancia relativa es muy inferior a la de malíes (2.830) y gambianos
(1.654): y la tendencia prosiguió durante el mismo período de tiempo de 2005,
que registró la práctica de 582 detenciones de marroquíes, muchísimos menos
que los malíes y gambianos aprehendidos en esos meses: 903 y 815,
52
respectivamente .
También ha descendido la proporción de marroquíes en relación con
el conjunto de menores no acompañados acogidos en centros de
Fuerteventura: según datos del propio Cabildo, el 98,27% de los internados
durante 1999 eran de esa nacionalidad, mientras que en 2002 habían pasado
a representar sólo el 67,67%.
En efecto, hasta 2000 todos los inmigrantes que desembarcaron en
Fuerteventura y Lanzarote desde esas barquillas eran magrebíes. Ese año
empezó la llegada de subsaharianos; y, con ellos, de mujeres y niños de corta
edad. Los grancanarios recuerdan sin dificultad estas primeras arribadas que
durante meses, debido a la falta de Centros de Atención Temporal de
Inmigrantes y a la imposibilidad de salir de las islas, poblaron de indigentes el
Parque de Santa Catalina de la capital insular, en la que habían recalado
51
Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 82, 1 de octubre de
2004.
52
La Provincia/Diario de Las Palmas, 4 de noviembre de 2005.

88
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

después de un tiempo de permanencia en los centros de internamiento de


Fuerteventura y Lanzarote. Desde entonces, la irrupción de subsaharianos en
las costas isleñas ha ido cobrando cada año valores más altos: 1.441
detenciones en 2000, 2.673 en 2001 (por primera vez superaron en número a
los magrebíes), 5.749 en 2002 y 6.073 en 2003.
Fuerteventura ha constituido, durante mucho tiempo, el destino
preferente de las pateras, que utilizan como guía el Faro de la Entallada y
recalan la mayoría de las veces en las inmediaciones de Gran Tarajal, en el
municipio de Tuineje, así como en el litoral de Pájara, Antigua y Puerto del
Rosario. Se estima que durante los diez años transcurridos desde la aparición
de la primera patera fueron aprehendidas en esa isla por entrada irregular más
de 16.500 personas (7.394 en 257 pateras a lo largo de 2003: 7.858 en 327
pateras, según otros cómputos; y casi tres mil en el primer semestre de 2004).
Esta cifra es muy superior a la de detenciones practicadas en Lanzarote,
donde descendió en 2003 la llegada de inmigrantes irregulares respecto al año
53
anterior (se pasó de 1.905 a 1.811) , y donde volvió a bajar esa cifra en 2004,
hasta reducirse a 350; y muchísimo más alta que la registrada en Gran Canaria
donde, sin embargo, las llegadas de pateras en 2003 triplicaron las de 2002, y
54
donde el total de inmigrantes interceptados en 2004 superó el medio millar .

Cuadro 17. Informe sobre inmigrantes cuya entrada se ha realizado por


lugares distintos a los legalmente habilitados, 2002-2004 (entre los
detenidos se incluyen a los patrones)
Isla 2002 2003 2004 (1)
Fuerteventura 7.683 7.394 5.107
Lanzarote 1.905 1.811 269
Gran Canaria 341 181 277
TOTAL 9.929 9.386 5.653
Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004
(1) Hasta 8 de octubre

53
Delegación del Gobierno en Canarias, Subdelegación del Gobierno en Las Palmas,
informe correspondiente al período de 1 de enero a 31 de diciembre de 2003, y
Delegación del Gobierno en Canarias, Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13
de octubre de 2004.
54
Delegación del Gobierno en Canarias, Subdelegación del Gobierno en Las Palmas,
informe correspondiente al período de 1 de enero a 31 de diciembre de 2003;
Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004; La Provincia/Diario
de Las Palmas, 5 de enero de 2005, y Canarias 7, 12 de enero de 2005.

89
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

La tendencia a una disminución de la entrada de pateras en


Fuerteventura y Lanzarote y al contrastante aumento de las llegadas al sur
grancanario se mantuvo durante 2004 y 2005, y obedece a la búsqueda de
rutas alternativas por parte de los organizadores de este tráfico ilegal, que
minimizan así los riesgos de interceptación, puesto que no existía en Gran
Canaria (tampoco en Lanzarote hasta 2007) la vigilancia costera por radar que
estaba implantada en Fuerteventura. Así, por primera vez desde 1994, el
número de documentados interceptados por la Guardia Civil en la isla majorera
se estabilizó respecto al año anterior: 7.406 aprehensiones en 2004, según
datos de la Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas; o 7.470, según el
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
La comparación de los cómputos de la inmigración irregular por islas,
durante los primeros diez meses de 2004 y de 2005, confirma la evolución que
venimos mostrando: mientras que en Fuerteventura el descenso del número de
detenidos fue muy considerable (5.869 y 1.733, respectivamente), y en
Lanzarote se mantuvo casi constante esa cifra (269 y 259, respectivamente),
en Gran Canaria se advirtió un fuerte incremento (486 a 31 de octubre de
2004, y 864 a 31 de octubre de 2005). La conversión de Tenerife en destino al
que se dirigen embarcaciones con inmigrantes clandestinos a bordo es un
fenómeno que empieza a advertirse desde entonces y que continuaría en los
años sucesivos: las 426 detenciones verificadas a lo largo de los diez primeros
meses de 2005 multiplican por 4,5 las 95 llevadas a cabo en el mismo lapso de
55
tiempo de 2004 .
También se ha observado que los inmigrantes que en 2004 recalaron
clandestinamente en Tenerife y Gran Canaria eran mayoritariamente
marroquíes, a diferencia de lo ocurrido en Fuerteventura, donde abundan más
los malíes y gambianos. Esta circunstancia no es ajena a la existencia de una
red marroquí dedicada a la inmigración ilegal, desarticulada en noviembre de
aquel año, que introducía inmigrantes indocumentados de esa nacionalidad en
Gran Canaria, para eludir los controles más severos de Fuerteventura y
Lanzarote. La reiteración de las arribadas de pateras a la isla redonda durante
2005 indujo a pensar a las autoridades policiales –aunque no dispusieran aún

55
La Provincia/Diario de Las Palmas, 4 de noviembre de 2005.

90
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

de datos fehacientes- que se habían creado nuevas redes que facilitaban los
desembarcos y proporcionaban alojamientos clandestinos a los inmigrantes.
La escasez de recursos para hacer frente a la llegada de personas
indocumentadas ha sido denunciada reiteradamente por el Cabildo de
Fuerteventura y por las Organizaciones No Gubernamentales que prestan sus
servicios en la isla. Aunque los dispositivos de atención a pie de playa han ido
mejorando paulatinamente, las carencias de los equipos de salvamento han
impedido salvar muchas vidas humanas, que se perdieron en naufragios de
pateras en las cercanías de las costas majoreras (en 2004 se contabilizaron
unas ciento treinta muertes). A este propósito cabe resaltar la importancia de la
implantación del Equipo de Respuesta Inmediata de Emergencias activado por
Cruz Roja en junio de 2004, después de un trabajo conjunto de tres meses con
Médicos Sin Fronteras, no exento de sinsabores y frustraciones por la
ausencia de un protocolo regulador de las relaciones entre ambas ONGs y la
Guardia Civil.
A esas importantes carencias en la coordinación de los recursos se
suman otros inconvenientes derivados de su dispersión geográfica. Tal y como
consta en un informe facilitado por Médicos Sin Fronteras al Foro Canario de la
Inmigración, en abril de 2004, se da la paradoja de que el Servicio Marítimo de
la Guardia Civil en Fuerteventura tenga su base en Corralejo, a más de
sesenta millas de Faro de La Entallada, adonde se dirigen más del 90% de las
pateras. La disponibilidad de sólo cuatro patrulleras por ese Servicio Marítimo y
la imposibilidad de que funcione más de una a diario, por la falta de
tripulaciones, certifican dramáticamente la precariedad de medios.
Aunque la cuantía de los inmigrantes que se sirven de las pateras
para ingresar ilegalmente en el Archipiélago canario sea inferior a la de los que
acceden a Canarias por otros medios, y muchos de los irregulares que
alcanzan las islas sean trasladados a otras Comunidades Autónomas o
repatriados, el tratamiento mediático de esta realidad ha extendido entre
amplios sectores de la población isleña el temor a las “avalanchas”: se trata, en
realidad, de un trágico fenómeno que apenas ha influido en la evolución y
crecimiento de la población extranjera residente en Canarias.
En efecto, sólo durante los nueve primeros días de abril de 2004
llegaron en pateras a las islas casi trescientos indocumentados, y la cifra se

91
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

queda por debajo de la registrada a principios de enero del mismo año cuando,
en sólo tres días, fueron detectados 572 inmigrantes ilegales y nueve patrones.
2.605 inmigrantes irregulares, a bordo de 90 pateras, habían sido
interceptados en Las Palmas durante los primeros cinco meses de 2004. La
llegada del buen tiempo, entrado ya el verano, trajo consigo el habitual aluvión
de pateras: en la isla de Fuerteventura fueron detenidos más de setecientos
56
clandestinos durante el mes de julio .
Si nos atenemos a los datos facilitados por el Ministerio del Interior el 4 de
abril de 2004, había remitido por entonces el número de extranjeros interceptados en las
costas españolas desde principios de año: 2.247, frente a los 2.585 detenidos durante el
primer trimestre de 2003 (un período de tiempo en que también se había moderado la
llegada de pateras); de ellos, 469 fueron aprehendidos en el Estrecho de Gibraltar, y
1.774 en Canarias (1.702 en Las Palmas, según la Subdelegación del Gobierno en
esta provincia).
No obstante, hay que relativizar el optimismo que podría desprenderse
de esa observación, pues se ha constatado a lo largo de varios años sucesivos
que la llegada de pateras procedentes de Marruecos se incrementa a partir del
mes de agosto. Y así volvió a cumplirse: cuando terminó ese mes, eran ya más
de 10.000 las personas que desde principios de año habían sido aprehendidas
al tratar de adentrarse irregularmente en territorio español (y casi la mitad -
57
4.687, para ser precisos-, en Las Palmas) . A pesar de todo, el número de
detenidos en pateras descendió a final de año respecto a los que se sirvieron
de esta vía para acceder irregularmente a Canarias durante 2003: 8.426,
según datos difundidos por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, frente
58
a los 9.388 de ese año . La cifra se rebajó aún en 2005: 4.715; pero se trataba
de un descenso pasajero, como se advirtió dramáticamente en 2006, cuando
las detenciones de inmigrantes a bordo de embarcaciones clandestinas en
Canarias se dispararon dramáticamente a 31.787 (ó 31.678, según

56
Información proporcionada por la Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de
octubre de 2004.
57
Idem.
58
Las cifras correspondientes al conjunto de las costas españolas también bajaron: las
19.176 detenciones de 2003 descendieron hasta 15.675 en 2004.

92
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

estimaciones posteriores y oficiales del propio Ministerio del Interior, autor


también del primer cómputo).

Cuadro 18. Datos de inmigración irregular por medio de embarcaciones a


31 de diciembre de 2003 y de 2004
Variación
2003 2004
Absoluta Porcentual
EMBARCACIONES CANARIAS 580 294 -286 -49,31%
Lanzarote 145 17 -128 -88,28%
Fuerteventura 390 239 -151 -38,72%
Gran Canaria 32 36 4 12,50%
Tenerife 13 2 -11 -84,62%
OCUPANTES DETENIDOS CANARIAS 9.388 8.426 -962 -10,25%
Lanzarote 1.813 469 -1.344 -74,13%
Fuerteventura 7.227 7.470 243 3,36%
Gran Canaria 180 373 193 107,22%
Tenerife 168 114 -54 -32,14%
RESPONSABLES DE
CANARIAS 207 124 -83 -40,10%
EMBARCACIONES DETENIDOS

Fuente: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración


(http://extranjeros.mtas.es/es/general/PATERAS_2003_Y_2004.pdf)

La actividad registrada en Fuerteventura a lo largo de 2004 es


indicativa de que la situación apenas mejoraba todavía, pues a pesar de que el
número de pateras interceptadas fuera prácticamente el mismo (136 a final de
agosto de 2003, y 134 al término de agosto de 2004), aumentaron las
detenciones de inmigrantes clandestinos durante los primeros ocho meses del
año: según datos de la Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, durante
ese tiempo las fuerzas de seguridad arrestaron a 4.191 personas que trataban
de introducirse ilegalmente en Fuerteventura: una cifra que supera la de 3.875
59
detenciones correspondiente al mismo período del año anterior . La evolución
durante los meses siguientes fue más favorable, hasta el punto de que, a fines
de octubre de 2004, las detenciones de inmigrantes en patera en la isla
majorera descendieron alrededor del centenar respecto al mismo espacio de
tiempo de 2003. A final de año se contabilizaron 239 embarcaciones
clandestinas arribadas a Fuerteventura, con 7.470 tripulantes detenidos.
La aparente paradoja de que el número de estas embarcaciones haya
disminuido y, en cambio, hayan crecido las cifras de inmigrantes interceptados
se explica por el cambio de estrategia de los organizadores de ese tráfico

59
Información proporcionada por la Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de
octubre de 2004.

93
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

ilegal, que han optado por elevar el número de pasajeros en las barcas: en
torno al centenar y medio, por término medio, en los cayucos que llegaban en
2007, hasta alcanzar la cifra récord de doscientos treinta inmigrantes
clandestinos en un cayuco que llegaron al puerto tinerfeño de Los Cristianos
en septiembre de 2008. Por desgracia, también ha crecido el número de
muertos en la travesía (unos 1.300 entre 2006 y primeros ocho meses de
2007, según cálculos del Centro de Control Regional de Canarias de la
Guardia Civil, muy inferiores a los barajados por algunas ONGs): las patrullas
de vigilancia que maniobran en los alrededores de los puertos que constituían
los tradicionales puntos de partida fuerzan a los patrones de los cayucos a
ensayar nuevos trayectos, mucho más arriesgados, y a recorrer distancias
para las que no están preparadas embarcaciones tan frágiles.
Un informe de la Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas,
dado a conocer en los primeros días de enero de 2005, recoge la cifra de
7.406 aprehensiones en Fuerteventura de inmigrantes en pateras a lo largo de
2004, prácticamente los mismos que en 2003, a bordo de 236 embarcaciones.
La contabilidad publicada por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ese
mismo mes muestra algunas discrepancias, y eleva a 7.470 el total de
detenciones practicadas en la isla majorera.
Comparadas las cifras totales de aprensiones de inmigrantes
indocumentados en Canarias de 2005, 2006 y 2007, se comprueba el
resultado disuasorio de los diversos instrumentos ideados para frenar ese
tráfico de personas antes de que se adentren en el océano. Los 30.337
detenidos durante los primeros diez meses de 2006 son el triple de los 9.629
aprehendidos en el mismo período de tiempo de 2007. Pero no conviene
perder de vista que, a pesar de esa caída, nos hallamos ante unas cifras que
situaban a 2007 –a principios de noviembre- como uno de los años de más
60
llegadas de inmigrantes clandestinos . Al cerrarse el año 2007, el total de
detenciones se había elevado a 12.478 (un año después, la Delegación de
Gobierno rectificaba estos cálculos, para situar la cifra en 11.746, aunque el
Ministerio del Interior los mantiene en el Balance de la lucha contra la
inmigración ilegal 2008): 60% menos que en 2006, pero muchas más que las

60
La Provincia/Diario de Las Palmas, 8 de noviembre de 2007.

94
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

efectuadas en años anteriores (4.715 en 2005, 8.426 en 2004, 9.388 en 2003).


La misma tendencia declinante pudo observarse durante el primer semestre de
2008: las 3.737 personas detenidas por inmigración clandestina en cayucos y
pateras eran 910 menos que las 4.647 del año anterior. Finalmente se llegó a
9.181 detenciones, una cifra que marca un notable decremento respecto a
2007 y 2006.
Sólo a finales de 2004 empezó a dar sus primeros frutos el SIVE
implantado en 2002: y aun así, su eficacia dista mucho de resultar satisfactoria,
y el retraso de su puesta en funcionamiento en Gran Canaria provocó la
derivación hacia esta isla de pateras y cayucos que antes se dirigían a
Fuerteventura y Lanzarote. Por eso, la promesa del Gobierno, formulada ante
el Senado el 23 de febrero de 2005 por el ministro de Interior, de “ampliar la
zona cubierta por el SIVE a zonas del archipiélago no cubiertas por dicho
61
sistema” : y es que, como era previsible, también Tenerife, La Gomera y El
Hierro comenzaron a recibir visitas de cayucos.
Habilitado ya el SIVE en Gran Canaria y en Lanzarote, a partir de
2007 el flujo de embarcaciones clandestinas se canalizó hacia Tenerife, donde
el sistema de detección no era fijo, y estaba dotado de unos radares que
poseían un alcance mucho menor que los instalados en Fuerteventura,
Lanzarote y Gran Canaria. Por fin, en diciembre de 2008 entró en
funcionamiento el SIVE de Tenerife, emplazado en el acuartelamiento de la
Guardia Civil de Santa Cruz: seis estaciones sensoras fijas, dos centros de
mando y control, una estación de comunicaciones y una estación repetidora.
También en La Gomera y El Hierro empezaron a funcionar a fines de año
sendas estaciones sensoras
Lo insatisfactorio de los esfuerzos realizados estriba en que, aun
cuando se alcanza a instalar modernos sistemas de detección de radares, no
es infrecuente –así ha ocurrido en Lanzarote- que los medios humanos
resulten exiguos, por carencias de las plantillas, que impiden en ocasiones que
las informaciones captadas por el SIVE sean analizadas a tiempo por el
personal encargado de las tareas de vigilancia, que no basta para que los
turnos de los agentes sean rigurosos y eficaces.

61
Diario de Sesiones del Senado, Pleno, núm. 30, 23 de febrero de 2005.

95
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Tras la reunión de la Subcomisión Bilateral Estado-Canarias sobre


Inmigración de enero de 2005, el Gobierno español asumió el compromiso de
gestionar ante la Unión Europea la financiación de un sistema de vigilancia de
costas en Marruecos, con radares en Tarfaya y El Aaiún, que complemente la
actuación del que ya opera en Canarias, aun con las limitaciones que se han
señalado.
La instauración de un Servicio de Guardacostas para el Archipiélago,
la ampliación del número de efectivos de la Guardia Civil y la habilitación de
embarcaciones más aptas que las patrulleras para la interceptación de las
pateras fueron algunas de las demandas formuladas por José Segura,
delegado del Gobierno en Canarias, para tratar de contener la masiva llegada
de inmigrantes irregulares. La declaración en 2006 de las aguas canarias como
Zona Marítima de Especial Sensibilidad por parte de la Organización Marítima
Internacional ha contribuido a favorecer un control más eficaz de los buques de
mayor calado que, procedentes de la costa occidental de África, trasladan
62
ilegalmente a inmigrantes al Archipiélago canario .
A pesar del retraso en la entrada en vigor de varios de esos planes, a
lo largo de 2007 la acción conjunta de los servicios de inteligencia y de
patrullaje marítimo logró impedir que cuatro o cinco viejos barcos cargados de
indocumentados –muchos de ellos asiáticos- partieran de la costa africana
hacia Canarias; patrulleras de Salvamento Marítimo y de la Guardia Civil
rescataron a unas ocho mil personas, y patrulleras mixtas hispanomauritanas e
hispanosenegalesas interceptaron a otras siete mil antes de que se hicieran a
la mar.
Sí ha permanecido constante desde 2006 la tendencia a una
diversificación de las islas de llegada de los cayucos, con una marcada
preferencia por Tenerife y, en menor medida, por Gran Canaria, que ya en
2005 había recibido setenta y una embarcaciones más que en 2004. Si
establecemos los porcentajes correspondientes a cada isla del total de
aprehensiones de inmigrantes clandestinos en Canarias correspondientes a
2006 observaremos muy claramente esa evolución: 56% se llevaron a cabo en

62
ABC, 4 de enero de 2006.

96
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Tenerife, 17% en Gran Canaria, 11% en La Gomera, 7% en Fuerteventura, 6%


en El Hierro y 3% en Lanzarote.
El transcurso de 2007 confirmó la elección de Tenerife como destino
mayoritario, con 5.813 inmigrantes arribados. Seguían Gran Canaria, adonde
llegaron cerca de 3.000, Fuerteventura y Lanzarote (con más de 600 llegadas
cada una). A considerable distancia, El Hierro, La Gomera y La Palma. Un año
después, prácticamente había cesado la llegada de africanos indocumentados
a Fuerteventura (tan sólo cuatro aprehensiones) y a La Palma, donde no se
registró la llegada de ninguna embarcación clandestina procedente de África.
La cifra hecha pública a principios de septiembre de 2008, según la
cual la isla de La Gomera había recibido cuatro mil tres cientos inmigrantes
clandestinos desde 2006 –todos de origen subsahariano-, resulta expresiva de
la importancia que ha adquirido el fenómeno en esta isla, en términos
cuantitativos absolutos. Y también es perceptible una intensificación de las
llegadas conforme avanza el tiempo: si en 2007 llegaron a La Gomera 244
inmigrantes africanos clandestinos, poco antes de que se cerrara el año 2008
se había alcanzado un total de 999 aprehensiones.
De modo informal se admitía en medios del Ministerio del Interior
hasta enero de 2005 que un 40% de los inmigrantes interceptados en Canarias
cuando intentaban ingresar por vía marítima sin la debida documentación eran
derivados a los centros de internamiento para extranjeros de Madrid,
63
Barcelona, Valencia, Málaga y Murcia : o bien quedaban libres, aunque
carentes de permiso de residencia. La difusión periodística de esos
denominados “vuelos de la vergüenza”, a mediados de enero de 2005, obligó
al Gobierno a reconocer pública y oficialmente lo que era un secreto a voces, y
a articular mecanismos para la atención de esas personas.
Las cifras recogidas por el diario El País indican que 5.473 inmigrantes
64
africanos fueron derivados a la Península durante 2002 . Se calcula que entre

63
Ese porcentaje subió notoriamente en los años siguientes, hasta situarse en torno al
70% en 2008, según fuentes de la Subdelegación de Gobierno de Santa Cruz de
Tenerife. Las estimaciones realizadas por la Comunidad de Madrid apuntan a una media
mensual de 275 inmigrantes remitidos a la capital desde las islas a lo largo de ese año.
Se trataba, en la inmensa mayoría de los casos, de africanos con orden de expulsión
que, poco después de su llegada a Madrid, acababan abandonados a su suerte.
64
El País, 28 de enero de 2003.

97
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

2003 y 2005 más de diez mil inmigrantes irregulares han sido enviados a la
Península desde Fuerteventura y Lanzarote, después de que transcurrieran los
preceptivos cuarenta días de retención, y ante la imposibilidad de devolverlos a
sus países de origen.
De acuerdo con la información facilitada por el Gobierno en el
Congreso de Diputados, entre julio de 2002 –cuando empezaron los traslados-
y agosto de 2004 fueron enviados a la Península 13.955 inmigrantes desde los
65
centros de internamiento de extranjeros en Canarias . Otras estimaciones,
mucho más alarmistas, cifran en nueve mil el número de inmigrantes sin
documentación que son trasladados anualmente desde Canarias a la
Península: un cálculo que otras instancias rebajan a 6.190 ó 5.400 en 2004, y
66
que el actual Gobierno fijó en 6.911 para 2003 .
En marzo de 2005, el Ejecutivo manifestó que, durante 2004, se
trasladó de Canarias a la Península a 7.210 extranjeros en situación irregular:
los países de procedencia más representativos fueron Malí (2.628), Gambia
(1.487), Ghana (1.027), República de Guinea (365), Senegal (297), La India
(236), Mauritania (231), Guinea-Bissáu (221), Costa de Marfil (134) y Guinea
67
Ecuatorial (111) . Esos desplazamientos implicaron la realización de 229
vuelos de Gran Canaria a la Península (aproximadamente diecinueve por
68
semana), con un costo de 8.765.267 euros .
Fuentes del aeropuerto de Barajas aventuraban a principios de 2005
que el número de subsaharianos remitidos a Madrid desde el Archipiélago en
vuelos fletados por el Ministerio del Interior, a lo largo del año precedente, se
situaba en torno a los 2.200: sólo durante los primeros cuatro meses de 2004,
la cifra de inmigrantes ilegales del ámbito subsahariano llegados a la capital de

65
Respuesta del Gobierno a la diputada Ángeles Muñoz Uriol: Boletín General de las
Cortes Generales, Congreso de los Diputados, Serie D, núm. 137, 14 de enero de 2005.
66
ABC, 28 de noviembre de 2004, y 21, 22 y 28 de enero de 2005; Canarias 7, 22 y 25 de
enero de 2005; La Provincia/Diario de Las Palmas, 22 de enero de 2005, y Respuesta
del Gobierno a la diputada Ángeles Muñoz Uriol: Boletín General de las Cortes
Generales, Congreso de los Diputados, Serie D, núm. 137, 14 de enero de 2005.
67
Respuesta del Gobierno a la senadora María Rosa Vindel López, 2 de marzo de 2005:
Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 200, 23 de marzo de
2005.
68
Respuesta del Gobierno a la senadora María Rosa Vindel López, 17 de marzo de 2005:
Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 204, 6 de abril de 2005.

98
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

España se elevó a setecientos. Datos oficiosos de Interior cifraban en 1.742 los


inmigrantes indocumentados africanos procedentes de Canarias que llegaron a
Valencia durante 2004. En cuanto a Murcia y Málaga, algunas aproximaciones
sugieren que, a lo largo de esos doce meses, pudieron recibir más de 1.800 y
poco menos de 800 subsaharianos, respectivamente. A fines de 2004, en la
Comunidad de Madrid se encontraban más de tres mil subsaharianos que
arribaron en pateras a las costas canarias, según estimaciones de la
69
Asociación Karibú .
La creciente importancia de esas derivaciones a la Península ha
provocado fricciones y enfrentamientos entre el Gobierno y determinadas
Comunidades Autónomas, que se niegan a recibir a más indocumentados. De
otra parte, se ha detectado un intenso flujo de subsaharianos que han cruzado
los Pirineos y se han dirigido hacia otros países de la Unión Europea: expertos
en inmigración de la policía nacional llegaron a calcular en octubre de 2005
que, durante los meses anteriores, habían traspasado aquella frontera unas
70
veinticinco mil personas procedentes del África negra .
Adviértase también la insuficiente capacidad de los centros de
internamiento de extranjeros de la Comunidad Autónoma de Canarias que, en
mayo de 2004, sumaban 1.475 plazas: 168 en Barranco Seco (Gran Canaria),
238 en Hoya Fría (Tenerife) y 1.069 en El Matorral (Fuerteventura). Éste ha
alojado a 17.739 personas entre 2001 y 2003: 3.145 en 2001 (de ellos, 3.113
71
africanos), 7.381 en 2002 (7.348 africanos) y 7.213 en 2003 (6.932 africanos) .
El déficit de plazas se pone de manifiesto al contrastar esta última cifra con las
72
2.447 expulsiones llevadas a cabo en Fuerteventura en 2003 .
En último término, queda claro que la estricta aplicación de la
normativa legal sobre extranjería y el desarrollo de una política de inmigración
basada en las expulsiones obligarían a multiplicar indefinidamente las plazas
de esas instituciones. Se impone la reflexión acerca del daño que se infiere al
69
ABC, 5 de enero de 2005.
70
ABC, 17 de octubre de 2005.
71
Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 27, 28 de mayo de
2004.
72
Aunque no dispongamos de información sobre las expulsiones ejecutadas en la isla
majorera durante 2004, consta en el Ministerio del Interior la incoación en la provincia de
Las Palmas de 3.407 expedientes, de los que tan sólo se ejecutaron 133.

99
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Estado de derecho cuando miles de personas se ven privadas de libertad por


haber cometido una infracción administrativa.
Además, como es lógico, cumplido el tiempo máximo de internamiento
permitido por la ley –cuarenta días- resulta obligada la partida de los
inmigrantes de los centros de internamiento. Era el caso de más de
cuatrocientos subsaharianos que, a principios de febrero de 2005, esperaban
su salida de El Matorral entre el 12 y el 28 de ese mes.
Repetidamente ha proclamado el Gobierno español, por boca de la
secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, la importancia de una
actuación solidaria por parte de las Comunidades Autónomas afectadas. Sin
embargo, la continuidad de los traslados y la falta de información a autoridades
autonómicas y municipales desencadenaron protestas de la Generalitat
Valenciana, del Gobierno de la Región de Murcia y de varios ayuntamientos de
la zona que, en enero de 2005, pidieron explicaciones al Gobierno central y
lograron que éste se comprometiera a regular esos desplazamientos. De todos
modos, conviene advertir acerca de la utilización política de la inmigración por
algunos gobiernos regionales y municipales para atacar al Ejecutivo central en
un tema que suscita tanta sensibilidad social.
Son conocidos, en sus trazados generales, los caminos terrestres que
recorren los inmigrantes subsaharianos antes de intentar el salto oceánico a
Canarias, aunque se trata de rutas que cambian con el tiempo, para burlar
mejor los controles policiales. Así, aunque el número creciente de detenciones
de emigrantes ilegales practicadas en la provincia de El Aaiún -1.440 en 2003-
no ha disuadido del todo a los organizadores del tráfico de la conveniencia de
alojar en esa ciudad a los clandestinos que quieren embarcarse rumbo al
Archipiélago (durante el primer semestre de 2004 fueron arrestados más de
2.700 clandestinos por las autoridades marroquíes en aquella provincia: una
cifra superior a 3.700 a fines de agosto), va imponiéndose la preferencia por
73
otros lugares de concentración .

73
Ya se han recogido más arriba unas declaraciones de José Segura, delegado del
Gobierno en Canarias, que a comienzos de 2005 evaluó en 3.800 las detenciones de
subsaharianos que trataban de embarcarse clandestinamente a Canarias desde suelo
de Marruecos.

100
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Un interesante artículo aparecido en El País el 9 de febrero de 2004


sacó a la luz pública algunos detalles sobre la última etapa terrestre de esa
odisea de muchos clandestinos, que transcurre en la Saguia el Hamra, una
árida cuenca excavada por el río del mismo nombre y situada a treinta
kilómetros de El Aaiún, junto a la carretera que conduce a Smara. Ahí los
inmigrantes esperan el momento de zarpar desde una de las cuatro vastas
74
playas de la franja costera comprendida entre Tarfaya y El Aaiún .
Ante la intensificación de la vigilancia marroquí, los organizadores de
este tráfico ilegal han ido diversificando los puntos de embarque y,
consiguientemente, los campamentos donde subsaharianos y asiáticos
esperan ser trasladados a la orilla del mar. El espacio comprendido entre El
Aaiún y Dajla ha adquirido un nuevo protagonismo, y se detecta en él una
notable actividad de los grupos que trasladan inmigrantes desde sus países de
origen hasta las orillas del Sahara Occidental.
Las pateras que habrán de emplearse para la travesía han sido
construidas en lugares de la costa que discurre al sur de El Aaiún: Bojador y
Dajla (antigua Villa Cisneros). Los tablones de pino blanco utilizados para la
fábrica de las barquillas son trasladados desde el norte de Marruecos. El
definitivo ensamblaje y la pintura de las embarcaciones se efectúan, por
razones de seguridad, ya en la Saguia el Hamra.
Poblaciones saharauis como Tichla, Um Breiga y Guelta Zemmur
sirven de centros de concentración adonde arriban los subsaharianos que se
internan en suelo marroquí desde Mauritania, adonde han llegado después de
un larguísimo periplo que, para algunos, empezó en Camerún y prosiguió por
Nigeria, Níger y Malí. Desde aquellos puntos, los candidatos a la travesía
atlántica son conducidos hasta El Hamra.
Cada vez son más los asiáticos que intentan su penetración en
territorio comunitario a través de estas rutas: así lo demuestra el número
creciente de inmigrantes de ese continente aprehendidos a bordo de las
pateras y la constancia de que muchos han llegado a la República de Guinea
para intentar el salto a Europa desde ese país, que hasta 2006 no había

74
Uat Amma Famma y Sidi Ifni, al norte de Tarfaya, han servido también en muchas
ocasiones como lugares de embarque hacia Canarias.

101
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

suscrito ningún acuerdo de colaboración policial con países miembros de la


Unión Europea. Ilustra esta situación el caso del casi medio centenar de
bengalíes que, engañados por los traficantes, fueron trasladados desde
Casablanca y abandonados en el desierto junto al muro construido durante el
conflicto de Marruecos con los independentistas saharahuis. Desde allí,
gracias a la intervención del Polisario, se les condujo a Tifariti, donde
sobrevivieron en condiciones precarias, sin recursos económicos y privados de
documentación.
Por las mismas fechas (junio de 2005) alcanzó difusión pública la
peripecia vivida por un grupo de casi cuarenta paquistaníes que, tras volar
desde Karachi a Dubai y Uagadugú (Burkina Faso) y atravesar Malí y Argelia
en vehículos todoterreno, alcanzaron la costa de Marruecos y llegaron a
abordar una patera, que finalmente fue interceptada por una embarcación del
Ejército marroquí después de una avería en el motor. Conducidos en un primer
momento a El Aaiún, donde quedaron retenidos varios días, después se les
llevó a Oujda, cerca de la frontera con Argelia, para ser devueltos a este país.
Unas ciento sesenta personas de origen asiático –paquistaníes en su mayoría-
fueron detenidas en septiembre de 2006, a bordo de un barco pesquero que
fue rescatado frente a las costas de Tenerife. Y sólo una semana después fue
avistada otra embarcación que se dirigía al Archipiélago con una copiosa carga
de inmigrantes clandestinos, entre los que se contaban también muchos
75
asiáticos .
El caso de los ciento sesenta y cinco indios y paquistaníes llegados en
enero de 2007 a El Hierro a bordo del barco Bouti Star 1, mencionado en el
informe de 2008 de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado sobre la
situación de los refugiados en España, ilustra sobre las dificultades a que
deben hacer frente estos inmigrantes clandestinos por la ausencia de
intérpretes en las vistas judiciales.
En noviembre de 2007 se calculaba que el número de asiáticos que
esperaban su oportunidad para embarcarse a Canarias desde la República de
Guinea a bordo de buques negreros se situaba entre tres y seis mil. Muchas de
esas personas emprendieron viaje en Pakistán, donde habían abonado

75
ABC, 17 de septiembre de 2006.

102
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

importantes cantidades de dinero (en torno a los doce mil euros) y, tras realizar
escalas en Dubai y Etiopía o Somalia, acometieron la vía terrestre, cruzando el
desierto en autobuses, o se desplazaron en avión hasta Guinea, Guinea
Bissáu, Costa de Marfil o Burkina Faso.
Casi todos los subsaharianos han debido atravesar Mauritania, desde
donde son transportados a las costas del Sahara en vehículos todoterrenos por
traficantes marroquíes que se lucran con este negocio: precisamente en suelo
mauritano se localizan dos de los puntos de reunión de aspirantes a atravesar
el brazo de mar que separa el continente africano de Canarias: Zuerat y
Nuadibú, poblaciones próximas a la frontera con el antiguo Sahara Español.
Otros inmigrantes vienen del norte de Marruecos y de Argelia, y han sido
incorporados a la azarosa travesía por redes que operan en Rabat y
Casablanca.

Mapa 14. Sahara Occidental

SAHARA

Con el tiempo, y a medida que los controles marítimos de la patrullera


mixta de la Guardia Civil española y de la Gendarmería de Mauritania y la
colaboración de las fuerzas del orden de este país han ido complicando las

103
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

salidas desde Nuadibú, se ha trasladado el embarque en cayucos a puntos del


litoral situados al sur de ese puerto: las costas de Senegal, Gambia, Guinea
Bissáu, República de Guinea e, incluso, de Ghana, se han convertido en
plataformas utilizadas por los traficantes para burlar el resguardo policial
estrechado en la franja litoral de Marruecos y de Mauritania. El fenómeno de
los cayucos, estrenado en abril de 2005, no tardó en adquirir un auge de tal
magnitud que llegó a provocar el colapso de los centros de internamiento
establecidos en el Archipiélago.
Los acuerdos alcanzados entre Senegal y la Agencia Europea de
fronteras para que dispositivos del Frontex –dos patrulleras de la Guardia Civil,
un buque de altura, un helicóptero de la Policía y un avión italiano- vigilaran las
aguas senegalesas consiguieron detener la salida de cayucos en diciembre de
2007: transcurrido un semestre, las autoridades españolas se mostraban
satisfechas porque durante todo ese tiempo el blindaje del litoral senegalés
había sido efectivo. La otra cara de la moneda es la reapertura del tráfico
clandestino desde las costas de Mauritania y del Sahara Occidental, de donde
partió la mayoría de las embarcaciones detectadas durante los primeros meses
de 2008, que asistieron también al auge de llegadas de cayucos procedentes
de países situados al sur de Senegal: Gambia, Guinea Bissáu y República de
Guinea.
El ingreso de inmigrantes clandestinos en los puertos canarios a bordo
de buques de mayor tamaño que las frágiles pateras suele pasar inadvertido a
los órganos periodísticos, y sólo constituye noticia cuando excepcionalmente
se produce la aprehensión de buques abarrotados de pasaje, como ocurrió en
diciembre de 2003 y en febrero de 2004 en el Puerto de la Luz y de Las
Palmas y, más recientemente, en febrero de 2005, al sur de Tenerife y junto a
la costa teldense. Aún está fresco el recuerdo de la detención -en agosto de
2005- de un barco pesquero atestado de inmigrantes clandestinos embarcados
en Cabo Verde, que fue avistado a más de cien millas al sur de Tenerife, o el
apresamiento en Cabo Verde, en enero de 2006, de un barco que iba a
trasladar a Canarias a más de doscientos inmigrantes indocumentados.
Esos hallazgos han alimentado el temor de que se difunda el recurso a
“buques nodrizas”, como medio menos arriesgado para introducir ilegalmente
inmigrantes en las islas. Tal hipótesis es seriamente considerada por las

104
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

fuentes policiales e institucionales, que han expresado su convencimiento en


repetidas ocasiones de que muchas de las pateras que llegan al sur y sureste
de Gran Canaria no partieron de la costa africana, sino que fueron
desembarcadas desde buques nodrizas. Sin embargo, las pruebas esgrimidas
hasta ahora se han revelado inconsistentes: sustentadas en fotografías de
embarcaciones de pesca, que ninguna relación tenían con el tráfico
clandestino de personas, o en meras conjeturas, como el buen estado de salud
de los pasajeros de cayucos o pateras, después de travesías de más de diez
días de duración.
El apresamiento en Freetown, en agosto de 2004, de un buque que se
disponía a trasladar clandestinamente a Canarias a medio millar de
inmigrantes confirmó la adopción de una estrategia alternativa por las “mafias”
–supuesto que éstas existan-, que se desplazan también al Golfo de Guinea
para eludir la mayor presión de Marruecos. Con objeto de compensar los
inconvenientes de las largas travesías que empiezan en estos puntos de
embarque, mucho más meridionales, los traficantes de personas están
adquiriendo barcos fondeados para el desguace, que llevan años sin navegar.
Así volvió a demostrarse unos meses después, a mediados de octubre, con la
aprehensión cerca de la costa de Telde del M. V. Polar, un buque de bandera
hondureña que conducía a Canarias a casi doscientos subsaharianos, la
mayoría de Guinea Bissáu y de Senegal. Más reciente -febrero de 2007- es el
episodio del Marine I, apresado después de tres meses de navegación, que
transportaba a casi cuatrocientos inmigrantes, la mayoría asiáticos, hacinados
en condiciones deplorables. Dos meses después se repetiría la misma historia,
a bordo del Happy Day que, como el Marine I, había partido de la República de
Guinea y trasladaba a inmigrantes originarios de La India y Pakistán.
Otra modalidad, muy reciente, consiste en que el patrón de la patera
se acerque intencionadamente a un barco pesquero una vez alcanzada una
cierta distancia de la costa marroquí, con objeto de minimizar riesgos de
naufragios y asegurarse un rescate seguro por Salvamento Marítimo:
conocedores los organizadores de este tráfico humano de los vacíos legales
existentes, logran proporcionar así a muchos inmigrantes clandestinos
subsaharianos la consecución de su permanencia en España, una vez que
sean rescatados y que trascurran los preceptivos cuarenta días desde su

105
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

detención, pues los expedientes de expulsión se dificultan por la falta de


convenios con los países emisores o por la imposibilidad de probar la
nacionalidad de esas personas indocumentadas.
La situación, ciertamente, ha empezado a revertirse en los últimos
años, como consecuencia de los esfuerzos diplomáticos (gira africana del
ministro español de Exteriores en diciembre de 2005) y de los acuerdos de
76
readmisión suscritos con varios países africanos : según declaraciones del
ministro español de Interior, realizadas a fines de mayo de 2008, esos
convenios permitían entonces la repatriación del 90% de los indocumentados
77
africanos aprehendidos .
Pasa inobservada, en cambio, la entrada de africanos en barcos de
pesca, de cabotaje o de recreo, como polizones o como miembros de la
tripulación, que se internan irregularmente en Canarias o solicitan asilo para
escapar de conflictos bélicos, hambrunas o violaciones flagrantes de los
78
derechos humanos que convulsionan sus países de origen .
Si en febrero de 2005 una empresa internacional de navegación –
IMTC- llegó a dirigir una carta de protesta al ministro marroquí de Transporte,
por la escasa vigilancia en los puertos para impedir la infiltración de polizones
en los barcos de la compañía, un mes después se detuvo en Las Palmas de
Gran Canaria al capitán y a uno de los propietarios de un pesquero, y se les
acusó de delinquir contra los derechos de los ciudadanos extranjeros por
práctica de tráfico ilegal de inmigrantes, mediante el procedimiento de enrolar a

76
A fines de 2004 existían convenios de readmisión con Argelia, Guinea Bissáu,
Marruecos y Mauritania, y se hallaba pendiente la renegociación del acuerdo que desde
2001 funcionó –muy defectuosamente- con Nigeria. Un año después, reactivado ya el
acuerdo con Nigeria, se había firmado otro con Ghana, aún no ratificado por el Gobierno
ghanés, y se habían abierto negociaciones con países del área (Malí, Senegal,
República de Guinea, Gambia y Camerún), aunque los dos últimos citados rechazaron
las pretensiones españolas (ABC, 6 de diciembre de 2005). En octubre de 2006 se
firmaron acuerdos con República de Guinea y Gambia, que combinaban repatriaciones y
ayudas al desarrollo (a pesar de las reticencias manifestadas un año antes por Gambia),
y en enero de 2007 se anunció un convenio análogo con Malí (La Voz de Galicia, 22 de
enero de 2007), luego desmentido por el gobierno de este país (El Mundo, 25 de enero
de 2007). A esos acuerdos hay que añadir los nuevos alcanzados en febrero de 2008
con Gambia, República de Guinea y Guinea Bissáu sobre vigilancia y control de los
espacios marítimos (Canarias al Día, 28 de febrero de 2008).
77
ABC, 25 de mayo de 2008.
78
Gobierno de Canarias, “Informe acerca de la presencia de extranjeros irregulares en
Canarias”, octubre de 1999.

106
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

subsaharianos indocumentados como marineros con el propósito de


desembarcarlos clandestinamente en puertos canarios.
Las autoridades españolas no facilitan cifras oficiales sobre el número
de polizones que llegan a los puertos, aunque sus estimaciones extraoficiales
apuntan al millar cada año. A fines de octubre de 2003, el secretario general de
la Comisión Española de Ayuda al Refugiado manifestó su discrepancia
respecto a estos cálculos y sugirió que la realidad duplicaba los dígitos. La
mayoría de esos polizones desembarca en el Puerto de La Luz y de Las
Palmas, principal vía de acceso para los subsaharianos que recurren a este
procedimiento.
El comienzo de la actividad de la Agencia Europea para la gestión de
la cooperación operativa en las fronteras exteriores (Frontex), en 2005,
significó el primer paso de importancia hacia una efectiva coordinación de los
países miembros de la Unión Europea en la lucha contra la inmigración
clandestina que utiliza las vías marítimas. En mayo de 2007, Frontex puso en
marcha la Red Europea de Patrullas en aguas del Mediterráneo y del Atlántico,
para luchar contra la inmigración ilegal. A fines de ese año, el incremento de
las partidas presupuestarias de la UE destinadas a financiar los trabajos de la
Agencia permitía conjeturar una mayor disponibilidad de medios materiales y
posibilitar una presencia permanente del operativo de vigilancia en la franja
atlántica que separa Canarias del continente africano. En 2008, Frontex
duplicó la inversión destinada a África desde que empezó su despliegue: de
doce millones de euros se ha pasado a veinticuatro.
Por supuesto, según ha asegurado la secretaria de Estado de
Inmigración y Emigración del actual Gobierno español, Consuelo Rumí, los
aeropuertos han constituido tradicionalmente las vías que han facilitado los
más intensos flujos de inmigrantes ilegales: muchos solían ingresar con sus
papeles en regla y sólo al cabo del tiempo incurrían en situaciones de
ilegalidad, al alargarse su estancia después de que sus visados de turistas o
los permisos de residencia o de trabajo hubieran caducado. Los vuelos chárter
procedentes de Alemania o las escalas en Italia u Holanda han constituido
durante mucho tiempo un recurso muy socorrido para quienes se proponían
entrar sin papeles en Canarias.

107
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

La persecución de esos fraudes inspira algunos de los últimos


cambios en la legislación sobre extranjería, que impone a las compañías
aéreas la obligación de revisar que la situación documental de los viajeros se
ajuste a la legalidad, y les exige la devolución al lugar de origen del pasajero
que carezca de la documentación pertinente. Esta última medida ha sido
criticada desde muchas organizaciones sociales que entienden que, de esta
forma, se encarga a los transportistas la realización de acciones que
corresponden a las fuerzas de seguridad del Estado.
Cerramos este capítulo con la aseveración de que, a pesar de la
alarma social atizada en no pocos casos de modo imprudente por algunos
medios de comunicación, el reciente desarrollo de la inmigración que accede a
Canarias por lugares no habilitados no ha repercutido significativamente en el
incremento de la población extranjera residente en las islas. La explicación,
adelantada ya en diversos pasajes del texto, no admite réplica: buena parte de
los extranjeros llegados a los puertos isleños como polizones, o
desembarcados desde pateras o cayucos en sus costas, son interceptados y
trasladados a otras Comunidades Autónomas, o repatriados a sus países de
origen.

108
II. UNA APROXIMACIÓN CUANTITATIVA AL
COLECTIVO AFRICANO EN CANARIAS

1. LOS CONTEXTOS EUROPEO Y NACIONAL

A. LA UNIÓN EUROPEA

El aumento creciente de la inmigración en la Unión Europea (27) durante los


dos últimos decenios se ha materializado en una numerosa presencia de
ciudadanos extracomunitarios que, en 2007, superaron los dieciocho millones
de personas (18.753.972), equivalentes al 3,79% de la población total.
Sumados a los diez millones de residentes (10.159.476) que son ciudadanos
de otros Estados miembros, la cifra global de residentes no nacionales se elevó
79
por encima del 5,8% (5,84%) de la población de la UE .
Los primeros años de la década de los noventa registraron la máxima
intensidad en los flujos migratorios hacia la Unión Europea, con un acusado
pico en 1992. Se calcula que, en el conjunto de esos diez años, el saldo
migratorio neto rondó las 850.000 personas. Recientemente se ha producido un
repunte en las cifras de inmigración, constatable por los elevados saldos de
migración neta registrados entre 2001 y 2007, que contrastan notoriamente con
el lento crecimiento vegetativo que se verifica durante ese período en el seno
de la Unión. La siguiente tabla, que recoge las estadísticas de Eurostat,
muestra de modo evidente que el crecimiento poblacional registrado en la
Unión Europea durante esos siete años es indisociable de la cuantiosa entrada
de población foránea.

NOTAS
79
Eurostat: Base de Datos, Población y Condiciones Sociales.

109
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 19. Población, crecimiento natural (o vegetativo) y crecimiento migratorio en la


Unión Europea, 2001-2007

2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007(p)


POBLACIÓN TOTAL (1 de enero del año...)
UE (27 países) 483.781.678 484.613.561 486.617.424 488.756.726 491.023.535 492.975.207 495.090.294
UE (25 países) 453.201.753 454.888.983 456.998.809 459.244.201 461.603.958 463.646.244 465.845.885
UE (15 países) 378.804.902 380.609.744 382.797.942 385.102.547 387.498.474 389.555.013 391.767.958
España 40.476.723 40.964.244 41.663.702 42.345.342 43.038.035 43.758.250 44.474.631
CRECIMIENTO NATURAL O VEGETATIVO (nacimientos menos defunciones durante el año...)
UE (27 países) 231.824 152.110 103.956 391.858 292.005 475.885 483.802
UE (25 países) 315.247 257.365 202.640 474.711 375.385 553.956 558.694
UE (15 países) 387.984 341.702 301.371 549.976 446.923 600.933 592.137
España 46.249 50.228 57.053 82.657 79.016 111.479 106.680
MIGRACIÓN NETA (inmigraciones hacia el área menos emigraciones desde el área durante el año...)
UE (27 países) 600.059 1.851.753 2.035.346 1.874.951 1.649.365 1.639.202 1.907.561
UE (25 países) 1.371.983 1.852.461 2.042.752 1.885.046 1.656.599 1.645.685 1.908.213
UE (15 países) 1.416.858 1.846.496 2.003.234 1.845.951 1.599.974 1.612.012 1.800.712
España 441.272 649.230 624.587 610.036 641.199 604.902 701.948
p: provisional.
Fuente: Eurostat

Un estudio difundido en 2006 por Caixa Catalunya manifiesta la


importante incidencia de la inmigración en el crecimiento demográfico europeo
entre 1995 y 2005: los 11,9 millones de personas extranjeras que se
establecieron en países de la Unión Europea de los quince durante esa década
representaban el 76% de los 15,7 millones del incremento de su población.
En lo concerniente a los países de procedencia y de destino, el
fenómeno inmigratorio, tal y como se ha manifestado a lo largo del último
cuarto de siglo, reviste algunas peculiaridades notables en la Unión Europea
respecto a épocas anteriores. Los tradicionales países receptores de
inmigración (Francia, Reino Unido, Alemania) reciben ahora muchos
inmigrantes de nuevas áreas geográficas, como la Europa del Este y la antigua
Unión Soviética, que se suman a los flujos tradicionales, de los que han
desaparecido los originarios de la Europa mediterránea. Estos países del sur
del continente (España, Italia, Portugal) no sólo han dejado de ser emisores de
mano de obra, como fueron hasta mediados de los años setenta, sino que se
han convertido en destino de una intensa inmigración: en 2003 acogieron a
mucho más de la mitad del saldo migratorio neto de toda la Unión Europea (los
594.300 inmigrantes que recibió España, según Eurostat, representan un tercio

110
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

80
del total de los que llegaron a suelo comunitario) .
Si bien el factor laboral sigue prevaleciendo sobre otros agentes de
atracción de inmigrantes, se ha producido un importante crecimiento de las
modalidades de llegada relacionadas con el asilo y la reagrupación familiar: en
2002 hubo unas 383.000 solicitudes de asilo en toda la Unión, que
81
representaban el 30% del saldo migratorio de ese año .
Finalmente cabe referir una última peculiaridad del fenómeno
inmigratorio en Europa, tras la ampliación de la Unión a nuevos miembros:
aunque la supresión de las barreras a la libre circulación de los habitantes de
los países incorporados propicie en una primera etapa la intensificación de los
flujos, es previsible que la intensidad de esos movimientos migratorios tienda a
remitir conforme suban las tasas de crecimiento económico de los Estados
82
recientemente ingresados .

B. ESPAÑA

Las cifras del padrón municipal de habitantes a 1 de enero de 2003 indican que
el número de residentes extranjeros en España ascendía a 2.664.168 (un
incremento de 34,69% respecto al año anterior), lo que suponía el 6,24% de la
población total, que aumentó en 879.170 personas durante 2002, hasta
alcanzar la suma de 42.717.064. De acuerdo con los resultados de la
explotación estadística del padrón, la población extranjera creció en 686.224
personas, lo que representa el 78,05% del total de nuevos
83
empadronamientos . Una característica muy importante de esa población
extranjera es que está conformada mayoritariamente por ciudadanos no
comunitarios (los 2.085.262 de personas anotadas con este perfil en el padrón
municipal representan el 4,9% de la población total).

80
Consejo Económico y Social de España, Informe sobre la inmigración y el mercado de
trabajo en España aprobado, abril de 2004, pp. 10-11, e Informe Eurostat 105/2004, 31
de agosto de 2004.
81
Consejo Económico y Social de España, Informe sobre la inmigración y el mercado de
trabajo en España aprobado, abril de 2004, p. 12.
82
Ibidem, p. 13.
83
Instituto Nacional de Estadística, Explotación estadística del padrón municipal a 1 de
enero de 2003. Datos definitivos. Eurostat proporciona la cifra de 594.300 inmigrantes
más en España durante 2003: Informe Eurostat 105/2004, 31 de agosto de 2004.

111
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

La misma fuente revela que a 1 de enero de 2007 los extranjeros que


residían en España eran 4.519.554, el 10% de una población total de
45.200.737 habitantes. El avance del padrón a 1 de enero de 2008 elevó el
número de extranjeros en territorio nacional a 5.220.577 (11,3% del total de
46.063.511 de inscripciones en el padrón municipal). Por nacionalidades, los
colectivos extranjeros residentes en España a 1 de enero de 2007 más
numerosos son el marroquí (582.923), el rumano (527.019), el ecuatoriano
(427.099), el británico (314.951) y el colombiano (261.542).
Si nos servimos para el cómputo de los datos del Ministerio del Interior
sobre los extranjeros con tarjeta o permiso de residencia en vigor a 31 de
diciembre de 2003, resulta un total de 1.647.011, que determinan un
incremento de 24,4% respecto al año anterior, que se cerró con 1.324.001
residentes legales. Durante los primeros diez meses de 2004, la cifra subió un
12,58%, hasta alcanzar a 1.854.218. A final de 2004 se llegó a 1.977.291 de
extranjeros con tarjeta o autorización de residencia en vigor. La cifra de
extranjeros con certificado de registro o tarjeta de residencia en vigor a 31 de
enero de 2007 asciende a 3.979.014: 2.357.218 en régimen general de
residencia y 1.621.796 en régimen comunitario.
El contraste de las cifras del padrón y de Interior (la operación de
restar al total de extranjeros en el padrón municipal el de los inmigrantes
regularizados) sugería la posible existencia aproximada de un millón de
indocumentados en nuestro país a fines de 2004: una cantidad que, por
supuesto, hay que rebajar, pues muchos inmigrantes no registran su baja en el
padrón cuando regresan a su país o se trasladan a vivir a otro. De todos
modos, según admitió en marzo de 2004 la directora del Instituto Nacional de
Estadística, las duplicaciones en los registros podían ascender, como máximo,
a unas cien mil, y tendían a compensarse con las omisiones en el
empadronamiento de muchos extranjeros carentes de permiso de residencia y
temerosos de inscribirse en un registro de la Administración, por lo que la cifra
de un millón de extranjeros no legalizados no debía de andar lejos de la
realidad.
Interrogada en junio de 2004 sobre el número de inmigrantes sin
papeles, la secretaria de Estado de Inmigración aplazó la respuesta, en espera
de los resultados de un informe que dijo haber encargado cuando asumió el

112
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

cargo. Por su parte, el Defensor del Pueblo se atrevió a sugerir que en España
hay tantos inmigrantes en situación jurídica regular como irregular. Ya en
septiembre, el presidente del Gobierno ofreció una estimación oficiosa de
800.000 inmigrantes irregulares en España: la misma que, con antelación,
habían divulgado los sindicatos, e inferior en 200.000 al cálculo que el ministro
de Trabajo y Asuntos Sociales difundió una semana después y reiteró luego en
84
varias ocasiones .
Cercano ya el proceso extraordinario de regularización contemplado en
la Disposición Transitoria tercera del proyecto de Reglamento de la Ley
Orgánica 4/2000, Jesús Caldera descartó que los inmigrantes que, en virtud del
arraigo social y laboral, podrían legalizar su situación en España fueran más de
800.000.
El Ejecutivo central desplegó un enorme esfuerzo durante el mes de
junio de 2004, y puso en marcha un plan de choque de medidas urgentes en
materia de extranjería, que se saldó con muy satisfactorios resultados, con la
resolución de unos 100.000 expedientes de los 400.000 que se hallaban por
entonces en trámite. Esos 100.000 expedientes resueltos fueron considerados
de carácter prioritario, pues se referían a la renovación de permisos de
residencia y de trabajo. Las mismas fuentes gubernamentales estimaban a
fines de julio que el número de permisos que caducarían en toda España entre
1 de agosto y 31 de diciembre rondaba los 200.000.

2. LAS CIFRAS DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

La Comunidad de Madrid y Cataluña reunían en 2003 el 42,5% de la población


extranjera (589.215 y 543.008 respectivamente), aunque la concentración más
fuerte se daba en Islas Baleares, donde los 126.505 extranjeros constituían el
13,35% del total de la población. Canarias ocupaba el tercer lugar porcentual,
con el 9,47%, por detrás de Madrid, donde los extranjeros representaban el

84
La Provincia/Diario de Las Palmas, 23 y 30 de septiembre de 2004, y ABC, 23 y 30 de
septiembre de 2004. Arango, Joaquín, y Sandell, Richard (coordinadores), “Inmigración:
Prioridades para una nueva política española”, Informes. Real Instituto Elcano de
Estudios Internacionales y Estratégicos, 2004, p. 31.

113
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

85
10,30% .
Los extranjeros empadronados en Canarias a principios de 2004
ascendían a 185.781 (un año antes eran 179.493, y 143.138 en 2002), y la
población total residente, a 1.915.540 (1.894.868 en 2003). La Comunidad de
Madrid y Cataluña continuaban siendo, con amplia diferencia, las regiones con
más extranjeros (664.255 y 642.846, respectivamente): 43,08% del total. En
Baleares, la cifra de extranjeros subía a 131.423, y se reforzaba ligeramente su
importancia relativa en el conjunto de la población del Archipiélago (13,76%):
mantenía, pues, su condición de Comunidad Autónoma más densamente
habitada por extranjeros, seguida de la Comunidad de Madrid (11,44%),
Región de Murcia (10,27%), Comunidad Valenciana (10,22%) y Canarias
86
(9,70%) .
Los datos del padrón a 1 de enero de 2005 y 1 de enero de 2007
confirman que las Comunidades Autónomas de mayor asentamiento de
extranjeros en términos absolutos seguían siendo Cataluña (798.904 a
comienzos de 2005 y 972.507 al empezar 2007), Madrid (780.752 y 866.910,
respectivamente), Comunidad Valenciana (581.985 y 732.102), Andalucía
(420.207 y 531.827), Canarias (222.260 y 250.736), Murcia (165.016 y
201.700) y Baleares (156.270 y 190.170).
La situación experimenta algunos cambios, si nos basamos en los
números del Ministerio de Interior referentes a tarjetas o permiso de residencia
vigentes a finales de 2003, que, por razones obvias, arrojan unas cifras
menores de extranjeros. Se mantiene un porcentaje similar al evaluar la
aportación relativa de la Comunidad de Madrid y de Cataluña, que significaban
el 44,86% de la población extranjera (los totales correspondientes son,
respectivamente, 355.035 y 383.938), en tanto que Islas Baleares aportaban
75.867 (un 4,61% del total). Ese mismo registro señalaba un total de 113.339
extranjeros con tarjeta o permiso de residencia en Canarias (21.190 más que a
fines de 2002).

85
Instituto Nacional de Estadística, Explotación estadística del padrón municipal a 1 de
enero de 2002 y 2003. Datos definitivos.
86
Instituto Nacional de Estadística, Explotación estadística del padrón municipal a 1 de
enero de 2004. Datos definitivos.

114
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Mapa 15. Extranjeros con tarjeta o permiso de residencia en vigor según provincia, a 31
de diciembre de 2003

Fuente: Delegación del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración, Balance 2003

Diez meses después, a 30 de septiembre de 2004, el total de


extranjeros con autorización de residencia en Canarias ascendió a 122.292 (de
ellos, 46.471 pertenecían al régimen general, y 75.821, al comunitario). A 31 de
diciembre de 2004, se alcanzó la cifra de 125.542 (47.891 en el régimen
general, y 77.651 en el comunitario). La Comunidad de Madrid y Cataluña
aumentaron sus contingentes, que se cifraban en 412.367 y 462.046
respectivamente); y acogían, juntas, al 44,22% del total de la población
extranjera con tarjeta de residencia en el conjunto nacional. Baleares, con
92.028 extranjeros, mantenía prácticamente la misma importancia porcentual:
4,65% del total.

115
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Mapa 16. Extranjeros con tarjeta o autorización de residencia en vigor según provincia, a
31 de diciembre de 2004

Fuente: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Secretaría de Estado para la Inmigración y la Emigración.
Observatorio Permanente de la Inmigración

Si se dirige la observación a las estadísticas correspondientes a fines


de 2007, es apreciable un descenso relativo del número de los extranjeros con
autorización de residencia en vigor en Madrid y Cataluña (712.011 y 860.575,
respectivamente), que pasan a representar el 39,52% del total, casi cinco
puntos porcentuales menos que en 2004. Los 166.936 de Baleares
corresponden al 4,20% del conjunto (un porcentaje ligeramente inferior al
registrado en 2003 y 2004). Canarias acoge en este momento a 206.364
extranjeros provistos de esa autorización (91.887 en el régimen general, y
114.477 en el comunitario).

116
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Mapa 17. Extranjeros con autorización de residencia en vigor según provincia, a 31 de


diciembre de 2007

Fuente: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Secretaría de Estado para la Inmigración y la Emigración.
Observatorio Permanente de la Inmigración

La distribución por Comunidades Autónomas de los extranjeros


afiliados a la Seguridad Social y en alta laboral, a 10 de julio de 2003, vuelve a
evidenciar una fuerte concentración en la Comunidad de Madrid y en Cataluña:
219.960 y 218.640, respectivamente (el 44,57% del total de los 984.063
afiliados en esa fecha). Valencia y Andalucía proporcionaban también cifras
muy altas (109.319 y 105.166, respectivamente), muy por encima de Canarias
(63.754), que superaba a la Región de Murcia (56.464) y a Islas Baleares
(54.253), las otras Comunidades Autónomas donde el peso de los extranjeros
87
afiliados a la Seguridad Social registraba valores considerables .
En octubre de 2004, Canarias llegó a los 69.535 afiliados extranjeros a
la Seguridad Social y amplió su ventaja respecto a la Región de Murcia
87
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Secretaría General de Asuntos Sociales,
Instituto de Migraciones y Servicios Sociales, Informe sobre la situación de los
trabajadores extranjeros afiliados y en alta laboral en la Seguridad Social el día 10 de
julio del 2003.

117
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

(57.676) y, sobre todo, respecto a Islas Baleares (45.912), donde descendió el


número de afiliaciones no nacionales a la Seguridad Social en relación con julio
de 2003. Valencia (127.768 afiliados) y Andalucía (112.167) se mantenían muy
por encima de Canarias. Y Madrid y Cataluña refrendaban su carácter
preferencial para la mano de obra extranjera, con 239.348 y 248.373 afiliados,
respectivamente.

Cuadro 20. Extranjeros afiliados a la Seguridad Social, por Comunidades Autónomas,


octubre de 2004
CC. AA. Nº Afiliados %
Cataluña 248.373 22,7%
Madrid 239.348 21,9%
C. Valenciana 127.768 11,7%
Andalucía 112.167 10,2%
Canarias 69.535 6,3%
Murcia 57.676 5,3%
Baleares 45.912 4,2%
Castilla-La Mancha 31.612 2,9%
Castilla-León 30.854 2,8%
Aragón 30.780 2,8%
País Vasco 23.831 2,2%
Galicia 20.419 1,9%
Navarra 19.053 1,7%
La Rioja 10.690 1,0%
Extremadura 7.838 0,7%
Cantabria 7.615 0,7%
Asturias 7.506 0,7%
Melilla 2.791 0,3%
Ceuta 1.444 0,1%
ESPAÑA 1.092.212 100,0%

Fuente: Instituto Nacional de la Seguridad Social

A 31 de diciembre de 2004, los afiliados extranjeros a la Seguridad


Social en Canarias alcanzaban la cifra de 69.664 (de ellos, 37.399 pertenecían
a países ajenos a la Unión Europea), equivalente al 6,48% del total de afiliados:
un incremento pequeño, pero significativo, si se advierte el descenso
experimentado en Cataluña (243.534), Madrid (237.076) y Baleares, donde el
bajón fue muy acusado (38.642). En Valencia (127.966), Andalucía (112.899) y
Murcia (58.529) subieron con moderación esas afiliaciones.
En el siguiente cuadro, que muestra la evolución de las medias
anuales de afiliación a la Seguridad Social en alta laboral de trabajadores
extranjeros entre 2000 y 2007, se confirman las observaciones practicadas a
partir del análisis detallado de las afiliaciones en 2003 y 2004. Cataluña y la
Comunidad de Madrid lideran siempre las estadísticas de contratación, con
altibajos según los años que conceden la primacía a una u otra Comunidad
Autónoma (desde 2004, Cataluña aventaja siempre a la Comunidad de

118
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Madrid). A pesar del fuerte crecimiento de las cifras que se aprecia en Canarias
en 2005 y 2006 –atribuible, evidentemente, al proceso de regularización de
2005, que trajo consigo 18.162 altas a la Seguridad Social a fin de año-, en el
primero de los años citados se acortan las diferencias sobre la Región de
Murcia, que un año después supera al Archipiélago en la media de afiliaciones.
Canarias mantiene la ventaja sobre Baleares a lo largo de todo el septenio, a
pesar de la importancia creciente que en el archipiélago mediterráneo ha ido
adquiriendo la participación de extranjeros en la afiliación a la Seguridad Social:
en 2007, Baleares se situó a la cabeza de toda España en porcentaje de
afiliados extranjeros inscritos en la Seguridad Social (18%).

119
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 21. Media anual de trabajadores extranjeros afiliados a la Seguridad Social en


alta laboral, y % sobre el total de afiliados en alta laboral por Comunidades Autónomas,
2000-2007
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007
Andalucía 44.718 61.446 84.589 101.416 114.029 157.081 190.543 201.852
% del total de
1,88% 2,47% 3,28% 3,77% 4,08% 5,40% 6,30% 6,48%
afiliados
Aragón 8.800 13.613 20.384 24.711 29.016 44.771 57.251 69.380
% del total de
1,93% 2,90% 4,24% 4,99% 5,69% 8,38% 10,28% 11,94%
afiliados
Asturias 3.061 4.297 5.624 6.342 6.941 9.975 11.925 13.988
% del total de
0,91% 1,23% 1,58% 1,75% 1,90% 2,67% 3,08% 3,50%
afiliados
Baleares 26.853 32.611 38.977 42.911 46.236 62.041 73.725 80.716
% del total de
7,26% 8,49% 9,98% 10,93% 11,58% 14,73% 16,71% 17,71%
afiliados
Canarias 37.486 46.104 57.034 61.768 66.833 80.586 92.257 96.417
% del total de
5,91% 6,98% 8,34% 8,78% 9,32% 10,81% 11,93% 12,12%
afiliados
Cantabria 1.697 2.877 4.054 4.949 6.801 9.333 10.794 12.825
% del total de
0,94% 1,54% 2,12% 2,52% 3,36% 4,45% 4,94% 5,65%
afiliados
Castilla-León 7.708 12.615 18.619 21.819 27.324 39.612 50.116 62.152
% del total de
0,96% 1,54% 2,23% 2,56% 3,12% 4,38% 5,36% 6,41%
afiliados
Castilla-La Mancha 6.558 10.705 18.327 22.624 28.164 49.291 64.328 77.297
% del total de
1,23% 1,94% 3,19% 3,78% 4,49% 7,37% 9,05% 10,30%
afiliados
Cataluña 90.006 123.290 164.665 200.018 234.969 329.609 414.587 446.215
% del total de
3,25% 4,31% 5,62% 6,67% 7,65% 10,28% 12,45% 13,10%
afiliados
C. Valenciana 35.121 52.676 80.691 104.514 120.891 174.551 223.327 237.972
% del total de
2,29% 3,30% 4,87% 6,09% 6,83% 9,43% 11,53% 11,99%
afiliados
Extremadura 5.472 6.579 7.507 7.543 7.673 8.946 10.030 11.524
% del total de
1,62% 1,92% 2,16% 2,12% 2,13% 2,42% 2,63% 2,90%
afiliados
Galicia 7.850 9.999 12.566 15.012 18.690 25.192 31.954 38.236
% del total de
0,89% 1,11% 1,36% 1,59% 1,93% 2,53% 3,09% 3,57%
afiliados
Madrid 89.415 124.323 173.658 209.262 229.407 318.418 406.155 430.234
% del total de
3,93% 5,19% 7,02% 8,23% 8,77% 11,49% 13,88% 14,32%
afiliados
Murcia 18.999 29.218 42.743 55.325 57.059 77.807 98.270 98.479
% del total de
4,65% 6,76% 9,32% 11,36% 11,32% 14,46% 17,14% 16,75%
afiliados
Navarra 5.681 8.994 12.439 15.747 17.866 23.645 26.800 29.766
% del total de
2,55% 3,88% 5,20% 6,39% 7,05% 9,04% 9,94% 10,65%
afiliados
País Vasco 7.812 10.691 14.687 18.603 22.292 31.744 38.855 45.002
% del total de
0,96% 1,27% 1,71% 2,13% 2,51% 3,48% 4,16% 4,70%
afiliados
La Rioja 2.739 4.092 6.327 8.163 9.905 13.939 16.013 17.738
% del total de
2,62% 3,77% 5,65% 6,99% 8,22% 11,09% 12,37% 13,33%
afiliados
Ceuta 714 891 1.041 1.181 1.334 1.604 1.977 2.230
% del total de
4,61% 5,57% 6,12% 6,75% 7,58% 8,81% 10,80% 11,49%
afiliados
Melilla 2.023 2.054 2.540 2.897 2.799 2.996 3.497 3.555
% del total de
13,76% 13,69% 15,97% 17,56% 16,37% 17,32% 19,32% 19,11%
afiliados
ESPAÑA 402.713 557.075 766.472 924.805 1.048.229 1.461.140 1.822.404 1.975.578
% del total de
2,67% 3,56% 4,75% 5,57% 6,14% 8,19% 9,80% 10,32%
afiliados

Fuente: Ministerio de Trabajo e Inmigración. Boletín de Estadísticas Laborales

120
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Por lo que se refiere a los africanos asentados en España, la cifra


global de empadronados a principios de 2003 ascendía a 522.682 (378.979
marroquíes): una cifra exigua comparada con los 2.664.168 extranjeros
empadronados. Las Comunidades Autónomas que alojaban a más africanos
eran, por orden decreciente, Cataluña (165.105), Madrid (79.952), Andalucía
(65.606), Comunidad Valenciana (50.757), Murcia (35.566) y Canarias
88
(20.525) .

Cuadro 22. Extranjeros de nacionalidad africana empadronados en cada Comunidad


Autónoma a 1 de enero de 2003
Resto de TOTAL TOTAL
Marruecos Argelia Gambia África África Extranjeros
Andalucía 51.774 2.909 204 10.719 65.606 282.901
Aragón 7.025 3.841 1.223 5.530 17.619 61.896
Asturias 665 160 0 682 1.507 19.691
Baleares 12.650 789 69 4.097 17.605 126.505
Canarias 11.811 615 84 8.015 20.525 179.493
Cantabria 723 190 1 528 1.442 13.677
Castilla-León 4.585 865 74 2.023 7.547 59.440
Castilla-La Mancha 12.168 1.258 14 1.323 14.763 70.899
Cataluña 128.686 5.567 10.747 20.105 165.105 543.008
C. Valenciana 30.078 11.208 102 9.369 50.757 413.760
Extremadura 8.371 154 8 300 8.833 17.885
Galicia 2.389 341 7 1.781 4.518 53.808
Madrid 56.137 1.658 88 22.069 79.952 589.215
Murcia 31.133 1.898 47 2.488 35.566 113.912
Navarra 4.058 2.582 3 1.662 8.305 38.741
País Vasco 4.481 1.480 18 3.014 8.993 49.231
La Rioja 3.741 776 5 730 5.252 20.570
Ceuta 2.647 4 5 245 2.901 3.203
Melilla 5.857 6 6 17 5.886 6.333
ESPAÑA 378.979 36.301 12.705 94.697 522.682 2.664.168

Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación estadística del padrón municipal a 1 de enero de 2003

Muy escasas son las variaciones observables un año después. El total


de personas de nacionalidades africanas empadronadas a principios de 2004
se situó en 579.372, y los marroquíes continuaron siendo por amplísimo
margen los más numerosos: 420.556. Las Comunidades Autónomas donde los
africanos tendían a concentrarse fueron las mismas: Cataluña (184.496),
Madrid (85.837), Andalucía (71.808), Comunidad Valenciana (58.156), Murcia
(39.395) y Canarias (21.630). Quizá valga la pena reflexionar sobre la
evolución observada en Aragón, Castilla-La Mancha, País Vasco, Castilla y

88
Instituto Nacional de Estadística, Explotación estadística del padrón municipal a 1 de
enero de 2003. Datos definitivos.

121
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

León y La Rioja, que tal vez apunte la tendencia a una redistribución en busca
89
de nuevas oportunidades laborales .

Cuadro 23. Número de africanos, por nacionalidades, empadronados en cada


Comunidad Autónoma a 1 de enero de 2004
Resto de TOTAL Total
Marruecos Argelia Gambia África África extranjeros
Andalucía 56.518 3.274 197 11.819 71.808 321.570
Aragón 8.447 4.080 1.372 6.730 20.629 77.545
Asturias 790 172 0 742 1.704 22.429
Baleares 13.649 708 72 4.385 18.814 131.423
Canarias 12.214 645 85 8.686 21.630 185.781
Cantabria 811 268 0 556 1.635 16.364
Castilla-León 6.207 1070 76 2.099 9.452 71.300
Castilla-La Mancha 14.268 1.304 17 1.428 17.017 88.858
Cataluña 143.405 5.977 11.180 23.934 184.496 642.846
C. Valenciana 35.241 12.148 104 10.663 58.156 464.317
Extremadura 8.781 350 7 370 9.508 20.066
Galicia 2.709 392 5 2.002 5.108 58.387
Madrid 60.684 1.660 117 23.376 85.837 664.255
Murcia 34.468 1.993 51 2.883 39.395 132.918
Navarra 4.401 2.585 3 1.821 8.810 43.376
País Vasco 5.505 1.936 24 3.687 11.152 59.166
La Rioja 4.525 848 9 857 6.239 24.988
Ceuta 2.534 5 1 18 2.558 2.863
Melilla 5.399 10 0 15 5.424 5.874
ESPAÑA 420.556 39.425 13.320 106.071 579.372 3.034.326

Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación estadística del padrón municipal a 1 de enero de 2004

A principios de 2007 se pasa ya a 806.795 africanos empadronados en


municipios españoles. El incremento absoluto no debe ocultar la disminución
del peso relativo de la población africana respecto al conjunto de extranjeros
entre 2003 y 2007: si el primero de esos años constituían el 19,62%, al
empezar 2007 se produce una leve reducción proporcional: 17,85%. Los
marroquíes superan ya ampliamente el medio millón (582.923), con una
clarísima concentración en el litoral mediterráneo y la región andaluza, en
marcado contraste con su insignificancia numérica en el Archipiélago canario
(14.305).

89
Instituto Nacional de Estadística, Explotación estadística del padrón municipal a 1 de
enero de 2004. Datos definitivos.

122
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 24. Extranjeros de nacionalidad africana empadronados en cada Comunidad


Autónoma a 1 de enero de 2007
Resto de TOTAL TOTAL
Marruecos Argelia Senegal África África Extranjeros
Andalucía 86.449 4.311 4.922 15.303 110.985 531.827
Aragón 12.724 4.026 2.191 8.741 27.682 124.404
Asturias 1.372 246 593 621 2.832 32.720
Baleares 17.935 894 1.987 4.679 25.495 190.170
Canarias 14.305 548 2.430 7.769 25.052 250.736
Cantabria 1.091 221 285 595 2.192 26.795
Castilla-León 12.774 1.461 488 2.163 16.886 119.781
Castilla-La Mancha 23.024 1.322 566 2.628 27.540 159.637
Cataluña 191.652 7.202 13.281 40.881 253.016 972.507
C. Valenciana 56.950 14.725 3.501 14.069 89.245 732.102
Extremadura 9.256 436 90 373 10.155 29.210
Galicia 4.025 393 1.115 1.783 7.316 81.442
Madrid 68.819 1.662 2.310 28.317 101.108 866.910
Murcia 54.452 2.601 1.250 5.575 63.878 201.700
Navarra 6.162 2.276 535 2.097 11.070 55.921
País Vasco 8.627 2.532 1.320 4.343 16.822 98.524
La Rioja 6.231 945 90 1.147 8.413 36.825
Ceuta 2.600 6 0 12 2.618 3.016
Melilla 4.475 6 1 8 4.490 5.327
ESPAÑA 582.923 45.813 36.955 141.104 806.795 4.519.554

Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación estadística del padrón municipal a 1 de enero de 2007

A finales de 2003, los africanos que disponían de tarjeta o permiso de


residencia en España sumaban 432.662, de los que 333.770 eran marroquíes.
Los tres países de África que, a gran distancia de Marruecos, aportaban más
nacionales con permiso de residencia a 31 de diciembre de 2003 eran: Argelia
(23.785), Senegal (16.889) y Gambia (11.329).
La situación se mantenía estable un año después. A 31 de diciembre
de 2004, el total de africanos con autorización o permiso de residencia en vigor
se plantó en 498.507; y los marroquíes ascendían a 386.958. Argelia (27.532),
Senegal (19.343) y Gambia (12.834) seguían aportando los contingentes más
cuantiosos del vecino continente. Y los ciudadanos de Nigeria (11.248) se
hacían presentes de una manera particularmente significativa.

123
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

3. VOLUMEN DE LA POBLACIÓN INMIGRANTE EN CANARIAS

El desarrollo ascendente de la población en Canarias se debe tanto al signo


positivo de su movimiento natural como a su saldo migratorio, que han
permitido un incremento poblacional de 2,77% entre 2002 y 2003 (se ha
pasado de 1.843.755 habitantes en el primero de esos años a 1.894.868 en el
90
segundo) .
Ya durante 2000 el Archipiélago registró uno de los saldos vegetativos
más altos del país (3,82 por mil), sólo superado por Ceuta y Melilla, y a escasa
distancia del balance de las Comunidades Autónomas de Murcia (4,36 por mil)
y Madrid (3,50 por mil). Ese saldo se explica, en esencia, por el mantenimiento
de la tasa de mortalidad más baja de España (7,30 por mil), puesto que su
natalidad, aún siendo elevada (11,12 por mil), resulta similar a la de otras
Comunidades Autónomas españolas, y ha descendido en seis puntos respecto
91
a 1982 .
Según datos publicados en junio de 2005 por el Instituto Nacional de
Estadística, la mortalidad se redujo aún más en el Archipiélago durante 2004,
hasta establecerse en 6,57 por mil, muy por debajo de la media nacional, que
subió hasta 8,68 por mil. También la natalidad sufrió un retroceso en el
Archipiélago, que registró un 10,11 por mil en 2004 (inferior a la tasa nacional,
que es de 10,62 por mil).
Los datos provisionales de 2003 del informe que anualmente elabora
el Instituto Nacional de Estadística sobre Movimiento natural de la población,
dados a conocer en junio de 2004, atribuyen a Canarias un crecimiento
92
vegetativo de 6.498 personas: 19.050 nacimientos y 12.552 defunciones . Los
nacimientos de madre extranjera ascienden a 2.232 (11,72% del total de la
Comunidad Autónoma), y la cifra de defunciones de extranjeros se establece
en 1.044 (8,32% del conjunto). Queda, pues, patente, la importante

90
Instituto Nacional de Estadística, Padrón municipal a 1 de enero de 2003.
91
Consejo Económico y Social de Canarias, Informe anual 2002 del CES sobre la
situación económica, social y laboral de Canarias durante el año 2001, capítulo 12,
Geodemografía, p. 9.
92
La actualización de esos datos para 2004, difundida por el Instituto Nacional de
Estadística el 22 de junio de 2005, apenas arroja variaciones: 19.069 nacimientos y
12.401 defunciones.

124
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

contribución foránea en el positivo saldo vegetativo de la demografía del


Archipiélago. Las consecuencias del descenso operado en la tasa de natalidad,
que se acerca cada vez más a la media estatal (10,84 por mil y 10,50 por mil,
respectivamente), se contrarrestan por una tasa de mortalidad que sigue
bajando: 7,14 por mil (dos puntos por debajo de la nacional, que se sitúa en
93
9,16 por mil) .
Esa conclusión, extraída del análisis de los nacimientos y defunciones
en Canarias, se refuerza si se observa la importancia numérica de los
matrimonios en los que al menos uno de los cónyuges es extranjero: 1.268, de
un total de 6.551 matrimonios contraídos en 2003, lo que arroja un porcentaje
notabilísimo: 19,36% (prácticamente uno de cada cinco matrimonios
celebrados en el Archipiélago).
El saldo migratorio regional también aporta un creciente número de
efectivos a la población del Archipiélago: tanto por la afluencia de personas que
nacieron en otras Comunidades Autónomas como por la llegada desde
distintas regiones de España de individuos extranjeros (inmigrantes, retornados
y sus familias). Así, por ejemplo, según los datos que proporciona para 1999 el
Instituto Nacional de Estadística en su Estadística de variaciones residenciales,
Canarias registra un balance migratorio (resultante de restar las bajas
patronales a las altas) de 20.926 efectivos, uno de los más importantes del
94
país, detrás de Valencia (31.376) y Madrid (21.236) .
Durante la década comprendida entre 1991 y 2001, el 62,3% del
crecimiento de la población en Canarias se explica por el balance migratorio,
como puede visualizarse en el siguiente cuadro, que tomamos del dictamen
“Movilidad geográfica del empleo en Canarias”, publicado por el Consejo
Económico y Social de Canarias en mayo de 2005:

93
Más arriba se han recogido las magnitudes de 2004: a ellas nos remitimos.
94
Instituto Nacional de Estadística, Estadística de variaciones residenciales, 1999.

125
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 25. Fuentes del crecimiento de la población de Canarias, por islas, entre 1991 y
2001
Islas Crecimiento Saldo % Balance %
Vegetativo Migratorio
Lanzarote 31.870 7.513 23.6 24.357 76.4
Fuerteventura 23.365 5.142 22.0 18.223 78.0
Gran Canaria 64.472 34.907 54.1 29.565 45.9
Tenerife 77.211 27.473 35.6 49.738 64.4
La Gomera 2.322 166 7.1 2.156 92.9
La Palma -67 403 -470
El Hierro 1.520 6 0.4 1.514 99.6
CANARIAS 200.693 75.610 37.7 125.083 62.3

Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Censos de Población y Movimiento Natural de la Población

Pero si tomamos como referencia 2002, la importancia del balance


migratorio del Archipiélago (29.967 efectivos) se relativiza en la comparación
con otras Comunidades Autónomas: Madrid (123.846), Valencia (99.602),
Cataluña (62.488), Andalucía (57.966) arrojan remanentes mucho más
95
numerosos . Lo mismo ocurre en 2003: los 30.549 efectivos del balance
migratorio de Canarias son inferiores a los de Madrid (100.486), Valencia
96
(95.613), Andalucía (68.708) y Cataluña (60.897) .
En el saldo migratorio, los desplazamientos interiores (los cambios de
residencia entre los diferentes municipios españoles) aportaron 8.271 efectivos
en 1999, en tanto que los exteriores (el flujo inmigratorio procedente del
extranjero) incorporaron ese año a 12.655 personas más a Canarias. La
importancia de esta última cifra se advierte al reparar en que las islas censaban
el 8,7% de los extranjeros residentes en España en 2000: 77.594 personas,
97
que suponían el 4,5% de su población . 126.658 de los 178.592 habitantes en
que creció la población del Archipiélago entre 1 de enero de 2000 y 1 de enero
de 2003 han nacido fuera de las islas: 16.187 en la Península y 110.471 en el
98
extranjero .
Los desplazamientos interiores tienden a remitir (el aumento por este
concepto en 2002 fue de 1.646 efectivos, con 24.052 altas y 22.406 bajas de
otras Comunidades Autónomas; y en 2003, de 1.501), en tanto que se
incrementan los exteriores (28.321 altas de extranjeros en 2002, y 29.048 en

95
Instituto Nacional de Estadística, Estadística de variaciones residenciales, 2002 y 2003.
96
Instituto Nacional de Estadística, Estadística de variaciones residenciales, 2003.
97
Instituto Nacional de Estadística, Padrón municipal a 1 de enero de 2000.
98
Instituto Nacional de Estadística, Diferencias entre el padrón municipal a 1 de enero de
2000 y 1 de enero de 2003.

126
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

2003). No obstante, a pesar de ese aumento, los 179.493 residentes


extranjeros en Canarias a fines de 2002 han pasado a representar sólo el
6,74% de los que residen en España, al tiempo que ha subido su importancia
relativa dentro del Archipiélago: 9,47% de su población, superior al 7,76% de
99
2002 .
Atendidos los datos que proporciona el Instituto Nacional de
Estadística para enero de 2003, se corrobora la influencia de la inmigración en
el crecimiento demográfico de Canarias, como demuestran los casos
paradigmáticos de Fuerteventura y Lanzarote, destinos preferentes de muchos
inmigrantes, donde se registran los crecimientos poblacionales más fuertes
experimentados durante 2002: 7,5% y 4,3%, respectivamente.
Establecida la misma comparación con base en la actualización del
padrón a 1 de enero de 2004, se desprende una evidencia semejante, aunque
con ritmos de crecimiento más moderados, particularmente perceptibles en
Lanzarote (1,80%). Más creció Fuerteventura: 6,67%; y Tenerife pasó a
convertirse en la isla que experimentó una subida mayor en el número de
habitantes, en términos absolutos (12.950 más que en enero de 2003, que
corresponden a un incremento de 1,62%). La especificidad de Fuerteventura se
certifica al contrastar la densidad de población de la isla en 1981 (16 habitantes
por kilómetro cuadrado) con la registrada en 2004 (48).
Si nos fijamos en las islas más habitadas, son observables algunos
cambios en la evolución de 2004 a 2007: Fuerteventura adquiere el mayor
ritmo de crecimiento poblacional (18%), seguida de Lanzarote (13,34%).
Tenerife y, sobre todo, Gran Canaria, incrementan su población más
pausadamente: 6,4%, Tenerife, y 3%, Gran Canaria.

99
Instituto Nacional de Estadística, Padrón municipal a 1 de enero de 2003 y Padrón
municipal a 1 de enero de 2004. Según esta misma fuente, el 71% de los nuevos
empadronamientos en las islas durante 2002 corresponde a ciudadanos extranjeros.

127
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 26. Crecimiento poblacional por islas, 1998-2007


Cifras Oficiales de Población, Padrón Municipal Variación 1998-2007
01/01/1998 01/01/2001 01/01/2004 01/01/2007 Absoluta Relativa
Lanzarote 84.849 103.044 116.782 132.366 47.517 56,00%
Fuerteventura 49.020 66.025 79.986 94.386 45.366 92,55%
Gran Canaria 715.994 755.489 790.360 815.379 99.385 13,88%
Tenerife 677.485 744.076 812.839 865.070 187.585 27,69%
La Gomera 16.790 18.990 21.220 22.259 5.469 32,57%
La Palma 78.198 84.319 84.282 85.933 7.735 9,89%
El Hierro 7.679 9.423 10.071 10.558 2.879 37,49%
CANARIAS 1.630.015 1.781.366 1.915.540 2.025.951 395.936 24,29%

Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Cifras oficiales de la Revisión Anual del Padrón Municipal a 1 de enero de
cada año

El cuadro que figura a continuación certifica la incidencia de la


población extranjera en el incremento demográfico de islas como Fuerteventura
o Lanzarote. Entre otras muchas observaciones que cabe destacar pueden
señalarse el enorme contraste entre el peso demográfico de los extranjeros en
ambas islas en 2000 y en 2007, tanto si se atiende al lugar de nacimiento como
a la nacionalidad, y la marcada diferencia entre los porcentajes de extranjeros
de nacionalidad en las dos islas mayores, en 2007 (Tenerife aventaja a Gran
Canaria en cinco puntos porcentuales), cuando en 2000 esa distancia apenas
constituía un 1%.

128
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 27. Población por islas, según lugar de nacimiento y nacionalidad, 2000 y 2007
POBLACIÓN LUGAR DE NACIMIENTO NACIONALIDAD
TOTAL Canarias Otras CCAA Extranjero Española Extranjera
Lanzarote 01/01/2007 132.366 74.092 22.072 36.202 98.725 33.641
100% 56,0% 16,7% 27,3% 74,6% 25,4%
01/01/2000 96.310 66.391 20.493 9.426 88.437 7.873
100% 68,9% 21,3% 9,8% 91,8% 8,2%
Fuerteventura 01/01/2007 94.386 46.150 20.790 27.446 68.790 25.596
100% 48,9% 22,0% 29,1% 72,9% 27,1%
01/01/2000 60.124 37.651 17.039 5.434 56.000 4.124
100% 62,6% 28,3% 9,0% 93,1% 6,9%
Gran Canaria 01/01/2007 815.379 674.683 58.601 82.095 750.717 64.662
100% 82,7% 7,2% 10,1% 92,1% 7,9%
01/01/2000 741.161 647.712 56.881 36.568 715.550 25.611
100% 87,4% 7,7% 4,9% 96,5% 3,5%
Tenerife 01/01/2007 865.070 641.853 71.612 151.605 750.570 114.500
100% 74,2% 8,3% 17,5% 86,8% 13,2%
01/01/2000 709.365 598.663 57.409 53.293 676.699 32.666
100% 84,4% 8,1% 7,5% 95,4% 4,6%
La Gomera 01/01/2007 22.259 17.146 982 4.131 18.935 3.324
100% 77,0% 4,4% 18,6% 85,1% 14,9%
01/01/2000 18.300 15.732 847 1.721 17.045 1.255
100% 86,0% 4,6% 9,4% 93,1% 6,9%
La Palma 01/01/2007 85.933 68.590 4.220 13.123 78.097 7.836
100% 79,8% 4,9% 15,3% 90,9% 9,1%
01/01/2000 82.483 69.486 3.922 9.075 77.499 4.984
100% 84,2% 4,8% 11,0% 94,0% 6,0%
El Hierro 01/01/2007 10.558 7.611 626 2.321 9.381 1.177
100% 72,1% 5,9% 22,0% 88,9% 11,1%
01/01/2000 8.533 6.704 498 1.331 7.850 683
100% 78,6% 5,8% 15,6% 92,0% 8,0%
CANARIAS 01/01/2007 2.025.951 1.530.125 178.903 316.923 1.775.215 250.736
100% 75,5% 8,8% 15,6% 87,6% 12,4%
01/01/2000 1.716.276 1.442.339 157.089 116.848 1.639.080 77.196
100% 84,0% 9,2% 6,8% 95,5% 4,5%

Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Cifras oficiales de la Revisión Anual del Padrón Municipal a 1 de enero de
cada año

Los ejemplos de los ocho municipios canarios que, según los datos del
padrón a 1 de enero de 2007, acogían a mayor número de personas de
nacionalidad extranjera, testimonian también la estrecha relación entre
aumento poblacional y fenómeno inmigratorio. Adeje, la población canaria de
más rápido crecimiento en los últimos siete años, ha incrementado la presencia
de extranjeros de nacionalidad desde 17,1% a 46,3% del total de sus
habitantes. Arona y Granadilla de Abona, municipios que siguen a Adeje en
rapidez de incremento demográfico, han experimentado procesos semejantes,
que han elevado la proporción de personas de nacionalidad extranjera hasta el
40,3% y el 25,9%, respectivamente, de su población.
En el caso de Arrecife, el balance de las altas y bajas en el padrón
municipal entre enero de 2002 y abril de 2004 indica que el 60% de la tasa de
crecimiento poblacional se debe al establecimiento de ciudadanos extranjeros,
sobre todo sudamericanos (colombianos y ecuatorianos) y norteafricanos

129
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

(marroquíes). Las fuentes municipales señalan un saldo positivo de 8.138


habitantes, que resulta de la compensación de altas y bajas, y se compone de
3.228 españoles y 4.910 extranjeros.
Ese balance de altas y bajas en el padrón municipal de Arrecife entre
enero de 2002 y abril de 2004, proporcionado por el propio Ayuntamiento,
parece sugerir un crecimiento acelerado en los últimos meses, a la vista de la
variación del padrón entre 1 de enero de 2002 y 2003, que sólo registra un
incremento de 2.532 habitantes.
Casi con certeza, la causa de ese aparente desajuste es que no se
han introducido las correcciones que realiza el Instituto Nacional de Estadística
antes de cerrar las cifras oficiales de población a primeros de enero de cada
año: efectivamente, verificadas las revisiones correspondientes, la rectificación
ha sido sensiblemente a la baja, hasta el punto de que la actualización del
padrón municipal a 1 de enero de 2004 revela una población de 51.633
habitantes en Arrecife (sólo 848 más que el año anterior). Análogo desfase se
observa al comparar las cifras de población en Lanzarote recogidas en la
revisión del padrón a 1 de enero de 2004 (116.782) y las que figuran en el
Anuario Estadístico de Lanzarote de 2003, elaborado por el Cabildo, que
recoge la presencia de 127.712 residentes en la isla.
Ya en 2007, Arrecife alcanzó a los 56.834 habitantes, 30% más que a
comienzos de siglo: y casi el 23% de su población estaba conformada por
ciudadanos de nacionalidad extranjera.
Las Palmas de Gran Canaria, segundo municipio en número de
extranjeros, registra una concentración de éstos muy inferior a la que se
produce en los restantes que estamos considerando, con la sola excepción de
Santa Cruz de Tenerife: 7,1% del total de la población en la capital grancanaria,
y 5,7% en el municipio santacrucero. Otro rasgo interesante perceptible en las
dos capitales provinciales es la diferencia entre el número de personas de
nacionalidad extranjera y el de personas nacidas en el extranjero, que se
explica por el acceso a la nacionalidad española de súbditos de otros países
residentes en Canarias que, al cabo del tiempo, han obtenido nuestra
nacionalidad, y por la presencia de descendientes de canarios que se han
establecido en ambas ciudades, procedentes de países americanos adonde
habían emigrado sus mayores.

130
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 28. Población de los municipios con mayor número de personas de nacionalidad
extranjera, según lugar de nacimiento y nacionalidad, 2000 y 2007
POBLACIÓN LUGAR DE NACIMIENTO NACIONALIDAD
TOTAL Canarias Otras CCAA Extranjero Española Extranjera
Arona 01/01/2007 72.328 29.334 10.822 32.172 43.178 29.150
100% 40,6% 15,0% 44,5% 59,7% 40,3%
01/01/2000 38.416 22.771 8.335 7.310 32.459 5.957
100% 59,3% 21,7% 19,0% 84,5% 15,5%
Las Palmas de 01/01/2007 377.203 303.854 36.350 36.999 350.459 26.744
Gran Canaria 100% 80,6% 9,6% 9,8% 92,9% 7,1%
01/01/2000 358.518 304.278 36.655 17.585 347.993 10.525
100% 84,9% 10,2% 4,9% 97,1% 2,9%
Adeje 01/01/2007 38.245 13.570 5.548 19.127 20.543 17.702
100% 35,5% 14,5% 50,0% 53,7% 46,3%
01/01/2000 14.007 8.750 2.221 3.036 11.608 2.399
100% 62,5% 15,9% 21,7% 82,9% 17,1%
San Bartolomé 01/01/2007 49.601 29.581 5.089 14.931 36.163 13.438
de Tirajana 100% 59,6% 10,3% 30,1% 72,9% 27,1%
01/01/2000 39.939 27.151 5.173 7.615 33.091 6.848
100% 68,0% 13,0% 19,1% 82,9% 17,1%
Arrecife 01/01/2007 56.834 34.292 8.243 14.299 43.802 13.032
100% 60,3% 14,5% 25,2% 77,1% 22,9%
01/01/2000 43.711 32.869 8.610 2.232 42.129 1.582
100% 75,2% 19,7% 5,1% 96,4% 3,6%
Santa Cruz 01/01/2007 220.902 175.826 22.550 22.526 208.252 12.650
de Tenerife 100% 79,6% 10,2% 10,2% 94,3% 5,7%
01/01/2000 215.132 180.532 23.513 11.087 210.659 4.473
100% 83,9% 10,9% 5,2% 97,9% 2,1%
Granadilla 01/01/2007 36.224 20.531 4.868 10.825 26.845 9.379
de Abona 100% 56,7% 13,4% 29,9% 74,1% 25,9%
01/01/2000 20.323 15.948 2.749 1.626 18.993 1.330
100% 78,5% 13,5% 8,0% 93,5% 6,5%
Santa Lucía 01/01/2007 58.335 45.315 3.673 9.347 50.434 7.901
de Tirajana 100% 77,7% 6,3% 16,0% 86,5% 13,5%
01/01/2000 44.974 39.582 2.788 2.604 42.743 2.231
100% 88,0% 6,2% 5,8% 95,0% 5,0%
SUMA 01/01/2007 909.672 652.303 97.143 160.226 779.676 129.996
100% 71,7% 10,7% 17,6% 85,7% 14,3%
01/01/2000 775.020 631.881 90.044 53.095 739.675 35.345
100% 81,5% 11,6% 6,9% 95,4% 4,6%

NOTA: Municipios con mayor número de personas de nacionalidad extranjera, según padrón a 1 de enero de 2007
Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Cifras oficiales de la Revisión Anual del Padrón Municipal a 1 de enero de
cada año

La evolución demográfica del municipio de Las Palmas de Gran


Canaria muestra algunas peculiaridades interesantes: en 2003 bajó su
población por vez primera desde 1998, y se estabilizó en 376.953 habitantes,
que son los que figuran en el padrón municipal a 1 de enero de 2004: 647
menos que en 2002, y 1.957 menos que en 1984, año en que la población
palmense alcanzó su cota más alta: a partir de entonces, y durante catorce
años prevaleció una tendencia al descenso, que duró hasta 1998.
La recuperación iniciada ese año –poco consistente, por lo demás- se
asocia a la llegada de inmigrantes, que contrarrestó con creces la salida de
muchos habitantes de la ciudad, que se mudaron desde Las Palmas de Gran

131
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Canaria a otros municipios de Gran Canaria. Resulta verosímil, sensu contrario,


que el estancamiento poblacional de 2003 se explique tanto por la partida de
inmigrantes que se habían empadronado en Las Palmas de Gran Canaria
durante los años anteriores como por la preferencia de los recién llegados por
otros municipios de la isla como lugar donde fijar su domicilio.
La Estadística de variaciones residenciales correspondiente a 2003,
dada a conocer en septiembre de 2004 por el Instituto Canario de Estadística,
presenta un balance migratorio en el Archipiélago ligeramente inferior al de
2002: se ha pasado de 29.967 a 29.618 personas. Las 29.048 altas padronales
de personas procedentes del extranjero superan las 25.195 de quienes venían
100
de otras Comunidades Autónomas .
Si los extranjeros empadronados en Canarias a principios de 2003
sumaban 179.493, los que a final de año disponían de tarjeta o permiso de
residencia eran 113.339 (6,89% del total nacional): 64.079 en Las Palmas y
49.260 en Santa Cruz de Tenerife. Los extranjeros empadronados en las islas
a 1 de enero de 2004 habían crecido ligeramente en número respecto al año
anterior y alcanzaban la cifra de 185.781 (91.080 en Las Palmas y 94.701 en
Santa Cruz de Tenerife). Un año después, según datos del padrón municipal a
1 de enero de 2005, la población extranjera en Canarias subió a 222.260
(11,30% de un conjunto poblacional de 1.968.280): en la distribución provincial,
Santa Cruz de Tenerife seguía aventajando a Las Palmas: 113.467 y 108.793,
respectivamente. Al finalizar 2005, los extranjeros con certificado de registro o
con tarjeta o autorización de residencia eran 161.470: 93.427 en Las Palmas y
68.043 en Santa Cruz de Tenerife. Y al término de 2007 esas cifras volvían a
situar a la población extranjera en Las Palmas por encima de la de Santa Cruz
de Tenerife, en manifiesto contraste con las estadísticas del padrón municipal.

100
Conviene advertir acerca de las limitaciones de la Estadística de variaciones
residenciales, que se realiza a través de los datos del padrón. Mientras que son
susceptibles de seguimiento las bajas en este registro administrativo por cambio de
residencia dentro del territorio nacional, no ocurre esto cuando las personas que se
mudan de domicilio sin notificarlo en el Ayuntamiento donde residían se dirigen al
extranjero. Solamente queda constancia de las bajas padronales en el caso de los
españoles que se establecen en el extranjero y se inscriben en algún consulado de
España.

132
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 29. Extranjeros en Canarias con certificado de registro o con tarjeta o


autorización de residencia en vigor, según el régimen de residencia, 1998-2007

1998

31/12/1999

31/12/2000

31/12/2001

31/12/2002

31/12/2003

31/12/2004

31/12/2005

31/12/2006

31/12/2007
31/12/
Las Palmas 30.912 32.757 43.169 51.219 50.790 64.079 72.131 93.427 96.228 119.910
Régimen Comunitario 21.120 21.073 25.369 28.458 29.643 33.818 39.850 42.752 46.713 59.933
Régimen General 9.792 11.684 17.800 22.761 21.147 30.261 32.281 50.675 49.515 59.977
Santa Cruz de Tenerife 37.936 35.590 34.425 36.264 41.359 49.260 53.412 68.043 76.416 86.454
Régimen Comunitario 31.128 29.113 27.355 27.303 30.081 34.229 37.801 41.235 47.995 54.544
Régimen General 6.808 6.477 7.070 8.961 11.278 15.031 15.611 26.808 28.421 31.910
CANARIAS 68.848 68.347 77.594 87.483 92.149 113.339 125.543 161.470 172.644 206.364
Régimen Comunitario 52.248 50.186 52.724 55.761 59.724 68.047 77.651 83.987 94.708 114.477
Régimen General 16.600 18.161 24.870 31.722 32.425 45.292 47.892 77.483 77.936 91.887

Fuente: Dirección General de Policía, Ministerio del Interior. Ministerio de Trabajo e Inmigración, Secretaría de Estado
de Inmigración y Emigración, Observatorio Permanente de la Inmigración

Según datos facilitados en junio de 2004 por el Gobierno central al


portavoz de Coalición Canaria en el Senado, José Mendoza, el número de
extranjeros con tarjeta o autorización de residencia en vigor, en abril de ese
101
año y con domicilio en Gran Canaria, ascendía a 52.747 . Cifras posteriores
para el conjunto de Canarias marcan valores de 119.535 a 30 de junio de 2004,
y de 122.292 a 30 de septiembre del mismo año, que se elevaron a 125.542 a
31 de diciembre de 2004 (72.132 en Las Palmas y 53.410 en Santa Cruz de
Tenerife). La variación experimentada respecto a 31 de diciembre de 2003
muestra un crecimiento mucho más lento que el operado durante el año
anterior, muy particularmente en el régimen de residencia general: en efecto, el
incremento porcentual de 39,68% en el número de esas tarjetas entre 31 de
diciembre de 2002 y 31 de diciembre de 2003 se redujo drásticamente a 5,74%
entre 31 de diciembre de 2003 y la misma fecha de 2004. El salto que se
produce a fines de 2005, cuando las tarjetas de residencia según el régimen
general se prodigaron hasta llegar a 77.483 en todo Canarias ha de ser puesto
en relación, sin duda alguna, con el proceso de regularización de extranjeros
operado durante ese año.
La evolución del número de residentes extranjeros en Canarias entre
1993 y 2007 queda visualizada en el siguiente cuadro:

101
La Provincia/Diario de Las Palmas, 18 de junio de 2004, y ABC, 18 de junio de 2004.

133
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 30. Extranjeros en Canarias con certificado o con tarjeta o autorización de


residencia en vigor, 1993-2007
31/12/1993 44.286 31/12/1998 68.848 31/12/2003 113.339
31/12/1994 47.427 31/12/1999 68.347 31/12/2004 125.543
31/12/1995 53.188 31/12/2000 77.594 31/12/2005 161.470
31/12/1996 56.233 31/12/2001 87.483 31/12/2006 172.644
31/12/1997 58.890 31/12/2002 92.149 31/12/2007 206.364

Fuente: Dirección General de Policía, Ministerio del Interior. Ministerio de Trabajo e Inmigración, Secretaría de Estado
de Inmigración y Emigración, Observatorio Permanente de la Inmigración

A. EL APORTE AFRICANO

No obstante, es preciso reconocer con honradez la escasa fiabilidad de las


cifras estadísticas sobre la inmigración en Canarias, sobre todo las
correspondientes a Iberoamérica y África, que no reflejan la presencia de
quienes permanecen en el Archipiélago de modo irregular: un stock muy difícil
de cuantificar. Así lo admitió un informe del Consejo Económico y Social de
Canarias [vid. supra] y lo advirtieron antes los autores del informe del Diputado
del Común sobre la inmigración irregular del Magreb y del África subsahariana
en Las Palmas, que proclamaron paladinamente la “imposibilidad de conocer el
número real de inmigrantes irregulares procedentes del continente africano que
están en la provincia de Las Palmas en un momento determinado, ni tampoco
su variación en función de las llegadas reales y las salidas de éstos de la
provincia”. Sí es viable el cómputo de las personas que han sido interceptadas
por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y de los inmigrantes que
reciben asistencia en organismos públicos y privados; pero este recuento, por
definición, es incompleto, sin contar con que los inmigrantes no siempre
facilitan datos o informaciones fiables, por miedo a ser devueltos a sus países
102
de origen . Valga como ilustración el siguiente cuadro:

102
Diputado del Común, Estudio sobre la inmigración irregular proveniente del Magreb y el
África subsahariana en la provincia de Las Palmas, Santa Cruz de La Palma, junio de
2001, pp. 20-21.

134
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 31. Número de inmigrantes detenidos en Las Palmas, según país de procedencia,
en 2000
País de procedencia Nº de inmigrantes %
Marruecos 828 36,22
Nigeria 882 38,59
Sierra Leona 389 17,01
Ghana 38 1,66
Argelia 34 1,49
Otros 115 5,03
TOTAL 2.286 100,00
Fuente: Delegación del Gobierno en Canarias, cit. en Diputado del Común, Estudio sobre la inmigración irregular
proveniente del Magreb y el África subsahariana en la provincia de Las Palmas, p. 24

La comparación entre los guarismos de este cuadro y del que sigue,


que cuantifica las detenciones de inmigrantes que trataron de ingresar
irregularmente en las islas orientales entre 2000 y 2003, permite apreciar que
una ampliación del marco temporal confirma que los marroquíes constituyen la
minoría nacional que, a pesar de las rémoras administrativas, persevera de
modo más tenaz en acceder al Archipiélago canario (2.119 interceptados en
Las Palmas). Sierra Leona y Nigeria se configuran para esos años como los
otros dos principales países emisores de personas indocumentadas, con cifras
absolutas de detenciones que no se alejan mucho de las de Marruecos (1.648
y 1.120, respectivamente).

135
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 32. Llegada de inmigrantes por lugares no habilitados, según país de


procedencia, entre 1 de enero de 2000 y 31 de diciembre de 2002
País de procedencia Fuerteventura Lanzarote Gran Canaria Las Palmas
Marruecos 1.623 492 4 2.119
Sierra Leona 1.383 260 5 1.648
Nigeria 957 163 0 1.120
Malí 291 57 0 348
Guinea Bissáu 161 123 0 284
R. Guinea 99 48 0 147
Gambia 110 14 0 124
Ghana 82 24 9 115
Camerún 69 10 0 79
Senegal 12 14 48 74
Argelia 40 11 1 52
Mauritania 36 12 0 48
Liberia 41 3 0 44
Congo 12 1 0 13
Costa de Marfil 9 4 0 13
Angola 0 11 0 11
Sudán 11 0 0 11
Togo 9 1 0 10
Burkina Faso 3 1 0 4
El Chad 2 0 0 2
Níger 1 1 0 2
Ruanda 2 0 0 2
Túnez 2 0 0 2
Alto Volta 1 0 0 1
Burundi 1 0 0 1
Cabo Verde 0 0 1 1
R. Centroafricana 1 0 0 1
R. D. Congo 1 0 0 1
Kenia 0 1 0 1
Somalia 1 0 0 1
Sudáfrica 1 0 0 1
Uganda 0 1 0 1
Zimbabue 1 0 0 1
TOTAL 4.962 1.252 68 6.282

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004

Durante los tres años que transcurrieron desde 1 de enero de 2002, las
aprehensiones de inmigrantes clandestinos se prodigaron, hasta alcanzar las
23.724 en la provincia de Las Palmas, el 8 de octubre de 2004. Algunos
colectivos nacionales han irrumpido con fuerza en el marco de la inmigración
irregular o, al menos, han reforzado notabilísimamente su presencia: y otros
mantienen las tendencias de años anteriores. Es el caso de malíes, gambianos
y ghaneses (7.030, 2.480 y 1.218 detenciones, respectivamente), o el de los
marroquíes (6.884). Un poco por debajo se sitúan en esta escala los súbditos
de la República de Guinea (1.153 aprehensiones). En cambio, sierraleoneses y
nigerianos pasan a un discreto segundo plano, después de haber
protagonizado el gran éxodo clandestino del período comprendido entre 1 de
enero de 2000 y 31 de diciembre de 2002.

136
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 33. Llegada de inmigrantes por lugares no habilitados, según país de


procedencia, entre 1 de enero de 2002 y 8 de octubre de 2004
País de procedencia Fuerteventura Lanzarote Gran Canaria Las Palmas
Malí 6.304 725 1 7.030
Marruecos 4.554 1.995 335 6.884
Gambia 2.203 271 6 2.480
Ghana 1.033 93 92 1.218
R. Guinea 948 201 4 1.153
Mauritania 745 131 16 892
Costa de Marfil 444 63 20 527
Guinea Bissáu 387 67 67 521
Sierra Leona 359 110 12 481
Nigeria 352 33 48 433
Sudán 289 19 0 308
Camerún 255 31 0 286
Liberia 158 16 45 219
R. D. Congo 166 43 0 209
Níger 175 23 0 198
Senegal 76 3 110 189
Burkina Faso 171 13 0 184
Togo 115 10 1 126
El Chad 93 7 0 100
Argelia 49 32 4 85
Benín 40 2 0 42
Guinea Ecuatorial 37 1 0 38
Zimbabue 26 0 0 26
Somalia 25 0 0 25
Angola 8 0 2 10
Alto Volta 8 0 0 8
Gabón 7 1 0 8
Kenia 6 0 0 6
Uganda 6 0 0 6
Malawi 5 0 0 5
Tanzania 5 0 0 5
Ruanda 4 0 0 4
Túnez 1 2 0 3
Burundi 2 0 0 2
Cabo Verde 2 0 0 2
Namibia 2 0 0 2
Zambia 2 0 0 2
Libia 1 1 0 2
Sudáfrica 1 0 1 2
R. Centroafricana 1 0 0 1
Eritrea 1 0 0 1
Egipto 0 1 0 1
TOTAL 19.066 3.894 764 23.724

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004

El proceso de regularización de inmigrantes abierto en febrero de 2005


no permitió, ciertamente, que todos los indocumentados lograran satisfacer los
requisitos exigidos para acogerse a la normalización: entre otras razones,
particularmente en el caso de los africanos, por no constar su
empadronamiento en algún municipio canario antes de 8 de agosto de 2004.
Así parece sugerirlo el bajo número de solicitudes presentadas por nacionales
de países de África a 14 de marzo de 2005: 689 del total de 2.738 admitidas a
trámite por entonces en la provincia de Las Palmas (de ellas, 531

137
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

correspondían a ciudadanos de Marruecos: una cifra que tres días antes era
103
sensiblemente inferior -424- y que subió hasta 917 a 1 de abril) .
Resulta emblemático el caso de los marroquíes, que representan con
amplia diferencia el colectivo africano más numeroso en las islas. Según
información recabada en el Consulado de Marruecos en Las Palmas de Gran
Canaria, al cabo de un mes de iniciado el proceso sólo 1.119 personas se
habían acercado a las oficinas consulares para tramitar el certificado de
antecedentes penales: la misma fuente estimaba que, para esas fechas, las
solicitudes de ese mismo documento presentadas en Marruecos representaban
una cantidad equivalente. Terminado ya el plazo de presentación de
solicitudes, las primeras cifras dadas a conocer por la Delegación del Gobierno
en Canarias indicaban que los marroquíes que habían demandado su
normalización en la Comunidad Autónoma eran 2.547 (las solicitudes
presentadas alcanzaron la cifra de 23.492)
En último término, la dificultad para un correcto cómputo de los stocks
reside en la diversa naturaleza de las fuentes administrativas que, al perseguir
propósitos diferentes, analizan realidades diversas y, consiguientemente,
arrojan resultados heterogéneos. Sería el caso, bien conocido, de los Anuarios
de Extranjería y de Migraciones: mientras que el primero informa de los
extranjeros residentes legalmente en España, y se sirve de los datos
proporcionados por el Registro de Extranjeros Residentes de la Dirección
General de la Policía del Ministerio del Interior, el segundo se basa en un
fichero del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales que contabiliza las
autorizaciones de trabajo en vigor (se puede residir legalmente en España sin
disponer de permiso de trabajo).
Al reflexionar acerca del limitado conocimiento sobre la cuantía real de
la presencia de inmigrantes africanos en nuestra región, hay que atender a
varias razones, muchas de ellas relacionadas con la escasa atención que
prestan los servidores estadísticos al cómputo de los stocks de la población
originaria de aquella área geográfica.

103
Estas evidencias empíricas permiten constatar que la mayoría de los inmigrantes
interceptados en la frontera, principalmente los africanos, permanecen poco tiempo en
las islas, por las razones expuestas en el capítulo anterior. Otro elemento que
condiciona a la baja el número de inmigrantes africanos regularizados es que un alto
porcentaje de esas personas realiza una actividad laboral por cuenta propia.

138
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Esta especie de apagón estadístico tiene numerosas explicaciones de


entre las cuales hay que destacar, en primer lugar, el escaso detalle con que
los organismos oficiales (Ministerio del Interior, Ministerio de Trabajo y Asuntos
Sociales, Instituto Nacional de Estadística e Instituto Canario de Estadística)
suelen ocuparse de los integrantes de ese colectivo. Muchas veces se
mencionan sólo algunos países de origen y se omiten otros: la proximidad al
Archipiélago, la mayor cuantía de ciudadanos de una determinada nacionalidad
magrebí o subsahariana establecidos en Canarias, u otras razones de carácter
económico o geoestratégico condicionan esa selección un tanto arbitraria.
Influye también el escaso interés de las administraciones públicas de
los lugares de origen y de los propios integrantes de los flujos migratorios por
procurar información veraz y precisa. Y, por supuesto, interviene la misma
naturaleza de muchos de esos movimientos, coordinados por la actuación de
grupos organizados que, lógicamente, buscan la clandestinidad y actúan
ajenos a la cultura de la legalidad.
Tantas barreras, que convierten en residual (las mismas estadísticas
hablan del “resto de África”), indirecta o deducida de otros indicadores la
información disponible, dificultan la realización de un trabajo como el que nos
proponemos desarrollar en estas páginas. Lejos de desalentarnos un
panorama así, optamos por perseverar en el empeño: nos anima a insistir en el
esfuerzo la convicción de que el conocimiento de los modernos fenómenos
migratorios en la era de la globalización constituye un primer paso para su
regulación, lo que favorecerá la construcción de un mundo más justo y
solidario.
Los africanos representan una minoría respecto al total de inmigrantes
asentados en Canarias, a pesar de que su presencia en el Archipiélago haya
crecido considerablemente durante los últimos años, como quedará asentado
más adelante. Baste advertir por ahora que de las 29.048 altas patronales de
extranjeros que hubo en Canarias durante 2003, según el Instituto Canario de
Estadística, sólo 2.622 corresponden a africanos. Y, sin embargo, no dejan de
ser significativos unos porcentajes recogidos en el Sociobarómetro de Canarias
correspondiente a diciembre de 2000.
Una de las preguntas formuladas a los encuestados les interrogaba, a
propósito de los inmigrantes que viven en Canarias, sobre qué colectivo

139
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

foráneo acudía a su pensamiento de manera inmediata. El 69,7% señaló a los


marroquíes y árabes; el 65,9% a los africanos, negros, y sólo un 29,6% a los
104
sudamericanos . Una encuesta posterior, aplicada por Técnicos en
Socioanálisis en junio de 2004, rebajó significativamente los porcentajes de
marroquíes y africanos a costa de los sudamericanos; si bien persistía, aunque
debilitada, la misma valoración general: 58,4%, marroquíes y árabes; 48,6%,
africanos, y 39,8%, sudamericanos.
Más sorprendente resulta que un 70,6% de los entrevistados en la isla
de Tenerife en diciembre de 2000 apuntara a los africanos, mientras que en
Gran Canaria, donde son muchos más los africanos, sólo un 63,4%
105
manifestara esa opinión . Cuatro años después se había modificado esa
percepción, pues la ya mencionada encuesta de Técnicos en Socioanálisis
detectó que en la provincia de Las Palmas se identificaba “de manera
inmediata” a los inmigrantes con marroquíes y africanos, con porcentajes
respectivos de 60,5% y 51,4%, en tanto que esa valoración se rebajaba en la
provincia de Santa Cruz de Tenerife a 56,1% para los marroquíes y a 45,6% en
el caso de los africanos.
A la vista salta el fuerte componente subjetivo de esas respuestas,
inspiradas por un concepto del “inmigrante” que se encuadra entre las
categorías de la exclusión, pues se le identifica con el extranjero no integrado,
y con aquellas personas que muestran diferencias ostensibles: por el color de
la piel, por sus costumbres, por su poder adquisitivo, por el tratamiento legal y
mediático que les dispensa la sociedad receptora. Sobre esas premisas se
cimienta una percepción social que equipara a los inmigrantes con los
extranjeros extracomunitarios, principalmente con los que proceden del
continente africano, y alimenta la falsa percepción de que esta inmigración
amenaza la estabilidad demográfica del Archipiélago.
La simple observación de las estadísticas de las regularizaciones de
trabajadores inmigrantes en España permite detectar la existencia de un
prejuicioso filtro étnico antiafricano, que ha venido operando desde 1996 en
favor de iberoamericanos y europeos (presumiblemente mejor integrables, por
104
Gobierno de Canarias. Presidencia, Sociobarómetro de Canarias, diciembre de 2000, p.
8.
105
Idem.

140
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

su condición de blancos y cristianos). Si nos atenemos al caso marroquí,


observaremos que su importancia porcentual en la regularización de 1991
(45% de los extranjeros beneficiados por el proceso) descendió a 33% en
1996, a 27% en 2000 y a sólo 9% en 2001. Si hasta 1991 no se necesitaba la
presentación de visados para que los marroquíes accedieran a España, desde
que se estableció ese requisito, el número de concesiones por parte de los
consulados españoles a los súbditos del Reino de Marruecos que deseaban
internarse en territorio nacional ha ido evolucionando a la baja paulatinamente.
Y es que, como revelan las encuestas del Centro de Investigaciones
Sociológicas, el colectivo magrebí es el que goza de menor simpatía entre los
106
españoles, pese a las relaciones de vecindad geográfica .
La consulta de las estadísticas del Anuario de Migraciones de 2002 del
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales sobre extranjeros residentes en
Comunidades Autónomas y provincias en 2000, elaboradas a partir de los
datos aportados por la Dirección General de la Policía, muestra una importante
presencia en Canarias de marroquíes (6.767: 5.604 en Las Palmas y 1.163 en
Santa Cruz de Tenerife), mauritanos (1.179: 961 en Las Palmas y 218 en Santa
Cruz de Tenerife) y senegaleses (1.030: 785 en Las Palmas y 245 en Santa
Cruz de Tenerife). A una considerable distancia, pero bastante por encima de
los demás países subsaharianos, se sitúa Guinea Ecuatorial: 250 (221 en Las
Palmas y 29 en Santa Cruz de Tenerife). Los argelinos son 235 (143 en Las
Palmas y 92 en Santa Cruz de Tenerife) Luego, en escala menguante, Guinea
Bissáu, Ghana, República de Guinea, Nigeria, Liberia, Sierra Leona, Gambia,
Cabo Verde, Malí... El total de residentes africanos asciende a 10.578 (8.503
en Las Palmas y 2.075 en Santa Cruz de Tenerife).
La misma fuente retrata la situación existente en Canarias un año
después. Persiste la amplia ventaja numérica de los colectivos marroquí,
mauritano y senegalés: 7.568 marroquíes (6.506 en Las Palmas y 1.062 en
Santa Cruz de Tenerife), 1.358 mauritanos (1.146 en Las Palmas y 212 en
Santa Cruz de Tenerife) y 1.071 senegaleses (809 en Las Palmas y 262 en
Santa Cruz de Tenerife); pero disminuye el número de inmigrantes de Guinea

106
López, Bernabé (dir.), Atlas de la inmigración marroquí en España, Madrid, Universidad
Autónoma de Madrid-Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Secretaría de Estado
para la Inmigración y la Emigración, Observatorio Permanente de la Inmigración, 2004.

141
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Ecuatorial (217, de los que 198 radican en Las Palmas y 19 en Santa Cruz de
Tenerife), en tanto que sube con moderación la cifra de argelinos (278) y
significativamente el número de personas procedentes de Nigeria y de Guinea
Bissáu: 239 en ambos casos, pero con una distribución provincial muy
diferente, pues mientras que los nigerianos se concentran en Santa Cruz de
Tenerife, donde residen 159 de los 239, la inmigración de Guinea Bissáu sigue
prefiriendo como destino la provincia oriental (230 en Las Palmas y 9 en Santa
Cruz de Tenerife). Por debajo de esos países se sitúan Ghana y República de
Guinea; y, a mayor distancia, Sierra Leona, Cabo Verde, Gambia, Liberia y
Malí. El colectivo de africanos suma 11.811 (9.696 en Las Palmas y 2.115 en
Santa Cruz de Tenerife).
Los datos del Anuario Estadístico de Extranjería correspondientes a
2002 refrendan la supremacía numérica de marroquíes, mauritanos y
senegaleses: 8.048 marroquíes (6.509 en Las Palmas y 1.539 en Santa Cruz
de Tenerife), 1.575 mauritanos (1.175 en Las Palmas y 400 en Santa Cruz de
Tenerife) y 1.197 senegaleses (869 en Las Palmas y 328 en Santa Cruz de
Tenerife). Los nigerianos son ya más que los nacidos en Guinea Bissáu (357 y
316 respectivamente), y continúan decantándose preferentemente por la
provincia occidental (en ella se encuentran 210). Los argelinos suben a 331.
Vuelve a incrementarse la presencia de los ecuatoguineanos (256) y, sobre
todo, sube notoriamente el número de ghaneses (238). Las cifras disponibles
sobre la República de Guinea colocan a este colectivo nacional
inmediatamente por debajo de Ghana y por encima de Sierra Leona, que
registra una fuerte subida de 82 a 120 inmigrantes. Siguen Liberia (62), Cabo
Verde (61), Gambia (58) y Malí (54). En conjunto, los africanos son 13.079
(10.022 en Las Palmas y 3.057 en Santa Cruz de Tenerife).
Las cifras que el Anuario Estadístico de Extranjería asigna a 2003
apenas registran variaciones en el peso numérico de las diversas
nacionalidades magrebíes y subsaharianas: vuelve a crecer con bastante
fuerza Ghana (296), que desplaza a Guinea Ecuatorial del séptimo puesto en
volumen de residentes legales (los ecuatoguineanos bajan de 256 a 253
personas). Los primeros lugares en importancia cuantitativa aparecen
ocupados por los mismos países: Marruecos (9.428), Mauritania (1.991),
Senegal (1.446), Nigeria (568), Argelia (384) y Guinea Bissáu (351). Los

142
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

africanos residentes en Canarias suman 15.590 (12.004 en Las Palmas y 3.586


en Santa Cruz de Tenerife).
El panorama a 31 de diciembre de 2004 no dista del que se ha descrito
para los años anteriores: los primeros lugares en importancia cuantitativa
aparecen ocupados por originarios de los mismos países: Marruecos (10.373),
Mauritania (2.183), Senegal (1.440), Nigeria (505), Argelia (397) y Guinea
Bissáu (394), aunque destaca la ligera pérdida de peso demográfico de
Senegal respecto al número de sus ciudadanos que disponían de tarjeta de
residencia en Canarias un año antes. Ghana (313) se mantiene por encima de
Guinea Ecuatorial (296). Los africanos residentes en Canarias ascienden a
16.835 (13.180 en Las Palmas y 3.655 en Santa Cruz de Tenerife).
La regularización de 2005 se refleja en el aumento notorio de africanos
habilitados con autorización de residencia, que suman 22.508: sobresale la
llamativa subida en el número de nigerianos que, al terminar ese año,
disfrutaban de autorización de residencia: 920 (82% más que el año anterior).
Al leve incremento de 2006 (sólo 257 africanos más que el año anterior) sigue
una nueva alza en 2007, hasta llegar a 26.837 (20.539 en Las Palmas y 6.298
en Santa Cruz de Tenerife). Persisten los rasgos generales de distribución por
nacionalidades: presencia siempre mayoritaria de marroquíes (16.700),
mauritanos (2.920) y senegaleses (2.384). A sensible distancia, pero con un
peso numérico muy superior al de los restantes africanos, siguen los
nigerianos: 1.174, siempre con su característica distribución mayoritaria en
Santa Cruz de Tenerife, donde radican 646.

143
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 34. Extranjeros de nacionalidad africana en Canarias con certificado o con tarjeta
o autorización de residencia en vigor, según nacionalidad, 2000-2007

EXTRANJEROS
Marruecos

Mauritania

Ecuatorial
R. Guinea
Senegal

ÁFRICA
Gambia
Nigeria

Argelia
Guinea

Guinea

TOTAL

TOTAL
Bissáu

Ghana

Leona
Sierra

África
Verde

Otros
Cabo
Malí
CANARIAS
31/12/2007 16.700 2.920 2.384 1.174 606 548 543 508 392 187 155 125 106 489 26.837 206.364
31/12/2006 14.206 2.679 2.109 1.002 558 456 514 466 359 176 94 114 95 436 23.264 172.644
31/12/2005 13.862 2.686 2.077 920 486 404 445 448 346 157 83 92 86 416 22.508 161.470
31/12/2004 10.373 2.183 1.440 505 394 278 313 397 296 120 58 71 67 340 16.835 125.543
31/12/2003 9.428 1.991 1.446 568 351 220 296 384 253 128 66 70 63 326 15.590 113.339
31/12/2002 8.048 1.575 1.197 357 316 179 238 331 256 120 54 61 58 289 13.079 92.149
31/12/2001 7.568 1.358 1.071 239 239 140 168 278 217 82 52 66 55 278 11.811 87.483
31/12/2000 6.767 1.179 1.030 117 176 120 144 235 250 97 32 46 56 329 10.578 77.594
LAS PALMAS
31/12/2007 13.248 2.401 1.707 528 577 347 437 326 330 105 86 68 75 304 20.539 119.910
31/12/2006 11.169 2.178 1.507 449 530 282 414 294 304 91 48 63 71 283 17.683 96.228
31/12/2005 11.095 2.194 1.500 444 457 256 350 296 294 87 44 51 65 264 17.397 93.427
31/12/2004 8.451 1.733 1.079 216 374 179 249 242 258 66 26 34 48 225 13.180 72.131
31/12/2003 7.663 1.534 1.030 276 334 135 233 212 214 62 26 33 47 205 12.004 64.079
31/12/2002 6.509 1.175 869 147 303 101 194 173 228 59 17 25 41 181 10.022 50.790
31/12/2001 6.506 1.146 809 80 230 84 146 182 198 48 9 23 44 191 9.696 51.219
31/12/2000 5.604 961 785 61 167 65 124 143 221 60 19 24 44 225 8.503 43.169
SANTA CRUZ DE TENERIFE
31/12/2007 3.452 519 677 646 29 201 106 182 62 82 69 57 31 185 6.298 86.454
31/12/2006 3.037 501 602 553 28 174 100 172 55 85 46 51 24 153 5.581 76.416
31/12/2005 2.767 492 577 476 29 148 95 152 52 70 39 41 21 152 5.111 68.043
31/12/2004 1.922 450 361 289 20 99 64 155 38 54 32 37 19 115 3.655 53.412
31/12/2003 1.765 457 416 292 17 85 63 172 39 66 40 37 16 121 3.586 49.260
31/12/2002 1.539 400 328 210 13 78 44 158 28 61 37 36 17 108 3.057 41.359
31/12/2001 1.062 212 262 159 9 56 22 96 19 34 43 43 11 87 2.115 36.264
31/12/2000 1.163 218 245 56 9 55 20 92 29 37 13 22 12 104 2.075 34.425

Fuente: Dirección General de la Policía. Ministerio del Interior. La información de 2000 y 2001 se ha extraído del
Anuario de Migraciones y del Anuario Estadístico de Extranjería 2000 y 2001; la de 2002, del Anuario Estadístico de
Extranjería 2002; los datos de los años 2003 y posteriores se han obtenido de la Secretaría de Estado de Inmigración y
Emigración (http://extranjeros.mtin.es)

La información acerca de la población extranjera empadronada, por


países de nacimiento, contenida en la Explotación estadística del padrón a 1 de
enero de 2007 confirma en líneas generales las tendencias perceptibles a partir
de la consulta de los registros policiales. Como se desprende del cuadro que
sigue, los 18.074 marroquíes, 2.881 mauritanos y 2.457 senegaleses
empadronados en Canarias representan el 76,86% de los africanos. Los
nigerianos se consolidan como el cuarto colectivo más numeroso del
Archipiélago, con 1.294 efectivos (como en la fuente anterior, su preferencia
apunta hacia Santa Cruz de Tenerife, donde residen 720: sólo 574 han
escogido Las Palmas como residencia). Los nacionales de Guinea Ecuatorial
(1.137, con sólo 392 autorizaciones de residencia registradas entre ellos)
superan con amplitud a los de Guinea-Bissáu (867), más numerosos que

144
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

107
argelinos (666), guineanos (612) y ghaneses (548) .

Cuadro 35. Población nacida en África por islas, según país de nacimiento, a 1 de enero
de 2007

Fuerteventura

Gran Canaria

CANARIAS
La Gomera
Lanzarote

La Palma

El Hierro
Tenerife
Marruecos 3.345 2.892 7.404 4.118 109 181 25 18.074
Mauritania 604 447 1.299 464 45 7 15 2.881
Senegal 284 443 936 783 3 8 0 2.457
Nigeria 52 152 370 709 2 8 1 1.294
Guinea Ecuatorial 100 54 787 182 0 14 0 1.137
Guinea Bissáu 701 49 83 32 2 0 0 867
Argelia 56 67 222 307 7 3 4 666
R. Guinea 70 146 189 197 3 6 1 612
Ghana 32 117 322 75 0 2 0 548
Sierra Leona 6 17 111 106 1 0 1 242
Cabo Verde 20 21 110 80 3 1 0 235
Liberia 7 6 87 47 0 0 0 147
Sudáfrica 28 7 27 72 0 0 1 135
Angola 18 13 42 38 3 0 0 114
Egipto 5 12 47 39 0 3 0 106
Gambia 16 15 41 32 0 0 0 104
Costa de Marfil 2 29 52 18 0 1 1 103
Malí 4 6 43 45 0 2 1 101
Otros Países de África 81 50 212 276 3 11 3 636
NACIDOS EN ÁFRICA 5.431 4.543 12.384 7.620 181 247 53 30.459
NACIDOS EXTRANJERO 36.202 27.446 82.095 151.605 4.131 13.123 2.321 316.923
NACIDOS EN ESPAÑA 96.164 66.940 733.284 713.465 18.128 72.810 8.237 1.709.028
POBLACIÓN TOTAL 132.366 94.386 815.379 865.070 22.259 85.933 10.558 2.025.951

Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Padrón Municipal de Habitantes, 1 de enero de 2007

La Estadística de variaciones residenciales correspondiente a 2003


corrobora la incorporación creciente a las islas de marroquíes (1.448),
mauritanos (382), senegaleses (207) y nigerianos (135): estos últimos han
optado preferentemente por municipios de Gran Canaria, donde se
108
empadronaron 86, frente a los 37 que se establecieron en la isla de Tenerife .

107
Las cifras que aquí se recogen corresponden a las personas empadronadas nacidas en
países africanos. Lógicamente, difieren un tanto de las que se han utilizado en otros
pasajes del estudio, fundadas en la nacionalidad y no en el lugar de nacimiento.
108
Esta tendencia contraría la que venimos observando mediante el análisis de los datos
del padrón municipal a 1 de enero de 2003 y de las cifras de residentes nigerianos
publicadas en los Anuarios de Extranjería y de Migraciones a partir de la información
procedente de la Dirección General de Policía, que apuntan a una preferencia de los
ciudadanos de Nigeria por la provincia occidental. Tal vez cabría pensar que nos
hallamos ante una incipiente modificación de los cánones de conducta de ese colectivo
nacional: sin embargo, las estadísticas sobre tarjetas de residencia en vigor a 31 de
diciembre de 2004 apuntan en la dirección tradicional, pues de las 505 correspondientes
a ciudadanos nigerianos, 216 pertenecen a Las Palmas y 289 a Santa Cruz de Tenerife.
También las cifras de contrataciones de nigerianos efectuadas durante 2004 parecen
desmentir aquel hipotético cambio de patrón de asentamiento: los 702 contratos
firmados por nigerianos en Tenerife superan en medio centenar el total de los suscritos

145
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Los 12 restantes se repartieron entre Lanzarote (3) y Fuerteventura (9). Otros


países africanos que aportan cifras de altas patronales de cierta magnitud son
Argelia (90) y Guinea Ecuatorial (46).
Las estadísticas de la Dirección Provincial de Las Palmas de la
Tesorería General de la Seguridad Social proporcionan una interesante visión
complementaria, relacionada con el número de afiliados a la Seguridad Social,
que guarda perfecta sintonía con la mostrada hasta ahora. Esta fuente revela la
presencia en la provincia de 3.610 marroquíes, 790 mauritanos y 529
senegaleses cotizantes a la Seguridad Social a fines de diciembre de 2003. El
cotejo de esas cifras con las registradas a principios de año arroja una
evidencia interesante: disminuyeron los marroquíes que cotizaban a la
Seguridad Social en Las Palmas (3.559 a 31 de enero), en tanto que se
incrementó el número de mauritanos y senegaleses respecto a los afiliados en
esa misma fecha (748 y 514, respectivamente).
El número de africanos afiliados a la Seguridad Social en Canarias se
mantiene irrelevante en valores absolutos un año después, aunque ha
experimentado fuertes subidas porcentuales. En efecto, tanto si tomamos en
cuenta el total de afiliados extranjeros correspondiente a noviembre de 2004
(70.190, 655 más que en octubre del mismo año), como si adoptamos como
referencia la cifra de afiliados procedentes de países extracomunitarios
(38.045), las aportaciones de ciudadanos de origen africano son muy
modestas: 4.971 marroquíes, 1.197 mauritanos, 1.023 senegaleses.
Pero, como advertíamos, es apreciable un notable ascenso
proporcional si nos remitimos a las cifras de afiliados africanos a la Seguridad
Social en diciembre de 2003: el número de cotizantes senegaleses ha subido
en menos de un año un 93,38%; el de mauritanos, un 51,52%, y el de
marroquíes, un 37,70%.
Para completar el panorama que venimos trazando, nos serviremos
también de las estadísticas que nos han sido facilitadas por la Subdelegación

en la provincia de Las Palmas durante ese año: Obecan, Contratación a extranjeros,


Acumulado 2004. No obstante, hay que advertir que este indicador de Obecan no mide
magnitudes demográficas, sólo cifras de contrataciones. Basta atender a las
contrataciones de senegaleses en Tenerife durante 2004 (784), más numerosas que las
registradas en Gran Canaria (544), Fuerteventura (421) o Lanzarote (205): a pesar de
que la provincia oriental acoja a muchos más ciudadanos senegaleses que la occidental.

146
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

del Gobierno en Las Palmas sobre regularizaciones de africanos entre 2000 y 8


de octubre de 2004.
El cuadro que se inserta en primer lugar muestra el total de
regularizaciones llevadas a cabo durante ese tiempo en Lanzarote,
Fuerteventura y Gran Canaria, con indicación de las correspondientes a cada
año y de los países que, en cada isla, aportaron más ciudadanos al proceso
regularizador. Esta primera aproximación que facilitamos no especifica los
procedimientos administrativos seguidos, ni desciende a niveles municipales.

Cuadro 36. Regularizaciones de africanos en Las Palmas, por nacionalidades, 2000-2004


ISLA PAÍS DE ORIGEN 2000 2001 2002 2003 2004 TOTAL
Lanzarote Marruecos 581 120 85 11 35 832
Mauritania 129 25 10 0 2 166
Senegal 48 6 4 0 1 59
Guinea Bissáu 18 9 9 2 2 40
Guinea Ecuatorial 12 3 3 0 1 19
OTROS 24 12 7 2 2 47
TOTAL 812 175 118 15 43 1.163
Fuerteventura Marruecos 415 170 52 12 31 680
Senegal 75 31 10 0 2 118
Mauritania 62 24 10 7 5 108
Nigeria 7 10 5 1 1 24
Argelia 10 5 1 1 6 23
OTROS 29 8 5 0 1 43
TOTAL 598 248 83 21 46 996
Gran Canaria Marruecos 847 456 108 51 114 1.576
Mauritania 281 125 28 17 30 481
Senegal 240 121 29 4 16 410
Nigeria 21 94 41 7 15 177
Ghana 79 19 20 6 6 130
OTROS 214 78 35 10 34 371
TOTAL 1.682 893 261 95 215 3.145

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004.


Nota. La información referente a 2004 alcanza sólo hasta el 8 de octubre

Quizá el elemento más notorio de este cuadro sea la importancia


cuantitativa de las regularizaciones de africanos en Lanzarote, hasta el punto
de que superan a las efectuadas en Fuerteventura (1.163 y 996,
respectivamente): una diferencia que se explica por la del número de
marroquíes regularizados en una y otra isla: 832 en la isla conejera, y 680 en la
majorera.
A primera vista puede extrañar que esos procedimientos
administrativos regularizadores incidieran con mayor intensidad en Lanzarote,
si se recuerdan las cifras de inmigrantes que llegaron a Fuerteventura y a
Lanzarote por lugares no habilitados entre 1 de enero de 2000 y 31 de
diciembre de 2002: 4.962 y 1.252, respectivamente. Pero si nos fijamos en las

147
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

cifras del padrón, observaremos que a 1 de enero de 2003 los africanos –y,
específicamente, los marroquíes- asentados en Lanzarote eran varios cientos
más que los establecidos en municipios majoreros: 2.882 empadronados
originarios de África en Lanzarote, y 2.359 en Fuerteventura; 1.904 marroquíes
en Lanzarote, y 1.620 en Fuerteventura. El análisis de los datos evidencia, una
vez más, que los flujos clandestinos de inmigrantes que provienen del
continente africano han tenido una repercusión mínima en la conformación
demográfica del Archipiélago.
En Gran Canaria regularizaron su situación 3.145 africanos entre 1 de
enero de 2000 y 8 de octubre de 2004: una cantidad que guarda proporción
con los 10.357 africanos empadronados en municipios de la isla a 1 de enero
de 2003.
A la vista de lo que acaba de exponerse, cabe proponer la hipótesis
interpretativa de que la distribución insular de las regularizaciones guarde cierta
relación con los resultados de los desplazamientos que efectuaron los
inmigrantes después de su ingreso irregular en el Archipiélago: Fuerteventura
parece configurarse como cabeza de puente para otros destinos dentro de
Canarias y -aunque no dispongamos de pruebas documentales que permitan
una cuantificación siquiera aproximada- para otras metas más alejadas, en la
Península o en el Espacio Económico Europeo.
Los marroquíes constituyen, con amplia diferencia sobre el resto de
africanos, el colectivo nacional más beneficiado por las regularizaciones, que
afectaron a más de tres mil ciudadanos del Reino alauí. A notable distancia,
mauritanos (755) y senegaleses (587). Los inmigrantes regularizados de estas
tres nacionalidades representan el 83,52% del total de los que resolvieron su
situación administrativa en la provincia durante el período de tiempo analizado.

B. EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN AFRICANA RESIDENTE DURANTE LA


DÉCADA 1992-2002

Se ha escogido 1992 como punto de partida porque a fines de ese año ya


había producido sus efectos el proceso extraordinario de regularización de
1991, y se habían depurado las bases de datos del registro gracias a la

148
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

109
informatización . La elección de 2002 como término del período de análisis
cobra sentido por razones análogas, ya que entonces cesaron casi por
completo las consecuencias de las regularizaciones extraordinarias previstas
por la disposición transitoria primera de la Ley Orgánica 4/2000 (dirigida a los
extranjeros que se encontraran en territorio español antes de 1 de junio de
1999) y por el proceso de arraigo de 2001 (fundado en lo dispuesto en la
disposición transitoria cuarta de la Ley Orgánica 8/2000 y en el Real Decreto
142/2001, para facilitar la regularización a quienes hubieran ingresado en
110
España en fecha posterior a 1 de junio de 1999) .
Al analizar las cifras de población africana residente legalmente en
Canarias durante la década que culmina en 2002, saltan a la vista varias
evidencias:
-en 1996 hay un descenso generalizado en los registros de residencia
de africanos, con algunas excepciones irrelevantes, atribuible simplemente a
una revisión de los criterios estadísticos de análisis. Ya en un trabajo anterior
habíamos mostrado nuestra extrañeza ante el elevado número de expedientes
resueltos ese año, atípico en la provincia de Las Palmas, por infracciones en
materia de permisos de trabajo a extranjeros: 88, según la Memoria de
actividades de la Dirección General de Ordenación de las Migraciones
correspondiente a 1997, que afectaban a 194 trabajadores: una cifra sólo
superada en toda España por Madrid. Ciertamente hay que pensar que esa
estadística adolece de imprecisión, en la medida en que no se había registrado
ni una sola acta en la provincia de Las Palmas durante el año anterior, por lo
que el cómputo de 1997 resulta artificialmente hinchado. Tampoco deja de ser
curioso que, según las cifras recogidas por el Instituto Nacional de Estadística
en Migraciones. Año 1996 y Migraciones. Año 1997, sustentadas en la
información proporcionada por el Registro de Extranjeros Residentes de la
Dirección General de la Policía del Ministerio del Interior, el número de

109
Gobierno de Canarias, “Informe acerca de la presencia de extranjeros irregulares en
Canarias”, octubre de 1999.
110
El Real Decreto 142/2001, de 16 de febrero, publicado en el Boletín Oficial del Estado
de 20 de febrero, abrió las puertas de la regularización a los extranjeros a quienes
hubiese sido denegada en el procedimiento establecido mediante el Real Decreto
239/2000, de 18 de febrero, por no cumplir el requisito de hallarse en España antes de 1
de junio de 1999, y cumpliesen esa condición a la entrada en vigor del nuevo Real
Decreto.

149
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

extranjeros residentes en la provincia de Las Palmas se redujese en 1997


111
respecto al año anterior (25.357 y 25.575, respectivamente) ;
-da la impresión de que hasta 1997 los esfuerzos de la Dirección
General de la Policía por cuantificar detalladamente los stocks de extranjeros
residentes legales no eran suficientes para colmar las lagunas informativas
existentes. Parece, incluso, que continuaron algunas omisiones, pues sólo en
1999 se incorporaron noticias de inmigrantes de Sierra Leona, Liberia o
Camerún que probablemente habían pasado inadvertidos hasta entonces;
-el año 2000 asiste a un alza abrupta en las cifras de residentes de
algunas nacionalidades africanas, como consecuencia del proceso de
regularización acometido por el Gobierno español, que legalizó la situación de
los inmigrantes que habían ingresado de modo clandestino: los incrementos
fueron de 135,36% en el caso de los liberianos; 132,47%, los mauritanos;
109,09%, los ghaneses; 98,66%, los senegaleses; 89,81%, los sierraleoneses;
83,33%, los nacionales de la República de Guinea; 81,48%, los de Guinea
Bissáu; 79,11%, los ecuatoguineanos. El descenso del número de nigerianos
puede encontrar explicación a partir del altísimo número de devoluciones (925)
112
dictadas ese año en Las Palmas contra súbditos de Nigeria . Permanece
estancada la población originaria de Gambia, y disminuye la de Cabo Verde;
-aunque fuera del marco cronológico que encuadra este apartado,
interesa destacar que algunos datos de 2005, atribuibles en buena parte a los
efectos de la regularización de ese año, son manifiestamente dispares de los
que arrojó la que se operó un lustro antes. Lo más llamativo es que se redujo la
presencia de liberianos con residencia legal respecto a 2004, cuando ese
colectivo nacional fue el que más se benefició de la regularización de 2000.
Salvo el caso de los camerunenses, que suben 95,45%; los nigerianos, que
ven incrementada su presencia en un 82,18% y, en grado menos intenso, los
costamarfileños, que crecen un 69,23%, las cifras son mucho más moderadas
y bastante bajas entre algunos colectivos nacionales, como el mauritano, que
sólo ascienden 23%, o los ecuatoguineanos, que registran una modesta alza
de 16,89%.
111
Ferrer Muñoz, Manuel, “Migraciones y ordenamientos jurídicos: el problemático caso de
Canarias” (web de Cemigras).
112
Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004.

150
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 37. Extranjeros residentes legalmente en Canarias: originarios de países


magrebíes y subsaharianos, 1992-2007

31/12/1992

31/12/1993

31/12/1994

31/12/1995

31/12/1996

31/12/1997

31/12/1998

31/12/1999

31/12/2000

31/12/2001

31/12/2002

31/12/2003

31/12/2004

31/12/2005

31/12/2006

31/12/2007
Marruecos 1.951 2.373 2.402 2.631 2.525 2.743 3.670 4.407 6.767 7.568 8.048 9.428 10.373 13.862 14.206 16.700
Mauritania 208 206 317 445 1.179 1.358 1.575 1.991 2.183 2.686 2.679 2.920
Senegal 243 256 254 252 255 339 429 522 1.030 1.071 1.197 1.446 1.440 2.077 2.109 2.384
Nigeria 10 6 5 8 15 22 164 117 239 357 568 505 920 1.002 1.174
Guinea
Bissáu 64 74 108 176 239 316 351 394 486 558 606
R. Guinea 28 46 72 120 140 179 220 278 404 456 548
Ghana 37 51 66 144 168 238 296 313 445 514 543
Argelia 51 82 90 160 235 278 331 384 397 448 466 508
Guinea
Ecuatorial 208 166 169 174 143 124 137 158 250 217 256 253 296 346 359 392
Sierra
Leona 54 97 82 120 128 120 157 176 187
Malí 2 2 24 32 52 54 66 58 83 94 155
Cabo
Verde 38 32 31 41 40 36 37 57 46 66 61 70 71 92 114 125
Gambia 47 45 29 41 39 51 49 55 56 55 58 63 67 86 95 106
Túnez 23 11 15 21 20 23 27 38 31 45 51 56
Camerún 19 22 11 15 25 22 43 47 49
Liberia 41 111 53 62 57 53 45 39 40
Costa de
Marfil 10 11 10 13 22 26 30

Fuentes: Ministerio de Trabajo e Inmigración, Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración


(http://extranjeros.mtin.es): Anuarios de Extranjería. Extranjeros residentes legalmente en Canarias. Esta estadística se
elabora a partir de los datos proporcionados por el Registro de Extranjeros Residentes de la Dirección General de la
Policía del Ministerio del Interior, y corresponde a 31 de diciembre de cada año

Marroquíes, mauritanos y senegaleses son los colectivos nacionales


africanos que más efectivos vieron regularizados durante 2000 y 2001: 2.589
ciudadanos de Marruecos, 646 de Mauritania y 521 de Senegal en la provincia
de Las Palmas, según cifras de la Subdelegación del Gobierno. Se entienden,
pues, los notables incrementos de estos inmigrantes en el conjunto del
Archipiélago entre 1999 y 2001: 2.161, 913 y 549, respectivamente.

C. LA PRESENCIA DE INDOCUMENTADOS

Por supuesto, en las cifras que venimos manejando no se recoge directamente


la presencia de los inmigrantes que se encuentran en situación administrativa
irregular, “imposible de cuantificar”, según el informe del Consejo Económico y
113
Social de Canarias correspondiente a 2003-2004 . Aunque resulte dificilísimo

113
Consejo Económico y Social de Canarias, Informe anual 2004 del CES sobre la
situación económica, social y laboral de Canarias durante el año 2003, capítulo 7,

151
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

calcular su número, solían barajarse entonces unas cifras para Canarias que
oscilaban entre 30.000 y 70.000, de los que 16.127 se encontraban en proceso
de regularización a mediados de 2004 (5.290 en Santa Cruz de Tenerife, y
10.837 en Las Palmas).
Según evaluaciones difundidas por las delegaciones sindicales de
Unión General de Trabajadores y de Comisiones Obreras, a raíz de la
regularización de inmigrantes que adelantó la secretaria de Estado de
Inmigración y Emigración en agosto de 2004, con motivo de la futura entrada
en vigor del nuevo Reglamento de Extranjería, el número de personas que
podrían beneficiarse de tal medida en Canarias se situaba entre 15.000 y
25.000, lo que –según CC. OO.- podría dejar fuera a la mitad, por no disponer
de contratos de trabajo o por no constar en el padrón antes de 8 de agosto de
2004: unas cifras que, en un primer momento, fueron desechadas por el
delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma, quien sostuvo la
imposibilidad de cuantificar el número de inmigrantes en situación irregular que
se hallaban en el Archipiélago.
Sin embargo, ya en vísperas de la apertura del proceso, se especulaba
desde la propia Delegación del Gobierno con las cifras de 20.000 candidatos
potenciales para acogerse a la regularización en la provincia de Las Palmas
(2.000 en Fuerteventura), y de 8.000 a 15.000 en la de Santa Cruz de Tenerife.
La subdelegada del Gobierno en Las Palmas declaró a los pocos días del
arranque del proceso de regularización que la estimación de 20.000
indocumentados en la provincia susceptibles de acogerse a la normalización
administrativa se sustentaba en la diferencia entre los 89.370 extranjeros
empadronados a 1 de enero de 2003 y las 70.000 tarjetas de residencia que
aproximadamente existían entonces. Las cifras arrojadas por el proceso de
normalización, llegado ya a su término, no se situaron muy lejos de aquellas
previsiones: en Canarias se presentaron 23.492 solicitudes, de las que 19.158
fueron resueltas positivamente.
Algunos expertos calcularon, quizá un tanto alegremente, que unos
6.000 extranjeros empadronados que no residían en las islas podrían intentar
su normalización administrativa: porque abandonaron Canarias sin comunicar

Análisis monográfico 2. Demografía, movilidad de la población y mercado de trabajo:


una aproximación a los mercados locales e insulares de trabajo en Canarias, p. 25.

152
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

su baja en el padrón, o porque se trataba de familiares de inmigrantes


establecidos en el Archipiélago que fueron empadronados sin que nunca
hubieran llegado a establecerse en nuestra Comunidad Autónoma. Sin
embargo, resultaba inverosímil que esos extranjeros empadronados en nuestro
territorio y que entonces habitaban fuera pudieran acreditar una relación laboral
en las islas: un requisito indispensable para acogerse al proceso de
normalización.
Las fuentes sindicales citadas más arriba estimaban en noviembre de
2004 que el número de inmigrantes clandestinos en Fuerteventura ascendía
entonces a 4.000, y aventuraban que el 85% de ellos podría acogerse al
proceso de regularización asociado a la entrada en vigor del Reglamento de
Extranjería. El secretario de Acción Social de Unión General de Trabajadores
se atrevió incluso a manifestar que alrededor del 9% del producto interior bruto
de la isla era generado por personas que trabajaban de manera irregular.
A fin de aligerar la congestión de los asuntos de extranjería, el
Gobierno central decidió a principios de julio de 2004 la apertura en horario de
tarde de las cuatro oficinas de la Seguridad Social instaladas en la provincia de
Las Palmas, para recoger y tramitar las renovaciones de las autorizaciones de
trabajo y de residencia. Esa medida se complementó poco después, a
mediados de agosto, con la habilitación de un servicio de cita previa por
teléfono para gestionar los asuntos relacionados con la Oficina de Extranjería,
que quedó desbordado al cabo de pocas semanas y hubo de ser ampliado
mediante la conexión de nuevas líneas. En Fuerteventura y Lanzarote hubo
que esperar hasta fines de enero de 2005 para que se pusiera en marcha este
dispositivo.
A fines de la primavera de 2004, el Gobierno de Madrid había
proporcionado al portavoz de Coalición Canaria en el Senado algunos datos
estadísticos de regularizaciones, según los cuales las unidades de Extranjería
dependientes de la Delegación del Gobierno en Canarias habían tramitado
entre 2002 y el primer trimestre de 2004 un total de 141.047 solicitudes de
regularización, distribuidas en el tiempo de la siguiente manera: 50.276 en
114
2002, 71.694 en 2003 y 19.077 en el primer trimestre de 2004 .

114
Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 28, 1 de junio de 2004.

153
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Algunas cifras proporcionadas por la Delegación del Gobierno en


Canarias a principios de diciembre de 2004 refrendan la magnitud de las tareas
administrativas en asuntos de extranjería. Hasta el 1 de ese mes, el total de
expedientes resueltos en la provincia de Las Palmas desde principios de año
era de 56.165: de ellos, 5.218 correspondían a devoluciones, y 4.330 a
expulsiones. Para esa fecha quedaban pendientes de trámite 8.239
expedientes en materia de extranjería.
A pesar del enorme esfuerzo que revelan esas magnitudes, resulta
evidente que los intentos realizados hasta ahora para resolver el problema de
la inmigración en situación irregular han arrojado resultados insatisfactorios:
tanto las regularizaciones extraordinarias fundadas en la disposición transitoria
115
primera de la Ley Orgánica 4/2000 y en el proceso de arraigo de 2001 como
las ordinarias: la exención del visado en determinados supuestos previstos en
el artículo 49 del Reglamento de Extranjería de 2001, y la regulación por
arraigo que, conforme a lo indicado en el artículo 31, 3) de la Ley Orgánica
4/2000, abre esta posibilidad a los extranjeros “que acrediten la permanencia
continuada en España durante un período mínimo de tres años y en los que
concurra una situación excepcional y acreditada de arraigo, considerando como
tal la incorporación real al mercado de trabajo y los vínculos familiares con
extranjeros residentes o con españoles” (artículo 41, 2, d) del Reglamento).
La incidencia de la aplicación de esos procesos sobre la población
africana de Las Palmas queda plasmada en el cuadro que sigue:

115
De acuerdo con la información facilitada a los medios de comunicación por la
Delegación de Gobierno en Canarias en vísperas del proceso normalizador que empezó
el 7 de febrero de 2005, la primera de esas regularizaciones permitió la legalización de
5.678 personas en la provincia de Las Palmas, y la segunda, de 6.873.

154
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 38. Regularizaciones de africanos en Las Palmas, por modalidades, 2000-2004


ISLA VÍA 2000 2001 2002 2003 2004 TOTAL
Lanzarote Regularización DT LO 4/2000 790 15 2 0 0 807
Proceso de arraigo 2001 0 138 110 0 0 248
Exención de visado 22 22 6 14 25 89
Regularización por arraigo 0 0 0 1 18 19
TOTAL 812 175 118 15 43 1.163
Fuerteventura Regularización DT LO 4/2000 575 11 2 0 0 588
Proceso de arraigo 2001 0 196 67 1 0 264
Exención de visado 23 41 14 20 32 130
Regularización por arraigo 0 0 0 0 14 14
TOTAL 598 248 83 21 46 996
Gran Canaria Regularización DT LO 4/2000 1.470 33 1 0 0 1.504
Proceso de arraigo 2001 0 678 182 5 0 864
Exención de visado 212 182 78 82 145 699
Regularización por arraigo 0 0 0 8 70 78
TOTAL 1.682 893 261 95 215 3.145
TOTAL PROVINCIA Regularización DT LO 4/2000 2.835 59 5 0 0 2.899
Proceso de arraigo 2001 0 1.012 359 6 0 1.376
Exención de visado 257 245 98 116 202 918
Regularización por arraigo 0 0 0 9 102 111
TOTAL 3.092 1.316 462 131 304 5.304

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004.


Nota. La información referente a 2004 alcanza sólo hasta el 8 de octubre

Queda patente la modesta aportación al proceso regularizador en Las


Palmas del arraigo que, hasta principios de octubre de 2004, apenas permitió
normalizar la situación administrativa de 111 inmigrantes africanos (casi en su
totalidad durante los nueve meses contabilizados de 2004): prácticamente la
octava parte de los que pudieron acogerse a la exención de visado en el mismo
período.
Otra nota llamativa es el freno que se dio a las regularizaciones en
2003 como consecuencia de haber cesado casi en su totalidad las posibilitadas
por las dos vías extraordinarias. Aunque el número de exenciones de visado
(116) superó ligeramente el de 2002 (98), la regularización por arraigo apenas
se aplicó (sólo nueve en toda la provincia, ocho de las cuales en Gran
Canaria).
Los efectos del cambio de Gobierno en España se dejaron sentir
pronto. En efecto, aunque la estadística de que disponemos abarca sólo desde
enero a principios de octubre de 2004, es apreciable el incremento en casi un
100% de las exenciones de visado (202) y, sobre todo, el recurso más
frecuente a la regulación por arraigo, que permitió el acceso a la residencia de
102 inmigrantes africanos (recordemos que sólo hubo nueve el año anterior).
Aunque más adelante se tratará de la implantación geográfica del
colectivo de extranjeros en Canarias, interesa anotar aquí que ha empezado a

155
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

modificarse el patrón de asentamiento de los inmigrantes que no tienen su


situación administrativa regularizada. Por lo que se refiere a Gran Canaria, la
inicial concentración en la capital y Vecindario ha cedido el paso a una
paulatina dispersión que se relaciona con las posibilidades de trabajo y con el
costo de la vivienda, aunque sigue siendo perceptible la predilección por el
corredor sureste grancanario. De modo aparentemente paradójico, aseguran
fuentes de Comisiones Obreras, disminuye su presencia en San Fernando de
Maspalomas o El Tablero, lugares próximos a la actividad turística. Los
descensos poblacionales operados en San Bartolomé de Tirajana y Mogán
entre 1 de enero de 2003 y 1 de enero de 2004 (1.404 y 756 habitantes menos
inscritos en los respectivos padrones municipales) parecen corroborar esa
tendencia.
No obstante, el cuadro que se inserta más abajo, que muestra los
municipios donde se operaron más regularizaciones de africanos entre 2000 y
octubre de 2004, confirma el papel importante que correspondió durante el
quinquenio a Las Palmas de Gran Canaria, Santa Lucía de Tirajana, San
Bartolomé de Tirajana y Mogán, en Gran Canaria, al tiempo que ilustra sobre la
concentración de las regularizaciones en tres municipios de Lanzarote
(Arrecife, Tías, Yaiza) y cuatro de Fuerteventura (Pájara, La Oliva, Puerto del
Rosario, Antigua).
Si comparamos las regularizaciones computadas en esos municipios
con los totales de sus correspondientes islas, se vislumbra un panorama
sumamente clarificador: el 91,51% de las 3.145 regularizaciones de Gran
Canaria se concentraron en cuatro municipios; el 87,96% de las 1.163 de
Lanzarote, en tres, y el 94,68% de las 996 de Fuerteventura, en cuatro.
Cuadro 39. Regularizaciones de africanos en Las Palmas, 2000-2004. Municipios con
registros más elevados
MUNICIPIO 2000 2001 2002 2003 2004 TOTAL
Las Palmas de Gran Canaria 1.039 509 157 54 130 1.889
Arrecife 369 73 52 4 18 516
Santa Lucía de Tirajana 243 136 52 18 40 489
Tías 252 54 35 5 14 360
Pájara 219 85 25 4 20 353
San Bartolomé de Tirajana 146 111 22 8 14 301
La Oliva 175 80 22 7 9 293
Mogán 114 59 11 4 11 199
Puerto del Rosario 101 55 26 4 12 198
Yaiza 104 27 12 0 4 147
Antigua 67 17 6 5 4 99

Fuente: Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004.


Nota. La información referente a 2004 alcanza sólo hasta el 8 de octubre

156
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Los servicios asistenciales de Cáritas han podido detectar en tiempos


recientes la presencia de inmigrantes indocumentados en el norte de Gran
Canaria –marroquíes y saharauis en su mayoría-, procedentes de la Península
y de otros espacios isleños, que no están empadronados y que sobreviven
gracias a la ayuda que les proporciona aquella ONG y a la solidaridad de los
vecinos. Se estima que son unas cincuenta las personas que se hallaban en
esa situación en los municipios de Santa María de Guía y Gáldar, en octubre
de 2004: y, sin embargo, durante el quinquenio que analizamos, sólo se
registraron tres regularizaciones en Guía, y 16 en Gáldar: todas, de magrebíes.

4. DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

A. DISTRIBUCIÓN PROVINCIAL

Aunque las cifras globales del padrón municipal de habitantes a 1 de enero de


2004 indiquen una más numerosa presencia de inmigrantes americanos de
nacionalidad no española en la provincia de Las Palmas, en términos absolutos
(524 de América del Norte, 5.898 de América Central y 29.781 de América del
Sur), la mayor concentración de estos dos últimos grupos se da en la provincia
de Santa Cruz de Tenerife, donde los originarios de la América no septentrional
que no poseen la nacionalidad española representan nada menos que el
70,37% del total de extranjeros no comunitarios (en las Palmas son el 58,69%).
Para mostrar esa tendencia, reproducimos a continuación un cuadro
con las cifras de extranjeros y de inmigrantes americanos empadronados en los
municipios de las dos provincias canarias donde es mayor el número de
extranjeros. Como ya observamos en otro lugar (II.3), en la provincia de Santa
Cruz de Tenerife hay una contrastante diferencia entre el elevado número de
personas que nacieron en el continente americano (80.279) y el de personas
cuya nacionalidad queda encuadrada en algún país de América (36.871): un
desajuste que se debe a la presencia de muchos ciudadanos que nacieron en
ese continente (en Venezuela, sobre todo) y adquirieron la nacionalidad
española al llegar a las islas, por ser descendientes de canarios, y por la de

157
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

muchos otros que, habiendo nacido en Argentina, accedieron después a alguna


nacionalidad de la Unión Europea (particularmente, la italiana).

Cuadro 40. Población de nacionalidad americana y nacidos en América en los


municipios de Canarias que albergan mayor número de habitantes de nacionalidad
extranjera, a 1 de enero de 2007
Población Lugar de Nacimiento Nacionalidad
Total Extranjero América (1) Extranjera Americana (2)
Arona 72.328 32.172 11.161 34,7% 29.150 6.922 23,7%
Las Palmas de Gran Canaria 377.203 36.999 19.260 52,1% 26.744 12.004 44,9%
Adeje 38.245 19.127 5.009 26,2% 17.702 3.034 17,1%
San Bartolomé de Tirajana 49.601 14.931 2.491 16,7% 13.438 1.572 11,7%
Arrecife 56.834 14.299 9.339 65,3% 13.032 8.014 61,5%
Santa Cruz de Tenerife 220.902 22.526 16.468 73,1% 12.650 7.719 61,0%
Granadilla de Abona 36.224 10.825 5.545 51,2% 9.379 3.712 39,6%
Santa Lucía de Tirajana 58.335 9.347 5.671 60,7% 7.901 3.827 48,4%
Tías 18.263 7.883 1.322 16,8% 7.705 985 12,8%
San Cristóbal de La Laguna 144.347 13.762 9.264 67,3% 7.683 3.764 49,0%
La Oliva 20.084 7.852 2.109 26,9% 7.542 1.529 20,3%
Pájara 19.424 7.429 1.668 22,5% 7.130 1.184 16,6%
Mogán 18.547 7.025 909 12,9% 6.839 655 9,6%
Puerto de la Cruz 31.131 7.162 1.826 25,5% 5.852 790 13,5%
Santiago del Teide 11.493 6.030 842 14,0% 5.725 439 7,7%
Puerto del Rosario 31.808 6.028 3.530 58,6% 5.147 2.685 52,2%
San Miguel de Abona 13.814 5.374 1.596 29,7% 4.808 944 19,6%
Yaiza 10.894 4.409 1.124 25,5% 4.178 804 19,2%
Teguise 17.688 4.094 730 17,8% 3.837 387 10,1%
Guía de Isora 19.261 4.700 2.031 43,2% 3.835 1.130 29,5%
Antigua 9.204 3.487 494 14,2% 3.343 359 10,7%
San Bartolomé 18.050 3.763 1.479 39,3% 3.268 1.003 30,7%
Provincia de LAS PALMAS 1.042.131 145.743 59.317 40,7% 123.899 40.631 32,8%
Provincia de S/C DE TENERIFE 983.820 171.180 80.279 46,9% 126.837 36.871 29,1%
CANARIAS 2.025.951 316.923 139.596 44,0% 250.736 77.502 30,9%

(1) Porcentaje de los nacidos en América sobre el total de nacidos en el extranjero.


(2) Porcentaje del total de personas con nacionalidad americana sobre el total con nacionalidad extranjera.
Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación Estadística del Padrón municipal de habitantes, 1 de enero de
2007

El municipio grancanario de Telde constituye un caso peculiar, pues a


pesar de tratarse de la cuarta ciudad en número de habitantes de Canarias
(93.942 a 1 de enero de 2003 y 94.862 a 1 de enero de 2004) su población
extranjera es poco numerosa (2.343 personas en la primera de las fechas
citadas, y 2.355 en la última actualización del padrón). El 46,65% de los
extranjeros empadronados en Telde a principios de 2003 eran americanos: una
proporción que tiende a crecer, como muestran los últimos datos del padrón,
que elevan esa proporción al 52,95%. En agosto de 2004 el 49% de sus
residentes no nacionales procedían del centro y sur de América (295 cubanos,
284 colombianos, 281 argentinos, 135 ecuatorianos, 111 venezolanos, 68
chilenos, 67 uruguayos, 49 dominicanos, 17 brasileños, 9 bolivianos, 4
paraguayos, 2 panameños, 1 costarricense, 1 salvadoreño y 1 guatemalteco).

158
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Si utilizamos la información que puede extraerse de los datos


suministrados por el padrón municipal a 1 de enero de 2007, apreciaremos la
decantación preferencial de los venezolanos de nacionalidad por la provincia
occidental (8.964 en Santa Cruz de Tenerife, y 2.168 en Las Palmas),
explicable por motivos históricos de sobra conocidos. También los integrantes
de los colectivos argentino, uruguayo, boliviano y brasileño radicados en Santa
Cruz de Tenerife superan en cuantía numérica a los que viven en Las Palmas.
Se invierten las proporciones si se atiende a las cifras de africanos que
el padrón municipal atribuye a Las Palmas y a Santa Cruz de Tenerife a
principios de 2007 (18.731 y 6.321 respectivamente). Si los africanos aportan el
20,58% de los no comunitarios en el conjunto autonómico, en Las Palmas
suben hasta un 26,48%, y descienden en Santa Cruz de Tenerife al 12,40%.
Los cuadros reproducidos abajo refrendan esa situación:

Cuadro 41. Extranjeros de nacionalidad no comunitaria en Canarias, según


continentes/regiones, a 1 de enero de 2007
Las Palmas Santa Cruz de Tenerife CANARIAS
TOTAL 1.042.131 983.820 2.025.951
UNIÓN EUROPEA 971.397 932.857 1.904.254
España 918.232 856.983 1.775.215
Resto de UE-27 53.165 75.874 129.039
NO UNIÓN EUROPEA 70.734 100,0% 50.963 100,0% 121.697 100,0%
Resto de Europa 3.939 5,6% 2.740 5,4% 6.679 5,5%
África 18.731 26,5% 6.321 12,4% 25.052 20,6%
América 40.631 57,4% 36.871 72,3% 77.502 63,7%
Asia 7.341 10,4% 4.962 9,7% 12.303 10,1%
Oceanía 42 0,1% 33 0,1% 75 0,1%
Apátridas 50 0,1% 36 0,1% 86 0,1%
Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación Estadística del Padrón municipal de habitantes, 1 de enero de
2007

159
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 42. Población de Canarias de nacionalidad americana o nacidos en América, por


países de nacionalidad o nacimiento, a 1 de enero de 2007
Las Palmas Santa Cruz de Tenerife CANARIAS
Nacionalidad Nacimiento Nacionalidad Nacimiento Nacionalidad Nacimiento
POBLACIÓN TOTAL 1.042.131 1.042.131 983.820 983.820 2.025.951 2.025.951
ESPAÑA 918.232 896.388 856.983 812.640 1.775.215 1.709.028
EXTRANJERO 123.899 145.743 126.837 171.180 250.736 316.923
AMÉRICA 40.631 59.317 36.871 80.279 77.502 139.596
Colombia 13.645 14.717 5.876 6.689 19.521 21.406
Venezuela 2.168 6.242 8.964 37.451 11.132 43.693
Cuba 5.261 9.587 4.580 9.154 9.841 18.741
Argentina 4.766 9.278 4.847 9.493 9.613 18.771
Ecuador 4.085 4.258 1.693 1.844 5.778 6.102
Uruguay 2.283 3.822 3.304 5.408 5.587 9.230
Bolivia 1.329 1.391 2.594 2.644 3.923 4.035
Brasil 1.299 1.773 1.421 1.868 2.720 3.641
Chile 1.535 2.198 1.147 1.697 2.682 3.895
Perú 1.254 1.708 606 1.039 1.860 2.747
Rep. Dominicana 1.306 1.939 524 1.000 1.830 2.939
Paraguay 626 676 395 424 1.021 1.100
Otros América 1.074 1.728 920 1.568 1.994 3.296
Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación Estadística del Padrón municipal de habitantes, 1 de enero de
2007

La siguiente tabla, elaborada a partir de los datos del padrón a 1 de


enero de 2004, permite visualizar a grandes rasgos el predominio de personas
de nacionalidades africanas en la provincia oriental:

Cuadro 43. Población de Canarias de nacionalidad africana o nacidos en África, por


países de nacionalidad o nacimiento, a 1 de enero de 2007
Las Palmas Santa Cruz de Tenerife CANARIAS
Nacionalidad Nacimiento Nacionalidad Nacimiento Nacionalidad Nacimiento
POBLACIÓN TOTAL 1.042.131 1.042.131 983.820 983.820 2.025.951 2.025.951
ESPAÑA 918.232 896.388 856.983 812.640 1.775.215 1.709.028
EXTRANJERO 123.899 145.743 126.837 171.180 250.736 316.923
ÁFRICA 18.731 22.358 6.321 8.101 25.052 30.459
Marruecos 11.072 13.641 3.233 4.433 14.305 18.074
Mauritania 2.439 2.350 540 531 2.979 2.881
Senegal 1.648 1.663 782 794 2.430 2.457
Nigeria 601 574 732 720 1.333 1.294
Guinea Bissáu 746 833 23 34 769 867
Ghana 488 471 67 77 555 548
Argelia 301 345 247 321 548 666
Guinea Ecuatorial 417 941 68 196 485 1.137
R. Guinea 286 405 181 207 467 612
Cabo Verde 142 151 75 84 217 235
Sierra Leona 112 134 87 108 199 242
Malí 55 53 47 48 102 101
Gambia 57 72 29 32 86 104
Otros África 367 725 210 516 577 1.241
Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación Estadística del Padrón municipal de habitantes, 1 de enero de
2007

Mientras que el padrón municipal atribuye a Las Palmas a principios de


2004 una población de 16.194 personas de nacionalidades africanas, las
fuentes del Ministerio del Interior indican que los que disponían de tarjeta o
permiso de residencia en vigor a fines de 2003 eran 12.004. En Santa Cruz de

160
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Tenerife, las cifras son notoriamente inferiores: 5.436 registrados en el padrón


y 3.586 permisos de residencia
A 31 de diciembre de 2004, los africanos con tarjeta o autorización de
residencia en vigor en Las Palmas sumaban 13.176 (1.172 más que el año
anterior), frente a los escasos 3.654 de Santa Cruz de Tenerife. Los principales
aportes en las islas orientales procedían de Marruecos (8.447), Mauritania
(1.733), Senegal (1.079), Guinea Bissáu (374), Guinea Ecuatorial (258), Ghana
(249), Argelia (242), Nigeria (216) y República de Guinea (179). Llama la
atención el descenso de tarjetas de residencia de senegaleses en la provincia,
incluso respecto a los residentes en la isla de Gran Canaria al término del
primer cuatrimestre de 2004.
Actualizadas esas estadísticas a enero de 2007, la situación apenas
experimenta cambios: los 18.731 ciudadanos de nacionalidades africanas
inscritos en los padrones municipales de Las Palmas casi triplican a los 6.321
de Santa Cruz de Tenerife: una proporción ligeramente inferior a la que ofrecen
los permisos de residencia de africanos en una y otra provincia: 17.683 en Las
Palmas y 5.581 en Santa Cruz de Tenerife.

161
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

B. DISTRIBUCIÓN POR ISLAS

Resulta imprescindible descender al análisis de la población africana en cada


una de las islas que componen la provincia de Las Palmas, en busca de un
acercamiento a los niveles más desagregados. Conscientes de la limitación y
de la complementariedad de las fuentes estadísticas, nos serviremos de varios
referentes: en primer lugar, de la información facilitada por la Delegación del
Gobierno en Canarias sobre permisos a extranjeros, que nos proporcionará el
censo de inmigrantes regulares.
Atendamos a la isla de Fuerteventura, donde tres colectivos nacionales
(marroquíes, mauritanos y senegaleses) agrupan al 87,20% de los africanos
con permisos vigentes en abril de 2004. En efecto, de un total de 1.944
africanos registrados, hay 1.245 marroquíes, 288 mauritanos y 162
senegaleses.
El municipio de Pájara, con 830 africanos residentes regulares, se
emplaza a la cabeza en concentración de habitantes procedentes del cercano
116
continente (42,70%) . Es también el que más magrebíes acoge: 524
marroquíes, 201 mauritanos, 13 argelinos y 5 tunecinos. Interesa advertir que
casi el 70% de los mauritanos que viven en Fuerteventura han elegido este
municipio como lugar de residencia. No en vano se trata de la circunscripción
local majorera donde son más numerosos los permisos de trabajo a extranjeros
(1.289 en noviembre de 2004).
La Oliva es, a considerable distancia, el segundo municipio más
poblado por africanos con residencia legal (448, correspondientes al 23,05%
del total de los que residen en la isla). Aunque los marroquíes sean también
aquí el colectivo nacional más numeroso (326), los 82 senegaleses constituyen
la segunda minoría africana en el municipio, y representan más de la mitad de
los establecidos regularmente en Fuerteventura. El notable crecimiento
poblacional de La Oliva durante los últimos meses de 2003 (1.541 personas

116
Las estadísticas del Observatorio Canario de Empleo, Formación Profesional y Asuntos
Sociales del Gobierno de Canarias (Obecan) sobre contratación de extranjeros en 2004
parecen reafirmar la importancia laboral de la población africana en Pájara, que
suscribió 2.450 de los 5.881 contratos a extranjeros que se firmaron ese año en el
municipio: Obecan, Contratación a extranjeros, Acumulado 2004.

162
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

más a 1 de enero de 2004 que en el anterior cómputo padronal) no es ajeno al


peso demográfico de esa inmigración africana.
Puerto del Rosario alberga al 17,49% (340). Los aportes principales
vienen de marroquíes (212) y nigerianos (41). Hay minorías de cierta
consistencia de senegaleses (18), mauritanos (15) y guineanos (14).
La menor presencia de africanos con permiso de trabajo en Antigua y
Tuineje (11,63% y 5,10% del total, respectivamente) se relaciona obviamente
con la más débil implantación de los marroquíes, siempre los más numerosos,
también en estos municipios, aunque en una escala absoluta inferior a la
observada en Pájara, La Oliva y Puerto del Rosario.
Antigua es el municipio majorero donde la proporción de marroquíes es
más baja, pues alcanza a menos de la mitad de los extranjeros con permiso de
trabajo. Cabe destacar que los nacidos en país extranjero representaban casi
la cuarta parte de la población empadronada en Antigua en 2002, lo que
explica sobradamente que los nacionales de otros países suscribieran el 35%
de los contratos firmados en el municipio durante 2004.

Cuadro 44. Permisos vigentes remitidos por la Oficina de Extranjeros de Las Palmas en
Fuerteventura a extranjeros originarios de África, a 30 de abril de 2004
PAÍS DE Antigua Betancuria La Oliva Pájara Puerto del Tuineje TOTAL
PROCEDENCIA Rosario
Marruecos 110 1 326 524 212 72 1.245
Mauritania 32 25 201 15 15 288
Senegal 33 82 22 18 7 162
R. Guinea 24 2 26 14 66
Nigeria 4 1 11 41 1 58
Argelia 7 4 13 9 2 35
Ghana 9 1 15 6 31
Gambia 2 6 8
Guinea Ecuatorial 1 1 4 1 7
Túnez 5 2 7
Sierra Leona 6 6
Guinea Bissáu 2 2 1 5
Malí 1 1 3 5
Egipto 1 3 4
Camerún 2 1 3
Liberia 1 2 3
Benín 1 1 2
Kenia 1 1 2
Mozambique 1 1 2
Burkina Faso 1 1
Cabo Verde 1 1
Gabón 1 1
R. D. Congo 1 1
Rep. Sudafricana 1 1
TOTAL 226 1 448 830 340 99 1.944

Fuente: Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 27, 28 de mayo de 2004

163
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

La misma escala se repite a partir de los datos del padrón municipal,


como lo muestra el cuadro siguiente, donde puede apreciarse que, en
Fuerteventura, los porcentajes de marroquíes respecto a los africanos superan
a los de Lanzarote y Gran Canaria hasta 2003: a partir del año siguiente, la
concentración de marroquíes en municipios de la isla conejera rebasa
ligeramente a la que se registra en Fuerteventura.

Cuadro 45. Población de nacionalidad africana y marroquí por islas, y peso relativo de
los marroquíes en el conjunto de los africanos, 2000-2007
01/01/2000

01/01/2001

01/01/2002

01/01/2003

01/01/2004

01/01/2005

01/01/2006

01/01/2007
CANARIAS Africanos 7.382 12.125 16.001 20.525 21.630 26.732 25.466 25.052
Marroquíes 4.604 7.203 9.312 11.811 12.214 14.984 14.524 14.305
% 62,4% 59,4% 58,2% 57,5% 56,5% 56,1% 57,0% 57,1%
Lanzarote Africanos 934 1.631 2.091 2.882 3.224 4.306 4.739 5.088
Marroquíes 638 1.087 1.362 1.904 2.150 2.786 3.065 3.205
% 68,3% 66,6% 65,1% 66,1% 66,7% 64,7% 64,7% 63,0%
Fuerteventura Africanos 581 1.234 1.679 2.359 2.957 3.879 4.045 4.425
Marroquíes 446 856 1.166 1.620 1.900 2.416 2.495 2.767
% 76,8% 69,4% 69,4% 68,7% 64,3% 62,3% 61,7% 62,5%
Gran Canaria Africanos 4.491 6.533 8.193 10.357 10.013 11.703 9.983 9.218
Marroquíes 2.858 4.065 5.065 6.145 5.720 6.566 5.532 5.100
% 63,6% 62,2% 61,8% 59,3% 57,1% 56,1% 55,4% 55,3%
Tenerife Africanos 1.298 2.581 3.856 4.706 5.167 6.473 6.281 5.952
Marroquíes 628 1.141 1.643 2.028 2.287 3.000 3.174 2.991
% 48,4% 44,2% 42,6% 43,1% 44,3% 46,3% 50,5% 50,3%
La Gomera Africanos 15 47 52 43 86 150 204 158
Marroquíes 5 12 12 12 29 65 121 92
% 33,3% 25,5% 23,1% 27,9% 33,7% 43,3% 59,3% 58,2%
La Palma Africanos 49 75 97 138 155 166 145 169
Marroquíes 23 36 55 89 118 122 95 130
% 46,9% 48,0% 56,7% 64,5% 76,1% 73,5% 65,5% 76,9%
El Hierro Africanos 14 24 33 40 28 55 69 42
Marroquíes 6 6 9 13 10 29 42 20
% 42,9% 25,0% 27,3% 32,5% 35,7% 52,7% 60,9% 47,6%
Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación Estadística del Padrón municipal de habitantes

Atendida la evolución demográfica de los últimos años en los


municipios majoreros, se advierte que las únicas excepciones a esa tendencia
general hacia una disminución del peso específico de los marroquíes respecto
a la población africana empadronada son La Oliva, donde la situación
permanece prácticamente inalterada, y Tuineje, municipio en el que se refuerza
ligeramente la importancia proporcional del colectivo marroquí.

164
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 46. Población de nacionalidad africana y marroquí en los municipios de


Fuerteventura, y peso relativo de los marroquíes en el conjunto de los africanos, 2000-
2007

01/01/2000

01/01/2001

01/01/2002

01/01/2003

01/01/2004

01/01/2005

01/01/2006

01/01/2007
Antigua Africanos 33 123 192 256 345 481 446 497
Marroquíes 24 70 116 163 182 249 221 276
% 72,7% 56,9% 60,4% 63,7% 52,8% 51,8% 49,6% 55,5%
Betancuria Africanos 4 4 4 4 6 14 8 0
Marroquíes 4 4 4 4 6 14 8 0
% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% -
La Oliva Africanos 136 257 349 464 609 805 946 930
Marroquíes 102 177 240 333 438 585 703 713
% 75,0% 68,9% 68,8% 71,8% 71,9% 72,7% 74,3% 76,7%
Pájara Africanos 277 562 786 1.069 1.300 1.603 1.693 1.968
Marroquíes 244 431 595 767 863 1.017 1.054 1.234
% 88,1% 76,7% 75,7% 71,7% 66,4% 63,4% 62,3% 62,7%
Puerto del Rosario Africanos 79 188 207 411 516 721 720 819
Marroquíes 38 119 125 256 295 376 342 383
% 48,1% 63,3% 60,4% 62,3% 57,2% 52,1% 47,5% 46,8%
Tuineje Africanos 52 100 141 155 181 255 232 211
Marroquíes 34 55 86 97 116 175 167 161
% 65,4% 55,0% 61,0% 62,6% 64,1% 68,6% 72,0% 76,3%
FUERTEVENTURA Africanos 581 1.234 1.679 2.359 2.957 3.879 4.045 4.425
Marroquíes 446 856 1.166 1.620 1.900 2.416 2.495 2.767
% 76,8% 69,4% 69,4% 68,7% 64,3% 62,3% 61,7% 62,5%
Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación Estadística del Padrón municipal de habitantes

El peso específico de la población marroquí y mauritana en


Fuerteventura respecto al total de los inmigrantes africanos en la isla se
constata también si se recurre a las estadísticas del Punto de Información y
Orientación de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR)
correspondientes a 2003. De los 89 nuevos usuarios africanos del servicio
atendidos durante ese año, 52 procedían de Marruecos y 11 de Mauritania. Los
demás representan menos de la tercera parte y pertenecían a los siguientes
países: Ghana (7), Senegal (6), Guinea Bissáu (4), Nigeria (3), Argelia (3),
117
Guinea Ecuatorial (2), Malí (1) .
Un año después, los mauritanos atendidos por CEAR en Fuerteventura
hasta 22 de octubre superaban en número a los marroquíes (25 y 22,
respectivamente). Entre unos y otros representaban el 55,30% de los 85
africanos (una proporción sensiblemente inferior a la del año anterior). El resto
de los usuarios eran nigerianos (7), argelinos (5), guineanos (5), ghaneses (4),

117
Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Memoria 2004 del Proyecto Atención
Jurídica y Sociolaboral a Refugiados e Inmigrantes en la Isla de Fuerteventura.

165
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

senegaleses (4), liberianos (3), cameruneses (2), congoleños, marfileños,


egipcios, gambianos, ecuatoguineanos, malíes, saharauis y togoleses (uno de
118
cada nacionalidad citada) .
Dirijamos la atención a Lanzarote, donde los totales de africanos y
marroquíes inscritos en los últimos padrones superan en escasos centenares a
los asentados en municipios majoreros. De la lectura del cuadro que se inserta
abajo se desprende que existe una fuerte concentración de africanos en tres
119
municipios (Arrecife, Tías y Yaiza) , y que el colectivo marroquí adquiere
particular peso relativo en los dos últimos. También llama la atención la escasa
presencia de africanos -y, por consiguiente, de marroquíes- en San Bartolomé:
un municipio con 18.050 habitantes a 1 de enero de 2007, donde los
extranjeros alcanzan la elevada cifra de 3.268 (18%).

Cuadro 47. Población de nacionalidad africana y marroquí en los municipios de


Lanzarote, y peso relativo de los marroquíes en el conjunto de los africanos, 2000-2007
01/01/2000

01/01/2001

01/01/2002

01/01/2003

01/01/2004

01/01/2005

01/01/2006

01/01/2007
Arrecife Africanos 405 699 916 1.327 1.604 2.235 2.564 2.907
Marroquíes 210 334 436 684 886 1.190 1.319 1.453
% 51,9% 47,8% 47,6% 51,5% 55,2% 53,2% 51,4% 50,0%
Haría Africanos 12 19 27 32 32 39 34 35
Marroquíes 5 9 15 20 19 25 22 22
% 41,7% 47,4% 55,6% 62,5% 59,4% 64,1% 64,7% 62,9%
San Bartolomé Africanos 48 105 153 213 244 305 267 286
Marroquíes 30 78 103 142 152 174 151 154
% 62,5% 74,3% 67,3% 66,7% 62,3% 57,0% 56,6% 53,8%
Teguise Africanos 62 113 123 150 130 186 206 189
Marroquíes 30 60 65 86 88 134 163 152
% 48,4% 53,1% 52,8% 57,3% 67,7% 72,0% 79,1% 80,4%
Tías Africanos 329 503 569 714 724 952 1.062 969
Marroquíes 291 446 507 634 643 840 944 861
% 88,4% 88,7% 89,1% 88,8% 88,8% 88,2% 88,9% 88,9%
Tinajo Africanos 4 15 25 30 37 52 64 57
Marroquíes 4 11 18 18 17 21 32 28
% 100,0% 73,3% 72,0% 60,0% 45,9% 40,4% 50,0% 49,1%
Yaiza Africanos 74 177 278 416 453 537 542 645
Marroquíes 68 149 218 320 345 402 434 535
% 91,9% 84,2% 78,4% 76,9% 76,2% 74,9% 80,1% 82,9%
LANZAROTE Africanos 934 1.631 2.091 2.882 3.224 4.306 4.739 5.088
Marroquíes 638 1.087 1.362 1.904 2.150 2.786 3.065 3.205
% 68,3% 66,6% 65,1% 66,1% 66,7% 64,7% 64,7% 63,0%
Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación Estadística del Padrón municipal de habitantes

118
Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Informe de atenciones realizadas por CEAR
en la Isla de Fuerteventura a 22 de octubre de 2004.
119
Entre los tres municipios suman 4.244 de los 5.365 contratos firmados por africanos en
Lanzarote durante 2004: Obecan, Contratación a extranjeros, Acumulado 2004.

166
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Los originarios de África en la isla de Gran Canaria con tarjetas de


residencia en vigor, cuando concluía el primer cuatrimestre de 2004, eran
10.202; y los países más representados, Marruecos (5.715), Mauritania (1.356),
Senegal (1.144), Nigeria (699), Ghana (297), Guinea Ecuatorial (254), Argelia
(227) y Sierra Leona (129).

Cuadro 48. Africanos con tarjeta o autorización de residencia en vigor y con domicilio en
Gran Canaria a 30 de abril de 2004
PAÍS DE PROCEDENCIA Totales PAÍS DE PROCEDENCIA Totales
Marruecos 5.715 Etiopía 15
Mauritania 1.356 Guinea Bissáu 14
Senegal 1.144 Benín 10
Nigeria 699 Camerún 9
Ghana 297 Túnez 8
Guinea Ecuatorial 254 Burkina Faso 6
Argelia 227 Sudán 6
Sierra Leona 129 Togo 4
Liberia 83 República Sudafricana 3
R. Guinea 73 Sahara 3
Cabo Verde 25 Angola 2
Gambia 25 Eritrea 2
Costa de Marfil 19 Libia 2
Malí 19 Malawi 2
Kenia 17 R. D. Congo 2
Santo Tomé y Príncipe 16 Mozambique 1
Egipto 15 ÁFRICA 10.202

Fuente: Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 28, 1 de junio de 2004

Los 10.357 africanos empadronados en municipios de Gran Canaria a


1 de enero de 2003 casi doblaban la cifra total de los que residían en
Fuerteventura y Lanzarote. Las Palmas de Gran Canaria, Santa Lucía de
Tirajana y San Bartolomé de Tirajana eran, por este orden, los municipios más
poblados de africanos (sumaban entre los tres 8.955). En números absolutos,
la importancia de los marroquíes respecto al total de los empadronados
procedentes del continente africano era menor que en Fuerteventura y
Lanzarote, con dos muy notables excepciones, Mogán y San Bartolomé de
Tirajana, donde la concentración de marroquíes alcanzaba los niveles más
altos. Como ocurría en las otras dos capitales insulares, Las Palmas de Gran
Canaria presentaba un porcentaje de población marroquí respecto a la africana
(46,33%) inferior a la media registrada en el conjunto isleño (59,33%).
En Gran Canaria descendió la población africana empadronada a 1 de
enero de 2004; y, a pesar de la recuperación del año siguiente, los padrones de
2006 y 2007 confirman esa tendencia a la baja: una disminución perceptible en
los municipios más poblados de ciudadanos africanos, con excepción de San
Bartolomé de Tirajana, que vio crecido el número de sus habitantes del vecino

167
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

continente en 2006: sin embargo, la modestia de ese incremento no autoriza a


extraer ninguna conclusión.
También decrece en el conjunto insular la proporción de marroquíes
respecto al total de los empadronados procedentes del continente africano, que
ha cedido cuatro puntos porcentuales en los últimos cuatro años (de 59,3% a 1
de enero de 2003 se reduce a 55,3% a 1 de enero de 2007). En Mogán y San
Bartolomé de Tirajana persisten las máximas concentraciones relativas de
marroquíes (la elevada proporción de marroquíes en La Aldea no reviste
importancia en términos cuantitativos). Las Palmas de Gran Canaria presenta
unos porcentajes de población marroquí respecto a la africana que no han
hecho sino decaer desde 2004. Y Telde se confirma como municipio de escasa
atracción de africanos.
La comarca del Sureste (Ingenio-Agüimes-Santa Lucía de Tirajana)
constituye un poderoso foco de gravitación de inmigrantes africanos, atraídos
por las posibilidades laborales que ofrecen el turismo, el comercio, la
agricultura de exportación y las industrias de Arinaga. El padrón municipal
revela que a 1 de enero de 2004 se alojaban en este espacio 9.785 extranjeros,
de los que 2.456 eran originarios de África, y 1.615 nacidos en Marruecos. La
importancia de esas cifras y una insistente manipulación mediática explican
que un porcentaje elevado de la población residente en esos municipios (el
62%) expresara su percepción de que la llegada de inmigrantes constituía el
principal problema de la comarca. Ésta es una de las conclusiones más
interesantes de la encuesta encargada a la consultora Kdkcreativa por la
Mancomunidad Intermunicipal del Sureste, cuyos resultados se divulgaron en
diciembre de 2004.
Hay que añadir que desde entonces ha disminuido moderadamente la
presencia de africanos y marroquíes en los municipios del Sureste: a 1 de
enero de 2007, los primeros sumaban 2.307, y los segundos, 1.512: y eso en
un contexto en que había crecido el número de extranjeros (11.096).
Resulta doloroso que, al mismo tiempo que los inmigrantes empiezan a
ser vistos como “problema” por un amplio sector de la población de la comarca,
muchos de esos foráneos tengan que soportar lamentables condiciones de
hacinamiento en sus viviendas, instaladas en algunos casos en cuartos y
garajes habilitados precariamente por sus propietarios y alquilados en

168
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

condiciones abusivas. Estas especulaciones aconsejaron al Ayuntamiento de


Santa Lucía de Tirajana el desalojo de unos treinta pisos a lo largo de 2004, en
conformidad con el compromiso adquirido por su alcalde en 2003 de denunciar
ante Sanidad y Hacienda a los propietarios de viviendas arrendadas sin cumplir
unos requisitos mínimos.
La subida del paro registrado por el Instituto Nacional de Empleo en la
comarca del Sureste, que afectaba a casi 7.000 personas en abril de 2004 y
excedía en 69% las cifras del desempleo de 1999, ha contribuido sin lugar a
dudas a generar la preocupación que traducía la encuesta mencionada arriba.
Y, sin embargo, las evidencias empíricas no sustentan el establecimiento de un
nexo entre inmigración y paro: en Agüimes, el municipio de la región donde la
subida porcentual del desempleo durante esos cinco años ha sido mayor
(76,5%), la suma de africanos, americanos y asiáticos empadronados en enero
de 2004 (1.093 personas) representaba sólo el 59,60% del conjunto de
extranjeros asentados en el término municipal, y de ningún modo resulta
120
suficiente para justificar la cifra de 1.571 de parados en abril de 2004 .
La tendencia negativa en el empleo se invirtió en julio de 2004,
después de siete meses de incremento del número de parados en la comarca
del Sureste, que llegó a casi 7.453 el mes anterior (5.069 de ellos inscritos en
el sector servicios). Como constató el Observatorio Canario de Empleo,
Formación Profesional y Asuntos Sociales, el arranque de la temporada
turística y la consiguiente recuperación del sector servicios permitió a partir de
entonces, y durante seis meses consecutivos, que se redujera el número de
desempleados: 6.450, al terminar noviembre, y 6.339 a final de año. Por eso
resulta un tanto paradójico que un 30% de las personas cuyas opiniones fueron
recogidas por la encuesta de Kdkcreativa considerara el desempleo como el
segundo problema en importancia de la región.
El caso de Telde corrobora que la conexión entre desempleo y
presencia de inmigrantes posee escaso fundamento. En efecto, un municipio
que en cuatro años ha visto incrementarse las cifras de desempleados de
5.050 (diciembre de 2000) a 7.602 (diciembre de 2004), contaba sólo con 2.355

120
Un estudio más riguroso exigiría analizar el incremento de la población activa; pero para
el propósito que perseguimos en estas líneas, basta con las evidencias empíricas
proporcionadas.

169
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

extranjeros a 1 de enero de 2004, americanos en su mayoría (1.247). Ni éstos,


ni los escasos 159 africanos que se contabilizaban entonces en el municipio
teldense parecen suficientes para justificar la subida de 2.552 personas en el
registro de desempleados durante el último cuadrienio.
Muy diferente es la situación en el occidente grancanario, ajeno al
desarrollo turístico y a los flujos de población a él conectados y, sin embargo,
visitado por inmigrantes laborales atraídos por las ofertas de trabajo
relacionadas con las tareas agrícolas. El carácter temporero que se asocia a la
zafra del tomate y la irregularidad administrativa en que se encuentran muchas
de esas personas explican que no resulte fácil persuadirlas para que se
inscriban en el padrón municipal.
El impulso de las autoridades locales de La Aldea de San Nicolás,
interesadas en conocer con la mayor exactitud posible el número de
inmigrantes instalados en el municipio, para mejorar la asistencia sanitaria y
procurar unas más dignas condiciones de alojamiento a los inmigrantes, logró
un notable avance en la actualización efectiva del padrón municipal. Así,
mientras que éste registraba a principios de 2003 la presencia de sólo 23
africanos (16 marroquíes) en La Aldea –valores prácticamente invariados en
enero del año siguiente: 30 africanos, 25 de los cuales eran marroquíes-, los
datos censales de junio de 2004 elevaban la cifra de africanos a 104, repartidos
de la siguiente forma: 47 marroquíes, 42 saharauis, ocho nigerianos, tres
argelinos, dos mauritanos, un senegalés y un ecuatoguineano. Los 294
extranjeros contabilizados por los responsables municipales en junio de 2004,
que superaban en más de cien a los censados a fines de abril, eran menos de
la mitad de los que Cáritas Parroquial de La Aldea calculaba para las mismas
fechas, de donde se desprende que puede haber tantas personas de
nacionalidad no española registradas en el padrón municipal como sin
121
inscribir .
Es revelador que, en vísperas del proceso de normalización abierto en
febrero de 2005, los inmigrantes inscritos en el padrón municipal de La Aldea
superasen la cifra del millar (casi el 13% de los 8.106 habitantes del municipio):

121
La información sobre San Nicolás de Tolentino nos ha sido facilitada por la Concejalía
de Política Social y Solidaridad con los Pueblos de ese Ayuntamiento.

170
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

unos 240 de naciones extracomunitarias, de procedencia norteafricana en su


mayoría. No obstante, la exigencia de seis meses de antigüedad en el registro
padronal para que los interesados pudieran acogerse a la regularización
excluyó a un porcentaje muy elevado de estos habitantes foráneos de La Aldea
que, en vano, recurrieron a los certificados que solicitaban a Cáritas. Así
parece sugerirlo la insignificante cifra de trece expedientes de regularización
presentados cuando había transcurrido el primer mes de ese proceso.
La labor desarrollada desde el Centro Municipal de Servicios Sociales
de la Aldea de San Nicolás, en el marco del Proyecto de intervención social con
la población inmigrante que empezó en enero de 2004, contribuye eficazmente
a facilitar la integración social de ese colectivo y a impulsar una convivencia
pacífica y tolerante entre inmigrantes y población aldeana, a través de diversas
actividades divulgativas (talleres, programas de radio y de televisión…) y de un
Servicio de atención básica de acogida permanente, que se puso en marcha en
marzo.
El diagnóstico social que se ha llevado a cabo durante la primera fase
de aplicación del Programa arroja unos interesantes resultados, obtenidos a
partir de la información recabada de los 140 inmigrantes atendidos y, en
particular, de los 77 expedientes abiertos hasta el mes de junio. 65 de los 77
inmigrantes a quienes se instruyó un expediente procedían de África (40
saharauis, 24 marroquíes y un nigeriano); sólo cinco de los 77 poseía permiso
de residencia, y solamente dos de esos cinco disponían también de permiso de
trabajo.
Cuarenta de los inmigrantes cuyos registros se incorporaron a un
expediente habían laborado antes en tareas agrícolas (por esas fechas, al
haberse finalizado la zafra, se encontraban sin trabajo); los restantes 37
todavía no habían desarrollado ninguna actividad laboral desde que llegaron a
La Aldea: porque llevaban poco tiempo en el municipio, o porque su situación
administrativa irregular les impedía encontrar empleo.
Ése es precisamente el marco crítico en que se encuadra la decisión
de las cooperativas agrícolas aldeanas de recurrir a trabajadores de temporada
procedentes de Europa Oriental para las campañas de la zafra: un acuerdo que
no es ajeno a la compleja regularización administrativa de muchos inmigrantes
ya instalados en el municipio, y que amenaza con generar problemas de

171
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

convivencia si no se da a estas personas una salida que les permita dotarse de


la documentación necesaria.
Del conjunto de 77 personas que constan en los expedientes
elaborados en el Centro Municipal de Servicios Sociales, sólo diez eran
mujeres que, a pesar de poseer niveles de estudios más calificados que la
mayoría de los hombres, se ocupaban en el cuidado de personas mayores, las
tareas domésticas o la agricultura.
Los inmigrantes que tenían tarjeta sanitaria eran 21, frente a 56 que
carecían de ella: porque no conservaban su pasaporte (caso de 40 de los
atendidos), o por el temor a las consecuencias adversas que pudiera
reportarles su “visibilidad” tras el registro en el empadronamiento.
No deja de revestir interés el esfuerzo llevado a cabo por las
autoridades municipales de La Aldea para conseguir una mejor integración del
colectivo inmigrante, si se advierte que este municipio se vio muy afectado por
el paro en 2004, hasta registrar una cifra de 413 desempleados, concentrados
sobre todo en el sector servicios (41%) y en la construcción (36%).

172
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 49. Población de nacionalidad africana y marroquí en los municipios de Gran


Canaria, y peso relativo de los marroquíes en el conjunto de los africanos, 2000-2007

01/01/2001
01/01/2000

01/01/2002

01/01/2003

01/01/2004

01/01/2005

01/01/2006

01/01/2007
Las Palmas de Gran Africanos 2.252 3.476 4.483 5.711 5.484 6.458 5.230 4.870
Canaria Marroquíes 999 1.652 2.198 2.646 2.384 2.749 2.128 1.885
% 44,4% 47,5% 49,0% 46,3% 43,5% 42,6% 40,7% 38,7%
Santa Lucía de Tirajana Africanos 728 1.093 1.413 1.886 1.958 2.272 2.179 1.891
Marroquíes 580 786 1.001 1.318 1.385 1.582 1.489 1.301
% 79,7% 71,9% 70,8% 69,9% 70,7% 69,6% 68,3% 68,8%
San Bartolomé de Africanos 925 1.072 1.169 1.358 1.171 1.295 1.029 1.046
Tirajana Marroquíes 886 1.009 1.078 1.246 1.046 1.141 905 934
% 95,8% 94,1% 92,2% 91,8% 89,3% 88,1% 87,9% 89,3%
Mogán Africanos 233 387 493 549 491 522 394 486
Marroquíes 225 368 464 518 456 482 365 451
% 96,6% 95,1% 94,1% 94,4% 92,9% 92,3% 92,6% 92,8%
La Aldea de San Nicolás Africanos 3 6 16 23 30 118 185 131
Marroquíes 0 2 12 16 25 103 154 119
% 0,0% 33,3% 75,0% 69,6% 83,3% 87,3% 83,2% 90,8%
Ingenio Africanos 70 117 162 254 281 299 302 210
Marroquíes 22 44 72 129 147 140 139 110
% 31,4% 37,6% 44,4% 50,8% 52,3% 46,8% 46,0% 52,4%
Agüimes Africanos 86 135 153 209 217 289 295 206
Marroquíes 48 75 79 88 83 145 151 101
% 55,8% 55,6% 51,6% 42,1% 38,2% 50,2% 51,2% 49,0%
Telde Africanos 105 138 151 175 159 192 179 168
Marroquíes 47 64 70 72 65 77 87 67
% 44,8% 46,4% 46,4% 41,1% 40,9% 40,1% 48,6% 39,9%
Resto de municipios Africanos 89 109 153 192 222 258 190 210
Marroquíes 51 65 91 112 129 147 114 132
% 57,3% 59,6% 59,5% 58,3% 58,1% 57,0% 60,0% 62,9%
GRAN CANARIA Africanos 4.491 6.533 8.193 10.357 10.013 11.703 9.983 9.218
Marroquíes 2.858 4.065 5.065 6.145 5.720 6.566 5.532 5.100
% 63,6% 62,2% 61,8% 59,3% 57,1% 56,1% 55,4% 55,3%
Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación Estadística del Padrón municipal de habitantes

A diferencia de lo que ocurre en Gran Canaria, Tenerife experimenta


un crecimiento de su población de origen africano empadronada a 1 de enero
de 2004; y sólo desde principios de 2006 contempla una disminución
cuantitativa de ese sector de la inmigración, con las únicas excepciones
significativas de Granadilla de Abona y Guía de Isora. En Arona y Adeje que,
con Granadilla de Abona, concentran el grueso de la población africana en la
isla, el decrecimiento se retrasa hasta enero de 2007.
Otro rasgo diferencial respecto a la isla redonda es que la proporción
de marroquíes en el conjunto de los empadronados procedentes del continente
africano se ha reforzado recientemente en Tenerife: siete puntos porcentuales
en los últimos cuatro años (de 43,1% a 1 de enero de 2003 se pasa a 50,3% a
1 de enero de 2007): unos porcentajes que -no conviene olvidar- se hallan por
debajo de los que se dan en Gran Canaria en los mismos años. Las valores

173
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

porcentuales más elevados de población marroquí en comparación con la


africana empadronada en los municipios tinerfeños se producen en Santiago
del Teide (91,1%), Guía de Isora,(84,6%) y Adeje (73,8%).
La capital isleña no sólo acoge un número insignificante de africanos
en su padrón municipal, sino que el peso específico de los marroquíes en el
conjunto de sus habitantes procedentes de África es muy inferior al que se
registra en los otros municipios de la isla: 19,8% a 1 de enero de 2007.

Cuadro 50. Población de nacionalidad africana y marroquí en los municipios de Tenerife,


y peso relativo de los marroquíes en el conjunto de los africanos, 2000-2007
01/01/2000

01/01/2001

01/01/2002

01/01/2003

01/01/2004

01/01/2005

01/01/2006

01/01/2007
Arona Africanos 428 823 1.137 1.419 1.469 1.943 2.161 1.985
Marroquíes 256 423 552 708 771 1.000 1.151 1.071
% 59,8% 51,4% 48,5% 49,9% 52,5% 51,5% 53,3% 54,0%
Adeje Africanos 112 338 497 631 794 1.016 1.017 806
Marroquíes 97 218 313 409 519 692 707 595
% 86,6% 64,5% 63,0% 64,8% 65,4% 68,1% 69,5% 73,8%
Granadilla de Abona Africanos 122 242 581 666 728 832 840 866
Marroquíes 69 102 237 268 292 356 420 437
% 56,6% 42,1% 40,8% 40,2% 40,1% 42,8% 50,0% 50,5%
Guía de Isora Africanos 17 85 148 187 202 236 266 292
Marroquíes 11 51 88 116 119 167 227 247
% 64,7% 60,0% 59,5% 62,0% 58,9% 70,8% 85,3% 84,6%
Santa Cruz de Africanos 302 419 557 661 658 768 700 666
Tenerife Marroquíes 59 86 127 128 131 162 134 132
% 19,5% 20,5% 22,8% 19,4% 19,9% 21,1% 19,1% 19,8%
San Cristóbal de La Africanos 100 276 414 518 690 925 658 658
Laguna Marroquíes 27 55 79 106 149 233 167 131
% 27,0% 19,9% 19,1% 20,5% 21,6% 25,2% 25,4% 19,9%
San Miguel de Abona Africanos 35 46 59 78 93 128 125 153
Marroquíes 16 26 31 47 58 77 82 96
% 45,7% 56,5% 52,5% 60,3% 62,4% 60,2% 65,6% 62,7%
Santiago del Teide Africanos 16 33 43 53 57 97 96 90
Marroquíes 13 26 31 46 52 92 90 82
% 81,3% 78,8% 72,1% 86,8% 91,2% 94,8% 93,8% 91,1%
Puerto de la Cruz Africanos 83 158 188 204 165 188 147 131
Marroquíes 51 89 107 100 81 84 60 52
% 61,4% 56,3% 56,9% 49,0% 49,1% 44,7% 40,8% 39,7%
Resto de municipios Africanos 83 161 232 289 311 340 271 305
Marroquíes 29 65 78 100 115 137 136 148
% 34,9% 40,4% 33,6% 34,6% 37,0% 40,3% 50,2% 48,5%
TENERIFE Africanos 1.298 2.581 3.856 4.706 5.167 6.473 6.281 5.952
Marroquíes 628 1.141 1.643 2.028 2.287 3.000 3.174 2.991
% 48,4% 44,2% 42,6% 43,1% 44,3% 46,3% 50,5% 50,3%
Fuente: Instituto Nacional de Estadística, Explotación Estadística del Padrón municipal de habitantes

174
III. ESTIMACIÓN DEL IMPACTO ECONÓMICO DEL
COLECTIVO INMIGRANTE EN LAS CUENTAS
PÚBLICAS DE CANARIAS

1. INTRODUCCIÓN

Todavía resulta muy difícil determinar con cierto rigor tanto las aportaciones del
colectivo de inmigrantes al sector público como los gastos que su presencia
genera en los ámbitos presupuestarios de los tres niveles de las
administraciones públicas. Por eso, al abordar este capítulo es forzoso
reconocer la modestia de los objetivos que nos planteamos, para no generar
falsas expectativas: en efecto, la insuficiente disponibilidad de evidencias
empíricas, el carácter fragmentario de la documentación utilizada y la escasa
información que las instituciones públicas de la Comunidad Autónoma de
Canarias están en condiciones de procurar, condicionan fuertemente la
posibilidad de alcanzar unos resultados medianamente satisfactorios acerca de
las repercusiones económicas que comporta en las cuentas públicas el
fenómeno inmigratorio y la actividad del colectivo inmigrante en las islas.
Las dificultades que acabamos de enunciar explican que la
perspectiva de análisis se haya modificado deliberadamente en este capítulo
para contemplar a todo el colectivo inmigrante y no sólo al africano. Ante la
inexistencia de estudios de conjunto y por la imposición de los repertorios
estadísticos, que no siempre informan de las nacionalidades de los
inmigrantes, hemos optado por plantear una visión general que, en la medida
de lo posible, se ha tratado de complementar con referencias a los africanos y
a la provincia de Las Palmas, donde se concentra la mayoría de ellos.
Por consiguiente, nada más alejado de nuestros propósitos que un
diagnóstico exhaustivo o una exploración detallada sobre un asunto tan
complejo. Nos limitaremos a enumerar las acciones que realizan los diversos
niveles de la administración, con el propósito de lograr una visión aproximada
del gasto que genera la atención al colectivo inmigrante en Canarias.

175
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Complementariamente, abordaremos el análisis de las repercusiones


económicas de esas actuaciones y trataremos de evaluar si los medios que se
utilizan son suficientes.
Resulta pertinente precisar que la cuantía del gasto dependerá de la
cantidad y de la calidad de las acciones que se realicen: en concreto, de los
recursos que se destinen para intervenir en el proceso de llegada e integración
de los inmigrantes, y para promover el acceso de los extranjeros a los recursos
sociales. Por tanto, el nivel de gasto que genera el colectivo inmigrante estará
condicionado directamente por la política y la legislación en materias de
extranjería e inmigración del país receptor, y por la estructura y la capacidad de
su sistema de servicios sociales.
La sociedad receptora, a través de su representación política,
determina el monto de los recursos sociales y el modo en que han de
administrarse: las áreas, las materias, las prioridades, los beneficiarios, los
mecanismos de acceso y la cuantía de la aportación que corresponde a cada
ciudadano para financiar ese gasto. También decide el país de llegada sobre
las condiciones de acceso de los inmigrantes al mercado de trabajo y,
consecuentemente, a la Seguridad Social. Todo lo anterior ejerce una fuerte
influencia sobre los valores de gastos e ingresos del sistema.
Más allá del grado de libertad con que los países receptores enfocan
sus políticas inmigratorias –que, en el ámbito de la Unión Europea, está
condicionado por las directrices comunitarias- prevalece la exigencia de un
nivel de gastos que garantice una asistencia básica y urgente, respetuosa con
los derechos humanos y con los tratados internacionales suscritos por cada
Estado soberano.
La disponibilidad de un mayor volumen de recursos para atender las
demandas que generan los procesos migratorios permitirá que éstos se
desarrollen con normalidad, y contribuirá a que se eviten y se resuelvan los
hipotéticos problemas que puedan generarse tanto en los países emisores
como en los receptores.
Un controvertido documento del Gobierno de Canarias, titulado
Propuestas sobre dinamización económica y del empleo y sobre limitación del
sobrecrecimiento poblacional, vincula la inmigración con problemas
aparentemente tan distantes como la mejora en la calidad de los servicios

176
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

públicos básicos (sanidad, educación, justicia, servicios sociales, vivienda,


122
etcétera) y la lenta reducción de la tasa de paro . De su lectura parece
desprenderse que se intenta responsabilizar a nuevos culpables de problemas
viejos que existían antes de que Canarias se convirtiera en territorio de
inmigración, y que seguirán planteándose y agravándose si no se encuentran
las soluciones oportunas.
Preocupa el costo social de este tipo de declaraciones, porque el
temor inducido de una invasión de extranjeros acelera la aparición de
sentimientos xenófobos entre la ciudadanía. Se suscita además una paradoja.
Por un lado, la administración dedica partidas de cierta magnitud para prevenir
el racismo y la xenofobia y, por otra parte, el injustificado vínculo establecido
por el Gobierno autónomo entre inmigración y determinados problemas
sociales alienta la difusión de la xenofobia y del racismo, y malogra el esfuerzo
económico realizado para la prevención de estas actitudes.
Si se aspira a un futuro que favorezca la inclusión, se requiere el
desarrollo de políticas que atiendan a los extranjeros en todas las fases de su
proceso inmigratorio: desde que deciden la realización del viaje hasta que
culminan su integración en la sociedad de acogida. Esas medidas han de tener
en cuenta, además, las necesidades y los problemas que surgen en las
comunidades receptoras:

el orden, la paz social y la convivencia armónica de todos cuantos en


[ellas] residen son las aspiraciones últimas de los subsistemas de control y
regulación social, tanto en las políticas de seguridad interior y exterior,
como en las políticas de bienestar social. Partiendo de ese presupuesto, el
objetivo último del Estado social, a través de las políticas del bienestar, es
la integración de quienes en él residen, sean o no ciudadanos, porque
sólo así se garantiza la inexistencia de fracturas que puedan poner en
123
peligro la estabilidad del sistema .

NOTAS
122
Discurso del presidente del Gobierno de Canarias en el debate general sobre el estado
de la nacionalidad canaria, 13 y 14 de abril de 2004, sustentado en el documento citado
en el texto.
123
Ruiz López, Blanca y Ruiz Vieytez, Eduardo J., Las políticas de inmigración: la
legitimación de la exclusión, Bilbao, Universidad de Deusto, 2001, p. 51.

177
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Aunque el desarrollo de la política de inmigración y la regulación de la


extranjería sean responsabilidades de cada Estado, cada vez es más
perceptible la influencia de la política migratoria que se postula desde la Unión
Europea, que se enmarca en la "creación de un espacio de libertad, seguridad
y justicia", según los objetivos propuestos en el Consejo de Tampere de 1999,
con base en el Tratado de Amsterdam. La creación de este espacio implica
normas de acceso y de control, disposiciones para la integración de los
residentes legales, y medidas de lucha contra la inmigración irregular. La
aprobación por el Parlamento Europeo, en junio de 2008, de la polémica
directiva de retorno, que contempla la devolución de nacionales de terceros
países que se encuentren en condición de irregularidad administrativa, es un
indicio muy claro de las actuales prioridades de la Unión en materias
migratorias.
Sin embargo, no todos los inmigrantes tienen los mismos derechos ni
124
idénticas posibilidades de acceso a los recursos sociales . Los extranjeros que
residen legalmente en España gozan, entre otros, del derecho de ingreso en la
enseñanza no obligatoria; se hallan capacitados para ejercer una actividad
remunerada, por cuenta propia o ajena, y para acceder al sistema de la
Seguridad Social; disfrutan del derecho a acceder a las prestaciones y servicios
sociales y de la Seguridad Social; poseen la competencia para transferir sus
ingresos y ahorros; pueden acogerse a las ayudas en materia de vivienda; se
les garantiza el derecho a la intimidad familiar y a la reagrupación familiar, y se
les reconoce la asistencia jurídica gratuita en cualquier jurisdicción.
Los derechos de los inmigrantes en situación administrativa irregular
se recogen en el título I de la Ley de Extranjería, que establece derechos y
libertades en las mismas condiciones que los ciudadanos españoles. Entre los
derechos que se garantizan a todos los extranjeros, independientemente de su
situación documental, se incluyen: el derecho a la educación de todos los
menores de dieciocho años, en todos los niveles de enseñanza; el derecho a la

124
Cuando se redactan estas líneas, acaba de iniciarse el trámite de reforma de la Ley de
Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social: entre otras
razones, para adaptar los derechos de los extranjeros a la jurisprudencia del Tribunal
Constitucional.

178
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

educación básica obligatoria y a la educación preescolar; el derecho al cuidado


médico para los menores de edad, y al cuidado médico de emergencia para
todos los extranjeros; el derecho a los servicios y beneficios sociales básicos, y
el derecho a la protección judicial efectiva y a la asistencia letrada.
Hemos de reconocer, sin embargo, que la Ley de Extranjería se
mueve en un delicado equilibrio entre el reconocimiento de derechos básicos
para los extranjeros (el derecho a la sanidad, a la escolarización o a disponer
de servicios sociales básicos) y la necesidad de limitar el flujo de inmigrantes.
Como cierre de estas páginas introductorias, queremos asentar dos
premisas en que se sustenta nuestro análisis: 1) la llegada de inmigrantes debe
ser afrontada como un fenómeno positivo que, sin embargo, puede llevar
aparejados algunos problemas (sobre todo, si no se ponen los medios
adecuados), y 2) el hecho migratorio es inevitable y consustancial a la especie
humana. Puesto que los inmigrantes seguirán llegando a Canarias, es
importante y conveniente que la inserción laboral y social convierta el
fenómeno en un factor de desarrollo para el Archipiélago, para las regiones
emisoras y para los propios inmigrantes y sus familias.

2. APORTACIONES DEL COLECTIVO INMIGRANTE A LA


ECONOMÍA

En la coyuntura actual, todavía en el arranque del siglo XXI, la inmigración en


Canarias (y en Europa) reporta notables ventajas para la sociedad receptora,
porque da satisfacción a las necesidades del mercado de trabajo, y porque el
dinamismo social, cultural y económico que aporta la inmigración aminora los
efectos del proceso de envejecimiento de la población autóctona.
Sería una miopía histórica analizar el fenómeno inmigratorio sólo
desde el punto de vista de los problemas que suscita, o desde la perspectiva
exclusiva del beneficio económico, que conlleva la competencia salvaje y la
aspiración a una cultura única. Una política global de inmigración, en Canarias,
y en el actual momento histórico, no puede observarse únicamente desde una
óptica utilitarista o economicista; sí requiere, en cambio, buscar soluciones a
los desafíos planteados por esos movimientos de población: desde su etiología

179
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

y las modalidades de entrada en el país receptor, hasta la auspiciada meta de


su integración social. Tampoco puede olvidarse que el objeto de esa política no
consiste sólo en la atención de las personas inmigradas, sino que debe
contemplar a la propia sociedad de acogida.
La experiencia acumulada hasta ahora nos enseña que la mayoría de
los inmigrantes que viven en Canarias trabajan, consumen y ahorran; se
emplean en las ocupaciones más diversas, estén preparados o no. Su
contribución al desarrollo económico es evidente: porque ocupan o crean
puestos de trabajo para los que hay demanda (que, por diversos motivos, los
nacionales del lugar no están dispuestos a satisfacer), a cambio de una
remuneración que les permite vivir y ahorrar y transferir fondos a sus familias
de origen. Lo paradójico de esa situación es que los salarios de la población
extracomunitaria residente en España –no poseemos cifras específicas de
Canarias- se sitúan entre un 30 y un 40% por debajo de la media nacional: así
se consigna en un documento titulado Puertas al mar dado a conocer por
Intermón Oxfam en 2007, que se sustenta en datos del Instituto Nacional de
Estadística.
Los inmigrantes contribuyen al desarrollo económico, social y cultural
del país, siempre que se procure su integración sociolaboral y cultural. Quienes
argumentan que la inmigración constituye un factor negativo para el progreso
fundamentan su juicio en el lastre que su presencia significa para el erario de la
sociedad de acogida. Sin embargo, a pesar de algunas opiniones que enfatizan
el coste económico de la inmigración, al considerar que este colectivo social
aporta menos de lo que gasta, los pocos estudios que se han atrevido a
cuantificar su aportación económica indican que esas prevenciones carecen de
fundamento.
La Dirección General de Migraciones, a propuesta del Instituto de
Migraciones y Servicios Sociales (Imserso), elaboró un estudio en 2000 para
cuantificar el coste de la migración y su incidencia en las políticas
presupuestarias del Gobierno. Los resultados de la investigación pusieron de
manifiesto que el gasto comportado por la presencia migratoria es muy limitado
respecto a su contribución al incremento de la riqueza del país. No
disponemos, sin embargo, de monografías de naturaleza análoga referidas al
espacio autonómico de Canarias, que determinen el efecto económico de la

180
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

presencia de los inmigrantes y permitan analizar las consecuencias de su


integración en el mercado de trabajo.
Una investigación reciente de la Fundación de Estudios de Economía
Aplicada ha analizado, mediante un ejercicio contable referido al período de
tiempo comprendido entre 2000 y 2006, los efectos de la inmigración sobre los
tres factores que determinan la renta per cápita (factor demográfico, tasa de
empleo y productividad), y ha concluido que la inmigración ha resultado
beneficiosa en su incidencia sobre los dos primeros, y perjudicial para la
productividad. Se aprecian además diferencias significativas entre unas y otras
Comunidades Autónomas: mientras que el impacto global de la inmigración
sobre la tasa de crecimiento de la renta per cápita ha sido muy positivo en La
Rioja, Murcia, Castilla la Mancha, Canarias y Andalucía, en otras regiones –
Comunidad de Madrid, Navarra, Cataluña, Baleares, Aragón- el balance ha
resultado negativo. El mismo estudio indica que el impacto de la inmigración
sobre el Producto Interior Bruto es mucho más positivo, en todas las
Comunidades Autónomas sin excepción, hasta el punto de que más del 38%
125
del crecimiento medio del PIB anual se puede asignar a la inmigración .
Escasean análisis que aborden estas cuestiones. Entre ellos puede
destacarse un estudio sobre los impactos económicos de la inmigración en el
126
sector público, que Inserso encargó a la Universidad Pontificia de Comillas .
De acuerdo con esa investigación, el Gobierno dedicó en 1998 unos 444,7
millones de euros a la atención sanitaria, la principal partida de gastos, seguida
de la educación, con 240,4 millones de euros: estas cantidades incluían los
gastos de las Comunidades Autónomas a las que se habían transferido
competencias en el área de la Sanidad. En cuanto a las cuotas de Seguridad
Social, las aportaciones de la inmigración extranjera al Tesoro Público
superaron los 1.650,7 millones de euros.
En términos generales, la inmigración laboral realiza una valiosa
contribución económica a nuestro país, aunque circulen tópicos falsos como el

125
Cfr. Conde-Ruiz, José Ignacio; García López, Juan Ramón, y Navarro, García, “Efectos
de la Inmigración sobre el Crecimiento Regional en España”, Fundación de Estudios de
Economía Aplicada, Colección de Estudios Económicos, 09-08.
126
Instituto de Estudios sobre Migraciones de Comillas, Cuantificación de los gastos e
ingresos que genera la presencia de inmigrantes en España, 1998.

181
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

de que los inmigrantes viven a costa de nuestro sistema social. En una


aproximación a este tema llevada a cabo por Comisiones Obreras, se estimó
que los inmigrantes aportaban a la creación de riqueza entre el 2,5 y el 4 % del
Producto Interior Bruto (primer trimestre de 2002), y el 1,6 % del total
recaudado por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (datos del
127
primer semestre de 2001) . Otra investigación, promovida por Caixa
Catalunya, concluye que la llegada de inmigrantes impulsó en 3,2 puntos
porcentuales el crecimiento anual del PIB per cápita en España durante la
década 1995-2005. Y el estudio mencionado arriba de la Fundación de
Estudios de Economía Aplicada, referente al sexenio 2000-2006, atribuye a la
inmigración más del 38% del crecimiento medio del PIB anual.
Esas estimaciones abordan sólo aspectos parciales o demasiado
genéricos, pues no contemplan otras vertientes de la aportación económica de
los inmigrantes, como su condición de consumidores en áreas tan importantes
como la alimentación, el vestido, la vivienda, el mercado automovilístico o su
aporte en la dinamización de sectores económicos como el agroalimentario, el
textil, la construcción o el mueble, que procuran ocupación a numerosos
trabajadores nacionales.
Por lo que se refiere a la inversión en la compra de viviendas, las
estadísticas disponibles sobre el primer trimestre de 2004 mostraban una
disminución de un 7,8% en las inversiones de extranjeros respecto al mismo
período del año anterior. Según los datos facilitados por el Banco de España,
se invertía así la tendencia al alza mantenida durante cuatro ejercicios
consecutivos, en los que las compras inmobiliarias de los extranjeros
acumularon un crecimiento de casi un 150%, sobre todo en la costa
mediterránea.
La situación se restableció un trimestre después, y de nuevo creció la
inversión en vivienda de los ciudadanos extranjeros: de modo que el balance
del primer semestre de 2004 superó en un 0,4% al correspondiente al mismo
período de 2003. Durante los primeros siete meses de 2004, el monto de la
inversión extranjera en compra de viviendas ascendió a 4.188 millones de

127
Confederación Sindical de Comisiones Obreras, Informe sobre la Inmigración en
España, 2003.

182
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

euros, que representaba un ligero ascenso de 1% respecto a la inversión


efectuada en 2003 durante esos mismos meses. Sin embargo, al cierre del año
se registró una reducción de 5,3% sobre las cifras alcanzadas a fines del
precedente.
Los informes sobre inversión extranjera en viviendas durante el primer
trimestre de 2005 revelan una manifiesta tendencia a la baja, hasta el punto de
detectarse un descenso de 17% respecto al mismo período de 2004,
particularmente acusado en marzo, cuando el bajón supuso un 21,4% menos
de inversión que el mismo mes del año anterior. Según las previsiones del
Banco de España, esta tendencia a la baja continuará durante los próximos
años, porque parece claro que los extranjeros han dejado de ver oportunidades
de negocio en el mercado inmobiliario español, a causa del encarecimiento de
la vivienda.
En efecto, las estadísticas facilitadas por el Banco de España sobre la
evolución general de los últimos años son contundentes: los 6.650 millones de
euros que los extranjeros destinaron en 2004 a la compra de viviendas se
redujeron al año siguiente a 5.495 millones, y continuaron descendiendo en
2006: 4.766 millones de euros. La inversión de la tendencia en los primeros
meses de 2007 fue poco duradera, y la grave crisis del sector inmobiliario de
2008 agudizó la evolución a la baja en la compra de pisos por la población
extranjera.
Un informe de Intermón Oxfam elaborado en 2007 estima que los
inmigrantes en España son propietarios del 5 al 10% de las viviendas de nueva
construcción; y, sin embargo, a los extranjeros les resultan más onerosos los
créditos inmobiliarios que a los naturales del país: las consultas realizadas a
diversas entidades financieras permitieron comprobar a los autores del estudio
que, por término medio, los inmigrantes pagan un sobreprecio por sus
hipotecas entre tres y cinco puntos porcentuales por encima de lo que pagan
los nacionales.
La información que recoge la Encuesta de Condiciones de Vida de
2006 del Instituto Nacional de Estadística sobre gastos mensuales medios de la
vivienda, según la nacionalidad de la persona de referencia, vuelve a poner al
descubierto la desventajosa situación en que se encuentran los extranjeros y,
en particular, los que proceden de países ajenos a la Unión Europea. Así,

183
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

mientras que los españoles asumen un gasto medio de 212 euros, los
ciudadanos del resto de Europa han de hacer frente a un pago de 433 euros, y
los extracomunitarios, de 466 euros.
Los escasos datos disponibles sobre el Archipiélago canario,
correspondientes a la información que proporciona el Censo de 2001,
testimonian que cuatro de cada diez extranjeros residentes en las islas habían
comprado su vivienda. Aunque son numerosos en Canarias los hogares de
extranjeros en régimen de alquiler, la proporción es inferior a la media nacional
128
(47,69% y 58%, respectivamente) . Por supuesto, las diferencias entre
ciudadanos de la Unión Europea y originarios de otros continentes –muy en
particular, los procedentes de África- son abismales: hasta el punto de
obligarnos a interpretar con mucho cuidado los datos numéricos para no incurrir
en gravísimos errores de interpretación.
Así lo corroboran las cifras que el mismo Censo de 2001 proporciona
sobre las especificidades de la tenencia de vivienda de los africanos en
Canarias, en términos absolutos: 2.342 en propiedad (de las cuales, 1.152
estaban ya pagadas; 1.070, hipotecadas, y 120 procedían de herencia), 7.253
en alquiler, y 411, cedidas.
Resulta revelador también un informe sobre el acceso a la propiedad
de la vivienda de la población inmigrante, difundido en mayo de 2006 por el
Ministerio de Vivienda, y sustentado en diversas fuentes documentales
(Encuesta de Condiciones de Vida, Censo de Población y Vivienda de 2001,
Padrón Municipal): sólo el 23% de los extranjeros de países de África residen
en viviendas principales de su propiedad en la Comunidad Autónoma de
Canarias (la media nacional se sitúa cuatro puntos porcentuales por encima).
No resulta irrelevante que una de las conclusiones del Comité de
Expertos sobre Población e Inmigración en Canarias fuera precisamente que la
inmigración que recibe la Comunidad Autónoma “tiene efectos positivos en la
dinamización del modelo y en sus contribuciones al valor añadido, la

128
Plan Canario para la Inmigración, 2005-2006, pp. 31-32.

184
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

financiación de la Seguridad Social, el aporte de impuestos a las haciendas


129
públicas y su agregación a la demanda y a las iniciativas empresariales” .
Podemos afirmar que el crecimiento reciente de la economía canaria
habría sido imposible sin los inmigrantes, y sin los servicios y bienes, directos e
indirectos, que han suministrado para cubrir la demanda de los consumidores,
españoles y extranjeros, en campos tan diversos como la construcción, el
servicio doméstico o la hostelería. Sin ellos habría sido imposible crecer como
lo hemos hecho: no se olvide que la economía canaria se ha configurado como
una de las más prósperas en el conjunto de las Comunidades Autónomas, con
un crecimiento de su Producto Interior Bruto de unos tres puntos por encima de
la media nacional.
Diversos indicadores confirman la estrecha relación existente entre el
dinamismo de la economía canaria durante los últimos años y el continuo
crecimiento del número de extranjeros en el Archipiélago. La Consejería de
Economía y Hacienda del Gobierno autónomo estima que la aportación de los
inmigrantes legales a la economía de Canarias durante 2004 rondó el 5,5% del
130
Valor Añadido Bruto .
Respecto a las aportaciones de la inmigración al mundo del trabajo,
cabe destacar que existe una fuerte necesidad de trabajadores inmigrantes en
algunos sectores de la economía canaria, como el agrícola y el trabajo
doméstico. De las actuaciones de la Inspección de Trabajo y de los resultados
del proceso de normalización de 2005 se desprende que muchos inmigrantes
irregulares acaban siendo explotados en la economía sumergida.
Durante la última década del pasado siglo, los empresarios agrícolas
precisaron importantes contingentes de mano de obra, que emplearon para
cubrir necesidades puntuales de las campañas, sobre todo en las hortalizas y
la floricultura. Del mismo modo, el servicio doméstico ha mantenido una oferta
de empleo creciente, sobre todo de internas y de empleadas en el cuidado de

129
Gobierno de Canarias, Comité de Expertos sobre Población e Inmigración en Canarias,
Informe sobre Población e Inmigración en Canarias. Conclusiones y Propuestas, p. 11.
130
Gobierno de Canarias, Viceconsejería de Economía y Asuntos Económicos con la Unión
Europea, Informe elaborado con el fin de medir la contribución de la inmigración legal al
sistema productivo de las islas.

185
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

personas mayores, que absorbió a amplios contingentes de mujeres


latinoamericanas.
También la construcción y el trabajo en los hoteles solicitan mano de
obra, particularmente en las áreas de fuerte desarrollo turístico. Al cierre de
2004, casi 13.000 extranjeros estaban contratados en empresas hoteleras, y
cerca de 11.000 de los 48.760 extranjeros legalmente contratados a finales de
131
2004 desarrollaban su actividad en la construcción (22%) .
Cada vez son más los sectores de actividad que requieren mayor
disponibilidad de mano de obra, y también aumenta la demanda de las
organizaciones empresariales de sectores tan importantes como el metal, la
hostelería, la construcción y las actividades varias (mudanzas, reciclajes,
jardinería, mensajeros, etcétera).
La relación entre la inmigración y el crecimiento económico de las
islas se observa mejor cuando enfocamos el fenómeno desde la vertiente local.
La mitad de todos los extranjeros regularizados en Canarias han establecido su
residencia en ocho de los ochenta y siete municipios del Archipiélago, y siete
de cada diez extranjeros se concentran en quince localidades.
En la siguiente tabla se identifican los municipios canarios con las
tasas de extranjería más altas:

Cuadro 51. Municipios con las tasas de extranjería más elevadas, 01/01/2007
TASA DE EXTRANJERÍA
POBLACIÓN
(Extranjeros por 1.000 Hab.)
TOTAL Extranjeros Africanos Extranjeros Africanos
Santiago del Teide 11.493 5.725 90 498,1 7,8
Adeje 38.245 17.702 806 462,9 21,1
Tías 18.263 7.705 969 421,9 53,1
Arona 72.328 29.150 1.985 403,0 27,4
Yaiza 10.894 4.178 645 383,5 59,2
La Oliva 20.084 7.542 930 375,5 46,3
Mogán 18.547 6.839 486 368,7 26,2
Pájara 19.424 7.130 1.968 367,1 101,3
Antigua 9.204 3.343 497 363,2 54,0
San Miguel de Abona 13.814 4.808 153 348,1 11,1
Valle Gran Rey 5.116 1.665 8 325,4 1,6
San Bartolomé de Tirajana 49.601 13.438 1.046 270,9 21,1
Granadilla de Abona 36.224 9.379 866 258,9 23,9
Arrecife 56.834 13.032 2.907 229,3 51,1
Teguise 17.688 3.837 189 216,9 10,7
CANARIAS 2.025.951 250.736 25.052 123,8 12,4

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE), Padrón Municipal a 01/01/2007

131
Encuesta de Población Activa, 4º trimestre 2004.

186
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

En efecto, la expansión de las actividades turísticas y de la construcción


ha ocasionado que se formen focos de atracción poblacional en diversos
municipios isleños, que se suman a los tradicionales de las capitales insulares
y sus respectivos ámbitos de influencia. Así lo manifiesta el cuadro anterior,
donde quedan registrados altos porcentajes de inmigrantes extracomunitarios,
que sitúan su residencia con carácter preferencial en las zonas turísticas del
Archipiélago. Hacia esos nuevos espacios de desarrollo se dirige la mayor
parte de la inmigración laboral, que, desde 2001, procede en mayor medida del
extranjero que de la Península.
El análisis de la evolución demográfica en las siete islas canarias muestra
la estrecha relación entre desarrollo turístico y aumento de la presión
poblacional:

Cuadro 52. Crecimiento de población por islas durante el período 1996-2007


POBLACIÓN INCREMENTO
01/05/1996 01/01/2007 Nº Habitantes Porcentaje
Lanzarote 77.379 132.366 54.987 71,1%
Fuerteventura 42.938 94.386 51.448 119,8%
Gran Canaria 713.768 815.379 101.611 14,2%
Tenerife 665.611 865.070 199.459 30,0%
La Gomera 17.008 22.259 5.251 30,9%
La Palma 81.507 85.933 4.426 5,4%
El Hierro 8.338 10.558 2.220 26,6%
CANARIAS 1.606.549 2.025.951 419.402 26,1%
ESPAÑA 39.669.392 45.200.737 5.531.345 13,9%

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE). Renovación del Padrón Municipal de Habitantes a 1 de mayo de 1996.
Revisión del Padrón Municipal de Habitantes a 1 de enero de 2007

La situación es más patente en Fuerteventura, que acrecentó su


población entre 1996 y 2007 en 51.448 personas, lo que representa una tasa
de variación de casi un 120%, y en Lanzarote, que experimentó un aumento de
54.987 personas, con una tasa de variación de 71%. Aunque el 30% de
incremento en Tenerife pueda parecer de menor importancia, hay que tomar en
cuenta que, en números absolutos, equivale a casi 200.000 habitantes: un
crecimiento ligado al notorio auge poblacional de municipios como Adeje,
Arona o Granadilla de Abona.
Aquellas áreas geográficas con economías más expansivas y
orientadas hacia el turismo de masas son las que más mano de obra exterior
han absorbido: una cuarta parte de las personas procedentes de otras
Comunidades Autónomas o del extranjero que llegaron a Canarias durante la
década de los sesenta arribaron a Fuerteventura y Lanzarote que, a su vez,

187
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

arrojaron una proporción de turistas por habitante que triplicaba la media


canaria.
La proporción de personas procedentes de otros países todavía es
reducida, si la comparamos con la de otros territorios europeos; pero, como se
ha puesto de manifiesto, la distribución geográfica de ese colectivo no es
homogénea, ya que se concentra en determinadas regiones isleñas. Estas
peculiaridades repercuten negativamente en la saturación de los servicios que
prestan las administraciones públicas en algunos espacios del Archipiélago, en
los que existe una alta densidad poblacional.
Desde la última década del siglo XX fue constante la necesidad de
mano de obra en Canarias y, principalmente, en la provincia de Las Palmas:
incluso ha aumentado recientemente esa demanda en algunos sectores
económicos. Se explica así que, con carácter frecuente, se haya consentido la
inmigración irregular por todos los actores implicados, porque la mano de obra
nacional ya no cubría unas necesidades productivas que, en parte, responden
a la existencia de una economía sumergida de notoria envergadura, que
precisa mano de obra de bajo coste y sin capacidad para reivindicar sus
derechos laborales.
Como ya se ha indicado con anterioridad, abundan pruebas de la
existencia de un sector de economía irregular que se nutre de trabajadores
inmigrantes y les impone condiciones de sobreexplotación, más abusivas aún
en el caso de los que carecen de permisos de residencia y trabajo, que han de
resignarse a una precariedad extrema en sus empleos.
A pesar de que la distribución sectorial de los trabajadores inmigrantes
coincide con la estructura del mercado de trabajo canario (no olvidemos que el
mercado laboral en Canarias es, principalmente, de servicios), la población
inmigrante se ocupa en ramas de actividad muy concretas y, por lo general,
sujetas a peores condiciones laborales. Si bien gran parte de los inmigrantes
poseen un nivel cultural y profesional muy superior al que requieren los trabajos
que realizan, las ocupaciones laborales a que logran acceder no suelen
requerir cualificación previa y se caracterizan, además, por una extrema
temporalidad y bajos ingresos.
En el caso de los inmigrantes extracomunitarios, la discriminación en
el acceso al mercado laboral viene propiciada por la propia Ley de Extranjería,

188
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

que rechaza el principio de igualdad en el acceso al empleo, ya que la


concesión del primer permiso a esos extranjeros se restringe a determinados
sectores de producción y territorios: una limitación que contribuye a que vayan
cobrando carta de naturaleza los llamados empleos de inmigrantes.
La necesidad de acumular cotizaciones para renovar los permisos
hace que esos trabajadores sean especialmente vulnerables a prácticas
abusivas de algunos sectores empresariales. De ahí se derivan niveles
salariales inferiores, condiciones de trabajo más duras, incumplimientos de los
convenios en materia de jornada…
Además de los efectos directos mencionados, la precariedad configura
una situación objetiva de desigualdad: en efecto, la falta de acceso a la
formación continua y a la promoción profesional retiene a numerosos miembros
de ese colectivo en actividades laborales poco cualificadas y mal remuneradas.
La precariedad laboral se agudiza por los altos niveles de irregularidad
en las formas de entrada en territorio nacional y porque muchos inmigrantes se
ven en la obligación de aceptar cualquier tipo de oferta para regularizar su
situación. Los instrumentos legales para la regulación de los flujos migratorios
han tenido hasta ahora una repercusión mínima: históricamente, las entradas
se han producido al margen de las vías legales previstas, y han provocado
periódicamente regularizaciones de carácter extraordinario. Este hecho se
sustenta en la amplitud de la economía sumergida o informal, que se nutre en
gran medida de trabajadores inmigrantes (no sólo en situación irregular), y que
se ve incentivada y facilitada por las redes de tráfico ilegal de personas.
En esas condiciones, el principal factor de atracción de mano de obra
clandestina es la existencia de un vasto segmento de economía sumergida que
fomenta situaciones de empleo informal sin contrato legal. Dentro de esos
ámbitos se detectan actuaciones empresariales carentes de escrúpulos, que
aprovechan la coyuntura e impulsan la irregularidad, desencadenando
episodios de sobreexplotación laboral.
De poco sirven para reorientar ese estado de cosas los
planteamientos gubernamentales, basados casi exclusivamente en la emisión
de órdenes de expulsión de las personas en situación de irregularidad
administrativa, que resultan inaplicables en muchos casos, por la imposibilidad
jurídica o económica de ejecutarlas. En consecuencia, muchos inmigrantes

189
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

irregulares permanecen en Canarias en un limbo jurídico que no les permite


regularizarse y que, al mismo tiempo, bloquea su proceso migratorio, ya que no
les está autorizado viajar a otros espacios del territorio comunitario. La
consecuencia inmediata de esa relegación a la clandestinidad es la
incorporación de esas personas a la marginalidad y a la economía sumergida.
Muchos de esos inmigrantes sin autorización para residir, que contrajeron
deudas con las mafias que organizan el viaje o con familiares que adelantaron
el dinero, se ven forzados a desarrollar actividades socialmente reprobadas.
La existencia en Canarias de una importante bolsa de población en
situación de irregularidad entorpece la aplicación de la normativa laboral, y
propicia la existencia de condiciones discriminatorias de trabajo y de vivienda.
Además, la temporalidad en los permisos de trabajo acarrea inestabilidad e
inseguridad jurídica y estorba una adecuada integración social y cultural en las
sociedades de acogida.
La dependencia del precontrato para la obtención del permiso de
trabajo, o para su renovación, obliga al inmigrante a aceptar condiciones
laborales peores que las que rigen para la población autóctona, que no se halla
sujeta a esos requisitos legales. De otro lado, el desarraigo y la incomunicación
con el grupo social de procedencia implican una desprotección, que incrementa
el efecto de los factores de discriminación en el acceso al puesto de trabajo. La
precariedad de las condiciones laborales arrastra consigo la inestabilidad en las
condiciones generales de vida en lo relativo a la vivienda, la educación, la
cultura, la participación en la vida asociativa, la reunificación familiar, etcétera.
El impacto económico de la inmigración sobre el tesoro público en el
país receptor difiere según las características y situaciones personales de los
integrantes del colectivo. Todos ellos aportan al erario por medio de los
impuestos indirectos, pero sólo los que disponen de autorización de residencia
realizan su contribución a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas
Físicas. Además, aquéllos que se encuentran en situación administrativa
irregular no pueden ser dados de alta en la Seguridad Social, por lo que dejan
de contribuir a las entradas del sistema, aunque suponen un costo importante,
principalmente porque tienen derecho a la asistencia médica.
Las líneas de actuación deberían emplazarse en la perspectiva de un
tratamiento sistemático y permanente que favoreciera la reducción de las

190
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

bolsas de irregularidad. Urge plantear la conveniencia de programar líneas de


trabajo que reduzcan significativamente la irregularidad administrativa de los
inmigrantes, sin que las soluciones que se propongan incentiven factores de
atracción que reproducirían, ampliándolas, las mismas situaciones que se
quiere resolver.
Para ello se requiere un conocimiento profundo de las causas de los
flujos migratorios y de las características y perfiles de los diferentes grupos que
componen el colectivo inmigrante. Asentados esos fundamentos, convendrá
definir líneas de intervención singularizadas que, en el marco de la ley, den
respuesta a circunstancias diferentes. Para la apertura de esas vías de
actuación se requiere también la existencia de mecanismos ágiles y eficaces
de la Inspección de Trabajo, que doten de contundencia y capacidad de
disuasión a sus procedimientos.
No podemos obviar que la inmigración debe beneficiar también al país
de origen, por lo que esta referencia ha de ser uno de los elementos claves en
cualquier política inmigratoria. Es indudable que la salida de emigrantes
ocasiona, a la vez, beneficios y quebrantos para los países emisores: la
principal ventaja estriba en las remesas de dinero, en tanto que el perjuicio más
grave es el provocado por la ausencia de las personas más formadas y
emprendedoras, que son, por lo general, las que alimentan los flujos
migratorios. A menudo, el perjuicio no radica tanto en que salgan personas
cualificadas -hay situaciones en que el excedente de gente preparada es
grande-, como en el hecho previo de la inversión realizada en una formación de
la que sólo se beneficiará el país de destino del emigrante.
Pese a los aspectos negativos, la inmigración juega también un papel
importante en el desarrollo económico de los lugares de origen. Las remesas
de dinero enviadas por los inmigrantes a sus familias constituyen el principal
generador de Producto Interior Bruto de países como México o Marruecos.
Según las estadísticas del Banco de España, las remesas de los inmigrantes
que trabajan en nuestro país sumaron 2.844 millones de euros en 2002,
cantidad que aumentó en 2003 (3.475 millones), 2004 (4.189 millones), 2005
(4.936 millones), 2006 (6.812 millones) y 2007 (8.131 millones).

191
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 53. Remesas de trabajadores vs. población extranjera. España. 2002-2007


2002 2003 2004 2005 2006 2007
REMESAS DE TRABAJADORES
(Miles de Euros)
Ingresos (hacia España) 4.183.194 4.172.622 4.184.472 4.301.448 4.824.392 5.306.811
Pagos (desde España) 2.843.960 3.475.428 4.188.516 4.935.649 6.812.473 8.130.918
Saldo 1.339.234 697.194 -4.044 -634.201 -1.988.081 -2.824.107
POBLACIÓN EXTRANJERA 1.977.946 2.664.168 3.034.326 3.730.610 4.144.166 4.519.554
(*) Importes que remiten a su país de procedencia las personas que se trasladan a un país distinto por períodos
superiores a un año. Datos a 25/09/2008.
FUENTE: Remesas: Banco de España. Boletín Estadístico. Balanza de Pagos: Cuenta corriente. Detalle de
transferencias corrientes. Remesas de trabajadores. (http://www.bde.es/infoest/series/be1705.csv).
Población: Instituto Nacional de Estadística (INE). Padrón Municipal de Habitantes. Explotación Estadística

Pagos (desde España) POBLACIÓN EXTRA NJERA EN ESPAÑA

9.000.000

8.000.000

7.000.000

6.000.000

5.000.000

4.000.000

3.000.000

2.000.000

1.000.000

0
1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

Sin embargo, vaticinan los expertos que esas cifras descenderán en el


curso de los próximos años, con motivo de las reagrupaciones familiares:
evidentemente, de confirmarse las previsiones, se incrementará de modo
significativo la participación del colectivo inmigrante en la inversión y el
132
consumo internos . Tales predicciones han sido confirmadas por los datos

132
Moré, Iñigo, “Las remesas de los emigrantes en España: una oportunidad para la acción
exterior (ARI)”, Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos, Boletín,
62, 1 de marzo de 2005.

192
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

disponibles para el primer trimestre de 2008, que arrojaron los valores más
bajos desde el tercer trimestre de 2006.
Algunas entidades financieras españolas, como el Banco Bilbao
Vizcaya Argentaria o la Confederación Española de Cajas de Ahorro y muchas
de las cajas integradas en ella, conscientes del interés de un negocio que hasta
ahora ha estado en mano de unas entidades especializadas conocidas como
remesadoras, han empezado a diseñar instrumentos concebidos
específicamente para la gestión de las remesas de los inmigrantes: en el caso
del BBVA, a través de un acuerdo de su sucursal, BBVA Dinero Express, con
Telefónica Telecomunicaciones Públicas, sucursal de Telefónica, que busca
canalizar el envío de las remesas de inmigrantes a través de los centros
Navegaweb de TTP. Para apreciar las posibilidades del mercado, basta
considerar que más del 75% de las transacciones monetarias al exterior se
realizan a través de los locutorios telefónicos (hay más de cuatrocientos en
Canarias, de los que trescientos radican en la provincia de Las Palmas).
CajaCanarias se ha sumado a la plataforma constituida por otras
treinta cajas, que permitirá a los usuarios ahorros en el envío de dinero a sus
familiares de hasta un 50%, en comparación con los costos de las compañías
de remesas y locutorios. Marruecos figura entre los países a los que será
posible realizar transferencias ya en la primera fase de implantación del
sistema.
También participa CajaCanarias en un grupo conformado por ocho
cajas de ahorro, que ha adquirido el 51% del BEM-Centro del Emigrante,
sociedad que dispone de ochenta y una oficinas especializadas en ofrecer a la
población inmigrante servicios y productos relacionados con las finanzas y los
seguros, las telecomunicaciones y la asesoría jurídica, inmobiliaria y laboral.
Un reciente acuerdo entre La Caja de Canarias y Money Exchange,
empresa especializada en transferencias, constituye el primer paso de una
serie de acciones enmarcadas en un nuevo producto de la entidad crediticia
grancanaria, El club del ciudadano, que se dirige a los inmigrantes residentes.
El propio presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez
Zapatero, expresó ante la Organización de Naciones Unidas su deseo de que
los envíos de dinero de los inmigrantes a sus países se realicen en mejores

193
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

condiciones y de que se reduzcan sus costes, para que desplieguen todo su


133
potencial de ayuda al desarrollo en los países de origen .
¿Existen cotos al trabajo de los inmigrantes en los países receptores?
¿Hasta qué punto contribuye al crecimiento económico de esos países la
incorporación al mercado laboral de mano de obra foránea? Ciertamente hay
ciertos límites.
La primera de esas restricciones es de naturaleza económica: el
territorio receptor debe disponer de suficiente ahorro nacional o extranjero que
posibilite la inversión en bienes de equipo, intermedios e infraestructuras, que
aseguren la productividad del trabajo.
El segundo límite es político o, si se quiere, social: la población de
acogida tiene que capacitarse para incorporar a gentes de diversas
procedencias, para lo cual necesita políticas de integración y de justicia que
aseguren el mantenimiento del orden jurídico y de la paz social. Si no existe
una política de integración efectiva, o las leyes no se aplican, la contribución
económica positiva que produce siempre la inmigración puede verse
acompañada de efectos no deseados.
Otra limitación importantísima es la ecológica. El modelo económico
canario se fundamenta en sectores que son intensivos en consumo territorial,
como la construcción y el turismo, que, además, se hallan fuertemente
interrelacionados. Las peculiares características laborales de estos dos
subsectores atraen mucha mano de obra, por lo que se genera una gran
demanda de trabajadores inmigrantes. Los efectos sobre la demografía de ese
modelo económico, basado en el turismo y la construcción, han de valorarse en
función de las especificidades territoriales del Archipiélago: en particular, la
elevada y creciente densidad poblacional de algunos municipios, y la escasez
de recursos naturales y de materias primas, a causa de la limitación del
territorio y de la existencia de numerosos espacios protegidos.
Tal y como recoge el documento del Comité de Expertos sobre
Población e Inmigración en Canarias en sus conclusiones y propuestas, la
estrecha interacción que mantienen la actividad constructora y el turismo con el

133
Discurso del presidente del Gobierno de España ante la Asamblea General de Naciones
Unidas, 14 de septiembre de 2005.

194
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

consumo de territorio y la importante generación de empleo de parte de dichos


sectores plantean la necesidad de diseñar estrategias de desarrollo sostenible
en las islas, que alivien la presión de un mercado laboral con un alto índice de
134
temporalidad en los contratos y favorecedor del denominado efecto llamada .
Se desprende de todo ello la necesidad de tomar decisiones y de
acometer acciones tendentes a que el sistema económico se adapte mejor a
las características de nuestro territorio y a las necesidades del conjunto de la
población. No cabe duda de la conveniencia de ordenar el territorio, dotando de
mayor protección a los espacios y promoviendo las correspondientes políticas
urbanísticas, a fin de regular el establecimiento de primeras y segundas
residencias y de alojamientos turísticos. Sólo de este modo podrá aligerarse la
presión de la carga demográfica asociada al modelo económico y al alcance y
dirección del proceso urbanizador, y se posibilitará un desarrollo sostenible.

3. LA INCIDENCIA DEMOGRÁFICA

Un elemento importante que hay que considerar es la tendencia demográfica


que, previsiblemente, multiplicará en el futuro inmediato las necesidades de
inmigración laboral. Se afirma en este sentido que el siglo XXI será el siglo del
envejecimiento de la población.
Los mayores de sesenta y cinco años, que eran el 10,6% del total de
la población de la Unión Europea en 1969, han pasado hoy a constituir el
16,4%, y se prevé que lleguen a representar el 29% en 2050. En España, el
panorama es parecido: en 1950 existían 2.022.000 personas mayores, y esta
cifra ha subido en la actualidad a 6.958.516, el 17% de la población (censo
2001). Las previsiones para 2010 estiman que la proporción de personas
mayores ascienda al 18,6%, y al 25% de la población en 2020: o sea, que una
de cada cuatro personas de nuestro país superará los sesenta y cinco años.
Según las previsiones del Instituto Nacional de Estadística (INE), para entonces
el 5,6% de la población será mayor de ochenta años.
Hasta los años sesenta del pasado siglo, el crecimiento natural de la
población (saldo entre nacimientos y defunciones) en Europa poseía mayor

134
Gobierno de Canarias, Comité de Expertos sobre Población e Inmigración en Canarias,
Informe sobre Población e Inmigración en Canarias. Conclusiones y Propuestas, p. 10.

195
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

importancia que la inmigración en el crecimiento demográfico; pero el


crecimiento natural no ha parado de descender desde 1967, en tanto que ha
aumentado la importancia de la inmigración. Al parecer, nos hallamos ante un
envejecimiento de la población europea que carece de precedentes y que pone
en peligro el reemplazo generacional.
El elemento clave que condiciona el envejecimiento de la población es
el descenso de la fecundidad. Desde mediados del siglo XX la fecundidad de
las parejas ha ido descendiendo hasta situarse por debajo del nivel de
reemplazo. De acuerdo con los datos facilitados por el INE, la tasa de
fecundidad de las españolas en 1975 era de 2,8 hijos por mujer: una cifra que
se había reducido en 2007 a una media de 1,387 hijos por mujer, con un
mínimo de 1,155 en 1998.
La combinación de tasas de fecundidad bajas con un descenso
progresivo de la mortalidad ha provocado un envejecimiento general de la
población. Así, a lo largo de las últimas décadas, el declive de la mortalidad en
las sociedades desarrolladas está concentrándose en los grupos de edad
superiores, lo que ha provocado un creciente peso de la población anciana y la
mayor esperanza de vida al nacimiento. En el caso español, ésta ha pasado de
73,3 años en 1975, a 80,2 años en 2005.
Si se mantienen en las próximas décadas las tendencias de la
fecundidad y de la mortalidad, el crecimiento de la proporción de población
anciana seguirá un perfil ascendente, al incorporarse a este grupo poblacional
cohortes generacionales más numerosos. Este sustancial crecimiento de la
población mayor que experimentarán las sociedades desarrolladas durante los
próximos años ha suscitado una cierta alarma, debido al temor de que la
estructura de edad de la población se invierta y se produzca una involución
demográfica.
El proceso de envejecimiento está provocando una importante
preocupación social, también desde la perspectiva del gasto público. En no
pocos ámbitos políticos, económicos y sociales se ha asentado la inquietud
ante el riesgo de que la longevidad de la población cause un importante
aumento del gasto social en sanidad y atención a las personas mayores, así
como en las pensiones que éstas reciben. Las políticas sociales asociadas a
este panorama podrían disparar el gasto público, hasta el punto de que se haya

196
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

planteado desde distintos sectores de la sociedad que el envejecimiento de la


población pudiera comportar la desestabilización del sistema de la Seguridad
Social y la crisis del Estado de bienestar.
Las pirámides de población son concluyentes a este respecto y
sustentan inquietantes vaticinios para el futuro. En efecto, las correspondientes
al momento presente muestran que los grupos centrales de edad son los más
numerosos, como consecuencia de que las generaciones del baby-boom
comienzan a alcanzar la madurez. Si bien este fenómeno afectó a todas las
sociedades desarrolladas, el sur de Europa se incorporó con retraso al
proceso, por lo que las pirámides de población de los países de ese área
geográfica presentan un perfil característico, diferente del que se aprecia en los
países del norte. En el caso de España, nacieron casi catorce millones de niños
durante el baby-boom (1957-1977): dos millones y medio más que durante los
veinte años anteriores, que se corresponden con la etapa de la inmediata
posguerra, y cuatro millones y medio más que los nacidos durante las dos
décadas posteriores a 1977.
En Canarias, el proceso fue tardío y se presentó de modo menos
acusado. Una de las razones que explica que las pirámides de población del
Archipiélago tengan un contorno diferente y que el proceso de envejecimiento
de la población empiece más tarde que en otras regiones europeas radica en el
retraso con que descendieron la fecundidad y la mortalidad, que, sin embargo,
experimentaron una evolución a la baja muy acelerada e intensa.
Previsiblemente, si no cambian las tendencias demográficas, dentro de veinte
años comenzarán a incorporarse a los grupos de edad más avanzados las
generaciones del baby-boom, y la pirámide experimentará un ensanchamiento
en su parte superior.
En 1991, los grupos de edad más numerosos de la población canaria
eran los de los jóvenes comprendidos entre los quince y los diecinueve años y
los veinte y los veinticuatro años, nacidos a finales de la década de los sesenta
y principios de los setenta, en plena explosión demográfica. Diez años
después, a comienzos del siglo XXI, estos jóvenes han ingresado –
lógicamente- en los concurridos sectores de edad que van de veinticinco a
veintinueve años y de treinta a treinta y cuatro años.

197
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

En la actualidad, las propias características demográficas de los


inmigrantes que llegan a Canarias (varones jóvenes comprendidos entre los
veinte y los treinta y nueve años) incrementan aún más los grupos de edad
jóvenes-adultos y, si las entradas mantienen un ritmo similar al actual,
colaborarán positivamente en el freno de la inversión demográfica.
Aunque las tasas de fertilidad de los inmigrantes que arriban a
Canarias sean elevadas, varios estudiosos cuestionan la capacidad de la
inmigración para contribuir al rejuvenecimiento poblacional. Afirman que los
mismos condicionantes estructurales del envejecimiento paulatino de la
sociedad de acogida afectarán a la población inmigrante que, inevitablemente,
irá adoptando las formas de vida y las pautas de comportamiento de su nuevo
entorno: aun así, el 16,5% (79.903) del total de los nacimientos registrados en
España durante 2006 (482.957) eran de madre extranjera. Además, es preciso
considerar que, como puso de manifiesto el estudio Mirem realizado por
European University Institute en 2007, muchos jóvenes entienden su aventura
migratoria como algo pasajero, y no dejan de alimentar la esperanza de
regresar a sus países, enriquecidos por la formación adquirida en su
experiencia laboral.
A partir del análisis de los datos demográficos que aporta el INE se
detecta que el porcentaje de población de más de sesenta y cinco años -tanto
varones como mujeres- es mayor en el norte y centro de la Península que en
los archipiélagos. Las diferencias de la estructura poblacional en unas y otras
áreas se explican porque la fecundidad de la zona insular ha sido
tradicionalmente superior a la del norte y centro peninsular. Esta especificidad
se ha visto reforzada por la presencia de una población inmigrante cuyos
hábitos reproductivos y estructura de edades han empezado a afectar a unas
pautas demográficas caracterizadas por unas tasas de fecundidad y de
mortalidad que se habían mantenido bastante estables desde tiempo atrás.
Puesto que la inmigración es un fenómeno protagonizado en su mayor
parte por población joven, que se halla en edad reproductiva, las regiones
tradicionalmente receptoras de mano de obra extranjera -Comunidad de
Madrid, Cataluña, Andalucía, el litoral de Levante, Baleares y Canarias- se
distinguen por una característica distribución poblacional en grupos de edades,

198
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

con una presencia relativamente poco cuantiosa de personas que rebasan los
sesenta y cinco años.
Pero resulta difícil estimar las tendencias demográficas a largo plazo y
trazar proyecciones de población, sobre todo por el enorme volumen de
inmigrantes registrado en Canarias durante los últimos años y por la diversidad
de factores que influyen en la conformación del fenómeno migratorio, difícil de
predecir en su evolución futura. Las proyecciones de población realizadas por
el INE para el conjunto del país diferencian entre los comportamientos
migratorios de los españoles y de los extranjeros: mientras que las salidas de
españoles al extranjero se han previsto en torno a 10.000 anuales para el
intervalo 2005-2060, los cálculos de entradas de población extranjera apuntan
la posibilidad de que entre 2005 y 2010 se produzca una disminución de 10% y
de que el número de entradas netas anuales se estabilice a partir de 2011.
De acuerdo con los pronósticos del INE, fundamentados en la
extrapolación de las tasas de fecundidad y mortalidad de los años recientes, las
proyecciones de población para 2050 sugieren que el porcentaje de población
de sesenta y cinco y más años casi se habrá duplicado en comparación con el
de principios de siglo: los varones pasarían de 14,6% en 2001 a 28,4% en
2050, y las mujeres, de 19,3% a 33,3%. Sin embargo, el incremento del
volumen de población de edades superiores a sesenta y cinco años no
originará una inversión de la tradicional forma de la pirámide de población: más
bien cabe esperar que la pirámide se transforme en rectángulo, por la
incorporación de inmigrantes a los grupos de edad más jóvenes.
Lógicamente, la población más anciana -es decir, la de ochenta y
cinco y más años- crecerá en importancia numérica. En 2001, el 10% de la
población que pasaba de sesenta y cinco años superaba los ochenta y cinco;
en tanto que, según las proyecciones de población realizadas por el INE, ese
porcentaje se elevará a 21% en 2050. Las tendencias demográficas muestran,
por tanto, que se producirá a medio plazo lo que ha dado en llamarse
envejecimiento del envejecimiento, o envejecimiento de la población mayor,
que repercutirá significativamente en el aumento del número de personas
dependientes.
Los inmigrantes desempeñan un importante papel en el apoyo a las
familias con ancianos o enfermos a su cargo. La dependencia no es un

199
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

fenómeno nuevo: en todas las sociedades han existido, en mayor o menor


medida, personas que -por razones de edad, enfermedad o deficiencia- han
requerido la ayuda de terceras personas; pero este cuidado siempre había
recaído en la propia familia y, en particular, sobre las mujeres. Sin embargo,
durante los últimos años se habla -no sólo en España, sino en el conjunto de
Europa- de la crisis de los cuidadores informales, que apenas ha empezado a
manifestarse en nuestro país.
La atención de esas personas ha sido definida como un nuevo
yacimiento de empleo, que ha incorporado al mercado laboral a muchas
mujeres inmigrantes. No es casual que, en el contingente de trabajadores de
1999, el servicio doméstico figurara en primer lugar en número de permisos de
trabajo concedidos: una proporción notable de esos empleados se dedican al
cuidado de mayores, enfermos, discapacitados y niños.
La incorporación de la mujer autóctona al mercado de trabajo, para
cubrir espacios de actividad de mayor cualificación profesional y social, y el
proceso de reconversión del trabajo tradicionalmente masculino, accesible
ahora por mujeres y hombres, empiezan a plantear la necesidad de suplir el
trabajo de cuidado informal que todavía hoy realiza la familia con el recurso a
personal contratado. El auge de este sector laboral, que atrae ya a numerosos
inmigrantes, demanda una reforma en profundidad del régimen especial de
trabajadores del hogar, con el fin de dignificar el perfil profesional de los
empleados que se ocupan en él.
Como ha podido advertirse, el fenómeno del envejecimiento reviste un
carácter estructural en España, por lo que se impone una reflexión más
pormenorizada acerca de los cambios económicos, políticos y sociales que,
con toda probabilidad, se producirán en la sociedad española durante las
próximas décadas. Podría pensarse que las migraciones facilitarán la solución
de ese problema: y, sin embargo, parece que aunque la población rejuvenezca
en el corto plazo por la incorporación de inmigrantes jóvenes, nos hallamos
ante un fenómeno estructural, que difícilmente se revertirá a largo plazo a
pesar de los flujos migratorios.
Proliferan estudios en Europa que, al reflexionar sobre los descensos
generalizados de la natalidad, aconsejan la atracción de inmigrantes que
aseguren el relevo generacional y, consiguientemente, el Estado del bienestar.

200
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Investigaciones realizadas por instituciones como la Organización de Naciones


Unidas consideran que Europa va a necesitar durante los próximos veinticinco
años la entrada de 160 millones de personas, para mantener su crecimiento y
proteger las pensiones. El Eurostat avanza cifras más modestas, que no dejan
de ser considerables: según este organismo, el Viejo Continente precisa unos
44 millones de inmigrantes hasta 2050 para superar el desequilibrio
demográfico.
Las consecuencias económicas del envejecimiento general de la
sociedad podrían evitarse con el aumento de cotizantes a la Seguridad Social.
Para lograr ese incremento, que proporcionaría una mejor calidad de vida a la
población mayor, se requiere profundizar en la lucha contra el mercado
irregular de trabajo y avanzar en la regularización del empleo de los
inmigrantes que se encuentran en situación de irregularidad administrativa:
unas líneas de actuación que se deben complementar, a medio plazo, con la
agilización de los mecanismos de llegada de población inmigrante que pueda
incorporarse a nuestro mercado laboral.

4. LAS CUENTAS DE LA SEGURIDAD SOCIAL

En noviembre de 2003, los 963.055 extranjeros incorporados a la Seguridad


Social en España representaban el 5,71% del total de personas que figuraban
dadas de alta: una cifra nada despreciable, que rebasa en 15% el número de
135
afiliados del año anterior . Un año después, en junio de 2004, los trabajadores
extranjeros afiliados y en alta laboral en la Seguridad Social eran 1.072.439.
Comparada esta cifra con el total de trabajadores en alta en aquel momento,
resulta que la proporción de extranjeros respecto al total era de 6,25%, de los
que 177.458 (16,55%) pertenecían al colectivo de marroquíes. En 2006, eran
1.822.404 los extranjeros afiliados a la Seguridad Social.
A mediados de 2007, casi se habían duplicado los registros del tramo
central de 2004, y los afiliados extranjeros afiliados a la Seguridad Social

135
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Secretaría General de Asuntos Sociales,
Instituto de Migraciones y Servicios Sociales, Informe sobre la situación de los
trabajadores extranjeros afiliados y en alta laboral en la Seguridad Social el día 10 de
julio del 2003.

201
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

superaban los dos millones (2.034.750: 659.045, ciudadanos de la Unión


Europea, y 1.375.705, no comunitarios): a lo largo del año precedente hubo un
acelerado incremento de 94,83% de cotizantes de la Unión –atribuible en
buena parte a la incorporación de Bulgaria y Rumanía a la UE-, y una
disminución de 10,16% en la afiliación de no comunitarios. Al terminar 2007
hubo un ligero receso, que redujo la cifra a 1.981.106, a costa de un descenso
en el número de cotizantes extracomunitarios (1.309.019), compensado sólo
parcialmente por el incremento de afiliados a la Seguridad Social de países de
la Unión Europea (672.087).

Cuadro 54. Trabajadores afiliados y en alta laboral en la Seguridad Social según


Comunidad Autónoma. Diciembre de 2007
TOTAL AFILIADOS EXTRANJEROS
AFILIADOS TOTAL Unión Europea No Unión Europea
Melilla 19.391 3.628 18,7% 94 0,5% 3.534 18,2%
Murcia 588.718 97.484 16,6% 14.873 2,5% 82.611 14,0%
Baleares 409.384 67.099 16,4% 27.884 6,8% 39.215 9,6%
Madrid 3.049.473 435.974 14,3% 123.618 4,1% 312.356 10,2%
La Rioja 133.607 18.261 13,7% 8.271 6,2% 9.990 7,5%
Cataluña 3.398.642 440.742 13,0% 116.570 3,4% 324.172 9,5%
Aragón 588.255 73.570 12,5% 33.638 5,7% 39.932 6,8%
Canarias 801.295 97.724 12,2% 41.580 5,2% 56.144 7,0%
C. Valenciana 1.992.296 240.176 12,1% 100.349 5,0% 139.827 7,0%
Ceuta 20.060 2.291 11,4% 103 0,5% 2.188 10,9%
Castilla-La Mancha 761.282 81.070 10,6% 36.032 4,7% 45.038 5,9%
Navarra 280.714 29.822 10,6% 10.023 3,6% 19.799 7,1%
Castilla-León 975.329 65.161 6,7% 30.958 3,2% 34.203 3,5%
Andalucía 3.105.582 202.077 6,5% 80.294 2,6% 121.783 3,9%
Cantabria 226.773 13.004 5,7% 4.059 1,8% 8.945 3,9%
País Vasco 968.693 46.992 4,9% 16.339 1,7% 30.653 3,2%
Asturias 403.590 14.799 3,7% 5.178 1,3% 9.621 2,4%
Galicia 1.071.890 39.285 3,7% 17.495 1,6% 21.790 2,0%
Extremadura 400.781 11.947 3,0% 4.729 1,2% 7.218 1,8%
ESPAÑA 19.195.755 1.981.106 10,3% 672.087 3,5% 1.309.019 6,8%

Fuente: Seguridad Social. Estadísticas de Afiliación y Alta de Trabajadores

Como se desprende de las cifras, la incorporación de los extranjeros a


la Seguridad Social ha procedido con gran velocidad, y su presencia relativa ha
experimentado un importante reforzamiento: baste advertir que en julio de 2002
representaban el 4,08% del total de afiliados. A lo largo de ese mismo año se
136
llegó casi al 50% del incremento de cotizantes no nacionales . El vertiginoso
ascenso en la afiliación de extranjeros a la Seguridad Social experimentado a
lo largo del año 2004 (15,12%) fue atribuido por el ministro de Trabajo y
Asuntos Sociales a la nueva Ley de Extranjería.

136
Semanario de Información Línea Social Digital, Consejería de Servicios Sociales de la
Comunidad de Madrid, 13 de septiembre de 2005.

202
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Resulta evidente que la incorporación a la Seguridad Social en


España de la mayoría de los trabajadores extranjeros es reciente. 774.284 de
los que estaban en alta laboral en abril de 2004 (72,89%) habían ingresado en
el sistema después de 2000, pese a lo cual 851.611 (80,17%) tenían registrado
más de un movimiento de alta, lo que significa -en la mayoría de los casos- que
habían desempeñado más de un empleo. La tercera parte de los trabajadores
con más de un alta (283.859) había cambiado de actividad laboral, por lo que
137
varió su régimen en la Seguridad Social .
Esa elevada movilidad laboral se debe, entre otros factores, a la alta
temporalidad de las contrataciones, aunque también puede estar ocasionada
por una falta de correspondencia entre el sector en el que se consigue la
autorización para trabajar y las capacidades e intereses laborales de los
inmigrantes. El extranjero intenta documentarse en el sector que ofrece más
posibilidades, y permanece en ese ámbito laboral hasta la renovación del
permiso; obtenida ésta, es lógico que intente lograr un mejor empleo que colme
sus expectativas.
En Canarias, la mayoría de los trabajadores extranjeros están
encuadrados en el régimen general, como trabajadores por cuenta ajena de la
industria o los servicios; no obstante, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas
figuran entre las siete provincias españolas en las que el autoempleo
(autónomos) de la población de origen extranjero supera el 10%. Las cifras de
afiliación de extranjeros a la Seguridad Social en Canarias correspondientes a
31 de diciembre de 2007 recogen la presencia de 16.499 cotizantes como
autónomos, en un conjunto de 97.724 afiliados (representan, pues, 16,9%).
Una observación más atenta permite advertir que la mayoría de esos
autónomos (11.539) proceden de países de la Unión Europea, y que sólo 4.960
tienen nacionalidad de otros espacios geográficos. En la provincia de Las
Palmas destaca, por su elevada proporción de autónomos, el colectivo
senegalés, dedicado principalmente a la venta ambulante.
Según datos de la Seguridad Social, a 31 de diciembre de 2007 eran
97.724 los trabajadores extranjeros afiliados y en alta laboral en la Comunidad
Autónoma de Canarias (52.686 en Las Palmas, y 45.038 en Santa Cruz de

137
Datos OPI, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, núm. 2, junio de 2002.

203
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Tenerife). Si eliminamos a los trabajadores pertenecientes al Espacio


Económico Europeo, se obtienen valores más modestos (56.144 en toda la
Comunidad Autónoma, repartidos del siguiente modo: 32.515 en Las Palmas y
23.629 en Santa Cruz de Tenerife).

Cuadro 55. Trabajadores afiliados y en alta laboral en la Seguridad Social en Canarias


por sexo y provincia a 31 de diciembre de 2007
TOTAL EXTRANJEROS
AFILIADOS TOTAL Unión Europea No Unión Europea
CANARIAS 801.295 97.724 12,2% 41.580 5,2% 56.144 7,0%
Hombres 458.600 54.673 11,9% 22.338 4,9% 32.335 7,1%
Mujeres 342.675 43.051 12,6% 19.242 5,6% 23.809 6,9%
LAS PALMAS 420.756 52.686 12,5% 20.171 4,8% 32.515 7,7%
Hombres 242.174 30.050 12,4% 10.825 4,5% 19.225 7,9%
Mujeres 178.578 22.636 12,7% 9.346 5,2% 13.290 7,4%
SANTA CRUZ DE TENERIFE 380.539 45.038 11,8% 21.409 5,6% 23.629 6,2%
Hombres 216.426 24.623 11,4% 11.513 5,3% 13.110 6,1%
Mujeres 164.097 20.415 12,4% 9.896 6,0% 10.519 6,4%

Fuente: Seguridad Social. Estadísticas de Afiliación y Alta de Trabajadores

También en la Comunidad Autónoma de Canarias ha sido continuo y


creciente el incremento de la presencia de extranjeros en los registros de la
media anual de los afiliados de la Seguridad Social en alta laboral: 33.549 en
2000, 37.486 en 2001, 46.104 en 2002, 57.034 en 2003, 61.768 en 2004,
66.833 en 2005, 80.586 en 2006, 92.257 en 2007. El proceso extraordinario de
regularización de trabajadores extranjeros de 2005 posibilitó un cierre de año
con el elevado balance de 18.162 altas en la Seguridad Social en Canarias
(10.438 hombres y 7.724 mujeres).

Cuadro 56. Trabajadores extranjeros afiliados a la Seguridad Social en alta laboral, 1999-
2007 (Media Anual)
1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007
CANARIAS
Total Afiliados (Miles) 599,4 634,1 660,4 683,9 703,7 717,4 745,6 773,4 795,3
Afiliados Extranjeros 33.549(1) 37.486 46.104 57.034 61.768 66.833 80.586 92.257 96.417
(%) 5,6% 5,9% 7,0% 8,3% 8,8% 9,3% 10,8% 11,9% 12,1%
LAS PALMAS
Total Afiliados (Miles) 317,4 336,2 348,6 359,5 370,0 376,8 392,3 407,7 418,5
Afiliados Extranjeros 16.979(1) 19.344 24.172 30.665 33.415 36.269 43.414 50.103 52.297
(%) 5,3% 5,8% 6,9% 8,5% 9,0% 9,6% 11,1% 12,3% 12,5%
S/C DE TENERIFE
Total Afiliados (Miles) 282,1 297,9 311,8 324,4 333,7 340,7 353,3 365,8 376,8
Afiliados Extranjeros 16.570(1) 18.142 21.932 26.369 28.352 30.564 37.172 42.155 44.120
(%) 5,9% 6,1% 7,0% 8,1% 8,5% 9,0% 10,5% 11,5% 11,7%

Notas: (1) Datos de diciembre de 1999, no es la media anual.


Fuente: Ministerio de Trabajo e Inmigración. Boletín de Estadísticas Laborales

Tal vez no sean del todo precisas las estadísticas recogidas en el


cuadro anterior: al cotejarlas con las suministradas para 2003 por la Dirección
Provincial de Las Palmas de la Tesorería General de la Seguridad Social, que

204
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

permiten calcular una media anual en la provincia oriental de 33.221 afiliados,


se deduce un posible margen de error de 194 efectivos. Según este último
registro, el año 2003 se cerró con 33.656 afiliados extranjeros a la Seguridad
Social (1.206 más que en enero).
La cifra de 73.855 inmigrantes afiliados extranjeros en el régimen
general de la Seguridad Social en Canarias en diciembre de 2007 (75,60% del
total de 97.724 afiliaciones de extranjeros) se sustenta básicamente en los
siguientes sectores: hostelería (27.901), comercio y reparación de vehículos de
motor (12.313), construcción (11.096), y actividades inmobiliarias y de alquiler y
servicios empresariales (8.632). Aunque el porcentaje de afiliaciones en el
régimen del hogar respecto al conjunto de las afiliaciones de extranjeros sea
poco sobresaliente (4,38%), hay que destacar la importancia de este sector de
actividad que, para una elevadísima proporción de mujeres inmigrantes,
constituye la puerta de entrada en el mercado laboral. Lo mismo debe decirse
de los 2.578 del régimen agrario (2,64% del total de afiliaciones de extranjeros):
su aportación resulta decisiva para que, en determinados lugares, pueda
cosecharse.

Cuadro 57. Afiliados extranjeros a la Seguridad Social, según sectores de actividad en


Canarias, 31 de diciembre de 2007
RÉGIMEN GENERAL REG. ESP. TRAB. AUTÓNOMOS
TOTAL U.E. No U.E. TOTAL U.E. No U.E.
Agricultura, Ganadería, Caza y
Selvicultura 210 0,28% 52 158 81 0,49% 72 9
Pesca 6 0,01% 1 5 0 0,00%
Industrias Extractivas 43 0,06% 14 29 1 0,01% 1
Industria Manufacturera 2.102 2,85% 700 1.402 420 2,55% 320 100
Producción de Energía 52 0,07% 13 39 3 0,02% 3
Construcción 11.096 15,02% 2.316 8.780 2.202 13,35% 1.614 588
Comercio, Reparación de Vehículos
de Motor 12.313 16,67% 4.231 8.082 4.481 27,16% 2.503 1.978
Hostelería 27.901 37,78% 11.211 16.690 3.945 23,91% 2.783 1.162
Transporte, Almacenamiento y
Comunicaciones 3.071 4,16% 1.842 1.229 406 2,46% 296 110
Intermediación Financiera 285 0,39% 177 108 121 0,73% 89 32
Actividades Inmobiliarias y de
Alquiler, Servicios Empres. 8.632 11,69% 3.819 4.813 2.602 15,77% 2.126 476
Administración Pública, Defensa y S.
Social Obligatoria 514 0,70% 178 336 2 0,01% 2
Educación 1.147 1,55% 855 292 403 2,44% 366 37
Actividades Sanitarias y Veterinarias,
Serv. Sociales 2.314 3,13% 1.018 1.296 518 3,14% 389 129
Otras Actividades Sociales, Servicios
Personales 3.972 5,38% 1.976 1.996 1.310 7,94% 972 338
Hogares que Emplean Personal
Domestico 178 0,24% 83 95 1 0,01% 1
Organismos Extraterritoriales 19 0,03% 10 9 2 0,01% 1 1
Actividades No Clasificables 0 0,00% 1 0,01% 1
TOTAL 73.855 100% 28.496 45.359 16.499 100% 11.539 4.960

Fuente: Seguridad Social. Estadísticas de Afiliación y Alta de Trabajadores

205
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 58. Afiliados extranjeros a la Seguridad Social, según regímenes, 31 de


diciembre de 2007
CANARIAS LAS PALMAS SANTA CRUZ DE TENERIFE
TOTAL U.E. No U.E. TOTAL U.E. No U.E. TOTAL U.E. No U.E.
General 73.855 28.496 45.359 40.186 14.067 26.119 33.669 14.429 19.240
Autónomos 16.499 11.539 4.960 8.418 5.574 2.844 8.081 5.965 2.116
Hogar 4.289 143 4.146 2.647 68 2.579 1.642 75 1.567
Agrario 2.578 1.150 1.428 1.084 336 748 1.494 814 680
Mar 503 252 251 351 126 225 152 126 26
TOTAL 97.724 41.580 56.144 52.686 20.171 32.515 45.038 21.409 23.629

Fuente: Seguridad Social. Estadísticas de Afiliación y Alta de Trabajadores

Gráfico 1. Afiliados extranjeros a la Seguridad Social según regímenes, 31 de diciembre


de 2007

2.578 503
4.289
General

Autónomos

16.499

Hogar

73.855 Agrario

Mar

Fuente: Seguridad Social. Estadísticas de Afiliación y Alta de Trabajadores

La proporción de inmigrantes empleados en el sector primario, que en


2006 proporcionaba trabajo a poco más del 3% del total de los ocupados en las
138 139
islas (un punto porcentual más al año siguiente ), es mucho más elevada
que la de los trabajadores nacionales: y eso aun cuando las cifras oficiales no

138
Consejo Económico y Social de Canarias, Informe anual 2007 del CES sobre la
situación económica, social y laboral de Canarias en el año 2006, Las Palmas de Gran
Canaria, 2007, t. I, capítulo 2, Canarias en la Unión Europea (2007-2013). El panorama
general de la economía canaria, p. 93.
139
Consejo Económico y Social de Canarias, Informe anual 2008 del CES sobre la
situación económica, social y laboral de Canarias en el año 2007, Las Palmas de Gran
Canaria, 2008, capítulo 4, El panorama general del empleo en Canarias, p. 352.

206
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

reflejen el peonaje sin contrato en la agricultura. Ese predominio de la mano de


obra foránea en actividades como la agricultura de exportación o la pesca es
140
indisociable de la segmentación del mercado del trabajo en Canarias .
Las afiliaciones de extranjeros a la Seguridad Social en la Comunidad
Autónoma de Canarias en estos ámbitos laborales no resultan ilustrativas de la
situación, por las razones que acaban de apuntarse, y porque no reflejan la
presencia de los que, a pesar de estar empleados en actividades del sector
primario, cotizan bajo el régimen general. El total de extranjeros adscritos a los
regímenes agrario y del mar a 31 de diciembre de 2007 es sólo de 3.081 (2.578
en el primero, y 503 en el segundo), que representa escasamente el 3,2% de
los afiliados extranjeros a la Seguridad Social. Por supuesto, la mayoría de
estos trabajadores procede de países ajenos a la Unión Europea: 1.428 en el
régimen agrario y 251 en el del mar.
Es también llamativo, aunque no sorprendente –tratamos de las
razones en el capítulo IV-, el escaso número de extranjeros residentes en
Canarias dados de alta en la Seguridad Social bajo el régimen del hogar (4.289
en diciembre de 2007, de los que 4.146 proceden de países no pertenecientes
a la Unión Europea), cuando consta que son muchos los que desarrollan su
actividad profesional en este área. A ésos hay que añadir los que trabajan en el
empleo doméstico dentro del régimen general: aunque no nos conste la cifra
exacta, si se reproduce la proporción que el secretario de Estado de la
Seguridad Social estima para el conjunto de España, podrían ser otros 1.300
más como mínimo.
Entre los efectos positivos que los observadores destacan cuando
analizan los efectos de la inmigración sobre la economía del Archipiélago,
suele hacerse hincapié en la financiación de la Seguridad Social, necesitada de
ingresos para pagar pensiones y servicios sanitarios a una población
envejecida, y en el aporte de impuestos a las haciendas públicas.
Aunque un reciente informe del Banco de España haya descartado
que la inmigración pueda llegar a contribuir de modo significativo a resolver los

140
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración. La inmigración irregular en Canarias
(1999-2000), Las Palmas de Gran Canaria, Gobierno de Canarias, Consejería de
Empleo y Asuntos Sociales, 2001, p. 150.

207
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

problemas de financiación de las pensiones, a pesar del notable incremento de


población que supone, sí ha reconocido que, en términos netos, las
consecuencias de la llegada de trabajadores inmigrantes son positivas, pues
“permite paliar los problemas de escasez de oferta de trabajo en algunos
sectores y, a medio plazo, contribuir a aumentar el producto potencial y a
141
mejorar la productividad de la economía” .
Pero el acceso de los inmigrantes al sistema de la Seguridad Social
viene determinado por su situación documental. En efecto, la Ley Orgánica
sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su Integración
Social, conocida como Ley de Extranjería, preceptúa que los extranjeros
tendrán “acceso al Sistema de la Seguridad Social, de conformidad con la
legislación vigente”. El artículo 14 se refiere al derecho a la Seguridad Social y
a los servicios sociales, desde la perspectiva de las prestaciones, en las
mismas condiciones que los españoles, y reconoce tal derecho a los
extranjeros residentes.
Por su parte, la Ley General de la Seguridad Social carece de normas
concretas reguladoras de la Seguridad Social de los extranjeros en España. El
artículo 7.1 declara que los extranjeros que residan o se encuentren legalmente
en España y ejerzan su actividad en territorio nacional tendrán derecho a las
prestaciones en su modalidad contributiva, en igualdad de trato con los
españoles. Por tanto, a los extranjeros que se encuentran legalmente en
España no se impone ningún límite, exclusión o exigencia particular respecto a
los nacionales españoles.
En cuanto al derecho a las prestaciones no contributivas, el artículo 14
de la Ley de Extranjería establece la equiparación, sin restricciones, de los
extranjeros residentes con los españoles. Por tanto, desaparece también el
criterio de la nacionalidad, y el de residencia se erige como determinante para
al disfrute de las prestaciones no contributivas.
Para acceder a las prestaciones no contributivas de jubilación,
incapacidad permanente y protección de la familia, se exige situación de
residencia legal, tanto en el momento de la solicitud de la prestación como en

141
Banco de España, Inmigración: desarrollos recientes y consecuencias económicas
(http://www.bde.es/informes/be/boleco/boleco.htm).

208
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

los períodos previos exigidos. Las reglas de acceso a las prestaciones no


contributivas son establecidas por el Instituto de Migraciones y Servicios
Sociales, y comunicadas a las distintas Comunidades Autónomas.
En cuanto a la asistencia sanitaria, resulta de plena aplicación el
artículo 12 de la Ley Orgánica 4/2000, que reconoce el derecho a esa
asistencia a:
- los extranjeros inscritos en el padrón del municipio en el que residan
habitualmente, en las mismas condiciones que los españoles;
- los extranjeros que padezcan enfermedad grave o sufran un
accidente, cualquiera que sea su causa, hasta la situación de alta médica (se
les asegura asistencia sanitaria pública de urgencia);
- los extranjeros menores de dieciocho años, en las mismas
condiciones que los españoles;
- las extranjeras embarazadas, durante el embarazo, parto y
postparto.
Entre las prestaciones que se ofrecen a los extranjeros que se
encuentran en la irregularidad administrativa, el servicio sanitario ha generado
una fuerte controversia, por los elevados costes de su universalización. Un
reporte parcial, pero interesante, fue dado a conocer en septiembre de 2008
por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, que hizo público el
gasto realizado durante el primer semestre del año por asistencia médica a
1.318 inmigrantes carentes de documentación (1.128 menores que residían en
centros de acogida de la Comunidad Autónoma, y 190 atendidos a su llegada a
las islas a bordo de pateras y cayucos): 156.861.904 euros, en total,
desglosados del siguiente modo: 109.729,64 euros en los servicios de
urgencias hospitalarios, 16.233,22, en atención primaria y 30.898,18 en
traslados de inmigrantes.
La parcialidad de ese informe se pone en evidencia por las
conclusiones a que arriban Sebastián Matos y Pilar Padrón, en un artículo de
reciente aparición, sustentado en los análisis médicos practicados a 17.184
inmigrantes clandestinos llegados en cayuco a Tenerife entre el 22 de octubre
de 2005 y el 21 de octubre de 2006: sólo 649 precisaron asistencia sanitaria, y
de ellos únicamente 202 tuvieron que ser trasladados a centros sanitarios (el
resto, 477, fue tratado en el mismo lugar de desembarco de sus cayucos). El

209
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

estudio no contabiliza los 26 casos de mujeres que fueron trasladadas a


hospitales de tercer nivel para valoración ginecológica y comprobación de
posibles estados de gestación, con independencia de la patología que hubieran
presentado; y tampoco registra el número exacto de menores, pues esta
condición sólo pudo verificarse en muchos casos después de las pruebas
142
óseas conducentes a la verificación de la edad .
En el mismo número de la revista Emergencias donde se publicó el
artículo mencionado en el anterior párrafo apareció otro, elaborado por un
equipo de la Dirección General de Programas Asistenciales del Servicio
Canario de Salud, que destacaba la escasa afluencia a los hospitales de los
143
inmigrantes africanos recién llegados a Canarias por medios irregulares .
Por otro lado, desde la entrada en vigor de la Ley 14/2003 se posibilita
la consulta por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado de los datos de
los inmigrantes inscritos en el padrón municipal, en la Agencia Tributaria y en la
Tesorería de la Seguridad Social: una disposición que ha motivado que
inmigrantes en situación irregular, temerosos de ser identificados, hayan
optado por rehuir las inscripciones, con la consiguiente pérdida del acceso a los
servicios mínimos básicos.
En lo referente a los ciudadanos europeos, los reglamentos
comunitarios 1408/1971 y 574/1972 equiparan a los nacionales de los Estados
de la Unión Europea con los españoles, en su consideración de sujetos
protegidos a quienes se extiende el campo de aplicación del Sistema de la
Seguridad Social. Tal asimilación se extiende a partir de 1 de enero de 1994 a
los nacionales de Islandia y Noruega, en virtud del Acuerdo del Espacio
Económico Europeo.
En resumen, la relación de los extranjeros en España con la
Seguridad Social se rige por los siguientes criterios:
142
Matos Castro, Sebastián, y Padrón Peña, María del Pilar, “Necesidades de asistencia
urgente a los inmigrantes ilegales recién llegados en cayuco a Tenerife”, Emergencias,
2008, vol. 20, pp. 405-410 (pp. 407-408).
143
Rodríguez del Rosario, Coromoto; Núñez Díaz, Salvador; García de Carlos, Paloma;
Rodríguez Palmero, Isabel; Mahtani Mahtani, Vijay; Hernández Rodríguez, Miguel
Ángel; Marrero Rodríguez, Lucina; Orihuela Martínez, Celia; Huerga Moreno, Santiago
de la, y Alonso Bilbao, José Luis (Dirección General de Programas Asistenciales del
Servicio Canario de Salud), “Características de la asistencia sanitaria a la llegada de
inmigrantes africanos en las Islas Canarias”, Emergencias, 2008, vol. 20, pp. 411-418 (p.
415).

210
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

- Ciudadanos de la Unión Europea y del Espacio Económico


Europeo: equiparación absoluta, en virtud de los reglamentos 1408/1971 y
574/1972 y del real decreto 766/1992, de 26 de junio, sobre entrada y
permanencia en España de nacionales de Estados miembros de la Unión
Europea. No necesitan permiso de trabajo, y basta para el alta en la Seguridad
Social el pasaporte o el Número de Identificación de Extranjeros (NIE). Quedan
asimilados el cónyuge (no separado de derecho) y los descendientes menores
de veintiún años o los mayores de veintiún años que vivan a expensas de sus
padres, de uno o de ambos cónyuges, cualquiera que sea su nacionalidad.
- Refugiados y asilados: plena equiparación, tras la ratificación por
España de la Convención del Estatuto del Refugiado de Ginebra (Boletín Oficial
del Estado, 21 de octubre de 1978), por la Ley 5/1984 de 26 de marzo,
reguladora del derecho de asilo y de la condición del Refugiado.
- Extranjeros no funcionarios al servicio de representaciones
diplomáticas acreditadas en España: plena equiparación conforme a la
Resolución de la Secretaría General para la Seguridad Social de 25 de junio de
1984.
- Trabajadores por cuenta ajena en posesión del permiso de trabajo y
residencia: plena equiparación, de acuerdo con el artículo 7.1 de la Ley
General de la Seguridad Social y el convenio 97 de la Organización
Internacional del Trabajo.
- Trabajadores por cuenta propia en posesión del permiso de trabajo
y residencia: la inclusión es general e incondicionada, en aplicación del artículo
7.1 de la Ley General de la Seguridad Social. En este sentido se pronuncia la
circular de la Tesorería General de la Seguridad Social de 7 de marzo de 1997.
Respecto a las contingencias de accidentes de trabajo y
enfermedades profesionales, la reciprocidad con el país de origen del
trabajador inmigrante se entiende reconocida en todo caso, conforme al
artículo 14 de la orden ministerial de 28 de diciembre de 1996. En cuanto a las
prestaciones de los trabajadores extranjeros que tengan un accidente de
trabajo y carezcan de la correspondiente autorización, la empresa será la
responsable.
Los inmigrantes acceden, pues, a la mayoría de las prestaciones de la
Seguridad Social. Y de ahí ha surgido el mito de que representan una carga

211
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

económica, sobre todo en el área de la salud, para las arcas públicas. No


obstante, un estudio realizado para el Imserso, por la consultora Price
Waterhouse Cooper, titulado Cuantificación de los gastos e ingresos que
genera la presencia de inmigrantes en España, cifraba en unos 45,2 millones
de euros el coste máximo estimado de la extensión de la cobertura sanitaria a
extranjeros en situación irregular. Los componentes del gasto calculado
incluían los costes derivados de atención primaria y especializada, así como el
farmacéutico, y excluían los de las urgencias.
Pero los inmigrantes no sólo ocasionan gastos a las arcas públicas.
En 1998 aportaron 1.650,7 millones de euros a la Seguridad Social, lo que
supone que, tomando como referencia el estudio de la Universidad Pontificia de
Comillas, su contribución a las arcas del Estado fue superior en 1.123,8
millones de euros a lo que la Hacienda pública invirtió en ellos.
Una fórmula para aumentar los ingresos de los sistemas de protección
es elevar el número de cotizantes, que podría lograrse mediante la lucha contra
el empleo irregular, no sólo de los extranjeros sino también de los trabajadores
nacionales. Las regularizaciones de los últimos años ilustran sobre los efectos
positivos para el incremento de cotizantes a la Seguridad Social de las
estrategias de normalización que combaten la economía sumergida. En el
conjunto del Estado, a lo largo de 2001 y de 2002 se produjeron cuatro
procesos de regularización, que permitieron incorporar a la Seguridad Social a
335.000 nuevos cotizantes de países ajenos a la Unión Europea. De las
aproximadamente 690.000 solicitudes de regularización que los empresarios
presentaron entre el 7 de febrero y el 7 de mayo de 2005, el Ministerio de
Trabajo y Asuntos Sociales había resuelto favorablemente 517.617 solicitudes
tres meses después de que concluyera el proceso, con lo que el número de
cotizantes se incrementó en 435.990.
Las pensiones de jubilación, junto con las de viudedad, son las más
onerosas para el erario: es de suponer además que, en las próximas décadas,
su importe aumentará. Previsiblemente, el número de las pensiones de
jubilación se incrementará en el inmediato futuro, mientras que las de viudedad
seguirán una tendencia descendente. A corto plazo, el grupo de pensionistas
se nutrirá cada vez más de mujeres que han desempeñado un trabajo
remunerado fuera de sus casas y que, ante la posibilidad de elección entre

212
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

unas u otras pensiones, preferirán percibir las de jubilación, cuya cuantía media
supera a las de viudedad (la media estimada para las pensiones de jubilación
es de unos 625 euros mensuales, mientras que las de viudedad sólo llegan a
398 euros al mes).
Todavía en el verano de 2004 y en el marco de los preparativos de la
reunión que, al término de las vacaciones estivales, celebrarían el consejero
canario de Economía y Hacienda, José Carlos Mauricio, y el responsable de la
Hacienda estatal, Pedro Solbes, el primero hizo unas declaraciones en las que
expuso su preocupación por el déficit que provoca en las cuentas de la
Comunidad Autónoma el gasto de las cartillas sanitarias de la población
foránea: según cálculos de la propia Consejería, esas tarjetas habían
aumentado en 25.000 en muy poco tiempo.
En efecto, la creciente demanda de prestaciones sanitarias por la
población inmigrante que reside en el Estado español se ha reflejado en una
brusca intensificación del número de tarjetas que otorgan el derecho a la
atención sanitaria. Así, en la Comunidad de Madrid se ha pasado de 49.000
cartillas de inmigrantes en 2000 a 337.000 en 2004. La comparación entre el
estado de cosas actual y el que imperaba a principios de 2001 en Canarias
también delata esa masificación en la demanda de tarjetas sanitarias: un
informe del Servicio Canario de Salud, fechado el 25 de abril de aquel año,
indica que la población inmigrante con tarjeta sanitaria en la Comunidad
Autónoma desde el 1 de enero de 2000 hasta abril de 2001 era de 4.815
personas (3.003 en la provincia de Las Palmas, y 1.812 en Santa Cruz de
144
Tenerife) .
El gasto farmacéutico de la Seguridad Social también ha sufrido un
importante incremento en el conjunto del país en los últimos años, al pasar de
3.101,8 millones de euros en 1991 a 7.084,4 millones de euros en 2001. Un
informe del Instituto Nacional de Estadística sobre el Entorno Económico y
Social en 2003, difundido en agosto de 2004, relacionó la fuerte subida del
gasto farmacéutico realizado a través de receta oficial en España durante aquel
año (12,15% respecto al anterior) con el envejecimiento de los españoles y el

144
Servicio Canario de Salud, Informe para la Comisión de Coordinación Interinstitucional
del Programa de Inmigración, Dirección General de Servicios Sociales, 25 de abril de
2001.

213
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

aumento de la población que cubre el Sistema Nacional de Salud, a causa de


la “fortísima inmigración que está experimentando nuestro país”: un diagnóstico
que, en lo referente al impacto de los inmigrantes, había sido expresado el mes
anterior por la Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica.
En octubre de 2004, la Fundación Gaspar Casal publicó un estudio
que incidió con particular énfasis en el incremento del gasto sanitario que
comportan los cambios demográficos (envejecimiento, inmigración y turismo
sanitario) y otros factores tales como la incorporación de los nuevos avances
tecnológicos y las expectativas y demandas ciudadanas.
Los índices registrados entre enero y agosto de 2004 indican que
Canarias es -casi a la par con Murcia, Ceuta y Melilla- la Comunidad Autónoma
donde más ha aumentado el gasto médico por facturación de recetas oficiales
(10,07%) respecto al mismo período del año anterior: tres puntos por encima
de la media nacional (7,16%).
El incremento poblacional experimentado en el Archipiélago por la
afluencia de extranjeros, en calidad de turistas o de inmigrantes, ha aconsejado
que se estudie la modificación de la red de atención primaria del Servicio
Canario de Salud de la provincia de Las Palmas, a fin de mejorar la asistencia
en las áreas donde se registra mayor densidad de usuarios. No es casual que
entre las zonas de la capital consideradas prioritarias por la directora-gerente
provincial aparezcan Guanarteme y otras partes del distrito Santa Catalina-Las
Canteras, donde el número de inmigrantes es elevado.
Se entiende, pues, que, durante el curso de la cumbre autonómica
sobre el sistema de salud celebrada en el Senado a principios de noviembre de
2004, la titular de la Consejería de Sanidad y vicepresidenta del Ejecutivo
canario reclamara con carácter urgente la dotación a esta Comunidad
Autónoma de fondos complementarios para el año siguiente, y un ajuste del
Fondo de Cohesión que garantice el mismo nivel de prestación de servicios
públicos en el conjunto de las regiones.
La estimación de 1.920 millones de euros para financiar el Servicio
Canario de Salud, contenida en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales
de la Comunidad Autónoma Canaria para 2005 multiplica por 2,5 el costo de la
asistencia sanitaria de 1994, que ascendió a 782 millones de euros. El gasto

214
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

público sanitario de Canarias en 2004 (1.603 millones) excede en 37,6% al


correspondiente a 1999 (1.165 millones).
Los 1.920 millones de euros previstos en esas cuentas del Ejecutivo
autónomo para atención sanitaria no alcanzan a cubrir el sobrecoste del gasto
en las islas, que el presidente del Gobierno de Canarias estimó en más de 100
millones de euros, como consecuencia del aumento demográfico
experimentado: casi un cuarto de millón de habitantes entre 1999 y 2004.
Según reveló la vicepresidenta del Gobierno y consejera de Sanidad en junio
de 2005, el Estado adeuda aún a Canarias 42 millones de euros por los gastos
efectuados en 2003 y 2004 para atención de ciudadanos de la Unión Europea y
de países con los que existen convenios de asistencia sanitaria recíproca, y
para cubrir los servicios de referencia: ocho millones cada año, por asistencia a
145
extranjeros, y trece cada anualidad, por los servicios de referencia .
Dos años después, los presupuestos de 2007 destinaron más de
2.400 millones de euros al capítulo sanitario, que creció un 8,5% respecto a
2006, con un incremento de 61,5 millones en Atención Primaria y de 105
millones en Atención Especializada. Y es que ya las estimaciones del Gobierno
de Canarias para 2005 apuntaban a que la asistencia sanitaria a extranjeros
representa el 6% del coste total del sistema público de salud en las islas,
cuando en el resto del Estado ese registro ronda el 1,5%. Pero, en cualquier
caso, al no separarse los gastos erogados por la atención a turistas de los
ocasionados por la asistencia a colectivos inmigrantes, tales cálculos
aproximativos carecen de todo valor para el propósito que se persigue en estas
páginas.
Los colegios de médicos corroboran ese diagnóstico. Según Rodrigo
Martín, presidente del Colegio Oficial de Médicos de la provincia de Santa Cruz
de Tenerife, que también preside el Consejo Canario de Colegios Médicos, los
problemas presupuestarios de Sanidad se relacionan estrechamente con el
turismo que recibe el Archipiélago. Canarias, entonces con un millón y medio
de habitantes, soportaba la misma cantidad de turistas sin que la partida

145
La Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud de mayo de 2003
establece la obligación del Estado de pagar la asistencia sanitaria de los ciudadanos
desplazados procedentes de países de la Unión Europea o de países con los que
España tenga suscritos convenios de asistencia sanitaria recíproca, y de cubrir el coste
de ciertos servicios de referencia a que se refiere su artículo 28.

215
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

sanitaria se hubiera duplicado. Martín advirtió también sobre los efectos en el


gasto médico y farmacéutico de las estancias prolongadas en las islas de
ciudadanos de países europeos, sobre todo del norte, que pasan en Canarias
seis meses cada año.
Según desveló el máximo representante de los médicos canarios, hay
agencias de viajes que promueven paquetes turísticos cuyo principal atractivo
consiste en la oferta dirigida a ciudadanos de países europeos, para que se
acojan a nuestro sistema de Salud y accedan a determinados tipos de
intervenciones quirúrgicas. Martín ejemplificó esas prácticas con el caso de una
agencia que ofrecía la operación de prótesis de cadera como reclamo para que
sus clientes vinieran a Canarias. Proliferan, además, con frecuencia creciente,
intervenciones de cirugía mayor ambulatoria, tales como operaciones de
cataratas, de vesícula o de úlceras.
Rodrigo Martín describió el proceso, tal y como suele desarrollarse en
la generalidad de los casos: la agencia transporta a Canarias al inmigrante-
turista, que ingresa en lista de espera en la Comunidad, donde reside una
temporada, terminada la cual obtiene un número de referencia de la agencia de
viajes. Cuando el paciente es llamado para ingresar, por lo general dos o tres
días antes de la intervención, regresa a las islas, donde se opera y trascurre el
postoperatorio. Más adelante volverá, cuando lo requieran los servicios de
146
rehabilitación .
Estas observaciones ayudan a combatir la falsa opinión que
responsabiliza a los inmigrantes de gastos excesivos por cuenta del Estado.
Así lo subraya José Vázquez Villegas, coordinador del Grupo de Atención al
Inmigrante de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria
(Semfyc):

los gastos derivados de la inmigración son los mismos que los derivados de
otros grupos de población. Dependen de la situación sanitaria de cada
persona, y en el caso de los inmigrantes que llegan a nuestro país son
147
jóvenes, están sanos y su estado de salud de base es aceptable .

146
Declaraciones del presidente del Consejo de Colegios Médicos de Canarias, en
“Asistencia a inmigrantes. Entre el mito y la realidad”, Economía de la Salud, noviembre-
diciembre de 2002, p. 18.
147
Ibidem, p. 17.

216
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Sin embargo, aún quedan muchas barreras que superar para alcanzar
el objetivo de una mejor accesibilidad de la población inmigrante al Servicio
Canario de Salud: entre ellas, el idioma y la multiculturalidad. Para sortear esos
estorbos han surgido ya algunas iniciativas al amparo de los Planes de
Integración de los Inmigrantes que desarrolla el Gobierno de Canarias, con
objeto de facilitar la comunicación entre profesionales sanitarios y pacientes
extranjeros.
Entre otros diversos obstáculos que dificultan el acceso del inmigrante
a la atención primaria podemos mencionar la situación administrativo-
documental, las condiciones económicas y laborales, el entorno familiar y la
cultura sanitaria.
Apenas se sabe nada sobre los accidentes laborales que padecen los
inmigrantes, ya que los partes médicos no recogen el dato de la nacionalidad.
Esta laguna informativa se subsanará próximamente, cuando se concreten los
recientes compromisos del Gobierno con los sindicatos, y cuando encuentre
aplicación el parte europeo de accidente de trabajo. Sólo entonces podrá
evaluarse el coste económico de la correspondiente asistencia médica.
También contribuye al escaso conocimiento de la siniestralidad laboral
de la población inmigrante el alto nivel de ocultación, muy acusado en el caso
de los trabajadores que tienen contratos precarios, y cercano al hermetismo en
el caso de los que se encuentran en situación irregular.
No cabe duda de que los riesgos de accidente laboral entre la
población inmigrada son muy elevados, a causa de su concentración en
sectores como la construcción y el campo: tristemente conocido el primero por
el gran número de accidentes mortales, existe menos información sobre lo que
acontece en el sector agrario, aunque sí se conocen las condiciones penosas
que se asocian a algunas actividades: piénsese en la dureza del trabajo de
quienes se ven sometidos a altas temperaturas en las plantaciones cubiertas
de plásticos, o de los que manejan productos tóxicos (abonos, pesticidas,
herbicidas…). Más desconocida aún es la tasa de accidentabilidad que sufren
las empleadas del servicio doméstico, y también se ignora casi todo de los
peligros que asumen por su condición de cuidadoras de personas con
enfermedades crónicas.

217
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

218
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

5. LA ACTUACIÓN DEL GOBIERNO CENTRAL

La política migratoria del Ejecutivo central se concreta en sus actuaciones para


fortalecer el control de límites, ejecutar expulsiones, mejorar la cooperación con
los países de origen y luchar contra las redes organizadas del tráfico de
inmigrantes. Las dificultades que encuentra España para hacer frente a la
inmigración han orientado la acción de sus Gobiernos, con carácter preferente,
hacia el desarrollo del sistema de control de las fronteras externas de la Unión
Europea: sin embargo, tal objetivo reclama una tarea ímproba, a causa del
tránsito constante y creciente de personas por las fronteras meridionales de la
Unión.
No se tiene constancia cierta del costo global que supone la actuación
de los distintos servicios de la administración central que intervienen en el
ámbito de la inmigración. Sin embargo, salta a la vista que, a raíz de la
intensificación del fenómeno inmigratorio, las instituciones, las áreas y los
órganos administrativos competentes en este ámbito han requerido una mayor
dotación de recursos humanos y económicos para su funcionamiento. Otras
tareas institucionales, aunque dirigidas al conjunto de la población, han
obligado a un esfuerzo complementario para atender las necesidades y los
problemas que generan los movimientos de personas.
Entre las competencias del Gobierno central en materia de
inmigración destacan las referentes a la planificación, la coordinación y la
regulación. Varios órganos adscritos a la administración central, de los que
trataremos a continuación, desempeñan un papel fundamental en el desarrollo
de las acciones destinadas a hacer frente al fenómeno de la inmigración. Por
supuesto, no hay que olvidar las delegaciones de los ministerios que desde sus
ámbitos respectivos intervienen de modo más o menos directo en el mundo de
la inmigración.
La política de control de fronteras y la documentación de los
inmigrantes corresponden en exclusiva a la administración central, por lo que
cobra particular realce la figura del delegado del Gobierno, con extensas
facultades en materia de inmigración y con el carácter de máximo responsable
de las Oficinas de Extranjería que funcionan en cada Comunidad Autónoma.

219
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Estas oficinas, que gestionan la documentación de los inmigrantes, han


precisado en los últimos tiempos un esfuerzo de modernización y de dotación
de plantilla.
El Consejo Superior de Política de Inmigración asegura la
coordinación entre el Estado, las Comunidades Autónomas y los Municipios. La
Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración, dentro del Ministerio de
Trabajo y Asuntos Sociales, está dotada de numerosas atribuciones en temas
relativos a la inmigración. Asimismo, existe la Comisión Interministerial de
Extranjería, cuyo mandato consiste en analizar las medidas del Gobierno que
repercuten en el trato de los extranjeros, la inmigración y el asilo.
El Foro para la Integración Social de los Inmigrantes es un órgano
colegiado de carácter consultivo cuya finalidad es promover la participación e
integración de los inmigrantes en la sociedad española. Su presupuesto es muy
limitado y no ocasiona grandes gastos.
El Ministerio de Trabajo e Inmigración es el principal responsable para
la política de integración, asistencia y servicios sociales a los inmigrantes. De él
dependía el Instituto de Migraciones y Servicios Sociales, que se encargaba de
desarrollar acciones encaminadas a la acogida y promoción social de la
población inmigrante: en 2004 pasó a denominarse Instituto de Mayores y
Servicios Sociales, y en 2008 quedó adscrito al Ministerio de Educación,
Política Social y Deportes.
Por otra parte, la Policía Nacional y la Guardia Civil, dependientes del
Ministerio del Interior, participan activamente en la política de inmigración que
desarrolla el Gobierno español. Mientras que la Policía Nacional se ocupa del
control de pasaportes, del registro de extranjeros, de la investigación de delitos
y de otras tareas policiales en las zonas urbanas, la Guardia Civil actúa contra
el tráfico de inmigrantes, vigila la seguridad de aduanas, aeropuertos,
carreteras y puertos, y realiza el transporte de detenidos y otras tareas
policiales en las áreas rurales.
El tratamiento policial que reclama la gestión de la inmigración,
principalmente en lo referente al tráfico de personas y a la entrada o estancia
irregular en el territorio, ha hecho crecer de modo considerable el trabajo
desarrollado por la Fiscalía. También los fiscales de menores, que se encargan
-entre otras labores- de controlar la intervención que se lleva a cabo con los

220
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

menores que están bajo tutela pública, han reclamado un aumento


considerable de dotación presupuestaria, por el incremento alarmante del
número de menores extranjeros no acompañados que existen en el territorio.
El Defensor del Pueblo, un órgano independiente que supervisa la
actuación de todas las administraciones públicas, también ha dedicado parte
de su labor a investigar y denunciar la vulneración de derechos que sufren los
inmigrantes. Y es que existen carencias que impiden afrontar el fenómeno
inmigratorio de una manera que asegure el respeto de los compromisos
nacionales e internacionales en materia de derechos humanos, como quedó
reflejado en el informe titulado La otra cara de las Islas Canarias: Violación de
los derechos de los inmigrantes y los solicitantes de asilo, que fue presentado
en Nueva York, ante las Naciones Unidas, el 20 de febrero de 2003, por la
prestigiosa organización internacional Human Right Watch, fundada en 1978
para la defensa de los derechos humanos.
En este contexto se impone el reconocimiento de los esfuerzos que
hace el Ejecutivo español para adaptar sus medios humanos y técnicos a la
nueva dimensión y carácter del fenómeno inmigratorio, y para respetar los
compromisos adquiridos en el seno de la Unión Europea. La llegada de
inmigrantes clandestinos al Archipiélago canario también ha obligado a un gran
empeño presupuestario.
Sirvan como referencia las cifras adelantadas por el director general
de Inmigración a la comisión de presupuestos del Senado, en noviembre de
2003:
- la previsión del gasto en Centros de Acogida para Extranjeros,
durante 2004, se cifraba en 3.174.000 euros;
- la cifra estimada para la atención de los Centros de Menores era
de 193.000 euros (la misma cantidad asignada para 2003);
- la mejora de la calidad en los controles de los aeropuertos
comportaba un presupuesto de 1.416.000 euros;
- en 2001 se aprobaron inversiones para el Sistema Integral de
Vigilancia Exterior (SIVE), con alcance hasta 2005, por valor de 17 millones de
euros;
- durante el año 2003 se destinaron, en todo el Estado,
29.574.081 euros para mantener el sistema de vigilancia exterior, frente a los

221
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

escasos 899.146 euros que se dedicaron a la atención humanitaria en las


costas.
La llegada del Partido Socialista al Gobierno no ha entrañado cambios
importantes en lo que respecta a la política de control de fronteras, a pesar de
sus críticas previas al SIVE. Durante 2004 prosiguieron las medidas para
ampliar y reforzar el blindaje del litoral andaluz y de las costas canarias. El
SIVE se extendió a Cádiz durante 2004 y se preveía incorporarlo al total de la
costa andaluza antes de 2007.
Si en 2003 la financiación en el SIVE superó los 29 millones de euros,
durante 2004 esta inversión rebasó los 32 millones de euros. Para 2005, la
cantidad presupuestada para el SIVE -sólo en la costa andaluza- superaba
ampliamente los 40 millones de euros, a los que habría que sumar los gastos
corrientes de mantenimiento y los gastos de personal. En cuanto a Canarias, la
inversión prevista para el SIVE durante 2005 superaba los 12 millones de
euros. Se trata, por tanto, de importantes partidas destinadas a inversión,
infraestructura, personal y mantenimiento.
También se han incrementado los efectivos y las inversiones
destinadas a impermeabilizar las fronteras de Ceuta y Melilla: principalmente la
ampliación de la carretera del perímetro y la elevación de las vallas a seis
metros, que empezó a ejecutarse en septiembre de 2005.
Ciertamente ha de mejorarse la gestión del fenómeno inmigratorio,
sobre todo en lo referente a la interceptación, las condiciones de los Centros de
Internamiento de Extranjeros y la situación y trato de los menores extranjeros
no acompañados. Las deficiencias observables en la ejecución de esas tareas,
estorbadas por la insuficiencia de recursos disponibles, no sólo comprometen
la ejecución de la política migratoria, sino que ponen en peligro el respeto de
los derechos humanos de los inmigrantes.
Es un secreto a voces que la inversión en medios y tecnologías, la
introducción de cambios legislativos y la instrumentación de políticas dirigidas a
frenar la inmigración irregular se han revelado insuficientes para detener la
expansión de ese fenómeno: tan sólo se han obtenido algunas mejoras y una
mínima reducción del flujo de indocumentados.
En 2006, las detenciones de inmigrantes llegados por mar a Canarias
se dispararon hasta 31.787 (31.678 según otros cómputos del propio Ministerio

222
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

del Interior): muchos más que los 7.456 aprehendidos en las costas del
Estrecho de Gibraltar en el transcurso de ese año. Estas cifras suponen un
importante incremento respecto a los 11.781 inmigrantes llegados ilegalmente
a través de embarcaciones en 2005. En 2007 hubo una disminución de 57%
respecto a 2006 en el número de embarcaciones llegadas a Canarias, y de
61% en el número de inmigrantes clandestinos que alcanzaron las costas
canarias: 12.478, según el Ministerio del Interior.
Entre los cambios positivos habría que destacar la potenciación en el
trabajo de los servicios de salvamento y asistencia a pie de playa para salvar
vidas y brindar asistencia a los inmigrantes que llegan en pateras, con los
costos materiales y personales que ello implica. Y se han creado dispositivos
de atención sociosanitaria urgente en las costas de Fuerteventura y de
Lanzarote. Gracias a ese esfuerzo en medios materiales y humanos de
salvamento se ha logrado también reducir los naufragios, aunque no de modo
satisfactorio pues el número de fallecidos sigue siendo elevado.
En la búsqueda de explicación de las altas tasas de irregularidad
administrativa que se detectan entre los inmigrantes cabe identificar dos
primeras razones: 1) la entrada clandestina, a la que se añade la imposibilidad
de ejecutar la mayoría de las expulsiones; y 2) la irregularidad sobrevenida por
los retrasos en los trámites, acumulados por los cambios en la legislación de
extranjería y por el aumento constante del número de expedientes, que han
desbordado la capacidad operativa de las Oficinas de Extranjería. La dificultad
para satisfacer los requisitos para la renovación de los permisos contribuye a
alimentar la corriente de inmigrantes que ingresan en situación de irregularidad
administrativa.
Aunque durante el último año se han reducido los tiempos de espera,
un expediente puede tardar en resolverse hasta ocho o nueve meses. Algunos
abogados se aprovechan de las dificultades de los inmigrantes, y cobran por
facilitar trámites que son gratuitos. Para reconducir la situación se requiere un
aumento considerable de los recursos y una agilización de los procedimientos
necesarios para asegurar una tramitación rápida y eficaz de los expedientes
migratorios.
La mayoría de los inmigrantes acceden a Canarias con visado de
turista, que les permite una permanencia de tres meses pero no les habilita

223
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

para desempeñar una ocupación laboral, por lo que, transcurrido ese tiempo,
pasan a la clandestinidad. No se dispone de estadísticas de este fenómeno,
pero es indudable que, al menos hasta ahora, ha sido éste el procedimiento
más utilizado por los candidatos a ingresar en el país al margen de las
disposiciones administrativas.
El internamiento es una de las medidas cautelares durante la
tramitación del expediente de expulsión, contemplada, entre otros casos, para
quienes se encuentren irregularmente en el territorio o no hayan solicitado la
renovación del permiso. Para posibilitar esas retenciones, de duración inferior a
cuarenta días, se han habilitado Centros de Internamiento para Extranjeros, de
los que existen cuatro en Canarias, con capacidad para albergar una media de
mil extranjeros.
La detención administrativa de los inmigrantes no reviste carácter
punitivo, por lo que los centros tampoco cumplen una labor penitenciaria; sin
embargo, algunos se instalaron en antiguas prisiones o en recintos que, por su
concepción estructural, se adecuan mal al nuevo uso. En todos esos centros se
presta asistencia sanitaria en casos de urgencia o de enfermedades cuyos
síntomas sean muy evidentes.
La ley garantiza que se brinde información a los inmigrantes detenidos
por violar la Ley de Extranjería acerca de las decisiones administrativas y
judiciales que les afectan, en una lengua que ellos entiendan. Sin embargo, en
varias ocasiones diversas organizaciones sociales han manifestado con
preocupación que los inmigrantes detenidos carecen de debida información,
asistencia jurídica o servicios de traducción e interpretación. El Alto
Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y algunas
organizaciones que intervienen en el ámbito de Canarias, como la Comisión
Española de Ayuda al Refugiado, han expresado su queja por la falta de
asistencia letrada y por la insuficiencia de las asistencias legales, que dificultan
el acceso al asilo. Además, muchos inmigrantes han denunciado ante estas
organizaciones que no se les proporcionó el recurso a intérpretes y que
firmaron expedientes sin saber de qué se trataba.
Muchos inmigrantes en situación administrativa irregular -la mayoría,
con una orden de expulsión que no ha podido ser ejecutada- permanecen
alojados en Centros de Estancia Temporal para Inmigrantes (CETI). La

224
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

finalidad de estos centros es ofrecer comida, alojamiento, asistencia médica,


enseñanza y otras atenciones a los que llegan a España irregularmente y, por
diversos motivos, no pueden ser expulsados. En Canarias existen tres centros
que permiten albergar a unos ochocientos inmigrantes.
Resulta preocupante y costoso, desde un punto de vista humano y
económico, el problema estructural relacionado con la permanencia en
Canarias de un elevado número de inmigrantes sobre los que pesa una orden
de expulsión no ejecutada, lo que les conduce a permanecer en un limbo
jurídico que les impide regularizarse e integrarse.
La información facilitada por el Gobierno en respuesta a la senadora
Rosa Vindel López, que había preguntado acerca de la contratación de vuelos
con compañías aéreas para el traslado de inmigrantes en situación irregular de
Canarias a la Península, cuantifica en 8.765.267 euros el costo de los viajes
148
realizados durante 2004 : un gasto ingente que no puede ser pasado por alto
en la enumeración de factores que muestran los esfuerzos realizados por el
erario a causa del imparable fenómeno de la inmigración irregular.
También corresponde al Gobierno de España la creación y gestión de
las instituciones penitenciarias, cuya actividad se ha visto intensificada
considerablemente por el aumento poblacional y por delitos como el tráfico
ilegal de personas, cometidos principalmente por extranjeros: el 29% de los
3.101 presos resguardados en las cuatro prisiones de Canarias a 31 de
diciembre de 2007 eran extranjeros, según el informe del Consejo General del
Poder Judicial correspondiente a ese año.
Por otro lado existe un número indeterminado de menores no
acompañados, algunos de los cuales se alojan en centros de acogida y otros
se encuentran en la calle. La mayoría proceden de Marruecos y tienen entre
quince y dieciocho años, aunque cada vez son más jóvenes y llegan de otros
espacios geográficos, sobre todo del área subsahariana. Según el informe de
2002 de la Dirección General de Extranjería, los menores no acompañados en
todo el Estado eran entonces 6.329.

148
Respuesta del Gobierno a la senadora María Rosa Vindel López, 17 de marzo de 2005:
Boletín General de las Cortes Generales, Senado, Serie I, núm. 204, 6 de abril de 2005.

225
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

La proliferación de las llegadas, que han desbordado la capacidad de


acogida de los centros de menores establecidos en el Archipiélago planteó un
serio desafío al Ejecutivo regional. Además del programa de traslado de chicos
a otras Comunidades Autónomas (en 2006 fueron trasladados 231, y en
2007,169), una solución complementaria, iniciada en diciembre de 2007,
consistió en la remisión de grupos de muchachos a centros dependientes de
ONGs: el primero de ellos, un internado gestionado en Alba de Tormes
(Salamanca) por la Fundación Armenteros, en espera de que se concrete de
modo más efectivo el plan de traslados del Ministerio de Trabajo e Inmigración
a otras Comunidades Autónomas, una y otra vez postergado en el tiempo.
Cuando las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado localizan a un
menor no acompañado indocumentado, el Ministerio Fiscal lo pone a
disposición de los servicios competentes de protección de menores de las
Comunidades y Ciudades Autónomas. La Administración General del Estado
resuelve la reintegración al país de origen o de residencia de la familia del
menor, o bien su permanencia en España, después de haberlo oído y previo
informe de los servicios de protección de menores. La ley requiere del fiscal
que disponga la práctica, en una institución sanitaria, de pruebas de
determinación de edad, con carácter prioritario y urgente, siempre que la
minoría de edad de un extranjero indocumentado no pueda establecerse con
seguridad.
La legislación de extranjería no permite la expulsión de menores
extranjeros no acompañados. Sin embargo, según un informe elaborado en
2004 por CEAR para la Comisión permanente del Foro Canario de la
Inmigración, la forma en que se realizan las reagrupaciones familiares de estos
menores no reúne las garantías suficientes, sobre todo por la falta de recursos
ubicados en los países de origen para lograr la finalidad propuesta.
El modo en que se llevan a cabo algunas reagrupaciones familiares,
en las que el menor es confiado sólo aparentemente a la policía marroquí, sin
presencia de la familia o de los servicios sociales, ha suscitado la protesta de
organizaciones humanitarias, que califican esas reagrupaciones de expulsiones
vergonzantes. Muchos menores así reagrupados han regresado a España e
informado de malos tratos a su llegada a Marruecos. El Gobierno español, que
no ignora los hechos, trata de dedicar recursos para la cooperación en este

226
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

ámbito con el Reino alauí, que incluye la formación de la policía y del personal
que atiende a los menores.
En cuanto a la gestión ordenada de los contingentes de trabajadores
extranjeros, cabe destacar que se han firmado convenios laborales con los
países emisores de migraciones más numerosas (Ecuador, Colombia,
República Dominicana, Marruecos, Rumanía, Polonia, Bulgaria). Sin embargo
existen problemas para la aplicación de estos convenios, pues los procesos de
selección se realizan en los países de origen por medio de los consulados, que
no están preparados para recibir ofertas, difundirlas ni tramitar los contratos.
Según han reconocido el Director General de Asuntos Consulares y el
Defensor del Pueblo en sus informes, la organización consular no está
estructurada adecuadamente para atender sus tareas; su distribución
geográfica no es acorde a las necesidades actuales, y carece de los medios
necesarios en materia de formación y personal. Se ha intentado paliar esta
situación con la nueva figura del jefe de visado y con el incremento de los
recursos humanos.
Las carencias de la administración provocan un considerable retraso
en los trámites para la reagrupación familiar. Los inmigrantes se quejan de
excesivas dificultades, como el requisito de obtener la segunda renovación del
permiso de trabajo, que suele retrasarse en España; o la documentación del
niño, que los consulados tardan mucho en otorgar. Para remediar esas
deficiencias es necesario aumentar los recursos y profundizar en las
adaptaciones estructurales necesarias para asegurar que los consulados
españoles en el extranjero proporcionen servicios eficaces, y agilicen los
procedimientos relacionados con la reagrupación familiar.
El Gobierno central también destina muchos recursos en favor de la
integración de los inmigrantes en la sociedad de acogida y para combatir la
xenofobia y el racismo. El Ministerio de Trabajo e Inmigración, a través de la
Dirección General de Integración de los Inmigrantes y de la Dirección General
de Inmigración, promueve la realización de programas dirigidos de modo
específico al colectivo inmigrante. Realiza además campañas informativas y de
sensibilización para dar a conocer la situación de los inmigrantes y su
aportación a la economía, la cultura y el desarrollo de España. Además, el
Gobierno destina cada año más de 200 millones de euros para cofinanciar

227
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

actuaciones en materia de integración de inmigrantes, realizadas por las


Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos.
Para concluir, podemos considerar aceptable el resultado de los
programas que la administración central impulsa en beneficio de inmigrantes y
de los refugiados. Sin embargo, en la conformación del gasto se observa un
marcado tratamiento represivo y policial de la inmigración, que no se
corresponde con las necesidades de los trabajadores descritas en los párrafos
anteriores: la mayoría de los recursos se destinan a las tareas de
interceptación, expulsión y control de fronteras que gestiona el Ministerio del
Interior. Por todo ello urge establecer un compromiso en el seno de la Unión
Europea que proporcione ayuda a España en la costosa y difícil tarea de
aplicar una política que compagine una mayor regulación de los flujos de
inmigrantes y un tratamiento social del fenómeno.

6. LAS CUENTAS DEL GOBIERNO AUTÓNOMO

El Gobierno canario carece de facultades en materias de extranjería como la


concesión de visados, los permisos de trabajo y de residencia, la aplicación de
sanciones y el control de las fronteras, que pertenecen en exclusiva al
Ejecutivo de Madrid. En cambio, sí caen dentro de su órbita de actuación las
competencias de carácter sociolaboral, tan necesarias para la integración de
los inmigrantes y para la cohesión social.
Por tanto, corresponde al Gobierno de la Comunidad Autónoma de
Canarias la regulación del mercado de trabajo y de las relaciones laborales, la
ordenación de las migraciones interiores, el empleo, la educación, la salud, la
vivienda, la cultura, la política de menores, la justicia, el deporte, el ocio, los
sistemas de protección social y el cumplimiento de las normas laborales. En
consecuencia, y ante la elevada incorporación de inmigrantes extranjeros al
Archipiélago canario durante los últimos años, las autoridades autonómicas han
debido erogar importantes cantidades en áreas como sanidad, educación,
vivienda y ayuda social.
En Estados Unidos de América, algunos Estados de la Unión
fronterizos con México han solicitado al Gobierno federal que promueva

228
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

investigaciones a fin de evaluar el costo de su condición limítrofe, que comporta


importantes responsabilidades económicas, sociales y jurídicas. No
disponemos en Canarias de estudios en esa línea, a pesar del papel que el
Archipiélago juega como territorio fronterizo con el continente africano y como
receptor de inmigración clandestina.
Resulta fácil adivinar que el número elevado de inmigrantes en
situación irregular representa un gasto importante para nuestra Comunidad
Autónoma y provoca tensiones sociales en los municipios con mayor presión
migratoria. La Comunidad Autónoma de Canarias implementa programas de
integración de ámbito regional, y dedica muchos de sus recursos a la asistencia
a los inmigrantes irregulares. Pero los esfuerzos del Gobierno canario para
facilitar la integración de los recién llegados se ven frustrados por los
obstáculos que la situación de irregularidad pone a la plena incorporación del
inmigrante a la sociedad de acogida.
Por estas razones, el Gobierno canario ha contemplado hasta ahora
los problemas derivados de la inmigración desde un prisma casi
exclusivamente asistencial y social. La Consejería de Empleo y Asuntos
Sociales –reconvertida en Consejería de Bienestar Social, Juventud y Vivienda
en el Ejecutivo presidido por Paulino Rivero- ha trazado diversos programas
para cubrir esas necesidades, y ha solicitado la colaboración de las
Organizaciones No Gubernamentales, de los agentes sociales y de las
Corporaciones locales.
Son varias las ONGs que destinan recursos y personal para la
atención de inmigrantes, con apoyo del Gobierno de Canarias: Cruz Roja,
Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Cáritas Diocesana, Movimiento por
la Paz, el Desarme y la Libertad en Canarias, Médicos del Mundo, Mujeres
Solidaridad y Cooperación, Las Palmas Acoge…; sin contar con la actividad
que la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de
Canarias y sindicatos como Unión General de Trabajadores o Comisiones
Obreras desempeñan específicamente en beneficio de la población inmigrante.
Los convenios y las subvenciones a entidades y ONGs han permitido
paliar deficiencias de gestión en áreas como la atención sanitaria, los servicios
normalizados de acceso al empleo, la vertiente informativa de las Oficinas de
Extranjería o los sistemas de protección de menores.

229
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Los ámbitos de actividad en que trabaja el movimiento asociativo en


relación con los inmigrantes podrían esquematizarse así:

Cuadro 59. Movimiento asociativo e inmigración

ACTIVIDADES DE ACTIVIDADES DE APOYO


ATENCIÓN DIRECTA A INDIRECTO A
INMIGRANTES INMIGRANTES

ü Alimentación ü Centros de documentación y


ü Atención jurídica archivo
ü Alojamiento
ü Atención social ü Centros de estudios y
ü Puntos de información publicaciones
ü Orientación sociolaboral
ü ü Actividades de sensibilización
Bolsas de trabajo para
inmigrantes
ü Educación: ü Formación de agentes sociales
- Clases de español (profesionales o voluntariado)
- Formación ocupacional
ü Salud: ü Programas de cooperación
- Atención sociosanitaria
- Educación para la salud ü Proyectos de reagrupación y
retorno
ü Cultura y ocio:
- Actividades de educación
intercultural

En nuestra Comunidad Autónoma, esas organizaciones junto con las


asociaciones de inmigrantes, empresariales y vecinales y los diversos niveles
de la administración, conforman el Foro de la Inmigración, que preside el titular
de la Consejería de Bienestar Social, Juventud y Vivienda. Este Foro regional y
el Foro Insular de Fuerteventura desempeñan un papel relevante como
colaboradores del Gobierno de Canarias en el diseño e implementación de los
programas y de las acciones dirigidas al ámbito de la inmigración.
Desde que dio inicio en 1999 la llegada de menores extranjeros no
acompañados al Archipiélago, la Comunidad Autónoma de Canarias articuló, a
través de los Cabildos, recursos para su tutela y protección. Lo que comenzó
como una llegada paulatina de menores próximos a la mayoría de edad
alcanzó en 2002 un punto crítico, cuando disminuyó la edad de los menores
hasta los once y doce años y se multiplicó la presencia de chicos en las

230
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

pateras. La mayoría de ellos proceden de Marruecos, y sus edades están


comprendidas entre los quince y los dieciocho años: pero prevalece la
tendencia a la baja de edad de los que vienen, y cada vez se incorporan a los
viajes más muchachos originarios de países subsaharianos.
En el ámbito autonómico, el Ministerio de Trabajo e Inmigración se
responsabiliza, a través de la Consejería de Bienestar Social, Juventud y
Vivienda del Gobierno autónomo, de la tutela jurídica de los menores de edad
desamparados que han llegado a Canarias como inmigrantes clandestinos. Se
atiende a esos muchachos en centros de acogida y hogares cuya
responsabilidad compete a los Cabildos insulares, en espera de que pueda
llevarse a cabo una muy dificultosa reagrupación familiar.
En 2001 se incluyeron en el Plan Canario de Inmigración diversas
medidas para mejorar la actuación de las administraciones públicas con el
menor, pero sólo en 2002 se afrontó el problema en profundidad y se
adoptaron directrices políticas y acuerdos para realizar un reparto de los
menores en los centros de acogida existentes en las diferentes islas. Entonces
empezó a planificarse de forma particularizada la actuación con los menores y
se habilitaron nuevos recursos, como los Centros de Acogida Inmediata (CAI)
que se establecieron en Fuerteventura, Lanzarote y Gran Canaria.
La mayoría de los menores inmigrantes no acompañados que se
encuentran en Canarias han accedido al territorio –en ocasiones, después de
varios intentos- con ayuda de las redes de tráfico de personas que organizan
los viajes en patera. Como esas travesías ponen en peligro la vida de los
jóvenes y, en el mejor de los casos, los emplazan en situaciones de
indefensión de las que pueden derivarse graves daños para sus personas, se
impone la aplicación de políticas coordinadas con los países donde operan las
mafias, para desvelar el funcionamiento de las redes e investigar sus
ramificaciones en España y en los países de la Unión Europea.
Cuando las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado localizan a un
menor no acompañado indocumentado, el Ministerio Fiscal lo pone a
disposición de los servicios competentes de protección de menores de las
Comunidades y Ciudades Autónomas, y se realiza su ingreso en un CAI de
menores extranjeros.

231
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Para facilitar una idea aproximada del gasto que entraña la


intervención con los menores, enunciaremos las sucesivas acciones que exige
la atención de cada joven que arriba a Canarias sin familia y sin haber
alcanzado la mayoría de edad. Una vez resuelta su permanencia en España y
su ingreso en un CAI gestionado por el Gobierno de Canarias, los pasos son
los siguientes:
- tramitación de la declaración de desamparo;
- entrevista inicial, con objeto de analizar la realidad del menor;
- tramitación de la tarjeta sanitaria (F7) en el Servicio Canario de
Salud;
- estudio general de la salud y realización de pruebas de medicina
tropical y de posibles enfermedades contagiosas;
- estudio de los intereses del menor, localización de su familia y
análisis de la realidad familiar;
- reunificación familiar, si procede;
- clases de alfabetización y de habilidades sociales.
Si no procede la reunificación, se gestionará su ingreso en un Centro
de Acogida a Menores Extranjeros (CAME), para facilitar su integración en la
sociedad de acogida, y se acometerán las siguientes acciones:
- ingreso, segunda entrevista y recogida de la siguiente
documentación: prueba ósea, declaración de desamparo, tarjeta sanitaria,
resultado de las pruebas de medicina tropical, informe de su estancia en el CAI,
con los resultados de la primera entrevista;
- cobertura de las necesidades básicas: alimentación, vestimenta,
ropero, aseo y dormitorio;
- entrega de las normas de convivencia y aceptación de las mismas;
- elaboración de un proyecto educativo individual;
- escolarización del menor: si es menor de dieciséis años, en el
servicio de educación de la Comunidad Autónoma de Canarias; si rebasa esa
edad, a través de programas de garantía social (tutorías), escuelas de adultos
o cursos de formación laboral;
- asignación de médico de cabecera;
- comienzo del trámite de su cédula de identificación;
- empadronamiento;

232
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

- clases de alfabetización;
- desarrollo de programas educativos, en el ámbito convivencial, a
través de juegos, dinámicas y talleres, que se conjugan con trabajo transversal
de habilidades sociales;
- actividades extraescolares y participación en las de la comunidad;
- programas de ocio y tiempo libre;
- tramitación del permiso de residencia (cuya duración estimada es
de nueve meses);
- gestión del permiso de trabajo, si procede;
- preparación para la búsqueda de trabajo;
- preparación para la localización de vivienda;
- derivación a centro de adultos;
- ayudas para su integración cuando deba abandonar el CAME, por
mayoría de edad.
Debido a la variedad de acciones que han de realizarse, suelen
suscitarse dificultades en la atención y tutela de los inmigrantes menores de
edad no acompañados. También la organización y dotación de los centros de
acogida ha de sortear escollos y acertar en la toma de importantes decisiones:
entre ellas, la selección de personal adecuado, capacitado para responder a los
retos que plantea la intervención con el colectivo de menores inmigrantes.
La complejidad de un proceso tan delicado se suma a las carencias
crónicas de la Comunidad Autónoma de Canarias en la disponibilidad de
recursos para la atención de los menores nacionales, que se traducen en la
existencia de listas de espera para los menores condenados por los jueces a
cumplir medidas de internamiento en centros especializados. Esas listas han
suscitado el rechazo de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de
Canarias, que incorporó esta crítica a la memoria presentada en octubre de
2004.
En Gran Canaria existen seis CAMEs: dos de ellos, en la capital
insular. También funcionan centros para menores no acompañados en cada
una de las islas menores de la provincia oriental: uno en Fuerteventura (Puerto
del Rosario) y otros dos en Lanzarote. A fines de marzo de 2005, eran poco
más de setenta los chicos alojados en esas instalaciones (fueron 89 los
menores extranjeros no acompañados acogidos en Canarias durante 2004: la

233
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

149
mayoría de ellos, marroquíes) . Tenerife, por su parte, alberga ocho CAMEs,
puestos en marcha por el Cabildo Insular en colaboración con la Dirección
General del Menor y la Familia del Gobierno de Canarias.
En 2005 se incrementó el número de menores en los centros hasta
alcanzar los dos centenares, cincuenta de los cuales alcanzaron por entonces
la mayoría de edad. Las llegadas masivas de chicos en pateras y cayucos
durante 2006 desbordaron la capacidad de los CAMEs y emplazaron al
Gobierno de Canarias en una difícil situación –cerca del millar de menores
africanos en centros del Archipiélago- que sólo avanzado 2008 empezó a
enderezarse gracias a la mejoría en las relaciones entre los Ejecutivos
autónomo y central.
En respuesta a esa crisis del segundo semestre de 2006 se pusieron
en marcha los dispositivos de emergencia de atención a los menores
inmigrantes no acompañados de Canarias (DEAMENAC) que, dos años
después, eran cinco, con capacidades máximas de ciento veinte plazas por
centro. Particular interés reviste el que funciona en Icod de los Vinos, que
alberga a un máximo de noventa menores comprendidos entre ocho y trece
años.
La asistencia letrada que prestan los Colegios de Abogados a los
inmigrantes interceptados cuando intentan penetrar clandestinamente en las
islas ocasiona gastos muy elevados, por concepto de guardias y de atención
personal: de acuerdo con el convenio suscrito entre la Comunidad Autónoma y
el Colegio de Abogados de Las Palmas, cada guardia se cobra a 140 euros –la
atención de más de cinco personas se computa como guardia doble-, y cada
asistencia individual, a 72 euros. La cifra de los 18.000 euros que,
aproximadamente, hubo de erogar el Gobierno autónomo por estos conceptos
a raíz de la aprehensión de 176 subsaharianos detenidos a bordo del M. V.
Polar, en octubre de 2004, proporciona una interesante orientación sobre el
elevado costo de esta partida, que se incrementa por los gastos posteriores
generados por posibles recursos contenciosos-administrativos.

149
Respuesta del Gobierno al diputado Carles Campuzano i Canadés: Boletín General de
las Cortes Generales, Congreso de los Diputados, Serie D, núm. 237, 7 de julio de 2005.

234
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

La escolarización en los centros educativos canarios de niños


extranjeros demanda un notable desembolso del Gobierno autónomo. La
Consejería de Educación debe atender a un número creciente de alumnos de
otras nacionalidades: 18.536 alumnos y alumnas en educación primaria y
secundaria durante el curso 2005-2006, y 22.068 en el curso 2007-2008,
según el avance estadístico del Ministerio de Educación, Política Social y
Deporte. La importancia de ese guarismo ha llevado al periodista Juan Manuel
Pardellas a definir a Canarias como la escuela de las 121 nacionalidades.
La continua arribada a las islas de pateras y cayucos con inmigrantes
irregulares africanos lleva a muchos a pensar equivocadamente que la mayoría
del alumnado extranjero procede del vecino continente. Sin embargo, los
marroquíes –los más numerosos entre ellos- apenas superaban el millar
(1.068) en 2002-2003, seguidos de lejos por los 102 saharahuis. Muy por
encima de esas cifras se situaban los colombianos en cada una de las islas
que componen la provincia de Las Palmas: Gran Canaria (896 colombianos y
522 marroquíes), Fuerteventura (304 colombianos y 166 marroquíes) y
Lanzarote (771 colombianos y 200 marroquíes).
Por entonces (curso 2002-2003), el 5% de alumnos matriculados en
762 de los casi 1.200 centros de las Islas Canarias era extranjero (17.831 de
356.366). El mayor colectivo ha llegado de América Latina, un total de 8.532
niños. Los colombianos (2.740) casi doblaban a los venezolanos (1.649),
seguidos de británicos (1.626), alemanes (1.559) y argentinos (1.384). En el
Archipiélago se concentra además una de las comunidades indias más
numerosas fuera de Asia: un colectivo del que se hallaban escolarizados 582
niños, más que chinos (557) y coreanos (137).
Las estadísticas dadas a conocer por el Ministerio de Educación,
Política Social y Deporte sobre el curso 2005-2006 confirman la importancia del
colectivo extranjero en las aulas del Archipiélago: 27.294 estudiantes en los
regímenes general y especial, de los que 10.895 cursaban enseñanza primaria,
y 7.641, secundaria obligatoria. La presencia de los africanos seguía siendo
poco relevante: tan sólo 2.434 (8,90% del total del alumnado extranjero en las
islas). Los nacionales de Marruecos representaban, con diferencia, el grupo
abrumadoramente mayoritario dentro de los originarios de África: 61,10% del

235
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

conjunto, según los datos de la Consejería de Educación, Ciencia y Deporte del


Gobierno de Canarias.
Para afrontar los retos del profesorado ante esas aulas multilingües y
multiculturales, la Consejería de Educación ha diseñado el Plan Sur, vigente
hasta 2006, que se centró en Lanzarote, Fuerteventura y sur de Tenerife y de
Gran Canaria, y propuso una profundización en el conocimiento de la lengua
española y del entorno natural, histórico y social. Para asesorar a los padres
recién llegados a las islas se elaboró una guía de orientación sobre las
principales características del sistema educativo español.
Con objeto de formar a los profesores que desarrollan su actividad
profesional en centros concurridos por alumnos extranjeros, se fomenta su
participación en cursos que los familiaricen con los sistemas de educación
intercultural y les capaciten para fomentar la convivencia en una realidad
multicultural y didáctica, en la que el español es lengua extranjera para un buen
número de estudiantes.
Entre los principales problemas que afectan a esos centros educativos
multilingües deben destacarse la tardía incorporación al curso académico de
muchos estudiantes, el desconocimiento del idioma español de un sector
numeroso del alumnado y la obligación de que los niños sean agrupados por
edades, con independencia de los niveles de conocimiento, por exigencias del
sistema educativo. Afortunadamente, no se han detectado problemas serios de
convivencia entre las poblaciones estudiantiles autóctona y extranjera.
No obstante, el Sindicato de Enseñantes Asamblearios de Canarias
ha realizado manifestaciones muy críticas sobre el pretendido impulso de la
interculturalidad en los centros educativos canarios y sobre la escasez de
recursos humanos y materiales que dedica la Consejería. Así, a pesar del
incremento de casi 3.500 alumnos en educación infantil y primaria durante el
curso 2005-2006, no se ha procurado una ampliación proporcional de la
plantilla docente.
Otra faceta importante de la integración que corresponde promover al
Gobierno de Canarias es la instrumentación de medidas que faciliten el acceso
a la vivienda, obstruido por el elevado precio de los alquileres, la dificultad para
conseguir préstamos bancarios, el requisito de la residencia permanente para
poder aspirar a una vivienda de protección oficial, o los abusos de los

236
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

propietarios (precios excesivos, discriminaciones por razón de origen,


alquileres de inmuebles sin condiciones mínimas de habitabilidad). La
resolución de todos estos problemas requiere el desarrollo de políticas activas,
que fomenten el alquiler de vivienda protegido para los inmigrantes, ofrezcan
garantías a los propietarios y propaguen campañas de sensibilización contra el
racismo y la xenofobia.
Las corporaciones locales (Ayuntamientos, Mancomunidades,
Cabildos) constituyen el primer nivel de acceso de los ciudadanos a las
administraciones públicas y a las diversas prestaciones. En la actualidad, los
Ayuntamientos prestan atención normalizada a toda la población inmigrante a
través de sus dispositivos generales, como son los Servicios Sociales.
La legislación española reconoce el derecho a los servicios y a las
prestaciones sociales a los extranjeros residentes (artículo 14.2 de la Ley
Orgánica 4/2000), y los servicios y prestaciones sociales básicas a todos los
extranjeros (artículo 14.3 de la Ley Orgánica 4/2000), cualquiera que sea su
situación administrativa. Las rentas mínimas de inserción (ayudas económicas
básicas que gestionan las Comunidades Autónomas) deben entenderse como
una prestación social básica.
Los Ejecutivos de Madrid y de Canarias se hallan enzarzados en una
intensa y prolongada confrontación política en torno a competencias
respectivas, costes de la asistencia médica y social de los inmigrantes
indocumentados, disponibilidad de fondos para la construcción de albergues,
atención de los inmigrantes menores de edad y sus costes educativos y
sanitarios… Entretanto, el Gobierno autónomo continúa excluyendo a los
inmigrantes que se encuentran en una situación administrativa irregular de
prestaciones como la ayuda económica básica, a pesar de que la Ley de
Extranjería reconoce a todos los inmigrantes, con independencia de su
situación documental, el derecho a las prestaciones sociales básicas, entre las
que se cuenta la atención de las necesidades primarias y urgentes
(alojamiento, alimentación...).
Entre las iniciativas de carácter asistencial dirigidas a inmigrantes sin
medios económicos e impulsadas desde el ámbito de la administración, para
paliar sus carencias, destaca el Albergue Municipal Gánigo, al que dedica unos

237
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

150
párrafos el tantas veces citado estudio del Diputado del Común . Gestionado
por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, en el marco de sus
actuaciones dirigidas al colectivo de personas sin hogar, facilita a los
inmigrantes usuarios desayuno, almuerzo y cena, y también les ofrece
orientación sobre otros recursos sociales. Desde marzo de 2000 hasta finales
de ese año se contabilizaron 16.839 comidas servidas, aunque no pueda
especificarse cuántas de ellas eran para extranjeros.
No obstante, hay que pensar que abundan los inmigrantes que utilizan
los albergues y los comedores sociales. Así lo hacen suponer la discriminación
y la exclusión laboral y social a que se ven abocados muchos, privados de
permisos de residencia y de trabajo que les proporcionarían la oportunidad
buscar empleo y asegurarse medios de vida.
Los resultados de una encuesta del Instituto Nacional de Estadística
sobre centros dedicados a la atención de personas sin hogar, hechos públicos
151
a mediados de mayo de 2004 , aportan dos evidencias de sumo interés: que
los inmigrantes constituyen, en la escala nacional, el colectivo que utiliza
mayoritariamente esos servicios (58,2% del total), y que Canarias aparece,
después de La Rioja, como la Comunidad Autónoma donde el número de
habitantes por plaza es menor (941 plazas disponibles en noviembre de 2003,
y 2.014 habitantes por plaza). Así, pues, no cabe duda del esfuerzo económico
que representa para el erario la atención de esa población foránea y carente de
recursos; como también resulta evidente que las administraciones públicas
canarias han de procurar corregir ese déficit.
Las situaciones de mayor dramatismo se producen en las costas
donde recalan las pateras y donde fallecen muchos inmigrantes clandestinos
en su intento por alcanzar las islas. Las pérdidas de vidas humanas exigen un
desembolso económico a los municipios afectados, que solicitan
compensaciones por los gastos funerarios que deben afrontar. Los
responsables de la gestión municipal de Tuineje estiman que el gasto
acumulado durante estos años en materia de inmigración asciende a 240.000

150
Diputado del Común, Estudio sobre la inmigración irregular proveniente del Magreb y el
África subsahariana en la provincia de Las Palmas, Santa Cruz de La Palma, junio de
2001, pp. 57-58.
151
http://www.ine.es/inebase/cgi/um?M=%2Ft25%2Fp454%2F&O=inebase&N=&L=.

238
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

euros: una cifra que incluye tanto los costes de los enterramientos
(ampliaciones de cementerios, funerales, lápidas, ataúdes) como los
imputables a los servicios extraordinarios de las fuerzas de seguridad
municipales en la vigilancia de costas y la atención de inmigrantes. Los
Ayuntamientos de Antigua y de Pájara elevan sus cálculos por los mismos
conceptos hasta 360.000 euros.
El Gobierno de Canarias, a través de la Consejería de Empleo y
Asuntos Sociales, desarrolló el Plan Canario para la Inmigración (2001-2004),
que se propuso coordinar y articular las acciones en materia de inmigración. Se
estructuró en siete programas generales: Servicios Sociales, Sanidad,
Educación, Vivienda, Formación y Empleo, Cultura y Otros. La ejecución de las
diferentes medidas contempladas en el Plan correspondió a las Consejerías de
Empleo y Asuntos Sociales; Sanidad y Consumo; Educación, Cultura y
Deportes; Economía, Hacienda y Comercio; Presidencia e Innovación
Tecnológica, y Obras Públicas, Vivienda y Aguas.
Por la universalidad de los servicios que se prestan y la implicación de
sectores sociales muy variados, el presupuesto que se aprobó -34.769.634
euros- no puede imputarse en exclusiva a la población inmigrante. Tan sólo
9.252.219 euros se dedicaron a actuaciones identificadas en partidas con
destino exclusivo a los inmigrantes. Además, el Plan no se ejecutó en su
totalidad. El II Plan Canario para la Inmigración prevé un considerable aumento
presupuestario.
Las aproximaciones que hemos llevado a cabo en torno a los
programas dirigidos a la población inmigrante y sobre la participación de los
inmigrantes en las diversas políticas sociales sugieren que las prestaciones
económicas que se destinan a ese colectivo social son inferiores a la riqueza
que sus integrantes aportan al erario.
En materia de pensiones se caracterizan por ser una población muy
joven que aún no recibe prestaciones. Están construyendo su futuro derecho a
percibirlas, pero entretanto contribuyen a las entradas del sistema. Situación
similar se produce en el caso del desempleo. Los datos del Instituto Nacional
de Empleo muestran que, en comparación con los nacionales, sus tasas de
actividad son más altas; las tasas de cobertura, más bajas, y los promedios de
tiempo en el desempleo, más cortos. Aun así, a causa de la segmentación del

239
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

mercado laboral, el desempleo convive con la necesidad de trabajadores: en


junio de 2005 residían en Canarias 4.511 foráneos que cobraban el paro.
En 2008 aumentaron de modo sensible las solicitudes de regreso
voluntario de inmigrantes no comunitarios, como consecuencia directa de la
crisis económica: hasta el 30 de agosto de ese año, se presentaron en Las
Palmas 161 solicitudes (70 en Gran Canaria), aunque sólo se ejecutaron en 23
casos. El ritmo de solicitudes se intensificó en los últimos meses del año, en
abierto contraste con las cifras de 2007, en que hubo sólo 55 solicitudes de
retorno, que desembocaron en el regreso de cinco personas.
Si tenemos en cuenta las aportaciones de los inmigrantes al sistema y
las modestas proporciones de participación en el gasto, concluiremos que hay
márgenes suficientes para incrementar los recursos dedicados a políticas de
integración sin que se resientan las finanzas públicas.
Para cerrar el capítulo podemos afirmar que la presencia inmigrante
en el Archipiélago arroja un saldo favorable, por su impacto en el sector privado
de la economía, su aportación al Producto Interior Bruto, y la contribución de
los recursos humanos aportados por ese colectivo al desarrollo económico y
social. Se justifican así el esfuerzo económico de los programas que las
diversas administraciones promueven en beneficio de los inmigrantes y de los
refugiados, y el gasto correspondiente al volumen de las actividades y de los
servicios normalizados de que disfruta el colectivo inmigrante (tales como
salud, escolaridad, prestaciones, etcétera), que se dirigen también al conjunto
de la población.

240
IV. INCIDENCIA DE LA INMIGRACIÓN EN LOS
SECTORES PRODUCTIVOS DEL ARCHIPIÉLAGO Y
CONDICIONES DE TRABAJO DEL COLECTIVO
AFRICANO

1. PANORAMA DEL TRABAJO Y DEL EMPLEO EN CANARIAS

El Informe del Consejo Económico y Social de Canarias, 2002-2003 incluyó en


su capítulo 5 una serie de reflexiones acerca de las tendencias perceptibles en
nuestra Comunidad Autónoma en la evolución de las tasas de empleo y de
paro, de las modalidades contractuales, y de los colectivos de trabajadores
más amenazados por la eventual pérdida de sus empleos. Esas referencias
nos proporcionarán el marco adecuado para un correcto análisis de la
presencia de la población inmigrante africana en los diversos sectores
productivos de la economía canaria.
Una primera e importante evidencia es que el fuerte crecimiento del
empleo en Canarias durante los últimos diez años ha permitido que, a pesar del
incremento de la población en edad de trabajar, el porcentaje de personas
ocupadas sobre el total de ese colectivo sobrepase la media nacional todos los
años desde 1994, aunque la diferencia ha cobrado mayores dimensiones en el
último sexenio. Precisamente, la mayor divergencia se advierte en 2003,
puesto que la tasa de empleo en Canarias (52,1%) aventajó a la nacional
(49,2%) en 2,9 puntos porcentuales: ya en 2002 existían 2,7 puntos de
152
diferencia entre la tasa de empleo en Canarias (50,6%) y la nacional (47,9%) .
Durante el tercer trimestre de 2004, la tasa de empleo experimentó un ligero
repunte en Canarias, tras un leve retroceso, hasta situarse en 51,40%.

NOTAS
152
Consejo Económico y Social de Canarias, Informe anual 2003 del CES sobre la
situación económica, social y laboral en Canarias durante el año 2002, Las Palmas de
Gran Canaria, 2003, capítulo 5, Economía del trabajo, p. 303, y Consejo Económico y
Social de Canarias, Informe anual 2004 del CES sobre la situación económica, social y
laboral en Canarias durante el año 2003, Las Palmas de Gran Canaria, 2004, capítulo 5,
Economía del trabajo, p. 47.

241
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

La misma conclusión se extrae si atendemos a los datos aportados por


el Ministerio de Trabajo e Inmigración acerca del número de afiliados a la
Seguridad Social que, según esta fuente, ha aumentado en Canarias un 28,7%
entre 1996 y 2000, muy por encima del incremento medio nacional (20,5%).
Esa favorable situación se explica por el crecimiento diferencial de la economía
canaria respecto al contexto nacional, sobre todo en sectores como la
construcción y los servicios, y por las posibilidades derivadas de la Reserva
para Inversiones en Canarias que, en opinión del secretario general de la
Confederación Canaria de Empresarios, propiciaron una creación de empleo
153
muy superior al crecimiento económico .
No obstante, a lo largo de 2002 se advirtió un repunte de la tasa de
paro que, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional
de Estadística, se situó en 11,1% en nuestra Comunidad Autónoma y en 11,6%
en el conjunto del país. Además, cabe señalar que, a pesar de que el número
de desempleados aumentó ese año en Las Palmas y descendió en Santa Cruz
de Tenerife, la tasa de paro seguía siendo superior en la segunda provincia:
154
11,4%, frente a 10,8% de la primera .
Las cifras de paro proporcionadas por el Servicio Canario de Empleo
para el período comprendido entre 1999 y 2008 confirman el incremento que
revela la Encuesta de Población Activa, y muestran que desde 2000 el paro ha
mantenido una escalada continua en la Comunidad Autónoma de Canarias
(aunque, en lo que se refiere a 2001-2002, las tasas de incremento son más
moderadas que las que se deducen de la EPA: un 6% en España y un 3,1% en
Canarias). El desglose por islas refleja un aumento mayor en Fuerteventura,
Lanzarote y Gran Canaria, y un ritmo más contenido en las occidentales
(incluida Tenerife hasta 2007, año en que supera levemente el incremento del
paro respecto a Gran Canaria).
2008 inaugura una nueva etapa, cargada de premoniciones muy
pesimistas para todas y cada una de las islas, y caracterizada por un galopante

153
Godenau, Dirk, y Arteaga Herrera, Sebastián, La movilidad en los mercados locales de
trabajo de Tenerife, Santa Cruz de Tenerife, Cabildo Insular de Tenerife, 2003, pp. 81-
82, y La Provincia/Diario de Las Palmas, 29 de julio de 2004.
154
Consejo Económico y Social de Canarias, Informe anual 2003 del CES sobre la
situación económica, social y laboral en Canarias durante el año 2002, capítulo 5,
Economía del trabajo, p. 305.

242
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

ascenso del número de desempleados que, a mediados de año, llegaron a


representar el 16% de la población activa, y una evolución negativa de la tasa
de empleo (51%), que situó a Canarias dos puntos y medio porcentuales por
debajo de la media nacional.

Cuadro 60. Paro registrado en Canarias, desagregado por islas, 1999-2008

1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 (1) 2006 2007 2008 (2)
Lanzarote 2.435 2.570 2.883 3.158 3.391 3.840 4.958 5.985 6.918 9.603
Fuerteventura 1.686 1.613 1.808 1.900 1.820 2.518 3.928 4.781 5.581 8.041
Gran Canaria 41.266 40.825 42.175 45.670 48.999 55.135 60.918 61.726 62.845 74.924
Tenerife 39.056 37.536 37.159 36.264 38.301 41.462 47.965 49.668 50.734 62.769
La Gomera 1.007 1.149 1.112 939 816 948 1.128 1.215 1.079 1.309
La Palma 4.726 4.927 5.214 5.208 5.193 6.087 6.576 6.403 6.084 7.203
El Hierro 418 453 468 483 412 510 592 589 488 606
CANARIAS 90.592 89.074 90.818 93.622 98.932 110.567 126.064 130.367 133.729 164.455

(1) Ruptura de la serie: desde mayo de 2005, datos según nueva metodología del Sistema de Información de los
Servicios Públicos de Empleo (SISPE), no comparables con los datos de meses anteriores.
(2) Media de los meses de enero a julio.
Fuente: Servicio Canario de Empleo, Instituto Canario de Estadística (ISTAC). Paro registrado

A lo largo de 2002 el número de contratos iniciales celebrados en el


Archipiélago ascendió a 629.964, lo que representa un aumento del 3%
respecto al año anterior. En la provincia de Las Palmas se firmaron 347.337, es
decir, el 55,1% del total de Canarias, y en la de Santa Cruz de Tenerife
282.627, que representan el 44,9% restante. No obstante, aunque en Las
Palmas se registraron más contratos, la tasa de crecimiento respecto a 2001
155
fue sólo de 1,6%, mientras que en Santa Cruz de Tenerife se elevó a 4,7% .
La temporalidad de la contratación que se celebra en Canarias es
particularmente acusada en la construcción y en los servicios ligados al turismo
y al comercio. Además, si al descenso de los contratos indefinidos iniciales se
suma el de los contratos de duración indeterminada (un 0,4%), la conclusión
que se desprende es que todo el incremento de la contratación registrada en
156
las islas durante 2002 corresponde a contratos de carácter temporal .
Las estadísticas de contratos de 2003 muestran una evolución
ligeramente más favorable, con una subida de los contratos de duración
determinada (128.054), indefinidos (69.607) y causales (481.697). A pesar del

155
Ibidem, p. 308.
156
Ibidem, pp. 309-310.

243
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

alza en la contratación indefinida, ésta representó sólo el 10,25% de los


157
contratos realizados en Canarias .
El caso particular de Fuerteventura durante 2004 es emblemático de lo
que ocurre en la Comunidad Autónoma: de los 53.613 contratos laborales
registrados en la isla ese año, 48.609 (90,66%) eran temporales, y sólo 5.004,
indefinidos. La mayoría de los contratos temporales eran por “obras y servicios”
o “eventuales por circunstancias de la producción”, y se insertaban en los
sectores de la construcción y la hostelería, donde es habitual este tipo de
contratación “intermitente”, criticada por Unión General de Trabajadores y
Comisiones Obreras, que han denunciado repetidamente las prácticas
abusivas a las que recurren numerosos empresarios de aquellos sectores.
En este contexto adquiere especial relieve el elevado porcentaje de
titulados en ciclos medios y superiores de Formación Profesional en Canarias
que, según una encuesta aplicada en 2003 a 811 titulados de la Formación
Profesional Específica en los cursos 1997-1998 y 1998-1999, disponen de un
contrato de trabajo indefinido: 51,8%. El índice de actividad de los encuestados
se eleva al 93,46% (71,63% tienen empleo, y 21,83% se hallan en busca de
158
puesto de trabajo) . Repetida la encuesta en 2004, los resultados fueron
igualmente alentadores.
De otro lado, existen razonables indicios de que los trabajadores con
más probabilidades de perder su empleo en esta etapa de menor crecimiento
económico sean, en su mayor parte, los encuadrados en la agricultura y la
159
industria que poseen una cualificación relativamente baja .
Si nos atenemos a la situación laboral que refleja la Encuesta de
Población Activa correspondiente al cuarto trimestre de 2003, se confirma que
Canarias sigue creciendo en ocupación: 13.650 personas más respecto a la
cifra del tercer trimestre de ese año. También se detecta un aumento de 36.900

157
Confederación Canaria de Empresarios, Informe anual de la economía canaria 2003, pp.
153-154.
158
La formación profesional y el empleo en Canarias, Gobierno de Canarias, Consejería de
Educación, Cultura y Deportes-Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Las
Palmas-Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife, 2003.
159
Consejo Económico y Social de Canarias, Informe anual 2003 del CES sobre la
situación económica, social y laboral en Canarias durante el año 2002, capítulo 5,
Economía del trabajo, p. 310.

244
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

efectivos en la variación interanual de la ocupación (36.880 en el cómputo más


preciso del Informe Anual de la Economía Canaria de la Confederación Canaria
160
de Empresarios, presentado en julio de 2004) . Por contraste, Canarias es
después de Galicia la Comunidad Autónoma que presenta mayor aumento del
paro durante 2002: 13.200 personas, con una tasa de paro que subió a
161
12,10% .
En cuanto a la tasa de actividad (porcentaje de la población de más de
dieciséis años que tiene empleo o está buscándolo), Canarias ocupaba
entonces el tercer lugar entre las Comunidades Autónomas, con un 59,30%,
por debajo de Islas Baleares (60,5%) y de Cataluña (59,56%). Por provincias,
Santa Cruz de Tenerife es la quinta provincia con mayor tasa de actividad en el
cuarto trimestre de 2003, ligeramente por debajo del umbral del 60% (59,59%).
162
Las Palmas registra un valor muy cercano, 59,03% .
Las cifras publicadas en el informe anual de la Confederación Canaria
de Empresarios muestran la existencia en las islas de 13.160 nuevos
desempleados a fines de 2003, a pesar de los 36.880 puestos de trabajo que
se crearon ese año y de los 288.000 puestos de trabajo del sector turístico
163
(37,3% del total del empleo en Canarias) . En consecuencia, el número de
164
desempleados ascendía a 108.110, con un incremento interanual de 13,86% .
La crisis económica que empezó a cernirse sobre Canarias a principios
de 2004, que ha producido un estancamiento o, al menos, una disminución en
el crecimiento de sectores tan importantes como el turismo o la construcción,
tuvo un inmediato reflejo en la destrucción de empleo y en la baja de la
afiliación a la Seguridad Social, que registró 7.601 personas menos durante el
primer semestre: de 712.321 afiliados en alta a fines de diciembre de 2003 se
pasó a 704.720 a fines de junio de 2004.

160
Confederación Canaria de Empresarios, Informe anual de la economía canaria 2003, p.
112.
161
Encuesta de Población Activa, 4º trimestre 2003.
162
Idem.
163
Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), Cuenta del impacto turístico en la
economía canaria, 2003
(http://www.exceltur.org/excel01/contenido/portal/docwrap.aspx?nid=106).
164
Confederación Canaria de Empresarios, Informe anual de la economía canaria 2003, p.
112.

245
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Terminado ya el tercer trimestre de 2004, la evolución del paro en


España resultaba alentadora, por cuanto se había alcanzado el nivel más bajo
desde el cuarto trimestre de 2001 (10,54% de la población activa, según la
Encuesta de Población Activa), aunque se incrementó la temporalidad.
Canarias se hallaba ligeramente por encima de la media nacional (11,34%),
con un reparto provincial en el que Santa Cruz de Tenerife arrojaba un
porcentaje mayor: 12,12% de desempleo, frente al 10,60% de Las Palmas.
Enseguida volveremos con más detalle sobre el panorama reciente del paro en
nuestra Comunidad Autónoma. Sí es apreciable un ligero descenso de la tasa
de actividad en el Archipiélago, que se fijó entonces en 57,97%.
El freno a la construcción turística que debía haber significado la Ley
de Directrices de Ordenación del Territorio y de Turismo se tradujo a corto
plazo, en la práctica, en la multiplicación de licencias y, consiguientemente, en
un apresuramiento de las obras y en la importación de mano de obra foránea,
atraída por la sobreoferta coyuntural. Inevitablemente, al redimensionarse la
actividad constructora, la pérdida de puestos de trabajo resultaba una
consecuencia obligada. Al terminar 2004, el sector de la construcción registró
629 parados más que en 2003.
La favorable evolución de la provincia de Santa Cruz de Tenerife,
donde la construcción y el turismo han resistido la delicada coyuntura, y donde
la agricultura logra generar empleo (4.790 nuevos puestos entre 2001 y
165
2003) , permitió una disminución del paro registrado en las oficinas del INEM
durante el mes de junio de 2004 de un 1,6%, hasta situarse en un 11,84%, en
tanto que Las Palmas mantuvo prácticamente estable el porcentaje de
desempleados (13,81%). Sin embargo, la reducción del número de afiliados a
la Seguridad Social en situación de alta ha sido más fuerte en Santa Cruz de
Tenerife (3.929) que en Las Palmas (3.672).
Al término del mes de julio de 2004, Santa Cruz de Tenerife seguía
rebajando el índice de paro a un ritmo más fuerte que Las Palmas: los
descensos respectivos fueron de 3,76% y 1,90%. Y aun así, la comparación
con el mismo mes del año anterior muestra un incremento de 9.949 parados en
la Comunidad Autónoma. A finales de septiembre, se reproducía una situación

165
Idem.

246
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

muy semejante, con 9.142 parados más que en el mismo mes de 2003. Al
cerrarse octubre, la situación reflejaba pocos cambios, con 7.473 parados más
que en octubre de 2003, y con 96 personas desempleadas más que el mes
anterior (el paro disminuyó en Las Palmas un 0,69% y aumentó en Santa Cruz
de Tenerife un 1,09%).
El descenso experimentado en el índice de paro en Canarias durante
el mes de diciembre de 2004 (2.172 desempleados menos que en noviembre,
según datos del INEM) permitió cerrar el año con sólo un ligero aumento del
desempleo de 2% respecto al de doce meses antes: la cifra de 106.038
desempleados registrados en el Archipiélago al cierre de 2004 (59.107 en Las
Palmas y 46.931 en Santa Cruz de Tenerife) excede en sólo 3.810 la registrada
al término de 2003, y muestra una evolución más desfavorable en la provincia
oriental, donde el porcentaje de parados se incrementó un 5,92% durante esos
doce meses (muy por encima del aumento de Santa Cruz de Tenerife, donde
los parados a fines de 2004 representaban sólo un 1,10% más que en 2003).
En cambio, los resultados de la Encuesta de Población Activa
correspondiente al tercer trimestre de 2004, ya adelantados parcialmente,
manifiestan una ligera mejoría del empleo en Las Palmas y un aumento del
paro en Santa Cruz de Tenerife: mientras que la tasa de desempleo en la
provincia oriental se sitúa en 10,60%, la occidental sube a 12,12%. Los valores
166
absolutos respectivos son 48.400 y 52.200 desempleados .
Esa misma Encuesta muestra una evolución positiva en el tramo final
de 2004, que permitió una reducción de 14.200 en el número de desempleados
respecto a los que había a fines de 2003: al término de 2004, la Encuesta eleva
a 93.900 los parados en la Comunidad Autónoma de Canarias, donde el índice
de paro se sitúa en 10,51%, sólo unas décimas por encima de la tasa nacional
(10,38%). La provincia de Santa Cruz de Tenerife, con una tasa de 10,90% de
paro (46.600 desempleados), sobrepasa levemente a la de Las Palmas, que
167
registra 10,16% (47.400 parados) .
La Encuesta de ese tercer trimestre de 2004 refrenda el crecimiento de
la ocupación en Canarias: 799.300 ocupados, 12.500 más respecto a la cifra

166
Encuesta de Población Activa, 3º trimestre 2004.
167
Encuesta de Población Activa, 4º trimestre 2004.

247
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

del tercer trimestre anterior, y 14.000 más que en igual trimestre de 2003. Pero
Canarias desciende al quinto lugar entre las Comunidades Autónomas con
mayores tasas de actividad, que baja en el Archipiélago a 58,05%: por encima
de ella quedan Islas Baleares (60,32%), Cataluña (59,52%), Valencia (58,66%)
y Madrid (58,43%). Por provincias, Santa Cruz de Tenerife es adelantada en la
tasa de actividad por más de diez provincias, incluida Las Palmas, donde se
168
registra un 58,48% frente a 57,58% de Santa Cruz de Tenerife .
La situación del sector de la construcción en Fuerteventura es un
exponente válido de lo que ocurre en la escala provincial de Las Palmas. Al
comparar las cifras de demandantes de empleo correspondientes a los meses
de agosto de 2003 y de 2004 se aprecia un crecimiento anual de un 33,46%
(se ha pasado de 352 a 529). Los empresarios del sector sostienen que esto no
significa que haya trabajadores que han sufrido la pérdida de empleo, sino que
las expectativas laborales que aún sigue suscitando la construcción, a pesar de
la moratoria turística, no llegan a ser atendidas cumplidamente. Por otro lado,
la próxima realización de importantes obras públicas, como la ampliación del
muelle de Puerto del Rosario o del aeropuerto insular, augura una recuperación
de las contrataciones.
A la opinión sostenida por el Ejecutivo autónomo, que establece un
nexo de causalidad entre desempleo y crecimiento poblacional, se contrapone
la tesis del Partido Socialista Canario, que culpa a la crisis del deterioro de la
oferta y coincide con el Partido Popular en el rechazo a la hipotética
“superpoblación” que tanto preocupa al Gobierno de Canarias: un concepto
acerca de cuya imprecisión se despachó públicamente, en julio de 2004, José
Luis Rivero, entonces presidente del Consejo Económico y Social de
169
Canarias .

168
Idem.
169
La Provincia/Diario de Las Palmas, 22 de julio de 2004. El documento que constituye el
objeto de estas críticas no menciona el término “superpoblación”, como
equivocadamente han supuesto algunos adversarios políticos, como los populares
Cristina Tavío y Jorge Rodríguez, o como Francisco Hernández Spínola, del Partido
Socialista Canario. Sí emplea expresiones análogas, como “desbordamiento de la
población”, y alerta ante un “crecimiento poblacional por encima de los agregados
económicos”: Gobierno de Canarias, Propuestas sobre dinamización económica y del
empleo y sobre limitación del sobrecrecimiento poblacional, pp. 5 y 10.

248
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

En palabras de Blas Trujillo, diputado regional, “el aumento de


residentes puede incrementar los porcentajes de desempleo por el crecimiento
170
de la población activa, pero no justificar la destrucción de empleo” : una
explicación válida para el conjunto de los últimos cuatro años –como veremos a
continuación-, aunque la información de la mencionada Encuesta de Población
Activa sobre el cuarto trimestre de 2004 indique una ligera reducción de la
población activa en Canarias, que bajó en doscientas personas respecto a
2003, para alcanzar al término de 2004 la cifra de 893.300.
Desde la vertiente sindical, tanto Unión General de Trabajadores como
Comisiones Obreras han rechazado la existencia de una relación directa entre
el incremento del paro y la inmigración: en el caso del último sindicato citado,
con el argumento de que los inmigrantes ocupan puestos de trabajo que son
rechazados por la población local. En términos absolutos, el número de
extranjeros que percibían prestaciones por desempleo en la Comunidad
Autónoma de Canarias en junio de 2005 alcanzó la modesta cifra de 4.511.
El análisis de la Confederación Canaria de Empresarios subraya que el
aumento del paro, a pesar de que se hayan creado casi 37.000 puestos de
trabajo a lo largo de 2003, se explica por el incremento de la población activa,
tanto por la incorporación femenina al mercado laboral como por la importante
corriente inmigratoria.
En efecto, como señala el informe del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria
sobre Situación de Canarias correspondiente a junio de 2005, la estructura de
edades de los inmigrantes del Archipiélago, en la que la proporción en edad de
trabajar es relativamente mayor que en la población autóctona, favorece el
aumento de las tasas de actividad y empleo. El mismo documento destaca en
refrendo de esa afirmación que el 62,1% de la población inmigrante en
Canarias que no procede de Europa (un porcentaje que desciende a 50,9% si
se incluye a la originaria del Viejo Continente) tiene una edad comprendida
entre veinte y cuarenta y cuatro años, mientras que el porcentaje
correspondiente a ese grupo de edades arrojado por la población nativa es de
171
43,6% .

170
ABC, 26 de mayo de 2004.
171
Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Situación Canarias, junio de 2005.

249
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Aunque la Confederación haya descartado, por boca de su secretario


general, que pueda establecerse un nexo de causalidad entre inmigración y
172
paro , no ha de desdeñarse la influencia de la arribada de foráneos en el
crecimiento de la población activa en el Archipiélago Canario. Así se
comprueba mediante el cotejo de las cifras publicadas en la Encuesta de
Población Activa del segundo trimestre de 2004 con las del mismo trimestre de
2000. El aumento de 127.394 efectivos de la población activa experimentado
durante esos cuatro años (17%) se explica en un 61% por la incorporación de
personas nacidas en Canarias (78.277) y en un 39% por el aporte de población
foránea (49.117): aunque el cierre de 2004 implicara un leve descenso de
doscientas personas en la población activa del Archipiélago respecto a fines de
2003, esa reducción no contrarresta el incremento experimentado durante el
cuadrienio que venimos analizando.
Lo más sobresaliente es el reforzamiento de la inmigración americana,
que pasó de 17.757 activos en el segundo trimestre de 2000 a 49.039 en el de
2004 (la tasa de crecimiento representa un 176%) y la incorporación a la
población activa del conjunto de personas procedentes de África, Asia y
Oceanía, que pasan de 8.599 en 2000 a 14.665 en 2004 (71% de aumento en
cuatro años). Más moderado es el incremento de la aportación europea, que
pasa de 10.993 a 17.445 personas integradas en la población activa (59% de
subida porcentual). Muy inferiores son los registros correspondientes a los
nacidos en Canarias, que, de 665.425 en 2000, ascienden a 743.701 en 2004
(12% de aumento), y en otras Comunidades Autónomas, que suben de 62.789
a 78.277 (8%).

172
Confederación Canaria de Empresarios, Informe anual de la economía canaria 2003, p.
113, y La Provincia/Diario de Las Palmas, 29 de julio de 2004.

250
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Gráfico 2. Incremento de la población activa de Canarias según lugar de nacimiento.


Cifras absolutas 2º trimestre de 2000 a 2º trimestre de 2004

Elaboración: Instituto Canario de Estadística

Gráfico 3. Incremento de la población activa de Canarias según lugar de nacimiento.


Cifras relativas 2º trimestre 2000 a 2º trimestre 2004

Elaboración: Instituto Canario de Estadística

Los resultados que la Encuesta de Población Activa recoge sobre


Canarias entre 2005 y el segundo trimestre de 2008 patentizan que el 11% de
aumento en la población activa observable en las islas en ese marco temporal
es imputable sobre todo a la incorporación al mercado del trabajo de
extranjeros no comunitarios, que crecen un 57%, en acusado contraste con el

251
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

moderado ascenso de 6% de la población española o el decremento de 7% de


la extranjera de nacionalidades pertenecientes a la Unión Europea.

Cuadro 61. Población activa de Canarias por nacionalidad y sexo, 2005-2008 (II
Trimestre)
2005 2006 2007 2008

Hombres

Hombres

Hombres

Hombres
Mujeres

Mujeres

Mujeres

Mujeres
TOTAL

TOTAL

TOTAL
TOTAL
Española 802,4 476,9 325,5 834,8 494,5 340,4 845,4 496,5 348,8 853,3 502,8 350,5
Extranjera: U.E. 39,0 18,6 20,4 44,3 23,2 21,1 48,6 25,9 22,6 36,5 20,3 16,3
Extranjera: No U.E. 94,5 53,9 40,6 115,9 64,3 51,6 130,7 68,9 61,8 148,2 77,8 70,4
Extranjera: Total 133,5 72,5 61,0 160,2 87,5 72,6 179,3 94,8 84,4 184,8 98,1 86,7
TOTAL 935,9 549,5 386,4 995,0 582,0 413,0 1.024,7 591,4 433,3 1.038,1 600,9 437,2

NOTAS: Desde el primer trimestre de 2007 incluye los 27 países de la Unión Europea (UE-27) excepto España. Hasta
el cuarto trimestre de 2006, los resultados de la Unión Europea corresponden a UE-25.
Las personas con doble nacionalidad (española y otra) se incluyen con las de nacionalidad española.
Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE). Encuesta de Población Activa (EPA).

Las tesis del Gobierno autónomo, expuestas en un controvertido


documento denominado Propuestas sobre dinamización económica y del
empleo y sobre limitación del sobrecrecimiento poblacional, han sido
parcialmente puestas en entredicho por el Consejo Económico y Social de
Canarias que, aunque ha aprobado de modo global los puntos de vista del
Ejecutivo, ha advertido sobre los riesgos de “exagerar el papel de la
inmigración como obstáculo en el intento de alcanzar un desarrollo
173
sostenible” .
El órgano consultivo ha expuesto que el crecimiento de la población
activa en Canarias no se debe sólo a la arribada de inmigrantes (influye
también el proceso de incorporación de la mujer al mercado de trabajo); ha
señalado que se tiende a exagerar el papel de la inmigración como obstáculo
para alcanzar un desarrollo sostenible, y ha postulado la necesidad de que se
disponga de “estudios que aporten evidencia empírica sólida” en el debate en
torno a la inmigración, al tiempo que ha urgido a un mayor control del mercado
de trabajo, “donde la lucha contra la economía sumergida y el fomento de la
calidad en el empleo son importantes de cara a la integración de los
174
inmigrantes” .

173
Consejo Económico y Social de Canarias, Dictamen facultativo del Consejo Económico
y Social de Canarias, solicitado por el Gobierno de Canarias, sobre Propuestas sobre
dinamización económica y del empleo y sobre limitación del sobrecrecimiento
poblacional, p. 31.
174
Ibidem, p. 45.

252
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

En cuanto al empleo autónomo en Canarias, resulta pertinente una


observación realizada en fechas muy recientes a partir de la encuesta que se
aplicó en 2003 a recién titulados de la Formación Profesional Específica: sólo
un insignificante 4,3% del total de los encuestados se adscribía al sector de
trabajadores por cuenta propia. Esa bajísima proporción constituye sin duda
alguna una de las facetas más negativas de la situación laboral de los
egresados de la Formación Profesional, sobre todo si se tienen en cuenta las
tendencias actuales del mundo del trabajo, y si se considera que el acceso a la
condición de trabajador autónomo podría abrir una interesante vía para la
175
incorporación al mercado laboral de una parte de la población inmigrante .
No obstante, las altas de autónomos registradas en Canarias durante
2004 han seguido un ritmo más fuerte que el de la media nacional, y han
permitido un incremento de 4,9% en las afiliaciones al régimen especial,
correspondiente a 4.772 incorporaciones, según datos de la Seguridad Social
difundidos por la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos, que sitúan
en 101.916 el total de trabajadores autónomos en el Archipiélago a fines de
2004.
Un comunicado de la misma fuente, difundido en mayo de 2005, cifró
en 13.925 el número de autónomos extranjeros en Canarias, que representan
el 10,83% del total de los registrados en el conjunto nacional, por debajo de
Comunidades como Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid. El
13,53% de los trabajadores autónomos del Archipiélago Canario eran
inmigrantes. Las estadísticas de la Seguridad Social sobre el régimen especial
de trabajadores autónomos correspondientes a junio de 2005 registran la
existencia de 13.818 autónomos inmigrantes en Canarias, que subieron a
13.970 en diciembre. Los años siguientes se cerraron con cifras superiores:
15.274 extranjeros autónomos a fines de 2006, y 16.499 en diciembre de 2007.
ojo

175
La formación profesional y el empleo en Canarias.

253
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

2. PRESENCIA E INTEGRACIÓN LABORAL DE LOS


INMIGRANTES EN LOS DIVERSOS SECTORES DE LA
ECONOMÍA

La nutrida presencia en las islas de una población inmigrante cuya situación


jurídica no ha sido regularizada –al menos hasta 2005- explica que carezca de
176
lógica el recurso al contingente y que se haya reclamado desde las
organizaciones sindicales una agilización en el funcionamiento de los
mecanismos contemplados en las autorizaciones de régimen general, única
herramienta que facilita una regularización continuada, aunque restringida a las
necesidades del mercado del trabajo. Así lo manifestó Comisiones Obreras, al
descartar la aprobación de un contingente para 2004: “la realidad por la que
pasa en estos momentos la llegada de personas a Canarias nos hace plantear
la necesidad de articular mecanismos de regularización de las personas
177
inmigrantes que se encuentran en nuestro territorio” .
Para ilustrar el insatisfactorio resultado de las regularizaciones a las
que permite llegar el régimen general y la discrecionalidad en la concesión de
las autorizaciones mediante este sistema basta constatar la desproporción
entre el número de permisos de trabajo adjudicados en las provincias de Santa
Cruz de Tenerife y de Las Palmas durante el período comprendido entre 1 de
julio de 2002 y 15 de junio de 2003: los 5.536 de la primera multiplican casi por
nueve los 634 de Las Palmas, una provincia donde el volumen de la
178
inmigración irregular es notablemente más elevado .

176
El mecanismo de contingentes anuales de autorizaciones para el empleo de
trabajadores extranjeros no comunitarios empezó en España en 1993, y obedece a
motivaciones perfectamente lógicas de parte de las autoridades del país receptor de
inmigrantes.
177
“Valoración de Comisiones Obreras al contingente de 2004”, 5 de septiembre de 2003.
La autoría de este documento corresponde al responsable del Área de Migraciones de
CC. OO. en las Comisiones Provinciales para la Determinación del Contingente Estable
de Trabajadores Extranjeros.
178
Idem. Las cifras proceden de la información facilitada por la Delegación del Gobierno en
Canarias. Ciertamente, hay que tener en cuenta que las solicitudes no se corresponden
con el número de trabajadores extranjeros residentes, sino que pueden haber sido
presentadas por personas que viven en el extranjero: sin embargo, en la práctica, la
mayoría son entregadas por inmigrantes que desean regularizar una residencia de
hecho. Una posible -aunque inexacta- corrección de esas cifras, en busca de
información sobre los demandantes que ya radicaban en Canarias, consiste en
contabilizar las solicitudes de exención de visado por parte de inmigrantes establecidos

254
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 62. Solicitudes de permisos de trabajo tramitadas en las provincias de Santa


Cruz de Tenerife y de Las Palmas entre 1 de julio de 2002 y 15 de junio de 2003
S. C. Tenerife Las Palmas
Solicitudes de permisos archivadas sin datos 596
Inadmitidas a trámite sin datos 319
Denegadas 1.188 2.964
Concedidas 5.536 634
Fuente: Valoración de Comisiones Obreras al contingente de 2004, 5 de septiembre de 2003. Las cifras proceden de la
información facilitada por la Delegación del Gobierno en Canarias

La aparente falta de lógica de estas cifras se relaciona con el margen


de discrecionalidad de las actuaciones de los funcionarios, cuyo quehacer se
halla fuertemente condicionado por la presión del inmediato entorno social y
por unas directrices de actuación de marcado carácter político, que tratan de
ralentizar la incorporación de inmigrantes extracomunitarios a las listas de
residentes legales de la islas orientales. No se entiende de otra manera la
sorprendente desproporción de esos guarismos con la realidad imperante
durante los años anteriores, reflejada en el cuadro que se reproduce a
continuación:

Cuadro 63. Solicitudes de permisos de trabajo tramitadas en las provincias de Santa


Cruz de Tenerife y de Las Palmas, 1998-1999
1998 1999
Las Palmas S. C. Tenerife CANARIAS Las Palmas S. C. Tenerife CANARIAS
Concedidas 382 117 499 525 120 645
Denegadas 947 258 1.205 2.473 649 3.122
Solicitudes 1.329 375 1.704 2.998 769 3.767
Fuente: Gobierno de Canarias, “Informe acerca de la presencia de extranjeros irregulares en Canarias”, octubre de
1999

Con toda probabilidad, ese desajuste se explica también porque los


inmigrantes no comunitarios asentados en Santa Cruz de Tenerife proceden en
su inmensa mayoría de países iberoamericanos, en fuerte contraste con el
elevado porcentaje de africanos radicados en Las Palmas: mientras que los
primeros acceden con mayor facilidad a los papeles necesarios para hacer
efectiva su regularización, los segundos padecen las consecuencias de la falta
de consulados españoles en muchos países africanos. Dificultades añadidas
para los trámites de los africanos son las reticencias en la concesión de
visados y la incapacidad administrativa de sus gobiernos para proporcionarles
los certificados de antecedentes penales y otros documentos necesarios.

en el Archipiélago que, para acogerse al contingente de permisos de trabajo/residencia,


requieren el visado previo: los datos 'provisionales' que recoge el borrador de Anuario de
Extranjería de 1998 corroboran el protagonismo de Las Palmas: de las 1.979
exenciones solicitadas en el Archipiélago 1.347 correspondían a las tres islas orientales
y sólo 632 a las occidentales.

255
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

También en contraste con la situación de la mayor parte de la


inmigración procedente de América, que ingresaba en España de forma legal y
pasaba a la clandestinidad cuando vencía su visado de turismo, la mayor
dificultad de los africanos para acceder al régimen general radica con
frecuencia en su irregular entrada en territorio español, por no haber podido
obtener antes ningún tipo de visado: interceptados en las fronteras y afectados
por órdenes de expulsión, les resulta imposible regularizarse.
Las series estadísticas del Observatorio de Empleo de Canarias
aportan algunas evidencias de sumo interés acerca de la presencia laboral de
los extranjeros en el Archipiélago: si en el conjunto de la Comunidad Autónoma
la proporción de contratos rubricados por ciudadanos de terceros países oscila
entre el 13,5% (2003) y el 20,3% (2007), ese porcentaje se eleva notoriamente
en islas como Lanzarote o Fuerteventura, donde se alcanzan máximos de
40,3% (Lanzarote, 2007) y 40% (Fuerteventura, 2007). En Gran Canaria hay
menos incidencia de la mano de obra foránea en comparación con Tenerife,
donde los índices de 2003 a 2007 se asemejan notablemente a la media del
Archipiélago

Cuadro 64. Contratos a extranjeros realizados en Canarias por islas, 2003-2007


% contratos a extranjeros sobre el total de
CONTRATOS A EXTRANJEROS contratos firmados
2003 2004 2005 2006 2007 2003 2004 2005 2006 2007
Lanzarote 16.058 18.339 22.236 24.986 24.324 30,1 31,9 36,4 39,3 40,3
Fuerteventura 12.655 15.612 18.848 21.497 21.842 25,1 29,1 32,9 37,1 40,0
Gran Canaria 25.911 27.387 33.049 37.025 40.990 9,3 10,1 11,4 12,2 13,4
Tenerife 36.477 41.634 56.200 65.160 68.661 12,9 14,1 17,5 19,4 20,3
La Gomera 561 535 960 1.043 1.101 9,0 10,2 17,1 19,3 19,0
La Palma 1.022 1.009 1.440 1.700 1.857 6,9 7,2 9,0 9,9 11,2
El Hierro 184 216 356 379 432 7,9 9,7 14,2 14,8 15,8
CANARIAS 92.868 104.732 133.089 151.790 159.207 13,5 15,0 17,6 19,3 20,3

Fuente: Observatorio de Empleo de Canarias, Consejería de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias.
Informes sobre migración laboral en Canarias. Análisis de la contratación

Resulta también significativo que entre los municipios canarios donde


se registra mayor contratación de extranjeros entre 2003 y 2007 predominen de
modo incontestable unos cuantos de Lanzarote y Fuerteventura: Yaiza, Tías,
Pájara, Teguise La Oliva, Antigua. Sólo dos municipios grancanarios se hallan
por encima de esa media: Mogán y San Bartolomé de Tirajana; y Arona y
Adeje arrojan las cifras más altas en Tenerife.

256
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 65. Municipios con mayor porcentaje de contratos a extranjeros sobre el total de
contratos firmados en cada municipio. 2003, 2005 y 2007
2003 2005 2007
Tías 39,2 Tías 46,0 Yaiza 52,1
Yaiza 37,2 Yaiza 44,9 Tías 48,7
Teguise 33,8 Teguise 40,1 Pájara 48,0
Pájara 31,3 Antigua 39,5 La Oliva 47,8
Arona 30,8 La Oliva 38,3 Teguise 47,7
Antigua 29,4 Arona 37,7 Antigua 46,1
Adeje 28,5 Pájara 37,6 Adeje 43,5
Mogán 27,2 Adeje 35,8 Arona 42,5
La Oliva 26,9 Tinajo 32,0 Mogán 35,9
Arrecife 26,0 Arrecife 30,2 Tinajo 35,9
Tinajo 23,8 Valle Gran Rey 30,1 San Miguel de Abona 34,4
Valle Gran Rey 21,4 Mogán 29,0 Arrecife 33,1
San Miguel de Abona 21,3 Guía de Isora 28,5 Arico 33,1
Guía de Isora 21,2 San Miguel de Abona 28,2 Tuineje 32,8
Puerto del Rosario 20,9 Santiago del Teide 28,0 Santiago del Teide 32,1
Santiago del Teide 20,4 Tuineje 26,0 Guía de Isora 31,3
San Bartolomé 20,0 San Bartolomé 25,6 Puerto del Rosario 30,1
San Bartolomé de Tirajana 19,2 Puerto del Rosario 25,3 Granadilla 29,6
Tuineje 16,5 Vilaflor 25,1 San Bartolomé de Tirajana 28,5
Granadilla 16,5 San Bartolomé de Tirajana 24,4 San Bartolomé 28,3
CANARIAS 13,5 CANARIAS 17,6 CANARIAS 20,3

Fuente: Observatorio de Empleo de Canarias, Consejería de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias,
Informes sobre migración laboral en Canarias. Análisis de la contratación

Las estadísticas de Obecan correspondientes a la contratación de


extranjeros en el Archipiélago durante 2004 manifiestan tendencias
semejantes, por lo que resulta superfluo reiterar el análisis desarrollado hasta
aquí. Bastará llamar la atención sobre el fuerte incremento experimentado en
Fuerteventura (15.612 contratos) y Lanzarote (18.334), y el moderado ascenso
de Gran Canaria (27.381). En cuanto a los municipios, ha de destacarse el
incremento porcentual generalizado en la contratación de extranjeros, superior
a 3% en municipios como Antigua, La Oliva, Teguise y Pájara. Son también
relevantes los aumentos en Tinajo, Puerto del Rosario y San Bartolomé de
Tirajana: un ascenso este último que contrasta con la reducción proporcional
experimentada en Mogán.
Las cifras que acabamos de reproducir se compaginan mal con las
aportadas por el Servicio de Estudios de La Caixa en septiembre de 2004, que,
a partir de los datos suministrados por la Encuesta de Población Activa,
concluyó que el 29% del total de nuevos puestos de trabajo creados por la
economía española durante los últimos cuatro años fue ocupado por
inmigrantes. Recordemos que el Informe sobre migración laboral en Canarias.
Análisis de la contratación correspondiente a 2003 establecía que el 13,5% de
los contratos firmados ese año en la Comunidad Autónoma lo fueron por

257
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

ciudadanos de terceros países. Para entender la falta de sintonía de los


resultados del estudio de La Caixa con las estadísticas autonómicas
mencionadas bastará advertir que la base de sus cálculos viene proporcionada
por una encuesta que no está diseñada específicamente para obtener
información sobre la mano de obra foránea.
Tampoco existe armonía entre los datos del Observatorio de Empleo
de Canarias de la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno de
Canarias y los que recogió en julio de 2004 el Indicador Laboral de
Comunidades Autónomas (realizado por el IESE para Adecco), que revela que
cuatro de cada diez empleos creados en España durante los últimos doce
meses fueron asignados a personas nacidas en el exterior: una proporción que,
referida al período comprendido entre enero y septiembre del mismo año, se
redujo al 34%. Por lo demás, ese indicador se estima sólo para Andalucía,
Cataluña, País Vasco, Galicia y las Comunidades Valenciana y de Madrid, por
lo que sólo posee un valor de referencia para el Archipiélago Canario.
Sí hay un hecho incontrovertible, puesto de manifiesto por el Boletín de
Estadísticas Laborales del Ministerio de Trabajo e Inmigración correspondiente
a septiembre de 2008: en 2007, las autorizaciones para contratar trabajadores
extranjeros en Canarias descendieron a 10.524: 61,3% menos que las 27.211
extendidas en 2006. Se trata de una tendencia compartida con las demás
Comunidades Autónomas, aunque más intensa que la que se aprecia en el
conjunto del Estado, donde la media resultante es 59,6%.
Un primer acercamiento al análisis del encuadre de los africanos en el
mercado laboral de Canarias viene facilitado por los registros de la Seguridad
Social, que muestran que sólo el 14,71% de los trabajadores extranjeros dados
179
de alta laboral en enero de 2003 proceden de países africanos : diez puntos
porcentuales por debajo de la media nacional (25%). La presencia más nutrida
de originarios de África en las islas orientales se refleja en los porcentajes
correspondientes a las dos provincias: 19,36% en Las Palmas y 9,12% en
180
Santa Cruz de Tenerife a principios de 2003 . Una visión diacrónica del

179
Aún descendería esa proporción que, a fines de 2006, se situaba en 12,64%.
180
Godenau, Dirk, y Arteaga Herrera, Sebastián, La movilidad en los mercados locales de
trabajo de Tenerife, pp.140-141. Esas cifras han sido extraídas del Anuario Estadístico
de Extranjería 2002.

258
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

septenio transcurrido entre 2000 y 2007 muestra que, en números absolutos,


los afiliados a la Seguridad Social de nacionalidades africanas han
representado siempre una parte pequeña del conjunto, y que su crecimiento
cuantitativo durante todo ese tiempo es muy moderado. Llama la atención el
descenso que se opera en 2007 respecto a las afiliaciones del año anterior.

Cuadro 66. Trabajadores extranjeros en alta laboral en la Seguridad Social en Canarias


por continente de nacionalidad, provincia y sexo, 2000-2007

31/12/2000

31/12/2001

31/12/2002

31/12/2003

31/12/2004

31/12/2005

31/12/2006

31/12/2007
Europa 26.130 28.536 30.345 32.237 34.747 37.164 40.450 43.697
Unión Europea 24.547 26.614 27.522 29.202 32.339 33.434 36.698 41.649
No U. E. 1.583 1.922 2.823 3.035 2.408 3.730 3.752 2.048
África 5.604 6.988 8.509 8.775 9.234 11.603 11.908 11.412
América 6.631 9.810 16.298 16.792 20.175 33.907 34.530 34.840
Asia 3.662 4.214 4.785 4.895 5.424 6.341 6.901 7.388
Oceanía 26 24 20 21 22 22 23 26
Apátridas 42 47 44 40 44 39 38 37
No Consta 311 309 295 265 263 153 334 324
TOTAL AESS 42.406 49.928 60.296 63.025 69.909 89.229 94.184 97.724
Hombres 25.896 30.434 35.916 37.068 40.674 50.845 53.479 54.673
Mujeres 16.502 19.487 24.378 25.955 29.235 38.382 40.704 43.051
TOTAL AESS: Las Palmas 22.382 25.873 32.909 33.837 37.904 48.240 50.700 52.686
Hombres 13.926 16.060 20.179 20.548 22.632 28.140 29.687 30.050
Mujeres 8.453 9.811 12.730 13.289 15.272 20.099 21.012 22.636
TOTAL AESS: S/C de Tenerife 20.024 24.055 27.387 29.188 32.005 40.989 43.484 45.038
Hombres 11.970 14.374 15.737 16.520 18.042 22.705 23.792 24.623
Mujeres 8.049 9.676 11.648 12.666 13.963 18.283 19.692 20.415
AESS: Afiliados Extranjeros a la Seguridad Social.

Fuente: Ministerio de Trabajo e Inmigración. Anuarios de Estadísticas Laborales y de Asuntos Sociales

Por países de origen, sobresale la presencia de trabajadores


marroquíes (57,33% sobre el total de africanos en el conjunto autonómico, en
diciembre de 2007); a notable distancia siguen en número los mauritanos
(9,82%); y, a continuación, senegaleses y nigerianos, con 9,41% y 4,95%
respectivamente. Para esas fechas, el 18,48% restante se distribuía entre los
siguientes países, de acuerdo con esta relación que va de mayor a menor
cuantía: Ghana, Guinea Bissáu, Argelia, República de Guinea, Guinea
Ecuatorial, Cabo Verde, Malí, Gambia, Angola y Egipto.

259
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 67. Trabajadores africanos en alta laboral en la Seguridad Social en Canarias por
país de nacionalidad, 2000-2007

31/12/2000

31/12/2001

31/12/2002

31/12/2003

31/12/2004

31/12/2005

31/12/2006

31/12/2007
Marruecos 3.307 3.850 4.634 4.703 4.970 6.599 6.710 6.543
Mauritania 573 830 1.048 1.020 1.066 1.180 1.160 1.121
Senegal 451 673 829 913 978 1.113 1.148 1.074
Nigeria 224 263 457 476 458 628 643 565
Ghana 109 151 188 238 214 302 338 339
Guinea Bissau 157 212 202 244 263 330 376 321
Argelia 139 180 204 196 236 248 263 282
Guinea Conackry 93 127 176 179 205 236 266 259
Guinea Ecuatorial 73 95 92 100 115 140 140 116
Cabo Verde 19 33 35 38 38 49 73 71
Malí 54 51 45 41 38 65 71 67
Gambia 30 29 30 36 42 45 57 48
Angola 15 15 13 14 13 17 15 17
Egipto 10 12 7 8 9 12 19 16
Resto de África 350 467 549 569 589 639 629 573
TOTAL ÁFRICA 5.604 6.988 8.509 8.775 9.234 11.603 11.908 11.412
TOTAL EXTRANJEROS 42.406 49.928 60.296 63.025 69.909 89.229 94.184 97.724
Fuente: Seguridad Social. Anuario Estadístico de Extranjería 2002

Si contamos los marroquíes, mauritanos y senegaleses inscritos en la


Seguridad Social en diciembre de 2004 en la Comunidad Autónoma de
Canarias (no se incluyen en el registro estadístico otros originarios de África,
aunque hay una abultada cifra de 10.170 personas del resto de países que no
pertenecen a la Unión Europea, sin que se especifiquen nacionalidades), el
porcentaje resultante de africanos se reduce a 10,07%, aunque ciertamente se
trata de una estimación muy a la baja, por las razones que acaban de
comentarse.
Al observar las estadísticas de la Dirección Provincial de Las Palmas
de la Tesorería General de la Seguridad Social (evidentemente más apegadas
a la realidad), advertimos importantes discrepancias respecto al Anuario
Estadístico de Extranjería. Mientras que éste informa de la existencia en Las
Palmas de 33.731 trabajadores extranjeros en alta laboral en la Seguridad
Social a 14 de enero de 2003, el organismo provincial de la Seguridad Social
reduce esa cifra a 32.450 a fines de mes: y resulta poco creíble un descenso
de 1.281 afiliaciones en sólo quince días.
Los países africanos que, según la Dirección Provincial de Las Palmas
de la Tesorería General de la Seguridad Social, aportan más afiliados a la
Seguridad Social son Marruecos, Mauritania y Senegal, con totales respectivos

260
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

a 31 de diciembre de 2003 de 3.610, 790 y 529. El dato más relevante de esa


relación es el alto número de senegaleses afiliados en calidad de autónomos
(102: 19% del total) y en el sector agrario (76: 14%).
La situación que revelan las estadísticas de la Secretaría de Estado de
la Seguridad Social para el conjunto del Archipiélago, correspondientes a
diciembre de 2004, es coherente con la expuesta en el anterior párrafo: 4.970
marroquíes, 1.066 mauritanos y 978 senegaleses; de éstos, 214 en calidad de
autónomos (21,90% del total de cotizantes senegaleses), y 55 en el sector
agrario (5,62%): una proporción sensiblemente inferior a la de fines del año
anterior en Las Palmas. Las mismas estadísticas indican la existencia de
10.170 afiliados de países no pertenecientes a la Unión Europea de los que no
se especifica su nacionalidad: aunque no podamos precisar la aportación
numérica de los inmigrantes procedentes de otros Estados africanos, hay que
pensar en unas cifras modestas, que difícilmente pasen de dos mil.
El Informe sobre la situación de los trabajadores extranjeros afiliados y
en alta laboral en la Seguridad Social, cuya información está actualizada a 10
de julio de 2003, tampoco se armoniza del todo con los datos de la Tesorería
General de Las Palmas, a pesar de que éstos constituyan la fuente que el
Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (IMSERSO) ha explotado y
elaborado. Mientras que el primero señala un total de 34.607 extranjeros
afiliados y en alta laboral en el Sistema de la Seguridad Social, los datos de la
Tesorería de final de ese mes recogen una cifra menor de afiliados extranjeros
a la Seguridad Social: 32.930. El citado informe pone de manifiesto el peso
significativo de los trabajadores extracomunitarios (21.348) respecto al total de
extranjeros en la provincia de Las Palmas.
El cotejo de este panorama con el que suministra el Informe sobre
migración laboral en Canarias. Análisis de la contratación, 2007 permite
concluir que la proporción de africanos incorporados al mercado laboral en
Canarias ha adquirido una significación importante: 17,4% de los trabajadores
extranjeros contratados en el Archipiélago durante ese año: eso sí, rebasados
ampliamente en porcentaje por los procedentes de América (45,3%) y de
Europa (32,8%). Se detecta asimismo de modo inequívoco la preferencia de los
trabajadores africanos por dos de las islas orientales: Fuerteventura (26,8%) y
Lanzarote (25,6%)

261
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 68. Porcentajes de contratos a extranjeros realizados en Canarias, por


continentes e islas, 2007

FUERTEVENTURA

GRAN CANARIA
LANZAROTE

LA GOMERA

EL HIERRO

CANARIAS
LA PALMA
TENERIFE
Europa 23,7% 35,5% 31,3% 36,1% 33,7% 34,3% 20,9% 32,8%
África 25,6% 26,8% 17,4% 11,9% 17,8% 7,9% 10,0% 17,4%
América 46,4% 35,2% 46,4% 47,0% 45,5% 55,4% 67,4% 45,3%
Asia 4,4% 2,3% 4,7% 4,5% 2,9% 1,6% 0,9% 4,2%
Oceanía 0,0% 0,0% 0,0% 0,0% 0,0% 0,0% 0,0% 0,0%
Sin datos 0,1% 0,1% 0,1% 0,4% 0,2% 0,8% 0,9% 0,2%
TOTAL 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%

Fuente: Consejería de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Observatorio Canario del Empleo y la
Formación Profesional (OBECAN). Informe sobre migración laboral en Canarias. Análisis de la contratación, 2007

El recurso a las estadísticas sobre la contratación de extranjeros en


Canarias durante 2004 proporcionadas por Obecan, de las que ya se ha hecho
mención más arriba, nos permitirá disponer de nuevos y más actualizados
indicadores acerca de la significación de la mano de obra africana en el
contexto laboral del Archipiélago y, más específicamente, de la provincia de
Las Palmas.
Es particularmente relevante el hecho de que 5.187 de los 15.612
contratos a extranjeros de Fuerteventura de 2004 hayan sido suscritos por
africanos, de donde resulta una proporción ligeramente mayor que la del año
pasado (33,22%). A diferencia de lo que ocurre en Gran Canaria y en
Lanzarote, los contratos firmados en la isla majorera por inmigrantes originarios
de África rebasan en términos absolutos a los que rubricaron los
iberoamericanos (4.897). Pájara y Puerto del Rosario (2.450 y 1.142,
respectivamente) contribuyen de manera decisiva a establecer ese predominio
de la contratación africana.
También se facilita la aproximación inicial que venimos intentando por
algunas consideraciones incluidas en el Estudio sobre la inmigración irregular
proveniente del Magreb y el África subsahariana en la provincia de Las Palmas,
que el Diputado del Común realizó en 2001 y cuyos contenidos se hicieron
públicos en 2003.
A partir de información proporcionada por la Comisión Española de
Ayuda al Refugiado (CEAR), se constata que los empresarios demandan
inmigrantes para empleos que son descartados por los trabajadores nacionales

262
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

y que, entre los africanos, manifiestan su preferencia por los subsaharianos, a


quienes aprecian como personas laboriosas y responsables, que no faltan al
trabajo. Los marroquíes y los saharauis, en cambio, gozan de peor reputación,
según la discutible opinión vertida en ese estudio: se les considera más
181
rebeldes, poco cumplidores, propensos al absentismo laboral .
Contrastan esas opiniones con la percepción que tienen las
organizaciones sindicales del mismo fenómeno: los trabajadores marroquíes
llevan más tiempo en el territorio de acogida y se hallan más integrados, por lo
que reclaman sus derechos laborales y se agrupan en organizaciones de
ayuda y sindicatos. Se explicaría así que algunos empresarios se planteen la
sustitución de esta mano de obra, más reivindicativa, por otra conformada por
personas que puedan ofrecer una resistencia menor a exigencias laborales no
conformes con las estipulaciones contractuales.
La lentitud en los trámites para lograr las autorizaciones de trabajo y
de residencia y regularizar la situación de los inmigrantes que carecen de
papeles constituye un elemento disuasorio, sobre todo en las empresas de
mayor tamaño, urgidas por la necesidad de incorporación inmediata de
trabajadores. El tipo de contrato más común que se ofrece a los inmigrantes,
tanto en el campo como en la construcción, es por “obras y servicios”. Los
contratos de larga duración son escasos y se circunscriben en exclusiva al
182
ramo de la hostelería .
La colaboración de los empresarios con las agencias de colocación y
las bolsas de trabajo de las ONGs se ha dificultado notablemente en los últimos
tiempos a causa de las restricciones introducidas por la Ley de Extranjería. Por
lo que toca a Fuerteventura, los servicios de formación y empleo de CEAR en

181
Diputado del Común, Estudio sobre la inmigración irregular proveniente del Magreb y el
África subsahariana en la provincia de Las Palmas, Santa Cruz de La Palma, junio de
2001, p. 109, y Martín Muñoz, Gema, “Emigración e Islam”, en Aubarell, Gemma, y
Zapata, Ricard (eds.), Inmigración y procesos de cambio. Europa y el Mediterráneo en el
contexto global, Barcelona, Icaria-Institut Europeu de la Mediterrània, 2004, pp. 351-374
(p. 360).
182
Diputado del Común, Estudio sobre la inmigración irregular proveniente del Magreb y el
África subsahariana en la provincia de Las Palmas, p. 110.

263
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

esa isla cifran en ochenta y tres el número de empresas con las que
183
mantuvieron contactos esporádicos a lo largo de 2003 .
Otra de las notas que, a simple vista, llama la atención sobre las
peculiaridades laborales de la población inmigrante es su movilidad, verificable
fácilmente a través de las solicitudes presentadas en la Delegación del
Gobierno por quienes desean acogerse al contingente. “La capacidad de los
inmigrantes para fijar su residencia en función de la demanda de mano de obra
les confiere potencialidad ocupacional frente a la rigidez de la movilidad de los
184
trabajadores canarios” .
Esa situación resulta especialmente llamativa en algunas zonas de
Lanzarote, como Playa Honda, Costa Teguise y Arrecife, donde los continuos
trasvases de población dificultan la planificación urbanística y la programación
de los recursos educativos por parte del Gobierno de Canarias.
La movilidad no sólo reviste este carácter espacial, condicionado por el
emplazamiento a menudo distante del lugar de trabajo y del de residencia, sino
que afecta también a la precariedad en los puestos de trabajo y a la deficiente
regulación de las condiciones laborales, más difíciles de detectar y de medir
empíricamente.
El contraste entre la movilidad del conjunto poblacional de autóctonos
y de los inmigrantes ha de ser puesto en relación con la segmentación del
mercado laboral en Canarias, causante de que no exista propiamente
competencia por los puestos de trabajo. Por tanto, los inmigrantes extranjeros
no disputan el empleo a los trabajadores nacionales, ya que se ven forzados a
185
dedicarse a tareas desprestigiadas y mal pagadas que éstos rechazan . Así lo
percibe un elevado porcentaje de la ciudadanía, como se muestra en una de
las encuestas reproducidas en el Sociobarómetro de Canarias correspondiente

183
Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Memoria 2004 del Proyecto Atención
Jurídica y Sociolaboral a Refugiados e Inmigrantes en la Isla de Fuerteventura.
184
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración. La inmigración irregular en Canarias
(1999-2000), Las Palmas de Gran Canaria, Gobierno de Canarias, Consejería de
Empleo y Asuntos Sociales, 2001, p. 143.
185
Ibidem, pp. 143-144, 151 y 154-157.

264
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

a diciembre de 2000: el 65,3% de los entrevistados respondió que, a su juicio,


186
los inmigrantes vivían peor porque realizaban trabajos peor pagados .
Entre los elementos que inciden en la segmentación del mercado
laboral deberían destacarse los siguientes: 1) la incorporación de la mujer
canaria a puestos de trabajo reservados a los hombres hasta hace muy poco,
con la consiguiente aparición de necesidades de mano de obra que se ocupe
de las tareas del hogar y del cuidado de los hijos; 2) el alargamiento de la vida
de la población canaria y, consiguientemente, la configuración de nuevas
necesidades en el terreno asistencial, y 3) la ampliación del tiempo que los
jóvenes dedican a su formación, que comporta la apertura de nuevos nichos
laborales para los inmigrantes.
Sin embargo, aunque, como consecuencia de los factores enunciados,
la segmentación del mercado laboral habilita a los inmigrantes como
candidatos preferentes para ocuparse en las tareas domésticas, es escaso el
número de extranjeros residentes en Canarias dados de alta en la Seguridad
Social bajo el régimen del hogar (1.684 en diciembre de 2004, de los que 1.629
proceden de países no pertenecientes a la Unión Europea), cuando consta que
son muchos los que desarrollan su actividad profesional en este área. En
realidad, para llevar a cabo el cómputo hay que añadir a ésos los que trabajan
en el empleo doméstico dentro del régimen general: aunque no dispongamos
de la cifra exacta, si se reproduce la proporción que el secretario de Estado de
la Seguridad Social estima para el conjunto de España, podrían ser otros 1.300
más como mínimo.
El empleo en el hogar en el Archipiélago experimentó un incremento
muy sensible al concluir el primer semestre de 2005, como consecuencia del
elevado registro de empleadas del hogar, tanto fijas como discontinuas,
durante el proceso de normalización que se cerró en mayo: el 30 de junio de
2005, los extranjeros dados de alta en la Seguridad Social bajo el régimen del
hogar subieron a 4.069, de los que 4.017 procedían de países ajenos a la
Unión Europea, en su inmensa mayoría iberoamericanos. Los originarios de
África que aparecen en el primero de esos listados son muy pocos: cien

186
Gobierno de Canarias. Presidencia, Sociobarómetro de Canarias, diciembre de 2000, p.
7.

265
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

marroquíes y siete mauritanos. A ellos hay que sumar una cifra elevada –muy
difícil de cuantificar- de las empleadas del hogar que realizan sus tareas con
varios empleadores y cotizan como autónomos.
Además, aunque a fines de junio se había cerrado ya el plazo de
presentación de solicitudes para el proceso extraordinario de regularización, los
registros de la Seguridad Social a 30 de junio de 2005 no recogen todavía
todas las incorporaciones, pues bastantes de los expedientes abiertos no
habían sido resueltos por esas fechas, o los beneficiarios no habían tramitado
aún el alta en la Seguridad Social. Cuando terminó el proceso, los expedientes
tramitados por demandantes de alta como empleados domésticos y otro
personal de limpieza interior ascendieron a 7.160. Al cerrarse el año, había en
Canarias 6.297 extranjeros en alta laboral según el régimen de hogar.
Las denuncias presentadas en septiembre de 2004 por el Sindicato de
Médicos sobre presuntas irregularidades en la contratación de médicos
extranjeros por el Servicio Canario de Salud apuntan en la misma dirección de
un mercado laboral segmentado: su presencia en determinados servicios
deficientemente remunerados se explica porque no disponen de otras salidas
profesionales.
No puede obviarse una referencia a las contrataciones ilegales de
inmigrantes, basada en el informe facilitado en septiembre de 2004 por la
Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Canarias sobre las actuaciones
realizadas durante el primer semestre del año, que se saldaron con sanciones
a 421 empresas que daban empleo a irregulares (202 en la provincia de Las
Palmas): un ritmo que tal vez permita que suba el número de infracciones
detectadas en Canarias en 2003, que llegó a 809.
Si comparamos esta cantidad con las 280 sanciones a empresas de
2000, podríamos pensar que la contratación irregular de extranjeros ha cobrado
en muy poco tiempo una gran magnitud, aunque cabe otra valoración:
sencillamente que la Inspección se ha empeñado en realizar su trabajo a
conciencia. Por tanto, la detección de más contrataciones irregulares
respondería principalmente a la sencilla razón de que hay mayor número de
inspecciones.
La Memoria final del Programa de Atención Integral al Inmigrante de la
Unión General de Trabajadores de 2004 (referida al período comprendido entre

266
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

la segunda quincena de julio y el final de año) proporciona una interesante y


detallada visión de un sector del colectivo de inmigrantes que, por supuesto,
posee unas características socioprofesionales muy diferenciadas de las del
resto de trabajadores extranjeros. Aunque el programa no pudo aplicarse en
Lanzarote, en la medida en que la Memoria proporciona un retrato bastante
pormenorizado de casi medio millar de inmigrantes (465 usuarios nuevos del
programa respecto al año anterior), vale la pena conocerlo, siquiera sea para
analizar una pequeña muestra, aunque no representativa, del conjunto de
inmigrantes laborales.
El porcentaje de los inmigrantes que se encontraban en situación
administrativa irregular (32%) es muy semejante al que revela la Memoria del
año anterior (31%); desciende de 16% a 9% la proporción de quienes
tramitaban la regularización, y sube de 53% a 59% la de quienes disfrutaban de
permisos de residencia y de trabajo o de uno de ellos (un elevado 72% en
Fuerteventura, que se corresponde en buena lógica con el escaso 19% de
inmigrantes indocumentados que hallamos entre los atendidos por UGT en la
isla majorera).
Particular interés reviste la información de la Memoria de 2004 sobre la
actividad profesional de esas personas: 26% trabajaba de forma no
regularizada (seis puntos porcentuales por debajo de 2003, y dieciocho en el
caso de Fuerteventura); 35% ejercía su trabajo con los correspondientes
permisos, en la mayoría de los casos de forma precaria, sobre todo en los
sectores de la hostelería y comercio (35%), la construcción (27%) y el servicio
doméstico (18%); 35% se hallaba en situación de desempleo; y un porcentaje
residual se distribuía entre estudiantes, turistas, jubilados y personas que no
informaron de su situación.
En lo referente al ejercicio profesional del conjunto de usuarios, la
Memoria muestra algunos contrastes entre Gran Canaria y Fuerteventura:
mientras que en la isla redonda sólo un 8% se empleaba en la construcción,
esta proporción sube hasta 36% en Fuerteventura. En cambio, el servicio
doméstico ocupaba sólo a 7% en la isla majorera, y a 27% en Gran Canaria.
Menos acusadas son las diferencias en el empleo registrado en estas islas en
la hostelería y el comercio: 44% en Fuerteventura, y 30% en Gran Canaria. En

267
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

fin, llama la atención la mayor incidencia del desempleo sobre este colectivo en
Gran Canaria que en Fuerteventura (43% y 35%, respectivamente).

Gráfico 4. Perfil profesional de los inmigrantes atendidos por UGT durante 2004

Situación Profesional

Jubilados
Turistas 0%
1% NS/NC
Estudiantes
2%
1%
Empleados
Empleados no regularizados
regularizados 35% Empleados regularizados
26%
Desempleados

Empleados no regularizados

Estudiantes

Turistas

Jubilados

NS/NC
Desempleados
35%

Sectores de actividad

Agricultura Industria
4% 2%

Otros-sector servicios- Hostelería y comercio


14% 35%
Hostelería y comercio

Construcción

Servicio doméstico

Otros-sector servicios-

Agricultura

Servicio doméstico Industria


18%

Construcción
27%

Fuente: Unión General de Trabajadores, Memoria final del Programa de Atención Integral al Inmigrante de 2004

268
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

A. SECTOR PRIMARIO

La proporción de inmigrantes empleados en el sector primario, que proporciona


187
trabajo al 5% del total de los ocupados en las islas , es parecida a la de los
trabajadores nacionales: y eso aun cuando las cifras oficiales no reflejen el
peonaje sin contrato en la agricultura que, de poder cuantificarse, señalaría
probablemente un predominio de la mano de obra foránea en actividades como
la agricultura de exportación o la pesca, explicable por la segmentación del
mercado del trabajo en Canarias a la que hemos hecho referencia más
188
arriba .
De acuerdo con la información que suministra el contingente de 1999,
el 76,4% de los inmigrantes que ese año declararon una actividad del sector
189
primario procedía del continente africano . Aunque muchas de las
informaciones disponibles no especifican el lugar de procedencia de los
inmigrantes, puede inferirse que una relativamente numerosa población
africana se halla ocupada en el sector.
Las cifras de afiliaciones de extranjeros a la Seguridad Social en la
Comunidad Autónoma de Canarias en ámbitos laborales del sector primario no
resultan suficientemente ilustrativas, por falta de registros fiables, y porque no
reflejan la presencia de los que, a pesar de estar empleados en actividades del
sector primario, cotizan bajo el régimen general. El total de extranjeros
adscritos a los regímenes agrario y del mar a 31 de diciembre de 2004 es sólo
de 2.179 (1.787 en el primero, y 392 en el segundo): escasamente el 3,13% de
los afiliados extranjeros a la Seguridad Social. Por supuesto, la mayoría de
estos trabajadores procede de países ajenos a la Unión Europea: 1.060 en el
régimen agrario y 187 en el del mar.
El panorama apenas sufrió cambios un semestre después: el 30 de
junio de 2005, los extranjeros en los regímenes agrario y del mar sumaban

187
Confederación Canaria de Empresarios, Informe anual de la economía canaria 2003, p.
267.
188
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, p. 150.
189
Ibidem, p. 151.

269
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

2.597 (2.162 en el agrario y 435 en el del mar), y representaban el 3,28% del


total de extranjeros afiliados a la Seguridad Social en Canarias. Proceden en su
gran mayoría de fuera de la Unión Europea: 1.557 de estos ciudadanos
extracomunitarios cotizaban en el régimen agrario (entre ellos, 406 marroquíes
y 71 mauritanos) y 230 en el del mar (entre los que se cuentan 46 marroquíes y
15 mauritanos).
No son infrecuentes las denuncias acerca de las condiciones abusivas
en que se desarrolla en algunos casos el trabajo de los peones agrícolas
extranjeros, voceadas por sindicatos y puestas en sordina por la prensa. Sería
el caso de los inmigrantes empleados en las plantaciones de fresas en
Valsequillo, cuyas precarias circunstancias laborales fueron divulgadas por
Intersindical Canaria en abril de 2004, sin que llegara a recurrirse a la vía
judicial, que hubiera acarreado la expulsión de muchos de los afectados, que
desarrollaban su trabajo sin haber regularizado su situación laboral: y eso a
pesar de que la propia Ley Orgánica 4/2000 ampare en su artículo 59 a los
extranjeros en situación administrativa irregular que colaboren contra redes
organizadas.
A fines de 2004 adquirió notoriedad la denuncia presentada por
diecisiete inmigrantes magrebíes contra empresarios agrícolas de La Aldea de
San Nicolás, por supuestas contrataciones ilegales para trabajos en
plantaciones de tomates, papayas y plátanos. Fuentes del propio Ayuntamiento
reconocieron que, con cierta frecuencia, se ha recurrido a mano de obra no
regularizada para la zafra, aunque también aseguraron que la mayoría de los
extranjeros que realizan las faenas agrícolas en el municipio se hallaban en
situación administrativa regular.
En una reunión celebrada en marzo de 2004 por la Comisión Provincial
de Permisos de Temporada, se presentaron tres ofertas de trabajo de
temporada en agricultura para trabajadores extranjeros: la primera por Silvestre
Angulo Brito, S. A., que ofrecía empleo a diecisiete trabajadores, y las otras dos
por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de
Canarias (COAG), que precisaba ciento cincuenta trabajadores en la Aldea de
San Nicolás (aunque sólo confirmaba la contratación de sesenta) y diecisiete

270
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

190
en Lanzarote .
La cortedad de esas ofertas de empleo se explica tanto por la
reducción de las explotaciones agrícolas, que se abastecen de una mano de
obra cada vez menos numerosa, como por la novedad del procedimiento de
contratación de trabajadores de temporada: un factor este último que ve
reforzados sus efectos por la rigidez y la falta de adecuación del sistema.
También desalientan las contrataciones la estricta vigilancia que realiza la
Inspección sobre las condiciones sociolaborales de estos trabajadores, y la
obligación de los empresarios de dotarles de viviendas dignas y de facilitarles
el pasaje de ida o vuelta.
Ese panorama general presenta algunas excepciones, una de las
cuales viene representada precisamente por La Aldea de San Nicolás, donde,
en abril de 2004, la cooperativa Coagrisán anunció su intención de extender
sus cultivos en unas cien fanegadas, con vistas a incrementar su producción en
la próxima campaña del tomate: un aumento que exigirá prever la
disponibilidad de mano de obra, que los responsables de la cooperativa
cuantifican en torno a los trescientos jornaleros: para ello, Coagrisán gestiona
con COAG la ampliación del número de inmigrantes contratados que,
inicialmente, eran ochenta.
Sin embargo, como resulta frecuente en estas demandas de peonaje
para las zafras, se prima la importación transitoria de mano de obra procedente
191
de Europa oriental (en este caso, se trata de trabajadores polacos) : en efecto,
a pesar de que haya muchos jornaleros en las explotaciones hortofrutícolas, los
empleadores se han decantado preferentemente por la contratación de
trabajadores temporales del Este de Europa, que residen en el Archipiélago
sólo durante el tiempo de la zafra.
Además, no puede olvidarse la difícil situación por que atraviesa desde
hace años el subsector tomatero, afectado por la fuerte competencia marroquí,

190
Delegación del Gobierno en Canarias, Área de Trabajo y Asuntos Sociales,
“Convocatoria de la Comisión Provincial de Permisos de Temporada, 4 de marzo de
2004”.
191
Por entonces (primavera de 2004) era inminente la incorporación de Polonia a la Unión
Europea, y España trataba de facilitar la entrada de trabajadores polacos como
temporeros, en sustitución de los jornaleros procedentes de otros países que solían
recurrir a esta forma de contratación.

271
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

los elevados costes de producción y de transporte, las continuas plagas, la


insuficiencia de recursos hídricos y circunstancias climatológicas adversas
(bajas temperaturas, que retrasan el crecimiento y la maduración del tomate, y
lluvias a destiempo, que propician la aparición del hongo Mildew). No obstante,
para calibrar la importancia que aún retiene la producción de tomate basta
192
recordar que genera 20.000 empleos de forma directa .

B. SECTOR SECUNDARIO

El sector industrial canario se encuentra muy especializado en tabacos,


refinado de petróleo, agua, gas y electricidad; y, con menor intensidad, en
alimentación y bebidas, papel y artes gráficas, cerámicas y cementos. Desde
los años sesenta del siglo pasado, la evolución de una sociedad preindustrial-
agraria hacia una sociedad terciarizada se ha realizado en perjuicio del sector
secundario, en el que únicamente conserva una importancia significativa el
subsector de la construcción, cuya relativa bonanza se explica por la
proliferación de los espacios de ocio y la expansión de las áreas
metropolitanas.
Un estudio realizado por Caixa de Cataluña sobre el período
comprendido entre 1991 y 2001 proporciona un indicador clarísimo de la
elevada actividad registrada durante la década en este ámbito económico: el
Archipiélago Canario aparece como la Comunicad Autónoma con mayor
crecimiento de viviendas vacías (casi 90.000 en 1991, y 138.892, diez años
después). Esos datos, que revelan el fuerte empuje económico experimentado
por Canarias durante esos años, invitan también a la reflexión sobre una
previsible crisis en la actividad constructora que se realiza en las islas, ya
preanunciada por la desaceleración de 2003.
La recuperación y el repunte económicos de Canarias han contribuido al
incremento de la demanda de mano de obra en tareas no cualificadas del
sector secundario, y han propiciado la ocupación de un importante sector
poblacional inmigrante, que ha encontrado empleo en las grandes obras de

192
Confederación Canaria de Empresarios, Algunas consideraciones para la mejora de la
competitividad: retos y desafíos, septiembre de 2004, p. 39.

272
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

193
infraestructura viaria y en los equipamientos públicos y privados . La fuerte
atracción de trabajadores hacia la construcción queda manifiesta por la
presencia de más de 120.000 ocupados en el sector durante el último trimestre
de 2004, y por la reducción de la tasa de paro, que se fijó en esas fechas en el
194
9,2% de la población activa: el mejor dato desde 2001 . El último Informe
Anual de la Economía Canaria de la Confederación Canaria de Empresarios
indica que durante 2004 hubo un incremento de la actividad del sector de la
195
construcción en el Archipiélago de casi un 4% .
Entre algunas referencias sueltas que pueden servir para ilustrar
aspectos coyunturales del subsector de la construcción, tal vez el más
emblemático dentro del sector secundario, por las razones que ya se
expusieron, vale la pena recoger una escueta estadística sobre las solicitudes
de permisos de trabajo en ese área de actividad que se tramitaron en la
provincia de Las Palmas entre 1 de julio de 2002 y 15 de junio de 2003: durante
ese período se presentaron 1.118 solicitudes, de las que se archivaron 192,
fueron inadmitidas 52, se denegaron 805 y se concedieron 69: tan sólo el 6%
196
del total . Esos guarismos hablan por sí mismos y muestran la dificultad que
los extranjeros encuentran para emplearse en un sector que tradicionalmente
ha sido propicio para absorber esa mano de obra llegada de fuera. Con todo, a
30 de junio de 2005 eran 10.502 los extranjeros afiliados a la Seguridad Social
en el sector de la construcción (casi el 18% del total de los que cotizaban en el
régimen general).
Por contraste, abundan las evidencias del trabajo en la construcción de
inmigrantes que se encuentran en situación administrativa irregular, la mayoría
de ellos de origen sudamericano. En cuanto a Gran Canaria, el secretario
general de la Federación de Construcción, Madera y Afines, de Comisiones

193
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, p. 151.
194
Gobierno de Canarias, Consejería de Economía y Hacienda, Boletín Trimestral de
Coyuntura Económica de Canarias, 48, 4º trimestre, 2004.
195
Confederación Canaria de Empresarios, Informe Anual de la Economía Canaria 2004,
Conclusiones, p. 496.
196
“Datos sobre trabajadores extranjeros en la provincia de Las Palmas entre 1 de julio de
2002 y 15 de junio de 2003”. Las cifras proceden de la información facilitada por la
Delegación del Gobierno en Canarias a Comisiones Obreras.

273
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Obreras, denunció en noviembre de 2004 la posible existencia de unos


seiscientos inmigrantes carentes de papeles empleados en el subsector de la
construcción.

C. SECTOR TERCIARIO

Por la misma razón por la que el sector servicios se configura como el más
dinámico en la generación de riqueza en la Comunidad Autónoma de Canarias
–el auténtico motor de la economía regional, pues representa el 75% de la
197
producción generada en el Archipiélago -, el ritmo de creación de empleo en
el sector terciario supera con creces al de otros sectores productivos, y registra
sus valores máximos en la hostelería, la actividad inmobiliaria y los servicios a
empresas, el comercio, el transporte y las comunicaciones, y otras actividades
198
sociales que implican la prestación de servicios personales .
En lo que concierne a la actividad hotelera en Canarias, disponemos
de datos proporcionados en abril de 2005 por la consejera de Empleo y
Asuntos Sociales del Gobierno autónomo a la comisión parlamentaria de
Trabajo y Asuntos Sociales, que cifran las contrataciones en aquel sector
durante 2004 en 123.877 (18% de los contratos generados por la economía
canaria en ese período).
Sin embargo, el balance trazado por los empresarios de hostelería y
turismo de los últimos cinco años corrobora los datos de Obecan,
correspondientes a julio de 2005, que evidencian una baja en la contratación
laboral de Canarias en aquellas actividades: al comparar los contratos
realizados en el primer semestre de 2005 con los formalizados en el mismo
período de 2000, se constata una pérdida de 5.035.
Si atendemos a las cifras de ocupación en las actividades del sector
terciario del colectivo inmigrante a principios de siglo, apreciaremos que,
aunque más altas que las que se registran en los sectores primario y
secundario, se hallan sensiblemente por debajo de las que se observan entre la
197
Confederación Canaria de Empresarios, Algunas consideraciones para la mejora de la
competitividad: retos y desafíos, septiembre de 2004, p. 41.
198
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, p. 141.

274
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

población activa nacional. También llama la atención la escasa cualificación de


las tareas desarrolladas por los inmigrantes en subsectores como el comercio,
199
la hostelería, los servicios personales y doméstico .
Mediado 2005, la presencia de extranjeros en sectores como la
hostelería, el comercio y las actividades inmobiliarias revestía una notable
importancia, como lo demuestran las cifras correspondientes a las afiliaciones a
la Seguridad Social en esos sectores: 21.237 en “hostelería”; 9.536 en
“comercio, reparación de vehículos de motor”, y 7.216 en “actividades
inmobiliarias y de alquiler, servicios empresariales” (el total de extranjeros que
cotizaban a 30 de junio en el régimen general ascendía a 58.785).
La mayor demanda de trabajadores no cualificados en los servicios –
destacada por Obecan en julio de 2005- permite augurar a corto plazo un
incremento en las cifras de ocupación de la población inmigrante, que no
rechaza unas condiciones laborales poco atractivas para la mano de obra
nacional.

199
Ibidem, pp. 153-155.

275
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

3. ANÁLISIS POR NACIONALIDADES

A. MARROQUÍES

La presencia de magrebíes en Canarias representa un importante aporte


poblacional. Para verificarlo de un modo somero bastará remitirse a unas
cuantas cifras referidas a la población inmigrante procedente del Reino de
Marruecos (la más numerosa, con enorme diferencia, entre la originaria de
países del Magreb): de los 15.733 nacidos en Marruecos que se hallan
empadronados en Canarias a 1 de enero de 2004, 12.112 viven en la provincia
de Las Palmas, y 3.621 en la provincia de Santa Cruz de Tenerife; 3.902 en la
capital grancanaria (2.219 varones y 1.683 mujeres). Si en vez del lugar de
nacimiento tomamos como referencia la nacionalidad, los marroquíes inscritos
en el padrón a 1 de enero de 2004 suman 12.214 en Canarias: 9.770 en la
provincia de Las Palmas, 2.444 en la de Santa Cruz de Tenerife y 2.384 en la
capital grancanaria (1.413 hombres y 971 mujeres).
Esos guarismos difieren notablemente de los proporcionados en
diciembre de 2004 por el Consulado de Marruecos, que registra la existencia
de 18.000 nacionales en las islas en condición de regularidad administrativa:
aunque de esos 18.000 hay un número indeterminado de marroquíes que han
accedido a la nacionalidad española, razón por la que deberían ser eliminados
de ese cómputo.
Los datos que el Anuario Estadístico de Extranjería incorpora a partir
de la información recabada por la Dirección General de la Policía sobre
extranjeros con permiso de residencia en la Comunidad Autónoma y en sus
dos provincias integrantes, a fines de 2003, revelan la presencia de 9.428
marroquíes en Canarias, 7.663 en la provincia de Las Palmas y 1.765 en la de
Santa Cruz. A 31 de diciembre de 2004, los marroquíes con tarjeta o
autorización de residencia en vigor en Canarias subieron a 10.368 (8.447 en
Las Palmas más 1.921 en Santa Cruz de Tenerife). Los originarios de
Marruecos en la isla de Gran Canaria con tarjetas de residencia en vigor,
cuando concluía el primer cuatrimestre de 2004, eran 5.715: muchos más que
los de otros colectivos nacionales del noroeste africano, como Mauritania

276
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

(1.356) o Argelia (227). Durante el proceso de regularización de extranjeros de


2005 se abrió expediente en Canarias a 2.892 ciudadanos marroquíes que
200
solicitaron su normalización .
Los ciudadanos de Marruecos establecidos en Canarias comparten
una característica común con sus compatriotas que viven en otras
Comunidades Autónomas: según revela un estudio presentado en junio de
2004 por la Organización Internacional de las Migraciones, los marroquíes que
han elegido España como destino laboral disfrutan de un nivel económico
sensiblemente inferior al de los que residen en otras partes del Viejo
Continente, por lo que sus remesas de divisas a Marruecos son de menor
cuantía que las procedentes de otros orígenes geográficos. Estimada esa
cantidad global en 3.300 millones de dólares anuales (más del 9% del Producto
Interior Bruto del Reino alauí), los residentes en España aportan tan sólo el
3,8%: un porcentaje inferior a los procedentes de otros países europeos como
Francia (48,6%), Italia (11,8%), Holanda, Bélgica y Luxemburgo (6,8%), Reino
201
Unido (4,3%), Alemania (4,2%) .
Atendidos estos antecedentes, puede sostenerse con carácter general
que el ejercicio profesional de los inmigrantes marroquíes en Las Palmas no
resulta precisamente satisfactorio, como lo prueban las dificultades para el
acceso a contratos laborales, la difundida temporalidad de las contrataciones o
el escaso respeto por los patrones de las condiciones estipuladas
contractualmente.
Ese estado de cosas se relaciona además con la segmentación del
mercado del trabajo en Canarias. En efecto, si, como se señaló más arriba, los
inmigrantes extranjeros se ocupan en actividades que rechaza la población
autóctona, tal aseveración cobra particular fuerza si la referimos al colectivo
202
marroquí .

200
Datos de la Delegación del Gobierno en Canarias.
201
La información procede de Abc.es, 21 de junio de 2004, y puede consultarse en
http://www.abc.es/abc/pg040621/prensa/noticias/Opinion/Editoriales/200406/21/NAC-
OPI-015.asp.
202
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, pp. 143-144, 151 y 154-157.

277
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Caben, sin duda, muchas explicaciones del fenómeno, que no se


excluyen entre sí: tal vez quepa atribuir una influencia decisiva al hecho de que,
como ha puesto de manifiesto un reciente estudio, un elevado porcentaje de los
marroquíes instalados en Canarias haya nacido en el medio rural (40,84%). Se
deduce de ahí que, aunque sólo el 24,69% de ese colectivo residía en alguna
comunidad rural antes de iniciar el viaje hasta el Archipiélago, los orígenes de
la mayoría son campesinos y remiten a unas características profesionales poco
aptas para encontrar empleos satisfactorios en una sociedad, como la canaria,
203
predominantemente urbana .
Contribuyen también a esa postergación la irregularidad administrativa
en que han permanecido durante largo tiempo numerosos trabajadores de esa
204
procedencia geográfica , la baja cualificación profesional de muchos de ellos
(ciertamente vinculada en la mayoría de los casos, como ya se ha señalado, a
la procedencia de un mundo rural arcaico y empobrecido) y los recelos que
suscita su condición de marroquíes. Consecuencia lógica de todo ello es la
proliferación de códigos de conducta de escaso compromiso y de dudosa
lealtad hacia sus empleadores.
Precisamente la conjunción de los bajos ingresos que perciben
muchos miembros del colectivo marroquí en España, la situación de
clandestinidad en que se encuentran muchos de ellos y el rechazo que sufren
en muchas facetas de su vida cotidiana inducen a pensar a algunas
autoridades policiales que la inmigración procedente del Reino alauí constituye
un objetivo especialmente vulnerable como posible receptor de influencias
fundamentalistas islámicas. No obstante, es preciso advertir que las anteriores
premisas no son concluyentes: incluso aunque se admitiera que los islamistas
tratan de esconderse entre los inmigrantes laborales, se carece de pruebas de
que exista un proceso de adoctrinamiento en territorio español (quizá con la
203
Domínguez Mujica, Josefina, y Guerra Talavera, Raquel, “El origen geográfico de los
inmigrantes marroquíes en Canarias. Migraciones exteriores y factores de repulsión”,
Geo Crítica. Scripta Nova. Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales
(Barcelona), vol. VIII, núm. 161, 15 de marzo de 2004 (http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-
161.htm).
204
En unas declaraciones a la prensa realizadas en julio de 2005, el titular de la cartera de
Interior del Gobierno de Marruecos, Mustafá Sahel, calificó de tópico la difundida
creencia de que Marruecos es el país del que procede la mayor parte de la inmigración
clandestina que recibe España, y estimó que representa menos del 7% del total de los
flujos de inmigración irregular que llegan a España.

278
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

excepción de lo que pueda estar ocurriendo en algunos centros penitenciarios).


La desarticulación de una base logística del Grupo Islámico
Combatiente Marroquí, en Lanzarote, en diciembre de 2004, que se saldó con
la detención de varias personas, incluidos el imam de Puerto del Carmen y el
presunto responsable de la preparación de los atentados de Madrid de 11 de
mayo de 2003 y del asesinato en Amsterdam del cineasta Theo Van Gogh, en
noviembre de 2004, reforzó los temores de quienes consideran que Canarias
puede convertirse en una base de refugio de comandos terroristas, y sembró la
preocupación entre los musulmanes residentes en las islas, inquietos ante la
perspectiva de que todo el colectivo islámico sea percibido como una amenaza
para la población nativa.
Un indicador de la exclusión social en que se encuentran numerosos
integrantes del colectivo marroquí es la elevada cifra de menores no
acompañados de esa nacionalidad que son atendidos en los centros de
acogida de la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales: 574 en el curso 2002-
2003, que representan el 96% de los casos que requirieron esas intervenciones
205
durante este tiempo .
Un análisis atento de la situación sociolaboral de los inmigrantes
marroquíes revela que constituyen un grupo heterogéneo, repartido
difusamente por la provincia de Las Palmas, con una fuerte presencia en
Fuerteventura y Lanzarote, en la capital provincial y en los municipios turísticos
grancanarios del sur, y dedicado sobre todo al comercio, la hostelería y la
construcción. Las estadísticas de Obecan sobre contratación de extranjeros en
2004 marcan estas mismas tendencias: de los 10.485 contratos suscritos en
Canarias por marroquíes durante ese año, 7.972 se ubican en servicios, y
2.114, en construcción. El hecho demográfico encuentra también su refrendo
en ese indicador, que muestra una elevadas cifras de contratos a marroquíes
en Lanzarote (2.740), Gran Canaria (2.587) y Fuerteventura (2.542).

B. SENEGALESES

205
Gobierno de Canarias, Consejería de Educación, Cultura y Deportes, Diagnóstico de la
educación no universitaria en Canarias, enero de 2005, p. 28.

279
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Los senegaleses que a 31 de diciembre de 2004 disponían de tarjeta o


autorización de residencia en vigor en la Comunidad Autónoma de Canarias
eran 1.440 (según provincias son 1.079 en Las Palmas y 361 en Santa Cruz).
Las cifras del padrón, a principios de ese mismo año, recogen la presencia de
1.762 senegaleses en Canarias, 1.162 en la provincia de Las Palmas y 600 en
Santa Cruz de Tenerife.
Esos números se verían incrementados sustancialmente si no fuera
por las restricciones que tratan de frenar la inmigración procedente de Senegal.
En los últimos tiempos ha podido detectarse una presencia masiva en las
embajadas occidentales en Dakar de jóvenes senegaleses que buscan un
visado con el que puedan labrarse un mejor futuro, ante la imposibilidad de
encontrar puestos de trabajo bien remunerados en su país.
Suele ponderarse el fuerte sentido de pertenencia de los senegaleses
al núcleo familiar y al colectivo étnico, la predilección de los wolof (hombres y
mujeres) por la práctica del comercio ambulante como medio de subsistencia, y
la abierta decantación de las mujeres sereres hacia la búsqueda de empleo en
el servicio doméstico, como resulta patente en los municipios grancanarios de
Las Palmas de Gran Canaria y de Santa Brígida: un panorama que se
reproduce en los municipios de Lanzarote y Fuerteventura (La Oliva) donde
resulta apreciable una mayor presencia de senegaleses. Muchas de esas
personas recalan en el sector de la hostelería al cabo de tres o cuatro años,
cuando consiguen acceder a autorizaciones de residencia y trabajo.
La dedicación al comercio ambulante de productos artesanales, una
actividad económica que no encuentra cabida en los cupos de trabajo, explica
que a pesar de la cuantiosa población senegalesa de etnia wolof establecida en
las islas, las demandas de regularización procedentes de ese colectivo no
alcancen el nivel que cabía esperar, aun cuando las solicitudes de senegaleses
sean las más numerosas después de las formuladas por ciudadanos
marroquíes: en el proceso extraordinario de regularización de 2002 hubo 929
206 207
solicitudes de senegaleses , y en el de 2005, tan sólo 411 .
Así, las estadísticas de la Subdelegación del Gobierno en Las Palmas
206
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, pp. 172-173.
207
Datos de la Delegación del Gobierno en Canarias.

280
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

sobre autorizaciones de trabajo y de residencia concedidas a africanos en la


provincia desde 2000 a 2004 relegan a un plano irrelevante a la población
senegalesa, incluso por debajo de otros colectivos nacionales, como argelinos,
208
tunecinos y libios, que apenas revisten importancia numérica en Canarias .
El elevado porcentaje de senegaleses cotizantes a la Seguridad Social
en calidad de autónomos (19% del total de afiliaciones de trabajadores de esa
nacionalidad en Las Palmas a 31 de diciembre de 2003, y 21,90% del conjunto
de afiliados senegaleses a la Seguridad Social en Canarias, a 31 de diciembre
de 2004) viene a confirmar una orientación bastante marcada de ese colectivo
nacional hacia prácticas comerciales por cuenta propia. En algunos casos,
todavía singulares (podría mencionarse algún negocio de Vecindario), se ha
experimentado la transición del ambulantaje al comercio formal.
Asimismo coinciden los observadores sociales en que los nativos de
Senegal constituyen el colectivo subsahariano de mayor capacidad asociativa:
una tendencia que se traduce en el trenzado de extensas y eficaces redes
informales de apoyo que facilitan la incorporación de familiares y amigos al
pequeño comercio en régimen de ambulantaje.
Dos asociaciones aglutinan a senegaleses establecidos en Gran
Canaria: la Asociación Social de Senegaleses Diambar y la Asociación Social y
Cultural Serer, que agrupa a los integrantes de esta etnia. Un repaso a las
características profesionales de los veinticinco hombres y veintinueve mujeres
que integran esta última asociación proporciona un interesante laboratorio de
observación.
Sobresale en primer lugar el elevadísimo número de mujeres
empleadas en el servicio doméstico (veintitrés): las restantes ejercen su
actividad en la hostelería (tres), como dependientas de comercio (una) y por
cuenta propia (una). Nos resulta desconocida la adscripción profesional de una
de las asociadas.
En cuanto a los veinticinco socios varones de la Asociación Social y
Cultural Serer, doce se dedican a la pesca y ocho trabajan en la construcción;
encontramos también un guardia de seguridad, un dependiente, un
administrativo, un sastre y un comerciante.

208
Subdelegación del Gobierno en Las Palmas, 13 de octubre de 2004.

281
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Gozan también los senegaleses de la consideración de gente


emprendedora, que no descarta ninguna oportunidad laboral, tampoco las que
surgen en el ámbito de las duras faenas agrícolas. Su interés por aprender el
castellano -el idioma autóctono de más de un tercio de ese colectivo y del 15%
de los gambianos es el wolof, y casi todos los senegaleses hablan francés- y
las costumbres locales los convierte en los subsaharianos mejor dispuestos
209
para la compleja incorporación a la sociedad canaria de acogida .
Ciertamente, la disposición de muchos inmigrantes senegaleses para
ocupar cualquier puesto de trabajo tiene también que ver, en parte, con su
escasa formación, que les inhabilita para otras opciones profesionales. La
presencia de personas de esa nacionalidad en las tareas agrícolas que se
desarrollan en municipios como Santa Lucía de Tirajana, San Bartolomé de
210
Tirajana y Las Palmas de Gran Canaria , si bien limitada en términos
absolutos, no deja de revestir cierta significación relativa, aunque su
contribución sea muy modesta en relación con el conjunto de las
contrataciones en el mercado laboral: insuficiente, por supuesto, para explicar
que el 68% de los permisos de trabajo solicitados por senegaleses en la
Comunidad Autónoma de Canarias durante 1999 se tramitaran desde Gran
Canaria.
Las cifras de Obecan sobre contratación de extranjeros en 2004
aportan la evidencia de que una amplísima proporción de los senegaleses que
encuentran empleo se dedican a trabajos no cualificados (70,45% de los
209
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, pp. 74 y 172-173. Buena parte de esta
caracterización es atribuida globalmente a los subsaharianos francófonos en Gómez
Fayrén, Josefa, y Bel Adell, Carmen, “Nueva inmigración africana en España:
inmigrantes subsaharianos”, Comunicación al II Congreso sobre Inmigración en España,
Madrid, 5 al 7 de octubre de 2000: “los francófonos son en general, personas humildes y
sencillas, muy trabajadoras, acostumbradas al campo y pequeño comercio. Sociables,
carácter abierto y respetuoso; pasan la mayor parte de su tiempo trabajando; muestran
interés por aprender la lengua y las costumbres para integrarse mejor. Siempre
dispuestos a colaborar contribuyendo a la buena marcha de la convivencia,
manteniendo el orden y la disciplina necesaria”. Sin embargo, no pensamos que esas
generalizaciones aporten elementos útiles para el análisis de los colectivos inmigrantes,
que impone como imprescindible exigencia metodológica la huida de los tópicos. Existe
un trabajo posterior y más reciente de las mismas autoras, donde vuelve a tratarse del
tema: Gómez Fayrén, Josefa, y Bel Adell, Carmen, Nueva inmigración africana en la
Región de Murcia, Inmigración subsahariana, Murcia, Consejo Económico y Social de la
Región de Murcia, 2000.
210
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, pp. 173-174.

282
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

contratos). Aunque el porcentaje es inferior al de Nigeria (78,20%), se halla por


encima del correspondiente al conjunto de trabajadores africanos (56,69%) y
del que registran países como Marruecos (50,95%) o Mauritania (61,80%).
Las mismas estadísticas de Obecan ponen de relieve la cuantía de las
contrataciones de senegaleses en centros de trabajo de Las Palmas (544 en
Gran Canaria, 421 en Fuerteventura y 205 en Lanzarote). Sorprende, sin
embargo, el elevado número de contrataciones de ciudadanos de Senegal
efectuadas en Tenerife: 784.

C. MAURITANOS

Aunque a considerable distancia de Marruecos, Mauritania es el segundo país


africano emisor de emigrantes hacia Canarias: una presencia que se hizo más
patente a partir del proceso de regularización de 2000, que duplicó en un año el
número de personas de nacionalidad mauritana inscritas en los registros de la
Dirección General de la Policía.
A 31 de diciembre de 2004, los mauritanos con tarjeta o autorización
de residencia en vigor en la Comunidad Autónoma de Canarias eran 2.183
(1.733 en Las Palmas y 450 en la provincia de Santa Cruz de Tenerife). Las
cifras del padrón, a 1 de enero de 2004, arrojan valores de 3.122 mauritanos en
Canarias, y 2.402 en Las Palmas y 720 en Santa Cruz de Tenerife. Al proceso
211
de normalización de extranjeros de 2005 concurrieron 310 mauritanos .
Desde un punto de vista cualitativo, podrían destacarse al menos
varios aspectos sobresalientes del colectivo de inmigrantes mauritanos:
-la inmigración mauritana en Canarias reviste un carácter reciente, y
sólo con el cambio de siglo ha adquirido cierta relevancia numérica. Mayor
atracción han ejercido tradicionalmente países como Francia, Arabia Saudí e,
incluso, Senegal, adonde se dirigía con carácter preferencial la mano de obra
emigrante;
-a diferencia de otros colectivos nacionales africanos, los mauritanos
apenas han impulsado iniciativas empresariales por cuenta propia, tal vez
cohibidos por unos trámites administrativos que los desalientan;
211
Datos de la Delegación del Gobierno en Canarias.

283
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

-consta la presencia de mauritanos con titulación universitaria


empleados en el sector turístico, sobre todo en Fuerteventura.
Aunque los mauritanos contratados en centros de trabajo canarios
durante 2004 se concentraran en actividades que no requerían cualificación
(61,80% de los contratos), no son irrelevantes las proporciones de contratos de
trabadores mauritanos cualificados y de ocupados de esa nacionalidad en el
sector servicios (17% de los contratos en ambos casos).
Los ciudadanos de Mauritania desempeñan un papel particularmente
activo en el mercado laboral de Fuerteventura donde, según Obecan, hubo
1.024 contrataciones de mauritanos durante 2004: más, incluso en términos
absolutos, que en Gran Canaria (812) y en Lanzarote (782).

D. ECUATOGUINEANOS

Pese a la distancia geográfica que media entre Canarias y Guinea Ecuatorial,


son bastantes los ciudadanos de este país establecidos en el Archipiélago, en
busca de oportunidades que se les niegan en su tierra por la penuria
económica o por razones políticas. Las tarjetas o autorizaciones de residencia
en vigor, expedidas en favor de ecuatoguineanos en la Comunidad Autónoma
de Canarias, a 31 de diciembre de 2004, eran 296 (258 en Las Palmas, 38 en
Santa Cruz): las cifras del padrón a 1 de enero de 2004 reflejaban la presencia
de 476 ciudadanos de Guinea Ecuatorial en Canarias, de los que 388 residían
en la provincia de Las Palmas y 88 en la de Santa Cruz de Tenerife. La afinidad
de lengua y de cultura representa un poderoso aliciente y un factor decisivo en
el proceso de incorporación de los ecuatoguineanos a la sociedad isleña.
No obstante, las estadísticas de contrataciones de ciudadanos de
Guinea Ecuatorial recogidas por Obecan para 2004 ponen de manifiesto que
este sector de la inmigración africana desempeña un papel secundario en el
marco de las relaciones laborales incoadas durante ese tiempo. Revelan
también que su actividad se distribuye de manera muy uniforme entre las tres
islas de la provincia de Las Palmas: 117 contratos en Gran Canaria, 103 en
Fuerteventura y 93 en Lanzarote. Como confirmación del papel declinante de la
inmigración ecuatoguineana en Canarias puede aducirse que sólo 32

284
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

nacionales de Guinea Ecuatorial solicitaron su normalización administrativa


212
durante el proceso extraordinario de 2005 .

E. NIGERIANOS

Las tarjetas o autorizaciones de residencia en vigor en la Comunidad


Autónoma de Canarias en poder de súbditos nigerianos, a 31 de diciembre de
2004, eran 505 (por provincias, 216 en Las Palmas y 289 en Santa Cruz de
Tenerife). El padrón municipal, a principios de ese mismo año, registraba a 998
nigerianos en Canarias, a 463 en Las Palmas y 535 en Santa Cruz de Tenerife.
La mayoría de los súbditos nigerianos establecidos en Canarias
pertenecen a la etnia hausa, relegada a una posición secundaria en su país por
la hegemonía ejercida por los yoruba, que copan el poder político y,
consiguientemente, disponen de muchas más oportunidades de ascenso en la
escala social. Kano, capital económica del mundo hausa, se halla situada en el
extremo norte de Nigeria, a las puertas de la región del Sahel, y alejada unos
cuatrocientos kilómetros de Abuja -la capital del estado-; padece unas
condiciones de vida muy precarias, y se configura como un importante centro
de radicalismo islámico e irredentismo antinorteamericano.
El colectivo nigeriano no goza de buena imagen en la apreciación de
algunos sectores de la sociedad canaria: tanto por la significativa presencia de
mujeres nigerianas en las redes de prostitución como por determinados
estereotipos que se han consagrado como descriptivos de este conjunto
inmigrante: jóvenes de edades comprendidas entre los diecinueve y los treinta
y tres años, que imitan la moda de los pandilleros negros de ciudades
estadounidenses, como Los Ángeles, investidos de una actitud prepotente y
poco propensos a implicarse en tareas solidarias.
Al menos ésa es la visión simplista que predomina entre algunas
personas que, desde instituciones de carácter asistencial, frecuentan el trato
con nigerianos en situación jurídica irregular: provistos de algunos recursos
económicos y usuarios habituales de teléfonos móviles, estos inmigrantes se
muestran orgullosos; rechazan las normas de convivencia de los centros de
212
Idem.

285
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

acogida; declinan participar en las tareas comunes que se requieren en esas


instalaciones, y manifiestan repetidamente que ellos han venido a España a
213
trabajar y no a vivir de la limosna . Quizás muestran de esta forma su rechazo
a una situación social y documental que les hace depender de aquellas
instituciones para poder subsistir.
Sería el caso de estudiar la educación recibida por esos muchachos, a
fin de indagar acerca del porqué el atractivo que, aparentemente, ejerce sobre
ellos la cultura imperante en amplios sectores de la sociedad de Estados
Unidos: tal vez resulte reveladora la proporción de jóvenes inmigrantes del sur
del país –la Nigeria de las lagunas y el petróleo- que cursaron estudios en
instituciones educativas de tradición anglosajona.
En términos absolutos, esta cantidad debe de ser irrelevante, a la vista
de la información contenida en las estadísticas de Obecan sobre
contrataciones de nigerianos en Canarias durante 2004: sólo 20,10% de los
contratos de ciudadanos de Nigeria contabilizados fueron suscritos por
personas cuyos estudios correspondieran a la primera etapa de Enseñanza
Secundaria Obligatoria con titulación, graduado o equivalente; y sólo en 4,62%
de los contratos se acreditaron estudios de bachillerato.
Además, los habitantes del norte de Nigeria son proporcionalmente
más numerosos entre la inmigración que recibe Canarias, y no cabe esperar de
ellos ningún entusiasmo por las modas o las costumbres del coloso americano,
puesto que han crecido en un ambiente marcadamente hostil hacia Estados
Unidos.
Muchos nigerianos han llegado a Canarias en avión, desde Lagos, en
calidad de turistas, y una vez establecidos en el Archipiélago se ocupan en los
servicios, la construcción, la agricultura o la pesca, aunque también son
214
muchos los que se dedican al comercio ambulante . Las contrataciones de
nigerianos efectuadas en 2004 revelan una abrumadora mayoría de actividades
laborales en ocupaciones no cualificadas (78,21%). Los 1.363 contratos

213
Esta descripción, un tanto tópica, ha sido recogida de Domínguez Mujica, Josefina; Díaz
Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan Manuel, Inmigración extranjera e
integración, p. 75, que, a su vez, se han servido de Gómez Fayrén, Josefa, y Bel Adell,
Carmen, “Nueva inmigración africana en España: inmigrantes subsaharianos”.
214
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, pp. 75-76.

286
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

efectuados durante ese período se distribuyeron de la siguiente manera: 682


en servicios, 540 en la construcción, 90 en la agricultura y 51 en la industria.
Las contrataciones de nigerianos en Gran Canaria y Fuerteventura
durante 2004 adquirieron cierta importancia numérica (325 y 242,
respectivamente, según Obecan), muy superiores a las que pueden observarse
en Lanzarote (85): y muy por debajo de las que se llevaron a cabo en Tenerife
durante el mismo período (702), que tal vez haya que relacionar con el peculiar
patrón de asentamiento de este colectivo nacional, al que nos hemos referido
en el capítulo II. 370 nigerianos solicitaron la regularización durante el proceso
215
extraordinario de 2005 .

215
Datos de la Delegación del Gobierno en Canarias.

287
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

4. AFRICANOS CON NEGOCIO PROPIO

El trabajo autónomo incorpora a sus filas a un sector minoritario de los


extranjeros que realizan una tarea profesional en Canarias: 13.359 en todo el
Archipiélago, a 31 de octubre de 2004, entre un conjunto de 69.535 afiliados en
alta (representan, pues, el 19,20%): una cifra que representa un modesto
incremento de 20,3% respecto a los afiliados a la Seguridad Social como
autónomos de 1999, y que resulta muy inferior a la media nacional y al
crecimiento registrado en la mayoría de las Comunidades Autónomas, según
información facilitada en diciembre de 2004 por la Federación Nacional de
Trabajadores Autónomos. Para esas fechas, los autónomos extranjeros en
Canarias eran 13.513 (9.696, ciudadanos en la Unión Europea, y 3.817,
extracomunitarios).
La misma fuente revela el dato contrastante de que Canarias es, con
ligera ventaja sobre Baleares, la Comunidad Autónoma con más alta
proporción de inmigrantes en el conjunto de autónomos afiliados a la Seguridad
Social (13,22%).
La situación irregular en que se hallan muchos de los integrantes del
colectivo africano y la falta de recursos económicos impiden en la inmensa
mayoría de los casos que los africanos radicados en Canarias puedan
organizar sus propios negocios.
Un dato muy revelador procede de los registros de la Ventanilla Única
Empresarial de Las Palmas, que durante 2003 facilitó asesoría a 1.659
personas que proyectaban poner en marcha una empresa. Sólo cuatro de ellas
procedían de algún país africano: tres marroquíes (dos mujeres y un hombre) y
una mujer de Guinea Ecuatorial; y sólo dos llegaron a constituir la empresa:
una mujer y un hombre marroquíes. Y, sin embargo, el conjunto inmigrante es
cliente asiduo de ese servicio de la Cámara de Comercio, como lo prueba el
hecho de que 12% de las consultas realizadas en 2003 y 2004 fueran
practicadas por ciudadanos extranjeros, y que éstos impulsaran 205 de las
2.177 empresas que vieron la luz en la provincia de Las Palmas durante ese
período de tiempo.

288
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

5. ESTUDIO ESTADÍSTICO Y SOCIOLÓGICO DE LA MANO DE


OBRA AFRICANA

Los informes sobre migración laboral en Canarias de la Consejería de Empleo


y Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias, referentes a 2003 y 2004,
incluyen un perfil general de los trabajadores extranjeros en el Archipiélago
Canario que puede servir de introducción: predominantemente, varones (57,9%
y 58,1% de los que suscribieron contratos en cada uno de esos años) de
edades comprendidas entre los veinticinco y los cuarenta y cuatro años (71,5%
y 71,7%, respectivamente), con discretos niveles de estudios (1,4%-1,6% son
diplomados o licenciados, 24,7%-32,1% poseen el graduado escolar o el
bachillerato) y ocupados sobre todo en el sector servicios (80%-77%), que esos
dos años generó más trabajo que la construcción, donde sólo se registraron
17%-19,2% de los contratos extendidos a extranjeros.
Las mismas fuentes proporcionan una serie de rasgos característicos
de los trabajadores africanos que a lo largo de 2003-2004 fueron contratados
en Canarias, que determinan fuertes contrastes con los operarios procedentes
de otros espacios geográficos: son mayoritariamente hombres (82,5% en 2003
y 81,6% en 2004) y se concentran en los sectores de servicios (64,5%-63,8%)
y de la construcción (29%-31,3%). La proporción de los que carecen de
estudios es sensiblemente mayor (5,5%-9,7%) que la media general (3,3%-
6,9%).
Como puede apreciarse, el panorama de los africanos contratados
experimenta ligeros cambios entre uno y otro año: aunque las proporciones de
hombres y de empleados en el sector de servicios varían muy poco (81,6% y
63,8%, respectivamente), sí hay una importante subida en el porcentaje de
africanos sin estudios, que alcanza el 9,7% (también se ha incrementado de
modo sensible este porcentaje en el conjunto general: 6,9%); y, aunque con
menor intensidad, en la contratación en el sector de la construcción (31,3%).

289
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 69. Contratos a extranjeros realizados en Canarias. Características de los


contratados, 2003-2004
EXTRANJEROS Africanos
2003 2004 2003 2004
Hombres 57,9% 58,1% 82,5% 81,6%
Mujeres 42,1% 41,9% 17,5% 18,4%
Menores de 25 años 16,8% 15,9% 14,2% 11,3%
De 25 a 44 años 71,5% 71,7% 79,1% 81,0%
Mayores de 45 años 11,6% 12,4% 6,7% 7,8%
Agricultura 1,4% 1,9% 4,5% 3,3%
Industria 1,8% 1,9% 2,0% 1,7%
Construcción 16,9% 19,2% 29,1% 31,3%
Servicios 79,9% 76,9% 64,5% 63,8%
Graduado escolar/Bachillerato 24,7% 32,1% 17,9% 26,7%
Diplomados/Licenciados 1,4% 1,6% 0,3% 0,4%
Sin estudios 3,3% 6,9% 5,5% 9,7%
Técnicos y profesionales de apoyo 4,2% 5,2% 0,7% 1,2%
Trabajadores de servicios de restauración 23,7% 22,7% 19,9% 19,9%
Trabajadores cualificados de la construcción 9,3% 9,6% 12,4% 13,2%
Trabajadores no cualificados de los servicios 23,7% 22,7% 19,7% 20,5%
Peones de la agricultura, industria y construcción 14,5% 16,9% 28,4% 29,1%
Contrato indefinido 11,4% 11,6% 6,6% 6,6%
Contrato temporal 88,6% 88,4% 93,4% 93,4%
CONTRATOS 92.868 104.732 20.590 21.720

Fuente: Consejería de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Observatorio Canario del Empleo y la
Formación Profesional (OBECAN). Informes sobre migración laboral en Canarias. Análisis de la contratación

Las características de los extranjeros contratados en 2007 revelan


algunos indicios premonitorios. Desciende ligeramente la contratación entre los
de edades comprendidas entre veinticinco y cuarenta y cuatro años, en
beneficio de los mayores de cuarenta y cinco. Suben mínimamente los
contratos en la construcción (un incremento efímero, que revertería la crisis del
sector a partir del segundo semestre de 2008); y el ámbito de los servicios (la
hostelería y el comercio) persiste como el de más actividad. Y llaman la
atención dos particularidades: el predominio abrumador de los contratos
temporales (87,5%) –un poco inferior, sin embargo, al que se observa en 2003
y 2004-, y la alta proporción de de trabajadores no cualificados (38,9%), que se
corresponde con los elevados porcentajes de contratación de trabajadores no
cualificados de los servicios y de peones de la agricultura, industria y
construcción que arrojan las estadísticas de 2003 y 2004.

Si se focaliza la mirada en la contratación de africanos en 2007 se


observa que continúa, aunque con timidez, un ascenso en la contratación de
mujeres, y que tanto los porcentajes de contratos en los ámbitos de la
construcción y la hostelería como los de trabajadores no cualificados y

290
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

contratos temporales se encuentran por encima de la media general de los


contratos extendidos a extranjeros.

Cuadro 70. Contratos a extranjeros realizados en Canarias. Características de los


contratados. 2007
Europa África América Asia EXTRANJEROS
Hombres 52,0% 78,7% 49,5% 69,0% 56,2%
Mujeres 48,0% 21,3% 50,5% 31,0% 43,8%
Menores de 25 años 21,1% 13,3% 14,0% 24,2% 16,6%
De 25 a 44 años 61,3% 76,0% 68,6% 63,3% 67,3%
Mayores 45 y más años 17,6% 10,7% 17,4% 12,5% 16,1%
Agricultura 3,6% 3,1% 1,3% 0,2% 2,3%
Comercio 11,1% 4,7% 10,8% 24,7% 10,4%
Construcción 12,4% 29,5% 25,1% 2,4% 20,7%
Hostelería 35,9% 36,9% 23,8% 63,0% 31,7%
Técnicos científicos y de apoyo 9,7% 1,4% 3,2% 1,7% 5,0%
Empleados administrativos 10,9% 1,2% 4,3% 1,4% 5,8%
Trabajadores no cualificados 24,5% 54,2% 45,2% 18,3% 38,9%
Contratos temporales 85,1% 92,7% 88,7% 72,6% 87,5%
Provincia Santa Cruz de Tenerife 49,5% 30,9% 47,3% 47,4% 45,2%
Provincia Las Palmas 50,5% 69,1% 52,7% 52,6% 54,8%
CONTRATOS 52.233 27.769 72.086 6.654 159.207

Fuente: Fuente: Consejería de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Observatorio Canario del
Empleo y la Formación Profesional (OBECAN). Informes sobre migración laboral en Canarias. Análisis de la
contratación

Resulta sumamente aleccionador comparar esas notas con el


siguiente listado de las características generales de los demandantes de
empleo durante el año 2000 en la Agencia de Colocación de CEAR que, según
se ha confirmado mediante las observaciones que hemos realizado en 2004,
pueden predicarse actualmente del conjunto de inmigrantes africanos en el
Archipiélago:
1) ignorancia del idioma y bajo nivel de educación;
2) desconocimiento de las normas sociales de comportamiento
imperantes en Canarias;
3) falta de experiencia y de cualificación profesional;
4) propensión a la movilidad geográfica a causa de la inestabilidad y
temporalidad de los empleos y de la irregularidad de su situación jurídica;
5) tendencia al aislamiento social y a la reducción de sus relaciones
sociales a grupos o comunidades del mismo país;
6) precariedad laboral: suelen pasar largas temporadas sin encontrar
empleo y se ven obligados a aceptar trabajos en condiciones abusivas;
7) indefensión ante los abusos de algunos empleadores, y

291
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

8) ansiedad y frustración cuando se ven imposibilitados de enviar


216
ayudas económicas a sus familiares residentes en el país de origen .
Las páginas que siguen intentarán trazar los perfiles del grupo
poblacional africano arraigado en Canarias, desde la perspectiva de los
indicadores que se enuncian en el encabezamiento de este apartado.
En el importante trabajo sobre la inmigración irregular en Canarias de
Domínguez Mujica, Díaz Hernández y Parreño Castellano se recoge la opinión
de autores como A. Abellán, G. Fernández-Mayoralas, V. Rodríguez y F. Rojo,
que destacan la importancia del estudio de la composición por sexo y por
edades de los colectivos sociales, por cuanto condiciona decisivamente la
oferta de mano de obra, afecta a la demanda de determinados bienes y
servicios, e incide en la exigencia de recursos educativos, subsidios de
217
desempleo, ayudas familiares, pensiones, etcétera . Por esa razón,
dedicamos los dos siguientes epígrafes al análisis de esas variables.

A. SEXO

El Informe sobre migración laboral en Canarias. Análisis de la contratación,


2003 indica que el 57,9% de los contratos suscritos durante ese año por
inmigrantes fueron firmados por hombres, en tanto que las mujeres
representaron el 42,1%. Sin embargo, las proporciones varían notablemente en
el caso de los trabadores africanos: los hombres son más numerosos (82,5%),
y las mujeres, muy pocas (17,5%), muchísimas menos que las de otros
colectivos inmigrantes: adviértase, por ejemplo, que 49,8% de los contratos
extendidos a inmigrantes iberoamericanos correspondió a mujeres.
Según datos de la Delegación del Gobierno en Canarias
correspondientes al año 2000, Marruecos era el país de donde procedían más
inmigrantes africanos de sexo masculino en situación irregular (44,56% del total
de los procedentes del Continente Negro). Le seguía Nigeria, con el 28,17% del

216
Diputado del Común, Estudio sobre la inmigración irregular proveniente del Magreb y el
África subsahariana en la provincia de Las Palmas, p. 110.
217
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, p. 117.

292
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

conjunto de hombres; y a continuación se encontraba Sierra Leona, que


218
aportaba el 17,46% de ese total .
Esas cifras y las que pueden obtenerse con carácter particular a partir
de CEAR y Cruz Roja constatan un mayor equilibrio de sexos entre los
inmigrantes subsaharianos, menos influidos por los condicionamientos de tipo
religioso y cultural que obran con tanta fuerza para inhibir la inmigración de
mujeres magrebíes; y eso a pesar de la limitación que, para las perspectivas de
reagrupación familiar, representa la estructura familiar sustentada en la
poligamia, tan arraigada en los países del Sahel.
Las estadísticas del Centro de Primera Acogida de Inmigrantes
Udjiama, de Cruz Roja Española, correspondientes a un cuadro mucho más
restringido, que excluye casi completamente a los magrebíes, corroboran ese
panorama: en efecto, según un estudio publicado en 2002, de los 639
subsaharianos que constituyeron la muestra de análisis, 142 eran mujeres y
219
517, hombres (22,22% y 77,78%, respectivamente) .
Las observaciones practicadas durante el último lustro tanto por los
estudiosos de los flujos migratorios como por las instituciones dedicadas a la
atención de inmigrantes -CEAR o Cruz Roja, por ejemplo- coinciden en advertir
un significativo incremento de mujeres que arriban a Canarias en pateras.
Aunque se carece aún de evidencia empírica, resulta verosímil la explicación
de Domínguez Mujica, Díaz Hernández y Parreño Castellano, que fundan esa
tendencia en la dificultad creciente para la inserción laboral de la mano de obra
masculina, y en las estrategias familiares diseñadas en los lugares de origen
que, inducidas por una necesidad extrema, confían en que el dramatismo de la
situación de esas mujeres -sobre todo cuando llegan embarazadas o
acompañadas de niños pequeños- propicie la aplicación benigna de unas
normas legales que, en la literalidad de su formulación actual, no deberían
220
dejar ningún espacio a la esperanza de evitar las órdenes de expulsión .

218
Diputado del Común, Estudio sobre la inmigración irregular proveniente del Magreb y el
África subsahariana en la provincia de Las Palmas, p. 25.
219
Pérez Arellano, José Luis, y Sanz Peláez, Óscar, “La inmigración en España.
Infecciones en el inmigrante”, Enfermedades Emergentes, 2002:4 (4), pp. 186-191 (p.
191).
220
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, p. 123.

293
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Las mismas organizaciones que promueven el tráfico ilegal de


inmigrantes son conocedoras de que la Ley de Extranjería no permite la
repatriación de las mujeres que se encuentran en avanzado estado de
gestación, y de que resulta inviable la devolución de los recién nacidos a su
país. Ése es el mensaje que trasladan las “mafias” a las mujeres subsaharianas
a las que tratan de captar, y ésa la razón de que cobren a las embarazadas
cantidades muy superiores a las que reclaman por el pasaje a los otros viajeros
de las pateras. Evidentemente, la mayor necesidad de las embarazadas de
acceder pronto al territorio español se presta a que los traficantes les exijan
más dinero.
La Memoria final del Programa de Atención Integral al Inmigrante de la
Unión General de Trabajadores de 2003, correspondiente al período
comprendido entre la segunda quincena de mayo y el 31 de diciembre de ese
año, informa sobre 791 usuarios en el Archipiélago durante ese tiempo, y pone
de manifiesto un relativo equilibrio de sexos entre los inmigrantes que
accedieron a los servicios que se brindaban en el Programa: 54% fueron
hombres, y 46%, mujeres. Aunque nada concluyente puede inferirse de esta
constatación, pues sólo el 30% de las personas atendidas eran de origen
africano, al menos no contraría la hipótesis avanzada en el párrafo anterior.
Como ya se indicó más arriba, la información contenida en la Memoria
de 2004 abarca un espacio temporal más breve (cinco meses y medio), se
refiere a 465 usuarios nuevos, y excluye Lanzarote. Aumenta la presencia
relativa de hombres (58%) sobre la de mujeres (42%), de modo aún más
acusado en la isla majorera (64% y 36%), y se amplía la diferencia de sexos en
la tasa de ocupación: del 54% para los hombres y 46% para las mujeres de
2003, se pasa a unos porcentajes respectivos de 58% y 42%. Y volvemos a
tropezar con el inconveniente de la escasez de la población africana atendida,
que baja al 28% del total (en Fuerteventura alcanza al 33%).
Según datos de CEAR y Cruz Roja, hay un claro predominio de las
mujeres inmigrantes indocumentadas que proceden de Nigeria (73,75% del

294
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

total de mujeres de África). A mucha diferencia está Sierra Leona, con un


221
15,52%, seguido de Marruecos con el 8,05% .
Nigeria es, siempre según los registros de esas organizaciones, el país
donde guarda más equilibrio la proporción entre hombres (56,35% del total) y
mujeres (43,65%). En el otro extremo se sitúa Marruecos (94,93% de hombres
222
frente al 5,07% de mujeres) . Tal disparidad en los porcentajes de los géneros
entre inmigrantes marroquíes y nigerianos en situación irregular puede
explicarse por la gravísima situación que atraviesa Nigeria, que expulsa por
igual a hombres y mujeres; en Marruecos, en cambio, no se padece esa
urgencia, por lo que resulta viable planificar el proceso migratorio. Esto
explicaría también por qué las mujeres nigerianas embarazadas se juegan la
vida en las pateras, mientras que las marroquíes no asumen esos riesgos
extremos.

B. EDAD

La estructura demográfica de los componentes de la inmigración irregular de


saharianos en Canarias no se corresponde con la de los países de origen de
esos flujos migratorios, donde los grupos de edades jóvenes acogen la
población más numerosa. En efecto, aunque la presencia de jóvenes
procedentes de los países contiguos al Golfo de Guinea tiende a incrementarse
en Canarias, las cifras revelan que no se trata de un grupo mayoritario dentro
del colectivo subsahariano: indudablemente, porque los riesgos de la larga
travesía que antecede a su llegada al Archipiélago y el elevado precio que
comporta el viaje desalientan el ingreso de los más jóvenes, que poseen menor
resistencia física y disponen de menos recursos económicos con que hacer
223
frente al reto de ese agotador y costoso periplo migratorio .
El Comité de Expertos sobre Población e Inmigración en Canarias,
en su Informe sobre Población e Inmigración en Canarias, señala un rasgo
221
Diputado del Común, Estudio sobre la inmigración irregular proveniente del Magreb y el
África subsahariana en la provincia de Las Palmas, p. 25.
222
Idem.
223
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, pp. 127-128.

295
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

propio de la inmigración reciente en el Archipiélago canario, que ha sido


también destacado en el Informe del Consejo Económico y Social de Canarias,
2002-2003: que está integrada, en buena parte, por trabajadores jóvenes con
hijos pequeños. Esta peculiaridad constituye un factor de gran importancia para
las previsiones de desarrollo de la economía canaria durante los próximos
años, pues se prevé que, incluso aunque no existiera nueva inmigración, o ésta
revistiera una cadencia suave, la población en edad de trabajar seguirá
224
creciendo hasta 2011, aunque a un ritmo moderado y decreciente .
De hecho, una de las dos claves que explican la mayor tasa de
actividad en la Comunidad Autónoma de Canarias y su crecimiento sostenido
durante las últimas décadas viene proporcionada por la inmigración, ya que
muchos de los foráneos que han arribado al Archipiélago en ese período de
tiempo son trabajadores adultos jóvenes (entre veinte y treinta y nueve años),
225
que se incorporan a la población activa de las islas . Los datos del padrón
municipal a 1 de enero de 2005 corroboran la influencia de la inmigración en el
freno al envejecimiento de la población en el Archipiélago.
El informe del BBVA citado antes sobre Situación de Canarias en junio
de 2005 destaca la peculiar estructura de edades de la población inmigrante de
Canarias de origen extraeuropeo, con un elevado porcentaje (62,1%) de
personas con edades comprendidas entre veinte y cuarenta y cuatro años, en
acusado contraste con el 43,6% correspondiente a esos grupos de edades de
226
la población autóctona .
La ponencia de Pérez Arellano y Sanz Peláez, citada más arriba, en
nota de pie de página, refrenda la importancia del colectivo de hombres
jóvenes entre los 639 subsaharianos a que se refiere la investigación efectuada
en el Centro Udjiama, en Las Palmas de Gran Canaria: el grupo de edades
más numeroso, integrado por 360 personas, es el comprendido entre los veinte
y los veintinueve años: la misma situación revelada en noviembre de 2004 por
la directora del Centro, quien, al trazar un balance de la experiencia acumulada

224
Consejo Económico y Social de Canarias, Informe anual 2003 del CES sobre la
situación económica, social y laboral en Canarias durante el año 2002, capítulo 5,
Economía del trabajo, p. 299.
225
Ibidem, pp. 300-301.
226
Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Situación Canarias, junio de 2005.

296
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

durante los cuatro años de funcionamiento de la institución, indicó que la edad


media de los 3.500 atendidos entre 1999 y 2004 fluctuaba entre los dieciocho y
227
los veinticinco años .

C. NIVEL DE ESTUDIOS Y CUALIFICACIÓN PROFESIONAL

Ya nos referimos antes a algunas características formativas de los trabajadores


extranjeros en el Archipiélago Canario, tal y como aparecen reflejadas en los
Informes sobre migración laboral en Canarias. Análisis de la contratación, 2003
y 2004, de la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno de
Canarias. Aunque resulta difícil evaluar esas magnitudes, que aparecen
entremezcladas con otras variables ajenas a los niveles de formación, se
apuntan ahí las siguientes cifras: 1,4% eran diplomados o licenciados en 2003
(1,6% en 2004), 24,7% poseían el graduado escolar o el bachillerato en 2003
(32,1% en 2004), 3,3% carecía de estudios en 2003 (6,9% en 2004).
La Memoria final del Programa de Atención Integral al Inmigrante de la
Unión General de Trabajadores de 2004 revela algunas evidencias interesantes
sobre los niveles de formación de los 465 nuevos usuarios de los diversos
servicios ofrecidos a los inmigrantes por esa central sindical: 12% poseían un
nivel académico alto, con formación universitaria; 31%, medio, con titulación de
Bachiller o Formación Profesional, y 40%, bajo (el 17% restante no quiso
facilitar esta información, y esa circunstancia explica quizá la única diferencia
relevante respecto a los resultados del informe de 2003, donde el porcentaje de
los que poseían un nivel de formación bajo alcanzaba al 55%).
17.988 de los 21.720 contratos de personas procedentes de África
(82,82%) correspondientes a 2004 se integran dentro del conjunto que
podemos calificar de niveles formativos elementales. Por debajo encontramos
2.114 sin estudios (9,73%); y, por encima, 92 diplomados y licenciados
universitarios (0,42%), y 1.526 (7%) con titulaciones medias: Bachillerato y
Formación Profesional en sus dos niveles.

227
Pérez Arellano, José Luis, y Sanz Peláez, Óscar, “La inmigración en España.
Infecciones en el inmigrante”, p. 191.

297
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Las bases de datos de algunas ONGs parecen indicar que los


inmigrantes de origen subsahariano carentes de documentación que justifique
su estancia en España (en buena lógica cabría suponer que también los que se
encuentran en una situación administrativa regular) poseen unos niveles de
228
instrucción más bajos que los procedentes de otras áreas geográficas . Sin
embargo, hay que advertir acerca del carácter sesgado de esas muestras que
impide generalizar las observaciones a conjuntos nacionales inmigrados en
Canarias.
Si nos atenemos a los cuadros estadísticos de Obecan sobre
contrataciones a extranjeros durante 2004, apreciaremos que apenas hay
diferencias porcentuales entre magrebíes y subsaharianos. Por lo demás, no
vale la pena entretenerse en el análisis de esas cifras, cuya fiabilidad es más
que dudosa, en la medida en que los programas de estudios de muchos de
esos países resultan difícilmente homologables con los españoles.
Por lo que se refiere a los estudios que cursan en las islas los hijos de
inmigrantes africanos, la información disponible en la Consejería de Educación,
Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias sobre alumnado extranjero en
centros no universitarios procedente de África, durante el curso 2005-2006,
puso de manifiesto el predominio de marroquíes, que sumaban 1.752 (61,1%
de un total de 2.867 estudiantes africanos). Ninguna otra nacionalidad del
vecino continente aparece entre las doce con mayor número de alumnos en
centros de enseñanza de Canarias.

228
Domínguez Mujica, Josefina; Díaz Hernández, Ramón, y Parreño Castellano, Juan
Manuel, Inmigración extranjera e integración, p. 147.

298
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 71. Alumnado extranjero en Canarias por enseñanza y por nacionalidad. Curso
2005/2006
Alumnado Hombres Mujeres
ENSEÑANZA
Educación Infantil 3.479 1.748 50,2% 1.731 49,8%
Educación Primaria 10.895 5.614 51,5% 5.281 48,5%
Educación Secundaria Obligatoria 7.641 3.917 51,3% 3.724 48,7%
Bachillerato 1.498 655 43,7% 843 56,3%
Formación Profesional 1.089 541 49,7% 548 50,3%
Educación de Personas Adultas 1.463 784 53,6% 679 46,4%
Educación Especial 52 34 65,4% 18 34,6%
Enseñanzas de Idiomas 2.398 845 35,2% 1.553 64,8%
CONTINENTE
África 2.867 1.636 57,1% 1.231 42,9%
América 14.805 7.280 49,2% 7.525 50,8%
Asia 2.058 1.048 50,9% 1.010 49,1%
Europa 8.770 4.167 47,5% 4.603 52,5%
Oceanía 15 7 46,7% 8 53,3%
NACIONALIDAD (1)
Colombia 3.886 1.956 50,3% 1.930 49,7%
Venezuela 2.810 1.422 50,6% 1.388 49,4%
Reino Unido 2.377 1.194 50,2% 1.183 49,8%
Argentina 2.289 1.121 49,0% 1.168 51,0%
Alemania 1.871 873 46,7% 998 53,3%
Marruecos 1.752 1.024 58,4% 728 41,6%
Ecuador 1.333 650 48,8% 683 51,2%
Uruguay 1.217 605 49,7% 612 50,3%
Italia 1.204 566 47,0% 638 53,0%
Cuba 1.042 484 46,4% 558 53,6%
China 944 485 51,4% 459 48,6%
India 638 315 49,4% 323 50,6%
TOTAL ALUMNADO EXTRANJERO 28.515 14.138 49,6% 14.377 50,4%

(1) Las doce nacionalidades con mayor número de alumnado extranjero.


Fuente: Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, Estadísticas de Educación.
Enseñanza no Universitaria. Canarias. Curso 2005/2006

El incremento de la población inmigrante en el Archipiélago durante los


últimos años tiene su lógico reflejo en las cifras de estudiantes extranjeros
inscritos en los centros de enseñanza, lo cual no ha evitado un importante
descenso de 9,5% en el número total de estudiantes no universitarios en
Canarias durante la última década (la media nacional de esa disminución es de
229
11,4%) . Las previsiones de escolarización para el curso 2005-2006
estimaron, sin embargo, un aumento de más de tres mil alumnos respecto a los
matriculados en centros públicos de Canarias en 2004-2005.
La significación numérica a lo largo de los últimos años de la población
estudiantil inmigrada, en cada una de las Comunidades Autónomas y en el
conjunto nacional, se pone de manifiesto en las Estadísticas de las
Enseñanzas No Universitarias del Ministerio de Educación, Política Social y
Deporte:
229
Ministerio de Educación y Ciencia, Datos y cifras del curso escolar 2004-2005, p. 7.

299
ANÁLISIS SOCIOLABORAL DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN CANARIAS

Cuadro 72. Alumnado extranjero en enseñanzas de régimen general por Comunidades


Autónomas. Cursos: 1999/2000, 2003/2004, 2005/2006 y 2007/2008
Nº Alumnos Extranjeros por cada 1.000
Nº Alumnos Extranjeros Matriculados
Alumnos Matriculados
2007-08 2007-08
1999/00 2003/04 2005/06 1999/00 2003/04 2005/06
(a) (a)
Andalucía 14.201 43.199 59.516 79.408 9,84 30,57 42,31 55,40
Aragón 1.711 11.451 16.198 23.123 9,56 62,72 86,83 118,74
Principado de Asturias 801 3.094 4.076 5.654 5,23 23,61 32,42 45,23
Illes Balears 4.459 14.867 18.531 22.721 31,76 100,81 123,07 144,27
Canarias 8.458 20.432 24.896 29.208 24,74 61,94 75,83 87,30
Cantabria 524 2.503 3.540 5.461 6,18 32,12 45,70 68,08
Castilla y León 3.158 11.573 16.665 24.690 8,10 32,35 47,56 70,48
Castilla-La Mancha 2.246 13.154 19.158 29.190 7,11 41,86 59,95 88,32
Cataluña 19.821 77.017 110.260 142.783 19,7