Está en la página 1de 1

Misterioso, en la sombra, acechas

desde siempre.
Movimiento del agua incierta, el
súbito horror de nuestra suerte.
¿Por qué persistes, hermano
griego, en no saberte muerto?
Y somos cristal y es inútil estar
ciego.
Incesante espejo, cuando esté
hecho, copiarás a otro y luego a
otro…
¿Por qué duplicas la cifra de las
cosas?
¿Por qué eres la magia de tersura
de mano, que me buscas?
Mi reflejo de otro yo, que habla
dura cosa.
El verte y el que osas
multiplicarte abarcan a otro, del
que agrega a otro, y de que él o
él a otro