Está en la página 1de 15

INVESTIGANDO LA PARTICIPACIÓN DEL PUEBLO PERUANO -LOS MONTONEROS- EN LA INDEPENDENCIA DEL PERÚ ENTRE LOS AÑOS 1809 AL 1824 ANTE EL ANONIMATO RECIBIDO POR PARTE DE LA HISTORIA OFICIAL

ANTE EL ANONIMATO RECIBIDO POR PARTE DE LA HISTORIA OFICIAL LOS MONTONEROS PERUANOS, LOS SOLDADOS OLVIDADOS

LOS MONTONEROS PERUANOS, LOS SOLDADOS OLVIDADOS DE LA INDEPENDENCIA DEL PERÚ

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN DESCRIPCION DEL PROBLEMA En nuestros días vivimos cambios a nivel mundial, aparecen paradigmas que nos obligan a modificar en nuestro país la estructura de los contenidos de enseñanza -aprendizaje, tenemos que tener en cuenta los hechos históricos de gran importancia, que influye a la conceptualización de los contenidos que representa para el estudiante la construcción de la identidad social y cultural y la formación ciudadana de los adolescentes. Con el desarrollo de estas actividades queremos lograr en el educando sentirse identificado con sus personajes de la historia peruana. Nuestra historia y su desarrollo a trabes del proceso educativo demanda que por intermedio del ministerio de Educación se incluya esta parte de la historia en el diseño curricular Básico de Educación Secundaria. En la que se en las que se encuentra establecidos losa lineamientos que van, a servir de base para el desarrollo de una formación integral y permanente orientada al desarrollo de las capacidades que permitan comprender y actuar sobre el entorno social del educando. Los montoneros como protagonistas de la emancipación de nuestro país, es un hecho de gran importancia y significado para el educando peruano; en la actualidad el área de ciencias sociales y especialmente su componente Historia y Sociedad, no considera el desarrollo de este contenido de aprendizaje muchas veces olvidados; por esta razón se visto inconveniente

A través del estudio de los montoneros en la Emancipación Peruana; ponemos en claro la intervención fundamental y directa del campesino, rescatando el valioso aporte del pueblo

organizado en las montoneras, donde varones y mujeres del Ande se jugaron con claro patriotismo por la causa independentista, junto al glorioso ejercito peruano. Todo lo dicho sobre las montoneras es suficiente para dejar acreditada la importancia, la oportunidad y la acción desenvuelta por los naturales del Perú en pro de la libertad y la independencia. En la actualidad las políticas educativas emanadas por el ministerio de educación y su presentación en el Diseño Curricular Básico de Secundaria no consigna este tema; ni aun así en la posterior diversificación curricular que lo realiza los distintos Centros Educativos Secundaria de la reg ión y el país. En lo referente al nivel del conocimiento por parte de los docentes acerca del tema anteriormente mencionado; el propósito es la de constatar si realmente es de dominio por parte de los educadores ya que de ello dependerá su correcta enseñanza en los educandos. Los montoneros constituyen la espontánea expresión de los peruanos del campo en su actuación resuelta, valerosa y efectiva por la Independencia; también debemos anotar que mediante la actividad de cestos grupos de insurgentes se movilizo a la población campesina y se incorporaron extensiones de nuestro territorio al ámbito revolucionario.

MARCO TEORICO

ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACION. Revisando las investigaciones representadas en la facultad de educación se ha verificado que el tema de los montoneros es nuevo y no existen trabajos anteriores realizados acerca del, tema. Par la realización del presente trabajo de investigación se ha considerado la utilización de diversas fuentes escritas p acerca del tema tratado.

BASE BIBLIOGRAFICA. Para la realización de la presente investigación se ha considerado la utilización de diversas bibliografías. Que representaron en la etapa de la gesta emancipadora las montoneras, sin duda alguna, la manifestación mas clara del espíritu de rebeldía y libertad del hombre peruano, los documentos dejados por loas habitantes de pueblos, estancias y por los integrantes de las montoneras nos proporciona los elementos necesarios para afirmar que estaban decididos como pocos a romper las cadenas de la esclavitud.

MENCIONEMOS A CONTINUACION ALGUNAS PUBLICACIONES En el texto “Las Revoluciones Hispanoamericanas 1808-1826”, del autor John Lynch; Editorial Aries; Barcelona-España, 1980. Se consigna las principales revoluciones acaecidas en Latinoamérica mencionando principal mente las montoneras en el Petra. En la colección Mejía Baca de la cita textual de Virgilio Roel Pineda se aborda el siguiente tema “La gran sublevación general de los indios y la proliferación de los formidables montoneros” Tomo VI Editorial Juan Mejía Baca; Lima Perú, 1980. se realiza una síntesis del papel que desempeña estos grupos en relación a la Emancipación Peruana. En el texto “LA INDEPENDENCIA” del autor Eduardo Mendoza Meléndez; Editora Santa Bárbara S.A.; Lima-Perú 1999. Sé realiza un estudio amplio de las montoneras en cuanto a su origen, organización, integrantes, formas de combate, principales guerrillas, la participación de los pueblos y otros; a favor de la Emancipación Peruana. El documento “Montoneras y Guerrillas en la Etapa de la Emancipación del Perú (1820-1825)” del autor Gustavo Vergara Arias; Imprenta Litografía Salesiana, Lima -Perú 1973. Se consigna un estudio amplio acerca de estos grupos y se revalora su accionar a favor de la emancipación.

En el texto “Antología de la Independencia del Perú”; de los autores Félix Denegrí Luna, Armando Nieto Vélez y Alberto Tauro; Imprenta del colegio militar Leoncio prado; la perla-cayado 1972. Se realiza una síntesis de las montoneros y partidos de guerrillas y su participación en el emancipación. En el documento "Historia General del Perú: la independencia"; del autor Virgilio Roel Pineda; editorial gráfica labor S.A.; Lima Perú, 1988. Consigna un estudio profundo acerca de las montoneras y su participación en la emancipación peruana.

montoneras y su participación en la emancipación peruana. MONTONEROS PERUANOS EN ACCIÓN ANTICOLONIALISTA LAS

MONTONEROS

PERUANOS EN ACCIÓN ANTICOLONIALISTA

LAS MONTONERAS. Se conoce como nombre de montoneras al grupo numeroso de individuos que surgen repentinamente para hacer frente a las fuerzas realistas, retornando después sus integrantes a sus pueblos y a sus ocupaciones. No tenían, pues, las montoneras un sentido de continuidad ni de permanencia.

LOS MONTONEROS. Eran los integrantes de estos grupos irregulares de gente combatiente, pertenecían a su gran mayoría a la raza indígena, apreciándose también la participación de numerosos mestizos. Se encontraban mayormente armados de lanza, algo, rejones y ondas, siendo pocos los que contaban con fusiles y sables. (Vergara Arias. 1973: 31). Posteriormente en muchos lugares de Sudamérica, este término se haría común, para denominar a los miembros de los ejércitos irregulares de los caudillos regionales.

LAS PARTIDAS DE GUERRILLAS. En los documentos las partidas son denominadas indistintamente con los términos de "montonera de la partida", "partida de guerrilla" o también "partida volante de guerrillas", y que los españoles llamaron por insulto montoneras. Siendo el término apropiado el de partida de guerrilla, tal como figura en las listas de revista, en los oficios de las autoridades patriotas y de los comandantes de las partidas. Las multitudes de indios desorganizados dan pase a la montonera organizada o guerrillera, con su terrible eficacia, atacan sorpresivamente en todo recodo del camino y en toda encañada a la retaguardia enemiga abruman a los retrasados, hostigan a los destacamentos sueltos, desmoralizan a los soldados enemigos y alientan su deserción. Los indios, que hasta entonces sólo sabían de dejarse matar con un heroísmo infinito en el futuro se enfrentarían de arma enemigo organizado en partida de guerrilleros, que protegidos por la población guerreaban con los coloniales sin dar ni pedir cuartel. (Roel Pineda. 1980: 189)

ORGANIZACIÓN DE LAS MONTONERAS Y GUERRILLAS. Según Francisco Javier Mariátegui actor y testigo de los acontecimientos de la época y de acuerdo a las evidencias por ella Dunbar Temple en su recopilación de documentos sobre las guerrillas peruanas de la independencia, las montoneras surgieron espontáneamente, como una respuesta popular ante las exigencias de la guerra anticolonialis ta. En su monumental libro "la historia del protectorado" Germán Leguía y Martínez dice sobre las montoneras de la independencia lo que sigue: tales cuerpos de fuerza irregular que por su orden disperso llámense guerrillas; por andar en partida sueltas " partidarios" por su falta de reglas, disciplina y ejecución, "cuerpos franco" denominados en España simplemente "que guerrilleros" y en Francia, "francotiradores" fueron por los españoles que guerreaban en el Perú bautizados con el dictado de "montoneros", por su modo y manera especiales de embestir y lidiar sin plan previo, a no ser el dañar al enemigo, privarlo de recursos, dificultar su marcha, hostigarlo durante ésta, favorecer su deserción, fatigarlo, abrumarlo, destruirlo, caso de ser posible; y en todo extremo, a y darlo, de que esperarlo, en asalto, apareciendo y desapareciendo alternativamente, para reaparecer enseguida, siempre engorde colectivo, gregario en montón de ahí la denominación de "montoneros" que le pusieron a las guerrillas, en la Guerra de emancipación y después consagrado con sello definitivo por el usó y por el tiempo. (Roel Pineda. 1980: 192-193).

INTEGRANTES DE LAS MONTONERAS Y GUERRILLAS En su abrumadora mayoría estos montoneros estaban formados por ir y en segundo lugar por mestizos, seguidos luego por los mulatos las y negros. Los comandantes de los montoneros fueron también mestizos, indios o criollos. Pero por órdenes de San Martín quedó prohibido organizar partidas exclusivamente de negros o mulatos, no pudiendo estos comandar ninguna partida montonera (Roel Pineda. 1980: 194) Estos auxiliares indios actuaron, no sólo como aguerridos combatientes, sino como espía, exploradores, chasis o sea dieron el rol ya señalado de elementos auxiliares del ejército en las regiones dominadas por los realistas. En las fuentes documentales, larga es la nómina de estos indios restañan los nombres de: domingo Apodaca, Bernabé Aullaca, Basilio Auqui, Eusebio blanco "indio de Tacna", Miguel Caxayauri, Rómulo Cuyabamba, Pascual y José Guillermo Cayro, Eusebio Collao, Esteban Catacora, Miguel Chuquillanqui, Felipe Chauca, José Carlos Chilliguanca, Manuel Chuquiarque, Choquiespuma del capitán de Chavin, José Chiguan, Miguel Guamani, Manuel Huari, Francisco Huaicocha, domingo Inga, Fernando, Francisco, Camilo y Antonio Mayta, Fermín Maygua, Lorenzo Napanca, Francisco Ninahuanca, Clemente Pachas, José María de la peña Choquehuanca. (Roel Pineda. 1980: 194).

ESTRATEGIAS DE COMBATE DE LAS MONTONERAS Y GUERRILLAS Sus tácticas de lucha se caracteriza por él ataque cuando el enemigo se retira, y por la retirada cuando éste ataca, no empeñándose seriamente en acción alguna sin contar con la sorpresa y la superioridad del momento, las guerrillas actúan por la emboscada coladas, golpe de mano e incursiones. (Mendoza Meléndez. 1999 dos puntos 145) La modalidad de lucha empleada por las partidas era él ataque sorpresivo. Contando con la ventaja de que estaban formados por grupos reducidos se movilizaban rápidamente por las quebradas y los contrafuertes andinos y caían sobre los flancos o la retaguardia del ejército realista. Él ataque era rápido, tratando en lo posible de evitar la lucha. (Vergara Arias. 1973:32).

VESTUARIO, ARMAMENTO Y TRANSPORTE DE LOS MONTONEROS Y GUERRILLEROS. En cuanto al vestuario usado en general por los guerrilleros montoneros, era muy diversificado por lo mismo que se trataba de fuerzas improvisadas, no teniendo generalmente uniformidad ni en su propia organización para el combate. Fin embargo no les faltaba casi nunca ciertas prendas y

armas que les eran indispensables para y combatir, estas eran un arma cualquiera aunque fuese simplemente honda o un rejón; el vestuario, en dispensable poncho que de noche llevaba puesto y de día a la cintura amarrado al cuerpo o en bandolera, o también al hombro; camisa con manga larga bayeta; calzoncillo del mismo color y tela, saco de bayeta negra y pantalón corto del mismo color; shucuy de cuero de vaca, sombrero de lana generalmente de color blanco, es indispensable huallqui (especie de cartera de escolar) llevado en bandolera colindante con su contenido de coca, llipta o cal, y casi siempre para largas correrías, su fiambre compuesto de: cancha, mote, habas tostadas, papas sancochadas; además en el mejor de los casos, charqui asado o queso; todo lo cual lo cargaba en una manta o pullocata, a la espalda en bandolera. Las mujeres cuando seguían a sus maridos, llevaban el fiambre en el quipe para los dos y si había hijo pequeño, lo llevaba también a la espalda de la mujer.

En cuanto a los medios de transporte empleados para misiones rápidas, utilizaban el caballo o mula, en las marchas para el transporte se empleaba también el asno algunos guerrilleros como los Morochucos de Cangallo, usaban siempre el caballo para sus correrías. (Mendoza Meléndez. 1999: 176, 177).

ZONA DE OPERACIONES DE LA MONTONERAS Y GUERRILLAS. Estas fuerzas se movilizaban por los territorios de la costa y de la Sierra central y sur del Perú. Se explica el surgimiento en mayor número de focos guerrilleros en esta extensión geográfica, por la existencia de una apreciable población indígena y mestiza que hizo frente, desde muchos años atrás, al poder político y militar de los realistas; observándose en la existencia de un sector geográfico de mayor incidencia: la formada por los actuales depa rtamentos de: Lima, Huanuco, Pasco, Junín, Huancavelica,, Ayacucho e Ica. También incluimos la localidad de Cochabamba, como uno de los focos más importantes en el alto-Perú, considerando que esta región estuvo totalmente vinculada a nuestro territorio, durante el proceso de la independencia. (Vergara Arias. 1973: 194).

el proceso de la independencia. (Vergara Arias. 1973: 194). Descendiente de los Morochucos del Sur-Andino peruano

Descendiente de los Morochucos del Sur-Andino peruano

DESTACADOS LÍDERES DE MONTO DE LAS GUERRILLERAS. Pueden ser mencionadas las siguientes:

las montoneras de Francisco Vidal (1820), las de José Antonio Manrique (que habiendo luchado en 1814, volvió a tomar las armas en 1820) las de Ignacio Quispe Ninavilca (Huarochiri, 1820), las de Cayetano Quiroz (1820), las de Juan Jiménez y José Antonio Riquero (Huarochiri, 1821), las de José María Palomo (Huarochiri, 1821), las del legendario Basilio Auqui (que tomó las armas en Cangallo en 1814 y 10 y yo combatiendo hasta su muerte), las de José María Crespo (1821), las de Gerónimo segura (1821), las montoneras de Mariano Fano y sus lugartenientes Tapuc y Michivilca,

llamada también regimiento de Chaupihuaranga (1822), la de Toribio Dávalos (1822) las de justo Astete (1823), las de Santiago Cerro (1823) las de Ramón Díaz, o dragones de la República (1823), los cazadores cívicos del Perú (1823) la de Ricardo Barahona (1823), la de Pablo Álvarez (1823), las de Camilo Miller (1824), las de Joaquín Dabeusa (1823), las de Ramón García Puga (1823), las de Francisco Álvarez (1824), las de Mariano Vela Patiño (1824), la de Antonio Velázquez (1824), las de Tutumo, las de Supe viejo, la de piedras gordas, las de montes de Paramonga, las de Aija, las de Ica (organizada por Miller en 1821), las de Húaylas o granaderos a caballo de la guardia, las del puneño Esteban Catacora (que combatió en 1814 y siguió luchando después), Rafael Gavino y Juan Evangelista Vivas, Julián y Manuel Ximenez, José Ximenez y Victoria, Nicolás Zarate, Manuel Cevallos. (Roel Pineda.1988:221-223).

FRANCISCO VIDAL. La primera guerrilla para la lucha por la independencia fue la organizada, dirigida y comandada por el "primer resultado de la patria", Francisco Vidal en la costa. Su primera aventura fue sorprender a un destacamento realista de 38 hombres de caballería; y una noche Vidal llevó a efecto triunfalmente, con 12 hombres del pueblo, apoderarse de los caballos armas con los que formó una primera guerrilla para actuar ofensivamente marchando a Lima por él pié de los andes aumentando su número; como en Huampaní, ahora flanqueando al ejército enemigo, apresar su retaguardia como en la retirada de la sierra. “Tal vez la primera montoneras - guerrilla diría yo formada aun antes de la aparición de San Martín. Su jefe era peruano, su creación obra peruana, la invención de Vidal"; una vez ascendido a capitán desbarató un destacamento enemigo en Quilcamachay. El 10 de mayo avanzó hasta la hacienda Pedreros y se llevó sin oposición 240 caballos y mulas, y 150 cabezas de ganado del ejército español; el dos de mayo concurrió como sus montoneros y destruyó a la división Ricafort en Quipata cuando volvía triunfante de la sierra. (Mendoza Meléndez. 1990: 158,)

IGNACIO QUISPE NINAVILCA. Dice Germán Leguia: más conocido como el segundo apellido, y con él merecidamente famoso, poco después, levantó su montonera en la provincia de Huarochirí que era la de su nacimiento. Recidio en Lima en lo momentos de arribar la expedición libertadora; en septiembre de 1820, a la aparición del ejército libertador; y patriota como era, dejó inmediatamente la capital para dar pábulo a sus sentimientos separatistas, y pensarse entusiastamente en el servicio de su causa predilecta. Con su partida no muy numerosa, pues apenas si en su pleno desarrollo, contó con 181 de hombres voluntarios venidos desde Santa Eulalia hasta la Oroya, distinguiéndose desde el primer día por su constancia y el arrojo que puso en todas sus empresas.

ALEJANDRO HUAVIQUE. Otro gran guerrillero; era Canteño y allí en la región nativa, más que todo en lo pueblos de Obrajillo, Huamatanga y otros adyacentes organizó un la partida con que luego dio tanto que hacer a los españoles Conquistase con más de arraigo y eficacia, la s impatía del protector; y más tarde, entrando ya en el ejército de línea, hizo brillante y rápida carrera. Años después lo encontramos, ya de coronel en efectivo. (Mendoza Meléndez. 1999: 160).

CAYETANO QUIROZ. Este gran guerrillero de mucho carácter, su pasión han alta como en patriotismo y la gloria se transformó de un salto en soldado y en el que hasta culminar en mártir.

La partida de Quiroz era según Miller la mar atrevida y la más temible de los montoneros. Tales fueron la sorpresa de San jerónimo, en Santa Eulalia donde Quiroz (12 de mayo de 1821), aniquiló

un destacamento español respetable que hay acababa de reducir a cenizas seis caseríos y aldeas de las zonas circunvecinas.

La horrenda embestida de Quilata, desfiladero de canta, en que se puso a la división Ricafort en la inminencia de sucumbir (2 de mayo de 1821) siendo trasladado en camilla a Lima y deteniendo la marcha de la columna. De no haberse agotado la división; y en fin la nueva sangrienta acción de Huampaní donde sorprendió a la fuerza de de Rodil provocando la deserción del personal. (Mendoza Meléndez 1999: 160-164).

INOCENTE ZÁRATE. Trujillano muy atrevido y muy patriota de bautizó con el nombre de Gavilán para que no se le diese otro en la muchas y arriesgada empresa que acometió. Venía a las inmediaciones de la ciudad,

traía correspondencia, retornaba las contestaciones y guiaba a los pasados. Llegaron los españoles

a tener noticia de sus proezas y dieron orden de traerlo vivo o muerto.

Combinaba un plan que le sugirió su patriotismo, que ha nadie comunicó y que hay realizó con suma facilidad. Buscó a varios esclavos de la hacienda de la Molina, los hizo a armar como mundo

y asaltó al sargento español y soldados que cuidaban de la caballada. Los sorprendió dormidos en

el potrero, los hizo amarrar y custodiar por parte de los turbios, mientras lo otros arriaron los

caballos y algunas mulas del ejército. (Denegri Luna. 1972: 337, 338).

MUJERES GUERRILLERAS:

EMETERIA RIOS DE PALOMO. Mujer que se distinguió como guerrillera en varias acciones y en la de Quipata que describimos fue ella; pertenecía a una de las guerrillas de canta y Huamatanga. Había tomado parte en la acción de Caudivilla, Obrajillo, Laurichuco, Huamatanga y otros. Toma prisionera en una de la acciones fue llevada a presencia del general Canterac. Habiéndose negado a dar los nombres de patriotas que luchaban con ella, ordenó su fusilamiento en el pueblo de San Agustín en 29 de septiembre de 1821. Al enfrentar al pelotón de fusilamiento exclamó:

¡viva el Perú independiente! (Mendoza Meléndez 1999: 164)

LA ESPOSA DE CAYETANO QUIROZ. (Sin nombre). Hernando Girón, tuvo como éste una membresía adorable y adorada cuyo nombre, por desgracia a desdeñado la tradición y la historia con Quiroz luchó y vivió para la patria; y al como él rindió la vida en las aras de su noble ideal: el patriotismo y él amor. En todos los combates Quiróz estaba acompañado de su mujer, interviene en los encuentros de San jerónimo y Santa Eulalia aniquilando ha un destacamento español; luego en Quipata y en la sangrienta acción Huampaní, derrotando e hiriendo a Rodil, cayo peleando bizarramente en paras al pie del hombre amado. (Mendoza Meléndez 1999: 160-164).

LAS HEROINAS TOLEDO (MARÍA, CLEOFE E HIGINIA). Cuando en los meses anteriores empezaron a ocupar la Sierra las divisiones realistas, una de ellas,

a las órdenes del coronel Valdez se dirigió por la margen derecha del río grande (Mantaro), que

hallándose crecido, no ofrecía otro paso que él puente concepción. No obstante de estar ya enteramente evacuada la provincia por los patriotas, tres damas heroínas; formaron el atrevido proyecto de oponerse al paso de los españoles por él puente para ello

reunieron alguna indiada de los campos vecinos y cuantas armas pudieron encontrar por allí, aún quitándolas a los desertores. Un antiguo sargento del Nº 11 que se había quedado allí enfermo, cuando pasó su cuerpo en la campaña anterior, fue encargado por la señora de alistar la gente y prepararla para la defensa. Indignado Valdez con esta imprevista ocurrencia, mando romper inmediatamente en un vivo fuego

de mosqueteril, ayudado con dos piezas de cañón ventajosamente situadas, y cuyas balas desde tan corta distancia hicieron graves destrozos así en los habitantes como en los edificios del pueblo. En medio de esto, Valdez mando de nuevo que entrara una partida de usares a pasar el puente, pero las señoras comandantas viendo en ello un designio ya bien formal, corrieron inmediatamente a la cabeza del puente, con algunos de los suyos; y emprendieron cortarlo con las herramientas que el intento tenían preparadas. Esta operación ejecutada con presteza y entre la metralla del enemigo, concluyo tan oportunamente, que los intentaron pasar al lado opuesto fueron victimas de su temeridad y cayeron al agua.

PARTICIPACION DEL CLERO EN LA EMANCIPACION:

Fueron numerosos los miembros de clero que militaron en las filas de los guerrilleros y montoneros como adalides, secuaces o capellanes de ellos dándol es la ayuda de orden espiritual. Muchos de esos religiosos evadieron justificar su patriotismo ante el alto tribunal eclesiástico de purificación y los ecos de sus nombres, otrora resonantes en las serranías andinas. Entre otros religiosos figuran Sebastián Guillen, que ostentaba el grado de capitán y perteneció a las guerrillas de Tadeo Téllez, José Estanislao Cárdenas, capellán de comas así mismo con cargo de capitán, fue capellán de esas montoneras y gran animador de los pueblos de la región, donde era muy querido; Manuel Arancibia, capellán mayor del batallón Huánuco, Que participo en muchas campañas de partidas. Francisco Paula Muñoz que se titulaba “Capitán al servicio de la patria”; Fray Julin Urquieta, cura interino de Pomacocha y Capellán guerrillero a ordenes de Isidoro Villar; Mariano Marques; el cura indio mariano Mamaris, Jorge Duran, Melcochor Cáceres; Manuel Bayona; Capitán de la partidas de guerrillas voluntarias de Huarochirí; Clemente Jara, activo capellan de montoneras. Destacan también el cura de Chavín de Pariaca, Pablo Marticorena patriota decidido desde antes de la llegada del libertador. En Cangallo y Huamanga, el cura Felipe Velasco y el presbítero José María Delgado, cura de la doctrina de San Mateo de Sayan, el cual era allegado de San Martín. Otro religioso de particular interés es Gavino Uribe Villegas, engastado en la historia del movimiento guerrillero patriota. Las entrenadas por el teniente coronel sacerdote José Feliz Aldao (organizador de las montoneras indias de los Húsares del Perú) (Mendoza Meléndez.1999:165-

166).

FRAY BRUNO TERREROS. Clérigo y prócer ejerció su ministerio en Chupaca en el departamento de Junín. Después del enfrentamiento de Aldao y Bermúdez con Ricafort en Huancayo que termino con la derrota y desbande de estos, el cura Terreros precedida recoger las armas allí abandonadas, así como a reunir y sostener a los soldados. Carratala perseguido por la s fuerzas de arenales, llega a Chupaca el 26 de mayo de 1821, haciéndose presidir por un escuadrón que entro al pueblo gritando vivas a la independencia; y como los recibió con entusiasmo, una vez que el pueblo colmaba la plaza y calles adyacentes, ordeno abrir fuego sobre ellos, ordenando además, colgar del cuello en las torres de la iglesia a los prisioneros ; la mortandad fue terrible . Ante este despliegue de crueldad, Bruno Terreros cambio la sotana por un uniforme de guerrillero y tomo la espada vengadora; así y allí nacía el indomable capitán de guerrillas durante la emancipación y formo su guerrilla patriota. Por orden de Bolívar paso a ocupar San Mateo a fin de hostilizar a los realistas en transito. Cumplió misiones difíciles tomo Yauli para proteger el avance de las tropas libertadoras y hostilizo la retirada de los realistas después de la batalla de Junín. (Mendoza Meléndez.1999:166-167).

EL CURA FELIPE VELAZCO. Servia en la doctrina de Cangallo, coopero estrechamente con las partidas de los Morochucos, desde mucho antes que Álvarez de Arenales llegara a la intendencia de Huamanga; y cuando en el

año de 1821, el general realista Carratala movilizo sus fuerzas por esos lugares y llevo a cabo, el 17 de diciembre, la destrucción del pueblo de Cangallo, las tropas españolas tomaron prisionero al sacerdote Velasco, al tener conocimiento de la labor que realizaba , siendo ”Conducido a Huamanga por los enemigos”. (Vergara Arias.1973:181).

ELPRESBITERO JOSE MARIA MUNARRIS. En la Intendencia de Huamanga, el pres bítero fue uno de los religiosos que sobresalió en la lucha por la Independencia. Su labor se desarrollo tanto en la ciudad de Huamanga como en la provincia de Cangallo, dando a conocer los principios de la libertad y repartiendo “Las Gacetas y papeles públicos de Huaura”. En la localidad de Cangallo colaboro principalmente con las partías formadas por los Morochucos, actuando en varias ocasiones con los jefes de las guerrillas Melchor Espinoza, José María Gutiérrez, Felipe Roosel y Juan Bosa. (Vergara Arias.1973:181).

EL CURA MARIANO MAMARIS. En el pueblo de Chupamarca presto servicios como organizador de guerrillas. Especialmente su labor fue de mas intensa en el año de 1822, cuando Rodil, comandante generadle la división central, tenia su cuartel general en Castrovirreyna. En esta oportunidad las fuerzas patriotas que hicieron frente a los realistas fueron las partidas formadas por los pobladores de Chupamarca, quienes estaban alentados por Mamaris. En el mes e octubre, con la finalidad de estar alertas a l desplazamiento de los realistas y con el objeto de evitar alguna sorpresa, ya, que la mayor parte de los guerrilleros se encontraban reunidos en el pueblo, Mamaris destaco a los altos de Aurahua a un grupo de hombres para que cumplieran la labor de vigilancia. (Vergara Arias.1973:182).

EL CURA PEDRO JOSE BERNUY. Vicario de la doctrina de comas, y quien tenia el titulo de capitán general de las guerrillas formadas por los habitantes de Comas y Andamarca. Es debido a las actividades que desplegó al frente de sus guerrilleros, que los realistas continuamente hostilizaban a los pobladores de esas circunscripciones, llegando inclusive a saquear sus bienes, incendiar sus casas e iglesias. (Vergara

Arias.1973:182)

EL PADRE LORENZO SANCHES DE RIBERA. Fervoroso patriota y uno de los más diligentes colaboradores del movimiento patriótico. En su afán de a la causa, mantuvo relaciones epistolares con el Coronel pedro José Gonzáles y con el coronel Céspedes quien le remitía dichos por intermedio de la cruz Refolio en diciembre de 1822, dejado su casa del pueblo de Paca, cayo en poder délos realistas, quienes lo tomaron preso y lo sentenciaron a torturas de un modo que es capaz de quebrar un pedernal. (Manuel

Meléndez.1999:169).

PRINCIPALES ENCUENTROS PROTAGONIZADOS POR LAS MONTONERAS Y GUERRILLAS. Son innúmeros los encuentros de guerrillas y lances inéditos a lo largo de los años de 1821 y 1822, de algunos de los cuales aremos ligera mención. A mediados de mayo de 1821, las partidas de José María Guzmán derrotaron a 400 realistas en la hacienda Casapalca. Desde septiembre que se ve a las guerrillas de Ninavilca ocupado el pueblo de Tunac, denominado las quebradas de Huarochiri y controlando San pedro de Mama, Pariachi, Cocachacra y zonas aledañas; y a fines de ese mes una partida patriota batió en Huaypacha a los realistas, tomándoles prisioneros que remitían a Lima. El 3 de octubre, José Fernández Prada sostuvo un fuerte encuentro con los realistas en el, punto de la Oroya y los obligó a la retirada. El 14 de Diciembre , desde Huaypacha, José María Guzmán comunicaba a San Martín que el día 12 el enemigo , al mando de loriga entro nuevamente al pueblo , pero que lo detuvo por espacio de 4 horas logrando que los habitantes escaparan a la otra banda del rió, persiguiéndoles hasta media legua.

El 22 de abril de 1822, Nicolás Zarate, afincando en Oidores, se dirigió con sus guerrillas por las

alturas de Tarma acampo en el pueblo de Cajas y defendió a los de Palcamayo y Picoy. El 18 de mayo, Juan Evangelista Vivas, en Chongos su partida asalto el cuartel y “después de botar el puente”, puso en fuga al enemigo. Vivas logrado quitarle al enemigo gran cantidad de ganado. Del 1° de noviembre es la brillante gesta de Caucato a la cual ya nos hemos referido. El día 2 Santiago Casto, con sede en aymará , ataco el campamento realista de Vilcas en Angaraes con muy

buen suceso, pero los veteranos del Cantabria, en numero de 250 de caballería e infantería y con

300 montoneros , salieron de Jauja en su persecución. Aunque el tenia unos 50 hombres “dio

guerrilla” en Huasicancha asta que se le acabaron las municiones, pero los realistas no avanzaron. La guerrilla duro 11 horas" hubo "tres veces de guerrillas formales". El 21, se registra la acción del

pueblo de Reyes, en la cual, según el jefe de partidas y Isidora Villar. "El patriotismo y valor" de sus habitantes venció la superioridad numérica del enemigo. El 29, a las inmediaciones de Jauja y cincos, José Urbiola con la partida 6° de los constantes de Jauja y 7° de la venganza, tuvo un ventajoso triunfo, destacando en este encuentro, entre otros, él fray Joaquín Requejo.

El

tres de diciembre, lo "el esforzado peruano de Reyes", con una partida de 20 hombres armados

al

mando del capitán guerrillero Nicolás Zárate, partieron a 50 montoneros realistas en el pueblo

de falta mayo en hicieron 22 prisioneros que pasaron al Cerro. El 28, desde Apahuay, informa Antonio Ayala de los encuentros sostenidos con el enemigo 10 de él 17 de ese mes de diciembre, en particular en la quebrada de Jarpa, donde su partida y la de Hilario Lozano tuvieron un tiroteo de más de una hora. Asimismo, Santiago Castro relata, en parte posterior del 7 de de febrero de 1823, que el 28 de diciembre del año fenecido, tuvo un encuentro en Moya con las montoneras, del enemigo de Huancavelica, y la batió cogiendo les muchos prisioneros. Entró luego a perseguir los ha este último. Donde luchó con 300 enemigos en una quebrada, tomando leyes nuevos

prisioneros armamento y logrando finalmente, partir a los realistas en la pampa de Tucle.

A lo largo que mí las 223, prosigue esas luchas que él y llega que hay encuentros y avanzadas en las

diversas zonas amagadas polos realistas.

y avanzadas en las diversas zonas amagadas polos realistas. Pintura de un Montonero Peruano del siglo

Pintura de un Montonero Peruano del siglo XVIII

Entre los primeros encuentros cortos, se destaca el del 9 de enero en el cual, según parte de Juan Evangelista vivas, salieron los enemigos por los puntos de Yanacocha y Yanacancha en número de

200 hombres y en Achipampa le hizo frente su partida, al mando del teniente Manuel Ruiz, y "los

tiroteo" hasta detener un avance. El 14, José María musulmán protagonizo una lucha triunfal con la partida de su mando. En su parte a Guido, le comunica que tropezó como es enemigo en la oscuridad y destrozó completamente la lección Garmendia, haciendo huir a los realistas después

de tomarle prisioneros y armas. En la noche del 10:09, en mito, Francisco de Espinoza con su guerrilleros "acuchillaron a 25 realista", haciendo retirar al enemigo y dejando desocupados los pueblos. El 22, a las 12 de la noche, el capitán Joaquín Davauza dio "su asalto al pueblo de mito" con la partida que saca falta y la de Rafael Gabino vivas, "cogiendo prisioneros realistas y cortando los puentes de la concepción y Jauja". El 17, al finalizar el día, José Ignacio Quispe con su teniente José Camborda y 30 guerrilleros tuvieron un encuentro en Huaychay contra 100 realista que se retiraron del lugar; y el 25, en el punto de Reyes, 500 realistas al mando del general loriga, fueron batido por "los bra vos de Reyes" al mando "del benemérito Francisco Álvarez". Ignacio Delgado, el dos de mayo, su guerrillas salieron Yanac para asaltar al caudillo Vidalón, que se

hallaba en costas más de 100 hombres ubicado en "una posición que parecía un castillo", pero f ue tal el valor y entusiasmo de sus partidarios que después de seis horas de fuego lograron desalojarlo sin perder ni un solo hombre. El 28, Félix Ávalos, radicó en Chincha, anuncia que los enemigos no han entrado a ese pueblo y "solamente se retiraron desde la pampa donde tuvieron su encuentro con el capitán don Alejandro Huavique" y pasaron a Pisco. El dos de junio, Bruno Terreros, a su vez, exalta la acción de la quebrada de Acolla, en la cual los "18 valientes de la 6° partida" mandados por el, con tuvieron, a 120 realistas del batallón de Gerona y lo persiguieron hasta Chuchucalla, una legua de Jauja. El 27, el comandante Josefa Dean, con 100 partidarios fue destinado a impedir el paso del enemigo por la quebrada de Llactacocha y, tomando sus alturas, h izo retroceder a más de 1000 realistas que se retiraban a Yauyos. En lo últimos meses del año son muy frecuentes esos encuentros, que guerrillero. Así, el 15 de septiembre, Aliaga, Mesia y Picho tuvieron un tiroteo en Jarpa con 100 realistas y le tomaron seis prisioneros, sin perder ellos un solo hombre. El cuatro de octubre, los comandantes de partidas Francisco Espinoza y Manuel Cevallos entraron al campo enemigo, sacaron 160 cabezas de ganado menor y derrotaron a las montoneras de Tarma, ubicados en los altos de Tarmatambo. El 14, en la Oroya el sargento Hilario Mallorca, comandante de una partida "batió a 150 infantes y 100 soldados y caballerías". El 21 de noviembre, el comandante Huavique, después de intentar tomar Córdoba con su guerrilla, aprendió a la marcha sobre Tibillo, pero el capitán realista pareja lo sorprendió y, por las desventajas del terreno, se vio obligado a la retirada hasta conseguir pasar un pequeño llano donde lo derrotó y tomó prisionero. El 13 de diciembre, José María musulmán, de acuerdo con el comandante fresco, atacó a los realistas por la retaguardia en su contra marcha del cerro. En las inmediaciones de la hacienda Huanta, ambos guerrilleros tuvieron un encuentro con el enemigo pero su número, que alcanzaba

a 300 infantes y 125 caballería y su posición ventajosa, la lucha duró tres horas sin decidirse el triunfo, sufriendo pérdidas ambos bandos y saliendo herido el comandante fresco.

IMPORTANCIA DE LAS MONTONERAS GUERRILLAS.

El circular y decisivo aporte de las guerrillas, montoneras y los pueblos del Perú, se inició desde antes de la llegada de la expedición libertad obra y prosiguió sin lapso alguno hasta los finales de la campaña. Tal participación se extendió no sólo a los aportes materiales de toda índole como abastecimient os

y donativos en efectivo, si no a la contribución personal de todo los individuos de los más diversos

estratos sociales y raciales, 1000 discriminación efectos ni edades, volcados al unísono en la gesta

libertadora; él ejército expedicionario del sur; incrementó considerablemente su ese que hemos avances de los voluntarios y reclutas peruanos. Los montoneros emplearon un importante papel en el esfuerzo patriótico de guerra. Hasta mediados de 1821, atacaron las comunicaciones entre el inferior y la costa c ortando las líneas de abastecimiento a la capital. (John Lynch. 1980: 205).

Señalamos la importancia que resistiera esa participación del pueblo del Perú en su independencia, tanto como conjunto colectivo de masas, como por la acción de sus caudillos, guerrilleros o montoneras o de las humildes gentes de todos los centros poblados del Perú. (Dumbar temple. 1984: 249). La importancia dentro de esos cuerpos irregulares que su elementos auxiliares observadores, partidas de avanza "exploradores de la patria", chasquis, autoridades indígenas de los pueblos, que revestían copiosos parte e informes sobre los movimientos de los realistas y mantener en contacto a los diversos guerrillas. Desde el principio que la lucha, San Martín reiteraba la urgencia de intensificar los servicios de inteligencia y enlace que servían además de reconocimiento y defensa de las avenidas. Por intermedio de todos estos colaboradores en su gran mayoría anónimos, seis única van las provincias patriotas, se introducían la proclamas al campo enemigo y se estaba al tanto de las menores ocurrencias del campo realista. (Dumbar temple. 1984: 466).

MONTONERAS Y GUERRILLAS PATRIOTAS EN LA EMANCIPACION. Es así como las partidas surgen principalmente en aquellos pueblos que habían sido saqueados incendiados por el enemigo, se formaban en un acto de rebeldía y movidos por sus sentimientos de amor a la patria. En otras ocasiones eran los soldados de hizo los que llevados por su patriotismo organizaron las partidas, contando con la colaboración de los indígenas de los pueblos más sacrificados de la región de la Sierra. (Vergara Arias. 1973: 35-37) Entre los componentes de las partidas día un vínculo de hermandad. Era hombres de lucha, pero en los momentos de desgracia para la partida o para algunos de sus miembros, surgía la bondad, la comprensión y el desprendimiento. (Vergara Arias. 1973: 39)

PARTICIPACIÓN DE LOS PUEBLOS EN LA EMANCIPACIÓN:

De las guerrillas y montoneras las penalidades y avatares sufridos por los pobladores de las ciudades y del agro son materia de los relatos más patéticos por qué, como el o los momentos históricos que hay similares acontecimientos, los ejércitos se vieron impedidos a saquear y asolar las campiñas en su acopio de abastecimientos, dejando a los pueblos sin el mínimo nec esario a su subsistencia. El cuadro de la vida cotidiana de esos pueblos es el de una penuria general. Acto a las esas facetas se agregaban las cargas que pasaban sobre los agobiados campesinos, en el servicio de pongaje, arriería, reclutamientos en masa y aun mitas que, aunque supresas, por el gobierno patriota, funcionaba en calidad de servicios remunerados. En el campo artesanal, prácticamente existía el trabajo obligatorio, como lo certifican las listas de sastre, zapatero, Herreros y otros. Los pueblos y caseríos de la sierra del Perú contribuyeron decididamente a la formación y sostenimiento de las partidas de guerrillas. De pueblos como Yauyos, Ocros, Chumbis, Cangallo, Guychau, Huasaguasi, Tomas, Arma, Tarma, Comas, Tinque, Illaura, Chiringa, Chupama rca, y otros provenían los hombres que iban a integrar las partidas. Sus pobladores llegando muchas veces al sacrificio, participaron en su mantenimiento así como también de las tropas del Ejercito Libertador. Inclusive, llevados por su rebeldía y amor a la libertad oponían resistencia a las tropas realistas y les negaban toda clase de alimentos y provisiones. Ellos sabían que este comportamiento les iba a traer consigo el odio y la venganza de los españoles los castigos crueles, el saqueo y la destrucción de sus casas y el incendio de sus pueblos; cuantas veces fue necesario observar este comportamiento, e4llos lo hicieron. (Vergara Arias. 1973:183).

EL PUEBLO DE YAUYOS:

Los Yauyos tan atrevidos y valientes permanecieron en estado de independencia desde que se sublevaron bajo la protección de la división libertadora (del mismo Arenales) en la campaña anterior (1820) desde entonces sostuvieron su situación con tal ardor y coraje que anularon las

repetidas tentativas de los españoles para subyugarlos de nuevo no obstante que por tres sucesivas ocupaciones de la sierra, la provincia de Yauyos quedaba encerrada ente los fuegos del enemigo. Tenían a su cabeza a un bravo y activo compatriota suyo, nombrado por Arenales desde la sublevación de 1820 y cuyo no0mbre era Juan Evangelista Vivas. Algunas armas y municiones habían recibido por auxilio del Ejercito Libertador; pero supieron proporcionarse algunas otras armas arrancándolas de manos del enemigo, no era suficiente para armar a toda la población y hacerla invencible; pero conocieron que la forma y disposición de su territorio podría desplegar una ventajosa superioridad empleando un método defensivo a la moda de sus antepasados. (Mendoza Meléndez. 1999:170).

COMAS POR LA LUCHA DE LA INDEPENDENCIA:

Este pueblo glorioso integrante de la provincia de Concepción. En la guerra por la independencia tomo parte activa y contribuyo con numerosas y valiosos medios de defensa y sustento para las fuerzas patriotas. Eminentemente ganadera, su contribución fue codiciada y buscada por ambos contendientes aun por la fuerza; en estas circunstancias que el pueblo define la situación y lucha a lado de los patriotas. Consecuentemente sufre las penalidades de la guerra que acepta con resignación y valentía. En los primeros días de Julio de 1821, el general Canterac que se encontraba en Huancayo, ordeno la salida de 400 hombres de caballería e infantería con destino a los pueblos de las montañas del este con el fin de reclutar ganado y subsistencias para sus fuerzas. Contal fin el destacamento se dirige a comas , pero en este lugar encuentran prevenidos a los guerrilleros del lugar quienes aprovechando de los puntos estratégicos circundantes los rechazan ocasionándoles buen numero de bajas después de esta derrota, los españoles se diri gen a Parhuanca, pero en este lugar, alertados también los guerrilleros comandados por el capitán Manuel Muñoz, son igualmente rechazados sufriendo numerosas bajas; por lo que los derrotados, una vez mas, retornan a Huancayo sin llevar nada. (Mendoza Meléndez.1999:171-172).

LOS MOROCHUCOS DE CANGALLO:

Desde 1814 los Morochucos de Cangallo dieron infinitas muestras de su amor a la libertad y a lo largo de los años hasta el día mismo de la batalla de Ayacucho lucieron sus habilidades de gentes avezadas, guerreros indómitos y patriotas ejemplares prestando valiosísimos servicios a la causa de la independencia. Por su valor y sagacidad, Basilio Auqui era temido como uno de los jefes más importantes de las partidas de guerrillas de Morochucos. Venciendo mil obstáculos el anciano había formado su escuadrón de jinetes paisanos en el que enrolo como oficiales y soldados a uno de sus hijos y siete de sus nietos; con ellos participo en casi todos los encuentros con los realitas. Auqui buscando cada día la forma de hacer daño al enemigo, conocedor del terreno donde actuaba dio orden de barbechar y mover la tierra de de un lugar denominado “suche” con la ayuda de los animales de los alrededores; para luego desviar su riachuelo y formar con sus aguas un extenso pantano y disimulando con arbustos y malezas. Formándose entonces escuadrones, apretaron lanzas y caballos y a la voz del jefe, cargaron furiosamente. Basilio Auqui y sus hombres, con gran serenidad, permanecieron en actitud de espera viendo como el enemigo a galope tendido penetraba en el pantano cayendo entre el fuego, jinete y caballos. A una señal de Auqui, su gente con certeros disparos de hondas comenzó a darse cuenta de los soldados enemigos; los que no fueron ultimados cayeron prisioneros y luego se les ahorco o degolló. (Mendoza Meléndez.1999:174175).

Basilio Auqui, uno de los grandes lideres de las montoneras, él y su gente fueron

Basilio Auqui, uno de los grandes lideres de las montoneras, él y su gente fueron traicionados Por los miembros de la Corriente libertadora del Sur Como la del Norte

ACCIONES DESEMPEÑADAS POR LAS MONTONERAS Y GUERRILLAS (1820-1826):

En el desarrollo de las actividades militares, en los años 1820-1821, las montoneras y partidas cumplieron labores de gran importancia, obstaculizando la marcha de Ricafort y facilitando el desplazamiento de las tropas de Álvarez y Arenales por la sierra central. La guerrilla estableció el sitio contra lima, cortando toda comunicación con Jauja, Huancayo, Huanta y Huancavelica; haciendo insostenible la permanencia de los realistas en la capital y facilitando, en Julio de 1821, la entrada de San Martín en la ciudad. Participaron también, en 18822, en el primer sitio contra los castillos del Callao. En 1823, la ayuda que recibió Santa Cruz durante la segunda campaña de intermedios, provino fundamentalmente de las partidas de Moquegua, Tacna y Tarapacá. Y, cuantas veces las tropas realistas ocuparon la capital, en los años de 1823 y 1824, las guerrillas se situaron en los puntos estratégicos para impedir el desplazamiento de la tropas enemigas y la llegada de alimento. Así mismo fueron las únicas fuerzas que estorbaron constantemente a los españoles de su marcha por la región de la sierra y de la costa, causándoles una serie de contratiempos. En estas ocasiones, la acción de las partidas estaba circunscrita a llevar a efecto determinadas tareas militares y a velar por la seguridad de los pueblos; pues, “picando” la retirada de las fuerzas realistas se impedían que se dedicaran a la destrucción y al saque de las poblaciones. En la organización de la campaña final, fundamentalmente en el año de 1824, estos grupos irregulares de gente armada cumplieron la delicada misión de establecer en los pueblos y caminos de la sierra, por donde debía desplazarse el ejército libertador, los medios necesarios para la alimentación de los soldados y de la caballada. En las partidas descanso la labor de observación e información militar. Así como de mantener los caminos despejados y de estar a la expectativa de los movimientos de los realistas, ya sea con dirección a cerro de Pasco o sobre Lima. También llevaron a cavo la tarea de servir de nexo entre los diversos cuerpos de las fuerzas patriotas, cuando se desplazaban por la región de centro: cubrían la retaguardia, marchaban por los flancos y

constituían las avanzadas del ejército. Esta labor fue tan notable y llevada con tanta efecti vidad:

que hizo posible el éxito de la marcha del ejército libertador de Huaraz a la región de Pasco y los triunfos de Junín y Ayacucho. En el año de 1825, las guerrillas participaron activamente en el sitio a los Castillos del Real Felipe, contribuyendo de esta manera a poner fin de dominio realista en el Perú, al firmarse en 1826 la capitulación del Callao. (Vergara Arias.1973).

LAS MONTONERAS Y GUERRILLAS EN PUNO. En el año 1809 la del “Capitán Comandante de Guerrillas” José Antonio Manrique, asimismo antiguo patriota, participe en las mismas rebeliones. Puno y de la región del Alto- Perú. En esta relación encontramos algunas notas de importancia sobre el desempeño de los jefes de las partidas. En el año 1814, las informaciones de servicios de jefes guerrilleros, aclaran igualmente ese panorama de favor patriótico. De ellas, son muy reveladoras la de Esteban Catacora ayudante de Pumacahua en la expedición sobre Arequipa contra Picoaga, que actuó en el ejercito de Pinelo y en

la toma y junta Tuitiova de la Paz. (Dumbar Temple.1984:455)

A partir de 1809 otra coyuntura desfavorable hará presa del Altiplano, las guerras de emancipación

tendrán en parte como escenario la gran meseta. En 1811 los argentinos a manos de Castelli llegaron a Guaqui y serán derrotados por Goyeneche. En 1814, Pumacahua y el cura muñecas tomaran el camino del Collao para amagar Arequipa y La Paz (En el Alto Perú). Choqueguanca afirma que más de 600 azangarinos murieron defendiendo la causa patriótica. (Tamayo Herrera. 1982:76). También debemos considerar la labor desplegada por el jefe guerrillero Josué Miguel de Lanza en los años 1821-1822 en las zonas de Cochabamba (Alto-Perú) e Inquisivi (Alto-Perú); que en dichos años estaba en jurisdicción del territorio peruano. (Vergara Arias.1973:204,205).

Concluyendo, la profundización del tema sobre la participación de los Montoneros Peruanos en la lucha por la independencia, todavía esta en germinación, posteriormente el nombre de “Montoneros” sería adoptado para denominar a los seguidores de los caudillos, en las luchas internas en otros países de Sudamérica, pero también es evidente que aquellos fueron traicionados, tanto por la gente de San Martín , como de Bolívar cuando estos asumieron el poder

y con la victoria sobre los ejércitos realistas y la entrega del Perú al área de influencia del Imperio Británico. Después se iniciaría una etapa para el Perú de reducción de carácter social, económico, territorial y político.

Compilación de: Vásquez Mamani y Ciro Álvarez Robles