P. 1
Contenido de La Declaracion de Renta 2013

Contenido de La Declaracion de Renta 2013

|Views: 333|Likes:
Publicado porrox1293

More info:

Published by: rox1293 on Sep 22, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/11/2014

pdf

text

original

UNIVERSIDAD POPULAR DEL CESAR CONTADURIA PÚBLICA TRIBUTARIA I 1. CONTENIDO DE LA DECLARACION DE RENTA: Estatuto Tributario, Articulo 596.

Contenido de la declaración de renta. La declaración del impuesto sobre la renta y complementarios deberá presentarse en el formulario que para tal efecto señale la Dirección General de Impuestos Nacionales. Esta declaración deberá contener: 1. El formulario que para el efecto señale la Dirección General de Impuestos Nacionales debidamente diligenciado. 2. La información necesaria para la identificación y ubicación del contribuyente. 3. La discriminación de los factores necesarios para determinar las bases gravables del impuesto sobre la renta y complementarios. 4. La liquidación privada del impuesto sobre la renta y complementarios, incluidos el anticipo y las sanciones, cuando fuere del caso. 5. La firma de quien cumpla el deber formal de declarar, o la identificación en el caso de las personas naturales, a través de los medios que establezca el Gobierno Nacional. 6. La firma del revisor fiscal cuando se trate de contribuyentes obligados a llevar libros de contabilidad y que de conformidad con el Código de Comercio y demás normas vigentes sobre la materia, estén obligados a tener Revisor Fiscal. 2. FIRMAS DE LA DECLARACION DE RENTA: ART. 581, 582, 597 Y 572 DEL E.T. Uno de los requisitos de las declaraciones tributarias para que se den por presentadas, es que estén firmadas por quienes deben hacerlo. Y una de las personas que debe firmar las declaraciones, además del representante legal, es el Contador Público o Revisor Fiscal. La pregunta es cuándo las declaraciones tributarias deben estar firmadas por contador público o revisor fiscal. Para el efecto recurriremos al Estatuto Tributario los requisitos de las declaraciones tributarias, entendiéndose entre estas las de renta y complementarios, impuestos sobre las ventas, la retención en la fuente, ingresos y patrimonio, etc. Los demás contribuyentes obligados a llevar libros de contabilidad deberán presentar la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios firmada por contador público, vinculado o no laboralmente a la empresa, cuando el patrimonio bruto en el último día del año o periodo gravable, o los ingresos brutos de dicho año, sean superiores a 100.000 UVT. Cuando se diere aplicación a lo dispuesto en el presente numeral, deberá informarse en la declaración de renta el nombre completo y número de matrícula del contador público o revisor fiscal que firma la declaración. Como se puede observar, en primer lugar dice que la declaración de renta debe ser firmada por revisor fiscal cuando, según el código de comercio y demás normas vigentes, el contribuyente este obligado a tener el revisor fiscal. Y según el código de comercio: ARTICULO 203. SOCIEDADES QUE ESTAN OBLIGADAS A TENER REVISOR FISCAL. Deberán tener revisor fiscal: 1) Las sociedades por acciones; 2) Las sucursales de compañías extranjeras, y 3) Las sociedades en las que, por ley o por los estatutos, la administración no corresponda a todos los socios, cuando así lo disponga cualquier número de socios excluidos de la administración que representen no menos del veinte por cientos del capital. Por otro lado, la ley 43 del 90, Art. 13, parágrafo 2 contempla: será obligatorio tener Revisor Fiscal en todas las sociedades comerciales, de cualquier naturaleza, cuyos activos brutos a 31 de diciembre del año inmediatamente anterior sean o excedan el equivalente de cinco mil salarios mínimos y/o cuyos ingresos brutos durante el año inmediatamente anterior sean o excedan al equivalente a tres mil salarios mínimos. Debida cuenta que los contribuyentes que estén contemplados en estas normas deben presentar sus declaraciones firmadas por revisor fiscal sin considerar el tope de patrimonio o ingresos de que habla el artículo 596 del estatuto tributario, pues la obligación de tener firma de revisor fiscal la da el artículo 203 del código de comercio y la ley 43 del 90.

Luego el mismo artículo 596 del Estatuto Tributario dice que los demás contribuyentes, es decir, aquellos que no estén obligados a tener revisor fiscal de acuerdo al código de comercio y/o ley 43 del 90, deben presentar las declaraciones firmadas por contador público siempre y cuando su patrimonio bruto o ingresos brutos superen 100.000 UVT, y que además estén obligados a llevar contabilidad. Entonces es una excepción a la regla. Es decir, que si no se está obligado a tener revisor fiscal, y se está obligado a llevar libros de contabilidad y además alcanza el tope del patrimonio, debe presentar sus declaraciones de renta firmadas por contador público. Por otro lado, si se está obligado a llevar contabilidad pero no alcanza el tope del patrimonio o ingresos, no requiere que sus declaraciones estén firmadas por contador público. Lo anterior es aplicable a las declaraciones de renta (Art. 596), de ingresos y patrimonio (Art. 599), de IVA (Art. 602), de retención en la fuente (Art. 606). Estos artículos son del estatuto tributario. La única excepción es la declaración del IVA cuando esta presente saldo a favor, caso en el cual debe necesariamente estar firmada por contador público o revisor fiscal según el caso, sin tener en cuenta los requisitos anteriores. 3. RESERVA DE LA DECLARACION TRIBUTARIA: ART. 583 DEL E.T. Las declaraciones tributarias que elaboran y presentan los contribuyentes ante las entidades que administran los diferentes impuestos, son un documento privado y en ningún momento tienen la connotación de un documento público. Recordemos que según el código de procedimiento civil, un documento es público cando ha sido elaborado por un funcionario público o este ha participado en su elaboración, eventos que no corresponden a las declaraciones tributarias. Las declaraciones tributarias son elaboradas por los contribuyentes, que son particulares y en su elaboración no concurre un funcionario público. Si bien un funcionario de la administración de impuestos está revestido de la facultad de revisar la información declarada por el contribuyente, eso no convierte la declaración en un documento público, puesto que aun en el caso de que la declaración elaborada y presentada por el contribuyente sea revisada, confrontada o modificada por la administración de impuestos, ésta no pierda su naturaleza de privada, puesto que sigue representando información que es propia y privada del contribuyente. Por otro lado, las declaraciones tributarias gozan de reserva según el artículo 583 del estatuto tributario, reserva que solo puede ser levantada por un juez, de modo que una declaración tributaria jamás podrá considerarse como pública, pues de ser así, cualquier persona haciendo uso del derecho de petición podría tener acceso a este tipo de información. Las declaraciones tributarias son tan privadas, que para que un tercero pueda tener acceso a una declaración que repose en las oficinas de la administración de impuestos, deberá presentar una autorización del contribuyente, esto según el artículo 584 del estatuto tributario. La naturaleza de documento privado de que goza una declaración tributaria, está fundamentada en la misma constitución nacional en su artículo 15 que trata del derecho a la intimidad de toda persona, que en este caso se trata de la intimidad económica, por tanto en razón a ello es que sólo un juez puede levantar la reserva de que gozan las declaraciones tributarias, esto precisamente para garantizar el derecho constitucional a la intimidad económica. Algunos autores han considerado que una declaración tributaria es un documento público porque presta merito ejecutivo para la administración de impuestos, razón que no convierte en público a un documento que por su naturaleza es privado. ARTICULO 583. RESERVA DE LA DECLARACIÓN. La información tributaria respecto de las bases gravables y la determinación privada de los impuestos que figuren en las declaraciones tributarias, tendrá el carácter de información reservada; por consiguiente, los funcionarios de la Dirección General de Impuestos Nacionales sólo podrán utilizarla para el control, recaudo, determinación, discusión y administración de los impuestos y para efectos de informaciones impersonales de estadística. En los procesos penales, podrá suministrarse copia de las declaraciones, cuando la correspondiente autoridad lo decrete como prueba en la providencia respectiva.

Los bancos y demás entidades que en virtud de la autorización para recaudar los impuestos y recibir las declaraciones tributarias, de competencia de la Dirección General de Impuestos Nacionales, conozcan las informaciones y demás datos de carácter tributario de las declaraciones, deberán guardar la más absoluta reserva con relación a ellos y sólo los podrán utilizar para los fines del procesamiento de la información, que demanden los reportes de recaudo y recepción, exigidos por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público. Lo anterior, sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos siguientes. PARAGRAFO. Para fines de control al lavado de activos, La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales deberá remitir, a solicitud de la dependencia encargada de investigar el lavado de activos, la información relativa a las declaraciones e investigaciones de carácter tributario, aduanero y cambiario, que posea en sus archivos físicos y/o en sus bases de datos. ARTICULO 584. EXAMEN DE LA DECLARACIÓN CON AUTORIZACIÓN DEL DECLARANTE. Las declaraciones podrán ser examinadas cuando se encuentren en las oficinas de impuestos, por cualquier persona autorizada para el efecto, mediante escrito presentado personalmente por el contribuyente ante un funcionario administrativo o judicial. 4. FIRMEZA DE LA DECLARACIÓN TRIBUTARIA: ART.714 DEL E.T. Por regla general, las declaraciones tributarias pueden ser revisadas y cuestionadas por la Administración de impuestos dentro de los dos años siguientes al vencimiento del plazo para declarar o de la fecha en que se haya presentado en caso de haberse presentado de forma extemporánea. Una vez ha vencido el plazo que tiene la Dian para revisar las declaraciones tributarias de los contribuyentes, las declaraciones quedan en firme, que quiere decir que ya la Dian no tiene competencia para cuestionarlas ni modificarlas. Casos especiales La ley contempla casos especiales en los cuales las declaraciones tributarias pueden alcanzar su firmeza en tiempos diferentes a los dos años contemplados como regla general. Saldos a favor Cuando las declaraciones tributarias presenten saldo a favor, el término de firmeza será de dos años contados a partir de la fecha de presentación de la solicitud de devolución o compensación. Compensación de pérdidas Cuando los contribuyentes compensen o determinen pérdidas fiscales, el término de firmeza de la declaración será de cinco años, contador a partir de la fecha de vencimiento del plazo para declarar o de la fecha de presentación en los casos en que las declaraciones se presentes extemporáneamente. 5. BENEFICIO DE AUDITORIA: ART.689 y 689-1, COMPLEMENTO LEY 1430/2010, ART.33 El beneficio de auditoria prevé que aquellos contribuyentes que incrementen su impuesto neto de renta en 5 veces la inflación con respecto al periodo gravable inmediatamente anterior, su declaración de renta y complementarios quedará en firme en sólo 6 meses. Si el incremento del impuesto neto de renta es de 3 veces la inflación, la declaración quedará en firme a los 12 meses, y si el incremento del impuesto neto de renta es de 2.5 veces la inflación, la declaración de renta y complementarios quedará en firme en 18 meses. Para poder lograr la firmeza de las declaraciones en los términos aquí señalados, se deben cumplir con algunos requisitos como es que el impuesto neto de renta no debe ser inferior a dos salarios mínimos mensuales. La declaración se debe presentar y pagar dentro de los términos y plazos establecidos. Que las retenciones en la fuente que hubieren sean reales. Que la declaración no contenga ninguna de las causales que la consideren como no presentadas. En el caso del beneficio de auditoria, el término se cuenta a partid e la fecha de presentación, mas no a partir de la fecha del vencimiento del plazo para declarar. Naturalmente que la declaración se debe presentar antes del vencimiento del plazo para declarar.

Suspensión de términos El requerimiento especial, debes ser proferido por la Dian antes que la respectiva declaración tributaria quede en firme. El término para proferir el requerimiento especial se suspende en los siguientes casos: Cuando la Administración de impuestos, de oficio practique una inspección tributaria. En este caso el término para proferir el requerimiento especial se suspende por tres meses. Cuando el contribuyente solicite un inspección tributaria. La suspensión será por el tiempo que dure la inspección tributaria Cuando se notifique emplazamiento para corregir. En este caso el término se suspende por un mes. Efectos de la suspensión de términos La suspensión de términos para proferir el requerimiento especial, implica que el tiempo requerido para la firmeza de las declaraciones se extienda por el tempo que se suspendan términos, es decir, que por ejemplo, la Dian tiene facultades para proferir el requerimiento antes de los dos años de presentada la declaración o del vencimiento del plazo para declarar, pero si se ordena una inspección tributaria, el termino que tiene la Dian para proferir el requerimiento ya no es de dos años sino de dos años y tres meses. El artículo 689-1 del estatuto tributario, contempla el beneficio de auditoria para los contribuyentes que incrementen su impuesto neto de renta con respecto al periodo anterior. El beneficio de auditoria consiste en que dependiendo del incremento del impuesto que presente el contribuyente, el tiempo durante el cual la Dirección de impuestos puede auditar, revisar, cuestionar o modificar la declaración del contribuyente se reduce. En un documento anterior se habló de la firmeza de las declaraciones tributarias. El beneficio de auditoria reduce el tiempo para alcanzar esa firmeza, impidiendo que la Dian pueda entrar a cuestionar las declaraciones tributarias, por lo que es una figura muy utilizada por los contribuyentes, que están dispuestos a incrementar su impuesto con el objetivo de lograr cierta tranquilidad. Requisitos para obtener el beneficio de auditoria Para que un contribuyente se pueda acoger al beneficio de auditoria debe cumplir los siguientes requisitos: a). Presentar debidamente la declaración objeto de beneficio. b) Presentarla dentro de los plazos establecidos por el gobierno. c) Pagar el impuesto en los plazos establecidos para ello. d) Que el impuesto no sea inferior a dos salarios mínimos mensuales. e) Que las retenciones imputadas sean reales y esté debidamente certificadas. f) Que no se haya notificado emplazamiento para corregir. Quienes no pueden acogerse al beneficio de auditoria No pueden acogerse al beneficio de auditoria quienes se hayan acogido al beneficio de la deducción por inversión en activos fijos, a los beneficiarios de la ley Páez, Quimbaya y los usuarios de zonas francas. Tampoco se pueden acoger al beneficio de auditoria aquellos contribuyentes que su impuesto neto de renta sea inferior a dos salarios mínimos mensuales. Beneficios otorgados por el beneficio de auditoria Dependiendo del incremento del impuesto neto de renta del contribuyente, su declaración quedará en firme: a) En seis meses si el incremento del impuesto neto de renta es de 5 veces la inflación. b) En 12 meses si el incremento del impuesto neto de renta es de 3 veces la inflación. d) 18 meses si el incremento del impuesto neto de renta es de 2.5 veces la inflación

Quizás la tranquilidad del contribuyente es el mejor beneficio que se consigue, puesto que el fantasma de la Dian desaparece en 6 meses, por ejemplo. No son pocos los contribuyentes que recurren a estrategias riesgosas para bajar su carga impositiva, por lo que acogerse al beneficio de auditoria es una gran oportunidad para impedir ser investigados y sancionados. Corrección de las declaraciones objeto de beneficio de auditoria Las declaraciones que se acojan al beneficio de auditoria pueden ser corregidas y el beneficio se mantiene siempre que los requisitos exigidos para lograr el beneficio se mantengan. Una declaración objeto de beneficio de auditoria no se puede corregir, por ejemplo para subsanar una inconsistencia que la considere como no presentada, puesto que de hecho, este tipo de declaraciones no se pueden acoger al beneficio de auditoria, ya que uno de los requisitos para acogerse al beneficio es el estar debidamente presentada, y posteriormente no se puede subsanar este error. Para acogerse al beneficio de auditoria es necesario que desde la primera declaración se cumpla con todos los requisitos. Se pueden corregir las declaraciones para incrementar o disminuir el impuesto a cargo, siempre que el resultado de la declaración no afecte los incrementos mínimos del impuesto neto para mantener el beneficio. No se puede corregir la declaración para disminuir las retenciones en la fuente que inicialmente se hubieren imputado. Si se puede corregir si es para incrementar las retenciones. En todo caso, las declaraciones si se pueden corregir, solo que en el beneficio de auditoria se pierde si los requisitos no se mantienen o nunca se cumplieron, pues no es viable corregir una declaración para cumplir con un requisito no cumplido inicialmente. Comentarios adicionales Si bien la Administración de impuestos no puede revisar una declaración con beneficio de auditoria, en el caso que la declaración objeto de beneficio presente una pérdida fiscal, la Administración de impuestos tiene la facultad de revisar la procedencia de esa pérdida, no para modificarla sino para evitar que sea compensada en el periodo siguiente, si la pérdida fuera irreal. Como dato curioso, el vencimiento o firmeza de la declaración se cuenta a parir de su fecha de presentación, más no de la fecha de vencimiento del plazo para declarar como es la regla general. Quiere decir esto que si el contribuyente en enero presenta su declaración, es muy posible que quede en firme antes que venza el plazo para declarar, pues así lo contemplo el artículo 689-1: “…meses siguientes a la fecha de presentación no se hubiere notificado emplazamiento para corregir…” Cuando la declaración tributaria arroje un saldo a favor, el plazo para ser solicitado en devolución o compensación, será el mismo para alcanzar la firmeza de la declaración. Por ejemplo, si se tiene beneficio a 6 meses, la devolución o compensación debe solicitarse antes de transcurrir ese tiempo (un día antes puede ser), de lo contrario deberá imputarse en la declaración del periodo siguiente. Prof. HENRY FCO. ZULETA

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->