P. 1
La Luciernaga Ciega

La Luciernaga Ciega

|Views: 288|Likes:
Publicado poralerey1962

More info:

Published by: alerey1962 on Jun 26, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/30/2012

pdf

text

original

96

Hay quien dice: meditar está muy bien pero también puede divertirse uno, no?
Una educación mal orientada nos ha hecho identificar la diversión con el mal.
Esto en Occidente y de manera automática lo proyectan hacia todo lo que
signifique obediencia, norma o disciplina. En el Zen se huye de los sacrificios
aunque no del esfuerzo. Decir pues, disciplina, orden, esfuerzo, precisión,
coherencia… no excluye la alegría, la diversión, el bienestar.

Las diversiones convencionales son inventos separados de la realidad, a cada
generación más, porque van dependiendo de los implementos, los aparatos, la
tecnología de la diversión. Cada invento tiene un soporte natural e instintivo
que no se enseña y es irreconocible. La clave básica, afecta a las emociones,
negativas como el hambre, la sed, el frío y el calor extremos, el sexo, la
competitividad en el sexo y la jefatura, la caza, la pesca, la recolección, la
defensa…etc. Esto, refiriéndome a una sociedad medieval o primitiva, tribal,
que se mantiene con lo justo y se mueve por el miedo a no conseguir los
objetivos nombrados porque significaría no poder sobrevivir.

Así pues, parece ser el miedo, el factor común, la emoción básica, la ansiedad
de no tener o imaginar no tener lo necesario o bien perderlo o imaginar
perderlo. Esto es el sufrimiento. Por el contrario conseguir estos objetivos
produce las emociones positivas, agradables, placenteras del bienestar como la
alegría y el buen humor.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->