Está en la página 1de 2

Guías Clínicas en Atención Primaria 1/1

Eritema Multiforme
19/07/2002 Guías Clínicas 2002; 2 (35)
Elaborada por médicos sin revisión posterior por colegas
Grados de recomendación
[A•] [B•] [C•][D•]
Autor(es): Redactores Fisterra

Contenido:

• ¿Qué es?
• ¿Cuál es la causa?
• Diagnóstico
• ¿Cómo se trata?

¿Qué es?

El Eritema Multiforme (EM) es una reacción aguda que


afecta a la piel y a veces a las mucosas, que puede ser
inducida por múltiples desencadenantes, autolimitada y con
lesiones características en forma de diana. Aunque el
exantema es muy variable, en cada paciente suele ser
uniforme.

El Eritema Multiforme Menor es una forma leve, con mínimo


o nulo compromiso de la mucosa, con recurrencias periódicas
y que remite sin secuelas. No suele presentar síntomas
prodrómicos. El Eritema Multiforme Mayor está
caracterizado por la afectación de más de una mucosa (oral,
conjuntival o anogenital) y se asocia a lesiones más extensas, con vesículas y a veces síntomas
generales. Hasta hace poco el síndrome de Stevens Johnson se consideraba una forma grave de
eritema multiforme, actualmente se considera una entidad diferente, ligada generalmente a una
reacción a fármacos.

¿Cuál es la causa?

El EM se relaciona generalmente con infecciones


(mycoplasma, histoplasmosis, adenovirus, mononucleosis,
coxsakievirus B5, varicela), la mayoría víricas y
especialmente por herpes simple (VHS). Puede estar
relacionado con infecciones bacterianas, por protozoos y
fúngicas.

Puede aparecer raramente tras la ingesta de fármacos. No se


sabe con seguridad la frecuencia y el tipo de fármaco, ya que
hasta ahora se incluía el síndrome de Stevens Johnson en el
grupo. Este se relaciona con sulfamidas, AINES,
anticonvulsivos, salicilatos y penicilinas, sobre todo.

También puede aparecer en el embarazo, enfermedades del colágeno y con la administración de


vacunas.

Diagnóstico

Fisterra.com Atención Primaria en la Red


Guías Clínicas en Atención Primaria 2/2

El diagnóstico es básicamente clínico, que puede completarse con una biopsia de piel. Tiene una
anatomía patológica característica: necrosis de los queratinocitos, más extensa en el EM mayor, y
edema e infiltrado de células mononucleares (más pronunciado en el EM menor).

El rash suele brotar en 1 a 2 semanas y se resuelve espontáneamente en 2 ó 3. Puede permanecer una


hiperpigmentación algún tiempo, aunque no suele dejar otras secuelas. La tasa de recurrencia es alta,
próxima al 40%.

¿Cómo se trata?

El paciente debe ser informado de que se trata de un cuadro autolimitado aunque las recidivas son
frecuentes. Es importante identificar la causa desencadenante y tratarla. Si existen fármacos
sospechosos deben suspenderse.

En el EM menor la administración de antihistamínicos, salicilatos u otros antiinflamatorios por vía


sistémica no modifica el curso de la enfermedad, pero puede aliviar los síntomas. Pueden ser útiles
los enjuagues son suero salino templado y los anestésicos locales para las lesiones mucosas
dolorosas. Los corticoides no están indicados porque pueden agravar los casos asociados a
infección. En el EM recurrente (más de 4 episodios al año) inducido por VHS el tratamiento con
Aciclovir a dosis de 400 mgrs/ día disminuye el número de recaídas [C•].

El uso de corticoides en el EM mayor es controvertido. No encontramos ensayos clínicos


controlados desde su separación diagnóstica del síndrome de Stevens Johnson en 1997. Aunque
parece que mejoran la evolución de las lesiones [D•], pueden presentar complicaciones serias [A•] .

Bibliografía

Fritsch PO, Ruiz-Maldonado R. Erythema multiforme. En: Fitzpatick TB, Johnson RA, Wolff K,
Suurmond K. Color Atlas & Synopsis of Clinical Dermatology: Common & serious diseases. 3ª ed.
New York: McGraw Hill; 1999: 636-644.

Fritsch P, Ruiz-Maldonado R. Erythema multiforme. In: Freedberg I, Eisen A, Katz SI, Wolff K,
Fitzpatrick TB, Goldsmith LA et al, eds. Dermatology in general medicine. 5th ed. New York:
McGraw-Hill, 1999:636-44

Paquet P, Pierard GE. Erythema multiforme and toxic epidermal necrolysis: a comparative study.
Am J Dermatopathol. 1997; 19:127-32

Tatnall FM, Schofield JK, Leigh IM.A double-blind, placebo-controlled trial of continuous
acyclovir therapy in recurrent erythema multiforme. Br J Dermatol. 1995;132: 267-70.

Fisterra.com Atención Primaria en la Red