P. 1
EJERCICIOS PARA NIÑOS CON HIPERACTIVIDAD Y DÉFICIT DE ATENCIÓN

EJERCICIOS PARA NIÑOS CON HIPERACTIVIDAD Y DÉFICIT DE ATENCIÓN

4.2

|Views: 276.385|Likes:
Publicado porreherediam

More info:

Published by: reherediam on Jun 29, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/13/2015

pdf

text

original

EJERCICIOS PARA NIÑOS CON HIPERACTIVIDAD Y DÉFICIT DE ATENCIÓN Para niños que presenten el trastorno de hiperactividad con déficit

atencional, se recomiendan algunos ejercicios que se pueden trabajar en casa: 1. Pedir al niño que coloree con crayones un papel, sin dejar espacios en blanco. Empezar este ejercicio con hojas de papel A4 e ir aumentando el tamaño hasta medio pliego. Es posible que, la primera vez que hace este ejercicio, el niño no pueda terminar el trabajo. Un adulto debe supervisar esta actividad y debe alentar al niño a completar toda la hoja. Es un ejercicio que debe hacerse cotidianamente, empezando dos veces por semana y aumentando paulatinamente hasta hacerlo a diario. 2. Conseguir planchas de corcho y un punzón (apropiado para niños, sin punta). Pedir al niño que perfore toda la plancha, haciendo la mayor cantidad de huecos posible y lo más próximos entre sí. Igual que en el ejercicio anterior puede empezar con planchas pequeñas e ir aumentando el tamaño. Cualquier actividad que realice un niño con trastorno de hiperactividad con déficit atencional (HDA). Los padres deben estimularlo a terminar lo que ha comenzado, inclusive pueden premiar las conductas en las que demuestre constancia y concentración. No se recomienda castigar al niño ni retarlo por distraerse. Es importante que los padres le den un ambiente de cariño y estabilidad, deben tener horarios y cierta regularidad en las actividades como comer, dormir, ver televisión, realizar tareas, etc. La hiperactividad con déficit atencional es un trastorno que amerita un tratamiento profesional. Acuda a un psicólogo para que, con una evaluación del caso particular, pueda darle más información. CUÁLES SON LAS MEJORES ACTIVIDADES PARA EL NIÑO CON TDAH? Deportes en equipo: Beisbol, basquetbol, futbol, casi cualquier deporte en equipo que sea una actividad altamente física y requiera total involucramiento, es una buena oportunidad para aprender habilidades sociales y tomar modelos de comportamiento. Karate o Tae Kwon Do Estas actividades incluyen el rol de un modelo (el instructor), instrucciones claras e interacción con compañeros, así como requieren de absoluto control mental y físico. Boy Scouts Sigo pensando que el participar en actividades con los boy scouts es la major actividad actualmente disponible para el niño con TDAH. Para que esto sea más efectivo, los líderes scouts deben tener entrenamiento sobre cómo trabajar con el niño, y uno de los padres puede participar como miembro activo en la tropa. Actuación El escenario y el teatro son extraordinarios para el niño con TDAH. Tener la oportunidad

de actuar diferentes personajes y escenas es un una magnífica salida para la imaginación creativa del niño con TDAH. Modelos a escala, escultura, trabajo con madera o actividades mecánicas A la mayoría de los niños con TDAH les gusta resolver problemas o rompecabezas. Ayudarlos a aprender cómo cambiar sus ideas en realidades concretas y terminar completamente un proyecto que empezaron, es extremadamente recompensante para todos los involucrados, pero especialmente para el niño con TDAH. Una vez que la tarea se completa, el niño tiene un éxito sólido y visible, y puede decir: ¡Yo puedo hacerlo! Natación Es una actividad de inmersión total que requiere un esfuerzo físico y total concentración, con el plus de que es divertido. Clases de Arte o de música Es esencial ayudarle al niño con TDAH a expresarse por sí mismo; el arte y la música son dos maneras grandiosas de hacerlo. Recuerda que no es sólo las clases de música o de arte, estamos hablando más de la auto-expresión. ACTIVIDADES A EVITAR Excesiva Televisión Recientes estudios medicos indican que el efecto de la violencia que se ve en la Televisión, así como la frecuencia de los anuncios, pueden tener un impacto negativo en las habilidades y valores de desarrollo del niño con TDAH. El cerebro del niño con TDAH carece de las sustancias que ayudan a bloquear y hacer una elección selectiva de los mensajes que son presentados y grabados, así es que todos los mensajes los toman. Igual que los videojuegos, ver la televisión es una actividad pasiva y aislada que quita tiempo para aprender habilidades importantes de desarrollo, interacción social, ejercicio físico que el niño necesita para crecer y convertirse en un adulto sano. En efecto, la televisión puede hacer más difícil para tu hijo, mejorar el aprendizaje y habilidades sociales. Videojuegos Las investigaciones nos muestran que en el cerebro del TDAH, estos juegos reducen la línea base de actividad cerebral. El resultado puede ser un cerebro hiper-enfocado, que vuelve al niño adicto a los juegos, que hacen que el niño no tenga límites razonables. El estar buscando la recompensa de hacer algo bien en el juego para compensar su bajo nivel de dopamina puede llevar al niño a sentirse bien. EN RESUMEN Los niños con TDAH pueden ser excitantes, interesados en la vida, inteligentes y capaces. Todo en la vida puede interesarles y engancharlos si se les presenta en el contexto correcto. Estos niños quieren el éxito. ¡Hay que darles la oportunidad!

Pautas de Control en el Aula y Adaptación de las tareas escolares

Las pautas de control en el aula son estrategias que ayudan al niño a controlar el movimiento, el exceso de movimiento que el mismo no puede controlar. También debemos añadir que las pautas de control consiguen disminuir el movimiento en muchas ocasiones, pero no solucionan el problema real del trastorno, la mayoría de estos niños precisan tratamiento terapéutico. La mayoría de programas para controlar el movimiento excesivo de estos niños y aumentar el tiempo de atención a las tareas escolares, se basan en la reducción de estímulos accesorios, que son estímulos no relacionados con la tarea que debe realizar y que perturban o desvían la atención del niño. Y se basan también, en aumentar o centrar los estímulos relacionados con la tarea que debe realizar. - Reducción de estímulos visuales y auditivos no relacionados con la tarea. Por ejemplo, si debe pintar un círculo de color rojo, se le da a elegir entre dos lápices de colores diferentes, y una vez ha elegido el de color rojo, se le retira el otro lápiz. - Reducir el espacio donde trabaja el niño Por ejemplo, evitar que esté sentado en el centro del aula, ya que desde esa situación la amplitud del espacio se percibe mayor. Siguiendo estas 2 pautas básicas que ayudan a disminuir el movimiento del niño proponemos las siguientes recomendaciones o pautas que ayudan a controlar la conducta de estos alumnos. 1. Para disminuir los estímulos visuales y auditivos ubicamos al niño en una zona del aula donde existan menos estímulos. - Mesa y la silla cerca de una pared si puede ser vacía, sin cuadros, carteles, abrigos o mochilas colgadas, ni otro tipo de objetos. - Debe estar sentado lejos de la puerta de la clase - Apartado de las ventanas del aula, allí siempre hay más ruido y suele ser un estímulo que invita a mirar por la ventana. - Cerca de compañeros trabajadores, pero a ser posible en una mesa para él, y a una distancia de las otras mesas suficiente para no distraerse con los demás. - La mesa de trabajo ordenada con la tarea que va a hacer y nada más. El material necesario para hacer el trabajo y nada más. - La silla y la mesa tienen que ser de material consistente para que no se desplacen con el movimiento del niño, así evitaremos ruido, o para que al levantarse no caigan al suelo. - Las patas de la mesa y la silla tienen que estar recubiertas con filtro u otro tipo de material que evita ruidos cuando se mueva. - Evitar material de muchos colores, ya sean libros, o láminas de trabajo.

- Evitar material con brillo. - Evitar material en movimiento, el material estático o de movimiento pendular favorece la tranquilidad. 2.- Para reducir el espacio donde trabaja el niño - Sentarse en una mesa solo. O bien en una mesa con muy pocos niños y marcar en la mesa con pintura la zona de trabajo de cada uno, que va a representar el límite de su espacio. Ese espacio no se debe cruzar. - Reducir el espacio, no significa que la mesa sea pequeña, el tamaño de la mesa y de la silla es importante, por lo tanto una mesa amplia que permita trabajar cómodamente, no es necesario que sea muy grande pero no debe ser pequeña, ya que un espacio pequeño exige mayor control del movimiento algo que estos niños no pueden hacer. - La mesa adecuada es la mesa de tablero, sin cajones, ni repisas para guardar las cosas, ya que eso distrae al niño. Reducir el espacio en la mesa es simplemente poner una mesa de tablero y sin accesorios. - La silla debe ser cómoda, tanto el asiento como el respaldo. Las sillas con brazos de apoyo si son anchas ayudan a mantener al niño controlado ya que marcan el espacio donde está sentado, si son estrechas aumentan la actividad del niño al estar incómodo. Estas son algunas de las recomendaciones para reducir estímulos, que han resultado eficaces con estos niños. Para aumentar los estímulos de las tareas que debe realizar en clase y poder así centrarse mejor en sus deberes, lo más eficaz es adaptar las tareas escolares para que puedan atender con mayor facilidad y distraerse menos. 1. Aumentar los estímulos a los que debe atender Para aumentar los estímulos hay que adaptar las tareas escolares para facilitar la atención y concentración. Es un trabajo que deben realizar los profesores. Lo más importante es adaptar el tiempo que debe dedicar el niño a la tarea. La adaptación de la dificultad de la tarea dependerá de la dificultad de cada niño. - Para adaptar el tiempo del ejercicio que tiene que realizar un niño hiperactivo se secuencia la tarea en tiempos cortos. Si tiene que pintar o rellenar tres figuras, en lugar de darle una ficha con tres figuras le damos tres fichas, primero una, la pinta, después otra, la pinta y después la tercera. Así reducimos el tiempo sin cambiar el ejercicio. En realidad lo que hacemos es presentar tareas cortas, es posible que el tiempo real sea más largo al presentarlas por separado, al reducir los estímulos en una lámina reducimos el tiempo o lo secuenciamos en tiempos cortos que es lo que facilita la atención y en general evita la dispersión. Esta es una forma de aumentar los estímulos a los que debe atender, al reducirlos a menos estímulos.

- Si es un alumno que está iniciando las sumas sencillas, y debe hacer seis sumas, haremos lo mismo, le presentamos las sumas distribuidas en diferentes hojas, en cada hoja pondremos dos o tres sumas, o una, dependerá de cada niño. Por ejemplo, tres sumas, tres hojas y una suma por hoja. Podemos hacer que repase los números mientras los verbaliza en voz alta, primera fase de la tarea y puede ponerse un punto o gomet al lado de refuerzo. Segundo paso de la tarea, sumar. - Intercalar actividades de trabajo cortas, con actividades lúdicas, también cortas. Por ejemplo, resolver un problema, en la siguiente hoja hacer un dibujo, en la siguiente hoja otro problema y así sucesivamente. - Hacer una actividad corta y otra distinta. Por ejemplo, solucionar un problema corto, y después copiar una frase, después solucionar otro problema. Esto son ejemplos de algunos ejercicios secuenciados sin necesidad de cambiar el objetivo del ejercicio y que han ayudado a los niños a mantenerse más tiempo realizando u ejercicio sin perder tanto la atención. Y para finalizar, decir que existen una serie de programas que han sido utilizados con bastante eficacia para el entrenamiento de profesores y padres. Son programas de entrenamiento que ayudan a conocer a estos niños y a elaborar estrategias de apoyo en el aula.

Guías para vivir en familia con un niño hiperactivo

El convivir con un niño con déficit de atención suscita una mezcla de sentimientos. Por una parte reconocemos sus valores personales y lo queremos sinceramente. Pero de otra también debemos reconocer que no es fácil y que con frecuencia aparecen situaciones y actitudes que dificultan la vida en familia. Lo anterior es particularmente cierto en aquellos casos en que el déficit de atención cursa con hiperactividad. Las siguientes son algunas experiencias de familias que teniendo un niño con esta dificultades han logrado mantener la vida de familia en unos limites de convivencia razonable. 1. Acepte las limitaciones de su niño Los padres no deben pretender eliminar totalmente la hiperactividad en sus hijos, se trata solamente mantenerla dentro de un limite razonable. La hiperactividad no es algo intencional. Un desmedido esfuerzo por trasformar su niño de lo que es a un niño modelo puede causar mas peligro que bien. Usted debe aceptar el hecho de que su niño es intrínsecamente activo y enérgico, muy posiblemente así será siempre. Es probable además que esta característica le conllevara grandes ventajas en su vida. Nada es mas útil para un niño hiperactivo que el tener un padre tolerante y paciente que lo sepa comprender y que sepa contener o encauzar ese torrente de energía que tienen los niños con déficit de atención. . 2. Provea salidas razonables al exceso de energía de su niño La energía no puede ser represada, ni guardada. Estos niños deben mantener actividades que les permitan canalizar el exceso de energía, por ejemplo correr, practicar algún deporte o hacer caminatas. Cuando el mal tiempo se impone y no es posible tener actividades al aire libre el niño necesita un sitio dentro de la casa donde pueda divertirse y estar a gusto sin necesidad que critiquemos su actividad. Si no es posible tener a disposición un gran cuarto de juegos, de pronto el garaje puede ser una buena solución. Lo anterior no quiere decir que debamos estimular demostraciones inapropiadas de actividad, simplemente queremos canalizar la energía del niño. Los adultos debemos cuidarnos de no generar excesivos roces con estos niños por exceso de ordenes o por querer imponer patrones rígidos de comportamiento. Los hermanos deberán tener prohibido el estimular conductas inadecuadas por ejemplo: el "oye tu cógeme" o "juguemos a pegarnos" no deben tolerarse porque el niño hiperactivo no sabe cual es el limite hasta donde puede llegar y en donde detenerse siendo esta una fuente de disgustos y peleas. El dar alguna gratificación a la conducta brusca de un niño lo llevara la adopte como un patrón de interacción con la otra gente, lo cual puede ser francamente inadecuado. 3. Mantenga su vida de familia dentro de un modelo organizado Las rutinas en la casa ayudan a los niños hiperactivos a aceptar el orden. Mantenga horarios para las comidas, las tareas deben ser cumplidos en determinado esquema, debe haber horas de irse a la cama. Todo lo anterior del modo mas consistente posible. Cuando los padres tienen respuestas previsibles frente a los diferentes eventos diarios, están ayudando al niño a que también el actúe de un modo mas previsible. 4. Trate de evitar la fatiga en estos niños Cuando su niño esta muy fatigado posiblemente pierda su capacidad de auto control y entonces las conductas de hiperactividad se vuelven extremas. 5. Evite los lugares o situaciones demasiado rígidos o formales Aquellos ambientes en los cuales la hiperactividad es demasiado inapropiada o embarazosa deben ser evitados por completo. Ejemplos típicos podrían ser el comportamiento en determinados restaurantes o las visitas a algunos miembros de las familia o, en algunos casos, la asistencia a ceremonias religiosas. El quitar importancia al comportamiento del niño durante los viajes en carro o en los supermercados ayuda a reducir fricciones innecesarias entre el niño y sus padres.

Después del que el niño desarrolle adecuadas conductas de auto control en la casa las actividades anteriores pueden ser gradualmente introducidas . 6. Mantenga una disciplina Los niños hiperactivos son, sin lugar a dudas, unos niños difíciles de manejar. firme.

Necesitan, mucho más que cualquier niño promedio, una disciplina precisa y firme, cuidadosamente planeada y consistentemente llevada a cabo. Las reglas deben ser promulgadas principalmente para prevenir peligros al niño o a otras personas. Conductas agresivas o manipuladoras no deben ser aceptadas de ningún modo en el niño hiperactivo como tampoco en el niño normal. Aunque las conductas agresivas puedan ser expresión de hiperactividad deben ser totalmente eliminadas. También deben haber reglas claras que prevengan la destrucción de cosas que sean importantes para la familia o para alguno de sus miembros. Reglas innecesarias, sin embargo, deben ser evitadas. Estos niños son menos tolerantes. La familia necesita unas cuantas normas claras para funcionar, esas deben ser cumplidas. Otras, pueden ser añadidas en la medida en que el ritmo del niño lo permita. Los padres no deben estar detrás de su hijo todo el tiempo con correcciones o regaños innecesarios. 7. Imponga disciplina sin necesidad de castigos físicos. Toda familia con un niño hiperactivo debe tener previsto un rincón de aislamiento) a donde enviar el niño en los casos en los cuales el simple mostrar desaprobación no es suficiente. Es importante aislar al niño momentáneamente (tiempo fuera) del ambiente donde ha mostrado una conducta inapropiada. En el hogar, este rincón podría estar localizado en la alcoba del niño. Lograr éxito en el manejo de niños hiperactivos sin contar con un sitio en el cual podamos aislarlo, es poco probable. El castigo físico debe ser evitado a toda costa. Lo anterior es válido para todos los niños pero particularmente en los hiperactivos. El hacerlo es enseñarles que a través de la agresión podemos lograr cosas y que en determinados casos esta puede ser aceptable. Para poder aprender a ser menos agresivos, estos niños necesitan modelos adultos que les enseñen auto control y tranquilidad. 8. Trate de aumentar paulatinamente el período de atención de su niño. Para prepararlos al colegio es necesario premiar su conducta no hiperactiva e ir aumentando paulatinamente su período de atención. Un buen ejemplo es mostrarle láminas o dibujos en un libro. Si permanece atento podemos premiarlo con un abrazo o con una frase de alabanza. Luego podemos leerle historias. Más adelante estimularle el colear dibujos y premiarle por ello. Otro ejemplo es el jugar con bloques y luego progresar eventualmente a jugar dominó, cartas o dados. O el juego de parejas que es un excelente modo de ir construyendo su memoria y su capacidad de concentración. En general, aquellos juegos en los cuales hay un grado de dificultad progresivo son recomendados porque le permite al niño avanzar de cosas sencillas a otras más difíciles. Los juguetes del niño no deben ser excesivos en número porque esto puede aumentar su distracción. Además deben ser seguros y relativamente indestructibles.

Para niños hiperactivos

Considerando que esta época es ideal para practicar natación y ejercicios en el agua, la sicóloga Laura Traverso sugiere este medio especialmente para niños hiperactivos, extravertidos o con déficit atencional: el agua los relaja y los ayuda a poner orden y atención, mientras que los deportes colectivos, como el fútbol o el vóleibol, los dejan más excitados o ansiosos. Para los niños un poco agresivos, el karate o las artes marciales en general pueden ayudarlos a aprender normas de autocontrol y disciplina, bajando sus niveles de agresividad. Menores tímidos Las actividades colectivas y de interacción social, como el fútbol o el hockey son aconsejables para niños con personalidad media, es decir, un poco tímidos, pero que cuando se motivan, responden en forma positiva. Ahora, en la experiencia de Laura Traverso en el Stadio Italiano, a los niños tímidos o poco hábiles no es bueno hacerlos participar en deportes colectivos, porque sus compañeros los excluyen: "Para ellos son mejores los individuales, como gimnasia o atletismo, y de a poco motivarlos por otros más interactivos". Para mejorar la concentración Según la visión de Marcia Aure, sicóloga corporal en Biosíntesis, una terapia que integra lo corporal y mental con las emociones, es importante considerar el juego en la práctica deportiva infantil, ya que estimula las relaciones interpersonales y desarrolla la capacidad de concentración y el esfuerzo. Nadar, subir cerros, salir a correr con el papá al parque o andar en bicicleta pueden ser buenos ejercicios, según Aure, ya que también son una instancia para compartir en familia, donde los menores de a poco van teniendo conciencia de su cuerpo y de sus emociones. Pensando en las adolescentes Para las niñas más grandes o adolescentes, la especialista recomienda actividades como la danza flamenca, donde la bailarina se pone seria y firme, zapateando y moviéndose. "Para una joven que le cueste poner límites y estar seria, puede ser una actividad que ayude a concentrar su energía, fortalecer la mirada y su postura". Los deportes competitivos, en cambio, según la sicóloga, permiten estar más alerta, "con el cuerpo y la mente en el mismo lugar". Así ocurre en actividades como el básquetbol o tenis, donde es posible desarrollar también la intuición y la fuerza interna, como les ocurrió a los medallistas olímpicos Nicolás Masú y Fernando González, comenta la sicóloga corporal.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->