Literatura Romántica

:

“El Matadero” de Esteban Echeverría

• Asignatura: Lengua y Literatura
• Profesora: Gabriela Acosta
• Alumna: Leila Maestri
“El Matadero”
(1938)
• Biografía del autor
• Argumento
• Análisis
• Romanticismo
• Bibliografía
Esteban Echeverría: Biografía
Era hijo de la porteña doña María Espinosa y del español
vizcaíno José Domingo Echeverría.
A temprana edad perdió a su padre y fue iniciado en sus
primeras letras por su madre. Comenzó la escuela primaria
en la escuela de San Telmo, pero al poco tiempo queda
también huérfano de su madre, quien falleció en 1822.
Desamparado, comenzó una azarosa vida adolescente, que
agravó ciertos problemas cardíacos que lo aquejaban y, con
el tiempo lo obligaron a cambiar de vida y asentarse.
Ingresó en el recientemente creado Departamento de
Estudios Preparatorios de la Universidad de Buenos Aires y
en la Escuela de Dibujo de la misma, a la vez que, en 1823,
comenzó a trabajar como dependiente en el comercio de los
hermanos Lezica, que ya por entonces tenía representación
en países de Europa y América.

• Estudios en Francia
• Regreso a la Argentina
• Exilio en Uruguay y muerte
Volver
Estudios en Francia
A los veinte años, resolvió completar su educación en Europa. Parte desde Buenos Aires el
17 de octubre de 1825 a bordo de “La Joven Matilde” y, tras un viaje accidentado, recala en
el puerto de El Havre, Francia. Años más tarde, en El ángel caído, un poema épico con
fuertes influencias de Lord Byron y José de Espronceda, Echeverría deja testimonio de esa
travesía.

La ausencia de la patria (1825-1830) le fue provechosa. En el comienzo de su viaje, en el
trayecto entre el Río de la Plata y Brasil, escribe Peregrinaje de Gualpo. Ya instalado en
París, en el barrio de Saint-Jacques, desde el 6 de marzo de 1827, estudia ciencias en el
Ateneo, dibujo en una academia y economía política y derecho en La Sorbona. Allí mismo
se interesó por las tendencias literarias de la época, y estudió con afán ejemplar, logrando
una sólida cultura.

Volver
Regreso a la Argentina
En junio de 1830, regresó a Buenos Aires, e introdujo en la zona del Río de la Plata el romanticismo literario.
En 1831, publicó sus primeros versos breves en el periódico La Gaceta Mercantil y también los versos de La
Profesía del Plata en el periódico El Diario de la Tarde. Al año siguiente, en 1832, editó en forma de folleto, Elvira
o La novia del Plata considerada la primera obra romántica en lengua castellana. En 1834 publicó el primer libro
de versos de la literatura argentina, Los Consuelos.
Por estos años, sus reiterados problemas de salud, lo llevan a pasar un tiempo en la ciudad de Mercedes, actual
capital del departamento de Soriano, República Oriental del Uruguay.
De vuelta en Buenos Aires, participó activamente en el Salón literario que funcionaba en la trastienda de la
librería de don Marcos Sastre, inaugurado en junio de 1837. Ese mismo año se estima que escribió el cuadro de
costumbres Apología del Matambre y publicó Rimas, que incluye su obra poética más reconocida: La Cautiva.
En 1838, Juan Manuel de Rosas ordenó la clausura del Salón Literario de Marcos Sastre, y Echeverría funda y
preside la "Asociación de la Joven Generación Argentina", luego "Asociación de Mayo", inspirada en las
agrupaciones carbonarias italianas. Fue en esta asociación donde expuso su ideal de recuperar el espíritu de la
Revolución de Mayo, redactó y leyó el Credo de esta Asociación, compuesto por quince Palabras Simbólicas, que
servirán de base para la redacción posterior de El Dogma Socialista de 1846. Presumiblemente, entre 1838 y 1840,
mientras residía en la estancia "Los talas", cerca de Luján, Provincia de Buenos Aires, escribe El matadero, que
se publicará póstumamente.
En 1839, Echeverría, a pesar de estar de acuerdo con la toma del poder por métodos no violentos, adhiere al
fracasado "Levantamiento de Dolores" contra el gobierno rosista, por el cual se dicta la "Ley del 9 de noviembre
de 1839" que, entre otras cosas, identifica a los unitarios como autores de la intentona.

Volver
Exilio en Uruguay y Muerte
A finales de 1840, se autoexilia en la República Oriental del Uruguay. Primero vive en
Colonia del Sacramento y en 1841 se instala en Montevideo, donde vivió dedicado a la
literatura. Durante ese periodo oriental, escribe A la juventud argentina, un poema
revolucionario y redacta, además, Avellaneda, El ángel caído y La guitarra.
Esteban Echeverría falleció el 19 de enero de 1851, víctima de una dolencia pulmonar.
Fue el más importante poeta del primer período romántico en el Río de la Plata e introductor
de este movimiento. Impuso la temática del indio y del desierto en la manifestación poética
y es considerado por muchos teóricos como el autor del primer cuento argentino El
matadero, aunque, por carecer de una única unidad temática, una parte de la crítica señala
que este escrito, como cuento, no puede considerarse dentro de los cánones tradicionales.
Muerto Echeverría, su amigo, el escritor Juan María Gutiérrez, recopila y edita todos sus
escritos en cinco tomos, aparecidos entre 1870 y 1874, bajo el título Obras Completas.

Volver
Argumento
El marco del relato se encuadra en los años posteriores a la Revolución de Mayo,
durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas, en un matadero vacuno en la
provincia de Buenos Aires. Más concretamente, en la década de 1830, luego de la
muerte de la esposa de Rosas, Encarnación Ezcurra, durante la época de cuaresma.
El relato, que se basa en la descripción de la sociedad de la época, comienza con
un gran diluvio que duró 15 días, que afectó la economía del país causando una
crisis, e impidió la utilización del matadero, causando un periodo de veda. Esta
carencia, que iba acorde a los mandatos de la iglesia en lo referido a la abstinencia
de carne, produjo una subida en los precios de los otros productos como aves y
pescados, y la muerte de mucha gente. Sin embargo, aunque la iglesia dictó que no
se debía comer carne bajo el pretexto del pecado, no fue igual de rígida con los
gobernantes y el cuerpo religioso, lo que demuestra la hipocresía del gobierno y de
la iglesia.
Echeverría narra que ante la crisis, Rosas "el Restaurador" envía una reducida
cantidad de novillos al matadero, los cuales son recibidos con algarabía por la
gente, que se pelea para conseguir comida y achuras. Entre uno de esos animales se
encuentra un toro, que se escapa tras producir indirectamente la muerte de un niño
que es rápidamente olvidada. El brioso ejemplar es perseguido por varios jinetes y
al final de una larga persecución logran atraparlo y matarlo.
Luego de narrar la muerte del toro, entra en escena un joven que es identificado rápidamente como unitario,
por no llevar luto ni la divisa punzó. El mozo es atrapado y llevado a la casilla del juez del matadero, donde es
interrogado y torturado por los federales. El unitario se resiste manteniendo una actitud desafiante y digna ante
las crueldades de los federales. Finalmente, en el momento en que lo pensaban torturar, el joven literalmente
estalla de rabia y muere heroicamente sin haber sido desmoralizado por la tortura, luego de haber expresado
sus pensamientos respecto del régimen federal. Volver
Análisis
En este relato de Echeverría, se emplea la ironía para realizar una
crítica social, una denuncia política a Rosas y al régimen federal, logra a
partir de lo particular, describir lo general. Así, a través del matadero, el
autor describe a la Federación y la Mazorca.
Los personajes son descritos en dos grupos opuestos: unitarios y
federales.
Los militantes del partido federal, cuyo caudillo era Rosas, son
representados como personas crueles y brutales, bárbaros y brutos,
estableciéndose analogía entre los personajes federales y animales como
buitres, lobos y tigres, con gusto por la sangre, actitud depredadora y
dominación por el terror y la violencia. En cambio, los unitarios, con los
que se identifica el narrador, son presentados como personas cultas y
amantes de las luces, civilizados. Se establece una comparación entre la
figura del toro, que resiste hasta el final y el joven unitario que estalla de
rabia antes de ser humillado.
Echeverría también describe a otras figuras sociales de la época, como los gringos y la plebe. A los
extranjeros los suele describir con burla, lo que deja entrever algo de desprecio por parte del autor. Al pueblo lo
retrata como inculto y hambriento. Los personajes de la plebe, como las negras achureras y los muchachos que
se entrenan en el manejo del cuchillo, son mostrados como seres vulgares y fácilmente manipulables, de manera
que se conforman fácilmente con los designios del Restaurador o los mandatos de la Iglesia, que olvidan
rápidamente los hechos, como sucedió con el muchacho degollado.
Volver
Romanticismo

• Principales Características

• Historia

• Romanticismo Argentino

Volver
Principales características del
Romanticismo en Argentina

• Americanismo: La literatura refleja la realidad geográfica, histórica y cultural; las
ideas, y las temáticas nacionales.
• Lo popular: Se exalta en esta literatura romántica el popularismo sobre lo aristocrático.
• El yo del escritor: Se refleja en la obra, hay preferencia por lo sentimental sobre lo
racional.
• Libertad: Reflejada en la actitud del escritor frente al arte, se rompe con las reglas y
normas clásicas, guiándose solamente por la propia originalidad, sin esquemas
preestablecidos.
• Sentimientos: El principal sentimiento es el amor idealizado; el sentimiento religioso y
Dios, que está asociado al hombre y a su entorno; la mujer que despierta sentimientos
extremos (de ángel o demonio), sin prejuicios sociales; la naturaleza, con escenarios en
ruinas, la soledad de la noche o de los campos, la luna como única perturbadora de la
privacidad del poeta, los bosques y los campos o el mar.

Volver
Historia del Romanticismo
El Romanticismo es un movimiento cultural y político originado en Alemania y en el
Reino Unido, a finales del siglo XVIII, como una reacción revolucionaria contra el
racionalismo de la Ilustración y el Clasicismo, dándole importancia al sentimiento.
Su característica fundamental es la ruptura con la tradición clasicista basada en un
conjunto de reglas estereotipadas. La libertad auténtica es su búsqueda constante, por eso es
que su rasgo revolucionario es incuestionable. Debido a que el romanticismo es una manera
de sentir y concebir la naturaleza, la vida y al hombre mismo, es que se presenta de manera
distinta y particular en cada país donde se desarrolla; incluso dentro de una misma nación se
desarrollan distintas tendencias proyectándose también en todas las artes.
Se desarrolló fundamentalmente en la primera mitad del siglo XIX, extendiéndose desde
Inglaterra a Alemania; después a Francia, Italia, Argentina, España, México, etc.
Su vertiente literaria se fragmentó posteriormente en diversas corrientes, como el Parna-
sianismo, el Simbolismo, el Decadentismo o el Prerafaelismo, reunidas en la denominación
general de Postromanticismo, del cual derivó el Modernismo hispanoamericano.
Tuvo fundamentales aportes en los campos de la literatura, el arte y la música.
Posteriormente, una de las corrientes vanguardistas del siglo XX, el Surrealismo, llevó al
extremo los postulados románticos de la exaltación del yo.

Volver
Romanticismo argentino
Esteban Echeverría es considerado como una figura destacada del romanticismo
argentino.
El Romanticismo tuvo su primera manifestación en la Argentina con la aparición en 1832
del poema Elvira o la novia del Plata de Esteban Echeverría, quien lideró el movimiento que
se concentró en la llamada Generación del 37 y tuvo uno de sus centros en el Salón
Literario.
Esta corriente en la Argentina, integró la lengua tradicional española con los dialectos
locales y gauchescos, incorporó el paisaje rioplatense a la literatura y los problemas sociales.
El mismo se produjo íntimamente ligado con el romanticismo uruguayo.
En Hispanoamérica, el contenido nacionalista del romanticismo confluyó con la recién
terminada Guerra de Independencia (1810–1824), convirtiéndose en una herramienta de
consolidación de las nuevas naciones independientes, recurriendo al costumbrismo como
una herramienta de autonomía cultural.
Entre las obras más importantes del movimiento se destacan “La cautiva” y “El
matadero”, ambas de Echeverría, el “Martín Fierro”, obra maestra de José Hernández,
“Amalia” de José Mármol, “Facundo” de Domingo F. Sarmiento y el “Folletín” y la obra
dramática “Juan Moreira” de Eduardo Gutiérrez, considerado fundador del teatro
rioplatense.

Volver
Bibliografía
• es.wikipedia.org
• biblioteca.clarin.com
• www.taringa.net
• Answer.yahoo.com
• encontrate.aporrea.com
• images.google.com
• department.monm.edu
• ar.kalipedia.com

• Música: “Dorotea La Cautiva” de Felix Luna y Ariel Ramirez (1966)
Intérprete: Juan Carlos Baglietto

Salir

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful