P. 1
Evidencia Científica Sobre Amenazas y Fracaso de Cultivos Transgénicos

Evidencia Científica Sobre Amenazas y Fracaso de Cultivos Transgénicos

|Views: 849|Likes:
Publicado porIan Pagan
Resumen de la revisión de literatura científica desarrollada por el Frente de Rescate Agrícola sobre las amenazas y el fracaso de los cultivos transgénicos. Este trabajo fue desarrollado en respuesta a la solicitud de la Secretaria de Agricultura, la Dra. Myrna Comas, cuando exhortó a los "oponentes" de Monsanto a proveer evidencia sobre los impactos negativos de la compañía y sus productos transgénicos. Este trabajo resume más de 60 artículos científicos publicados en revistas revisadas por pares y agrupados en más de 1000 páginas donde se demuestran las amenazas de los cultivos transgénicos a la soberanía alimentaria en diferentes ámbitos.

Este trabajo fue entregado a la Secretaria de Agricultura en el mes de agosto del 2013. Continuamos esperando una reacción oficial.
Resumen de la revisión de literatura científica desarrollada por el Frente de Rescate Agrícola sobre las amenazas y el fracaso de los cultivos transgénicos. Este trabajo fue desarrollado en respuesta a la solicitud de la Secretaria de Agricultura, la Dra. Myrna Comas, cuando exhortó a los "oponentes" de Monsanto a proveer evidencia sobre los impactos negativos de la compañía y sus productos transgénicos. Este trabajo resume más de 60 artículos científicos publicados en revistas revisadas por pares y agrupados en más de 1000 páginas donde se demuestran las amenazas de los cultivos transgénicos a la soberanía alimentaria en diferentes ámbitos.

Este trabajo fue entregado a la Secretaria de Agricultura en el mes de agosto del 2013. Continuamos esperando una reacción oficial.

More info:

Published by: Ian Pagan on Sep 24, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/02/2013

pdf

text

original

  Evidencia  Científica  Sobre    Fracaso  y  Amenazas  de  Cultivos  Transgénicos   Frente  de  Rescate  Agrícola   Colectivo  Nada  Santo

 Sobre  Monsanto   agosto/2013  
Preparado  por  Agro.  Ian  Pagán  Roig  

 

 

La   información   científica   disponible   es   clara,   abundante,   contundente   y   creciente   señalando   los   peligros   y   amenazas   que   representa   la   tecnología   transgénica  y  las  compañías  que  las  controlan  a  la  soberanía  alimentaria  del  Puerto   Rico   y   del   mundo   entero.   Basados   en   la   recopilación   de   artículos,   en   más   de   un   85%   artículos   de   revistas   científicas   revisadas   por   pares,   salta   a   la   luz   la   gran   contradicción  de  la  presencia  de  las  compañías  dedicadas    a  la  experimentación  con   cultivos  transgénicos  ante  la  urgencia  del  desarrollo  de  la  agricultura  local  dentro  del   contexto   mundial   de   un   sistema   agroalimentario   en   crisis.     Esto   también   en   clara   contradicción  a  la  política  púbica  expresa  por  la  secretaria  de  agricultura,  Dra.  Myrna   Comas,  y    el  director  de  la  Autoridad  de  Tierras  de  fomentar  la  soberanía  alimentaria   y   dedicar   las   tierras   a   la   producción   de   alimentos   (Rivera,   2013).     El   panorama   mundial  y  local  impone  sobre  el  país  cada  vez  con  mayor  urgencia  la  responsabilidad   de   encaminarnos   a   construir   los   cimientos   para   el   desarrollo   de   la   soberanía   alimentaria   que   le   garantice   al   pueblo   sistemas   agrícolas   sustentables   para   la   producción  de  alimentos  abundantes  y  saludables.  Como  veremos  a  continuación  la   información   disponible   es   contundente   señalando   las   amenazas   que   representan   los   productos  y  las  actividades  de  la  tecnología  transgénica  a  la  soberanía  alimentaria  a   través   de   la   producción   de   alimentos   peligrosos   a   la   salud,   la   degradación   de   las   tierras   y   el   patrimonio   agrícola   y   el   fomento   de   la   utilización   de   cada   vez   más   plaguicidas  altamente  tóxicos  al  ser  humano  y  al  medio  ambiente.       Las   compañías   dedicadas   a   la   experimentación   transgénica   agrícola   ocupan   más   de   6,000     cuerdas   de   las   mejores   tierras   de   Puerto   Rico   (Martínez,   2011)     oponiéndose   a   la   producción   de   alimentos   y   los   mejores   intereses   del   pueblo   y   en   clara   violación   a   la   disposición   constitucional   conocida   como   la   Ley   de   los   500   acres.   Dado   al   tipo   de   insumos   tóxicos   que   fomenta   y   comercializa   la   tecnología   transgénica,     las   actividades   de   estas   compañías   representan   una   gran   amenaza   al   patrimonio  agrícola  y  las  tierras  del  país,  gran  parte  de  las  cuales  son  catalogas  como   “Prime   Farm   Land”   (NRCS)   debido   a   sus   inigualables   características   naturales   propicias   para   la   producción   de   alimentos.   Menos   del   3%   de   las   tierras   del   mundo   son  catalogadas  como  “Prime  Farm  Land”  lo  que  las  convierte  en  uno  de  los  recursos   más   valiosos   para   los   países   que   las   poseen.   Las   tierras   agrícolas   de   Puerto   Rico   están   siendo   expuestas   a   un   deterioro   alarmante.   El   glifosato,   el   cual   es   el   ingrediente  activo  de  la  marca  comercial  del  herbicida  Roundup,  es  el  agroquímico   más   fomentado   por   las   compañías   dedicadas   a   la   biotecnología   principalmente   a   través  de  los  cultivos  transgénicos  denominados  como  “Roundup  ready”.  Los  cultivos  

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

1  

“Roundup   ready”   están   diseñados   para   sobrevivir   aplicaciones   indiscriminadas   de   este   herbicida   en   el   campo   de   cultivo.   El   glifosato   ha   demostrado   tener   un   efecto   devastador  y  residual  (Fernández  et  al.,  2009)  en  la  fertilidad  de  los  suelos  sometidos   a   su   utilización.   Abundantes   publicaciones   científicas   revisadas   por   pares   documentan   el   peligroso   efecto   detrimental   en     las   propiedades   químicas   de   los   suelos   como   resultado   de   la   utilización   del   glifosato.   El   glifosato   es   responsable   de   secuestrar   e   impedir   la   absorción   de   nutrimentos   esenciales   para   las   plantas   tal   como  calcio,  magnesio,  hierro  y  manganeso,  produciendo  deficiencias  en  los  cultivos   (Neumann   et   al.,   2006;   Ozturk   et   al.,   2008;   Cakmak,   2009;   Samsel   y   Senef,   2009;   Senem  et  al.,  2009;  Tesfamariam  et  al.,  2009;  Huber,  2010).    Esto  no  solo  representa   problemas   para   el   crecimiento   de   los   cultivos   a   nivel   de   finca   sino   que   impacta   negativamente  el  valor  nutricional  de  los  alimentos  para  los  consumidores  al  resultar   deficientes   de     estos   nutrientes   esenciales   (Ozturk   et   al.,   2008;   Cakmak,   2009).   De   esta   forma   estamos   expuestos   a   una   creciente   cantidad   de   alimentos   nutricionalmente  deficientes  y  con  presencia  de  plaguicidas  debido  al  desarrollo  de   los  cultivos  transgénicos  y  a  la  aplicaciones  de  glifosato  asociadas.     La   fertilidad   de   un   suelo   es   dependiente   de   dinámicas   complejas   donde   intervienen  factores  bióticos  y  abióticos  cada  uno  de  los  cuales  son  imprescindibles   para   la   sustentabilidad   del   agroecosistema.     El   componente   vivo   de   la   tierra   es   fundamental  en  la  fertilidad  del  suelo  y  el  glifosato  tiene  un  efecto  destructivo    de   los   organismos   beneficiosos   (Clair   et   al.,   2012)   que   son   parte   integral   en   la   construcción  de  un  suelo  fértil  (Oberson  et  al.,  2006;  Franchini  et  al.,  2007;  Tejada  et   al.,   2007;   Zhao   et   al.,   2009).   Este   agroquímico   asociado   directamente   a   la   tecnología   transgénica   más   distribuida   comercialmente   (cultivos   “Roundup-­‐ready”)   ha   demostrado   disminuir   considerablemente   la   actividad   biológica   del   suelo   (Busse   et   al.,   2001;   Andrea   et   al.,   2003;   Gómez   et   al.,   2009;   Tejada,   2009;   Matthew   et   al.,   2012)  así  como  sus  funciones  esenciales  para  el  mantenimiento  de  la  fertilidad  del   agroecosistema   (Tejada,   2009).   Componentes   biológicos   esenciales   para   la   sustentabilidad  del  sistema  de  cultivo  tal  como  las  micorrizas  (Turrini  et  al.,  2004)  y   las   lombrices   de   tierra   (Springett   y   Gray   1992;   Piola   et   al.,   2013)     son   dramáticamente   afectados   por   la   toxicidad   del   glifosato   disminuyendo   la   sustentabilidad   de   nuestros   recursos   agrícolas   haciendo   las   tierras   cada   vez   más   dependientes   de   insumos   externos   imponiendo   mayor   presión   sobre   los   recursos   naturales  y  carga  económica  sobre  nuestros  agricultores.       En   adición   a   esto,   los   cultivos   transgénicos   y   las   aplicaciones   de   glifosato   asociadas  a  los  mismos  inducen  la  proliferación  de  enfermedades  en  la  plantas  (Johal   y  Huber,  2009)  debilitando  los  sistemas  de  defensa  de  los  cultivos  (Keen  et  al.,  1982;   Larson   et   al.,   2006;   Johal   y   Huber,   2009).   El   glifosato   es   responsable   por   la   proliferación   de   algunos   de   los   patógenos   más   problemáticos   de   la   agricultura   moderna   tal   como   Pythium,   Fusarium,   Gaeumannomyces,   Phytophthora,   Xylella   y   Rhizoctonia    (Keen  et  al.,  1982;  Smiley  et  al.,  1992;  Descalzo  et  al.,  1996;  Fernández   et   al.,   2005;   Kremer   y   Means,   2005;   Larson   et   al.,   2006;   Means   y   Kremer,   2007;   Fernández  et  al.,  2009;  Johal  y  Huber,  2009)  los  cuales  producen  millones  de  dólares   en   pérdidas   de   cosechas   y   son   responsables   del   aumento   en   la   aplicación   de   plaguicidas   tóxicos.   Este   aumento   en   la   susceptibilidad   de   las   plantas   a  

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

2  

enfermedades   ha   sido   observado   muchos   meses   después   de   la   aplicación   de   glifosato   reafirmando   el   efecto   degradante   a   largo   plazo   del   glifosato   sobre   la   fertilidad  del  suelo  (Fernández  et  al.  2009).         Esta   tecnología   socaba   directamente   la   sustentabilidad   del   agroecosistema   haciéndolo  cada  vez  más  dependiente  de  insumos  químicos  para  su  producción.  Muy   lejos  de  reducir  la  aplicación  de  plaguicidas  tóxicos,  el  advenimiento  de  los  cultivos   transgénicos   ha   auspiciado   un   aumento   dramático   en   la   utilización   de   plaguicidas.   Según   datos   del   USDA,   los   cultivos   transgénicos   consumen   un   26%     más   pesticidas   que  sus  contrapartes  convencionales  y  han  sido  responsables  de  un  aumento  en  la   utilización   de   cerca     de   404   millones   del   libras   de   plaguicidas   (Benbrook,   2009).   Siguiendo   esta   misma   tendencia,   la   tecnología   transgénica   “Roundup   ready”   a   inducido  el  desarrollo  de  “súper  malezas”  resistentes  a  este  herbicida  (Johnson  et  al.,   2009)   induciendo   la   necesidad   de   la   aplicación   de   mayores   cantidades   o   formulaciones   más   tóxicas   de   herbicidas.   Se   estima   que   para   el   2012   en   EU   la   superficie   de   cultivo   afectada   por   “súper   malezas”   resistentes   al   Roundup   había   alcanzado  más  de  61.2  millones  de  cuerdas  (Farm  Ind.  News,  2013).  Como  respuesta   a   esto,   la   industria   transgénica   ha   surgido   con   nuevas   tecnologías   de   plantas   resistentes   a   herbicidas   peligrosos.   Actualmente   las   compañías   dedicadas   a   la   biotecnología  han  sometido  para  la  aprobación  del  USDA  variedades  de  maíz  y  soya   resistentes   al   2,4-­‐D   (Moore,   2013)   el   cual   es   el   ingrediente   activo   del   agente   naranja   y   está   asociado   al   desarrollo   de   cáncer   y   otras   enfermedades   serias   en   seres   humanos  (Cantor,  1992;  Samanic  et  al.,  2006)  además  de  que  históricamente  ha  sido   responsable   de   desastres   ecológicos   y   humanitarios   muy   serios.   El   aumento   en   la   utilización   de   herbicidas   como   respuesta   a   la   proliferación   de   los   cultivos   transgénicos  posee  un  efecto  asolador  en  los  recursos  naturales.  Se  ha  demostrado   ampliamente   el   efecto   negativo   del   glifosato   sobre   ecosistemas   acuáticos.   La   contaminación   de   cuerpos   de   agua   con   glifosato   ha   demostrado   trastocar   la   estructura  de  especies  y  disminuir  dramáticamente  la  diversidad  de  los  ecosistemas   provocando   la   mortalidad   de   hasta   un   100%   de   larvas   de   anfibios   (Relyea   2005a;   Relyea  2005b;  Pérez  et  al.,  2007;  Stachowski-­‐Haberkorna,  2008).     Puerto  Rico  ha  experimentado  de  primera  mano  la  destrucción    y  el  aumento   en   la   vulnerabilidad   de   los   sistemas   agrícolas   como   resultado   de   las   actividades   de   las   compañías   dedicadas   a   la   experimentación   con   transgénicos.   Puerto   Rico   lleva   directamente   expuesto   a   las   actividades   de   estas   compañías   por   más   de   20   años.   En   todo  el  mundo,  Puerto  Rico  es  uno  de  los  territorios  con  mayor  experimentación  de   cultivos   transgénicos   por   milla   cuadrada.     Como   consecuencia   de   la   operación   de   las   compañías  transgénicas  en  nuestras  tierras,  Puerto  Rico  se  ha  reportado  como  único   lugar  en  el  mundo  en  el  que  el  insecto  plaga   Spodoptera  frugiperda  ha  desarrollado   resistencia   a   la   aplicación   de   insecticidas   (Matten   2007;   Tabashnik   et   al.,   2009;   Storer   et   al.,   2012;   Tabashnik   et   al.,   2013)   específicamente   a   consecuencia   de   la   experimentación   con   la   tecnología   transgénica   Bt.   La   tecnología   Bt   diseña   plantas   que   producen   su   propio   insecticida   en   el   tejido   vegetal   logrando   una   mortalidad   amplia  de  insectos  y  presentando  una  presión  de  selección  omnipresente  que  induce   el   desarrollo   de   resistencia   en   los   insectos   produciendo   “super   plagas”.   En   Puerto   Rico   este   insecto   representa   una   plaga   de   gran   importancia   en   el   cultivo   de  

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

3  

vegetales.     Actualmente   los   agricultores   locales   de   vegetales   se   enfrentan   a   una   plaga   más   difícil   de   manejar   debido   a   la   operación   de   compañías   multinacionales   dedicadas   a   la   experimentación   con   cultivos   transgénicos.   El   desarrollo   de   “súper   plagas”   debido   a   la   tecnología   transgénica   no   se   limita   a   la   esfera   local.   Una   publicación   reciente   confirma   el   desarrollo   de   resistencia   en   5   de   los   insectos   plagas   de   mayor   importancia   a   nivel   mundial   como   consecuencia   del   desarrollo   de   la   tecnología   transgénica   Bt   (Tabashnik   et   al.,   2013)   provocando   el   aumento   en   la   cantidad   y   la   utilización   de   nuevos   plaguicidas   cada   vez   más   tóxicos.   Entre   los   insectos   que   han   desarrollado   resistencia   a   la   toxina   Bt   como   consecuencia   de   los   cultivos   transgénicos   se   encuentran   Busseola   fusca,   Diabrotica   virgifera   virgifera,   Spodoptera  frugiperda,   Helicoverpa   zea  y   Pectinophora  gossypiella.  El  desarrollo  de   resistencia   en   estos   5   insectos   sucedió   a   menos   de   10   años   de   la   liberación   en   el   mercado  de  la  tecnología  transgénica  Bt.       La   diversidad   genética   de   los   cultivos   es   fundamental   para   la   resiliencia   del   sistema   de   producción   agrícola   del   mundo.   Las   comunidades   campesinas   que   han   venido  desarrollando  los  cultivos  durante  miles  de  años  a  través  de  la  observación  y   la   selección   de   las   mejores   plantas   son   los   responsables   del   desarrollo   de   esta   diversidad  genética  que  consta  de  más  de  2000  especies  y  muchas  más  variedades   de   vegetales   comestibles.   Esta   agrobiodiversidad   es   considerada   como   uno   de   los   mayores  recursos  y  riquezas  de  la  humanidad  de  la  cual  dependemos  hoy  más  que   nunca  para  enfrentar  los  nuevos  retos  que  nos  impone  el  planeta  tal  como  el  cambio   climático.   Los   cultivos   transgénicos   se   han   diseminado   descontroladamente   contaminado   cultivos   tradicionales   rebasando   barreras   geográficas   y   genéticas   (Quist  y  Chapela,  2001;  Piñeyro-­‐Nelson  et  al.,  2009;  Kwit  et  al.,  2011).    En  los  últimos   años  se  ha  estado  registrando  una  peligrosa  tendencia  de  contaminación  genética  de   variedades   tradicionales   con   variedades   transgénicas   constituyendo   un   proceso   prácticamente  irreversible  y  la  pérdida  de  recursos  agrícolas  que  tomaron  cientos  e   incluso   miles   de   años   en   desarrollarse.   La   tecnología   transgénica   pone   en   grave   peligro  esta  diversidad  genética  exponiéndonos  al  peligro  de  la  homogenización  de   los  cultivos  comprometiendo  a  la  humanidad  entera  a  una  gran  vulnerabilidad  ante   el  mundo  cambiante.   El  daño  de  la  tecnología  transgénica  y  de  las    compañías  que  la  controlan  no   se   limita   al   deterioro   del   agroecosistema   y   los   recursos   agrícolas,   sino   que   afecta   directamente   a   la   salud   de   los   trabajadores   de   la   agricultura   y   los   consumidores   (Defarge  et  al.,  2012;  Mesnage  et  al.,  2010).    El  glifosato,  el  cual  es  el  plaguicida  de   mayor   promoción   por   la   tecnología   transgénica,   ha   demostrado   consistentemente   tener   efectos   perniciosos   serios   sobre   la   salud   del   ser   humano.   Este   ingrediente   activo   junto   con   los   aditivos   con   que   se   vende   bajo   diferentes   marcas   comerciales   está  directamente  relacionado    con  una  gran  diversidad  de  enfermedades  tal  como   desordenes   gastrointestinales,   diabetes,   enfermedades   del   corazón,     depresión,   autismo,   infertilidad,   cáncer   y   alzheimer   (Samsel   y   Seneff,   2013).   Dosis   hasta   1500   veces   inferiores   a   las   usadas   comercialmente   han   demostrado   ser   responsables   de   trastornos   intestinales   y   cardiacos,   malformaciones   y   alteraciones   neuronales   en   embriones   (Paganelli   et   al.,   2010,   Mesnage   et   al.,   2012b).   Luego   de   solo   24-­‐48   horas   del  contacto  con  el  glifosato  a  dosis  muy  inferiores  a  las  utilizadas  en  la  agricultura  se   ha   reportado   muerte   en   células   germinales   y   testiculares   y   disminución   en   la  
Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

4  

producción   de   testosterona   (Clair   et   al.,   2012).   Adicionalmente,   dosis   mínimas   de   glifosato  producen  trastornos  en  las  células  de  la  placenta  y  en  procesos  congénitos   (Richard   et   al.,   2005;   Mesnage   et   al.,   2012b).   Se   ha   encontrado   también   que   el   glifosato   y   sus   formulaciones   comerciales   producen   necrosis   y   apoptosis   en   células   humanas   de   la   placenta,   del   embrión   y   del   cordón   umbilical   al   igual   que   otros   trastornos   endocrinos,   daños   al   ADN   y   a   los   órganos   desintoxicadores   del   cuerpo   (Benachour  et  al.,  2007;  Benachour  y  Seralini,  2009;  Gammon,  2009;  Gasnier  et  al.,   2009;  Gasnier  et  al.,  2010;  Gasnier  et  al.,  2011;  Mesnage  et  al.,  2012b).    Rastros  de   glifosato   se   han   registrado   en   la   orina   de   familias   de   agricultores   que   asperjan   sus   campos   con   este   herbicida   (Mesnage   et   al.,   2012b)   y   en   poblaciones   que   no   han   estado   expuestas   directamente   al   contacto   de   este   agroquímico   (Hans-­‐Wolfgang,   2013).    Recordemos  que  tecnología  transgénica  “Roundup  ready”  está  diseñada  para   crear  plantas  que  toleran  grandes  concentraciones  de  glifosato  por  lo  que  también   esta   tecnología   auspicia   la   presencia   de   este   herbicida   en   los   alimentos   que   consumimos  y  en  el  ecosistema.       Existe   información   creciente   sobre   la   peligrosidad   a   la   salud   del   consumo   específicamente   de   alimentos   genéticamente   modificados.   Se   ha   demostrado   repetidamente  indicativos  de  toxicidad  en  mamíferos  tras  el  consumo  de  alimentos   transgénicos  (Séralini  et  al.,  2007;  Spiroux  de  Vendomois,  2009;  Séralini  et  al.,  2013).   Reportes   científicos   han   demostrado   una   reducción   drástica   en   la   expectativa   de   vida,   desarrollo   de   tumores,   afecciones   severas   en   el   hígado   y   trastornos   hormonales  en  mamíferos  alimentados  con  maíz  transgénico  (Séralini  et  al.,  2013).   Ratas   alimentadas   con   tres   variedades   diferentes   de   maíz   transgénico   han   mostrado   signos   de   toxicidad   en   el   hígado,   riñones,   corazón,   glándulas   adrenales,   bazo   y   sistema   hematopoyético   (Spiroux   de   Vendomois,   2009).   El   consumo   de   papas   genéticamente   modificadas   igualmente   ha   producido   trastornos   gastrointestinales   en  mamíferos  (Ewen  y  Pustazi,  1999).  Cerdos  alimentados  durante  22  semanas  con   maíz   y   soya   transgénica   mostraron   inflamación   severa   del   estómago   y   anormalidades   en   el   útero   de   las   hembras   (Carman   et   al.,   2013).   La   toxina   de   los   cultivos  Bt  ha  demostrado  tener  un  efecto  tóxico  en  la  sangre  de  mamíferos  que  la   injieren   (Mezzomo   et   al.,   2013).   Dado   los   alarmantes   efectos   fisiológicos   negativos   reportados,   el   consumo   de   alimentos   genéticamente   modificados   representa   un   gran  riesgo  al  consumidor  que  se  expone  a  su  consumo  sin  contar  aun  en  Puerto  Rico   con  el  derecho  mínimo  a  conocer  la  presencia  de  esta  tecnología  en  nuestra  comida.   Este   riesgo   se   acentúa   aun   más   luego   de   haberse   encontrado   en   la   sangre   de   mujeres  embarazadas  y  en  sus  fetos  niveles  de  glifosato,  compuestos  derivados  del   glifosato   y   la   toxina   de   acción   insecticida   de   los   cultivos   transgénicos   Bt   tras   el   consumo  de  alimentos  genéticamente  modificados  (Aris  y  Leblanc,  2011).         Aparte   de   las   razones   expuestas   sobre   la   tecnología   transgénica,   cada   una   de   las   cuales   individualmente   justifican   la   salida   inmediata   de   estas   compañías   de   Puerto   Rico,   ésta   no   representa   beneficio   alguno   a   la   humanidad.   Según   datos   del   USDA   se   ha   demostrado   que   la   tecnología   transgénica   no   ha   representado   un   aumento   en   la   producción   de   los   cultivos   cuando   son   comparados   con   sus   contrapartes   convencionales   (Heinemann   et   al.,   2013;   Shi   et   al.,   2013).   La   producción   de   supuestos   supercultivos   transgénicos   representa   un   enfoque  

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

5  

totalmente   errado   para   atender   los   problemas   alimentarios     de   la   humidad   según   establece   la   Organización   de   las   Naciones   Unidas   cuando   expresa   que   “los   problemas   del   hambre   y   desnutrición   en   el   mundo   no   son   debido   a   problemas   de   falta  de  producción    sino  a  falta  de  acceso  a  los  alimentos  disponibles”  (ONU  1999).   El   hambre   en   el   mundo   existe   no   por   la   ausencia   de   “súper   cultivos”   transgénicos   monopolizados   por   unas   pocas   compañías   sino   por   problemas   sociales   y   políticos   profundos   y   pretenderlos   resolver   con   una   tecnología   monopolizadora   representa   un  acercamiento  errado  e  irresponsable.  Hoy  más  que  nunca  luego  de  más  de  una   década  de  cultivos  transgénicos  comerciales  y  a  más  de  cinco  décadas  de  un  enfoque   industrial  intensivo  altamente  dependientes  de  insumos  químicos,  los  problemas  del   hambre   y   la   desnutrición   se   agudizan   cuando   una   de   cada   ocho   personas   sufre   de   desnutrición   crónica   en   el   planeta   (FAO   2012).   Como   respuesta   a   los   problemas   alimentarios   del   mundo   cada   vez   surge   con   mayor   fortaleza   el   desarrollo   de   una   agricultura  sustentable  y  ecológica  como  alternativa  para  los  nuevos  retos  globales   en   donde   se   le   provean   las   herramientas   a   la   población   para   la   producción   de   comida   abundante   y   saludable   maximizando   los   recursos   más   accesibles   en   compatibilidad  con  el  medio  ambiente  (IAASTD  2008;  Olivier  De  Schutter  2010).            

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

6  

Literatura  Citada   1. Andrea,  M.M.,  Perez,  T.B.,  Luchini,  L.C.,  Bazarin,  S.,  Papini,  S.,   Matallo,  M.B.,  Savoy,  V.L.T.,  (2003).  Influence  of  repeated  applications   of  glyphosate  on  its  persistence  and  bioactivity.  Pesquisa   Agropecuaria  Brasileira  38,  1329–1335.     2. Aris,A.,  Leblanc,S.,  (2011).  Maternal  and  fetal  exposure  to   pesticides  associated  to  genetically  modified  foods  in  Eastern   Townships  of  Quebec,  Canada.  Reproductive  Toxicology  31  528–533   3. Benachour,  N.,  Seralini,  G.  E.  (2009)  Glyphosate  formulations   induce  apoptosis  and  necrosis  in  human  umbilical,  embryonic,  and   placental  cells.  Chem.  Res.  Toxicol.  22,  97–105.   4. Benachour,  N.,  Sipahutar,  H.,  Moslemi,  S.,  Gasnier,  C.,  Travert,   C.,  Seralini,  G.E.,  (2007).  Time-­‐  and  Dose-­‐Dependent  Effects  of   Roundup  on  Human  Embryonic  and  Placental  Cells  Environ.  Contam.   Toxicol.  53,  126–133.   5. Benbrook,  C.    (Noviembre  2009).  Impacts  of  Genetically   Engineered  Crops  on  Pesticide  Use  in  the  United  States:The   FirstThirteenYears,  The  Organic  Center.     6. Busse,  M.D.,  Ratcliffe,  A.W.,  Shestak,  C.J.,  Powers,  R.F,  (2001).     Glyphosate  toxicity  and  the  effects  of  long-­‐term  vegetation  control  on   soil  microbial  communities.  Soil  Biol.  Biochem.  33,  1777–1789.   7. Cakmak,  I.,  Yazici,  A.,  Tutus,  Y.,  Ozturk,  L.,  (2009).  Glyphosate   reduced  seed  and  leaf  concentrations  of  calcium,  manganese,   magnesium,  and  iron  in  non-­‐glyphosate  resistant  soybean.  Eur.  J.   Agron.  31,  114–119.     8. Cantor,  K.,  (1992)  Pesticides  and  Other  Agricultural  Risk   Factors  for  Non-­‐  Hodgkin’s  Lymphoma  Among  Men  in  Iowa  and   Minnesota.  Cancer  Res  52,  2447-­‐55.   9. Carman,  J.A.,  Vlieger,  H.R.,  Ver  Steeg,  L.J.,  Sneller,  V.E.,   Robinson,  G.W.,  Clinch-­‐Jones,  C.A.,  Haynes,  J.I.,  Edwards,  J.W.,  (2013).   A  long-­‐term  toxicology  study  on  pigs  fed  a  combined  genetically   modified  (GM)  soy  and  GM  maize  diet.  Journal  of  Organic  Systems,  8.   38-­‐54.   10. Clair,  E.,  Linn,  L.,  Travert,  C.,  Amiel,  C.,  Séralini,  G.E.,  Panoff,   J.M.  (2012).  Effects  of  RoundupÒ  and  Glyphosate  on  Three  Food   Microorganisms:  Geotrichum  candidum,  Lactococcus  lactis  subsp.   cremoris  and  Lactobacillus  delbrueckii  subsp.  Bulgaricus.  Current   Microbiol.  64,  486–491.    

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

7  

11. Clair,  E.,  Mesnage,  R.,  Travert,  C.,  Séralini,G.,  (2012).  A   glyphosate-­‐based  herbicide  induces  necrosis  and  apoptosis  in  mature   rat  testicular  cells  in  vitro,  and  testosterone  decrease  at  lower  levels.   Toxicology  in  Vitro.  26,  269–279.     12. Gammon  Crystal  and  Environmental  Health  News.  2009.   Weed-­‐Whacking  Herbicide  Proves  Deadly  to  Human  Cells.  American   Scientific.     13. Defarge,  N.,  Mesnage,  R.,  Gress,  S.,  Seralini,  G.E.  (2012)  Letter   to  the  editor-­‐  Developmental  and  reproductiveoutcomes  of  roundup   and  glyphosate  in  humas  and  mamals.  Journal  of  toxicology  and   environmental  health.  15,  433-­‐440.   14. Descalzo,  R.C.,  Punja,  Z.K.,  Levesque,  C.A.,  and  Rahe,  J.E.   (1996).  Identifiaction  and  role  of  Pythium  species  as  glyphosate   synergists  on  bean  (Phaseolus  vulgaris)  grown  in  different  soils.   Mycological  Research  100,  971-­‐978.     15. Ewen,S.,  Pusztai,E.  (1999).  Effect  of  diets  containing  genetically   modified  potatoes  expressing  Galanthus  nivalis  lectin  on  rat  small   intestine.  The  Lancet,  354,  1353-­‐1354.   16. Farm  Ind.  News  2013  (Enero  2013).  Glyphosate-­‐resistant  weed   problem  extends  to  more  species,  more  farms.  Recuperado  en  junio   de  2013  de:  http://farmindustrynews.com/herbicides/glyphosate-­‐ resistant-­‐weed-­‐problem-­‐extends-­‐more-­‐species-­‐more-­‐farms   17. FAO.  2012.  State  of  Food  Insecurity  in  the  World  2012.  Food   and  Agriculture  Organization  of  the  United  Nation   18. Fernandez,  M.R.,  Selles,  F.,  Gehl,  D.,  DePauw,  R.M.,  Zentner,   R.P.,  (2005).  Crop  production  factors  associated  with  Fusarium  head   blight  in  spring  wheat  in  eastern  Saskatchewan.  Crop  Sci.  45,  1908– 1916.     19. Fernández,  M.R.,  Zentnera,  R.P.,  Basnyata,P.,  Gehlb,D.,   Sellesc,F.,  Hurberd,D.,  (2009)  Glyphosate  associations  with  cereal   diseases  caused  by  Fusarium  spp.  in  the  Canadian  Prairies.  Europ.  J.   Agronomy  31,  133–143     20. Franchini,  J.C.,  C.C.  Crispino,  R.A.  Souza,  E.  Torres  and  M.   Hungria,  2007.  Microbiological  parameters  as  indicators  of  soil  quality   under  various  soil  management  and  crop  rotation  systems  in  southern   Brazil.  Soil  &  Tillage  Research  92,  18–29.     21. Gasnier,  C.,  Dumont,  C.,  Benachour,  N.,  Clair,  E.,  Chagnon,  M.   C.,  and  Seralini,  G.  E.  (2009)  Glyphosate-­‐based  herbicides  are  toxic   and  endocrine  disruptors  in  human  cell  lines.  Toxicology  262,  184– 191.    

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

8  

22. Gasnier,  C.,  Benachour,  N.,  Clair,  E.,  Travert,  C.,  Langlois,  F.,   Laurant,  C.,  Decroix-­‐Laporte,  C.,  Séralini  G.E.,  (2010).  Dig1  protects   against  cell  death  provoked  by  glyphosate-­‐based  herbicides  in  human   liver  cell  lines.  Journal  of  Occupational  Medicine  and  Toxicology,  5:29.   23. Gasnier,  C.,  Laurant,  C.,  Decroix-­‐Laporte,  C.,  Mesnage,  R.,  Clair,   E.,  Travert,  C.,  Séralini  G.E.  (2011).  Defined  plant  extracts  can  protect   human  cells  against  combined  xenobiotic  effects.  Gasnier  et  al.   Journal  of  Occupational  Medicine  and  Toxicology.    6:3.   24. Gómez,  E.,  Ferreras,L.,  Lovotti,L.,Fernández,E.,(2009).  Impact   of  glyphosate  application  on  microbial  biomass  and  metabolic  activity   in  a  Vertic  Argiudoll  from  Argentina.  European  journal  of  soil  biology   45,  163–167.     25. Hans-­‐Wolfgang.  (2013).  Determination  of  Glyphosate  residues   in  human  urine  samples  from  18  European  countries.  Friends  of  the   Earth  Europe.   26. Heinemann,  J.A.,  Massaro,  M.,  Coray,  D.S.,  Agapito-­‐Tenfen,   S.Z.,  Wen,  J.D.,  (2013).  Sustainability  and  innovation  in  staple  crop   production  in  the  US  Midwest.  International  Journal  of  Agricultural   Sustainability,  2013   27. Huber,  D.M.  (2010).  What’s  new  in  ag  chemical  and  crop   nutrient  interactions.  Fluid  Journal,  18.   28. IAASTD  (2008)  Agriculture  at  a  Crossroads:  The  Synthesis   Report.  Washington,  DC,  USA:  International  Assessment  of   Agricultural  Knowledge,  Science  and  Technology  for  Development.   http://www.agassessment.org     29. Icoz,  I.,  Stotzky,  G.,  2008.  Fate  and  effects  of  insect-­‐resistant  Bt   crops  in  soil  ecosystems.  Soil  Biology  &  Biochemistry  40,  559–586.   30. Johal,G.S.,  Huber,D.M.  (2009).  Glyphosate  effects  on  diseases   of  plants  Europ.  J.  Agronomy  31,  144–152.     31. Johnson,  W.G.,  Davis,  V.,  Kruger,  G.,  Weller,  S.,  (2009).   Influence  of  glyphosate-­‐resistant  cropping  systems  on  weed  species   shifts  and  glyphosate-­‐resistant  weed  populations.  Eur.  J.  Agron.  31,   162–172.  

 

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

9  

32. Keen,  N.T.,  Holliday,  M.J.,  Yoshikawa,  M.,  (1982).  Effects  of   glyphosate  on  glyceollin  production  and  the  expression  of  resistance   to  Phytophthora  megasperma  f.  sp.  glycinea  in  soybean.   Phytopathology  72,  1467–1470.   33. Kremer,  R.J.,  Means,  N.E.,  and  Kim,  S-­‐J.,  (2005)  Glyphosate   affects  soybean  root  exudation  and  rhizosphere  microorganisms.   International  Journal  of  Environmental  Analytical  Chemistry.  85,   1165–1174.   34. Kwit,C.,    Moon,  H.,  Warwick,  S.,  Stewart,  N.,  (2011).  Transgene   introgression  in  crop  relatives:  molecular  evidence  and  mitigation   strategies.  Trends  in  Biotechnology,  Vol.  29,  No.  6   35. Larson,  R.L.,  Hill,  A.L.,  Fenwick,  A.,  Kniss,  A.R.,  Hanson,  L.E.,   Miller,  S.D.,  (2006).  Influence  of  glyphosate  on  Rhizoctonia  and   Fusarium  root  rot  in  sugar  beet.  Pest  Manag.Sci.  62,  182–192.     36. Martinez,  E.,  (2011).  El  experimento  caribeño  de  Monsanto.   Centro  de  Periodismo  Investigativo.  [online]  18  Nov  2011.  Available   at:  <   http://cpipr.org/inicio/index.php?option=com_content&view=article &id=268:borinquen-­‐paraiso-­‐de-­‐ monsanto&catid=58:actualidad&Itemid=105>  [accessed  on  10   Jun2013].   37. Matten,  S.  (2007).  Review  of  Dow  AgroScienceÕs  (and  Pio-­‐   neer  HiBredÕs)  Submission  (dated  July  12,  2007)  Regard-­‐  ing  Fall   Armyworm  Resistance  to  the  Cry1F  Protein  Ex-­‐  pressed  in  TC1507   Herculex  I  Insect  Protection  Maize  in  Puerto  Rico.  MRID#:  471760Ð01.  

 

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

10  

38. Matthew  Lane,  Nicola  Lorenz,  Jyotisna  Saxena,  Cliff  Ramsier,   Richard  P.  Dick,  (2012).  Microbial  activity,  community  structure  and   potassium  dynamics  in  rhizosphere  soil  of  soybean  plants  treated  with   glyphosate.  Pedobiologia.  55,  153–159.   39. Means,  N.E.,  and  Kremer,  R.J.,  (2007).  Influence  of  soil   moisture  on  root  colonization  of  glyphosate-­‐treated  soybean  by   Fusarium  species.  Communications  in  Soil  Science  and  Plant  Analysis.   38,  1713-­‐1720.     40.  Mesnage,  R.  Clair,  E.,  Séralini,  G.E.,  (2010).  Roundup®  in   genetically  modified  plants:  Regulation  and  toxicity  in  mammals1.   Extended  abstract:  A  full  paper  is  submitted  to  UWSF  –  Zeitschrift  für   Umweltchemie  und  Ökotoxi-­‐  kologie,  Series:  Implications  of  GMO-­‐ cultivation  and  monitoring.  Springer-­‐Verlag.   41. Mesnage,  R.,  Bernay,  B.,  Séralini,  G.E.,  (2012a).  Ethoxylated   adjuvants  of  glyphosate-­‐based  herbicides  are  active  principles  of   human  cell  toxicity.  Toxicology.   http://dx.doi.org/10.1016/j.tox.2012.09.006   42. Mesnage,  R.,  Moesch,  C.,  Le  Grand,  R.,  Lauthier,  G.,  Spiroux  de   Vendômois,  J.,  Gress,  S.,  Séralini,  G.E.,  (2012b).  Glyphosate  Exposure   in  a  Farmer’s  Family.  Journal  of  Environmental  Protection.  3,  1001-­‐ 1003.   43. Mezzomo,  B.P.,  Miranda-­‐Vilela,  A.L.,  Freire,  I.S.,  Pereira,  L.C,   Arruda,  F.,  Guerrero,  Z.,  Koppe,  C.,  (2013).  Hematotoxicity  of  Bacillus   thuringiensis  as  Spore-­‐crystal  Strains  Cry1Aa,  Cry1Ab,  Cry1Ac  or   Cry2Aa  in  Swiss  Albino  Mice.  J  Hematol  Thromb  Dis.  1:1.   44. Moore,  M.  (Enero  2013).  Herbicide  market:  Protecting  corn   and  soybean  yields.  Recuperado  en  junio  del  2013  de:   http://farmindustrynews.com/herbicides/2013-­‐herbicide-­‐market-­‐ protecting-­‐corn-­‐and-­‐soybean-­‐yields.   45. Natural  Resource  Conservation  Service.  Caribbean  Area  Soils.   Caribbean  Area  Soils  Information.  Updated  May  10,  2013  <   http://www.pr.nrcs.usda.gov/technical/soil_survey/>     46. Neumann,  G.,  Kohls,  S.,  Landsberg,  E.,  Stock-­‐Oliveira  Souza,  K.,   Yamada,  T.,  Römheld,V.,  (2006).  Relevance  of  glyphosate  transfer  to   non-­‐target  plants  via  the  rhizo-­‐sphere.  J.  Plant  Dis.  Protect.  Sp.  Issue.   20,  963–969.    

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

11  

47. Oberson,  A.,  Bunemann,  E.K.,  Friesen,  D.K.,  Rao,  I.M.,   Smithson,  P.C.,  Turner,  B.L.,  Frossard,  E.,  2006.  Improving  phosphorus   fertility  in  tropical  soils  through  biological  interventions,  in:  Uphoff  N,   Ball  AS,  Fernandes  E,  Herren  H,  Husson  O,  Laing  M,  Palm  C,  Pretty  J,   Sanchez  P,  Sanginga  N,  Thies  J  (eds)  Biological  approaches  to   sustainable  soil  systems.  CRA,  Boca  Raton,  FL,  pp.  531-­‐546.   48. Olivier  De  Schutter.  2010.  Informe  del  Relator  Especial  sobre  el   derecho  a  la  alimentación,  Sr.  Olivier  De  Schutter.  Organización  de  las   Naciones  Unidas.     49. Ozturk,  L.,  Yazici,  A.,  Eker,  S.,  Gokmen,  O.,  Romheld,  V.,   Cakmak,  I.,  (2008).  Glyphosate  inhibition  of  ferric  reductase  activity  in   iron  deficient  sunflower  roots.  New  Phytol.  177,  899–906.     50. Paganelli,  A.,  Gnazzo,  V.,  Acosta,H.,  López,S.,  Carrasco,A.,   (2010).  Glyphosate-­‐Based  Herbicides  Produce  Teratogenic  Effects  on   Vertebrates  by  Impairing  Retinoic  Acid  Signaling,  Chemical  Research  in   Toxicology.  Chem.  Res.  Toxicol.,  23  (10).   51. Pérez,  G.  L.,  A.  Torremorell,  H.  Mugni,  P.  Rodríguez,  M.   Solange  Vera,  M.  do  Nascimento,  L.  Allende,  J.  Bustingorry,  R.  Escaray,   M.  Ferraro,  I.Izaguirre,  H.  Pizarro,  C.  Bonetto,  Donald  P.  Morris,  and  H.   Zagarese.  (2007).  Effects  of  the  herbicide  RoundUp  on  freshwater   microbiol  communities:  A  mosocosm  study.  Ecological  Applications   17,  2310–2322.   52. Piñeyro-­‐Nelson,  A.  (2009)  Transgenes  in  Mexican  maize:    molecular  evidence  and  methodological  considerations  for  GMO    detection  in  landrace  populations.  Mol.  Ecol.  18,  750–761     53. Piola,  L.,  Fuchs,L.,  Oneto,M.L.,  Basac,S.,  Kesten,E.,Casabé,N.,   (2013).    Comparative  toxicity  of  two  glyphosate-­‐based  formulations  to   Eisenia  andrei  under  laboratory  conditions.  Chemosphere  91,  545– 551     54. Quist,  D.,  Chapela,  I.,  (2001).  "Transgenic  DNA  introgressed   into  traditional  maize  landraces  in  Oaxaca,  Mexico".  Nature  414   (6863):  541–543.  doi:10.1038/35107068.  PMID  11734853.     55. Richard,  S.,  Moslemi,S.,  Sipahutar,H.,  Benachour,N.,   Seralini,G.E.  (2005).  Differential  effects  of  glyphosate  and  roundup  on   human  placental  cells  and  aromatase.  Environ  Health  Perspect.  113,   716-­‐20.   56. Rivera,  M.,  (2013).    Tierras  para  producir  alimentos.  Vocero,   [online]  14  May  2013.  Available  at:  http://www.vocero.com/tierras-­‐ para-­‐producir-­‐alimentos/  [Accessed  on  14  May  2013].  

 

 

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

12  

57. Relyea,  Rick  A.  (2005a).  The  impacts  of  insecticides  and   herbicides  on  the  biodiversity  and  productivity  of  aquatic   communities.  Ecological  Applications.  15,618–627.   58. Relyea,  Rick  A.  (2005b).  The  lethal  impact  of  RoundUp  on   aquatic  and  terrestrial  amphibians.  Ecological  Applications.  15,  1118– 1124.   59. Samanic,  C.,  (2006).  Cancer  Incidence  Among  Pesticide   Applicators  Exposed  to  Dicamba  in  the  Agricultural  Health  Study.   Environmental  Health  Perspectives.  114,  1521-­‐26.   60. Samsel,  A.,  Seneff  S.,  (2009).  Glyphosate  interactions  with   physiology,  nutrition,  and  diseases  of  plants:  Threat  to  agricultural   sustainability?,  Europ.  J.  Agronomy.  31,  111–113     61. Samsel,  A.,  Seneff,  S.,  (2013).  Glyphosate’s  Suppression  of   Cytochrome  P450  Enzymes  and  Amino  Acid  Biosynthesis  by  the  Gut   Microbiome:  Pathways  to  Modern  Diseases.  Entropy,  15   62. Senem  Su,  Y.,  Ozturk,  L.,  Cakmak,  I.,  Budak,  H.,  (2009).   Turfgrass  species  response  to  increasing  rates  of  glyphosate   application.  Eur.  J.  Agron.  31,  120–125.   63. Stachowski-­‐Haberkorna,S.,  Beckerb,  B.,  Mariec,  D.,   Haberkornd,H.,  Corollera,L.,  De  la  Broisea,D.,(2008).  Impact  of   Roundup  on  the  marine  microbial  community,  as  shown  by  an  in  situ   microcosm  experiment.  Aquatic  Toxicology.  89,  232–241     64. Séralini,G.,  Clair,E.,  Mesnage,R.,  Gress,  S.,  Defarge,N.,   Malatesta,M.,  Hennequin,  D.,  Spiroux  de  Vendômois,  J.,  (2012).  Long   term  toxicity  of  a  Roundup  herbicide  and  a  Roundup-­‐tolerant   genetically  modified  maize.  Food  and  Chemical  Toxicology.  50  ,  4221– 4231   65. Séralini,  G.E.,  Cellier,  D.,  Spiroux  de  Vendômois,  J.,    (2007).   New  analysis  of  a  rat  feeding  study  with  a  genetically  modified  maize   reveals  signs  of  hepatorenal  toxicity.  Arch  Environ  Contam  Toxicol.     52:  596-­‐602.     66. Séralini,  G.E.,  Cellier,  D.,  Spiroux  de  Vendômois  J.  New  analysis   of  a  rat  feeding  study  with  a  genetically  modified  maize  reveals  signs   of  hepatorenal  toxicity.  (2007).  Arch  Environ  Contam  Toxicol.  52,  596-­‐ 602.   67. Shi,  G.,  Chavas,  J.,  &  Lauer,  J.  (2013).  Commercialized   transgenic  traits,  maize  productivity  and  yield  risk.  Nature.  31,  111-­‐ 1114.    

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

13  

68. Smiley,  R.W.,  Ogg.,  A.G.  Jr,  and  Cook,  R.J.  (1992).  Influence  of   glyphosate  on  Rhizoctonia  root  rot,  growth,  and  yield  of  barley.  Plant   Disease.  76,  937-­‐942.     69. Spiroux  de  Vendomois,  J.,  Roullier,  F.,  Cellier,  D.,  and  Seralini,   G.  E.  (2009)  A  comparison  of  the  effects  of  three  GM  corn  varieties  on   mammalian  health.  Int.  J.  Biol.  Sci.  5,  706–726   70. Springett,J.A.,  Gray,R.A.J.,  (1992)  Effect  of  repeated  low  doses   of  biocides  on  the  earthworm  Aporrectodea  caliginosa  in  laboratory   culture.  Soil  Biology  and  Biochemistry.  24,  1739–1744   71. Storer,  N.,  Kubiszak,  M.,  King,  J.,  Thompson,  G.,  Santos,  A.,   (2012)  Status  of  resistance  to  Bt  maize  in  Spodoptera  frugiperda:   Lessons  from  Puerto  Rico.  Journal  of  Invertebrate  Pathology  110,   294–300   72. Tabashnik,  B.E.,  Brévault,  T.,  Carrière,  Y.,  (2013).  Insect   resistance  to  Bt  crops:  lessons  from  the  first  billion  acres.  Nature   Biotechnology  31,  510–521.     73. Tejada,  M.,  J.L. Moreno,  M.T.  Hernandez  and  C.  Garcia,  (2007).   Application  of  two  beet  vinasse  forms  in  soil  restoration:  Effects  on   soil  properties  in  an  arid  environment  in  southern  Spain.  Agriculture,   Ecosystems  and  Environment,  119,  289–298.     74. Tejada,  M.,  (2009).  Evolution  of  soil  biological  properties  after   addition  of  glyphosate,  diflufenican  and  glyphosate+diflufenican   herbicides.  Chemosphere.  76,  365–373.   75. Tesfamariam,  T.,  Bott,  S.,  Neumann,  G.,  Cakmak,  I.,  Römheld,   V.,  (2009).  Glyphosate  in  the  rhizosphere—role  of  waiting  time  and   different  glyphosate  binding  forms  in  soils  for  phytotoxicity  to  non-­‐ target  plants.  Eur.  J.  Agron.  31,  126–132.   76. Turrini,  A.,  Sbrana,  C.,  Nuti,  M.P.,  Pietrangeli,  B.,  Giovannetti,   M.,  (2004).  Development  of  a  model  system  to  assess  the  impact  of   genetically  modified  corn  and  aubergine  plants  on  arbuscular   mycorrhizal  fungi.  Plant  and  Soil.  266,  69–7.   77. United  Nations  Economic  and  Social  Council  (1999).   Substantive  Issues  Arising  in  the  Implementation  of  the  International   Covenant  of  Economic,  Social  and  Cultural  Rights:  General  Comment   12,The  Right  the  Adequate  Food,  Article  11   78. Zhao  Y.,  Wang,  P.,    Li,  J.,  Chen,    Y.,  Ying,  X.,  Liu,  S.,  (2009).  The   effects  of  two  organic  manures  on  soil  properties  and  crop  yields  on  a   temperate  calcareous  soil  under  a  wheat–maize  cropping  system.   European  Journal  of  Agronomy,  31,  26-­‐42.  

Preparado  por  Agro.  Ian  Pagan-­‐Roig-­‐  FRA  

14  

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->