P. 1
LA MUJER EN LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN

LA MUJER EN LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN

|Views: 4.162|Likes:

More info:

Published by: Licenciatura en Ciencias Religosas on Jun 29, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/02/2014

pdf

text

original

A MUJER EN LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN

  Y…Dios hizo a la mujer La Mujer en la Historia de la Salvación

Patricia García, María Amada Hernández, Georgina Saldivar, Josefina  Romero, Claudia Fuentes. Alumnas Ciencias Religiosas Universidad La Salle. Toda mujer por el simple hecho de su existencia refleja la belleza de  su Creador y en ella esconde la búsqueda hacia la Verdad que la hará  plena y libre. Ha asumido un papel imprescindible en la Historia de la  salvación cuyo fundamento se encuentra en la Sagrada Escritura, la  antropología bíblica narra desde una visión ontológica su participación  desde el origen del mundo hasta el momento culminante de la  Redención. En los inicios de la Iglesia Febe una mujer, prestó el servicio de  diaconiza ( Rom. 16, 1) lo cual, es causa de controversia actualmente,  sin embargo, en su momento se necesito del apoyo que Dios le hizo al  hombre para las tareas que a él fueron conferidas; y como olvidar a  Priscila (Rom. 16,3) entre otras, cuya entrega consistía en el amor y  obediencia a Dios y a la jerarquía de la Iglesia Naciente. Catalina de Siena, Teresa de Ávila y Teresita del Niño Jesús, tres  santas mujeres y doctoras de la Iglesia, cuyo pensamiento de  eternidad aún encuentra eco en los corazones de nuestra juventud  herida por la violencia y los anti testimonios de quienes tienen la  misión de reflejar el Amor de Dios, siguieron el ejemplo de la mujer por  excelencia María de Nazaret quien cautivó no sólo el corazón de un  hombre José, sino también el de su mismo Dios. Así a lo largo de la historia ha habido grandes mujeres que han  colaborado en la formación del pueblo de Dios, en ellas ha obrado  maravillas porque han sido fieles así mismas, y a la misión divina que  se les confía. La Mujer en el Antiguo Testamento. La característica sociocultural y religiosa general de Israel, en la época 

del A.T. y principios del siglo I, era el patriarcal, donde la condición de  la mujer era de notable inferioridad, marginación y opresión. En tiempo  del Éxodo y de los Jueces las mujeres gozaban de una cierta  participación social, religiosa y familiar. Se les valoraba por su  protagonismo, valentía, su fidelidad y su activa participación en la  historia de la salvación. "En la sociedad de aquel tiempo las mujeres  no contaban para nada, debían incluso evitar en público la compañía  masculina. Las fuentes judías contemporáneas están llenas de  animosidad contra la mujer. Las mujeres vivían en lo posible retiradas  de la vida pública". En la vida religiosa la mujer también era  considerada como un ser inferior que no podía dedicarse al estudio de  la Escritura, como decía un rabino del siglo I: "antes sea quemada la  Tora que la lea una mujer". En el templo la mujer sólo tenía acceso  hasta el patio reservado para ellas, una regla que contradecía la  Sagrada Escritura (Dt 31,12) y en la sinagoga sólo podía escuchar. La  mujer no estaba obligada a peregrinar a Jerusalén, aunque participaba  voluntariamente; y respecto a la obligación de la plegaria, estaba  equiparada a los esclavos. El ámbito familiar era patriarcal. El padre  era el elemento principal, mientras la mujer se encontraba en  condiciones de inferioridad. La mujer tenía como primera tarea atender  las labores de la casa incluso hasta los trabajos más duros. En la  relación con su esposo era de esclava a su dueño considerada como  parte de su propiedad y la esposa estéril era despreciada por la  fecunda. La mujer, de menor edad, en su niñez está sometida a la  plena jurisdicción del padre, y luego a la de su marido. Ella tenía que  soportar las injusticias de la poligamia, el repudio o divorcio y el  levirato (Dt 25,5­10) que iban en contra de su dignidad de mujer y  esposa. La poligamia era permitida, aunque muy poco practicada, no  por razones de fidelidad a la esposa sino por motivos económicos.  Estos tres aspectos fueron derechos exclusivos de los varones, y  generaron una mayor opresión de la mujer. Sin embargo, en este  medio patriarcal hubo mujeres, que con su actuar simbolizaban el  amor, la alegría, la libertad, la vida y la fuerza de Dios en la historia de  salvación: Sara (Gén 17,15­22; 18,6­15), Agar (Gén 16,1­6), Rebeca  (Gén 24,45­67), Raquel (Gén 29,6­31), Dina (Gén 34), Tamar (Gén 

38,6­30), la hija del Cananeo Sué (Gén 38,2), Asenet (Gén 41,50), Ana  (1 Sam 1­2), Micalo (1 Sam 18, 20.28; 19,11­17), Rut (1­15; Qoh 8,10),  la viuda de Sarepta, las dos mujeres del Cantar de los Cantares y  otras. En este ambiente patriarcal Dios manifestó su mensaje de  Salvación: "la palabra divina entró en ese mundo patriarcalista y tomó  su forma histórica, social y cultural, como el agua cristalina toma la  forma del recipiente que la contiene", generando en los textos bíblicos  un carácter androcéntrico utilizado muchas veces para legitimar la  opresión, marginación y subordinación de la mujer. Algunas figuras  femeninas de participación activa en el A.T. fueron: Miríam (Ex 15,20),  Rahab (Jos 2,1­21), Débora (Jue 4,9), Jael (Jue 5,12), Judit (Jdt 15,12­ 13), Ester (Est), Julda (2 Re 22,14­20), Noadías (Neh 6,14). La Mujer en el Nuevo Testamento En el caso concreto de la mujer, durante siglos se defendió que su  status subordinado se basaba en su naturaleza inferior, por este  motivo cuando nosotros leemos el Nuevo Testamento observamos que  Jesús se dirige a ellas con ternura, amor, compasión, sobre todo les  da la dignidad que las mujeres merecen, y es en la Escritura sagrada  del Nuevo Testamento donde encontramos a mujeres que asumieron  posiciones de liderazgo, basta tan solo mencionar la vocación tan  importante que desempeño María, al aceptar ser la Madre del Hijo de  Dios, por esto la llamamos “Bienaventurada, feliz porque ha creído” (Lc  1,45­55); en seguida su prima Isabel aquella a quien llamaban estéril y  que ahora espera al precursor del Hijo de María Santísima, el  encuentro de estas dos mujeres quienes estallan en alegría (Lc 1, 39­ 46). Tenemos también mujeres que profetizan como es el caso de Ana  (Lc 2,36­38); otra mujer que encontramos es Tabita (Dorcas) que en  griego significa gacela era una discípula con buenas obras  mencionada en (Hch 9,36­42), otra de ellas es Drusila de Edom, mujer  de fe (Hechos 24, 24), al igual que Loída y Eunice (2 Tm 1, 5), Evodia  y Síntique (Fp 4, 2), la mujer cananea de quien Jesús se compadece  (Mt 15, 22), la mujer samaritana (Jn 4, 1­42), la pecadora arrepentida y  delicada con el Señor (Lc 7, 36­50), Lidia (Hch 16, 14­15), María de 

Betania mujer que escogió la parte mejor (Lc 10, 42), María de  Jerusalén (Hch 12,1­12), las seis Marías mencionadas en (Jn 19, 25­ 42), María Magdalena de la que habían salido siete demonios" (Lc 8,  1­12 ; Mt 28, 1­15), Marta afanada por servir mejor al maestro (Jn 11,1­ 45), la mujer del flujo de sangre, que se acerca a Jesús con gran  confianza y fe (Mc 5, 24­34), Rode se cree que era la criada de María,  la madre de Marcos (Hch 12, 13­35), Salome esposa de Zebedeo,  aunque Marcos nos da el nombre de Salomé como una de las mujeres  que estuvieron presentes en el entierro de Jesús (Mc 15, 40, 41), la  suegra de Pedro que servía a Jesús (Mt 8,14­17), al igual que Pablo  menciona a siete mujeres que trabajaban en la obra del señor estas  son: Febre como diaconisa, papel muy discutido por el desempeño  que tenia, Prisca y Áquila una pareja de esposos que colaboran con  Pablo, Junia, María la de Roma, Trifena, Trifosa y Pérside (Rm 16, 1­4;  6­7, 12). Todas esta mujeres han trabajado mucho por el Señor y han  dado testimonio de su fe, ella son las que han demostrado que en la  Iglesia primitiva, tenían acceso a expresar su fe. Las Diaconisas y los Padres de la Iglesia En el siglo III que la Iglesia clarifica la posición de las diaconisas con  mayor precisión, posiblemente a causa de los problemas que tenían  con las viudas poco organizadas. En las Didascalia siglo III y en las  Constituciones Apostólicas siglo IV se definen los distintos papales de  las viudas y de las diaconisas. Los Concilios Ecuménicos, y los  escritos de los Santos Padres de la Iglesia, que fijaron las condiciones  para su ordenación sacramental y se elaboraron los rituales de  ordenación. Siempre ha habido oposición a las mujeres diaconisas en las zonas de  la iglesia latina, como: Italia, Norte de África, la Galia. Una de las  principales razones fue la influencia del derecho romano, según en el  la mujer no podía ocupar ningún puesto de autoridad. Los Padres de la Iglesia como: Orígenes, Juan Crisóstomo,  Constancio, Teodoreto de Ciro, Pelagio, Ambrosio afirman el ministerio  de la mujer en el diaconado –diaconisas y dice Juan Crisóstomo “Ves 

que en Cristo Jesús no hay impedimento para ejercer el ministerio,  pues en Cristo ya no hay varón ni hembra”, por otro lado Orígenes ha  ce referencia a Febe como una mujer que se dedicaba al servicio de la  iglesia…y que deben ser asumidas al ministerio. San Pablo las llama por su nombre propio y reconoce su ministerio  enviándoles saludos con afecto en sus cartas, porque lo ayudaron,  apoyaron y colaboraron con él en su trabajo misionero para todos los  asuntos importantes de la predicación y la transmisión de mensajes de  Dios. Algunas de las mujeres que San pablo menciona en sus cartas:  Claudia (2 Tm 4,21) Cloe ( 1 cor 1,11) Damaris. Evodia y Sintique que  combatieron con Pablo en el ministerio de Diáconos (diaconisas) en el  evangelio. Lidia­ se convirtió y fue bautizada junto con toda su familia.  María (Rm 16,6) era ministra de la palabra. Ninfas posiblemente fue  una diaconisa destacada ( Col 4,15)Persida ( Rm 16,12) Otra de las  mujeres diaconisas que ayudaron a pablo fue Febe, diaconiza de  Cencrea (Rm 16, 1) (Rm 16, 2) Priscila, Aquila.Trifena y Trifosa (Rm  16,12). Todo parece indicar que las diaconisas ejercían la caridad para con los  necesitados de la comunidad y no necesita forzosamente una  ordenación. De aquí que este ministerio de la Caridad se haya  asumido en gran parte por la vida religiosa que en sus múltiples  facetas, ejerce y actúa con el mismo amor de Cristo. El concilio de Trento proclamó “Si alguno dice que no hay, en la Iglesia católica, una jerarquía  instituida por disposición divina, compuesta por obispos, sacerdotes y  diáconos, sea anatema” (Denzinger ns 966) Cien años atrás, las mujeres tenían una posición marginal, tanto en la  Iglesia como en la sociedad en general, ahora mujeres pueden ser  instaladas temporalmente para ser lectoras, servir en la Misa, cantar,  dirigir servicios de oración, ser ministros de bautismo y de la santa  comunión. Otras restricciones impuestas en el pasado estaban basadas en  prejuicios sociales, la prohibición de ordenar mujeres al sacerdocio es 

un elemento inmutable en la doctrina Católica. "Jesucristo mismo  excluyó a la mujer del sacerdocio y la Iglesia siempre ha seguido su  ejemplo y nunca ha ordenado mujeres", dicen ellos. Excluir a la mujer del orden sagrado es, ciertamente, una forma de  discriminación si está los prejuicios de la Iglesia y no en la voluntad de  Cristo. Los teólogos de Roma aducen que, como Cristo fue varón, solamente  un varón lo puede representar al celebrar la Eucaristía. Este  argumento está basado en la teología medieval. La mujer también es  imagen de Cristo como hija adoptiva de Dios así pues la mujer  representa plenamente a Cristo en el Sacramento del bautismo y en el  matrimonio El Vaticano establece que las mujeres no pueden ser ordenadas  sacerdotes porque éstos actúan "en la persona de Cristo". Dice que  Jesús, quien fue varón, sólo puede ser adecuadamente representado  por un sacerdote varón (Inter Insigniores, § 24­28). Dicho razonamiento es incorrecto por las siguientes razones: 1. Para tanto la Escritura como la Tradición, ser la "imagen de Cristo"  no se refiere a semejarse a la masculinidad de Jesús, sino a su  persona como Hijo de Dios. Las mujeres también representan la  imagen de Cristo, por ser hijas adoptivas de Dios. 2. Jesucristo poseía tanto atributos femeninos como masculinos. Una  mujer puede representar mejor el lado femenino de Cristo y el  simbolismo de su misión como "dador de vida." 3. En el bautismo y en el matrimonio, la mujer representa también a  Cristo. Como ministras de dichos sacramentos, las mujeres ya    actúan como "otros    Cristos     ". 4. La esencia del sacerdocio de Jesús exige la "significación" de su  amor, no su género masculino. La mujer, tanto como el hombre, puede  representar el amor de Cristo, que es la esencia de su sacerdocio. La razón por la que el Magisterio niega a las mujeres la ordenación es  más profunda: en la simbología nupcial de la Biblia, encuentran las  autoridades eclesiásticas un argumento indicado para justificar su  posición.

También, me parece importante subrayar que las mujeres fueron  testigos de los dos momentos en los que más claramente ha visto la  Tradición el símbolo y nacimiento de la Iglesia: el de la Lanzada, en la  que, simbólica y sacramentalmente, el agua y la sangre del costado de  Cristo expresan este Don de Dios al mundo (Jn. 19, 31); y aquél en el  que ellas, con los otros discípulos, recibieron el Espíritu Santo en el  Cenáculo (Hch. 2) y así, reunidas con los apóstoles y María, la Madre  de Jesús, formaron el núcleo de la Iglesia naciente bajo el impulso del  Espíritu. Y además, por ese mismo Espíritu, se dice, explícitamente y  en continuidad con el Antiguo Testamento, "vuestros hijos y vuestras  hijas profetizarán" (Hch. 2, 18), recibiendo y participando plenamente  de sus carismas y dones.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->